Вы находитесь на странице: 1из 2

El misterio de las "cinco M"

Por Arjuna Taradasa

Uno de los componentes más esenciales de la doctrina y la práctica del Tantrismo-Kaula


es Panchatattva o el misterio de las "cinco M" (panchamakara). En el contexto de la
sadhana (práctica religiosa) Panchatattva es el ritual principal, el sacrificio de Kula y la
comunión mística con la Diosa. Doctrinalmente se revela como una matriz gnoseológica
sobre la cual el Cuerpo de la Deidad, macro y microcosmos, es clasificado.

De acuerdo con la doctrina de los Tantras, el método para llegar a la perfección completa
es el disfrute del mundo en el amor hacia la Diosa. Yoni-tantra 6.25 dice: "La felicidad se
logra a través del disfrute, a través del disfrute la liberación es alcanzada. De esta
manera, uno tiene que dedicarse por completo al disfrute”. Pero junto a ello se hizo
hincapié en que el amor es lo más esencial en este camino. Por ejemplo, el Meru-tantra
10.67 dice: "Sólo aquel cuyo amor es fuerte tiene éxito en este camino de la
izquierda"; también lo dice el Kularnava-tantra, Parananda-sutra y otros Tantras.

¿Por qué el disfrute es tan importante? Debido a que el disfrute es el medio para revelar
esa dicha espiritual que se dice que es la forma de lo Absoluto que se manifiesta en el
cuerpo (Kularnava-tantra 5,80). Y como expone el Devi-rahasya , "la Señora Suprema es
honrada a través de la adoración del sabor de la felicidad" (Uttarakhanda 58,11).

Sin embargo este camino del disfrute no está abierto para todo el mundo; los Tantras
subrayan que sólo el "héroe", vira, es capaz de seguirlo. Tal vira posee completa fe en sí
mismo y en Dios, conocimiento correcto y lógica (saljnana y Sattarka), devoción a Shakti
(la diosa y mujer amada) y la iniciación apropiada en el linaje Kula. Luego sólo hay una
receta que se tiene que seguir- svechchhachara ", seguir la propia [Verdadera] Voluntad"
(Kali-tantra 8,19).

Así, el Tantrismo-Kaula da la misma Ley de Thelema como lo hace Liber AL.

La doctrina de las "cinco M" se tiene que establecer en este contexto. Panchamakara es
la esencia del kula-yoga. Se afirma en Jnanarnava-tantra 22.68 que "la unión de hombre y
mujer es el verdadero yoga". A través de la unión en el amor uno entra en la morada
trascendente, Paramapada. Como dice Shiva en el Maheshvara-tantra, "estar enamorado
es [estar] por encima del mundo".

Las cinco esencias de Kula, Panchatattva, son cinco aspectos de la unión amorosa con
Shakti. Mahanirvana-tantra 5.22 insiste en que Panchatattva es necesario en la adoración
de Ella. Las "cinco M" son muy importantes para el Kularatnavali, que afirma que sin las
5M la Diosa nunca está satisfecha.

Los cinco kula-tattvas significan la totalidad de la presencia de la Diosa. Se puede decir


que existe la comunión tántrica en cinco formas: vino, carne, pescado, mudra y Maithuna.
En sánscrito todas estas palabras empiezan con la letra "m", de ahí el título de
panchamakara. De estas cinco, las últimas dos se quedan sin traducción; la razón es que
sus significados son varios. Mudra comúnmente significa grano frito (simbolizando las
semillas de los karmas que se queman en el fuego del conocimiento), pero el sentido
original debe haber sido "pareja sexual". Esta lectura se apoya no sólo por la tradición
budista, sino también por la etimología tántrica del término: "lo que trae gozo se llama
mudra". El Makara final, maithuna, es una comunión sexual y su consecuencia, la emisión
de secreciones.

De un lado el uso ritual de las 5M era un acto de antinomianismo, la transgresión de la ley


socio-religiosa de la Smriti. Al igual que el Niruttara-tantra sugiere rechazar las
prescripciones védicas. Sin embargo, esto es solo la superficie de este ritual; su esencia
es mucho más profunda.

Simbólicamente los cinco tattvas representan los cinco aspectos de la Diosa, las cinco
partes de Su cuerpo. En su sucesión las 5M constituyen el método del yoga tántrico. El
vino (madya) simboliza la embriaguez mística del sentimiento-del-amor, prema-rasa, que
se produce como resultado del despertar del corazón bajo el impacto de la gracia divina
(anugraha-shakti). El vino corresponde a Shakti, lado femenino de la Divinidad. La carne
por otro lado es sinónimo de Su lado masculino, Shiva. Simboliza la conciencia, el silencio
interior, la contemplación (dhyana). El vino y la carne son Shakti y Shiva (ver Kularnava-
tantra 5,78), son Nuit y Hadit. El verso del Kularnava se lee más adelante: "El que goza de
[su unión] es el propio Bhairava, y el gozo que brota de su unión es la Liberación".
Bhairava o Hor de Liber AL es simbolizado por un pez (matsya o mina), dragón o
serpiente. Este dragón está surgiendo, es una personificación de Arohana Shakti, la
energía que se eleva. Como dicen los Shiva-sutras: "Bhairava es un surgimiento". Esto es
también sankshobha, el despertar sexual de la Diosa [ver Niruttara-tantra 5,19). Entonces,
la felicidad de la unión es mudra, "lo que trae alegría". Mudra es Maat y Babalon, la Mujer
Escarlata y la Shejiná inferior de la Cabalá.

Los cuatro elementos descritos se corresponden con las cuatro letras del Santo Nombre
de Dios, los cuatro sephiroth, cuatro eones de Liber AL y cuatro direcciones. Ellos son los
cuatro aspectos del quinto tattva, que está por encima de todo. Maithuna representa el
retorno a la Unidad primitiva, que es el estado de la Divinidad. Es la unión perfecta entre
el hombre y la mujer en el sabor-del-amor, el mahasukha de los Tantras budistas.
Mientras que el vino y la carne se corresponden con el descenso de Shakti, la energía de
la Gracia de lo Divino, y el pescado y mudra al consiguiente ascenso de la kundalini
inferior, maithuna es Samarasya, "la fusión en un solo sabor". Es en maithuna, la unión
sexual con Shakti, que la mayor dicha, paramananda, es realizada.

Como dicen los Tantras, "la felicidad que se manifiesta en la unión tiene la cualidad
de la felicidad suprema" (samyoge jāyate saukhyaM paramAnandalakShaNam).

De acuerdo con la enseñanza de Kula, el ritual de las 5M debe llevarse a cabo sólo
cuando uno tiene una autoridad (adhikara) dada por la Diosa y el gurú, y cuando tiene
amor hacia su shakti, la mujer. Los Tantras subrayan que la mujer tiene que ser vista
como una encarnación de la Diosa (por ejemplo, ver Mahakala-samhita Guhyakali-khanda
10.1663). Por otra parte, Annadakalpa-tantra 15.46 va tan lejos como para decir que "uno
puede rechazar a su madre y su padre, uno puede rechazar a Shiva y Vishnu, uno
puede incluso rechazar a la Diosa- pero nunca a su mujer amada".

"Esa Suprema Señora Shakti, que es glorificada como [la Dadora] de la Liberación,
Ella se manifiesta en la forma de una mujer" (Bhutashuddhi-tantra 7,17).