Вы находитесь на странице: 1из 11

Cuestionario:

1. ¿Por qué el sistema inmune tiene necesidad de una presentación antigénica?

La presentación antigénica es un proceso crucial en la activación específica de células


inmunes ante un antígeno. En la presentación antigénica se produce un proceso de
reconocimiento molecular entre moléculas del sistema MHC: Complejo mayor de
histocompatibilidad) que portan el péptido antigénico y moléculas TCR (receptores de
células). Las células implicadas en el proceso son, por un lado, las células presentadoras
que muestran el complejo MHC-antígeno en su membrana y, por otro, los linfocitos T que
aportan sus receptores específicos de membrana denominados TCRs. La activación de la
célula T no sólo exige que exista un reconocimiento molecular entre el complejo MHC-
antígeno y el TCR sino que requiere un conjunto adicional de interacciones entre proteínas
de membrana de ambas células y factores solubles. La complejidad del proceso ha hecho
que se llame sinapsis inmune al conjunto de interacciones que tienen lugar en la interfaz
entre la célula T y la célula presentadora.

2. ¿Por qué la presentación antigénica es un proceso que conecta la inmunidad innata y


la adaptativa?

Las células presentadoras de antígeno tienen la misión de procesar un patógeno y exponer


sus antígenos en la superficie de su membrana para activar a los linfocitos T de forma
específica. Dependiendo del tipo de antígeno y de la ruta de procesamiento los antígenos
pueden presentarse vía clase I (MHC-I) o vía clase II (MHC-II) lo que desencadenará un tipo
de respuesta distinta. Casi todas las células del organismo expresan moléculas MHC-I en su
membrana, pero sólo las células presentadoras especializadas llamadas APC (Antigen
Presenting Cells) presentan moléculas MHC-II. Son células APC las células dendríticas, las
células de Langerhans de la piel, los macrófagos y los linfocitos B.
 Porque la presentación antigénica lo hacen las (APC) dentro de las cuales están las
células dendríticas y los macrófagos los cuales se encuentran en la periferie de los
tejidos como barrera primaria de defensa; estos al fagocitar, procesar el antígeno lo
procede a presentar, pero esto no lo hace en el tejido que esta siendo atacado sino que
migra hacia los linfo nodos en los cuales se lo presentara a los linfocitos t helper o
vírgenes los cuales a través de sus receptores y así reconocerá al antígeno.

3. ¿Qué células son las encargadas de hacer la presentación de antígenos?

Los macrófagos: Son células fagocitarias que activarán CD4 de memoria y efectores. Solo
pueden activar a los linfocitos T que ya vienen activados por las células dendríticas. Mostrarán
también el coestimulador B7, aunque en reposo casi no tendrá coestimuladores. Puede ocurrir
en tejido linfático secundario u otros tejidos.

Los linfocitos B: Son enormemente particulares. Al igual que lo que ocurre con los macrófagos,
estos solo son capaces de activar a los linfocitos T cuando ya vienen activados por las células
dendríticas. Activan linfocitos T de memoria y efectores. Cuando una inmunglobulina se conecta
al antígeno se internaliza, gira en el interior y se produce una vesícula fagocítica. Así los linfocitos
B solo internalizan los Ag específicos que ellos reconocen. Los procesan y los expresan en
moléculas de clase II. Hacen posible que se produzcan más anticuerpos.

El linfocito B necesitan a su vez de CD4 para proliferar, pero debe darse una cooperación LB-LT,
debido a que a su vez, el CD4 requerirá de la presentación del linfocito B para su activación.
Siendo así, se requerirá la ayuda de una molécula carrier o transportador, y se dará por clones
autorreactivos. El linfocito B ingerirá el epítopo de T y lo presentará (en rojo).

Células dendríticas: Son las únicas células presentadoras de antígeno profesionales que pueden
activar a los linfocitos T vírgenes. Las células dendríticas, que pueden realizar tanto fagocitosis
como pinocitosis, se dejarán infectar por el patógeno. Para activar a los linfocitos T no solo hay
que presentarle el antígeno, también habrá que darle sustancias coestimuladoras como el B7
(CD 80 o CD86). La B7 tiene un único ligando en los linfocitos T, un CD28. Es obligatorio que se
de la unión de B7 con CD28 para la activación de los linfocitos T. Las células dendríticas no
pueden activar linfocitos en la periferia pero sí lo hacen en los tejidos linfoides secundarios.
4. ¿Cuál es el rol de las moléculas del MHC en la presentación antigénica?

En humanos, los genes MHC conforman el denominado antígenos leucocitarios


humanos (sistema HLA), porque estas proteínas se descubrieron como antígenos en los
leucocitos, que podían detectarse con anticuerpos. Los genes MHC son fundamentales en la
defensa inmunológica del organismo frente a los patógenos, y por otro lado, constituyen la
principal barrera al trasplante de órganos y de células madre.

La región del brazo corto del cromosoma 6 que contiene los genes del MHC, posee la
información de:

ciertas glucoproteínas de la membrana plasmática involucradas en los mecanismos de


presentación y procesamiento de antígenosa los linfocitos T: se agrupan en los genes de clase II
(que codifican las proteínas MHC-II) y los genes de clase I (que codifican las proteínas MHC-I)

Así como citocinas y proteínas del sistema del complemento, importantes en la respuesta
inmunológica, pero que no tienen nada que ver con los genes del MHC; estos genes se agrupan
en la clase III.

Ambos tipos de moléculas participan en la respuesta inmunitaria, que permite la identificación


de las moléculas propias y de las extrañas (invasoras), para eliminar estas últimas mediante
diferentes mecanismos.
5 ¿Cómo es la capacidad de reconocimiento antigénico entre el TCR y las Igs?
Linfocitos B e inmunidad humoral

Los linfocitos B, homólogamente a los linfocitos T, presentan receptores específicos para la


detección de antígenos. Los receptores de los linfocitos B son proteínas
denominadas anticuerpos (Ac) o inmunoglobulinas (Ig).

Las inmunoglobulinas tienen una región constante (C) y una región variable (V). Diferencias en
la región constante determinan la existencia de 5 familias de Ig: Ig A, Ig D, Ig G, Ig E e Ig M.
La región variable exhibe una enorme diversidad, que permite el reconocimiento específico de
millones de antígenos diferentes.

Los linfocitos B son activados en los órganos linfoides secundarios por los LT colaboradores o
bien por contacto con el antígeno, mediante un proceso de selección clonal.
Objetivos:

 Determinar en qué momentos sucede la presentación antigénica.


 Saber que células la pueden realizar.
 Determinar el tipo de respuesta q la presentación antigénica desarrolla en el
organismo.

Conclusiones:

 La presentación antigénica es un paso intermediario entre la respuesta inmune


primaria y la adaptativa.
 Es importante para que así se pueda reaccionar de una manera más especifica.
 MHC es importante al ser quien lleva los epitopos a la superficie y así poder presentar
al linfocito.
Introducción:

Una de las funciones más avanzadas de los organismos multicelulares lo constituye el sistema
inmune, el cual ha evolucionado a la par de estos organismos. Esta respuesta tiene dos
componentes fundamentales, uno innato, con una respuesta rápida y general, y otro específico,
donde se requiere de un proceso más elaborado para montar una respuesta muy sensible y
especialmente dirigida para cada agresión en forma muy peculiar. La presentación de antígenos
representa el punto intermedio entre ambas respuestas, captando antígenos en sitios
estratégicos de forma muy temprana y colaborando con la respuesta inmune específica para
hacer así un bloqueo muy completo. A continuación se hace un análisis muy didáctico para
explicar estas interacciones.
Bibliografía:

 Peter Parham, Inmunología, Ed. Médica Panamericana, 2006.


Conclusiones del artículo:

Las células dendríticas son células de origen hematopoiético, que expresan constitutivamente
moléculas presentadoras de antígeno MHC de clase I y II, y son funcionalmente las inductoras
más potentes de la activación y proliferación de linfocitos T a los que presentan antígenos. Los
linfocitos T CD8+ proliferan y adquieren capacidad citotóxica cuando reconocen su antígeno
específico presentado en la superficie de una o varias células dendríticas con las que interactúan.
Sin embargo, solamente algunas subpoblaciones de células dendríticas pueden presentar
antígenos internalizados desde el exterior celular a través de procesos de pinocitosis y
fagocitosis a precursores de linfocitos T citotóxicos. Esta función se denomina presentación
cruzada o presentación subrogada (en inglés, crosspresentation) y requiere mecanismos de
translocación de los antígenos que se encuentran internalizados en fagosomas al citosol para su
procesamiento. Se ha establecido que la diferenciación de subpoblaciones de células dendríticas
con capacidad de efectuar este tipo de presentación cruzada a linfocitos T CD8+ son
dependientes del factor de crecimiento FLT-3L y del factor de transcripción BATF3. Presentan
peculiaridades tanto funcionales como de marcadores de membrana que nos permiten
identificarlas. En ratones se distinguen por la expresión de CD8a y en humanos por la de CD141
(BDCA-3). Esta población en ambas especies es capaz de internalizar selectivamente restos de
células necróticas mediante su receptor CLEC9A que se une a actina polimerizada extracelular.
Disponen del receptor de quimioquinas XCR1 que asegura su encuentro con linfocitos T CD8+.
Presentación antigénica
IV / 2015

Alumno: Salazar Campos Ericksen


Grupo: 04C
Docente: Méd. Llimpe Mitma, Rafael