Вы находитесь на странице: 1из 2

Ejercicio Las 4 Fuerzas del Amor

Las Nuevas Constelaciones Bert Hellinger, en los principios de las constelaciones


familiares descubrió los órdenes del Amor. Los órdenes del Amor son leyes que
rigen todo tipo de vida. Son leyes que operan a nivel humano, animal, vegetal,
planetario, galáctico y incluso a nivel universal.

Todo está en un Orden perfecto, que subyace en la Pertenencia y que se regula


por la Compensación también conocido como Equilibrio. Estos serían los tres
Órdenes del amor que en origen se consideraban inherentes a todo tipo de vida,
pero ahora se considera que existe una cuarta fuerza gobernante que es el Sí a
Todo.

Teniendo en cuenta estas cuatro leyes, y entendiendo que nos gobiernan


tanto si queremos como si no, podemos usarlas para entender mejor nuestro
día a día. Por ejemplo, cuando se nos presenta un conflicto en la vida, un conflicto
con nuestro entorno o con nuestra salud, es una advertencia de que alguna de
estas leyes no está en la harmonía correcta.

EJERCICIO.
Para detectar cuál de ellas no está en harmonía te propongo el siguiente ejercicio:
Coges 4 papeles y escribes en cada uno de ellos: Orden, Pertenencia, Equilibrio
Dar · Recibir y por último Sí a todo.
Los pones en el suelo separados.
Tomas una par de respiraciones profundas antes de empezar y te sitúas encima
de cada uno de ellos.
Ahora, observa en cuál de ellos tienes más fuerza o por el contrario la pierdes.
De esta manera obtendrás información sobre en qué aspecto tienes que poner
más atención.
Si pierdes la fuerza respecto al orden, significa que no ocupas tu lugar en el
sistema. Es decir dentro de tu familia.
Si pierdes la fuerza respecto a la pertenencia, es porque reemplazas a un
excluido, es decir, a alguien que hace parte de tu sistema familiar pero que no ha
sido integrado por el motivo que sea.
Si la fuerza la pierdes en el equilibrio, entre el dar y el recibir, primero tomas
conciencia de ello. Luego puedes analizar en qué situaciones de la vida das más
de lo que los otros puedan devolver o pides más de lo que los otros puedan dar.
En cuanto al Sí a todo es cuestión de actitud de aceptar a cada uno como es, y
aceptarte cómo eres. Todo está pensado por “Algo Más Grande” todo es correcto
como es, y el sí a todo te permite liberarte, te permite gratitud, te permite “Ser”.

Las fuerzas del amor son leyes que operan a nivel colectivo, garantizando que
todos tenemos el mismo derecho a ser como somos, el mismo derecho a
pertenecer a todo, y que cada uno de los acontecimientos de nuestra vida está
pensado por “Algo Más Grande” que garantiza más vida. Más vida para nosotros,
más vida para nuestro entorno, más vida para todo lo que nos rodea. Cuando
entendemos que estamos al servicio de todo lo anterior, podemos ver a los demás
de un modo distinto.

Cada uno de nosotros por amor a nuestro sistema tenemos diferentes cargas.
Esto nos permite otra mirada a los demás, entendiendo que son como pueden ser,
y no hacen las cosas para fastidiarnos.

Si una situación te molesta, es una llamada de tu sistema para que resuelvas algo.
Gracias a los conflictos de nuestra vida podemos crecer, podemos hacernos más
adultos, somos más sabios. La mayoría de las veces, cuando el conflicto se
resuelve, sentimos alivio a la vez que hemos tomado conciencia de algo que antes
no nos era posible.

“Gracias a todo lo anterior que ha habido, gracias a todas las situaciones de mi


vida, que me han llevado a ser quien soy gracias a todas las personas que han
formado parte de mi vida, gracias a vosotros que estáis leyendo este artículo, y
gracias a mis padres por la vida.”