You are on page 1of 50

Cristianismo Histórico.

Copyright © 2012 

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 1 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

NOTA

Copyright © 2012 por Cristianismo Histórico.

Todos los derechos están reservados. La reproducción parcial o total y


distribución de este libro están absolutamente prohibidas.

Ninguna parte de esta publicación podrá ser reproducida, almacenada en


algún sistema de recuperación de datos, o transmitida de ninguna forma
electrónica, mecánica, fotocopia, grabación u otra, sin el permiso escrito de
Cristianismo Histórico.

Esta publicación está diseñada para proveer información precisa y detallada


del tema tratado sin que esto implique que se trata de un documento
autoritativo. Es vendida con el entendimiento de que los autores y la
editorial no están involucrados ni obligados a ofrecer asesoramiento médico,
espiritual, psicológico, legal, administrativo o cualquier otro tipo de
asesoramiento profesional.

En caso de ser requerido algún tipo de asistencia u otra clase de


asesoramiento profesional, el lector deberá pedir ayuda a un profesional
competente, al pastor de su iglesia o al cuerpo de ancianos de su iglesia
local.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS © - http://www.cristianismohistorico.org

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 2 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

Introducción

Creo sin lugar a dudas, que la mayor confusión que vive nuestro mundo actual es en torno a
todo lo relacionado con nuestra sexualidad como seres hechos a la imagen de Dios.

La Biblia es abiertamente limpia respecto a los goces de la intimidad sexual entre un esposo
y su esposa. En El Cantar de los cantares “amor” es la palabra clave en el libro. Este amor,
que aparece como un deseo apasionado entre un hombre y una mujer, podríamos decir
entre el rey Salomón y la sulamita, celebran el potencial de gozo que encierra el matrimonio
a la luz de los principios del pacto con Dios. El gozo y el poder de la relación sexual dentro
del matrimonio, ofrecen una riqueza ilimitada a una pareja en su unión. A Dios no le
sorprende que el sexo sea una fuerza tan fuerte y obligatoria en la experiencia humana.

Sin embargo la base de todo amor humano debe ser el amor que inspira Dios en nosotros,
sobre todo el que tiene que ver en el matrimonio. Este pacto de amor constituye también la
base de la relación entre Dios y el hombre. Por lo tanto, se aplica tanto al matrimonio como
a la historia del pacto divino. De ahí que la sulamita personifique a la mujer en un
matrimonio ideal, y al pueblo del pacto y su historia en la tierra prometida, bajo las
bendiciones del amor salomónico.

La obra maravillosa de Dios, que no sólo le dio al hombre la capacidad de conservar la


especie, sino de usar su sexualidad para dar gozo y profundizar la relación humana más
íntima y deseable: la que existe entre esposo y esposa. Lamentablemente el mismo poder
dinámico del sexo en su capacidad de dar cumplimiento a la relación matrimonial de
acuerdo al orden de Dios, sirve exactamente para destruir el matrimonio y la familia cuando
de manera desobediente se le da rienda suelta fuera del vínculo matrimonial.

Si la insinceridad y la deshonestidad han matado sus miles, como dijera alguien, la


sexualidad fuera de la voluntad de Dios ha matado sus diez miles. Pero en medio de todo
esto, la Biblia nos muestra sin embargo a José quien habría podido recibir alguna promoción
notable… si hubiera aceptado las insinuaciones provocadoras de la Sra. Potifar (Gn 39:7–9).

Incluso hasta podría haber ganado su libertad de la esclavitud y así regresar a reunirse con
su familia. Sin embargo, José resistió por lo menos por tres razones que todos debemos
recordar en forma continua, durante todas nuestras vidas.

Primero, porque defraudaba la confianza que su amo había depositado en él. Aceptar las
insinuaciones de la esposa de su jefe; era un acto de deslealtad, de bajeza, de traición, de
aprovechamiento. José sabía que Potifar realmente le había firmado un cheque en blanco,
por la confianza que había depositado en él. Traicionar esa confianza era destruirlo todo.
José sabía que la confiabilidad es una virtud muy frágil que una persona debe tratar con
sumo cuidado, porque se pierde una vez y no se recupera nunca más.

En segundo lugar, porque era contrario al testimonio de su conciencia. José sabía muy bien
algo que la sicología moderna y post-moderna no quiere comprender: que una adecuada
imagen de lo que uno es, es la clave para toda la vida, porque nos recuerda cuán
exactamente estamos siguiendo los dictámenes de nuestra conciencia.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 3 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

Recordemos que dentro de nuestro ser interior, cada uno de nosotros sabe muy bien la
diferencia entre el bien y el mal. Lo que no aprendimos en la escuela, en la iglesia o en el
regazo de nuestra propia madre, cada uno de nosotros lo traemos impreso en los genes
(somos una raza caída, pecaminosa).

La “impresión de su imagen, dentro de nosotros” es el espejo que el Creador instaló en el


alma humana para reflejar nuestro “valor neto” individual. Al igual que una cuenta bancaria,
podemos hacerla crecer haciendo las cosas que instintivamente sabemos que son correctas;
o podemos vaciarla quebrando la fe y el respeto en nosotros mismos. Si violamos nuestras
conciencias corremos el riesgo de perderlo todo. José era muy joven, la tentación fortísima,
pero valoró mucho más respetarse a sí mismo y vivir con paz interior.

En Tercer lugar y ultimo, José resistió porque aceptar el desenfreno sexual en su vida, era
pecar contra Dios. José supo con certidumbre lo que David tendría que aprender siglos más
tarde, de una manera muy dolorosa: que todo pecado es una afrenta al carácter de Dios y
que su santidad no puede ser burlada; que tarde o temprano cosecharemos lo mismo que
sembramos, que recogeremos mucho más que lo que hemos sembrado. Y que la ley de la
siembra y la siega rigen tanto para las buenas acciones como para las malas.

Inmundicia Sexual – La epidemia de siempre

Uno de los pecados que está carcomiendo la integridad y la moralidad de aquellos que se
“llaman” cristianos es la inmoralidad sexual, el libertinaje y promiscuidad en la vida sexual
de las personas dentro y fuera de la iglesia; es algo que debe estar provocando nauseas a
Dios… la humanidad entera está siendo “arrastrada” por este accionar pecaminoso y
muchos “cristianos” están viviendo vidas dobles ya que se encuentran cautivos de sus
pasiones y deseos. En este libro vamos a tratar de forma profunda el tema de la sexualidad
y nuestra oración es que todos aquellos que dicen ser cristianos pero que están cautivos por
este pecado tan horrendo sean verdaderamente liberados por el poder de Dios. En ese
sentido, es bueno recordar a lo largo de nuestro peregrinaje en este valle de lágrimas; las
advertencias que tenemos de parte de Dios en su Palabra:

(1Co 6:9-11) ¿No sabéis que los injustos no poseerán el reino de Dios? No erréis, que ni los
fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con
varones… heredarán el reino de Dios. Y esto erais algunos: mas ya sois lavados, más ya
sois santificados, mas ya sois justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de
nuestro Dios.

Perspectiva Bíblica – Datos y Estadísticas

Antes de abordar el tema que hemos titulado en este capítulo, Inmundicia Sexual – la
epidemia de nuestros días, necesitamos dejar establecida la perspectiva bíblica respecto al
lugar y uso del sexo:

1. Dios no está en contra de la sexualidad sino a favor y a favor SOLO dentro del
único lugar posible: El Matrimonio.
2. Las reglas de Dios con respecto a la sexualidad no son para impedirla sino para
protegerla.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 4 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

3. Cuando combatimos la lujuria y la inmoralidad no luchamos contra el placer sino


que luchamos por él.
4. Por tanto, no hablamos en contra del placer sexual sino que denunciamos su uso
contrario a lo establecido por Dios en Su Palabra.
5. La lujuria y la inmoralidad nos “roban” la posibilidad de recibir el placer máximo
pensado por Dios para la relación sexual matrimonial.

Estas cinco afirmaciones son ciertas porque están fundamentadas en verdades bíblicas (las
cuales iremos mostrando a lo largo de la serie). En ese sentido, no tener el entendimiento
bíblico correcto, note que no estamos diciendo entendimiento correcto, sino entendimiento
bíblico correcto, por lo general y en la mayoría de los casos deja un sentido de culpa y de
vacío muy grandes que puede llevar a la persona a pensar que el sexo es algo destructivo y
maléfico, sobre todo cuando se ha tenido una vida promiscua y muy desenfrenada en el
área sexual.

Cuando Dios diseñó el sexo y decimos diseñó, porque al observar la forma del cuerpo de
una mujer y la forma del cuerpo de un hombre podemos ver que Dios los diseñó con
órganos y funciones muy específicas a cada uno de ellos, Dios estaba dándole al hombre el
poder disfrutarlo dentro de un marco de protección llamado matrimonio, un solo hombre y
una sola mujer, En otras palabras hay una protección dada por Dios para el hombre
y la mujer cuyos cuerpos son templos del Espíritu Santo (cuando se trata de
creyentes) y para los que incluso no lo son, es la protección de ser una sola carne,
tal y como Dios diseñó el matrimonio.

No olvidemos que el sexo no es el problema sino cómo se practica y usa el sexo, aun
inclusive cuando se es cristiano, recuerde que a mayor perversidad en la práctica y uso del
sexo, mayor y más culpabilidad tendrá la persona respecto de lo que hace con el sexo y en
los casos extremos, ya no sentirá absolutamente ningún tipo de pesar y por el contrario se
entregará a pasiones vergonzosas cada vez mayores, el sexo mal usado y mal practicado es
adictivo, como las drogas.

Algunas preguntas y estadísticas nos ayudaran a tener una mayor perspectiva de cuál es el
problema:

• ¿Por qué debemos hablar de sanidad sexual?


• ¿Puedo estar “enfermo” sexualmente y no saberlo?
• ¿Cómo me “enfermé” sexualmente?
• ¿Es contagiosa esta “enfermedad”?
• ¿Puedo sanar de esta “enfermedad”?
• ¿Qué debo hacer para ser sanado?
• ¿Cuál es el remedio para mi sanidad?
• ¿Qué dice Dios con relación a la vida sexual?

La Inmoralidad está presente (Datos sobre la pornografía)

Tamaño de la industria $57.0 billones mundialmente - $12.0 (EU)

• $20 billones Videos para adultos


• $11 billones Servicio de acompañantes

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 5 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

• $7.5 billones Revistas


• $5 billones Sex clubs
• $4.5 billones Llamadas sexuales
• $2.5 billones Cable/Pay per view
• $2.5 billones Internet
• $1.5 billones CD-Rom
• $1.0 billones Novelas
• $1.5 billones Otros

Fuente: By Jerry Ropelato for Top Ten Reviews

Pornografía por Internet (adultos-EU)-Fuente: By Jerry Ropelato for Top Ten


Reviews.

• Hombres que admiten haber buscado pornografía desde el trabajo 20%


• Adultos norteamericanos que regularmente visitan websites pornográficos 40
millones.
• Hombres “Promise Keeper” que vieron pornografía la semana pasada 53%
• Visitantes a sitios pornográficos 72% hombre - 28% mujer
• Adultos que admiten ser adictos sexuales por Internet 10%
• Cristianos que dicen que la pornografía es un problema significativo en el
hogar 47%

La Inmoralidad en la Iglesia

• Encuesta entre 1,000 pastores (Revista Leadership):

• 12% había cometido adulterio (1/8)


• 23% había hecho algo sexualmente impropio.
• 51% la pornografía (web) era una tentación fuerte (Christianity today-01)
• 37% respondió que era una lucha en sus vidas

• Encuesta entre 1,000 no pastores (Christianity Today):

• 23% había cometido adulterio (1/4)


• 45% había hecho algo sexualmente impropio (1/2)

¿Cómo y cuando se originaron los primeros pecados sexuales?

Cada vez que necesitemos entender y analizar la gravedad y las consecuencias que trae
algún pecado en la vida de las personas, es de extrema importancia remitirnos a la
revelación de Dios, porque en ella encontramos dirección, instrucción y corrección al
problema principal del hombre que es el pecado.

En ese sentido después de la caída del hombre mostrada en Génesis capítulo 3


inmediatamente después encontramos en Génesis capítulo 4 versículo 19, a un hombre
llamado Lamec descendiente de Caín el cual tomó para sí dos mujeres, los nombres de esas
mujeres fueron Ada y Zila. Esta es la primera referencia que tenemos respecto a la

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 6 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

poligamia, un accionar totalmente contrario a lo que Dios había diseñado y establecido en


Génesis 2:23-24.

Observemos que Lamec es descendiente de Caín y ¿por qué es importante resaltar esta
relación de Lamec con Caín? Porque Caín fue un hombre consumido y prisionero del pecado
que llegó hasta el punto incluso de matar a su propio hermano Abel. Esto nos muestra que
el pecado es como una cangrena que consume todo lo que toca a su paso, esto quiere decir
que mientras más y más se practica el pecado, en igual proporción más acciones
pecaminosas serán las que el hombre ejecuten y practiquen en sus vidas, una de ellas es el
desenfreno sexual mostrado claramente en Lamec, quien no se conformó con tener una sola
esposa sino que decidió tener dos mujeres.

Posteriormente a este primer registro sobre la poligamia la segunda vez que encontramos
otro registro sobre acciones sexuales vergonzosas la encontramos en Génesis 6:1-8, donde
podemos ver una vez más que después de la caída del hombre el “deseo” sexual se
incrementó a tal grado que incluso los ángeles escogieron mujeres para sí, de entre las hijas
de los hombres (de los seres humanos, ver comentarios adicionales para el tema de los
hijos de Dios [1]). La Biblia explica que la maldad de los hombres era mucha sobre la
tierra, de forma tal que Todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de
continuo solamente al mal.

De igual forma encontramos en el AT muchas historias de hombres que sucumbieron al


deseo sexual y entre ellos podemos resaltar a Sansón, David y Salomón como los que más
específicamente la Biblia nos muestra sus vidas pecaminosas en el ámbito sexual.

No hay duda entonces que la fuente del desenfreno sexual está en el pecado del hombre.
Cuanto más apartado de Dios esté el hombre, más vulnerable y susceptible de caer en
impureza sexual estará.

[1] 6:2 los hijos de Dios. Algunos sugieren que esta expresión se refiere a seres angélicos
(cp. Job 1:6; 2:1; 38:7; Sal 89:7) y que Judas 6 se refiere a este evento, así como 1 P
3:19–20 y 2 P 2:4. Pero si los ángeles no se casan, como declara Jesús (Mt 22:29, 30),
sería difícil que aquí hijos de Dios se refiere a ángeles. Algunos consideran que los hijos de
Dios son los hijos de Set, y que las hijas de los hombres son las hijas de Caín. Así que la
diferencia entre los de Dios y de los hombres es una de piedad y rectitud y no de ser súper
humanos o humanos.1[1]

[1] La corrupción de la humanidad, 6:1–8. En su avance cultural esta civilización


aumenta su corrupción y desafío a Dios. La corrupción se describe como el intento de crear
una raza superior y ganar fama y renombre extraordinarios en competencia con la
divinidad. Esta raza se pretende lograr a través de matrimonios selectivos y mixtos entre
dos grupos diferentes. Varias interpretaciones se han dado a estos matrimonios, pero lo
breve del pasaje no permite sino apenas un intento de explicación. Lo cierto es que el
pasaje ilustra cómo la creación toda —en su dimensión celestial y terrenal— se rebela
contra los límites que Dios impuso a su creación. En 2 Pedro 2:4 y Judas 6 se mencionan
que seres celestiales o angélicos dejan su lugar asignado en la creación en abierta rebeldía

1[1]
Hernández, E. A., & Lockman Foundation (La Habra, C. (2003). Biblia de estudio : LBLA.
(Gn 6.2). La Habra, CA: Editorial Funacion, Casa Editoral para La Fundacion Biblica Lockman.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 7 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

contra Dios. En el humano es el deseo de alguna forma de “ser como dioses” que a pesar de
su consecuencia trágica no se anula en el hombre.

Estas uniones generan gigantes y hombres que ganan famas heroicas. Tal vez la mención
de Nimrod ilustra la característica y logros de estos seres humanos que posibilitaron
grandes avances de la civilización humana (Gén. 10:8–12). Los espías que fueron enviados
a reconocer la tierra prometida para su conquista informan a Moisés que los descendientes
de los gigantes habitaban parte de dicha tierra (Núm. 13:32, 33). Pero esta civilización en
rebeldía contra Dios acrecienta también la maldad en el hombre, no solamente en sus
acciones, sino también en sus intenciones y poder creativo.2[2]

[1] También el aumento de la población tuvo que ver con ese mal (6:1). El crecimiento
demográfico en sí se debió a la longevidad de los hombres. Como suele suceder en las
relaciones humanas, “los hombres” miraban con admiración a las hermosas hijas de los
hombres, y “tomaron para sí mujeres” (6:2).

Pero aquellos no eran hombres comunes y corrientes. El texto bíblico los llama “hijos de
Dios” (6:2). En el Antiguo Testamento, esa expresión se refiere a los ángeles casi
exclusivamente. Véase Job 1:6; 2:1; 38:7. Por supuesto eran ángeles caídos que habían
hecho su morada en hombres y así cohabitaban con mujeres para engendrar seres
humanos, que llegaron a ser varones de renombre en la tierra (6:4). Se cree que debido a
ese pecado tan grave, esos ángeles caídos fueron encarcelados en el infierno. Véase 2 Pedro
2:4 y Judas 6. Por lo tanto, no es muy probable que tal pecado se repita, pero por lo
acontecido podemos ver el enorme peligro de caer en el desenfreno.3[3]

¿Cómo se esclaviza y corrompe el ser humano al pecado sexual?

Existen muchas fuentes y maneras en las que un hombre o una mujer se corrompen
sexualmente. El primer lugar o ambiente donde es muy probable que ocurra este
desenfreno sexual lamentablemente es dentro del hogar o en el ámbito social donde un
niño(a) se desarrolla; por eso es muy importante recordar que es durante la niñez donde o
se logra formar un perspectiva correcta sobre el sexo o donde comienzan a sembrarse las
primeras semillas de desenfreno y descontrol sexual.

La gran mayoría de personas que hoy luchan con el desenfreno sexual es debido a que
durante su niñez fueron expuestas o entregadas a abusos sexuales, tales como pornografía,
incesto, malas compañías, y/o a personas que ya estaban enviciadas a la pornografía y que
“compartían” sus apetitos y preferencias, empleadas del hogar, primos o primas desviados,
tíos o tías desviadas, etc.

La primera impresión sobre el sexo se da durante la niñez y todos los seres humanos de
una forma u otra adquieren sus inclinaciones sexuales durante la niñez. Muchas veces se
descubren prácticas o juegos que producen placer y el niño(a) las practica como algo que
simplemente le produce y causa placer, pero va adquiriendo un sentimiento de dependencia
y de sosiego en esos juegos o prácticas.

2[2]
Carro, D., Poe, J. T., Zorzoli, R. O., & Editorial Mundo Hispano (El Paso, T. (1993-<1997).
Comentario bı́ blico mundo hispano Genesis (1. ed.) (69). El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 8 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

A medida que se va creciendo sobre todo ausente de orientación y consejo cristiano, el


joven o señorita; que ya tenía una cierta dependencia a los estímulos y placeres que causa
el sexo va conociendo personas del sexo opuesto y se “enamora” y comienza una relación
“amorosa” en la cual empieza a explorar y experimentar sensaciones y deseos más
profundos relacionados al sexo, carente de orientación y ausente totalmente de los
principios y de la verdad revelada por Dios en su Palabra sobre el sexo de cómo y cuándo
puede ser disfrutado, comienza fornicando, es decir comienza teniendo relaciones sexuales
sin casarse y de esta forma ingresa por la puerta del desenfreno sexual.

Lamentablemente como las relaciones que sostiene son solamente basadas en pura
satisfacción física y para obtener placer, sostiene relaciones amorosas con varias
“novias(os)” ya que pierde el encanto y el interés y al no haber sentido de propósito y de
unión (permanencia) en la relaciones que sostiene, cambia de pareja cada cierta temporada
dependiendo de sus estados de ánimo y de sus preferencias sexuales las cuales ya a esta
altura de su vida están bastante distorsionadas. En algunos casos estas personas se
mantienen fieles a una única pareja por largo tiempo pero al final terminan sucumbiendo a
la búsqueda de mayor placer o entendimiento sexual por parte de otra pareja.

Con aquellos que no son tan “hábiles” o populares para conseguir pareja, la imaginación y la
creación de fantasías sexuales en su mente se hace una rutina cotidiana y se genera un
sentido de ansiedad constante, el cual solo puede ser aplacado cuando el estimulo sexual es
saciado; como no existe una pareja física, se crean fantasías o se imaginan personas que
son del agrado físico de la persona que está sometida a este tipo de prácticas y se abren así
las puertas de la masturbación, recurriendo muchas veces a la pornografía en todos sus
estilos y formas en las que puede ser encontrada en el mundo de hoy.

Un grupo grande de estas personas llega también a incurrir en la prostitución, es decir como
su “habilidad” para conseguir pareja es muy limitada (esto es debido a la distorsión que el
sexo mal habido les produce con respecto a lo que es en realidad una verdadera relación
entre dos personas), frecuentan prostíbulos o lugares donde se ejerce la prostitución
clandestina (dejamos claro que la prostitución legal o ilegal es abominable para Dios)
incursionando entonces en niveles de depravación y distorsión sobre el sexo que irán en
aumento a medida que se descienda por la escalera de la depravación sexual, la cual
mostraremos más adelante en este libro.

Todos estos tipos de personas que hemos mencionado a medida que van ingresando en la
exploración y búsqueda de mayor placer sexual se entregan a vicios que están relacionados
de una u otra forma con la búsqueda de placer, los cuales van desde estimulantes sexuales
a drogas, en algunos casos no se llega a las drogas pero sí se experimenta con estimulantes
o brebajes que aumenten el placer o potencia sexual.

Las discotecas, bares y lugares nocturnos de diversión son lugares muy frecuentados por
este tipo de personas ya que en esos lugares existen muchas personas que están dispuestas
a sostener relaciones sexuales por dinero y que también son víctimas de vicios sexuales,
generándose así una especie de red de placer con todos aquellos que estén dispuestos a ser
partícipes de la misma. Sumado a este tipo de lugares existen casas de citas y de
acompañantes nocturnos donde por una suma de dinero se puede conseguir un
acompañante sexual tanto femenino como masculino, todo esto es tan público que incluso
hay periódicos que dentro de sus páginas de anuncios clasificados se pueden ver anuncios
donde se ofrece compañía, masajes, relax y confort por el tipo de hombre o mujer que se

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 9 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

desee, es decir existe un sinnúmero de antros de vicio y lugares donde se puede comprar o
vender sexo.

La intención con esta descripción de lugares y de sitios así como de personas cautivas a
desordenes sexuales no pretende abarcar todos y cada uno de los lugares y tipos de
personas relacionadas al vicio del sexo ilícito, sino que lo que muestra es que la exposición
y ofrecimiento de todo tipo de vicios sexuales está a la orden del día y que existen grados y
variedades para recibir y obtener placer sexual al gusto del cliente. Este libro tampoco
pretende ser un estudio detallado de todas las perversiones sexuales que el hombre ha
inventado en su alejamiento de Dios, ya que por ejemplo no hemos comentado sobre
pornografía dura o infantil etc. es decir solo muestra la gravedad y miseria del hombre que
sin Dios busca satisfacción sexual en abierta rebelión contra los preceptos de Dios.

Creo que el sexo ilícito es uno de los dioses que adora mucha gente y que incluso personas
llamadas “cristianas” se inclinan ante sus ofrecimientos y lo adoran y rinden culto con sus
voluntades sujetas al placer, Kent Hughes con relación a la iglesia a dicho lo siguiente:

La Iglesia evangélica contemporánea, considerada en su conjunto, es “corintia” hasta la


médula. Recordemos que en la iglesia que existía en Corinto, existían prácticas sexuales
desenfrenadas, a tal punto incluso que un hijastro sostenía relaciones sexuales con su
madrastra.

Una manera de darse cuenta de cuán cautivo se puede estar de este dios del sexo es
haciéndonos unas cuantas preguntas:

• ¿Estás llevando una vida interior secreta (en relación al sexo) muy diferente
del “tu” que conocen los demás?
• ¿Te daría vergüenza si los demás supieran lo que hay dentro de tu mente y de
lo que haces cuando estás solo(a) o fuera de la iglesia?
• ¿Te concentras fijamente en algunas partes del cuerpo cuando una mujer
atractiva se acerca a ti?
• ¿Tratas de seducir a los hombres con el estilo de prendas que usas, miradas o
comentarios?
• ¿Ves intencionalmente imágenes (TV, cines, Internet, revistas, periódicos,
etc.) que te sean sexualmente excitantes?
• ¿Te vistes sensualmente mostrando más de lo que debes mostrar?
• ¿Buscas gratificarte sexual o sensualmente con masajes, abrazos desmedidos y
acciones que te estimulen o den placer?

Toda desviación sexual es degradante, adictiva y esclavizante

Cuando las personas incurren en desviaciones y vicios sexuales piensan que están logrando
satisfacción y disfrute real, la verdad es que solo se causan daños emocionales, espirituales
y hasta físicos, toda adicción sexual es como cualquier adición que esclaviza al ser humano.

Lo que la mayoría o mejor dicho casi todas las personas ignoran es que el cuerpo una vez
sometido a un tipo de estímulo o placer genera un cierto tipo de “memoria” y en momentos
de ansiedad o de cansancio así como de presión sicológica o mental demanda que se le
satisfaga produciendo todo tipo de angustias y deseos que no pararán hasta que sea
satisfecho con aquello que ha “memorizado”.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 10 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

El cuerpo se ve sujeto a emociones muy variadas y podríamos decir que ingresa en un


estado de ansiedad y turbulencia que ahoga la razón y la fe y somete al hombre a dejarse
llevar por las circunstancias del momento, momentos en los cuales la mente de la víctima
comienza a auto-justificarse y a crear pensamientos de conmiseración al creerse víctima de
las injusticias o abusos a los que esa persona entiende que está sometida cediendo así a
todo aquello que le brinda satisfacción y “liberación” de la presión del momento.

La adicción al sexo se le puede comparar con la adicción a las drogas, vamos a compartir
aquí mails que nos llegaron de dos personas que entendemos estaban pasando por este
proceso adictivo, también compartiremos nuestras respuestas, obviamente vamos a
mantener en el anonimato las cuentas de mail:

Email:
Pregunta: ¿cómo puede un joven romper con la masturbación?

Estimado Antonio

Nuestra recomendación para que un joven rompa con la masturbación es que se


reúna con el pastor de su congregación y le confiese esa adicción que tiene… que en
honor a la verdad… ese joven no quiere ni desea en lo más profundo de su corazón
abandonar porque es algo que “adora” ya que le trae satisfacción carnal… y es
placentero para su vida…

Creemos que debe comenzar un tratamiento sincero, honesto y constante contra su


pecado.

Entendemos perfectamente por lo que está pasando y sabemos que Dios tiene TODO
el poder que todo hombre de Dios necesita para vencer ese tipo de adicciones
pecaminosas, la pregunta es si ese joven verdaderamente anhela con todas las
fuerzas de su nueva naturaleza dejar esos pecados y consagrarse a Dios.

Es súper importante que sepa que los pecados sexuales son TODOS adictivos y
deben ser tratados como se trata el caso de un adicto a las drogas o al alcohol, no
se pueden erradicar de nuestras vidas estos pecados sexuales, con “pañitos
calientes”… la sanidad sexual debe ser efectuada como una operación de corazón
abierto.

Esperamos haberle ayudado

Email:
Pregunta: gracias por responder la primer pregunta que les hice, ahora les pido que me
colaboren con una duda que tengo : ¿en qué versículo o parte de la Biblia se habla que la
masturbación no deba hacerse?, ¿es pecado el acto en sí?, ¿por qué?, si es un goce físico,
hormonal y personal que no daña a otras personas, ni a mí misma, ni mi parte espiritual,
(sé que somos templo del Espíritu Santo pero cuando uno está casado prácticamente se
busca lo mismo bajo otras circunstancias).
Les agradezco, que el Señor les continúe bendiciendo.

Estimada Norena

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 11 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

Gracias por escribirnos y por confiar en nosotros para responder su inquietud… No


tenemos un versículo totalmente explicito que hable sobre la masturbación… pero no
hay duda que es pecado practicarla porque eso muestra de forma inequívoca la
condición moral de la persona que lo practica, ya que la masturbación es practicada
solo para obtener “gratificación” sexual lo cual denota indudablemente egoísmo.
Cuando usted dice que no la daña eso es lo que parece… pero sin lugar a dudas la
afecta emocional, espiritual y físicamente, si no fuera así; usted no sentiría la
necesidad de masturbarse cada vez más llegando incluso a pensar o imaginar a una
persona, en algunos casos quizás imaginaria pero en su mente muy “real” lo cual
una vez más habla del daño emocional que se causa ya que está distorsionando el
verdadero disfrute sexual en el único lugar posible establecido y aprobado por Dios
que es el matrimonio (un hombre y una mujer reales).

Cuando uno está casado o casada no es la satisfacción personal lo que uno debe
buscar (y si usted piensa así esa es una prueba más que ya está afectada no sólo
físicamente sino emocionalmente) sino el bienestar del otro y la satisfacción del ser
amado lo cual nos muestra una vez más que no hay lugar para el egoísmo o la
autosatisfacción.

La masturbación no es otra cosa más que una perversión sexual ya que ignora
completamente los principios de amor y de entrega y sólo busca en forma
destructiva y degradante la auto gratificación y alimenta el egoísmo, de hecho la
masturbación es adictiva y produce sentimientos de insatisfacción y de frustración ya
que nunca se logra experimentar lo que es real y verdadero disfrute matrimonial en
una pareja de esposos.

Para esto es bueno recordar lo que dice la Biblia sobre el amor:

(1Co 13:5) no se porta indecorosamente; no busca lo suyo,…

Esperamos haberla ayudado

Como pudimos apreciar las preguntas que nos hicieran estas personas reflejan la gran
necesidad que existe tanto en hombres como en mujeres de ser liberados de la adicción al
sexo mal habido. Cada vez que una persona ingresa por las puertas de la perversión sexual
se comienza a degradar y pierde el verdadero sentido de su vida y se convierte en un
esclavo de sus pasiones y deseos.

La práctica del sexo fuera de los limites y voluntad de Dios degrada a las personas y las
hace víctimas de su accionar adictivo y destructor, por otro lado tampoco estamos
ignorando que por el hecho de que dos personas estén casadas éstas se encuentren libres
de caer en las garras de la perversión sexual; el matrimonio tampoco es una licencia para
practicar y sostener relaciones sexuales que no agraden a Dios, hay muchas prácticas
sexuales aun dentro del matrimonio que entendemos no son agradables a Dios y por tanto
son pecado y atentan contra la santidad del cuerpo, sobre todo cuando se es creyente.

Para ilustrar con un ejemplo cuáles son algunas de las consecuencias de ceder a los
impulsos y deseos pecaminosos respecto al sexo veamos la siguiente historia registrada en
la Biblia:

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 12 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

(2Sa 13:1-33) Después de esto aconteció que teniendo Absalón, hijo de David, una
hermana muy hermosa que se llamaba Tamar, se enamoró de ella Amnón, hijo de David.
Y Amnón estaba tan atormentado a causa de su hermana Tamar que se enfermó, porque
ella era virgen, y le parecía difícil a Amnón hacerle cosa alguna. Pero Amnón tenía un amigo
que se llamaba Jonadab, hijo de Simea, hermano de David; y Jonadab era un hombre muy
astuto. Y éste le dijo: Hijo del rey, ¿por qué estás tan deprimido día tras día? ¿No me lo
contarás? Y Amnón le dijo: Estoy enamorado de Tamar, hermana de mi hermano Absalón.
Entonces Jonadab le dijo: Acuéstate en tu cama, y finge que estás enfermo; y cuando tu
padre venga a verte, dile: "Te ruego que dejes que mi hermana Tamar venga y me dé algún
alimento para comer, y que prepare la comida delante de mí para que yo la vea y la coma
de su mano."

Amnón se acostó y se fingió enfermo. Cuando el rey vino a verlo, Amnón dijo al rey: Te
ruego que venga mi hermana Tamar y haga dos tortas delante de mí para que yo coma de
su mano. Y David envió mensaje a Tamar, a su casa, diciendo: Ve ahora a la casa de tu
hermano Amnón, y prepárale la comida. Fue, pues, Tamar a la casa de su hermano Amnón,
y él estaba acostado. Y ella tomó masa, la amasó, hizo tortas delante de él y las coció. Y
tomando la sartén, las sirvió delante de él, pero él rehusó comer. Y Amnón dijo: Que salgan
todos de aquí. Y todos salieron de allí.

Entonces Amnón dijo a Tamar: Trae la comida a la alcoba para que yo coma de tu mano. Y
Tamar tomó las tortas que había hecho y las llevó a su hermano Amnón a la alcoba. Cuando
ella se las llevó para que comiera, él le echó mano, y le dijo: Ven, acuéstate conmigo,
hermana mía. Pero ella le respondió: No, hermano mío, no abuses de mí, porque tal cosa no
se hace en Israel; no cometas esta infamia. Pues, ¿a dónde iría yo con mi deshonra? Y tú
serías como uno de los insensatos de Israel. Ahora pues, te ruego que hables al rey, que él
no me negará a ti. Pero él no quiso escucharla; como era más fuerte que ella, la forzó, y se
acostó con ella.

Entonces Amnón la aborreció con un odio muy grande; porque el odio con que la aborreció
fue mayor que el amor con que la había amado. Y Amnón le dijo: Levántate, vete. Pero ella
le respondió: No, porque esta injusticia que me haces, echándome fuera, es mayor que la
otra que me has hecho. Más él no quiso oírla.

Llamó, pues, a su criado que le servía y le dijo: Echa a esta mujer fuera de aquí, y cierra la
puerta tras ella. (Llevaba ella un vestido de manga larga, porque así se vestían con túnicas
las hijas vírgenes del rey.) Su criado la echó fuera, y cerró la puerta tras ella. Entonces
Tamar se puso ceniza sobre la cabeza, rasgó el vestido de manga larga que llevaba puesto,
y se fue gritando con las manos sobre la cabeza.

Su hermano Absalón le dijo: ¿Ha estado contigo tu hermano Amnón? Guarda silencio ahora,
hermana mía; tu hermano es; no se angustie tu corazón por este asunto. Tamar, pues, se
quedó desconsolada en casa de su hermano Absalón. Cuando el rey David se enteró de
todas estas cosas, se enojó mucho. Pero Absalón no le habló a Amnón ni bien ni mal; pues
Absalón odiaba a Amnón, porque había violado a su hermana Tamar. Después de dos años,
aconteció que teniendo Absalón esquiladores de ovejas en Baal-hazor, que está junto a
Efraín, Absalón invitó a todos los hijos del rey.

Y vino Absalón al rey y dijo: He aquí, ahora tu siervo tiene esquiladores de ovejas; ruego
que venga el rey y sus siervos con tu siervo. Mas el rey respondió a Absalón: No, hijo mío,
no debemos ir todos, para no ser carga para ti. Y aunque le insistió, no quiso ir, mas lo

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 13 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

bendijo. Entonces Absalón dijo: Pues si no, te ruego que dejes ir a mi hermano Amnón con
nosotros. Y el rey le respondió: ¿Por qué ha de ir contigo? Mas cuando Absalón le insistió,
dejó ir con él a Amnón y a todos los hijos del rey. Absalón ordenó a sus siervos, diciendo:
Mirad, cuando el corazón de Amnón esté alegre por el vino, y cuando yo os diga: "Herid a
Amnón", entonces matadle.

No temáis; ¿no os lo he mandado yo? Tened ánimo y sed valientes. Y los siervos de Absalón
hicieron a Amnón tal como Absalón les había mandado. Entonces todos los hijos del rey se
levantaron, y montándose cada uno en su mulo, huyeron. Estando aún ellos en el camino,
llegó a David el rumor que decía: Absalón ha dado muerte a todos los hijos del rey, y no ha
quedado ni uno de ellos. Entonces el rey se levantó, rasgó sus vestidos y se echó en tierra;
y todos sus siervos estaban a su lado con los vestidos rasgados. Y Jonadab, hijo de Simea,
hermano de David, dijo: No crea mi señor que han dado muerte a todos los jóvenes, hijos
del rey, pues sólo ha muerto Amnón; porque esto había sido determinado por decisión de
Absalón desde el día en que Amnón violó a su hermana Tamar. Ahora pues, no tome en
serio mi señor el rey el rumor que dice: "todos los hijos del rey murieron", porque sólo
Amnón ha muerto.

Esta es una historia cargada de desenfreno sexual, angustia, intriga, engaño, injusticia,
deshonra, abuso, maquinación, manipulación, malos consejos de “amigos” crimen, etc. La
lista de acciones y pensamientos en extremo pecaminosos es muy grande, esa es la forma
en la que el pecado, sobre todo el pecado sexual invade nuestras vidas, la vida de los que
están implicados en ellos y afectan a todo un grupo de personas y genera muchos males y
rencores en algunos casos.

No hay duda entonces que el pecado sexual destruye, degrada, genera adicción y esclaviza
a la persona que entra por sus puertas y sus caminos, la persona que está cautiva de sus
pasiones y deseos es capaz de todo eso y más, pierde el control de sí misma y se hace por
voluntad propia esclava y cada vez que hace eso, debilita su voluntad y se hace una
persona miserable y destructiva consigo misma y con los demás.

La escalera de degradación por la que descienden las personas que se esclavizan


al pecado sexual

No vamos a abundar mas en las formas y maneras y medios en como las personas se
esclavizan a sus pasiones y deseos en lo que respecta al sexo, creemos que lo que hemos
tratado hasta aquí es claro y revelador. Lo que vamos hacer ahora, es describir lo más
detalladamente posible que podamos; cómo se desciende durante nuestra vida hacia la
inmoralidad y perversión sexual.

Entonces ¿Cómo ocurre esta degradación?

Es una “escalera descendente” de por lo menos cuatro escalones que conduce siempre a la
“oscuridad” y a la pérdida del discernimiento. (Note bien no decimos de discernimiento sino
del discernimiento, se le pierde en forma total, global.)

1. Vanidad de la mente
2. Entendimiento entenebrecido
3. Exclusión de la vida de Dios
4. Dureza de corazón. (Este peldaño es el más destructivo y engañoso.)

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 14 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

Vanidad de la mente:

Son todas aquellas ideas, razonamientos, pensamientos, imaginaciones (soñar despierto),


que se generan primeramente en la mente del individuo, ya sea por haber recibido algún
estimulo visual o un estimulo físico (en el cuerpo específicamente, en alguna área que
produjo alguna sensación sexual). Si bien es cierto que el despertar al mundo de la
sexualidad pudiera haber ocurrido por algún evento físico inicial, la verdad es que es
alimentado por la mente por medio de los recuerdos y por las imágenes que quedaron
grabadas en la mente y que por supuesto las sensaciones que produjeron fueron
“memorizadas” por el cuerpo. Por otro lado la vista es otra de las puertas por las que el
estimulo sexual pudiera llegar a la persona, pero que el final la mente juega el papel
predominante de este accionar ya que por medio del recuerdo se trata de evocar o re-
producir las sensaciones de placer que se experimentaron.

La mayoría de personas viven en la vanidad de su mente, porque al imaginar y recordar


experiencias placenteras buscan experimentarlas sensorialmente ya que producen un alto
sentido de bienestar y de confort, en otros casos se imagina experiencias sexuales del
pasado como una forma de palear el dolor o la soledad que se puede estar experimentando
producto de un abandono emocional o físico.

El mundo de la vanidad de la mente está infectado por las imágenes sexuales que adoramos
muchas veces tenemos en nuestros hogares imágenes sexuales demoníacas (arte erótico,
esculturas, cuadros, fotografías, revistas, etc.) que influencian nuestra mente y nos “hacen”
imaginar en nuestras mentes toda clase de pensamientos o acciones imaginarias respecto al
sexo.

Como ya dijimos al principio, el sentido de la vista es una de las puertas por donde el
estimulo ingresa a la mente, por ejemplo es muy común en las mujeres pasar mucho
tiempo en una contemplación de sensualidad frente al espejo, por eso decimos que
adoramos las imágenes que vemos de nosotros mismos, muchas mujeres se contemplan en
el espejo para ver cuán “bellas” se ven pero la belleza está asociada a la sensualidad,
porque sus mentes han sido programadas por medio de la publicidad, comerciales, revistas,
Internet y artículos que sobre la moda y formas de vestir abundan en el mundo actual, las
cuales ellas alimentaron con los pensamientos generados en sus mentes de cómo se verían
con tal o cual estilo de ropa; pero que lamentablemente casi todas las modas por no decir
todas están llenas de sensualidad y erotismo.

Es en realidad una nueva forma de pornografía porque estimula no solo a los hombres a
alimentar la sensualidad y el morbo, cuando ellas se visten a la “moda” sino que también
alimenta un sentido falso de belleza en las mujeres y caen en la vanidad de la mente,
porque al estar expuestas por voluntad propia a vestir de maneras indecorosa y sensual su
entendimiento es alterado y en forma sistemática se auto-programan hacia la sensualidad.

La Biblia, La Palabra de Dios deja muy claramente revelada esta gran verdad describiendo lo
que le pasó a Eva en el huerto del Edén, ella se dejó seducir por “la voz del diablo”,
notemos lo que la Biblia dice al respecto:

(2Co 11:3) Pero temo que, así como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestras
mentes sean desviadas de la sencillez y pureza de la devoción a Cristo.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 15 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

En cuanto al pecado sexual esa “voz del diablo” puede sonar así en nuestras mentes:

“Dios sabe cómo te descuida tu esposo y como te hace sufrir. ¿Por qué no te entregas a
este hombre, que te entiende, comprende y te brida tanta ternura?

“Dios te hizo como eres. ¡Disfruta tu condición de homosexual y dale gracias a Dios!, !Sigue
tus impulsos!, ¡Lo importante es ser feliz!”

“No tiene nada de malo. Esta revista es la expresión del arte. Los cuerpos humanos son
hermosos recuerda que si hay tanta belleza es porque Dios las creó. Dios nos dio el sexo
para disfrutarlo. Pero no perturbes a tu esposa mostrándole esos cuerpos que te gustan”

Cuando se aceptan esos tipos de “voces” en la mente, se hace exactamente lo que hizo Eva.
Se ingresa en la vanidad de la mente y se pone en práctica esos “consejos”. Pero también
hay otra forma muy destructiva de vanidad de la mente que consiste en imaginar
conscientemente situaciones o eventos relativos al sexo, como por ejemplo imaginar a una
persona con la que se desea estar íntimamente y se la imagina “practicando” todo tipo de
acciones sexuales en la mente con esa persona o personas y así se va alimentando día con
día en la mente estímulos y apetitos sexuales pecaminosos.

Entendimiento Entenebrecido:

Toda esa tormenta de ideas, pensamientos, recuerdos y contemplaciones de imágenes


ajenas o propias de uno mismo referentes al pecado sexual (tanto en el caso de hombres
como más específicamente de las mujeres, cuando se contemplan en los espejos viendo
cuan “bellas” están) genera un entenebrecimiento del entendimiento paulatino, la mente
tiene una “habilidad” (debilidad) innata de aceptar como bueno y válido todo aquellos que
puede causar satisfacción o placer, de esa forma todo el accionar producido por satisfacer o
tolerar esos pensamientos pecaminosos producen resistencia e incredulidad en la mente a la
verdad revelada de Dios respecto al sexo y a la pureza sexual.

Como se está enajenado y controlado por la sensualidad, y el libertinaje sexual en


cualquiera de sus grados ya sea que sean “simples” imaginaciones o actos concretos de
relaciones sexuales; la mente en forma directa o indirecta rechaza toda corrección o acción
correctiva que provenga de la Palabra de Dios y la cataloga de legalista o de exagerada, lo
que realmente está ocurriendo es que la mente ha quedado embotada por las acciones
constantes o frecuentes en cuanto a libertinaje sexual se refiere.

El entendimiento sobre la pureza sexual y lo que es la desviación sexual se maneja con


pensamientos de auto-justificación y en algunos casos de auto-conmiseración, incluso se los
ignoran cayendo como en una especie de olvido, además de eso cuando se leen las
advertencias que la Biblia contiene respecto a las pasiones y deseos sexuales
descontrolados es decir pecaminosos, se le ignoran como un mecanismo automático de
auto-defensa porque en realidad como esas “prácticas” causan tanta satisfacción y deseo no
se desea verdaderamente abandonarlas o erradicarlas de la vida de quien está cautivo por
el pecado sexual.

En realidad se pueden hacer actos de “arrepentimiento” de “renuncia” y de pedir perdón a


Dios pero que en realidad en lo más profundo del corazón no existe ni el más mínimo deseo
o voluntad reales de dejar de practicar el juego del placer, se puede sentir mucho pesar y
remordimiento, se puede estar apenado y en algunos casos hasta se puede llorar

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 16 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

amargamente y copiosamente, pero la verdad es que en lo más profundo del ser de la


persona que practica esos desórdenes (pecados sexuales) no existe ningún porcentaje de
renuncia a esa prácticas y mucho menos de obediencia a las directrices e instrucciones de la
Palabra de Dios. El entendimiento está entenebrecido, porque ha sufrido un embotamiento y
está controlado por las manifestaciones, sensaciones y sentimientos que causa el placer
sexual.

Este peldaño en la escalera de la degradación sexual tiene diversos grados, están los que se
“arrepienten” y vuelven y se arrepienten de sus pecados sexuales pero semana a semana y
día con día siguen permitiéndolos y practicándolos activando los mecanismos mentales de
auto-engaño que comentamos más arriba. Estas personas van a la iglesia y están
“luchando” con sus adicciones y deseos sexuales pecaminosos, pero como ya dijimos en
realidad aunque ellos creen que se han arrepentido, sus vidas son una práctica continua de
caídas y “arrepentimiento”. En realidad los períodos de quietud sobre su vida sexual no se
pueden considerar progreso en la sanidad sexual.

Luego están las personas que ya están bastante cauterizadas y tienen una vida pecaminosa
licenciosa. Practican sus pecados sexuales y asisten a la iglesia como un estilo de vida, no
entienden que ese estilo de vida es pecaminoso y que un hijo de Dios no puede continuar
viviendo en ese estado de impureza ya que lo que demuestran es que no ha conocido
verdaderamente al Libertador, es decir a Jesús (es muy probable que no sean salvos).

También tenemos a todos aquellos que no están entregados a prácticas sexuales


pecaminosas pero que están dominados por la sensualidad y por miradas lascivas, ven y
permiten todo tipo de sensualidad y la toleran, sus formas de vestir y de ver la belleza está
cargada de sensualismo y tanto sus conversaciones como sus relaciones se mueven dentro
del ámbito de la sensualidad. Estas personas saben que los pecados sexuales no deben ser
parte del diario vivir de una persona que profesa ser cristiana pero de una forma u otra
justifican sus sensaciones como “normales” y que en realidad no son pecaminosas porque
también su entendimiento está entenebrecido, en menor grado que otras personas pero
finalmente entenebrecidos.

Finalmente tenemos a un grupo que vive en santidad pero que en su caminar por la vida
cristiana y producto de su contacto con personas y eventos que están cargados en mayor o
menor grado de sensualidad son tentados por la lujuria y sensualidad que vende el mundo
con sus agentes y medios de difusión. Estas personas si bien es cierto viven vidas
victoriosas en santidad, todavía son vulnerables en ciertos grados a los ataques de
sensualidad o de erotismo.

Exclusión de la vida de Dios:

En este peldaño de la degradación sexual, se encuentran todas las personas que viven vidas
esclavizadas a pasiones y deseos de sus cuerpos y apetitos y gustos sexuales pecaminosos,
no hay presencia de Dios en sus vidas aunque pueden vivir de “experiencias religiosas” no
tienen lo que es vital para la vida cristiana victoriosa que es la presencia de Dios fluyendo
todo el tiempo para vivir en santidad y honor.

Muchas de estas personas cuyo entendimiento está embotado, son religiosas y asisten a la
iglesia solo como una costumbre pero practican sus preferencias sexuales sin considerar las
advertencias y amonestaciones de la Palabra de Dios. En realidad las iglesias están llenas
de este tipo de personas las cuales son meramente religiosas pero no poseen la vida de

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 17 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

Dios en sus vidas. Podríamos decir que son personas que todavía están muertas en delitos
y pecados, no han nacido de nuevo, solo ven la vida cristiana como una buena preferencia o
estilo de vida religioso de cierto nivel.

Dureza de corazón:

Este último peldaño en la escalera de degradación sexual es el más letal y destructivo. Aquí
la vida está totalmente regida por pasiones y deseos carnales, las personas que se
encuentran en este peldaño viven vidas sexuales desenfrenadas y pecaminosas en extremo.

Si son casados(as) son infieles y si son solteros(as) fornican como algo normal en sus vidas,
viven y piensan solo en sexo, practican toda clase de aberración y pecado sexual; es decir
el sexo es un componente vital de su vidas, aquí tenemos personas que están cambiando de
parejas o tienen varias parejas aunque las otras no lo saben, mayormente son hombres
pero las mujeres también pueden ser encontradas dentro de este grupo de personas.

Por dureza de corazón nos referimos a una de las facetas que componen al ser humano, es
decir el corazón representa el centro y la base de la vida, tanto de la física como de la
psíquica. Sólo en relativamente pocas ocasiones se refiere al órgano físico (2 Samuel 18:14;
2 Reyes 9:24). En la mayoría de los casos se emplea corazón para denotar el hombre
interior, la esencia de las muchas facetas de su personalidad. Algunas de éstas incluyen las
siguientes:

1. El corazón es el asiento de la vida intelectual. Reconoce (Deuteronomio 8:5);


obtiene conocimiento de la Palabra (Salmo 119:11); es la fuente de malos
pensamientos y acciones (Mateo 15:19–20); tiene pensamientos e intenciones
(Hebreos 4:12); puede ser engañoso (Jeremías 17:9).

2. El corazón es el centro de la vida emocional. Ama (Deuteronomio 4:29); produce


auto-reproche (Job 27:6); se regocija y se alegra (Salmo 104:15; Isaías 30:29);
puede estar afligido (Nehemías 2:2; Romanos 9:2); tiene deseos (Salmo 37:4);
puede estar amargado (73:21).

3. Es el centro de la vida volitiva. Busca (Deuteronomio 4:29); puede volverse contra


alguien o algo (Exodo 14:5); puede endurecerse (8:15; Hebreos 4:7); es capaz de
escoger (Exodo 7:22–23); puede ser incircunciso (Jeremías 9:26; Hechos 7:51).

4. Es el asiento de la vida espiritual. Con el corazón el hombre cree para justicia


(Romanos 10:9–10). Para el creyente el corazón es la habitación del Padre (1 Pedro
3:15), el Hijo (Efesios 3:17), y el Espíritu Santo (2 Corintios 1:22). El corazón del
creyente debe ser puro (1 Timoteo 1:5; Hebreos 10:22) y circuncidado (Romanos
2:29).

En este peldaño en pocas palabras, la personalidad está totalmente y completamente


sumida en desenfreno sensual y pecados sexuales. Los comentarios, pensamientos,
deseos, recuerdos, todo en la vida de estas personas está regido por motivaciones sexuales,
cada vez que se conoce a una persona es una oportunidad que se ve abierta de poder llegar
a una relación con esa persona que de una forma u otra lo conduzca a tener sexo. En este
escalón el placer y la sensualidad son adorados como dioses, obviamente las personas que
viven en este escalón no lo creen así, ni lo piensan así, pero en realidad la Biblia dice
“donde está tu tesoro ahí está tu corazón”.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 18 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

Este tipo de personas, por increíble que parezca, también pueden ser halladas en la iglesia;
obviamente algunos incluso tienen el descaro de decir que son creyentes y se relacionan
con creyentes porque en realidad la iglesia es el ambiente ideal para poder “cazar” a
hermanas(os) (sobre todo hermanas aunque también hay mujeres seductoras) que sean
inocentes o mejor dicho con un mayor grado de inocencia o ausencia de malicia.

La escalera de degradación sexual descrita en la Biblia

Producto de la búsqueda de un mayor y mejor discernimiento, así como entendimiento de


cómo llegan a tomar control los desórdenes (pecados) sexuales en nuestras vidas, encontré
en la Biblia la “anatomía” y radiografía exacta de cómo llegamos los seres humanos a
esclavizarnos al pecado sexual, de hecho el objetivo era poder hallar en la Biblia la forma
detallada y específica de su accionar como parte también de mi lucha por la santidad en mi
vida en el área sexual.

Para mi más grata bendición pude comprobar que verdaderamente Dios es sabio y conoce
nuestros pensamientos y motivaciones más íntimas, por eso El nos ha dejado en Su palabra
La Biblia, todo el consejo que necesitamos para vivir vidas consagradas a Dios en el área
sexual. En ese sentido, cuando oímos a las personas pedir oración por liberación de pecados
sexuales nos damos cuenta de inmediato que no han escudriñado las escrituras lo suficiente
como para darse cuenta que la libertad y pureza sexual que tanto “anhelan” se pueden
encontrar en abundancia en la Biblia en las instrucciones, consejos y advertencias que Dios
dejó plasmada en Su Palabra tocante a la pureza sexual.

El pasaje de la escritura del cual estoy comentándoles (y este no es el único, hay cientos de
pasajes que instruyen sobre la pureza sexual, que más adelante trataremos) es el que
Pablo les escribió a los Efesios en el capítulo 4:17-24:

Esto digo, pues, y afirmo juntamente con el Señor: que ya no andéis así como andan
también los gentiles, en la vanidad de su mente, entenebrecidos en su
entendimiento, excluidos de la vida de Dios por causa de la ignorancia que hay en
ellos, por la dureza de su corazón; y ellos, habiendo llegado a ser insensibles, se
entregaron a la sensualidad para cometer con avidez toda clase de impurezas.

Este pasaje de la escritura es tan revelador porque muestra claramente cómo se desciende
en la escalera de degradación sexual. Dicho pasaje no es exclusivo solo para pecados
sexuales sino también para cualquier otro pecado, pero como dije antes; es una radiografía
en colores de cómo llegamos a esclavizarnos a vicios sexuales; es preciso mencionar aquí
que el apóstol Pablo en aquel tiempo les está escribiendo a los Efesios. Para entender
mejor la importancia de estar dirigido a los Efesios, analicemos cuál era el contexto cultural,
sobre todo social en los que los hermanos y demás personas vivieron en Efeso:

Ciudad en la costa occidental de la península de Anatolia, Turquía. Quedaba a orillas del río
Caistro, cerca de su desembocadura, pero ésta se fue segando hasta cerrarse como puerto.
Fue fundada por tribus de origen asiático que formaron pequeñas comunidades en sus
planicies, estableciendo un santuario a cierta deidad relacionada con la fertilidad que luego
se convertiría en el culto a la famosa Diana o Artemisa. Los griegos llegaron allí
aproximadamente en el año 1100 a.C. y cayó en manos romanas en el año 190 a.C.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 19 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

En los tiempos del NT era un centro importantísimo de las rutas del Oriente Medio hacia
Roma. Allí se juntaban tres de las grandes carreteras romanas y varios caminos más. Era un
verdadero emporio por donde pasaba el comercio de Roma y Grecia con las provincias más
orientales del Imperio. Tenía un teatro con capacidad para 25.000 personas. Es posible que
fuera allí, si se habilitó como estadio, donde Pablo dice que luchó contra fieras (1 Co.
15:32), a menos que se trate de una alusión figurada al famoso conflicto con la turba.

El más grande orgullo de Efeso, era el templo de Diana. Esta diosa era considerada hija de
Zeus y hermana gemela de Apolo. La representaban como una doncella cazadora, armada
de arco y flecha, que enviaba plagas a mujeres y animales. Se permitía libertad sexual en
su culto. En Efeso la estatua de Diana se decía que había “venido de Júpiter” (“caído del
cielo” —probablemente un meteorito) (Hch. 19:35) y se presentaba con una gran cantidad
de senos en su torso. Por eso se le llamaba Artemisa Polimastros (“Artemisa la de muchos
senos”). Se desconoce el proceso mediante el cual el ideal griego de pureza que
acompañaba a Diana tomó aquí esta forma.

El templo de Diana, una de las siete maravillas del mundo, era cuatro veces más grande
que el Partenón de Atenas. Fue destruido y reconstruido unas siete veces. Es posible que
Pablo tuviera esto en mente cuando escribe desde Efeso a los Corintios hablando en
términos de arquitectura (1 Co. 3:10–17). El servicio del templo estaba a cargo de
sacerdotes, eunucos y sacerdotisas. La prostitución femenina y masculina se ejercía en sus
recintos.4[1]

Esta era una ciudad cosmopolita donde frecuentes viajeros, visitantes y extranjeros tenían
que pasar producto de sus excelentes vías de comunicación y de su “poder” de atracción
debido a lo que se decía de ella y que en efecto era verdad, no solo eso; sino que la ciudad
ofrecía gran libertinaje sexual y era como un centro especializado de “amor” libre y de toda
práctica libertina en cuanto al sexo.

En los cultos del templo de Diana como la llamaban los romanos se ejercía la prostitución y
en los alrededores del templo se practicaba todo tipo de libertinaje sexual, en pocas
palabras la ciudad estaba cargada de erotismo y libertinaje sexual. En ese ambiente tan
complaciente de culto al sexo y adoración del cuerpo había una iglesia cristiana. Estos
seguidores de Cristo reciben la poderosa instrucción del apóstol Pablo en donde les exhorta
a: “no andar como andaban los otros gentiles, es decir los que no eran creyentes;
que vivían (andaban) en la vanidad de su mente, entenebrecidos en su
entendimiento, ajenos de la vida de Dios”

Lo cual demostraba su dureza de corazón con lo que habían llegado a ser insensibles,
detengámonos un momento aquí y meditemos en esta gran verdad, la insensibilidad no es
algo que se adquiere de la noche a la mañana, es una condición del corazón del hombre que
se va desarrollando poco a poco, en el caso de cristianos que antes de conocer a Cristo
tenían una vida muy libertina en cuanto al sexo esa insensibilidad puede cobrar vida cuando
saben que algo está mal en sus vidas y lo toleran, en una conducta permisiva y de auto-
conmiseración o de auto-justificación.

4[1]
Lockward, A. (2003). Nuevo diccionario de la Biblia. (319). Miami: Editorial Unilit.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 20 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

La insensibilidad se desarrolla pecando, cada vez que hacemos caso omiso a las
advertencias, consejos e instrucciones de Dios tocantes al sexo (y a otras áreas también de
nuestro diario vivir) se va generando en nuestras vidas insensibilidad, sobre todo la
incapacidad de discernir el origen y la fuente del pecado sexual en nuestras vidas, con lo
cual nos engañamos a nosotros mismos ya que pensamos que por ejemplo ver películas con
contenido erótico mientras no sea pornografía y sobre todo si se trata de una historia de
amor no tiene nada de malo, es precisamente en ese instante que estamos andando en la
vanidad de nuestra mente y si seguimos tolerando todo tipo de “placeres” físicos aun sean
solo visuales no hay duda que terminaremos ciegos y embotados y aceptaremos sin ningún
tipo de filtro todo lo que vemos y oímos.

Note que Pablo advierte que cuando la insensibilidad se arraiga en nuestras vidas nos
entregamos a la sensualidad para cometer con avidez toda clase de impurezas. No hay duda
que Pablo está dejando claro cómo los habitantes de Efeso habían llegado a tal depravación
sexual, por eso la advertencia de no vivir como esos gentiles que no conocían a Dios, sino
que estaban cautivos de sus pasiones y deseos.

El apóstol encarga a los efesios, en el nombre y por la autoridad del Señor Jesús, que
habiendo profesado el evangelio, no deben ser como los gentiles inconversos que andaban
en la vanidad de su mente y en afectos carnales. ¿No andan los hombres en la vanidad de
su mente por todos lados? ¿No debemos, entonces, enfatizar la distinción entre los
cristianos reales y los nominales? Ellos estaban desprovistos de todo conocimiento salvador;
estaban en tinieblas y las amaban más que a la luz. Les disgustaba y aborrecían la vida de
santidad, que no sólo es el camino de vida que Dios exige y aprueba, y por el cual vivimos
para Él, sino tiene alguna semejanza a Dios mismo en su pureza, justicia, verdad y bondad.

La verdad de Cristo se manifiesta en su belleza y poder cuando aparece en Jesús. —La


naturaleza corrupta se llama hombre; como el cuerpo humano tiene diversas partes que se
apoyan y fortalecen entre sí. Los deseos pecaminosos son concupiscencias engañosas;
prometen felicidad a los hombres pero los vuelven más miserables; los llevan a la
destrucción, si no se someten y se mortifican. Por tanto, deben quitarse como ropa vieja y
sucia; deben ser sometidas y mortificadas. Pero no basta con sacarse los principios
corruptos: debemos tener principios de gracia. Por el hombre nuevo se significa la nueva
naturaleza, la nueva criatura, dirigida por un principio nuevo, la gracia regeneradora, que
capacita al hombre para llevar una vida nueva de justicia y santidad. Esto es creado o
producido por el poder omnipotente de Dios.5[2]

Esta escalera de degradación sexual puede ser evitada con tan solamente obedecer sus
advertencias. Lamentablemente las personas que se declaran cristianas las ignoran y en un
menor o mayor grado se encuentran en uno de sus escalones, no es de extrañar porque hoy
vemos miles y miles de personas que van a la iglesia, cantan, ofrendan, van a los estudios
bíblicos, participan de todas y cada una de las actividades de la iglesia pero aun así siguen
esclavas de sus pasiones y deseos, lo más triste de todo este panorama, es que esas
personas se engañan a sí mismas y tienen vidas licenciosas y vidas dobles porque aunque
aparentan ser cristianas es muy probable que no hayan nacido de nuevo y solo tengan una
vida religiosa que es como un sedante para mantener la conciencia tranquila y dormida,
obviamente muchas de esas personas no piensan que eso es lo que les está aconteciendo.

5[2]
Henry, M. (2003). Comentario de la Biblia Matthew Henry en un tomo. (946). Miami:
Editorial Unilit.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 21 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

Muchas personas que van a la iglesia piensan que solo porque no ven pornografía o porque
no buscan material erótico y en sentido general no se envuelven en actos despreciable
tocantes al pecado sexual, no están cautivas y controladas por pecados sexuales, porque
“sienten” y piensan que están viviendo vidas santas. Lamentablemente muchas de estas
personas aunque sienten y piensan de esa manera, no hay duda de que sí están
influenciadas por la sensualidad; esto es muy fácil de comprobar observando simplemente
cómo se visten las mujeres que van a la iglesia, han perdido el pudor y la decencia,
muestran escotes pronunciados, ropa extremadamente apretada, cuando se visten lo hacen
tratando de resaltar algunas partes de su cuerpo y ocultar otras para poder verse más
“bellas”.

Pasan mucho tiempo contemplándose en el espejo para ver si se ven “bellas” pero lo que no
saben es que verdaderamente están buscando verse sensuales y atractivas, ellas llaman a
eso verse “bonitas”, con todo ese ritual de adoración a la “belleza” no saben que se
preparan para que los hombres que también van a la iglesia se den un banquete de lascivia
y de morbo. En pocas palabras la iglesia se ha vuelto un lugar donde mostrar sensualidad y
donde poder satisfacer los deseos de los ojos. En realidad no se sabe si es un culto de
adoración o un culto a la sensualidad.

Por otro lado las mujeres adoran las imágenes que de sí mismas ven en sus espejos y viven
para moldear y conservar la figura, invierten más tiempo en su atractivo físico y se van
poniendo más despreciables en su belleza espiritual, se alistan y preparan para los ojos de
algunos hombres cargados de adulterio mientras que su Señor y Salvador tiene que taparse
los ojos.

Los hombres por su lado, siempre hambrientos de poder descubrir algún ángulo perfecto de
la anatomía de alguna “hermana”; alguna mirada incitante o provocadora de una “inocente”
y “distraída” hermana, la cual está vestida con prendas pequeñas (dos o tres tallas menores
de las que en realidad debería usar… porque ella se viste a la moda). Estos están siempre
con los ojos atentos para poder alimentar la lascivia que las “hermanas” en Cristo les
producen, todo lo que pueda darles alguna gratificación sexual es lo que buscan y se llaman
“cristianos”, hombres que para expresar su amor por alguna hermana la aprietan contra su
pecho para poder demostrarle el “amor de Cristo”, sintiendo las sensaciones que el contacto
físico con esa hermana les produce, para buen entendedor pocas palabras.

La sensualidad, el morbo y la lascivia han inundado la iglesia, no hay duda que el


entendimiento está entenebrecido y las advertencias, consejos e instrucciones tocantes a la
vestimenta, pudor, cuidado de los ojos, contacto físico, etc. son ignorados o considerados
como legalistas y anticuados.

Tanto el mundo como la iglesia está viviendo la era del Eros, unos de una forma descarada
y otros de una forma más “santificada”; para Dios ambas son vergonzosas y en extremo
pecaminosas y le causan nauseas a Dios, no es de extrañar que Cristo les dice a los tibios
que los vomitará de su boca.

La Voluntad de Dios con respecto a la pureza del cuerpo

Hay varios niveles de entendimiento en cuanto a pureza sexual se refiere y de igual forma
en cuanto a los pecados sexuales, tener la perspectiva de Dios es lo que comienza el camino
de la sanidad, note que dijimos “comienza” porque la sanidad sexual es un proceso, es todo

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 22 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

un caminar; no es lo que muchos esperan que como un toque de magia serán libres y ya
mas nunca tendrán caídas o vidas rendidas al pecado sexual.

Este camino a la sanidad sexual empieza contrarrestando cada peldaño de la escalera de


degradación sexual, pero el detalle y la forma como sanamos lo trataremos más adelante, lo
que vamos a tratar en esta parte del estudio es lo que dice Dios en su palabra (la
perspectiva y entendimiento bíblico) de lo que para Dios significa que una persona transite
el camino de la depravación sexual, en cualquiera de sus niveles, esa verdad es la que una
vez que es “revelada” a nosotros comienza a formar en nosotros las actitudes y
disposiciones que para Dios son necesarias tener en el camino de la sanidad sexual.

En el libro de Levítico encontramos varias instrucciones que no pueden pasar desapercibidas


en nuestras vidas:

Levítico 15: Las indicaciones para la atención de trastornos e higiene de los órganos
sexuales son muy importantes. En el caso de las secreciones del hombre, se divide en dos.
El primer caso (vv. 2–15) se refiere a una enfermedad de los órganos sexuales. Después de
restablecerse, la persona debía presentar un sacrificio por el pecado y un holocausto (v.
15).

El segundo se refiere a una emisión natural de semen que se diera en forma espontánea o
por relación sexual con mujer (vv. 16–18). En tal caso, el hombre debía bañarse y lavar sus
ropas o cualquier cosa sobre la que el semen hubiere caído. La esposa debía purificarse
también. No se exige en ninguno de los dos casos la presentación de ofrendas, debido a que
son actos naturales.

En la Biblia, el sexo dentro del matrimonio se considera como algo natural y como un deber
de los cónyuges (1 Corintios 7:3); jamás se refiere a él como pecado. Más bien, puede ser
factor de prevención de éste, cuando se practica dentro del matrimonio y como Dios manda
(1 Corintios 7:2; 5).

Cuando la mujer tuviere flujo de sangre normal (“menstruo” vv. 19–24) debía purificarse
junto con todas las cosas sobre las que se hubiere acostado o sentado (v. 20, 22). Quienes
tocaran esas cosas también debían purificarse (vv. 21–23) así como el esposo si tuviere
coito con ella (v. 24). Si se trataba de un flujo distinto, más prolongado de lo normal, o
causado por enfermedad (vv. 25–33), entonces la mujer debía purificarse y además esperar
siete días adicionales después de cesar el flujo (v. 28), para ofrecer los sacrificios
requeridos (vv. 29–30).

El propósito de estos mandamientos tocante a los fluidos sexuales era estar limpios y aptos
para acercarse a Dios a través del tabernáculo y procurar la pureza e higiene del cuerpo
(vv. 31–33). Todas las indicaciones del Señor señalan progresivamente a la necesidad de
alcanzar la pureza física y espiritual que permita a las personas que las cumplan, participar
sin restricción alguna en el culto a Dios.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 23 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

Un aspecto importante de la mayordomía cristiana es saber reconocer entre lo inmundo y lo


limpio, lo bueno y lo malo, lo que promueve el crecimiento espiritual y lo que lo impide
(pecado).6[1]

Levítico 18: Algunos principios morales, 18:1–30. No haréis... (v. 3) es una


advertencia para evitar las costumbres de los paganos. El cap. 17 dice que no deben
ponerse en posición de ser tentados a ofrecer a los demonios (17:7). El cap. 18 enfatiza que
deben dejar atrás todas las prácticas del paganismo, sea de Egipto o de Canaán: No
seguiréis sus costumbres (v. 3). Todas las leyes enfatizan que ellos son diferentes de sus
vecinos. Jehová es su único Dios. La religión de Israel no es una extensión o una copia de
las religiones de los pueblos a su alrededor. Los que dicen que los israelitas solamente
aceptaron y adaptaron las ideas paganas en sus rituales ignoran estos versículos. Este
principio en Levítico es el que Pablo enseña en 2 Corintios 6:17: ¡Salid de en medio de ellos
y apartaos!... No toquéis lo impuro... Para Pablo, lo impuro eran las cosas y costumbres del
mundo pagano. El cristiano debe ser diferente.

El capítulo desarrolla leyes sobre la vida moral. Las leyes se pueden dividir en cinco grupos.

Leyes sobre las relaciones sexuales (vv. 6–17). La frase “descubrir la desnudez” aparece en
todos estos versículos y se refiere a actos sexuales. Son prohibiciones de relaciones
sexuales dentro de la familia: con parientes cercanos (v. 6), con padre o madre (v. 7), con
madrastra (v. 8), con hija de su madre o padre con otra persona (vv. 9, 11), con nieta (vv.
10, 17), con su tío o tía (vv. 12–14), con la nuera (v. 15), con su cuñada (v. 16). La frase,
su desnudez es tu propia desnudez (v. 10) indica relación familiar. Es la idea de la frase:
sangre de su sangre. Entonces, las leyes tratan con relaciones incestuosas. Un principio
importante en el pasaje es que respeten a todos los miembros de su familia. La relación
familiar es sagrada.

El segundo grupo de leyes morales tiene que ver con relaciones con su mujer (vv. 18–20).
El v. 18 dice que un hombre no debe tomar (casarse con) dos hermanas. Tal situación
produce problemas en la familia (recuerde la situación con Jacob).

El v. 19 es referencia a la ley que se encuentra en 15:19–23.

El v. 20 prohíbe relaciones sexuales con la esposa del prójimo. Hay que guardar una
relación de honra entre la comunidad.

Moloc era el dios pagano del fuego (v. 21). Los cananeos echaron sus hijos en el fuego,
sacrificándolos a Moloc. Era una práctica común en el mundo pagano. Israel no debe ser
tentado por las costumbres de sus vecinos. (Acaz, el rey rebelde de Judá, pasó a su hijo por
el fuego de Moloc según 2 Crón. 28:3.) Los vv. 22 y 23 incluyen dos leyes sobre el mal uso
del sexo: homosexualidad (v. 22) y relaciones con animales (v. 23). Pablo condena los dos.
En Romanos 1:26, 27 y 1 Corintios 6:9 se trata con la homosexualidad. Tales relaciones no
son naturales y no tienen lugar en la comunidad del pueblo de Dios.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 24 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

Aplicación a la vida: Los principios morales son eternos, siempre tienen vigencia. La
ciencia médica respalda la inconveniencia de matrimonios consanguíneos, porque producen
nacimientos anormales. Las leyes civiles en muchos países se rigen por estos principios.

El capítulo termina con algunas advertencias sobre las violaciones incluidas en los versículos
anteriores. “La tierra vomitó a sus habitantes”, es decir que estas costumbres inmorales de
los paganos trajeron la ira de Jehová. Por tales prácticas Dios les echó de la tierra. Israel
puede experimentar la misma condenación si practica las abominaciones de sus vecinos.
Jehová es su único Dios (v. 30).

Ellos son diferentes y su vida debe demostrar la diferencia. Si no, Dios va a excluirles de en
medio de su pueblo (v. 29). No hay razón de ser si es otra nación pagana. El motivo para
cumplir es reconocer que Yo, Jehová, vuestro Dios (v. 30; ver vv. 5, 6, 21). Esta es una
lección para el cristiano. Pablo demanda que la iglesia en Corinto trate con este problema
porque es una abominación para la iglesia de Cristo (ver 1 Cor. 5).7[2]

La pureza en el ámbito sexual es de vital importancia para Dios, pretender que Dios cierra
los ojos frente a las desviaciones sexuales es un gran error, muchas personas piensan que
como no les llega un juicio de inmediato en sus vidas creen que pueden seguir practicando
sus desenfrenos sexuales, lo que no saben es que Dios es lento para la ira y grande en
misericordia y verdad, si una persona es verdaderamente un hijo(a) de Dios, las disciplina
de Dios tarde o temprano llegara a su vida, pueden pasar 15 o 20 años la disciplina llegará,
eso lo asegura la Palabra de Dios y el testimonio de cristianos que han pasado por eso lo
corrobora.

Por otro lado muchas veces se ha dicho que a Dios no le importa lo exterior sino el corazón
del hombre, creo que hay una verdad en eso innegable, pero existe un riesgo muy grande
cuando es utilizada como licencia para hacer con el cuerpo lo que se quiera, por eso es
importante rescatar el concepto y valor incalculable que Dios le da a la pureza del cuerpo,
para eso necesitamos ver lo referente a consagrar el cuerpo a Dios.

1 Corintios 6:12-20: Entre algunos de los creyentes corintios había una tendencia gnóstica
en la que se afirmaba que lo material no era perecedero, por tanto, no importaba lo que
uno hiciera con ello. Este concepto despectivo de lo material es clásicamente de origen
griego. Este desprecio por el cuerpo resultaba en dos reacciones dispares. Por un lado, el
partido libertino abogaba porque hubiera una licencia sexual, porque total el cuerpo
acabaría al finalizarse esta vida. El otro partido entre los de tendencia gnóstica abogaba a
favor del ascetismo, porque había que subyugar lo material a lo espiritual. Aquí Pablo
valiente e inteligentemente confronta los argumentos de los libertinos entre los corintios.

El Apóstol emplea la misma argumentación griega (la diatriba) al refutar los errores (v.
12a). Algunas versiones bíblicas ponen las palabras “Todas las cosas me son lícitas” entre
comillas, ya que representan el argumento de los libertinos. Pablo da expresión al
pensamiento de ellos para luego refutarlo. En cierto sentido, esto era difícil para Pablo, ya
que él mismo enseñaba la libertad en Cristo, especialmente la libertad ante las reglas

7[2]
Carro, D., Poe, J. T., Zorzoli, R. O., & Editorial Mundo Hispano (El Paso, T. (1993-<1997).
Comentario bı́ blico mundo hispano Levitico, Numeros, y Deuteronomio (1. ed.) (104). El Paso,
TX: Editorial Mundo Hispano.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 25 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

dietéticas. Sus enseñanzas positivas al respecto llegarían a ser usadas equivocada y


engañosamente por los libertinos.

En esta parte del texto el Apóstol accede a la verdad potencial respecto a la libertad, pero
enseguida refuta la conversión, por parte de los corintios, de la libertad en libertinaje.
Asevera que la libertad es buena, pero ésta se limita de dos maneras: (1) ¿Es mi acción
libre conveniente para los que están en mi derredor? Es decir, ¿logra mi libertad el bien
social? (2) ¿Es mi acción libre conveniente para mí mismo? ¿Resultará mi acción libre en mi
propia esclavitud al sensualismo? En efecto, Pablo dice que si yo tengo autoridad y dominio
sobre mis acciones está bien, pero si mis acciones cobran una autoridad y dominio sobre mi
persona, pierdo mi libertad. Me convierto en esclavo de mis acciones. El Apóstol se niega a
que esto suceda.

Cuerpo sin valor 6:12, 13: Entre los griegos el cuerpo no tenía valor alguno. Proverbios
como: “El cuerpo es una tumba”, o “yo soy una pobre alma encadenada en un cadáver”,
muestran que para los griegos el alma era la que poseía el valor; para ellos el cuerpo solo
era la cárcel del alma.

De nuevo Pablo cita el refrán en boga entre los libertinos (v. 13a). Con esta expresión, ellos
decían que el cuerpo y todo lo pertinente a él eran religiosamente indiferentes. De nuevo,
Pablo accede en parte a que la comida en sí no tiene que ver con el reino de Dios (Rom.
14:17; 1 Cor. 8:8). El problema era que los libertinos entre los corintios se basaban en esta
enseñanza paulina para abogar por la licencia sexual. En efecto, ellos decían “el cuerpo para
las relaciones sexuales y las relaciones sexuales para el cuerpo”. No es insignificante que el
decreto del Concilio de Jerusalén (Hech. 15:29) y las palabras de Jesús (Apoc. 2:14)
concuerden en asociar la comida con la inmoralidad.

Dado que el Apóstol creía en la resurrección del cuerpo, es sorprendente que no modifique
un poco sus palabras acá, pero no lo hace (v. 13b). Lo que hay que reconocer es que Pablo
sí afirmaba que Dios mismo había dispuesto tanto el proceso de la digestión como la
disolución del cuerpo físico en la muerte. Es importante recordar también que para Pablo el
“cuerpo” es mucho más que un conjunto de tejidos corporales. Como buen judío, siguiendo
el pensamiento hebreo, “cuerpo” implicaba para él toda la persona. También en la
resurrección, Dios garantizaba la supervivencia de la persona con un cuerpo transformado.

La RVA acierta al iniciar un nuevo párrafo con la tercera parte del v. 13, ya que se inicia una
discusión nueva sobre las convicciones del Apóstol respecto al cuerpo. Aunque es cierto que
en este caso Pablo no distingue entre el cuerpo físico y el cuerpo resucitado, parece que
piensa en ambos al decir que el cuerpo es para el Señor (v. 13c). Pareciera que hay una
relación estrecha entre los dos, porque el trato que se le dé a uno afectará de alguna
manera al otro. El cuerpo es algo que cae dentro del alcance de la obra salvadora de Cristo.
Por esto es de él. No le corresponde al creyente, pues, contaminarlo en la fornicación. Cae
por su propio peso la asociación que hacen los libertinos entre “el estómago” y “el cuerpo”
como si fueran una misma cosa.

Con el v. 14 Pablo refuerza su rechazo de la postura de los libertinos. Estos habían


despreciado el cuerpo tildándolo de algo pasajero y sin valor, por lo tanto se podía hacer lo
que a uno le placiera con él. Afirmaban que debido al carácter efímero del cuerpo físico no
importaba que éste se empleara en la lascivia e inmoralidad sexual. Es importante recordar
que los griegos en general diferían mucho de los judíos en su concepto y apreciación del

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 26 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

cuerpo. Para los griegos, el cuerpo era la celda en la que estaba presa el alma. El alma era
inmortal y lo único que valía. Como celda e impedimento para el alma, el cuerpo era
despreciado. Por ende, los griegos siempre insistían en la inmortalidad del alma y la
denigración del cuerpo como algo despreciable.

El Apóstol insiste, al contrario, en que el cuerpo le importa a Dios porque él promete la


resurrección de éste. El que Dios hubiera resucitado a su Hijo Jesús, proveía la base y
condición para que los creyentes en él también experimentaran la resurrección. Este hecho
dignifica el cuerpo de tal modo que la postura de los libertinos se hace insostenible. Como
se sabe (15:12), había entre los corintios algunos que no creían en la resurrección corporal
de los creyentes. Lo más probable es que los libertinos se encontraban entre ellos. Acá en
este texto Pablo se incluye entre los que serían resucitados en el postrer día. El hecho de
que la naturaleza del cuerpo como expresión de la persona integral no sea transitoria sino
que será partícipe de la resurrección, implica que los hombres no deben usarlo para la
inmoralidad.

Los griegos y la fornicación 6:15: La fornicación entre los griegos no representaba


pecado; era algo normal a causa de la adoración a Afrodita, la diosa de la prostitución
sagrada.

Pero el que se une con el Señor, un solo espíritu es (6:17).

En el versículo que sigue Pablo tiende a repetir y a hacer énfasis sobre sus argumentos
anteriores. Con estas palabras el Apóstol reitera que debían estar enterados de enseñanzas
ya impartidas a ellos, pero se portan como si no las supieran (v. 15a). Posteriormente en la
misiva Pablo va a hablar de los creyentes como a miembros del cuerpo de Cristo, o sea, la
iglesia (12:12–27). En esta ocasión, no obstante, dado el tema a mano, enseña que los
cristianos son miembros de Cristo mismo corporalmente (ver Rom. 12:5). Como resultado
del bautismo cristiano, o sea su identificación con la muerte de Cristo (Rom. 6:3–7), el
cuerpo del creyente (su persona) llega a formar parte del Redentor. Es inconcebible que el
creyente pueda usar parte de su cuerpo (que es también parte del cuerpo de Cristo) para
unirlo a una prostituta (v. 15b).

El acto sexual no es sólo una función del cuerpo. Es la unión física, pero también es unión
mental (v. 16). Al unirse un hombre con una prostituta se hace uno con ella (Gén. 2:24). La
unión es una experiencia carnal y sólo promueve la vida carnal, es decir, una vida egoísta,
centrada en sí misma. La unión del creyente con Cristo es espiritual y resulta en una vida
totalmente contraria, una vida altruista, centrada en el bienestar de otros (v. 17). Aparte de
lo repulsivo y lo improcedente de unir una parte del cuerpo de Cristo con una ramera, Pablo
reconoce que es totalmente incongruente e incompatible con la vida cristiana. Es notable
que para Pablo la unión del cuerpo del creyente con una prostituta se caracterice por lo
carnal.

La unión del cuerpo del cristiano con Cristo resulta en lo espiritual. Lo carnal representa
para Pablo no tanto el cuerpo físico, sino la naturaleza depravada del hombre, la naturaleza
enemistada con Dios. Lo espiritual es para el Apóstol la unificación e identificación del
propósito del hombre con el de Dios. Ser “un solo espíritu” con Cristo es la condición bajo la
cual el hombre es capacitado para vivir la vida centrada en Dios y en otros. Con esta
condición, instigada y hecha posible por el Espíritu de Dios, el hombre paulatinamente va
asemejándose a Cristo. Llama la atención poderosamente que el contraste que hace Pablo

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 27 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

es entre la carne y el espíritu, no entre el cuerpo y el alma. Los griegos son los que hacen
una dicotomía radical entre los dos últimos. El Apóstol nunca hace que la lucha sea entre
cuerpo y alma, sino entre la naturaleza carnal del hombre y su naturaleza espiritual
otorgada por Dios.

Algunas versiones bíblicas traducen el verbo como “evitar” (v. 18a). Aunque este sentido
puede incluirse en el significado del verbo, la idea principal es la de huir o apartarse
velozmente de un mal. Con el conocimiento que Pablo tenía del AT, es del todo posible que
tenga en mente la acción de José, al escaparse éste de las maliciosas tentaciones de la
esposa de Potifar (Gén. 39:12). Esta parte del texto (v. 18b) es difícil en su interpretación.
Es obvio que hay otros pecados que afectan el cuerpo del hombre, tales como la glotonería
y la embriaguez. Estos males definitivamente son medios por los cuales el hombre puede
pecar contra su propio cuerpo.

Pero, con todo, lo más probable es que el Apóstol esté pensando en la naturaleza particular
de la inmoralidad sexual. En el acto sexual ilícito el hombre peca contra su propia persona
(su cuerpo) al entregar más de la cuenta de su emoción, su mente y su voluntad a otra
persona que no sea su cónyuge. Y esto es en contra de la voluntad expresa de Dios. En esta
unión íntima fuera de la voluntad de Dios tanto el hombre como la mujer se dañan a sí
mismos.

Llama poderosamente la atención, sin embargo, que el Apóstol no aborda la cuestión del
valor de la mujer dentro de este contexto. Aun así, la razón principal por la que el hombre
se daña a sí mismo en la unión con una prostituta (posiblemente una “sacerdotisa” del culto
pagano) no es ni sicológica ni sociológica. La razón principal es teológica: al cometer la
inmoralidad, el hombre niega la santidad del cuerpo para una relación posterior con Dios.

La fornicación destruye a todos 6:18, La fornicación se muestra como:

1. Un pecado contra Dios.

2. Un pecado contra la otra persona.

3. Un pecado contra el mismo cuerpo del fornicario.

Pablo, por sexta vez en esta carta, inicia una frase con esta pregunta (v. 19). Se supone
que los lectores deberían, a estas alturas, reconocer que aparentemente habían fracasado
en algunas de las lecciones impartidas por el Apóstol. ¿Serían lentos para aprender? En
3:16 Pablo había hablado de la iglesia como el templo del Espíritu. Ahora, la misma
metáfora es trasladada al creyente individual. Tanto la filosofía griega (el estoicismo) como
algunos dentro del judaísmo contemporáneo decían que el alma era lugar de habitación del
Espíritu. Pablo insiste, en cambio, que el cuerpo del creyente es donde mora el Espíritu.
Esta diferencia es significativa.

Uno de los estoicos del siglo I afirmaba que el Espíritu moraba en el alma del hombre por
medio de la razón. El apóstol misionero, no obstante, enseñaba que el Espíritu radicaba en
el cuerpo del cristiano por la gracia. Hay que recordar que para Pablo el cuerpo
representaba la persona integral: su emoción, su voluntad, su intelecto. Es decir, por la
redención en Cristo Jesús, el Espíritu Santo es una dádiva de Dios que radica en la totalidad

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 28 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

de la persona creyente. Precisamente por la redención en Cristo (ver Ef. 1:7; 1 Ped. 1:17–
19), el cristiano no pertenece a sí mismo, sino a Dios.

Dios lo ha comprado con la sangre de Cristo, y esto por su gracia. Por la estrecha relación
entre la salvación del hombre en Cristo y el Espíritu Santo, es imposible que éste no esté
presente en el creyente desde el inicio y hasta el final de su caminata con Jesús.

La figura de la restauración de un esclavo al estado de un hombre libre es prominente en el


pensamiento del Apóstol (v. 20). Aunque había ejemplos de esto en la sociedad
contemporánea debido a la práctica de la esclavitud que abundaba en el mundo romano,
Pablo saca su punto de comparación mayormente del AT.

Este abunda en sus usos del concepto del pago de un precio por la libertad del esclavo (ver
Éxo. 6:6; 13:13; Rut 4:4 ss.; Sal. 103:4; Isa. 43:1). Acá en este contexto el Apóstol no
recalca tanto el acto de la redención sino las posibilidades del redimido para servir a Dios.
Ya ha sido liberado de su esclavitud al pecado, por lo tanto debe servir a Dios con todo su
ser (el cuerpo) al glorificarlo. Claramente esto implica que el cuerpo liberado no debe volver
a la esclavitud, con lo cual participaría en la inmoralidad sexual.8[3]

Anhelo vs. Voluntad en el camino de la sanidad sexual.

Mucho de lo que escuchamos y vemos de las personas que expresan poder ser sanadas del
pecado sexual, lamentablemente solo es deseo, anhelo y simples intenciones, la verdad es
que en lo más profundo del corazón no existe la voluntad de ser sano, es por eso que vez
tras vez vemos que vuelven a cometer los pecados que tanto “desprecian” (eso es lo que el
corazón engañoso y perverso, nos hace creer) pero en lo más profundo del corazón se ama
y adora al pecado sexual por la gratificación y el placer que causa.

La iglesia está llena de personas que desean ser liberadas del pecado sexual pero
lamentablemente solo son deseos, existe una diferencia extrema entre expresar un deseo
(anhelo) y poseer la voluntad necesaria que solo puede ser producida por la intervención de
Dios en la vida de quien realmente se da cuenta de su naturaleza caída y que necesita
desesperadamente la ayuda e intervención de Dios.

Hay una gran diferencia entre anhelar algo y tener la voluntad real y decidida de alcanzar
ese algo, las personas que están esclavizadas a pecados sexuales luchan y luchan buscando
la forma o la manera de ser libres de esa esclavitud, pero por más que lucha y luchan sus
esfuerzos son infructuosos y vacíos, ya que vuelven a pecar y a cometer los mismos
pecados sexuales de siempre, hay casos incluso de personas que buscan que otro hermano
en la fe ore por ellos imponiéndoles las manos para “libertarlos” del demonio de la
fornicación.

También vemos como muchos predicadores como si fueran vendedores ambulantes ofrecen
liberación y sanidad a todos aquellos que están cautivos de algún “demonio” que les lleva a
cometer esos pecados que ellos creen que tanto desprecian, la verdad de todo esto es, que

8[3]
Fricke, R., Sánchez, G., Caruachı́n, C., Hill, T. W., Baldeón, E., & Editorial Mundo Hispano
(El Paso, T. (2003). Comentario bı́ blico mundo hispano 1 y 2 Corintios (1. ed.) (86). El Paso,
TX: Editorial Mundo Hispano.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 29 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

en la mente de los así llamados “cristianos” se tiene la idea y el concepto de que si algún
“ungido de Dios” ora por mi… entonces seré verdaderamente libre de mis pasiones y
deseos, otros insisten tanto en que se trata de guerra espiritual y comienzan a reprender y
echar fuera a los demonios de la lujuria, fornicación, adulterio, lascivia, masturbación,
morbosidad, etc. Todo este circo, lamentablemente tenemos que llamarlo por su nombre es
un circo; pretende que como el mago con su “poder” hace desaparecer las cosas, el ungido
haga desaparecer como por arte de magia los deseos pecaminosos y las pasiones sexuales
descontroladas de sus seguidores.

Todo lo que un hombre o una mujer haga para poder ser libre de sus “ataduras” sexuales,
cuando no tienen resultados es demostración que solo son anhelos, simples deseos de un
corazón perverso y engañoso que en realidad adora y ama estar cautivo a ese estilo de vida
y a sus pecados sexuales licenciosos, no importa cuánto se llore o se gima delante de un
altar o de un pulpito, no importa cuántas promesas y pactos de santidad se le haga a Dios,
no importa cuánto dolor y llanto puedan expresar los cautivos de pecados sexuales en una
“reunión o culto de liberación”, no importa que “ungido” ore por mí, no importa cuántos
demonios “sexuales” se reprendan, no importa cuantas palabras o “conjuros” de liberación
se puedan decir, en resumen no importa cuando se haga por obtener libertad del pecado
sexual, cuando la libertad no llega es porque en realidad Dios no está en la ecuación, es
doloroso decirlo y expresarlo de esta manera pero mis queridos hermanos(as) la Biblia dice:

(Juan 8:31-32)…Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos


y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

No hay duda entonces que si decimos conocer la verdad y la verdad no nos ha hecho libres,
es porque no hemos conocido la Verdad de Dios, puede ser la verdad de los hombres o de
algún predicador, pero si no me hace libre de mis pasiones y deseos, no es la Verdad de
Dios.

Hay personas que por años y años mantienen estilos de vida inmorales y pecaminosos en el
área sexual sin embargo van a la iglesia y oran y cantan y ayunan, pero tienen vidas
miserables, están cautivas por el pecado sexual en cualquiera de sus formas, hay cientos y
cientos de personas que se han acomodado a ese estilo de vida y lo que hacen es pecar y
confesar, pecar y confesar y así sucesivamente, lo único que hacen es engañarse a sí
mismos y acallar sus conciencias si es que ya no están cauterizadas por el pecado y la
insensibilidad.

Pueden expresar con sus bocas que se arrepienten, incluso pueden llorar, abatirse y dolerse
mucho en alguna reunión especial de liberación o de consagración a Dios, para darse cuenta
una vez más… que solo basta con salir de la iglesia y ya estarán pecando de nuevo,
cargando sus ojos de lujuria, deseando satisfacer sus pasiones y deseos, así existen cientos
y miles de casos, todos esos casos son la demostración real que los deseos o los anhelos de
santidad no lograran nada en la vida de personas que se creen o se llaman “cristianos” no
importa cuando yo desee ser santo, no importa incluso cuanto pueda leer sobre santidad,
no importa cuando yo pueda saber sobre santidad, si la verdadera voluntad de ser libre no
llega por la revelación de la Palabra de Dios a la vida de una persona esa persona seguirá
cautiva de sus pasiones y deseos.

Solo cuando Dios interviene en la escena de mi miseria espiritual y cuando verdaderamente


me doy cuenta que estoy pecando (ofendiendo, burlándome, “engañando”, contristando,

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 30 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

apagando, deshonrando, etc.) contra Dios y que aun no he sido consumido; es por la
misericordia de Dios, es cuando la Luz llega a lo más profundo de mi vida que comienza el
proceso de sanidad.

Cuando el Espíritu Santo trae convicción a mi vida que soy digno de muerte y que Dios no
ha desatado todavía su ira sobre mi vida es que la verdad sobre mis pecados y la santidad
de Dios comienzan a cobrar vida en mi vida, y entro en una convicción real y verdadera de
que mis pecados sexuales son despreciables delante de Dios, en ese momento es cuando
comienzo a experimentar lo sucio y repugnante que es para Dios ver a uno de sus hijos
revolcarse en la sensualidad y en el libertinaje sexual; sobre todo cuando después de que se
ha practicado toda clase de libertinaje sexual uno diga que puede seguir siendo llamando
hijo de Dios, recordemos que los hijos reflejan lo que son sus padres, si somos hijos de Dios
debemos reflejar su Santidad.

Un ejemplo muy claro de la intervención de Dios en la vida de un hombre de Dios es el caso


de David, la Biblia nos narra como David en el tiempo en que los reyes van a la guerra, el
había decidido “relajarse” un poco (mas adelante estaremos utilizando la historia de David
para analizar la manera exacta en que el pecado sexual opera en nuestras vidas) y en ese
momento de su “relax” peco contra Dios porque mando llamar a Betsabé y cometió
adulterio con ella, paso el tiempo y luego Natan profeta de Dios apareció en la escena y
solicitando su apreciación del abuso que cometió “un hombre rico” con un hombre que solo
tenía una ovejita, David expresa que ese hombre es digno de muerte:

(2Sa 12:5-6) Y se encendió la ira de David en gran manera contra aquel hombre, y dijo a
Natán: Vive el SEÑOR, que ciertamente el hombre que hizo esto merece morir y debe
pagar cuatro veces por la cordera, porque hizo esto y no tuvo compasión.

Hasta ese momento David parecía dormir tranquilo y sin ningún pesar por su maldad y
pecado, sobre todo cuando la ley decía lo siguiente:

(Lev 20:10) "Si un hombre comete adulterio con la mujer de otro hombre, (que cometa
adulterio con la mujer de su prójimo), el adúltero y la adúltera ciertamente han de morir.

Pero cuando el profeta Natán interviene obedeciendo la voz de Dios que lo envía a enfrentar
a David le profetiza y revela lo siguiente:

(2Sa 12:7-12) Entonces Natán dijo a David: Tú eres aquel hombre. Así dice el SEÑOR, Dios
de Israel: "Yo te ungí rey sobre Israel y te libré de la mano de Saúl”.

"Yo también entregué a tu cuidado la casa de tu señor y las mujeres de tu señor, y te di la


casa de Israel y de Judá; y si eso hubiera sido poco, te hubiera añadido muchas cosas como
éstas”.

"¿Por qué has despreciado la palabra del SEÑOR haciendo lo malo a sus ojos? Has matado a
espada a Urías hitita, y has tomado a su mujer para que sea mujer tuya, y lo has matado
con la espada de los hijos de Amón.

"Ahora pues, la espada nunca se apartará de tu casa, porque me has despreciado y has
tomado la mujer de Urías hitita para que sea tu mujer."

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 31 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

Así dice el SEÑOR: "He aquí, de tu misma casa levantaré el mal contra ti; y aun tomaré tus
mujeres delante de tus ojos y las daré a tu compañero, y éste se acostará con tus mujeres
a plena luz del día”.

"En verdad, tú lo hiciste en secreto, pero yo haré esto delante de todo Israel, y a plena luz
del sol."

A lo cual David respondió:

(2Sa 12:13) Entonces David dijo a Natán: He pecado contra el SEÑOR. Y Natán dijo a
David: El SEÑOR ha quitado tu pecado; no morirás.

Como dijimos hasta ese momento David seguía tranquilo como si nada hubiera pasado,
pensaba que su pecado sexual y su homicidio estaban bien planificados y que Dios no
intervendría en la escena, total el era el ungido de Dios, no sentía pesar ni arrepentimiento
por su pecado y por eso tomo a Betsabé como su mujer y la introdujo a su casa, como si
nada hubiera pasado, no tenía la revelación y entendimiento correcto de su pecado hasta
que Dios le envía al profeta Natán y le declara su maldad y pecado, es hasta ese momento
cuando realmente David recibe el entendimiento y la reprensión de Dios sobre su pecado y
es ahí cuando realmente sus pecados se vuelven tan repugnantes y despreciables que
puede exclamar: “He pecado contra el Señor”.

¿Cómo se produjo el cambio de perspectiva en David?

1. La ceguera de David hacia su propio adulterio y asesinato concluyó de manera


dramática y repentina cuando Natán, impulsado por el Espíritu Santo, lo
enfrentó.
2. Natan logró que la ardiente ira de David (la que sentía contra un imaginario
hombre rico que había robado a un hombre pobre su única oveja) se
volviera contra sí mismo.
3. Entonces se cayeron las escamas de los ojos de David y su alma quedó bajo
la convicción del Espíritu Santo que lo que había hecho era en extremo
pecaminoso.
4. Entonces dijo David a Natán: “Pequé contra Jehová”. Natán dijo a David:
“También Jehová ha perdonado tu pecado; no morirás” (2 Samuel 12:13).
5. Por primera vez desde que se había entregado a las fantasías de su mente en
la azotea de su casa, David contempló su pecado con una nueva y
desagradable claridad; lo vio a la luz de la santidad de Dios.

Una cosa es anhelar algo y otra muy distinta cuando Dios interviene en nuestras vidas para
hacernos caer las escamas de nuestros ojos y ver lo despreciable, repugnante y sucio que
es el pecado sexual es en nuestras vidas y sobre todo que Dios no está “contento” con que
sus hijos estén viviendo vidas dobles, engañándose a sí mismos, diciendo sobre todo que
son cristianos cuando en realidad podría ser que no lo son.

Descifrando la anatomía del pecado sexual

La historia registrada en el Antiguo Testamento del pecado sexual de David con Betsabe,
nos revela de una manera muy instructiva, como los seres humanos nos hacemos esclavos

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 32 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

de nuestras pasiones y deseos. Esta historia nos muestra como un hombre de Dios, un
hombre incluso “conforme al corazón de Dios”, puede pecar en el ámbito sexual, de forma
totalmente voluntaria y con premeditación.

Por ser un rey conforme al corazón de Dios, David obedeció al Señor y vivió de acuerdo a su
voluntad. Aprendió que guardar el pacto siempre resultaba en bendición, pero transgredirlo,
acarreaba maldición. Al principio de su reinado, y aun antes de ello, David se caracterizó por
consultar a Jehová, especialmente cuando tenía que tomar decisiones importantes. De esta
manera manifestaba su dependencia y sumisión al Rey verdadero. Se protegía
espiritualmente manteniendo una comunión estrecha con su Señor, pero en el momento en
que bajó la guardia, comenzaron sus problemas.

Recordemos que a lo largo de la Historia grandes siervos de Dios han caído en pecado
sexual y han tenido que abandonar el ministerio. Actualmente se tiende a hacer la siguiente
pregunta: ¿Cómo es que alguien tan dedicado a Dios y al ministerio pudo caer tan
estrepitosamente? Es probable que parte de la respuesta sea que dejaron de consultar al
Señor. Cuando uno incurre en esta falta, se pueden esperar problemas en cualquier área de
la vida, como sucedió con el rey David.

Para poder comprender con exactitud, como es que esto ocurrió, el relato biblico inicia esta
historia con un elemento extremadamente revelador y lo deja registrado con la siguiente
frase:

… en el tiempo cuando los reyes salen a la batalla,… David permaneció en Jerusalén. (2


Samuel 11:1)

Sabemos con certidumbre que los israelitas habían estado en guerra con los amonitas por
un año, pero el conflicto todavía no se resolvía definitivamente. Pasó el invierno y la
primavera tuvo su inicio glorioso. Durante los meses no propicios para guerrear, los reyes
se preparaban para reanudar sus campañas en el clima más templado de la primavera. Lo
acostumbrado era que el rey fuera con sus tropas, pero en esta ocasión, y sin consultar al
Señor, David permaneció en Jerusalén. Este descuido en sus responsabilidades causó que se
quedara en el lugar equivocado. Debía haber estado con su ejército. Sin embargo,
permaneció en la comodidad de Jerusalén.

David como rey debería estar al frente de la batalla, sin embargo, el decidió quedarse en
Jerusalén, ignorando abierta y voluntariamente sus responsabilidades. Parece que no tenía
mucho qué hacer por la tarde, tomaba la siesta y “mataba el tiempo” paseándose sobre el
terrado del palacio. David estaba en el lugar equivocado en dos sentidos: no estaba con sus
tropas, ni en su despacho; sino que caminaba sin propósito en la azotea. Se encontraba
completamente expuesto a las asechanzas del diablo, quien se valió de una mujer que se
bañaba para tentarlo. Un pecado “inocente” lo preparó para cometer uno de los más serios.

Lo que este primer versículo nos enseña es que muchas veces durante nuestras vidas, nos
encontraremos en medio de situaciones que no podremos predecir, sobre todo cuando en
medio de este tipo de situaciones sabemos lo que tenemos que hacer, pero que sin
embargo no lo hacemos. El peligro es mayor incluso porque no tenemos la capacidad de
saber cómo terminaremos al haber renunciado a nuestras responsabilidades, eso fue
exactamente lo que le ocurrió al rey David. El jamás se imagino que aquella tarde fresca y
agradable sería el inicio de la destrucción de su reinado, de su vida y de la vida de sus hijos.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 33 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

Como alguien ha dicho “nunca sabremos hasta donde nos llevará atrapados nuestro
pecado”, todos tenemos la certeza de saber cómo empezaremos pero nunca de cómo
terminaremos, sobre todo cuando decididamente, ignoramos nuestras responsabilidades y
el peligro que nos asecha. Podríamos decir que fue un “simple” paseo sobre la terraza de la
casa de David, el que le causo destrucción y daños permanentes a su vida:

Al atardecer David se levantó de su lecho y se paseaba por el terrado de la casa del rey, y
desde el terrado vio a una mujer que se estaba bañando; y la mujer era de aspecto muy
hermoso. (2 Samuel 11:2)

Es increíble como la Biblia nos muestra que fue lo que cautivo y atrapo la vista del rey
David, dice la Palabra de Dios, que una mujer estaba bañándose, es decir estaba desnuda,
no solo eso, sino que dicha mujer era de aspecto muy hermoso, la tentación entró por los
ojos como sucede con frecuencia. Es obvio que de una mirada casual pasó a la
contemplación de la belleza del hermoso cuerpo de Betsabé. En vez de rechazar la
tentación, permitió que se anidara en su corazón, y se dejó llevar por su pasión. No hay
duda entonces por lo que la misma Biblia nos revela; que David ya estaba cautivo por la
belleza y desnudez de esa mujer, de tal manera que hace lo siguiente:

David mandó a preguntar acerca de aquella mujer. Y alguien dijo: "¿No es ésta Betsabé,
hija de Eliam, mujer de Urías el Hitita?" 2 Samuel 11:3)

Notemos como ese “alguien” le deja saber a modo de pregunta, claramente a David; en que
mujer se había fijado, en otras palabras en el peligro que rondaba desear esa mujer; le da
todos los datos necesarios para que sepa sin duda de quien se trataba y pueda detenerse y
abandonar sus fantasías, Betsabé hija de Eliam—de Ammiel (1 Crónicas 3:5), uno de los
nobles de David (2 Samuel 23:24) e hijo de Achitophel, además de eso esposa de Urias. Ya
a estas alturas del relato, David sabe con certeza que dicha mujer está casada y sabe en
qué mujer se ha fijado, nada más ni nada menos que de Urías su fiel y leal soldado, sin
embargo ignora el mandamiento de Dios, que dice “No cometerás adulterio”, ignora su
conciencia, ignora a Dios, le da rienda suelta a sus deseos, que por lo que la misma Biblia
nos muestra; eran muy fuertes en el área sexual, a esta altura de la hora de la prueba, ya
esta cautivo de sus deseos y ya no hay forma de volver atrás:

David envió mensajeros y la tomaron; y cuando ella vino a él, él durmió con ella. Después
que ella se purificó de su inmundicia, regresó a su casa. (2 Samuel 11:4)

Por cómo sucedieron los hechos, David nunca pensó en las consecuencias de sus actos, pero
por lo que el libro de proverbios nos enseña sabemos que es lo que “ahora” le esperaba a
David:

¿Puede un hombre poner fuego en su seno Sin que arda su ropa? ¿O puede caminar un
hombre sobre carbones encendidos Sin que se quemen sus pies? Así es el que se llega a la
mujer de su prójimo; Cualquiera que la toque no quedará sin castigo. (Proverbios 6:27-29)

Las consecuencias de sus pecados comienzan a emerger a la superficie, lo que se hizo en


secreto, oculto y nunca se pensó que saldría a la luz, ahora está a punto de revelarse:

Y Betsabé concibió; y envió aviso a David diciéndole: "Estoy encinta." (2 Samuel 11:5)

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 34 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

En los versículos 6 al 26 el relato biblico nos muestra con una claridad meridiana, como un
pecado lleva a otro, y así hasta consumar la destrucción total de quien ingresa por sus
puertas. Los dos primeros pecados de David y sus resultados lo llevaron a cometer otro aun
más grave: el homicidio. Su intención inicial no era asesinar a Urías, el esposo de Betsabé,
pero poco a poco se vio empujado a hacerlo.

David trata de cubrir sus pecados iniciales utilizando a Urías (vv. 6–13). El plan del rey era
muy astuto, pero no dio los resultados deseados. Mandó llamar a Urías, quien estaba en
batalla, esperando que deseara acostarse con su mujer. Si lo lograba, todo el mundo
pensaría que Urías era padre del niño y David quedaría libre de su problema inmediato. El
soldado fiel no se comportó como el rey esperaba. Aunque pasó varios días en Jerusalén, no
fue a visitar a su mujer. En su desesperación, David lo emborrachó pensando que bajo la
influencia del alcohol se dejaría llevar por sus pasiones, pero tampoco resultó esta artimaña.

El contraste entre David y Urías es marcado. Este último era heteo, convertido al judaísmo y
aquél un israelita que había entrado en pacto personal con su Dios, ¡Qué vergüenza que el
creyente violara su pacto mientras que el otro insistió en ser fiel a Dios y a sus compañeros
de milicia! La responsabilidad de Urías resalta frente al egoísmo de David. Ahora que todo
ese plan a fallado, concibe un plan maquiavélico, planifica la muerte de Urías, pero esta vez
está decidido a no fallar, se va asegurar que el muera (vv. 14–17).

David se encontró entre la espada y la pared. ¿Qué podía hacer? Si pudiera casarse pronto
con Betsabé, lograría encubrir su pecado, pero para hacer esto tendría que eliminar al
esposo y esto es exactamente lo que hizo. El mismo siervo fiel fue portador de su propia
sentencia de muerte, y el general Joab se vio en la difícil situación de optar por obedecer a
su conciencia o a su rey. ¿Debía poner a Urías en un lugar donde de seguro moriría? Al fin,
cumplió con el mandato de su soberano y se hizo cómplice en el crimen. Todo se planificó
para que el crimen tuviera lugar con éxito. Cuando finalmente todo se concreta a sangre
fría, David recibió la noticia con mucha apatía, como si nada de importancia hubiera
sucedido (vv. 22–25). Pero ahora ya puede tomar a Betsabé por mujer. La pecadora
cumplió con los siete días de luto de rigor, e inmediatamente después David la tomó por
mujer. Aparentemente había logrado su meta. Podría reconocer como hijo legítimo al niño
que nacería como resultado de su adulterio.

Sin embargo quien inspiro al autor de este libro, El Espíritu Santo; termina el capítulo con
una declaración breve de cómo reaccionó el Señor al pecado de este hijo del pacto. “Mas
esto que David había hecho, fue desagradable ante los ojos de Jehová”. Esto se puede decir
de todo pecado que comete cualquier hijo de Dios, aun los que con engaños logramos
esconder de nuestros semejantes.

El libro de proverbios es en extremo claro y revelador para mostrarnos como opera todo
esto que hemos venido comentando hasta este punto, el capítulo 5 comienza de la siguiente
manera:

Hijo mío, presta atención a mi sabiduría, Inclina tu oído a mi prudencia, Para que guardes la
discreción Y tus labios conserven el conocimiento. (Pro 5:1-2)

Este consejo y advertencia poderosos; son solamente para instruir a este hijo del peligro y
destrucción que se puede encontrar, en lo que la Biblia califica como una mujer extraña
(una mujer que no se puede conocer o que no se conoce bien) y las razones son las
siguientes:

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 35 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

1. Los labios de la extraña destilan miel


2. Su lengua es más suave que el aceite
3. Al final es amarga como el ajenjo, Aguda como espada de dos filos
4. Sus pies descienden a la muerte, Sus pasos sólo logran el Seol
5. No considera la senda de la vida
6. Sus senderos son inestables, y no lo sabe.

Aquí podemos ver claramente, que el pecado sexual comienza como si fuera un dulce
ofrecido por una mujer que lo destila como si fuera un panal de miel, es decir lo hace por
medio de palabras y expresiones zalameras, podríamos decir con un tono de voz cautivante
(su lengua es más suave que el aceite), sin embargo se le advierte que luego del placer solo
encontrará amargura y dolor, el supuesto placer le causara daño y destrucción, ese placer lo
va conducir a la muerte, terminará en la oscuridad mas grande, será como descender al
Seol.

El pecado sexual no considera la senda de la vida, mucho menos la mujer que seduce y
cautiva a un hombre falto de sabiduría y de conocimiento. Esta mujer extraña por increíble
que parezca todo lo que hace es inestable y desbastador, ¡lo peor de todo es que no lo
sabe!

Pero aquí no termina todo, el daño continúa y sigue extendiéndose ya que por medio de las
advertencias podemos ver cuáles serán los daños causados:

1. No sea que des tu vigor a otros y tus años al cruel


2. No sea que se sacien los extraños de tus bienes y tu esfuerzo vaya a casa del
extranjero
3. Y al final te lamentes, Cuando tu carne y tu cuerpo se hayan consumido

Todo lo gastado en sexo mal habido solo será pérdida y destrucción, no solo material; sino
también espiritual y sobre todo físico, ya que muchas veces el resultado de sostener una
vida pecaminosa licenciosa en el ámbito sexual; trae como consecuencia enfermedades
venéreas mortales y grandes pérdidas materiales. Lo peor de todo es la adicción y la
esclavitud sexual.

El cuerpo y los recuerdos escondidos y los nunca olvidados

En uno de los capítulos anteriores afirmábamos lo siguiente: “Solo cuando Dios interviene
en la escena de mi miseria espiritual y cuando verdaderamente me doy cuenta que estoy
pecando contra Dios y que aun no he sido consumido gracias a la misericordia de Dios, es
cuando la Luz llega a lo más profundo de mi vida y comienza el proceso de sanidad”

Pero ese obrar sobrenatural de Dios, solo llegará cuando real y verdaderamente hayamos
llegado a entender por la intervención sobrenatural del Espíritu Santo; el grado de magnitud
de nuestra miseria y bancarrota espiritual, la cual debe ser descifrada y desenmascarada,
de modo que la luz de la Verdad ingrese a cada rincón de nuestras vidas y así comience la
verdadera sanidad; sostenida y constante en nuestro diario caminar.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 36 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

Por lo tanto, lo primero que tenemos que entender es que un adicto o adicta sexual, se
encuentra en ese estado por su propia voluntad y por haber rechazado los gritos y
advertencias de su conciencia, es cierto que no podemos ni debemos olvidar que muchas
personas se encuentran en ese estado, porque desde su niñez fueron expuestos a todo tipo
de prácticas adictivas al sexo mal habido; sin embargo estas personas necesitan
responsabilizarse de sus actos y dejar de asumir el papel de víctima. Si no asumen
responsabilidad absoluta de su estado pecaminoso y adictivo hacia el sexo, no hay nada que
se pueda hacer por ellos. Es más; dice la Palabra de Dios lo siguiente:

Pues aunque conocían a Dios, no Lo honraron (no Lo glorificaron) como a Dios ni le dieron
gracias, sino que se hicieron vanos en sus razonamientos y su necio corazón fue
entenebrecido. Por lo cual Dios los entregó a la impureza en la lujuria de sus corazones, de
modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos. Porque ellos cambiaron la verdad de
Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en lugar del Creador, quien es
bendito por los siglos. Amén.

Por esta razón Dios los entregó a pasiones degradantes; porque sus mujeres cambiaron la
función natural por la que es contra la naturaleza. De la misma manera también los
hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lujuria unos con
otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos el
castigo correspondiente a su extravío. Y así como ellos no tuvieron a bien reconocer a Dios,
Dios los entregó a una mente depravada, para que hicieran las cosas que no convienen.
(Rom 1:24-28)

En este proceso de asumir la responsabilidad por el estado adictivo hacia el sexo, el adicto o
adicta necesita saber que existen muchos recuerdos ocultos que necesitan ser iluminados
por la luz de Cristo; lo cual les ayudará a superar su tendencia a diversas formas de pecado
sexual. Muchos de esos recuerdos reprimidos se refieren a situaciones de abuso sexual
ocurridos durante la niñez.

Muchas veces la adicción sexual está enraizada en un hecho traumático, reprimido en la


memoria a lo largo de los años. En nuestra experiencia la recuperación de un recuerdo
traumático ayuda a liberarnos de una tendencia pecaminosa, siempre y cuando se
reconozca que lo que me ocurrió fue causado por una acción pecaminosa de mi parte y del
agresor. Si solo se pretende sanar ese recuerdo como lo trata de hacer la psicología no
tendrá valor alguno ni efecto transformador, ya que no se está asumiendo responsabilidad,
es decir para sanar un recuerdo bíblicamente hablando; debe haber una acción activa y
directa del adicto o adicta en reconocer que ese hecho traumático en su vida, fue por el
estado pecaminoso en que el ser humano sin Cristo se encuentra y vive.

Sin embargo es bueno aclarar que lo que para una persona podría ser un recuerdo
traumático, podría no serlo para otra persona. Todo depende de la capacidad de cada
persona para tolerar determinada experiencia, lo cual muy bien podría producir una
disociación de la realidad. El hecho real es que muchas veces la restauración de la memoria
no alivia el sufrimiento de algunas personas; sino más bien lo incrementa. Es por esto que
solo cuando el amor de Cristo interviene en la escena, es que una aceptación afectuosa
alivia el dolor.

En este proceso solo Dios es capaz de proveer amor sin límites, los adictos no solo
necesitan reconocer su pecado; sino aceptar el perdón de Cristo y perdonar a sus

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 37 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

agresores. La verdadera libertad llegará cuando se reconozca lo pecaminoso que fue dicha
situación (ya sea que fuera producida en la niñez o en cualquier otra edad) y se acepte el
Amor y perdón de Cristo y se perdone de igual manera al agresor.

Por otro lado recordemos que la Biblia enseña, sin lugar a dudas; que nuestro corazón es
engañoso y perverso, y que solo nuestro Dios justo, es capaz de explorar los secretos
profundos del corazón, el escudriña la mente y prueba el corazón. Solo Dios conoce con
toda exactitud y claridad las profundidades donde están encerrados nuestros secretos,
incluyendo las experiencias disociadas que no pudimos enfrentar en el momento. El apóstol
Pablo dice de sí mismo, que hacia cosas para las que no tenia explicación: “Lo que hago, no
lo entiendo, pues no hago lo que quiero, sino lo que detesto eso hago” Romanos 7:15.

Aunque muchas personas no lo quieran aceptar, la verdad es que la existencia del


inconsciente se remonta a la Caída de la humanidad, cuando el corazón del ser humano se
torno engañoso, es por eso que necesitamos interiorizar que nuestras acciones no son la
única clave de nuestra conducta. Dios también toma en cuenta nuestras intenciones, a
menudo escondidas aun de nosotros mismos, por eso debemos pedirle a Dios como el
salmista exclamaba:

Escudríñame, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis inquietudes. Y ve si


hay en mí camino malo, Y guíame en el camino eterno. (Salmos 139:23-24)

Muchas veces podemos conocer claramente cuáles son nuestros pensamientos ansiosos o
pecaminosos. Sin embargo, desconocemos el motivo que los origina. Una cosa es saber de
qué estoy ansioso y otra muy distinta saber que es realmente lo que detona mi ansiedad o
mis pensamientos pecaminosos. ¿Qué pecados ocultos yacen enterrados en mi corazón para
hacer que me comporte de esta manera? ¿Existe el inconsciente? El pasaje más significativo
sobre el inconsciente es el de 1 Corintios 4:4-5:

Porque no estoy consciente de nada en contra mía. Pero no por eso estoy sin culpa, pues el
que me juzga es el Señor. Por tanto, no juzguen antes de tiempo, sino esperen hasta que el
Señor venga, el cual sacará a la luz las cosas ocultas en las tinieblas y también pondrá de
manifiesto los designios de los corazones. Entonces cada uno recibirá de parte de Dios la
alabanza que le corresponda. (1Corintios 4:4-5)

Este pasaje biblico nos sugiere que si bien Pablo no está consciente de alguna condena en
su contra, tampoco se siente absuelto. Recordemos que solo sabemos algo cuando
realmente lo sabemos con y en Dios, es decir la única fuente confiable de luz y verdad está
en Dios, y Dios nos la dejo claramente expresada en Su Palabra.

Desde la caída todos somos seres completamente “confundidos”, la Caída afecto nuestra
capacidad de raciocinio, nuestras emociones y nuestra conciencia, de manera que ninguna
de estas puede ser nuestra guía, por lo tanto aunque el mismo apóstol Pablo expresaba que
tenia la conciencia limpia, no se sentía en sosiego. Dios debe examinar su corazón para
encontrar aquellas cosas de las que no es consciente. Si no está consciente de algo, implica
que esta inconsciente respecto a eso. Podríamos decir entonces que tenemos una parte
inconsciente en nuestro cerebro que se desempeña fuera de nuestra percepción.

Cuando esto ocurre, lo que normalmente pasa es que olvidamos algunas cosas
completamente a las que ya no tenemos acceso, a menos que el Espíritu Santo intervenga
y nos muestre la parte disociada de nuestra psiquis. Situaciones como esas, pueden ser

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 38 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

devastadoras. Solo Dios conoce con precisión el misterioso terreno de descarga de los
temibles recuerdos que guardan nuestros cerebros. Solo Dios puede traer a la luz los
recuerdos y sanarlos.

Hasta aquí hemos tratado el punto de los recuerdos guardados en los lugares más
recónditos de nuestros cerebros, ahora necesitamos tratar la adicción y dependencia que el
cuerpo del ser humano adquiere cuando ha sido sometido a los apetitos desbastadores de la
lujuria o desenfreno sexual. Este tema es vital que se entienda. Porque la realidad es que
para nadie es extraño saber que en la misma iglesia el pecado sexual es una epidemia. Los
poderes de las tinieblas tienen su propia agenda para la vida de las personas que se reúnen
en una iglesia. No hay duda que lo primero a que apunta Satanás es al sexo, su estrategia
consiste en ejercer un fuerte control sobre las costumbres y apetitos sexuales de las
personas.

Recordemos como nuestros primeros padres (Adán y Eva) descubrieron la vergüenza y la


perturbación de su desnudez, es decir hasta ese momento su entendimiento y comprensión
de su sexualidad estaban bendecidos por lo que Dios les había dicho de fructificar y llenar la
tierra, pero una vez que fueron presas del pecado por su desobediencia a la advertencia de
Dios, su entendimiento de lo que eran como criaturas fue distorsionado, lo que destaca el
relato biblico es en el área física, ya que sintieron vergüenza de su desnudez, desde ese
momento Satanás ataca al hombre con ese mismo sentido de culpa y trata de controlar las
costumbres sexuales de las personas; de modo que nuestra comprensión de la gravedad de
este pecado debe empezar con lo que revela Dios en Su Palabra, en 1 Corintios 6:18 leemos
lo siguiente:

Huyan de la fornicación. Todos los demás pecados que un hombre comete están fuera del
cuerpo, pero el fornicario peca contra su propio cuerpo. (1Corintios 6:18)

Aquí la Palabra de Dios afirma que el pecado sexual difiere de todo otro pecado, cuando se
afirma “cualquier otro pecado” implica claramente una distinción entre aquellos pecados que
gratifican la lujuria sexual y cualquier otro pecado mencionado en la Biblia. En otras
palabras el pecado sexual es diferente. Por eso el apóstol Pablo nos exhorta a huir de el,
que escapemos, que lo esquivemos, que nos alejemos de el. Es distinto, dice, porque hace
algo a nuestro propio cuerpo.

Esta parte del texto (pero el fornicario peca contra su propio cuerpo) han comentado
muchos expertos que es difícil en su interpretación. Ya que es obvio que hay otros pecados
que afectan el cuerpo del hombre, tales como la glotonería y la embriaguez. Estas
adicciones definitivamente son medios por los cuales el hombre puede pecar contra su
propio cuerpo. Pero, con todo, lo más probable es que el Apóstol esté pensando en la
naturaleza particular de la inmoralidad sexual.

Recordemos una vez más que en el acto sexual ilícito no hay duda que el hombre peca
contra su propia persona (su cuerpo) al entregar más de la cuenta de su emoción, su mente
y su voluntad a otra persona que no es su cónyuge. Sobre todo porque atenta abiertamente
contra la voluntad expresa de Dios, la cual dice que el único lugar posible donde Dios
bendice las relaciones sexuales es el matrimonio heterosexual. En esta unión íntima fuera
de la voluntad de Dios tanto el hombre como la mujer se dañan a sí mismos. Aun así, la
razón principal por la que el ser humano se daña a sí mismo en la unión con una mujer u
hombre que no es su conyugue, no es ni sicológica ni sociológica. La razón principal es

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 39 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

teológica: al cometer inmoralidad, el ser humano niega la santidad del cuerpo para una
relación posterior con Dios.

En ese sentido ¿de qué manera el pecado sexual es diferente a cualquier otro pecado que
afecte gravemente el cuerpo de la persona que lo practica? Ya que es bien sabido
científicamente y en forma natural, que una persona glotona, genera en su cuerpo adicción
por la comida, y un alcohólico genera en su cuerpo adicción por el alcohol. En todos estos
casos la adicción es generada en el cuerpo y se crea esclavitud, sin embargo eso mismo
ocurre con el pecado sexual, de modo que la pregunta aun sigue en pie: ¿Por qué el
fornicario peca contra su propio cuerpo, siendo este pecado distinto a todos los demás?

Creo que la respuesta puede ser encontrada en la misma enseñanza del apóstol Pablo,
cuando habla sobre consagrar el cuerpo a Dios. Cuando un creyente, el cual ha sido
regenerado, es decir cuando ha nacido de nuevo, y el mismo se entrega a la inmoralidad
sexual, lo que el está haciendo es pecar contra su propio cuerpo ya que lo está deshonrando
y sometiendo una vez más a la esclavitud de sus pasiones y deseos pecaminosos, lo más
grave de todo este accionar es que ahora en su cuerpo habita el Espíritu Santo de Dios, el
cual está siendo contristado y apagado. Recordemos que el cuerpo de un creyente es un
templo y debe ser santificado todo el tiempo, cuando esto no ocurre se le está sometiendo
otra vez a la esclavitud y se está destruyendo la comunión con Dios por la presencia de
pecado premeditado y consumado.

En ese sentido, en contraposición a los recuerdos sexuales traumáticos olvidados en lugares


recónditos de nuestros cerebros; el placer sexual es recordado por nuestros cuerpos físicos
de una manera gratificante, ya que causa satisfacción y alivio; convirtiéndose de esta
manera en algo mucho más adictivo ya que a diferencia de las experiencias traumáticas
vividas; los estímulos y placeres que causan las relaciones sexuales placenteras, no querrán
ser olvidadas y por el contrario querrán ser sostenidas y practicadas con mayor avidez.

Cuando este círculo vicioso ocurre; la persona que somete su cuerpo a este accionar
pecaminoso lo vuelve esclavo de sus pasiones y deseos y no importa lo que esta persona
trate de hacer para romper su vicio, ocurrirá todo lo contrario, por medio de evocar una y
otra vez sus recuerdos placenteros; se volverá más adicta, ya que su cuerpo ha sido
sometido constantemente a todos los estímulos y placeres que sin duda producen las
relaciones sexuales.

El proceso hacia la sanidad sexual

Ya hemos tratado con muchos detalles como y de qué forma los seres humanos se hacen
adictos sexuales, ahora vamos a seguir cubriendo el tema de la sanidad sexual con la ayuda
del Espíritu Santo para continuar entendiendo como se inicia el proceso de sanidad sexual.

Para esto necesitamos enfatizar que en toda esta situación en que nos enfrentamos a la
sexualidad del ser humano, tenemos que reconocer varias cosas. Primero, que somos seres
sexuales. No podemos enajenarnos de nuestros cuerpos. La sexualidad es don de Dios y no
un capricho. Esta sexualidad es también parte de lo espiritual en nosotros (imago dei). En
otras palabras, el dualismo según el cual el espíritu es esclavizado por el cuerpo se debe
rechazar. Somos espíritu y somos cuerpo.

Segundo, debemos rechazar la internalización de todo dualismo sexista donde el hombre se


juzga bajo una óptica superior a la de la mujer. La problemática existencial de la mujer es

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 40 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

tan válida como la problemática existencial del hombre. Es decir, el proceso de sanidad
sexual debe imperar tratando de restaurar la imago dei del ser humano.

Tercero, debemos tener un lenguaje de diálogo con quienes buscan nuestra ayuda. El
lenguaje no es para mistificar la situación sexual. El lenguaje debe tomar en cuenta las
capacidades intelectuales, emocionales y religiosas del ser humano. Expandiendo quizás el
significado de las palabras del apóstol Pablo en 1 Corintios 14, es mejor hablar en simple
idioma a hablar «en lenguas»; (en jerga profesional). Por sobre todo el diálogo debe estar
empapado en amor a la manera de 1 Corintios 13.

Cuarto, las personas no sólo vienen para buscar información. Sería muy fácil ponerles a leer
y así resolver el problema como con una vara mágica. Las personas buscan una relación
transparente, quizás lo más cercano a una relación divina donde haya respeto y reverencia
por su propia imagen divina en ellas mismas. La relación se desarrolla en un acompañar en
el camino, y en este camino hay sanidad, como diría Leanne Payne.26 No importa dónde ni
cómo hayan caído, la gracia de Dios es suficiente para levantar, restaurar y renovar.

Dicho esto, es decir; teniendo la comprensión correcta de lo que es la sexualidad en el ser


humano, ahora podemos afirmar que no hay ayuda psicológica que sustituya el
reconocimiento de nuestra debilidad delante de Dios, es decir solo el verdadero
arrepentimiento nos conducirá a las puertas de la pureza sexual y a la verdadera libertad.

El arrepentimiento

El camino a la sanidad sexual se inicia y continúa con el arrepentimiento, lo primero que


necesitamos hacer es admitir nuestro pecado y debilidad frente al sexo, confiando en que
seremos salvados por un brazo más poderoso que el nuestro, es decir confiando en lo que
decía claramente el apóstol Pablo:

Y El me ha dicho: "Te basta Mi gracia, pues Mi poder se perfecciona en la debilidad." Por


tanto, con muchísimo gusto me gloriaré más bien en mis debilidades, para que el poder de
Cristo more en mí. (2Corintios 12:9)

La Fortaleza de Cristo, nos recuerda Pablo se perfecciona en nuestra debilidad y la debilidad


necesita aprender a esperar. Ese es el “secreto” para alcanzar la victoria cuando estamos
encarando a los poderes de las tinieblas o nuestros hábitos pecaminosos. El proceso de
sanidad es exactamente eso, un proceso, toma tiempo y hay que saber esperar y
aguardar.

Es verdad que Dios puede hacer un milagro y quitar por completo nuestra adicción sexual,
pero el siempre elige el camino de la obediencia en el tiempo; y nos va transformando paso
a paso. Dios quiere que disfrutemos de una creciente percepción de nuestra pequeñez y
pecaminosidad, frente a un Dios Excelso y Santo; pero también quiere que nos volvamos
más conscientes de la realidad de que Dios nos acepta plena y amorosamente tal como
somos y que por esa misma razón –conocedor de nuestra miseria- está dispuesto a
transformarnos cada día que pasa, y ha hacernos más semejantes a la imagen de Cristo.

26
Leanne Payne, The Broken Image, (Wheaton: Crossway Books, 1981), p. 146.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 41 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

¿Pero que es, como ocurre un verdadero arrepentimiento? El proceso comienza por la
iluminación del Espíritu Santo, es decir nunca ocurrirá si no tiene verdadera comunión con
Dios, si usted es una de esas personas que en realidad no mantiene una verdadera relación
con Dios, nunca ocurrirá el verdadero arrepentimiento. Usted no puede iniciarlo, Dios es el
que comienza el proceso y probablemente aunque quizás no lo hayas notado… El ya lo ha
comenzado. Sin embargo si piensas que no es así, entonces lo que debes hacer es pedirle a
Dios que te conceda el verdadero arrepentimiento, que ablande tu corazón y abra tus ojos.

Dios no lo hará necesariamente en el momento en que tú se lo pidas, pero te animo a que


confíes y sepas esperar en El. Si lo que realmente hay en tu corazón es voluntad y no un
simple deseo (Como hablamos de eso en otro capítulo) no hay ninguna duda que El lo
comenzará pronto – suponiendo que no haya comenzado ya.

El tiempo… es un factor decisivo en todo este proceso, mientras más uno se domara en
pedirle a Dios, que El produzca el verdadero arrepentimiento; hay mayor peligro de seguir
en las fauces del pecado sexual, lo más terrible de todo este proceso puede ser descubrir
que no se es un verdadero hijo de Dios. El escritor de la carta a los hebreos inspirado por el
Espíritu Santo compara permanecer en la inmoralidad sexual con renunciar a la
primogenitura:

Cuídense de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios; de que ninguna raíz de amargura,
brotando, cause dificultades y por ella muchos sean contaminados. Que no haya ninguna
persona inmoral ni profana como Esaú, que vendió su primogenitura por una comida.
Porque saben que aun después, cuando quiso heredar la bendición, fue rechazado, pues no
halló ocasión para el arrepentimiento, aunque la buscó con lágrimas. (Hebreos 12:15-17)

Recordemos que necesitamos la gracia de Dios durante toda nuestra vida. Cada vez que el
Espíritu de Dios nos muestra algo, es un acto de gracia. La gracia de Dios nos pone en
contacto con la realidad y la mayoría de nosotros no está en absoluto en contacto con ella,
creemos que sí… pero nos equivocamos. Es devastador quedar expuesto a las asombrosas
realidades de la Santidad de Dios, pero es algo que se necesita para el proceso de sanidad
sexual o de cualquier otro pecado adictivo.

Recuerda que el arrepentimiento no es algo que tu simplemente expresas o que inicia en ti,
el arrepentimiento es algo que ocurre verdaderamente, algo en lo que no puedes influir, no
hay ninguna duda que cada uno de nosotros debe enfrentar el hecho de nuestra desviación
y desenfreno sexual y hacer algo al respecto, un hecho histórico y real puede ayudarnos a
comprender esta gran verdad.

El día de pentecostés el apóstol Pedro expreso lo siguiente: “Entonces Pedro les dijo:”
Arrepiéntanse y sean bautizados cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para
perdón de sus pecados, y recibirán el don del Espíritu Santo”. (Hechos 2:38) esto parecería
indicarnos que el arrepentimiento es algo que debemos hacer. Sin embargo una lectura de
todo el contexto nos muestra contundentemente que esas personas a las que Pedro se
estaba dirigiendo, ya el Espíritu Santo había producido en ellos una tremenda convicción de
pecado. El efecto de las palabras del apóstol fue devastador, nota como la Escritura nos lo
muestra: Al oír esto, conmovidos profundamente, dijeron a Pedro y a los demás apóstoles:
"Hermanos, ¿qué haremos?" (Hechos 2:37)

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 42 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

De esta gran verdad podemos afirmar contundentemente que sin lugar a dudas nosotros
debemos enfrentar el pecado sexual, pero en cuanto a hacer algo al respecto, es
justamente allí donde reside la dificultad. Nosotros no podemos librarnos a nosotros mismos
de la tendencia de enredarnos en una conducta sexual pecaminosa, así como tampoco el
leopardo puede cambiar sus manchas. El proceso tiene que empezar y continuar por la
acción divina, es decir por una revelación del Espíritu Santo. Las mismas escamas que
fueron removidas de los ojos de esas personas también deben ser removidas de nuestros
propios ojos. Necesitamos ver el pecado sexual de la forma en que Dios lo ve, y solo el
Espíritu Santo puede hacerlo y revelárnoslo. El eje central del arrepentimiento esta en Dios,
no en ti.

Sin embargo algo más que necesitamos considerar es el tema de las emociones… ¿qué
papel juegan las emociones, en este proceso de sanidad? ¿Cuán importante es esa
manifestación de quebrantó? No estamos hablando del emocionalismo, pero tenemos que
tener presente que Dios nos creo como seres emocionales, pero no debemos olvidar que
demasiada emotividad es mala… cuando logramos ver las cosas desde la perspectiva de
Dios esa experiencia de “ver” como Dios ve nuestro pecado, puede resultar abrumadora.

Cuando uno entra en contacto con Dios, en una relación real y verdadera uno percibe el
pecado tal como es, y allí radica la fuente de todas las emociones que se pueden
experimentar, puede haber pesar, dolor, tristeza, angustia y sufrimiento… es muy probable
que un llanto copioso surja de lo más profundo de nuestro ser y uno no querrá sino quedar
postrado y derramar un torrente de lagrimas por nuestro pecado.

Sin embargo el mero llanto, o llorar por llorar; no es lo mismo que el arrepentimiento, el
llanto producido por el arrepentimiento es un llanto que viene de Dios. Por otro lado la
profundidad de la emoción que tan frecuentemente acompaña el arrepentimiento puede ser
una medida tanto de la verdadera comprensión de mi pecado; como de los cambios de
comportamiento que le siguen. Por otro lado aun en medio de la ausencia de las emociones
de todas formas el arrepentimiento puede ser por si mismo suficiente para obtener
liberación de algunas de las ataduras y adicciones sexuales.

El resultado final del arrepentimiento es un cambio en la actitud mental y en el patrón del


comportamiento. Esos cambios se producen como consecuencia de que Dios nos ha
revelado la realidad de nuestro pecado y lo aborrecible y despreciable que es para Dios que
uno de sus hijos este esclavo a una sexualidad pecaminosa. Por lo tanto el arrepentimiento
y la santificación están vinculados de por vida. El arrepentimiento comienza con una
revelación por parte del Espíritu Santo sobre nuestro pecado y sobre el amor y la santidad
de Dios, y la santificación es la vía por la que el Espíritu Santo nos lleva para ir
transformando nuestros deseos y pasiones y ponerlos en la correcta posición que la
Santidad de Dios espera que sus hijos manifiesten.

Pablo llama a esto “entristecidos por Dios”: pero ahora me regocijo, no de que fueron
entristecidos, sino de que fueron entristecidos para arrepentimiento; porque fueron
entristecidos conforme a la voluntad de Dios, para que no sufrieran pérdida alguna de parte
nuestra. (2Co 7:9)

En el pensamiento de Pablo hay dos clases de llanto, dos clases de tristeza: la tristeza santa
y la tristeza mundana. La tristeza que lleva al arrepentimiento es santa. La verdadera
emoción no es contraria a la fe; sólo lo es la emoción indebida o la que nace de la carne, la

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 43 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

cual está solo llena de culpabilidad. El dolor también se presenta en dos modalidades: dolor
piadoso y dolor mundano:

Porque la tristeza que es conforme a la voluntad de Dios produce un arrepentimiento que


conduce a la salvación, sin dejar pesar; pero la tristeza del mundo produce muerte. (2Co
7:10)

La verdad es que nosotros no podemos producir en nosotros mismos un cambio de


perspectiva respecto del pecado, sea sexual o de cualquier otra índole, no podemos percibir
la realidad desde la perspectiva de Dios a menos que El abra nuestros ojos, finalmente el
llanto no es la esencia del arrepentimiento. Podemos llorar todo lo que queramos sin llegar
a ninguna parte o para estar simplemente en el mismo lugar donde nos encontramos.

Cuando Dios abre nuestros ojos podemos llorar o quedarnos abrumados, o que solo
experimentemos un suave movimiento del Espíritu de Dios, pero que será suficiente para
que comience el camino seguro hacia la sanidad sexual.

La oración

Siempre que uno se enfrenta a un enemigo poderoso, existe la posibilidad de rendirse y


entregarse… eso es exactamente lo que le ocurre a una persona que se está ahogando,
sobre todo cuando no hay nadie que lo salve. Todo lo que está ocurriendo para una persona
que se está ahogando es aterrador. Aunque está a punto de sucumbir, vemos que lucha y
se esfuerza por mantener la cabeza fuera del agua.

El que se está ahogando lucha desesperadamente para contrarrestar las fuerzas que lo
arrastran hacia abajo. Es impensable rendirse, en realidad en esas circunstancias no se
piensa en nada. Un profundo instinto nos controla, un instinto contra el cual no tenemos
poder alguno.

La persona que durante un tiempo le han dado rienda suelta a sus tendencias pecaminosas
en el área sexual, enfrenta exactamente lo que le ocurre a una persona que se está
ahogando, una vez que tiene por la Gracia de Dios el entendimiento y sentido correcto de lo
que es el pecado sexual ante los ojos de Dios; lucha contra sus apetitos y termina
reconociendo, que no tiene fuerzas para luchar por si mismo contra la lujuria que lo ha
esclavizado a lo largo de su vida.

La verdad es, que la lujuria ya se ha hecho parte de su ser, y acabar con ella sería lo mismo
que arrancarse una parte de sus intestinos, sus pulmones o su corazón. El pecado sexual y
otras formas de pecado adictivo se arraigan en la persona y se vuelven parte inherente de
su ser.

En este punto del proceso de santificación y sanidad sexual hay una forma de oración que
expresa esa clase de desesperación, es una súplica que espera en silencio delante de Dios,
en el libro de Lamentaciones esta expresada de forma clara y magistral:

“Bueno es esperar en silencio la salvación de Jehová… Que se siente solo y calle, porque es
Dios quien se lo impuso… El Señor no rechaza para siempre” Lamentaciones 3: 26, 28, 31.

Cuando luchamos contra el pecado sexual aprender a orar de esa forma es imprescindible,
necesitamos aprender a esperar, esperar desesperadamente, esperar delante de Dios. Esa

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 44 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

actitud de espera no es solo una simple plegaria, debe llegar a ser una forma de vida,
necesita convertirse en la actitud de la persona que lucha contra sus adiciones, la cual
reconoce su propia debilidad, su impotencia, su total falta de esperanza.

Cuando una persona está luchando contra algún pecado adictivo en su vida, es totalmente
necesario e impostergable que ore con suplicas, cualquier tipo de oración debe estar
impregnada de ese entendimiento, recordemos que la oración no es nada si no admitimos
nuestra impotencia delante de Dios.

Necesitamos ese tipo de oración, donde aprendemos a escuchar a Dios, esa es la forma de
oración, por sobre todas las demás, la que Dios usa para tratar con nuestras luchas en el
ámbito sexual, necesitamos desarrollar la paciencia necesaria para aprender a orar así, es
decir después de haber orado con suplicas y ruegos, debemos permanecer callados para
aprender oír la voz de Dios. Las personas que más respuesta obtienen a la oración son
personas que escuchan a Dios, porque en su condición de quebranto anhelan escucharlo.

La evidencia cuando oramos, con suplicas y ruegos de que efectivamente escuchamos la


“voz” de Dios está en las respuestas que recibimos, es decir nuestras vidas se transforman,
aprendemos que orar de esa forma es colaborar con Dios, es su poder que se perfecciona
en nuestra debilidad. Recordemos que Dios conoce todo respecto a nuestros pecados y a
nuestras luchas y, sea que responda o no en forma inmediata, Dios intervendrá a su modo y
tiempo.

Nosotros podemos decir que hemos escuchado la voz de Dios, cuando en realidad solo
hemos escuchado a nuestro propio corazón engañoso. Eso es evidente porque seguimos en
el mismo punto donde empezamos en nuestra lucha. La oración respondida es aquella que
corresponde a la Voluntad de Dios. Para que Dios responda lo que le pedimos, debemos
reconocer su voluntad y vivirla. La Voluntad de Dios esta revelada en las Escrituras, tanto
como el Espíritu Santo habla a nuestro corazón.

En medio de este tipo de oración necesitamos pedirle al Señor que Dios nos hable por medio
de su Palabra, sola las porciones por las cuales Dios nos habla y revela su profundidad;
serán las que nos auxilien efectivamente cuando luchamos contra los poderes de nuestra
carne o del infierno. La razón fundamental de esta verdad es que una simple lectura o
conocimiento de algunos versículos no sirven mucho ya que es muy probable que solo se
queden en el ámbito de lo intelectual y no bajen a lo más profundo de mi espíritu y
entendimiento espiritual.

La Palabra de Dios como instrumento activo de cambio

Hay varias maneras de acercarnos a la Biblia, podríamos decir que muchas veces nos
acercamos por curiosidad, otras por simple religiosidad y muchas otras por cumplir un
devocional diario, ninguna de esas formas es la que el cristiano que verdaderamente quiere
vivir la voluntad de Dios es la que lo llevara a conocer y vivir lo que Dios a determinado
para quienes son sus hijos.

Todo cristiano necesita acercarse a la Palabra de Dios con la actitud y la motivación


correcta, creo que uno de los errores más grandes que muchos cristianos cometen es
pensar que pueden vivir la vida cristiana sin el sustento diario de la Palabra de Dios, pero no
estamos hablando del devocional diario tan difundido en el mundo cristiano de hoy,
tampoco estamos diciendo que este mal hacerlo pero para que algo se convierta en

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 45 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

sustento vital para la vida, debe ser considerado verdaderamente como tal, si entendemos y
creemos que la Biblia es la Palabra de Dios y en ella podemos encontrar la voluntad de Dios
para nuestro diario vivir, entonces la leeremos con la actitud y la motivación correcta, lo
cual debe llevarnos a obedecerla.

Para lograr ese objetivo necesitamos pasar tiempo valioso y exclusivo meditando en la
Palabra de Dios, sin interrupciones, sin distracciones, sin sueño, etc. para poder ingresar en
las páginas de la Biblia necesitamos recordar que el mensaje y verdades necesarias para la
vida cristiana están totalmente claras en sus páginas, no tenemos que hacer gran esfuerzo
para entenderla o comprenderla, lo único que necesitamos hacer es leerla ordenadamente y
consistentemente, los pasajes que al principio no sean claros se volverán muy claros a
medida que continuemos leyendo porque hay un principio de interpretación muy claro de la
Palabra de Dios, y es que los pasajes oscuros, es decir difíciles de entender luego se
entienden con los pasajes claros de entender, en otras palabras la Palabra de Dios es su
propio interprete.

Este proceso de leer y entender la Biblia es el que dará comienzo a la transformación de


nuestras mentes, para que sea efectivo; necesitamos asimilar sus principios, ordenanzas y
estatutos meditando en ellos y creyéndolos, no hay forma que algo se haga parte de mi si
no lo hago parte de mi, de igual forma la Palabra de Dios no se hará parte de mi si no
comienzo a vivirla y a regirme por su verdad, necesita pasar a ser mi nueva fuente de
pensamiento y de información de manera tal que luego se haga algo muy inconciente, será
mi mente, por eso la Biblia afirma que nosotros tenemos la mente de Cristo:

Más nosotros tenemos la mente de Cristo. 1 Corintios 2:16c

Sus enseñanzas, principios, estatutos y preceptos deben constituirse en una fuente


constante de cambio en mi forma de pensar, para que su accionar sea efectivo debo creerla
y obedecerla, no hay duda que una gran lucha interna se desatara en nuestro interior una
lucha constante entre la vieja naturaleza y la nueva naturaleza se llevara a cabo porque lo
que antes hacíamos ahora por la verdad de Dios que nos ha hecho libres reconoceremos
que no debemos practicar ni obedecer pero pensamientos de rechazo y de insubordinación
se levantaran en nuestras mentes y todo tipo de pensamientos de auto-justificación o de
auto-complacencia se levantara en formas de pensamientos en nuestra mente, otros serán
deseos de nuestro cuerpo, todo ese accionar es para que ignoremos la verdad de Dios y
abracemos nuestras mentiras y deseos.

Si en esta lucha pensamos que podremos lograr la victoria por nosotros mismos, no hay
duda que seremos derrotados, la intervención del Espíritu Santo en este proceso es más
que necesario, la llenura del Espíritu Santo es la fuente de poder para vivir la vida victoriosa
que Cristo ya logro para sus hijos.

El Espíritu Santo que nos ayuda a creer y obedecer la Palabra

Reconocer la presencia en nuestras vidas del Espíritu de Dios es uno de los aspectos más
vitales que todo cristiano necesita reconocer en cada momento de su vida, este
reconocimiento primero empieza con un entendimiento bíblico del accionar del Espíritu
Santo en la vida del creyente, si no contamos con dicho entendimiento esperaremos algo
que nunca llegará o lo más peligroso que no reconoceremos su presencia en nuestras vidas,
lo cual en realidad es una imposibilidad si uno verdaderamente ha nacido de nuevo y es un
hijo de Dios.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 46 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

En ese sentido la Biblia nos instruye y nos enseña que una de las funciones del accionar del
Espíritu Santo es la de guiarnos a toda la verdad (Juan 16:13) y que no hablara de su
propia cuenta, sino que obviamente nos llevará a toda la verdad revelada en la Biblia sobre
la voluntad de Dios así como en temas doctrinales y de enseñanza, el Espíritu Santo es
nuestro maestro por excelencia y la forma de guiarnos a la verdad será cuando como
dijimos más arriba nosotros comencemos a estudiar, meditar y escudriñar las escrituras.

Mientras día a día el nos instruye va trasformando nuestra forma de pensar y va


produciendo en nuestro carácter un deseo genuino de obedecer la Palabra de Dios, por
tanto a medida que obedezcamos mas la Palabra de Dios estaremos siendo llenos de su
presencia, por llenos me refiero a guiados, controlados por su presencia en forma continua,
cultivar esa relación de maestro a discípulo es una de las experiencias más hermosas y
tonificadoras para la formación del carácter de Cristo en nuestras vidas, en ese sentido orar
reconociendo su presencia es de vital importancia, leer la Biblia reconociendo su guía es de
vital importancia, recuerde que Cristo prometió que El Espíritu Santo seria como una fuente
de vida que brota para Vida Eterna (Juan 4:14). A medida que uno va aprendiendo más y
más de la Palabra de Dios el Espíritu Santo estará más que interesado en que uno la
obedezca:

Porque los que viven conforme a la carne, de las cosas que son de la carne se ocupan; mas
los que conforme al espíritu, de las cosas del espíritu. Porque la intención de la carne es
muerte; más la intención del espíritu, vida y paz: Por cuanto la intención de la carne es
enemistad contra Dios; porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede. Así que, los
que están en la carne no pueden agradar a Dios. Más vosotros no estáis en la carne, sino en
el espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de
Cristo, el tal no es de él. Romanos 8:5-9.

Como podemos ver claramente no hay forma que uno que verdaderamente sea hijo de Dios
no pueda vencer la carne y sobre todo vivir ocupándose en las cosas del Espíritu, Vivir
conforme al Espíritu es vivir practicando lo que la Biblia dice que debe manifestarse en un
hijo de Dios. El Espíritu de Dios nos ayudara a obedecer y creer la Palabra de Dios para
poder vivirla en cada instante de nuestras vidas, recuerde que su vida no es simplemente
racional, puramente mental; sino que es más que todo espiritual, lo que es nacido de la
carne, carne es pero lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.

Durante este estilo de vida, es decir vivir conforme al Espíritu; comienza a darse la
renovación de la mente.

Siendo transformados por Dios

Finalmente, necesitamos comprender que Dios esta activamente interesado en transformar


nuestras vidas y para lograrlo, El siempre estará enseñándonos como ser verdaderamente
transformados, por nuestra parte nosotros tenemos que luchar constantemente para estar
conscientes que nosotros le importamos a Dios y que El quiere enseñarnos la verdad y que
no debemos escondernos ni llenarnos de culpa y vergüenza mientras caemos y nos
levantamos en el proceso de nuestra sanidad sexual.

Recordemos que hay muchas formar y expresiones que demuestran nuestro anhelo por la
sensualidad y la lujuria, algunas de estas son:

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 47 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

1. Un segundo vistazo para deleite


2. Vestirse para atraer la atención
3. Mirar pornografía
4. Conducta y expresiones sensuales
5. Una respuesta de amor/odio
6. Ser demasiado amistoso
7. Tocar inapropiadamente
8. Fantasear y soñar despierto
9. Incapacidad para concentrarse

Dios nos ha dado claras instrucciones de cómo tratar con la lascivia, ya que existe lascivia
de la carne (de nuestros cuerpos caídos), lascivia de la mente (mente corrupta, mente
entenebrecida) y la lascivia del corazón (emociones y sentimientos pecaminosos).

Con relación a nuestros cuerpos caídos, no se espera que la carne sea un amo, sino un
sirviente. El apóstol pablo explica que el cuerpo no fue diseñado para practicar o entregarse
a los placeres sensuales, como la fornicación o el adulterio, sino que fue diseñado para el
Señor y el Señor para el cuerpo. Como miembros del pueblo de Dios, nuestro cuerpo se ha
unido al del Señor Jesucristo; somos su templo; debemos glorificarlo a él, y no a nosotros
mismos. Pablo muestra que el cuerpo nos fue dado para que el Padre Celestial lo use para
su gloria. La búsqueda de nuestra satisfacción personal no debe controlar nuestra vida.

Vivimos bombardeados constantemente con la idea popular de que debemos satisfacernos a


nosotros mismos. El mensaje se repite a diario y el control personal está fuera de moda. El
concepto bíblico acerca de la moralidad se presenta como cosa de viejos. Por lo anterior, es
necesario meditar continuamente en la perspectiva divina expuesta por el apóstol en este
pasaje de la escritura: 1 Corintios 6:19–20

Pablo concluye su discusión con una de las ideas más importantes que podemos aprender
acerca de la vida cristiana. El cuerpo del hijo de Dios tiene como propósito realizar la misma
tarea que se le dio al templo en el Antiguo Testamento: revelar a la humanidad la
naturaleza del Creador del universo.

Esa es la misión de nuestro cuerpo; estamos aquí para honrarlo; él nos ha apartado de
todos los demás para que lo revelemos al mundo que nos rodea. Por lo tanto, cada uno
tiene que preguntarse: “¿Puede el mundo conocer a Dios al observar mi estilo de vida? ¿Lo
glorifico con el cuerpo que me dio?” Si no es así, ¿cómo lo van a conocer?

La Biblia nos instruye a todos los hijos de Dios a que presentemos a Dios nuestros cuerpos
como un “sacrificio vivo” en un acto de adoración definitivo. Mucho más aún debemos rendir
los miembros de nuestros cuerpos a El como instrumentos de justicia.

Necesitamos estar consientes de la constante tendencia de rendirnos a las lascivias de la


carne y recordar la advertencia de la Palabra de Dios: Porque el que siembra para su carne,
de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida
eterna. (Gal 6:8).

Otro aspecto súper importante sobre todo vital es nuestra mente, si llenamos nuestras
mentes con la Palabra de Dios, no solo nos liberaremos de nuestros pensamientos impuros,

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 48 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

sino que enviaremos a nuestro corazón las verdades a través de las cuales se puede
construir un sistema de creencias y de acción.

A través de ese sistema, seremos capaces de pensar, hablar y actuar de acuerdo a los
caminos de Dios, conquistando así la impureza moral. El salmista nos recuerda lo mismo
con las siguientes palabras: En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti.
(Salmos 119:11), si hacemos eso, esto nos dará la victoria sobre los pensamientos
sensuales; si fallamos en el proceso de llevar cada pensamiento cautivo a la obediencia de
Cristo, viviremos nuestras vidas en nuestros propios pensamientos, los cuales son opuestos
a la verdad y vida de Dios, esta es la advertencia de la Palabra de Dios: Porque la intención
de la carne es muerte; mas la intención del espíritu, vida y paz (Romanos 8:6).

Los pensamientos del hombre son completamente opuestos a los de Dios. Si confiamos en
ellos experimentaremos muerte mental, emocional, física y espiritual, si abiertamente
rechazamos la voluntad de Dios, nuestra mente se convertirá en una mente reprobada y
llegaremos a creer nuestras mentiras.

El reto que Dios nos pone, por Su Gracia y Su Fidelidad es que conquistemos las lascivias
del corazón, ya que todos nosotros tendemos a creer que lo que pensamos en nuestros
corazones no es asunto de nadie sino nuestro. Más aún, pensamos que nuestras
meditaciones secretas no nos herirán a nosotros o a alguien más. Nada podría estar más
alejado de la verdad.

Dios advierte sobre esa manera de pensar: no sea que haya entre ustedes hombre o mujer,
familia o tribu, cuyo corazón se aleje hoy del SEÑOR nuestro Dios para ir y servir a los
dioses de aquellas naciones; no sea que haya entre ustedes una raíz que produzca fruto
venenoso y ajenjo. "Y sucederá que cuando él oiga las palabras de esta maldición, se
envanecerá, diciendo: 'Tendré paz aunque ande en la terquedad de mi corazón, a fin de
destruir la tierra regada junto con la seca.' "El SEÑOR jamás querrá perdonarlo, sino que la
ira del SEÑOR y Su celo arderán contra ese hombre, y toda maldición que está escrita en
este libro caerá sobre él, y el SEÑOR borrará su nombre de debajo del cielo. (Deuteronomio
29:18-20)

La frase a la que debemos prestan mucha atención es la siguiente: “una raíz que produzca
fruto venenoso y ajenjo” esta frase es claramente explicada en Hebreos 12:15: Cuídense de
que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios; de que ninguna raíz de amargura, brotando,
cause dificultades y por ella muchos sean contaminados.

Existe un efecto penetrante muy nocivo cuando se tiene una vida entregada a la
sensualidad, es como la levadura que se esparce por toda la masa y la controla logrando en
ella el efecto para la cual fue usada, de igual forma los pensamientos de sensualidad y la
indisciplina en ese área termina contaminando nuestra mente y volviéndonos a llevar
cautivos al placer mal habido. Recordemos como Pablo instruyo a la iglesia de Corinto para
entregar a Satanás a un hombre inmoral, para destrucción de la carne, a fin de que su
espíritu sea salvo en el día del Señor.

No olvidemos nunca que, la sexualidad y el ser humano necesitan de una consejería


pastoral que esté dispuesta a ir fuera del “cajón del ocultamiento” donde realmente está
Cristo. Al cruzar dichas fronteras se sembrarán nuevas luces de esperanza. Nosotros
sabemos que Dios nos ha permitido trabajar con personas adictas al pecado sexual. Sus
luchas se constituyeron en nuestras luchas, sus debilidades en nuestras debilidades, y sus

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 49 
Cristianismo Histórico. Copyright © 2012 

esperanzas y triunfos también en las nuestras. Aún con sexualidades prematuramente


tronchadas no olvidemos que hay destellos de esperanzas y sanidad. En todo este proceso
el agente sanador debe ser el amor, pues «el amor todo lo espera, todo lo soporta y no deja
de ser…» Sigamos amando a todos nuestros hermanos y hermanas que se encuentran en
medio de esta lucha, estableciendo un diálogo transparente y sin juicio. Sigamos
acompañándolos, rechazando el dualismo espiritual y el dualismo sexista; así como la falsa
impresión de que nosotros nunca nos veremos en esos caminos. Si no desmayamos la
imagen divina seguirá renovándose y restaurándose por la gracia de Jesucristo en nuestros
hermanos y hermanas, así como en la nuestra, y la sexualidad del ser humano cesará de
ser tabú, para pasar a convertirse en lo que verdaderamente es: Un don inefable de Dios.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - http://www.cristianismohistorico.org

  Page 50