You are on page 1of 2

Calibración del lavador

El lavador de ELISA resulta crítico para garantizar que la técnica de ELISA funciona de
forma apropiada. Se presentan a continuación los lineamientos a tener en cuenta para que
el equipo funcione adecuadamente.

Posición de las agujas (cabeza de suministro y aspiración)


Se debe verificar con cuidado el ajuste de la posición horizontal y vertical respecto de los
pozos. Si la placa tiene pozos de fondo plano, se debe verificar que la aguja de
aspiración se encuentre ubicada muy cerca a la pared del pozo; si el fondo es redondo o
en V, se debe verificar que la aguja de succión se encuentre en el centro del pozo y,
cuando se efectúa el movimiento vertical, se mantenga una distancia aguja fondo del pozo,
comprendida entre 0,3 y0,5 mm. Nunca se debe permitir que las agujas toquen el fondo de
los pozos, para evitar interferencias de tipo mecánico entre la punta de la aguja y el fondo
del pozo durante la función de aspiración.

Tiempo de aspiración
Ajustar el tiempo de aspiración de forma que resulte adecua-do, para que la película de
solución adherida a la pared del pozo pueda fluir hasta el fondo del mismo. Evitar
tiempos demasiado largos para impedir que se seque el recubrimiento de los pozos.
Verificar que las agujas del sistema de succión se encuentren limpias (libres de
obstrucciones).

Volumen dispensado
Verificar que el volumen dispensado esté lo más cerca posible del volumen máximo del
pozo; confirmar que todos los pozos se llenen de forma homogénea al mismo nivel.
Comprobar que las agujas dispensadoras se encuentren limpias (libres de obstrucciones).

Vacío
El sistema de succión debe estar graduado de forma adecuada. Si el vacío es muy alto,
puede alterarse la prueba, pues podrían secarse los pozos y debilitar considerable-mente
la actividad de la enzima en los pozos, alterando por completo el resultado de la prueba.
La mayoría de los lavadores funcionan bien con un vacío que oscila entre el 60 y70 % de
la presión atmosférica. En algunos lavadores, el vacío se produce en una bomba externa
que opera como un accesorio del lavador y su operación es controlada desde el lavador, lo
que implica que la bomba de vacío opera únicamente cuando se requiere.

Verificación del proceso de lavado


Para verificar si el proceso de lavado se realiza de
acuerdo con las especificaciones exigidas por la técnica de ELISA, los fabricantes de
pruebas de ELISA han desarrollado procedimientos que deben ser efectuados de forma
regular. Uno delos controles se basa en la utilización del reactivo Peroxidasa, el cual se
dispensa mediante una pipeta en los pozos de la placa para ser leí-do a 405, 450 y 492nm.
En seguida los pozos se lavan y se les añade un sustrato incoloro (TMB/H2O2
Tetrametilbenzidina/Peróxido de hidrógeno). Cualquier residuo conjugado hidrolizará la
enzima y el cromógeno cambiará a color azul. Después de detener la reacción con ácido,
el TMB se vuelve amarillo. La intensidad del color resultante está directamente relacionada
con la eficiencia del proceso de lavado.

SERVICIOS REQUERIDOS
Para que el lavador de ELISA opere correcta-mente, se necesita disponer de los siguientes
servicios:
1. Un ambiente limpio, libre de polvo.
2. Una mesa de trabajo estable. Se aconseja que la misma esté alejada de equipos que
generen vibraciones centrífugas, agitadores, que tenga un tamaño adecuado para que
permita ubicar, al lado del lavador de ELISA, los equipos complementarios re-queridos
para efectuar la técnica en mención: analizador, incubadora, dispensador y computador
con periféricos.
3. Una toma eléctrica con polo a tierra en buen estado, conectada a una acometida que
cumpla con las normas y estándares eléctricos implementados en el país o el laboratorio.
En los países americanos se utilizan generalmente voltajes de 110 V y frecuencias de 60
Hz.

RUTINAS DE MANTENIMIENTO
Las rutinas que se describen a continuación están enfocadas exclusivamente al lavador de
ELISA. El mantenimiento del analizador de ELI-SA está tratado en el capítulo
correspondiente.
Mantenimiento básico

Frecuencia: Diaria
1. Verificar el volumen dispensado.
2. Comprobar la uniformidad del llenado.
3. Verificar la eficiencia del subsistema de aspiración.
4. Confirmar la limpieza de las agujas de su-ministro y extracción.
5. Limpiar el lavador con agua destilada después de haberlo utilizado, para remover
cualquier vestigio de sal en los conductos de los subsistemas de suministro y extracción.
Las agujas pueden mantenerse sumergidas en agua destilada.
6. Verificar la limpieza del cuerpo del lavador. Si es del caso, limpiar las superficies
exteriores con una pieza de tela humedecida, con un detergente suave.
Mantenimiento preventivo

Frecuencia: Trimestral
1. Desensamblar y limpiar los conductos y conectores. Verificar la integridad de
los mismos. Si de detectan fugas o vestigios de corrosión, ajustar y/o reemplazar.
2. Verificar la integridad de los componentes mecánicos. Lubricar de acuerdo
con las instrucciones del fabricante.
3. Comprobar el ajuste de cada uno de los subsistemas. Calibrar de acuerdo a las
recomendaciones del fabricante.
4. Confirmar la integridad del conector eléctrico y el cable de interconexión.
5. Verificar la integridad del fusible, y que sus puntos de contacto estén limpios.