Вы находитесь на странице: 1из 13

Su pe rin te n de n c ia N ac ion al de Salu d Número 3

I N V I T A D O

De la naturaleza jurídica
del derecho a la salud en Colombia
Jaime León Gañán Echavarría*

c
Palabras clave

onstitución, Salud, Derecho


fundamental, Estado social, Juris-
prudencia.

Resumen

El derecho a la salud se cons-


titucionalizó de forma expresa en los
artículos 44 y 49 de nuestra actual
Constitución Política como un dere-
cho inherente a la persona. Según
un primigenio criterio formalista de
interpretación, el derecho a la salud
fue considerado como un derecho
meramente prestacional debido a su prestacional del derecho a la salud precitada Constitución Política como
ubicación topográfica en dicha Cons- o de su iusfundamentalidad en for- un derecho fundamental. Su satisfac-
titución. De allí, y por influjo directo ma exclusiva por vía conexidad con ción efectiva e integral, como derecho
de las consideraciones jurispruden- otros derechos fundamentales. El a una vida digna1, depende del asegu-
ciales de la Corte Constitucional, fue derecho a la salud analizado en cla- ramiento real de otros derechos. Entre
considerado como un derecho de ve del Estado social es un verdadero ellos se destaca el derecho a la salud2.
doble connotación –fundamental y derecho fundamental por ser univer- Los artículos 48 y 49 constitu-
asistencial–, luego como un derecho sal, irrenunciable, inherente a la per- cionales fueron desarrollados por la
fundamental por conexidad, poste- sona humana, integral e integrador, Ley 100 de 19933 que, entre otros,
riormente como un derecho funda- esencial para la materialización de estructuró el Sistema General de
mental con relaciones a determina- una vida digna y con calidad, y vital Seguridad Social en Salud (en ade-
das poblaciones –adulto mayor, per- para la eficacia real del principio de lante SGSSS). El SGSSS tiene como
sonas en estado de discapacidad, igualdad material. Comporta liberta- objetivos: regular el servicio público
población en estado de desplaza- des y derechos. Por ello, el derecho de salud, crear condiciones para el
miento–, seguidamente como funda- fundamental a la salud en Colombia acceso de toda la población al servi-
mental con relación a los contenidos debe ser un derecho seriamente fun-
del Plan Obligatorio de Salud y, final- damental, protegido por todas las
mente, parece haberse reconocido garantías constitucionales y legales 1 Debe recordarse que la Corte Constitucional
ha señalado que “… el derecho a la vida no
como un derecho fundamental per propias de tal tipo de derechos. solo implica para su titular el hallarse prote-
se. No obstante el decurso jurispru- gido contra cualquier tipo de injusticia, sea
dencial señalado, aún se escuchan esta de índole particular o institucional, sino
además tener la posibilidad de poseer todos
voces sobre el carácter meramente Introducción aquellos medios sociales y económicos que le
permitan a la persona vivir conforme a su pro-
El Preámbulo de la Constitución pia dignidad.”. Corte Constitucional, Sentencia
T-102 de 1993, M. P. Carlos Gaviria Díaz. P. 8.
* Abogado de la Universidad de Antioquia. Doc- Política de 1991 determina como uno 2 Véanse entre otros los artículos 44, 48 y 49 de
tor en Derecho de la Universidad Externado
de Colombia. Especialista en Derecho Labo-
de los fines esenciales del Estado la C. P.
colombiano el de garantizar a sus in-

7
ral y Seguridad Social. Docente Investigador. 3 Por la cual se crea el Sistema de Seguridad
Facultad de Derecho y Ciencias Políticas. tegrantes la vida. A su vez, la protec- Social Integral (SSSI). Artículos 1º y 5º de la
Universidad de Antioquia. Grupo Derecho y Ley 100 de 1993. La Ley 1122 de 2007 refor-
Sociedad. Correo electrónico: gananr@une. ción del derecho a la vida se encuen- mó parte del SGSSS, al igual que la Ley 1438
net.co. tra positivizada en el artículo 11 de la de 2011 por la cual se fortalece tal Sistema.
Número 3 En e ro - Ju n i o 2 0 1 3
M O N I T O R E S T R A T É G I C O

El derecho a la salud miento realizado por tal sentencia. su carácter de teorías materiales de
De hecho, sentencias posteriores tales derechos.
implica la garantía real a a la T-760 de 2008 han regresado En el pensamiento liberal-
gozar de un estado físico, a la concepción del derecho a la burgués, señala Osuna7 el Estado
mental, emocional y social salud como fundamental solo por propio del liberalismo (el Estado de
que permita al ser humano conexidad, tal como se verá poste- Derecho), se justifica teóricamente
desarrollar en forma riormente. Aun en algunos espacios como una organización política ra-
digna y al máximo sus académicos se discute la funda- cional, cuyo último fin consiste en el
mentalidad o no del derecho a la respeto de la libertad individual, en
potencialidades, en bien de salud. Por ello, en este breve tra- ese sentido, dice el autor, el pensa-
sí mismo, de su familia y de bajo se pretende analizar las carac- miento liberal-burgués, los derechos
la colectividad en general. terísticas propias del derecho a la fundamentales son aquellos que por
salud y compararlas con las propias naturaleza corresponden al hombre
de un derecho fundamental a fin de individual libre. Por tanto, según el
cio de salud en todos los niveles de buscar la consolidación de tal dere- autor citado, las notas comunes de
atención, cubrir las contingencias de cho como un derecho seriamente tal pensamiento son las del indivi-
enfermedad general y maternidad de fundamental para todos los efectos duo-aislado como titular, libertad in-
sus afiliados y beneficiarios, y como legales y prácticos, y no solo como dividual como objeto protegido, pro-
corolario, garantizar a todas las per- fundamental para efectos de su jus- tección puramente jurídica, y Estado
sonas el acceso a los servicios de ticiabilidad vía acción de tutela. En como sujeto pasivo.
promoción, protección y recupera- tal sentido se analizará qué tipo de En la concepción democrática
ción de la salud. Con tal fin, la citada derecho es el derecho a la salud, de los derechos fundamentales, es-
Ley 100 de 1993 estipuló la imple- cuál su estructura y finalmente se tos son legitimados en cuanto per-
mentación de un Plan Obligatorio de hará un recorrido por las decisiones miten un proceso democrático de
Salud (en adelante POS)4, como un de la Corte Constitucional con res- formación de la voluntad política8. En
conjunto básico de servicios en salud pecto de la justiciabilidad tal dere- este contexto, refiere Osuna, los de-
para los afiliados y beneficiarios de cho vía acción de tutela. rechos fundamentales, más que pau-
tal Sistema. En todo caso se partirá de la tas de separación entre el Estado y
En este contexto, la natura- concepción del derecho a la salud los ciudadanos, son normas que fun-
leza jurídica del derecho a la salud en clave de lectura del Estado so- damentan competencias y funciones
ha sido ampliamente discutida para cial, como un derecho integral e para permitir la libre participación del
efectos de su justiciabilidad vía ac- integrador y bajo la premisa que el ciudadano en los asuntos políticos
ción de tutela5. Discusión que pri- derecho a la salud implica la garan- y en el proceso político. Bernal afir-
ma facie zanjó la Sentencia T-760 tía real a gozar de un estado físi- ma que la tesis central de la teoría
de 20086 al reconocer al derecho co, mental, emocional y social que democrática de los derechos funda-
a la salud como un derecho fun- permita al ser humano desarrollar mentales señala que las facultades
damental autónomo. Sin embargo, en forma digna y al máximo sus po- morales de la persona democrática
no se percibe de algunas de las tencialidades, en bien de sí mismo, se convierten, bajo el imperio de la
subsiguientes jurisprudencias de la de su familia y de la colectividad en Constitución en posiciones democrá-
Corte Constitucional una absoluta general. ticas de derecho fundamental, cuyo
correspondencia con el reconoci- titular es el ciudadano9.

4 Artículo 162 de la Ley 100 de 1993. “… Este De la naturaleza jurídica 7 Véase Osuna Patiño, Néstor Iván. Apuntes
Plan permitirá la protección integral de las fa- del derecho a la salud en sobre el concepto de derechos fundamenta-
milias a la maternidad y enfermedad general, Colombia les. Temas de Derecho Público. Universidad
en las fases de promoción y fomento de la sa- Externado de Colombia. Instituto de Estudios
lud y la prevención, diagnóstico, tratamiento y Constitucionales “Carlos Restrepo Piedrahita”.
rehabilitación para todas las patologías, según Consideraciones iniciales N.o 37. Bogotá: 1997, pp. 13 y ss.
la intensidad de uso y los niveles de atención 8 Véase Osuna. Ob. cit. P. 14.
y complejidad que se definan…”. Véanse los
Acuerdos 008, 011 y 014 de la Comisión de La lectura de los derechos, en 9 Véase Bernal Pulido, Carlos. El principio de
Regulación en Salud. CRES. especial de los derechos fundamen- proporcionalidad y los derechos fundamen-
tales. Centro de Estudios Políticos y Cons-
5 Se debe anotar que para el caso de los meno- tales, difiere según se realice en cla-

8
titucionales. Tercera edición. Madrid: 2007 y
res de edad, el derecho a la salud fue catalo-
gado por el artículo 44 constitucional como un ve del Estado liberal, de la concep- Escritos Sobre la aplicación de los Derechos
Fundamentales. Cuarta edición. Bogotá: Uni-
derecho fundamental. ción del Estado democrático o desde versidad Externado de Colombia, 2007. p.
6 M. P. Manuel José Cepeda Espinosa. la perspectiva del Estado Social en 319.
Su pe rin te n de n c ia N ac ion al de Salu d Número 3
I N V I T A D O

Finalmente, en la concepción torno de su dignidad humana y no


de los derechos fundamentales en el principalmente en torno de su liber-
marco del Estado social de derecho tad. Es decir, se cambia el centro
el acento, según Osuna10, se pone de la libertad como fin último, y se
en la posibilidad material de todos pone tal libertad al servicio de la
los ciudadanos –diríamos de todas dignidad humana como fin supremo
las personas– para gozar efectiva- de la persona y de la sociedad. En
mente de la libertad real en condicio- ese contexto no se hablaría de ga-
nes de igualdad –y le agregaríamos, rantizar un mínimo existencial sino
en iguales condiciones de dignidad–. de garantizar una vida digna y con
El mismo autor citado, señala que calidad que permita el mayor de-
a diferencia de lo que ocurre con la sarrollo posible del plan de vida de
teoría liberal-burguesa, los derechos cada persona y de la sociedad en
fundamentales en el Estado social general acorde con la definición del
son algo más que las cláusulas de derecho a la salud referido como
separación entre las competencias orientador de este trabajo, esto es,
privadas y públicas pues dada su re- dora del horizonte emancipatorio a a gozar de una alta calidad de vida
lación con el reparto de la riqueza y alcanzar. La solidaridad pasa a ser y de bienestar integral y del disfrute
con la participación de la colectividad el núcleo rector de la concepción del más alto nivel de bienestar físi-
en el bienestar se tornan en uno de de Estado social de derecho en re- co, mental y social. Por ello los de-
los componentes más significativos emplazo de la idea del bien común rechos sociales no serán un mero
de la dinámica política11. como garantía al individuo del mayor complemento de los derechos de
Por su parte Bernal12 seña- espacio posible de autonomía priva- libertad y de los derechos democrá-
la que el Estado Social se define da y la igualdad real entre todos los ticos sino que en sí mismos serán
como un modelo de organización miembro del Estado como base para verdaderos derechos universales y
política que remonta su separación que el ejercicio de la libertad pudiese vinculantes.
con respecto a la sociedad civil. Al ser universal15. Precisamente en el devenir
respecto, Baldassarre13 detalla que Los derechos sociales en el histórico verificable de la determi-
el “Estado social” es la respuesta marco de un Estado social de de- nación de la salud como un derecho
político-constitucional frente a la in- recho deben trascender de los sim- nos encontramos que el derecho a la
seguridad social creciente y objetiva, ples enunciados programáticos a salud está prolijamente regulado en
que constituye el subproducto, al principios iusfundamentales. Prin- los instrumentos jurídicos de carác-
parecer difícilmente ineludible, tanto cipios iusfundamentales que sean ter internacional, consagración de la
de los desequilibrios de poder que fines en sí mismos, pero igual sean cual se puede colegir que el derecho
implica el libre juego de las fuerzas medios instrumentales para la mate- a la salud es un derecho humano,
sociales y la incertidumbre implícita rialización de la libertad fáctica. Que universal, vinculante e indispensable
en los mecanismos espontáneos del garanticen la exigibilidad real de tal para el ejercicio de los demás dere-
mercado, entre otras causas. En pa- derecho por parte de cada uno de chos humanos. Es un derecho social
labras de Pérez Luño14 en la medida los individuos, pero igual permita la inclusivo, interdependiente con otros
que el Estado liberal de Derecho ha materialización del principio de soli- derechos. Entraña libertades y de-
evolucionado hacia formas de Esta- daridad entre los miembros de la so- rechos, se reconoce la salud como
do social de Derecho, los derechos ciedad, precisamente en el marco de un bien público, garantizado por los
fundamentales han dinamizado su un Estado social16 y la igualdad real estados parte. Es un derecho que
propia significación al añadir, a su o material entre ellos. leído en el contexto del Estado social
función de garantía de las libertades En tal sentido, la lectura de implica la dignificación del ser hu-
existentes, la descripción anticipa- la persona y de la sociedad en cla- mano y la búsqueda de su bienestar
ve del Estado social debe girar en integral.
Efectivamente, el derecho a
10 Ob. cit. P. 16.
11 Ob. cit. P. 17.
la salud fue consagrado como un
15 Cfr. Bernal. Ob. cit. P. 353.
12 Bernal. Ob. cit. 353. 16 Según Chinchilla Herrera desde la perspectiva
derecho humano en la Declaración
Universal de Derecho Humanos17.

9
13 Baldassarre. Ob. cit. P. 27. de su función en el Estado social constitucio-
nal, los derechos sociales son necesarios para
14 Véase Pérez Luño, Antonio Enrique, Los asegurar posibilidades reales o materiales de
derechos fundamentales. Novena edi- ejercicio de los derechos de libertad, igualdad, 17 Numeral 1 del artículo 25 de la Declaración
ción. Tecnos, 2007. P. 21. defensa y participación. Ob. cit. P. 188. Universal de Derechos Humanos. 1948.
Número 3 En e ro - Ju n i o 2 0 1 3
M O N I T O R E S T R A T É G I C O

En la Declaración Americana de los


Derechos y Deberes del Hombre, el
derecho a la salud es consagrado
como un derecho a la preservación
de la salud y al bienestar18. Preci-
samente en 1966, por medio del
Pidesc, se determina el derecho a
la salud como un derecho social al
reconocerse como “… el derecho de
toda persona al disfrute del más alto
nivel posible de salud física y men-
tal…”19. Mediante la Observación
General 14 se amplía su concepción
al definirse como un “derecho huma-
no fundamental e indispensable para
el ejercicio de los demás derechos
humanos”20, y al determinarse que
“El derecho a la salud está estrecha- De acuerdo con la Constitución de lo 44 de la Constitución Política de
mente vinculado con el ejercicio de la Organización Mundial de la Salud 199126. Así mismo, el derecho a la
otros derechos humanos y depende (OMS): “… La salud es un estado de salud puede derivarse de la enuncia-
de esos derechos.”21. En el Protoco- completo bienestar físico, mental y ción normativa de algunos artículos
lo Adicional a la Convención Ameri- social, y no solamente la ausencia de constitucionales, que leídos en clave
cana sobre Derechos Humanos en afecciones o enfermedades”23. de Estado social y desde la visión
Materia de Derechos Económicos, Por su parte, en Colombia el integral de tal derecho, permiten co-
Sociales y Culturales, se consagra derecho a la salud se elevó a rango legir la estipulación del derecho a la
que toda persona tiene derecho a la constitucional con la Constitución salud en ellos. Así, por ejemplo, de
salud, entendida “… como el disfrute Política de 199124. También fue de- la enunciación normativa del artículo
del más alto nivel de bienestar físico, terminado en el artículo 5025 de la 46 puede deducirse el derecho a la
mental y social.” Así mismo, que se Constitución. En ambos casos en salud o a los servicios de salud de
reconoce como un “… bien público”22. el marco de los derechos sociales. las personas de la tercera edad. Lo
Igualmente, el derecho a la salud fue mismo con el artículo 47 en lo refe-
expresamente consagrado como un rente a las personas en estado de
18 Declaración Americana de los Derechos y
Deberes del Hombre. Aprobada en la Novena
derecho fundamental en el artícu- discapacidad. El 52 en cuanto refiere
Conferencia Internacional Americana. Bogotá, al ejercicio del deporte, sus manifes-
Colombia, 1948, artículo XI: “Toda persona Derechos Económicos, Sociales y Culturales taciones recreativas, competitivas
tiene derecho a que su salud sea preservada “Protocolo de San Salvador”, 1988. Artículo
por medidas sanitarias y sociales, relativas y autóctonas en función de la pre-
10. Derecho a la Salud.
a la alimentación, el vestido, la vivienda y la servación y desarrollo de una mejor
asistencia médica, correspondientes al nivel 23 “…El goce del grado máximo de salud que se
pueda lograr es uno de los derechos funda- salud en el ser humano. El 53 con re-
que permitan los recursos públicos y los de la
comunidad”. mentales de todo ser humano sin distinción lación a la salud de los trabajadores.
de raza, religión, ideología política o condición El 54 respecto de los trabajadores de
19 Artículo 12, numeral 1 del Pacto citado. económica o social. La salud de todos los pue-
20 “Todo ser humano tiene derecho al disfrute del blos es una condición fundamental para lograr la tercera edad o discapacitados. El
más alto nivel posible de salud que le permi- la paz y la seguridad, y depende de la más 64 en cuanto a los trabajadores agra-
ta vivir dignamente”. Cuestiones sustantivas amplia cooperación de las personas y de los
que se plantean en la aplicación del Pidesc. Estados”. Principios de la Constitución de la
rios. El 79 como determinante del de-
Observación general Nº 14 (2000). El derecho OMS. Documentos básicos, suplemento de la recho a un ambiente sano.
al disfrute del más alto nivel posible de salud 45 edición, octubre de 2006. Con estas breves conside-
(artículo 12 del Pidesc). Párrafo 1. 24 Consagrándose como parte del capítulo II. De raciones se dará paso entonces al
21 “… en particular el derecho a la alimentación, los Derechos Sociales, Económicos y Cultura-
a la vivienda, al trabajo, a la educación, a la les, del título II. De los Derechos, las Garantías análisis de qué tipo de derecho es
dignidad humana, a la vida, a la no discrimi- y los Deberes de nuestra Constitución Política el derecho a la salud, su naturaleza
nación, a la igualdad, a no ser sometido a Principalmente a través del artículo 49, hoy re- jurídica, su estructura y su justiciabi-
torturas, a la vida privada, al acceso a la infor- formado por el Acto Legislativos 002 de 2009.
mación y a la libertad de asociación, reunión y 25 Todo niño menor de un año que no esté cu-
lidad.
circulación. Esos y otros derechos y libertades

10
bierto por algún tipo de protección o de segu-
abordan los componentes integrales del dere- ridad social tendrá derecho a recibir atención
cho a la salud”. Obra citada. Párrafo 3. gratuita en todas las instituciones de salud que 26 Son derechos fundamentales de los niños:”…
22 Protocolo Adicional a la Convención America- reciban aportes del Estado. La ley reglamenta- la vida, la integridad física, la salud y la seguri-
na sobre Derechos Humanos en Materia de rá la materia. dad social…”.
Su pe rin te n de n c ia N ac ion al de Salu d Número 3
I N V I T A D O

1. ¿Qué tipo de derecho es nivel de análisis de la teoría de la Efectivamente, el derecho


el derecho a la salud? filosofía de la justicia o desde la teo-
a la salud fue consagrado
ría de la política, considera que los
El derecho a la salud, tal como derechos serían determinados como como un derecho humano
se ha venido afirmando, es un dere- fundamentales en la medida que se en la Declaración Universal
cho, lo cual excluye, de entrada, la constituyen en instrumentos de pro- de Derecho Humanos. En la
discusión de si es un derecho o si es tección de los intereses más impor- Declaración Americana de
un servicio público27. En su preferen- tantes, entiéndase vitales, de las per- los Derechos y Deberes del
te connotación como derecho com- sonas, ya que preservan los bienes
Hombre
parte, por lo tanto, las características básicos necesarios para desarrollar
formales y materiales de un derecho. cualquier plan de vida de manera
Desde tal perspectiva, se tratará de digna. Entendiéndose por bienes de cualquier persona en Colombia?
abordar la posición de que el dere- básicos aquellos que son condición En nuestro criterio, se considera que
cho a la salud es fundamental, para necesaria para la realización de cual- habría que contestar positivamente a
lo cual se seguirán las consideracio- quier plan de vida. De allí se deriva cada una de las preguntas referidas,
nes realizadas por Miguel Carbonell, la característica de la universalidad ya que el derecho a la salud es inhe-
en su libro Los Derechos Funda- de los derechos fundamentales, en rente a la protección de la salud, las
mentales en México28, igual siguien- cuanto protegen bienes con los que personas tienen el derecho a su ple-
do a Ferrajoli29 y los autores Alexy, debe contar toda persona para el lo- no desarrollo, a una vida digna y con
Bernal y Arango. Teorías que son gro de una vida digna, independiente calidad y a gozar realmente de las
acogidas como referente en cuan- de factores circunstanciales, tales libertades, a contar con la protección
to realizan un análisis conceptual y como características físicas, lugar de de su integridad personal y al goce
material integrador de los diferentes nacimiento, entre otras. pleno de todos sus derechos cons-
enfoques para estudiar los derechos En términos de nuestra Cons- titucionales y legales. Por tanto, en
fundamentales. Así, primero se hará titución, podemos relacionar plan ese sentido el derecho a la salud es
la ubicación conceptual de cada ca- de vida con dignidad y con libre de- universal, asignado a todos los co-
racterística, y luego la estructuración sarrollo de la personalidad. En ese lombianos, es en sí mismo un bien y
del derecho a la salud como funda- sentido, ¿no es objetivo del derecho una condición necesaria para la rea-
mental, en relación con dicha carac- a la salud y los bienes y servicios lización de cualquier plan de vida31.
terística. de salud, proteger los bienes bási-
Carbonell, previo reconoci- cos necesarios para el desarrollo de
miento de las discrepancias entre cualquier plan de vida? ¿No es el
los filósofos de la justicia y los teó- derecho a la salud un derecho uni-
31 En este punto es procedente señalar que la
ricos políticos, realiza una primera versal, en cuanto protege, junto con Sentencia T-227 de 2003 afirmó que: “… será
aproximación a los conceptos y va- otros derechos, los bienes básicos derecho fundamental todo derecho constitu-
lores que pueden determinar que de todos los residentes en Colom- cional que funcionalmente esté dirigido a lo-
grar la dignidad humana y sea traducible en
un derecho sea considerado como bia? ¿Acaso el derecho a la salud no un derecho subjetivo. Es decir en la medida
fundamental30. Entonces, desde el es una condición necesaria para la que resulte necesario para lograr la libertad de
realización de cualquier plan de vida elección de un plan de vida concreto y la po-
sibilidad de funcionar en sociedad y desarro-
27 Se reitera que a pesar del reconocimiento llar un papel activo en ella…). M. P. Eduardo
realizado por la Sentencia T-760 de 2008 en Montealegre Lynnet, p. 13. En este contexto el
relación con la fundamentalidad del derecho como internacional, es el nexo entre derechos derecho a la salud cumple con ambos requisi-
a la salud, aún parece no existir consenso humanos y paz instituido en el preámbulo de tos: Estar funcionalmente dirigido a la materia-
doctrinario al respecto. Por ello la presente la Declaración universal de 1948. Según el lización de la dignidad humana en cuanto la
aproximación. citado autor deben estar garantizados como realización de cualquier plan de vida y la posi-
derechos fundamentales todos los derechos bilidad de su exigencia como un derecho sub-
28 Instituto de Investigaciones Jurídicas. Serie
vitales cuya garantía es condición necesaria jetivo, por lo menos, en cuanto los servicios de
Doctrina Jurídica n.o 185. Elaboración de for-
para la paz: el derecho a la vida y a la inte- salud se refiere. La Sentencia citada agrega
mato PDF: Sara Castillo Salinas. Universidad
gridad personal, los derechos civiles y políti- además que la Corte Constitucional no ha
Nacional Autónoma de México. 2004. Biblio-
cos, los derechos de libertad, pero también dado una respuesta inequívoca sobre el con-
teca Jurídica Virtual. Disponible en versión
en un mundo en el que sobrevivir es cada vez cepto de derechos fundamentales. Su postura
completa digital en: [http://www.bibliojuridica.
menos un hecho natural y cada vez más un ha oscilado entre la idea de que se trata de
org/libros/libro.htm?l=1408].
hecho artificial, los derechos sociales para la derechos subjetivos de aplicación inmediata y
29 Véase Ferrajoli, Luigi. Los Fundamentos de supervivencia. Agregamos, que el derecho a la esencialidad e inalienalibilidad del derecho
los derechos fundamentales. Madrid. Trotta.

11
la salud sin duda hace parte de tal categoriza- para la persona. Entre estos dos extremos se
2001. ción, por ende debe ser garantizado como un han presentado varias posturas teóricas, tal
30 Según Ferrajoli, uno de los criterios axio- derecho fundamental. Véase Ferrajoli, Luigi, como se verá en el apartado relacionado con
lógicos, sugeridos tanto por la experiencia Derecho y Garantías. Ley del más débil. Ma- la naturaleza jurídica del derecho a la salud
histórica del constitucionalismo, tanto estatal drid: Trotta, 2001. Ob. cit. P. 43. desde la jurisprudencia constitucional.
Número 3 En e ro - Ju n i o 2 0 1 3
M O N I T O R E S T R A T É G I C O

Siguiendo a Carbonell, se de- pero no a la titularidad del derecho a palabras, el derecho a la salud tiene
duce de los conceptos de Alexy y de la salud. En tal sentido el derecho a conexión directa con los principios
Ferrajoli las características de ina- la salud es irrenunciable33. constitucionales, como derecho vin-
lienabilidad y de no negociabilidad, Hasta aquí se puede colegir cula a todos los poderes del Estado,
como consecuencia de la universali- que el derecho a la salud cumple las se constituye en un derecho subje-
dad de los derechos fundamentales, condiciones de universalidad y que tivo, máxime en Colombia en donde
que según dicho autor no por ser uni- todas las personas tienen derecho a el derecho a la salud se encuentra
versales deben implicar uniformidad. él, a la protección de bienes e intere- sobrenormado y donde existe, por lo
De tales características se infiere ses vitales, entonces es inherente a menos, un Plan Obligatorio de Salud
que los derechos fundamentales no ellas para desarrollar cualquier plan que lo debe garantizar el Estado a
son disponibles, concepto que clasi- de vida digna34, y es una pretensión toda persona. Por ende debe tener
fica en no disponibilidad activa y no moral y existencial justificada. Su ti- una eficacia directa.
disponibilidad pasiva32. tularidad es irrenunciable, es inalie- El derecho a la salud se en-
La activa, entendida como la no nable e innegociable, y la persona no cuentra conectado directamente
disponibilidad por el sujeto que es su puede disponer de su titularidad. El con los principios constitucionales
titular. La pasiva que no son disponi- Estado tampoco puede disponer de colombianos por varias razones:
bles, expropiables o puestos a consi- su titularidad. En fin, podría decirse por ser Colombia un Estado social
deración de otros sujetos, incluyendo que el derecho a la salud es un ver- de derecho, por contribuir a la ma-
sobre todo al Estado, y agrega que dadero derecho fundamental, no solo terialización de la dignidad humana,
la no disponibilidad activa solamen- social fundamental, ni fundamental por ser un derecho inalienable que
te supone que el sujeto mismo no por conexidad o extensión, sino un en consecuencia goza de primacía,
puede por su propia voluntad dejar derecho fundamental por cumplir sin discriminación alguna, por ser la
de ser titular de los derechos, lo cual con tales características35. En otras Constitución norma de normas y ser
no implica que se le impida renunciar el derecho a la salud una disposi-
a ejercer uno o varios derechos de ción constitucional. Por ende, con
33 Paredes citando el documento La Salud como
los que es titular o que no pueda re- Derecho, Marco Nacional e Internacional de los demás derechos constituciona-
nunciar a utilizar los medios de pro- Protección del Derecho Humano a la Salud, les tiene supremacía constitucional
tección que el ordenamiento jurídico serie Aportes, n.o 3, Provea, Caracas, 1998, sobre normas infraconstitucionales
p. 32; se refiere al tema de la irrenunciabilidad
pone a su alcance para protegerlos del derecho a la salud, afirmando categórica- y vincula a todos los poderes del
cuando sean violados. En tal sentido mente, que la salud como derecho humano no Estado y a los particulares. Faculta
es negociable. Postura con la cual se está en
podríamos preguntarnos: ¿Puede un absoluto acuerdo. Véase Paredes Hernández,
a las personas para exigir acciones
colombiano disponer de su titulari- Natalia. El Derecho a la Salud: Su situación en positivas por parte del Estado a
dad al derecho a la salud? ¿Puede Colombia. Ediciones Antropos. Bogotá: Cinep favor del derecho a la salud. Pero
– GTZ, 2003, p. 85.
el Estado disponer de su derecho a también le prohíbe al Estado reali-
34 Como bien lo expresaba la sentencia
la salud? ¿Pueden otros particulares T-536 de 1992, M. P. Simón Rodríguez
zar acciones negativas que perjudi-
disponer de su derecho a la salud? Rodríguez: “El derecho a la salud y a la quen el derecho a la salud de las
En nuestro criterio, se considera que vida son derechos fundamentales porque personas. El Estado es garante del
habría que contestar no. En el marco son esenciales al hombre; la salud se en- derecho a la salud y de la materia-
de los actuales estados sociales de cuentra ligada al medio ambiente que le lización progresiva de los bienes y
rodea y que dependiendo de las condi-
derecho el derecho a la salud, desde ciones que este le ofrezca, les permitirá
servicios de salud. El derecho a la
su visión integral y sistémica de los desarrollarse económica y socialmente a salud como derecho irrenunciable
derechos, no solo es inherente a la los pueblos, garantizándoles su supervi-
persona humana sino que es abso- vencia.” P. 8. servicios necesarios para su prevención, pro-
lutamente necesario para la realiza- 35 Al respecto la Sentencia C-463 de 2008, M. P. moción, protección y recuperación, tal y como
Jaime Araújo Rentería, expresó: “El carácter lo prevé el artículo 49 Superior. Este carácter
ción digna de cualquier plan de vida. universal del derecho a la seguridad social en fundamental del derecho a la salud se justi-
Por tanto, la titularidad del derecho a salud apareja como consecuencia su funda- fica también por la importancia y relevancia
la salud es indisponible por activa o mentabilidad, esto es, su carácter de derecho del mismo para la vida digna de las personas.
fundamental, tanto respecto del sujeto como En este sentido, esta Corte ha hecho énfasis
por pasiva. Dentro de los derechos del objeto de este derecho, ya que se trata, en la fundamentabilidad del derecho a la sa-
derivados de la objeción de concien- de un lado, de un derecho que es predicable lud en los casos de los menores de edad, de
cia quizá se pueda renunciar a un de manera universal y sin excepción respecto personas de la tercera edad, o de sujetos de
de todas las personas sin posibilidad de dis- especial protección constitucional. Adicional-
determinado tratamiento, o negarse

12
criminación alguna; de otro lado, se trata de mente, esta Corte ha reconocido también la
a determinados servicios de salud, un derecho que es predicable respecto de una fundamentabilidad del derecho a la salud por
necesidad básica de los individuos o seres conexidad con otros derechos fundamentales
humanos, esto es la salud, lo cual implica, como la vida digna e integridad personal.” P.
32 Véase obra citada. P. 16. a su vez, la obligación de prestar todos los 49.
Su pe rin te n de n c ia N ac ion al de Salu d Número 3
I N V I T A D O

es un derecho de las personas y de través de acciones privilegiadas para ral y democrático y no como un fin en
la comunidad, más allá de la volun- la defensa de tales derechos. sí mismo del Estado social44.
tad del Estado para reconocerlo36. En ese orden de ideas, sien- Finalmente, se reitera que el
Por ser inherente a la persona hu- do el derecho a la salud un derecho derecho a la salud siendo un derecho
mana, deja de ser una promesa, fundamental debe compartir con los fundamental, es decir de configura-
porque quizá la promesa no sea el demás derechos fundamentales de ción prima facie es en consecuencia
derecho, ya que el derecho existe la Constitución de 1991 la esfera de restringible por una norma constitu-
per se, tal vez lo sea la garantía garantía y de protección que ella les cional directamente estatuida o por
de cumplimiento de la faceta pres- otorga. Es decir, se reitera, vincula normas legales cuando el Legislador
tacional del derecho, referida a los a todo los poderes públicos38, debe haya sido autorizado para imponerle
bienes y servicios que el Estado ser un derecho de aplicación directa restricciones en virtud de la reserva
debe implementar progresiva y, en por los jueces y órganos adminis- de ley que las normas de competen-
comienzo, irreversiblemente37. trativos39, debe estar dotado de la cia han establecido, como es el caso
Las características generales garantía de la reserva de ley40 y ser del artículo 49 constitucional que dan
de los derechos fundamentales en un derecho protegido aun frente al competencia al Legislador para regla-
relación con su génesis como dere- poder constituyente secundario, en mentar tal derecho en aspectos tales
chos humanos, esto es: vocación de Colombia41, debe gozar de la garan- como: la participación de particulares
universalidad, son innatos, irrenun- tía del contenido esencial frente al en la administración y prestación de
ciables, obligatorios, inalienables, im- poder legislativo y estar garantizado los servicios derivados de dichos de-
prescriptibles, indivisibles, inviolables mediante acciones de amparo cons- rechos, las competencias nacionales
y progresivos, de las cuales podemos titucional42 y no podrá ser suspen- y territoriales, los medios e instru-
afirmar que el derecho a la salud cum- dido durante los estados de excep- mentos para su materialización. Por
ple con cada una de ellas por su natu- ción43. De no contar con todas esas ende se reitera no es absoluto.
ral condición de derecho humano po- garantías especiales, entonces, el
sitivado en no pocos instrumentos in- derecho a la salud sería un derecho
ternacionales de derechos humanos. fundamental solo para efectos de su 2. Estructura del derecho
De las características especia- protección por vía acción de tutela, fundamental a la salud
les, que se analizaron en tal aparta- pero no sería un derecho seriamente
do, podemos afirmar, tal como arriba fundamental. Lo cual podría no ser Si se asume que la naturaleza
se dijo, que el derecho a la salud un problema grave en la defensa de jurídica del derecho a la salud es la
tiene carácter vinculante sobre todos la salud individual, ya que de todas de un derecho fundamental, es preci-
los poderes públicos en razón de formas se protegería el derecho a la so entonces determinar la estructura
lo estipulado en el artículo 4º de la salud en caso de su amenaza o vio- jurídica de tal derecho.
Constitución de 1991 y analizado en lación por su condición de derecho, Tal como en su momento se
clave de Estado social es un derecho pero seguiría siendo tomado como dijo, según Alexy45, la base de la teo-
estructural de tal concepción jurídi- un instrumento para materializar los ría analítica de los derechos es una
co-política. Por ello, su fundamenta- derechos típicos de los Estados libe- triple división de las posiciones que
lidad es y debe ser contundente en han de ser designadas como “dere-
el marco de nuestro Estado social de cho” en derecho a algo, libertades y
derecho, por ende su justiciabilidad a 38 Artículo 4º de la Constitución de 1991.
competencias.
39 Artículo 85 de la Constitución de 1991.
40 Por lo cual requeriría que su regulación legis-
36 En tal sentido, léase a Osuna Patiño, Ob. cit. lativa sea por medio de ley estatutaria –artícu-
p. 23. lo 152 de la Constitución de 1991–. 44 Cortés cita de la Sentencia de 18 de julio de
37 De todas formas no puede descalificarse el 1991 de la Corte Constitucional que: “… el
41 Debe someterse a referendo las reformas bien salud es tutelado no solo como interés
derecho como tal por la eventual falta de su constitucionales aprobadas por el Congreso,
garantía. Tal como lo afirma Ferrajoli si se de la comunidad, sino también y sobre todo
cuando se refieran a tal derecho y a sus ga- como derecho fundamental del individuo, de
confunde derechos y garantías resultarían rantías, a los procedimientos de participación
descalificadas en el plano jurídico las dos más tal forma que se configura como un derecho
popular, o al Congreso, si así lo solicita, dentro primario y absoluto, plenamente operativo en
importantes conquistas del constitucionalismo de los seis meses siguientes a la promulga-
de este siglo, es decir, la internacionalización las relaciones entre privados”. (cursivas inten-
ción del Acto Legislativo, un cinco por ciento cionales). Véase Cortés, Édgar. Responsabi-
de los derechos fundamentales y la constitu- de los ciudadanos que integren el censo elec-
cionalización de los derechos sociales. Se lidad civil y daños a la persona. El daño a la
toral. Artículo 377 de la Constitución de 1991. salud en la experiencia italiana, ¿un modelo

13
agrega que en un Estado social de derecho,
los derechos sociales deben contar con ga- 42 Por ejemplo por medio de la acción de tutela. para América Latina? Universidad Externado
rantías jurídicas reales de materialización en Artículo 86 de la Constitución de 1991. de Colombia. Primera Edición. Bogotá: 2009,
bien de la dignidad de la persona humana y 43 Artículo 214, numeral 2º de la Constitución de p. 132.
del bienestar de la colectividad. Ob. cit., p. 59. 1991. 45 Ob. cit. P. 163.
Número 3 En e ro - Ju n i o 2 0 1 3
M O N I T O R E S T R A T É G I C O

tales que pueden ser afectadas son


las de vivir y estar sano. Así mismo,
un ejemplo de eliminación de posi-
ciones jurídicas del titular del dere-
cho a la salud es precisamente en
relación con el impedimento de se-
leccionar una determinada entidad
administradora de salud, caso en el
cual se elimina el derecho subjetivo
de elegir libremente, cuando una
norma deroga o prohíbe el cambio
de entidad se elimina la posibilidad
de decidir libremente entre, por
ejemplo, una entidad promotora de
salud pública o una de tipo privado.
Respecto a la faceta prestacional
del derecho a la salud, acciones
fácticas positivas de protección
de la salud son innumerables, por
ejemplo, la estructuración de pro-
gramas de promoción de la salud,
de protección de la enfermedad,
la dotación de una empresa social
del Estado. Con relación a acciones
De acuerdo con Alexy46, la for- El derecho a la salud en su normativas, igualmente, pueden ser
ma más generalizada de un enuncia- connotación de derecho fundamen- múltiples, como es el caso de la in-
do sobre un derecho a algo se puede tal puede ser objeto de impedimen- clusión de un medicamento en el
concebir como una relación triádica tos o de obstáculos en el accionar POS, el no pago de cuotas de re-
expresada así: DabG. En donde “D” de los titulares del derecho por par- cuperación por parte de las perso-
representa la relación triádica; “a”, te del Estado o de particulares que nas identificadas como del nivel del
el portador o titular del derecho; “b”, por su delegación administren o Sisbén, pertenecientes al régimen
el destinatario del derecho, y “G”, presten bienes y servicios de salud. subsidiado de salud, entre otras.
el objeto del derecho. Alexy realiza, Igual pueden ser afectadas determi- En consecuencia, la estructura
además, una clasificación en cuanto nadas situaciones con relación a tal del derecho fundamental a la salud
al objeto de los derechos. Por tanto, derecho y, por supuesto, eliminarse coincide con las fórmulas presenta-
determina la existencia de derechos posiciones jurídicas de titular del de- das por Alexy48, en cuanto son de-
a acciones negativas (derechos de recho. En la faceta prestacional del rechos a acciones negativas y dere-
defensa) y los derechos a acciones derecho a la salud el objeto puede chos a acciones positivas. Ambos en
positivas. Los primeros los divide ser una acción fáctica y por supuesto sus diferentes modalidades frente al
en tres grupos: los derechos a que también una acción normativa. Estado.
el Estado no impida u obstaculice Precisamente, un impedimento Así, entonces, tenemos que
determinadas acciones del titular de u obstáculo a determinadas acciones Alexy presenta el siguiente esque-
derecho, los derechos a que el Esta- de titular del derecho a la salud, en ma: el derecho a la salud es un dere-
do no afecte determinadas propieda- el caso colombiano, puede ser el im- cho a algo, expresado con la relación
des o situaciones del titular del dere- pedir u obstaculizar la libre elección triádica DaeG, en donde b, el sujeto
cho, y los derechos a que el Estado del usuario a una determinada en- obligado indeterminado o el sujeto
no elimine determinadas posiciones tidad promotora de salud o de una destinatario del derecho en la rela-
jurídicas del titular del derecho. El institución prestadora de servicios. ción triádica DabG, antes reseñada,
segundo grupo los divide en dos: el Igual son, como el propio Alexy lo es reemplazado por e, que represen-
de aquellos cuyo objeto es una ac- refiere47, ejemplos de propiedades ta al Estado como garante del de-
ción fáctica y el de aquellos cuyo ob- de un titular de derechos fundamen- recho a la salud, de acuerdo con el

14 jeto es una acción normativa.

46 Ob. cit. Pp. 163 y ss.


47 Ob. cit. P. 168.
artículo 49 de nuestra Constitución.

48 Ob. cit. P. 173.


Su pe rin te n de n c ia N ac ion al de Salu d Número 3
I N V I T A D O

Por tanto, en nuestro caso, podría- toda persona tiene frente al Estado POS o una ley que garantice el ac-
mos afirmar que toda persona tiene colombiano un derecho a que este ceso inmediato de cualquier persona
derecho a que el Estado colombiano no elimine libertades derivadas del a los establecimientos que presten
le garantice el derecho a la salud. De derecho a la salud. De otra forma: servicios de salud, en caso de ur-
otra forma: DpecS, en donde D re- Dpec [¬elimine ec (LpS)], en donde gencias.
presenta la relación triádica; p, toda L representa libertades derivadas del En conclusión, el derecho a la
persona; ec el Estado Colombiano, y derecho a la salud, entre otras, como salud es un norma iusfundamental
S, el derecho a la salud. la de elegir libremente la entidad pro- que como tal puede ser amparado,
En cuanto a derechos a ac- motora de salud53. en nuestro caso colombiano, por la
ciones negativas, según Alexy, las En relación con los derechos acción de tutela cuando efectiva-
relaciones triádicas podrían ser así, a acciones positivas derivadas de mente se demuestre su amenaza o
dependiendo de su tipología49: la faceta prestacional del derecho vulneración en los términos del artí-
Derechos a no impedimentos a la salud54, se retomará la fórmula culo 86 de la Constitución y de sus
de acciones50: Dae [¬dificulta e (Ha)]. de Arango55. Esto es, en cuanto a decretos reglamentarios. Precisa-
Es decir, de acuerdo con Alexy, a tie- derechos a acciones positivas fácti- mente se analizará a continuación
ne frente al Estado un derecho a que cas, una relación triádica represen- cómo ha sido la justiciabilidad del
este no le dificulte a llevar a cabo la tada así: DieApf, la cual se adoptará derecho a la salud, según las senten-
acción h. Por tanto, podríamos afir- para efectos de este apartado, como cias de la Corte Constitucional.
mar que toda persona tiene frente al DpecApfs, en donde se agrega que
Estado colombiano un derecho a que la acción o actividad positiva fáctica
este no le dificulte llevar a cabo una se realiza por parte del Estado co- 3. Justiciabilidad del
acción relacionada con su derecho a lombiano ec con relación directa al derecho fundamental a la
la salud. De otra forma: Dpec [¬difi- derecho a la salud a fin de buscar salud
culta ec (HpS)]. su materialización real y su eficacia
Derechos a la no afectación jurídica. Es decir, toda persona tiene Previas las consideraciones
de propiedades y situaciones51: Dae derecho de exigir del Estado colom- arriba realizadas, preguntamos:
[¬afecta e (Sa)]. Es decir, según biano acciones positivas fácticas en siendo el derecho a la salud un de-
Alexy, a tiene frente al Estado un relación con el derecho a la salud, recho fundamental y vinculante, que
derecho a que este no afecte la pro- tales como implementar programas responde a las relaciones triádicas
piedad A (la situación B) de a. Alexy de salud de prevención primaria o antes descritas, ¿es justiciable?
utiliza “Sa” tanto para representar “a realizar una jornada de vacunación. Si partimos de la concepción
tiene la propiedad A” como para “a En cuanto a derechos a accio- del derecho a la salud como un de-
se encuentra en la situación B”. En nes positivas normativas fácticas, recho fundamental, obviamente es
consecuencia, podríamos afirmar una relación triádica será represen- justiciable, tanto por la jurisdicción
que toda persona tiene frente al Es- tada, para efectos de este apartado, ordinaria laboral a la que se le en-
tado colombiano un derecho a que como DpecApns. Aquí se agrega que comienda el conocimiento de las
este no le afecte el derecho a estar la acción o actividad positiva norma- controversias referentes al sistema
sano. De otra forma: Dpec [¬afecte tiva se realiza por parte del Estado de seguridad social integral56. O por
ec (Sps)], en donde s representa su colombiano ec en relación directa la Jurisdicción Contencioso Admi-
derecho a estar sano. con el derecho a la salud, es decir, nistrativa57 sobre las controversias
Derechos a la no eliminación toda persona tiene derecho de exigir y conflictos jurídicos derivados del
de posiciones jurídicas52: Dae [¬eli- del Estado que lleve a cabo acciones derecho a la salud entre las perso-
mina e (Pja)], donde Pj es posición positivas normativas según el dere- nas y entidades que no pertenezcan
jurídica. Es decir, según Alexy, a tie- cho a la salud, tales como expedir un al SSSI, en virtud del artículo 279 de
ne frente al Estado un derecho a que acuerdo ampliando el contenido del la Ley 100 de 199358, como también
este no elimine la posición jurídica de por vía de la acción de tutela, en for-
a, por tanto, podríamos afirmar que, 53 Libertad consagrada, entre otras normas, en
la Ley 100 de 1993 y en el Decreto 806 de
1998. 56 Véase el artículo 2° de la Ley 712 de 2001,
54 En Colombia, desde sentencias como la T-484 por la cual se reforma el Código Procesal del
49 Se sigue manteniendo la correspondencia de Trabajo y de la Seguridad Social.
p persona, ec Estado Colombiano y S derecho de 1992, M. P. Fabio Morón Díaz, p. 5, se con-
cibió como un derecho, pero también como 57 Véase el Decreto 01 de 1984 y normas con-

15
a la salud.
un servicio en lo que concierne a la garantía cordantes.
50 Ob. cit. Pp. 166-168. de los establecimientos, bienes y atención en 58 Véase la discusión sobre el tema referida en el
51 Véase Alexy. Ob. cit. Pp. 168-169. salud. apartado respectivo con relación al derecho a
52 Ibídem, pp. 169-173. 55 Véase Arango. Ob. cit. Pp. 59 y ss. la seguridad social.
Número 3 En e ro - Ju n i o 2 0 1 3
M O N I T O R E S T R A T É G I C O

de ficciones jurídicas. Más tarde, la


Sentencia T-307 de 200662 retoma
el argumento del derecho a la salud
como fundamental en sí mismo “…
cuya efectiva realización depende,
como suele suceder con otros mu-
chos derechos fundamentales, de
condiciones jurídicas, económicas y
fácticas, así como de las circunstan-
cias del caso concreto”, sin que por
ello, deje de ser un derecho funda-
mental. Posteriormente la Senten-
cia T-016 de 200763 señalara, entre
otros, los muy interesantes y, a la
vez, muy controvertibles puntos: “to-
ma subsidiaria cuando el derecho se constitucionales fundamentales, se dos los derechos constitucionales
encuentre amenazado o vulnerado59. ha excluido, en principio, el derecho son fundamentales, la fundamenta-
En cuanto a la prerrogativa de exigi- a la salud, exclusión que en nuestro lidad de los derechos no depende
bilidad del derecho a la salud, está criterio obedecía a una lectura for- –ni puede depender– de la manera
claro que son afiliados, beneficiarios malista, estricta y exegética de tales como estos derechos se hacen efec-
y en general los habitantes del terri- derechos60. tivos en la práctica, la salud es un
torio colombiano, quienes pueden Con respecto a la iusfunda- derecho fundamental cuyo contenido
exigir su cumplimiento del Estado. mentalidad o no del derecho a la sa- es acentuadamente prestacional”64.
En lo relacionado con la justi- lud, en consecuencia su protección Luego, la Sentencia C-811-200765
ciabilidad del derecho a la salud por por vía de acción de tutela, es po- determinó que el derecho a la salud
vía de acción de tutela es fácil com- sible señalar la siguiente secuencia es un derecho que tiene categoría
prender que su defensa ha dependi- de posiciones por parte de la Corte autónoma como fundamental, y que
do de la consideración del derecho a Constitucional, dentro de lo que po-
la salud como un derecho fundamen- dría denominarse como el decurso
tal o como un derecho estrictamente de una fundamentalidad anunciada: Caballero, p. 5; y la T-180 de 1993, M. P. Her-
nando Herrera Vergara, p. 9.
social. (i) Derecho a la salud como 62 M. P. Humberto Antonio Sierra Porto. Pp. 12 y
Según la fundamentalidad del un derecho fundamental autóno- ss.
derecho a la salud, en eventos dife- mo. El derecho a la salud, en una 63 M. P. Humberto Antonio Sierra Porto. Pp. 16
rentes al derecho de la salud de los concepción primigenia, fue consi- y ss. En igual sentido, véanse las Sentencias
T-770 y T-816 de 2008, M. P. Clara Inés Var-
niños, se puede analizar la siguiente derado como un derecho funda- gas Hernández. Pp. 11 y 5, respectivamente.
secuencia de posiciones por parte de mental61, es decir, sin ningún tipo 64 Se comparte con la sentencia la determinación
la Corte Constitucional, así: del derecho a la salud como fundamental, que
En lo relacionado con la justi- el derecho fundamental a la salud debe ser
60 Lecturas que pueden llevar a consideracio- analizado a la luz de los instrumentos jurídicos
ciabilidad del derecho a la salud por nes tan extremas como la de un amparo en internacionales que actualmente lo regulan,
vía de acción de tutela es fácil com- revisión mexicano que señaló: “ Si bien es porque siendo fundamental no es necesario
cierto que la Constitución reconoce el derecho buscar conectarlo con otros derechos expre-
prender que su defensa ha dependi- a la protección de la salud y el acceso a los samente fundamentales. No se comparte con
do de la consideración del derecho servicios de salud, al no existir normas jurí- tal sentencia que todos los derechos constitu-
a la salud como un derecho funda- dicas que especificaran el derecho subjetivo cionales sean fundamentales. Al respecto Vila
a tratamientos específicos, estos no podían Casado, se refiere a que sostener que todos
mental o como un derecho estricta- ser exigidos. La ley solo reguló los aspectos los derechos constitucionales son fundamen-
mente social. Como un derecho es- administrativos de los servicios de salud, sin tales porque hacen parte de la Constitución
trictamente social, programático o de especificar a qué servicios y tratamientos te- […] es negar, contra toda evidencia, que exis-
nía derecho la población”. Véase La protec- te un conjunto de derechos con prerrogativas
prestación no ha sido objeto de tutela ción de la salud en la Comisión Nacional de especiales que los diferencian de los demás
con base en los preceptos del artícu- los Derechos Humanos. José Luis Soberanes derechos constitucionales. Véase Vila Casado,
lo 86 de la Constitución Política de Fernández en Temas selectos de salud y de- Iván. Fundamentos del Derecho Constitucio-
recho. México: 2002. Universidad Nacional nal Contemporáneo. Primera Edición. Bogotá:
1991; en cuanto se refiere a la pro- Autónoma de México. Coordinadora: Marcia Legis, 2007, p. 465. En igual sentido véase
tección inmediata de los derechos Muñoz de Alba Medrano, p. 181. Chinchilla Herrera, Tulio Elí. ¿Qué son y cuáles

16 59 Confróntese el artículo 86 de la Constitución


de 1991 y normas concordantes.
61 Véanse las Sentencias T-536 de 1992, M.
P. Simón Rodríguez Rodríguez, p. 8; T-505
de 1992, M. P. Eduardo Cifuentes Muñoz, p.
11; T- 613 de 1992, M. P. Alejandro Martínez 65
son los derechos fundamentales? Las nuevas
líneas de la jurisprudencia. Segunda Edición.
Bogotá: Ed. Temis, 2009, p. 113.
M. P. Marco Gerardo Monroy Cabra, p. 33.
Su pe rin te n de n c ia N ac ion al de Salu d Número 3
I N V I T A D O

debe ser garantizado a todos los se- (iii) Derecho a la salud como (iv) Derecho a la salud como
res humanos igualmente dignos. En un derecho fundamental por co- un derecho prestacional. No obs-
el mismo sentido la Sentencia C-463 nexidad73. En el mismo sentido de tante las consideraciones, en algu-
de 200866, expresó que el carácter relacionar el derecho a la salud con el nas sentencias de 1992, no solo
universal del derecho a la seguridad derecho a la vida, la Sentencia T-487 de que el derecho a la salud era un
social en salud apareja como con- de 199274, aun en forma muy general, derecho fundamental sino su doble
secuencia su fundamentabilidad67. realiza la conexión entre el derecho a connotación por conexidad, en el
Posteriormente, la Sentencia T-760 la salud y el derecho a la vida75. Es en año 1997 la Sala Plena de la Corte
de 200868 vuelve a reconocer, sin la Sentencia T-491 de 199276 que se Constitucional reversó una conside-
ningún tipo de ficción jurídica, que hace explícito el concepto de conexi- ración típicamente prestacional del
el derecho a la salud es un derecho dad77. Una importante conexión fue la derecho a la salud. Precisamente,
fundamental69. realizada entre el derecho a la salud y en la Sentencia SU-111 de 199780
(ii) Doble connotación del el principio fundamental de la dignidad se expresó que el derecho a la salud
derecho a la salud: fundamental y humana78, conexión que también se remite esencialmente a un contenido
asistencial70. Muy temprano en las realizó con la integridad física, psíqui- prestacional, aunque no es ajeno a
sentencias de revisión de tutela se ca y moral. La teoría de la conexidad la conservación de la vida orgánica,
empezó a considerar el derecho a o extensión quizá haya sido la teoría sostuvo la Corte, por esta razón no
la salud en su doble connotación71, predominante, aunque no unánime, se convierte en derecho fundamental
como derecho fundamental y como en las sentencias de la Corte Consti- de aplicación inmediata81. La posi-
derecho con carácter asistencial72. tucional79, como luego se verá. ción de la sentencia en cita luego se-
ría matizada por la consideración del
lo identifican como un predicado inmediato
derecho a la salud como un derecho
66 M. P. Jaime Araújo Rentería, p. 31.
del derecho a la vida, de manera que atentar fundamental autónomo en el caso de
67 Esto es, su carácter de derecho fundamental,
tanto respecto del sujeto como del objeto de
contra la salud de las personas equivaldría a ciertas poblaciones, o en el caso de
atentar contra su propia vida.
este derecho, por su universalidad y por su re- los contenidos del POS.
lación directa e inescindible con el principio de 73 Es preciso aclarar que la teoría de la cone-
xidad se refiere aquí con relación directa al (v) Derecho a la salud como
la dignidad humana.
derecho de la salud. No obstante, desde la un derecho fundamental autóno-
68 Véase la Sentencia T-760 de 2008, M. P. Ma- Sentencia T-406 de 1992, M. P. Ciro Angari-
nuel José Cepeda Espinosa. p. 18. mo en el caso de algunas pobla-
ta Barón, p. 20, tempranamente ya se había
69 La sentencia en cita, retoma el hecho de que estructurado la teoría de la conexidad en tér- ciones específicas. Ha sido pací-
uno de los elementos centrales que le da sen- minos generales. fica la consideración del derecho a
tido al uso de la expresión “derechos funda-
mentales” es el concepto de dignidad humana,
74 M. P. Alejandro Martínez Caballero, p. 4. la salud como fundamental con res-
concepto que se relaciona directamente con la 75 Manteniendo, la posición del carácter dual del pecto a determinadas poblaciones,
derecho a la salud, la Corte expresa que pro-
“libertad de elección de un plan de vida con-
teger la salud del hombre es proteger su vida,
dado su alto carácter de vulnerabi-
creto en el marco de las condiciones sociales
en las que el individuo se desarrolle”. Véase que es un derecho constitucional fundamental lidad e indefensión. Igual ha suce-
la Sentencia T-881 de 2002, M. P. Eduardo inalienable. dido con el derecho a la seguridad
Montealegre Lynett, p. 33. Recuérdese que la 76 M. P. Eduardo Cifuentes Muñoz, p. 4. social como en el caso de las per-
Sentencia T-227 de 2003, M. P. Eduardo Mon- 77 Se entiende por derechos fundamentales por
tealegre Lynett ya había señalado que sería sonas de la tercera edad o adulto
conexidad aquellos que no siendo denomina-
fundamental todo derecho que funcionalmente dos como tales en el texto constitucional le es mayor82 y en el de las personas dis-
esté dirigido a lograr la dignidad humana y sea comunicada esta calificación en virtud de la
traducible en un derecho subjetivo, p. 11. íntima e inescindible relación con otros dere-
70 Obviamente, en los interregnos entre las sen- chos fundamentales. Gil, p. 5; T-074 de 2005, M. P. Alfredo Beltrán
tencias citadas, otras sentencias debatían Sierra, p. 4; T-627 de 2006. M. P. Álvaro Tafur
78 Véase la T-499 de 1992, M. P. Eduardo Ci- Galvis, p. 9; T-408 de 2007. M. P. Jaime Cór-
diferentes criterios acerca de la naturaleza ju- fuentes Muñoz, p. 4.
rídica del derecho a la salud, aun después de doba Triviño, p. 8; T-517 de 2008, M. P. Clara
las Sentencias T-016 de 2007, C-811 de 2007, 79 En ese sentido se pueden citar, entre muchas Inés Vargas Hernández, p. 9.
la C-463 de 2008 y la T-760 de 2008. Véase otras, las siguientes sentencias: T-236 de 80 M. P. Eduardo Cifuentes Muñoz, p. 17.
la Sentencia C-1041 de 2007. M. P. Humberto 1993, M. P. Fabio Morón Díaz, p. 10; T-030
de 1994, M. P. Alejandro Martínez Caballero, 81 Pese a estar a cuatro años de la vigencia de la
Antonio Sierra Porto, p. 70. Ley 100 de 1993 y a casi dos de la entrada en
p. 7; T-271 de 1995, M. P. Alejandro Martínez
71 Como ejemplo inicial tenemos la Sentencia Caballero, p. 17; T-281 de 1996, M. P. Julio vigencia del SGSSS, la Sala sostuvo que los
T-484 de 1992, M. P. Fabio Morón Díaz, p. 5. César Ortiz Gutiérrez, p. 9; T-125 de 1997, derechos económicos, sociales y culturales,
Véase, además, en el Documento Derecho a M. P. Eduardo Cifuentes Muñoz, p. 2; T-489 pese a su vinculación con la dignidad huma-
la salud en la Constitución, la jurisprudencia de 1998, M. P. Vladimiro Naranjo Mesa, p. 5; na, la vida, la igualdad y la libertad, no son de
y los instrumentos internacionales, el tema T-529 de 1999, M. P. Fabio Morón Díaz, p. 7; aplicación inmediata, pues necesariamente
relacionado con los criterios bajo los cuales T-155 de 2000, M. P. José Gregorio Hernán- requieren de la activa intervención del legis-
el derecho a la salud ha sido entendido como lador con miras a la definición de las políticas

17
dez Galindo, p. 3; T-461 de 2001, M. P. Marco
derecho fundamental, Defensoría del Pueblo, Gerardo Monroy Cabra, p. 7; T-994 de 2002, públicas y de su adecuada instrumentación
2003, pp. 39 y ss. M. P. Jaime Araújo Rentería, p. 6; T-1105 de organizativa y presupuestal.
72 Como fundamental por conformar, en su natu- 2003, M. P. Manuel José Cepeda Espinosa, 82 La Sentencia T-535 de 1999 determinó que en
raleza jurídica, un conjunto de elementos que p. 2; T-748 de 2004, M. P. Rodrigo Escobar aras de garantizar real y eficazmente los pre-
Número 3 En e ro - Ju n i o 2 0 1 3
M O N I T O R E S T R A T É G I C O

capacitadas o personas en estado T-859 de 200386 que se determinó han reversado o ido en contrario de
de discapacidad83. directamente que el derecho a la avances significativos en tal con-
(vi) Derecho a la salud como salud, en su componente presta- ceptualización. Nótese, como bien
un derecho fundamental autóno- cional del POS, tiene naturaleza de lo expresó la C-1041 de 2007, que
mo en el caso de los contenidos derecho fundamental de manera han coexistido variados criterios,
del POS. La Sentencia SU-819 de autónoma y, por tanto, el derecho a en ocasiones, sin tener en cuenta
199984 refiere a la posibilidad jurí- recibir la atención de salud definido posturas que ya en pleno se habían
dica que el derecho a la salud y en en el Plan Básico de Salud, el POSC tomado según a la fundamentalidad
general los derechos económicos, y POSS de acuerdo con la Ley 100 del derecho a la salud. En el mismo
sociales y culturales tiendan a trans- de 1993 y sus normas complemen- sentido puede apreciarse recientes
mutarse hacia un derecho subjetivo, tarias87. sentencias de la propia Corte Cons-
en la medida en que se creen los A manera de conclusión de titucional que han retomado el con-
elementos que le permitan a la per- este apartado, se puede decir que cepto de conexidad para determinar
sona exigir del Estado la obligación no existe aún una línea jurispruden- la fundamentalidad del derecho a la
de ejecutar una prestación determi- cial unánime acerca de la natura- salud, o que lo utilizan para reforzar
nada, consolidándose entonces (el leza iusfundamental del derecho a su fundamentalidad, o se utiliza en
deber asistencial) en una realidad la salud en la Corte Constitucional. forma preferente la posición de que
concreta en favor de un sujeto espe- No obstante, en la evolución del todos los derechos constitucionales
cífico85. Quizá fue con la Sentencia concepto, pueden apreciarse algu- son fundamentales, pese a los pro-
nas posturas mayoritarias, como en nunciamientos, por ejemplo, de la
supuestos consagrados en el artículo 46 de la el caso de la fundamentalidad por citada T-760 de 200888, lo cual de-
Constitución Política debe considerarse el de- conexión del derecho a la salud muestra que hasta el momento no
recho a la salud como un derecho fundamental
autónomo. M. P. Carlos Gaviria Díaz, p. 4. De con otros derechos fundamentales, existe una línea jurisprudencial con-
su parte, la Sentencia T-261 de 2007 fue enfáti- ejemplo las poblaciones o personas solidada en relación con la iusfun-
ca, así mismo, en la determinación del derecho altamente vulnerables o indefensas, damentalidad del derecho a la salud
a la salud del adulto mayor como un derecho
fundamental autónomo. M. P. Marco Gerardo precisamente de la tercera edad o en la propia Corte Constitucional.
Monroy Cabra, pp. 12 y ss. En el mismo sen- adulto mayor, y las personas en Finalmente, y pese a lo arriba
tido véanse, entre otras, las Sentencias T-527 estado de discapacidad. Pero, en señalado, se podría afirmar que la
de 2006, M. P. Rodrigo Escobar Gil, pp.7 y ss;
638 de 2007, M. P. Jaime Araújo Rentería, p.7; esa misma evolución conceptual y Corte Constitucional va en camino de
T-1097 de 2007 y 015 de 2008, M. P. Mauricio doctrinaria, a veces las diferentes un consenso sobre la determinación
González Cuervo, p. 4 en ambas sentencias;
T-073 de 2008, M. P. Manuel José Cepeda Es-
salas de la Corte Constitucional del derecho a la salud, como un dere-
pinosa, p. 3, y la T-866 de 2008, M. P. Marco cho fundamental autónomo en todos
Gerardo Monroy Cabra. Pp. 9 y ss. los casos y para todas las personas89,
83 La sentencia T-1038 de 2001 determinó que en mente ante las instancias judiciales y deviene
aplicación de los artículos 13 y 47 de la Cons- en un derecho fundamental exigible por vía
titución Política, el Estado debe otorgar espe- de tutela. Al respecto la Sentencia SU-819 se
refiere a las Sentencias T-108 de 1993, M. P. 88 Véase como ejemplo muy reciente la
cial tratamiento y protección a los disminuidos Sentencia T-814 de 2008, M. P. Rodrigo
físicos y psíquicos. M. P. Rodrigo Escobar Gil, Fabio Morón Díaz, pp. 9 y ss.; T-207 de 1995,
M. P. Alejandro Martínez Caballero, pp. 8 y ss, Escobar Gil, pp. 6 y ss.; que retoma la teoría
p. 6. Véanse además las Sentencias T-248 de de la conexidad, no obstante que sentencias
1998, M. P. José Gregorio Hernández Galindo, y T-042 de 1996, M. P. Carlos Gaviria Díaz,
pp. 5 y ss. como la T-016 de 2007, la C-811 de 2007, la
p. 5; y T-762 de 1998, M. P. Alejandro Martínez C-463 de 2008 y la T-760 de 2008 han afir-
Caballero. Pp. 13 y ss. Así mismo, en la senten- 86 M. P. Eduardo Montealegre Lynett, pp. 7 mado categóricamente que el derecho a la
cia T-124 de 2002 se consideró especialmente y ss. salud es fundamental y autónomo. Otra cosa
el derecho a la salud como la garantía de un es si ha sido o no amenazado o vulnerado. O
mínimo de dignidad de estabilidad tanto física 87 En el mismo sentido, la Sentencia T-860 de
2003 determinó que los contenidos propios si el medio de protección es o no la acción de
como psíquica de las personas con discapaci- tutela por existir o no otro medio de defensa
dad mental. M. P. Manuel José Cepeda Espi- del POS devienen en prestaciones vinculantes
para los entes encargados de su cumplimiento o existiendo medio de defensa diferente este
nosa, p. 6. La Sentencia T-063 de 2007 detalló es ineficaz ante una amenaza o vulneración
una protección especial de un joven reclutado y en derechos subjetivos, de carácter funda-
mental autónomo para las personas. M. P. determinada. En el mismo sentido de utilizar
que resultó discapacitado como resultado de la la conexidad como vía de fundamentalizar el
prestación del servicio militar. M. P. Humberto Eduardo Montealegre Lynett, pp. 10 y ss. En
igual referencia las Sentencias T-200 de 2007, derecho a la salud, entre otras sentencias de
Antonio Sierra Porto. Pp. 12 y ss. Confróntese, 2009, se tiene por ejemplo la T-079, M. P. Cla-
además y entre otras, las Sentencias T-339 de M. P. Humberto Antonio Sierra Porto, pp. 6 y
ss.; T-261 de 2007, M. P. Marco Gerardo Mon- ra Elena Reales Gutiérrez, p. 3; la T-183, M. P.
1995, T-179 de 2000 y la T-261 de 2007. Ma- Juan Carlos Henao Pérez, p. 14, y la T-214, M.
gistrados Ponentes: Carlos Gaviria Díaz, p. 5; roy Cabra, pp. 12 y ss; y la Sentencia T-767 de
2008, M. P. Marco Gerardo Monroy Cabra, pp. P. Gabriel Eduardo Mendoza Martelo, p. 3.
Alejandro Martínez Caballero, p. 19; y Marco
Gerardo Monroy Cabra, p. 10; respectivamente. 4 y ss., confirman que el derecho a la salud en 89 Véanse, por ejemplo, las Sentencias T-875 de

18
casos especiales es un derecho fundamental 2008, M. P. Jaime Córdoba Triviño, pp. 8 y ss.;
84 M. P. Álvaro Tafur Galvis. Pp. 13 y ss. de manera autónoma. M. P. Humberto Antonio T-921 de 2008, M. P. Marco Gerardo Monroy
85 En consecuencia, al transmutar el derecho a Sierra Porto, pp. 6 y ss. Véase la sentencia Cabra, pp. 5 y ss. Del 2009, entre otras, las
la salud en un derecho subjetivo, el beneficia- 016 de 2007, M. P. Humberto Antonio Sierra Sentencias T-053, M. P. Humberto Antonio
rio del derecho puede hacerlo valer efectiva- Porto, p. 19. Sierra Porto, pp. 9 y ss.; T-120, M. P. Clara
Su pe rin te n de n c ia N ac ion al de Salu d Número 3
I N V I T A D O

Centro de Estudios Políticos y Constituciona-


en especial, desde las Sentencias Quizá ha sido la Corte Constitucio- les. Tercera edición. Madrid: 2007 y Escritos
C-811 de 2007, la C-463 de 2008 y la nal quien ha ido estabilizando vía ju- Sobre la aplicación de los Derechos Funda-
mentales. Cuarta edición. Bogotá: Universidad
T-760 de 2008, ya referidas, posición risprudencial la iusfundamentalidad Externado de Colombia, 2007.
que se comparte plenamente en aras del derecho en cuestión. Recurso Cañón Ortegón, Leonardo. Una Visión Inte-
de la protección de la vida digna y con que ha sido controversial, no lineal, gral de la Seguridad Social. Segunda Edición.
Bogotá: Universidad Externado de Colombia,
calidad. Finalmente, y a pesar de al- no pacífico y a veces ha sufrido se- 2007.
gunas sentencias que han retomado rios retrocesos. No obstante, hoy Cepeda Espinosa, Manuel José. Polémicas
el concepto de la conexidad o exten- parece haberse ido consolidándose Constitucionales. Primera Reimpresión. Bogo-
tá: Ed. Legis, 2008.
sión, la Corte Constitucional parece la fundamentalidad del derecho a Chinchilla Herrera, Tulio Elí. ¿Qué son y
haber arribado nuevamente al primi- la salud por tal vía. Por lo menos, cuáles son los derechos fundamentales? Las
nuevas líneas de la jurisprudencia. Segunda
genio concepto de que el derecho a existe una cierta concertación juris- Edición. Bogotá: Ed. Temis, 2009.
la salud es un derecho fundamental90, prudencial en cuanto a que el de- Ferrajoli, Luigi. Los Fundamentos de los de-
concepto del cual no debió haberse recho a la salud es un derecho fun- rechos fundamentales. Madrid: Trotta. 2001.
Gañán, Jaime León. Derecho fundamental a la
apartado y que debe consolidarse damental por conexidad con otros salud. Una visión desde el Sistema de Fuen-
en clave de Estado social, por ende, derechos fundamentales como la tes de Derecho. Personería de Medellín y
en clave de Dignidad Humana. Así, vida, la igualdad, el desarrollo de la Universidad de Antioquia. Experiencias de un
Observatorio de Salud en Colombia. Obser-
la Corte Constitucional arriba nueva- libre personalidad, obviamente con vatorio de Salud. Medellín: La Carreta, 2011.
mente al primigenio concepto de que la dignidad humana. López Medina, Diego Eduardo. El Derecho de
el derecho a la salud es un derecho Pero, precisamente por su re- los Jueces. Universidad de los Andes. Legis.
2009.
fundamental, concepto de las senten- lación directa con la dignidad huma- Osuna Patiño, Néstor Iván. Apuntes sobre el
cias de 1992 y del cual, se reitera, no na, por ser universal, inherente a la concepto de Derechos Fundamentales. Te-
mas de Derecho Público. Universidad Exter-
se debió haber apartado. persona humana, indisponible, irre- nado de Colombia. Instituto de Estudios Cons-
nunciable, por entrañar libertades y titucionales “Carlos Restrepo Piedrahita”. N.o
derechos, por su esencialidad en la 37. Bogotá, 1997.
Pérez Luño, Antonio Enrique. Los derechos
Conclusiones materialización de una vida digna fundamentales. Novena edición. Tecnos,
y con calidad, por ser un derecho 2007.
El derecho a la salud es un ver- integral e integrador de otros dere- “La salud como derecho, Marco Nacional e
Internacional de Protección del Derecho Hu-
dadero derecho. Se encuentra con- chos y condiciones vitales, por te- mano a la Salud”. Serie Aportes N.o 3, Provea,
sagrado no solo en la Constitución ner una dimensión individual, pero Caracas, 1998.
de 1991, sino también en múltiples también una dimensión colectiva es Derecho a la salud en la Constitución, la juris-
prudencia y los instrumentos internacionales.
instrumentos jurídicos internaciona- que el derecho a la salud, sin lugar Defensoría del Pueblo, 2003.
les que hoy hacen parte de nuestra a dudas, es un derecho fundamen- Carbonell, Miguel. “Los derechos fundamen-
tales en México”. Instituto de Investigaciones
normativa por vía del llamado bloque tal; y como derecho seriamente fun- Jurídicas. Serie Doctrina Jurídica N.o 185. Ela-
de constitucionalidad. Igualmente, se damental debe ser objeto de todas boración de formato pdf: Sara Castillo Salinas.
encuentra desarrollado en innumera- y cada una de las garantías consti- Universidad Nacional Autónoma de México.
ISBN 970-32-1580-7. 2004. Biblioteca Jurí-
bles disposiciones de origen legal y tucionales y legales previstas para dica Virtual. Disponible en versión completa
reglamentario. En especial por me- tal tipo de derechos y no solo para digital en [http://www.bibliojuridica.org/libros/
dio de las Leyes 100 de 1993, 1122 efectos de su justiciabilidad vía ac- libro.htm?l=1408].
Instrumentos Jurídicos Internacionales y De-
de 2007 y 1438 de 2011. ción de tutela. claraciones.
Debido a la ubicación inicial Constitución Política de 1991.
del derecho a la salud en nuestra Leyes 100 de 1993 y 1122 de 2007 y decretos
reglamentarios. Ley 1438 de 2011. Acuerdos
Constitución de 1991 mucho se ha Referencias bibliográficas de la Comisión de Regulación en Salud.
dicho sobre su naturaleza jurídica. Alexy, Robert. Teoría de los derechos fun- Sentencias de constitucionalidad: En especial
damentales. Centro de Estudios Políticos y C-811-2007. M. P. Marco Gerardo Monroy Ca-
Constitucionales. Segunda Edición en cas- bra. C-1041 de 2007 y C-791 de 2011. M. P.
Inés Vargas Hernández, pp. 3 y ss., y la T-201, Humberto Antonio Sierra Porto.
M. P. Jorge Iván Palacio Palacio. tellano. Traducción y estudio introductorio de
Carlos Bernal Pulido. Madrid: 2007. Sentencias de Unificación: En especial SU-
90 Al respecto, véanse las Sentencias: T-224 de Arango, Rodolfo. El concepto de derechos 111 de 1997. M. P. Eduardo Cifuentes Muñoz.
2010, T-246 de 2010, T-650 de 2010, T-654 sociales fundamentales. Universidad Nacional SU-480 de 1997, M. P. Alejandro Martínez Ca-
de 2010, T-664 de 2010, T-668 de 2010, de Colombia. Primera Edición. Bogotá: Legis, ballero. SU-819 de 1999, M. P. Álvaro Tafur
T-685 de 2010, T-730 de 2010, T-815 de 2006. Galvis.
2010, T-835 de 2010, T-864 de 2010, T-874 Baldassarre, Antonio. Los Derechos Sociales. Sentencias de Tutela: T-536 de 1992, M. P.
de 2010, 009 de 2011 y T-022 de 2011, C-225 Serie de Teoría Jurídica y filosofía del dere- Simón Rodríguez Rodríguez. T-613 de 1992,
M. P. Alejandro Martínez Caballero. T-227

19
de 2011 y C-791 de 2011. A más que ha sido cho. N.° 20. Universidad Externado de Colom-
claro desde tiempo atrás que el derecho a la bia, 2001. de 2003. M. P. Eduardo Montealegre Lynnet.
salud, para el caso de las personas especial- Bernal Pulido, Carlos. El Principio de Pro- T-016 de 2007, M. P. Humberto Antonio Sierra
mente protegidas por la Constitución del 91, porcionalidad y los derechos fundamentales. Porto. T-760 de 2008, M. P. Manuel José Ce-
es un derecho fundamental autónomo. peda Espinosa.