Вы находитесь на странице: 1из 3

Wuchereria bancrofti

Wuchereria bancrofti es un parásito nemátodo, causante de la parasitosis humana


llamada filariasis linfática y transmitida por varias especies de mosquitos.

Afecta a más de 120 millones de personas, principalmente en África, Suramérica y otros


países tropicales y subtropicales. De no tratarse la infección, puede resultar en
una enfermedad denominada elefantiasis. Las modalidades de tratamiento son limitadas y no se han
desarrollado vacunas preventivas.

W. bancrofti demuestra una considerable diferencia de tamaño entre el macho y la hembra, o


sea, dimorfismo sexual. El gusano macho adulto es largo y delgado (de allí su nombre, filaria), con
una cola curveada, entre 4-5 centímetros de largo, y una décima de centímetro en diámetro. En
contraste, la hembra mide de 6-10 cm y es hasta tres veces más gruesa que el macho. La desviación
del tamaño puede ser atribuida al vasto número de microfilarias producidas a diario por la hembra.

Ciclo de vida
W. bancrofti completan su ciclo de vida en dos hospedadores: los seres humanos sirven como el
hospedador definitivo y los mosquitos son los hospedadores intermediarios. Los parásitos adultos
residen en el sistema linfático y son vivíparos, es decir, sus crías se desarrollan en el vientre de la
hembra.

Microfilaria
El primer estadio del parásito se denomina microfilaria y están presentes en el sistema circulatorio.
Las microfilarias continuamente migran de la circulación profunda hasta la circulación periférica.
Durante el día están presentes en las venas profundas y durante la noche migran a la circulación
periférica, desde donde el gusano es transferido al vector. Los vectores artrópodos más comunes
son los mosquitos de las especies Culex, Anopheles, Aedes, y Mansonia. Dentro de su segundo
hospedador, la microfilaria madura a la larva motil.

Larva
Cuando el mosquito infestado se alimenta, deposita en la sangre del hospedador humano, la forma
larval del gusano. La larva migra hacia los ganglios linfáticos, predominantemente a nivel de
las piernas (la ingle) y el área genital, lugar donde se desarrolla en la forma adulta del parásito en el
curso de aproximadamente un año. Para entonces, las hembras adultas pueden producir nuevas
microfilarias.
Patología
La aparición de los síntomas es lenta, pero los efectos de una parasitosis pueden permanecer
aparentes por años. Durante la fase inicial inflamatoria, un hospedador puede exhibir hinchazón,
lesiones granuladas y circulación defectuosa. Luego, los ganglios se agrandan y dilatan,
endureciéndose y tamponándose con tejido fibroso, que previene el sistema linfático opere
correctamente. Las microfilaria causan también hinchazón, engrosamiento y descoloración de
la piel. Sin un drenaje apropiado de fluidos, los tejidos afectados se expanden y la elefantiasis,
con su característica expansión corporal, se instala, seguida a veces por la muerte

Tratamiento y prevención
Los síntomas más severos pueden ser evitadas con el uso de drogas terapéuticas. Tanto
la dietilcarbamazina y la ivermectina son usados para eliminar los gusanos y las microfilarias.
La dietilcarbamazina es la más común y se administra por vía oral. La protección es similar a
aquellas enfermedades transmitidas por otros mosquitos: el uso de barreras físicas como las
mallas y químicas, como los repelentes de insectos.

Articulo

Resumen
Ir a la sección

Fondo
Las últimas décadas han visto un debate polémico en curso sobre si la activación
inmune inducida por helmintos tiene un efecto en la susceptibilidad de individuos al
VIH. En vista de esto, evaluamos el efecto de la filariasis linfática, una enfermedad de
helmintos crónica provocada por Wuchereria bancrofti , sobre la incidencia del VIH en
el suroeste de Tanzania.

Métodos
En este estudio de cohortes basado en la población, se inscribió una muestra
aleatoria geográficamente estratificada de aproximadamente el 10% de los hogares
en nueve sitios distintos en el suroeste de Tanzania. Todos los miembros de la familia
presentes fueron seguidos y evaluados para el VIH y el antígeno filarial circulante, un
indicador de la carga de gusanos adultos de W bancrofti . Nuestro principal resultado
de interés fue la incidencia del VIH en los participantes con o sin filariasis linfática.

Recomendaciones
Entre el 29 de mayo de 2006 y el 16 de junio de 2011, inscritos 4283 hogares con
aproximadamente 18 000 participantes. De ellos, 2699 individuos del distrito de Kyela
participaron en al menos una ronda del estudio EMINI. En los 1055 adolescentes
inicialmente negativos y adultos con una filariosis linfática claramente definida, se
observaron 32 nuevas infecciones por el VIH en 2626 años-persona. La incidencia de
VIH en los participantes positivos a la filariasis linfática (1 · 91 casos por 100
personas-año) fue significativamente mayor que la incidencia en los participantes
negativos a la filariasis linfática (0 · 80 casos por 100 personas-año). La razón de tasa
de incidencia ajustada por edad y ajustada por sexo fue de 2 · 17 (IC del 95%: 1 · 08-
4 · 37, p = 0 · 0300).

Interpretación
Según nuestro conocimiento, este es el primer estudio prospectivo que demuestra un
riesgo significativamente mayor de adquirir VIH para los individuos infectados con
filariasis linfática. Los estudios inmunológicos y los estudios de tratamiento de
intervención que eliminan los gusanos adultos y no sólo las microfilarias son
necesarios para dar seguimiento a los resultados presentados.