Вы находитесь на странице: 1из 164

ADVERTENCIA DE CONTENIDO

Este es un relato original de


índole homoérotico de Milagro
Gabriel.

Sólo para personas mayores de


edad.

Contiene escenas de sexo explicito


entre hombre-hombre.

PARA CONTACTARME
milagrogabriel@gmail.com
también en mi blogger
http://historiasdeamorydeseo.blogspot.com/
Se necesitan editores.
¡Auxilio!
http://historiasdeamorydeseo.blogspot.c
om/
Comunícate a mi correo:

milagrogabriel@gmail.com
Agradecimientos
:Le agradezco profundamente a
la amiga del blogg que obsequió
esta portada, además de a Dany
Zapata por el montaje en PDF.
También deseo hacer una
mención especial de todos
aquellos lectores del blogg que
con sus comentarios me ayudaron
en la construcción de esta novela.

De todo corazón:

Gracias!!!!!!!!
Resumen
El amor es como la mala hierba, crece donde no
debe o donde simplemente no debería ser posible.

El tigre hace un contrato por una pareja que es


fértil, resulta que el chico se aparea con otro antes que el
tigre lo pueda reclamar. Tomando en cuenta las
circunstancias adversas, Kigan tiene que aceptar al
hermanito menor, el que ni siquiera ha llegado a su
primera luna llena como adulto.

Killa por su parte se encuentra prácticamente


vendido por parte de su familia, es una propiedad que
saldará la deuda de la manada de Gatos Monteses para
con los Tigres.
Libro 1°
Cuando el lobo atrapo a su gato

Autor: Milagro Gabriel_ Un lobo y un gato montés, ambos


muy jóvenes. Por accidente acaban siendo arrastrados lejos
del territorio de sus manadas. Ahora juntos comienzan un
viaje para regresar a sus hogares. El lobo descubre que
quiere a un gato para lamer y el gatito piensa que no es tan
mala idea dejarse mimar por el sexy lobo feroz

Libro 2: Cuando el tigre probo


a su gato
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Prólogo
Killa tenía miedo, y eso era algo que no le avergonzaba en
lo más mínimo admitir, además, que otra cosa se podía hacer
cuando un enorme tigre te cargaba por el cuello todo el
camino hasta tu casa.
— ¡Miaaaau! —Lloriqueo el pequeño gatito montés
tratando una vez más de liberarse del agarre de las fauces de
hierro. El corazoncito le latía a mil, había suplicado, aruñado,
llorado y nada parecía conmover al enorme saco de pelo que
lo llevaba a quién sabe dónde, porque para su total horror,
desde hacía diez minutos estaba seguro de que no iban a la
casa de su padre.
Aún a sabiendas de que era arriesgado, ya que no podía
calcular cual sería la reacción del tigre al verlo regresar a su
forma humana, cerró los ojos y se visualizo a sí mismo en su piel
de hombre. Para su total horror, no ocurrió nada, absolutamente
nada. Siguió siendo el pequeño felino que era llevado por la piel
del cuello por una enorme bestia peluda con piel a rayas.
Furioso consigo mismo Killa guardo silencio. “¡Qué mierda!”,
pensó el gatito.
El Alfa Kigan emitió un bajo gruñido que hizo que los otros
tigres dejaran de revolcarse con las hembras dispuestas que
habían encontrado en la manada de Gatos Monteses.
Llamando a sus naturalezas felinas, los centinelas que habían
acompañado al alfa cambiaron, iniciando una feroz carrera
hasta los vehículos que dejaron escondidos en los linderos del
bosque.
Cuando Kigan llegó hasta la camioneta, ya dos de sus
hombres estaban terminando de ajustarse los pantalones.
Dejando a su pequeña presa sobre el suelo, le puso una pata
encima para asegurarse de que no huyera. Cambiando a su
7
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

forma humana, en su calidad de alfa, obligo al felino más joven


a imitarlo.
—¡Déjame en paz! — Grito Killa cuando era levantando en
brazos por el tigre, él que sin ningún miramiento lo tiro al asiento
de atrás de la camioneta.
—¡Nos vamos a esperar al Alfa de los Gatos a su casa! —
Anuncio Kigan a los centinelas que miraban toda la escena con
bastante curiosidad. Killa abrió la boca para decir algo, pero se
lo pensó mejor y decidió cerrarla.
En lugar de ser Kigan el que condujera, dejo a uno de los
centinelas hacerlo. Él prefería vigilar de cerca a su presa, ya que
sabía por experiencia propia que quitarle la vista de encima a
uno de esos malcriados era imprudente. Sentándose al lado del
gatito, que para ese momento temblaba como una hoja, le
gruño ordenes al conductor.
Killa se sentía como en una nube, en una muy siniestra. El
tigre, más parecido a un dios nórtico que a un simple mortal, lo
miraba como si quisiera verlo hecho de piedra. El felino más
joven tenía miedo hasta de respirar, estaba seguro de que el
enorme cambia formas esperaba la menor excusa para
comérselo de un bocado.
El camino era ideal para salir en una camioneta doble
tracción y probar si era tan genial como decía la propaganda.
La suspensión del vehículo mantenía la comodidad de los
pasajeros mientras transitaban por lo que se había convertido
en un sendero estrecho. Esa era la trocha que acostumbraban
tomar cuando se quería cortar camino hasta la casona del alfa
de los Gatos Monteses. Las luces de la camioneta más la luz de
la luna, que brillaba en todo su esplendor, hacían más fácil la
conducción a esas horas de la noche.
Killa cubría su desnudez apretando una manta que no era
más que un corto trozo de tela con el que apenas lograba
cubrir sus largas piernas y la mitad de su dorso. Nunca le había
causado incomodidad estar en su piel humana, máxime que
8
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

aún no llegaba a su primer celo como adulto, pero el estar tan


cerca del alfa de los tigres lo hacía sentir aún más pequeño e
indefenso de lo que era. Tal vez si llevara algo de ropa se sentiría
menos expuesto.
Después de pasar por tantos baches que podrían rivalizar
con los de la luna, llegaron por la parte de atrás de la casona.
Killa podía reconocer bajo cualquier contexto la linda valla
blanca que su madre había hecho colocar para separar el
huerto del bosque. Lástima que la camioneta no dejo mucho
de ella al atropellarla sin ningún miramiento. Apenas detenerse
la gran mano de Kigan lo sostuvo por el brazo, halándolo fuera
sin mediar palabra. A como pudo Killa sostuvo la manta
alrededor de su cintura. No tenía la menor idea de por qué ese
tigre loco, que se suponía era el pretendiente de su hermano, lo
trataba como si fuera una molesta bolsa de basura.
Dentro de la casona todo era silencio, no era ningún
secreto que para esa hora de la noche todos estaban
retozando en el bosque con sus parejas, ya que la diosa luna así
lo exigía. Después de la feroz carrera y de los coqueteos de
rigor, cada quién iba a por lo suyo.
Kigan no estaba de humor para formalidades, dándole un
fuerte empujón a la puerta de entrada hizo que esta callera
pesadamente sobre el fino piso de madera. Lo habían estafado
y alguien tendría que pagar por ello. El trato había sido hecho, y
pagado el precio, ahora debía ser entregado el macho con
olor a hembra para que fuera su pareja, con el único fin de
afianzar su poder dentro de la manada de los tigres.
Jalando al pequeño cachorro que había chocado con él
cuando regresaba del territorio de los lobos, lo tiro en uno de los
sofás de la sala. En este molesto saco de pelos le diría donde
encontrar al alfa de los Gatos Monteses.
—¿Estás loco? — Se atrevió a gritar el pequeño felino, justo
antes de invocar su piel de gato. Estaba por escabullirse hacía
las escaleras cuando la pesada mano de Kigan lo halo por la

9
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

piel del cuello, levantándolo en vilo. El gato trato de aruñar


vanamente, ya que su captor lo sostenía con tanta fuerza que
evitaba cualquier movimiento.
—¡Cálmate! — Ordeno Kigan que ya para entonces
comenzaba a perder la paciencia. La luz de la luna entraba por
el ventanal, dándole a la sala una apariencia fantasmagórica.
Killa estaba seguro de que allí exhalaría su último aliento. En un
descuido del tigre, ya que se escuchaba ruido en el patio, el
joven gato tomo ventaja, dándole una buena mordida que le
saco sangre. La reacción del hombre más grande no se hizo
esperar. Arrojando al pequeño bastardo lo tiro contra la pared.
Killa escucho el ruido que hacen los huesos al quebrarse.
Cerrando los ojos, el flexible cuerpo felino se dejo caer sobre la
alfombra donde tantas veces jugara con sus hermanos
mayores. Siempre había soñado con conocer el mundo más
allá del bosque de los gatos, ahora sabía que eso sería algo que
jamás lograría.

10
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Capítulo 1
Killa estaba acostado, como se había convertido en su
rutina de vida desde hacia unas semanas. El médico de los
gatos había venido a visitarlo nuevamente. Las noticias eran las
mismas que había dado al dar su diagnóstico inicial, sus huesos
sanaban muy lentamente debido a que el “accidente”, como
insistían en llamar a lo sucedido, había ocurrido cuando estaba
en la transición entre gato a hombre. Después de mucho dolor,
había logrado llegar hasta su forma humana nuevamente, pero
de allí a poder levantarse de la cama, había mucho trecho por
recorrer.
Sus hermanos lo visitaban de vez en cuando, su madre
Miriam llegaba y le ayudaba a bañarse, luego peinaba sus risos
rubios, le daba un beso en la frente y salía de allí tan rápido
como podía. Erika, su hermana mayor, estaba demasiado
ocupada con el asunto de Kalep y su fuga con el lobo, como
para visitar a su desvalido hermanito menor. Esa era una de las
cosas que más le dolía a Killa, aunque él era el menor de los
cachorros, Kalep siempre fue el consentido. Era normal que
olvidaran sus padres muchas veces al pequeño gatito que
lloraba en la cuna.
Con una sonrisa amarga limpio una lágrima solitaria que
rodaba por su mejilla, no quería que si alguien entraba lo
encontrara con la guardia baja. Él tenía una reputación que
salvaguardar, él era el bromista de la familia, la patada en el
culo de todos los amargados. Jamás nadie sabría cuanto le
dolía el eterno abandono.
Suspirando cansado comenzó a sentir el efecto relajante
de la medicación que el médico le acababa de administrar.
Supuestamente eso le ayudaría a calmar el dolor crónico de su

11
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

espalda. Dándose por vencido cerró los ojos, a veces dormir era
una buena idea, especialmente cuando tu vida apesta.
Unos fuertes gritos que venían desde el primer piso hicieron
despertar a Killa. Su corazón comenzó a latir tan fuerte que
pensó que se le saldría del pecho al reconocer una de las
voces, era Kigan, el alfa de los tigres. El temor de que viniera a
terminar lo que había comenzado durante la anterior luna llena
lo embargo como si de una capa oscura se tratara.
Casi le parecía ver al imponente dios nórtico entrar por la
puerta de su habitación, todo para tomarlo del cuello
rompiéndolo con sus grandes manos. No era ningún secreto que
Killa le tenía miedo, y por muy buenas razones.
Apretando la gruesa manta de algodón contra su pecho,
quiso levantarse de la cama, mala suerte que el fuerte dolor en
su baja espalda le recordara la razón de que era cliente
frecuente de su maldita cama. Sintiéndose indefenso comenzó
a hiperventilar.
—¡El maldito cachorro esta emparejado! — Escucho el
grito del tigre — Según el alfa Genser el chico esta de encargo.
—Palabras, simples palabras—, se defendió el alfa de los
gatos monteses—. Mi hijo no se emparejaría con un maldito
chucho.
—Entonces te recuerdo cual fue el fallo del Consejo— la
voz helada del tigre asusto más a Killa que los mismos gritos —. Es
hora de que me pagues según lo acordado y temo que no
tienes con qué.
Killa a miles costos logró controlar su respiración, poniendo
las manos sobre su pecho trato de calmar el latido desbocado
de su corazón. Aguzando el oído felino, trato de no perderle
detalle a la conversación. Una suerte que los alfas no tuvieran
problema en gritarse mutuamente.
— Conozco lo que dice el maldito contrato — la voz de
Merrick tembló de modo casi imperceptible.
12
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—Las cosas están bastante claras, a mi modo de ver—.


Retumbo la voz del Kigan por toda la casa— Si no hay pareja,
entonces me regresas las tierras que te cedí y el dinero que se
giro a tu cuenta personal.
Un incomodo silencio invadió la casa, ahora más que
nunca Killa hubiera querido levantarse de su prisión de mantas
para ir a curiosear que ocurría en la planta baja. Al parecer la
conversación se dio por terminada, ya que el fuerte golpe de la
puerta contra el marco fue lo último que se escucho de parte
de los alfas. Dejando salir el aire lentamente Killa relajo la
espalda contra el colchón de la cama, la punzada de dolor le
dijo que había abusado de sus posibilidades al tratar de
levantarse por sí mismo.
“Tienes suerte, hermano”, pensó Killa al recordar a Kalep,
según había podido entender de los retazos de información que
llegaban hasta su habitación, este se había fugado con un
lobo, que había resultado ser su pareja de vida. No es que
sintiera envidia malsana, era más bien un anhelo, le hubiera
gustado tener la oportunidad de correr en su primera noche de
luna. En cinco meses más sería mayor de edad y esa posibilidad
no existía en su futuro próximo. “¿Quién querría cargar con un
gatito enfermo’”, reflexiono en silencio tragándose las lágrimas
que amenazaban con salir.
Kigan estaba furioso, ese maldito alfa se creía muy listo, le
había puesto mil excusas para evitar pagar su deuda, desde
que tenían que esperar la resolución del Consejo de
Cambiaformas hasta que había que probar que la luna no era
de queso. Estaba decidido a que esa sería la última
conversación civilizada que tendría con ese lastimosa bola de
pelos. Primero pondría la queja ante el Consejo y luego iría por
el pellejo de Merrick.
—¿Problemas, jefe? — Se atrevió a preguntar uno de los
centinelas al ver como su alfa casi despega la puerta de la
camioneta al azotarla al cerrarla.

13
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—Yo no los tengo—, hablo Kigan mientras comenzaba a


conducir por el maltrecho camino— pero no puedo decir lo
mismo de esa mierda que se hace llamar gato.
Los cuatro tigres que acompañaban a su alfa decidieron
quedarse calladitos el resto del viaje. Kigan en su forma de
hombre era musculo sólido, actitud de cómo-clavos-para-el-
desayuno y unos ajos verdes que parecían anunciar la muerte
próxima del siguiente que se atreviera a respirarle demasiado
cerca. Era un hijo de puta cuando lo cabreaban lo suficiente.
El viaje fue bastante largo, en todo el trayecto Kigan
planeo cual sería su estrategia al hablar con el Consejo. Él había
pagado por una pareja, y eso debía ser lo que recibiría, en ese
momento dicha entrega era imposible. La única solución
honrosa sería el regreso la dote pagada por el cachorro.
Al llegar al aeropuerto un helicóptero lo estaba esperando
con el motor encendido, las aspas giraban listas para levantar el
pesado aparato del suelo. La manada de los tigres había sido
bien administrada por los últimos cinco alfas, hasta el punto de
ser una de las más prosperas. Su influencia no solo era cuestión
de territorio físico, sino que también tenía inversiones en varios
consorcios que tenían una excelente circulación de capital.
Dentro del helicóptero lo esperaba Andrey, un
cambiaformas zorro que era el abogado de confianza de
Kigan. Cuando entro apenas si este levanto la cabeza para
saludar, ya que estaba concentrado en unos papeles que tenía
sobre el regazo. El cabello rojo le caía sobre los ojos,
impidiéndole ver a Kigan cuál era el estado de ánimo de su
amigo.
—¿Algún problema? — Se atrevió a preguntar cuando ya
el helicóptero tomaba altura.
—Al parecer— le dedico un guiño a su jefe— el que tiene
el problema eres tú.

14
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Tomando una tira de cuero que llevaba atada en la


muñeca, peino su cabello en una coleta a la altura de la nuca.
Ahora Kigan estaba listo para escuchar las buenas noticias—
deja de disfrutar tanto y dí: “te lo dije”, sé que te mueres por
hacerlo.
El pelirrojo le dedico una mirada evaluativa a su jefe y
mejor amigo, bajo toda esa fachada de tipo duro sabía que era
un bueno hombre, por mucho que tratara de disimularlo.
Tomando aire se preparo para darle la patada en el culo al
pobre hombre que esperaba el golpe de gracia— El idiota que
te hizo esta documentación no tenía idea de lo que era un
contrato de emparejamiento.
—¿Qué dices? — Kigan se veía tan impactado, que de no
ser por la gravedad de la situación, Andrey se hubiera reído.
—Así es amigo, en estos documentos se habla de una
pareja que debe de ser entregada, pero no se especifica quién
es el afortunado, solo se dice que es uno de los hijos menores
del alfa Merrick. Ah!... Dice que es un macho… ¡Bonito problema
tienes!
—¿Pero cómo? — Rugió Kigan, arrebatándole los
documentos de las manos a Andrey, como si pudiera entender
una mierda de toda esa palabrería jurídica.
Después de releer las dos hojas y verificar su firma en esos
documentos, los tiro a un lado — ¿Y… ahora? — Pregunto el alfa
de los tigres pasándose la mano por el rostro— Sabes que mi
amado tío aprovechara este fallo.
Andrey se recostó en el asiento, tratando de relajar el
cuello lo masajeo con su mano abierta. Ambos hombres eran
tan distintos como el día de la noche. El abogado vestían de
traje hecho a la medida, cabello rojo perfectamente bien
arreglado, corto hasta apenas tocar sus orejas, sus ojos grises
eran dos chispas vivaces. Su jefe, por el contrario, bien podía
confundirse con un guerrero más que con un hombre de
negocios. El cabello rubio alborotado, el cual llevaba bastante
15
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

largo, su musculatura era más propia para manejar una espada


que una computadora portátil.
—Estoy seguro que tu le bajaras las ínfulas al querido tío—
se mofo el abogado— Ese lo que está necesitando es que
alguien le saque el palo que tiene enterrado en el culo. En lugar
de un tigre, más parece un viejo búho.
Ambos hombres rieron, la verdad era que tenían
problemas serios encima. Su credibilidad ante la manada
estaría en entredicho, eso si no encontraban una manera
honrosa de salir del problema.
—Por ahora debemos ver qué respuesta nos da el
Consejo— levantando la mirada, una sonrisa maliciosa se formo
en los labios de Andrey —. Espera un momento… ¿Mencionaste
algo de un cachorro de gato montés?... Uno qué se atrevió a
morderte…
—¿Qué tiene que ver esa pequeña mierda con todo esto?
— Se encogió de hombros Kigan. No le veía la lógica a esa idea
que se atravesaba en la conversación.
—Creo que debes exigirle un cachorro al alfa, nadie tiene
que saber que era a Kalep a quién habías elegido…
Kigan recostó la espalda al asiento, desviando la vista
hacia la ventana, observó el paisaje verde que se extendía
como una manta bajo el helicóptero— Si no queda de otra,
quiero que me entreguen a ese pequeño cachorro luchador. Al
menos sé que todavía es virgen, ya que todavía no llega a su
primera luna llena…No tendré la sorpresa de que también este
emparejado.
—Entonces habrá que pedirlo un mes antes de que llegue
a su primera luna—, estuvo de acuerdo Andrey — tomando en
cuenta lo que pasó con Kalep, el alfa tendrá que ceder. Con
suerte ni siquiera tendremos que apelar al Consejo.
—Eso sería lo ideal— bufó Kigan, odiaba ser tomado por
tonto y peor tener que hacerlo público.
16
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

El helicóptero aterrizo suavemente sobre la pista colocada


a un lado del complejo, el que más parecía un fuerte. Allí Kigan
tenía a los que llamaba su gente. Cuando su padre había
muerto, extrañamente a algunos de sus hermanos les habían
ocurrido sospechosos accidentes, dejando las cosas entre su
amado tío y Kigan. Por suerte su progenitor se había tomado el
tiempo para convertir a su primogénito en todo un hijo de puta
capaz de poner de rodillas a su cariñoso tío o a cualquiera que
se atreviera a retarlo.
Apenas poner los pies sobre el pavimento, Kigan y Andrey
se vieron rodeados por guardias fuertemente armados —
Tuvimos visitas indeseables— se explico el Beta de la manada
con una mirada furibunda que dejaba a las claras que su día no
había sido precisamente lindo.
—Mi tío— fue la respuesta obvia de Kigan, ese maldito era
una piedra en su zapato desde que tomo su lugar como alfa—
¿Qué quería ahora?
El grupo fue caminando hasta llegar a uno de los edificios
cercanos, una construcción cuadrada de hormigón y grandes
ventanas de cristal reforzado—. Al parecer tenía la idea de que
se haría cargo de las cosas aquí mientras estabas ausente— se
encogió de hombros el Beta—, no lo dejamos pasar de la
entrada.
—Bien—, reconoció Kigan mientras ya su cerebro
comenzaba a pensar en hacerle una amistosa visita a su
pariente— no quiero a ese imbécil dentro de este lugar.
—Se lo hicimos saber—, sonrió de manera bastante
maliciosa el Beta— el tipo despotrico de un modo bastante
infantil.
—Ese es mi tío— bufo Kigan.
Dentro del edificio lo esperaban tres de los cinco ancianos
de la manada, hombres rubios, altos y de espaldas anchas que
17
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

aún no lograba doblar los años. — Alfa— saludo el mayor de los


tres hombres — necesitamos hablar con usted.
Kigan observo a los tres hombres, sus semblantes serios y sus
ojos severos esperaban una respuesta del joven Alfa. Sus ropas
conservadoras contrastaban con los vehículos negros, las
motocicletas deportivas y los helicópteros estacionados en el
gigantesco hangar.
—Podrían haber esperado en la casa— observo el alfa.
Estaba seguro de que entre Andrey y los ancianos, iba a acabar
poniéndole la cereza a su día de mierda.
—Es mejor que lo hablemos aquí—, hablo uno de los
hombres que hasta ahora habían guardado silencio— Tal vez
en esa esquina— señalo uno de los lugares más alejados del
hangar.
—Está bien— estuvo de acuerdo Kigan, dejando a sus
centinelas junto con Andrey. Caminando detrás de los ancianos
llego hasta donde supusieron estarían libres de oídos curiosos—
¿Por qué tanto misterio? — fue la pregunta obvia.
Los ancianos se miraron entre ellos, los rasgos de los
cambiaformas tigres eran claros, altura, contextura de músculos
marcados, cabello rubio y ojos de color claro. A pesar de los
siglos que ya llevaban encima, esos hombres parecían nerviosos
como gatos en una fiesta de mecedoras. El más joven de los
tres, el que en años humanos podría pasar por un hombre de
cincuenta , hablo— Debes encontrar la manera de mejorar las
cosas con tu tío — no podo disimular lo mucho que le
disgustaba decir aquello— Él se ha quejado con nosotros de
qué lo tienes relegado del sitio que le corresponde en la
manada.
Kigan se cruzo de brazos, dejando que sus músculos se
marcaran bajo las mangas de la chaqueta— ¿Y ustedes quieren
que yo le bese el culo a esa hiena rastrera?

18
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Los tres hombres le dedicaron una mirada comprensiva al


que para ellos era todavía un muchacho— Si estamos aquí es
para prevenirte— respondió el líder de los ancianos— de cinco
solo tres estamos hablando contigo. Has tus cuentas.
Ahora le toco el turno a Kigan de poner las barbas en
remojo. Dos de los ancianos estaban dispuestos a apadrinar las
quejas de su tío— Entiendo— reconoció a regaña dientes—.
Ahora díganme que aconsejan que haga.
—Trae a tu pareja— hablo el viejo tigre— resguarda a las
crías que engendraste el año pasado. Toma todas las medidas
de precaución. Primero buscara matarte a ti, pero como ya
sabe por experiencia propia que eso es un tanto difícil, irá por tu
descendencia y por la pareja que el destino te dio.
— Aún no me he emparejado— se explico Kigan. El rumbo
de la conversación lo estaba comenzando a preocupar más de
lo debido.
—Ya tienes edad de hacerlo— señalo Kratos, el segundo
más viejo— si quieres afianzar tu lugar en la manada, debes
hacerlo. Un alfa sin cachorros y sin una pareja no es digna de
confianza. Nadie defiende mejor su territorio que un tigre
emparejado y que ya tiene crías.
— Lo de las crías ya lo solucione— arrugo el ceño el alfa—
lo de la pareja… es cosa de tiempo.
—Pues que no te tome mucho traerlo aquí— insistió
Tereom, el más anciano de los cinco—. Tu falta de pareja es
algo en lo que él ha estado insistiendo. Dice que solo eres un
cachorro que busca divertirse sin querer tomar enserio sus
responsabilidades.
Un fuerte golpe que arranco pedazos de concreto de la
pared hizo que los centinelas y Andrey volvieran a ver desde su
lugar en la entrada del hangar.
—He entregado mi vida a la manada— hablo
pausadamente, midiendo su ira—. No ha habido un maldito
19
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

minuto del día en que no me haya dedicado al bien de todos.


Es que no ven lo que hemos crecido en los últimos cincuenta
años como para sigan jodiendome con las quejitas de Alastor.
Tereom, Leo, Kratos, ni se inmutaron ante la furia de su
alfa, un tigre no llega a su edad por ser cobarde, o idiota,
sabían que Kigan tenía razón, pero eso no cambiaba el hecho
de que cada palabra que habían dicho, fuera cierta.
—Trae a tu pareja—, resumió Leo, que al ser el menor de
los ancianos, era un tanto más compresivo que los otros— busca
a tus cachorros y tráelos. Toma todas las medidas de
precaución y prepárate para enfrentar a Alastor, si es que
quieres sacarte esa espina de la pata, pero ante todo ten en
cuenta, que esto traerá consecuencias para todos.
Kigan apretó tan fuerte las mandíbulas que le comenzaron
a doler los dientes, en silencio vio como los tres hombres se
despedían de sus centinelas y del abogado, para salir como si
nada, por la puerta del edificio. Hasta que sintió como sus
manos se humedecían, se dio cuenta de que se había clavado
las garras en las palmas.
—¿Malas noticias? — pregunto Andrey al acercarse a su
jefe.
—Busca arreglar este asunto con el Alfa Merrick — le
dedico una mirada gélida al abogado—. Esta vez tú te
encargaras de hacer ese maldito contrato. Tráeme a esa bolita
de pelos malcriada… Lo quiero aquí antes de su primera luna,
no vaya a ser que ande de puta como su otro hermano y
cuando yo llegue ya se haya emparejado.
Andrey podía ser un chico lindo y pelirrojo, pero era tenía
alma de zorro, y como lo era ese sigiloso animal, él era lo
suficientemente listo como para saber que era hora de mover el
culo sin hacer más preguntas de las necesarias— Dalo por
hecho— respondió mientras se dirigía hasta el deportivo negro
que lo esperaba fielmente junto a la motocicleta de Kigan.

20
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

El alfa subió a su motocicleta, el corto viaje hasta el


departamento que tenía en el complejo que compartía con los
centinelas de su círculo de confianza, le ayudaría a despejar un
poco la cabeza. La tarde estaba fresca y el sol iluminaba desde
un cielo despejado, en unos minutos llego hasta el garaje donde
guardaban los vehículos de uso diario. Allí se encontró con dos
enormes tigres que trotaban hacía la salida que daba a las
piscinas que ayudaban a los enormes animales con su manía de
refrescarse en el agua.
Sin detenerse en formalismos busco la entrada del
elevador. Al tocar el número tres, en lugar de subir, comenzó a
bajar hasta el subsuelo donde se encontraban los
departamentos donde vivían los que conformaban el círculo
interno del alfa.
Una vez en su “hogar, dulce hogar”, que no era más que
un refugio de dos ambientes, el dormitorio separado del resto
por una delgada pared blanca. El sitio estaba igual que cuando
se había mudado muchos años atrás, una cama grande en la
habitación, algunos muebles genéricos en la sala, la cocina que
nunca usaba y la mesa con las cuatro sillas donde jamás se
había sentando. La televisión y el equipo de sonido era lo único
que había añadido en última década.
Cuando el padre de Kigan lo había traído, separándolo de
sus otros hermanos, lo quiso preparar para tomar su lugar como
el alfa. Quién diría que traer a su hijo a vivir junto con los otros
guerreros, manteniendo en secreto cuál era su relación, fuera lo
que al final terminara por salvarle la vida. Mientras sus hermanos,
bajo extrañas circunstancias iban muriendo, Kigan se mantuvo
seguro haciendo frente al duro entrenamiento de los otros
machos que se convertirían en centinelas.

21
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Capítulo 2
Killa se había despertado en medio de la noche, al
principio creyó que su sobresalto se debía al constante dolor en
la espalda, pero el dolor seguía siendo tan molestamente
constante como siempre. Masajeándose la frente, trato de
recordar de qué iba el sueño, sabía que no era algo bonito ya
que un sudor frio le bañaba el cuerpo bajo el piyama. El saber
que no podría caminar hasta el baño para refrescarse sin tener
que despertar a alguno de sus hermanos o a sus padres, le hizo
sentir aún más miserable de lo que ya era. Estaba seguro que si
fuera Kalep el que estuviera en esa situación, habría alguien
durmiendo con él en la habitación para asegurarse que
estuviera cómodo.
El médico le había dicho a Killa que los nervios de su
espalda tardarían en reconstituirse, que si hubiera sido humano
de seguro estaría muerto. En ese momento ya no sabía que
sería peor. Cuando su madre y el doctor pensaban que dormía,
se habían puesto a hablar sin preocuparse del cachorro
enfermo. Lo que el joven felino había escuchado, lo hizo sentirse
lleno de esperanzas, si lo sometían a terapia, la rehabilitación de
sus huesos y nervios sería más rápida, podría caminar. De esa
conversación hacia dos semanas y nadie había mencionado el
llevarlo a algún especialista en cambiaformas.
Cerrando los ojos Killa trato de dormirse, después de más
de una hora de intentar, logro perderse en el mundo de los
sueños. En ellos un enorme tigre, tan grande como un automóvil
pequeño, caminaba majestuoso entrando a su casa. Aún en el
sueño, al pequeño felino le pareció extraño el hecho de que
aunque era pleno día, el enorme animal entro como amo y
señor, haciendo que su familia le diera paso.

22
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

El corazón de Killa comenzó a latir a toda prisa, el enorme


animal subía las escaleras que lo llevarían hasta la segunda
planta, donde estaban los dormitorios. En su sueño, sabía que
era lo que buscaba el tigre, lo buscaba a él.
Un grito despertó a Killa, para darse cuenta que era el
suyo. Bañado en sudor abrió los ojos escudriñando su habitación
a oscuras, casi le parecía ver al enorme animal vigilándolo
desde el marco. Cuando la puerta comenzó a abrirse, sintió que
el corazón se le iba a salir por la garganta, las formas femeninas
dibujadas por la luz que entraba por la ventana, le dieron una
pista de quién podía ser su visita nocturna.
—¿Qué haces aquí? — pregunto el joven felino,
apartándose unos mechones rubios que se le había pegado a
la piel por la humedad del sudor sobre su rostro.
La sonrisa tímida de la chica le dejo claro que ella no
estaba muy cómoda allí parada bajo el marco de la puerta
ahora abierta—. ¿Es que no puedo venir a ver a mi hermanito?
— se encogió de hombros la felina.
Killa le sonrió como única respuesta, de qué le serviría
echarle en cara su abandono. Erika entendió que el cachorro
se reservaba su derecho a comentar—.Siento haberte dejado
solo todos estos días—, se excuso la hermana mayor — pero es
que las cosas están de cabeza por aquí.
El joven cachorro observo a la felina, se notaba que su
grito la había despertado por que venía a su habitación en
camisón y tenía el largo cabello rubio peinado en una trenza.
—No importa—, se encogió de hombros Killa— mamá se
ha ocupado de mí… Solo tengo que llamarla cuando ocupo ir
al baño, me ayuda con mi aseo y me trae la comida a mis
horas. Supongo que el hecho de que me aburra no es culpa de
nadie.
Erika se sentó en la horilla de la cama, le dedico una larga
mirada al pequeño cuerpo del cachorro más joven de la

23
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

manada. El chico siempre había sido bajito y esbelto, pero


ahora era como una brizna de hierba bajo el terrible sol de
verano. Encendiendo la luz de la lámpara junto a la cama pudo
observar los ojos azules de su hermanito menor, antes siempre
alegres y juguetones, ahora apagados con una sombra de gran
tristeza.
— Sé que te hemos tenido abandonado—, se excuso Erika,
siempre había sido de la opinión que la verdad es la solución a
todos los problemas—pero es que con lo de Kalep, el mundo se
nos ha venido encima.
Killa trago el nudo que se le estaba formando en la
garganta, era de suponer que la fuga del preciado tesoro de la
familia causaría mucho malestar — Sí, supongo que el que se
fuera con ese lobo molesto mucho a papá y a mamá… bueno,
y a ti también. Siempre lo viste como tú bebé.
Erika supo enfrentar lo que le tocaba del reproche, el chico
tenía razón, aunque no por las razones que él suponía—. El
problema no está en que se fugara, no realmente. Lo que pasa
es que el tigre le había dado a papá la dote necesaria para
que apenas estuviera en su segunda luna, fuera tomado como
pareja...
—Y él se escapo— completo la idea Killa.
—Sí—, estuvo de acuerdo Erika— y lo peor es que el alfa de
los tigres vino a reclamarle a papá la devolución de lo dado.
—¿Qué se lo devuelva? — fue la respuesta obvia según el
joven gato.
—Yo pensaba lo mismo—, suspiro la hermana mayor—
pero al parecer ya se invirtió el dinero, además de que las tierras
que se nos cedieron era algo que realmente necesitaba la
manada… Papá llego al colmo de exigirle al Consejo de
Cambiaformas que Kalep fuera devuelto a nosotros para
entregarlo al Tigre.

24
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Una mueca de dolor se dibujo en la joven carita del gatito


montés al tratar de sentarse por sí mismo, la espalda dolía
demasiado.
—¿Te sientes muy mal? — pregunto Erika acariciando la
mejilla pálida de Killa— ¿Quieres que te de algo para el dolor?
El cachorro respiro profundo tratando de relajarse, según el
doctor, la tensión solo empeoraba su precaria situación, ya que
los músculos se contraían estrujando los nervios—. Estaré bien, en
ocasiones duele más que otras. Ayúdame a recostar la espalda
en las almohadas, sería bueno cambiar de posición.
Con cuidado Erika le ayudo a recostarse en una posición
vertical, el sudor y la palidez del rostro del chico le dijo a la
felina que realmente le estaba doliendo—.¿Mamá sabe que te
duele tanto? — no pudo evitar preguntar.
Killa espero que lo peor pasara— Se lo dije un par de
veces, pero siempre parece estar muy ocupada—, trato de
excusar a la mujer.
Erika se puso de pie en silencio, se dirigió al baño, tomando
una toalla la humedeció en el lavado— Déjame refrescarte—
sentándose nuevamente junto a Killa, comenzó a pasarle la tela
por la piel del rostro y el cuello—. Hay hermano— se lamento—
con todo lo que ha pasado nadie se ha acordado que tu
también sufres.
El cachorro solo se encogió de hombros, eso ya no era
noticia para él. Siempre había sospechado que sus padres
deseaban llegar hasta Kalep en eso de la tenencia de
cachorros. Él de seguro había sido un accidente desafortunado
con el que nadie sabía qué hacer. Tragándose las lágrimas,
sonrió sin que el gesto se reflejara en sus ojos— ¡Qué más da!...
No es como si con mimos me fuera a curar más rápido.
—Pero al menos sería más cómodo para ti— agrego Erika
sintiéndose bastante culpable—. Ya verás que cuando se
solucione este asunto con la manada de los tigres mamá y

25
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

papá podrán concentrarse en buscar una solución para tu


situación.
—Tengo sueño— quiso terminar con la conversación. Para
esas alturas poco le importaba si el mundo se acababa
mañana, solo quería quedarse solo nuevamente. Era incomodo
que alguien te recordara cuál era tu lugar en la lista de
prioridades familiares.
—Duerme—, susurro Erika mientras le daba un beso en la
frente a su hermanito menor— me quedaré contigo hasta que
lo hagas.
Quizás por la presencia de alguien más en la habitación, o
tal vez porque realmente estaba cansado, el sueño no tardo en
llegar, llevando al gatito a un mundo sin tanto dolor.
Con sumo cuidado, Erika arropo al indefenso cachorro,
todavía era tan joven, era injusto que su primera luna la pasara
en cama. El alma felina sufriría al sentir los calores del celo y no
poder salir a correr bajo la luz de la dama plateada. De todos
sus hermanos este siempre había sido el alma alegre, el
simpático de la familia, viéndolo así solo parecía un pequeño
gatito abandonado a los pies de una escalera. En ese momento
se propuso dejar de pensar tanto en Kalep, después de todo el
chico ya tenía una pareja que se ocuparía de él.
Erika sentía el alma demasiado pesada como para poder
dormir, bajando la escalera llego hasta la primera planta, el reloj
de la sala marcaba las doce de la noche. Estaba por entrar a la
concina cuando escucho ruido desde el estudio de su padre,
lugar donde él y Miriam acostumbraban hablar cuando no
querían que sus hijos metieran las narices.
Tomando forma felina, Erika camino sigilosa sobre sus
cuatro patas. Al llegar frente a la puerta del estudio, descubrió
que esta no había sido cerrada del todo, de seguro supusieron
que a esas horas ninguno de sus hijos andaría deambulando por
allí. Con una sonrisa gatuna se arrastro dentro de lugar,
escondiéndose tras un sillón, espero a ver qué estaba pasando.
26
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—¡Debes estar bromeando! — Hablo entre dientes


Miriam— es sólo un cachorrito—. Dejándose caer en una silla
que estaba frente al escritorio de caoba sintió todo el peso de
sus años— Tienes que negarte… tienes que hacerlo.
Merrick observo a su hermosa esposa, el cabello rubio le
cubría el rostro al agachar su cabeza y ocultar su dolor con sus
manos blancas, sabía que lo que pedía a su esposa era
demasiado para cualquier madre.
—Sabes que al ser alfas de una manada debemos hacer
todo lo posible por el bienestar de los miembros— aclaro el
hombre, arrodillándose frente a la silla de su esposa, le acaricio
el largo cabello color sol—. La manada necesita esas tierras,
hemos crecido demasiado y este territorio no es suficiente para
la carrera de luna llena, el dinero que el tigre nos dio lo usamos
para acondicionar la pequeña clínica… no hay otra solución.
Para Erika, ver a su madre llorar como una niña mientras su
padre trataba de consolarla, era para traumatizar a cualquiera,
ya que Miriam era una mujer fuerte, capaz de enfrentar
cualquier cosa.
—Pero es solo un niño—, se puso de pie Miriam, negándose
a ser consolada por su pareja— ni siquiera ha pasado por su
primera luna… Además, está enfermo…
El imponente alfa de los gatos monteses se levanto de
donde estaba arrodillado, pasándose las manos por el cabello
café oscuro, trato de ordenar sus ideas—. Ya le he dado todas
las largas al asunto que he podido… No hay otra solución… Él
quiere un cachorro virgen, no quiere arriesgarse a que ocurra lo
mismo que con Kalep, quiere asegurarse de que no esté
emparejado cuando él lo tome.
Miriam se dio la vuelta y encaro a su marido, sus ojos azules
había tomado una expresión feroz— es contra la ley entregar a
un cachorro que todavía no ha madurado sexualmente.

27
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—Exacto—, grito Merrick golpeando con la mano abierta


el escritorio — al igual que es ilegal no haber cumplido un
contrato de apareamiento… Si el alfa Kigan pone una queja
formal ante Consejo, nos harán pagar una multa de que no
estoy seguro de poder pagar.
—Pues no sé cómo diablos vas a ser para resolver esto—
grito de la misma manera la hembra alfa—. No vas a entregar a
mi pequeño gatito a ese salvaje, ese miserable fue el que lo
lastimo…
—Fue un accidente—, aclaro por milésima vez Merrick—si
agredes a un alfa no puedes esperar nada menos que eso.
—¡Es tu hijo! — Le recordó la mujer, ahora su voz era baja y
filosa como una navaja—. Ni si quiera puedo ver a la cara a mi
cachorro sin recordar el triste destino al que lo quieres
condenar… Ya permití que humillaras a Kalep delante del
Consejo porque pensé que tenías razón. El decir que ese
maldito saco de pulgas lo había obligado y lo del embarazo
falso no era más que patrañas tuyas para retenerlo, aún a
sabiendas del daño que le harias…
El alfa de los gatos monteses dio un paso al frente,
acorralando a su esposa contra el escritorio, envolviéndola
entre sus brazos beso los suaves mechones de cabello rubio—. El
nuevo contrato ya está firmado— la sostuvo con fuerza,
tratando de que su pareja no lo matara allí mismo— mañana
vendrá el alfa por su prometido.
Antes de ser descubierta, Erika huyo de la intima escena
entre sus padres. Corriendo llego hasta el segundo piso, una vez
allí tomo su forma humana, abriendo la puerta de su habitación
entro mientras trataba de recuperar el control de su respiración.
Miles de ideas surcaban su mente, ninguna era alegre. Si al
menos su hermanito estuviera en mejores condiciones, ella
misma lo habría convencido de escapar juntos, de esa manera
al menos lograría salvarlo de ese negro destino. Ese alfa se
comería vivo a su hermanito, tenía fama de ser cruel con
28
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

cualquiera que no cumpliera con sus expectativas, para nadie


era un secreto la manera tan cruel como trataba a su tío, el
hombre que lo había cuidado gran parte de su infancia.
Killa aún dormía, o al menos lo intentaba, con los ojos
cerrados se negaba a enfrentar el nuevo día. Durante toda la
noche sueños extraños lo habían asaltado, oscuridad y unos ojos
verdes le perseguían mientras él huía entre pasadizos
interminables.
—Sé que estas despierto— la voz tersa de Erika, la mano
suave sobre su hombro, lo obligaron a abrir los ojos. — Necesitas
desayunar. Me he dado cuenta que no lo has estado haciendo
mucho últimamente.
El joven felino trato de incorporarse, pero el dolor en su
espalda le recordó que aquello era una mala idea— Ayúdame
a sentarme—, pidió con voz temblorosa— es incomodo hablar
contigo estando acostado.
Con el mayor cuidado que pudo, ayudo a Killa a
incorporarse, colocando algunos almohadones logro
acomodarlo. Ignorando la transpiración que ahora cubría el
rostro lívido del cachorro, trato de asegurarse que en esa
posición la espalda estuviera apoyada mientras el chico podía
estar en una posición más digna.
—¿Más cómodo así? — pregunto Erika dedicándole una
sonrisa que intento parecer animada. Como si alguien pudiera
sentirse de algún modo feliz después de saber el destino de su
hermanito menor.
—En unos momentos el dolor pasará—, jadeo Killa sin
poderlo evitar.
—Eres valiente, hermano— acaricio con cuidado los risos
de niño del cachorro.
Killa le sonrió cansado — quiero que cortes mi cabello.

29
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

La petición dejó algo descolocada a Erika— ¿Para qué?...


Siempre has sido un niño hermoso con tus risos rubios.
—Hoy es mi cumpleaños— fue la sencilla respuesta—. En un
mes será mi primera luna como adulto y yo ya no quiero
parecer un bebé… no lo soy, ni nunca lo he sido… Creo que es
hora de que lo acepte.
Si una bomba hubiera caído en medio de la habitación,
quizás Erika habría podido reaccionar — No digas eso—
balbuceo la felina sin saber qué más podía decir.
—Sabes, el estar aquí sin nada que hacer, me ha dado
tiempo para pensar— la voz de Killa era suave, tranquila, como
si estuviera contando la historia de alguien más—. Desde que
tengo memoria he sido el pequeño problema de la familia, el
niño que no sabían con quién dejar cuando la manada salía a
correr— mirando a su hermana, agrego— Kalep tenía tus brazos
y yo nunca tuve nada.
—Mamá cuidaba de ti— se defendió Erika poniéndose de
pie—, yo me ocupaba de Kalep para que ella pudiera
encargarse del nuevo cachorro.
La risa de Killa estaba llena de amargura mal disimulada —
¿Te refieres a la madre que estaba demasiado ocupada siendo
la madre de una manada completa?
—Las cosas han sido difíciles para nosotros— se sentó
nuevamente en el lugar que había dejado, en la horilla de la
cama junto a su hermano— la última lucha entre manadas
cobro muchas vidas… Cuando mamá y papá se emparejaron
eran cenizas lo que quedaba para dirigir.
—Sé honesta conmigo— bajo la voz nuevamente— ¿Qué
está pasando?
Erika, al ver la mirada asustada de su hermanito, supo que
de algún modo sabía— ¿Qué quieres que te diga?

30
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—¿Por qué todos me miran como si fuera un condenado a


muerte? —fue la pregunta de quién estaba cansado de pasar
por tonto—. Tisok y Neyme me evitan como si tuviera una
enfermedad contagiosa, madre se niega a mirarme a los ojos, a
papá solo lo he visto cuando el doctor viene a revisarme,
apenas si me habla.
Erika bajo la mirada, de pronto sus manos se volvieron un
asunto muy interesante que valía la pena estudiar mientras
estaban sobre su regazo— Creo que de todos modos te
enterarás— suspiro la felina—. Papá ya te ha encontrado un
pretendiente. Vendrá por ti antes de que pases por tu primer
celo.
—¿Qué? — Ahora sí que su padre había perdido la
cordura— Estoy postrado en una cama… Él lo sabe… Nadie
puede aceptar una pareja que no se sabe cuándo podrá…
Además, mi primera luna todavía no llega…
Tantas preguntas y Erika no sabía que decir que no fuera a
matar del susto al cachorro—. ¿No vas a preguntarme quién es
tu prometido?
Killa se encogió de hombros, mirando a través de la
ventana suspiro— Qué importa quién será mí esposo,
definitivamente ya no puedo decir nada al respecto… No es
como que pueda escapar por la ventana.
—Cuando lo sepas vas a desear hacerlo, créeme—. Sonrió
de una manera enfermiza.
Ahora sí que Erika se gano la total atención del chico— No
seas cruel conmigo, no estoy para bromitas tontas…
—¿Qué dirías si tu futura pareja fuera Kigan, el alfa de la
manada de tigres?
El aire dejo los pulmones de Killa, es más, sintió como si su
alma dejara el cuerpo para caer en picada momentos
después— ¡No la jodas! — chillo el felino. El dolor en su baja
espalda no era nada en comparación con la impresión.
31
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Erika se puso de pie y comenzó a caminar de un lado a


otro de la pequeña habitación— Escuche a nuestros padres
decirlo, al parecer esperaban su llegada para hace varios días,
pero al parecer pudieron retrasarlo.
—¿Mis otros hermanos lo saben? — fue la pregunta de
rigor.
—Si—, no había que otra casa decir— todos lo saben.
Papá nos informo de las “buenas nuevas” cuando estábamos
cenando anoche. Al parecer mis otros hermanos, al igual que
yo, ya tenían una idea de que era lo que se traían mamá y
papá.
—¡Genial! — se lamento Killa sintiendo el peso de la
noticia— ¿Cuándo pensaban decírmelo?... ¿Cuándo mi
flamante prometido y me tuviera empacado en una caja?
Erika paro de inmediato su deambular nervioso—, no digas
eso hermano— llevando su mano al corazón, trato de poner
buena cara— Hablare con nuestros padres, debe de haber una
manera.
—La única manera sería que Kalep viniera a cumplir el
contrato— se encogió de hombros Killa— y eso no va a suceder.
Lo único que me pregunto es si el tigre sabe cuál es mi
condición.
—Te recuerdo que él la causo—, los ojos azules de la chica
fulguraron con ira mal contenida— no es como que pueda
quejarse.
Unos golpes en la puerta interrumpieron la charla que para
ese momento había bajado hasta el punto de ser un
intercambio de susurros. Merrick entraba, tomando por sorpresa
a ambos chicos, ya que traía en sus manos el desayuno de Killa.
—Tengo que hablar contigo, hijo— hablo el hombre
dejando la bandeja sobre la mesita de noche—. Hija, te
agradecería que nos dejaras solos.

32
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Erika quiso protestar, la mirada del alfa le dejo claro que


más le valía salir en silencio. Bajando las escaleras llego hasta la
sala, donde estaban sentado Neyme y el otro hermano. Los
chicos se veían cabizbajos, silenciosos, con esa expresión
reservada para los funerales.
—¿Papá está con Killa? — se atrevió a preguntar Tisok,
sentado junto a Neyme, ambos parecían gemelos. Igual físico
de músculos definidos, estatura alta, cabello rubio y los ojos
azules tan claros como un cielo despejado.
—Si—, balbuceo Erika mientras se secaba una lágrima que
pronto fue acompañada por otros más— él le está diciendo lo
de su compromiso.
—Pobre papá—, hablo Neyme, de todos los hermanos
eran el que siempre trataba de buscarle una solución
diplomática a las cosas.
—¡Estas de broma! — Chilló la felina, poniéndose de pie—
papá lo está entregando a una muerte segura.
Tisok observaba el duelo de miradas entre sus hermanos —.
Esto no es fácil para nadie—, se atrevió a interrumpir— mamá
parece un alma en pena, papá esta de un humor insoportable.
Los tres cachorros se sentaron silenciosos sin atreverse a
levantar la mirada, se dedicaron a esperar. Pasado más de
media hora, el ruido de pisadas hizo que todos dirigieran la vista
a las escaleras. El alfa bajó sin dignarse a decir nada,
simplemente se dirigió a su estudio. El golpe de la puerta
arranco varias astillas del marco, dejando saber que de allí no
conseguirían ninguna información.
—Ve con Killa— interrumpió el silencio Tisok— yo no sabría
que decirle. Neyme estuvo de acuerdo asintiendo con un
movimiento de cabeza.
Erika se puso de pie, sin saber muy bien que encontraría, se
fue a la habitación de su hermano. Reteniendo el aire se trago
su pena, no tenía derecho al consuelo. Sobre la cama, con la
33
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

espalda recostada sobre los almohadones estaba la pequeña


figura de Killa. A Erika le habría parecido una hermosa estatua
de cera, tan quieto y pálido, solo las lágrimas que recorrían las
mejillas y el sutil temblor de los hombros dejaban ver que estaba
vivo.
—¿Qué te dijo? — pregunto Erika apenas disimulando el
nudo que tenía en la garganta.
—Déjame solo—, las palabras pronunciadas con tanta
firmeza tomaron por sorpresa a la felina — por ahora solo quiero
descansar.
—Hermano— trato de iniciar una conversación, pero el
chico simplemente la ignoro, centrando toda su atención en la
ventana abierta observo el movimiento de las hojas al ser
mecidas por la brisa de la mañana.
— Él vendrá por mí mañana—, la voz de Killa detuvo a Erika
cuando esta ya estaba en la puerta—todo está arreglado.
Papá dice que no lo puede retrasar más las cosas.
—Algo tenemos que hacer— susurro dándole la espalda a
su hermano, aún sin quitar la mano del picaporte.
—Creo que después de todo de algo le serviré a la
familia— hablo el cachorro. Un ave le observaba desde la rama
del árbol cercano.
Erika apretó tan fuerte el picaporte que este se fracturo, sin
darse la vuelta se negó a encarar al chico— no digas eso—.
Con esas sencillas palabras salió de allí con el alma tan pesada
que pensó que en cualquier momento la sentiría caer al piso.
Killa escucho el sonido de la puerta al ser cerrada, su
desayuno se enfriaba sobre la mesita junto a su cama, el sol
poco a poco subía a lo alto del cielo. Poniendo una mano sobre
la otra en su regazo trato de detener el temblor que le sacudía
el cuerpo.

34
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Capítulo 3
Andrey tenía una sonrisa socarrona que decía a las claras
que era todo un hijo de puta zorro inteligente— Podrás ir
cuando quieras por tu pareja.
Kigan coloco la copia del contrato sobre el escritorio, en
silencio observo como su mejor amigo tenía esa expresión que
no dejaba dudas acerca de cuál era su naturaleza animal—. No
lo puedo creer—, tuvo que reconocer el alfa de los tigres— ni
siquiera tuviste que apelar al Consejo.
— En ocasiones es mejor arreglar los asuntos con la cabeza
que con las garras—. Aclaro mientras observaba de manera
crítica la decoración del estudio de su jefe— ¿Has pensado en
hacer que esto parezca tuyo?... Ya sabes, todavía está todo
como si tu padre pudiera entrar por esa puerta en cualquier
momento.
—¿Para qué?—, se encogió de hombros el tigre— Este
lugar tiene lo que necesita, un escritorio, sillones, la mesa del
café, hasta tiene una ventana, qué más puedo pedir.
Andrey simplemente sonrió, su amigo era del tipo práctico,
criado y educado para ser un guerrero. El zorro esperaba de
todo corazón que la pareja del alfa le diera a la manada un
ambiente más de familia, ya que para ser justos, a veces era
más un campamento militar que otra cosa.
—¿Cuándo iremos por tu pareja? — pregunto Andrey
mientras se ponía de pie, aún tenía algunas cosas que
coordinar, especialmente el asunto de la seguridad.
Kigan pareció pensárselo, después de un momento,
contesto— arregla todo para mañana. Saldremos en el
helicóptero, luego tomaremos los vehículos.

35
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—Hablaré con tu Beta para analizar la manera más segura


de traer al cachorro—, propuso el cambia formas zorro— no
resulte ser que tu tío decida darle una bienvenida más a su
estilo.
El bajo gruñido de Kigan no dejaba duda de lo lindo que le
resultada recordar que ese pedazo de mierda compartía lazos
de sangre con él—.Bien, arregla todo. No quiero sorpresas.
Andrey asintió, si quería que la pareja del alfa estuviera en
casa para el anochecer del día siguiente, tenía mucho trabajo
por delante— Te llamo a tu línea privada en cuanto tenga todo
arreglado.
El tigre observo como su amigo salía con ese andar suyo
tan cadencioso, sonrió al pensar en todo el revuelo que causo
cuando le presentó al nuevo miembro de la manada a su
padre. Aunque todos pusieron el grito en el cielo, al ver llegar a
ni más ni menos que un zorro, su padre reconoció en el joven
cachorro un aliado valioso. Entregándolo como sirviente a
Kigan, permitió que este fuera a la universidad, sacando el
máximo provecho a la despierta inteligencia del muchacho.
Lo más divertido de todo ese asunto, es que los mismos que
renegaron de la llegada del zorro, ahora trataban de
convencer al atractivo cambia formas que follar con tigres era
todo un evento. Lástima que el pelirrojo fuera una mierda
testaruda, todo siempre tenía que ser bajo sus términos. Eso era
lo que más le agradaba del hombre, hasta el punto de que
acabaron siendo los mejores amigos.
Entre el Beta y Andrey los preparativos estuvieron listos, se
decidió que lo mejor sería que Kigan se quedara en las
instalaciones principales de la manada, de manera que
despistara a los espías de Alastor. Antes de que la luz del sol se
extinguiera, el zorro salía en el helicóptero acompañado por el
Beta, cosa que ocurría por lo común si el alfa necesitaba que
alguien pateara culos mientras el pelirrojo tomaba nota de
cuanto se desgastaban las botas el enorme tigre.

36
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

— ¿Es verdad que estas por reclamar a tu pareja? —


pregunto Andrey mientras se sacudía una pelusa imaginaria de
su traje Armany hecho a la medida— tengo entendido que el
antiguo alfa te dio el derecho de escoger a cualquiera que sea
de tu gusto.
La sonrisa del Beta fue tan amplia que el zorro pensó que al
muy maldito se le iba a partir la cara— Sí, es el pago que se me
prometió por mantener vivo a Kigan cuando este apenas si
podía aguantar el peso de su propio cuerpo.
Andrey observó al hombre, eran casi dos metros de
musculo sólido, ojos cafés claros que parecían poder leer tu
mente si te miraban fijamente, cabello rubio ondulado, como
casi todos los miembros de la manada de los tigres, pero lo que
más llamaba la atención de este espécimen de macho en
particular, era esa mezcla entre portero de bar de mala muerte
y la mente tras el crimen. En ese hombre no había nada suave,
no tenía esquinas redondeadas, era peligro puro.
—¿Y se puede saber quién será la afortunada? — No pudo
evitar preguntar, era un zorro después de todo.
—¿Quién te dijo a ti que es una hembra? — La voz ronca
recorrió la espina dorsal de Andrey, rematando en la base de su
sexo— He dejado que se divierta un poco, pero ya es hora de
que sepa quién es su dueño.
Las palabras acompañadas por ese tono de voz, eso sin
contar la mirada calculadora del hombre, fueron suficientes
para que Andrey tragara en seco. Casi sentía lastima por el
pobre tipo que acabara debajo de ese macho territorial, ese
enorme tigre no sería algo fácil de maniobrar, ni aunque se
tuviera toda la experiencia del mundo.
—Si necesitas alguna documentación o algo—, propuso el
zorro tratando de mantenerse tranquilo— yo te puedo ayudar.
—No te preocupes—, sonrió el tigre— si necesito ayuda,
serás el primero en saberlo.

37
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Sitiándose extrañamente incomodo con la conversación,


Andrey decidió que lo más seguro para su paz mental era
concentrarse en algunos pendientes. Abriendo la portátil se
zambullo en el trabajo, de vez en cuando levantaba la vista
para observar a su compañero de viaje, el cual miraba el
paisaje a través de la ventanilla.
El trayecto aéreo fue tal y como fue previsto, al aterrizar en
el aeropuerto privado la noche había caído hacia un buen rato.
Fuera del hangar los esperaba una camioneta negra, doble
tracción y reforzada contra la mayoría de cosas que podían
hacer que un día bonito se convirtiera en una mierda.
Tarem se sentó en el asiento del conductor, Andrey quiso
protestar, pero por experiencia sabía que eso era perder el
tiempo.
—Por ahora nos quedaremos en el hotel— anuncio el Beta
mientras encendía la camioneta.
—Se supone que iríamos por el cachorro de una vez— le
recordó Andrey mientras acomodaba su corbata que era del
mismo tono gris que sus ojos.
—No—, la respuesta del tigre fue contundente— es mejor
que piensen que esta encomienda es algo de rutina.
Andrey se mordió los labios, después de todo se jugaban
mucho en ese viaje, como para no tomar todas las medidas de
prevención que estuvieran al alcance.
La mañana encontró al zorro duchado e impecablemente
vestido, su infancia había transcurrido entre casas de acogida y
basureros en callejones, siempre hacía lo posible por dejar a tras
ese sentimiento de abandono, de estar sucio. Dándose una
última mirada frente al espejo, se abono el saco del traje azul
oscuro. Estaba listo para ir por la pareja de su mejor amigo.
Al salir encontró al Beta tan bien vestido como siempre, el
tipo parecía que solo tenía tres pantalones vaqueros desde que

38
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

los habían sacado al mercado por primera vez. El muy maldito


se vería sexy aunque se cubriera con un saco de patatas.
—¿Listo? — Pregunto Andrey mientras llegaba hasta la
acera donde la camioneta estaba estacionada.
El tigre asintió mientras daba la vuelta para entrar— en
unas dos horas tendremos a la pareja del alfa y podremos
regresar a casa.
Una vez dejaron la carretera principal, el camino se
convirtió en una tortura, ya que al parecer había llovido durante
la noche.
—¿Quieres correr? — pregunto Tarem, tomando por
sorpresa a Andrey, el tipo parecía que en ocasiones podía leerle
la mente.
Sin desviar la vista de la ventana, respiro profundo para
llenar sus pulmones con el olor de la tierra húmeda. Su animal
interno se retorcía queriendo salir a jugar, persiguiendo a los
pequeños animales que huían espantados del vehículo en
movimiento.
—Otro día será— suspiro Andrey. En realidad llevaba
mucho tiempo sin tomarse un momento para estirar las patas—.
Por ahora hay que tomar al cachorro y rogar para que todo
salga bien.
Tarem resoplo, pero no dijo nada más. Frente a ellos
apareció el portón que delimitaba el área privada del alfa,
donde estaba la casa que albergaba a su familia inmediata.
Lo que ocurrió de allí en adelante era algo que nunca
hubiera pasado por la mente previsora de Andrey, la futura
pareja del alfa, además de ser casi un niño, estaba acostado en
una cama por un accidente con Kigan. Lo peor es que ya no
había nada que hacer, debían llevar al chico hasta la manada,
sea cual fuere su estado.

39
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Después de un momento de observar en silencio al


cachorro sentado en aquella silla de ruedas, el abogado se
recompuso de la impresión — ¿Crees que podrás viajar? —
pregunto al joven felino.
La familia de gatos monteses estaba en pleno, de pie en
aquella sala, la alegría que solía haber en momentos como ese,
donde el pretendiente era llevado ante su compañero, no
existía en ese lugar. Tarem estaba a la espalda de Andrey, listo
para partir en dos a cualquiera que osara mirar feo al zorro.
El joven cachorro se veía tan indefenso allí, todos estaban
a su alrededor, pero eso al zorro no lo engañaba, él podía saber
cuando ya alguien te hecho tierra encima sin darte tiempo de
exhalar tu último aliento. La mirada entristecida de la madre,
que se apoyaba en la que al parecer era la hija mayor, los otros
dos hermanos sentados en el sofá que miraban a cualquier
parte menos al hermano menor, el padre que aunque de pie
tras la silla de ruedas, ni una sola vez hablo como si su hijo
estuviera presente.
—Sí—, fue la temblorosa respuesta del joven felino— si
tengo donde apoyar la espalda y me aseguran con los
cinturones, podré soportar el viaje.
—Bien—, hablo Andrey— entonces vallamos ya—.
Realmente estar en medio de esa familia de mierda lo estaba
poniendo nervioso. Se veían demasiado ansiosos por acabar
con todo eso de una vez, de seguro llorarían y se lamentarían
por la entrega del cachorro, pero estaba seguro de que
fácilmente se repondrían.
Antes de acomodar a Killa en el asiento de atrás de la
camioneta, Andrey se había leído la copia del expediente
médico del cachorro. Si ya antes estaba pateando piedras,
ahora realmente estaba cabreado, la situación del chico no era
permanente, es más, el médico recomendaba rehabilitación
para acelerar el proceso de sanación de los nervios.

40
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Una vez asegurado en el asiento de atrás al cachorro, el


zorro y el Beta comenzaron el viaje de regreso. Aunque no
habían intercambiado más que una o dos opiniones al
respecto, ambos hombres estaban de acuerdo en que lo mejor
que podía pasarle al gato montés era marcharse con ellos.
El alfa de los gatos monteses había explicado cómo había
sido el “accidente” de Killa, el tipo parecía más interesado en
quedar bien con ellos que en defender el punto del cachorro.
Apenas llegaran al hotel, Andrey llamaría a Kigan para contarle
lo que tendría que esperar, no quería que el gatito se asustara al
ver el enojo del enorme tigre.
Killa ahogo un grito cuando la camioneta calló en un
bache del camino, el dolor había hecho que el sudor mojara
con pequeñas gotas su rostro.
—Detente—, ordeno Andrey a Tarem al ver al ver la
palidez del cachorro— algo no va bien con el chico.
De inmediato la camioneta se detuvo a un lado del mal
llamado camino, ambos hombres bajaron. El Beta tomo una
botella de agua, humedeciendo una toalla se la entrego al
zorro.
Andrey se sentó junto a Killa que jadeaba por el dolor— Te
duele mucho, ¿verdad? — pregunto mientras limpiaba el sudor
de la piel fría del gato.
A Killa le hubiera gustado negar, pero su respiración
entrecortada decía mucho al respecto —. Puedo seguir—
aseguro valientemente—, solo necesito unos momentos, eso es
todo.
Andrey intercambio miradas con Tarem, en una
comunicación silenciosa se tomaron decisiones. Al notar que las
pastillas para el dolor relajaban al herido, lo dejaron dormir.
Tardaron el doble en llegar a la carretera principal, ya que
ahora el Beta conducía con sumo cuidado, evadiendo
cualquier cosa que hiciera que el vehículo se sacudiera.

41
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Esta vez escogieron un motel de carretera, en el cual


algunas habitaciones contaban con un garaje que permitía
estacionar el vehículo y llegar directamente a la habitación. Le
daba privacidad a sus ocupantes, buena cosa en una salida de
amor prohibido.
Killa fue acomodado cuidadosamente sobre la cama, los
gemidos ahogados del chico demostraron a sus guardianes que
era de espíritu valiente. Entre Tarem y Andrey trataron de que
estuviera lo más cómodo posible, tomando en cuenta la
situación.
Después de darle la medicación decidieron dejarlo dormir
por unas horas, luego le darían algo de comer, el cachorro se
veía demasiado delgado.
—Hay que llamar a Kigan— el tigre puso en palabras lo
que pensaba hacer Andrey. Cerrando la puerta ambos salieron
del dormitorio, quedándose a hablar en el garaje.
—Vamos a necesitar ayuda—, hablo el zorro mientras
buscaba el teléfono en el bolsillo interno del saco— el gatito es
valiente, pero se nota lo mucho que lo estamos lastimando con
el viaje.
—No creo que sea prudente transportarlo en una
ambulancia— se cruzo de brazos Tarem mientras recostaba su
sólido cuerpo a la camioneta.
Una sonrisa de autosatisfacción se dibujo en el rostro del
zorro — Creo que a la larga sería mejor, nadie podría esperarse
que la pareja del alfa fuera transportado en un helicóptero con
soporte médico.
—Ni siquiera nosotros nos lo esperábamos— bufo el tigre sin
poder disimular su malestar—. Todo esto parece una mala
broma.
Ambos hombres guardaron silencio, habría que ver como
se tomaría todo el asunto Kigan. El zorro marco el número del
alfa en el teléfono celular, después de esperar unos segundos la
42
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

voz del hombre se escucho al otro lado de la línea— ¿Ya está


con ustedes? — fue directo al punto, como era de esperarse.
Andrey se tomo unos segundos para pensar en que
responderle—Si, aunque no está en el estado en que
esperábamos encontrarlo.
—¿Y eso? — La voz del alfa no dejaba lugar a dudas de
que el hombre carecía de sentido de humor en esos momentos
— no me digas que todavía sin haber llegado a su primera luna
llena el mocoso ya esta jodiendo con alguien.
El zorro tuvo que morderse el labio para no reírse, a pesar
de que Kigan lo negara, el asuntito con Kalep le había dado un
duro golpe a su ego—. No hermano—, le hablo como el amigo
que era— ¿Recuerdas que paso cuando el gatito malcriado te
mordió?
El alfa se tomo unos momentos para responder— Me lo
quite de encima…
— Pues al parecer lo golpeaste duro—, la verdad es que
no había manera de endulzar el asunto— el chico se quebró
varios huesos cuando ya había convocado el cambio.
—¿Cómo esta? — La preocupación concordaba más con
la imagen que Andrey tenía de su alfa— ¡No lo sabía!
— Y lo que te falta por saber—, no pudo evitar soltar un
suspiro cansado— los huesos en su mayoría ya han sanado, pero
los nervios de la espalda todavía se están conectando entre sí.
Esto hace que sienta mucho dolor y que no pueda ponerse de
pie.
—¿Es permanente? — Fue la pregunta de rigor.
—Leí el informe médico—, el zorro se paso la mano por el
cabello, en un gesto nervioso— si su familia lo hubiera puesto en
rehabilitación, para esta hora ya estaría sobre sus pies.

43
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

El silencio en la línea se vio interrumpido por un bajo


gruñido— ¿Se puede saber por qué diablos no lo han llevado?...
Hasta donde sé, la dote que pague por Kalep era bastante
jugosa como para que no pudieran pagarle a un maldito
mata-sanos.
Andrey dejo que su alfa despotricara un poco, le alegraba
saber que la noticia tenía el mismo efecto que en él—. Algunos
padres son realmente una dulzura—, no pudo evitar ironizar el
zorro, que bien sabía de que hablaba— por ahora lo importante
es que el chico está con nosotros. Tuvimos que parar en un
motel de carretera, el viaje se está convirtiendo en toda una
tortura para la espalda lastimada.
—Traten de llevarlo hasta el aeropuerto, los esperaré allí en
la mañana con un helicóptero con soporte médico— fue la
orden fuerte y clara del alfa.
El Beta de la manada había estado escuchando en
silencio la conversación entre el abogado y Kigan, al parecer su
alfa no había insinuado nada acerca de devolver al cachorro
con su antigua familia.
Dejando el teléfono dentro del bolsillo del pantalón de
vestir, Andrey le dirigió una mirada preocupada a Tarem—
Kigan nos esperara en el aeropuerto— encogiéndose de
hombros, agrego— me da escalofríos pensar en todo lo que
sufrirá con el viaje hasta allí.
—Conduciré despacio—, se incorporo el tigre, alejándose
del sostén de la camioneta— tardaremos más si es necesario.
Al entrar a la habitación los hombres encontraron al joven
felino profundamente dormido. Pensando en la seguridad del
chico decidieron dormir en el piso, sobre la alfombra, en sus
formas animales.
El viaje fue tan malo como el tigre y el zorro se imaginaron,
el joven gatito tuvo que ser sedado, llegando al aeropuerto
totalmente noqueado. Allí los esperaba Kigan con el personal

44
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

médico necesario, a los paramédicos simplemente se les dijo


que transportarían a un paciente con lesión en la espalda.
Kigan se sorprendió al ver la pequeña figura del chico
acostado en la camilla, vestido con un piyama color arena, no
dejaba duda que era un pequeño cachorro herido. Lo
recordaba con el cabello más largo, al parecer lo había
cortada hasta dejarlo a la altura de sus orejas. Unas sombras
grises bajo los ojos cerrados, le daban al fino rostro felino una
apariencia enfermiza, eso y la delgadez le dieron pistas de que
Andrey no le había dicho todo acerca del estado de salud del
chico.
—Llévenselo— ordeno Kigan. Colocando la camilla dentro
del helicóptero se prepararon para el regreso.
Killa abrió los ojos, la luz de la habitación era demasiado
intensa para su vista cansada. Con un gemido cansado recorrió
con la mirada el lugar tratando de ubicarse, poco a poco los
recuerdos del día anterior fueron llegando. Un temblor nació en
su estomago hasta que este hizo resonancia en todo su cuerpo,
tenía miedo, al menos con su familia sabía que esperar.
Después del susto inicial, logro tranquilizarse al notar que
estaba solo en ese lugar desconocido, respirando profundo
regreso a retomar el control sobre su estado de ánimo.
Estudiando la habitación desde su posición horizontal sobre la
cama, se dio cuenta que el lugar era una habitación bonita, no
bonita acogedora, sino simplemente limpia, ordenada y con
todo lo necesario para ser un dormitorio.
El lugar donde estaba acostado era amplio, lo suficiente
para caber tres personas cómodamente, una mesita de noche
de color blanco a cada lado de la cama. Un mueble donde
podía acomodar su ropa de ser necesario, un espejo de cuerpo
entero colocado en la pared. Killa suponía que una de las dos
puertas que había era la que llevaba al baño, la otra debía ser
la de salida. Todo estaba pintado en colores claros, nada que
diera pistas de quién era el dueño de ese lugar.

45
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Poniendo todas sus fuerzas en los brazos, se apoyo en los


codos para lograr sentarse. El dolor era casi insoportable, una
suerte que en el último mes ya estuviera bastante familiarizado
con este. Halando las almohadas, las puso tras su espalda,
logrando quedar con el dorso erguido. Jadeando por el
esfuerzo, puso toda su atención en averiguar la manera en que
lograría llegar al baño.
Para la total alegría de Killa, algún dios benevolente vio su
difícil situación y envió ayuda en la forma de una mujer alta y
rubia que entro a su habitación sin tocar.
—Veo que la pareja de mi alfa ya está despierto— la
sonrisa de la chica parecía honesta—. Es mi deber hacerlo sentir
cómodo— dedicándole un guiño travieso, agrego— además de
que lo voy a poner bonito para que todos envidien la suerte del
líder de la manada de los tigres.
Killa, a pesar de su nerviosismo, no pudo evitar devolverle
la sonrisa— ¡Gracias! — Los ojos del chico se fijaron en la
ventana abierta, se veía luz detrás de las cortinas, pero no
lograba ver que nada se moviera tras estas— ¿Dónde estoy?
—Empezare por decirte que mi nombres es Mime— se
presento a sí misma la chica, yo seré tu enfermera hasta que te
pongas bien— Mientras reacomodaba las almohadas tras la
espalda de Killa, agrego— y con respecto a dónde estás, creo
que estaría bien decir que esta es la habitación de huéspedes
del departamento del alfa.
La sola mención del hombre hizo que el ritmo cardiaco del
cachorro se disparara — ¿Él está aquí?
—No—, fue la respuesta de Mime— él está ocupado con
Andrey y el Beta. Han estado encerrados en la oficina del alfa
desde hace un buen rato—. Ignorando por completo el miedo
que llevaba al pánico al joven felino, la enfermera comenzó a
ayudar a Killa con sus necesidades más inmediatas.

46
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Desayunado, bañado y vestido con una deliciosa piyama


de seda de un azul tan intenso como el color de sus ojos, el
cachorro se sentía casi en el cielo. Una lástima que la nube
negra llamada Alfa Kigan, empañara su mundo perfecto.

Una vez asegurado en el asiento de atrás al cachorro, el


zorro y el Beta comenzaron el viaje de regreso. Aunque no
habían intercambiado más que una o dos opiniones al
respecto, ambos hombres estaban de acuerdo en que lo mejor
que podía pasarle al gato montés era marcharse con ellos.
El alfa de los gatos monteses había explicado cómo había
sido el “accidente” de Killa, el tipo parecía más interesado en
quedar bien con ellos que en defender el punto del cachorro.
Apenas llegaran al hotel, Andrey llamaría a Kigan para contarle
lo que tendría que esperar, no quería que el gatito se asustará al
ver el enojo del enorme tigre.
Killa ahogo un grito cuando la camioneta calló en un
bache del camino, el dolor había hecho que el sudor mojara
con pequeñas gotas su rostro.
—Detente—, ordeno Andrey a Tarem al ver al ver la
palidez del cachorro— algo no va bien con el chico.
De inmediato la camioneta se detuvo a un lado del mal
llamado camino, ambos hombres bajaron. El Beta tomo una
botella de agua, humedeciendo una toalla se la entrego al
zorro.
Andrey se sentó junto a Killa que jadeaba por el dolor— Te
duele mucho, ¿verdad? — pregunto mientras limpiaba el sudor
de la piel fría del gato.
A Killa le hubiera gustado negar, pero su respiración
entrecortada decía mucho al respecto —. Puedo seguir—

47
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

aseguro valientemente—, solo necesito unos momentos, eso es


todo.
Andrey intercambio miradas con Tarem, en una
comunicación silenciosa se tomaron decisiones. Al notar que las
pastillas para el dolor relajaban al herido, lo dejaron dormir.
Tardaron el doble en llegar a la carretera principal, ya que
ahora el Beta conducía con sumo cuidado, evadiendo
cualquier cosa que hiciera que el vehículo se sacudiera.
Esta vez escogieron un motel de carretera, en el cual
algunas habitaciones contaban con un garaje que permitía
estacionar el vehículo y llegar directamente a la habitación. Le
daba privacidad a sus ocupantes, buena cosa en una salida de
amor prohibido.
Killa fue acomodado cuidadosamente sobre la cama, los
gemidos ahogados del chico demostraron a sus guardianes que
era de espíritu valiente. Entre Tarem y Andrey trataron de que
estuviera lo más cómodo posible, tomando en cuenta la
situación.
Después de darle la medicación decidieron dejarlo dormir
por unas horas, luego le darían algo de comer, el cachorro se
veía demasiado delgado.
—Hay que llamar a Kigan— el tigre puso en palabras lo
que pensaba hacer Andrey. Cerrando la puerta ambos salieron
del dormitorio, quedándose a hablar en el garaje.
—Vamos a necesitar ayuda—, hablo el zorro mientras
buscaba el teléfono en el bolsillo interno del saco— el gatito es
valiente, pero se nota lo mucho que lo estamos lastimando con
el viaje.
—No creo que sea prudente transportarlo en una
ambulancia— se cruzo de brazos Tarem mientras recostaba su
sólido cuerpo a la camioneta.
Una sonrisa de autosatisfacción se dibujo en el rostro del
zorro — Creo que a la larga sería mejor, nadie podría esperarse
48
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

que la pareja del alfa fuera transportado en un helicóptero con


soporte médico.
—Ni siquiera nosotros nos lo esperábamos— bufo el tigre sin
poder disimular su malestar—. Todo esto parece una mala
broma.
Ambos hombres guardaron silencio, habría que ver como
se tomaría todo el asunto Kigan. El zorro marco el número del
alfa en el teléfono celular, después de esperar unos segundos la
voz del hombre se escucho al otro lado de la línea— ¿Ya está
con ustedes? — fue directo al punto, como era de esperarse.
Andrey se tomo unos segundos para pensar en que
responderle—Si, aunque no está en el estado en que
esperábamos encontrarlo.
—¿Y eso? — La voz del alfa no dejaba lugar a dudas de
que el hombre carecía de sentido de humor en esos momentos
— no me digas que todavía sin haber llegado a su primera luna
llena el mocoso ya esta jodiendo con alguien.
El zorro tuvo que morderse el labio para no reírse, a pesar
de que Kigan lo negara, el asuntito con Kalep le había dado un
duro golpe a su ego—. No hermano—, le hablo como el amigo
que era— ¿Recuerdas que paso cuando el gatito malcriado te
mordió?
El alfa se tomo unos momentos para responder— Me lo
quite de encima…
— Pues al parecer lo golpeaste duro—, la verdad es que
no había manera de endulzar el asunto— el chico se quebró
varios huesos cuando ya había convocado el cambio.
—¿Cómo esta? — La preocupación concordaba más con
la imagen que Andrey tenía de su alfa— ¡No lo sabía!
— Y lo que te falta por saber—, no pudo evitar soltar un
suspiro cansado— los huesos en su mayoría ya han sanado, pero
los nervios de la espalda todavía se están conectando entre sí.

49
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Esto hace que sienta mucho dolor y que no pueda ponerse de


pie.
—¿Es permanente? — Fue la pregunta de rigor.
—Leí el informe médico—, el zorro se paso la mano por el
cabello, en un gesto nervioso— si su familia lo hubiera puesto en
rehabilitación, para esta hora ya estaría sobre sus pies.
El silencio en la línea se vio interrumpido por un bajo
gruñido— ¿Se puede saber por qué diablos no lo han llevado?...
Hasta donde sé, la dote que pague por Kalep era bastante
jugosa como para que no pudieran pagarle a un maldito
mata-sanos.
Andrey dejo que su alfa despotricara un poco, le alegraba
saber que la noticia tenía el mismo efecto que en él—. Algunos
padres son realmente una dulzura—, no pudo evitar ironizar el
zorro, que bien sabía de que hablaba— por ahora lo importante
es que el chico está con nosotros. Tuvimos que parar en un
motel de carretera, el viaje se está convirtiendo en toda una
tortura para la espalda lastimada.
—Traten de llevarlo hasta el aeropuerto, los esperaré allí en
la mañana con un helicóptero con soporte médico— fue la
orden fuerte y clara del alfa.
El Beta de la manada había estado escuchando en
silencio la conversación entre el abogado y Kigan, al parecer su
alfa no había insinuado nada acerca de devolver al cachorro
con su antigua familia.
Dejando el teléfono dentro del bolsillo del pantalón de
vestir, Andrey le dirigió una mirada preocupada a Tarem—
Kigan nos esperara en el aeropuerto— encogiéndose de
hombros, agrego— me da escalofríos pensar en todo lo que
sufrirá con el viaje hasta allí.
—Conduciré despacio—, se incorporo el tigre, alejándose
del sostén de la camioneta— tardaremos más si es necesario.

50
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Al entrar a la habitación los hombres encontraron al joven


felino profundamente dormido. Pensando en la seguridad del
chico decidieron dormir en el piso, sobre la alfombra, en sus
formas animales.
El viaje fue tan malo como el tigre y el zorro se imaginaron,
el joven gatito tuvo que ser sedado, llegando al aeropuerto
totalmente noqueado. Allí los esperaba Kigan con el personal
médico necesario, a los paramédicos simplemente se les dijo
que transportarían a un paciente con lesión en la espalda.
Kigan se sorprendió al ver la pequeña figura del chico
acostado en la camilla, vestido con un piyama color arena, no
dejaba duda que era un pequeño cachorro herido. Lo
recordaba con el cabello más largo, al parecer lo había
cortada hasta dejarlo a la altura de sus orejas. Unas sombras
grises bajo los ojos cerrados, le daban al fino rostro felino una
apariencia enfermiza, eso y la delgadez le dieron pistas de que
Andrey no le había dicho todo acerca del estado de salud del
chico.
—Llévenselo— ordeno Kigan. Colocando la camilla dentro
del helicóptero se prepararon para el regreso.
Killa abrió los ojos, un rayo de sol burlaba las cortinas y le
daba justo en la cara. Con un gemido cansado recorrió con la
mirada el lugar tratando de ubicarse, poco a poco los
recuerdos del día anterior fueron llegando. Un temblor nació en
su estomago hasta que este hizo resonancia en todo su cuerpo,
tenía miedo, al menos con su familia sabía que esperar.
Después del susto inicial, logro tranquilizarse al notar que
estaba solo en ese lugar desconocido, respirando profundo
regreso a retomar el control sobre su estado de ánimo.
Estudiando la habitación desde su posición horizontal sobre la
cama, se dio cuenta que el lugar era una habitación bonita, no
bonita acogedora, sino simplemente limpia, ordenada y con
todo lo necesario para ser un dormitorio.

51
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

El lugar donde estaba acostado era amplio, lo suficiente


para caber tres personas cómodamente, una mesita de noche
de color blanco a cada lado de la cama. Un mueble donde
podía acomodar su ropa de ser necesario, un espejo de cuerpo
entero colocado en la pared. Killa suponía que una de las dos
puertas que había era la que llevaba al baño, la otra debía ser
la de salida. Todo estaba pintado en colores claros, nada que
diera pistas de quién era el dueño de ese lugar.
Poniendo todas sus fuerzas en los brazos, se apoyo en los
codos para lograr sentarse. El dolor era casi insoportable, una
suerte que en el último mes ya estuviera bastante familiarizado
con este. Halando las almohadas, las puso tras su espalda,
logrando quedar con el dorso erguido. Jadeando por el
esfuerzo, puso toda su atención en averiguar la manera en que
lograría llegar al baño.
Para la total alegría de Killa, algún dios benevolente vio su
difícil situación y envió ayuda en la forma de una mujer alta y
rubia que entro a su habitación sin tocar.
—Veo que la pareja de mi alfa ya está despierto— la
sonrisa de la chica parecía honesta—. Es mi deber hacerlo sentir
cómodo— dedicándole un guiño travieso, agrego— además de
que lo voy a poner bonito para que todos envidien la suerte del
líder de la manada de los tigres.
Killa, a pesar de su nerviosismo, no pudo evitar devolverle
la sonrisa— ¡Gracias! — Los ojos del chico se fijaron en la
ventana abierta, se veía luz detrás de las cortinas, pero no
lograba ver que nada se moviera tras estas— ¿Dónde estoy?
—Empezare por decirte que mi nombres es Mime— se
presento a sí misma la chica, yo seré tu enfermera hasta que te
pongas bien— Mientras reacomodaba las almohadas tras la
espalda de Killa, agrego— y con respecto a dónde estás, creo
que estaría bien decir que esta es la habitación de huéspedes
del departamento del alfa.

52
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

La sola mención del hombre hizo que el ritmo cardiaco del


cachorro se disparara — ¿Él está aquí?
—No—, fue la respuesta de Mime— él está ocupado con
Andrey y el Beta. Han estado encerrados en la oficina del alfa
desde hace un buen rato—. Ignorando por completo el miedo
que llevaba al pánico al joven felino, la enfermera comenzó a
ayudar a Killa con sus necesidades más inmediatas.
Desayunado, bañado y vestido con una deliciosa piyama
de seda de un azul tan intenso como el color de sus ojos, el
cachorro se sentía casi en el cielo. Una lástima que la nube
negra llamada Alfa Kigan, empañara su mundo perfecto.

53
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Capítulo 4
Después de varios días, Kigan creyó necesarios supervisar
personalmente los avances del mocoso. Sorpresa y media fue la
que se llevo al entrar al dormitorio donde dormía el cachorro.
Para un alfa admitir, aunque fuera para sí mismo, que estaba a
punto de caer de rodillas por la simple vista de un culo cubierto
por un fino pantalón de piyama de seda, el que parecía
ofrecerse como en un sacrificio pagano, era algo difícil de
afrontar.
— El cachorro ha mejorado mucho— la voz calma del
médico repitió la observación por dos veces, ya que el alfa no
lo había escuchado la primera vez.
Kigan sacudió la cabeza tratando de poner en línea sus
pensamientos, lástima que el joven gatito no quisiera cooperar,
ya que lentamente el chico se había dado la vuelta quedando
acostado sobre su espalda. La visión del vientre plano, las tetillas
endurecidas por el aire fresco que circulaba en el dormitorio, lo
estaba llevando a un estado febril.
—¿Estará listo para su primer celo? — El alfa casi se felicito
por lograr conectar dos ideas juntas.
Killa observo a los dos hombres hablando como si él no
estuviera presente en la habitación, cubriéndose el pecho con
la manta, decidió quedarse allí sentadito a esperar que alguien
se acordara de su existencia.
—¿Cuándo me podré levantar de esta cama? — Se
atrevió a preguntar sin poder disimular su molestia. Ambos
hombres cesaron de hablar, el médico sonrió sintiéndose algo
incomodo.

54
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—No seas impaciente—, alecciono el alfa sin demostrar ni


un poco de incomodidad— en dos días tendrás que cambiar
para que termines de sanar.
Decir que Killa se puso pálido era quedar corto, el chico
parecía un papel — El dolor fue insoportable la última vez que lo
intente—, protesto olvidando que Kigan se lo podía cenar si se
molestaba lo suficiente—¡No lo hare!
El alfa y el gatito se enfrascaron en una guerra de miradas,
Killa no era de los de hacer un gran escándalo ni mucho menos,
pero cuando quería podía ser una mierda bastante terca.
—Ya veremos— fue lo único que dijo el alfa antes de salir
del dormitorio, seguido por el médico, quedando el cachorro en
compañía de Mime.
Kigan libero el aire de sus pulmones, llevaba muchos años
de no sentirse así, ya hacía mucho que había pasado por su
primer celo, como para que su cuerpo se pusiera en esas por la
simple vista de un cachorro que todavía olía a leche.
Tratando de despejar su cabeza salió del apartamento
que formaba parte de las instalaciones, las que habían sido
pensadas más para militares que para familias. Sus
dependencias estaban bajo tierra, tres pisos para ser exactos.
Con una sonrisa pensó que el joven felino no tenía idea de
donde estaba, la ventana simulada que había en el dormitorio
de invitados existía para que el cachorro no se sintiera tan
encerrado.
En el ascensor se encontró con Andrey, él que como
siempre estaba con la nariz metida en su teléfono celular o en la
computadora, todo dependía del lugar donde se encontrara.
—¿Cómo van las cosas? — Pregunto el alfa al abogado
mientras este estaba metido en su propio mundo.
—¡Ah! — Se sorprendió al ver que no estaba solo en el
pequeño espacio— sí, estoy bien… Es solo que estoy tratando
de averiguar qué maldita ventana encuentro para ganar este
55
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

caso, te juro que este abogadito que contrataron el año


pasado debería estar limpiando traseros en lugar de en un
bufete.
Kigan sonrió, el pelirrojo tenía fuego en la sangre. Había
quién se equivocaba al verlo tan bien peinadito y con trajes
hechos a la medida, el hijo de puta era un hueso duro de roer.
—¿Sabes a quien pedirá el beta como pareja? — Pregunto
el zorro tomando por sorpresa al alfa—. Es simple curiosidad—
repuso al ver la ceja alzada de su jefe.
El hombre más alto se encogió de hombros—. Cuando esté
listo, me lo dirá— fue la respuesta criptica.
Ambos hombres salieron del ascensor y cada uno tomo
caminos distintos, Kigan observo como Andrey caminaba con la
mirada fija en el teléfono leyendo solo dios sabía qué. Esperaba
que la pareja del chico supiera apreciarlo por lo que era y no
tratara de matar ese espíritu indomable.
Killa vio como todos salían y le dejaban solo. Liberando el
aire lentamente, trato de normalizar su ritmo cardiaco, la
presencia del alfa era siempre tan apabullante. Desnudo de la
cintura para arriba, se recostó en las suaves almohadas, desde
hace unos días se sentía caliente, la piel le hormigueaba al ser
acariciado por las sábanas. Ronroneando se dio la vuelta en la
cama, su duro pene se friccionaba contra el colchón. Hasta
ahora ese miembro siempre le había servido sólo para orinar,
ahora le enviaba sensaciones tan deliciosas.
Imágenes de las manos grandes del alfa sosteniendo sus
caderas, el aliento del hombre contra su cuello, la lengua tibia
rastrillando su piel sensible, todo se conjugaba para acrecentar
el placer que sentía al rosarse contra la cama. Unas cuantas
envestidas más y Killa sintió que el alma se le salía del cuerpo, las
bolas se apretaron contra su pelvis, un cosquilleo en la raíz de la
columna y se vino tan fuerte que sintió que nunca volvería a
recuperar el aliento. Su primer orgasmo real, con una sonrisa se
quedo dormido sin importar la humedad en su pantalón.
56
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Kigan entro al apartamento después de ocuparse de los


asuntos de la manada, el lugar estaba extrañamente silencioso.
Luego de unos momentos recordó que esa era la noche libre de
Mime, ya que el gatito ya podía caminar con la andadera en
caso de necesitar ir al baño. Apenas cerrar la puerta y el aroma
a semen lo hizo levantar la nariz en busca del origen, la pista lo
guiaba justo a la puerta del joven gatito.
Apretando los puños contra su costado, Kigan dejo salir los
colmillos, el maldito felino era tan puta como su hermano. Sin
esperar la primera luna y ya había estado follando con alguien.
Silencioso como solo un depredador puede serlo, abrió la
puerta del dormitorio de invitados. Lo que vio lo dejó de una
pieza.
El gatito estaba acostado boca abajo en la cama, la
espalda desnuda, el pantalón del piyama tan bajo que dejaba
ver el valle entre los glúteos. El tigre dentro de Kigan rugió
furioso, nadie tocaría lo que era suyo sin morir como
consecuencia.
Killa salto dentro de su propia piel, el rugido del tigre podía
arrancarle el alma del cuerpo a cualquiera, especialmente si en
su forma de hombre medía casi dos metros y sus ojos miraban
como si te quisieran fulminar en ese mismo momento.
—¿Pero qué…? — Apenas logro balbucear el cachorro
mientras se sentaba sobre su trasero en la cama, listo para
correr por su vida.
—Eres igual de puta que tu hermano— gruño el tigre
apresando al chico contra la cama, usando una sola de sus
manos presiono hasta que Killa estaba seguro que tendría un
horrible moretón. Al ver Kigan lo que estaba haciendo, soltó al
gatito, sorpresa se llevó cuando el chico cambio a su forma
felina.
Finas garras se clavaron en el pecho de Kigan, gotas rojas
mancharon su camisa blanca. Antes de que el alfa pudiera
hacer algo, el cachorro le clavo los dientes en la mano con que
57
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

intentaba quitárselo de encima. El cambio fue inmediato, un


enorme tigre rugió dentro del dormitorio que para su enorme
cuerpo se volvió demasiado pequeño.
El gatito aprovecho la ventaja de movimiento, saltando
sobre la cama chillo como solo uno de su especie puede
hacerlo. El miedo estaba más allá de Killa en ese momento, el
enorme saco de pelos no lo iba a tomar por sorpresa
nuevamente, prefería morir antes de ser tratado como basura
por ese tigre celoso.
Andrey caminaba a sus aposentos, la puerta quedaba en
el mismo pasillo, justo al frente de la puerta de entrada del Alfa.
Los bellos de la nuca del zorro se erizaron, podía sentir la tensión
en el ambiente. Aunque ningún sonido salía del departamento
del alfa, sabía que algo grave estaba pasando.
Sin pensárselo dos veces, uso la clave que su amigo y jefe
le dio para que lo usara en caso de emergencia, si eso no era
una emergencia, no tenía idea de cuándo sería el momento. Al
abrirse la puerta de entrada, escucho como si el mismo infierno
se hubiera desatado. Una de las puertas que daban a la
pequeña sala de estar, prácticamente estallo cayendo a los
pies de Andrey un furioso tigre.
Justo cuando el zorro creyó haberlo visto todo en su joven
vida, salió un gatito con el lomo arqueado y todos los pelos en
punta, las garritas desnudas en las patitas mientras unos colmillos
amenazaban con desgarrar lo que se pusiera enfrente.
Una tremenda suerte que Tarem pasara por el pasillo
cuando la escena peligraba volverse aun más sangrienta. En
dos zancadas el Beta trato de sostener al tigre que tomaba la
forma humana, en el momento que el zorro lo hacía con Killa, el
que ahora estaba sobre sus dos piernas.
Ambos hombres forcejeaban tratando de zafarse del
agarre de sus captores.

58
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—¡Alfa de mierda! — Grito el cachorro— ¡Intenta ponerme


una mano encima y te juro que te la arranco y te la meto por el
culo!
—¡Puta del infierno! — Rugió Kigan respirando furioso— no
podías esperar a pasar por tu primer celo para joder.
Tarem y Andrey se volvieron a ver uno al otro por sobre los
hombres que trataban a miles costos de sostener. Cuando
sintieron que la tensión en la pareja comenzaba a aflojar. El
Beta fue el primero en soltar a Kigan. El zorro no se animo a
hacerlo con el gatito, este todavía bufaba exigiendo sangre.
—¿Qué demonios paso aquí? — Pregunto el Beta mientras
pasaba la vista por el apartamento, el lugar parecía como si un
tornado se hubiera desahogado allí.
—Pregúntale a ese gran idiota que tienes junto a ti—
respondió Killa haciendo un puchero. Él Beta le miraba como si
estuviera loco—. Él intento matarme—, se quejo el cachorro
mientras se abrazaba así mismo.
— Si pudiera te devolvería con tu padre ahora mismo—
hablo entre dientes el tigre.
— Has lo que se te dé la maldita gana— contra atacó
Killa—. No quiero estar emparejado con un arrogante que vive
suspirando por mi hermano, él que para su buena fortuna
encontró a una pareja que le cuida— tragándose las lágrimas,
continuo— Siempre he sido la última opción, ahora me
aguantas… No seré el único que se lamente por esto—.
Diciendo esto se dio la vuelta y entró en el dormitorio, no pudo
tirar la puerta, porque esta estaba decorando el piso de la sala
de estar.
Corriendo al baño, Killa se encerró para poder llorar su
profunda pena. Podía caminar, su espalda había sanado con el
cambio, lástima que lo que ahora tenía roto era su corazón. La
única oportunidad que tenía de ser feliz se había ido a la

59
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

mierda. Justo cuando comenzaba a pensar que, aunque sin


amor, tendría una buena pareja.
El Beta y Andrey miraban fijamente al alfa que no perdía
detalle de la esbelta figura que corría a refugiarse al baño del
dormitorio.
—¿Realmente intentaste matarlo? — Se atrevió a
preguntar el zorro, conocía a su amigo, pero lo que vio al entrar
al apartamento lo dejo algo descolocado.
La risa amarga del alfa los tomo por sorpresa— ¿De verdad
piensas que el que estaba a punto de morir era él? — Se
encogió de hombros Kigan— si revisas mi espalda, verás que el
que perdió más sangre en esta pelea, fui yo.
El zorro y el Beta no sabían si reírse o sentarse a llorar. El alfa
aprovecho su desconcierto para ir hasta su habitación para
conseguir un pantalón que ponerse.
—El gatito se revolcó con alguien— rompió el silencio Kigan
al entrar a la sala de estar nuevamente, encontrando a sus dos
amigos, los que habían encontrado una sillón en buen estado
donde sentarse.
—En esta habitación no hay aroma de otro macho joven—
sentencio Tarem— reconozco el aroma del médico, es todo.
El sentido común que había abandonado a Kigan estaba
regresando lentamente, las palabras del Beta no podían ser
ciertas. Corriendo a la habitación de Killa, reviso las sábanas, allí
solo estaba el delicioso aroma del gatito. Una mezcla entre niño
y hombre.
Kigan una vez había escuchado que la verdad podía
golpearte, pero jamás había entendido las repercusiones de eso
hasta ahora. Estaba allí de pie en medio del dormitorio de Killa,
sintiéndose como la mierda, mientras desde el baño se
escuchaba un llanto ahogado, uno que él mismo había
provocado.

60
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—La cagaste— fue la frase célebre de Andrey, la que


enmarco toda la situación. El hombre miraba a su mejor amigo
con cara de pena.
—Hermano, vas a tener que arrastrarte mucho para que
ese gatito se digne a darte la hora—esa sí que fue la cereza del
pastel, que el Beta le diera advertencias era el colmo.
Pasando por entre sus amigos, salió del apartamento sin
dignarse a decir nada. Qué podía agregar que pudiera dar una
explicación honrosa de lo que había ocurrido.
— ¿Qué hacemos? — Pregunto Andrey al Beta.
Tarem se encogió de hombros, los brazos cruzados en su
amplio pecho —. Yo no cometeré el mismo error— explico
recorriendo con la mirada el cuerpo del zorro enfundado dentro
de un traje negro— mi pareja es un hombre que aguantara una
buena zurra en el trasero sin protestar mucho.
Andrey levanto una ceja molesto—.Ahora resulta que lo
bruto se contagia— resoplo poniendo las manos en las caderas.
La sonrisa lenta del Beta le erizo los bellos de la nuca al
pelirrojo—. Lo que pasa es que mi pareja tiene un culo digno de
mis palmas y los años suficientes para comprenderlo—con esas
enigmáticas palabras se fue tras los pasos de su alfa.
El zorro vio al hombre salir y luego centro su atención en la
puerta del baño que se encontraba cerrada. “Demonios”,
pensó Andrey, “a mí siempre me toca la peor parte”.
Killa estaba sentado en el suelo del baño, con la espalda
pegada a la puerta. Precaución estúpida, a quién le interesaría
hablar con un cachorro histérico que había atacado al alfa de
una poderosa manada de tigres. Era un milagro que todavía
siguiera vivo. Una vez pasado el golpe de adrenalina, el miedo
le apuñalo el estomago y le hizo temblar el pulso. Encogiendo
las piernas las pego a su pecho, en un gesto protector se
envolvió con sus brazos.

61
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Un suave golpe en la puerta le indico que no todos habían


salido—. Soy Andrey—, escucho una voz conocida—. Tú y yo
tenemos que hablar.
Algo en la escueta frase hizo que Killa levantara la cabeza
que tenía recostada a sus rodillas— ¿Qué quieres? — Pregunto
esforzándose en darle fuerza a su voz.
Después de un corto silencio, en que pareció que el
abogado armaba su caso, este habló— Puedo ayudarte a
patearle el trasero a mi jefe— propuso tentando a su futuro
cliente.
La curiosidad de Killa gano la partida, levantándose con
cuidado, siempre esperando que el molesto dolor llegara, le dio
gusto a su curiosidad felina —. Habla— ordeno el cachorro
mientras abría la puerta.
La sonrisa del zorro era de autosatisfacción—.
Definitivamente eres un chico listo— comento mientras se
sentaba en una silla frente a la cama del gato— creo que es
hora de que tú y yo nos pongamos de acuerdo en algunas
cosas.
Killa bastante dudoso, se sentó en la cama, mirando de
frente a ese zorro belicoso— ¿Me estás diciendo que piensas
conspirar contra tu jefe? — Con un movimiento negativo de
cabeza, agrego— no te creo.
— Bueno—, estiro las piernas Andrey, dando un aire
relajado a la conversación— digamos que conspirar no sería lo
adecuado, yo diría que esta es una necesaria intervención.
—¡Ajá! — Mostró su incredulidad el rubio más joven—
podrías explicarme que propones sin dar tanto rodeo.
El zorro se mordió el labio, una sonrisa bailaba en los ojos
grises— Escucha y aprende, cachorro. En menos de una
semana tu primer celo te llevará a tu madurez sexual, bien es
cierto que no eres como tu hermano, ya que no puedes dar
crías…
62
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—Ahórrate el recuento—, se puso de pie el gato montés, la


conversación no estaba llegando a nada— sé que soy el
remplazo de mi hermano, la pareja no deseada. Sé que llegará
el día en que el alfa busque una hembra para que le dé
cachorros y yo tendré que aguantar callado. De eso ya estoy
enterado.
Andrey ni pestañeo, escucho al gatito pacientemente,
luego continúo como si nada— Lo bueno es que el alfa ya tiene
tres crías— midiendo la reacción del cachorro, el cual se dejo
caer en la cama con la boca abierta.
—No juegues— balbuceo Killa— ¿Dónde están?... No los he
escuchado dentro del apartamento.
—Están en una guardería— explico Andrey, complacido al
ver que el gatito estaba francamente interesado en el tema.
—¿Y sus madres?
Como el abogado que era, supo leer en las reacciones del
gatito, así que se decidió a ser franco — ellas estaban siendo
transportadas hasta la seguridad de este plantel, donde vive el
alfa y su círculo interno. —Cambiando la expresión de su rostro
por uno más serio, continuó— Tarem tuvo un mal presentimiento,
así que por puro instinto, decidió trasladar a los cachorros de
manera individual. Yo traje uno escondido en una maleta que
traía abierta. Tarem lo hizo en su auto en una canasta, otro viajo
con Mime.
—¿Dices “estaban”? — Las implicaciones de esto
atenazaron la boca del estomago de Killa.
—Exacto, “estaban” —. Aclaro Andrey— tu futura pareja
tiene un tío, uno muy cariñoso, su nombre es Alastor. El tipo a
tratado de matar al alfa desde que el padre de este murió, así
que ataco el transporte donde se suponía viajaban las hembras
con los cachorros. No sobrevivió nadie.

63
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Killa se puso ambas manos a la altura del corazón tratando


contener las nauseas — ¿Y las crías? — pregunto cuándo logro
recuperar la voz.
—Están acomodados en una habitación que hace las
veces de guardería— explico Adrey.
—¿A dónde? — Los ojos azules volvían a llorar. Los pobres
niños debían sentirse perdidos, él sabía lo duro que era crecer
sin la presencia amorosa de una madre. Bien es cierto que no
era huérfano, pero ver a tu madre de vez en cuando no te
convierte en un hijo muy amado.
—Están en la puerta al fondo del pasillo — al ver que el
cachorro se puso de pie para ir hasta el lugar, puso una mano
en el hombro del chico para hacerlo sentarse—. La única
manera en que puedas disponer de esos cachorros es si logras
emparejarte con el bruto de mi jefe.
Si las palabras tenía como fin hacer detenerse el corazón
de Killa, por un pelo y lo logra —¿Qué? — Grito de la manera
menos masculina conocida a través de la historia— primero me
apareo con una rana. ¡Te lo juro!
La sonrisa del zorro era digna de enmarcar— Es hora
pequeño gatito de que tomes la vida por las bolas. Tienes dos
opciones, te conviertes en la víctima del gran y malvado alfa o
te lo cenas acompañado de un buen vino. Tú escoges.
Ahora la sonrisa del gatito era tan diabólica como la del
zorro. Andrey estaba hablando en perfecto español. Si de todos
modos iba a tener que emparejarse con ese idiota, al menos
esperaba tener las de ganar—.Sólo espero que valga la pena—
quiso dejar el punto claro mientras juntaba las manos sobre su
regazo, listo para hablar de negocios.

64
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Capítulo 5
Kigan caminaba de un lado a otro en el estudio que
utilizaba para atender los asuntos de la manada, este se
encontraba al nivel del suelo, impidiendo que alguien fuera del
círculo interno llegara hasta las dependencias privadas bajo
suelo.
—No quiero asustarte—, Kigan escucho la voz del Beta
desde el marco de la puerta abierta— pero Andrey se quedo
hablando con el cachorro.
Eso hizo que el alfa parara su deambular como animal
enjaulado — ¡Diablos! — fue lo mejor que pudo decir,
sentándose pesadamente sobre la silla de su escritorio, sostuvo
la cabeza con las manos— Ahora sí que tengo problemas…
¿Cómo estaba Andrey?
—Estaba furioso—, entro el Beta, cerrando la puerta tras de
sí— Me acuso de ser tan bruto como tú.
La risa amarga de Kigan le dio a entender a Tarem que él
también era digno de lástima— pues no creo que a ti tampoco
te vayan a dar la tuyo en esta luna llena.
El Beta resoplo molesto, sentándose en la silla frente al
escritorio de su jefe, se cruzo de brazos— Puedo jurarte que en
este momento están conspirando en tú contra. Yo de ser tú, los
enviaría como regalo a tu tío. Sería la venganza perfecta contra
el muy maldito—. La risa de ambos hombres era un reflejo del
estrés acumulado.
La llegada intempestiva de uno de los centinelas
encargados de la seguridad en ese turno de vigilancia, hizo que
ambos hombres se pusieran en guardia.

65
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—¡Alfa! — Jadeo el hombre, el cabello rubio pegado a la


frente— Estamos bajo ataque. Alguien violo el perímetro del
lado norte. Enviamos varios hombres a revisar, pero no han
regresado y no responden por radio.
Tarem comenzó a ladrar órdenes mientras Kigan tomaba el
arma que siempre tenía guardada en una de las gavetas del
escritorio. Por suerte había sido entrenado como militar, toda su
gente conocía los riesgos y sabía afrontarlos. Las hembras
sabían disparar y la mayoría eran unas gatas realmente
sanguinarias. Los cachorros y las hembras preñadas fueron
puestos a buen resguardo, era preferible exagerar a tener que
arrepentirse después por negligente.
Los edificios fueron cerrados herméticamente mientras los
guerreros se prepararon para enfrentar lo que viniera. El cielo se
torno oscuro, todos supieron de que se trataba, los “Malditos”
llegaban. Enormes aves negras, las plumas sin brillo, los ojos
negros con una apariencia muerta, la sed y la locura. Los
“Malditos” llegaban a alimentarse, alguien había sido tan idiota
de convocarlos.
—¡Son “Malditos”! — grito Tarem por encima de los chillidos
de los enormes pájaros— hay que devolverlos al infierno.
El primero en enfrentar a los atacantes fue Kigan, había
dos maneras de acabar con esas cosas, una era de un certero
disparo en medio de los ojos, o el clásico, cortarles la cabeza
con una espada afilada.
Los mejores tiradores pusieron una rodilla sobre el patio, el
que hasta hace poco era lugar de recreo para los cachorros
más jóvenes de la manada. Calibrando sus rifles comenzaron a
disparar, haciendo caer a las apestosas criaturas sobre el suelo,
donde otros guerreros le daban el golpe de gracia con el metal
afilando.
La carnicería duro un buen rato, las cosas esas no paraban
de llegar. Para nadie era un secreto que la carne de cambia
formas era el alimento favorito de los “Malditos”, esas bestias
66
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

eran carroñeras, usualmente duraban siglos dormidas en el


fondo de cuevas olvidadas en los infiernos. Algo o alguien las
había estado guardando para ensebarlas con su manada.
Killa dormía, la conversación con Andrey le había hecho
comprender muchas cosas. Tal vez hacerle caso a ese zorro
maquiavélico no era tan mala idea. Después de todo era un
zorro, esas criaturas eran conocidas por su astucia.
En lo profundo del reino de los durmientes, en su sueño
tranquilo, Killa estaba sentado en medio de un campo cubierto
de hierba verde, tres cachorros en sus formas de tigre jugaban
bajo su cuidado. De pronto comenzaron a caer plumas negras,
gotas de sangre mancharon el tapis de hojas color esmeralda.
Los tigres comenzaron a gruñir asustados mirando al cielo.
Con un grito el joven gato despertó sentándose en la
cama de golpe, la puerta rota de su habitación permitía ver
hasta lo que había en la pequeña sala de estar. Todo parecía
tranquilo a simple vista, pero algo en el aire saturaba sus
sentidos, haciendo que su piel hormiguera.
Su primer pensamiento coherente fue dedicado a los
cachorros. Aún sabiendo que no tenía permitido ir hasta donde
los niños, Killa se ajusto los pantalones del piyama y se puso una
camiseta, con mirada decidida salió del apartamento.
El pasillo estaba vacío, el silencio era abrumador. Un mal
presentimiento, justo el que solía tener cuando estaba a punto
de ser encontrado por su padre en medio de una memorable
travesura, se filtraba por su piel. El pasillo era amplio, pintado en
un aburrido blanco hueso, las lámparas en el techo daban la
suficiente luz sin lastimar los sensibles ojos felinos, no había una
sola ventana a la vista. Lo último no era sorpresa, ya que tenía el
presentimiento de que estaba muy debajo de la superficie de la
tierra.
Buscando cual sería el camino a tomar, observo las puertas
de los que se suponía era los departamentos del alfa y del Beta,
ya que el abogado le había explicado que esta era la zona de
67
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

alta seguridad dentro de las instalaciones. Al final de pasillo


estaba las puertas de metal del ascensor. Así que la puerta que
había en el extremo contrario, tenía que ser la guardería.
Conforme se acercaba a las puertas, la idea de que algo
estaba mal era tan fuerte que casi podía tocarla. Sin detenerse
a medir consecuencias, llegó hasta la entrada de la guardería,
poniendo la palma de la mano sobre el metal, empujo la puerta
suavemente. Por extraño que pareciera, ésta cedió abriéndole
paso, si se suponía que los cachorros del alfa estaban allí, esta
debía de estar mejor asegurada.
Al entrar descubrió a una de las enfermeras tiradas en el
piso, un lago de sangre bajo esta, otro hombre estaba sobre el
suelo a pocos metros de ella, aunque no se veía ninguna herida
obvia, Killa sabía que el hombre estaba muerto.
Temiendo por lo que podía estar ocurriendo, corrió hasta
donde estaban las cunas, para encontrarlas bacías. Los
cachorros del alfa no estaban. Con reverencia toco las mantitas
desordenadas sobre cada uno de los colchones, luego olfateo
con cuidado para descubrir que los tigres tenían un leve olor
parecido al de su padre.
Un bufido furioso salió de lo más profundo de Killa, alguien
había tomado lo que era suyo. La mente humana debatía con
la idea, ya que aún no se había apareado con el padre de las
crías, pero quién convencía de eso a un gatito que estaba a
días de su primer celo. Al parecer la parte animal había
escogido al candidato, ahora era cuestión de asegurar a su
presa con todo el equipaje que esta traía.
Los ojos azules de Killa se achinaron, las uñas se convirtieron
en finas garras en las punta de sus dedos, los colmillos se
desnudaron por completo en sus encías. Era hora de ir de
cacería. Siguiendo sus instintos corrió por el amplio pasillo, el
ascensor solo pedía clave para entrar a las entrañas del
complejo, no para salir.

68
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

En poco tiempo llego hasta la superficie. Siguiendo el olor


de los cachorros llego hasta el vestíbulo, a través del vidrio
reforzado pudo ver una batalla campal entre los guerreros de
los tigres y unas enormes aves negras. Por un momento quiso
ayudar a defender a la manada, pero ahora tenía tres
pequeñas prioridades.
Sin importarle estar vestido con piyama, Killa continúo con
su búsqueda, estaba seguro que todo ese jaleo era una bomba
de humo para ocultar el verdadero golpe que le estaban
dando a la manada.
Respirando profundo Killa corrió hasta un área que debía
llevar a las cocinas. En todo el camino no se tomo con un alma
viviente, al parecer todos estaban en algún refugio. El joven
felino estaba seguro de que alguien dentro de la manada
había cometido traición, sin saber en quién confiar, siguió su
instinto.
El aroma de los cachorros estaba acompañado con otro
que le era conocido, sabiendo que no tenía tiempo para
divagaciones, paso las puertas dobles que daban a la cocina
principal. Los pies desnudos sobre el suelo no hacían ningún
ruido, el aroma de los pequeños tigres era reciente.
El ruido del metal al caer al piso hizo que Killa se agachara,
escondiéndose tras una mesa de amasar pan, desde allí
observó al buen doctor que lo había atendido las primeras
veces antes de que fuera puesto en terapia.
Con cuidado de no ser descubierto se arrastro para ver
mejor lo que el hombre estaba empujando. Se quedó de
piedra al ver que un cochecito sencillo tenía apiñado a los tres
cachorros de tigre en su forma animal. Lo que era de esperarse,
ya que por instinto recurrían a la naturaleza que les podía dar
más seguridad, dependiendo de la situación.
Los bellos de la nuca del joven gato se erizaron, el hombre
estaba por salir por una puerta que estaba seguro daría a un

69
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

área de servicio que permitiría salir de manera furtiva, mientras


fuera se desataba el infierno con esos extraños pájaros.
El buen doctor, un tipo algo entrado en años, de mirada
nerviosa y nariz aguileña, era un gato viejo y mañoso, por lo que
Killa podía ver.
—¿Necesita ayuda, doctor? — Pregunto Killa saliendo de
su escondite— yo le podría ayudar con su pesada carga—.
Achino los ojos viendo como los gatitos estaban atados por su
cuello por finas correas de seda.
El hombre miró nervioso a un lado y a otro, asegurándose
que estaban solos en la cocina— Los llevo a un lugar seguro—
logro hablar el hombre después de aclararse la garganta.
—Como la pareja del alfa—, decidió darle un énfasis más
diplomático a la situación, lo bruto se lo dejaba a Kigan— creo
que es mi obligación velar por ellos.
El viejo tigre le dedico una mirada evaluativa al joven gato
montés, era cierto que en su forma animal era más grande que
chico melindroso, pero la juventud de este jugaría a su favor.
Soy el médico de los cachorros—, sentenció el bueno
doctor mientras metía una mano por dentro de su chaqueta
buscando el frio metal— sé cómo hacerme cargo, ve y busca
donde esconderte. Las aves entraran aquí en cualquier
momento.
No le hacía falta ser un genio para tener una idea de lo
que ocultaba el viejo tigre dentro de la chaqueta, conteniendo
la respiración decidió hacer el tonto—. Tienes razón— hizo un
pucherito, fingiéndose asustado— pero no sé a dónde ir…
¿Podrían llevarme con usted?
El médico tardó unos segundos en tomar una decisión, la
sonrisa complacida acompaño las palabras del hombre — Creo
que tienes razón—, extendiendo la mano invito al niño— es
peligroso que deambules por allí solo. Te llevaré a un lugar
donde no corras peligro.
70
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Killa podía ser tan malo como cualquier gatito, los tigres
confiaban en su gran tamaño para salir airosos, los pequeños
felinos le apostaba a su inteligencia. Con una sonrisa que
aparentaba inocencia, Killa tomo la mano del doctor. Apenas
haberle tocado con la mano izquierda, con la derecha tomo el
mango de una olla y golpeo con esta al viejo doctor, dejándolo
noqueado en el suelo.
—¡Miaaauuuu! — Maulló contento mientras pateaba al
maldito traidor que estaba fuera de combate en el frio piso.
Desatando a pequeños tigres, los tomo entre sus brazos. Los
instintos de conservación de los cachorros hicieron que se
aferraran con las uñas a su salvador, manchando con
pequeñas gotitas de sangre la inmaculada camiseta blanca.
El ruido de guerreros se escuchaba tras las grandes puertas
que separaban el comedor de la cocina industrial. Temiendo
que estos trajeran consigo la cruenta lucha, abrazo contra su
pecho a los cachorros, recorriendo con la vista el lugar,
encontró una puerta que debía lleva a una bodega de
suministros, ya que el médico no intento escapar por ella.
Antes de que alguien entrara a la cocina, Killa se escondió
en la bodega. Los cachorros comenzaron a lloriquear, para
calmarlos se refugió tras un enorme estante de conservas,
apretando contra su pecho a las pequeñas motitas de pelo
rayado, les susurro palabras de aliento.

—¡Killa! — Escucho la voz de Kigan que le hablaba desde


el otro lado de la puerta.
—¡Aquí estoy! — Respondió sin saber qué encontraría en la
mirada de su alfa. Estaba consciente del estado en que se
encontraba el doctor sobre el piso, quién podría decir que él no
había sido quién trato de robarse a los niños.
Los tigres comenzaron a ronronear al escuchar la voz de su
progenitor, Killa trago duro su miedo, saliendo de detrás del
estante, enfrento su destino.

71
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

El alfa Kigan estaba de pie con los brazos cruzado sobre el


pecho. El cabello rubio del tigre estaba revuelto, manchas de
ceniza oscurecían las mejillas bronceadas, la ropa raída del
guerrero estaban impregnadas de sangre.
—Veo que te da igual si golpeas al alfa o le pateas el culo
al buen doctor — la sonrisa de Kigan desmentía la seriedad de
las palabras.
—Si me dejas quedarme con los cachorros prometo
enseñarle a ellos como se hace— propuso Killa entre broma y
enserio.
Los tigres comenzaron su cambio, de pronto ya no tenía
tres cuerpitos rayados, ahora tenía tres rollizos bebés sonrosados
que estiraban los bracitos a su padre. De no ser por la rapidez
del alfa, los cachorros abrían ido a dar al suelo.
— Por lo que veo tienes las manos llenas— tomo a los
cachorros mientras se acercaba para robarle un beso al joven
gatito, él que ante la sorpresa abrió la boca. El alfa le dio a Killa
su primer beso de hombre a hombre, de no ser por el chillido de
uno de los niños, las cosas habrían pasado a cosas menos
dignas de la visión pública.
—Tenemos el área asegurada— se escucho la voz del Beta
desde la puerta. Al escuchar el resoplido poco elegante del
gatito, estuvo seguro que había interrumpido algo— de no ser
por Killa, estos hijos de puta hubieran tenido a los niños… Un
vehículo los esperaba fuera de las instalaciones listos para partir.
Kigan de inmediato regreso a su modo alfa, los dos bebés
que sostenía en sus brazos halaban mechones de cabello rubio,
cosa que no pareció molestar al gran y malvado tigre—.
¿Hombres de mi tío? — Pregunto dejando salir un gruñido bajo,
que hizo que los cachorros se apretaran contra el sólido cuerpo
del padre.
—No lo he confirmado—, se explico Tarem con un
encogimiento de hombros— pero estoy seguro de que después

72
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

de disfrutar de nuestra amena compañía, comenzarán a


contarnos su vida y milagros.
Kigan desvió la vista hacia el hombre junto a él— Por ahora
voy a interrogar a mi pequeña pareja traviesa— sonrió de una
manera bastante maliciosa, una que hizo que a Killa se le erizara
la piel del cuerpo— Me pregunto cómo se entero que mis hijos
estaban siendo sacados del complejo.
Killa trago saliva mientras abrazaba al bebé que tenía en
brazos— Fue una coincidencia— trato de explicar lo que ni él
mismo entendía.
—Necesito un baño— explico al Beta que miraba atento a
la pareja— voy a mi apartamento.
—¿Qué haremos con los cachorros? — Pregunto Tarem al
recordar el estado en que quedó la guardería.
El joven gatito casi salió de su propia piel— ¡Se quedaran
con nosotros!— Hablo sin atreverse a mirar a su alfa, primero
muerto antes de alejar a los cachorros de su vista.
La carcajada de ambos hombres tomaron por sorpresa a
los guerreros presentes y a Killa que los miraba como si estos se
hubieran vuelto locos— ¿Qué se supone que es tan gracioso? —
pregunto arqueando una rubia ceja.
Kigan guardo silencio observando cómo los labios llenitos
de Killa formaban una sonrisa, la primera que sentía que era real
desde que había llegado a formar parte de la manada—.¿Por
qué sonríes? — pregunto sin saber si quería escuchar las
respuesta.
—Por qué no dudaste de mí — Hablo Killa bajando la
mirada, las mejillas estaban del color de la sangre— esperaba
que me acusaras de llevarme a los niños.
—Equivocarse es de sabios, repetir la equivocación es cosa
de necios— la seriedad en el semblante de Kigan le dijo al joven
felino que el hombre era más de lo que parecía.

73
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Sintiéndose algo incomodo Killa decidió salir por la


tangente— creo que mejor me llevo a los cachorros al
departamento mientras terminas aquí.
La llegada de Mime, la cual estaba más pálida que un
papel, su siempre pulcro cabello peinado en un moño a la
altura de la nuca, ahora estaba totalmente despeinado.
—¿Los cachorros están bien? — grito la chica antes de
abalanzarse sobre Killa para examinar más de cerca al
pequeño y regordete bebé— Fui a la guardería y encontré todo
revuelto, había sangre por todos lados.
Kigan dejo salir un suspiro— ¡Qué bueno que estas aquí! —
Le sonrió el alfa a la mujer— acompaña a Killa y ayúdalo a
instalar allí a los cachorros.
La pareja salió de allí llevándose a los niños, el Beta y el
Alfa les vieron salir.
—¿Por qué estas tan seguro que él no está implicado en
esto? — pregunto Tarem queriendo comprobar en que terreno
pisaba.
El alfa de los tigres simplemente movió la cabeza de un
lado a otro de un modo negativo — Si el chico quisiera salir con
los cachorros lo habría hecho, no se acabaría encerrando en
una bodega detrás de las conservas y sentado sobre sacos de
harina…
Tarem sonrió complacido, quizás la pareja tendría alguna
oportunidad de vivir en relativa paz. Entre el Beta y Andrey
habían estado haciendo apuestas al respecto, el problema es
que ninguno de los dos quería apostar a favor y acabar
perdiendo.

74
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Capítulo 6
Kigan atendió algunos asuntos que no podían esperar, el
deshacerse de los cuerpos de una manera segura era crucial.
Luego estaba el asunto de los heridos y lo de coordinar las
tareas de reparación. Sintiéndose como una mierda logro
arrastrase hasta el tercer nivel bajo el suelo, una vez allí se dirigió
hasta la puerta de su apartamento. Tecleando la clave de
acceso espero.
Dentro se encontró con una escena que por un momento
hizo que el aire se incendiara en sus pulmones, el resultado, un
pene tan duro que podía taladrar piedras. Con cuidado de no
despertar al chico que dormía en el sofá, cerró la puerta. El
gatito estaba acostado a todo lo largo del sofá, con el dorso
desnudo y la cinturilla del pantalón que permitía ver el comienzo
de la curva del trasero.
Kigan respiro profundo, apuñando las manos trato de
evitar que estas se dejaran llevar y fueran tras toda esa tersa piel
pálida que se le ofrecía. El pantalón de mezclilla era casi una
herejía al cubrir esas piernas largas y el sexo que dormía bajo el
cierre, los pies desnudos le recordaba al tigre que el chico era
aún un cachorro inocente. Aunque ese cuerpo fuera la
encarnación del pecado.
Tragando duro el alfa logro controlar los impulsos que
comenzaban a desbocarse, lo achaco a la luna y al aroma del
chico que pronto entraría en celo. Si se enlazaba al tomar su
virginidad, el gatito sería su pareja ligada, jamás tendría otro
amante más que él.
Kigan, después de hacer acopio de toda su fuerza de
voluntad, logro desviar la vista de la habitación sin puerta, la
que había sido tirada a bajo después de su pelea en la
mañana. Caminando a hurtadillas llego hasta donde estaban
75
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

acomodadas las cunas de sus hijos, la cama había sido retirada


para darles espacio. Había un mueble para cambiarlos, una
mecedora y una pequeña refrigeradora donde estaban
guardados los biberones. Ahora entendió por qué su joven
pareja estaba durmiendo en el sofá, el chico le había dado su
habitación a los bebés.
Kigan era un guerrero, su padre le había enseñado que su
vida estaba al servicio de la manada. A pesar de ser un alfa
joven, había demostrado que merecía el puesto con creces.
Había engendrado a sus cachorros cuando supo que no tenía
gusto por las hembras, al menos no del tipo sexual, así que de
ese modo se había asegurado de tener descendencia. Para lo
que no estaba preparado era para esa sensación de tibieza en
el pecho cada vez que visitaba a sus hijos. El saber que su futura
pareja sería capaz tomar riesgos por los niños, y lo que es más,
les sedería su comodidad, lo hizo sentir humilde.
Un gemido que provino desde la sala de estar, le recordó a
Kigan que un chico sexy dormía incomodo sobre el sofá, con
una sonrisa en el rostro, supo exactamente donde pasaría la
noche el gatito malcriado.
Killa había seguido los consejos de Andrey, cada palabra.
“Si quería ser la presa del gran y malvado alfa debía esperar
dócilmente, pero si quería carne de tigre para la cena, él debía
controlar la situación”, así que el gatito se había quitado la
camisa, acostándose boca abajo oculto sus tetillas erectas por
el aire acondicionado de la habitación, eso sería suficiente para
hacer que el tigre se despeinara un poco.
Al notar que el alfa tardaba decidió desabrocharse la
cinturilla del pantalón vaquero que el zorro le había prestado,
cuando escuchara el sonido de la puerta se acostaría y fingiría
dormir. Lo que no calculo fue que en verdad se quedó dormido,
el acomodar a los cachorros había sido un trabajo titánico,
tomando en cuenta que todo lo realizaron Mime y él por temor
a qué alguien lastimara a los niños.

76
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Cuando unos brazos fuertes lo levantaron en vilo, quiso


asustarse, pero el olor conocido del tigre lo hizo dormir de
nuevo. Estaba tan cansado, la baja espalda había comenzado
a doler un poco por todo el trabajo y la tensión.
Killa respiro profundo, el olor a macho inundaba sus
pulmones, la piel desnuda hormigueaba al rosarse contra la
seda. El chico en su inocencia comenzó a ronronear, el sexo
duro se apretaba contra el colchón masturbándose buscando
la liberación que le ayudaría con esa necesidad que se
construía en la base de la columna y que le ahogaba las bolas.
Justo cuando estaba a punto de obtener lo que buscaba,
las delgadas caderas fueron sostenidas por unas manos grandes
que le impidieron la búsqueda desesperada del orgasmo.
—De ahora en adelante solo te correrás si estoy presente—
la respiración del tigre contra la oreja del inocente cachorro era
todo un acto sexual en sí mismo.
Killa abrió los ojos de golpe, trato de incorporarse pero una
mano grande se poso sobre la base de su espalda, su felino
interno obedeció por inercia al dominio del alfa.
—Tranquilo, cachorro—, una lengua húmeda recorrió el
cuello del más joven— yo haré que valga la pena la espera.
La inocencia a disposición de la experiencia, que podía
hacer el inexperto para hacerle frente a la delicada seducción
de la que estaba siendo víctima. Dejarse hacer fue la respuesta.
Para la total vergüenza de Killa, su ronroneo solo aumento
cuando pequeños besos fueron recorriendo su columna
vertebral hasta llegar al valle de su culo.
—Detente— suplico el gatito cuando las manos duras del
guerrero apretaron los globos redondos de su trasero— ¡Ah! —
grito cuando sintió que la lengua jugueteaba con su entrada
más intima.
—¡Disfruta!— ordeno el tigre— Este delicioso cuerpo tuyo
me pertenece—.Al ver como el cachorro mordía la almohada
77
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

para evitar dejar salir otro grito, insistió— No me niegues tu


placer.
Lágrimas pesadas escaparon de sus ojos azules cuando
sintió como la lengua de Kigan abría su culo virgen. Jamás se
imagino que el sexo podía ser así, faltaban todavía dos días
para su primera luna llena, pero la cercanía de un macho
dispuesto volvía locas a sus hormonas.
—¡Me muero! — Grito Killa cuando una mano de Kigan se
metió bajo su cuerpo para apresar su sexo que lloraba líquido
preseminal. La lengua del alfa penetro en un ritmo lento de
entrar y salir mientras la mano masturbaba al chico en perfecta
sincronía.
El tigre no era de los que se tomaban tantas atenciones
con un amante, por lo general era cuestión de dos machos
grandes que buscaban sacar el mayor provecho uno del otro.
La historia con Killa era totalmente diferente, su sabor era sexo
puro, lo que sostenía en su mano era un pene digno de ser
saboreado durante horas. Ese chico sería su muerte, estaba
seguro de eso.
Killa abrió más las piernas y levanto el culo en busca de la
lengua que violaba su entrada sin compasión. Gemía y lloraba
mientras apretaba las mantas tan fuerte que sus nudillos
comenzaron a ponerse blancos. Kigan supo que su cachorro
había alcanzado el límite, haciendo acopio de toda su
destreza, metió la lengua hasta donde pudo mientras con su
mano le hacía la mejor paja que un hombre le podía dar a otro.
El gatito grito el nombre de Kigan mientras mojaba las
mantas con grandes chorros de esperma. El tigre hizo volverse al
chico, permitiendo que este sollozara contra su pecho
escondiendo la cara.
—Eres mío, gatito— hablo mientras besaba tiernamente la
cabeza de cabello rubio corto—.Estas donde debes estar.

78
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Killa abrió los ojos lentamente, la sensación de estar


rodeado por un cuerpo tibio lo hizo sonreír. Las imágenes de la
noche anterior llegaron una a una, como soldaditos bien
formados.
Al tratar de liberarse de su prisión de brazos escucho una
risa ronca que lo hizo levantar la vista, sonrojándose como la
grana al ver los ojos verdes que le miraban con una expresión
francamente hambrienta.
— Yo… yo…yo— trato de explicarse sin mucho éxito.
El tigre tomo por la quijada al pequeño gatito obligándolo
a sostenerle la mirada— Todo lo que paso anoche entre
nosotros es natural, es correcto— dándole un delicado beso en
los labios entre abiertos, agrego— en dos días seremos
oficialmente una pareja enlazada… ¿Te gusto?
Killa sonrió, aunque sus mejillas parecían estar a punto de
incendiarse por la vergüenza— Me gusto— susurro tan bajo que
Kigan apenas lo pudo escuchar— ¿Siempre será así?
El beso que antes había sido tierno, ahora devoraba vivo a
Killa, el que sin pensarlo mucho rodeo con sus brazos el cuello
del tigre, para asegurar que la caricia no terminara nunca. En
ese momento el gatito fue consciente de su propia desnudes y
la del hombre que ahora se acomodaba sobre él. En un acto
de entrega, el cachorro abrió las piernas, permitiendo que su
pene se rosara contra la dura vara de su alfa.
La barba de la mañana de Kigan rosaba la piel tierna del
cuello del joven felino mientras este levantaba la pelvis para
lograr el mayor contacto. El tigre tomo con ambas manos los
penes juntos, había muchas cosas que el chico tenía que
aprender y él estaba dispuesto a enseñárselas. Dejando el
cuello comenzó a recorrer el pecho, hasta que se ensaño con
una de las tetillas que se ofrecía para el sacrificio.
Killa no sabía si estaba vivo o muerto, se sentía fuera de su
propia piel, el placer era sublime y él no estaba seguro de poder

79
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

soportarlo. Kigan aumento el ritmo de la caricia en los penes,


hasta que con un grito de éxtasis el gatito se vino. La imagen
quedo gravada a fuego en el corazón del Alfa, al ver la belleza
del rostro juvenil al alcanzar la plenitud, la reacción fue
inmediata, el semen mancho el pecho de su amante, pintando
también una de las mejillas.
El beso que la pareja compartió sello el destino de los
amantes. En dos días tomaría a su cachorro sembrando su
semilla dentro de las entrañas del hombre, de ese sagrado
momento en adelante sus vidas estarían entrelazadas.
El llanto de uno de los bebés, desde la habitación
cercana, hizo que los amantes se separaran sin dejar de mirarse
a los ojos.
—Parece que otro tigre está pidiendo mi atención— sonrió
Killa de un modo que hizo que el corazón de Kigan trastabillara
por uno o dos latidos—.Voy a darles su biberón.
—¿Sabes cómo cuidar cachorros? — pregunto el alfa al
ver como el gatito se ponía de pie mientras trataba de cubrir su
redondo culo con la manta.
—Digamos que aprendí por accidente—, se explico
mientras tomaba el pantalón vaquero con que se había vestido
la noche anterior—. En la manada una madre se puso muy mal
cuando su pareja murió, así que Erika, Kalep y yo nos
encargamos de sus cinco cachorros mientras ella se reponía.
Kigan oyó toda la larga explicación que daba su futura
pareja, aunque para ser honestos, apenas si escucho la mitad,
ya que estaba demasiado entretenido en ver como el gatito
trataba de ponerse el pantalón sin dejar caer la manta. Por
desgracia el chico lo logró sin que él pudiera verle el apetitoso
culo. ¡Una desgracia!
—Voy a llamar a Mime— hablo el alfa poniéndose de pie.
Él si no tuvo ningún pudor en mostrarse desnudo ante un muy
sonrojado felino.

80
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Killa abrió la boca para decir algo en contra de llamar a la


enfermera, pero siendo realistas, en ese momento solo podía
babear. El hombre era un monumento al sexo, sus dos metros de
musculo cubierto por una piel bronceada, el cabello rubio
despeinado por las horas de sueño llegaba hasta media
espalda, los ojos verdes que en ocasiones parecían dos frías
esmeraldas, ahora se veían iluminadas por la sonrisa traviesa
que adornaba sus labios.
—Este cachorro resulto bastante pervertido— se mofo
Kigan al ver la expresión avergonzada del chico que de pie
frente suyo no dejaba de mirarlo.
Qué podía decir Killa en su defensa, sus ojos tenían
voluntad propia, sin poderse detener recorrió aquel pecho de
pectorales lamibles, las tetillas duras como pequeñas
piedrecillas, los cuadros del abdomen, el bello fino de un color
rubio oscuro que le guiaba al miembro que ahora estaba
erguido pidiendo atenciones. El llanto renovado de dos bebés
hizo que el cachorro despertara de su transe—.Yo me ocupare
de los niños— tartamudeo— prepara algo para desayunar—.
Antes de que el tigre pudiera decir algo, el chico había
escapado del dormitorio.
Kigan dejo salir un suspiro, con las manos apuñadas en sus
caderas, bajo la vista para ver su pobre pene abandonado.
Tendría que ir al baño para un trabajo manual antes de poder
entrar a la cocina.
El corazón de Killa se iba a salir de su pecho, a veces no
sabía si era mejor seguir siendo un niño. Esto del celo era muy
complicado, su felino interior ronroneaba y se ponía estúpido
cuando olfateaba al aprovechado del tigre. Solo recordar las
cosas pervertidas que habían hecho durante la noche, la cara
le ardía tanto que sentía que en cualquier momento se iba a
incendiar.
Al entrar al dormitorio de los niños, lo que encontró lo hizo
olvidar totalmente sus problemas. Había dos cachorros de tigre

81
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

halando del pañal al menor de sus hermanos, el que se negaba


a transformarse a felino. El bebé humano y los dos tigres en una
franca lucha en una cunita, era algo digno de una fotografía.
—¡Hola bebés! —saludo. La voz del joven gatito hizo que la
lucha quedara en pausa. Los dos tigres olfatearon el aire y
ronronearon, mientras el bebé que conservaba su forma
humana levanto las manitas en busca de brazos.
El joven gatito sintió como su corazón se derretía, esos
cachorros eran solo de él, bueno, tal vez tendría que
compartirlos con el padre, pero esos eran simples detalles.
Caminando hasta la cuna sobre poblada, rasco a los tigres
detrás de sus suaves orejitas, luego alzo en brazos al menor de
los bebés.
—Sean buenos niños— le susurro a los cachorros— quiero
verlos sobre sus dos piernitas.
Los dos tigres mayores convocaron su forma humana. Los
chicos eran una belleza, el mayor tenía tres años, tenía el
cabello largo hasta los hombros, tan rubio como el padre, el
mismo color de ojos, el de en medio tenía dos añitos, una
belleza de cabello lacio que al llevarlo tan corto, se le paraba
en puntas, los ojos eran tan azules como el mar en calma, pero
de todos, el más pequeño, de año y medio era que el que
robaba suspiros, con el cabello de un tono rubio tan claro que
era casi blanco, los ojos grises y una expresión de no me miren
por qué me asusto, que daban ganas de acurrucarlo hasta el fin
de los tiempos.
Killa se olvido de que el mundo giraba sobre su eje, se
dedico a darles un baño rápido en la tina, luego les coloco el
pañal a los dos menores, ya que el mayor parecía odiar esa
incomoda prenda y la despedazo apenas la tuvo puesta. Con
gran cuidado les dio un biberón para preparar sus jóvenes
estómagos para el desayuno que él mismo les prepararía.

82
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Estaba vistiendo a Sack, el menor de los chicos, el que


para su tristeza descubrió que se negaba a convocar su
naturaleza felina.
Mientras los hermanitos jugaban en la tina en su forma
animal, el más chico los miraba con una expresión de tristeza
que ha Killa le recordó su infancia. Abrazando al niño le había
cantado una vieja canción de cuna, mientras con mucho
cariño le lavaba el largo cabello rubio tan claro como hilos de
seda.
—Si no vienes a comer voy a dejarte sin desayuno— se
escucho la voz del alfa desde la cocina. El joven gatito no pudo
evitar sonreír, solo esperaba no morir envenenado por la comida
del improvisado cocinero.
Cargando en brazos a Sack, Jorel caminando tomado de
su mano derecha y con Yorme guiando, todos llegaron a la
cocina donde un impactado Kigan veía llegar a su familia. Por
qué sí, en ese momento el alfa se dio cuenta de eso, ya no eran
tres cachorros que perpetuarían su sangre ni una pareja
escogida para evitar perder autoridad en la manada. La idea lo
asusto tanto que por un momento estuvo a punto de ir a buscar
a los “Malditos” para tomar el té, definitivamente había cosas
más fáciles de afrontar.
—¿Estás bien? — pregunto Killa, algo incomodo al ver la
expresión del tigre, una que por demás no supo interpretar.
Kigan no era un alfa por mero título, el hombre tenía las
bolas justo donde debía— Estoy bien— aclaro mientras ponía
tocino en varios platos—, es solo que olvide que esos cachorros
también comería.
—Entonces yo te ayudo— hablo mientras le daba al más
pequeño de los gatitos al alfa. Mirando a Yorme y a Sack, les
informo— voy por sus sillitas para comer, espérenme aquí.
En poco tiempo la mesa que Kigan nunca había usado,
ahora estaba repleta, tres bebés en sus sillitas para comer

83
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

sonreían mientras trataba de meterse a la boca trozos de


huevos revueltos con jamón, luego estaba el chico rubio vestido
con un piyama de seda azul claro que gobernaba la mesa
como si ese hubiera sido su lugar desde siempre.
Kigan, sin entender muy bien como sucedió, se encontró a
sí mismo lavando la bajilla, mientras observaba lascivamente
como su pareja se agachaba para ponerle los calcetines al
mayor de los niños, cosa que hizo que el pantalón del piyama
bajara lo suficiente para dejar ver la curva del firme trasero con
el que había jugado la noche anterior. Para desgracia del alfa,
unos golpes en la puerta anunciaron que tendría visitas.
—Iré a ver quién es—, anuncio Killa dirigiéndose a la puerta
antes de que Kigan pudiera decir algo al respecto.
Mime apareció del otro lado, el cabello rubio peinado en
un moño riguroso, el uniforme blanco inmaculado, la perenne
sonrisa en su rostro joven— He venido a echarte una mano con
los chicos— aclaro después de los saludos de rigor.
Kigan, sintiéndose más tranquilo con Mime ayudando a
Killa, salió de su apartamento, dejando a dos de sus mejores
guerreros cuidando la puerta de entrada del que ahora era su
hogar.
Era momento de dejar la tranquilidad doméstica para ir a
patear algunos culos que se habían estado buscando ese honor
desde hacía mucho tiempo. Después de todo su difunto padre
tenía razón, un macho sin emparejar podía ser medianamente
paciente con sus enemigos, pero cuando se tenía familia, la
cosa era más sencilla: “El que se acerca demasiado, se muere”.
Con esa ilustrativa idea en mente, llego al ascensor, tenía una
fiesta que organizar.
Tarem aprovecho la tranquilidad antes de la tormenta,
conocía lo suficiente a Kigan para saber que pronto iba a llegar
la sangre al río, así que decidió darse un gustito antes de entrar
en materia.

84
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Recostando la espalda a la pared, el Beta se deleito con la


vista que a esa hora de la mañana proporcionaba el gimnasio.
Un bonito zorro, vestido con un pantaloncillo corto de deporte,
una camiseta sin mangas y destilando sudor en la máquina de
pesas, era suficiente para que cualquier hombre con sangre en
las venas se viniera solo con ver. Era la única ocasión en que se
podía pillar a Andrey, en lo que para Tarem era su verdadera
naturaleza, una que disfrazaba con ropa de marca y peinados
engomados.
El tigre dentro del Beta comenzó a gruñir y a mostrarse
detrás de los ojos cafés claros, faltaban menos de 48 horas para
que la luna llamara a los cambia formas al celo, hora de tomar
lo que desde hace tiempo le pertenecía.
Andrey debió sentir la vibración en el aire, no en vano su
otra naturaleza era un zorro. Aunque había estado absorto en
sus pensamientos, el bajo gruñido le erizo la piel, anunciándole
que no estaba solo a horas tan tempranas de la mañana.
—¿Tarem? — pregunto dejando las pesas en su base,
poniéndose de pie trato de disimular su incomodidad fingiendo
enojo— ¿En qué corral te criaste?...
El tigre puso su mejor cara de inocencia, encogiéndose de
hombres, abogo en su defensa— No fue en ningún corral, mi
madre se tomo su tiempo en educarme.
El zorro tomo la toalla que estaba sobre una silla cercana,
secándose el sudor de la cara, trato de ganar tiempo, ese
maldito tigre lo desconcertaba. Las cosas empeoraron al
dedicarle una miradita al tremendo macho que tenía enfrente,
el hombre estaba vestido con un pantalón largo de deporte,
tan ajustado que podía ver la forma del pene totalmente erecto
tras la tela de algodón. Tragando duro tuvo que soportar la
sonrisa conocedora de Tarem, el maldito saco de pulgas se
había dado cuenta del interés del zorro.
—Insisto que tu madre te envió a educar con la vacas…—
chilló su enfado, al diablo con el dominio que tenía sobre sí
85
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

mismo— Mira que llegar sin anunciarse y quedarte viendo como


idiota.
La risa de Tarem era ronca, lo más procupante es que
aunque le caldeaba el carácter al zorro, también acariciaba su
sexo haciéndolo estremecer. Andrey se quedo allí de pie, con la
toalla todavía entre sus manos, viendo como el Beta dejaba la
pared para caminar despacio hasta donde él estaba.
—Voy a mostrarte lo bien educado que estoy—, hablo
Tarem en un tono que hizo que a el zorro le temblaran las
rodillas— voy a hacer que me pidas “por favor”, para luego yo
decirte “gracias”.
El zorro desvió la vista hasta el lugar en que el tigre estaba
mirando, en ese momento se dio cuenta de que las cosas se
iban a poner algo intensas. El tigre estaba tomándole las
medidas a la máquina de pesas, viéndola bien era como si
estuviera diseñada para que alguien fuera follado en ella.
—¡Ni lo pienses!— señalo con un dedo, golpeando el sólido
pecho de Tarem. Él no era un cachorro inocente que se dejara
seducir, cuando tenía sexo, era algo que calculaba muy bien
antes de actuar.
Las manos grandes del Beta tomaron las delgadas caderas
de Andrey, haciendo que los sexos duros se frotaran por encima
de la tela— Esto me dice que ya tú lo has pensado por los dos.
En el momento que el zorro abrió la boca para enviar al
tigre a la mierda, el muy calienta pollas le metió la lengua hasta
la garganta, mientras las manos grandes le masajeaban el culo.
Andrey supo lo que era ser dominado, todos sus amantes se
había quejado de que el zorro era un sumiso dominante, ya que
siempre se hacía la voluntad del chico en la cama.

86
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Capítulo 7
Poniendo las palmas de las manos sobre el pecho de su
agresor, por qué sí, eso no podía catalogarse como otra cosa
que una lucha de poderes. El zorro trataba de apartar al
maldito gato sobre alimentado que lo mantenía sujeto entre sus
brazos. Lo malo de su infructuoso esfuerzo, es que en algún
momento sus manos se cerraron para sujetar de la camiseta a
Tarem, como si quisiera asegurase de que el hombre no se le
escapara.
La lengua del Beta exploro la boca de Andrey a voluntad,
mientras el chico solo podía dar gemidos que acababan siendo
bebidos por el tigre. Las manos grandes que masajeaban su
culo acabaron rompiendo su pantalón al bajarlos con violencia,
el zorro enserio quiso protestar, lástima que la mano que
envolvió su pene envió al diablo la última neurona que se
oponía.
—¡No sigas! — Gimió el abogado cuando el tigre dejo su
boca para lamer su cuello— ¡Por favor! — rogo sin saber si se
refería a un “¡Déjalo ya!” o aún “¡No te atrevas a parar!”.La
sensación de ser la presa del tigre lo estaba mareando, el
placer que esa lengua sobre su piel y esas manos que
apretaban de una manera casi dolorosa, era demasiado para
sus sentidos.
—¡Voy a comerte entero! — Fue lo que escucho el zorro al
ser acostado con la espalda pegada al cuero de la máquina
de pesas. Acomodado de manera horizontal, sintió el frio del
aire acondicionado acariciar su pene desnudo. La sensación no
duro mucho, ya que una mano callosa comenzó a calentársela
de manera que rayaba entre lo agresivo y lo simplemente
orgásmico.

87
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—¡Maldita sea! — grito entre gemidos— ¡Si vas a hacer


algo hazlo de una puta vez y deja de estar jugando! — protesto
al sentir que estaba a punto de tocar el cielo sin lograrlo.
El tigre estaba más allá de ser un niño bueno, su naturaleza
dominante tenía al zorrito justo donde lo quería, aprovechando
la diferencia de tamaños lo aprisiono contra la base acolchada
de cuero de la máquina. El aroma natural de Andrey, el sudor
que mojaba la camiseta lo estaba volviendo loco, dándole
mordiscos, los que perforaban la piel lo suficiente para causar
escozor pero sin liberar sangre. El animal en su interior exigía
tomar a su pareja con todo y darle la mordida de enlace, cosa
que no era el momento de hacer. Por ahora solo ablandaría la
carne para el asado.
Andrey ya no sabía si iba o venía, el tigre hacía su voluntad
dejándolo a merced de sus deseos. El desgraciado lo estaba
devorando de a poco, su naturaleza animal era rebelde, difícil
de subyugar, y ese tigre lo hacía parecer fácil. La camiseta le
fue arrancada del pecho, el camino ardiente que la boca del
Beta dibujaba en su vientre fue bajando hasta llegar a
milímetros de su hombría.
—Justo como me gusta—, alabo el tigre mientras soplaba
sobre la superficie ardiente—duro y mojadito— para dar énfasis
a lo último, le dio una larga lamida a las gotas de humedad que
escapaban del pene rígido.
—¡Comételo ya! —Ordeno Andrey a su compañero de
juegos, no tenía paciencia para tanto jaleo.
—Si quieres algo—, hablo el tigre dándole un fuerte
apretón a la base del pene de su presa— tendrás que rogar.
Por un momento fugaz el zorro realmente odio a Tarem,
realmente lo hizo—¡Por favor! — una pena que no hubiera
hombres con dignidad cuando tenía que decidir entre el amor
propio y una buena manada—¡Por favor!

88
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Tarem le dedico una conocedora mirada al zorro. El


hombre estaba fuera de sí, quién podría pensar que ese chico
sexy que arqueaba la espalda bajo su toque era el abogado
estirado de mirada calculadora. La traspiración corría en
gruesas gotas de sudor por sobre aquella fina piel color crema,
el cabello rojo esparcido sobre el cuero negro de la camilla, los
labios hinchados por los besos recibidos, era toda una oda al
placer.
Andrey por su parte no era capaz de pensar, el Beta le
abrió las piernas, situándolas lo más lejos posible una de la otra,
sus manos se sostenían de las barras de metal por sobre su
cabeza. El tigre, sin dar el mayor aviso, se trago el pene que
lloraba por atención, mientras un dedo mojado con saliva
violaba el culo que se le ofrecía hambriento.
El grito del abogado salió desde lo más profundo de su ser
cuando se vino con una fuerza que pensó se llevaría su vida. El
tigre lo había acorralado, lo había apresado y como resultado
final, había sido devorado de la manera más concienzuda
posible.
Lamiéndose los labios el tigre saboreo los restos de su
presa—. Creo que ya cumplí aquí— fueron las últimas palabras
que escucho Andrey cuando el Beta se puso de pie antes de
marcharse como si nada.
El zorro tardo todavía unos segundos en caer en la cuenta
de lo que había sucedido, el maldito bastardo se había ido
dejándolo acostado allí, desnudo y con las piernas abiertas. Al
parecer el asno consideraba un acto de buena educación el
haberle limpiado el semen con la lengua, de lo demás que se
encargara el mismo.
Andrey no se consideraba un mocoso malcriado ni mucho
menos, era un abogado exitoso que se había hecho su camino
por pura terquedad, aún en contra de todas las personas que
pensaban que un mocoso mal viviente no pasaría de ser una
estadística más. Con las piernas aún temblorosas, tomo el bolso

89
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

de deporte que contenía la ropa para después de ducharse.


Caminando al baño lucho con todas sus fuerzas por no dar de
patadas y chillar como una reina ofendida. ¡Maldito tigre como
mierda!
A Kigan no le pasó por alto la sonrisa satisfecha que tenía
su Beta al entrar a la oficina— ¿Qué demonios hiciste? —
pregunto temiendo la respuesta.
—Digamos que pedí un adelanto— fue la enigmática
respuesta de Tarem.
El escritorio estaba lleno de mapas, la pantalla en la pared
mostraba las fotografías de algunos de los guerreros que habían
tenido turno de vigilando durante el ataque de los “Malditos”.
—Creo que es hora de arreglar algunas cuentas— hablo el
alfa mientras con un gesto le indicaba al Beta que se sentara.
—¿Vamos a visitar al querido tío Alastor? — Pregunto el
Tarem sin molestarse en disimular el mal gusto que le
ocasionaba el pronunciar ese nombre.
—Será la última vez—, gruño Kigan— amenos que se
pueda ir de turista al infierno.
El Beta se tomo su tiempo para ordenar sus ideas, la idea
de despellejar vivo a ese hijo de puta era una tentación
demasiado grande para ser desechada a la primera, aunque
había que recordar que un gusto como ese no solía ser gratis—.
De cinco ancianos, en estos momentos, dos lo apoyan— le
recordó Tarem a su jefe—, si lo atacamos ahora, todo esto nos
morderá el culo después.
El alfa estaba sentado en la silla de su escritorio, su gran
tamaño hacia aparecer el mueble de madera sólida como
algo muy frágil, la mirada asesina del tigre recordaba que era
un macho con familia, la misma que había sufrido un
atentado—. Hasta ahora le he tenido paciencia—, aclaro
Kigan— tengo que admitir que de una manera algo enferma,
me he llegado a entretener con sus necedades… pero desde
90
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

que mato a las madres de mis cachorros, tres buenas amigas a


las que apreciaba, la suerte de Alastor ha estado tambaleando.
—El problema sigue siendo el mismo— se puso de pie
Tarem, era difícil pensar con claridad cuando él también quería
la sangre de ese desgraciado— no tenemos pruebas contra él,
así de simple.
—Hasta ahora—, sonrió Kigan haciendo que el constante ir
y venir de “gato enjaulado” del Beta, parara en seco,
ganándose toda la atención del hombre— tengo un plan para
que el mismo se muerda la cola— Poniéndose de pie, agrego—
vamos a la armería, un equipo selecto nos acompañará.
Dentro de la armería una partida de veinte guerreros se
preparaba para salir, los trajes negros reforzados con material
anti balas, los cinturones surtidos de armas de fuego, espadas
dobles entrecruzadas en sus fundas a la espalda.
El Beta le dio una última revisión a los hombres que
viajarían con ellos, levantando una ceja le hizo un gesto de
pregunta a su alfa al notar que estos chicos no eran los que en
el mejor de los casos serían elegidos para algo como lo que
pretendían hacer. De varios de ellos había tenido sus dudas
acerca de a quién pertenecían sus lealtades.
La mano pesada de Kigan sobre el hombro del Beta, le dio
a entender que las cosas estaban controladas.
—¿Recuerdas la ves que le robamos a mi padre de su
bodega de wisky lo mejor de sus botellas? — pregunto el alfa a
su Beta.
Tarem sonrió ampliamente— Claro que sí—, hablo
sintiéndose más tranquilo, ahora sí entendía por donde iba la
cosa— esa vez bebimos fino y de paso le dimos una lección a
un par de imbéciles lameculos.
—Exacto— estuvo de acuerdo Kigan— Nunca se es
demasiado vengativo.

91
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Dándole una segunda mirada al destacamento que


llevarían, Tarmen cayó en la cuenta de que algunos de estos
guerreros le eran más leales a los Ancianos de la manada que
ha Kigan. Cada pieza calló en su lugar, Kigan podía ser un
desgraciado inteligente, cuando se lo proponía.
Vistiendo sus trajes de gala salieron montando sus
motocicletas, dos camionetas negras de vidrios polarizados
dirigían la comitiva que viajaba fuera del complejo en
caminadas a las afueras del territorio, donde se refugiaba la
serpiente rastrera.
Justo cuando los guerreros pasaban por las puertas
abiertas de acero reforzado, uno de los guardias se aparto de
los otros cinco que custodiaban la entrada y salida de vehículos,
tomo su teléfono celular para hacer una llamada de índole
personal.
Kigan sonrió para sus adentros, desde su posición esperaba
pacientemente que su presa llegara solita, muy confiada de sus
informantes, sin sospechar que el alfa era más que un enorme
tigre, era un cerebro bastante maquiavélico.
Killa se había pasado el día en ir y venir de un lado a otro
del pequeño apartamento, no podía recordar la última vez que
había sido tan feliz. Los cachorros eran adorables. Yorme era la
mente siniestra detrás de la operación, Jorel era el segundo al
mando y Sack solo los miraba con los ojos grises abiertos de par
en par, como si sus hermanitos estuvieran a punto de partirse la
cabeza. Y es que ya en dos ocasiones el orgulloso papá gato
había tenido que bajar a los dos mayores de la alacena
cuando hacían competencia por ver quién mataba de un
susto a Killa, de eso él estaba seguro.
Mime hacia una hora que se había marchado, ya que el
gato montés se sentía capaz de terminar con la cena y el
preparar a los cachorros para dormir. Los dos mayores tomaron
su forma felina, el más joven miraba a Killa como si le pidiera
apoyo.

92
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—¿Qué pasa, amor? — le pregunto con voz dulce mientras


terminaba de colocarle las mediecitas, ya que el chico no
parecía querer cambiar a su forma animal.
El cachorro hizo un pucherito lastimero, los tiernos ojitos
grises se comenzaron a llenar de lágrimas.
Yorme se regreso a su forma humana, Jorel vigilaba a sus
hermanos desde su propia cuna, aún con su piel a rayas.
— Tene meo— Killa se sorprendió al escuchar la voz infantil
del mayor de los cachorritos. El comentario hizo que Sack
rompiera en un descarnado llanto. Todo fue como una especie
de juego de domino, una cosa llevo a la otra, en menos de un
minuto el joven gato montés tenía a tres cambiaformas de tigre
ahogados en llanto.
—Niños, tranquilos— suplico Killa tratando de consolar a los
bebés—. Todo estará bien, yo los voy a cuidar y no voy a dejar
que nada malo les pase— Tomando en brazos a Sack lo acuno
contra su pecho— nadie te va a volver a atar con un collar, te
lo juro.
La mirada gris contacto con los ojos azules del mayor de
los felinos, después de unos cuantos sollozos comenzó a
calmarse, los otros hermanos lo imitaron— Muy bien, amor,
sonrió con ternura — ahora tienen que dormir.
Después de más de una hora de lucha, Yorme cambio a su
forma animal, Jorel bostezo mostrando los pequeños colmillos y
cayó en el reino de los sueños. El último en dormirse fue Sack,
Killa jamás olvidará lo que sintió cuando el cuerpecito del niño
cambio al de un cachorro de tigre mientras estaba en sus
brazos.
Apagando la luz, Killa cerró la puerta del dormitorio que
ahora era de los niños. Dejando salir un suspiro, tuvo la certeza
de que aunque sería difícil, valía la pena el esfuerzo. Con los
niños en la habitación, el apartamento se sentía vacio, al ver la

93
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

sencilla forma redonda del reloj de la pared, supo que ya era


pasadas las diez de la noche.
Dejándose caer en el sofá gruño al sentir un dolor en la
baja espalda, que le recordaba que no hace mucho había
estado en cama sin poderse mover. Era increíble como las cosas
podían cambiar, un día pensabas que estar muerto era la mejor
opción y al siguiente descubrías que había tres pequeñas
razones para seguir luchando.
Con una sonrisa Killa recordó los besos y las caricias que su
tigre le prodigo durante la noche anterior, tal vez tenía
esperanza de tener una pareja que lo amara, solo esperaba
que su querido hermano Kalep también fuera feliz. Convocando
a su forma animal, estiro su pequeño cuerpo peludo. Con
cuidado de no clavar las uñas en el sofá se dio un ultimo estiron,
luego se entrego al sueño.
Andrey llego corriendo justo en el momento que las últimas
motocicletas atravesaban las puertas de salida del complejo.
Sin necesidad de explicaciones, el zorro sabía lo que iba a
ocurrir, Kigan iría tras su tío y eso le daría una excusa al hombre
para hacerse la víctima frente a los Ancianos, resultado final,
una guerra interna en la manada.
En ocasiones no entendía si era que todo ese musculo
hacía que el cerebro se comprimiera, como era posible que no
midieran los riesgos antes de actuar, golpeando la pared con la
mano abierta, quiso que el escozor en la piel lo hiciera sentir
menos inútil. Debería haber previsto que eso podía suceder y no
dejarse engatusar por el maldito tigre calenturiento, de haber
estado con la cabeza fría… Con un movimiento negativo de
cabeza, alejo esos recuerdos, lo que menos necesitaba era
recordar como la boca de Tarem se lo había comido entero
mientras excava dentro de su culo con uno de esos gruesos
dedos.
—¡Andrey! — Escucho que uno de los guardias lo llamaba.
Al volverse, descubrió que era la mano derecha del Beta.

94
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—¿Qué haces aquí? — fue lo primero que pregunto


cuando al guerrero cuando estuvo frente suyo— ¿Por qué no
estás con Tarem?
El hombre, alto y rubio como la mayoría de los
cambiaformas tigre, miro a todos lados cerciorándose que no
había alguien que lo pudiera escuchar — Digamos que el jefe
quiso a alguien de confianza que te cuidara mientras no
estuviera por aquí.
Una de las cejas de un rojo que rayaba en lo caoba se
alzo hasta casi salirse de la cara del abogado—¿Por qué
demonios iba yo a necesitar una niñera? — hablo masticando
mal cada palabra.
La sonrisa de Ayko era algo insolente al responderle— solo
me dijo que lo que te ocurriera, me lo cobraba el doble a mí.
El zorro iba a responder, cuando el sonido del teléfono
dentro de su saco, llamo su atención. Apartándose de Ayko
respondió la llamada.
—No digas nada y escucha— la voz de Tarem ordeno
desde el otro lado de la línea—. Ve al estudio del alfa. Una vez
que llegues allí lo entenderás… Ayko está informado, pero no le
preguntes nada.
Andrey tuvo la idea infantil que tal vez el Beta le estaba
preparando una celada o algo así, ya que con lo ocurrido la
última vez que estuvieron solos, comenzó a temer a su falta de
fuerza de voluntad. Dejando de lado esas ideas, decidió tomar
al toro por los cuernos, o al tigre por la cola, todo de pendía del
momento.
Seguido por Ayko el abogado camino por los pasillos
desiertos, dentro del complejo se respiraba un aire incierto,
como si cuerdas de violín estuvieran tensas envolviendo el
edificio, los zorros por naturaleza eran sensibles a esas cosas.
Llegado hasta la zona administrativa, Andrey sintió que tardo
una vida entera en llegar allí. Sin perder tiempo cruzo el amplio

95
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

espacio que comunicaba a las diferentes dependencias. Al


abrir las pesadas puertas del estudio del alfa, el zorro quedo de
una pieza, el lugar estaba abarrotado de guerreros fuertemente
armados.
Killa despertó de golpe, sentándose tan rápido que por un
momento se desoriento. Las imágenes del sueño aún nublaban
su mente, dos enormes tigres luchaban en me medio de un
campo de hierba, la sangre de los dos machos impregnaban las
hojas verdes mientras el cielo era de un tono gris muerte. Podría
reconocer la enorme figura de Kigan donde fuera, del otro
macho no tenía la menor idea de quién era.
Levantándose del sofá apago las luces que habían
quedado encendidas, con su visión felina llego hasta el
dormitorio de los niños, allí los reviso a uno por uno. Los
cachorros estaban arropaditos en su forma animal, nada
perturbaba su mundo. Sintiéndose todavía aprensivo decidió
darle una mirada a lo que ocurría fuera del apartamento, algo
no estaba bien y no podía llegar a lo que era.
Frente a la puerta, la abrió de golpe, asomándose al pasillo
se preparo para que algo le saltara encima, pero el lugar
estaba tan silencioso como una tumba. Cerrando entro de
nuevo, encendiendo la luz comprobó la hora en el reloj de
pared, eran pasada la una de la mañana y Kigan no había
regresado. Jamás pensó que fuera a desear tanto la presencia
del insufrible hombre, el que besaba como solo un dios del sexo
podría hacerlo.
Killa achaco todo a la cercanía de su primera luna, las
moléculas censoras de la piel estaban extremadamente
sensibles, su pene se había endurado dentro de su pantalón y su
felino interno insistía en que revolcarse en el olor de su pareja
sería el cielo. Sin lograr decidirse entre tomar a los cachorros y
huir o meterse a la cama de Kigan y revolcarse desnudo sobre
las mantas del hombre, se dejo caer sentado sobre la alfombra
de la sala.

96
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Últimamente pensaba muy a menudo en su hermano


Kalep, no es que fueran los hermanos más cercanos ni mucho
menos, pero el que ambos estuvieran emparejados con alfas, y
que tuvieran cachorros, hacia que las cosas se vieran de un
modo diferente. Según los cálculos de Killa, su hermano debía
tener los gemelos en brazos o al menos estar a punto de parirlos.
Quizás el destino había decidido que este era el lugar de Killa,
no de Kalep. El amor de su hermano estaba junto a su lobo, el
tigre era para él.
Cruzándose de brazos, sentado en posición de yoga,
espero despierto que su tigre regresara.
Alastor sonrió, tan alto como su sobrino, cabello rubio largo
como él de este, aunque su apariencia fuera la de un hombre
entrado en los cuarentas. Los dos hombre compartían muchas
características con su pariente, la mirada maliciosa y los
ademanes nerviosos dejaban claro que sus espíritus estaban
hechos de un material diferente.
El retador estaba satisfecho, todo iba de acuerdo a su
plan, jamás espero que ese inútil del médico lograra sacar a los
cachorros, pero al menos la provocación sería suficiente para
que su joven sobrino hiciera un movimiento estúpido que le
diera la escusa perfecta para comenzar una lucha abierta por
el liderazgo de la manada sin tener que batirse en duelo.
El hombre estaba de pie con sus mejores guerreros justo a
las afueras del complejo, mientras en su zona Kigan peleaba
con los señuelos. Para esas alturas poco le importaba lo que le
ocurriera a los tigres que habían quedado atrás, este era su
momento y él deseaba tomarlo con sus propias manos. Mataría
a la pareja sin enlazar, luego se desharía de los cachorros, nadie
reclamaría lo que le pertenecía por derecho. El complejo del
alfa había quedado desprotegido, según le informaron sus
fuentes, no tendría un mejor momento que este.
—¿Está seguro que esto dará resultado? — pregunto el que
pronto sería el Beta de la manada. Un hombre alto, de hombros

97
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

anchos, de cabello cortado al estilo militar—, algo no me gusta


de todo esto.
La mirada furiosa de Alastor dejo claro que no aceptaría
que su voluntad fuera cuestionada, pero aún así se explico— los
ancianos tendrán que apoyarnos, ya que yo actuare en
defensa propia ante el ataque de un alfa enloquecido. Cuando
Kigan regrese triunfante de la lucha, se encontrara con que yo
estoy a cargo del complejo. Quién se oponga a mí, estará
muerto.
El denominado Beta se limito a gruñir, él era hombre de
acción y esos subterfugios le parecían una pendejada, con el
arma desenfundada, estaba listo para lo que sabía hacer mejor.
Cuando Alastor estuvo seguro de que todo marchaba
según su plan, se decidió a dar la orden de ataque. De allí en
adelante el infierno se desato en proporciones épicas. Las
puertas del complejo fueron dinamitadas con algo más que
saña. Dos helicópteros sobrevolaron el patio donde estaban las
piscinas en que durante el día jugaban los cachorros.
La noche se ilumino con la munición que fue disparada por
ambos bandos, para total sorpresa de Alastor, la parte de los
edificios que estaban sobre el nivel del suelo, estaba ocupados
por francotiradores, los que desde las ventanas jugaban al tiro al
blanco, ningún civil a la vista. Quizás a alguien menos
egocéntrico se habría dado cuenta de que las cosas no
estaban saliendo como lo había previsto, pero eso estaba más
allá de la capacidad del porfiado tigre.
Kigan dejo que los aliados de Alastor pasaran las puertas.
Poco antes de que el ataque se diera todos los civiles habían
sido puestos a buen resguardo, mientras los guerreros se
preparaban para darle una calurosa bienvenida a las visitas
impacientemente esperadas.

98
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Capítulo 8
Según los soldados enviados a las instalaciones de Alastor,
Kigan y su Beta viajaban cada uno su motocicleta, ya que los
enemigos siempre suponen que el alfa se transportaría bien
protegido en la camioneta brindada. El doble engaño había
funcionado, cuando se enteraron del cambio de planes de su
alfa, ya estaban enfrascados en una pelea a muerte. La traición
de Alastor hacia sus propios hombres fue evidente, cuando
fueron atacados sin ningún miramiento, a pesar de que muchos
de ellos eran aliados. Ese era el resultado de traicionar a su
verdadero alfa en beneficio de su tío.
Los que había viajado haciéndose pasar por Kigan y
Tarem, se alejaron evitando que les mataran al llegar a la
propiedad de Alastor, salvando el pellejo por muy poco al
marcharse sobre sus cuatro patas.
Kigan por su parte, tenía todo previsto, los soldados de
Alastor dieron la cara a sus contrincantes. Espadas brillaban a la
luz de las estrellas, otros peleaban en un combate cuerpo a
cuerpo, los que estaban en campo abierto, usaban las armas
de fuego.
El Alfa, como el tigre que era, esperaba al asecho que
Alastor perdiera la calma y le mostrara lo que él realmente
necesitaba saber. Desde el tercer piso del edificio donde
estaba el área pública de los gimnasios y las salas de
entretenimiento, con sus prismáticos no le perdía la pista a su
quiero tío.
Andrey tenía a su cargo la última línea de defensa, su
trabajo era evitar que alguien llegara hasta los subniveles donde
la familia del alfa dormía tranquila ignorando el peligro
inminente. Ayko estaba junto al zorro, el cual vigilaba los

99
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

monitores en busca del más mínimo indicio de que la seguridad


del edificio había sido violada.
El joven tigre le echaba una miradita de cuando en vez al
abogado del alfa, ese hombre era todo un misterio para él. Era
más bajo que los guerreros, pero aún así emanaba un aura de
“no eres suficiente bueno para mí” que volvía locos algunos
machos y al mayoría de las hembras.
El tipo en cuestión siempre vestía de traje, conducía un
BMW deportivo, jamás comía si no era con la cubertería
completa, tomaba el té y nunca lo había visto con dos copas
de más entre pecho y espalda. Aunque por allí se contaba una
que otra historia acerca de lo afortunado que podías ser si el
zorro te escogía para jugar a las manitas calientes. Podía hacer
que un hombre recto conociera los placeres de la vida obtusa.
—¿Algún problema? — pregunto al abogado sin dejar de
vigilar el panel de los monitores.
—Simplemente me preguntaba que tiene planeado para
la noche de luna llena— sonrió Ayko con aires de
autosuficiencia.
Andrey sonrió perezosamente, podía sentir sobre su trasero
la mirada ardiente del joven tigre, si seguía insistiendo tal vez le
daría la oportunidad de probar si las rayas que tenía su forma
cambiada eran pintadas o de verdad. Quizás Ayko le ayudara
a quitarle las calenturas causadas por la luna llena próxima a
llegar, hacerlo con Tarem era demasiado arriesgado y él jamás
comenzaba algo en lo que no estaba seguro de poder ganar.
—Lo pensaré, cachorro— le dedico un guiño travieso al
tigre que comenzaba a notarse algo nervioso.
El sexto sentido, el que siempre le advertía a Ayko cuando
estaba a punto de morder más de lo que podía masticar, le
advirtió que ese zorrito podría traerle muchos problemas. Como
era de esperarse, al ser una criatura joven, envió la advertencia
al diablo.

100
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Estaba Andrey por decir algo más, cuando sintieron como


la puerta de entrada era golpeada hasta casi tirarla abajo, al
levantar la vista hacia los monitores, se dieron cuenta que varias
cámaras habían dejado de trasmitir.
Kigan espero, todos sus músculos tensos, estaba seguro
que Alastor lo haría en cualquier momento. Los hombres que
eran fieles al retador estaban siendo desplazados hacia las
fueras del complejo, varios estaban muertos, otros gravemente
heridos, en cualquier momento convocaría por segunda vez a
los “Malditos”, con todo lo que eso conllevaba. El Beta le había
dicho que nadie sería tan estúpido como para hacer algo
como eso, pero él conocía a su querido tío lo suficiente como
para saber que lo haría al estar entre la espada y la pared.
Vigilando sin atreverse a pestañar, vio a su pariente meter
la mano dentro de la chaqueta de cuero negro, sus ojos felinos
no lo engañaban, el idiota lo iba a hacer. Un pesado amuleto
fue expuesto al cielo nocturno, desde esa distancia Kigan
estuvo seguro que el idiota estaba conjurando a los “Malditos”
por segunda vez. Una vida debía ser ofrecida en sacrifico para
apaciguarlos, el alfa estaba decidido a que no fuera su carne la
que esas cosas saborearían.
Mucho había reflexionado en la manera en que
averiguaría que usaba su tío para conjurar a esas viles criaturas,
ahora el hombre muy amablemente se lo había mostrado, era
increíble como la estupidez podía trabajar en un hombre que
ya comenzaba a pintar algunas canas.
—¡Es la hora! — informo por los comunicadores que todos
llevaban en su oreja— Estén preparados, en cualquier momento
van a llegar, quiero ver llover plumas— Terminando de dar sus
últimas ordenes, dejo en manos de su Beta y de Andrey las
siguientes etapas de su plan, era hora de que su tío conociera el
lado oscuro de la luna.
Un rugido silencio, el ruido de la batalla, un enorme tigre
caminaba por entre las dos facciones que se habían quedado

101
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

mudas ante lo que estaba por venir. La piel del tigre se movía
según los movimientos fluidos de los enormes músculos que le
daban fuerza a aquel cuerpo que era sinónimo de muerte. Un
nuevo rugido respondió al primero, un tigre no menos grande
desnudaba los colmillos. Dos bestias, dignas oponentes una de
la otra, se preparaban para hacer correr la sangre.
El aire nocturno comenzó a cargarse de energía, el cielo
estrellado se vio mancillado por las enormes aves negras que
comenzaron a llegar llamadas por el poder del amuleto que
colgaba del cuello de uno de los enormes tigres.
Gritos de batalla despertaron, los hombres que desde las
ventanas del edificio tenían sus armas cargadas, comenzaron a
disparar en busca de causar el mayor daño posible, el disparo
tenía que ser certero, justo en medio de los ojos. Las aves que
llegaban a aterrizar, le hacían frente a los guerreros que
luchaban con las espadas desenvainadas. La sangre cubría la
hierba donde las tigresas tomaban el sol durante las tardes
mientras vigilaban los juegos de sus crías.
Los dos tigres, ignorando por completo el infierno que les
rodeaba, comenzaron a dar vueltas en círculo, sin apartar la
vista uno del otro, asechándose como los depredadores que
eran. Sólo uno saldría de allí con vida, así era la gravedad de la
afrenta entre los enemigos declarados.
Alastor, en su impaciencia ya saboreando el dulce sabor
de la victoria, se abalanzo sobre su sobrino, el cual aparto el
cuerpo, encajándole las garras en el lomo y luego dando un
salto hacia atrás.
Sangre fresca emano de la herida, en una lucha entre
tigres, el primero en golpear tenía mucho a su favor, ya que no
eran muy buenos en soportar la pérdida de sangre. Contrario a
Alastor, Kigan no acostumbraba menospreciar a su adversario,
un animal herido era peligroso.
Los soldados que había llegado junto con Alastor, se vieron
luchando junto a los leales al alfa contra los “Malditos” que
102
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

atacaban indiscriminadamente en la eterna búsqueda de


carne, la que por fin saciara su eterna hambre.
Killa temblaba, un miedo helado se incrusto como una
estaca en su pecho, rozando su corazón. Cerrando los ojos lo
vio todo, una visión tan fuerte que estaba colmada de olores,
sabores y sonidos tan vividos que era como si estuviera allí en un
cuerpo incorpóreo. Jadeando, el joven gato vio como dos
tigres, los mismos que había visto en un sueño anterior, luchaban
a muerte en medio de un campo bañado en sangre.
Dirigiendo su vista al cielo, vio al mismo mal encarnado
contaminar la luz de las estrellas, plumas negras caían como
una lluvia blasfema sobre el lugar donde luchaban las enormes
bestias. Sin poder evitarlo, Killa dirigió su vista hacia el extraño
colgante que llevaba en su cuello el tigre que luchaba contra
su futura pareja.
La imagen de esto quedo incrustada en su mente, un
rostro, mescla de ave y hombre, le miraba desde el metal que
asemejaba al broce añejado por los siglos. Los ojos, dos rubíes
tan rojos como la misma sangre, parecieron brillar en
reconocimiento, como si supieran que estaban siendo
observados.
Killa cerró los ojos jadeando, luchando con todas sus
fuerzas por apartar la influencia de esos ojos siniestros que le
taladraban el alma. La visión desapareció, dejando a Killa de
rodillas sobre la alfombra de la sala, el silencio dentro del
apartamento contrastaba con el infierno que se desataba en la
superficie.
Solo los dioses podrían saber que había causado que el
ataque que hasta ahora había sido, de parte de las aves, una
lucha por conseguir la mayor cantidad de carne para
alimentarse, se volviera más organizada. Un grupo de aves
ataco a los guerreros, amigos y enemigos, que trataban de
proteger el complejo donde habían escondidos a la familia del
alfa.

103
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Las inmundas criaturas, olvidándose por completo de los


heridos que eran comida fácil, comenzaron a buscar la manera
de pasar esa barrera de guerreros. Una vez que las criaturas se
vieron satisfechas por el alboroto causado entre las filas de
defensores, otra oleada comenzó a cruzar los puntos ciegos que
habían quedado.
Andrey vestido para el caso, igual que los otros guerreros,
con el uniforme negro de cuero reforzado, armas guardadas en
las fundas de su cinturón y una bella espada que cargaba en su
espalda, estaba listo para enfrentarse a lo que sea que estaba
tras la puerta de metal. No hacía falta ser un genio para saber
que las cosas se pondrían feas.
—Los “Malditos” están tratando de entrar— escucho la voz
del Beta en el audífono que llevaba en el oído— Kigan está
ocupado con Alastor, yo estoy tratando de organizar la
defensa— Ruido de explosiones hicieron que el corazón de
Andrey se saltara su ritmo por dos o tres latidos— Trata de
mantenerte con vida, no los dejes pasar.
La confianza que Tarem depositaba en el le calentó el
corazón, el tigre lo había llamado a él, no a Ayko, su segundo.
—¡Ayko! — grito el zorro al tigre, el que arma en mano
esperaba lo que sea que insistía en entrar al área de
ascensores—. El Beta dice que la están pasando mal en el
exterior, no pueden hacer nada para quitarnos de encima a los
“Malditos” que están tratando de destrozar la puerta— como si
esas cosas trataran de probar el punto, se escucho el ruido de
garras destrozando el metal— no podemos dejarlos pasar.
Los veinte guerreros bien entrenados que estaban bajo las
órdenes de Ayko, se prepararon para lo que se avecinaba.
Según el protocolo, la mitad desenfundo sus pistolas
semiautomáticas, las cuales tenían un cartuchos especiales
adicionados con tierra de cementerio, lo que las hacia venosas
para los “Malditos”. La otra mitad del equipo se encargaría de
las bestias que no murieran al instante, para que dicha

104
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

estrategia diera resultado, el equipo debía estar bien


coordinado. Era como un baile macabro, disparos y luego el filo
de las espadas, todo en perfecta sincronización.
Después de unos minutos que parecieron eternos, el metal
de las puertas se quejo como alma en pena, siendo arrancada
del marco. Los grandes pájaros negros estaban realmente
desesperados, ya que no acostumbraban molestaren si había
donde conseguir comida más fácilmente. Un mal
presentimiento hizo que la piel se le pusiera de gallina al zorro, su
especie era bastante perceptiva ante los cambios de ambiente,
esas aves sabían lo que querían y lo estaban buscando a
conciencia.
—¡Algo anda mal! —se comunico con el exterior— Estas
cosas van tras algo y no es una cena gratis, puedo asegurarlo.
—¿De qué estás hablando? — escucho hablar entre
jadeos a Tarem — Esas cosas son carroñeras, solo buscan saciar
su hambre.
—No es que quiera hacerme el inteligente— tuvo que gritar
Andrey mientras el ruido de las pistolas de corto alcance hacían
su trabajo— pero creo que estas cosas encontrarían comida
menos empacada allá afuera que aquí adentro.
Un gruñido fue la respuesta de Tarem. Después de unos
segundos y unas cuantas maldiciones, el Beta encontró tiempo
en medio de la lucha para responder— ¡Esas malditas cosas nos
engañaron! … Van tras algo y saben dónde está. No dejes que
pasen sobre ti.
—Soy un culo demasiado fino para esas cosas— trato de
bromear mientras le cercenaba la cabeza a una de las aves—
trata de no dejar que te jodan a ti.
Killa sintió más que escuchar, las criaturas de su sueño
venían tras él, lo sabía cómo sabía que el aire existía aunque no
pudiera verlo. Sin perder tiempo fue hasta la habitación de los

105
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

cachorros, los bebés del tigre dormían inocentes del peligro que
les acechaba.
El gato montés estaba dividido entre dejar a los cachorros
o llevarlos con él, hasta ese día sus corazonadas fueron
acertadas. Lo que sea que estuviera allá afuera, iba tras él,
llevar a los cachorros era ponerlos en un riesgo innecesario.
Ahora ya no eran sueños nublados, su última visión era tan real
que aun temblaba, si iba a morir, quería hacerlo junto a Kigan.
Simplemente había personas que habían nacido para conocer
la felicidad, pero sin derecho a conservarla.
Tragándose un gemido, beso cada uno de las cabecitas
peludas de los cachorros, estaba seguro que no les volvería a
ver. Lo único que le confortaba era que Kigan, Tarem y Andrey
podrían cuidar bien de los niños.
—¡Los amo! — susurro Killa dando rienda suelta a las
lágrimas que insistían en mojar sus mejillas— Me hubiera gustado
ser su papá durante más tiempo—. Una vibración en el aire le
recordó que el tiempo se acababa, debía alejarse de los bebés
lo antes posible, no podía arriesgarse a que esas cosas le
encontraran allí.
Killa se vistió con un pantalón vaquero, pasando una
camiseta negra de mangas largas por su cabeza, se encontró
listo para partir. Eso y unas viejas tenis deportivas sería todo lo
que se llevaría consigo.
Cerrando la puerta del apartamento se despidió de su
ideal, justo cuando pensaba que todo estaría bien, la vida se
aseguraba de escupirle a la cara. Sin detenerse en
pensamientos tristes, corrió hasta el final del pasillo, a la
guardería donde los niños habían vivido antiguamente.
La puerta estaba de empujar para que se abriera, lógico si
ya no tenía un uso, a menos que alguien quisiera salir
furtivamente del edificio bajo tierra. Revisando el lugar, busco lo
que necesitaba, el hueco del pequeño ascensor de servicio por
donde se bajaba y subían los artículos pequeños que se
106
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

necesitaban diariamente. Acomodándose dentro del ínfimo


espacio se preparo para el incomodo viaje.
El movimiento fluido de la pequeña caja de metal en su
búsqueda de la superficie, le pareció eterno a Killa. El corazón le
latía tan rápido que sentía como peligraba salírsele del pecho.
La sensación de peligro inmediato aumentaba, era como si
algo realmente maligno estuviera respirando en su nuca
esperando el menor descuido para saltarle encima.
—Calma— hablo en voz alta, sorprendido de que le saliera
la voz. Había apostado todo a que le seguirían, alejando el
peligro de los pequeños cachorros. Les había prometido que
nada malo les pasaría y pretendía cumplir su palabra.
El ascensor de detuvo en seco, después de todo estaba
diseñado para bajar y subir pequeños paquetes de suministros,
no ha asustadizos gatitos monteses. La puerta se abrió, y a
como pudo logro salir del pequeño espacio, el cuerpo le dolía
por la incómoda posición en que se había tenido que
acomodar allí dentro.
Con un gemido se paso la mano por la parte baja de la
espalda, tratando calmar el leve dolor que le recordaba que
todavía no había sanado del todo. La siguiente noche sería su
primer luna llena, su cuerpo joven era el de un hombre, ya no
era un niño, esos cambios le había ayudado en su proceso de
recuperación. Dejando salir toda su frustración con un suspiro,
trato de dejar de lamentarse por aquello que le era imposible
cambiar.
Una vez fuera de la restricción de la caja, trato de
descubrir en qué lugar estaba, las luces estaban apagadas y no
había nada que pudiera ayudar a su visión felina a ubicarse. A
tiendas logro pasar por entre los muebles de metal pesado,
según pudo tocar, debía de estar en una de las cocinas.
Llegando a la pared busco la puerta de salida.

107
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Capítulo 9
Al abrirse la puerta pudo escuchar el sonido de disparos y
cosas cayendo, gritos y chillidos le dieron la impresión de estar a
punto de pasar a los territorios del infierno. Tratando de evitar
encontrarse en el foco de la batalla, corrió en sentido contrario,
utilizaría la salida que el médico pensaba usar para secuestrar a
los pequeños.
Sin toparse con ninguna alma viva, llego hasta la parte
donde estaban las bodegas de suministros, el sonido de una
explosión le indico que las defensas del edificio estaban
llegando al punto de no poder soportar. En una oración
silenciosa pidió de todo corazón no estarse equivocando en su
decisión, el ojo vigilante que le perseguía, sabría que él había
salido y dejaría en paz a sus cachorros. En esa premisa
depositaba toda su esperanza.
En el fondo de las bodegas encontró lo que buscaba, la
puerta por donde se descargaban los camiones, estaba bien
cerrada, imposible salir por allí, al parecer el alfa no iba a
permitir que esta fuera usada por segunda vez para salir a
hurtadillas del edificio. Dejándose caer en las frías losas sintió
como la presencia que le buscaba, presionaba a los suyos para
que lo sacaran de allí.
Justo cuando Killa estaba a punto de perder la esperanza,
recordó la pequeña ventana que había visto en la bodega de
las conservas donde se había escondido con los cachorros
después de quitárselos al doctor. Si todavía no habían
terminado con las reparaciones, la suerte le estaría sonriendo.
La puerta no estaba asegurada, así que sin perder tiempo
corrió dentro. Al fondo, justo detrás de un pesado mueble
encontró lo que buscaba, al parecer todavía no terminaban de
hacer las soldaduras, de seguro nadie pensaba que alguien
108
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

lograra pasar por ese espacio tan pequeño. Convocando su


forma felina paso sin ningún problema por el estrecho espacio.
En el patio las cosas estaban justo como las vio en su
visión, enormes aves negras luchaban contra los guerreros que
desde el suelo, unos a punto de pistola y otros al filo de espada,
luchaban contra esas ignominiosas criaturas. El rugido de un
enorme tigre lleno el aire, apartando la vista del cielo, Killa corrió
alrededor del edificio buscando el lugar de donde provino el
sonido. Allí encontró a su pareja peleando a muerte contra otro
animal del mismo tamaño.
Desde que era niño, era su persona de lo único que debía
preocuparse, ahora tenía pareja y cachorros por los que velar.
Llenando los pequeños pulmones de aire, decidió actuar como
el hombre adulto que en cuestión de horas sería.
Las aves tenía a Andrey y a Ayko a punto de claudicar,
varios guerreros estaban gravemente heridos, las baldosas del
suelo estaban manchadas de sangre y cubiertas de plumas
negras. Justo cuando el abogado estaba por llamar al Beta
para despedirse, quedo de una pieza al ver como las aves
salían del lugar, como si una fuerza invisible les atrajera con el
mismo ímpetu que les había impulsado a entrar.
El abogado y el joven tigre se miraron uno al otro en una
pregunta sin palabras. Los guerreros que estaban sobre el suelo
fueron atendidos, los que estaban en condiciones de caminar
salieron del edificio buscando a los enemigos en retirada. Las
aves volaban sobre el cielo nocturno impidiendo ver la belleza
de las estrellas, solo la lucha entre los tigres rompía el silencio
sepulcral que cayó sobre el patio del complejo.
Kigan le había causado a Alastor varias heridas graves en
el lomo, cualquier otro tigre hubiera desistido. Los ojos de rubí en
el talismán, que colgaba del cuello del mayor de los tigres,
brillaba de una manera que recordaba dos gotas de sangre. El
tigre más viejo parecía insensible al dolor o a la pérdida del

109
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

preciado líquido, se vía enajenado, como si estuviera más allá


de sí mismo.
Para el total horror de Killa, el tigre que luchaba con Kigan
tenía la piel hecha girones, pero no se rendía, en uno o dos
golpes de suerte le había logrado hacer algunos cortes a su
pareja. Sin importar la diferencia de tamaño el joven gato
montés actuó por puro instinto, abalanzándose sobre la enorme
mole sanguinolenta, clavo los colmillos justo donde debía ir la
vena del cuello.
El líquido carmesí salió a borbollones, el tigre se paro con
las patas delanteras en alto, tratando de quitarse de encima el
pequeño cuerpo del gatito montes, que se aferraba con la
voluntad de aquel que protege a los suyos.
Alastor al tratar de defenderse de la molestia que se
aferraba a su cuello, le dio un zarpazo tirando el cuerpo del
felino más pequeño a unos metros, dejando al descubierto la
parte más tierna de su garganta. Kigan, como cualquier
guerrero experimentado, espero el momento justo para abrir sus
fauces y dar el golpe de gracia.
El amuleto fue arrancando de la cadena, de eso se
encargo un pequeño felino que bufaba furioso, mientras su
pareja hacía crujir los huesos de su enemigo, partiendo las
vertebras. Un graznido infernal, como miles de almas en pena
convocados por una sola voz hirieron los oídos de los guerreros.
Las enormes aves negras perdieron la dirección, volaban de un
lado a otro atacando a los cambiaformas que se defendían. Era
como si la mente que controlaba a las criaturas de pronto
hubiera desaparecido.
Los guerreros sabían cómo enfrentar esa conocida faceta
de su enemigo, reorganizando las fuerzas exterminaron a las
aves que se negaron a escapar desapareciendo en el cielo. La
manada de tigres no era conocida por tomar prisioneros, Killa,
aún en su forma de gato, fue testigo de esto. Los grandes felinos
peleaban tan concentrados en sus asuntos que era como si

110
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

desde que abrieran los ojos supieran como arrancarle el cuello


a un rival.
El cuerpo del joven gatito de grandes ojos azules comenzó
a temblar sin poderse contener al ver como su compañero
arrastraba el cuerpo flácido del otro tigre. Hasta ese momento
fue realmente consciente de lo que había hecho, había
atacado a una bestia que era cuando menos diez veces su
tamaño. Alrededor la más cruenta lucha se desarrollaba, sangre
mesclada con plumas negras saturaban el paisaje, una escena
digna de las mismas mazmorras del infierno y él estaba allí, de
pie, sobre sus cuatro patas luchando por respirar.
Justo cuando el mundo se torno negro, unos brazos fuertes
levantaron al minino aterrorizado —Todo estará bien ahora—
escucho lejana la voz de Kigan— Eres la pareja más feroz que
algún tigre podría llegar a tener y eres todo mío.
El Alfa dejo a los guerreros hacer su trabajo, Tarem
reorganizaba a los soldados de manera que metódicamente
exterminaran a los “Malditos” que insistían en encontrar algo
para comer, Andrey gritaba ordenes mientras se encargaba de
los heridos.
Sabiendo que dejaba todo en buenas manos, sostuvo
contra su pecho a su valiente pareja que yacía desmayado. Sin
poderlo evitar el tigre sonrió complacido al ver como sus
hombres le dedicaban miradas algo envidiosas, Killa era todo lo
que un macho podía desear en una pareja. La pequeña figura
dormida en sus brazos era hermoso, noble y valiente, digno de
ser reconocido como la pareja de un Alfa. Él era un felino con
suerte y no le avergonzaba reconocerlo, el destino le había
dado más de lo que se habría atrevido a pedir.
El día había pasado rápido y la noche había estado
llegando sin que nadie fuera consciente de ello, había mucho
que hacer. Andrey estaba al teléfono dando mil explicaciones a
los miembros del consejo acerca de lo que había sucedido
dentro del complejo, ninguna era del todo cierta, mientras el

111
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Beta movilizaba a todos los guerreros para que limpiaran el área


de cualquier rastro de la batalla.
Los civiles también hicieron los suyo, no era como que las
manchas de sangre fueran a asustar a una manada de tigres.
Las labores de limpieza y reconstrucción fueron rápidas, sabían
que el abogado estaba haciendo tiempo para evitar visitas
indeseadas durante el día, una vez llegada la noche de luna
llena, ni siquiera los Ancianos podrían ser tan aguafiestas.
—¿Vendrán? — la voz del Beta hizo saltar el corazón de
Andrey.
El zorro dejo salir un suspiro cansado— Puedo jurarte que
nunca he tenido que dar tantas evasivas en toda mi vida—
dedicándole un guiño travieso al tigre, continuo— y eso viviendo
de un abogado, es mucho decir.
El Beta rio la broma, aunque el gesto no llego a sus ojos. Sin
pestañear siquiera estudio el fino cuerpo enfundado en ese
maldito traje azul oscuro, el cabello rujo peinadito
escrupulosamente, la manera tan estudiada de moverse del
zorrito seductor.
Sentado en una esquina del escritorio del alfa, a Tarem le
pareció que el chico se ponía más bueno con el paso de los
años. Él estuvo allí cuando el animalejo llego a la manada, de
cuerpo desgarbado, mirada triste y caminar cansado, con el
paso de los años se había convertido en todo un hombre que
valía por sí mismo, ganándose el respeto en una manada de
depredadores.
—¿Se puede saber qué miras? — tenso el cuerpo Andrey,
dejando el escritorio se puso de pie.
—Digamos que quiero ver si todo lo que pude apreciar en
la mañana sigue allí todavía— ahora sí era genuina la sonrisa
del tigre.
Andrey apretó la mandíbula tan fuerte que le comenzaron
a doler los dientes— Eres un hijo de puta aprovechado—, siseo
112
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

apenas controlando su mal genio— tuviste tu oportunidad,


ahora mantén las manos para ti mismo… Ah! Y no quiero saber
que me estas enviando de nuevo niñeras a cuidarme—Con esas
palabras el zorro paso junto a Tarem camino a la puerta.
—Ya veremos— gruño el Beta sabiendo que el joven zorro
lo había podido escuchar, aunque ya estuviera en el pasillo.
En otro momento quizás Andrey se habría devuelto para
decirle algunas verdades a ese montón de mierda, pero ahora
otros pensamientos llenaban su cabeza. No se podía quitar de
encima la duda de por qué los “Malditos” habían estado tan
interesados en entrar justo en el edificio donde se resguardaba
la familia del alfa y de pronto simplemente habían perdido el
interés. Ambos comportamientos denotaban una mente
analítica, cosa que esas criaturas no se esforzaban por
demostrar.
—¿Dónde está Kigan? — pregunto el zorro a Ayko que
estaba terminando de montar la puerta de acero reforzado que
las aves habían arrancado.
El chico le dio un tirón al pesado metal mientras otros dos
tigres terminaba de asegurar los pernos, para terminar de
colocarla en su sitio— Esta con Mime tratando de organizar lo
que se va a hacer con la falta de médico en esta manada.
—Es verdad— se paso la mano por la cabeza en un gesto
nervioso—, había olvidado que tuvimos que despacharnos al
anterior. Valla momento.
Ayko dio un paso a tras, tratando de ver desde una
distancia prudente, cuando el primer perno era colocado,
tratando de descubrir algún desnivel. Luego de unos minutos, se
dio la vuelta y le sonrió al abogado— Mime lo está haciendo
bien, el personal médico hace su mejor esfuerzo. El que está
muerto no tiene remedio, los heridos se recuperaran pronto.
Andrey no pudo evitar sonreír ante esa manera tan
despreocupada de ver la vida que tenía el joven guerrero. —

113
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Voy a buscar a Kigan, hay algunas cosas que necesito hablar


con él— despidiéndose de Ayko se dirigió al área de enfermería
que quedaba en el edificio cercano a las piscinas.
—¡Hey, hombre! — le saludo el alfa apenas verlo entrar—
¿Necesitas alguna costura?
Andrey negó con un movimiento de cabeza, todavía no se
acostumbraba a esa nueva actitud de su amigo, desde que
Killa llego a la manada, pequeños cambios por aquí y por allá
comenzaron a darse.
—¿Tienes un momento?— pregunto al alfa, esperando que
terminara de hablar con el técnico médico que tenía enfrente.
—En un momento— le respondió Kigan mientras entregaba
unos documentos al chico, el que le miraba con adoración a su
alfa.
—Límpiate los zapatos—, aconsejo el zorro— mira que ese
chico te los dejo llenos de babas.
El movimiento en la enfermería ahora era menos
ajetreado, los heridos habían sido atendidos y los muertos
llevados a la morgue, todo estaba hecho para esas alturas.
—Puede ver—, sonrió el tigre— pero tocar es exclusivo de
mi pareja.
—Hay, hermano— se quejo Andrey fingiendo un
escalofrió— viéndote me da miedo a lo que puede llegar un
hombre.
—Muy gracioso—, se encogió de hombros Kigan— aunque
supongo que no fue venir a mortificarme la razón para venir a
buscarme hasta aquí.
Mientras hablaban llegaron hasta la salida del edificio, el
sol ya estaba en el ocaso, el poder de la luna hacía que la
sangre de los cambiaformas comenzara a calentarse.

114
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—Quizás es una tontería—, suspiro cansado Andrey— pero


es una duda que me ronda la cabeza desde que el polvo de la
batalla se asentó.
—Habla— ordeno el alfa, no era bueno con eso de
escuchar pacientemente.
El abogado pareció dudoso, los ojos grises estudiaban las
expresiones faciales de su jefe— Es sobre los “Malditos” y el
exagerado deseo de querer entrar al edificio donde estaba Killa
y los cachorros.
—Eso es lo que hacen esas cosas— dejo de observar el
cielo que comenzaba a oscurecer, para dedicarle toda su
atención al abogado, con el paso del tiempo había aprendido
que escuchar al hombre evitaba muchos problemas venideros.
—De estar buscando carne— cruzo el marco de la puerta
de entrada, tomando una brizna de hierba de hierba, la
observo con detenimiento— lo hubieran hecho en el otro
edificio, donde estaban resguardados la mayoría de los civiles.
De entre todos— se puso de pie entregándole la hoja a Kigan—
¿por qué buscar en un lugar en específico? El justo donde hay
menos que comer y más guerreros.
Recordando el medallón que aún cargaba en el cinturón
donde la funda de su arma descansaba, lo saco con cuidado
para mostrarlo al abogado— Mi tío tenía esto en el cuello— se
explico observando como Andrey lo tomaba sin poder disimular
el asco que le causaba dicho objeto— es lo que uso como llave
para abrir la prisión de esas cosas.
—¿Qué ofreció para obtenerlo? — Andrey no era un
experto en magia ni mucho menos, pero sabía que ese tipo de
cosas no se encontraban dentro de una caja de dulces. Si uno
quería algo como eso, debía pactar algo a cambio.
—Creo que mi vida— hablo con tanta naturalidad el tigre,
que a Andrey se le encogieron los cojones—.Mi vida o la suya.

115
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—¡Estás loco! — Chillo de un modo poco masculino— ese


hijo de puta estaba más loco de lo que suponía.
—Si—, estuvo de acuerdo Kigan—. Casi me da lástima por
lo que pasaran en el infierno con ese pariente mío allí.
Andrey inhalo despacio, pasando la mano por la nuca
trato de aliviar la tensión que se había estado formando. Sin
poderlo evitar recordó las manos callosas del Beta, serían
deliciosas al hacerle masajes en todo el cuerpo. El pensamiento
lo asusto tanto que lo hizo regresar de golpe a la realidad.
—Todavía está el punto de porqué atacar un edificio
dónde había poca carne— insistió el zorro.
— Por ahora no nos queda más que esperar— acepto el
medallón que el abogado le devolvía—. Esta noche es noche
de luna, por ahora busquemos pareja y lo demás tendrá que
esperar hasta el amanecer.
Andrey recordó la mirada del Beta, casi podía sentir el
peso del interés del hombre en sus huesos, esa noche debía
asegurarse de estar lo más lejos posible de ese tigre calentón. La
idea de encerrarse en su forma animal dentro de la caja fuerte
de Kigan lo tengo sobre manera.
—Creo que esta noche buscaré a Ayko, el chico quiere
probar suerte— sonrió Andrey— Creo que es hora de que
descubra que tan tigre es.
Kigan que ya estaba caminando hasta el edifico donde
estaba su apartamento, volvió tan rápido la cabeza que está
casi se le desprende del cuello— ¿Qué vas a hacer qué? —
pregunto peligrando de atragantarse.
Andrey entrecerró los ojos en una actitud bastante
atrevida, si se tomaba en cuenta de que era con el alfa con
quién estaba hablando— Supongo que lo mismo que va a
hacer la mayoría, buscar a quién ponerle el culo o darle por el
culo, todo depende del gusto.

116
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Ahora Kigan si que estaba en un problema, regresando sus


pasos llego frente al pelirrojo, dedicándole una mirada que era
una mezcla entre lastima y culpabilidad, se cruzo de brazos sin
saber muy bien que decir—.¿Ya hablaste con Tarem? — se
decidió por darle largas al asunto.
El zorro puso las manos en las caderas, parecía estar a
punto de dar de pataditas— ¿Desde cuándo ese saco de
pulgas tiene voz y voto en cuanto a quién me jode?
“Desde que te solicito como pareja ante los ancianos”,
pensó Kigan sin atreverse a pronunciar las palabras. Era un alfa y
debía dejar que las cosas siguieran su curso, no era su asunto
como terminaba el apareamiento, si en sexo o en un asesinato.
En ese momento pensó que tendría que ordenar al menos tres
tumbas, además de las que ya había hecho durante la mañana
— Habla con él—, casi suplico el tigre— eso evitará muchos
problemas futuros.
—No sé qué te traigas tu y ese calentón de mierda—, siseo
cada palabra— pero el día que alguien me diga con quién
deba acostarme y con quién no, ese día me marcharé tan lejos
que nadie volverá a saber de mí. ¡Lo juro!
Si Kigan se había sentido tentado de dar explicaciones,
ahora sí que se decidió por el voto de silencio—. Creo que es
mejor que vaya a buscar a mi pareja— hablo el tigre desviando
la vista hacia el cielo— pronto la luna comenzara su magia y mi
cachorro estará listo para recibirme como su pareja enlazada.
Andrey sintió un extraño peso en su corazón, esta sería otra
noche de luna llena que pondría en evidencia la verdadera
extensión de su soledad, nunca encontraría a alguien que le
amara tanto como el alfa amaba a su gatito. Sin importar
cuanta ropa cara llenara su vestidor, ni cuántos veces cambiara
de automóvil, siempre sería el chico cuyo único valor radicaba
en el fino culo que tenía para joder.

117
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—Suerte con eso, hermano— le dio un suave golpecito en


el hombro a Kigan—. Trátalo bien, es un buen chico y merece
que su primera vez sea memorable.
—Lo será— le dedico un guiño al abogado—. Ya mande a
preparar el jacuzzi. Voy a mostrarle al cachorro las ventajas de
tener agua y un tigre en la misma habitación.
La risa de ambos hombres aligero un poco el ambiente,
era hora de enfrentar lo que la noche traía consigo. No para
todos sería alegría.

118
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Capítulo 10
Una sensación cálida y húmeda rodeaba a Killa, la
relajante certeza de flotar lo hizo ronronear, era un gatito con
gusto por el agua, raro pero cierto. Tenía mucho tiempo de no
tener sueños bonitos y este era uno de los mejores, o en eso se
convirtió cuando sintió que sus muslos eran abiertos y una
lengua rasposa recorría de arriba abajo sus testículos. El sueño
iba divino hasta que unos colmillos mordieron la parte más tierna
de su muslo, haciéndolo saltar dentro de su propia piel.
—¡Qué demonios! — grito Killa cuando logro sacar su
cabeza del agua, estaba seguro de haber tragado un litro
entero del líquido. Abriendo los ojos se encontró a sí mismo justo
en medio de un enorme jacuzzi, al menos dos docenas de velas
iluminaban todo el rededor y unas enormes manos lo sostenían
por la cintura, impidiéndole hundirse otra vez.
—¿Despierto?— sintió la tibieza del aliento de su pareja en
el lóbulo de su oreja, causándole escalofríos.
Killa respiro profundo al darse cuenta que una de las
manos del alfa había bajado hasta apretar sus testículos, como
si tratara de calcular cuánto pesaban sus tensas bolas—
.¿Dónde estoy? — casi se felicito porque dos de sus neuronas
lograron confeccionar aquella pregunta. La otra mano del alfa
recorría su falo con una lentitud diabólica.
La risa ronca del alfa hizo que el pobre pene del chico
temblara soltado un pequeño chorrito de líquido preseminal, se
iba a venir si ese desgraciado seguía jugando a ese malicioso
juego—. Te he traído a mi guarida— cada palabra de Kigan
estaba cargada con una abundante ración de erotismo— es
hora de que conozcas hasta donde te pueden llevar las caricias
de un hombre.

119
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Las rodillas de Killa se doblaron, sintiendo la fuerza de su


compañero recostó la cabeza al pecho que le prestaba apoyo,
un pene duro como vara de hierro estaba ajustada en entre los
globos de su trasero—¿Es hora? — pregunto Killa sintiendo como
un anhelo calentaba su sangre.
La oscuridad total les envolvía, la danzarina luz de las velas
evocaba a otro mundo, uno donde solo existían los amantes
que se consumían por el deseo. La lengua de Kigan comenzó a
probar todo el esbelto cuello del cachorro— Aún la luna no está
en lo alto del cielo— susurro el tigre mientras sus manos
masturbaban el sexo— pero voy a iniciarte de a poco, cuando
sea la hora… estarás listo para mí.
Killa era solo un manojo de nervios sobre excitados, su sexo
estaba a dos pasadas de explotar, su culo era tentado por un
pene duro mientras el agua acariciaba cada centímetro de
piel, un ronroneo escapo de su pecho.
—Ya no puedo— gimió el felino más joven— ¡Duele!
—Déjate ir, amor— aconsejo el hombre más alto—
muéstrame cuanto me deseas. Un dedo grueso penetro
lentamente en la intimidad de Killa, el joven gatito trato de
apartarse, pero la voz de Kigan lo calmo de inmediato— Eres
joven, estas muy cerrado por aquí… Tengo que asegurarme de
que llegado el momento no te haré daño.
Para el joven gatito todo era nuevo, las manos que le
acariciaban, el dolor en su pene desesperado por aliviarse de la
enorme carga de semen, el vacio de su culo que estaba
desesperado porque la enormidad del tigre entrara en el. Su
madurez sexual no sería plena hasta que la luna estuviera en lo
alto del cielo.
Kigan respiro profundo, el aroma de su gatito era
almizclado, con notas dulces, era como llegar a casa, sentía
que estaba a un segundo de doblar al gatito y violarlo sin tanto
trámite. El alfa estaba seguro de que si algún amante joven se
hubiera topado con toda esa inocente sensualidad no habría
120
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

sabido cómo administrarla, suerte que él era un tigre con


experiencia.
Mientras las manos no se detenían en su juego erótico, la
boca de Kigan devoro la de Killa. Los gritos del joven gato
montés eran desesperados, el cabello rubio corto revuelto, los
labios hinchados de tanto beso. El alfa se mantuvo en control,
con un brazo alrededor de la fina cintura, retuvo a su amante
sobre sus pies mientras con la otra mano masturbaba el pene
erecto. Un chillido felino escapo del más joven. Doblando la
espalda se vino tan fuerte que vio estrellas tras sus parpados
cerrados.
Killa abrió la boca tratando de llenar sus pulmones de aire,
recostando la frente al pecho cálido de Kigan, cerró los ojos
sintiéndose amado por primera vez en su vida. De pie, sostenido
entre los brazos de su pareja, con el agua tibia acariciando su
piernas hasta su sexo, estaba en lo más parecido al cielo que un
ser vivo podría llegar a estar.
—¡Te amo! — las palabras pronunciadas contra la oreja de
Killa le hicieron sonreír perezosamente.
—Yo también te amo—respondió el gatito montes, fijando
la mirada en los ojos verdes que brillaban con tanto fuego que
Killa pensó que se quemaría allí mismo.
El silencio era bienvenido después de toda la conmoción
de la batalla, la oscuridad que luchaba por ahogar la luz de las
velas le daba al jacuzzi un ambiente íntimo, un sabor a dulce
secreto entre los amantes.
Killa suspiro al sentir las manos grandes de Kigan que le
acariciaban la espalda, la dureza del hombre más alto
punzando su vientre. Un ronroneo suave comenzó a brotar del
pecho del gatito montes. Un aroma dulce a manzanas y canela
saturaba el aire.
El tigre de Kigan respondió con un gruñido bajo, que hizo
que las mejillas del más joven se sonrojaran tanto que se notaba

121
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

a pesar de la débil luz de las velas. El tigre quería jugar, y no


hacía falta ser un genio para saberlo. La luna lentamente se
movía en el cielo, el alfa había dejado que su pareja durmiera
durante todo el día, pero cuando el celo comenzó a
encenderle la sangre, pensó que no era justo pasar el solo por
esa penuria. Así que ordeno preparar el jacuzzi y el resto era
historia.
—¿Mi gatito es tímido? — pregunto Kigan mientras daba
suaves lamidas a la mejilla del chico.
Por increíble que pudiera parecer, Killa se sonrojo hasta el
filo de la combustión instantánea— Eres un tigre malo— susurro
mientras le daba un rápido beso al pecho desnudo de su
pareja.
El alfa sonrió, su cachorro era valiente al enfrentarse a la
muerte, pero delicado y tierno a la hora de hacer el amor,
porque sabía que joder estaba muy por debajo de lo que
tendría ellos como pan diario.
Sé te gusta lo que te hago—, solo para probar el punto
bajo una de sus manos hasta el valle entre sus glúteos— así que
a la larga los dos somos igual de malos.
Una risa alegre, como campanas de carrito de helado,
hizo temblar el cuerpo delgado que se pegaba al de Kigan
como si fuera una segunda piel. El tigre aprovecho el ambiente
festivo para jugar un poco, los de su especie eran tan
juguetones con sus parejas como sanguinarios en el combate.
Antes de que Killa pudiera prepararse para lo que vendría, el
enorme tigre lo sostuvo por los hombros y lo hundió en el agua.
Si el hombre más alto pensó que le daría una lección al
pequeño gatito, estaba bastante equivocado. Killa cerró los
ojos y se dejo consumir bajo el agua, aprovechando que el
líquido estaba aceitoso e hizo que su piel se hiciera más
resbalosa, se zafó de las manos de su tirano. Nadando entre las
piernas abiertas de Kigan, le dio un apreté a las bolas del
hombre justo antes de pasar al otro lado.
122
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—¡Qué mocoso! — grito Kigan dando un salto. Realmente


apreciaba sus pelotas.
Killa salió del agua por la espalda del tigre, sus carcajadas
se vieron acompañadas por las de su pareja — ¡Qué cobarde!
— sonrió aún más cuando se vio apresado por los brazos fuertes
de su pareja.
Si esa frase hubiera venido de otro, Kigan le hubiera
arrancado la garganta sin pensárselo dos veces, pero en boca
de su pareja, todo era tan cálido, tan inocente, que se sentía
como el gato que se comería al canario. Por qué, sí, él pensaba
comerse a ese tierno gatito.
—Digamos que prefiero que me las lamas a que me las
jales— hablo mientras le daba un fuerte apretón a la carne
redonda del trasero de su pareja.
La luna lentamente se movía en lo alto del cielo, la sangre
de los cambiaformas se calentaba bajo su influjo. Sin importar
en medio de qué guerra estuvieran, el mundo parecía
detenerse para que las diferentes especies disfrutaran de su
celo.
Killa cerró los ojos, sabía que debería sentirse avergonzado.
Diablos, estaba desnudo junto a otro hombre igual de desnudo
que él, las manos del tipo lo recorrían y tocaban, sus dedos se
habían introducido dentro de su culo, la pecadora boca le
había comido el pene haciéndolo gritar mientras se corría. Con
todo lo que habían estado haciendo, aún no era suficiente.
—Me siento raro—, se quejo negándose a mirar a los ojos
de su pareja— yo necesito… necesito… más.
Kigan estaba seguro que ni viviendo mil años podría ver
algo como aquello en otro hombre que no fuera su gatito. El
chico era sexy, un provocador innato, lo peor era que hacía
todo aquello con una maldita inocencia que lo estaba llevando
a la locura. Cuando hablaba podía sentir el leve temblor en el
esbelto cuerpo que se pegaba contra el suyo, los dientes

123
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

blancos mordían un tierno trozo de labio, en un gesto tímido que


hizo que el pene del tigre diera un salto en reconocimiento.
—¿Qué sientes? — pregunto el hombre más alto, sabiendo
que estaba jugando con fuego.
El pequeño gatito tomo aire, dejándolo salir lentamente sus
temores, decidió ser honesto— Mi piel duele, solo se calma
cuando la tocas, siento que me quemo a pesar de estar dentro
del agua, siento ganas, ganas de que estés en mí.
Kigan tenía entre sus brazos todo lo que podía desear —.
Eres mi pareja, solo tienes que pedir y yo te daré todo lo que
necesites. Con cada palabra pronunciada el tigre lamio los
labios entre abiertos que se le ofrecían. Un gemido escapo del
gatito, el tigre aprovecho e introdujo la lengua dentro de la
tierna boquita.
Sin saber dónde poner las manos, Killa las coloco en el
pecho de su ahora amante. Sin miedo, sin dudas se entrego por
completo a la exploración mutua. Despacio Kigan fue llevando
a su amor hasta la orilla, donde el agua no estaba tan alta,
sentándose acomodo al joven felino sobre su regazo, a
milímetros de perder la virginidad.
Killa sintió la dureza del hombre acomodarse entre los
globos de su trasero, separándose de la boca que le devoraba
trato de llenar sus pulmones de aire. Jamás pensó que estaría en
esa situación por su propio gusto, tenía tantas ganas de sentir
esa vara dentro de su culo que estaba a punto de chillar si
Kigan seguía jugando y no pasaba a la exploración de sus
profundidades. Ser virgen estaba comenzando a cabrear al
tímido gatito.
—¿Molesto? — Sonrió el tigre a sabiendas de lo que le
estaba haciendo al chico— ¿Será que mi bebé quiere algo?
Los ojos azules de Killa se rasgaron, los pequeños colmillitos
felinos se asomaron un poco más de lo que sería normal en un
humano. Kigan sintió como unas finas garras se clavaban en sus

124
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

hombros, definitivamente el minino estaba cabreado y se veía


realmente lindo en ello.
—Creo que ya es suficiente— hablo Killa midiendo cada
palabra— si no te pones en nuestro asunto, yo salgo y busco a
alguien que me rasque la comezón—. Esas fueron exactamente
las últimas palabras de un gatito casto y puro, ya que en
cuestión de segundos se vio en posiciones invertidas. Estaba
sentado sobre la bañera, con las piernas abiertas y un enorme
alfa entre ellas con cara de voy-a-joderte-hasta-que-se-salgan-
los-ojos.
Killa abrió la boca para protestar, estaba más que
sorprendido. El tigre sonrió justo antes de besar al chico sin
ninguna compasión, un una mano bajo la espalda le sostenía
para que no se hundiera y con la otra jugueteaba con la
entrada de su pronto a ser ex-virgen.
El joven gatito no sabía si gritar pidiendo auxilio o gritar
pidiendo que se apresurara, un dedo penetro su culo, primero
fue tentativo, apenas aflojo un poco, este se introdujo hasta el
fondo.
—¿Quieres que me detenga? — pregunto el tigre al ver
como Killa se mordía los labios.
—¡No! — grito el chico arqueando la espalda— yo solo
necesito acostumbrarme.
El tigre continuo con su trabajo ignorando el latido de su
propio pene, apenas tuvo cuatro dedos dentro de la apretada
entrada, tomo su miembro hasta acomodarlo justo donde
debía— Es hora, amor— anuncio el tigre avanzando en la que
de ahora en adelante sería su hogar.
Killa gimió al sentir como era empalado, el tigre era
demasiado grande, las sales aromáticas hacían más fácil la
entrada, pero aún así era incomodo. Cerrando los ojos se
propuso pasar por esto para por fin ser uno con su pareja, era
cuestión de aguantar hasta que todo terminara.

125
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—Mírame— ordeno el tigre — ¡Abre los ojos y observa


quién es el que toma la inocencia de tu cuerpo!
El joven gatito obedeció sin cuestionar, los ojos verdes del
gran felino le miraban con ternura. En respuesta el chico abrió
aún más las piernas, aceptando sin palabras el dominio de su
alfa. El tigre dentro del hombre gruño su aprobación, su pareja
se entregaba con tanta confianza que Kigan se sintió humilde
ante la fortaleza de su amor.
La entrada de Killa estaba llena, la luna en lo alto del cielo
marcaba el momento mágico, con un movimiento lento el tigre
salió hasta volver a entrar, golpeando la glándula del placer
que era su meta. Eso marco el punto donde una flor se abría por
primera vez. La magia que los malditos habían perseguido para
alimentarse ahora se mostraba.
El chico más joven arqueo su espalda buscando
profundizar la penetración, un gemido dulce salió de los labios
entre abiertos. El baño se saturo de un olor dulce que evocaba
la vainilla y a manzanas maduras. Un sudor perlado hacía brillar
la piel de los amantes, la luz de las velas aumento su brillo como
si le diera un tributo a la magia que era la fuente de la vida.
Lo único que se escuchaba era el chapoteo del agua que
causaba el choque de los cuerpos. Los colmillos del tigre
salieron de las encías, el joven gatito clavo las garras en la
espalda musculosa mientras con sus piernas envolvía las
caderas de su amante.
Un rugido hizo vibrar las paredes que privatizaban el
jacuzzi, los colmillos del mayor se clavaron entre la unión del
cuello y el hombro, los gritos de Killa acompañaron los rugidos
del tigre. El orgasmo se construía golpe a golpe, los cuerpos
luchaban por llegar al cielo venciendo las leyes divinas,
aferrándose uno al otro. Kigan no dejo su lucha hasta que el
pene de su pareja humedeció su vientre, acto seguido golpeo
por otras tres veces y se vino llenando la cavidad de su ahora
pareja enlazada.

126
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Lo primero que escucho el alfa al regresar a su propio


cuerpo, fue un suave llanto. Poniéndose de pie tomo en brazos
a su cachorro, llevándolo hasta la cama se sentó en la orilla,
acomodando al chico sobre su regazo espero pacientemente
hasta que este se calmara.
—¿Te hice daño? — pregunto el tigre temiendo la
respuesta.
La mirada azul de Killa estaba empañada por las
lágrimas— Es que te amo…
—¿Eso es malo? — beso el cabello húmedo con tanta
ternura que el gatito comenzó a hipar.
—No— logro hablar entre sollozos— es que si tu no me
quieres en serio, yo… yo me voy a morir de tristeza— El llanto se
confundía con las gotas de agua producto de los juegos en el
jacuzzi— Me gustaría no ser tan tonto, pero no lo puedo evitar…
El pecho de Kigan se comprimió, su pequeño amor era
valiente, un chico de mente ágil y corazón de oro, cómo tan
siquiera podía llegar a pensar que él no le quería— Yo te amo—,
aclaro el tigre mientras tomaba una de las mantas de la cama y
envolvía con ella a su amante eterno— eres mi pareja.
Killa escondió la cara contra la piel cálida de su amante —
Soy tu pareja porque Kalep se fugo con ese lobo, soy tu pareja
porque ninguno de mis hermanos estaba disponible, al final
tuviste que aceptar a un cachorro enfermo.
Como si una revelación le hubiera dado en la cabeza con
el peso de un piano de cola, Kigan entendió lo que había
estado sufriendo su bebé— Los dioses tienen su manera de
hacer las cosas— se explico el alfa mientras mecía el tesoro que
envolvía entre sus brazos— estaba escrito que tu serías para mí y
yo para ti.
El gatito se encogió de hombros en respuesta, no estaba
para nada convencido— lo dices porque ya no te queda de
otra.
127
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

— Siendo francos—, dejo salir una carcajada el tigre— y


después de conocer por poco tiempo a tu hermano, te puedo
asegurar que lo hubiera devuelto al día siguiente.
Las palabras hicieron que Killa se apartara de la calidez del
cuerpo más grande, sentándose erguido, junto las rubias cejas
justo en medio de la frente— mi hermano no es tan malo.
El tigre le dio un beso juguetón a la boquita terca— Tu
hermano y tu son tan diferentes como el día de la noche… Yo
amo la serenidad, la dulzura, la manera en que enfrentas las
dificultades sin quebrarte. Kalep es una tormenta, tú eres la
corriente de un lago cristalino.
—¿Y eso dónde me deja? — Killa hizo un pucherito tan
tierno que Kigan estuvo a punto de tirarlo en la cama, ponerlo
sobre sus manos y rodillas y enseñarle como es follar a-la -
desesperada.
—Te deja como dueño de mi corazón, de mi manada y de
mis hijos que ahora son nuestros—.El tigre supo que tan
acertada fue su respuesta cuando se vio envuelto en unos
brazos esbeltos que estaban a punto de asfixiarlo en un enorme
abrazo de oso.

128
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Capítulo 11
Killa se estiro todo lo que su metro setenta le permitían. Sin
abrir los ojos disfruto de todos los dolores que la larga noche de
amor le habían dejado. Justo cuando pensaba que todo era
perfecto, sintió un leve mordisquito en su hombro derecho. Al
abrir los ojos se encontró con los ojos verdes de su pareja.
—¿Todo bien, amor? — Fue la pregunta de rigor mientras
una mano se introducía bajo las mantas, como si quisiera
confirmar que todo lo bueno del gatito estaba justo como lo
había dejado antes de caer dormido.
—Si sigues metiéndome mano—, sonrió el chico mientras
prácticamente se enrollaba en el cuerpo de su pareja— sé que
las cosas estarían a un mejor.
—He creado a un monstro— se quejo Kigan llevando una
mano a la frente— ahora estaré condenado a tener un
orgasmo tras otro.
La risa de Killa era contagiosa, era difícil permanecer serio
durante mucho tiempo ante esa sencilla muestra de alegría.
Kigan admiraba esa manera de ser de su gatito, era como un
manantial de agua fresca para su alma cansada, era tenas
como las olas que golpeaban una y otra vez las rocas del
acantilado, todo en él exudaba vida.
—¿Sabes cómo están los bebés? — quiso saber Killa sin
poder evitar sentirse culpable por no haber hecho la pregunta
antes.
El tigre pareció comprenderlo, ya que le dedico una
sonrisa comprensiva— Ellos están bien— explico mientras
acariciaba el cabello corto de Killa— antes de que te
despertaras llame a Mime y me dijo que ellos preguntaron por ti.

129
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—¿Por mí? — la alegría de Killa vibraba a su alrededor—


¿Estás seguro?
—Si—, le dio más detalles el alfa— creo que tú eres “papi
Iya” o algo así.
El gatito estaba tan feliz que estaba a punto de ponerse
de pie y dar saltitos—¿Qué haces? — chillo el gatito al sentir un
pellizco en su trasero.
—Estoy probando que tan buenos están estos duraznos—
quiso recordarle al gatito dónde estaba. Sin darle tiempo de
hacer algo para defenderse, el alfa se puso de rodillas halando
la manta con la que Killa insistía en cubrirse— Eres un hombre
emparejado, es hora de mostrarle las delicias a tu pobre
compañero.
Para sorpresa del gatito, el enorme tigre era divertido, era
como tener un amigo, un amante y un guardián, todo en un
solo ser. Dedicando una leve oración de agradecimiento a la
diosa luna, decidió mostrarle al alfa de qué están hechos los
gatitos monteses.
Invocando su forma animal, Killa logro escapar por un pelo
de entre las mantas —Ven gatito, gatito— escucho como Kigan
le llamaba para sacarlo de debajo de la cama— no seas malo,
si sales prometo que te daré una gran taza de leche.
El gatito cruzo hasta el lado contrario de donde estaba el
alfa, sosteniéndose con sus garras, saco la cabeza para que el
tigre viera donde estaba— ¡Miaaaaaaau! — se burlo de su
perseguidor.
Kigan tendría que dejar de ser un tigre para dejar
semejante reto sin tomar. Llamando a su naturaleza felina, se
encontró a si mismo sobre sus cuatro patas, lamiéndose el
hocico con su lengua carrasposa, se preparo para desayunar
gatito.
Killa supo leer el peligro inminente a través de esos
codiciosos ojos verdes. El tigre le quería de mala manera.
130
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Levantando todo el pelo de la espalda, uso la carta de soy más


malo de lo que parezco. Una lástima que esto pareciera que lo
único que logró fue despertar los instintos depredadores de su
pareja.
—¿Miau? — logro preguntar antes de que el tigre saltara
buscando atraparlo en el otro lado de la cama. Suerte que
tenía buenos instintos afinados por la presencia en una familia
llena de hermanos pendencieros. Saltando hasta el armario
cercano a la cama, logro salvarse por poco de caer bajo el
peso de feroz tigre.
Si los gatos pudieran sonreír, se podría decir que Killa
tendría una sonrisa diabólica en su carita peluda. Justo cuando
el tigre miraba hacia arriba buscando a la pequeña bolita de
pelos, este se decidió a saltar usando la espalda del tigre como
amortiguador.
La cara de pánico en el malvado depredador era de
película, girando 180° el tigre se acostó de espaldas para que el
gatito callera en la parte más suave de su cuerpo. Apenas tener
entre sus brazos al chico, invoco su forma humana, arrastrando
en el cambio a su pareja.
—¡Estás loco! — lo regaño sin importarle que el gatito entre
sus brazos fuera ya todo un hombre— Estaba muy alto, pudiste
romperte algo.
El primer impulso de Killa fue el de ponerse de pie y dejar al
tigre solo para que se hundiera en su propia necedad, pero al
mirar a los ojos a su amor, entendió que su tigre le quería, que
estaba asustado de que se hubiera hecho daño. El alfa tenía su
propia manera de decir te quiero, aunque fuera una muy bruta,
a Killa le parecía tierno.
—Soy un gato— disfruto Killa del estar acostado sobre el
pecho solido de su ahora pareja enlazada— nosotros siempre
caemos de pie... Además, sabía que no me dejarías caer.

131
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—Eres demasiado lindo— se quejo el alfa—. Me pregunto si


alguna vez podré realmente enojarme contigo.
Killa le dio un rápido beso a su amante— No tendrás
ocasión, yo soy un gatito bueno—. Ya para ese momento Kigan
no sabía si alegrarse o ponerse a llorar.
Antes de que el poderoso alfa pudiera decir algo, el joven
gatito se puso de pie en un ágil salto, olvidando que estaba tan
desnudo como cuando vino al mundo— Tengo hambre—
anuncio Killa mientras se ponía los pantalones del piyama que
vio sobre una silla cercana.
Kigan quedo acostado con la espalda sobre el piso
durante algunos segundos, lo suficiente como para que su
cerebro se reiniciara, cuando estaba con ese pequeño cuerpo
entre sus brazos perdía la capacidad de pensar claramente.
—Comida—, gruño al ponerse de pie de un modo menos
elegante que el de su amor— eso es buena idea.
—¿Dónde es esto? — Escucho la voz de Killa llegar desde
el otro lado de la puerta abierta— esta no es nuestro
departamento. Alcanzando el pantalón vaquero, el alfa se lo
ajusto cerrándolo en la cintura— estamos en las dependencias
que se usan para los emparejamientos en la manada— le
contesto al chico sin poder evitar que una sonrisa boba se
formara en su cara.
—Mira—, chillo Killa al ver llegar junto a él a Kigan— esto es
hermoso…¿Quién lo ha hecho?
El alfa se tomo su tiempo en observar el trabajo que habían
hecho las hembras de la manada, habían arreglado el lugar
detalladamente. Rosas frescas adornaban el centro de la mesa
donde estaba servido el desayuno, o eso suponía Kigan ya que
las bandejas estaban tapadas.
—Las hembras hicieron todo esto mientras dormías durante
las horas del día— aclaro el tigre observando el rostro
arrebolado de su cachorro. El chico era un ángel rubio que
132
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

había bajado del cielo exclusivamente para darle sentido a su


vida— ahora eres toda una celebridad dentro de la manada.
La boquita del gatito montes se abrió sin saber que decir,
pasando la vista por la habitación observo que el lugar estaba
arreglado de un modo sencillo pero romántico. Flores estaban
colocados en las esquinas, velas de olor llenaban el aire de una
sutil fragancia a vainilla, la pequeña mesa de dos puestos
estaba de un modo digno de un restaurad de lujo —¿Por qué?
— logro preguntar Killa al sentir como un nudo se formaba en su
garganta.
—Todavía preguntas—, le sonrió el alfa colocándole un
brazo alrededor de la delgada cintura— eres el gatito más
valiente de toda la manada de tigres, enfrentaste a un tigre
rabioso solo con tus garritas y finos colmillos.
—Eso no fue ser valiente—, recostó el rostro a la piel tibia
de su amante— eso fue desesperación. Prefería morir que
enfrentar el mundo sin que estuvieras en él.
Kigan disfruto de la cercanía del pequeño cuerpo,
besando la cabecita rubia respiro la fragancia dulce de las
velas que parecía haberse impregnado en el cuerpo del gatito.
—Pues recuérdame no estar del lado contrario cuando te
desesperes— bromeo mientras se separaba lo suficiente para
mirar el puchero del chico.
Killa se separo de la tibieza que le ofrecía el tigre— no
bromees con algo así, yo realmente me asuste.
En respuesta el tigre puso la punta de sus dedos bajo la
barbilla de la carita de porcelana, obligándolo a mirarlo a los
ojos— Te amo— susurro el tigre mientras le daba un beso en los
labios que lo esperaban abiertos.
Killa subió los brazos hasta colocarlos alrededor del cuello
del hombre más alto, obligándolo a profundizar el beso. Manos
curiosas recorrieron la piel de los dorsos desnudos, gemidos
comenzaron a llenar la habitación. Desesperado el joven gatito
133
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

salto sosteniéndose de los hombros anchos de Kigan, de


manera que pudo envolver con sus piernas las caderas de su
hombre.
Una sonrisa maliciosa se formo en el rostro del tigre, era
hora de que su pequeño amor aprendiera lo que conllevaba el
ponerse a jugar con fuego. Aplastándolo contra la pared hizo
que Killa abandonara el duelo de lenguas para jadear
sorprendido — ¿Qué haces? — pregunto encontrándose con la
espalda contra la pared y a Kigan entre sus piernas abiertas. La
dureza del hombre parecía querer romper sus pantalones.
El alfa no se molesto en responder, con una de sus garras
rasgo el pantalón del piyama de Killa. El cuerpo del joven gatito
tuvo una convulsión al sentir como un dedo humedecido con
saliva entraba por el agujero hecho en el pantalón hasta
penetrar dentro de su culo. La sensación de estar vestido
mientras su pobre trasero estaba a punto de ser violado sin
contemplaciones estuvo a punto de hacer que se viniera sin
necesidad de tocarse.
—Eres mío— gruño el tigre al colocar su miembro donde
antes estuvieron sus dedos, sosteniendo con una mano la
cadera de su amante, con la otra le ayudo a su pene a estar en
la ruta correcta.
El grito de Killa fue una deliciosa mescla entre el placer y
dolor, su pobre culo fue abierto por el enorme sexo de su
amante hasta golpear de lleno en su próstata. El tigre se
asomaba a través de los ojos verdes mientras tomaba lo que
era suyo. Dejando salir sus colmillos, Kigan mordió el delicado
cuello del gatito mientras entraba y salía de la estrecha
cavidad.
—¡Más! — se encontró a sí mismo suplicando, aferrándose
con las garras a la espalda de su torturador, Killa se entregaba
por completo a la duce dominación. Sin poderlo evitar, el gatito
montes mordió el cuello de su amante mientras Kigan hacia lo
suyo.

134
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

El intercambio de sangre y de fluidos se llevo a cabo en


una explosión de placer que hizo que los amantes se perdieran
a sí mismos fundiéndose en un solo ser. El aroma dulce de Killa se
intensifico, los músculos en su interior ordeñaron el miembro del
macho que le tomaba, sacando hasta la última gota de la
gloriosa corrida.
Con cuidado de no causarle daño al delicado cuerpo que
sostenía entre sus manos, Kigan se dejo caer al suelo sentando a
Killa sobre su regazo. Negándose a salir del estrecho canal que
le había dado albergue beso una y otra vez la boquita que se
abría buscando aire. El más joven de los dos recostó la frente al
hombro de su pareja mientras las manos de su amor le
acariciaban la espalda en un gesto cariñoso.
—¿Esto siempre es así?— sonrió Killa a su pareja de un
modo tan inocente que podría haber engañado a otro que no
estuviera aún enterrado hasta las bolas en su culo.
El alfa le beso la frente—Digamos que en nuestro caso—
dedico un guiño cómplice— esto solo se pondrá mejor y mejor.
El ruido del estomago de Killa hizo que el chico se sonrojara
hasta la raíz del cabello, al parecer todavía le quedaba algo de
pudor— ¡Lo siento! — trato de disculparse— es que no como
nada desde ayer en la tarde.
—Eres demasiado lindo para tu propio bien—. Se puso de
pie Kigan mientras tomaba del brazo al chico— Vamos a
limpiarnos y luego le hacemos los honores al desayuno.
Killa asintió con un animado movimiento de cabeza, en
total acuerdo con la idea.
La mañana transcurrió como si la nueva pareja enlazada
estuviera dentro de una burbuja de jabón, aislados del mundo
por la delicada membrana de su felicidad, era un mundo nuevo
y delicado.
Andrey se sentía tan solo un poco mejor que la mierda, la
noche había sido una farsa tras otra, mirándose en el espejo del
135
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

baño estuvo seguro de que su propio reflejo le apartaba la cara


para no mirarlo. Cerrando los ojos recordó los fatídicos
acontecimientos desde su habitación de hotel de mala muerte.
En un lugar tan deprimente las cosas solo se veían peores de lo
que ya eran. No era como se solía decir: “mañana nos reiremos
de todo esto”.
Haciendo un recuento de los acontecimientos, el zorro se
salió del baño, llegando hasta la desvencijada cama se dejo
caer como un peso muerto, recordaba perfectamente lo
ocurrido:
“Las horas habían pasado una tras otra, Andrey se había
saltado el almuerzo, como solía pasarle cuando estaba
demasiado lleno de papeleo pendiente. Dejando salir el aire de
los pulmones tomo el puente de su nariz entre los dedos, un
ligero dolor tras sus ojos se estaba comenzando a formar.
Levantándose fue hasta la pequeña mesita junto a la
ventana, donde estaba un surtidor de agua fría, más que beber,
deseaba sumergirse en ella. Dentro del abogado, el animal
conformaba su segunda naturaleza, gemía tratando de
liberarse, la cercanía de la luna le causaba escozor en todo el
cuerpo, una desgracia que solo pudiera pensar en Tarem para
que se la aliviara.
La noche había llegado, en su forma de zorro Andrey
camino entre los árboles disfrutando de la luz de la luna llena
que bañaba todo sobre la tierra. Llenando los pulmones de aire
disfruto de la sensación de libertad. Con la intensión de
mantener las distancias con el resto de la manada se dirigió en
dirección contraria de donde se reunían para comenzar la
carrera.
Por suparte Ayko se había pasado la mañana
coqueteándole, así que Andrey se había encerrado dentro de
su oficina, la que quedaba a un lado de la del alfa. El sentir la
hierba bajo sus patas y la brisa nocturna acariciando sus orejas,
era el cielo después de tanto tedioso trabajo.

136
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

El rugido de los tigres lleno el aire, haciendo vibrar el


corazón de la noche, la luna observaba desde lo alto del cielo.
Al llegar al rio, el zorro observo el disco plateado que se
reflejaba en el agua. El ruido de ramitas al quebrarse lo hizo
levantar la cabeza alarmado, las orejas peludas como dos
flechas amenazando el cielo buscaban la menor señal de
peligro.
De entre la hierba alta el cuerpo de un enorme tigre se
apareció. El aire salió de los pulmones de Andrey, Ayko era
hermoso sobre sus cuatro patas, a pesar de ser un animal joven,
estaba de buen ver.
La naricilla húmeda del zorrito olfateo el aire, aunque el
tigre estaba a favor del viento, sentía que algo no estaba bien.
Todos los instintos animales le gritaban “trampa”. Detrás de Ayko
se abrió camino Tarem, el cual estaba en su imponente forma
felina. Sin ser realmente consciente de ello, Andrey dio un paso
a tras, el corazón latía tan rápido que pensó se le saldría del
pecho. El primer impulso fue correr, salir de allí tan rápido que
todos dudarían si realmente había estado en el lugar, una pena
que el miedo le impidiera mover las patas.
Cuando Andrey pensaba que lo había visto todo, observo
a Tereom, el más anciano de la manada que en su forma
humana le observaba sin ninguna expresión en su rostro.
—Por el poder que la manada confiera a los veberables
ancianos— se escucho la voz pausada del viejo tigre— soy
testigo del cumplimiento del compromiso con Tarem, Beta de la
manada, al entregarle a Andrey, el zorro, como su pareja
enlazada.
Un frio de muerte helo el corazón del pelirrojo, con cada
latido del musculo la sensación de que la sangre se convertía en
cristales de hielo se hizo más fuerte, cuando por fin pudo volver
a respirar, corrió tan fuerte como pudo sin importarle nada más
que salir de allí.

137
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

La traición dolía, Kigan lo había sabido todo el tiempo,


Ayko probablemente había sido informado hacia unas horas,
hubiera agradecido una llamada de advertencia. Justo cuando
pensaba que tenía amigos en quién confiar, la vida le
demostraba que ninguna buena acción quedaba sin castigo. El
mismo Tarem pudo haberse tomado su tiempo, tratar de
seducirlo, convencerlo, pero el muy maldito lo había reclamado
como se reclama un trozo de carne. Prefería morir antes de
permitir que le trataran de un modo tan despectivo. Si el pago
por su lealtad había sido la traición, entonces él se marcharía sin
mirar atrás.
Andrey había corrido tan rápido, ni siquiera Tarem pudo
alcanzarle, era un zorro y como tal se movió entre los árboles. Al
llegar al pueblo que estaba en las afueras del bosque, invoco el
cambio, en su piel de hombre busco a uno de los puntos
seguros donde había guardado suministros para casos en los
que un miembro de la manada necesitaba ropa y dinero.
Sabiendo que nadie le buscaría en uno de los autobuses, llego
a la pequeña estación y de allí emprendió el viaje. Jamás
regresaría.”

138
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Capítulo 12
Kigan le dio un beso a su pareja, el hombre era
simplemente increíble, el gatito con el que pasaría el resto de su
vida. Tenerlo sentado sobre su regazo se le daba tan natural
como respirar, el chico era mimoso, lindo y travieso, si todo eso
fuera poco, también tenía una vena protectora que rivalizaría
con la de cualquier hembra con crías. Por primera vez en su
vida sentía que podía formar una verdadera familia, Killa sería la
base sobre la que se construiría el espíritu de la manada.
—¿En qué piensas? — pregunto Killa abrazándose al
cuerpo solido que le rodeaba.
—En ti— le sonrió Kigan dándole un beso rápido a la boca
que se le ofrecía—Pensaba en lo bonito que te ves desnudo
sentado sobre mis piernas.
El rubor de killa era salvaje, al tigre le encantaba ver hasta
qué punto era inocente su amor, estaba seguro que esa
candidez no la perdería nunca— Eres malo— se quejo el gatito
luciendo un pucherito adorable— dices cosas vergonzosas.
Kigan desvió la vista de la boquita hasta la entrepierna de
su pareja, puede que se avergonzara de sus palabras, pero el
pene lo tenía totalmente interesado—.Tienes razón—,
concedió— creo que mejor ocupo la boca en otras cosas—.
Diciendo esto el tigre levanto en vilo a Killa y lo coloco en la
parte bacía de la mesa donde habían almorzado, sin darle
tiempo al gatito de registrar lo que sucedía, separo las piernas y
se trago toda la sabrosa erección del chico.
Killa grito, se retorció y después de algunos minutos, se vino
tan fuerte que sintió que por un momento el alma había dejado
su cuerpo. El tigre se relamía goloso después de tragarse toda la
corrida del felino más joven.

139
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—Tenemos que salir de aquí— jadeo Kigan al ver a su amor


tan expuesto a su mirada— pero antes quiero hacerte mío una
vez más.
Killa sonrió, estaba tan feliz, por primera se sintió completo,
tenía tres hijos y una pareja que le amaba, no podía pensar en
nada mejor.
Después de un ratito divertido, Kigan y Killa estuvieron en la
puerta de salida, listos para enfrentar el mundo como una
pareja enlazada. Un beso rápido en los labios del gatito y el tigre
abrió la puerta. Extrañamente el complejo estaba demasiado
silencioso, esa área pertenecía a la parte pública, donde se
celebraban las fiestas, las habitaciones para invitados, el gran
comedor, los gimnasios, debía estar llena de vida para esa hora
del día.
Un gruñido bajo salió del pecho de Kigan, en un gesto
suave pero rápido coloco al hombre más chico a su espalda. La
risa de Killa lo descoloco un poco —¿Qué es tan gracioso?
El joven gatito salió de detrás del cuerpo grande que
insistía en protegerlo— No creo que haya algún peligro—, señalo
con un gesto de cabeza al pasillo vacio— solo siento alegría a
nuestro alrededor.
Kigan le dedico una mirada cuestionadora— No te
entiendo.
Killa bajo la vista al piso, sabía que había hablado
demasiado— Yo, solo…— trato de buscar alguna buena
excusa— es que..
Un dedo presiono debajo de la barbilla del chico para que
le mirara a los ojos— Somos pareja— le susurro sin dejar lugar a
dudas— sino podemos confiar uno en él otro, en quién
podremos confiar.
El pequeño felino trago duro, tomando aire decidió tomar
el riesgo— A veces tengo presentimientos, visiones de cosas que
ocurren o van a ocurrir— al ver que Kigan no salía corriendo,
140
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

decidió continuar— Cuando era más joven eran algo


esporádico, pero desde que comenzó a acercarse mi primera
luna llena como adulto, todo fue en aumento.
—¿Viste llegar a los malditos? — pregunto el hombre más
alto. El hecho de que no les dijera nada a tiempo no le gusto
para nada.
Killa bajo la vista, se encogió de hombros en un gesto
cansado— los vi cuando estaban atacando. Pude sentir
cuando buscaban a los cachorros, así que fui por ellos, fue
cuando lo del doctor— Levantando el rostro, busco en el
semblante de su pareja alguna pista de que pensaba de todo
eso.
—¿Y esta ultima vez? — El tigre no sabía cómo tomar las
nuevas noticias, no creía que fuera broma lo que decía el
gatito.
El chico se mordió los labios nervioso — estaba con los
niños y lo sentí. Era como si alguien te mirara a tu espalda, me
buscaba, luego vi que peleabas con ese tigre traicionero.
—Y saliste del complejo— término el pensamiento el tigre.
—Así es— acepto el gatito— si iba a morir, quería hacerlo
estando contigo.
Si hasta ese momento al tigre había tenido sus dudas, las
desecho al mirar los grandes ojos azules que le miraban
empañados por las lágrimas, el chico esperaba el rechazo
como si fuera algo natural.
—¿De verdad crees que con esto me vas a espantar? —
Abrazo el cuerpo más pequeño que temblaba como una
hoja— Hace falta más que eso para alejar a este tigre terco.
—Te amo—, escondió el rostro contra la camisa de Kigan—
no sé qué haría sin ti.

141
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—No tendrás que averiguarlo— hablo el tigre mientras


respiraba el olor dulce de su gatito, al parecer el aroma de las
velas se le había pegado en la piel. Su tigre interno ronroneo
con placer.
—Entonces si no te molesta que pueda ver cosas— hablo
algo más animado el gatito— creo que debemos apurarnos o
vamos a impacientar a los que nos esperan.
Kigan quiso preguntar, pero el gatito prácticamente lo
arrastraba por el pasillo llevándolo a la zona del comedor.
Apenas el tigre empujo las pesadas puertas se dejo escuchar un
mar de voces, al parecer la manada había preparado toda
una fiesta para los recién enlazados. Los cachorros esperaban a
sus padres sentados en sus cochecitos, estirando los brazos
regordetes exigían que sus padres recordaran sus obligaciones
para con ellos.
El tigre disfruto de toda la atención que la manada le
prodigaba a su pareja y a los cachorros, su vida estaba
completa. Ahora solo le quedaba saber cómo habían ido las
cosas con sus dos mejores amigos. Dejando a Killa arropando a
los cachorros, decidió salir del apartamento para buscar alguna
noticia de Tarem. No era como que se pudiera aparecer en
medio del dormitorio del hombre mientras jodía al zorro, esa no
era una opción, definitivamente apelaría a la capacidad de
distribuir información de los centinelas.
Dejando tras de sí el edificio donde residía su familia, se fue
a buscar a los centinelas en el bar donde se reunían los
miembros mayores de edad, algo de diversión nunca estaba
demás. Para entrar a ese lugar solo había dos condiciones,
haber pasado tu primera luna como adulto y haber cumplido
con tus obligaciones en la manada, después de eso, había luz
verde para hacer el tonto.
La música del lugar estaba lo suficientemente fuerte como
para ser divertido para los cambia formas sin ocasionarles daño
en los oídos. La construcción era una caja cuadrada de

142
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

concreto, cristales ahumados y metal, sobre la entrada un gran


letrero que decía “Prohibida la entrada a mocosos que apesten a
leche”. Esa era la broma favorita de los chicos grandes y de las
hembras que ya podían divertirse sin mamá rondando por allí.
Empujando la puerta de entrada, la situación que
encontró allí fue como para dejar a un alfa hecho de piedra. En
una esquina estaba Ayko y por los menos diez de los centinelas
que no estaba patrullando esa noche rodeando a alguien que
despotricaba como loco. Los demás miembros de la manada se
miraban unos a otros sin saber qué hacer.
—¡Qué demonios! — grito el alfa haciendo que la música
cesara del todo. Llegando hasta la esquina donde se llevaba a
cabo todo el asunto que tenía pinta de drama barato, aparto a
los curiosos.
El panorama no era para nada halagador, su Beta estaba
borracho hasta el tuétano, hablaba incoherencias y le
mandaba golpes al aire tratando de darles a algunos de los que
insistían en llevárselo de allí.
—¿Qué infiernos paso aquí? — era la pregunta lógica que
pronuncio Kigan. Esperaba ver a su amigo en cualquier otra
parte menos allí.
Ayko se sintió aludido, así que parándose frente a su alfa,
se decidió a hablar— Andrey se fue— la voz del chico tenía una
nota de culpabilidad que hizo que el alfa levantara una ceja—,
luego Tarem vino aquí y no ha parado de beber desde anoche.
—¿Cómo que se fue? — grito el alfa, haciendo que todos
los presentes dieran un paso atrás— Me llevo a este costal
mierda— anuncio mientras le daba un puñetazo a Tarem que lo
dejo noqueado sobre el piso— Después voy a averiguar que
paso aquí— Echándose el peso muerto sobre el hombro, se llevo
a su Beta hasta el edificio donde habitaba el circulo interno de
la manada.

143
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Killa estaba apagando las luces del departamento


cuando escucho ruido en el pasillo. Asomándose encontró a
Kigan luchando por abrir la puerta del apartamento de al lado.
—¡Por todos los dioses! — chillo Killa mientras corría junto a
su pareja.
—Ayúdame a abrir la maldita puerta— se quejo Kigan al
tratar de mantener a Tarem sobre su hombro— Este pesa una o
dos toneladas.
Killa tecleo la clave que le dictaba el tigre, al abrirse la
puerta le dio espacio al alfa para que entrara— Prepara un
café fuerte— ordeno al gatito— nada de ponerle azúcar—
Dirigiéndose a la puerta del dormitorio se volvió a mirar a su
pequeña pareja— voy a darle un baño con agua fría para
bajarle la borrachera.
—Si quieres te ayudo con eso— se ofreció el gatito. La
mirada helada del alfa le dejo claro que la propuesta no era
bien recibida.
—Al único hombre que tocarás sin la ropa puesta será a
mi— le dio un guiño travieso al pequeño hombre que ya
comenzaba a hacer un pucherito— Sé que soy un maldito
celoso, pero es que tú eres la cosita más linda sobre dos piernas
o cuatro patitas.
Killa sabía que tenía que enojarse, protestar o algo, su
compañero era todo un cavernícola, pero tenía una manera
tan linda de decir las cosas que se encontró a si mismo yendo
obediente a la cocina. Una vez listo el café lo sirvió en una tasa,
solo necesitaba que Kigan le avisara cuando Tarem estuviera
vestido.
Pasando la vista por el apartamento, descubrió que tenía
las mismas dimensiones del que ahora compartía con su pareja,
la diferencia estaba en que el Beta no era un tipo muy
ordenado, Killa casi temía contaminarse con alguna bacteria
que incluso podría matar a un cambiaformas. La idea de que

144
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

había losa sucia desde el día en que se paso a vivir allí el tigre lo
tenía apunto de devolver algo de su cena. La visión de ropa
interior sobre uno de los sillones de la sala hizo que al gatito se le
subieran los colores al rostro.
El tiempo de curiosear y lamentarse paso debido a unos
gritos algo pasados de tono. Afinando el oído se quedo
quitecito de pie en medio de la cocina sin saber muy bien qué
hacer.
—¡Eres un maldito imbécil! — escucho Killa, la voz
inconfundible de su amor.
—¿Cómo demonios iba yo a imaginar…? — la otra voz era
la del Beta, de eso estaba seguro el joven gatito.
—¡Escucha, idiota— rugió el alfa— Te dije que tuvieras
cuidado con él, que si apretabas mucho lo ibas a perder.
¿Cómo se te ocurrió irlo a buscar con el anciano Tereom?... Te
juro que tengo el marco completo de lo que ocurrió, imagino
que no te molestaste en proponerle, sino que lo hiciste a lo
salvaje.
—Si lo hubiera hecho según la voluntad de mi tigre, para
estos momentos Ayko sería un tapete en la entrada de mi
apartamento y Andrey estaría encadenado a mi cama— se
defendió Tarem levantando la voz casi tanto como su alfa—. Lo
hice de la manera más civilizada que pude… ¡Ese maldito
traidor iba a revolcarse con Ayko cuando yo le había advertido
que solo era mío!
—¿De verdad que eres bruto! — hablo aún más fuerte
Kigan. El joven gatito que escuchaba desde la cocina estaba
seguro de que las cosas se iban a ir a los golpes en cualquier
momento.
—¡Mira quién habla! — siseo Tarem— Si es el idiota que hizo
todo un drama porque su pareja se corrió sin él en la cama.
Killa conocía lo suficiente a su compañero como para
saber que esa línea que había cruzado el Beta iba a ser su
145
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

muerte, tomando la taza de café caliente entró tratando de


disimular lo asustado que estaba— El café está listo— anuncio
estampando una sonrisa en su rostro— Sé que se están
divirtiendo mucho gritándose uno al otro, pero eso no
solucionará nada… La pregunta es ¿Dónde está Andrey?
El Beta estaba acostado sobre la cama con una manta
sobre el regazo, Kigan estaba de pie con las manos en las
caderas tratando de mantener las garras dentro de sus dedos.
—No lo sé— el Beta fue el primero en bajar la mirada— Lo
busque durante toda la noche en el bosque, al no poderlo
encontrar fui al pueblo, allí me di cuenta que se había
marchado antes del amanecer en el primer autobús que partió
hacia la ciudad.
Ante el silencio incomodo, Killa se acerco junto a la cama
del Beta, sentándose en la orilla, le ofreció al hombre el café—
Kigan lo encontrará— trato de reconfortarlo, por experiencia
sabía lo que dolía no sentirse amado por tu pareja—. Cuando él
regrese podrán aclarar los mal entendidos.
Dejando a Tarem dormido, ambos hombres se fueron a su
propio apartamento. Apenas cerrar la puerta Kigan rodeo con
sus brazos a Killa, sintiendo en su pecho las formas de la espalda
esbelta— Te amo— declaro desde el fondo de su corazón—
Jamás te alejes de mi— susurro contra la oreja del gatito— me
volvería loco.
Según lo prometido, Kigan comenzó con la búsqueda de
Andrey, lo primero que hizo fue intervenir sus cuentas, si el chico
tocaba un solo céntimo, él lo sabría de inmediato. Tarem por su
parte dejo de funcionar, si no estaba peleando con alguien
estaba tirado por allí sintiendo lastima de sí mismo, era algo
deprimente de ver.
La vida de Killa era tranquila, se encargaba de los
cachorros, los llevaba a darse largos baños junto a los otros
bebés que jugaban como si el mundo fuera de algodón de
azúcar. Atendía también los asuntos domésticos de la manada,
146
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

en fin, se preocupaba por que todos estuvieran cómodos y


contentos. Su pareja por su parte se encargaba de la seguridad,
además de conseguir comida y suministros para todos. En
cuanto a Mime, esta había encontrado que el nuevo médico
de la manada era un chico interesante, tanto así que en la luna
llena de hacía dos días, estuvieron jugando a mamá y papá
bajo un enorme árbol junto al arrollo.
—¡Amor! — Beso Killa la mejilla de su amante— ya son
pasadas las ocho de la mañana. Tus hijos están preguntando
por ti desde hace rato. No quieren que Mime los lleve a fuera,
quieren que seas tú.
En respuesta el joven gatito tomo la manta y la halo hasta
echársela encima, esto extraño mucho a Kigan, ya que el chico
era madrugador.
—No me obligues a ser rudo— el alfa trato de darle un tono
enérgico a su voz, enserio que lo intento, pero el suave ronroneo
de Killa termino por derretirlo—¿Mi lindo bebé quiere dormir un
ratito más? — Un suave ronquido hizo que toda esperanza de
Kigan se fuera al desagüé, el gatito no se iba a levantar en por
lo menos una hora.
Observando la figura dormida, se atrevió a bajar un poco
la manta, los risos dorados de Killa había crecido lo suficiente
para llegarle a la nuca, el hombre realmente amaba jugar con
ellos, era casi un fetiche sentirlos como seda entre sus dedos. Ya
habían pasado dos meses desde su enlace, lo único que
empañaba su felicidad era la desaparición de Andrey, era
como si se lo hubiera tragado la tierra.
El cuerpo pequeño del gatito se movió buscando el calor
de su amante, sin poderlo evitar Kigan se metió bajo las
sábanas, era imposible estar cerca y no abrazar al chico. Cada
día que pasaba olía más rico, su tigre amaba revolcarse en ese
olor, adoraba sentir durante todo el día la esencia de su gatito
sobre la piel, lo mejor de todo era que llegada la noche podía

147
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

renovar su lazo. Por primera vez el alfa sabía con certeza que
era feliz.
Una hora después las cosas eran muy diferentes, Killa
estaba en el baño vomitando hasta lo que no se había comido.
—Voy por el doctor—, anuncio Kigan mientras limpiaba el
sudor del rostro de su pareja— esto no es bueno, llevas días así.
—No—, se defendió Killa, sosteniéndose del hombre más
alto se incorporo, alejándose de la tasa del sanitario— solo
preocuparas a todos, estoy bien. De seguro es algo que me
sentó mal.
El tigre espero pacientemente a que el gatito se cepillara
los dientes y tomara una ducha rápida. Al salir del baño Killa se
encontró a su dios nórtico con los brazos cruzados y cara de
pocos amigos— Envié a los niños a jugar con Mime a las
piscinas— fue el mensaje fuerte y claro— para que tu y yo
vallamos donde el doctor ya que no quieres que él venga aquí.
La boquita rosa de Killa se convirtió en una ralla terca — No
voy a ir donde el mata sanos solo por que hoy se me
descompuso la tripa, punto— lo último lo acentuó con una
patadita en el piso.
La boca del alfa se abrió de par en par, una idea algo
loca cruzó por su mente como lo haría un tren de carga. Cada
pieza empezó a caer en su lugar, primero estaba ese delicioso
aroma que dejaba Killa en todo lo que tocaba, luego los
cambios de humor sin razón aparente, los malestares y los
antojos por comida en las combinaciones más extrañas. El tigre
en su interior rugió orgulloso, la idea de preñar a su pareja lo
embriago de una felicidad que era apabullante.
—Killa, ¿estás seguro de que todo está bien? — pregunto
esta vez en un tono más bajo. Acercándose al minino lo obligo
a mirarlo a los ojos, sabía que de esa manera el chico era como
un libro abierto.

148
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

El cuerpo del hombre más pequeño comenzó a temblar,


abrazándose a sí mismo no pudo evitar que lágrimas gruesas
corrieran por sus mejillas—No lo sé— hablo antes de darle rienda
suelta al llanto.
Kigan levanto en brazos a su amor, no lo llevaría ante el
doctor hasta que lograra tranquilizarlo. Sentándose sobre la
cama arrullo al gatito sin dejar de acariciarle la espalda—
¿Confías en mí? — la respuesta fue inmediata, Killa asintió con
un movimiento de cabeza, esto animo al tigre a continuar—Si
tanto confías en mi, tienes que decirme que te sucede. Me
duele que después de todo lo que hemos pasado tengas
dudas.
—No sé qué me pasa— hablo entre sollozos, Kigan apenas
si lograba entender algo— mi cuerpo no se comporta como
siempre. A veces el simple olor de la comida me enferma, a
veces siento que podría comerme un elefante. A veces lloro y
asusto a los cachorros, ayer todos lloramos juntos viendo Bamby.
—Es triste la parte donde muere su padre— trato Kigan de
consolar a su desolada pareja.
—Lloré en la parte que conoce al maldito conejo y se
ponen a jugar— ahora los sollozos eran desgarradores— Quiero
comer conejo, ¿eso me hace mala persona?... Sólo pienso en lo
deliciosa que puede ser esa carne tierna y luego recuerdo al
conejo de ese cuento…
Si antes Kigan estaba asustado, ahora ya no le cabía
ninguna duda, vio en su futuro, por increíble que pudiera
parecer, la presencia de un cuarto hijo.
—Calma bebé— le dio un beso en los risos rubios— Creó
que tengo una idea de lo que te pasa.
—¿Me voy a morir? — gimió Killa haciendo un pucherito—
yo no quiero dejarte viudo, de seguro harán cola tus
pretendientes. Ni siquiera dejaran que mis pobres huesos se
acostumbren al ataúd antes de saltar a tu cama.

149
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Kigan no pudo evitar reírse al ver el desacostumbrado


dramatismo de su pareja, el chico siempre era alegre,
emprendedor, valiente, ahora era el más tierno manojo de
nervios que hubiera visto en toda su larga vida.
—No te vas a morir— lo tranquilizo— Creo que me vas a
dar la más grande alegría que un hombre puede tener.
— Pues yo creo que estás loco— se quejo el gatito
aceptando que Kigan le secara las lagrimas con una toallita de
papel que había en sobre la mesita de noche.
—Loco por tí— le dio un mordisquito en la oreja de Killa
haciendo que el chico saltara. Le encantaba ver lo sensible que
era a su toque.
—Eres un zalamero— estiro Killa la boquita en busca de un
beso— tienes suerte de que seas tan bueno en la cama.
Kigan ahora tenía otro síntoma que agregar, el gatito se
había convertido en todo un depredador en la intimidad. El alfa
estaba seguro de que lo habían hecho sobre cada superficie
plana del apartamento. Si los cachorros no estaban, el hombre
se podía considerar ocupado entre las piernas del feroz gatito.
—Ahora iremos al doctor— anuncio el alfa después de
degustar uno de esos besos que hacen que los dedos de los
pies se doblen.
—¡No! — grito Killa— no me llevarás donde el buen doc. Yo
estoy bien— Eso fue lo último que pudo decir antes de que el
bruto que tenía por pareja se lo llevar en brazos sin importarle
cuanto despotricara el gatito. El hombre tenía experiencia, no
era la primera vez que tenía que cargar al cachorro, la
diferencia era que ahora él chico mostraba su descontento a
todo pulmón.

150
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Capítulo 13
Killa se movía como solo un tanque ruso podría hacerlo,
estaba tan gordo que parecía una pelotita. Hoy era un día
especial, había organizado un almuerzo al aire libre y el sol
brillaba en el cielo como si hubiera formado parte de la
coordinación del evento. Kalep e Ikyta vendría con los gemelos
de visita, los cachorros de tigre saltaban emocionados ante la
perspectiva de juegos y travesuras con sus primitos los lobos.
Para Kigan su pareja le había dado experiencias nuevas,
jamás hubiera podido imaginar que el sanguinario grupo de
tigres estuviera organizando una parrillada e invitado a los
pulgosos lobos. Todo esto porque el pequeño gatito
embarazado se había puesto a llorar un día cuando vio a los
cachorros de tigre jugando en el patio mientras él jamás llegaría
a conocer a sus sobrinos. Antes de que el alfa pudiera cordinar
algún pensamiento, tuvo a las hembras de la manada
llamándolo “insensible” y cosas peores. Así que para su paz
mental, se vio implementando todo un plan diplomático con los
lobos, una suerte que Kalep haciendo alarde de lo malcriado
que podía llegar a ser, le había montado todo un drama al alfa
de los lobos para que lo dejaran ver a su hermanito.
Todo pensamiento coherente dejo la cabeza de Kigan al
ver llegar a su pequeño amor moviéndose entre las mesas, con
una agilidad algo tambaleante causado por gran bulto que
tenía en el vientre. Solo para hacer que la imagen fuera más
dulce, los cachorros de tigre en sus formas animales seguían a
Killa como si fueran los guarda espaldas de su papi.
—¿Cómo van las cosas aquí? — Jadeo Killa por el esfuerzo,
moverse cada vez se le hacía más difícil.

151
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

El alfa se separo de la parrilla que estaba llenando de


carbón, para abrazar a la pequeña cosita franqueada por tres
feroces tigres que no pasaban de los tres años de edad.
—Todo aquí está perfectamente controlado— hablo el alfa
justo después de robarle un beso a su mimosa pareja— ¿Cómo
se están portando estos hombrecitos? — dirigió una mirada
cariñosa a los tres tigres que jugaban a las atrapadas mientras
su papá se encargaba de papi.
La risa de Killa era clara, estaba tan lleno de vida que a
Kigan casi le pacía verlo brillar. El doctor les había explicado
que el gatito era un chamán, su cuerpo entero estaba lleno de
magia, la explicación para el embarazo fue tan simple como
decir que el gatito había deseado entregarse a su pareja, y que
cuando recibió la semilla, la guardo dentro de su ser,
engendrando una nueva vida. Ante tal explicación el tigre no
pudo más que jurarle a la diosa luna que cuidaría del gran
tesoro que le había sido entregado.
—¿Estás bien? — Se encogió para poder poner la nariz en
el cuello del hombre más pequeño, aspirando el aroma dulce
cerró los ojos. El tigre dentro de Kigan ronroneo sin ninguna
vergüenza, los centinelas que estaban ayudando con el asado
de la carne, miraban y sonreían algo celosos.
—Estoy bien— se separo del cuerpo cálido de su amante—
. Él bebé está feliz con todo este ajetreo— se toco la panza en
un gesto protector— y sus hermanos lo alientan. A veces me
patea tan fuerte que creo que ya está desesperado por salir a
jugar con estos pequeños terremotos.
El tigre se puso de rodillas, tomando con sus grandes
manos el bultito, le dio un beso breve a su niño que vivía
protegido dentro del cuerpo de Killa— No le des problemas a tu
papí— advirtió al cachorro—mira que si te portas bien te llevaré
a nadar al lago junto con tus hermanos— En respuesta una
patadita suave golpeo a través de la piel tensa del vientre.

152
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—Este, es tu cachorro—, le defendió Killa— lo más que


puedes pedirle es que “intente” portarse bien.
—Dame algo de crédito— hablo Kigan poniéndose de
pie— No mate al último idiota que entro a nuestro territorio sin
permiso.
Killa dio un paso atrás, una delgada arruga se lucía en
medio de sus cejas— Digamos que hacerlo mearse en sus
pantalones y luego patearle el culo hasta dejarlo en la autopista
no es precisamente ser bueno.
—El hombre podía estar muerto— se cruzo de brazos el
gran y malo alfa.
—No tienes remedio— se paró de puntillas el gatito,
después de robarle un beso a su amor, se marcho de allí con
toda la dignidad que su gran vientre le permitía.
Observando cómo su pequeña familia se dirigía a tomar la
siesta, no pudo evitar que se formara una sonrisa en su rostro.
—Las parrillas están listas— anuncio Ayko mientras
señalaba el lugar donde los otros centinelas terminaban de
encender las suyas— Solo necesitamos que las hembras nos
traigan la carne condimentada.
Kigan asintió con un movimiento de cabeza— No dejen
que las parrillas se enfríen, las hembras ya vienen con la carne y
las verduras.
Al llegar las hembras con la comida, los machos
comenzaron a hacer derroche de su capacidad de voltear la
carne para que no se quemara, mientras se jactaban de lo
buenos cocineros que eran. Ni siquiera Kigan era tan cruel como
para decirles que hacía falta ser muy idiota como para dejar
que la carne se les carbonizara, y que las mujeres habían hecho
todo el trabajo duro.
Dejando el ajetreo en el área de las parrillas, decidió ir a
asegurarse que hubiera suficiente cantidad de mesas y que la

153
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

seguridad estuviera en alerta. Hoy era un día especial para Killa


y no permitiría que cualquier idiota viniera a arruinárselo. Si
alguien más supiera de la clase de cambiaformas que era el
gatito, habría muchos interesados en secuestrarlo. Hasta los
mismos “Malditos” habían caído en la tentación al sentir su
presencia. Con una sonrisa Kigan recordó a donde había
mandado el medallón, ya que fue imposible destruirlo, en la
fosa del tanque séptico era el lugar ideal para guardarlo.
Ahora solo le quedaba arreglar el asunto entre el zorro y el
Beta. Desde la desaparición de Andrey, Ayko había tomado
muchas de las funciones de Tarem, claro que haciéndolo lo más
disimuladamente posible. El Beta estaba siempre malhumorado,
salía por varias semanas siguiendo una pista falsa sobre el zorro,
para regresar luego aún más triste y deprimido. Por su parte
Ayko se sentía demasiado culpable como para decir algo al
respecto y trataba por todos los medios de ayudarle al hombre
sin meterse mucho en su camino.
Kigan camino hasta donde estaba Tarem, sentado frente
al lago sin moverse, más parecía una estatua. Del hombre
aguerrido que había sido, ahora era solo un recordatorio del
guerrero que fue. El cabello rubio que siempre llevaba cortado
a la altura de los hombros, ahora estaba descuidado, llegando
a tocar hasta la media espalda, había perdido varios kilos y
apenas si funcionaba lo básico para decir que seguía con vida.
Killa había dormido durante una hora, cosa que había
hecho sin chistar, ya que era una de las condiciones que su
pareja pidió para dejarlo hacer la parrillada con los invitados de
la manada de los lobos. Viendo la hora en el reloj de la mesita
de noche, supo que las visitas llegarían en cualquier momento.
Bajándose de la cama se dirigió al baño, de verdad deseaba
que su bebé naciera pronto, se sentía tan pesado que a veces
temía que sus piernas no pudieran sostenerle.
Una vez bañado y vestido, el gatito salió al patio, sabía
que Mime estaba con los cachorros, pero aún así no estaría
tranquilo hasta ver que los pequeños traviesos estuvieran bien.

154
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Ahora hasta el tímido de Sack se unía a sus hermanos, Yormer y


Jorel, en sus travesuras, convirtiéndose en toda una fuerza de la
naturaleza. No tuvo que caminar mucho para encontrarlos, los
cachorros estaban correteando entre las mesas mientras Ayko
trataba de atraparlos sin ningún éxito. Sonriendo Killa estuvo
conforme, eso mantendría ocupado a los cuatro tigres.
El sonido de varias camionetas anunciaba la llegada al
complejo de los miembros invitados de la manada de lobos.
Killa se llevo la mano al corazón, tratando de calmar el latido
alocado, después de largas llamadas por teléfono, Kalep se
había convertido en la única familia que reconocía proveniente
de la manada de los Gatos Monteses. Deseaba de todo
corazón que todo estuviera perfecto.
—Todo saldrá bien— la voz del alfa susurro en la oreja de
Killa, mientras los brazos fuertes lo sostenían por la cintura—
Cuando estabas dormido di una última revisión, todo lo que
pediste fue realizado, no hay cabos sueltos. Y si los llega a
haber, le arrancare la piel al culpable.
Killa se dio la vuelta entre los brazos del tigre, sonriéndole le
dio un beso rápido en la boca— Eres muy dulce— le dedico un
guiño travieso al hombre—Estoy seguro que eres el único que
puede hablar de despellejar a alguien y hacerlo oír romántico.
Una camioneta doble tracción, junto con cinco
motocicletas se acomodaron en el estacionamiento,
interrumpiendo con su llegada toda la actividad que bullía en el
patio central.
—Llegaron— anuncio Killa mientras sostenía la mano de su
pareja—. Están aquí.
Los motocicletas desmontaron sus vehículos primero, una
vez que se aseguraron que la invitación no era una especie de
trampa, el Beta hizo una señal a los que viajaban en la
camioneta. El primero en bajar fue Ikyta, después de asegurarse
que no había un peligro inmediato para su pareja, abrió la
puerta para que saliera su familia.
155
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

El joven gatito salió, los ojos azules de Kalep buscaron los


de su hermano. Al ver a su pariente tan redondo como una
pelotita, no pudo más que chillar de contento, antes de que
alguien pudiera detenerlos, los chicos se dieron un abrazo tan
apretado como la enorme pansa de Killa lo permitió.
—Te ves hermoso, hermano— lo felicito Kalep al dar un
paso atrás para apreciar mejor al joven gatito.
—Me hubiera gustado verte cuando estuviste tan redondo
como yo— se quejo Killa dejando ver un pucherito dramático.
Tal vez antes no habían sido muy unidos, pero ahora era toda la
familia que le quedaba, ya que en la manada de Gatos
Monteses ya no había nada para él. Después de lo que le
hicieron a Kalep, exponiéndolo ante el Consejo, no quería
arriesgarse a estar demasiado cerca de ellos.
—Deja que conozcas a mis hijos— casi dio saltitos Killa, el
embarazo no le habían quitado sus bríos juveniles— son unos
tigres maravillosos.
Kalep le sonrió, le alegraba ver como su hermano menor
era feliz, tan feliz como alguien lo podría llegar a serlo.
Kigan e Ikyta se miraron desconfiados, dos alfas
compartiendo, aunque fuera momentáneamente un mismo
territorio, ponía a los hombres incómodos. Mientras los alfas se
lanzaban dagas con los ojos, los chicos se tomaron de las manos
retirándose a una de las mesas cercanas, tenían mucho que
conversar.
La parrillada había sido un éxito, después de un rato de
incomodidad, la comida se encargo de acercar a los miembros
de dos rasas de carnívoros. Música, carne a término medio y
una buena cantidad de cerveza hicieron el milagro.
Killa no podía creer lo lindos que eran los gemelos de
Kalep, uno tenía unos lindos mechoncitos negros como los de su
padre y el otro era tan rubio como su papi y su tío. Los niños

156
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

estaba sentaditos sobre una manta en el césped y sus primos,


los tres tigres, jugando como si se conocieran de toda la vida.
—Son tan lindos— reconoció Killa— tienes mucha suerte,
hermano.
Sentados juntos tomando grandes raciones de comida
disfrutaban de una tarde tranquila en familia. Los demás
miembros de la manada de tigres se habían marchado, los
lobos fueron recibidos en el edificio donde estaban las
instalaciones públicas, donde había habitaciones disponibles.
Después del ajetreado día, una sencilla cena sobre una manta
era lo ideal.
—Ikyta está muy contento— se encogió de hombros
Kalep— la manada acepto bastante bien que uno de mis hijos
fuera un gatito y el otro un lobo.
El sol estaba muy cerca del cenit, la tarde había
refrescado y una suave brisa mesías las ramas de los árboles
cercanos. Los chicos cenaban mientras vigilaban a los niños y
sus juegos, Kalep y Kigan por su parte estaban de pie a unos
cuantos metros, en una conversación que parecía bastante
seria. Era un contraste curioso, observo Killa al verlos de pie uno
frente al otro, el alfa de los lobos era alto, de cabello negro
corto y piel dorada por el sol, mientras el tigre era rubio, su piel
era de un dorado más claro que el del lobo, y su manera de
moverse era la de un depredador, Ikyta tenía una disposición
más relajada.
—¿Cómo es el parto de un hombre? — pregunto Kigan, no
le gustaba la idea de que su pareja sufriera.
—¿El médico no te lo explico? — se preocupo Ikyta, temía
en manos de quién estaba su cuñado.
—Si—, dejo salir el aire el tigre demostrando lo frustrado
que estaba— pero no me gusta lo que me dijo. Tal vez tengas
alguna idea mejor o un médico más capacitado.

157
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

IKyta se mordió la parte interna de la mejilla para no reírse,


él debió verse igual cuando se acercaba el parto de su gatito—
. No hay manera de evitar que sea incomodo para tu pareja—
hablo sin disfrazar la realidad— pero al menos puedes darle tu
apoyo, hacerle sentir que no está solo.
—Sigue sin gustarme— gruño el tigre, desviando la vista a
su embarazada pareja que sentado sobre la manta le hacía
cariñitos en la cabeza a Sack, Jorel aparentaba ser más
independiente, pero estaba encantado con la cabeza
apoyada sobre el regazo de su papi, Jorel hacía cabriolas para
que los bebés de Kalep rieran.
—Tienes una linda familia— reconoció el lobo—. Espero
que podamos mantener una relación estrecha para que los
hermanos y los primos se vean a menudo.
—Esa es la idea— sonrió el tigre—. Pronto nacerá mi nuevo
cachorro, espero que puedan venir a conocerlo.
—¿Y si fuera un gatito, que pensarías? — Se atrevió a
preguntar Ikyta— ¿La manada le aceptará?
El tigre gruño mostrando los colmillos— cualquiera que vea
de mala manera a un hijo mío, se quedará sin el pellejo.
Ikyta asintió complacido— Uno de mis hijos es un gatito—
se explico sin poder disimular su orgullo— ambos niños, cada
uno a su manera, tiene el poder en mi mamada. Puedo jurarte
que mi hijo mayor pateara culos mientras el más pequeño tiene
el poder de utilizar sus grandes ojos azules con la más cruel de
las criaturas y sacarle su lado tierno. En mi manada se pueden
tomar muchas cosas por el lado amable, pero en lo que se
refiere a los cachorros, los consideran un regalo de los dioses…
Así que te imaginaras cuál es el estatus de los chicos.
La risa de los alfas llamó la atención de sus parejas que
estaban colocando las sobras en la canasta. Los niños reían a
carcajadas, el pequeño Sack bostezo sin poder disimular su
cansancio.

158
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—Será mejor que vallamos a dentro— propuso Killa—


Parece que nuestros compañeros están conversando muy
tranquilos, pero los niños ya están cansados.
Al ponerse de pie ayudado por Kalep, el joven gatito sintió
una punzada en el bajo vientre, desde la mañana las había
sentido, pero no dijo nada, ya que su pareja podría encerrarlo
en la habitación por algo que no era más que un malestar
pasajero.
—¿Estás bien? — pregunto el mayor de los gatitos al ver la
palidez de su hermano.
—Es solo un pequeño malestar— se encogió cuando
sintió que el “pequeño malestar” se repetía un tanto menos
pequeño.
—No sé qué pasa— agarro el vientre, sentía como si se
estuviera partiendo en dos— Duele.
Kalep ya había andado ese camino, así que sabía lo que
estaba ocurriendo— ¡Chicos!— llamo la atención de los alfas
que bebían cerveza y se reían de quién sabe qué broma—
¡Tenemos un problema aquí!
El felino supo exactamente el momento en que Kigan se
dio cuenta de la situación, la palidez del hombre era digna de
leyenda. En grandes zancadas llego hasta el cuerpo del felino
que se doblaba sobre si mismo sosteniéndose el vientre.
—¿Estás bien? — hizo la pregunta boba el alfa de los tigres,
a pesar de ver como Killa se mordía los labios para no gritar.
—¿Duele, papi? — pregunto Yorme poniendo sus manitas
en las caderas, igual que lo haría su padre.
—No duele— respondió obligándose a sonreír, temía
asustar a los cachorros.
De allí en adelante todo fue un desastre, Kigan lo tomo en
brazos y corrió con él hasta la enfermería, olvidando el detalle

159
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

de avisarle al doctor primero. Al llegar a la puerta noto que esta


estaba asegurada, así que sin detenerse a tocar, le dio una
patada, encontrando a Mime sentada a horcajas sobre las
piernas del doctor mientras se devoraban la boca uno al otro.
—Por lo menos no vas a tener que irlos a buscar— sonrió el
lobo mientras venía como la pareja se ponía de pie tratando de
enderezar la ropa lo mejor que podía — Suerte que todavía no
habían pasado a la fase “B”.
—¿Qué es esa manera de entrar? — defendió el doctor
mientras cubría con su cuerpo a Mime, que trataba de cerrar los
botones de su blusa, su siempre peinado cabello rubio caía
desordenado por su espalda.
—El cachorro va a nacer— anuncio el alfa sin ponerle
mucha atención a la actitud igualada del doctor.
El hombre entro en modo profesional al ver como la pareja
de su alfa arrugaba su carita por culpa del dolor de una
contracción— Mime—, le pidió a la enfermera— prepara los
instrumentos en caso de tener que intervenir el parto—. Mime
termino de colocarse el último botón de la blusa mientras corría
a cumplir la orden del doctor. Luego refiriéndose a los
preocupados acompañantes, les pidió que se quedaran en la
salita de espera.
Kigan coloco al gatito sobre la cama con gran cuidado.
Tomando la mano de su amor se preparo para enfrentar lo que
viniera—.Todo saldrá bien— le aseguro dándole un beso en la
frente.
Killa jadeo al sentir un nuevo espasmo en su vientre, el
cachorro estaba ansioso por salir y estaba decidido a hacerlo—
¡Duele! — Chillo — ya quiere salir.
El doctor le alcanzo una bata esterilizada a Kigan, además
de unos guantes. Mime llego a hacerse cargo mientras el doctor
se preparaba. Apenas estuvo vestido con la ropa de cirugía,
comenzó a revisar el vientre del joven gatito.

160
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

—¿Cómo esta mi bebé? — Logro hablar Killa, la mano que


sostenía la suya le daba valor.
El doctor le sonrió complacido, podía ser un hombre joven,
pero sabía lo que hacía— Este gatito tiene sangre de alfas—
asevero al escuchar el latido fuerte y claro del bebé— está
decidido a nacer.
—¿Eso es bueno? — pregunto Kigan algo aprensivo.
—Claro que sí—, explico mientras le quitaba el pantalón al
paciente— eso hará más fácil el trabajo de parto. Este niño solo
necesita que su papi empuje un poco.
Killa se sintió algo incomodo, el doctor le había quitado el
pantalón y le abría las piernas, desviando la mirada hacia su
pareja, busco su aprobación— Es necesario, amor— le aclaro
Kigan mientras le colocaba una manta sobre la cadera. No era
como que no hubiera estado desnudo antes, era un
cambiaformas después de todo, pero no estaba acostumbrado
a ser manoseado por nadie más que su pareja.
Mime llego con una pequeña cunita de plástico, mantas
calientes, además de una sonrisa radiante. Esa visión y la mano
de su pareja sobre la suya, le dijo sin palabras que todo iba bien.
—¿Qué tengo que hacer? — podía ser casi un cachorro, pero
estaba decidido a tener al bebé en sus brazos antes de que
llegar el día siguiente.
—Esa es la actitud— felicito el doctor—. Todavía te falta
algo de dilatación, el canal de parto se forma, eso es lo que te
esta doliendo tanto, cuando esté listo todo será cuesta abajo.
Los minutos fueron pasando hasta formar una hora, Kigan
secaba las gotas de sudor que mojaban la carita pálida del
gatito mientras le daba ánimos— Pronto, amor— susurro contra
la piel húmeda de Killa— el doctor dice que en cualquier
momento podrás comenzar a pujar para que el niño nazca.
El gatito asintió con un leve movimiento de cabeza, se
sentía tan cansado, el dolor solo se incrementaba. El canal de
161
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

parto se formaba, la magia que le había dado el don de


engendrar también le daba una manera de parir, pero era tan
doloroso como para una mujer el dilatarse.
El doctor estaba sentado al pie de la cama, teniendo la
vista fija en un punto entre las piernas de su paciente. Killa dio
un respingo al sentir el latex de los guantes del doctor— Casi
estamos listos— hablo ignorando la incomodidad del chico—. Es
hora de que demuestres de que estas hecho, muchacho.
Kigan no sabía si estaba en la cima del cielo o en lo
profundo del infierno. El amor de su vida estaba sobre la cama,
gimiendo mientras prácticamente se partía en dos, el cabello
rubio se pegaba a las mejillas pálidas y los cansados ojos azules
se veían empañados por lágrimas no derramadas.
—¡Ahora! — grito el doctor.
Killa comenzó a pujar, podía sentir como el niño pasaba
por el canal de parto tratando de salir de su cuerpo. La criatura
tenía la terquedad del padre, de eso el gatito estaba seguro.
—Tú puedes, amor— jadeo el alfa al sentir el férreo apretón
de su mano por la del parturiento. — Estoy seguro que me darás
un hermoso hijo.
El grito de Killa se escucho por todo el complejo, o eso
pensó su pareja. Justo cuando el grito se extinguió, el llanto de
un bebé comenzó.
La sonrisa del doctor al envolver al furioso bultito era de
absoluta satisfacción— Son padres de una hermosa niña—
anuncio colocando al pequeño cachorro sobre el pecho de su
papi.
Killa abrazo a la criatura, lágrimas gruesas de alegría
mojaron sus mejillas. Estaba tan feliz que no sabía cómo su
cuerpo podría resistirlo. La pequeña bebé dejo de llorar, la
naricilla se restregaba sobre la piel de su papi asegurándose
que este era quién le tuvo tantos meses en su vientre. El joven
gatito estaba tan en su propio mundo que ni siquiera sintió
162
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

cuando su cuerpo expulso el capullo, ni cuando Mime termino


de limpiarlo y vestirlo. Fueron los brazos fuertes de su pareja los
que le recordaron que la niña tenía un padre.
—Es una niña— le dijo a su compañero. No sabía qué
pensaría el alfa de eso.
—Sí, lo sé— le dio un beso tierno a la boquita pálida— Lo
que me preocupa es a cuantos hijos de puta tendré que
despellejar por mirarla demasiado— Apenas termino de hablar
el padre, el tierno cuerpito rosa vibro, mostrando su forma
animal. Un hermosa gatita montes de ojos verdes, que miraba el
mundo nuevo que se abría ante ella.

Fín

163
CUANDO EL TIGRE PROBÓ A SU GATO | Milagro Gabriel

Palabras de la autora
Si han llegado hasta aquí con esta lectura, es porque
quizás, con un poco de suerte, les ha gustado.
Espero me visiten a mi blogg
o me escriban a mi correo, me gusta conocer a mis lectores.
Si tienes un blogg y quieres publicar mi libro, lo puedes
hacer, solo te pido que hagas mención de mi blogg y respetes
la integralidad del documento.
Con cariño:
Milagro Gabriel

164

Похожие интересы