Вы находитесь на странице: 1из 6

COMPLICACIONES DEL PARTO Y EL NACIMIENTO

Aproximadamente entre un 10 y un 20 por ciento de las mujeres embarazadas pueden


sufrir problemas en el parto. Las causas son muy variadas, aunque destacan haber tenido
alguna cesárea previa, que la futura mamá tenga más de 40 años, que la gestante haya
tenido diabetes gestacional o presencia de hipertensión arterial durante el embarazo.
Todas estas situaciones, al igual que los partos gemelares, favorecen que existan
complicaciones.

El miedo a tener dificultades durante el parto existe, pero tal y como aclara Matías Brandt,
ginecólogo del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, las complicaciones se pueden
prevenir. “Una de las mejores medidas preventivas para evitar complicaciones es el
control estricto del peso, una actividad física adecuada y un buen manejo obstétrico”.

El especialista indica que existen tres situaciones que entrañan más riesgo:

Las hemorragias tras el parto

La hemorragia está asociada a un tamaño grande del feto o a los embarazos gemelares;
también es más frecuente en las cesáreas frente al parto vaginal. Las mujeres
con miomas también son más propensas a sufrir hemorragias.

Brandt especifica que la edad es otro factor que aumenta el riesgo de hemorragia. “Las
mujeres mayores de 40 años tienen más dificultad para que se contraiga el útero tras el
parto, un factor que favorece la aparición de hemorragias. Otros factores que dificultan la
contracción del útero son los partos muy largos. La obesidad de la madre es también un
factor prevenible que aumenta el riesgo de hemorragia”, añade.

Infecciones

Las infecciones se producen con más frecuencia en gestantes que han permanecido con
la bolsa rota durante mucho tiempo.

Una de las situaciones que aumenta el riesgo de infección con respecto al parto vaginal
son las cesáreas. Unidos a estos factores también incrementa la posibilidad de infección
el parto instrumental y la obesidad materna.

Presencia de hipertensión arterial

Por último, Brandt especifica que la hipertensión arterial es otro de las principales
complicaciones.

“La hipertensión en gestantes no tiene por qué asociarse a una hipertensión previa y se
puede desarrollar exclusivamente durante la gestación”, indica.

El especialista insiste en que llevar un adecuado control gestacional es la principal


herramienta para impedir que aparezcan complicaciones.

“Para evitar aumentar de peso es muy importante que la gestante siga una dieta que no
incremente el número de calorías que la madre consumía antes del embarazo (en el caso
de mujeres con normopeso). También es muy recomendable realizar ejercicio físico
aeróbico incluso en mujeres que nunca han realizado ninguna clase de deporte. La
gestación es un buen momento para empezar”, concluye.
El nacimiento

EL nacimiento puede darse bajo circunstancias naturales o con la ayuda de elementos


técnicos. El segundo caso está relacionado por lo general con problemas que hacen
necesaria una intervención externa. Así, pueden emplearse elementos que facilitan la
salida del bebe o directamente aplicarse una cesárea, esto es, una intervención
quirúrgica. A partir de ese momento, el niño deberá pasar un tiempo con su madre para el
bienestar de ambos, sobre todo para que comience a amamantar.

Dilatación

Es aquella en la cual se produce la dilatación del cuello uterino hasta una medida tal que
el bebé pueda salir de la cavidad uterina (generalmente 10 centímetros) y pasar al canal
de parto. Por lo general la duración promedio de la primera etapa del trabajo de parto en
una primípara es de 8 - 12 horas; en una multípara, 6 - 8 horas.

Parto pretérmino

El parto que comienza antes de la semana 37 se llama "pretérmino" o "prematuro".


Aproximadamente 1 de cada 10 bebés nacidos en los Estados Unidos es prematuro.

Un parto prematuro es una de las principales razones por las cuales los bebés nacen
discapacitados o mueren. Sin embargo, el buen cuidado prenatal mejora las
probabilidades de que a un bebé prematuro le vaya bien..

LA RUPTURA PREMATURA DE MEMBRANAS (RPM)

Es un trastorno que se produce en el embarazo cuando el saco amniótico se rompe más


de una hora antes del inicio del trabajo de parto.1 Una RPM se prolonga cuando se
produce más de 18 horas antes del trabajo de parto.2 La ruptura de membranas es
prematura cuando se produce antes del primer período del parto o período de dilatación.
La ruptura prematura de membranas suele ser causada por una infección bacteriana, por
el tabaquismo o por un defecto en la estructura del saco amniótico, el útero o cérvix y
también por las relaciones sexuales y la presencia de dispositivos Intrauterinos (DIU). En
algunos casos, la ruptura se puede curar espontáneamente, pero en la mayoría de los
casos de RPM, el trabajo de parto comienza en las primeras 48 horas. Cuando esto
ocurre, es necesario que la madre reciba tratamiento para evitar una posible infección en
el recién nacido.

DISTOCIAS DE DILATACIÓN Y DESCENSO

Detención de la dilatación durante 4 horas en la fase activa del parto, o 12 a 18 horas de


inducción sin alcanzar dicha fase con dinámica adecuada.

DESCENSO

Además en este periodo se produce el descenso de la cabeza del feto. Dentro de esta
fase activa se diferencian tres etapas:

Fase de aceleración: Desde los 2 a los 4 centímetros.


Fase de máxima pendiente: De los 4 a los 9 centímetros. La velocidad es de 3 cm/hora
en las primíparas y de 5-6 cm/hora en las multíparas. Es el momento en el que se dilata
más deprisa y las exploraciones vaginales son más frecuentes.

Fase de desaceleración: Desde los 9 a los 10 centímetros o "dilatación completa".

Existen distintos factores que pueden modificar estos periodos de dilatación haciéndolos
más cortos o más largos. Si el cuello del útero está duro, posterior o no está borrado del
todo, la dilatación será más lenta. Si la cabeza del bebé baja y se apoya bien, la
dilatación será más rápida que si está alta y no presiona bien sobre el cuello. Por tanto es
muy difícil determinar la duración de la dilatación y las preguntas de "¿Cuánto falta? o
¿Cuánto va a durar el parto?" son incontestables por parte del profesional que atiende el
parto.

PARTO GEMELOS

El embarazo gemelar se considera una gestación de riesgo, con un parto largo y, en


ocasiones, complejo por la posición de los bebés. Al acercarse el momento del parto, en
torno a la semana 35, tu ginecólogo te hará una ecografía para valorar su colocación en el
útero. Actualmente, la mayoría de los ginecólogos permiten un parto vaginal si los dos
fetos están en posición cefálica, es decir, de cabeza. Por supuesto, si surge alguna
complicación, se hace una cesárea. Las fases del parto son las mismas que las de un
parto simple y la duración no es necesariamente más larga que la de un solo hijo. A veces
va más rápido, ya que los gemelos pesan menos y tienen cabecitas más pequeñas. Solo
la fase de expulsión dura más por el doble nacimiento. Cuando ya tengas 10 cm de
dilatación, nacerá el primer bebé. Es tu hijo mayor. El otro nacerá entre 5 y 45 minutos
después del primogénito. Es posible que después del nacimiento del primer bebé se
desprenda también su placenta y la segunda después del segundo bebé o bien las dos
placentas se desprenden después del último. También puede haber una sola placenta
que se desprende después del doble nacimiento.

Tienes un riesgo algo más elevado de sufrir hemorragias por heridas en las paredes
uterinas. Si las pérdidas de sangre son abundantes, te administrarán medicamentos para
detenerlas.

PARTO PRECIPITADO

Se define como parto precipitado aquél que tiene una duración total de menos de 3
horas, lo que traducido viene a significar una velocidad de dilatación de unos 3-5cm por
hora en las mamás primerizas y de 10cm por hora en las mujeres que ya han sido madres
antes. Suele ser resultado de unas contracciones anormalmente fuertes unidas a una
disminución de la resistencia de las partes blandas del canal del parto.

A simple vista puede parecer que es una suerte tener un parto tan rápido y yo cuando
tuve a mi bebé en brazos lo sentí así, pero cuando después me informé un poco me di
cuenta de que tuve mucha suerte. Un parto precipitado puede tener grandes riesgo
tanto para la madre como para el bebé.

ROTURA DEL ÚTERO

La ruptura o rotura uterina es la solución de continuidad no quirúrgica del útero, que


ocurre por encima del cuello y en gestaciones avanzadas, porque habitualmente las del
cuello reciben el nombre de desgarros y las del cuerpo, que se producen en gestaciones
pequeñas, se denominan perforaciones uterinas. Es una complicación muy grave y se
acompaña de alta mortalidad materna y perinatal.

LA INVERSIÓN UTERINA

es una complicación del parto poco frecuente que se produce inmediatamente después
de expulsar la placenta, y consiste en la inversión del útero dentro de su propia cavidad,
descendiendo por la vagina hasta asomarse por la vulva.

Se puede producir en las primeras 24 h tras el alumbramiento (inversión uterina aguda),


después de transcurridas 24 h (inversión uterina subaguda), o durante el primer mes
(inversión uterina crónica). Asimismo, se categoriza según la localización del útero una
vez invertido, siendo más grave cuanto más cerca del exterior de la vagina aparezca.

Normalmente se produce cuando se aplica una presión continua y excesiva sobre el fondo
uterino, por una tracción indebida del cordón, o porque la placenta esta adherida al útero
(acreta) y no se desprende correctamente. Se forma una anillo de constricción que impide
que el útero invertido vuelva a su posición, y este mecanismo es el que puede acarrear
las complicaciones derivadas de la inflamación y la congestión sanguinea que se produce.

Etiología

La causa de la inversión uterina no está clara. La mayoría parece relacionarse con una
tracción exagerada del cordón umbilical, durante el tercer estadio del parto,
particularmente cuando la placenta tiene localización fúndica. Otros factores que pueden
influir son: la presión fúndica excesiva, cérvix, istmo y útero relajados; la placenta accreta,
principalmente si afecta al fondo uterino; un cordón umbilical corto; anomalías congénitas
uterinas, y el uso intraparto de sulfato de magnesio u oxitocina. Otros trabajos sugieren
como factor predisponente la primiparidad con expulsivos rápidos después de una fase de
dilatación prolongada3.

En nuestra serie encontramos que el patrón que se repite en todos los casos es el de una
gestante a término, primípara, con analgesia epidural y parto instrumental. La primiparidad
y la instrumentación del parto son factores conocidos y relacionados con la inversión
uterina; sin embargo, la analgesia epidural no produce relajación uterina para provocarla,
ya que hay series que señalan que los casos con anestesia epidural precisan tocolíticos
para su reposición; la única ventaja del bloqueo extradural es la analgesia para realizar
las maniobras4.

Complicaciones
1. Inversión uterina de primer grado, que sería la inversión completa. Ocurre cuando
el fondo de las paredes llegan al cérvix y no pasan más allá del anillo cervical. Esta
clase de inversión puede pasar inadvertida.

2. Inversión uterina de segundo grado: se presenta cuando el fondo de las paredes del
útero salen a través del anillo cervical pero no alcanza a llegar hasta el periné.
3. Inversión uterina de tercer grado: ocurre cuando el fondo del útero invertido llega
hasta el introito vaginal.

La gravedad de la inversión uterina radica en que desencadena inmediatamente una


hemorragia masiva, acompañada de un fuerte dolor que lleva con frecuencia al shock,
infección y si no es detenida a tiempo puede cobrar la vida de la madre.

TRATAMIENTO DE LA INVERSIÓN UTERINA

La gravedad de la inversión uterina estriba en que provoca una hemorragia abundante,


acompañada de fuerte dolor y, en ocasiones, shock. Su tratamiento consistirá en devolver
el útero a su posición, bien mediante algunas maniobras por parte del ginecólogo o bien
mediante una intervención quirúrgica según sea la gravedad. Asimismo, cuando se
acompañe de hemorragia y shock, se deberá recurrir a sueros y transfusión sanguínea de
manera urgente, y administrar analgésicos y antibióticos para evitar infecciones.

ACCIONES DE ENFERMERÍA

La enfermera del área de gineco-obstetria, debe de proporcionar atención personalizada,


rápida y oportuna a la embarazada durante eltrabajo de parto, para prevenir la aparición
de complicaciones que puedan afectar la seguridad de la madre y el feto. Siguiendo las
indicaciones del ginecólogo en la fase de expulsión y alumbramiento.1.- Valorar
inicialmente las condiciones maternas y fetales a través de:
- Registrar los datos (dar la bienvenida al paciente de forma amable, cálida, etc.)
- Preparaciónpsicológica, confianza y tranquilidad y Registrar e interpretar las cifras
de los signos vitales
- Poner de manera cómoda a la embarazada
- Realizar los procedimientos de higiene ylimpieza vaginal externa.(rasurado)
- Canalización adecuada y en ocasiones muestras de orina y sangre.
- Decirle al paciente que expresé sus malestares y temores por mas mínimos
queparezcan
- Dieta absoluta
- Auscultar y medir la frecuencia cardiaca fetal (FCF) y poner monitores de
cardiotopografia.
- Valorar la dinámica uterina y vaciado de vejiga- Identificar los periodos
clínicos del trabajo de parto
- Valorar las condiciones de las membranas ovulares
- Valor el grado de encajamiento
- Identificar oportunamentesignos y síntomas que indiquen el inicio del trabajo de
parto.
- Identificar factores de riesgo durante todo el proceso.
- Referir oportunamente al siguiente nivel de atenciónante la presencia de un riesgo.
- Proporcionar las intervenciones de enfermería necesarias para la estabilización de
la paciente ante la presencia inminente de complicaciones durante el parto yasistirla
durante su traslado.

2.- Proporcionar un estado de bienestar físico, mental, emocional y espiritual del binomio
madre – hijo durante la fase de trabajo de parto y posparto a...
FUENTES BIBLIOGRÁFICAS

http://www.cuidateplus.com/reproduccion/parto/2016/08/16/tres-complicaciones-
principales-parto-114150.html

Autor: Mar Sevilla Martínez agosto 2010

http://www.embarazada.com/articulo/dilatacion

https://es.wikipedia.org/wiki/Ruptura_prematura_de_membrana

autor: RIVERA Z, René mayo 2009

http://www.natalben.com/parto/fase-de-dilatacion-del-parto

autor: NATALBEN

http://www.agendademama.com/2016/05/parto-precipitado.html

http://www.webconsultas.com/embarazo/el-posparto/inversion-uterina

http://www.elsevier.es/es-revista-progresos-obstetricia-ginecologia-151-articulo-inversion-
uterina-puerperal-13109617

http://www.buenastareas.com/ensayos/Cuidados-De-Enfermeria/32755321.html

http://www.sego.es/Content/pdf/Curso_TocurgiaR2/iv/j15/6.Distocia_del_parto_2015.pdf

AMELIA VALLADOLID URDANGARAY Hospital de Basurto (Bilbao) 15 de enero de 2015