You are on page 1of 2

RESEÑ AS PSI COANÁLIS IS

En el capítulo v se condensan los Conocer e l recorrido de las muje- esa relación tan complicada entre los
cambios institucionales ocurridos en res que han puesto en tela de juicio espacios de las subj etividades y los
el país entre 1988 y 1998, tiempo du- el concepto de la democracia basado contextos sociales, entre la tradici ón y
rante el cual la inclusión de las mu- e n la desigualdad y han luchado por el cambio. e ntre los nudos que se atan
jeres e n el terreno político obedeció la equidad, es mu)' interesa nte. Sabe r o desatan con la implementación de
más a cambios coyunturales que a de sus logros. en cifras, es importante. nuevas leyes que buscan otros reco-
procesos progresivos. Si bien la nueva pero más importante me parece que nocimientos sociales y políticos.
carta política y el recrudecimiento de debería ser el análisis del desempeño El objetivo de la investigación fue
la guerra permitieron una confluencia en las áreas conquistadas. responder a la pregunta ¿por qué en
de funcionarias de carrera, feministas el tiempo de las conquistas feministas.
y dirigentes de movimientos sociales Leticia Rodríguez Mendoza del discurso de los derechos de las mu-
de mujeres, las diversas posturas de jeres, todavía hay seres que se condu-
género impidieron q ue se lograran 1 cen en su relación de pareja, e incluso
compromisos colectivos, razón por la 1 en la vida social, como si no tuvieran
cual las iniciativas emprendidas ter- derecho al derecho? Para responder
minaron convirtiéndose en gestos in-
Las feministas, a la anterior pregunta se organizó d
dividuales, al evidenciar que"( ... ) las el sacrificio y la culpa 1 trabajo en un primer capítulo en el
dinámicas de representación de inte- 1 que se hace una presentación de los
reses y reclamos agenciados por mu- Feminidades. Sacrificio obstáculos que tienen las mujeres co-
jeres siguen enfren tándose a limita- y negociación en el tiempo lombianas para la participación polí-
ciones" (pág. 252). de los derechos tica y los obstáculos psicológicos para
Los capítulos finales del libro ex- VARIOS AUTORES asumir sus derechos. En los siguien-
ploran sobre la presencia de las mu- Editorial Unive rsidad de Antioquia. tes capítulos se efectúa una exhaus-
jeres en e l ámbi to de la academia. Las Colección Psicoanálisis, tiva presentación d e pe rsonajes fe-
cifras que señalan el número de mu- Medellín. 201 o. 184 págs. meninos creados por poetas del siglo
jeres que se han abierto paso en los XIX y en los dos últimos capítulos se
cuerpos profesorales de las universi- LA RELACIÓN entre psicoanálisis y vuelve al tema de las mujeres en tre-
dades se contrastan con las de otros feminismo ha sido complicada. Las fe- vistadas leídas desde categorías psi-
países de la región, dejando en claro ministas, cuyo movimiento es profun- coanalíticas como el sacrificio, la ne-
que Colombia tiene los índices más dame nte crítico, le cuestionan al psi- gociación y la cul pa.
bajos de inclusión, y que esta propor- coanálisis su desconocimiento de la Las mujeres a quienes se entrevistó
ción tiende a estancarse. Se resalta, psiquis femenina y su sesgo androcén- están por completo desdibujadas. So-
además, que la representación de las trico y, por su parte, los psicoanalistas lo las reducen a unas pocas sentencias
mujeres en cargos directivos es casi leen a la mujer desde teorías como la "( ... )para la realización de la investi-
nula, situación que deja al descubier- del complej o de Edipo, su marcada gación se entrevistaron mujeres ajus-
to la resistencia a la equidad de géne- tendencia al sacrificio y la envidia del tadas a dos condiciones: trabajadoras
ro en la esfera académica. pene. Pero en la presente reseña más que devengan un ingreso y han esta-
Por último, Wills Obregón busca que tomar partido o detallar la polé- do familiarizadas ideológica y políti-
explicar el poco interés de la acade- mica entre psicoanálisis y feminismo camente con las conquistas feministas
m ia colom biana en la creación de po- que está latente en el texto del libro, y con una relación de pareja estable-
líticas internas e ncaminadas a lograr se trata de hacer algunas precisiones cida o una familia" (pág. XX II ). No se
la equidad de género, al analizar el e n el campo metodológico que le qui- dice cuántas fu eron, ni si son blancas
caso de la Universidad Nacional de tan peso al trabajo realizado. o negras, jóvenes o adultas, si han si-
Colombia, observación que la lle- do divorciadas o separadas. No tiene n
va a concluir que, aunque hoy existe historia, no hay ninguna caracteriza-
una mayor presencia de mujeres en ción y mucho menos nos dan luces so-
la carrera pro fesora! y hay más inves- bre qué tipo de entrevista se realizó
tigaciones sobre mujer y género, en ... porque la información a ese respec-
comparación con los años setenta, to es mínima y debería ir mucho más
las iniciativas e ncaminadas. a cerrar allá de asegurar que "la entrevista no
la brecha de discriminación son po- siguió ningún está ndar establecido: 1

cas y de bajo impacto, y los espacios tampoco se dio el carácter de una en-
de d iscusió n re lacionados con las po- trevista preliminar a un análisis posi-
··l.:·\,. : :·
líticas internas y la renovación de los :..
. .... ble" (pág. XXI).
programas curriculares, siguen sien- No se trata de solicitar los nom-
d o reducidos "( ... ) tanto por razo- bres y los núme ros de las cédulas de
nes de las estrategias adoptadas por Se debe resaltar, ante todo, el rigu- las mujeres entrevistadas o de rom -
las académicas feministas como por roso trabajo teórico y psicoanalítico de per la confidencialidad de sus relatos.
las propias resistencias del contexto" los investigadores; este tipo de inda- ni de pedir un anexo con un formula -
(pág. 27). gaciones alime ntan la discusió n sobre__.._ rio establecido, pero es que este hecho

BOLETIN CULTURAL Y BIBLIOGRÁFICO. VOL . 46 . NÚM 83. 2012 [ 135]


Digitalizado por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, Colombia.
/'\1< O 1 \ :111.\/S R ESEÑAS

1mp1 d~ que co mo lectorc~ pouamus pertinente. por ejemplo. preguntarle a un personaJe feme nino ideado por
entender de manera más profunda las Celia Amarás en su texto Hacia una una escritora. Virginia Woolf por
interpretaciones que producen los psi- crítica de la razón patriarcal? ejemplo. y que no se enfocaran úni-
coana li sta~ in,·cstigadore ucl Depar- o parece existir un conocimiento camente en "lo que los poetas nos en-
tamento dt! Psicoanáli is de la Facul- del feminismo como movimiento polí- seña ron acerca del amor, la pareja, las
tad de Ciencia~ Socia le ,. Humanas de tico con todas sus vertientes y cambios posiciones masculinas y femeninas. el
la l; nin:rsidad de Antioquia. a lo largo de la historia. En la página 3 costo, el sacrificio y lo que este su-
Preca rie<.lad de las fuen tes hiblio- se asegu ra que "los movimientos socia- pone como demanda de amor ( ... )"
gnílicas qu e ponen de manifiesto un les de muje res no han cejado en su em- (pág. XXI ).
desconocimiento de aquello que se peño por acceder en las distintas lati-
quiere cuestionar. En la introducción tudes a una condición de igualdad con
se afirma que los hombres en el campo de los dere-
Las fucnws primarias de esta in- chos civiles y sociales··. La lucha por la ... .
vestigaci6n fueron cinco: textos teó- igualdad de las mujeres fue el reto de ,.
ricos de psicoanálisis y feminismo. la primera ola feminista pero, poste-
entre"istas a mujeres que han parti- riormente, se fueron incluyendo otras
cipado acti\'amente en el movimien- perspectivas como la reflexión sobre la
to social de mujeres. discretas alu- condición de lo femeni no y las repre- .. . ..
siones a casos tratados en la clínica sentaciones que se establecen sobre ··
.... ..• .. .. ..
o • ~ • •

particular de los psicoanalistas par- esa cond ición, una tercera ola que se ::. . ": .. :
ticipantes en esta investigación. tex- ... ,. .....
• •• ~ •
.: l
·~· \ ,.. •.: ·. ... .. .·. : o .....
centra en la existencia de la diversidad ... .. • • lll
.,
o
..
.. •
. ..
tos literarios del siglo XIX y artículos de las mujeres que incluye circuns-
publicados en revistas como Semana. tancias como la raza, la clase, la etn i- Por último. dos consideraciones. Si
Cambio. y en periódicos de circula- cidad, las opciones sexuales. Es claro se trata de relacionar el contexto so-
ción nacional como El Espectador. que no es posible una evolución lineal cial y las leyes con los procesos psí-
El Tiempo. y El Colombiano.quc tra- entre las diferen tes olas del feminismo quicos, es importante no solo dominar
tan sobre la situación de la mujer en y que según la situación de cada país de manera teórica el campo de lo psí-
la familia y la sociedad !pág. XIX] en cuanto al avance de la lucha por los quico, en este caso del psicoanálisis,
derechos de las mujeres, se hace más sino también conocer el contexto so-
A pesar de lo anterior. en la biblio- pertinente una u otra reivindicación cial y entender cuál ha sido la trans-
grafía hay un a prese nci a significati- y, de acuerdo con ello, no se pueden formación, la aplicación, el significado
va de textos clásicos del psicoanálisis. hacer consideraciones tan arriesga- y el impacto de los derechos humanos
pero en lo concerniente a la revisión das asegurando que en todas las lati- en las vidas cotidianas de las mujeres
de textos de mujeres psicoanalistas o tudes se busca la igualdad, cuando. por en Colombia. Pero las referencias a
relativos al femin ismo la ausencia es ejemplo, las mujeres australianas fu e- los derechos humanos se despachan
también muy significativa. Y es limi- ron quienes lanzaron la cuarta ola que en media página, en la que solo se
tado acudir a in formación de fuen- es el ciberfeminismo. enumeran unos derechos, se da el nú-
tes de revistas y periódicos que por La apuesta por leer la subjetividad mero de la ley o el decreto y el año de
su form ato no pueden profundizar en feme nina desde los ojos de poetas co- expedición.
aquello que de manera rápida plan- mo Henrik Ibsen,Arthur Schnitzler y Como conclusión se puede asegu-
tea n, en vez de buscar en investiga- Gustave Flaubert conduj o a que una rar que no hay ninguna duda en cuan-
ciones más se rias y menos dadas a los gran parte de los capítulos del libro se to a la rigurosidad teórica de los in-
lugares com unes en los que son espe- centren en personaj es ideales como vestigadores respecto a los presupues-
cialistas los medios de comunicación. Nora , la señorita Elsa o madame Bo- tos psicoanalíticos y su aplicación en
En cuanto al uso del material bi- vary y no se le dedique tanta atención la interpretación de los relatos de las
bliográfico fue notorio el exabrupto y caracterización a las mujeres entre- mujeres entrevistadas, se esté o no de
cuando se acusa a las feministas de no vistadas, lo que impide más profun- acuerdo con ello, pero el primer capí-
haber propuesto una estructura que didad y aporte en los campos que se tulo sobre el contexto sociológico y
suplante al patriarcado, pero es ta afi r- consideraron ejes como el sacrificio antropológico de las mujeres es muy
mación tan significativa se hace glo- y la negociación. De otro lado, pue- flojo y si se quiere seguir trabajando
sando un texto sobre las mujeres en de decirse que estos dos grupos de e n esa línea de comparar lo contex-
la ed ucación superior en Colombia, es mujeres, las creadas por los poetas y tual con lo psíquico deben afinar más
decir, se le pide a un texto de María quienes intentan crearse a sí mismas, las fuentes primarias y profundizar
Eugenia Correa Olarte llamado La no son puestas en el mismo escena- en el conocimiento de los hechos y
feminización de la educación superior rio, no conversan e ntre ellas. Como sentidos culturales y sociales en me-
y las implicaciones en el mercado la- lectores conocemos todo de madame dio de los cuales se construye el ser
boral y los centros de decisión políti- Bovary, pero solo alcanzamos a per- femenino.
ca, que responda sobre problemas tan cibir retazos de relatos de las muje-
relevantes como la deconstrucción res entrevistadas. Hubiera sido inte- Luz Marina Suaza Vargas
del patriarcado. ¿No hubiera sido más resante una lectura psicoanalítica de

[136] BOLET IN CULTURAL Y BIBLIOGRÁ FICO, VOL. 46 , NÚM . 83 , 2012

Digitalizado por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, Colombia.