You are on page 1of 4

Física para entender fenómenos naturales

Por Érika Rodríguez

Zacatecas, Zacatecas. 23 de febrero de 2018 (Agencia Informativa


Conacyt).- Las “bolas de fuego”, también popularmente conocidas como
“brujas”, son fenómenos naturales poco vistos en la naturaleza que han
desencadenado una serie de mitos y leyendas en torno a ellas; una posible
explicación física de este fenómeno es que surgen a partir de interacciones
electromagnéticas. Manifestaciones como estas dan pie a que científicos e
investigadores amplíen sus estudios, implementen nuevas teorías y con ello
puedan ofrecer a la sociedad explicaciones físicas de fenómenos naturales.

El doctor Augusto Espinoza Garrido, uno de los fundadores de la Unidad


Académica de Física de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAF UAZ),
junto con un grupo de investigación, sustentó años atrás esta hipótesis de la
formación de las bolas de fuego y con base en los cálculos realizados logró
demostrar que las bolas de fuego pueden ser explicadas como un fenómeno
de interferencia de ondas electromagnéticas, que bajo ciertas condiciones
tienen la estructura y propiedades que se le atribuyen a las “brujas” o “bolas de
fuego”.

Este grupo de investigación propuso un modelo matemático que explica cómo


en la naturaleza se puede dar este fenómeno natural y que en la sociedad
actual está lleno de mitos. Hoy en día, este mismo grupo estudia la teoría de
gravitación propuesta por el físico ruso Oleg Jefimenko, para dar explicación a
las interacciones gravitacionales entre cuerpos en movimiento.

Con el paso del tiempo, muchos fenómenos naturales han podido ser
explicados por la ciencia. Un notable ejemplo es la propuesta por Newton en
1687, teoría de gravitación que logró explicar el movimiento de los astros en el
firmamento. Posteriormente, en 1915 Einstein revolucionó la física con su
teoría general de la gravitación, al describir de manera mucho más precisa los
fenómenos gravitacionales y comprender la evolución del universo. Entre
estas dos teorías está la propuesta por Jefimenko, quien propuso un punto de
vista intermedio.

Augusto Espinoza, miembro nivel I del Sistema Nacional de Investigadores


(SNI), describió en entrevista algunos de estos estudios, llevados a cabo junto
con su cuerpo académico consolidado, llamado Partículas, campos y
astrofísica, de la UAF de la Universidad Autónoma de Zacatecas.

Agencia Informativa Conacyt (AIC): ¿Qué son las “bolas de fuego”, que
popularmente han sido también llamadas “brujas”?

Augusto Espinoza Garrido (AEG): Existe una gran cantidad de reportes de


avistamientos de esferas luminosas que aparecen súbitamente y pueden
quedarse suspendidas en el aire. Las han visto de diferentes dimensiones y
colores en aviones, submarinos, en el campo y la ciudad. Este es un fenómeno
muy viejo, del que se ha hablado durante mucho tiempo y por el hecho de ser
raro, se le atribuye una naturaleza misteriosa, incluso hasta metafísica, en
donde los asocian con brujas, ovnis y ese tipo de cosas; pero nosotros
demostramos que son fenómenos completamente naturales y tenemos un
modelo matemático que podría explicarlos. Para nosotros, las bolas de fuego
son un fenómeno de interferencia de ondas electromagnéticas, similar en
varios sentidos a los rayos producidos durante las tormentas.

AIC: ¿A qué se debe su formación?

AEG: Bajo ciertas condiciones, la superposición de ondas electromagnéticas se


crea en zonas donde se produce un intenso campo eléctrico en forma de
anillos, junto con superficies esféricas donde solamente hay campo magnético.
El campo eléctrico producido es capaz de ionizar las moléculas de aire
formando plasma. Las esferas magnéticas atrapan en su interior el plasma. El
plasma confinado dentro de estas superficies magnéticas toma la forma de
una esfera de plasma dando como resultado las bolas de fuego. Este modelo
matemático es bastante sencillo y posee un fundamento teórico importante.

AIC: ¿Cómo surgió esta idea?

AEG: A partir de la idea del físico ruso Piotr Kapitsa, premio nobel de física en
1978, quien, sin ningún cálculo teórico, propuso la hipótesis de que las bolas
de fuego eran consecuencia de un fenómeno de interferencia de ondas
electromagnéticas. Kapitsa solo propuso esta hipótesis, pero no realizó los
cálculos necesarios para corroborar esta idea. Nosotros decidimos estudiarla y
mediante cálculos concretos logramos proponer un modelo físico que
sustenta la hipótesis de Kapitsa.
AIC: ¿Por qué es importante conocer los fenómenos electromagnéticos en
comparación con los de la gravedad?

AEG: Cuando uno compara la ley de gravitación universal de Newton con las
ecuaciones de Maxwell que describen los fenómenos electromagnéticos, lo
primero que llama la atención es que la teoría de Maxwell describe las
interacciones electromagnéticas entre cargas en movimiento, mientras que la
teoría de Newton describe interacciones gravitacionales solo entre cuerpos en
reposo. Las cargas eléctricas en movimiento crean a su alrededor, además de
campos eléctricos, campos magnéticos. Esta combinación hace que los
fenómenos sean muy ricos en contenido. En este sentido, los campos
gravitacionales son mucho más modestos. La rica comprensión de los
fenómenos electromagnéticos ha resultado en el desarrollo de mucha de la
tecnología moderna.

AIC: ¿Cómo deben entenderse las ondas gravitacionales?

AEG: Las ondas gravitacionales deben entenderse como el desplazamiento en


el espacio de la energía gravitacional, de la misma manera como se entienden
las ondas electromagnéticas. Son ondas de las características físicas del
campo, al igual que la luz y el sonido. La teoría de Einstein es una teoría
geométrica y no se adapta a este esquema, al grado que no existe una
definición coherente de energía gravitacional. Nosotros queremos buscar
bases teóricas para explicarlas de una manera más simple, más comprensible
en términos de los conceptos físicos tradicionales.

AIC: ¿Por qué es importante estudiar una teoría intermedia entre las
propuestas por Newton y Einstein?

AEG: La teoría de Newton —sistemas estáticos— es muy básica y la de Einstein


—sistemas de masas en movimiento— es también sumamente importante,
pero es muy compleja. Nosotros consideramos estudiar una teoría intermedia
para entender mejor la física de los fenómenos gravitacionales. Esto se puede
lograr con una teoría física, no geométrica, de sistemas con masas en
movimiento. Consideramos que, históricamente, en el estudio de los
fenómenos gravitacionales, la física se saltó la comprensión de estos sistemas.
La genial teoría de gravitación de Einstein nos deslumbró tanto que nos hizo
olvidar que la teoría de Newton estaba todavía, en este sentido, incompleta.
AIC: Sobre este tema, ¿cuáles han sido sus hallazgos principales hasta el
momento?

AEG: Las ecuaciones que describen sistemas gravitacionales dinámicos son


análogas a las ecuaciones de Maxwell, que describen los fenómenos
electromagnéticos. Hemos encontrado que hay muchas cosas que se pueden
entender con base en la analogía con los fenómenos electromagnéticos. Por
ejemplo, en el fenómeno de las bolas de fuego, hay analogías entre los
campos electromagnéticos y gravitacionales. Teóricamente está la posibilidad
de que existan bolas de fuego gravitacionales.