Вы находитесь на странице: 1из 4

ACONDICIONAMIENTO ACUSTICO DE UN RECINTO PARA SALA DE ENSAYO

Absorción y Aislación acústica

INFORME TÉCNICO / sobre un recinto de dim. aprox. 4 x 4 x h=3

En primer lugar, cabe aclarar que existen dos vías de transmisión de la energía sonora; una
de ellas es por vía AEREA, la otra es por vía ESTRUCTURAL.

1. (ver figura 1) Situación sin tratamiento


acústico

En este caso se muestra un recinto típico


de mampostería, no previsto con aislación
acústica, donde se produce una emisión
sonora importante, y en donde no hay
ningún tipo de tratamiento acústico, por lo
cual al impactar las ondas sonoras contra
las superficies duras del local, se genera un
campo sonoro reverberante ( sensación de
eco), incrementando la energía sonora
interior del recinto. Este campo sonoro
aumenta la presión sonora dentro del local,
que se transmite por vía aérea , por lo cual será necesario controlar el TR del local (tiempo
de reverberación), a fin de disminuir dicho campo y en consecuencia atenuar el nivel
sonoro dentro del local.

A su vez, a elevados valores de nivel sonoro, y a determinadas frecuencias, sobre todo con
las bajas frecuencias, se producirán vibraciones en los muros ,techos y pisos, lo cual implica
la transmisión del ruido por vía estructural, debiendo tenerse en cuenta que los ruidos de
impacto (golpes, caída y corrimiento de objetos, etc.) también se transmiten por estructura.

2. (ver figura 2) Tratamiento


fonoabsorbente en
cielorraso. Se trata de la
implementación, de un
revestimiento
fonoabsorbente SONEX®
ILLBRUCK de 50 mm de
espesor sobre el cielorraso
del local, lo cual de
acuerdo a las dimensiones
del recinto que nos ocupa,
producirá un descenso en
cuanto al TR, de aprox. 2.0
segundos, a valores del
orden de 1.0 a 0.4 seg. en el rango de las frecuencias medias y altas. Esta disminución
del TR de la sala trae aparejada una atenuación sonora de hasta 5 dB, lo que significa
una sensación psicológica de atenuación sonora de un 35 %. Pero está atenuación se
refiere a la transmisión sonora por vía aérea; lo que debemos tener en cuenta es que si
bien la atenuación del nivel sonoro interno se traducirá en una menor presión hacia el
exterior, aún no hemos resuelto la transmisión de ruidos a través de la estructura.
Cabe aclarar, que si una vez lograda esta atenuación por medio del tratamiento
fonoabsorbente (control del T.R), se incrementa el volúmen de sonido dentro del local, se
volverá indefectiblemente a la situación inicial.

3. ( ver figura 3) transmisión de ruidos a través de la estructura.

La razón por la cual se transmiten los ruidos por vía estructural se debe a la vinculación entre
las partes componentes de la estructura del recinto(muros, vigas, columnas, losa ,pisos,
etc, etc.) y la estructura vecina, es decir si un cuerpo comienza a vibrar ante la incidencia
de las ondas sonoras, estas se transmiten a través de la estructura haciendo vibrar y por lo
tanto emitir sonido a aquellas partes que estén vinculadas(apoyadas, amuradas,
empotradas etc.) a la misma. Por esa razón la única solución posible para lograr atenuar la
transmisión vía estructural es desvincular las partes, lo cual si no es previsto en un proyecto
acústico de la obra (No lo es en la mayoría de los casos! ) es prácticamente imposible, por
lo cual se pueden implementar tareas correctivas, que tienden a mejorar la situación.

Las tareas correctivas a encarar, se basan en lograr cierta desvinculación entre las ondas
sonoras y las partes componentes del recinto; pero antes conviene aclarar dos conceptos
básicos que son la diferencia entre aislación y absorción sonora:

En general, existe un marcado desconocimiento del tema. Queremos a través de esta


breve síntesis, marcar las diferencias entre estos dos conceptos y explicar que tipos de
materiales de acondicionamiento acústico, se deben emplear en los distintos tratamientos.

La absorción sonora, consiste en aprovechar las propiedades de algunos materiales,


sistemas o montajes que permiten transformar parte de la energía sonora que se genera en
un determinado lugar, en otra forma no acústica de energía térmica (calor)y mecánica,
cuyos valores son prácticamente despreciables.

Si bien éstas técnicas se desarrollaron originalmente para controlar la calidad acústica de


salas destinadas a la buena reproducción de la palabra hablada o la música, tienen una
intervención muy interesante en lo que a control de ruido se refiere. También se la aplica
como complemento de los sistemas aislantes aumentando su eficiencia.

En el caso de la aislación sonora, esta técnica característica en la práctica del control del
ruido y de la que debe esperarse una adecuada atenuación sonora, consiste básicamente
en dividir mediante barreras físicas preferentemente con cierres totales, el sector que
contiene a la o las fuentes sonoras del que se desea proteger, de tal manera que
constituyan recintos estancos.

Existen variantes en las cuales la partición es solo parcial (figura 3) (barreras, tabiques,
biombos, etc.), o también que las fuentes queden en un ambiente tan pequeño como su
funcionamiento lo permita (encapsulado) o que el personal a proteger ocupe recintos de
dimensiones reducidas (cabina acústica).

En todos los casos la predicción de la aislación a lograr depende del conocimiento que se
posea de la capacidad aislante de los materiales a usar o del resultado de combinar a dos
o más de ellos.

Volviendo a nuestro esquema …


Se trata de la implementación de un revestimiento acústico aislante y fonoabsorbente,
desvinculado del muro vecino, con una cámara de aire, en cuyo interior se alojará como
material fonoabsorbente, lana de
vidrio de 35 Kg de densidad más una
capa de membrana aislante FONAC®
BARRIER 3 mm , vinilo de alta densidad
5 Kg/m2, luego se cerrará el tabique
con doble placa cruzada de yeso de
12.5 mm de espesor (mín).

Una vez realizado el tabique, tenemos


dos opciones, o bien darle
terminación sobre la base del pintado
de la superficie, o realizar el
revestimiento fonoabsorbente del
tabique con placas de 50 mm, con lo
cual estaremos agregando superficie
absorbente al local, que en este caso al tratarse de aprox. unos 48 m2, y considerando el
tratamiento existente del cielorraso, llevaría el T.R. a valores inferiores, del orden de 0.4 a 0.1
s, lo cual significaría atenuar aún unos 4* dB más *(valor estimado), lo cual en frecuencias
de 1000 Hz a 2000 Hz, se traduce en una atenuación sonora cercana a los 9 dB lo que
significa una sensación psicológica de atenuación sonora de un 50 %.

Como se puede observar en la figura, con el tratamiento efectuado hasta el momento,


hemos conseguido, atenuar el nivel sonoro dentro de local, lo que contribuye a la menor
transmisión de ruidos por vía aérea, también hemos logrado desvincular a la pared del
vecino de la incidencia directa de las ondas sonoras,
pero es muy importante notar que aún no hemos hecho ninguna mejora en cuanto a la
transmisión de sonidos por vibraciones a través del piso y losa del recinto !

Por lo tanto, si seguimos la secuencia


de figuras hasta la figura 6, notaremos
que podemos seguir avanzando en la
tarea de corrección de la aislación
hasta llegar a crear un ambiente
estanco para el sonido (Ojo! no es
100% estanco, pues hay que tener en
cuenta que las aberturas, los sistemas
de ventilación y deficiencias lógicas de
los sistemas constructivos - (ladrillos
huecos, marcos metálicos, vidriados,
etc, etc.-) - sin proyecto acústico,
contribuyen notablemente a favor de la
transmisión sonora, cuya atenuación
dependerá también de las características de aislación de los materiales a utilizar, y es así
que se tiene la idea de que la mejor forma de acondicionar un recinto que tendrá elevado
nivel sonoro interior, es definitivamente tener una caja dentro de otra, tratando de
desvincular la primera de esta última de la mejor manera posible.
Siempre debe tenerse en cuenta, que los trabajos a realizar, son "tareas correctivas", sobre
una construcción, que no fue diseñada a priori, con consideraciones desde el punto de
vista acústico.

Alan R. Bahamonde
Depto. Técnico
15-5639-1843