Вы находитесь на странице: 1из 28
La Devoción de los Siete Dolores de la Bienaventurada Virgen María “Dios quiere establecer en

La Devoción de los Siete Dolores de la Bienaventurada Virgen María

“Dios quiere establecer en el mundo la devoción a Mi Inmaculado Corazón”.

1

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

¿Por qué la Devoción al Corazón de Nuestra Madre en Sus Dolores?

Porque Jesús quiere esta devoción.

Jesucristo Mismo reveló a la Beata Verónica de Binasco, que Él se complace más que nos compadezcamos de su Madre que de Él mismo. Le dijo: ‘Hija mía, mucho me agradan las lágrimas que se derraman por mi Pasión; pero amando yo con amor inmenso a mi Madre María, me agrada más aún la meditación de los dolores que Ella padeció en Mi muerte.

“He aquí por qué son muy grandes las gracias prometidas por Jesús a los devotos de los dolores de María”. 1

¡Porque Nuestra Señora también la quiere!

Nuestra Señora se dolió con Santa Brígida porque muy pocos tenían piedad de Ella y la mayor parte de sus hijos vivían sin pensar en ellos: “Miro a todos los que están en la tierra, para ver si acaso hay alguien que me compadezca y medite sobre mis Dolores, y encuentro muy pocos. Por eso, hija mía, aunque muchos me olviden, tú, sin embargo no te olvides de mí; contempla mis Dolores y compadécete cuanto puedas.2

“Por esta razón la Bienaventurada Virgen Misma apareció en el año 1239 al fundador del Orden de los Servitas, o siervos de María, a pedirles instituir un orden religioso para conmemorar Sus dolores”. 3

Es un pedido importante del Cielo dado en Fátima.

En Fátima, en 1916, el Ángel de la Paz apareció a los tres pequeños videntes, Lucía, Francisco y Jacinta, y después de animarlos a rezar y de enseñarles una oración de adoración, dijo: “Los Corazones de Jesús y de María están atentos a la voz de vuestras súplicas.” 4

En Fátima, el 13 de junio de 1917, Nuestra Señora, después de informar los tres pastorcitos de que Jacinta y Francisco irían en breve al Cielo, pero que Lucía quedaría en la tierra algún tiempo más – dijo a Lucía: Jesús quiere servirse de ti para darme a conocer y amar”, Nuestra Señora dijo entonces: “El quiere establecer en el mundo la devoción a Mi Inmaculado Corazón…” 5

En Fátima, el 13 de julio de 1917, después de que los pastorcitos habían sido aterrorizados por la visión del infierno, Nuestra Señora les dijo: “Habéis visto el infierno, a donde van las almas de los pobres pecadores; para salvarlas (las almas de los pobres pecadores),

1 Las Glorias de María, por San Alfonso de Ligorio, pág. 478.

2 Ibid

3 Ibid, pág. 492.

4 The Whole Truth About Fatima, Vol. 1, pág. 68.

5 Ibid, págs 158-9

2

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. Si hicieran lo que

os voy a decir, se salvarán muchas almas y tendrán paz

6

Jesús explicó más Su voluntad a Sor Lucía. En respuesta a su pregunta sobre la razón para no convertir a Rusia sin el Papa haciendo la Consagración de Rusia, Jesús dijo: Porque quiero que toda Mi Iglesia reconozca esa consagración como un triunfo del Inmaculado Corazón de María, para después extender su culto y poner, al lado de la devoción de Mi Corazón divino, la devoción a este Corazón Inmaculado.” 7

Santos y Doctores de la Iglesia promueven esta devoción

Dice San Alberto Magno que “así como tenemos que estar agradecidos a Jesús por su Pasión, sufrida por amor nuestro, así también tenemos que estar llenos de gratitud hacia María Santísima por el martirio que, al morir su Hijo, quiso soportar voluntariamente para salvarnos”. Y lo quiso soportar decimos – ‘voluntariamente’, porque como reveló Santa Inés a Santa Brígida, “nuestra piadosa y benigna Madre prefirió sufrir todos los martirios, antes que tolerar que las almas quedaran sin redimir, abandonadas a su antigua perdición”. 8

La tristeza de María era tan grande que, si fuese dividida por todos los hombres, sería suficiente para causarles muerte inmediata”. 9 …San Bernardino de Siena.

Mientras otros mártires sufrieron sacrificando sus vidas, la Santísima Virgen sufrió sacrificando la vida de Su Hijo una vida que Ella amaba mucho más que la Suya; y así sufrió no sólo en Su alma lo que Su Hijo suportó en Su cuerpo, sino además de eso viendo los tormentos de Su Hijo trajo más dolor a Su corazón de que si Ella hubiese suportado en Su propia persona10 …San Antonino.

La pasión de Jesús comenzó con Su nacimiento. De la misma manera María, en todas las cosas, semejante a Su Hijo, suportó Su martirio a lo largo de Su vida”. 11 …San Bernardo.

Fue “revelado a Santa Brígida” por un ángel “que la Santísima Virgen, aun antes de hacerse Su Madre, sabiendo cuanto fuese a sufrir el Verbo Encarnado por la salvación de los hombres, y con compasión por este Salvador inocente, Que sería llevado a una muerte tan cruel por crímenes que no eran Suyos, aun entonces comenzó Su gran martirio”. 12

“Los mártires suportaron los tormentos en sus cuerpos. María sufrió los Suyos en Su alma”. …San Alfonso de Ligorio. “Ahora, como el alma es más noble que el cuerpo, así mucho mayores fueron los sufrimientos de María de que los de todos los mártires, como Jesucristo

6 Ibid, pág. 182.

7 Esta respuesta de Jesús a Sor Lucía se encuentra en su carta al Padre Gonçalves, con fecha de 18 de mayo de 1936. Cf. The Whole Truth About Fatima, Vol. II, pág. 631.

8 Las Glorias de María, pág. 477.

9 Ibid, pág. 469.

10 Ibid.

11 Ibid. pág. 465.

12 Ibid, pág. 466.

3

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

Mismo dijo a Santa Catarina de Siena: Entre los sufrimientos del alma y los del cuerpo no hay comparación’”. 13

“La Santísima Virgen María, por el amor que nos dedicaba, estaba dispuesto a ver Su Hijo sacrificado a la Justicia Divina por la barbaridad de los hombres. Este gran tormento, pues, que María suportó por nosotros un tormento mayor de que mil muertes merece nuestra compasión y nuestra gratitud. Si no podemos corresponder más a un tal gran amor, al menos dediquemos algunos momentos en este día de hoy para considerar cuan grandes fueron los sufrimientos por los cuales María se hizo Reina de los mártires; porque los sufrimientos de Su gran martirio excedieron los de todos los mártires, en primer lugar por ser los más largos, y en segundo lugar por ser los mayores en intensidad”. 14 …San Alfonso de Ligorio.

“Nuestra Madre del Cielo tiene un tal amor por nosotros que merece nuestra gratitud, y esa gratitud debería demostrarse por lo menos meditando en Sus Dolores y teniendo compasión por Ella en ellos”. 15 …San Alfonso de Ligorio.

En las palabras de la Iglesia:

El Papa Benedicto XIII, en 1724, promulgó y recomendó la práctica de la devoción a los Dolores de Nuestra Señora, al conceder muchas indulgencias para quien rece el Rosario de los Siete Dolores. (vea la página 9)

Los Dolores de Nuestra Señora son conmemorados dos veces por año en el Calendario Litúrgico: el 15 de septiembre y en viernes antes de Domingo de Ramos. El hecho de que los Dolores de la Santísima Virgen María sean conmemorados dos veces por año en el Calendario Litúrgico Romano demuestra la importancia que esta devoción tiene para el Cielo.

La historia de la Devoción

La devoción a la Madre Dolorosa tiene su origen en los primeros tiempos de la Iglesia. El primer ejemplo es de San Juan al pie de la Cruz. Esta devoción ganó un lugar en la historia de la Iglesia a través de la narrativa del Evangelio de San Juan – “Estaban al mismo tiempo junto a la cruz de Jesús su madre…” (Jn. 19:25).

Aunque la devoción siempre hubiese sido parte de la piedad católica, sólo en el Siglo XIII comenzó a florecer mucho más la devoción de meditar en los dolores de Nuestra Señora. En Florencia, siete hombres santos de familias nobles dejaron la ciudad, en procura de la solidad en el Monte Senario, y juntos formaron una comunidad, dedicando sus vidas a la oración y a la penitencia. Los siete santos hombres tenían todos una fuerte devoción a Nuestra Señora.

El Viernes Santo de 1239, mientras meditando en la Pasión de Nuestro Señor y en los sufrimientos de Nuestra Señora, Ella les apareció y reveló Su deseo de que ellos formasen un

13 Las Glorias de María, pág. 469.

14 Ibid, pág. 464.

15 Ibid. pág. 478.

4

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

Orden dedicado a la práctica y a la difusión de la devoción de Sus Dolores. Estos hombres fueron los fundadores del Orden religioso de los Siervos de María (o Servitas), y todos ellos son hoy santos canonizados.

A pedido de Nuestra Señora, los siete fundadores determinaron, como objetivo de su Orden, la meditación sobre los dolores sufridos por Nuestra Señora en la Vida, Pasión y Muerte de Su Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, y se dedicaron a promover entre todos los católicos la devoción de meditar en las Siete Dolores de Nuestra Señora, introduciendo la Corona (Pequeño Rosario) de los Siete Dolores de la Santísima Virgen María.

Los Siete Dolores de Nuestra Señora

1. La profecía del anciano Simeón

2. La huída a Egipto

3. El Niño Jesús perdido

4. El encuentro de María con Jesús en el camino al Calvario

5. La Crucifixión y muerte de Jesús

6. La lanzada que traspasó el Corazón de Jesús y su descendimiento de la cruz

7. La sepultura de Jesús

Gracias y promesas conectadas a la práctica de esta devoción en honor de los Dolores de la Santísima Virgen María:

Según San Alfonso de Ligorio (Las Glorias de María), fue revelado a Santa Isabel que, a pedido de Nuestra Señora, Nuestro Señor prometió cuatro gracias principales para los devotos de Sus Dolores:

1. Todos los que, a la hora de la muerte, invoquen la Divina Madre en nombre de Sus Dolores obtendrán un verdadero arrepentimiento de sus pecados;

2. Él protegerá todos los que han tenido esta devoción en sus tribulaciones, y los protegerá especialmente a la hora de la muerte;

3. Grabará en sus mentes la recordación de Su Pasión;

4. Colocará estos siervos devotos en las manos de Su Madre María, para que Ella hace de ellos lo que desea y obtendrá para ellos todas las gracias que desean.

5

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

Además de estas cuatro gracias, hay aún siete promesas conectadas a la práctica de rezar siete Ave Marías diariamente, mientras se medita en las Lágrimas y Dolores de Nuestra Señora. Estas siete promesas fueron reveladas a Santa Brígida de Suecia:

1. “Concederé la paz a sus familias”.

2. “Serán iluminados sobre los Misterios divinos”.

3. “Los consolaré en sus dolores y los acompañaré en su trabajo”.

4. Les daré lo que piden, si no contraríe la voluntad adorable de Mi Hijo Divino y la santificación de sus almas”.

5. “Los defenderé en sus batallas espirituales contra el enemigo infernal, y los protegeré en todos los instantes de sus vidas”.

6. “Los ayudaré visiblemente a la hora de su muerte – ellos verán la faz de su Madre”.

7. “Obtuve de Mi Divino Hijo esta gracia: que quien propaga esta devoción a Mis Lágrimas y Dolores será llevado directamente de esta vida terrena a la felicidad eterna, porque todos sus pecados serán perdonados y Mi Hijo será su consuelo y alegría eternales”.

(Prayers and Heavenly Promises de Joan Carroll Cruz; Imprimatur: Mons. Francis B. Schulte, 1989, págs. 34-35)

Novena a Nuestra Señora de los Dolores (de la Raccolta)

Puede decirse como una novena de nueve días y/o acompañar la reza diaria de 7 Ave Marías ofrecidas en honor de los Dolores de Nuestra Señora.

Comenzar cada día con:

V. Oh Dios ven en mi auxilio.

R.

Señor, apresúrate a socorrerme.

V.

Gloria al Padre, etc.

R.

Así como era, etc.

Después:

Día I. Sufro por Ti, María Dolorosísima, en la aflicción de Tu corazón tierno con la profecía del santo viejo Simeón. Querida Madre, por Tu corazón tan afligido, obtén

6

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

para mí la virtud de la humildad y el Don del santo Temor de Dios. Rece un Ave María.

Día II. Sufro por Ti, María Dolorosísima, en la angustia de Tu afectuosísimo corazón durante la fuga al Egipto y Tu estadía allí. Querida Madre, por Tu corazón tan perturbado, obtén para mí la virtud de la generosidad, especialmente para con los pobres, y el Don de la Piedad. Rece un Ave María.

Día III. Sufro por Ti, María Dolorosísima, en las ansiedades que perturbaron Tu corazón amargado por la pérdida de Tu querido Jesús. Querida Madre, por Tu corazón tan angustiado, obtén para mí la virtud de la castidad y el Don de la Ciencia. Rece un Ave María.

Día IV. Sufro por Ti, María Dolorosísima, en la consternación de Tu corazón al encontrar Jesús cuando cargaba Su Cruz. Querida Madre, por Tu corazón tan perturbado, obtén para mí la virtud de la paciencia y el Don de la Fortaleza. Rece un Ave María.

Día V. Sufro por Ti, María Dolorosísima, en el martirio que Tu corazón generoso suportó al estar cerca de Jesús en Su agonía. Querida Madre, por Tu corazón de tal manera afligido, obtén para mí la virtud de la temperancia y el Don del Consejo. Rece un Ave María.

Día VI. Sufro por Ti, María Dolorosísima, en la herida de Tu corazón compasivo, cuando el lado de Jesús fue alcanzado por la lanza y Su Corazón fue traspasado. Querida Madre, por Tu corazón así traspasado, obtén para mí la virtud de la caridad fraterna y el Don del Entendimiento. Rece un Ave María.

Día VII. Sufro por Ti, María Dolorosísima, por los dolores que arrancaron Tu amantísimo corazón cuando Jesús fue sepultado. Querida Madre, por Tu corazón hundido en la amargura de la desolación, obtén para mí la virtud de la diligencia y el Don de la Sabiduría. Rece un Ave María.

V.

Ruega por nosotros, Virgen dolorosísima,

R.

Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

Oremos.

Sea hecha intercesión por nosotros, te suplicamos, Señor Jesucristo, ahora y en la hora de nuestra muerte, ante el trono de Tu misericordia, por la Santísima Virgen María, Tu Madre, Cuya santísima alma fue traspasada por una espada de dolor en la hora de Tu amarga Pasión. Pedimos esto por intercesión de Tu, Jesucristo, Salvador del mundo, que con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Indulgencia de 5 años. Indulgencia de 7 años en cada día de septiembre. Indulgencia plenaria una vez por mes, bajo las condiciones usuales, si estas oraciones sean dichas diariamente (Pio VII, Audiencia, 14 de enero de 1815).

7

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

Invocaciones Santa Madre, traspasadme; renovad en mi corazón cada herida de mi Salvador crucificado. (

Invocaciones

Santa Madre, traspasadme; renovad en mi corazón cada herida de mi Salvador crucificado. (Misal Romano).

Indulgencia de 500 días. Indulgencia plenaria bajo las condiciones usuales, si sea rezada con devoción todos los días durante un mes (S.P. Ap., 1 de agosto de 1934).

María dolorosísima, Madre de los Cristianos, rogad por nosotros. Indulgencia de 300 días (Pio

X, Audiencia, 4 de junio de 1906)

Virgen dolorosísima, rogad por nosotros. Virgo dolorosissima, ora pro nobis.

Indulgencia de 300 días. Indulgencia de 5 años, si, en honor de la Santísima Virgen María de los Dolores, si rece con devoción el Ave María 7 veces, después de la invocación encima indicada una vez (S.P. Ap., 22 de noviembre de

1934).

8

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

Oraciones a la Madre Dolorosa (de la Raccolta)

María, Santísima Virgen y Reina de los Mártires, aceptad el homenaje sincero de mi afecto filial. Recibid mi pobre alma en vuestro corazón, traspasado por tantas espadas. Recibidla como compañera de vuestros dolores al pie de la Cruz en que Jesús murió por la redención del mundo. Con Vos, oh Virgen dolorosa, sufriré alegremente todas las tribulaciones, contradicciones y enfermedades que Nuestro Señor querría enviarme. Las ofrezco todas a Vos en memoria de vuestros dolores, para que cada pensamiento de mi mente y cada latido de mi corazón sean un acto de compasión y de amor por Vos. Oh Vuestra Merced, dulce Madre, tened piedad de mí, reconciliadme con vuestro Divino Hijo Jesús, conservadme en vuestra gracia y asistidme en mi última agonía, de modo que pueda alcanzar el Cielo, estar consigo y cantar vuestras glorias. Amén.

Indulgencia de 500 días (S.C. Ind, 20 de marzo de 1887).

Santísima Virgen y Madre, cuya alma fue traspasada por una espada de dolor en la Pasión de Vuestro Divino Hijo, y Que, en Su gloriosa Resurrección, fuisteis llena de alegría sin fin por Su triunfo, obtened para nosotros, que nos dirigimos a Vos, que compartimos de las adversidades de la Santa Iglesia y de los dolores del Sumo Pontífice, de modo que podamos alegrarnos con ellos en los consuelos por los que rezamos, en la caridad y paz de Cristo Nuestro Señor. Amén.

Indulgencia de 500 días (Pio X, Rescrito de su propio puño, 25 de enero de 1906).

El Rosario de los Siete Dolores

Una de las devociones practicadas y promovidas por los siete fundadores de los Siervos de María era el Rosario de los Siete Dolores. Este Rosario consiste de siete segmentos, un segmento para cada uno de los siete principales dolores de la Santísima Virgen. Cada segmento del Rosario consiste en rezar un Padre Nuestro y siete Avemarías mientras se medite en el dolor correspondiente a ese segmento, todo esto seguido por un versículo especial, siendo dicho al fin de cada segmento. Después de las oraciones del séptimo segmento, se reza un Salve Reina y otra oración, seguida de tres Avemarías más al fin, en honor de las lágrimas que Nuestra Señora derramó en Sus Dolores.

(Vea también el diagrama en la página 27 para facilitar el rezo de este Rosario.)

La Corona (Pequeño Rosario) de los Siete Dolores

El Rosario puede rezarse tomando un dolor por día durante una semana, o rezando todo el Rosario de una sola vez (o en un solo día). Cuando todo el Rosario es rezado de una sola vez, el Acto de Contrición y las oraciones introductorias (“Oh Dios ven en mi auxilio”, etc.) sólo se dicen una única vez, al inicio del Rosario.

9

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

Incluido en el Rosario, a seguir, es una breve introducción de cada dolor para meditación mientras se reza el Rosario. Estas meditaciones son extractos de Las Glorias de María de San Alfonso de Ligorio.

Haga un Acto de Contrición

Pésame, Dios mío, y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido. Pésame por el infierno que merecí y por el Cielo que perdí; pero mucho más me pesa, porque pecando ofendí a un Dios tan bueno y tan grande como Vos. Antes querría haber muerto que haberos ofendido, y propongo firmemente no pecar más y evitar toda ocasión próxima de pecado. Amén

LUNES

V.

Oh Dios ven en mi auxilio

R.

Señor, apresúrate a socorrerme

Gloria al Padre … (ver página 25)

Primer dolor de María Santísima

La profecía del anciano Simeón

dolor de María Santísima La profecía del anciano Simeón En el templo, el Santo anciano Simeón,

En el templo, el Santo anciano Simeón, después de haber recibido en sus brazos al Divino Infante, le predice a la Virgen que aquel Hijo suyo sería blanco de las contradicciones de los

10

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

hombres: “Este Niño ha sido puesto como señal de contradicción”, y por eso “una espada de dolor atravesará tu alma.(Lc 2, 34-35).

Meditación

Dijo la Virgen Santísima a Santa Matilde que, ante el aviso de Simeón, “toda su alegría se volvió tristeza”. Porque como le fue revelado a Santa Teresa, la Madre Santísima, aunque sabía desde el principio que su Hijo sería sacrificado por la salvación del mundo, sin embargo, desde esa profecía, conoció en particular y con más en detalle las penas y la muerte despiadada que le había de sobrevenir a su amado Hijo. Conoció que le iban a perseguir y contradecir en todo. En la doctrina, porque en vez de creerle lo habían de tener por blasfemo al afirmar que era Hijo de Dios, como lo declaró el impío Caifás cuando dijo: “Ha blasfemado … es Reo de muerte” (Mt 26, 65-66). Contradicho en la estima que se merecía porque era noble de estirpe real y fue despreciado como plebeyo: “Acaso no es éste el hijo del carpintero?” (Mt 13,55) “¿No es éste el artesano, el hijo de María?” (Mc 6,3) . Era la misma sabiduría y fue tratado de ignorante:

“¿Cómo es que éste sabe las letras, si no ha estudiado?” (Jn 7,15); de falso profeta: “Le cubrieron con un velo y le daban bofetones, y le preguntaban diciendo: ¡Adivina! ¿Quién es el que te ha pegado?” (Lc 22,64); lo trataron de loco: “Ha perdido el juicio ¿Por qué lo escucháis?”(Jn 10,20). Fue tratado de bebedor, glotón y amigo de los pecadores. “Vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y decís: He aquí un hombre glotón y bebedor, amigo de publicanos y de pecadores” (Lc7,34). Lo tuvieron por hechicero: “Por arte del príncipe de los demonios lanza a los demonios” (Mt 9,34), por hereje y endemoniado: “¿No decimos con razón nosotros, que eres un samaritano y que estás endemoniado?” (Jn 8,48). En suma, fue tenido por criminal tan notorio que no necesitaban proceso para condenarlo, como le gritaron los judíos a Pilatos: “Si éste no fuera un malhechor, no te lo hubiésemos entregado” (Jn 18,30).

Padrenuestro

Siete Ave Marías

(ver página 25)

Versículo: Oh María, Madre mía, dadme de vuestro dolor, para haceros compañía en la muerte de mi Dios.

MARTES

V.

Oh Dios ven en mi auxilio

R.

Señor, apresúrate a socorrerme

Gloria al Padre … (ver página 25)

Segundo dolor de María Santísima

La huída a Egipto

Pasemos a considerar la segunda espada de dolor que hirió a María Santísima en la huída a Egipto que tuvo que emprender con su Hijo, el infante Jesús, debido a la persecución de Herodes.

11

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

Meditación Cuando oyó Herodes que había nacido el Mesías esperado, temió neciamente que le iba

Meditación

Cuando oyó Herodes que había nacido el Mesías esperado, temió neciamente que le iba a arrebatar su reino. Esperaba el impío que los Reyes Magos le trajeran noticias de dónde había nacido el Niño Rey a fin de quitarle la vida, pero al verse burlado por ellos, ordenó la matanza de todos los niños de Belén. Por eso el Ángel se apareció en sueños a San José y le ordenó:

Levántate, toma el Niño y a su Madre, y huye a Egipto” (Mt 2,13). Y entonces comprendió la afligida María que ya comenzaba a realizarse en su Hijo la profecía de Simeón, viendo que, apenas nacido, era perseguido a muerte. Qué sufrimiento el del Corazón de María oír que se le intimaba la orden de ir con su Hijo a tan duro destierro. Es fácil imaginar lo mucho que María sufrió en este viaje. Era grande la distancia hasta Egipto, trescientas millas requerían un viaje de treinta días. El camino era escabroso, desconocido y poco frecuentado, el clima, desapacible. María era doncella joven y delicada, no acostumbrada a semejantes viajes. ¿Dónde pernoctarían durante tan largo viaje con doscientas millas de desierto, sino sobre la arena? Vivieron en Egipto siete años. Eran forasteros desconocidos, sin rentas, sin dinero, sin parientes. Apenas podían sustentarse con sus modestos trabajos hechos a mano. Opina Landolfo de Sajonia (y sirva esto para consuelo de los pobres), que María vivía allí tan en la pobreza que alguna vez pasaron hambre sin tener ni un bocado de pan que darle a su Hijo. Ver a Jesús y María con San José andar por el mundo como errantes y fugitivos nos debe mover a vivir también en la tierra como peregrinos, sin aferrarse a los bienes que el mundo ofrece, como quienes pronto lo tendremos que dejar todo y pasar a la vida eterna. Nos enseña además a abrazar la cruz, pues no se puede vivir en este mundo sin cruces. Amemos y consolemos a María acogiendo dentro de nuestros corazones a su Hijo, que todavía es perseguido y maltratado por los hombres con sus pecados.

Padrenuestro

Siete Ave Marías

(ver página 25)

Versículo

(ver página 11)

12

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

MIÉRCOLES

V.

Oh Dios ven en mi auxilio

R.

Señor, apresúrate a socorrerme

Gloria al Padre … (ver página 25)

Tercer dolor de María Santísima

El Niño Jesús perdido

Tercer dolor de María Santísima El Niño Jesús perdido Entre los mayores sufrimientos que la Madre

Entre los mayores sufrimientos que la Madre de Dios padeció en su vida, está este dolor:

La pérdida de su Hijo, que se quedó en el Templo de Jerusalén. Acostumbrada a gozar de la dulcísima presencia de su Jesús, se vio por tres días privada de Él.

Meditación

Qué ansiedad tuvo que experimentar esta afligida Madre durante aquellos tres días en los que anduvo por todos lados preguntando por su Hijo, como la Esposa de los Cantares: “¿Acaso habéis visto al que ama mi alma?” (Cant 3,3). Este tercer dolor de María primeramente debe servir de consuelo a quienes están desolados y no gozan de la presencia de su Señor, que en otro tiempo sintieron. Lloren, sí, pero con paz, como lloraba María la pérdida de su Hijo. Y el que quiera encontrar al Señor sepa que debe buscarlo, no entre las delicias y los placeres del mundo,

13

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

sino entre las cruces y las mortificaciones, como lo buscó María. Tu padre y yo te hemos buscado llenos de aflicción” (Lc 2,48) dijo Ella a su Hijo. Debemos aprender de María a buscar a Jesús. Por lo demás es el único bien que debemos buscar: Jesús. Dice San Agustín, hablando de Job: “Perdió lo que le había dado Dios, pero tenía a Dios”. Si María lloró tres días la pérdida de su Hijo, con cuánta más razón deben llorar los pecadores que han perdido la gracia de Dios y a los que el Señor les dice: “Vosotros no sois mi pueblo y yo no soy para vosotros vuestro Dios(Os 1,9). Porque esto es lo que hace el pecado, separa el alma de Dios: “Vuestras culpas os separaron a vosotros de vuestro Dios” (Is 59,2) Por lo cual, aunque un pecador sea muy rico, habiendo perdido a Dios, todo lo de la tierra no es más que humo y sufrimiento, como lo confesó Salomón: Todo es vanidad y aflicción del Espíritu” (Eclo 1,14).

Padrenuestro

Siete Ave Marías

(ver página 25)

Versículo

(ver página 11)

JUEVES

V. Oh Dios ven en mi auxilio

R. Señor, apresúrate a socorrerme

Gloria al Padre … (ver página 25)

Cuarto Dolor de María Santísima

El encuentro con Jesús en el camino al Calvario

Santísima El encuentro con Jesús en el camino al Calvario 14

14

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

Cuánto más tiernamente lo amó, tanto mayor dolor sintió al verlo sufrir, especialmente cuando lo encontró, ya condenado a muerte, cuando iba con la cruz al lugar del suplicio. Ésta es la cuarta espada de dolor, que vamos a considerar.

Meditación

“Oh Madre dolorosa”, le diría San Juan “Tu Hijo ya ha sido sentenciado a muerte y ya ha salido llevando Él mismo la cruz camino del Calvario. Ven, si quieres verlo y darle el último adiós en el camino por donde ha de pasar.” Parte María con Juan. Esperó en aquel lugar ¡y cuántos escarnios tuvo que oír de los judíos que ya la conocíandirigidos contra su Hijo, y, tal vez, contra Ella misma! ¡Qué exceso de dolor fue para Ella ver los clavos, los martillos y los cordeles que llevaban delante los verdugos y todos los horribles instrumentos para matar a su Hijo. Pero ahora los instrumentos de ejecución, los verdugos, todos han pasado. María levanta sus ojos. Y ¿qué ve? ¡Oh Señor! Ve a un joven cubierto de sangre y heridas de pies a cabeza, con una corona de espinas, con una pesada cruz sobre sus espaldas. Miró a Él pero apenas lo reconoció. Las heridas, los hematomas y la sangre coagulada le hacían semejante a un leproso, estaba desconocido. El Hijo, apartándose de los ojos un grumo de sangre que le impedía la visión como le fue revelado a Santa Brígidamiró a la Madre, y la Madre miró al Hijo. Sus miradas llenas de dolor fueron como otras tantas flechas que traspasaron aquellas almas enamoradas. Pero a pesar de que ver morir a Jesús le ha de costar un dolor tan acerbo, la amante María no quiere dejarlo. La Madre lleva su cruz y le sigue para ser crucificada con Él. Tengamos compasión de Ella y procuremos seguir a su Hijo y a Ella también nosotros, llevando con paciencia la cruz que nos envía el Señor.

Padrenuestro

Siete Ave Marías

(ver página 25)

Versículo

(ver página 11)

VIERNES

V.

Oh Dios ven en mi auxilio

R.

Señor, apresúrate a socorrerme

Gloria al Padre … (ver página 25)

Quinto dolor de María Santísima

La muerte de Jesús

Estaba junto a la cruz de Jesús su Madre” (Jn 19,25). No se le ocurre a San Juan decir otra cosa para ponderar el martirio de María: Contémplala junto a la cruz a la vista de su Hijo moribundo y después dirás si hay dolor semejante a su dolor. Detengámonos también nosotros hoy en el Calvario a considerar esta quinta espada que traspasó el Corazón de María: La muerte de Jesús.

15

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

Meditación Apenas llegado al Calvario el Redentor, rendido de fatiga, los verdugos lo despojaron de

Meditación

Apenas llegado al Calvario el Redentor, rendido de fatiga, los verdugos lo despojaron de sus vestiduras y clavaron en la cruz sus sagradas manos y sus pies. Una vez crucificado, levantaron en alto la cruz, y así lo dejaron hasta que muriera. Lo abandonaron los verdugos, pero no lo abandonó su Madre. Entonces se acercó más a la cruz para asistir a su muerte. Así lo dijo la Santísima Virgen a Santa Brígida: “Yo no me separaba de Él, y me aproximé más a su cruz”. Oh verdadera Madre, Madre llena de amor, a la que ni siquiera el espanto de la muerte pudo separar del Hijo amado. Pero, oh Señor, ¡qué espectáculo tan doloroso era ver a este Hijo agonizando sobre la cruz, y ver agonizar a esta Madre al pie de la cruz, que sufría todas las penas que padecía el Hijo! Todos estos sufrimientos de Jesús, eran a la vez sufrimientos de María. Cuantas eran las llagas en el cuerpo de Cristo dice San Jerónimootras tantas eran las llagas en el corazón de María.” “El que entonces se hubiera encontrado en el Calvario, dice San Juan Crisóstomo, habría encontrado dos altares donde se consumaban dos grandes sacrificios: Uno en el cuerpo de Jesús, y otro en el Corazón de María”.

Padrenuestro

Siete Ave Marías

(ver página 25)

Versículo

(ver página 11)

16

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

SÁBADO

V.

Oh Dios ven en mi auxilio

R.

Señor, apresúrate a socorrerme

Gloria al Padre … (ver página 25)

Sexto dolor de María Santísima

La lanzada que traspasó el Corazón de Jesús y su descendimiento de la cruz

el Corazón de Jesús y su descendimiento de la cruz ¡Oh María! En este día vas

¡Oh María! En este día vas a ser herida con una nueva espada de dolor al ver traspasar con una espada cruel el costado de tu mismo Hijo ya muerto, y después tendrás que recogerlo entre tus brazos al ser bajado de la cruz. Esto es lo que vamos a considerar en el sexto dolor que afligió el Corazón de esta pobre Madre.

17

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

Meditación

Basta decirle a una madre que ha muerto su hijo para revivir en ella todo el amor hacia el hijo perdido. Uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua” (Jn 19,34). Dice el devoto Lanspergio: “Compartió Cristo con su Madre el sufrimiento de esta herida. De modo que él recibió el ultraje y María el dolor”. Fueron tantos y tales los sufrimientos de María, que no murió sólo por milagro de Dios. En los demás dolores tenía al menos a su Hijo que la compadecía, pero en éste no tenía al Hijo que la pudiera consolar. He aquí que ya bajan a Jesús de la cruz y la afligida Madre, extendiendo los brazos, va al encuentro de su amado Hijo, lo abraza y después se sienta al pie de la cruz. Su Hijo murió por los hombres, pero ellos continúan persiguiéndole y crucificándole con sus pecados. Tomemos la resolución de no atormentar más a esta Madre Dolorosa, y si en lo pasado la hemos afligido con nuestros pecados, hagamos ahora lo que Ella nos pide.

Padrenuestro

Siete Ave Marías

(ver página 25)

Versículo

(ver página 11)

DOMINGO

V.

Oh Dios ven en mi auxilio

R.

Señor, apresúrate a socorrerme

Gloria al Padre … (ver página 25)

Séptimo dolor de María Santísima

La sepultura de Jesús

Ésta es la última espada de dolor que vamos a considerar. Cuando María, después de haber asistido a la muerte de su Hijo en la cruz, después de haberlo abrazado ya muerto, debía finalmente dejarlo en el sepulcro.

18

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

Meditación A fin de considerar mejor este último misterio de dolor, volvamos al Calvario para

Meditación

A fin de considerar mejor este último misterio de dolor, volvamos al Calvario para contemplar a la afligida Madre que aún tiene abrazado a su Hijo muerto. Los santos discípulos, temiendo que la Virgen muriese allí de dolor, se apresuraron a quitarle de su regazo al Hijo muerto para darle sepultura. Por lo cual, con reverente violencia se lo quitaron de los brazos, y, embalsamándolo con aromas, lo envolvieron en la sábana ya preparada. Lo llevan al sepulcro en fúnebre cortejo; la Madre Dolorosa sigue al Hijo camino a la sepultura. Al rodar la piedra para cerrar el sepulcro los angustiados discípulos del Salvador, debieron dirigirse a la Virgen para decirle: “Señora, hay que rodar la piedra, resígnate, míralo por última vez y despídete de tu Hijo” Por fin ruedan la piedra y queda encerrado en el Santo Sepulcro el Cuerpo de Jesús, aquel gran tesoro, que no lo hay mayor ni en el Cielo ni en la tierra. María deja sepultado su Corazón en el sepulcro con Jesús, porque Jesús es todo su tesoro: “Donde está tu tesoro está tu corazón” (Lc 12,34). Y con esto, dando el último adiós al Hijo y al sepulcro, se marchó y volvió a su casa. Andaba María tan triste y afligida, que, según San Bernardo: “provocaba las lágrimas de muchos”, de modo que por donde pasaba, los que la veían no podían contener el llanto, y agrega San Bernardo que los santos discípulos y mujeres que la acompañaban, lloraban aún más por Ella que por su Señor.

Padrenuestro

Siete Ave Marías

19

Versículo

(ver página 11)

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

Dios te salve, Reina*

Oremos

Oh Dios, en cuya Pasión, de acuerdo con la profecía de Simeón, una espada de dolor traspasó el alma dulcísima de María, Virgen y Madre gloriosa; conceded a nosotros que conmemoramos y reverenciamos sus dolores, sintamos el bendito efecto de Vuestra Pasión, Vos que vivís y reináis por los siglos de los siglos. Amen.

Se concluye con tres Avemarías en honor de las lágrimas derramadas por Nuestra Señora en sus Dolores.

*Salve Reina

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida y dulzura y esperanza nuestra: Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos y, después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima! ¡oh piadosa! ¡oh dulce Virgen María! V. Ruega por nosotros santa Madre de Dios, R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.

En 1809, mientras cautivo de Napoleón Bonaparte, el Papa Pio VII escribió una letanía a Nuestra Señora de los Dolores. He aquí una traducción del original en latín.

Letanía de Nuestra Señora de los Siete Dolores

Señor, tened piedad de nosotros. Cristo, tened piedad de nosotros. Señor, tened piedad de nosotros. Dios, Padre celestial, tened piedad de nosotros Dios, Hijo, Redentor del mundo, tened piedad de nosotros. Dios, Espíritu Santo, tened piedad de nosotros. Dios, trino y uno, tened piedad de nosotros. Santa María,* Santa Madre de Dios,* Santa Virgen de las vírgenes,* Madre crucificada,* Madre dolorosa,* Madre afligida,* Madre abandonada,*

Madre desolada,* Madre privada de vuestro Hijo,* Madre herida con una espada de dolor,* Madre llena de trabajos,* Madre espiritualmente clavada en la cruz,* Madre tristísima,* Fuente de lágrimas,* Cúmulo de padecimientos,* Espejo de paciencia,* Roca de firmeza y constancia,* Arca de confianza,* Refugio de los abandonados,* Escudo de los oprimidos,* Triunfadora de la incredulidad,* Consuelo de los desgraciados,* Salud de los enfermos,* Fortaleza de los débiles,* Puerto de los náufragos,*

20

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

Calma de las tempestades*, Asilo de los tristes,* Terror de los insidiosos,* Tesoro de los fieles,* Luz de los Profetas,* Báculo de los Apóstoles,* * ROGAD POR NOSOTROS

Corona de los Mártires,* Consejo de los Confesores,* Perla de las Vírgenes,* Apoyo de los huérfanos,* Amparo de las viudas,* Alegría de los santos,*

Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo, perdonadnos, Señor. Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo, escuchadnos, Señor. Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo, tened misericordia de nosotros, Señor.

Dadnos una mirada, libradnos de todo mal, socorrednos en todas nuestras necesidades, por el poder de Jesucristo. Amén.

Imprimid vuestras penas, Reina del cielo, en el fondo de mi corazón, a fin de que en ellas pueda leer y aprender dolor y amor; dolor, para sufrir con Vos y por Vos toda suerte de dolor; y amor, para despreciar con Vos y por Vos todo amor que no sea el de Jesús.

El Stabat Mater Dolorosa es considerado uno de los siete mayores himnos latinos de todos los tiempos. Es una Secuencia Católica Romana del Siglo XIII (un himno cantado después del Gradual en ciertas Misas), frecuentemente atribuido al Papa Inocencio III y Jacopone da Todi. El título Stabat Mater Dolorosa viene de la primera línea de la secuencia y significa literalmente, “La Madre dolorosa estaba de pie”.

El himno es muchas veces asociado a las Estaciones de la Cruz. Es recitado como la Secuencia de dos Misas del Calendario Romano que conmemoran Nuestra Señora de los Dolores: 15 de septiembre, y la Misa de Viernes de la Semana de Pasión.

De El Camino de la Cruz siguiendo el método de San Alfonso de Ligório.

Stabat Mater

Stabat Mater dolorósa Juxta crucem lacrymósa, Dum pendébat Fílius.

La madre piadosa estaba Junto a la Cruz y lloraba Mientras el hijo pendía,

Cujus ánimam geméntem, Contristátam et doléntem, Pertransívit gládius.

Cuya alma triste y llorosa Traspasada y dolorosa Fiero cuchillo tenía.

21

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

O

quam tristis et afflícta

O

cuán triste, quán aflicta

Fuit illa benedícta Mater Unigéniti!

Se vio la madre bendita

De

tantos tormentos llena

Quæ mærébat et dolébat, Pia Mater dum vidébat Nati poenas ínclyti.

Cuando triste contemplaba

Y

dolorosa miraba

Del hijo amado la pena.

Quis est homo, qui non fleret, Matrem Christi si vidéret

Y

¿cuál hombre no llorara

Si

la madre contemplara

In

tanto supplício?

De

Cristo en tanto dolor?

Quis non posset contristári, Christi Matrem contemplári Doléntem cum Fílio?

Y

¿quién no se entristeciera,

Piadosa madre, si os viera Sujeta a tanto rigor?

Pro peccátis suae gentis

Por los pecados del mundo Vio a Jesús en tan profundo Tormento la dulce Madre

Vidit Jesum in torméntis,

Et

flagéllis súbditum.

Vidit suum dulcem natum Moriéndo desolátum, Dum emísit spíritum.

Y

muriendo el hijo amado

Que rindió desamparado El espíritu a su Padre.

Eia Mater, fons amóris, Me sentíre vim dolóris Fac ut técum lúgeam.

Oh

Madre, fuente de amor,

Hazme sentir tu dolor, Para que llore contigo

Fac, ut ardeat cor meum,

Y

que por mi Cristo amado

In

amándo Christum Deum,

Mi

corazón abrasado

Ut sibi compláceam.

Más viva en él que conmigo.

Sancta Mater, istud agas Crucifixi fige plagas Cordi meo válide.

Y

porque a amarle me anime,

En

mi corazón imprime

Las llagas que tuvo en sí;

22

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

Tui nati vulneráti, Tam dignáti pro me pati, Poenas mecum dívide.

Y

de tu hijo, Señora,

Divide conmigo ahora Las que padeció por mí

Fac me tecum píe flere, Crucifíxo condolére, Donec ego víxero.

Hazme contigo llorar,

Y

de versa lastimar

De sus penas, mientras vivo;

Juxta Crucem tecum stare Et me tibi sociáre In planctu desídero.

Porque, acompañar deseo En la cruz, donde le veo, Tu corazón compasivo

Virgo vírginum præclára, Mihi jam non sis amára:

Virgen de vírgenes santas, Llore yo con ansias tantas Que el llanto dulce me sea;

Fac me tecum plángere.

Fac, ut portem Christi mortem, Passiónis fac consórtem, Et plagas recólere.

Porque su passion y muerte Tenga en mi alma de suerte Que siempre sus penas vea.

Fac me plagis vulnerári, Fac me Cruce inebriári, Et crúore Fílii.

Haz que su cruz me enamore

Y

que en ella viva y more

De mi fe y amor indicio;

Flammis ne urar succénsus, Per te, Virgo, sim defénsus In die judícii.

Porque me inflame y encienda

Y

contigo me defienda

En el día del juicio.

Christe, cum sit hinc exire, Da per Matrem me veníre Ad palmam victóriæ.

Haz que me ampare la muerte De Cristo, cuando en tan fuerte Trance vida y alma estén;

Quando corpus moriétur, Fac, ut animæ donétur Paradísi glória. Amen.

Porque cuando quede en calma

El cuerpo, vaya mi alma

A su eterna gloria. Amén.

23

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

Oraciones de la Sta. Misa de Nuestra Señora de los Dolores

El Santo Sacrificio de la Misa es la forma de oración más poderosa y el mejor modo de rendir homenaje a Nuestra Señora y a Sus Dolores, y por medio de Ella, rendir homenaje a Nuestro Señor. Nuestra Señora de los Dolores es conmemorada dos veces en el Calendario Litúrgico: El Viernes de Pasión (Viernes antes del Domingo de Ramos) y el 15 de septiembre.

Introito: Estaban de pie junto a la Cruz de Jesús, su Madre y la hermana de ésta. María de Cleofás, y Salomé y María Magdalena. V. Dijo Jesús: Mujer, ahí tienes a tu hijo. Después dijo al discípulo: Ahí tienes a tu Madre. (Juan 19:25) V. Gloria

Oración para el Viernes de Pasión: Oh Dios, en cuya Pasión fue traspasada de dolor la dulcísima alma de la gloriosa Virgen y Madre María, según la profecía de Simeón; concedednos bondadosamente que los que veneremos su Transfixión y sus dolores, alcancemos el feliz efecto de vuestra Pasión, por los gloriosos méritos, súplicas e intercesión de todos los Santos que fueron fieles en perseverar junto a la Cruz. Vos, que vivís y reináis, en la unidad del Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos. R. Amén.

Oración para la Fiesta del 15 de septiembre: Oh Dios, en cuya Pasión, según la profecía de Simeón, una espada de dolor traspasó la dulcísima alma de la gloriosa Virgen y Madre María; concedednos bondadosamente que, celebrando con devoción la memoria de vuestros dolores, nos aprovechemos de vuestra Pasión. Vos que vivís y reináis, en la unidad del Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos. R. Amén.

Epístola: (Judit 13:22-25) El Señor con su poder te ha llenado de bendiciones, pues por ti ha deshecho a nuestros enemigos. El Señor Dios Altísimo te ha bendecido, oh hija, sobre todas las mujeres de la tierra. Bendito sea el Señor que ha creado cielos y tierra, pues ha hecho hoy tan célebre tu nombre, que te alabarán todas las generaciones, al recordar el poder que te ha dado el Señor; ya que no temiste morir por ellos, al ver las tribulaciones y la aflicción de tu pueblo, sino que impediste su ruina ante nuestro Dios.

Gradual: Triste y dolorosa estáis, oh Virgen María al pie de la Cruz del Señor Jesús, vuestro Hijo y Redentor. V. Oh Virgen y Madre de Dios, el que no cabe en todo el mundo, el que es Autor de la vida, hecho Hombre, sufre este suplicio de Cruz. Tracto: La Virgen María, Reina del Cielo y Señora del mundo, estaba llena de dolor junto a la Cruz de nuestro Señor Jesucristo. (Lam. 1:12) V. Oh vosotros todos, que pasáis por el camino, atended y ved si hay dolor semejante al mío.

Secuencia: Stabat Mater vea la página 21.

Evangelio: (Juan 19:25-27) Estaban de pie junto a la Cruz de Jesús, su Madre y la hermana de ésta, María de Cleofás y Salomé y María Magdalena. Viendo, pues, Jesús, a su Madre y al discípulo amado, allí presente, dijo a su Madre: Mujer, he ahí a tu hijo. Dice luego al discípulo:

He ahí a tu Madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió por suya.

24

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

Ofertorio: Acordaos, oh Virgen y Madre, en la presencia del Señor, de abogar en favor nuestro, para que aparte de nosotros su indignación.

Secreta para el Viernes de Pasión y la Misa del 15 de septiembre: Señor nuestro Jesucristo, os ofrecemos estos sacrificios y plegarias, suplicándoos humildemente que cuantos recordamos en nuestras oraciones la Transfixión de la dulcísima alma de vuestra Madre María Santísima, consigamos, por los méritos de vuestra muerte, y por la piadosísima intercesión de vuestra Madre y de los Santos que la acompañaron al pie de la Cruz la felicidad de los escogidos. Vos que vivís y reináis por los siglos de los siglos. Amén.

Comunión: Felices los sentidos de Santa María Virgen, que merecieron sin morir la palma del martirio bajo la Cruz del Señor.

Poscomunión para el Viernes de Pasión y Misa del 15 de septiembre: Haced, Señor, que los Sacramentos recibidos al celebrar devotamente la Transfixión de vuestra Madre la Virgen María nos alcancen de vuestra piedad toda clase de saludables efectos. Vos que vivís y reináis por los siglos de los siglos. Amén.

El Padre Nuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; y perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación; mas líbranos del mal. Amén.

El Avemaría

Dios te salve María, llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita eres entre todas la mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

El Gloria

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Hay grandes beneficios espirituales por esta devoción

Las gracias y las promesas concedidas a quien practique la devoción a Nuestra Señora y a Sus Dolores son muy grandes. Sin embargo, en el caso en que se necesita Usted un pequeño aliento para abrazar esta devoción, tal vez el siguiente relato, tomado de las revelaciones de Santa Brigida, pueda ayudar:

“Había un cierto hombre rico, tan noble de nacimiento como vil y pecaminoso por sus hábitos. Se había dado como esclavo al demonio, por un contracto expreso, y durante sesenta años consecutivos lo sirvió, llevando una vida tal que se puede imaginar, y nunca se aproximó de los sacramentos. Pues bien, sucedió que este príncipe estaba muriendo, y Jesucristo, para

25

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

mostrarle misericordia, ordenó a Santa Brígida que dijese a su confesor que lo fuese ver y lo exhortase a confesar sus pecados. El confesor fue, y el enfermo dijo que no había pedido la confesión, visto que había recibido muchas veces el sacramento de la Penitencia.

“El Padre volvió una segunda vez, pero aquel pobre esclavo del infierno perseveró en su determinación obstinada de no confesarse. Jesús dijo una vez más a la Santa que pidiese al confesor que volviese. El así hizo, y en la tercera ocasión contó al enfermo la revelación hecha a la santa, y que él había vuelto tantas veces porque Nuestro Señor, Que quería mostrarle misericordia, así lo había ordenado. Oyendo esto, el moribundo fue tocado y comenzó a llorar:

¿‘Pero cómo’, exclamó, ‘puedo salvarme’?; ¿‘Yo, que durante sesenta años serví el demonio como esclavo, y sobrecargué mi alma con incontables pecados’?

‘Mi hijo’, respondió el Padre, animándolo, ‘no dudes; si te arrepientes, de parte de Dios te prometo el perdón’. Entonces, ganando confianza, dijo al confesor: ‘Señor Padre, me consideré a mí propio como perdido, y ya desesperaba de la salvación; pero ahora siento el dolor por mis pecados, lo que me da confianza; y visto que Dios aún no me abandonó, voy a hacer mi confesión’.

“Y, en verdad, se confesó cuatro veces en aquel día, con las mayores señales de arrepentimiento, y en la mañana siguiente, recibió la Santa Comunión. El Viernes, contrito y resignado, se murió. Después de su muerte, Jesucristo otra vez habló a Santa Brígida, le dijo que aquel pecador se había salvado, que estaba entonces en el purgatorio, y que debía su salvación a la intercesión de la Santísima Virgen, Su Madre. Porque el fallecido, aunque hubiese llevado una vida perversa, había conservado siempre la devoción a los dolores de Nuestra Señora, y siempre que pensaba en ellas se compadecía de Ella”.

…Tomado de Las Glorias de María de San Alfonso de Ligorio, páginas 479-480.

Reina del Cielo, alegrados

En su autobiografía, Santa Teresa de Ávila contó lo siguiente: “Él (Nuestro Señor) me dijo que, cuando resucitó, se mostró a Nuestra Señora, porque Ella estaba muy triste, porque el dolor le traspasó de tal manera el alma que ni consiguió recuperar inmediatamente, para poder aprovechar de aquella alegría. Por eso, vi como era diferente mi dolor. ¿Cómo debería haber sido la de la Virgen? Él (Nuestro Señor) quedó entonces mucho tiempo con Ella porque era necesario para consolarla”.

Nuestra Señora tomó mucho tiempo ultrapasando Su tristeza. ¡Cuán grandes eran, en verdad, los dolores de Nuestra Señora! A la luz de todo esto, podemos comprender mejor la oración de la Iglesia (en la página 28), Reina del Cielo, ¡alégrate! Aleluya.

26

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

Como rezar el Rosario de los Siete Dolores

(ver también la página 9)

Padre Nuestro 1º Dolor (ver página 10)

Padre Nuestro 2º Dolor (ver página 11)

Padre Nuestro 3º Dolor (ver página 13)

Padre Nuestro

4º Dolor (ver página 14)

Padre Nuestro 5º Dolor (ver página 15)

Padre Nuestro 6º Dolor (ver página 17)

Padre Nuestro 7º Dolor (ver página 18)

2 1 2 2 1 1 1 1 2 2 2 1 4 3
2
1
2
2
1
1
1
1
2
2
2
1
4
3
2
2

1

Se hace la Señal de la Cruz.

Acto de Contrición.

V.

Oh Dios ven en mi auxilio

R.

Señor, apresúrate a socorrerme

1. Anuncie el Dolor y rece un Padre Nuestro (ver página 25) y un Avemaría (ver página 25).

2. Versículo: Oh María, Madre mía, dadme de vuestro dolor,… (ver página 11).

3. Salve Reina (ver página 20) … y Oh Dios, en cuya Pasión… (ver página 20).

4. Tres Avemarías en honor de las lágrimas derramadas por Nuestra Señora.

27

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf

Regina Coeli Alégrate, Reina del cielo; aleluya. Porque el que mereciste llevar en tu seno;

Regina Coeli

Alégrate, Reina del cielo; aleluya. Porque el que mereciste llevar en tu seno; aleluya. Ha resucitado, según predijo; aleluya. Ruega por nosotros a Dios; aleluya. V. Gózate y alégrate, Virgen María; aleluya. R. Porque ha resucitado Dios verdaderamente; aleluya.

Oremos

Oh Dios que por la resurrección de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, te has dignado dar la alegría al mundo, concédenos que por su Madre, la Virgen María, alcancemos el gozo de la vida eterna. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Para más información, dirigirse a:

Centro de Fátima

En Canadá: 452 Kraft Rd, Fort Erie, ON L2A4M7 En EE.UU.: 17000 State Route 30, Constable, NY 12926

Llámenos a 1-905-871-7607 • Para enviar un fax: 1-905-871-8680

Internet: www.fatima.org E-mail: info@fatima.org

BT020

Impreso en Canadá

28

http://www.fatima.org/span/news/pdf/Devocion_de_los_siete_Dolores.pdf