Вы находитесь на странице: 1из 16

´ 2018, N U MERO 1

34567

´ 2018, N U MERO 1 34567 ¿S ig ue s iendo u ´ t i

¿S ig ue s iendo u ´ t i l

la Bi bl ia?

´

I

N DICE

  • 3 ¿Son utiles ´ los consejos de la Biblia?

34567˙

Vol. 1 39, No. 1 2018 SPANISH

Ejemplares en distintos formatos: 69.804.000

Disponible en 327 IDIOMAS

  • 4 La eterna sabidur ıa ´ de la Biblia

LA ATALAYA e s una revista que tiene

como prop os ´ ito honrar a Jehov a, ´ el Dios

Soberano del universo. Consuela a la

gente anunciando que el Reino de Dios

  • 6 ¿Anticuada, o adelantada para su tiempo? ( Recuadro)

—un gobierno que se halla en los cielos — pronto acabar a ´ con la maldad y transfor-

mar a ´ la Tierra en un para ıso. ´ Adem as ´ ,

promueve la fe en el Rey reinante de

  • 8 Nos ayuda a evitar problemas

  • 10 Nos ayuda a resolver los problemas

  • 12 Nos ayuda a sobrellevar los problemas

  • 14 La Biblia y nuestro fut uro

d icho gobierno, Je sucristo, qu ien mu ri o ´ para que pud i eramos ´ alcanzar la vida eterna. Esta publicaci on, ´ ed itada s in interrupci on ´ de sde 1879, e s pol ıticamente ´ neutral y reconoce la Biblia como m axima ´

autoridad.

The Watchtower (ISSN 0043-1087) Issue 1

January/February 2018 is published by

Watchtower Bible and Tract Society of New York,

Inc.; L. Weaver, Jr., President; G. F. Simonis,

Secretary-Treasurer; 1000 Red Mills Road,

  • 16 ¿Usted qu e ´ opina?

´ ¿SIGU E SI EN DO UTI L LA BI BLIA?

Con tanta informaci on ´ y tecnolog ıa ´ como tenemos en la actualidad , ¿sigue siendo util ´ un libro tan antiguo como la Biblia? La Biblia

misma dice:

“ Toda Escrit ura es inspirada de Dios y provechosa”

(2 Timoteo 3 : 16).

Este n umero ´ de La Atalaya analiza si la Biblia realmente puede

guiarnos en todos los aspectos de la vida.

Wallkill, NY 12589-3299. 2017 Watch Tower

Bible and Tract Society of Pennsylvania.

La Atalaya (n umero ´ 1, enero y febrero de 2018) es una publicaci on ´ editada en Espa na ˜ por Testigos Cristianos de Jehov a, ´ Ctra. Torrej on-Ajalvir, ´ km. 5,

28864 Ajalvir (Madrid). 2017 Watch Tower Bible

and Tract Society of Pennsylvania. Hecho en Espa na. ˜

˜

ESPA NA:

Testigos de Jehov ´ a, ´ Apartado 132

28850 Torrej on de Ardoz (Madrid).

ALEMANIA:

Testigos de Jehov a, ´ 65617 Selters.

Encontrar a ´ la lista completa de direcciones

en www.jw.org/es/datos-de-contacto.

Los datos personales que nos suministre para

el env ıo ´ de la publicaci on ´ mencionada en la p agi- ´

na 16 no pasar ´ an ´ a formar parte de ning un ´ fichero

de datos. Ser an utilizados exclusivamente para ha-

cerle llegar la publicaci on ´ que nos ha solicitado.

s

¿Desea obtener m as ´ informaci on ´

o recibir en su hogar clases ´

b ıblicas

g rat uitas?

Visite jw. org

o escriba a una de las d irecciones

ind icadas arriba.

Esta publicaci on ´ se distribuye como parte de una obra mundial de educaci on ´ b ıblica ´

que se sostiene con donativos. Prohibida su venta.

Si desea hacer un donativo, visite jw.org. A menos que se indique lo contrario, las citas b ıblicas ´

se han tomado de la versi on ´ en lenguaje moderno

Traducci on ´ del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras (con referencias).

¿Son ut ´ i les

los conse jos

de la Bi bl ia?

¿Son ut ´ i les los conse jo s de la Bi bl ia? ´ L

´ L A ATAL AYA 2018 , N UMERO 1

ALGUNOS AFIRMAN QUE NO. Un m edico ´ dijo que

usar la Biblia para buscar gu ıa ´ era como usar un li-

bro de texto de 1920 para dar una clase de Q u ımi- ´ ca . Alguien esc eptico ´ hasta podr ıa ´ preguntarle si usted consultar ıa ´ el manual de una computado- ra obsoleta para saber c omo ´ usar una nueva .

En otras palabras , algunos piensan que la Biblia est a ´ irremediablemente desfasada .

¿Para qu e ´ querr ıa ´ alguien utilizar una gu ıa ´ tan antigua en un mundo tan moderno y tecnol ogico? ´

Al fin y al cabo, existen muchos sitios de Internet

y blogs que ofrecen constantemente consejos y re- comendaciones . Tambi en ´ hay programas de opi-

ni on ´ y de entrevistas donde aparecen psic ologos ´

expertos , gur us ´ de estilo de vida y escritores . Y las

editoriales nos inundan con libros de autoayuda ,

que alimentan una industria multimillonaria .

Con t ant a informaci on ´ actualizada al inst ante ,

¿ para qu e ´ recurrir a la Biblia , un libro que se escri-

bi o ´ hace casi dos mil a nos? ˜ ¿Tendr an ´ raz on ´ los es- c epticos ´ al decir que la Biblia es como un libro de qu ımica ´ desfasado o como el manual de una

comput adora obsolet a? A decir verdad , la compa-

raci on ´ es err ´ onea ´ . La ciencia y la tecnolog ıa ´ cam -

bian m uy r apido, pero ¿ha cam biado la nat urale-

za h umana? L as personas siguen queriendo ser

felices , sentirse seguras y tener vidas con sentido,

familias unidas y buenos amigos .

L a Biblia , a pesar de ser tan antigua , habla de esas necesidades y muchas m as ´ . Tambi en ´ afirma

que ha sido inspirada por nuestro Creador. Ofrece

consejos para todo aspecto de la vida y nos prepa- ra para afrontar los desaf ıos ´ m as ´ importantes

(2 Timoteo 3 :16, 17). L o que es m as ´ , afirma que sus consejos son eternos , que nunca quedar an ´ ob-

soletos . L a Biblia misma dice: “L a palabra de Dios

es viva” (Hebreos 4:12).

¿Son ciertas estas afirmaciones? ¿Est a ´ obsoleta

la Biblia , o es el libro m as ´ pr actico ´ que existe , a de- cir verdad , un libro lleno de vida? El prop osito ´ de este n umero ´ de La Atalaya , el primero de una serie de n umeros ´ especiales , es ayudarle a encontrar la

respuesta a estas preguntas .

3

La ete rna sa bid u r ıa ´ de la Bi bl ia

´

IMAG INESE que est a ´ visit ando un museo lleno de obras anti guas . Casi todas est an ´ agujereadas ,

desgast adas y erosionadas . A algunas les falt an

fragmentos grandes . Sin embargo, hay una que

est a ´ incre ıblemente ´ int act a . Su int rincado dise no ˜ se percibe en todos los det alles . “¿Es m as ´ nueva que las dem as?”, ´ le pregunt a al gu ıa ´ . “No —res- ponde —, es una de las m as ´ anti guas y nunca ha

sido rest aurada”. “¿Ha est ado siempre guarda-

da en alg un ´ sitio?”, dice usted . “No — contest a de nuevo el gu ıa—, ´ est a es la que ha soport ado

los peores embates del viento y la lluvia , y ha sido objeto de muchos actos vand alicos”. ´ Enton-

ces usted quiz as ´ piense: “Pero ¿de qu e ´ est a ´ he-

cha?”.

En cierto sentido, la Biblia es como esa sor-

prendente obra . Es un libro muy anti guo, m as ´

que la mayor ıa ´ . Es verdad que existen ot ros escri-

tos anti guos , pero al i gual que esas desgast adas

obras , muchos de ellos se han deteriorado con el

paso del tiempo. L as afirmaciones de estos escri-

tos sobre temas cient ıficos ´ , por ejemplo, han

sido refut adas por nuevos conocimientos basa-

dos en hechos probados . Sus consejos sobre me-

dicina parecen , con frecuencia , m as ´ peli grosos

que beneficiosos . Y de muchos de esos escritos

anti guos solo quedan fragmentos , pues algunas

partes se han perdido o est an ´ muy da nadas ˜ .

L a Biblia , en cambio, es complet amente dife-

rente . Tiene m as ´ de t res mil quinientos a nos ˜ de anti g uedad ¨ , pero permanece int act a . Y, aunque

ha sufrido at aques const antes a lo largo de los si-

glos —ha sido quemada , proscrit a y despresti gia-

da—, sus afirmaciones han salido ilesas . L ejos de

quedar obsolet a por los nuevos conocimientos ,

la Biblia hace afirmaciones que demuest ran que

se adelant o ´ mucho a su epoca ´ (vea el recuadro

“¿Anticuada , o adelant ada para su tiempo?”).

4

´ L A ATAL AYA 2 018 , N UM E R O 1

LOS VALORES Q U E N ECESITAMOS HOY

Aun as ı , puede que usted se pregunte: “¿De verdad

´

siguen siendo pr acticos los consejos de la Biblia?”.

´

Para hallar la respuesta , piense en los peores pro-

blemas que afronta la humanidad . ¿Cu ales son los

´

m as aterradores? Q uiz as piense en la guerra , la

´

´

contaminaci on , la violencia o la corrupci on . Aho-

´

´

ra analice algunas ense nanzas b asicas de la Biblia

˜

´

y, al hacerlo, preg untese: “¿Estar ıa mejor el mun-

´

´

do si todos nos rigi eramos por estos valores?”.

´

EL AMOR A LA PAZ

“Felices son los pac ıficos , puesto que a ellos se les

´

llamar a ‘ hijos de Dios’ ” (Mateo 5 : 9). “Si es posi-

´

ble , en cuanto dependa de ustedes , sean pac ıficos

´

con todos los hombres” (Romanos 12 :18).

´ LA MISERICORDIA Y EL PERD ON

“Felices son los misericordiosos , puesto que a

ellos se les mostrar a misericordia” (Mateo 5 : 7).

´

“Contin uen soport andose unos a otros y perdo-

´

´

n andose liberalmente unos a otros si alguno tiene

´

causa de queja contra otro. Como Jehov a los

´

perdon o liberalmente a ustedes , as ı tambi en h a-

´

´

´

´

ganlo ustedes” (Colosenses 3 :13).

La Biblia ense na ˜ que el nombre de Dios es Jehov a ´ (Salmo 83: 18).

LA U N I DAD RACIAL

Dios “hizo de un solo hombre toda naci on de

´

hombres , para que moren sobre la entera superfi-

cie de la tierra” (Hechos 17:26 ). “Dios no es par-

cial , sino que , en toda naci on , el que le teme y

´

obra justicia le es acepto” (Hechos 10:34, 35).

EL RESPETO POR N U ESTRO PLAN ETA

“Jehov a Dios procedi o a tomar al hombre y a es-

´

´

tablecerlo en el jard ın de Ed en para que lo cultiva-

´

´

ra y lo cuidara” (G enesis 2 :15). Dios causar a “ la

´

´

ruina de los que est an arruinando la tierra” (Reve-

´

laci on [Apocalipsis] 1 1 :18).

´

ODIAR LA CODICIA Y LA I N MORALI DAD SEXUAL

“Gu ardense de toda suerte de codicia , porque

´

hasta cuando uno tiene en abundancia , su vida

no resulta de las cosas que posee” (Lucas 12 :15).

“Q ue la fornicaci on y la inmundicia de toda clase ,

´

o la avidez , ni siquiera se mencionen entre uste-

des , tal como es propio de personas santas” (Efe-

sios 5 :3).

LA HON RADEZ Y EL TRABAJO DU RO

“Deseamos comportarnos honradamente en to-

das las cosas” (Hebreos 13 :18). “El que hurta , ya

no hurte m as , sino, m as bien , que haga trabajo

´

´

duro” (Efesios 4:28).

AYU DAR A Q UI EN ES LO N ECESITAN

“Hablen confortadoramente a las almas abatidas ,

den su apoyo a los d ebiles , tengan gran paciencia

´

para con todos” (1 Tesalonicenses 5 :14). Debemos

“cuidar de los hu erfanos y de las viudas en su tri-

´

bulaci on” (S antiago 1 :2 7).

´

L a Biblia no se limita a enumerar estos valores ,

nos ense na a apreciarlos y a regirnos siempre por

˜

ellos . Si m as personas los tuvieran , ¿no cree que

´

eso tendr ıa un efecto directo en los problemas

´

m as graves de la humanidad? A decir verdad , los

´

consejos b ıblicos son ahora m utiles y oportu-

´

´

as

´

nos que nunca . Pero ¿qu e puede hacer la Biblia

´

por usted?

´ L A ATAL AYA 2018 , N UMERO 1

5

´ ¿C OMO PU EDE AYU DARLE LA BI BLIA HOY?

El hombre m as sabio de la historia dijo: “L a sabi-

´

dur ıa queda probada justa por sus obras” (Mateo

´

1 1 :19). ¿No le parece l ogico? L a mejor manera de

´

saber si un consejo es bueno es poni endolo en

´

pr actica y viendo los resultados . Por eso, es nor-

´

mal que usted se pregunte: “Si la Biblia es util de

´

verdad , ¿no deber ıan sus consejos mejorar mi

´

vida? ¿Realmente puede ayudarme a solucionar

los problemas que tengo ahora mismo?”. Veamos

un ejemplo.

Diana ten ıa una vida ocupada , feliz y gratifi-

´

En este art ıculo ´ y en los tres siguientes se han cambiado algunos nom-

bres.

cante , pero, de la noche a la ma nana , sufri o una se-

˜

´

rie de p erdidas t r agicas: su hija adolescente muri o,

´

´

´

su mat rimonio se rompi o y pas o por graves apuros

´

´

econ omicos . Ella explica: “ Ya no sab ıa ni qui en

´

´

´

era; me qued e sin hija , sin esposo y sin casa . Perd ı

´

´

todo: mi identidad , las fuerzas y la esperanza”.

Diana comprendi o, como nunca antes , la veraci-

´

dad de estas palabras: “Los d ıas de nuestros a nos

´

˜

son setenta a nos; y si debido a poder ıo especial son

˜

´

ochenta a nos , sin embargo su insistencia est a en

˜

´

penoso af an y cosas perjudiciales; porque tiene que

´

pasar r apidamente , y volamos” (Salmo 90:10).

´

Para afront ar todas esas dificult ades , Diana

recurri o ´ a la Biblia , y el result ado fue sorpren-

¿ANTICUADA, O ADELANTADA PARA S U TI EM PO?

C I E NCI A

LA BIBLIA NO ES UN LIBRO DE ´ CIENCIA, PERO CONTIENE AFIRMACIONES

MUY ADELANTADAS PARA SU EPOCA. VEAMOS ALGUNOS EJEMPLOS.

˙ ¿Tuvo pri nci pio el u niverso?

Hubo una epoca en la que los cien-

´

t ıficos

´

m as destacados estaban

´

convencidos de que no. Ahora, la

mayor ıa admite que el universo s ı

´

´

tuvo principio. La Biblia siempre lo

hab ıa ´ dicho (G enesis 1 : 1).

´

˙ ¿Q u e ´ forma tiene la Tierra?

Mucha gente en la antig uedad pen-

¨

saba que la Tierra era plana. En el

siglo quinto antes de nuestra era,

algunos cient ıficos

´

griegos sugirie-

ron que ten ıa

´ forma de esfera. Pero

mucho antes , en el siglo octavo an-

tes de nuestra era, el escritor b ıblico

´

Isa ıas ´ habl o del “c ırculo

´

´

de la tierra”

utilizando una palabra que tambi en

´

puede traducirse como “esfera”

(Isa ıas ´ 40: 22).

˙ ¿Se deterioran los cuerpos

celestes con el paso

del tiem po?

Arist oteles , cient ıfico

´

´

griego del

siglo cuarto antes de nuestra era,

ense o que solo la Tierra se dete-

˜ ´

n

riora, mientras que los cuerpos

celestes nunca cambian ni se

corrompen. Esa creencia perdur o

´

cientos de a nos , hasta que en el

˜

siglo diecinueve los cient ıficos

´

for-

mularon el concepto de la entrop ıa, ´

que sugiere que toda la materia se

deteriora, tanto la terrestre como la

celeste. Uno de los cient ıficos

´

que

contribuy o a desarrollar este con-

´

cepto, lord Kelvin, se dio cuenta de

que, al hablar sobre el cielo y la

Tierra, la Biblia dice : “Igual que una

prenda de vestir todos ellos se gas-

tar an” (Salmo 102 : 25, 26). Kelvin

´

cre ıa, como dice la Biblia, que Dios

´

puede impedir que ese deterioro

destruya lo que el ha creado (Ecle-

´

siast es 1 :4).

´

˙ ¿C omo ´ se sostienen

los planetas?

Arist oteles ense o que todos los

´

˜ ´

n

cuerpos celestes estaban enca-

jados en esferas transparentes ,

cada una dentro de otra m as gran-

´

de, con la Tierra en el centro. En el

siglo dieciocho de nuestra era, los

cient ıficos

´

empezaron a aceptar la

idea de que los planetas quiz as se

´

sosten ıan ´ en el vac ıo. Pero ya en el

´

libro b ıblico ´ de Job, escrito en el

siglo quince antes de nuestra era,

leemos que el Creador est a “colgan-

´

do la tierra sobre nada” (Job 26 :7).

dent e . Como veremos en lo s si gui entes t res art ıculos ´ , muchas personas han comprobado que

seguir los consejos de la Biblia para solucionar

los problemas de la vida ha sido lo mejor que po- d ıan ´ haber hecho. Se han dado cuent a de que

la Biblia es como la obra que describimos al

principio de este art ıculo. ´ No se parece en nada

a los incont ables libros que , con el paso de los

a nos ˜ , se quedan obsoletos . ¿Ser a ´ porque la Biblia

es un libro diferente? ¿Es posible que su autor

sea Dios y no los hombres? (1 Tesalonicenses

2

:13).

Q uiz as usted tambi en piense que la vida es bre-

´

´

ve y est a llena de dificultades . ¿A qui en recurre en

´

´

busca de consuelo, apoyo y consejo cuando le

abruman los problemas?

Veamos de qu e tres maneras clave puede ayu-

´

darle la Biblia en su vida . Puede ense narle a:

˜

  • Evitar los problemas cuando sea posible.

  • Resolver las dificultades cuando surjan.

  • Sobrellevar las situaciones que no se pueden cambiar.

´

Los sig uientes art ıculos

´

analizar an estos tres

aspectos .

M E DICI N A

LA BIBLIA NO ES UN TRATADO DE MEDICINA, PERO CONTIENE PRINCIPIOS

QUE DEMUESTRAN UN CONOCIMIENTO SOBRE TEMAS DE SALUD

MUY ADELANTADO PARA SU TIEMPO.

˙ Poner a los enfermos

en cuarentena

La Ley mosaica estipulaba que los

enfermos de lepra deb ıan ´ estar sepa-

rados de las personas sanas. Esta

medida, que a un sigue siendo util,

´

´

no se puso en pr actica hasta que sur-

´

gieron las epidemias de la Edad

Media (cap ıtulos

´

13 y 14 de Lev ıtico).

´

˙ Lavarse ´ despu es ´ de tocar

u n cad aver

Hasta finales del siglo diecinueve,

era habitual que los m edicos exami-

´

naran cad averes y luego, sin lavarse

´

las manos , examinaran a sus pa-

cientes , lo que caus o muchas

´

muertes . Sin embargo, la Ley mo-

saica dec ıa ´ que quien tocara un

cad aver quedaba impuro ceremo-

´

nialmente. Incluso prescrib ıa ´ que,

en esos casos , la persona ten ıa

´ que

limpiarse ceremonialmente con

agua. Sin duda, esas pr acticas reli-

´

giosas tambi en fueron beneficiosas

´

para la salud (N umeros 19 : 11 , 19).

´

˙ Eli mi nar los excrementos

Todos los a nos , m as de medio

˜

´

mill on de ni nos mueren de diarrea,

´

˜

en muchos casos por estar expues-

tos a excrementos humanos que

no han sido eliminados apropiada-

mente. La Ley mosaica dec ıa ´ que

los excrementos humanos deb ıan ´

enterrarse lejos de donde viv ıa ´ la

gente (Deuteronomio 23 : 13).

˙ El momento

de la circu ncisi on ´

La Ley de Dios estipulaba que

deb ıa ´ circuncidarse a los ni nos

˜

cuando ten ıan ´ ocho d ıas ´ de vida

(Lev ıtico ´ 12 : 3). La coagulaci on de la

´

sangre en los reci en nacidos alcan-

´

za niveles normales a partir de la

primera semana. En tiempos b ıbli- ´

cos , mucho antes de contar con

tratamientos m edicos avanzados ,

´

era una buena medida de protec-

ci on esperar m as de una semana

´

´

antes de circuncidar a un ni no.

˜

˙ La relaci on ´ ent re la sal ud

emocional y la f ısica ´

Los investigadores m edicos y los

´

cient ıficos

´

afirman que emociones

positivas como la alegr ıa, ´ la espe-

ranza, la gratitud y la disposici on a

´

perdonar son beneficiosas para la sa-

lud. La Biblia dice: “Un coraz on que

´

est a gozoso hace bien como sanador,

´

pero un esp ıritu que est a herido seca

´

´

los huesos” (Proverbios 17: 22).

1

1 Nos ayuda a evita r p roblemas La Bi bl ia afirma que sus conse

Nos ayuda a evita r p roblemas

1 Nos ayuda a evita r p roblemas La Bi bl ia afirma que sus conse

La Bi bl ia afirma que sus conse jos son

i nspirados y provechosos “pa ra ense na ˜ r,

pa ra censu ra r, pa ra rectifica r las cosas”

(2 Ti moteo 3:16). ¿Es e so verdad? Vea-

mos c omo ´ la sabidu r ıa ´ de la Bi bl ia ha

ayudado a la gente a evita r que a lgunos

de los peore s problemas de la vida se

agraven.

1 Nos ayuda a evita r p roblemas La Bi bl ia afirma que sus conse

EL ABUSO DEL ALCOHOL

Diana , mencionada en el art ıculo anterior, sinti o

´

´

que la ansiedad la estaba empujando a beber cada

vez m as . L a Biblia no proh ıbe el consumo mode-

´

´

rado de bebidas alcoh olicas , pero s ı dice: “No lle-

´

´

gues a estar entre los que beben vino en exceso”

( Proverbios 23 : 20). El abuso del alcohol se asocia

con problemas graves de salud , relaciones da na-

˜

das o rotas , y millones de muertes prematuras to-

dos los a nos . Si las personas siguieran los sabios

˜

consejos de la Biblia , podr ıan evitarse muchas de

´

esas consecuencias .

Eso hizo Diana , quien ahora dice: “Me di cuen-

ta de que la bebida no calmaba mi ansiedad . Puse

en pr actica el buen consejo de Filipenses 4 : 6, 7:

´

‘No se inquieten por cosa alguna , sino que [ ] ...

dense a conocer sus peticiones a Dios’. Todas las

noches , cuando mis pensamientos iban a mil por

hora , oraba a Jehov a y le contaba c omo me sen-

´

´

t ıa: mi rabia , mi dolor, mi desesperaci on

´

´

...

y le pe-

d ıa que me ayudara a ser m as positiva . Al d ıa si-

´

´

´

guiente , hac ıa todo lo posible por dejar atr as esos

´

´

sentimientos negativos . Orar a Jehov a me ayuda-

´

ba a concentrarme en lo que ten ıa y no en lo que

´

no ten ıa . Decid ı no volver a beber alcohol nunca

´

´

m as porque valoraba mucho la paz que hab ıa en-

´

´

contrado y no estaba dispuesta a perderla”.

8

´ L A ATAL AYA 2 018 , N UM E R O 1

Los pr a ´ c t icos consejos

b ı ´ blicos pueden

ayudarnos a evit ar

alg u nos problemas

LA I N MORALI DAD SEXUAL

Hay pocas cosas que causen m as ´ dolor y sufri-

miento que la inmoralidad sexual . Sin embargo,

los principios b ıblicos ´ pueden evit arnos todo ese

dolor porque t rat an algunas de las causas , como el coqueteo inapropiado o la pornograf ıa ´ . Un hom-

bre joven llamado Samuel coment a: “Coquetear ´

era t an f acil

...

A veces , la ot ra persona ni siquiera

me at ra ıa ´ , pero not aba que yo s ı ´ le gust aba , y eso lo hac ıa ´ divertido”. Al final , como le acusaban t an-

to de coquetear, incluso cuando no era su inten-

ci on ´ , Samuel decidi o ´ hacerlo a prop osito, ´ pero le remord ıa ´ la conciencia . Ahora dice: “Coquetear es da nino, ˜ hace que te vuelvas muy ego ıst ´ a”.

S amuel ley o un art ıculo para los j ovenes en el

´

´

´

sitio de Internet jw.org . Tambi en pens o en Prover-

´

´

bios 20 : 11, que dice: “Hasta por sus pr acticas el

´

muchacho se da a conocer en cuanto a si su acti-

vidad es pura y recta”. ¿C omo le ayud o este con-

´

´

sejo? S amuel se dio cuenta de que coquetear

´

no era ni puro ni recto. El a nade: “Aprend ı que

˜

´

quien act ua as ı terminar a siendo un mal esposo.

´

´

´

Me puse a pensar en lo que sentir ıa mi futura es-

´

posa si me viera coquetear con otra mujer. Eso

hizo que me diera cuenta de que no es un h abito

´

inofensivo. Q ue coquetear sea f acil no lo convier-

´

´ ´ te en algo bueno”. S amuel cambi o, y eso le ayud o
´
´
te en algo bueno”. S amuel cambi o, y eso le ayud o

a no caer en la inmoralidad .

L a situaci on de Antonio era a un m as peligrosa:

´

´

´

era adicto a la pornograf ıa . Aunque amaba much ı-

´

´

simo a su esposa , ca ıa vez tras vez en esta pr acti-

´

´

ca . Reconoce que lo ayud o mucho el principio de

´

1 Ped ro 5 : 8 : “Mantengan su juicio, sean vigilantes .

Su adversario, el Diablo, anda en derredor como

le on rugiente , procurando devorar a alguien”. An-

´

tonio explica: “Estamos rodeados de im agenes

´

pornogr aficas , que pueden quedarse grabadas en

´

la mente . Aquel vers ıculo me ayud o a pensar en el

´

´

origen de esas tentaciones . Ten ıa que lograr que

´

mi mente asociara de manera autom atica esas

´

im agenes sucias con su detestable originador.

´

Ahora s e que solo Jehov a puede ayudarme a ser

´

´

sabio y a estar alerta para proteger mi mente , mi

coraz on y mi matrimonio”. Antonio recibi o la

´

´

ayuda que necesitaba y por fin logr o dejar ese mal

´

h abito. Gracias a eso, evit o problemas a un mayo-

´

´

´

res .

Q ueda claro que la Biblia contiene consejos uti-

´

les que pueden ayudarnos a evitar problemas gra-

ves . Pero ¿ y si los problemas empeoran y no en-

contramos soluci on? Veamos c omo la Palabra de

´

´

Dios puede ayudarnos en esos casos .

´ L A ATAL AYA 2018 , N UMERO 1

9

2

2 Nos ayuda a resolve r los p roblemas A vece s, hay problemas en la

Nos ayuda a resolve r los p roblemas

2 Nos ayuda a resolve r los p roblemas A vece s, hay problemas en la

A vece s, hay problemas en la vida que

persisten, qu i z as ´ du rante a nos; ˜ e s posi-

ble que echen ra ıce ´ s ante s de que nos

demos cuenta. ¿Puede ayuda rnos la

Bi bl ia a soluciona r e sos problemas que

persisten y nos causan frustraci on? ´

Veamos a lgunos e jemplos.

2 Nos ayuda a resolve r los p roblemas A vece s, hay problemas en la

´

LA PREOCU PACI ON EXCESIVA

Rosi coment a: “Me obsesionaba con algunos pro-

blemas porque no dejaba de darles vuelt as y de

imaginarme siempre lo peor ”. ¿Q u e textos b ıblicos

´

´

la ayudaron? Uno de ellos fue Mateo 6 : 34 : “Nunca

se inquieten acerca del d ıa siguiente , porque el d ıa

´

´

siguiente tendr a sus propias inquietudes . Suficien-

´

te para cada d ıa es su propia maldad”. Rosi dice

´

que est as palabras de Jes us la ayudaron a dejar de

´

preocuparse por lo que quiz as suceda al d ıa si-

´

´

guiente . Y a nade: “ Ya ten ıa bast antes problemas

˜

´

como para preocuparme por cosas que a un no ha-

´

b ıan sucedido y que posiblemente nunca sucede-

´

r ıan”.

´

Yasm ın t ambi en sent ıa que ya no pod ıa cont ro-

´

´

´

´

lar su ansiedad . Cuent a: “Lloraba todas las sema-

nas y algunas noches no pod ıa dormir. L os pen-

´

samientos negativos me est aban consumiendo”.

¿Q u e vers ıculo de la Biblia la ayud o? Ella cit a 1 Pe-

´

´

´

dro 5 : 7, donde dice: “A la vez que echan sobre el

´

toda su inquietud , porque el se interesa por uste-

´

des”. Yasm ın a nade: “Segu ı orando a Jehov a y, con

´

˜

´

´

el tiempo, el contest o mis oraciones . Sent ı como

´

´

´

si me hubieran quit ado un gran peso de encima .

Todav ıa tengo pensamientos negativos de vez en

´

cuando, pero ahora s omo manejarlos”.

´

´

e c

10

´ L A ATAL AYA 2 018 , N UM E R O 1

POSTERGAR LAS COSAS

Una mujer joven llamada Isabella dice: “Creo que

la tendencia a postergar las cosas es heredit aria ,

porque mi padre t ambi en lo hace . A veces pospon-

´

go las cosas import antes simplemente para no ha-

cer nada , para ver la televisi on o descansar. Es una

´

mala costumbre porque te est resas m as y, al final ,

´

terminas haciendo las cosas mal”. Un principio b ı-

´

blico que la ayud o a mejorar mucho es el de

´

2 Timoteo 2 : 15, que dice: “Haz lo sumo posible

para present arte aprobado a Dios , t rabajador que

no tiene de qu e avergonzarse”. Isabella confiesa:

´

“No quer ıa que Jehov a se avergonzara de mi t ra-

´

´

bajo por esperar hast a el ultimo momento”.

´

Por ot ra parte , Kelly explica: “Cuando ten ıa un

´

t rabajo que ent regar, lo dejaba para el ultimo se-

´

gundo. Entonces me pon ıa a llorar, dorm ıa poco y

´

´

me angustiaba . No me hac ıa ning un bien”. El con-

´

´

sejo de Proverbios 13 : 16 la ayud o mucho: “El que

´

es sagaz [o precavido] act ua con conocimiento,

´

pero el que es est upido disemina tontedad”. Ella

´

cuent a lo que aprendi o al medit ar en ese vers ıcu-

´

´

lo: “Es bueno ser precavido y hacer planes con an-

telaci on . Ahora tengo una agenda en el escritorio

´

para programar mis actividades; me ayuda a est ar

organizada y a no dejarlo todo para el ultimo mi-

´

nuto”.

LA SOLEDAD

“Mi esposo me abandon o y me dej o sola con cua-

´

´

t ro ni nos peque nos”, relat a Cristina . ¿Q u e princi-

˜

˜

´

pio b ıblico la ayud o? Proverbios 17: 17 dice: “Un

´

´

compa nero verdadero ama en todo tiempo, y es un

˜

hermano nacido para cuando hay angustia”. Ella

busc o el apoyo de ot ros siervos de Dios . ¿C omo le

´

´

fue? “Mis amigos me apoyaron de muchas mane-

ras . Algunos nos llevaron comida y flores . L as t res

veces que tuvimos que cambiarnos de casa , mis hi-

jos y yo cont amos con la ayuda de un grupo grande

de amigos . Adem as , alguien me ayud o a encont rar

´

´

t rabajo. Mis amigos siempre estuvieron a mi lado”.

Diana , mencionada antes , t ambi en se enfrent o

´

´

a la soledad . Ella recuerda c omo se sinti o despu es

´

´

´

de todas las desgracias que le hab ıan ocurrido:

´

“Era como si la vida fuera una pel ıcula que ve ıa pa-

´

´

sar ante mis ojos y yo fuera una simple espect ado-

ra . Me sent ıa muy sola”. Un texto b ıblico que la

´

´

ayud o fue Salmo 68 : 6 : “Dios est a haciendo morar

´

´

en casa a los solit arios”. Diana explica: “Sab ıa que

´

ese vers ıculo no pod ıa referirse unicamente a que

´

´

´

Dios nos da una casa literal donde vivir. Compren-

d ı que Dios nos ofrece un hogar espiritual , un lu-

´

gar donde sentirnos realmente seguros , arropados

y unidos a quienes aman a Jehov a . Pero sab ıa que ,

´

´

para sentirme cerca de los dem as , primero ten ıa

´

´

que acercarme a Dios . El Salmo 37:4 me ayud o a

´

darme cuent a de eso. Ah ı dice: ‘Del eit ate exquisi-

´

´

t amente en Jehov a , y el te dar a las peticiones de

´

´

´

tu coraz on’ ”.

´

Diana termina diciendo: “Me di cuent a de que

necesit aba aferrarme m as a Jehov a . No hay nadie

´

´

mejor que el . Prepar e una list a de las actividades

´

´

que pod ıa realizar en grupo para hacer amigos que

´

tuvieran los mismos valores espirituales que yo.

Aprend ı a ver lo bueno en los dem as y a pasar por

´

´

alto sus defectos”.

Por supuesto, quienes sirven a Dios siguen sien-

do imperfectos . L os testigos de Jehov a t ambi en

´

´

tenemos problemas , como todo el mundo. Pero

quienes siguen las ense nanzas b ıblicas se esfuer-

˜

´

zan por ayudar a ot ros siempre que pueden . As ı

´

que tener a esa clase de personas como amigos es

lo mejor. Ahora bien , ¿ pueden ayudarnos los prin-

cipios b ıblicos a sobrellevar los problemas que hoy

´

no tienen soluci on , como una enfermedad cr onica

´

´

o la p erdida de un ser querido?

´

Poner en pr a ´ c t ic a

los consejos de la Bi blia

nos ayuda a encont rar

amigos com prensivos

´ L A ATAL AYA 2018 , N UMERO 1

11

3

3 Nos ayuda a sob rel leva r los p roblemas Hay problemas que por ahora

Nos ayuda a sob rel leva r los p roblemas

3 Nos ayuda a sob rel leva r los p roblemas Hay problemas que por ahora

Hay problemas que por ahora no se

pueden n i evita r n i re solver. Por e jemplo,

si usted ha perdido a un ser querido o

padece una enfermedad cr on ´ ica, qu i z as ´

no le quede m as ´ remedio que busca r

formas de sobrel leva r su dolor. ¿Puede

ayuda rnos la Bi bl ia en e stas circunstan-

cias?

3 Nos ayuda a sob rel leva r los p roblemas Hay problemas que por ahora

´

LAS EN FERM EDADES CR ON ICAS

Rosa dice: “ Tengo una enfermedad heredit aria que

me genera un dolor a gudo y const ante . Mi calidad

de vida se ha deteriorado much ısimo”. Una de sus

´

mayores preocupaciones era que le cost aba con-

cent rarse cuando estudiaba la Biblia y temas b ıbli-

´

cos . Pero la reconfort aron mucho las palabras de

Jes us regist radas en Mateo 19 : 26 : “Para Dios todas

´

las cosas son posibles”. Rosa descubri o que hay

´

m as de una manera de estudiar. Como a veces casi

´

no pod ıa leer por el dolor, comenz o a escuchar gra-

´

´

baciones de la Biblia y de publicaciones b ıblicas .

´

“Si no hubiera tenido esa opci on — coment a—,

´

no habr ıa podido cuidar mi salud espiritual”.

´

Cuando Rosa se siente t riste por no poder hacer

t anto como antes , la consuelan las palabras de

2 Corint ios 8: 12 : “Si primero est a all ı la prontitud

´

´

[o la buena disposici on], es especialmente acepto

´

seg un lo que tiene la persona , no seg un lo que

´

´

no tiene”. Esto le recuerda que Dios est a contento

´

con lo que ella hace , porque hace todo lo que pue-

de dent ro de sus limit aciones .

´

LA P ERDI DA DE U N SER Q U ERI DO

Diana , ya mencionada , recuerda: “La muerte de mi

hija , de solo 18 a nos , fue t an dolorosa que pens e

˜

´

Muchas de esas grabaciones est an ´ disponibles en el sitio de Inter-

net jw.org.

´ L A ATAL AYA 2018 , N UMERO 1

que no podr ıa seguir viviendo. Nada volver ıa a ser

´

´

i gual”. A Diana la anim o mucho el Salmo 94: 19,

´

donde el salmist a cant o a Dios: “Cuando mis pen-

´

samientos inquiet antes llegaron a ser muchos den-

t ro de m ı , tus propias consolaciones empezaron a

´

acariciar mi alma”. Ella a grega: “Le ped ı a Jehov a

´

´

que me ayudara a encont rar alguna actividad que

calmara mi dolor ”.

Diana se dedic o a t rabajar de volunt aria en una

´

obra que le produjo mucha satisfacci on. Con el

´

tiempo, lleg o a verse como los crayones de colores

´

que usan los ni nos para pint ar: hast a los que est an

˜

´

rotos sirven para colorear. Ese t ambi en era su

´

´

caso: aunque se sent ıa como esos crayones rotos ,

todav ıa pod ıa ayudar a ot ros . Ella explica: “De re-

´

´

pente me di cuent a de que , cuando yo consolaba a

mis estudiantes de la Biblia con principios y ra zo-

namientos b ıblicos , Jehov a t ambi en me est aba

´

´

´

consolando a m ı ”. Se hizo una list a de personajes

´

b ıblicos que pasaron por per ıodos de angustia .

´

´

¿Q u e descubri o? “ Todos ellos fueron personas de

´

´

´ ¿C OMO PU EDE AYU DARNOS DIOS?

oraci on”. Tambi en aprendi o que “si no abres la Bi-

´

´

´

blia , no obtendr as ninguna respuest a”.

´

Pero la Biblia le ha ense nado a Diana algo m as: a

˜

´

concentrarse en el futuro y no en el pasado. La ani-

ma mucho la esperanza que aparece en Hechos

24: 15 : “ Va a haber resurrecci on as ı de justos como

´

´

de injustos”. ¿Realmente cree que Jehov a resucita-

´

r a a su hija? Dejemos que ella responda: “Estoy se-

´

gura de que ver e a mi hija . Mi Padre celestial ya tie-

´

ne apuntada en su ‘agenda’ la fecha de nuestro

reencuentro. Puedo verme con ella en nuestro jar-

d ın con la misma claridad con la que recuerdo la

´

ternura que sent ı cuando la vi el d ıa que naci o”.

´

´

´

La Bi blia puede darnos

consuelo incluso en

los peores momentos

La respuesta de la Biblia es muy sen-

cilla: “Jehov a est a cerca de todos los

´

´

que lo invocan, de todos los que lo

invocan en apego a la verdad. Ejecu-

tar a [o cumplir a] el deseo de los que

´

´

le temen, y oir a su clamor por ayuda,

´

y los salvar a” (Salmo 145:18, 19).

´

¡Qu e palabras tan conmovedoras!

´

´

Pero ¿c omo nos contesta Dios cuan-

do le suplicamos que nos ayude?

´

˙ D ANDONOS FU ERZAS

Los problemas pueden desanimarnos

y agotarnos f ısica, ´ emocional y es-

piritualmente (Proverbios 24:10).

Pero Jehov a “est a dando poder al

´

´

cansado ; y hace que abunde en ple-

na potencia el que se halla sin ener-

g ıa” (Isa ıas ´ 40: 29). El ap ostol Pablo,

´

´

que aguant o pruebas muy duras,

´

dijo : “Para todas las cosas tengo la

fuerza en virtud de aquel que me im-

parte poder ” (Filipenses 4:13). Dios

lo fortaleci o mediante su esp ıritu

´

´

santo y lo mismo puede hacer por

usted si se lo pide (Lucas 11 :13).

´

´

˙ D ANDONOS SABI DU R IA

¿Qu e puede hacer usted si necesita

´

ayuda para entender y seguir un

consejo b ıblico?

´

El disc ıpulo ´ Santiago

escribi o : “Si alguno de ustedes tiene

´

deficiencia en cuanto a sabidur ıa, ´

que siga pidi endole a Dios, porque

´

el da generosamente a todos, y sin

´

echar en cara; y le ser a dada” (San-

´

tiago 1 : 5). Para actuar en conformi-

dad con sus oraciones, usted debe

leer la Biblia y poner en pr actica sus

´

ense nanzas (Santiago 1 : 23- 25). Si lo

˜

hace, comprobar a lo sabios que son

´

sus consejos.

´

˙ D ANDONOS PAZ

Incluso si usted pasa por momentos

de profunda ansiedad, Jehov a puede

´

ayudarlo a estar tranquilo. Su Pala-

bra dice: “No se inquieten por cosa

alguna, sino que en todo, por ora-

ci on y ruego junto con acci on de gra-

´

´

cias, dense a conocer sus peticiones

a Dios; y la paz de Dios que supera a

todo pensamiento guardar a sus co-

´

razones y sus facultades mentales

mediante Cristo Jes us” (Filipenses

´

4: 6, 7). ¿Por qu e no le pide a Jehov a

´

´

que le d e paz?

´

Pero ¿y si sus problemas no se

resuelven enseguida? No piense

que Dios se ha olvidado de usted.

De hecho, cuando los problemas per-

sisten, Jehov a puede darnos las fuer-

´

zas y el valor que necesitamos para

aguantar (1 Corintios 10:13). Ade-

m as, la Biblia promete que llegar a el

´

´

d ıa ´ en el que todos nuestros proble-

mas desaparecer an para siempre.

´

13

La Bi bl ia y n uest ro fut u ro

IMAGINE que va caminando de noche por una sen-

da oscura . Aunque hace un rato que se ocult o el

´

Sol , no se siente complet amente perdido porque

lleva en la mano una potente linterna . Cuando la

apunt a hacia abajo, ve con claridad lo que tiene

justo delante . Y, cuando la apunt a hacia el frente ,

su intensa luz ilumina un largo t ramo del camino.

En varios sentidos , la Biblia es como esa linter-

na . Tal como vimos en los art ıculos anteriores , la

´

Palabra de Dios nos ayuda a afront ar lo que tene-

mos justo ante nosot ros: los problemas cotidianos

que todos encaramos en este mundo impredeci-

ble . Pero logra algo m as . Tambi en ilumina nuest ro

´

´

futuro, pues nos permite ver la senda que nos con-

duce a la felicidad permanente y nos ayuda a se-

guirla (Salmo 1 19 :105). ¿C omo lo hace?

´

Veamos dos maneras pr acticas como la Biblia

´

1
1

´

  • D andole

nos ayuda a tener un futuro mejor:

sent ido a nuest ra vida y

2
2

˜ ´

ense andonos a cult i-

n

var una amistad eterna con el Creador.

1
1

U NA VI DA CON SENTI DO

L a Biblia nos ofrece buenos consejos para hacer

frente a los problemas , pero es mucho mejor

que un simple libro de autoayuda . Nos ense na a

˜

no pensar solo en nuest ras preocupaciones , sino

t ambi en en las de los dem as . Si lo hacemos , ten-

´

´

dremos una vida con sentido.

Piense , por ejemplo, en este principio b ıblico:

´

“Hay m as felicidad en dar que en recibir ” (Hechos

´

20:35). ¿Alguna vez ayud o a alguien que ten ıa pro-

´

´

blemas econ omicos? ¿O escuch o con atenci on a

´

´

´

un amigo que necesit aba desahogarse? ¿Verdad

que se sinti o bien al alegrarle el d ıa a ot ra persona?

´

´

Cuando damos algo desinteresadamente , so-

mos m as felices . Un escritor se nal o: “Es casi impo-

´

˜

´

sible dar de nosot ros mismos a ot ros sin recibir

m as de lo que damos , siempre y cuando lo hagamos

´

sin esp erar nada a cambio”. Pero, cuando nos sacri-

14

´ L A ATAL AYA 2 018 , N UM E R O 1

ficamos por los dem as — en particular por los que

´

no pueden devolvernos el favor—, s ı recibimos algo

´

a cambio. Tenemos el privilegio de colaborar est re-

chamente con el mism ısimo Creador, quien se

´

considera en deuda con nosot ros por nuest ros ac-

tos de bondad (Proverbios 19 :17). Dios valora mu-

cho lo que hacemos por los dem as y promete pa-

´

g arnoslo con algo t an maravilloso como la vida

´

eterna en un para ıso en la Tierra . ¡Q u e magn ıfica

´

´

´

esperanza! (Salmo 37:29 ; Lucas 14:12 -14).

Sin embargo, la Biblia nos ense na ˜ que para dar-

le aut entico ´ sentido a nuest ra vida tenemos ´ que adorar al unico ´ Dios verdadero, Jehov a . Su Pala-

bra nos anima a alabarlo, honrarlo y obedecerlo

como el ´ se merece (Eclesiast es ´ 12 :13 ; Revelaci on ´

4:1 1 ). Cuando lo hacemos , logramos algo ext ´ raor-

dinario: alegramos al Creador. De hecho, el nos lo

pide: “S e ´ sabio, hijo m ıo, ´ ´ y regocija mi coraz on” ´

(Proverbios 2 7:1 1 ). ¿Hab ıa pensado en esto algu-

na vez? Al tomar buenas decisiones si guiendo los

consejos de la Biblia , alegramos a nuest ro cari no- ˜ so Padre celestial . ¿Por qu e? ´ Porque el ´ se preocu-

pa por nosot ros y quiere que si gamos sus conse-

jos para que nos vaya bien ( Isa ıas ´ 48:17, 18).

¿Puede haber algo que d e ´ m as ´ sentido a nuest ra

vida que adorar al Soberano del universo y ale- grar su coraz on? ´

2
2

N U ESTRA AM ISTAD CON EL CREADOR

L a Biblia t ambi en nos ense na c omo podemos ser

´

˜

´

amigos de nuest ro Creador. Por ejemplo, dice:

“Ac erquense a Dios , y el se acercar a a ustedes”

´

´

´

(Santiago 4:8). Q uiz a nos cueste creer que pode-

´

mos ser amigos del Creador todopoderoso. Pero la

Biblia nos asegura que , si buscamos a Dios , lo ha-

llaremos , porque “no est a muy lejos de cada uno

´

de nosot ros” (Hechos 17:2 7). Seguir el consejo b ı-

´

blico de hacernos amigos de Dios es una manera

muy pr actica de prepararnos para el futuro. ¿Por

´

qu e?

´

Si desea saber m as ´ sobre la promesa divina de vivir para siempre en un

para ıso, ´ vea el cap ıtulo ´ ´ 3 del libro ¿Qu e ´ nos ense na ˜ la Biblia?, editado por

los testigos de Jehov a.

Piense en esto: por m as que lo intentemos ,

´

no podemos escapar de la muerte , nuest ro mayor

enemigo (1 Corintios 15 :26 ). Sin embargo, Dios es

´

eterno. El nunca morir a y quiere que sus amigos

´

t ambi en vivan para siempre . Jehov a expresa sus

´

´

deseos para quienes lo buscan con est as sencillas y

hermosas palabras: “ Vivan para siempre los cora-

zones de ustedes” (Salmo 22 :26 ).

¿Y c omo puede usted cultivar una amist ad eter-

´

na con Dios? Contin ue aprendiendo sobre el en las

´

´

p aginas de su Palabra , la Biblia (Juan 17:3 ; 2 Timo-

´

teo 3 :16 ). P ıdale ayuda para entenderla . L a Biblia

´

nos asegura que , si seguimos pidiendo sabidur ıa a

´

Dios de todo coraz on , el nos la dar a (Santiago 1 :

´

´

´

5). Y, por ultimo, esfu ercese por poner en pr acti-

´

´

´

ca lo que aprenda; de ese modo, la Palabra de Dios

ser a “una l ampara” que ilumine sus pasos ahora y

´

´

“una luz ” que alumbre su camino para siempre

(Salmo 1 19 :105).

Los testigos de Jehov a ´ ofrecemos cursos gratuitos para entender la Bi-

blia. Si desea saber ´ c omo ´ son estos cursos, ´ vea el video ¿C omo ´ son nues-

tros cursos b ıblicos? Lo encontrar a en el sitio jw.org, haciendo clic en

“Buscar contenido” y escribiendo el t ıtulo. ´

Dios es eterno y q uiere

q ue sus amigos t am bi en ´

vivan para siem pre

´ L A ATAL AYA 2018 , N UMERO 1

15

¿USTE ´ D

Q U E OPI NA?

¿Pue de ayuda rle la Bi bl ia a se r a m igo de Dios?

LO Q U E ALGU NAS PERSONAS CREEN

Hay qu iene s piensan que no pueden ser am igos

de Dios porque se s ienten sucios debido a sus

pecados. Otros dicen que Dios no se preocupa

por nosotros. ¿Usted qu e opina?

´

LO Q U E DICE LA BI BLIA

Dios e s am igo de las personas rectas (Proverbios

3:32). Si le obedecemos, podemos llega r a ser sus

am igos.

´ ¿Q U E M AS DICE LA BI BLIA?

´

ˇ

Dios qu iere ser nue stro am igo (Santiago 4:8).

ˇ

Como todo buen am igo, Dios qu iere ayuda rnos

y perdona rnos (Sa lmo 86:5).

ˇ Los am igos de Dios odian lo que el odia y

´

aman lo que el ama (Romanos 12:9).

´

¿Qu e ´ nos ense na ˜ la Biblia? s
¿Qu e ´ nos ense na ˜
la Biblia?
s

´

˜

NOMBRE

´ D IRECCI ON

Para hal lar la direcci on, ´ vaya a la p agi ´ na 2 .

n

o

´

p

´

´

wp18.1-S 170920
wp18.1-S
170920