Вы находитесь на странице: 1из 6

UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE EL SALVADOR

FACULTAD DE INGENIERÍA Y ARQUITECTURA

TAREA EX – AULA

TEMA:
CONDUCTIVIDAD TÉRMICA

DOCENTE:
ING. CESAR ANTONIO RIVAS OLIVARES

ALUMNOS:
JOSÉ NELSON CHINCHILLA ALVARADO CA201601
OMAR ALEJANDRO FUNES GARCÍA FG201601
MILTON VLADIMIR CUCUFATE GUERRA CG201602
CARLOS MAVERICK CORDERO ORELLANA CO201602
GERSON ROBERTO MARTINEZ GUZMAN

FEBRERO 2018, SAN SALVADOR, EL SALVADOR.


INTRODUCCIÓN
¿QUÉ ES LA CONDUCTIVIDAD TÉRMICA?

La conductividad térmica es una propiedad física que describe la capacidad de un


material de transferir calor por conducción, esto es, por contacto directo y sin
intercambio de materia. Es una magnitud intensiva que no depende de la cantidad
de materia. La propiedad inversa es la resistividad térmica.

La energía térmica siempre fluye de forma espontánea de mayor a menor


concentración, esto es, de caliente a frío. Esto implica que la transmisión de calor
por conducción se da de un cuerpo a otro que está a menor temperatura o entre
zonas de un mismo material, pero con temperatura diferente.

CONDUCTIVIDAD TÉRMICA EN LÍQUIDOS

La conductividad térmica de los líquidos decrece a medida que aumenta su


temperatura, excepto en el caso del agua, pero el cambio es tan pequeño que, en
la mayor parte de las situaciones prácticas, la conductividad térmica se puede
suponer constante para ciertos intervalos de temperatura; asimismo, en los
líquidos no hay una dependencia apreciable con la presión, debido a que éstos
son prácticamente incompresibles. Para la determinación de la difusividad térmica
en líquidos, se propone la fórmula:

En la que M es la masa molecular y ρ la densidad del líquido.

La conductividad de los líquidos varía con la temperatura; en las proximidades del


punto crítico disminuye más rápidamente, ya que la conductividad del vapor es
siempre más baja.

CONDUCTIVIDAD TÉRMICA DE GASES Y VAPORES


La conductividad térmica de los gases crece con la presión, pero este aumento a
presiones normales es tan pequeño que se puede despreciar; sin embargo, en las
proximidades del punto crítico, y para presiones o muy bajas, o muy altas, la
variación de la conductividad térmica en función de la presión, no se puede
despreciar. La conductividad térmica de los gases se incrementa con la raíz
cuadrada de la temperatura absoluta. Los gases presentan conductividades
térmicas muy bajas, tanto más, cuanto más elevado es su peso molecular. Por
analogía con el proceso de la transmisión del calor, y sobre la base de la teoría
molecular, se propone la siguiente relación (Sutherland: describe la dependencia
de la viscosidad de los gases con la temperatura.) entre la conductividad y la
viscosidad dinámica de un gas, de la forma:

en la que C es una constante con dimensiones de temperatura, y ε un coeficiente


numérico que depende del número n de átomos contenidos en la molécula.

TRANFERENCIA DE CALOR

La transferencia de calor ocurre por tres mecanismos principales: conducción,


donde las moléculas que vibran con rigor les transfieren su energía; convección,
donde el gran movimiento de un flujo causa corrientes y remolinos que promueven
la mezcla y distribución de la energía térmica; y radiación, donde un cuerpo
caliente emite energía que puede actuar sobre otro sistema a través de ondas
electromagnéticas. Los dos métodos más prominentes de transferencia de calor
en líquidos son la convección y la conducción.
Conducción general

La conducción suele ocurrir en sólidos. Las partes superiores de las estufas


eléctricas usan transferencia de calor por conducción para hacer hervir una olla
con agua: la energía térmica se transfiere desde el quemador caliente hacia la
hoya fría, incrementando la temperatura del agua. La conducción ocurre debido a
la vibración de las moléculas. En una sustancia sólida, los átomos, dispuestos muy
estrechamente en estructuras tipo red, tienen muy poca libertad para moverse en
el espacio. A medida que el quemador se caliente, los átomos en el metal
comienzan a vibrar más y más rápido a medida que aumenta su energía. Cuando
colocas una olla con agua fría en el quemador, estás creando un gradiente de
temperaturas, es decir, un lugar hacia donde fluya el calor. Como la energía fluye
desde las cosas calientes hacia las cosas más frías, los átomos en vibración del
quemador les transfieren algo de su calor a los átomos que forman parte del metal
de la olla. Esto hace que los átomos de la olla vibren, transfiriéndole su energía al
agua.
Conducción en gases y líquidos

La conducción es más en sólidos pero, en principio, puede (y lo hace) suceder en


líquidos y gases, aunque no tan bien. Como las moléculas de los fluidos tienen
una mayor libertad de movimiento que en los sólidos, hay menos probabilidades
de que las moléculas en vibración colisionen con otras y les transfieran su energía
a través del fluido. De hecho, el aire es un conductor tan pobre que se usa para
ayudar a aislar los hogares. Algunas ventanas de eficiencia energética tienen
"espacios de aire" entre ellas para crear un bolsillo de aire entre el interior de la
casa y el aire frío del exterior. Como el aire no conduce muy bien el calor, una
cantidad mayor de calor permanece en el interior de la casa, dado que el aire
dificulta la salida de la energía térmica.
Convección
La convección es, por lejos, la forma más eficiente de transmitir calor a través de
líquidos y gases. Ocurre cuando algunas regiones de un fluido se vuelven más
calientes que otras causando corrientes en el flujo que lo mueven para distribuir el
calor de una manera más uniforme. Piensa en una casa en época invernal. Es
posible que hayas notado que el ático siempre está caliente, mientras que el
sótano suele estar frio. Esto sucede porque cuando el aire se calienta, se vuelve
más liviano y, por lo tanto, se mueve hacia arriba en dirección al techo. El aire frio
es mucho más pesado y cae hacia el suelo, a medida que el aire frio cae, estas
dos clases de aire colisionan y se mezclan, provocando que el calor del aire
caliente se transfiera hacia el aire frio y, de esta manera, se distribuya el calor por
toda la habitación.
Radiación
La radiación ocurre cuando un cuerpo se vuelve lo suficientemente caliente como
para emitir energía electromagnética. El Sol es un clásico ejemplo de una
transferencia de calor radiante: se encuentra muy lejos en el espacio, pero está lo
suficientemente caliente como para que sientas su calor. Lo sientes debido a la
radiación, e incluso en un día frío puede sentirse la calidez del Sol. La energía
electromagnética puede viajar a través del vacío y provocar el calentamiento de un
blanco desde una gran distancia. La transferencia de calor radiante no suele
ocurrir en líquidos y gases.
FLUIDOS CON MEJOR CONDUCTIVIDAD TÉRMICA GRACIAS A LAS
NANOPARTÍCULAS

La transferencia de calor está comúnmente asociada a muchos sistemas de


ingeniería para la calefacción y la refrigeración. La refrigeración de alto
rendimiento es esencial en muchos sistemas industriales tales como centrales
nucleares, HVAC (calefacción ventilación y aire acondicionado), el transporte, la
producción de energía y la producción de papel. Los líquidos tradicionales
utilizados como refrigerantes aumentan sus propiedades de transferencia de calor
con el incremento de su conductividad térmica, pero los líquidos y gases tienen
limitado el rendimiento térmico debido a su baja conductividad térmica.
Los nanofluidos son una nueva clase de fluidos de ingeniería producidos mediante
la dispersión de materiales de tamaño nanométrico menor que 100 nm
(nanopartículas, nanotubos, nanofibras, nanoalambres, nanovarillas, nanosheet o
gotas) en fluidos de base. En otras palabras, nanofluidos son suspensiones
coloidales a nanoescala que contienen nanomateriales condensados. Son un
sistema de dos fases con una fase sólida dispersada en otra fase líquida. Se han
encontrado que los nanofluidos poseen propiedades termo físicas mejoradas tales
como la conductividad térmica, difusividad térmica, viscosidad, y los coeficientes
de transferencia de calor convectivo en comparación con las de los fluidos de base
como el aceite o agua.
Los nanofluidos constituyen una nueva generación de tecnología de refrigeración y
calefacción, aunque se necesita más investigación para mejorar la estabilidad y
evitar los fenómenos que se producen.