Вы находитесь на странице: 1из 8

Cátedra: Aprendizaje y Evaluación Neurocognitiva Año: 2012

PROLEC

NOMBRE DE LA TÉCNICA: Batería de evaluación de los procesos lectores de los niños de Educación Primaria

AUTORES: Fernando Cuetos, Blanca Rodríguez y Elvira Ruano. (3ª edición)

FORMA DE APLICACIÓN: individual

ÁMBITO DE APLICACIÓN: 1°, 2°, 3° y 4° año de educación primaria.

DURACIÓN: sin tiempo prefijado

FINALIDAD: Evaluación de los procesos lectores. Se trata de obtener no sólo una puntuación de la capacidad lectora, sino también se obtiene información sobre las estrategias que cada niño utiliza en la lectura de un texto, así como de los mecanismos que no están funcionando adecuadamente.

TIPIFICACIÓN: Baremos en puntuaciones centiles de cada prueba y del conjunto de la batería, para cada curso.

MATERIAL: Manual y Hoja de registro.

DESCRIPCIÓN DE LAS PRUEBAS:

Las pruebas de agrupan en cuatro bloques correspondientes a los cuatro procesos que intervienen en la comprensión del material escrito.

Identificación de Letras

Destinado a medir la capacidad del niño para identificar las letras y para emparejarlas con sus respectivos sonidos.

1) Nombre o sonido de las letras: el objetivo es saber si el niño conoce todas las letras o tiene problemas con algunas de ellas. Se solicita que las nombre o diga el sonido.

2) Igual diferente en palabras y pseudopalabras: el objetivo de esta prueba es comprobar si el niño es capaz de segmentar las palabras en sus correspondientes letras, utilizando pares de estímulos que sólo se diferencian en una letra. La prueba exige además atención visual.

Procesos Léxicos

Reconocer una palabra significa descifrar el significado que ese grupo de letras representa.

En este bloque se presentan listas aisladas de palabras, perteneciente a distintas categorías, que los sujetos tienen que leer en voz alta o decidir si son palabras

Cátedra: Aprendizaje y Evaluación Neurocognitiva Año: 2012

reales o inventadas, con el fin de comprobar el funcionamiento de las dos rutas de reconocimiento de palabras: ruta léxica o directa y/o ruta fonológica.

3) Decisión léxica: Esta prueba trata de medir el nivel de representaciones ortográficas que el niño tiene. Se trata de comprobar si es capaz de reconocer las palabras, independientemente de que sea o no capaz de leerlas. Se presentan para esto, palabras y pseudopalabras, para que indiquen si se trata de una palabra real o una palabra inventada.

4) Lectura de palabras: En esta prueba los niños tienen que leer en voz alta una lista de 30 palabras formadas por sílabas de diferente complejidad, seis de cada una de estas estructuras: CCV, VC, CVC, CVV, CCVC y CVVC. Los resultados de esta prueba deben compararse con los de la siguiente ya que

se presentan las mismas sílabas sólo que en ese caso formando parte de pseudopalabras.

5) Lectura de pseudopalabras: Junto con la anterior, esta prueba trata de comparar el desarrollo de las rutas de reconocimiento de palabras. La tarea consiste en la lectura de una lista de 30 pseudopalabras con los seis diferentes tipos de sílabas mostradas en la prueba anterior.

La tarea en ambos casos consiste en leer las listas de estímulos en voz alta.

Si un niño muestra una buena ejecución en la lista de palabras y en cambio

comete muchos errores con las pseudopalabras, eso quiere decir que basa su lectura en la ruta léxica y que no tiene bien adquiridas las reglas de conversión grafema-fonema. Por el contrario, si comete los mismos, o similares errores en ambas pruebas es porque su lectura es básicamente fonológica.

6) Lectura de palabras y pseudopalabras: Esta prueba también tiene como objetivo analizar el grado de desarrollo que el niño ha alcanzado en las dos rutas de lectura. Para ello se utilizan palabras y pseudopalabras mezcladas

y pertenecientes a seis categorías: palabras frecuentes cortas, palabras

frecuentes largas, palabras infrecuentes cortas, palabras infrecuentes largas, pseudopalabras cortas, pseudopalabras largas. Cuanto mayor sea la diferencia entre los resultados de las palabras frecuentes y las infrecuentes,

y entre éstas y las pseudopalabras, mayor es el uso de la ruta léxica.

Igualmente, la longitud es un importante índice del uso de ambas rutas ya que la existencia de un importante efecto de longitud indica un gran peso de la ruta fonológica en la lectura.

Procesos sintácticos Para poder proporcionar información es necesario que las palabras se agrupen en una estructura superior, como es la oración. Cuando leemos tenemos que determinar el papel que cada palabra juega dentro de la oración: estrategias de procesamiento sintáctico. Estrategias más usadas: funciones: sujeto-verbo-objeto; secuencias: sustantivo- verbo-sustantivo y signos de puntuación: rasgos prosódicos, entonación, pausas. Para la evaluación del procesador sintáctico se utilizan dos pruebas, una

Cátedra: Aprendizaje y Evaluación Neurocognitiva Año: 2012

destinada a evaluar la capacidad de procesar diferentes tipos de estructuras gramaticales y la otra, el uso de los signos de puntuación.

7) Estructuras gramaticales: Esta prueba indaga la capacidad que tiene el niño para asignar los papeles sintácticos a las palabras que componen una oración. La finalidad es comprobar la dificultad que puede producir el utilizar distintas estructuras sintácticas. Se exploran tres tipos de estructuras: activas (Ej."El gato está persiguiendo al perro"), pasivas (Ej. "El perro es perseguido por el gato"), de complemento focalizado (Ej. "Al perro le persigue el gato"). Consta de 15 ítems. Cada uno de ellos está compuesto de un dibujo y tres oraciones para que el niño señale la que corresponde al dibujo.

8) Signos de puntuación: Esta prueba trata de comprobar si el niño es capaz de realizar las pausas y entonaciones que le indican los signos de puntuación, pues esto es fundamental para conseguir una lectura comprensiva. Para ello, se le pide que lea en voz alta un pequeño cuento en el que aparecen los principales signos de puntuación (el niño tiene que leer respetando esos signos). Concretamente, se le puntúan los diez signos señalados en la plantilla (3 puntos, 2 comas, 3 interrogaciones y 2 exclamaciones). Los otros puntos, por venir unidos a las exclamaciones e interrogaciones, no se puntúan.

Procesos semánticos Su misión es extraer el significado del texto e integrar ese significado en el resto de los conocimientos almacenados en la memoria para poder hacer uso de esa información. Cuando la información se ha integrado en la memoria para su uso posterior, se puede decir que ha terminado el proceso de comprensión. Se decompone en tres sub-procesos: extracción del significado, integración en la memoria y procesos inferenciales. Para la evaluación del procesador semántico se utilizan dos pruebas, una destinada al proceso de extracción del significado y la otra a los procesos de integración en la memoria y de elaboración de inferencias.

9) Comprensión de oraciones: Con esta prueba se intenta comprobar si el niño es capaz de extraer el significado de oraciones sencillas que tiene ante él. No requiere, por lo tanto, la intervención de la memoria ni de los esquemas mentales. Está formada por doce oraciones (a veces acompañadas de dibujos) que expresan órdenes sencillas que el lector tiene que ejecutar. Las tres primeras oraciones le piden que realice órdenes simples, las tres siguientes que haga sencillos dibujos, las tres siguientes que realice tareas sobre unos dibujos que se les presenta y las tres últimas que señalen el dibujo que corresponde a la oración.

10) Comprensión de textos: Con esta prueba formada por cuatro textos se trata de comprobar si el niño es capaz de extraer el significado e integrarlo en sus conocimientos, por lo cual, junto a preguntas literales, se incluyen

Cátedra: Aprendizaje y Evaluación Neurocognitiva Año: 2012

también preguntas inferenciales. En total hay 4 pequeños textos de 4 oraciones cada uno. Dos de los textos son de tipo narrativo y dos de tipo expositivo. Acompañando a cada texto hay 4 preguntas, 2 literales y 2 inferenciales, sacadas una de cada frase del texto. El total de preguntas es, por tanto, de 16, de las cuales la mitad son literales y la otra mitad inferenciales. Es importante comparar la ejecución entre los textos narrativos y los expositivos y entre las preguntas literales y las inferenciales.

MODO DE ADMINISTRACIÓN: Si se quiere hacer un estudio completo del niño se deben aplicar todas las tareas que componen la batería. Si se dispone de poco tiempo existe una versión reducida formada por una prueba de cada uno de los cuatro procesos: 2, 5, 7 y 10. Si se van a aplicar todas las pruebas es recomendable combinar las pertenecientes a distintos bloques para que resulte más variada y amena. Es recomendable utilizar varias sesiones para la administración.

EVALUACIÓN CUANTITATIVA: Para la puntuación de las pruebas se parte de las anotaciones de la Hoja de Registro. Se asigna un punto por cada respuesta correcta. No se admiten puntuaciones decimales. La puntuación directa de cada prueba se anotará en el espacio correspondiente en la Hoja de Registro. Con la puntuación directa pueden consultarse las tablas organizadas por año escolar (Pág. 28 en adelante del manual), en las que figuran los percentiles atribuidos a cada puntaje, así como la puntuación media y la desviación estándar. Normalmente se entiende que un niño tiene problemas cuando su puntuación está dos o más desviaciones por debajo de la media.

EVALUACIÓN CUALITATIVA:

1) Nombre o sonido de las letras: Se trata de una tarea sencilla incluso para los niños de primero. Una mala ejecución en esta tarea, indica que el niño, aún no conoce algunas de las letras.

2) Igual diferente en palabras y pseudopalabras: una mala ejecución en esta tarea indica que el niño tiene baja capacidad de segmentar las palabras en letras (tiende a leer de manera logográfica), lo que impide aplicar correctamente las reglas de conversión grafema-fonema. Esta dificultad se manifiesta con mucha más intensidad en los grafemas compuestos de dos letras. La capacidad atencional también puede influir en esta tarea.

3) Decisión léxica: una baja puntuación en esta tarea indica un escaso vocabulario ortográfico.

4) Lectura de palabras: Los errores más frecuentes en esta prueba, son los de palabras que comienzan con dos consonantes seguidas. Es importante considerar, no sólo si la puntuación es baja, sino también con que tipo de sílabas tiene más dificultades. Además es importante comparar esta ejecución,

Cátedra: Aprendizaje y Evaluación Neurocognitiva Año: 2012

con la siguiente, ya que utiliza las mismas sílabas, pero formando parte de palabras y pseudopalabras. Las diferencias entre las dos pruebas informará acerca del uso que el niño hace de las rutas visual y fonológica.

5) Lectura de pseudopalabras: Como en la prueba de lectura de palabras, en esta tarea es importante determinar el tipo de sílabas con las que el niño tiene mayores dificultades. Comparando los resultados con la prueba anterior podremos determinar el uso que el niño hace de ambas rutas. Esta prueba indica el estado en que se encuentra la ruta fonológica, ya que al utilizar pseudopalabras, necesariamente hay que aplicar las reglas de conversión grafema-fonema.

6) Lectura de palabras y pseudopalabras: En esta prueba lo más importante es comparar la puntuación que tiene el niño en cada una de las tres listas de estímulos. Una buena ejecución con las palabras frecuentes frente a una mala ejecución con las infrecuentes y pseudopalabras, indica un uso predominante de la ruta léxica. Por el contrario, una ejecución similar en las tres listas indica que está usando la ruta fonológica.

7) Estructuras gramaticales: De las tres estructuras puestas a prueba, las que más errores produjeron fueron las pasivas y las de complemento focalizado. En las directas, el porcentaje de errores no fue tan elevado.

8) Signos de puntuación: El porcentaje de signos de puntuación mal leídos, o simplemente ignorados, es muy bajo, sólo alcanza un 4,90% del total. Y de estos errores, una buena parte corresponden al primer curso, donde todavía no están muy familiarizados con los signos de puntuación.

9) Comprensión de oraciones: El porcentaje de errores en esta prueba es solo del 3,7%. Incluso en primer curso, la mayor parte de los niños responde correctamente a las órdenes expresadas en las oraciones.

10) Comprensión de textos: Los textos expositivos, resultan más difíciles que los narrativos, y las preguntas inferenciales más difíciles que las literales.

Cátedra: Aprendizaje y Evaluación Neurocognitiva Año: 2012

PROLEC – SE

NOMBRE: Batería de evaluación de los procesos lectores en alumnos del tercer ciclo de educación primaria y educación secundaria obligatoria.

AUTORES: José Luis Ramos Sánchez y Fernando Cuetos Vega.

FORMA DE APLICACIÓN: individual o parcialmente colectiva.

ÁMBITO DE APLICACIÓN: 5º Y 6º de educación primaria, 1º, 2º, 3º, 4º de E.S.O. 10 a 16 años.

DURACIÓN: 60 minutos aproximadamente (completa).

FINALIDAD: evalúa los principales procesos implicados en la lectura: léxicos, sintácticos y semánticos.

BAREMACIÓN: Baremos en puntuaciones centiles para cada prueba y para el conjunto de la batería.

MATERIAL: Manual, Cuadernillo y Hoja de anotación.

DESCRIPCIÓN DE LAS PRUEBAS:

La batería consta de seis tareas agrupadas en tres bloques, correspondientes a cada uno de los principales procesos que componen el sistema de lectura:

léxico, sintáctico y semántico.

Procesos léxicos.

1. Lectura de palabras: consiste en la lectura de palabras aisladas de

distinta longitud y frecuencia. La lista de palabras está formada por 40 palabras, 20 de uso frecuente y 20 poco frecuentes. En cada caso la mitad de las palabras son de longitud corta (dos sílabas) y la otra mitad de longitud larga (4 y 5 sílabas).

2. Lectura de pseudopalabras: consiste en la lectura de pseudopalabras

de distinta longitud y complejidad grafémica. También son 40 pseudopalabras separadas en dos grupos de 20, uno formado por sílabas simples (con estructura CV: consonante vocal) y el otro formado por sílabas de estructura compleja (CCV, CCVC y CVVC). También la mitad son pseudopalabras largas y la otra mitad cortas.

Procesos sintácticos:

3. Emparejamiento dibujo-oración: consiste en emparejar un dibujo con

la oración que lo representa. Las estructuras gramaticales que se emplean son: oraciones pasivas (P), de objeto focalizado (OF), de sujeto escindido (SE), de objeto escindido (OE), de relativo de sujeto (RS), y de relativo de

Cátedra: Aprendizaje y Evaluación Neurocognitiva Año: 2012

objeto (RO). El número de elementos de esta prueba es 24 (4 oraciones de cada tipo) y cada ítem está formado por un dibujo y 3 oraciones, sólo una de las cuales es verdadera respecto al dibujo.

4. Signos de puntuación: se presenta un texto para que el chico lo lea y así poder comprobar si respeta los signos que él encuentra. En total hay 24 signos, de los cuales, 9 son puntos, 7 coma, 3 interrogaciones, 3 admiraciones y 2 puntos.

Procesos semánticos:

5. Comprensión de textos: consiste en la lectura de dos textos expositivos

seguida de 10 preguntas para cada texto, la mitad de esas preguntas son literales y la otra mitad inferenciales.

6. Estructura de un texto: también es de lectura de un texto, aunque

ahora, lo que tiene que hacer el sujeto es completar un esquema sobre ese

texto. Se trata de un esquema ya iniciado pero en el que quedan 22 huecos por llenar.

Pruebas complementarias:

Velocidad lectora: a través de 2 pruebas: el tiempo que invierte en leer el texto de puntuación (¡Maldito apéndice!) y el tiempo que tardan en leer las listas de palabras y pseudopalabras. El objetivo de estas pruebas complementarias es:

por una parte, evaluar la velocidad lectora puesto que a estas edades los sujetos deben haber automatizado los procesos de decodificación. Si esto no es así, estarán más dedicados a la decodificación que a la comprensión. Pero además, la comparación entre los tiempos invertidos en leer las palabras y pseudopalabras permite averiguar qué ruta está utilizando el sujeto (léxica o fonológica), pues si tarda lo mismo en leer palabras que pseudopalabras, estará utilizando la ruta fonológica y si tarda menos con las palabras es que está utilizando la ruta léxica.

El texto con los signos de puntuación también sirve para evaluar la precisión lectora y comparar con los resultados de las palabras aisladas, pues no tienen necesariamente que coincidir los resultados de exactitud cuando se leen palabras aisladas y cuando se leen textos. Hay sujetos a los que la complejidad del texto les entorpece su lectura, y por lo tanto, leen bien las palabras pero su precisión disminuye cuando se enfrentan con párrafos. En cambio, a los disléxicos los textos les ayudan a reconocer las palabras, por lo que la ejecución es peor con las palabras aisladas.

En cada prueba es importante anotar los errores que cometen, ya que constituyen una fuente valiosa de información para determinar el tipo de estrategia que cada alumno está utilizando al leer.

Cátedra: Aprendizaje y Evaluación Neurocognitiva Año: 2012

EVALUACIÓN CUANTITATIVA:

1. Se asigna un punto a cada respuesta correcta. No se admiten puntuaciones decimales.

2. En algunas pruebas se pueden obtener puntuaciones parciales que pueden servir de gran ayuda para determinar el problema concreto de cada sujeto. Pero a efectos de baremación sólo se tendrá en cuenta la puntuación total.

3. La puntuación directa de cada prueba se anotará en el espacio correspondiente de la Hoja de anotación.

NORMAS INTERPRETATIVAS:

Se presenta un baremo por niveles de cada una de las pruebas o variables y del total de la batería. Al mismo tiempo aparecen las medias aritméticas y las desviaciones típicas (Tablas 7 a 12, Págs. 23 a 25).