You are on page 1of 3

Análisis de la sentencia C- 355/06

Desde el punto de vista eclesiástico, médico y legal.


La Sentencia C-355 de 2006, ha sido el comienzo de una etapa, donde el reto más grande está
representado en que el Estado garantice de manera efectiva el acceso de las mujeres a los servicios
de salud, y hacer que el aborto se legal y seguro en las tres circunstancias autorizadas no se quede
en el papel sino que sea una realidad.

En el año 2006 Colombia dejó de estar en la lista de países de América latina donde el aborto
estaba prohibido de manera absoluta. La Corte Constitucional, máximo órgano de vigilancia de los
derechos fundamentales y de la constitución política del país, declaró que, la penalización total del
aborto constituía un grave atentado contra la dignidad y los derechos fundamentales de las
mujeres.

Uno de los grandes retos ha estado en conseguir que los obstáculos que se presentan sean
superados y las barreras de acceso removidas; en este proceso la Corte Constitucional ha
cumplido un rol determinante, puesto que en ejercicio de sus competencias se ha pronunciado
hasta ahora en 9 ocasiones mediante la revisión de acciones de amparo o de tutela; protegiendo
derechos fundamentales de mujeres que han sido víctimas de la negación o dilación injustificada
de acceso a los servicios de salud para la práctica de la Interrupción Voluntaria del Embarazo – en
adelante IVE - este tribunal ha especificado y aclarado el contenido de la Sentencia C-355/06,
identificando las fallas y generando pautas para la superación de las mismas, lo que se ha
convertido en un instrumento de suma importancia para el proceso de implementación del aborto
legal en Colombia.

Según los diferentes puntos de vista:

Desde el punto de vista social el aborto es repudiado por algunos y aceptado por otros, es
decir la opinión está dividida, los que están en contra (entre los que me incluyo) piensan
que es directamente un asesinato aberrante ya que se mata una vida en formación,
totalmente inocente e indefensa siendo el acto más cruel e inhumano que puede existir.
En cambio los que están a favor hablan de que es un derecho de las mujeres decidir si
quieren tener o no un bebe (sin pensar en los derechos del bebe claro). Desde el punto de
vista familiar se encara el tema según los principios y valores que se tengan.

Desde el punto de vista eclesiástico En Colombia el credo religioso que más adeptos tiene
es el católico, apostólico y romano. Según esta doctrina, el aborto es en esencia
moralmente malo y, por lo tanto, quien lo practique está expuesto a condigna sanción. La
Iglesia se opone al aborto y aconseja a sus miembros que no se sometan a un aborto ni
que lo lleven a cabo, salvo en raras circunstancias en que, según la opinión médica
competente, la vida o la salud de la madre esté en serio peligro o que el embarazo sea
resultado de una violación y produzca serios traumas emocionales a la madre. Aun así, el
aborto debe considerarse sólo después de que las personas responsables hayan
consultado con las autoridades del sacerdocio que las presidan y hayan recibido la
confirmación divina por medio de la oración.

La iglesia católica según el 5º mandamiento que es “No matarás”, la práctica del aborto es
un delito, la iglesia castiga la práctica del aborto mediante el derecho legal, esto culmina
en una excomunión.

Desde el punto de vista medico La posición de los médicos frente al aborto inducido es un
problema que merece una mayor atención. Estudios realizados en algunos países
muestran que las actitudes de los médicos frente al aborto están influidas por factores
diversos (éticos, religiosos, jurídicos, políticos y médicos, entre otros), y que donde es legal
coexisten profesionales con posiciones diversas. Las experiencias de algunos países indican
que la prestación institucional de servicios de aborto es un asunto controvertido y
políticamente delicado, y que el proporcionarlos o negarlos se encuentra en gran medida a
discreción de los médicos.

En países donde el aborto está penalizado, las restricciones legales y de otra índole no
impiden que muchos médicos lo practiquen, en general con propósitos de lucro. Por otro
lado, a pesar del reconocimiento del aborto como un importante problema social y de
salud pública, y de que las leyes consideran circunstancias para que se practique en forma
legal, buena parte de los profesionales médicos y las instituciones de salud mantienen una
postura conservadora y de reserva al respecto. La formación profesional que
habitualmente reciben los médicos y la consideración legal del aborto inducido como
delito, son dos elementos que influyen de manera muy importante en sus actitudes frente
al problema.

Los médicos están en contra de la práctica del aborto, sin embargo existen dos clases de
aborto permitidos en medicina, el embarazo ectópico: este presenta una infección del
amnios que puede generar una grave hemorragia por la rotura de la trompa de Falopio. Y
el aborto eugenésico: el producto de la concepción es incompatible con la vida.
Desde el punto de vista jurídico se entiende por aborto la interrupción, dolosa o
intencional del proceso fisiológico del embarazo, con muerte o destrucción del producto
de la concepción
Es la muerte de un niño o niña en el vientre de su madre producida durante cualquier
momento de la etapa que va desde la fecundación (unión del óvulo con el
espermatozoide) hasta el momento previo al nacimiento. Se habla de aborto espontáneo
cuando la muerte es producto de alguna anomalía o disfunción no prevista, ni deseada por
la madre; y de abortó provocado (que es lo que suele entenderse cuando se habla
simplemente de aborto) cuando la muerte del bebé es procurada en cualquier manera:
doméstica, química o quirúrgica.

Los defensores del aborto han procurado cubrir su naturaleza criminal mediante
terminología confusa o evasiva, ocultando el asesinato con jerga como "interrupción
voluntaria del embarazo" o bajo conceptos como “derecho a decidir" o "derecho a la salud
reproductiva". Ninguno de estos artificios del lenguaje, sin embargo, pueden ocultar el
hecho de que el aborto es un infanticidio.

La ley colombiana respecto al aborto provocado es concluyente: hay sanción penal para la
mujer que se cause un aborto o que permita que otro se lo cause, como también para
quien lo realice, aun con consentimiento de la interesada (artículos 343, 344 y 345 del
Código Penal).

La corte constitucional declara condicionalmente exequible el ART 122 del C.P. En el cual
se prohíbe el aborto, pues existen unas excepciones que eximen de responsabilidad penal
al sujeto activo de la conducta como son:

 Cuando el embarazo constituya peligro para la salud o la vida de la mujer. (Certificado de


un medico)
 Cuando exista grave malformación del feto que haga inviable su vida. (Certificado de un
medico)
 Cuando el embarazo sea resultado de una conducta debidamente denunciada, constitutiva
de acceso carnal o acto sexual sin consentimiento (violación).
(Copia de la denuncia por violación interpuesta ante la autoridad competente).