Вы находитесь на странице: 1из 4

Revancha ciudadana: cómo hacer papel

higiénico casero en solo cinco pasos


Si no quieres saber nada más con las empresas que fabrican este producto de uso
diario, te recomendamos leer esta nota.

Por El Dínamo 29 de octubre de 2015


Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Compartir en LinkedIn
Enviar por WhatsApp Enviar por Email

La colusión del papel higiénico indignó a todo Chile, principalmente porque quedó al
descubierto como las grandes empresas por años manejaron a su antojo la producción y
los precios de un bien básico en la sociedad moderna.

El caso fue revelado por la Fiscalía Nacional Económica, organismo que descubrió el delito
tras una investigación que comenzó en diciembre del año pasado.

Los investigados son la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones (CMPC) y la


SCA -ex PISA- por colusión en el mercado de los papeles higiénicos, como servilletas,
toalla nova, pañuelos de papel y confort, entre muchos otros productos que ocupamos a
diario.

PUBLICIDAD

Productos que aunque no creas, también se pueden fabricar de manera casera, a través de
un proceso muy simple, que te explicamos a continuación:

Materiales
Lo primero que debes hacer es reunir los siguientes materiales y herramientas:

-Madera blanda y seca (el pino y el álamo es una buena opción) o aserrín.

-Agua

-Algodón

-Una licuadora

– Una asadera

– Toalla

-Crema hidratante
Paso 1 – Tienes que crear una pulpa. Para ello coloca la madera cortada en trozos muy
pequeños (también se puede utilizar aserrín) en una licuadora. Agrega algodón en tiritas,
unas cucharadas de crema hidratante y agua suficiente para que los materiales se puedan
mezclar.

Paso 2 – Mezcla hasta crear un puré, si los materiales no se ven bien agrupados sigue
agregando agua y mezclando en la licuadora. También es importante que no pongas mucho
material en el jarro ya que puedes calentar la máquina.

Paso 3 – Cuando ya tengas listo este “puré”, saca la asadura, u otro recipiente similar, y
coloca la mezcla sobre ésta. Verás que el agua comienza a escurrir. Luego darás el grosor
al papel higiénico.

Paso 4 – Ahora coloca la asadera y el recipiente sobre un toalla de tela o papel, para
después poner un objeto pesado en la parte superior del la hoja de papel higiénico. De esta
manera se eliminará el agua que permanece en la hoja.

Paso 5 – Lleva estas hojas semisecas a una superficie plana donde terminarán su proceso de
secado. Una vez secas las puedes apilar y cortar, para usarlas posteriormente.