Вы находитесь на странице: 1из 18
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE SAN LUIS POTOSÍ UNIDAD ACADÉMICA MULTIDISCIPLINARIA ZONA HUASTECA Nombre del proyecto: Actividad antifúngica

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE SAN LUIS POTOSÍ UNIDAD ACADÉMICA MULTIDISCIPLINARIA ZONA HUASTECA

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE SAN LUIS POTOSÍ UNIDAD ACADÉMICA MULTIDISCIPLINARIA ZONA HUASTECA Nombre del proyecto: Actividad antifúngica

Nombre del proyecto: Actividad antifúngica de los extractos etanólicos de Heliopsis longipes (A. Gray Blake) contra Trichophyton spp.

Alumno: Alejandro Gómez Esparza; Director del proyecto: Dr. Alejandro Hernández Morales.

INTRODUCCIÓN.

Las dermatofitosis son las micosis más comunes según el hospital general de la ciudad de México, siendo la tiña de los pies la más frecuente en México y Trichophyton rubrum el agente causal hasta en el 80% de los casos, seguido por T. mentagrophytes y T. Epidermophyton (Suarez L, 2010; Bonifaz, 2012). Las dermatofitosis corresponden al parasitismo de la piel y sus anexos por un conjunto de hongos denominados dermatofitos. Estos son un grupo homogéneo de microorganismos que se relacionan muy íntimamente y que ocasionan una gran variedad de cuadros clínicos. Los hongos se encuentran dentro de los agentes infecciosos más comunes y no existe área geográfica sin tiñas (Bellesté et al.,

2000).

Diversas circunstancias pueden favorecer estas infecciones: uno de los factores es el clima, ya que en lugares húmedos y cálidos se observa el mayor número de infecciones micóticas. Otros factores importantes son los malos hábitos higiénicos, el hacinamiento, el uso de zapatos cerrado y ropa sintética, etc. Así como factores predisponentes implicados son, traumatismos, diabetes, tratamientos corticoides, infecciones por VIH, la quimioterapia antineoplásica, el uso de fármacos con capacidad inmunosupresora y la resistencia a los antimicóticos (Álvarez et al., 2005; Furones et al., 2011).

El frecuente desarrollo de resistencia a los medicamentos antifúngicos que producen los agentes patógenos causantes de infecciones humanas, la toxicidad de ellos y muchas veces su elevado costo, han producido una intensa búsqueda de moléculas

nuevas, obtenidas por síntesis o bien desde fuentes naturales. Una de ella es el estudio de las plantas, las cuales representan un fuerte potencial en el descubrimiento de nuevos agentes antiinfecciosos con resultados muy promisorios pues se han encontrado, por ejemplo, extractos antimicóticos en muchos extractos vegetales (Álvarez et al., 2005; Ojala et al., 2000).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce y estimula el gran valor de las plantas medicinales en la atención primaria de millones de personas y considera que el 80% de la población mundial utiliza estos recursos como principal fuente de atención primaria de sus problemas de salud. Los remedios naturales hacen parte de una muy difundida tradición empírica en nuestro país, apoyada en elementos culturales y en la notable diversidad de nuestra flora, estimada en más de 50.000 especies de plantas. Sin embargo, las investigaciones farmacológicas en esta área han sido relativamente pocas (Álvarez et al.,

2005).

Heliopsis longipes, planta seleccionada para la realización de este estudio, es también conocido con el nombre común de Chilcuague es una hierba perenne endémica de la sierra de Álvarez y sierra Gorda, región donde coinciden parte de los territorios de San Luis Potosí, Guanajuato y Querétaro. Se trata de una hierba ampliamente utilizada en la medicina tradicional mexicana especialmente en los estados de San Luis Potosí y Guanajuato, donde se le atribuyen una gran cantidad de propiedades imputadas principalmente al gran contenido de metabolitos secundarios concentrados en sus raíces (afininas), entre sus usos más frecuentes se encuentran su utilización como anestésico, analgésico local, como antibiótico para infecciones de los aparatos digestivo y respiratorio, insecticida, bactericida, antiparasitario, tratamiento contra aftas y herpes bucales, tratamiento antifúngico contra hongos patógenos de las plantas y los humanos y como condimento y saborizante de diversos platillos. Se ha utilizado para abrir el apetito de los pequeños, para cerrar heridas difíciles y hasta para librar de la rabia a los humanos. Todas estas aplicaciones se comentan en donde existe abundancia de la raíz (García et al., 2004; Cilia-López et al., 2008; Castro G, 2009).

En la presente investigación se plantea el evaluar la actividad antifúngica del extracto etanólico de H. longipes contra cepas de dermatofitos, así evaluar el poder fungicida o fungistático que este presenta.

REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA

2.1 DERMATOFITOSIS

Las tiñas, también llamadas tineas, dermatoficias, epidermoficias, o epidermofitosis, son un conjunto de micosis superficiales ocasionadas por dermatofitos, hongos que afectan tejidos queratinizados: piel, pelo, uñas en el humano (plumas, cuernos y piel) en los animales. Se trata de padecimientos cosmopolita, aunque se presentan casi siempre en climas cálidos y húmedos.

2.2 ETIOLOGÍA.

Las tiñas son causadas por un grupo de hongos parásitos de la queratina denominados dermatofitos y que, de manera excepcional invaden tejidos profundos. Estos hongos se encuentran agrupados en tres géneros: Trichophyton, Microsporum y Epidermophyton. Los hongos pertenecientes a estos tres géneros, tiene la característica de poseer enzimas queratinofílicas, para atacar la queratina y otras estructuras por lo que se conocen con el nombre de dermatofitos y dermatoficias a las enfermedades por ellos producidas, dependiendo del lugar donde se encuentren pueden ser: geofílicos (afinidad por la tierra), zoofílicos (parásitos primarios de los animales) o antropofílicos (parásitos primarios del hombre) Estos hongos se encuentran clasificados dentro del orden Onygenales, en la división Ascomycota (Arenas, 2008; Bonifaz, 2012).

2.3 TIPOS Y CARACTERÍSTICAS CLÍNICAS.

Según su localización, las micosis se clasifican en cuatro grandes grupos; superficiales, subcutáneas, sistémicas y por oportunistas (Arenas, 2008).

Los hongos que producen las micosis superficiales tienen la capacidad únicamente de afectar algunas capas de la epidermis, pelos y anexos. Las micosis subcutáneas afectan la piel como puerta de entrada, extendiéndose al tejido celular subcutáneo y con capacidad para invadir otros tejidos profundos, como el muscular y el óseo. Tienden a afectar los tejidos de las regiones corporales donde penetran sin que se observe comúnmente diseminación de tipo hematógeno o linfático. Las micosis sistémicas se localizan principalmente a nivel pulmonar y posteriormente tienden a diseminarse por la vía hematógena a diferentes sistemas órganos y tejidos del cuerpo; estas suelen ser las micosis más graves. Tanto los hongos que producen las micosis subcutáneas como los que

producen las sistémicas viven libres en la naturaleza. Las primeras se adquieren por penetración a través del heridas de la piel y las segundas por inhalación; ninguna de las dos son contagiosas (López, 1995).

Las micosis superficiales, según la Organización Mexicana de Dermatología, son una de las principales causas de visitas a los dermatólogo ya que son tan comunes como las enfermedades respiratorias.

Las micosis superficiales se pueden clasificar de acuerdo a su topografía (Bonifaz, 2012).

  • Tiñas de la piel glabra:

    • T. pedís

    • T. manus

    • T. cruris

  • Tiñas de la piel cabelluda

  • Tiñas de la barba y bigote

  • Tiñas de las uñas.

  • 2.4 EPIDEMIOLOGÍA

    Las dermatofitosis son comunes mundialmente, se cree que afectan del 20-25% de la población y la incidencia continua en aumento, debido principalmente a la migración, al aumento del turismo y cambios en las condiciones socioeconómicas. Las infecciones por hongos cutáneos están entre los agentes infecciosos más comunes del hombre y no existe ningún pueblo o área geográfica sin “tiñas”.

    Las tiñas son padecimientos que se presentan en todas las edades y ambos sexos, en algunas entidades específicas llegan a presentar preferencias por ejemplo, la tiña de cabeza es casi exclusiva de los niños y suele desaparecer espontáneamente cuando llegan a la pubertad (Velazco, 1984).

    A nivel mundial, la incidencia y distribución de las micosis cutáneas han sido estudiadas extensamente en varias áreas geográficas, siendo motivo de especial preocupación en la mayoría de los países de América latina, constituyendo uno de los problemas dermatológicos más importantes en países con condiciones climáticas similares

    a las nuestras. En México representa el 17% de todas las afecciones cutáneas y en Brasil alcanza de 15 a 22% (Flores et al, 2009).

    Cuadro 1. Frecuencia de las dermatofitosis.

    Tiña de :

    1952* %

    1979** %

    1991***

    2011***

    Cabeza

    53.7

    3.8

    2.6

    1.8

    Cuerpo

    19.6

    19.3

    16.4

    15.1

    Pies

    17.5

    48.0

    51.3

    52.0

    Ingle

    0.0

    12.6

    6.4

    5.0

    Uñas

    9.2

    16.0

    23.1

    26.1

             

    *Garza-Toba, M. **Rodríguez, G. ***Bonifaz, A.

    En México y Latinoamérica, los cinco dermatofitos más frecuentes son: T. rubrum (70%), T. mentagrophytes (incluyendo la variedad interdigitale) (10%), T. tonsurans (3%), M. canis (13%) y E. floccosum (1%). En forma esporádica (3%), se aíslan: M. Gypseum, M. Nanum, T. Violaceum, T. concentricum y T. verruscosum. Estos porcentajes pueden variar de acuerdo con los diversos centros hospitalarios; según López-Martínez (2009), de un extenso (2084 casos) análisis de dermatofitos aislados, los cinco más frecuentes fueron: T. rubrum (71.2%), T. tonsurans (6.9%), T. mentagrophytes (5.5%), M. canis (4.5%) y E. floccosum (1.3%).

    La frecuencia de las infecciones micóticas han mostrado un aumentado importante en los últimos años debido al acrecentamiento del número de paciente inmunodeprimidos por diversas enfermedades crónicas, como es sida, la quimioterapia en pacientes con cáncer, las neutropenias, los receptores de trasplantes sometidos a terapia inmunosupresora. En gran medida las dermatoficias se ven aumentadas por las condiciones meteorológicas que cambian constantemente.

    2.5

    TRATAMIENTO Y EFECTOS ADVERSOS DE LOS ANTIMICÓTICOS.

    Los agentes antimicóticos orales se utilizan frecuentemente y con frecuencia para el tratamiento de las infecciones superficiales causadas por hongos. Los cuatro antimicóticos orales más utilizados en la dermatología ambulatoria son: terbinafina, itraconazol, fluconazol y griseofulvina.

    • 2.5.1 TERBINAFINA

    El clorhidrato de terbinafina es un antimicótico que pertenece a la familia de las sustancias químicas conocidas como alilaminas. Todos los derivados de este grupo poseen una alilamina terciaria, un componente estructural necesario para la actividad antimicótica. Es un agente fungicida muy activo frente a dermatofitos (Wolff K et al, 2009).

    Dada su alta selectividad, la terbinafina suele ser bien tolerada, con una baja incidencia de efectos secundarios. Los efectos adversos más frecuentes son cefalea, diarrea, dispepsia, y dolor abdominal. La terbinaflina puede ocasionar alteraciones gustativas que persisten durante varias semanas después de interrumpido el tratamiento (Wolff K et al, 2009; Gennaro, 2003).

    • 2.5.2 FLUCONAZOL

    El Fluconazol pertenece al grupo de los triazoles y presenta ventajas sobre la droga patrón del grupo, el Cetoconazol, tales como su efecto nulo sobre la esteroideogénesis del huésped y la posibilidad de usarlo en personas inmunocomprometidas (Vives, 2004).

    Los efectos adversos más frecuentes son nauseas, vómitos, distensión abdominal y trastornos gastrointestinales. El fluconazol también puede asociarse a un aumento del nivel sérico de aminotransferasas hepáticas y erupciones alérgicas (Gennaro, 2003).

    • 2.3.3 ITRACONAZOL

    Es un derivado triazólico, activo por vía oral, que como las demás drogas antimicóticas de este grupo, inhibe la síntesis de ergosterol. Es un compuesto muy lipofílico que posee un amplio espectro de actividad frente a dermatofitos, mohos, levaduras y hongos dimórficos y dematiáceos.

    Los efectos adversos más frecuentemente informados en asociación con la terapia con itraconazol son de índole gastrointestinal. Se han vinculado con su uso lesiones casos de lesiones hepáticas y, raras veces hepatotoxicidad fulminante. Existen también informes

    aislados de insuficiencia cardiaca congestiva y de edema pulmonar. Cuando se la administró en forma intravenosa a perros y humanos voluntarios, se observaron efectos inotrópicos negativos (Wolff K et al, 2009; Gennaro, 2003).

    • 2.5.4 GRISEOFULVINA.

    Se ha utilizado desde 1958 para el tratamiento de la infección por dermatofitos. Es un medicamento antimicótico producido por cultivos de Penicillium griseofulvum. La griseofulvina es fungistática y no fungicida. Cuando se administra por vía sistémica, es eficaz para el tratamiento de la tiña de cabeza, del cuerpo y ungueal, y la forma crónica de la tiña de los pies causada por los dermatofitos Microsporum, Trichophyton y Epidermophyton. La griseofulvina no destruye los microorganismos solo inhibe su crecimiento.

    Las reacciones adversas graves son infrecuentes, pero se comunicaron erupciones cutáneas, leucopenias, granulocitopenia, y diversas reacciones alérgicas, como la enfermedad del suero o el edema angioneurótico. La griseofulvina también puede provocar nauseas, vómitos, molestias epigástricas y diarrea (Gennaro, 2003).

    • 2.5.1 PLANTAS CON PROPIEDADES ANTIFÚNGICAS.

    Debido al frecuente desarrollo de resistencia a los medicamentos convencionales que producen los agentes patógenos causantes de infecciones humanas, las plantas representan un fuerte potencial en el descubrimiento de nuevos agentes antiinfecciosos. Según los informes de la OMS aproximadamente el 80% de la población mundial utiliza productos naturales con fines medicinales. En algunas regiones la importancia de las plantas medicinales es aún mayor debido a que las especies medicinales no sólo son empleadas dentro de la medicina herbolaria, si no que en algunos países las incluyen dentro de su sistema formal de salud. Las plantas medicinales son utilizadas para el tratamiento de un variado número de padecimientos, sin embargo las infecciones en la piel son de los padecimientos que con mayor frecuencia son tratados con plantas.

    En la literatura se encuentran estudios específicos sobre las plantas antifúngica como la habilidad de la allicina para combinarse y destruir las proteínas los hongos causando su muerte. Las hierbas curativas pueden limpiar, curar y fortificar, por lo que se han usado como te o preparados como ungüento para afecciones de la piel. La preparación de estas formas, contribuye a un tratamiento efectivo de las infecciones de la piel, aplicándolas según el tipo de micosis (Cáceres, 1993).

    Los vegetales sintetizan metabolitos secundarios como las fitoanticipinas y las fitoalexinas, que utilizan para defenderse de la infección por agentes fitopatógenos, entre ellos los hongos. Por esta razón, dichas moléculas pueden ser candidatas para estudios in vitro contra agentes micóticos implicados en infecciones humanas (Mesa et al, 2004).

    ANTECEDENTES.

    A pesar de la gran cantidad de propiedades reportadas en sin fin de escritos, pocos son los que las fundamentan experimentalmente y por esta razón carecen de credibilidad científica, siendo considerados simplemente creencias populares de pobladores. Entre los pocos ensayos realizados para evaluar las diferentes propiedades de esta hierva podemos citar a Jacobson et al (1947) quienes registraron la actividad insecticida de la afinina sobre la mosca doméstica y sobre larvas de Oestrus ovis (Del Castillo, 1983), y Domínguez et al., (1958) la observaron sobre el gorgojo del frijol (Sitophilus zeamais), y encontraron que con 1% de polvo de flores de Chilcuague la mortalidad fue de 26%, con el polvo de las hojas del 18% y con el de la raíz se registró mortalidad de 100%, con lo cual confirmaron que en la raíz se concentran los compuestos con mayor actividad insecticida

    Estudios recientes demuestran el efecto como analgésico y el efecto estimulante de la afinina sobre el sistema nervioso de ratones (Cilia López, 2007). Otra investigación realizada por el Cinvestav-IPN encontraron una actividad biocida contra el paludismo, gracias a esta investigación se concluyó que la afinina es la alcamida responsable de la actividad biocida de las raíces de H. longipes contra Plasmodium falciparum (Hernández- Morales et al., 2012).

    González Morales et al., (2011) demostraron el efecto inhibitorio del extracto crudo de H. longipes sobre, F. oxysporum f. sp. lycopersici que es un patógeno importante del cultivo tomate, Salgado-Garciglia 2008, evaluaron el efecto del extracto crudo y la mezcla de compuestos bioactivos afinina y decatrién bornilo , obtenidos de la raíz de Heliopsis longipes en el control de la antracnosis del frijol (Phaseolus vulgaris L.), también se evaluó el efecto sobre la colonización de la raíz del frijol por hongos micorrízicos vesículo arbusculares y la nodulación de bacterias fijadoras de nitrógeno con resultados muy provisorios.

    Hasta el momento no se ha reportado actividad experimental para fundamentar el uso y la propiedad antifúngica de H. longipes contra dermatofitos.

    PLANTEAMIENTO.

    Las infecciones por hongos superficiales son las micosis más comunes en todo el mundo y constituyen un problema de salud pública especialmente en países con clima cálido y húmedo como México, este tipo de padecimientos se ve incrementados por la por diversos factores entre ellos las enfermedades inmunosupresoras, la sobrepoblación y las malas condiciones higiénicas que conducen a un aumento de la prevalencia de estos patógenos.

    Por su alta frecuencia, estas micosis son un serio problema de salud pública mundial; su incidencia sólo es estimada en forma parcial, ya que la mayoría de los datos publicados generalmente proceden de la consulta dermatológica. En México afectan a 10 % de la población y constituyen 70 a 80% de las infecciones causadas por hongos; además, están dentro de las diez primeras causas de consulta en la especialidad dermatológica (Manzano G, 2008).

    Para ayudar al control de la sintomatología generada por este tipo de hongos queratinofílicos se propone la evaluación y purificación de los extractos etanólicos de Heliopsis longipes, comúnmente conocida como Chilcuague o raíz de oro por pobladores de Sonora en la ciudad de México, del cual se conocen sus propiedades antiparasitarias, analgésicas y antifúngicas, sin embargo de esta última no se han realizado estudios específicos de la actividad antimicótica sobre las cepas de Trichophyton spp u otros hongos patógenos de interés medico (Castro G, 2009).

    JUSTIFICACIÓN.

    El aumento de enfermedades inmunosupresoras como el VIH y la diabetes mellitus donde México ocupa el segundo lugar en Latinoamérica y el tercer lugar mundial respectivamente por estos padecimientos, además de ocupar el primer lugar en obesidad, factores exógenos como son los frecuentes cambios climáticos que el país experimenta, uso de corticoides sintéticos y tópicos, han aumentado severamente la aparición de tiñas en nuestro país.

    López-Martínez refiere que considerando que 10% de la población mexicana tiene algún tipo de micosis superficial y que el precio oficial de las drogas antifúngicas en el país es elevado, el costo promedio al año del tratamiento de las micosis superficiales es de $440 millones de pesos, sin incluir la automedicación (datos no publicados) (Manzano G, 2008)

    La resistencia de los hongos a los fármacos antimicrobianos, la toxicidad de ellos y muchas veces su elevado costo, ha producido una intensa búsqueda de moléculas nuevas, obtenidas por síntesis o bien desde fuentes naturales. Una de ellas es la investigación en plantas, la cual se realiza en muchas latitudes con resultados muy promisorios pues se han encontrado, por ejemplo, efectos antimicóticos en muchos extractos vegetales utilizando diversos solventes o en los aceites esenciales (Álvarez et al., 2005)

    La necesidad de la búsqueda de nuevas biomoléculas con propiedades antifúngicas nos da la pauta para la evaluación de la actividad antimicótica de los extractos etanólicos de Heliopsis longipes, estudio que representara un beneficio a una gran cantidad de personas, puesto que las biomoléculas almacenadas en sus raíces, podría representar una nueva generación de medicamentos para el tratamiento de las dermatoficias, con un espectro de acción igual o mayor que el que ofrecen los antifúngicos actuales, así como también efectos adversos mínimos y a precios muy bajos.

    OBJETIVO GENERAL.

    Evaluar el efecto antifúngico de Heliopsis longipes (A. Gray) contra cepas de dermatofitos del genero Trichophyton spp.

    OBJETIVOS ESPECÍFICOS.

    1)

    Obtención de extractos etanólicos de H. longipes.

    2)

    Evaluación de la actividad antifúngica del extracto etanólico de H. longipes.

    3)

    Determinar la concentración mínima inhibitoria de las cepas ante el extracto

    4)

    etanólico de H. longipes. Determinar el efecto fungicida o fungistática del extracto.

    METODOLOGÍA DE TRABAJO.

    1. Materiales vegetales y obtención de los extractos etanólicos de H. longipes.

    Las raíces y los extractos etanólicos de H. longipes serán proporcionadas por el Dr. Alejandro Hernández Morales, quien en conjunto con un equipo de trabajo en investigaciones previas, realizaron la recolección y extracción de los mismos. Las metodologías adoptadas para la realización de las actividades ya mencionadas fueron las siguientes.

    • 1.2 Recolección del material vegetal.

    Se recolectaron raíces de H. longipes A. Gray Blake en el municipio Puerto de Tablas, Xichú en la Sierra Gorda del Estado de Guanajuato, a altitudes entre 2589 msn, en terrenos alterados de bosque de encinos (Quercus sp) y con pendientes pronunciadas. La autenticidad del material fue realizada por el Dr. Jerzy Rzedowski del Instituto de Ecología de Pátzcuaro Michoacán donde se depositaron especímenes de referencia.

    • 1.3 Obtención de extractos

    El extracto etanólico de las raíces de H. longipes A. Gray Blake se obtuvo a partir de 1.5 Kg de raíces secas, las cuales fueron pulverizadas y maceradas con 10 L de etanol absoluto durante una semana a temperatura ambiente, transcurrido este período el extracto se filtró con papel filtro Whatman No. 2 para eliminar partículas suspendidas. El extracto obtenido se concentró hasta aproximadamente 1 L, utilizando un evaporador rotatorio Büchi 461 a una temperatura de 50 ºC, posteriormente el extracto se guardó a 4 ºC hasta su uso.

    • 2. Obtención de las cepas dermatofíticas. Tres cepas purificadas, Trichophyton rubrum, T. mentagrophytes y T. tonsurans, serán proporcionadas por la Dra. María Guadalupe Moctezuma Zárate titular del Laboratorio de Micología Experimental, en la Facultad de Ciencias Químicas, UASLP.

    3. Evaluación

    de

    la

    actividad

    Heliopsis longipes.

    antifúngica

    del

    extracto

    etanólico

    de

    La evaluación de la actividad antifúngica de los extractos etanólicos de H. longipes se realizarán mediante la técnica de dilución de extracto en agar, esta técnica consiste en la preparación de una mezcla homogénea entre el PDA y el extracto etanólico de H. longipes a una concentración de 100 mg/mL respectivamente, así como cada uno de los controles solo PDA y solventes (metanol, etanol, acetona e hidroalcóholico). La mezcla se realizará cuando el PDA este a una temperatura de 50ºC, posteriormente cada mezcla se verterá en placas Petri que se refrigeraran para su solidificación y posterior uso. Por otra parte en las placas Petri se realizarán cultivos de cada una de las cepas, a partir de los cuales se tomarán discos de 5 mm que servirán como inóculo y se colocarán en el centro de las placas previamente preparadas con los diferentes tratamientos. Este ensayo se realizará por triplicado, teniendo así 4 placas por hongo. Las placas se incubarán a 25±2°C por siete días. Posteriormente se calculará el diámetro de crecimiento radial. El porcentaje de inhibición de crecimiento se calculará tomando en cuenta que la inhibición es el inverso del crecimiento, los resultados serán calculados mediante la siguiente fórmula (Moreno-Limón et al, 2011)

    % de inhibición = 100 - % de crecimiento

    4. Determinar la concentración mínima inhibitoria del extracto etanólico de H. longipes contra las cepas de dermatofitos.

    Concentración mínima inhibitoria (CMI). Se utilizará caldo Papa Dextrosa para determinar la CMI, en el cual se inocularán

    12 tubos con 1.8 mL del caldo con 200 μL de una suspensión de esporas ajustada

    a 530 nm 90% de transmitancia. A cada uno de estos tubos se les agregará una concentración conocida de extracto, utilizando primeramente rangos amplios (100, 50, 10 mg/mL) y después se acortarán hasta obtener la concentración mínima para la inhibición del crecimiento de los hongos analizados (8, 6, 4, 2, 1 mg/mL) (Moreno-Limón et al, 2011).

    5.

    Determinar el poder fungicida o fungistática del extracto.

    Para comprobar qué tipo de efecto presentes en el extracto etanólico de H. longipes sobre cada especie fúngica (fungistático o fungicida), se obtendrán explantes* de aquellas especies en las que no se observe crecimiento lineal en el momento de la medición del crecimiento radial y se incubarán en medio de cultivo PDA. Si los cultivos en PDA no presentaban ningún crecimiento lineal, el efecto será considerado fungicida. Si los cultivos presentan algún crecimiento lineal, el efecto será considerado fungistático (Perera et al, 2010)

    *Un explante es un tejido removido de un organismo y transferido para su crecimiento a un medio artificial de nutrientes.

    CRONOGRAMA.

    CRONOGRAMA DE ACTIVIDADES ABR MAY JUN JUL AGO SEPT OCT NOV DIC MES ACTIVIDAD Redacción del
    CRONOGRAMA DE ACTIVIDADES
    ABR
    MAY
    JUN
    JUL
    AGO
    SEPT
    OCT
    NOV
    DIC
    MES
    ACTIVIDAD
    Redacción del protocolo de
    investigación.
    Obtención
    del
    material
    vegetal y los extractos
    etanólicos H. longipes.
    Obtención
    de
    las
    cepas
    dermatofítica.
    Periodo vacacional
    Reactivación de las cepas de
    dermatofitos.
    Evaluación
    de
    la
    actividad
    antifúngica
    del
    extracto
    etanólico
    de
    Heliopsis
    longipes *.
    Determinación
    de
    la
    concentración
    mínima
    inhibitoria
    del
    extracto
    etanólico
    de
    H.
    longipes
    contra
    las
    cepas
    de
    dermatofitos.
    Determinación
    del
    poder
    fungicida o fungistático del
    extracto.

    *Esta actividad se realiza por triplicado.

    BIBLIOGRAFÍA.

    Álvarez L., Isaza M.,

    Milena A., Yepes A. Actividad antimicótica de Phenax rugosus y

    Baccharis trinervis. Revista ciencias básicas: Biosalud. Volumen 14, 2005: 38-45

    Enero - Diciembre,

    Ballesté R., Fernández N., Mousqués N., Xavier B., Arteta Z., Mernes B., Gezuele E. Dermatofitosis en población asistida en el Instituto de Higiene. Revista médica del Uruguay. Volumen 16, 2000: 232-242

    Bonifaz A. Micología Médica Básica. Cuarta edición, Ed. Mc Graw-Hill, México, 2012.

    García A., Ramírez E., Molina J. El género Heliopsis (Heliantheae; Asteraceae) en México y las alcamidas presentes en sus raíces. Acta Botánica Mexicana, núm. 69, diciembre, 2004, pp. 115-131.

    Castro,

    G.

    V.;

    Rojas,

    A.

    M.

    2009. Monografía de la raíz de oro, chilcuague, Heliopsis

    longipes A. gray. Tesis de Diplomado. Medicina tradicional de México y plantas medicinales.

    Cilia-López, V. Gabriela, Aguirre-Rivera, J. Rogelio, Reyes-Agüero, Juan Antonio, Juárez- Flores, Bertha I. Etnobotánica de Heliopsis longipes (Asteraceae: Heliantheae) Boletín de la Sociedad Botánica de México, núm. 83, 2008, pp. 81-87.

    Del Castillo R., A.R. Efecto insecticida in vitro de la raíz de chilcuán (Heliopsis longipes) sobre las larvas de la mosca Oestrus ovis. Tesis profesional. Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia. UNAM. México.

    Domínguez, J.A.; G Leal D.; Viñales D. Síntesis de N-isopropil y N-isobutamida de algunos ácidos y comparación de su acción insecticida con la afinina. Ciencia, N° 17, 1958, pp. 213-

    216.

    Furones, M. J., Barrios, M., Alonso Carbonell, Liuba., Garcia, Ana., Alacan, L. Boletín de información terapéutica para la Atención Primaria de Salud (APS), núm. 26, octubre de

    2011.

    González Morales S., Flores López M. L., Benavides Mendoza A., Flores Olivas A. Actividad Inhibitoria del Extracto de Heliopsis longipes Sobre Fusarium oxysporum f. sp lycopersici. Revista Mexicana de Fitopatología, vol. 29, núm. 2, 2011, pp. 146-153,

    Hernández-Morales A; Arvizu-Gómez J. L., Gómez-Luna B. E., Ramírez-Chávez E., Abraham-Juárez M. R., Martínez-Soto G., y Molina-Torres J. Determinación de la actividad insecticida de Heliopsis longipes A. Gray Blake, una planta endémica del estado de Guanajuato.

    Jacobson, M.; F. Acree Jr.; H.L Haller. Correction of source affinin (N-isobutyl-2, 6, 8- decatrienoamide). Journal of Organic Chemistry, N° 12, 1947, pp 731-732.

    Manzano-Gayosso P. Las micosis superficiales: su relevancia médica y socioeconómica. Gaceta Médica Mexicana. Vol. 144 No. 2, 2008, pp. 123-124.

    Moreno-Limón S., González-Solís L. N., Salcedo-Martínez S.M., Cárdenas-Ávila M. L., y Perales-Ramírez A. Efecto antifúngico de extractos de gobernadora (Larrea tridentata l.) sobre la inhibición in vitro de Aspergillus flavus y Penicillium sp. Polibotánica Núm. 32, 2011, pp. 193-205.

    Ojala, T., S. Remes, P. Haansuu, H. Vuorela, R. Hiltunen, K. Haahtela and P. Vuorela. Antimicrobial activity of some coumarin containing herbal plants growing in Finland. J. Ethnopharmacol., 73, 2000, pp. 299-305.

    Perera González., S, Hernández Hernández, J. M. Siverio de la Rosa, F. Evaluación de la eficacia in vitro de productos naturales y químicos en el control de especies fúngicas que afectan al cultivo del plátano en canarias. Cabildo Insular de Tenerife. Servicio Técnico de Agricultura y Desarrollo Rural, 2010.

    Salgado-Garciglia R., Molina-Torres J., López-Meza J. E., Loeza-Lara P. D. Efecto del extracto crudo y los compuestos bioactivos de Heliopsis longipes sobre la incidencia de la antracnosis, micorrización y nodulación del frijol. Agrociencia, vol. 42, núm. 6, 2008, pp.

    679-688.

    Suarez L. Evaluation in vitro of Cestrum nocturnum and Bocconia frutescens extracts on Microsporum canis. Cultura y droga. Volumen 17, 2010, pp. 47:58.