Вы находитесь на странице: 1из 9

CONCILIACION EN EQUIDAD - Concepto / CONCILIADOR EN EQUIDAD -

Particular que ejerce función pública / CONCILIADOR EN EQUIDAD - Particular


disciplinable / CONCILIADOR EN EQUIDAD - Investigación disciplinaria es
competencia exclusiva de la Procuraduría General de la Nación / PARTICULAR
QUE EJERCE FUNCION PUBLICA - Sujeto disciplinable / PARTICULAR QUE
EJERCE FUNCION PUBLICA - Investigación disciplinaria es competencia
exclusiva de la Procuraduría General de la Nación / CONFLICTO DE
COMPETENCIAS ADMINISTRATIVAS - Competencia de la Procuraduría General
de la Nación para adelantar investigación disciplinaria contra conciliador en
equidad

La Conciliación en Equidad, consistente en la facultad que tienen las partes de


conferir o facultar transitoriamente a particulares de la función de administrar
justicia, para que en el desarrollo de esta labor profieran fallos en equidad,
encuentra su fundamento legal en el artículo 116 de la Constitución Política y en el
artículo 13 de la ley 270 de 1996 modificado por el artículo 6 de la ley 1285 de
2009. (…) De conformidad con la ley, la labor de los particulares que desempeñen
función pública, entre los cuales se encuentran los conciliadores está regulada por
la Ley 734 de 2002, que consagra que éstos sujetos son disciplinables
exclusivamente por la Procuraduría General de la Nación; en razón de lo cual se
determinó la competencia de la Procuraduría Provincial de Bucaramanga,
conforme se señaló en la parte resolutiva de la decisión. (…) Por lo anterior, la
Sala considera que está claramente determinada la competencia de la
Procuraduría Provincial de Bucaramanga frente a los particulares que ejercen
función pública, puesto que la disposición contenida en el Código Disciplinario
Unico, consolidó la normatividad aplicable, y por tanto, las leyes 23 de 1991 y 446
de 1998 se entienden derogadas respecto de la facultad que tienen los Tribunales
del Distrito Judicial de sancionar a los Conciliadores en Equidad.
NOTA DE RELATORIA: Sobre la competencia exclusiva de la Procuraduría
General de la Nación para conocer las investigaciones disciplinarias contra
conciliadores en equidad, Consejo de Estado, Sala de Consulta y Servicio Civil,
auto de 11 de agosto de 2005, Rad. 2005-00006.

FUENTE FORMAL: CONSTITUCION POLITICA - ARTICULO 116 / LEY 270 DE


1996 - ARTICULO 13 / LEY 734 DE 2002 - ARTICULO 75 / LEY 23 DE 1991 -
ARTICULO 82 / LEY 446 DE 1998 - ARTICULO 107 PARAGRAFO

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE CONSULTA Y SERVICIO CIVIL

Consejero ponente: WILLIAM ZAMBRANO CETINA

Bogotá, D. C., (02) dos de diciembre de dos mil diez (2010)

Radicación numero: 11001-03-06-000-2010-00115-00(C)

Actor: TRIBUNAL SUPERIOR DE DISTRITO JUDICIAL DE BUCARAMANGA

Demandado: PROCURADURIA PROVINCIAL DE BUCARAMANGA

La Sala de Consulta y Servicio Civil del Consejo de Estado, en cumplimiento de la


función prevista en el artículo 33 del Código Contencioso Administrativo,
adicionada por el artículo 4º de la Ley 954 de 2005, pasa a resolver el conflicto
negativo de competencias suscitado entre el Tribunal Superior de Distrito Judicial
de Bucaramanga y la Procuraduría Provincial de Bucaramanga.

I. ANTECEDENTES

El 14 de enero de 2010, la Señora Yeimy Juliana Sarmiento García, formuló queja


ante la Directora de Casa de Justicia de Floridablanca, doctora Nancy Rocío
Quintero, en contra del Señor Fernando Pinzón, por las presuntas irregularidades
cometidas por éste, en la prestación del servicio de conciliador en equidad. (Folios
2 a 5).

El 19 de enero de 2010, la queja fue remitida a la Procuraduría Provincial de


Bucaramanga, con el fin de que dicha entidad llevara a cabo la respectiva
investigación. (Folio 1).

Por auto del 26 de febrero de 2010, la doctora Adriana Ortiz Picón, procuradora
provincial de Bucaramanga, inició indagación preliminar en los términos del
artículo 150 de la ley 734 de 2002 en contra del señor Fernando Pinzón. (Folios 7
y 8).

El 28 de junio de 2010, en respuesta a una solicitud que hiciera la Procuraduría


Provincial de Bucaramanga con el fin de obtener copia del acta de posesión y
nombramiento del señor Fernando Pinzón como conciliador, el doctor Alberto
Barón, Secretario de Gobierno del Municipio de Floridablanca, aclaró que de
acuerdo a la ley 23 de 1991 1 (Arts. 82 a 89), reformada por la ley 446 de 1998
2
(Arts. 106 a 110), los conciliadores en equidad son designados por el Ministerio
del Interior y los Tribunales de Distrito Judicial, por lo que en la administración de
Floridablanca no obra acto administrativo de nombramiento y posesión del Señor
Fernando Pinzón. (Folio 17).

Por medio de auto de 17 agosto de 2010, la Procuraduría Provincial remitió por


competencia la actuación al Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bucaramanga

1
Por medio de la cual se crean mecanismos para descongestionar los Despachos Judiciales, y se dictan otras
disposiciones.
2
Por la cual se adoptan como legislación permanente algunas normas del Decreto 2651 de 1991, se
modifican algunas del Código de Procedimiento Civil, se derogan otras de la Ley 23 de 1991 y del Decreto
2279 de 1989, se modifican y expiden normas del Código Contencioso Administrativo y se dictan otras
disposiciones sobre descongestión, eficiencia y acceso a la justicia.
para que esta entidad sea la encargada de investigar la conducta del señor
Fernando Pinzón. Para el efecto, cita la ley 734 de 2002, el artículo 86 del Decreto
1818 de 19993, y el parágrafo del artículo 107 de la ley 446 antes mencionada,
para argumentar que son los Tribunales Superiores de Distrito Judicial los
encargados de elegir a los conciliadores en equidad, y por tanto corresponde a
éstos suspenderlos. (Folios 21 y 22).

Mediante providencia, del 4 de octubre de 2010, el Tribunal Superior del Distrito


Judicial de Bucaramanga, resolvió declararse incompetente para investigar
disciplinariamente al Señor Fernando Pinzón, planteó conflicto negativo de
competencia a la procuraduría provincial de Bucaramanga en relación con este
asunto y remitió la diligencia a ésta Corporación, argumentando que, si bien es
cierto que el artículo 107 de la ley 446 de 1998, estableció que la autoridad judicial
nominadora de los conciliadores en equidad podrá suspenderlos temporal o
definitivamente en el ejercicio de sus facultades para actuar, cuando tome
decisiones infringiendo los principios, cobre emolumentos por el servicio, o tramite
asuntos contrarios a su competencia; debe tenerse en cuenta que la ley 734 de
2002 (Código Disciplinario Unico) “estableció un régimen disciplinario integral y
uniforme para los particulares que desempeñen funciones públicas”, señalando a
la Procuraduría General de la Nación como única y exclusiva competente para su
aplicación en los casos en que incurran en extralimitación u omisión en el ejercicio
de dicha labor. (Folios 29 a 33).

II. ACTUACION PROCESAL

Entre el 04 y el 08 de noviembre del año en curso, el Conflicto de la referencia


permaneció fijado en lista en la Secretaría de esta Corporación, con el fin de que
las partes y las personas con interés en el asunto presentaran sus alegatos, de
conformidad con lo dispuesto en el parágrafo del artículo 33 del Código
Contencioso Administrativo. Durante este término, ninguna de las partes hizo uso
de éste derecho.

III. CONSIDERACIONES

3
Por medio del cual se expide el Estatuto de los Mecanismos Alternativos de Solución de Conflictos.
(…)
El artículo 33 del Código Contencioso Administrativo, adicionado por el artículo 4o.
de la Ley 954 de 2005, señala:

“ARTICULO 33. FUNCIONARIO INCOMPETENTE. Si el funcionario a


quien se dirige la petición, o ante quien se cumple el deber legal de
solicitar que inicie la actuación administrativa, no es el competente,
deberá informarlo en el acto al interesado, si éste actúa verbalmente; o
dentro del término de diez (10) días, a partir de la recepción si obró por
escrito; en este último caso el funcionario a quien se hizo la petición deberá
enviar el escrito, dentro del mismo término, al competente, y los términos
establecidos para decidir se ampliarán en diez (10) días.
PARAGRAFO. Los conflictos de competencias administrativas se
resolverán de oficio, o por solicitud de la persona interesada. La
entidad que se considere incompetente remitirá la actuación a la que estime
competente; si ésta también se declara incompetente remitirá la actuación a
la Sala de Consulta y Servicio Civil del Consejo de Estado.
Si dos entidades administrativas se consideran competentes para
conocer y definir un determinado asunto, remitirán la actuación a la Sala de
Consulta y Servicio Civil del Consejo de Estado.
En los dos eventos descritos se observará el siguiente procedimiento:
Recibida la actuación en la Secretaría de la Sala, se fijará por tres (3) días
hábiles comunes en lista a fin de que los representantes de las entidades
en conflicto y las personas que tuvieren interés en el asunto puedan
presentar sus alegatos o consideraciones. Vencido el anterior término, la
Sala decidirá dentro de los veinte (20) días siguientes”. (Negrilla fuera de
texto).

De acuerdo a la normatividad y a lo señalado por esta Sala mediante Auto del 22


de junio de 2006. Expediente 200600059, corresponde a la Sala de Consulta y
Servicio Civil del Consejo de Estado la competencia para conocer y decidir los
conflictos que se susciten entre dos entidades nacionales entre si, o entre
entidades nacionales y locales, cualquiera sea su naturaleza, siempre que se
trate de asuntos de carácter administrativo, es decir, en ejercicio de función
administrativa.

La Conciliación en Equidad, consistente en la facultad que tienen las partes de


conferir o facultar transitoriamente a particulares de la función de administrar
justicia, para que en el desarrollo de esta labor profieran fallos en equidad,
encuentra su fundamento legal en el artículo 116 de la Constitución Política y en el
artículo 13 de la ley 270 de 1996 modificado por el artículo 6 de la ley 1285 de
2009. Así el artículo 116 señala:

“La Corte Constitucional, la Corte Suprema de Justicia, el Consejo de


Estado, el Consejo Superior de la Judicatura, la Fiscalía General de la
Nación, los Tribunales y los Jueces, administran justicia.
También lo hace la justicia penal militar.
El Congreso ejercerá determinadas funciones judiciales.
Excepcionalmente la ley podrá atribuir función jurisdiccional en
materias precisas a determinadas autoridades administrativas. Sin
embargo no les será permitido adelantar la instrucción de sumarios ni
juzgar delitos.
Los particulares pueden ser investidos transitoriamente de la función de
administrar justicia en la condición de conciliadores o en la de árbitros
habilitados por las partes para proferir fallos en derecho o en equidad,
en los términos que determine la ley”. (Subrayado fuera de texto)

Y el artículo 13 de la ley 270 de 1996 consagra:

“Artículo 13. Del ejercicio de la función jurisdiccional por otras


autoridades y por particulares. Ejercen función jurisdiccional de acuerdo
con lo establecido en la Constitución Política:

(…)

3. Los particulares actuando como conciliadores o árbitros habilitados


por las partes, en los términos que señale la ley. Tratándose de arbitraje,
en el que no sea parte el estado o alguna de sus Entidades, los
particulares podrán acordar las reglas de procedimiento a seguir,
directamente o por referencia a la de un Centro de Arbitraje, respetando,
en todo caso los principios Constitucionales que integran el debido
proceso.” (Subrayado fuera de texto)
Este mecanismo alternativo de solución de conflictos ha tenido su desarrollo legal
mediante las leyes 23 de 1991 y 446 de 1998. La ley 23 de 1991 señala en su
artículo 82:
“Los tribunales Superiores del Distrito Judicial con jurisdicción ordinaria
de las ciudades cedes de estos y los jueces primero del mayor nivel
jerárquico en los demás municipios del país elegirán conciliadores en
equidad en las lista que presenten para su consideración las
organizaciones cívicas de los correspondientes barrios, corregimientos y
veredas que la conforman” (Subrayado fuera de texto)

Ahora bien, la ley 446 de 1998 estableció en el parágrafo de su artículo 107 que:

“La autoridad judicial nominadora de los conciliadores en equidad, podrá


suspenderlos de oficio, a petición de parte o por solicitud de la Dirección
General de Prevención y Conciliación del Ministerio de Justicia y del
Derecho, temporal o definitivamente en el ejercicio de sus facultades
para actuar, cuando incurra en cualquiera de las siguientes causales:
1. Cuando contraviniendo los principios de la conciliación en equidad, el
conciliador decida sobre la solución del conflicto.
2. Cuando cobre emolumentos por el servicio de la conciliación.
3. Cuando trámite asuntos contrarios a su competencia.” (Subrayado
fuera de texto)

Posteriormente, la ley 734 de 2002 (Código Unico disciplinario) estableció el


régimen aplicable a los particulares que ejercen función pública así:

“ARTICULO 75. COMPETENCIA POR LA CALIDAD DEL SUJETO


DISCIPLINABLE. Corresponde a las entidades y órganos del Estado, a
las administraciones central y descentralizada territorialmente y por
servicios, disciplinar a sus servidores o miembros.
El particular disciplinable conforme a este código lo será exclusivamente
por la Procuraduría General de la Nación, salvo lo dispuesto en el
artículo 59 de este código, cualquiera que sea la forma de vinculación y
la naturaleza de la acción u omisión.
Cuando en la comisión de una o varias faltas disciplinarias conexas
intervengan servidores públicos y particulares disciplinables la
competencia radicará exclusivamente en la Procuraduría General de la
Nación y se determinará conforme a las reglas de competencia que
gobiernan a los primeros.
(…)” (Subrayado fuera de texto)
El objeto bajo estudio ya ha sido estudiado y resuelto por la Sala en providencia
de fecha 11 de agosto de 2005. 4 En esa ocasión, al analizar el conflicto suscitado
entre las mismas dos entidades frente a cual de las dos debía investigar la
conducta de unos conciliadores en equidad, la Sala hizo un recuento de las
normas que regulan la figura de Conciliador en Equidad, entendiendo que, de
conformidad con la ley, la labor de los particulares que desempeñen función
pública, entre los cuales se encuentran los conciliadores está regulada por la Ley
734 de 2002, que consagra que éstos sujetos son disciplinables exclusivamente
por la Procuraduría General de la Nación; en razón de lo cual se determinó la
competencia de la Procuraduría Provincial de Bucaramanga, conforme se señaló
en la parte resolutiva de la decisión (Resalta la Sala).

Estos son algunos apartes de la mencionada providencia:

“… Sin embargo, según se expresa en la exposición de motivos del


Proyecto de ley que a la postre se convertiría en la ley 734 de 2002, el
querer del legislador fue establecer un régimen disciplinario integral y
uniforme para los particulares que desempeñan funciones públicas,
aplicable únicamente por la Procuraduría General de la Nación, sobre
la base que no tienen superior inmediato, ni vinculación con la
administración pública, incluyéndolos así dentro de la cobertura del
Código Unico Disciplinario. Allí se señaló:

“El código vigente no consagra un verdadero


régimen especial para los particulares que ejerzan
funciones públicas; se limita a mencionar que son
destinatarios de la ley disciplinaria pero no regula lo
relacionado con los deberes y prohibiciones que les
son propios, las faltas específicas en que pueden
incurrir, ni las sanciones que pueden imponérseles,
salvo la suspensión o terminación del contrato de
prestación de servicios, sanción ésta que no se
puede aplicar porque fue declarada inexequible por la
Corte Constitucional (...) Se consideró que los
regímenes disciplinarios propios que por mandato
constitucional debe establecer la ley (...) para los
particulares que desempeñen funciones públicas (art.
123) (...) pueden incluirse en el Código Unico
Disciplinario, en un aparte especial. De este modo se
preserva la especificidad que requieren estos dos
sectores de la función pública (se aludía además al
de la Fuerza Pública) en la regulación de los
4
Conflicto 2005-00006 C.P. Doctor Flavio Augusto Rodríguez Arce.
aspectos sustanciales de las normas disciplinarias
que les son aplicables (faltas, sanciones, deberes,
prohibiciones, inhabilidades), a la vez que se les
garantiza la igualdad respecto de los demás
servidores públicos, en la aplicación de los principios
rectores y los derechos y garantías procesales (...)

De acuerdo con la sentencia C-286 de 1996, en la


que la Corte Constitucional afirmó que el legislador
debe regular las faltas, procedimiento y sanciones de
los particulares, se establece por primera vez un
régimen propio y uniforme para los particulares
que desempeñen funciones públicas, aplicable
únicamente por la Procuraduría General de la
Nación, por cuanto ellos no tienen, en estricto
sentido, un jefe inmediato ni una vinculación tal
con la administración pública que permita a las
oficinas de control disciplinario interno de las
entidades y órganos del Estado adelantar las
acciones disciplinarias a que haya lugar. Según el
proyecto, los destinatarios de este régimen son
(...) los (...) conciliadores”. 5

Fue así como la ley 734 contempló un régimen especial disciplinario


para los particulares que desempeñen funciones públicas en lo que
tengan que ver con la extralimitación u omisión en el ejercicio de
éstas6…”

… En lo que toca con la competencia para el ejercicio de la acción


disciplinaria se dispuso que se determinará teniendo en cuenta la
calidad del sujeto disciplinable, la naturaleza del hecho, el territorio
donde se cometió la falta, el factor funcional y el de conexidad – art.
74 -; específicamente, atendiendo a la calidad del sujeto, se señaló
que corresponde “exclusivamente” a la Procuraduría General de la
Nación disciplinar y sancionar al particular “(...) cualquiera que sea la
forma de vinculación y la naturaleza de la acción u omisión” – arts. 67,
75 y 172.7 7”

Por lo anterior, la Sala considera que está claramente determinada la competencia


de la Procuraduría Provincial de Bucaramanga frente a los particulares que
ejercen función pública, puesto que la disposición contenida en el Código
Disciplinario Unico, consolidó la normatividad aplicable, y por tanto, las leyes 23 de
1991 y 446 de 1998 se entienden derogadas respecto de la facultad que tienen los
Tribunales del Distrito Judicial de sancionar a los Conciliadores en Equidad.

En mérito de lo expuesto, la Sala de Consulta y Servicio Civil del Consejo de


Estado,
5
Gaceta del Congreso 291 del 27 de julio de 2000, págs. 21 y s.s. .
6
Ver especialmente Libro III.
7
Igualmente, el decreto 262 de 2000, en su artículo 25.n) , dispuso que las procuradurías delegadas cumple
función disciplinaria en relación con los particulares que ejerzan funciones públicas a nivel nacional.
RESUELVE:

PRIMERO: DECLARAR competente a la Procuraduría Provincial de


Bucaramanga para investigar al señor Fernando Pinzón Valbuena por las
presuntas irregularidades cometidas por éste en su condición de Conciliador en
Equidad.

SEGUNDO: REMITIR el expediente a la Procuraduría Provincial de Bucaramanga


para lo de su cargo.

TERCERO: COMUNICAR la presente decisión a la Procuraduría Provincial de


Bucaramanga, al Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bucaramanga y a la
Casa de la Justicia del municipio de Floridablanca.

COPIESE, NOTIFIQUESE Y CUMPLASE.

La anterior providencia se estudió y aprobó en la sesión de la fecha.

ENRIQUE JOSE ARBOLEDA PERDOMO LUIS FERNANDO ALVAREZ JARAMILLO


Presidente de la Sala Consejero

AUGUSTO HERNANDEZ BECERRA WILLIAM ZAMBRANO CETINA


Consejero Consejero

JENNY GALINDO HUERTAS


Secretaria de la Sala