You are on page 1of 1

DEFINICIÓN DE ENERGÍA

En el latín es donde nos encontramos el origen etimológico de la


palabra energía. Más exactamente lo hayamos en el término energīa, el
cual a su vez, según se ha determinado, procede de la palabra griega
ένέρϒεια.
El concepto de energía está relacionado con la capacidad de
generar movimiento o lograr la transformación de algo. En el ámbito
económico y tecnológico, la energía hace referencia a un recurso
natural y los elementos asociados que permiten hacer un uso
industrial del mismo.
Por ejemplo: “El país tiene serios problemas de energía por la falta de
inversiones”, “Gómez es un jugador de mucha energía, capaz de
cambiarle la fisonomía al equipo”, “En la última semana, ya se ha
cortado la energía tres veces”.
Para la física, la energía es una magnitud abstracta que está ligada
al estado dinámico de un sistema cerrado y que permanece invariable
con el tiempo. Se trata de una abstracción que se le asigna al estado de
un sistema físico. Debido a diversas propiedades (composición
química, masa, temperatura, etc.), todos los cuerpos poseen energía.
Un campo este, el de la física, que nos lleva a determinar que en el
mismo se produce la mención a diversos tipos de energía. En concreto,
tendremos que hacer frente a dos: la cuántica y la clásica.

Pueden detallarse diversos tipos de energía según el campo de estudio.


La energía mecánica, por ejemplo, es la combinación de la energía
cinética(que genera a partir del movimiento) y la energía
potencial (vinculada a la posición de un cuerpo dentro de un campo
de fuerzas).
Entendida como un recurso natural, la energía no es un bien por sí
misma, sino que es que un bien calificado como intermedio, ya que
posibilita la satisfacción de ciertas necesidades cuando se produce
un bien o se oferta un servicio.