You are on page 1of 2

PAUTAS SOBRE LA MENTIRA

La mentira es una conducta habitual en los niños con TDAH.


Cuando la resistencia a la frustración es más alta, cuando tienen muchos
exámenes, cuando se dan cuenta de que algo no les sale bien, cuando deben
realizar alguna acción que no les gusta, como por ejemplo estudiar. Esta reacción
puede convertirse en un hábito de funcionamiento continuo en el que el manejo
de la mentira se realiza para eludir las responsabilidades de sus actos o la
distorsión de su realidad más próxima. Es difícil para ellos enfrentarse a la
realidad y asumir consecuencias, bien por falta de análisis o reflexión, por la
inmadurez que implica su diagnóstico en muchas áreas o por la falta de
habilidades resolutivas. Por ello es fundamental el trabajo en autocontrol y en
adquisición de herramientas para la toma de decisiones y la solución de
problemas. Desde la familia y el área educativa se pueden realizar distintas
intervenciones que pueden ayudar al niño/adolescentes a dejar de utilizar la
mentira.

Pautas educativas

Debido a la alta relación que existe entre la aparición de patrones de


comportamiento infantilizado-evitativo y el estilo educativo recibido, los adultos
que rodean al niño, especialmente los padres y profesores, son los principales
agentes preventivos del problema.

Es importante que las intervenciones que se realicen en estos casos se centren


en los siguientes aspectos:

 Mejorar y desarrollar una buena autoestima: hacerles conscientes de sus


cosas buenas, del valor del esfuerzo y del valor de asumir los defectos
como parte de su persona.
 No ceder a los chantajes, las manipulaciones o las estratagemas. Educarles
en asumir y afrontar el NO, para reducir la intolerancia a la frustración.
 Plantear una visión optimista de los problemas: los suspensos pueden ser
indicativos de que existe un problema de base que requiere de atención
(apoyo extraescolar, dificultades en la comprensión, miedo al fracaso, etc.)
 Animarles a asumir sus responsabilidades y actos, evitando los reproches
excesivos o las consecuencias fatalistas. Los errores deben formar farte del
aprendizaje.
 Motivarles a que tomen iniciativas para cambiar las situaciones difíciles
que se les presentan, mediante el uso de técnicas cognitivas-conductuales
de modificación de conducta, resolución de problemas, estilos de
afrontamiento adaptativos, estilos comunicativos asertivos, etc.
 Facilitarles el desarrollo de su propia independencia y autonomía del
entorno, de tal manera promoverles a que diseñen nuevos retos y metas
realistas y alcanzables para ir avanzando de una forma paulatina y tener
así un desarrollo evolutivo y madurativo óptimo de acorde a su edad y
circunstancias.