Вы находитесь на странице: 1из 2

Asignatura: Misión Cristiana Mundial ( HHM-530-X1)

Profesores: Dr. Samuel Escobar y Dr. Christian Giordano


Estudiante: César Soto V.
Tema de la Asignación: Entrevista a un Misionero

Para esta asignación he entrevistado al misionero estadounidense Leslie David Mark. Nació el 22 de
agosto de 1946, hijo de padres misioneros que le llevaron a vivir en distintos lugares de la unión
americana, India y México. Cuenta con una formación teológica formal, Bachiller en teología del
Berkshire Christian College, Lenox, MA. Una maestría en divinidades del Fuller Theological
Seminary, Pasadena, CA y también un doctorado en ministerio otorgado por la misma institución
además de otros estudios cursados en North Park Theological Seminary, Chicago, IL.

David Mark fue encomendado a la vida misionera por la Covenant Church y llegó a ser el coordinador
de todos los misioneros de la Covenant Church en Latinoamérica.

Para esta asignación he intentado editar lo menos posible la conversación que tuve con el misionero
David Mark a fin de preservar la autenticidad y franqueza de sus expresiones.

David, ¿Cómo experimentaste el llamado al ministerio?


En cuanto a llamado, personalmente confieso que no sentí lo típico de “llamado personal.” Me
pareció que el llamado a servir y comunicar las Buenas Nuevas fue dado a todos los seguidores de
Jesús.

Pero tú estuviste trabajando como misionero en México por muchos años ¿me puedes explicar
cómo sucedió eso?
Bueno, básicamente nos dijeron que había necesidad de obreros debido a la muerte inesperada de una
persona, necesitaban una tesorera preparada en auditoría y finanzas (que resultó ser mi esposa
Wendy) y alguien que pudiera trabajar en educación teológica por extensión. (ese era yo).
Honestamente, fue sencillamente un “regreso a casa”, yo había vivido en México durante mi juventud
cuando mi papá era misionero ahí.
Nuestra iglesia local nos apoyó mucho y confirmó nuestro deseo de irnos a México. Pero, en nuestra
denominación, tanto la ordenación y el envío de misioneros pertenece a la iglesia nacional.

En breve, ¿cómo podrías describir tu camino espiritual ejerciendo el ministerio misionero?


Mi piedad personal ha sido fluctuante, lo confieso, pero la Biblia, la oración, el consejo de la
comunidad de fe y la vida en comunidad han sido claves para seguir adelante. Estuve un año en
Berkeley fue dedicado a la identificación de modelos históricos de espiritualidad cristiana y todo eso
me ha influido mucho. He tenido tiempos de disciplina positiva y retrocesos de flojera y desobediencia
de vez en cuando también. Pero nunca he perdido un sentido del amor de Dios en Cristo Jesús ni de su
Gracia. Aún en tiempos oscuros… concluyo que mi fe es un regalo que recibí, no algo producido por
mi piedad.

Tú ya habías vivido en México como hijo de misioneros, ahora, en el nuevo escenario de la misión
¿cómo experimentaste el elemento transcultural de la misión?
Soy de los que han identificado como personas de "Third Culture.” Es decir, nacido Gringo, pero con
aproximadamente la mitad de mi vida en América Latina, principalmente México.
La realidad mía es como el título de la película, “Ni de aquí, ni de allá.” Por lo tanto, tengo criterios
mixtos sobre eventos, prácticas y etc. y no estoy totalmente cómodo ni aquí ni allá. Esto me ha dado
una pasión para el bienestar de los que no son la mayoría o experimenten algún tipo de marginación.

A la vez, no puedo dejar de ser “blanco, Anglo-Saxon”, en general de clase media, con educación
formal y los privilegios ocultos y abiertos que estas características proveen.
No hay nada noble en el racismo, mi género, el clasismo, la explotación y la conquista genocida que
produjeron las condiciones privilegiadas que recibí por herencia histórica. Entonces, como Pablo,
tengo que decir, “Soy deudor…”

¿Has tenido aproximaciones con lo que llamamos “misión integral”?


La controversia entre fundamentalistas y modernistas ha dividido la cristiandad en los Estados
Unidos. Ambos grupos son tremendamente reduccionistas. Los fundamentalistas piensan que la misión
es solo para provocar “conversiones”, los modernistas por otra parte, reducen la misión a una
cuestión política y de activismo social. Esta situación ha influenciado a la iglesia en general creando
malas interpretaciones respecto de la misión de la iglesia en ciertos contextos.
He trabajado por años en la Covenant World Mission y en la Covenant World Relief, en ambas
iniciativas hemos hecho énfasis profundos en proclamar y testificar el evangelio en el contexto de un
compromiso fuerte con el ministerio de misericordia, impacto social, etc. Como misioneros hemos
introducido programas de desarrollo agrícola, escuelas para niños en condiciones marginales,
hospitales, programas comunitarios de salud y educación, cultivo de peces,, distribución de agua
potable, etc. Todo esto sin descuidar la proclamación del evangelio, pero tampoco condicionando
nuestra acción social a que la gente responda a nuestra fe. Creo que hemos sido integrales en la
misión.

Hemos hablado de muchas cosas, no todas quedarán en la entrevista, pero ¿te gustaría dar una
última opinión que prometo dejar en el documento final?
El “paradigma nuevo” que menciono es mi revisión de la organización de épocas eclesiásticas
propuesta por Hans Küng y utilizado por David Bosch, describen a nuestros tiempos como la “época
ecuménica.” Yo, al contrario, lo identifico como época del Sur del Mundo. La muerte del poder de la
cristiandad (Christendom) europea/norte americana y la ascendencia del cristianismo del Sur - Africa,
Asia, América Latina. ¡Vivimos tiempos emocionantes para la misión amigo!