You are on page 1of 5

SEMINARIO PROFESIONAL III

Luis Triana Torres

 ¿Por qué creo en lo que creo?

Se entiende por creencia pensamientos que se sustentan en darnos una luz, imaginable o no, a algo
que se escapa a nuestros sentidos y que se remonta a un futuro que aún no existe pero sin embargo
es necesario visualizar hasta el punto de sentir, para dar viveza a nuestra existencia como seres
humanos. No existe ser humano que pueda vivir sin creer en algo, se llame como se llame. Existen
un sin números de nombres para las creencias: Dios, ciencia, Naturaleza, fe, religiones, mitos. La
mayoría de nosotros (incluyéndome) creemos en algo. Es una forma de darle un sentido a la vida,
creer en algo es un recurso que permite sobrellevar los cuestiones existenciales.

 ¿Cómo concibo a Dios?

Ningún ser humano lo ha visto jamás porque él es un espíritu, alguien muy superior a nosotros, que
somos de carne y hueso. Ahora bien, podemos saber algo al examinar su creación. Es una fuerza un
poder sobrenatural que puede organizar de manera perfecta un átomo, un neutrón, un protón y
generar esa organización energética entre los elementos. Es esa gran energía que está en el universo
que permite que las cosas sucedan a la perfección.

 ¿Somos producto de creación y/o de evolución?

Creación y evolución, entre ellos agotan las posibles explicaciones del origen de los seres vivos. Los
organismos aparecieron en la tierra completamente desarrollados o no lo hicieron. Si no lo hicieron,
deben haberse desarrollado a partir de especies preexistentes mediante algún proceso de
modificación. Si aparecieron en un estado completamente desarrollado, deben haber sido creados
por alguna inteligencia omnipotente

La teoría de la evolución sostiene que la vida surgió por una serie de acontecimientos fortuitos sin
ninguna intervención de Dios. La vida todavía se está desarrollando de formas simples a otras más
complejas. La siguiente es una forma típica en que se describe la teoría:

Las criaturas vivientes en la tierra son un producto directo de la tierra. Ahora hay pocas dudas de
que los seres vivos deben su origen por completo a ciertas propiedades físicas y químicas de la
antigua tierra. Nada sobrenatural estaba involucrado, solo el tiempo y las leyes físicas y químicas
naturales que operaban con el ambiente terrestre peculiarmente adecuado

La Biblia, por otro lado, dice que la humanidad y el universo fueron creados por un Dios. Dios diseñó
y creó el universo de la nada. La Biblia dice que Dios ha terminado de crear y que el universo ahora
está completo. Nada nuevo se está creando.
La doctrina bíblica de la creación sobrenatural y la moderna teoría atea de la evolución no pueden
armonizarse porque enseñan dos puntos de vista totalmente diferentes sobre nuestro origen. Es
una elección entre la casualidad sin sentido y el diseño inteligente.

 ¿Qué es la materia? ¿De dónde surge?

Es todo aquello que ocupa un lugar en el espacio, tiene masa y perdura en el tiempo. Asimismo es
susceptible de ser medido de alguna manera aún fuera de los alcances de la sensorialidad del
hombre.

Sin embargo con respecto a la existencia de materia es desconcertante, es una de los interrogantes
que no se ha encontrado solución desde que la física teórica hubo de planteárselo hace varios años.
Las mejores teorías acerca del origen del universo no ofrecen todavía una explicación.

 ¿Cómo surge la vida?

Es una pregunta con varias respuestas, ya que cada uno defiende su manera y modo de
pensar. Para algunos la vida surgió por mandato dividno, es decir fue creada por DIOS y se
llama Teoría Creacionista. Para otros, la vida comienza en un Caldo Primigenio, que es la
Teoría Quimiosintética de Oparín. Otros opinan que la vida se produjo por la llegada de
bacterias del espacio que colonizaron nuestro planeta y es la Teoría de la Panspermia,
propuesta por Svante Arrhenius. Otros se inclinan a la Teoría del Big Bang o más conocida
como la gran Explosión que se produjo en el Universo.

Existen infinidad de opiniones y creencias sobre el Origen de la Vida, pero desde mi punto
de vista personal, creo en la Teoría Creacionista, ya que hasta los grandes científicos han
establecido que el código del ADN es demasiado perfecto como para que se haya formado
en un simple Caldo Primigenio o Sopa Primitiva. A pesar de ello, se reconoce que hay
Evolución, sin descartar la presencia de un Ser Superior a nosotros.

Aunque todavía estamos tratando de comprender completamente cómo funcionan las


formas de vida más simples. Todavía queda mucho por aprender, incluso de la bacteria más
simple. De hecho, a medida que aprendemos más, el "problema" del origen de la vida se
vuelve más difícil; una solución no se acerca, se aleja. Pero el verdadero problema es este:
el origen de la vida nos grita que hay un Creador de la vida superinteligente y eso no es
aceptable para la mente secular de hoy.

 ¿Qué soy? ¿solo soy materia?

El ser humano es pura conciencia de sí mismo. Nuestra existencia es un espejo de cuanto hacemos
y pensamos. Nosotros somos un artefacto que tiene en su propio proceso mental la medida y la
noción de sus actos. No tenemos naturaleza, en el sentido de una entidad autorreferencial por el
simple hecho de vivir, sino conciencia. Una percepción y una capacidad de pensar sobre el mundo,
incluyendo nuestra experiencia, que nos distingue, nos hace Ser.

Lo más cercano a la realidad es la conciencia de nosotros mismos. Es nuestra mismidad en relación


al entorno, humano y material, sistema y estructura. Al abrir los ojos y proyectar nuestra mirada, en
el sujeto actuante y que medita está nuestro propio yo, el estado de ánimo, el sentimiento, la
esperanza. Luego aparecen los otros, las cosas y los acontecimientos.

Pero esta conciencia de sí mismo es, sin embargo, la extensión juiciosa de lo que somos. La forma
en que vivimos, los conceptos que elaboramos sobre la existencia y los problemas, son las ideas y
las nociones que van configurando, en el proceso de la vida cotidiana, nuestra conciencia. Ésta es
una relación entre mi subjetividad y el mundo, operacionalizada por el cerebro.

 Si soy más que el cuerpo físico que tengo, ¿Cómo estoy conformado?

El ser humano tiene un cuerpo, es decir, está conformado por sustancias materiales, y por eso
se logra tener percepciones de él; por ejemplo, percepciones por medio de la vista, del oído, del
tacto, del olfato y del gusto. Análogamente el ser humano está compuesta por una sustancia
inmaterial que, precisamente por ser inmaterial, no puede ser objeto de percepciones similares
a aquellas de las cuales es objeto el cuerpo a dicha sustancia inmaterial es a lo que llamamos
“alma”.

Sin embargo, actualmente la ciencia, particularmente la física cuántica, la biología genética y la


molecular, y la neurología, no han podido suministrar algún fundamento para demostrar que
no existe el alma, ni para demostrar que, si lo hay, depende o no depende de la materia.
Tampoco ha suministrado, entonces, algún fundamento para demostrar que el alma es o no es
mortal. La filosofía tampoco ha suministrado tales fundamentos.

Si uno cree que el alma es distinto de la materia, e independiente de ella, y hasta inmortal,
puede tener la seguridad de que la ciencia no ha demostrado que esa creencia es falsa, aunque
tampoco ha demostrado que es verdadera.

¿Para qué vivo? (Para que vive el ser humano)

Principalmente, todos los que estamos en esta tierra con vida, no pedimos vivir, ni venir a este
mundo Uno como persona vive para encontrar un sentido a la vida, considero que todos tenemos
un propósito por el cual estamos vivos, y cuando lo conocemos la vida cobra sentido, tenemos una
dirección que encamine nuestros pasos. Además tener consciencia de nuestro propósito también
nos ayuda a construir los sueños que aspiramos cumplir en un futuro.

¿Existía algo de mí, antes de mi concepción?

Antes que nada por la palabra concepción se entiende como el momento exacto en el que el
espermatozoide entra en el ovocito y desencadena una serie de cambios que darán lugar al
desarrollo del embrión. Ahora bien con respecto a esta definición, la lógica indicaría que no es
posible la existencia de un embrión si no ha ocurrido la interacción del espermatozoide con el ovulo,
por lo que es imposible que existiera algo de mi antes de la concepción.

 ¿Quedara algo consciente de mí, después de mi muerte?

Mi postura con respecto a la actividad consiente después de la muerte está más encaminada a lo
que plantea la neurociencia. Se dice que todo está en el cerebro. Sin embargo, desde las
neurociencias se da una explicación muy diferente. Desde esta óptica, las causas son fisiológicas, es
decir, se deben a la forma en que interactúan las funciones vitales del organismo. En situaciones
cercanas a la muerte, debido a un trauma o a un mal funcionamiento generalizado, el cerebro
empieza a fallar. En estas circunstancias, se produce una revolución en la actividad cerebral:
numerosos experimentos han demostrado que se liberan diversas hormonas y neurotransmisores
que convierten al sistema nervioso en un verdadero pandemónium. En ese estado de confusión, la
conciencia realiza esfuerzos colosales para dotar de sentido a ese desorden. La actividad anormal
del cerebro se interpretaría, entonces, como un "viaje al Más Allá", pero en realidad se trataría, ni
más ni menos, que de alucinaciones. Esa es la postura predominante en las neurociencias, y logra
mantener, así, la idea establecida de que la conciencia no es más que el resultado de la actividad
química y eléctrica del cerebro

 ¿Cuáles son mis sueños en la vida?

Mis sueños de toda la vida no solo implican criar una familia feliz y saludable, sino que también
incluyen asumir responsabilidades adicionales para continuar creciendo y desarrollando en este
campo profesional.

En pocas palabras, mis sueños son ir a modo de aventura completa en la vida, lleno de pasión,
adrenalina, alegría y felicidad. Quiero ser valiente, completamente valiente. Me encanta la idea de
agitar las cosas al presentar nuevos conceptos o ideas que desafían las convenciones actuales.
También quiero viajar por el mundo y al mismo tiempo me da la oportunidad de aprender sobre
diferentes culturas y sociedades

 ¿Para qué me servirá la ingeniería química, como ser humano?

El profesional en ingeniería química es un agente del cambio, es capaz de contribuir al bienestar de


la sociedad aplicando sus conocimientos, habilidades y actitudes en la solución de problemas, la
creación de procesos, la generación de productos y servicios, fundamentalmente en el ámbito de la
industria.

¿Cuál es mi propósito en la vida?

Si bien nuestros actos y nuestra existencia están condicionados por el medio social en el que vivimos,
el estado, el país, la cultura, nuestro saber y nuestra capacidad dependen de la formación con la que
estructuramos nuestra personalidad.
En el orden de la superación humana, de ser cada vez mejor, más íntegro, más confiable, persona
digna de respeto y admiración. Ese tenerse en cuenta entre los valores, entre los principios que
dimensionan la calidad de la vida humana de nuestro tiempo, que nos permite evaluar, situar y
precisar también corregir, perfeccionar nuestra conducta y personalidad. En resumidas cuentas, lo
que busco es encontrar un equilibrio cuerpo-mente que me garantice alcanzar la satisfacción
máxima de todo ser humano que es alcanzar la felicidad.