Вы находитесь на странице: 1из 4

Paulo Coelho y su Inspiración Satánica

24/07/2017
|

Tomado de la red

El periodista Brasileño Fernando Morais ha publicado una voluminosa oficial


biografía sobre el popular escritor de libros de auto ayuda Paulo Coelho. En
ella Paulo Coelho, confiesa haber sido satanista. “El Mago” llamada así su
Biografía (distribuida por Planeta) cuenta su obsesión desde pequeño por
organizar sectas secretas... cómo se intenta suicidar con gas y cómo
degolló una cabra en un ritual por no haber cumplido con quien llama “el
angel de la muerte”.

Paulo Coelho fue tres veces ingresado por sus padres en un manicomio,
tras atropellar casi mortalmente a un joven y darse después a la fuga. Sus
múltiples y simultáneas novias revelan su lado sádico, apagando cigarrillos
en las piernas, o induciendo al suicidio de una de ellas, o una relación
sexual que tuvo con una novia delante de una tía de la muchacha que era
muda y además realizo un curso de vampirismo en Inglaterra en 1977.

Coelho confiesa en el libro haber sido drogadicto, practicar la


homosexualidad y la magia, siendo un fiel seguidor de los mandatos del
satanista Aleister Crowley, influyente ocultista, místico, alquimista y mago
ceremonial inglés, líder de la Ordo Templi Orientis (O.T.O.) también
conocido como The Great Beast 666 (La Gran Bestia).

En su biografía oficial leemos que, luego de años de desear el encuentro


con el maligno, una tarde su habitación se llenó de una extraña humareda,
como si estuvieran quemando algo, y enseguida reconoció el aroma
inconfundible de restos de putrefacción. Y dice “No lo dudó: era el
demonio”

La base de esta biografía son las drogas, las sectas religiosas, los
psiquiátricos, el sexo, las traiciones, el éxito internacional, la persecución
política.

Fernando Morais, autor de la biografía autorizada del escritor Paulo Coelho,


considera que la gran sorpresa del autor brasileño es precisamente que
esté vivo tras experiencias como las drogas o la práctica del
satanismo. Morais confiesa que esperaba "una cosa normal", de la vida de
Coelho.

Coelho ahora se dice y se declara “católico, practicante y pecador”.

Paulo Coelho Vendió su Alma al Diablo

Morais accedió al material guardado celosamente en un baúl a cambio de


averiguar por pedido de Coelho el nombre de quien lo torturó durante la
última dictadura militar brasileña. Una vez que consiguió dar con aquel
nombre, Coelho le entregó la llave del cofre en el que había cerca de 200
diarios y 100 cintas de video.

En esos documentos están las confesiones y pruebas de un pacto con el


diablo, su internación en una institución para enfermos mentales y su
estrecha relación con las drogas. Quizás a eso se deba su gran
inmensurable popularidad ha vendido más de 150 millones de libros en
todo el mundo, su obra ha sido traducida a 80 lenguas y ha sido publicada
en más de 150 países.

¿Qué buscaba con este culto satánico, además de rebelarse contra sus
padres y educadores? Lo que buscó fue siempre una única cosa: ser un
escritor leído en todo el mundo, y obviamente tal ofrecimiento fue tomado
por Satanás para utilizarlo y a través de sus libros, expandir su agenda.

Sus libros: Inspiración Ocultista

Coelho usa leyendas y enseñanzas de varias creencias como el judaísmo, el


budismo, pero sobre todo, ensalza cierta sabiduría “oculta”. La magia y el
ocultismo son temas recurrentes en sus publicaciones, los cuales los
presenta explícitamente como las “auténticas fuentes de sabiduría” (¿?).

pirámides, ojito, media luna y sol=satanismo

El alquimista fue publicado por primera vez por una editorial brasileña
dedicada a libros de magia negra y artes ocultas.

El muy común modo de taparse un ojo = illuminati

“Brida”, su libro publicado en 1990 habla de la historia de una chica que se


introduce en la magia por pura curiosidad y, así, guiada por dos magos (un
hombre y una mujer) descubre un “maravilloso” mundo oculto para el resto
de los mortales. Implícitamente, reivindica a los druidas, quienes fueron
unos sacerdotes que los católicos, según el relato de Coelho, habrían
perseguido cruelmente hasta matarlos. Brida es asesorada por Wicca, una
bruja moderna; el nombre de esta bruja no es casual: proviene de una
corriente de ocultismo conocida como la Iglesia y Escuela de Wicca,
fundada en Estados Unidos, en el año 1973, la cual postula que la
supresión de cualquier deseo corporal es antinatural - en sintonía ideológica
con la apología pansexualista contracultural de los 60´s, pero la Wicca va
más allá de los postulados de estos ideólogos revolucionarios. La secta
Wicca llega a propugnar, una vez desarrollados ciertos poderes psíquicos a
través de la brujería, la relación sexual de sus adeptos con espíritus
familiares conocidos como súcubos e íncubos (demonios que posan como
hombres o mujeres y parejas astrales de las personas que entran en
contacto con ellos... actualmente el término se conoce como "llamas
gemelas en astral"). En este libro, Paulo Coelho nos habla de
reencarnación, almas gemelas, libros esotéricos, viajes astrales, oscuros
rituales de brujas, todo mixturado con la “comunión con dios” (habremos
de preguntarlos cuál dios, pues seguramente es el dios con "d" minúscula
caído).

En “A orillas del Río Piedra, me senté y lloré” (1994), el escritor brasileño


toma la idea que planteó en Brida para relatar la historia de “amor” entre
un joven y un seminarista católico que da conferencias criticando a la
Iglesia por ser machista al “negar el rostro femenino de Dios” (o mejor
dicho, a la "diosa"). En este libro, se lee sobre una innecesaria obsesión de
Coelho por la “verdadera” sexualidad de Dios, llegando a la herejía de
“profetizar” que se debería orar en el nombre de la Madre, del Hijo y del
Espíritu Santo.

En “El demonio y la Señorita Prym” (2000) plantea como conviven el bien y


el mal dentro del ser humano, llegando al punto de sugerir que los seres
humanos que obran bien no lo hacen por propia opción sino que lo hacen
por miedo y por reprimir sus propios deseos de comportarse egoístamente.
Ahí relata las desventuras de un cura párroco que, por envidia de un
obispo, fue relegado a un pueblo perdido e indiferente a Dios.
En el libro “Once Minutos” (2003), Coelho nos cuenta una simpática historia
de una joven Brasileña que vive en un pueblo pequeño pero que sueña con
un porvenir pleno de dinero y poder. Tras fracasar en muchas experiencias
afectivas, empieza a tomar una serie de decisiones, algunas guiadas por "la
Virgen María" (es decir, la diosa en uno de sus disfraces más exitosos), que
la llevan a convertirse en una prostituta que vende su cuerpo en un
prostíbulo de Suiza. Esta historia tiene un final feliz para la protagonista, ya
que puede salir del infierno de la prostitución para intentar construir una
nueva vida… claro que con el dinero que “logró ganar” degradando su
propia humanidad.

Coelho maquilla sus verdaderas creencias con mensajes positivos que


invitan a reflexionar. Como dijimos arriba, este escritor Brasileño no habla
honestamente de sus verdaderas creencias, sino que actúa como
“cristiano”. Solamente un falso Cristiano podría creerle éso y no detectar la
agenda a la cual en cada libro estaba sirviendo cuando iba detrás de dinero
y fama, ofrecidos a costa de las almas de millones de personas a las cuales
estuvo programando mentalmente con sus libros para la causa de Satanás.

Tags: