Вы находитесь на странице: 1из 2

ACUERDO SOBRE IDENTIDAD Y DERECHOS DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS

El Acuerdo Sobre Identidad y Derechos de los Pueblos Indígenas -AIDPI- fue el quinto de los
doce Acuerdos de Paz suscritos por el Gobierno de la República de Guatemala y la Unidad
Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG), para alcanzar soluciones pacíficas al
Conflicto Armado Interno (García, s.f., p. 1). Este enfrentamiento duró más de treinta años
y dejó un saldo en muertos y desaparecidos que supera las 250 000 personas (Comisión
para el Esclarecimiento Histórico, s.f., p. 17).
El Acuerdo sobre identidad y derechos de los pueblos indígenas fue firmado el 31 de marzo
de 1995, en México, D. F., y forma parte del Acuerdo de Paz Firme y Duradera (APFD), el
cual concluyó el proceso de negociaciones de paz que duró alrededor de una década y fue
suscrito el 29 de diciembre de 1996 (Procuraduría de los Derechos Humanos, 2001).
De acuerdo con Condore (2007, p. 48), el Acuerdo sobre identidad y derechos de los pueblos
indígenas es el acuerdo que ha motivado más reacciones de rechazo –tanto en la sociedad
civil y política, como en las esferas de gobierno–, tal como lo evidencia la negativa de
población guatemalteca a aprobar las propuestas de reformas a la Constitución Política de
la República de Guatemala durante la Consulta Popular de 1999.
La descendencia directa de los mayas contemporáneos de los antiguos mayas.En el Acuerdo
sobre identidad y derechos de los pueblos indígenas, el Gobierno y la URNG acordaron
reconocer la identidad de los pueblos Maya, Xinca y Garífuna, y adoptar una serie de
medidas para desarraigar la opresión y la discriminación, que han padecido los pueblos
indígenas y les ha negado el pleno ejercicio de sus derechos y participación política
(“Acuerdo sobre identidad”, 1997). En ese sentido, los firmantes acordaron reconocer:

 La procedencia de los idiomas mayas de una raíz maya común.


 La cosmovisión maya que se basa en la relación armónica de todos los elementos
del universo, en el que el ser humano es sólo un elemento más, la tierra es la madre
que da la vida, y el maíz es un signo sagrado, eje de su cultura.
 El papel de la mujer maya en la transmisión de su cosmovisión.
 La particular vulnerabilidad e indefensión de la mujer indígena frente a la doble
discriminación como mujer y como indígena, con el agravante de una situación
social de particular pobreza y explotación.
 La autoidentificación.
 Los derechos culturales de los pueblos indígenas.
IRTRA
(Instituto de Recreación de los Trabajadores de la Empresa Privada de
Guatemala)