You are on page 1of 8

INTRODUCCION

La educación es un proceso que se asimila al contexto sociocultural y es un hecho


que ocurre permanentemente por la condición y voluntad del hombre y de los
pueblos de ser y hacerse, de dignificarse y construirse, de elevarse y
transformarse; siendo así, la educación es una presencia vital social que posibilita
el perfeccionamiento, la superación y la plenitud. Este modelo emerge como
resultado de los trabajos de la Teoría Crítica en las décadas de los ochenta y los
noventa y parte de una serie de estudios de reconocida importancia relacionados
con críticas acerca del racismo, la exclusión, el prejuicio racial y las políticas de
segregación. Estos estudios influyeron positivamente en el pensamiento filosófico
y pedagógico en los Estados Unidos, y sus perspectivas críticas son la base de los
teóricos críticos de la actualidad.

MODELO PEDAGOGICO SOCIALISTA EMANCIPADOR


La Pedagogía social se interesa en primer lugar por la crítica de las estructuras
sociales que afectan la vida de la escuela, particularmente de situaciones
relacionadas con su cotidianidad y la estructura del poder. En segundo lugar, se
interesa por el desarrollo de habilidades de pensamiento crítico-reflexivo con el fin
de transformar la sociedad. El modelo socialista es el desarrollo de las
capacidades fundamentales en los procesos de interacción y comunicación
desplegado durante la enseñanza, el debate, la crítica razonada del grupo, la
vinculación entre la teoría y la práctica y la solución de problemas reales que
interesan a la comunidad.

El Modelo Educativo Emancipador Socialista, es por el cual respaldamos una


educación que sea generadora de oportunidades, por ello partimos del concepto
de equidad. El modelo socialista parte del concepto de que todas las personas son
iguales y por tanto deben tener el mismo trato, supone que las oportunidades son
dadas de manera igual para todas las personas; nosotros partimos de que la
generación de oportunidades debe considerar las diferencias de una forma
democrática.

Defiende que el proceso educativo debe ser dignificante para la persona, pero
además un impulsor de todas sus potencialidades y, por tanto, debe contemplar
todas las dimensiones humanas: individual, social, política, económica; en
consecuencia, trabajar todos esos ámbitos del conocimiento: técnico, cultural, y
político. Para esto la educación debe tener un carácter público, laico, y con
cualidades sociales, esto es, busca la inclusión de todas y de todos.
El Proyecto Educativo Emancipador Socialista promueve una educación que
prepare para el trabajo, pero para un trabajo con perspectiva colectiva, en la cual
se defiendan los derechos generales y se desarrolle una actitud crítica, que
posibilite apropiarse de los conocimientos de la humanidad, de manera
cuestionadora, sin actitudes sumisas. Una educación que enseñe a convivir en
grupo, a entender la dinámica social y apropiarse de un conocimiento
sistematizado para comprender la historia de la humanidad. En consecuencia, los
contenidos a ser trabajados en nuestro planteamiento tienen que ser
contextualizados, o sea, vinculados a las soluciones para los problemas de
nuestra sociedad y de la humanidad.
Es modelo porque está en permanente construcción, por que muestra los
conflictos, las diferencias, integra la utopía. Es educativo porque tiene que ver con
la promoción del conocimiento, la convivencia social, porque se concibe como un
espacio de enriquecimiento cultural que socializa los saberes. Y es emancipador
porque no es neutro, tiene una visión y misión política: mejorar las condiciones de
vida de los y las ecuatorianas. Es emancipador, además, porque cumple la función
de canalizar nuestro dialogo con la comunidad escolar y hacer la disputa
concienzuda con quienes defiendan el modelo educativo socialista.

El objetivo de esta educación es volver al sujeto productivo para poder enfrentarse


al mundo social, dominarlo y proponer soluciones y cambios a su entorno. Al igual
de que promueve valores específicos como la tolerancia, igualdad, solidaridad
y justicia.

En la educación socialista todos los fines van dirigidos a la comunidad y para ella
misma, es decir, a su servicio aplicando así lo aprendido dentro del salón de
clases para modificar su entorno.

En consecuencia, este tipo de pensamiento pedagógico tiene las siguientes


características: el trabajo y la educación están unidos, y se garantiza la formación
tecnológica y el fundamento práctico para la instrucción científica; el desarrollo de
los intereses y las capacidades del individuo están determinados por la sociedad;
la solidaridad y el espíritu colectivo son el elemento prioritario para desarrollar
diferentes procesos educativos de enseñanza-aprendizaje, puesto que en el
aislamiento el estudiante no se desarrolla, sino más bien en su interacción con la
sociedad.

La pedagogía socialista es un modelo que asume una posición crítica frente a


cualquier forma de explotación económica y propende por un modelo educativo
emancipador, en donde la enseñanza genera valores como la solidaridad y la
búsqueda del bien común, mediante el trabajo colectivo para la solución de las
necesidades sociales.

La pedagogía crítica ha sido considerada en la actualidad como el nuevo camino


de la pedagogía, una en la cual se invite a las dos partes involucradas a construir
sociedad desde la conciencia de los problemas sociales que se viven a diario y
que afectan de manera directa e indirecta a las aulas de clase.

Según McLaren (1999) la pedagogía social examina a las instituciones educativas


tanto en su medio histórico como en su medio social, por ser parte de la hechura
social y política que caracteriza a la sociedad dominante. En este sentido,
propende por un mayor nexo entre trabajo productivo y educación, y por el acceso
a esta última de todos los individuos, sin distingo de clase social. La pedagogía
social presenta no solamente un lenguaje de crítica, sino también un lenguaje de
posibilidades. Los docentes que trabajan bajo este modelo coparticipan con sus
estudiantes en la reflexión crítica de sus propias creencias y juicios. De igual 67
manera cuestionan críticamente las fuentes de información que se utilizan en los
procesos de enseñanza, entendiendo por fuentes no sólo los libros de texto sino
también las fuentes originales, la cultura popular, los diversos discursos que
explican un hecho, y el lenguaje, entre otros. Esta deconstrucción crítica del
lenguaje y del texto adquiere una singular importancia. Por ejemplo: ¿Qué
significados, sentidos y presuposiciones subyacen en la expresión "equidad
educativa"? Flórez (1994) señala que este modelo busca el desarrollo de
habilidades de pensamiento crítico-reflexivo que permiten al estudiante participar
activamente en procesos de transformación de la sociedad. Estimula la crítica del
conocimiento, de de la ciencia, sus textos y sus fuentes de manera permanente.
Se fundamenta en el aprendizaje coparticipativo y en la reflexión crítica de las
propias creencias y juicios. El modelo pedagógico social asume que los espacios
sociales son escenarios ideales para que los estudiantes hagan trabajo
cooperativo y resuelvan conjuntamente problemas que no podrían abordar de
manera individual.

McLaren (1999) afirma que este modelo… ha comenzado a proporcionar una


teoría radical y un análisis de la escuela, y al mismo tiempo añade nuevos
avances en la teoría social y desarrolla nuevas categorías de investigación y
nuevas metodologías. En él el maestro es una persona crítico-reflexiva que
cumple un rol político en y con su comunidad.
Para Giroux (1990) los educadores tradicionalistas se han negado generalmente a
interrogarse sobre la naturaleza política de la enseñanza pública. Señala también
que tradicionalmente la escuela se ha negado a analizar las relaciones que existen
entre poder, conocimiento y dominación. Sostiene que los análisis del modelo
pedagógico social han ofrecido… un nuevo lenguaje teórico y una actitud crítica
que sostienen que las escuelas, dentro de la amplia tradición humanística
occidental, no ofrecen oportunidades para la potenciación personal y social en la
sociedad. En la práctica, la relación del docente con el alumno es dialógica y el
primero juega el rol de figura crítica que invita a la reflexión mediante el
cuestionamiento permanente. Privilegia el trabajo en grupo y estimula la crítica
mutua de modo que los estudiantes puedan mejorar su trabajo y apoyarse
mutuamente, comprometiéndose colectivamente en la solución de problemas de
interés social. Durante el proceso de discusión y debate de un determinado tema,
el maestro asume una relación igualitaria en la que se convierte en un miembro
más que aporta sus ideas para la realización del constructo colectivo.
Frecuentemente puede también desempeñar roles de conductor o, en la mayoría
de los casos, relator que hace síntesis, favorece consensos y refleja en el grupo
los avances y logros en torno al tema en discusión. El maestro debe garantizar
que la identificación, selección y tratamiento de un determinado problema se
trabajen de forma integral, sin aislarlo, y 70 estimula la participación de toda la
comunidad involucrada mediante prácticas contextualizadas en escenarios lo más
naturales posible. El maestro está invitado, al igual que todos los demás
participantes, a expresar sus opiniones, a mostrar sus acuerdos y
desacuerdos sobre la situación estudiada, sabiendo de antemano que su
palabra tiene el mismo valor que el de las demás personas, puesto que la
autoridad no proviene del poder de que es investido por algún superior, sino
del valor y la pertinencia de sus ideas, de la fuerza de sus argumentos, de la
coherencia y utilidad de sus propuestas y de su capacidad de persuasión.
Dado que en este modelo el propósito se centra en la construcción crítica de
sentidos colectivos, la evaluación no apunta a la consideración del producto final
como conocimiento estático.

Este modelo propugna por la evaluación de los potenciales de aprendizaje que se


van haciendo reales, lo que Vigotsky (1988) llama la ampliación de sus zonas de
desarrollo próximo. En esta dinámica, la evaluación no está desligada de la
enseñanza, sino que se utiliza para detectar conjuntamente –estudiante,
grupo, entorno y maestro-, el grado de ayuda que requiere cada estudiante
para resolver el problema por su propia cuenta. No será entonces el profesor
quien deba dar la información que el estudiante necesita; el mismo
estudiante debe descubrirla, identificar lo que conoce, lo que observa, lo que
los demás dicen, valorar si le es útil e interesante y decidir si la incorpora y
la integra en nuevas formas de razonar. Esto es precisamente el tema de
evaluación del maestro: qué sucede en el aula, cómo razonan sus estudiantes,
cómo actúan; ésta información le será de utilidad para decidir sobre nuevas
situaciones didácticas, actividades y propuestas que planteará a los estudiantes
para facilitar la evolución de su pensamiento crítico y de su nivel de compromiso.
La autocrítica como elemento de mejoramiento y crecimiento personal se hace
manifiesta en la autoevaluación. La forma típica de evaluación es el debate y a
través de él, la colectividad coevalúa el trabajo productivo de cada uno de
los participantes. Aunque puede recurrirse a ella en determinadas ocasiones, la
heteroevaluación suele ser también parte constitutiva de la revisión de los logros
particulares y colectivos. Uno de los aspectos más ricos y novedosos de este
modelo es que es quizá el que da mayor preponderancia a la utilización de
múltiples y variadas fuentes de evaluación. A continuación se presentan las
características e indicadores propuestos que identifican el modelo Pedagógico
Social.

VENTAJAS:
 Permite la inserción escolar
 Se manifiestan valores compartidos, cooperativos y solidarios
 La relación entre la teoría y la práctica es inseparable
 Va dirigido a la transformación social por lo que se atienden en especial a
sectores en desventaja social
 Permite al estudiante analizar y solucionar problemas que se evidencian en
la sociedad
 Vision global y dialéctica
 Vision democrática
 Aplicación de la personalidad a la transformación de la realidad
 El profesor es un mediador entre los conocimientos y la realidad del
estudiante.

DESVENTAJAS

 Gran número de estudiantes, por lo cual los grupos se marginan y no


progresan
 Maestro es autónomo, creativo y tiene un pensamiento global
 Se sobrevalora la influencia del medio resultando en que el estudiante no
asuma su responsabilidad
 Se preocupa más de la colectividad que de los individuos que la componen.

AUTORES
Paulo Freire:
Paulo Reglus Neves Freire (Recife, Pernambuco, 19 de septiembre de 1921-São
Paulo, 2 de mayo de 1997) fue un educador y experto en temas de educación, de
origen brasileño. Uno de los más influyentes teóricos de la educación del siglo XX.

Uno de los representantes de esta pedagogía fue Paulo Freire, ex ministro de


educación de su país, Brasil. Freire planteó que la educación en cada país debe
de convertirse en un proceso político, cada sujeto hace política desde cualquier
espacio donde se encuentre y el aula de clase no puede ser indiferente frente a
este proceso; para este crítico de la educación, se debe construir el conocimiento,
desde las diferentes realidades que afectan a los dos sujetos políticos en
acción, aprendiz y maestro, al analizar las relaciones opresor-oprimido establece
los fundamentos para entender la educación liberadora y sus posibilidades.
Propone las relaciones dialógicas entre docente y alumno como una forma de
promover procesos de concientización y liberación.

DONALDO MACEDO (BRASIL): Se interesa básicamente en el análisis de los


procesos de alfabetización, cultura y poder.

IRA SHOR (ESTADOS UNIDOS): Focaliza su trabajo en la propuesta de la


educación como un proceso de "empoderamiento".

MICHEL APPLE (ESTADOS UNIDOS): Estudia las relaciones entre currículum y


poder (quién es silenciado, quién tiene la palabra...), escuela y democracia,
conservadurismo y educación, sociología de la educación, ideología y educación.

STANLEY ARONOWITZ (ESTADOS UNIDOS): En su obra La crisis de la


educación, critica las relaciones entre política y escuela.

HENRY GIROUX. Centra su trabajo en la propuesta de la labor intelectual de los


docentes, las teorías de la reproducción y la pedagogía de la oposición.

ANTÓN MAKÁRENKO

El pedagogo Makarenko trabajo basado en un sentimiento socialista, ya que


admiraba el trabajo de Karl Marxs y lo que él hizo fue aplicar a educación todo lo
conocido sobre estos movimientos.
Makarenko fue muy reconocido en el Unión Soviética por su trabajo en educación
y gracias a ello es considerado como el “padre de la educación Soviética”. El
realizo su trabajo con los niños delincuentes y huérfanos, brindándoles la
oportunidad de educarse y crecer intelectualmente.
Para Makarenko el maestro tenía que tener personalidad y actitud para
desempeñar mejor su trabajo; ya que para él se predica con el ejemplo. El
maestro se debía fomentar el respeto, la disciplina y trabajo con sus alumnos.
Este pedagogo consideraba que la educación influía en que los niños fueran
buenos o malos, pues la educación está relacionada con el comportamiento de los
niños.
La teoría de Makarenko se basa en la obediencia y la disciplina; su idea era
instruir de forma integral a los alumnos y el aprendizaje a través del
trabajo productivo y la formación de grupos por desarrollar las capacidades de
cada integrante.
Makarenko demostró que el trabajo manual y el intelectual se podían desempeñar
juntos, el hecho de instruir a los niños intelectualmente traería mejores resultados
que solo instruirlos en el trabajo. El preocuparse por su formación integral
reflejaría más rendimiento en el trabajo y en la conducta de los niños.