Вы находитесь на странице: 1из 10

“Año del Diálogo y la Reconciliación Nacional”

UNIVERSIDAD ALAS PERUANAS

ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS

ASIGNATURA.- DERECHO PENAL III: PARTE ESPECIAL II

TEMA.- Delitos Contra La Seguridad Pública


Delitos De Peligro y Resultado

DOCENTE.- Fidel Riveros Riveros

CICLO.- V

ALUMNA.- Quispe Rivero Lucero

2018 - Cusco
PRESENTACIÒN

Docente, pongo a consideración de su criterio la calificación del presente trabajo lo cual lo he

realizado con mucho interés ya que es tema de suma importancia en la formación de mi carrera

profesional. Le hago llegar mi trabajo, esperando que haya cumplido con toda la información

necesaria ya que está regida y fundamentada de acuerdo a la información y enseñanza adquirida,

anhelando de esta manera haber cumplido con lo requerido.


DELITOS CONTRA LA SEGURIDAD PÚBLICA

El bien jurídicamente tutelado por la ley es la seguridad pública.


Desde el punto de vista objetivo, la seguridad pública es el conjunto de condiciones
garantizadas por el derecho, con fines de protección de los bienes jurídicos considerados
“en abstracto”.
Desde el punto de vista subjetivo, la seguridad pública es el Estado de un grupo social por
el orden jurídico.
Lesionar la seguridad pública, por lo general, se hace a través de la puesta en peligro de
otros bienes jurídicos.

CODIGO PENAL
TITULO XII
DELITOS CONTRA LA SEGURIDAD PÚBLICA
CAPITULO I
DELITOS DE PELIGRO COMUN

Artículo 273.- Peligro por medio de incendio o explosión El que crea un peligro
común para las personas o los bienes mediante incendio, explosión o liberando
cualquier clase de energía, será reprimido con pena privativa de libertad no menor
de tres ni mayor de diez años.
Bien Jurídico Protegido que se protege es el de seguridad pública y el sujeto pasivo es la
colectividad o la sociedad que eventualmente haya sufrido las consecuencias de la situación de un
peligro existente, toda vez que se trata de un peligro abstracto, el cual el bien jurídico es la
colectividad y para su consumación, no se requiere que se produzca un daño concreto a
consecuencia de la situación de peligro existente. Para que se configure la conducta dolosa del
sujeto activo dentro de los parámetros del art. 273 del código penal se debe precisar que el actor
de la infracción debe crear un peligro para las personas o las cosas, de no verificarse ello, el bien
jurídico protegido, es decir la seguridad colectiva no ha sido afectada.
Incendio es la creación de un peligro común para las personas o bienes. La ley no distingue
respecto a la naturaleza física ni jurídica de la cosa objeto del incendio: puede tratarse de muebles
o inmuebles, la cosa puede ser propia o ajena y una res nullíus, porque lo que aquí tiene
significación es el peligro causado por el fuego. El incendio, como la explosión o liberación de
cualquier clase de energía no son delitos por sí mismos, sino en cuanto son utilizados como medio
para ocasionar el peligro.
Artículo 274.- El que encontrándose en estado de ebriedad o drogadicción conduce, opera o
maniobra vehículo motorizado, instrumento, herramienta, máquina u otro análogo, será
reprimido con pena privativa de la libertad no mayor de un año e inhabilitación según el
Artículo 36 incisos 6) y 7). Cuando el agente presta servicios de transporte público de
pasajeros o de transporte pesado, la pena privativa de libertad será no menor de uno ni
mayor de dos años e inhabilitación conforme al Artículo 36 incisos 6) y 7)." (*)
El delito de conducción de vehículos en estado de ebriedad es un delito de comisión instantánea,
pues la acción se agota en todo sus efectos en el momento que se concreta los elementos y su
condición de punibilidad. Para que se configure este delito penal es necesario que se acredite a
ciencia cierta que el procesado conducía su vehículo en estado de ebriedad, el sólo dicho que el
efectivo policial no resulta suficiente a efecto de lograr tal convicción. De acuerdo a cifras
manejadas por el Touring Club del Perú el 84% de los accidentes de transito pudieron evitarse por
que fueron ocasionados por irresponsabilidades de los conductores. b. Aspectos probatorios.-
Dosaje etílico.- La prueba de alcoholemia según la doctrina es una pericia técnica que no tiene
valor probatorio de auto inculpación y no puede considerarse lícitamente realizada si no se le
informa de este pedido al acusado. Si el dosaje etílico, resulta que el contenido de alcohol en la
sangre del procesado es de solo 0.40 gramos por litro, este no alcanza la proporción señalada para
configurarse como delito.
Artículo 274-A.- Manipulación en estado de ebriedad o drogadicción El que encontrándose
en estado de ebriedad, con presencia de alcohol en la sangre en proporción mayor de 0.5
gramos-litro, o bajo el efecto de estupefacientes, drogas tóxicas, sustancias psicotrópicas o
sintéticas, opera o maniobra instrumento, herramienta, máquina u otro análogo que
represente riesgo o peligro, será reprimido con pena privativa de la libertad no menor de
seis meses ni mayor de un año o treinta días-multa como mínimo a cincuenta días-multa
como máximo e inhabilitación, conforme al artículo 36, inciso 4)." (*) (*)
El Bien Jurídico Protegido que se protege es el de seguridad pública que eventualmente haya
sufrido las consecuencias de la situación de un peligro existente como es la manipulación en
estado de ebriedad o maniobrar una carro sin antes haber encendido el carro se sanciona como
tentativa.

Artículo 275.- Formas agravadas La pena será privativa de libertad no menor de seis ni
mayor de quince años cuando en la comisión del delito previsto en el artículo 273 concurre
cualquiera de las siguientes circunstancias: 1. Si hay peligro de muerte para las personas. 2.
Si el incendio provoca explosión o destruye bienes de valor científico, histórico, artístico,
cultural, religioso, asistencial, militar o de importancia económica. 3. Si resultan lesiones
graves o muerte y el agente pudo prever estos resultados.
En el artículo mencionado las formas agravantes son punibles en caso de que la vida de una
persona está en peligro de muerte, si el incendio causado por una persona y que agreda la
seguridad publica destruye bienes de valor científico histórico, artístico, cultural, religioso,
asistencial, militar o de importancia económica que afecte a la población y si más aun si la sociedad
(el bien jurídico) resulta lesionado gravemente y el agente pudo preverlo protegiendo el bien
jurídico sin arriesgar su vida será sancionado.

Artículo 276.-Estragos especiales El que causa estragos por medio de inundación,


desmoronamiento, derrumbe o por cualquier otro medio análogo, será reprimido conforme a
la pena señalada en los artículos 273 y 275, según el caso.
Esta conducta está encaminada a producir estragos, por diversos medios como inundación,
desmoronamiento, derrumbe u otro. La legislación extranjera indica que incurriré en este delito el
que causare estrago por medio de sumersión o varamiento de nave, derrumbe de un edificio,
inundación de una mina o cualquier otro medio poderoso de destrucción. El termino estrago
significa ruina, matanza. Desde el punto de vista legal se lo define como un resultado dañoso, que
afecta colectivamente, con efectos extraordinariamente graves o complejos y amplios, las cosas y
personas amparadas por la ley, produciendo conmoción pública. El estrago es la denominación
genérica comprensiva del incendio, la explosión y la inundación. El derrumbe encierra la idea de
precipitación, de ruina que se produce rápidamente. El delito de estrago se limita al derrumbe de un
edificio y para poder pensar en derrumbe, es necesario que tenga alguna estructura sólida que
motive la precipitación. La inundación, como delito, es el desastre producido por las aguas que
invaden los lugares que no les están destinados. Es indiferente que el agua provenga de causes
naturales o artificiales, como también que se extienda en forma rápida y violenta o lentamente; lo
que importa para configurar el delito es que las aguas creen un peligro común para las personas o
los bienes. La ley no especifica los medios empleados para producir la inundación 6.

Artículo 277.-Daños de obras para la defensa común El que daña o inutiliza diques u obras
destinadas a la defensa común contra desastres, perjudicando su función preventiva, o el
que, para impedir o dificultar las tareas de defensa, sustrae, oculta, destruye o inutiliza
materiales, instrumentos u otros medios destinados a la defensa común, será reprimido con
pena privativa de libertad no menor de tres ni mayor de ocho años.
La conducta se divide en dos, por un lado se tiene que realizar un daño a fin de perjudicar una
función preventiva y el impedir realizar actos de defensa, encontramos conceptos como destruir,
inutilizar diques u otras obras destinadas a la defensa común contra las inundaciones u otros
desastres, hiciere surgir el peligro de que éstos se produzcan. Destruir es dañar de tal modo una
cosa en su materialidad, que pueda decirse que no existe como lo que era. De la acción de destruir
o inutilizar debe surgir el peligro real de que se produzca un desastre. Este resultado crea un
peligro común. El objeto material son los diques u otras destinadas a la defensa común contra
desastres. La prevención alcanza a cualquier obra que cumpla la función de prevenir desastres, de
modo directo o indirecto. Obras cuyo destino es prestar un servicio de utilidad común, obligan a
realizar construcciones cuya inutilización puede crear un peligro común. Es indiferente que se trate
de obras públicas o particulares, puesto que la ley no distingue. En el caso de impedimento o
entorpecimiento de las tareas de defensa, esta podrá ser aplicada para impedir la extinción de un
incendio o las obras de defensa contra una inundación, sumersión, naufragio u otro desastre,
sustrajere, ocultare o hiciere inservibles, materiales, instrumentos u otros medios destinados a la
extinción o a la defensa referida. La acción debe recaer contra cualquier medio destinado a la
defensa común.

Artículo 278.-Modalidades culposas, El que, por culpa, ocasiona un desastre de los previstos
en los artículos 273, 275 y 276, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de
uno ni mayor de tres años.
La figura de la culpa ya sea por imprudencia o negligencia, por impericia en su arte o profesión o
por inobservancia de los reglamentos u ordenanzas, causare algunas de los hechos indicados en el
Art. 273, 275 y 276. Si el hecho u omisión culpable pusiere en peligro de muerte a o causare la
muerte de alguna persona.
Articulo 279.- Fabricación, suministro o tenencia de materiales peligrosos y residuos
peligrosos. El que, sin estar debidamente autorizado, fabrica, ensambla, modifica, almacena,
suministra, comercializa, ofrece o tiene en su poder bombas, artefactos o materiales
explosivos, inflamables, asfixiantes o tóxicos o sustancias o materiales destinados para su
preparación, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de seis ni mayor de
quince años, e inhabilitación conforme al inciso 6 del artículo 36 del Código Penal.
Será sancionado con la misma pena el que presta o alquila, los bienes a los que se hacen
referencia en el primer párrafo.
El que trafica con bombas, artefactos o materiales explosivos, inflamables, asfixiantes o
tóxicos o sustancias o materiales destinados para su preparación, será reprimido con pena
privativa de libertad no menor de seis ni mayor de quince años, e inhabilitación conforme al
inciso 6 del artículo 36 del Código Penal.
El que, sin estar debidamente autorizado, transforma o transporta materiales y residuos
peligrosos sólidos, líquidos, gaseosos u otros, que ponga en peligro la vida, salud,
patrimonio público o privado y el medio ambiente, será sancionado con la misma pena que
el párrafo anterior.
La conducta consiste en fabricar en forma ilegal bombas, armas, municiones o materiales
explosivos, inflamables, tóxicos, así como el almacenamiento y suministro de los mismos. La simple
portación de arma de fuego de uso civil o de uso civil condicionado, sin la debida autorización, será
reprimida, al igual que la tenencia de armas de guerra. En el delito de tenencia ilegal de armas de
fuego, el bien jurídico protegido es la seguridad pública y como tal el único agraviado es el Estado,
entendido en tanto sociedad jurídicamente organizada y no la persona considerada
individualmente. El delito de tenencia ilegal de armas existe de parte del sujeto activo una especial
relación del arma poseída, esto es, no sólo una tenencia física de la misma, sino que además el
agente puede disponer simbólica o temporalmente de ella. Para la consumación de la tenencia
ilegal de armas, basta con que el sujeto activo tenga en su poder cualquiera de las especies
detalladas en el tipo penal, sin contar con la debida autorización de las autoridad competente,
resultando irrelevantes las particulares motivaciones que hubiese tenido el agente, ya que es
suficiente su deseo de mantenerlas en su poder, no obstante dicha circunstancia con
independencia de su empleo.
Artículo 279-A.- Producción, tráfico ilegal de armas, municiones y explosivos El que
produce, desarrolla, comercializa, almacena, vende, adquiere, usa o posee armas químicas, -
contraviniendo las prohibiciones establecidas en la Convención sobre Armas Químicas
adoptada por las Naciones Unidas en 1992- o las que transfiere a otro, o el que promueve,
favorece o facilita que se realicen dichos actos será reprimido con pena privativa de libertad
no menor de cinco ni mayor de veinte años. (*) (*)
El que ilegítimamente se dedique a la fabricación, importación, exportación, trasferencia,
comercialización, intermediación, transporte, tenencia, ocultamiento, usurpación, porte y
use ilícitamente armas, municiones, explosivos de guerra y otros materiales relacionados,
será reprimido con pena privativa de libertad no menor de diez ni mayor de veinte años.
La pena será no menor de veinte ni mayor de treinta y cinco años si a consecuencia del
empleo de las armas descritas en el párrafo precedente se causare la muerte o lesiones
graves de la víctima o de terceras personas.” (*)
Es una actividad criminal que estudia y se nutre de una multiplicidad de fenómenos que a su vez
también son consideradas como serias amenazas pues acrecienta la inseguridad de nuetsras
calles, debilita la capacidad de acción de las autoridades Artículo 279-B.- Arrebato de
armamento o municiones de uso oficial El que sustrae o arrebate armas de fuego en
general, o municiones y granadas de guerra o explosivos a miembros de las Fuerzas
Armadas o de la Policía Nacional o de Servicios de Seguridad, será reprimido con pena
privativa de libertad no menor de diez ni mayor de veinte años. La pena será de cadena
perpetua si a consecuencia del arrebato o sustracción del arma o municiones a que se
refiere el párrafo precedente, se causare la muerte o lesiones graves de la víctima o de
terceras personas" (*).
DICSCAMEC Tiene como misión, autorizar, normar y controlar los servicios de seguridad privada
que brindan las personas naturales y jurídicas, así como las armas de fuego, municiones,
explosivos y productos pirotécnicos de uso civil. Trabaja de manera coordinada con la Policía
Nacional del Perú, brindándole información coadyuvando en las investigaciones policiales, así
como en el cumplimiento de la misión y funciones de la PNP. Realizan operativos conjuntos con la
PNP y sus unidades especializan como es el de EDEX En provincia donde no existe unidades de la
DICSCAMEC, el Ministerio del Interior ha previsto la creación y el funcionamiento de las
Delegaciones Departamentales de la PNP en apoyo a la DICSCAMEC.

Artículo 279-C.- Trafico de productos pirotécnicos El que sin estar debidamente autorizado
fabrica, importa, exporta, deposita, transporta, comercializa o usa productos pirotécnicos de
cualquier tipo, o los que vendan estos productos a menores de edad, serán reprimidos con
pena privativa de libertad no menor de cuatro ni mayor de ocho años y trescientos sesenta y
cinco días-multa e inhabilitación conforme al inciso 4 del artículo 36 del Código Penal. La
pena será no menor de cinco ni mayor de diez años, si a causa de la fabricación,
importación, depósito, transporte, comercialización y uso de productos pirotécnicos, se
produjesen lesiones graves o muerte de personas.” (*)
Todos los años en el mes de diciembre la Superintendencia Nacional de Control de Servicios de
Seguridad, Armas, Municiones y Explosivos de Uso Civil ( Sucamec ) recibe solicitudes para la
venta de productos pirotécnicos. Hasta la fecha, han recibido 50 solicitudes, de las cuales sólo 12
han sido otorgadas por dicha entidad en Lima.
La Sucamec se encarga de dar las autorizaciones que permiten la fabricación, el comercio, el
almacenamiento y el traslado de productos pirotécnicos. Asimismo, tiene la facultad de
inspeccionar, verificar y fiscalizar que tales rubros cumplan con los requisitos de funcionamiento
Artículo 279-D.- Empleo, producción y transferencia de minas antipersonales El que emplee,
desarrolle, produzca, adquiera, almacene, conserve o transfiera a una persona natural o
jurídica, minas antipersonales, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de
cinco ni mayor de ocho años.”(*)
La Convención sobre la prohibición del empleo, almacenamiento, producción y transferencia de
minas antipersonal sobre su destrucción de 1997 es el acuerdo internacional que prohíbe las minas
terrestres antipersonal. Se conoce como Convención de Ottawa o Convención sobre la prohibición
de minas antipersonal.

La Convención concluyó con la Conferencia diplomática sobre la prohibición total de las minas
terrestres antipersonal en Oslo el 18 de septiembre de 1997. De acuerdo con el artículo 15, la
Convención se abrió para la firma de todos los Estados desde el 3 de diciembre de 1997 hasta el 4
de diciembre de 1997 en Ottawa, Canadá, y posteriormente permaneció abierta en la sede de las
Naciones Unidas en Nueva York hasta que entró en vigor. En diciembre de 1997 un total de 122
gobiernos firmaron el tratado en Ottawa (Canadá). En septiembre del año siguiente, Burkina Faso
se convirtió en el 40º país en ratificar el acuerdo, dando lugar a su entrada en vigor 6 meses más
tarde, el 1º de marzo de 1999. Hoy en día, el tratado aún está abierto para su ratificación por los
signatarios y permanece abierto a la adhesión de los que no lo firmaron antes de marzo de 1999.

Artículo 279-E.- Ensamblado, comercialización y utilización, en el servicio público, de


transporte de omnibuses sobre chasis de camión El que sin cumplir con la normatividad
vigente y/o sin contar con la autorización expresa, que para el efecto expida la autoridad
competente, realice u ordene realizar a sus subordinados la actividad de ensamblado de
ómnibus sobre chasis originalmente diseñado y fabricado para el transporte de mercancías
con corte o alargamiento del chasis, será reprimido con pena privativa de la libertad no
menor de cinco (5) ni mayor de diez (10) años. Si el agente comercializa los vehículos
referidos en el primer párrafo o utiliza éstos en el servicio público de transporte de
pasajeros, como transportista o conductor, la pena privativa de la libertad será no menor de
cuatro (4) ni mayor de ocho (8) años y, según corresponda, inhabilitación para prestar el
servicio de transporte o conducir vehículos del servicio de transporte por el mismo tiempo
de la pena principal. Si como consecuencia de las conductas a que se refieren el primer y
segundo párrafos, se produce un accidente de tránsito con consecuencias de muerte o
lesiones graves para los pasajeros o tripulantes del vehículo, la pena privativa de la libertad
será no menor de diez (10) ni mayor de veinte (20) años, además de las penas accesorias
que correspondan.”(*)
El dictamen, sancionado por 77 votos a favor, diez en contra y una abstención, fija penas de entre
cinco y 20 años de cárcel para quienes los ensamblen, pongan en circulación y generen accidentes
con ellos. La presidenta de la Comisión de Transportes, Susana Vilca, sustentó la propuesta e
indicó que, en razón de los constantes accidentes sufridos por los “buses-camión” en diversos
puntos del país, se hace necesaria la erradicación de los mismos. El proyecto establece también un
programa especial de incentivos para la sustitución de los ómnibus ensamblados sobre chasis de
camión por buses originalmente diseñados y fabricados para el transporte de personas. Vilca indicó
que sólo las empresas que cuenten con autorización de funcionamiento para realizar transporte
interprovincial, podrán formar parte del referido programa a través del Ministerio de Transportes y
Comunicaciones (MTC), que se encargará de valorizar los autobuses que deben ser reemplazados.
El dictamen contempla además introducir en el capítulo del Código Penal, referido a los delitos
contra la seguridad pública, el ilícito de “ensamblado, comercialización y utilización en el servicio
público de transporte de ómnibus sobre chasis de camión”. En ese sentido, se establece que quien
realice actividades de ensamblado de estos vehículos, sufrirá una pena privativa de la libertad no
menor de cinco ni mayor de diez años. El proyecto fue exonerado de una segunda votación por 56
votos a favor, 23 en contra y tres abstenciones.

Artículo 279-F.- Uso de armas en estado de ebriedad o drogadicción El que, en lugar público
o poniendo en riesgo bienes jurídicos de terceros y teniendo licencia para portar arma de
fuego, hace uso, maniobra o de cualquier forma manipula la misma en estado de ebriedad,
con presencia de alcohol en la sangre en proporción mayor de 0.5 gramos-litro o bajo el
efecto de estupefacientes, drogas tóxicas, sustancias psicotrópicas o sintéticas será
sancionado con pena privativa de libertad no menor de un año ni mayor de tres años e
inhabilitación conforme al artículo 36, inciso 6.” (*)
La Comisión de Justicia y Derechos Humanos del Congreso aprobó por unanimidad el proyecto de
ley que modifica el Código Penal para sancionar hasta con seis años de prisión el delito de portar
armas en estado de ebriedad y/o bajo los efectos de estupefacientes, reveló el presidente de dicho
grupo de trabajo, Juan Carlos Eguren.
El legislador sostuvo que dichas personas se han convertido en un verdadero peligro para la
sociedad al punto que según el Sistema de Información de Apoyo al Trabajo Fiscal (SIAFT) los
delitos contra la seguridad pública han ido en constante crecimiento desde el año 2001 con 6,255
casos hasta 7,680 casos registrados el año pasado.
Se llegado a establecer que la mezcla armas-alcohol y drogas es un cóctel fatal y por ello creemos
que la propuesta aprobada ayudará a prevenir eficazmente conductas lesivas y peligrosas y se
convertirá en un elemento disuasivo para que los ciudadanos con licencia para portar armas se
abstengan de consumir alcohol y/o drogas".
Indicó que la iniciativa incorpora el artículo 279º-E y párrafos sucesivos a los artículos 111º y 124º
al Código Penal. Se establece que el que contando con licencia para portar arma de fuego la use,
maniobre o manipule en estado de ebriedad o bajo los efectos de drogas irá a prisión entre uno y
tres años.
La iniciativa añade un párrafo final al artículo 111 del Código Penal referido a la figura de homicidio
culposo el cual será sancionado con una pena de cuatro a seis años cuando el agente, contando
con licencia para usar armas cometa el delito bajo los efectos del alcohol o drogas.
Eguren explicó que en el artículo 124 del Código Penal, referido a lesiones culposas, se señala que
la pena no será mayor de tres años ni mayor de cinco años.

Artículo 279-G.- Fabricación, comercialización, uso o porte de armas


El que, sin estar debidamente autorizado, fabrica, ensambla, modifica, almacena, suministra,
comercializa, trafica, usa, porta o tiene en su poder, armas de fuego de cualquier tipo,
municiones, accesorios o materiales destinados para su fabricación o modificación, será
reprimido con pena privativa de libertad no menor de seis ni mayor de diez años, e
inhabilitación conforme al inciso 6 del artículo 36 del Código Penal.
Será sancionado con la misma pena el que presta, alquila o facilita, siempre que se
evidencie la posibilidad de su uso para fines ilícitos, las armas o bienes a los que se hacen
referencia en el primer párrafo. La pena privativa de libertad será no menor de ocho ni mayor
de doce años cuando las armas o bienes, dados en préstamo o alquiler, sean de propiedad
del Estado.
En cualquier supuesto, si el agente es miembro de las Fuerzas Armadas, Policía Nacional del
Perú o Instituto Nacional Penitenciario la pena será no menor de diez ni mayor de quince
años.
El que trafica armas de fuego artesanales o materiales destinados para su fabricación, será
reprimido con pena privativa de libertad no menor de seis ni mayor de quince años.
Para todos los supuestos se impondrá la inhabilitación conforme a los incisos 1), 2) y 4) del
artículo 36 del Código Penal, y adicionalmente el inciso 8) si es miembro de las Fuerzas
Armadas o Policía Nacional del Perú y con ciento ochenta a trescientos sesenta y cinco días
– multa.
La reubicación del delito de tenencia ilegal de armas de fuego del artículo 279 al artículo 279-G del
CP por obra del D. Leg. N° 1244, debió motivar también una modificación de la Ley contra el crimen
organizado, a fin de incluir el referido artículo 279-G dentro de su ámbito de aplicación.
En su texto actual (art. 3.11), la Ley contra el crimen organizado se aplica:
- A la tenencia, fabricación, tráfico ilícito de armas, municiones y explosivos, y
- A los demás delitos tipificados en los artículos 279, 279-A, 279-B, 279-C y 279-D del CP.
- No se menciona al artículo 279-G.
En el texto anterior de la ley, la referencia a “los demás delitos tipificados en el artículo 279”,
permitía incluir todos los supuestos de este artículo en la Ley contra el crimen organizado. Hoy,
como no existe una cláusula similar, gran parte de los supuestos del artículo 279-G no pueden ser
abarcados por la Ley contra el crimen organizado.

DELITOS DE PELIGRO Y RESULTADO

Delitos de peligro, existe la posibilidad de dañar un bien jurídico , se trata de delitos en los
que el sujeto no requiere la lesión del bien jurídico, sino que basta con que la conducta sea
la puesta en peligro del mismo, la amenaza a éste.
El paradigma de los delitos de peligro son aquellos comprendidos en el Título XVII del
Código Penal (artículos 341 y ss, de los delitos contra la seguridad colectiva), delitos contra
la seguridad del tráfico, la salud pública, el medio ambiente... En Colombia Título XII Del
Código penal (Artículo 340 y ss, de los delitos contra la seguridad pública)

Los delitos se dividen en 2 categorías


Delitos de peligro concreto: Los delitos de peligro concreto son aquellos en los que la ley
expresamente requiere que el resultado de la acción sea de peligro. El tipo requiere como
resultado la proximidad de una concreta lesión. El peligro concreto es el resultado típico.
Serán relevantes las circunstancias conocidas o cognoscibles por el autor del hecho en el
momento de su comisión, y si era previsible la causación de un resultado lesivo para el
bien jurídico de acuerdo con el saber nomológico.
Ejemplo de delito de peligro concreto: conducción temeraria (art. 380 CP).
Delitos de peligro abstracto: Los delitos de peligro abstracto son aquellos en los cuales no
se requiere expresamente la efectiva situación de peligro, sino que el fundamento de su
castigo es que normalmente suponen un peligro. Basta, por lo tanto, la peligrosidad de la
conducta. Se castiga una acción típicamente peligrosa. La peligrosidad de la conducta que
se exige es ex ante; si ex post se produce el peligro concreto o no, es irrelevante. Esta
clase de delitos plantea problemas de compatibilidad constitucional.
Ejemplo de delito de peligro abstracto: conducción bajo la influencia de estupefacientes,
bebidas alcohólicas, sustancias psicotrópicas... (art. 379 CP).

Delitos de resultado: Son los que ocasionan un daño al bien jurídico . Aquellos tipos en
los que el resultado consiste en una consecuencia de lesión o de puesta en peligro
separada espacial y temporalmente de la acción del autor. Un delito de resultado es, por
ejemplo, el homicidio: entre la acción (Ejemplo: Disparar el revólver) y el resultado (Muerte
de la víctima) hay una distancia temporal y espacial.
Pero también son delitos de resultado la estafa, en la que el perjuicio patrimonial es
subsiguiente al engaño, e incluso las injurias, en los cuales el conocmiento por parte de un
tercero es un proceso autónomo frente a la acción del autor, pero necesario para que se
cumpla el tipo.