You are on page 1of 8

Nacimiento

Nací un 04 de junio de 1999 en el hospital María Auxiliadora, a mi madre


le venían dolores desde los 7 meses de embarazada pero gracias a Dios
todo salió bien y nací a los 8 meses y pico. Por ese tiempo ya tenía tres
hermanos: la mayor, Amanda Milagros Paredes Calle con 11 años de edad,
Daniel con 9 años y Sabina del Pilar con 7. Entre ellos se llevan dos años de
diferencia, excepto conmigo.
Mientras pasaban mis primeros meses mi madre y mi papá estaban a mi
cuidado. Pasando el tiempo comencé a decir algunas palabras, cosas
fáciles como pan, papá y mamá.
Poco después mi familia se mudó de Distrito, de San Juan de Miraflores
nos pasamos a Villa el Salvador, una casa amplia y cómoda; mis hermanos
empezaron a estudiar en un colegio cercano San Ignacio de Loyola que
estaba ubicado a la vuelta de nuestra casa.
Por allí cerca vivían mi tío y tía de parte de mamá, por lo que era
costumbre cuando nuestra prima nos iba a visitar.
1 AÑO
Al cumplir 1 año me hicieron una pequeña celebración familiar ya que mi
familia, excepto mi mamá, son de realizar fiestas, por ello solo invitaron a
familiares cercanos. Luego de un tiempo empecé a gatear y después
vinieron mis primeros pasos. Para ser cierto no recuerdo nada acerca de
eso pero por relatos de parte de mi papá escribí esta parte. Mi madre
empezó a trabajar en un restaurante cerca a mi casa, por lo que mi
hermana mayor (Milagros) empezó a cuidarme, como estudiaba en turno
tarde tenía bastante tiempo en la mañana hasta que mi madre llegara de
trabajar y mi papá enseñaba hasta tarde por Lima, llegaba como a las 12
de la noche pero siempre con algo rico para comer. No lo veíamos mucho
en los días de la semana pero todos los domingos siempre la pasábamos
con él.
Por otro lado mis hermanos estudiaban en SIL y como siempre muy
empeñados.
2 Y 3 AÑOS
Por esta etapa me aferré mucho a mi hermano por lo que todo lo que él
hacía yo lo remedaba. Veíamos televisión juntos a veces me tiraba de un
sillón a otro como en la TV, pero aun así son unas bonitas anécdotas.
Teníamos una tortuga llamada Mariana, es nuestra mascota más antigua
actualmente, jugábamos con ella todo el tiempo y me ponían encima de
ella para que me pasee.
Mi madre empezó a estudiar cosmetología en un lugar cerca a mi casa y
dejó el trabajo en el restaurante que tenía.
Luego un día mi papá vino del trabajo y nos trajo una perrita que desde
ese día la llamamos Pituca, era de raza normal, color negro y parte
delantera mostaza con patas blancas.
Después mi madre compró una piscina y pasaba todo el tiempo dentro de
ella jugando y chapoteando con mis hermanos y prima.
Cuando cumplí tres años no me mandaron al colegio porque mi madre
había estudiado para ser profesora de Inicial así que mi ella misma se
encargó de enseñarme en casa.
4 AÑOS
En marzo tuve la oportunidad de asistir a clases por primera vez, mi papá
me llevó al colegio y me hizo pasar al salón. Felizmente pasé tranquila.
En ese transcurso del tiempo conocí a personas muy importantes que
hasta ahora lo son, amigos que pasé momentos muy divertidos e
inolvidables.
Una vez fuimos al parque Huáscar, luego en las actuaciones salíamos a
bailar, a veces a tocar instrumentos (no realmente) o a cantar.
Mi mamá empezó a trabajar ahora en un colegio llamado Sebastián
Lorente como profesora de inicial de 3 años y mi hermana Milagros
estudió un año de su secundaria allí. Mi papá decidió ya no trabajar en
Lima porque no pasaba mucho tiempo con mis hermanos antes y no
quería que pasara lo mismo conmigo. Así que comenzó a trabajar en
colegios de Villa el Salvador.
Esta vez nuestra perrita tuvo 6 cachorros muy lindos, 1 se quedó con
nosotros y los otros fueron regalados a los vecinos o personas que cuando
pasaban les gustaban y nos pedían.
5 AÑOS
Este es el último año de mi inicial, así que teníamos que realizar la
promoción de 5 años. Me eligieron como reina primavera por primera y
última vez en mi vida en una promoción, por lo que mi familia estaba muy
feliz por ello. Llegó el día de la fiesta y a nuestro salón nos subieron a un
caro enorme decorado para darnos una vuelta por el lugar.
Al regresar nos llevaron a la parte del estrado y coronaron a las reinas,
después hicieron el baile con todos los alumnos de 5 años y luego los
niños bailaban con familiares, amigos o personas conocidas.
Al pasar lo del baile nos dirigimos a las mesas para poder servirnos el pollo
a la brasa que nos esperaba. Luego vino lo más importante: las fotos. Por
todos lados te decía “sonríe”, “mira la cámara”. Gracias a Dios eso terminó
pronto y pude irme a casa con mi familia.
Pero aunque haya ido a casa no me había salvado, llegar a ese lugar era
otra sesión de fotos, en especial mi hermana. Me decían: “Hay que
aprovechar que está con el vestido”. Por eso me tomaban por todos
partes de la casa. Eso duró hasta el siguiente día en la tarde porque en la
mañana fue lo mismo.
6 AÑOS
Después de terminar inicial hicimos un viaje con mi madre a Piura en el
distrito de Sicchez, allí vivían mis abuelos, tíos y primos. En ese lugar
estudié 1er año de primaria, había festivales y enseñaban muchas danzas.
Vivíamos en la parte de abajo del campo donde siempre nos
levantábamos temprano para dar de comer a los animales, recoger frutas,
ayudar en el desayuno, etc.
Para ir al colegio teníamos que despertarnos más temprano porque la
escuela quedaba en el pueblo y eran 20 minutos el camino.
Todos los domingos bajaban mis tíos y primos a la casa de mi abuelita.
Preparaban una comida rica y cuando era cumpleaños de alguien
preparaban queque y lo decoraban con chinchines.
Mi hermana Milagros se vino un tiempo a estudiar a Lima con mi papá ya
que todavía no terminaba su secundaria. Pero mis otros hermanos
estudiaban en Sicchez.
Cuando regresamos a Lima en mi casa había crecido un enorme árbol en el
jardín que desde ese día me enamoré de él. Arreglaron mi jardín para que
tuviera una entrada y llegar fácilmente a él.
7 AÑOS
Ingresé al colegio en el cual mi madre trabajaba ates de viajar: “Sebastián
Lorente”. Entré a 2do grado, conocí compañeros y me enseñó una
profesora muy amable y fácil de entender. Se le veía que tenía buena
paciencia, hasta ese entonces lo único que me gustaba del colegio era la
profesora.
Mi hermana Sabina estudió allí también su secundaria y mi hermano en
otro colegio.
En una actuación salí a cantar con la cara pintada, lo gracioso es que la
pintura que usaron le hizo daño a mi piel y me empezó a salir varios
granos.
Hubo una ocasión que me eligieron como el “mejor amigo” del salón, te
daban un cono lleno de dulces como premio y después de premiarte todos
los alumnos se iban al auditorio porque allí era la fiesta de primavera.
Había baile y muchos bocaditos. Mi madre siempre estaba pendiente de
mí ya que también se encontraba en la fiesta con sus alumnos.
8 AÑOS
3er año de primaria en el mismo colegio y con la misma profesora del año
pasado y los mismos alumnos. Esta vez fuimos de paseo a “La Granja
Villa”, un lugar donde pagamos un monto por una pulsera y con ella
podías subir a cualquier juego en todo el lugar; mis sobrinos (hijos de mi
medio hermano) habían ido de visita en esos tiempos y se habían quedado
a estudiar un año por lo que fuimos con ello al paseo.
El menor, Santiago tenía 5 años y la mayor Katy era de mi edad; eran unos
niños muy obedientes y amables.
En otra oportunidad fui al cine con mi hermano a ver Kun fu Panda pero
terminamos viendo Hulk porque era fecha de estreno y estaban agotadas
las entradas, mi hermano se durmió en media función, luego nos subimos
a los juegos y nos vinimos a casa.
Pasando el tiempo mis sobrinos regresaron a Tingo maría y nos vinieron a
visitar en meses.

Related Interests