Вы находитесь на странице: 1из 4

JURISPRUDENCIA NACIONAL EN CUANTO A MATRIMONIO

CORTE CONSTITUCIONAL

La Corte Constitucional en desde su formación en 1992 se ha pronunciado varias veces con


respecto al matrimonio, para la presente relación usaremos aquellas providencias posteriores al
año 2000

SENTENCIA C – 289/2000
Referencia: expediente D-2500

Normas Acusadas:
Artículos 169 y 171 parciales del Código Civil, modificadas por los artículos 5 y 7 del decreto 2820
de 1974.
M.P. Dr. ANTONIO BARRERA CARBONELL

EXTRACTO: Las normas acusadas forman parte del Título VIII del Código Civil que regulan la
materia “De las segundas nupcias”.
La Constitución protege por igual tanto a la familia que se origina por el vínculo jurídico del
matrimonio como a la conformada por relaciones naturales ART 42
. La familia es una realidad sociológica que fue objeto de un reconocimiento político y jurídico en
la Constitución de 1991, por lo tanto, la Constitución aun cuando distingue no discrimina entre las
diferentes clases de familia; todas ellas son objeto de idéntica protección jurídica sin que interese,
por consiguiente, que la familia se encuentre constituida por vínculos jurídicos, esto es, por la
decisión libre de un hombre y una mujer de contraer matrimonio, o por vínculos naturales, es
decir, por la voluntad responsable de conformarla.
La Constitución impone al Estado y a la sociedad el deber de garantizar la protección integral de la
familia, sin tener en cuenta que ella se forme a través de una relación matrimonial o de una unión
libre. Ambos tipos de familia, por consiguiente, gozan de la misma protección y sus integrantes
son iguales y gozan de los mismos derechos

POR LO TANTO SE DECLARO INEXIQUIBLE LA EXPRESION “DE PRESEDENTE MATRIMONIO” Y


“NUEVAS NUPCIAS”, EN RESPETO A LA IGUALDAD Y AL LIBRE DESARROLLO DE LA PERSONALIDAD
DE QUIENES DECIDEN VIVIR EN UNION LIBRE.

SENTENCIA C-395/2002
Referencia: expediente D-3805

Demanda de inconstitucionalidad contra el artículo 180, inciso 2º, del Código Civil, modificado por
el artículo 13 del Decreto ley 2820 de 1974.
M.P. Dr. JAIME ARAUJO RENTERIA

EXTRACTO: la celebración del matrimonio genera en forma imperativa la sociedad conyugal entre
los contrayentes.

Dicha sociedad está constituida por los bienes muebles que los cónyuges aportan o que adquieran
a título oneroso o gratuito y por los inmuebles que adquieran a título oneroso. En la misma cada
uno de aquellos tiene la libre administración y disposición tanto de los bienes que le pertenezcan
al momento de contraer matrimonio o que hubiere aportado a él, como de los demás que
adquiera por cualquier causa.
El texto contenido en el Art. 13 del Decreto ley 2820 de 1974, que modificó al anterior, establece:
“Los que se hayan casado en país extranjero y se domiciliaren en Colombia, se presumirán
separados de bienes, a menos que de conformidad a las leyes bajo cuyo imperio se casaron se
hallen sometidos a un régimen patrimonial diferente”.

i) Por una parte, consagre mediante una presunción legal el régimen de separación de bienes para
los matrimonios de extranjeros celebrados en el exterior cuando éstos últimos se domicilian
después en Colombia, en lugar del régimen de sociedad conyugal que aplicable a los matrimonios
de nacionales colombianos independientemente del sitio de su celebración.

Este régimen, como resulta obvio, es igual al de las personas que no han celebrado matrimonio, lo
cual significa que materialmente la disposición demandada no modifica la situación patrimonial de
los contrayentes a partir de la celebración de aquel.

ii) Por otra parte, contemple que dicha presunción se puede desvirtuar mediante la prueba de
cualquiera otro régimen vigente en el país de la celebración del matrimonio, aplicando así un
criterio territorial, en lugar del personal aplicado a los matrimonios de nacionales colombianos,
esto es, aplicando concretamente el principio lex loci contractus, en virtud del cual los actos y
contratos deben regirse en su integridad por la ley de su creación, en armonía con la configuración
del matrimonio como un contrato en el Código Civil colombiano (Arts. 113 y ss.) y eliminando los
inconvenientes que pueden presentarse por la pluralidad de lugares de ejecución, como en este
caso.

SENTENCIA C-271/2003
Referencia: expediente D-4248

Asunto: Demanda de inconstitucionalidad contra el numeral 8° del artículo 140 del Código Civil

Magistrado Ponente:
Dr. RODRIGO ESCOBAR GIL
Extracto: se demanda la sanción al conyugicidio por tener Carácter imprescriptible, debido a que al
homicida se le prohibía contraer nuevo matrimonio
. En ejercicio de estas competencias el legislador, a través del artículo 113 del Código Civil (C.C.), se
ocupó de definir el matrimonio como “un contrato solemne por el cual un hombre y una mujer se
unen con el fin de vivir juntos, de procrear y de auxiliarse mutuamente.”

En cuanto el matrimonio es concebido como una declaración de voluntad de quienes lo contraen,


también el legislador condicionó su realización y validez al cumplimiento de los requisitos
generales propios de cualquier acto jurídico, y a la observancia de requisitos particulares derivados
de su naturaleza específica y también solemne, cuya inobservancia, en uno y otro caso, es objeto
de diversas condenas o sanciones que pueden derivar en la declaratoria de nulidad o inexistencia
del contrato matrimonial. En relación con esto último, es menester precisar que el legislador,
plenamente consciente de la importancia del matrimonio en el entorno de la institución familiar y
de la organización político-social del Estado, se preocupó por señalarle condiciones especiales para
su celebración y disolución, en aras de asegurar la idoneidad e integridad de los contrayentes en la
asunción responsable y adecuada del cumplimiento ulterior de las obligaciones que de él se
derivan.
LA CORTE DECLARO EXEQUIBLE LOS ART DEMANDADOS

SENTENCIA C – 016/2004
Referencia: expediente D-4667
Demanda de inconstitucionalidad contra el artículo 233 (parcial) de la Ley 599 de 2000 “por la cual
se expide el Código Penal”
Magistrado Ponente:
Dr. ALVARO TAFUR GALVIS
SE DEMANDA LA PENA DE PRISION POR INASISTENCIA ALIMENTARIA CON RESPECTO AL CONYUGE
EXTRACTO: Para los demandantes la expresión “cónyuge” contenida en el artículo 233 de la Ley
599 de 2000 que define el delito de inasistencia alimentaria, desconoce los artículos 5, 13 y 42
superiores por cuanto excluye a los compañeros permanentes que conforman una unión marital
de hecho de la posibilidad de ejercer la acción penal por dicho delito a pesar de que tanto la
Constitución como la ley establecen la protección de la familia independientemente de la
naturaleza del vínculo - natural o jurídico- que la crea, con lo que se configuraría una clara
discriminación en este caso. Por lo que solicita su declaratoria de inexequibilidad o en su defecto
la constitucionalidad condicionada de la misma.
En relación con los alimentos debidos a los compañeros permanentes que conforman una unión
marital de hecho, cabe recordar que la jurisprudencia constitucional si bien ha diferenciado la
institución del matrimonio de la unión marital de hecho, sin equiparar los efectos de una y otra ,
no obstante, a partir del reconocimiento de esa diferencia ha amparado en este campo el derecho
a la igualdad de las personas que en uno u otro caso, conforme lo permite la Constitución, han
constituido una familia .

SENTENCIA C-074/2004
Referencia: expediente D-4657
Demanda de inconstitucionalidad contra el artículo 14 transitorio de la Ley 25 de 1992 "por la cual
se desarrollan los incisos 9, 10, 11, 12 y 13 del artículo 42 de la Constitución Política".
Extracto: el matrimonio Católico uno es el vínculo que surge del mismo y otro los efectos civiles
que genera. Respecto del vínculo, precisamente por la independencia de las jurisdicciones, más
no de la plena autonomía eclesiástica, no le es dable al Estado entrar a regularlos cuando se trate
de matrimonios religiosos, pero sí le es permitido en lo que hace a los efectos civiles del mismo.
Por lo tanto, los efectos civiles del matrimonio pueden cesar por el divorcio con arreglo a la ley
civil, lo cual no desconoce la validez del matrimonio católico, ni le impide a los creyentes contraer
nupcias siguiendo los lineamientos que para el caso prevean las normas que las regulan.
Las causas relativas a la nulidad o la disolución del vínculo de los matrimonios católicos son de
competencia de la Sede Apostólica
El inciso 11 del artículo 42 de la Constitución al disponer que “Los efectos civiles de todo
matrimonio cesarán por divorcio con arreglo a la ley civil”, establece la figura jurídica novísima de
la cesación de los efectos civiles de los matrimonios religiosos, como efecto de la decretación de
un divorcio que pudiéramos denominar impropio; el cual no se identifica con la definición
tradicional de divorcio como disolución del vínculo matrimonial.
SENTENCIA C-507/2004
Referencia: expediente D-4866
Norma Acusada:
Código Civil, artículos 34 y 140, parciales
Magistrado Ponente:
Dr. MANUEL JOSÉ CEPEDA ESPINOSA
Extracto: se expone la problemática del matrimonio entre menores de edad, la corte se declaro
inhibida frente a la decisión por vicios de forma en la demanda
Pero igualmente se definió el matrimonio precoz como: El matrimonio precoz suele obligar a los
menores a abandonar sus estudios; bien sea porque se asumen de manera individual o compartida
labores domésticas y de cuidado de los hijos, bien sea porque se trabaja para poder sostener los
gastos económicos de la familia y por lo tanto violatorio de los derechos de los niñas y niñas.

SENTENCIA C-577/2011

Extracto: se configura como una sentencia hito ya que en ella la Corte arropa en el concepto de
matrimonio a las parejas del mismo sexo y además exhorta al congreso a legislar sobre dichas
uniones para que pasen del hecho al derecho en la siguiente manera: “Puesto que del análisis
efectuado se ha deducido que las parejas del mismo sexo deben contar con la posibilidad de
acceder a la celebración de un contrato que les permita formalizar y solemnizar jurídicamente su
vínculo como medio para constituir una familia con mayores compromisos que la surgida de la
unión de hecho, que la regulación de esta figura corresponde al legislador, que no hay lugar a que
en esta sentencia la Corte proceda a diseñarla y a fijar su alcance y que no cabe una sentencia de
inexequibilidad diferida, pues no se ha declarado la inconstitucionalidad de los preceptos
acusados, dada la importancia de la materia y de los derechos involucrados, la Corporación
considera pertinente dirigir un exhorto al Congreso de la República, a fin de que se ocupe del
análisis de la cuestión y de la expedición de una ley que, de manera sistemática y organizada,
regule la comentada institución contractual como alternativa a la unión de hecho.”
Y con mayor fuerza en los numerales cuarto y quinto de la decisión:
CUARTO.- EXHORTAR al Congreso de la República para que antes del 20 de junio de 2013 legisle,
de manera sistemática y organizada, sobre los derechos de las parejas del mismo sexo con la
finalidad de eliminar el déficit de protección que, según los términos de esta sentencia, afecta a las
mencionadas parejas.

QUINTO.- Si el 20 de junio de 2013 el Congreso de la República no ha expedido la legislación


correspondiente, las parejas del mismo sexo podrán acudir ante notario o juez competente a
formalizar y solemnizar su vínculo contractual.

Похожие интересы