Вы находитесь на странице: 1из 3

Adsorción: El fenómeno de adsorción es el proceso por el cual átomos o moléculas de

una sustancia que se encuentra en determinada fase, son retenidas en la superficie de


otra sustancia, que se encuentra en otra fase. Como resultado de este proceso, se forma
una capa de líquido o gas en la superficie de una sustancia sólida o líquida.
Fenómeno de superficie.

Los excipientes adsorbentes tienen la capacidad de captar por adsorción


componentes líquidos o humedad, los de mayor uso son el almidón, para captar
aceites; dióxido de silicio coloidal; para captar agua y aceites, celulosa
microcristalina; para captar aceites, agua y pastas. Se utilizan en formulaciones orales
y tópicas como un agente de suspensión y estabilización.
Una de las razones por las cuales la industria farmacéutica saca provecho de este
fenómeno es porque gracias a la tendencia de fijar agua de manera superficial, facilita
la disolución del principio activo, sin embargo esto depende del tipo de interacción que
esté ocurriendo, puesto que puede tratarse de adsorción física o química.
La adsorción física está regida por interacciones débiles mediante fuerzas de van der
Waals o interacciones dipolo-dipolo, lo cual le confiere una condición de reversibilidad
al proceso, además no existen zonas de unión específicas con el adsorbato sino que se
forman múltiples capas que no alteran la identidad del mismo, por lo tanto con un
cambio en la temperatura y presión, generalmente aumentar la primera variable y
disminuir la segunda, es posible revertir el proceso.
En contraparte, la adsorción química sí implica uniones fuertes, estables y de mayor
energía como enlaces covalentes o enlaces intermedios entre iónicos y covalentes, por
lo cual se presenta transferencia de electrones entre adsorbente y adsorbato Además
se forman monocapas puesto que existe un sitio de unión específico con el adsorbato,
por lo cual es un fenómeno casi irreversible a no ser que se someta a condiciones
drásticas de temperatura y presión corriendo el riesgo de que se alteren las propiedades
del principio activo. Esta situación en un auxiliar de formulación implicaría que la
retención del principio activo genere una disminución en su velocidad de disolución,
alteraciones en su biodisponibilidad e incluso no permitir que cumpla con su función
terapéutica de forma efectiva.

Las fuerzas moleculares en la superficie del adsorbente están en un estado de


insaturación. Este, tendrá que tener una gran área superficial o un volumen de
microporos, debe contar con una estructura porosa para que las moléculas del
adsorbato se transporten a los sitios activos, se debe determinar el pH, pues este afecta
las características de la superficie.

De manera que se buscó conocer la capacidad de adsorción de varios auxiliares de


formulación frente a sustancias tanto de naturaleza catiónica, como aniónica, que
hicieran las veces del fármaco o sustancia de interés que presente estas condiciones.

Dióxido de titanio: Respecto del dióxido de titanio (TiO2, figura #1), teniendo en cuenta
que las soluciones que contenían los colorantes iónicos era acuosas, y que el dióxido de
titanio es prácticamente insoluble en este solvente, resulta natural la formación de una
suspensión, tendiente a dispersión, al contacto de estos y la posterior agitación. Dicha
suspensión presentó, en ambos casos, una coloración diferente a la de la solución inicial,
siendo de aspecto lechoso, debido a que esta sustancia es un pigmento blanco[11] que
da una tonalidad pastel a los colores[12]. Asimismo, como efecto de lo anterior, hubo
una obstaculización en la observación del fenómeno de adsorción; sin embargo tras el
proceso de centrifugación, aunque hubo persistencia de la suspensión, el precipitado
que se generó presentaba, en ambos casos, una coloración proveniente del colorante
usado inicialmente, motivo por el cual podemos decir que el dióxido de titanio presenta
cierto grado de adsorción frente a sustancias aniónicas y catiónicas; debido
posiblemente a la generación de dipolos inducidos. También podemos mencionar, de
acuerdo a la intensidad en la coloración presentada por el precipitado, que esta
sustancia presenta una mayor adsorción con respecto a las sustancias catiónicas;
influenciado por un mayor número de sitios disponibles para la interacción,
pertenecientes a los oxígenos quienes llevarían la carga inducida negativa.
Su fórmula molecular es TiO2 sus cristales pueden organizarse de tres maneras diferentes
donde cada una tiene un nombre característico, por lo realizado en la práctica se hace
difícil reconocer la estructura cristalina del compuesto, sin embargo, observando sus
estructuras es posible identificar porque este compuesto es reconocido por ser un buen
intercambiador iónico, de acuerdo con la teoría de Lewis, pues dentro de su estructura
el titanio actúa como base capaz de compartir electrones y los oxígenos como ácido
al aceptar pares electrónicos libres, estas características permiten comprender su gran
capacidad adsorbente.

Figura 25. Estructuras cristalinas del dióxido de titanio, donde las esferas rojas
representan a los átomos oxígeno y los rombos azules a los átomos de titanio [2].

Luego de agregar el excipiente sobre la solución catiónica y aniónica y agitar por cinco
minutos, se observó una coloración azul clara y roja opaca, y el color original de las
soluciones que simulaban al fármaco desapareció de acuerdo con Rowe (2009) el
dióxido de titanio se usa en la industria alimentaria y farmacéutica como pigmento
blanco, lo que explica su coloración al entrar en contacto con las soluciones, por otro
lado, gracias a que los colorantes perdieron su intensidad, es posible afirmar que el
excipiente adsorbió al azul de metileno y rojo de amaranto en aproximadamente un
80%, aunque para la solución con rojo de amaranto sobre la superficie de la solución se
observa una fase de color rojo, que puede explicarse debido a que la cantidad de
titanio que se encarga de adsorber al fármaco es menor que los oxígenos que
interactúan con el azul de metileno (AM), la interacción del oxígeno con el azul de
metileno es una reacción típica de intercambio iónico que se muestra en la ecuación
1.

Diferentes estudios han evaluado la estabilidad de matrices como la formada en la


práctica del dióxido de titanio con fármacos catiónicos como el azul de metileno,
mostrando que presentan una amplia estabilidad frente a reacciones de óxido-
reducción protegiendo al fármaco dentro del organismo, así como también se han
utilizado para la determinación de ácido ascórbico en tabletas comerciales de vitamina
C.
El dióxido de titanio se incorpora a las tabletas que requieren su hundimiento en el jugo
gástrico para cumplir su acción, gracias a que es más denso, se hunde y debido a ser
un excelente intercambiador iónico permite la liberación controlada del fármaco
cuando ollega al intestino.