You are on page 1of 11

UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL

SIMÓN RODRIGUEZ
UNESR
NÚCLEO SAN CARLOS
SAN CARLOS ESTADO COJEDES

LA PLANIFICACIÓN COMO FASE DEL


PROCESO ADMINISTRATIVO

PARTICIPANTE
Luis Martínez 19.260.069

SAN CARLOS, SEPTIEMBRE DE 2015


1. LA PLANIFICACIÓN COMO FASE DEL PROCESO ADMINISTRATIVO

Para Fayol, citado por Chiavenato (2000), la planificación es la primera etapa


del proceso administrativo. La importancia que le atribuye a esta etapa, la plasma con
la máxima,”Gobernar es prevér”. Si gobernar es sinónimo de dirigir, para Fayol no
puede haber dirección sino hay previsión o planificación. No se puede dirigir si se
carece de un plan. Para él, la planificación es fundamental en el mundo de los
negocios. Según el autor precitado, prever, para Fayol, significa “calcular es porvenir
y prepararlo”. En cierto modo, prever es obrar por anticipado. La principal
manifestación resultado o instrumento de esta etapa de la previsión, es lo que Fayol
llama “el programa de acción”, que hoy denominamos plan. De este modo, el
programa de acción, o el plan, viene a ser el producto de la fase de la planificación.
Las características generales de un buen programa de acción o de un plan son, Fayol,
la unidad, la continuidad, la flexibilidad y la previsión.

Reyes, citado por Melinkoff (1990), distingue entre la previsión y la


planificación. Para este autor, la previsión consiste en determinar técnicamente lo que
se desea lograr en un organismo social, para lo cual hay que investigar, establecer los
objetivos y determinar alternativas de acción para lograrlos. La planificación, en
cambio, consiste en determinar el curso completo de la acción que habrá de seguirse.
Este curso de acción incluye la formulación de las políticas, que son guías para
orientar la acción y, también, la descripción de las tareas a realizar, organizadas en
una secuencia cronológica.

Por último, para este autor, la planificación o curso concreto de la acción que
habrá de seguirse, incluye la determinación de los costos de los recursos y de las
acciones que se realizaran en ellos. Esta primera etapa del proceso administrativo, la
planificación, ha adquirido una gran importancia en los últimos cuarenta a cincuenta
años. Ello ha conducido a desarrollar diversas teorías y metodologías de la
planificación que, en la actualidad, se aplican tanto en el sector gubernamental como
en el sector de la empresa privada.

2
Refiere Koontz (1972), que en lo que respecta a los enfoques doctrinarios, se
pueden mencionar la concepción indicada y la concepción imperativa de la
planificación. Los enfoques teóricos multidisciplinarios que se utilizan en las
investigaciones diagnósticas constituyen, también, desarrollos que han enriquecido la
teoría de la planificación. La planificación indicativa es el enfoque utilizado por los
gobiernos democráticos. La planificación imperativa es la que estuvo aplicándose en
los países socialistas hasta 1989, año en que comienza la disolución de los dichos
regímenes en la ex Unión Soviética en los países socialistas de la Europa del Este.

Plantea así mismo, que la planificación militar es también un caso de


planificación obligante que no puede ser destacada o desobedecida so pena de
sanciones severas. Por su parte, en lo referente a enfoques metodológicos, hoy se
trabaja con metodologías normativas, estratégico-corporativas, estratégico-
situacionales y otras. Esta etapa del proceso administrativo, que es la planificación, se
ha convertido, a su vez, en un proceso complejo en que, según los diversos enfoques,
puede distinguir también, una secuencia lógica y cronológica de etapas, que se
integran y se retroalimentan.

1.1. Las Fases del Proceso de Planificación

Según Muñoz (1981), distingue las siguientes fases o momentos:

1. La diagnosis o diagnóstico
2. La prognosis o pronóstico
3. La formulación del plan.
4. La discusión y aprobación del plan.
5. La implementación y la ejecución del plan.
6. El control (de la ejecución) del plan.
7. La evaluación (de la ejecución) del plan.

3
La diagnosis o diagnóstico.

En planificación, el diagnóstico es la fase en que investiga un sistema en un


momento del tiempo (el presente) y en un período retrospectivo inmediato al
presente. Su propósito es identificar los problemas, deficiencias e insuficiencias del
sistema y la evolución de ellos en el tiempo, así como los factores determinantes o
causas de los problemas. La investigación diagnóstica en administración, se realiza a
través de “indicadores” que equivalen a los signos y síntomas de las enfermedades.
Los indicadores son, en sí, variables.

Considera Moyer (1989), que:

Dentro de ciertos rangos de variación los indicadores expresan


normalidad. Dentro de otros rangos indican problemas, anomalías,
deficiencias, entre otros. Un indicador puede ser el nivel de una
variable, la estructura de una variable, la dinámica de una variable o el
cruce de dos variables, Ejemplo: riegos diarios por cultivo, cantidad de
biofertilizante por cultivo, entre otros. Los “indicadores evitan las
apreciaciones subjetivas y hacen posible un conocimiento más objetivo
de las deficiencias o problemas y permiten que el sistema pueda ser
comparado en situaciones distintas en el tiempo, o comparado con otros
sistemas de igual naturaleza. (p. 213)

La prognosis o pronóstico.

Plantea Moyer (ibíd., p. 219), que es la fase en que se busca prever o anticipar
la evolución espontánea, futura probable del sistema y, en especial, de los problemas
detectados a través de los indicadores de la diagnosis. El objetivo de esta fase, es
saber si la evolución espontánea del sistema, llevará a que los problemas
permanezcan estacionarios, mejoren o empeoren. La prognosis permite clasificar los
problemas y establecer prioridades. Así, los que tendrán primera prioridad serán los
que además de su envergadura y consecuencia negativas-evidencien una tendencia a
empeorar.

4
El Diagnóstico y prognosis son fases de carácter predominantemente
científico-técnico.

La formulación del plan.

Según Izurreta (1997), en esta fase se dan 3 momentos muy importantes. El


primero, es el de la fijación o formulación de los objetivos y metas para que funcione
el sistema; el segundo, es el de la descripción de las actividades y tareas que se van a
realizar en el sistema para lograr los objetivos y metas, el tercero, es el de la
cuantificación de los recursos humanos, materiales y financieros que serán necesarios
para desarrollar las actividades y tareas y lograr los objetivos y metas.

Para el autor, objetivo es un resultado buscado. Meta es un objetivo que se


puede cuantificar y se cuantifica para un período de tiempo determinado (Ejemplo:
vacunar 5000 vacunos de 1 año, en un mes). La fuente de los objetivos y metas es
tanto, el diagnóstico como la teleología o finalidad del sistema. Los objetivos y
metas, en tanto resultados esperados, deben formularse o definirse con mucha
precisión y rigor porque después, en el control y evaluación del plan, deberán ser
comparados con los resultados reales y concretos. En la formulación de metas se
recurre muy a menudo a las variables que en el diagnóstico se usaron como
indicadores. En este caso, a esos indicadores se les fijan ciertos valores, mediante un
proceso iterativo y se transforman en metas a lograr, en plazos predeterminados.

Por su parte, en el plan, las actividades y tareas se organizan en calendarios y


cronogramas del tipo de las Cartas Gantt y los recursos financieros en presupuestos
de ingresos y gastos. La formulación del plan es una fase de naturaleza predominante
técnico – administrativa.

5
La discusión y aprobación.

Refiere Chiavenato (ob. cit.), que una vez formulado el plan, es necesario
presentarlo a la comunidad para su conocimiento, discusión y aprobación. Esta fase
tiene que darse como un análisis conjunto entre los autores del plan, la gerencia y la
comunidad, expresándose ésta última a través de sus representantes. Es la fase
política y administrativa de la planeación. Este plan puede ser aprobado con o sin
modificaciones. Más frecuentemente suele ser modificado en forma parcial, en esta
fase.

La implementación y ejecución del plan.

Es la fase en que se organizan los recursos, materiales y financieros,


necesarios para operar el plan aprobado y en la que éste comienza a ser ejecutado.

El control (de la ejecución) del plan.

Refiere Matus (2003), que es la fase en que se registran los resultados


parciales de la ejecución del plan, contrastando los resultados obtenidos en la realidad
con los que esperaba alcanzar. El propósito del control es fundamentalmente
correctivo. Se trata, si es necesario, de redefinir objetivos y metas, corregir defectos
de implementación para la ejecución de las actividades, introducir modificaciones en
las asignaciones de recursos, entre otras.

Los valores de los resultados pueden ser iguales a los valores de las metas, en
cuyo caso, la ejecución del plan ha sido exitosa. Los resultados pueden estar por
debajo de las metas, lo que amerita reajustes en los objetivos y metas.

6
La Evaluación (de la ejecución) del Plan.

Matus (ob. cit.), estima que es la fase complementaria del control en la que se
analizan e interpretan los resultados finales, el grado de logro de los objetivos y metas
y si estos no se cumplieron, se analizan las causas o factores que obstaculizaron ese
cumplimiento. Este análisis de las causas es indispensable para introducir cambios,
reformular objetivos, metas y actividades, para reasignar recursos y, en fin, para
repetir el proceso de la planificación. La participación de la comunidad en el Proceso
de la Planificación no es una etapa o fase.

Refiere el autor, que:

Es un proceso paralelo que debe iniciarse en la elaboración del


Diagnóstico y proseguir a lo largo de todas las restantes fases. Cada vez
se le asigna más importancia a este proceso. Su importancia es doble.
Por una parte, le confiere legitimidad a la planificación y a los planes
porque ya no son vistos como producto de un grupo tecnocrático que
impone un punto de vista. Por otra, le confiere un grado de factibilidad
y la vialidad mucho mayor para la ejecución, por que el plan se
considera como una propiedad del colectivo o de la comunidad que
contribuyó a plasmarlo. (p. 238)

Clasificación de los planes.

Para Castillo (1992), los planes se pueden clasificar según diversos criterios,
tales como el grado de cobertura, el alcance temporal, el carácter del horizonte
temporal, el grado de detalle de las actividades y calendarios de los planes, entre
otros.

De acuerdo con el grado de cobertura de planes se clasifican en:

a) Planes globales
b) Planes regionales
c) Planes sectoriales

7
d) Planes institucionales
e) Planes funcionales.

a. Los planes globales: se caracterizan porque cubren todos los sectores


económicos, sociales y culturales del país. Por lo general, están integrados por Planes
Regionales y por Planes Sectoriales. El IX Plan de la Nación, es en Venezuela, un
Plan global.
b. Los planes regionales: se caracterizan porque cubren todas las actividades
económicas, sociales y culturales de una región geoeconómica del país. El Plan
Estratégico para el desarrollo de la Región de los Andes o para el desarrollo del
Estado Cojedes son de planes regionales.
c. Los planes sectoriales: son los que cubren un área determinada o sector de
actividades económicas, sociales o culturales del país. Por ejemplo, el plan del sector
salud, el plan del sector educación, el plan del sector industria. el plan del sector
agropecuario, entre otros.
d. Los planes institucionales: son los que buscan el desarrollo de una
institución por ejemplo: una universidad, una industria, entre otros.
e. Los planes funcionales: son los que cubren un área de actividad específica
dentro de una institución. Ejemplo: plan para el desarrollo de la docencia, plan para el
desarrollo de la investigación, plan para el desarrollo de la extensión dentro de una
universidad, entre otros.

De acuerdo con el alcance temporal, los planes pueden ser:

a) Los planes anuales son de corto plazo, se denominan también planes


tácticos o planes operativos anuales. Los Planes Operativos Anuales constituyen la
base en que deben descansar los planes de mediano y largo plazo. Los planes de corto
plazo tienen una duración d 1 a 3 años.
b) Los Planes mediano plazo duran 4 a 6 años.
c) Los Planes de largo plazo duran 7 y más años.

8
Por lo general, los planes de mediano plazo y largo plazo son planes de
desarrollo y aún de transformación de un sistema. También suelen llamarse planes
estratégicos. El desarrollo de un sistema no puede darse en un año. Este concepto
incluye tres connotaciones en planificación. Estas son: (i) La ampliación cuantitativa
de las funciones y actividades del sistema; (ii) La diversificación de actividades, de
objetivos, entre otros, del sistema, y; (iii) El mejoramiento cualitativo del
funcionamiento del sistema.

De acuerdo con el carácter del horizonte temporal, los planes pueden ser:

a) Los planes de horizonte fijo: son planes, por lo general, de mediano plazo,
los que al ser ejecutados y evaluados, son sustituidos por otro plan, Ejemplo: al VIII
Plan de la Nación le sucede el IX Plan de la Nación, en Venezuela.
b) Los planes de horizonte movible: Son planes de mediano plazo a los cuales
todos los años se le agrega un nuevo año y un nuevo plan; en teoría pueden no
concluir nunca y es una manera de repetir o iterar el proceso.

De acuerdo con el grado de detalle de las actividades y calendarios, los planes


pueden ser:

a) Los planes maestros: describen con gran detalle las actividades y recursos
utilizados en el plan y los plazos-calendarios para cumplir los mismos.
b) Los planes de políticas: se caracterizan porque se describen de una manera
muy general de actividades y recursos utilizados en el plan, así como los plazos
calendarios. Son más flexibles y más fáciles o factibles de cumplir.

Estructuración de los planes.

Plantea Castillo (ob. cit.), que los planes, por lo general, son una concreción
más exacta de una política. La política podría describirse como el conjunto de las
directrices y orientaciones más generales que guían el funcionamiento del sistema. En

9
este sentido, la Política constituye un marco de referencia para la planificación y para
los planes de desarrollo. Por su parte, los planes se estructuran en programas y los
programas en proyectos específicos. El programa es un área de actividades de un
plan, que tiene objetivos, metas, actividades y recursos también específicos. El
proyecto: es un área de actividades dentro de un programa.

10
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Castillo, L. (1992). El PES. En síntesis. Revista de planificación estratégica. Caracas:


Editorial Fundación Altadir.

Chiavenato, I. (2000). Introducción a la teoría general de la administración. México:


Mc Graw Hill.

Izurreta, F. (1997). En qué consiste el proceso de planificación estratégica. Caracas:


UCV.

Koontz, O. (1972). Curso de administración moderna (3ª, Ed.). México: Mc Graw


Hill.

Matus, C. (2003). Política, planificación y gobierno. Caracas: Editores Miguel Ángel


García e Hijos.

Melinkoff, V. (1990). Los procesos administrativos. Caracas: Panapo.

Moyer, H. (1989). Planificación estratégica situacional. Maracaibo: LUZ.

Muñoz, L. (1981). Notas de planificación. Mérida: ULA.

11