Вы находитесь на странице: 1из 12

Trayectorias

ISSN: 2007-1205
trayectorias@uanl.mx
Universidad Autónoma de Nuevo León
México

VELLEDA CALDAS, NÁDIA; SACCO DOS ANJOS, FLÁVIO; AMARAL BEZERRA, ANTÔNIO JORGE
¿Envejeciendo en la pobreza?. Universalización de los derechos sociales en la agricultura familiar del
sur de Brasil
Trayectorias, vol. IX, núm. 25, septiembre-diciembre, 2007, pp. 78-88
Universidad Autónoma de Nuevo León
Monterrey, Nuevo León, México

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=60715120008

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
ÁMBITO

¿Envejeciendo en la pobreza?
Universalización de los derechos sociales en la agricultura
familiar del sur de Brasil

N ÁDIA V ELLEDA C ALDAS , F LÁVIO S ACCO DOS A NJOS


Y A NTÔNIO J ORGE A MARAL B EZERRA

E
n la actualidad existen suficientes estudios un cierto consenso en relación a la importancia de
sobre el ámbito rural y agrícola en Brasil y los cambios ocurridos en el sistema de seguridad
Latinoamérica. En la última década hay una social en el campo que, entre otras cosas, estableció
nueva agenda de investigación social que igualdad de tratamiento entre la población rural y
emerge como resultado de las demandas de la socie- urbana desde el punto de vista del valor de las pen-
dad y de la presión que sobre el Estado ejercen los siones y de los amparos en general. Los agricultores
grupos sociales organizados, tanto los que vertebran sólo tenían derecho a cobrar la mitad del salario mí-
los intereses agrarios y rurales (organizaciones pro- nimo nacional como pensión cuando cumplieran los
fesionales, sindicatos, cooperativas), como los que 65 años de edad, condición de la que estaban exclui-
actúan en los espacios urbanos (consumidores, eco- das las mujeres rurales.
logistas, etcétera.). En relación a lo anterior se ubi- Además de la equiparación entre urbanos y
can los trabajos de Campanhola y Graziano da Silva rurales, y de extender a las mujeres dicho derecho, el
(2000), Sacco dos Anjos (2003), Graziano da Silva, nuevo marco legal reduce la edad de jubilación (que
Balsadi y Grossi (1997) y Graziano da Silva et al. pasa a ser de 55 y 60 años para hombres y mujeres,
(2002), entre otros estudios. respectivamente). Con esas mudanzas se amplía no-
Este escenario tiene estrechos vínculos con el tablemente la cobertura y alcance del sistema, así
proceso de redemocratización del país, tras el largo como los gastos públicos tras el incremento en el
período de dictadura militar comprendido entre los número de jubilados y pensionistas. El envejecimiento
años 1964 y 1985. El período subsiguiente coincide poblacional no ha hecho otra cosa sino fomentar di-
no solamente con la distensión política, el surgimiento cha tendencia. Aunque una aplastante proporción de
de nuevos partidos y la vuelta de las elecciones gene- las pensiones no sobrepasa el salario mínimo nacio-
rales, sino también con un ciclo de debates y refor- nal, muchos analistas políticos se muestran contra-
mas que culminaron con la promulgación de la nue- rios a la conservación de un sistema que no requiere
va constitución brasileña. Transcurridos casi veinte tiempo de contribución para que los trabajadores del
años del surgimiento de la nueva carta magna –acu- campo se adjudiquen el derecho a cobrar una pen-
ñada Constitución Ciudadana– las opiniones se divi- sión. Tratamiento idéntico es ofrecido a los pescado-
den en cuanto a la profundidad de los avances que res artesanales y remanentes de comunidades tradi-
trajo consigo, así como al impacto que tuvo en la cionales de afrodescendientes (quilombolas) residentes
reducción de las desigualdades. Hay, sin embargo, en el campo, considerados en la legislación actual

78 TRAYECTORIAS AÑO IX, NÚM. 25 SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2007


ÁMBITO
¿Envejeciendo en la pobreza?

como “asegurados especiales” del sistema de pen- 964 mil empleos en el sector agropecuario brasileño,
siones. Es fundamental subrayar que el hecho de re- dato que demuestra la dimensión de las transforma-
cibir una pensión por jubilación no significa el cese ciones que el actual modelo de desarrollo rural con-
inmediato de actividades. Los agricultores y agricul- lleva en este comienzo de milenio. Precisamente es
toras siguen trabajando hasta que efectivamente ocu- una de las formas a través de las cuales es posible
rra el relevo en el ámbito de la explotación familiar. comprender lo que viene a llamarse emergencia de
Los que hacen la defensa de las actuales reglas nuevos actores sociales en el campo, fenómeno que
esgrimen importantes argumentos, como el hecho constata el creciente número de desempleados y ju-
de que se trata del rescate de una deuda histórica bilados, además de un amplio abanico de categorías
que el país tiene con la gente del campo y que la de trabajadores cuya reproducción social depende
nueva seguridad social, pasados tan solo diez años cada vez menos de la dinámica de la agricultura.
de las aludidas mudanzas, representa la más im- Dicho entendimiento es parte fundamental de
portante herramienta de distribución de la renta en la las conclusiones señaladas por el Proyecto Rurbano1:
historia republicana de Brasil. Como indican ciertos programa de pesquisas orientadas a examinar la exis-
estudios (Corrêa, 1995; França, 2000; Hoffmann, 1998; tencia de nuevas dinámicas que atraviesan los espa-
2003), la economía de pequeños y medianos munici- cios rurales brasileños desde el final de los ochenta.
pios y el reparto de la renta dependen esencialmente Entre otros aspectos es relevante el papel jugado por
del flujo de recursos de la seguridad social rural para las rentas y actividades ajenas a la agricultura
sostener la dinámica de las actividades económicas. (Campanhola y Graziano da Silva, 2000) no sola-
Otra cuestión que nos interesa subrayar para mente para la permanencia de la población rural, sino
los fines de este artículo es el hecho de que en el últi- sobre todo para mantener la viabilidad económica
mo decenio, tras la apertura comercial (globalización) de amplios sectores de la agricultura familiar.2
y el proceso de integración regional, con la creación Pero el elemento nuevo que aportan dichos
del Mercado Común del Cono Sur (Mercosur), des- estudios, y que suscita un interesante debate entre
cendieron en general las rentas agrícolas. Muchas los estudiosos, tiene que ver con el hecho de que en
explotaciones desaparecieron (Sacco dos Anjos, un contexto general en que se vieron reducidos los
2003) y se incrementó el número de desempleados apoyos a la agricultura –y eso fue particularmente
con la desaparición de muchos puestos de trabajo en decisivo en los años ochenta y noventa–, los recursos
el contexto de las grandes explotaciones agrogana- de la seguridad social (jubilaciones y pensiones) asu-
deras y, particularmente, las orientadas a la exporta- mieron el rol de financiar de modo indirecto la agri-
ción de commodities agrícolas (soja, algodón, naran- cultura. Es decir, ante el descenso de las rentas agra-
jo, carnes, etcétera). rias y de las amenazas a la reproducción social de la
En ese contexto se percibe que las pensiones unidad familiar, muchos productores utilizan sus
cobradas no solamente sirven para sostener a los
hombres y mujeres jubiladas, sino para garantizar la 1
Véase UNICAMP (2000).
2
supervivencia de otros miembros de la familia que En Brasil la agricultura familiar corresponde a explotaciones
agrarias de dimensiones reducidas en las que trabajan esencial-
se encuentran excluidos momentánea o permanen- mente el titular y familiares. Se distinguen de las explotaciones
temente del mercado de trabajo, o incluso de los jó- campesinas latinoamericanas por los vínculos estrechos que his-
venes que todavía no ingresan a la edad productiva. tóricamente mantienen con los mercados. En el sur de ese país
son mayormente conducidas por descendientes de inmigrantes
Estudios como el de Balsadi (2005) indican centroeuropeos (alemanes, italianos, polacos, franceses, etcéte-
que entre los años 1999 y 2003 han sido destruidos ra).

TRAYECTORIAS AÑO IX, NÚM. 25 SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2007 79


ÁMBITO
¿Envejeciendo en la pobreza?

pensiones no solamente para atender sus necesida- Interesa destacar que RGS posee el sector de
des personales y familiares, sino para solventar gas- agricultura familiar de mayor importancia en Brasil,
tos y deudas que contrajeron en el proceso de pro- no solamente por su relevancia cuantitativa (en tér-
ducción agropecuaria. Una de las conclusiones minos absolutos y relativos), sino por el peso econó-
principales de Delgado y Cardoso Jr. (2000) subra- mico y político que adquiere respecto a los demás
ya que las pensiones sirven como una especie de se- estados brasileños. La configuración de este impor-
guro agrícola en un contexto de precariedad e incer- tante sector productivo ha sido resultado de las pe-
tidumbre en los espacios rurales. culiaridades del proceso de colonización que tuvo
Con el fin de comprender dicha cuestión he- lugar en el siglo XIX con la llegada de inmigrantes
mos desarrollado el presente trabajo, cuyo objetivo procedentes de Europa (alemanes, italianos, polacos,
central es examinar si efectivamente dicha dinámica franceses y de otros países), que al instalarse como co-
es relevante desde la perspectiva de su incidencia en lonos en RGS dieron a este territorio un ethos singular
las explotaciones familiares del estado brasileño de (Gaiger, 1994; Sacco dos Anjos, 2001), basado en los
Rio Grande do Sul. rasgos típicos del campesinado centroeuropeo: prin-
El artículo se divide en cuatro apartados: en el cipalmente, su dinamismo y diversificación econó-
primero de ellos se presenta una breve descripción mica de las unidades familiares de producción.
del contexto empírico del estudio; el segundo expo- Los datos del cuadro 1 indican la existencia de
ne el marco metodológico de la investigación; el ter- 429 958 explotaciones agrarias en el estado de RGS,
cero discute el tema de la seguridad social y los vín- de las cuales 92.0% poseen un área inferior a 100
culos con la dinámica de la agricultura familiar; el hectáreas, si bien concentran escaso 32.0% de la su-
cuarto y último apartado reúne las conclusiones del perficie agrícola total. La misma fuente muestra que
estudio. Los datos confirman la hipótesis anterior- en los últimos veinticinco años se ha reducido el nú-
mente formulada de que efectivamente hay una pro- mero de explotaciones de menos de 100 hectáreas,
porción significativa de explotaciones donde los re- así como el área que ocupaban. Los grandes latifun-
cursos de jubilación y/o pensiones están cumpliendo dios (explotaciones con más de mil hectáreas) han
con otras funciones distintas a las que asignadas, en visto disminuir su participación, mientras que el gru-
especial para financiar indirectamente las activida- po intermedio (entre 200 y mil hectáreas) incrementó
des agrarias. en ese mismo periodo el número de explotaciones y
la superficie ocupada.
LA AGRICULTURA FAMILIAR La importancia económica de las pequeñas
EN EL ESTADO DE RIO GRANDE DO SUL explotaciones aparece destacada en los datos del cua-
dro 2. Las explotaciones agrarias con menos de 50
El estado de Rio Grande do Sul (RGS) es el más hectáreas producen 52.28% del valor total de la pro-
meridional de Brasil y su territorio equivale a aproxi- ducción agraria de RGS (61.51% de la producción
madamente 56% del área correspondiente a España. animal y 46.71% de la vegetal). La participación de
Al nornoroeste limita con Argentina, al sureste con las grandes explotaciones apenas crece en la ganade-
Uruguay. El último censo de población realizado en ría extensiva o la producción de cereales (arroz y tri-
el año 2000 (IBGE, 2001) registró una población to- go), pese a que el cultivo de soja se desarrolla tanto
tal de 10.18 millones de habitantes, y esa misma fuen- en pequeñas como en explotaciones de grandes di-
te indica que tan sólo 18.3% de los habitantes de ese mensiones. Según la metodología adoptada por FAO–
estado residían en el ámbito rural. INCRA, basada en los datos del último censo agrope-

80 TRAYECTORIAS AÑO IX, NÚM. 25 SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2007


ÁMBITO
¿Envejeciendo en la pobreza?

CUADRO 1 Sin embargo, desde


hace años se asiste a trans-
EVOLUCIÓN DEL NÚMERO DE EXPLOTACIONES, ÁREA OCUPADA Y
PARTICIPACIÓN PORCENTUAL (PP) SEGÚN SUPERFICIE, ENTRE LOS AÑOS 1970 formaciones decisivas en la
Y 1995 EN RGS. agricultura brasileña y, par-
ticularmente, en los estados
1~PHURGH 1~PHURGH([SORWDFLRQHV  ÉUHD2FXSDGD  del sur, como consecuencia
KHFWiUHDV   33  33  33  33
de la profundización del
0HQRVGH          modelo agroexportador y
DPHQRVGH        
DPHQRVGHPLO          de otros factores asociados
0iVGHPLO          al mismo. Desde mediados
6LQGHFODUDFLyQ          de los años ochenta, como
7RWDO         
señala Belik (1997), se ins-
Fuente: elaboración propia a partir de los datos de IBGE (1998). taura en Brasil un nuevo
patrón de intervención es-
cuario (1996), y que tiene en cuenta fundamental- tatal, modelo que implicó, entre otras cosas, la regu-
mente el tamaño de la propiedad y la importancia de lación de los precios agrícolas por parte de los mer-
la fuerza de trabajo en los procesos productivos: cados y una pronunciada retirada de los mecanismos
91.8% de las casi 430 mil explotaciones identifica- de protección estatal en un contexto de creciente
das en RGS son consideradas “familiares” (394 mil) apertura comercial y de liberalización de las impor-
que ocupan 40.9% de la superficie agrícola disponi- taciones de productos agrícolas. El resultado con-
ble, destacándose en ese sector actividades como la creto e inmediato de ese nuevo modelo de interven-
producción de leche, ganado porcino, avicultura, ta- ción fue una sensible disminución del área ocupada
baco, frutales de clima templado e incluso la soja. en los grandes cultivos (especialmente arroz, maíz,
trigo y algodón), un descenso de las rentas agrarias y
una pronunciada desactivación de las explotaciones
agrarias.
La apertura comercial y los sucesivos acuer-
CUADRO 2
dos multilaterales no han expuesto al sector produc-
PROPORCIÓN DEL VALOR TOTAL DE LA tivo brasileño a la competencia internacional. Para-
PRODUCCIÓN AGRARIA (ANIMAL Y VEGETAL) EN dójicamente, el descenso del área cultivada, y ello ha
EL ESTADO DE RGS SEGÚN TIPOS DE
EXPLOTACIONES EN EL AÑO AGRÍCOLA 1995/
sido particularmente decisivo en los estados del sur
1996 de Brasil, ha coincidido con el incremento de la pro-
ducción agraria, especialmente desde el punto de vista
7DPDxRGHODH[SORWDFLyQ  3RUFHQWXDOGHOYDORUGHODSURGXFFLyQ 
HQKHFWiUHDV 7RWDO7RWDO
  $QLPDO
$QLPDO   9HJHWDO
9HJHWDO   de los llamados cultivos dinámicos (destinados a la
0HQRVGH     exportación o sustitución de importaciones). Se
DPHQRVGH    instaura definitivamente el llamado proceso de profe-
DPHQRVGH   
sionalización en la agricultura, con lo cual crece la
DPHQRVGHPLO   
0LODPHQRVGHPLO     presión por alcanzar aumentos constantes de pro-
0iVGHPLO     ductividad sin que ello implique una elevación de las
7RWDO    
rentas, ocurriendo más bien lo contrario. La situa-
Fuente: elaboración propia a partir de los datos de IBGE (1998). ción actual repercute en el sentido de profundizar

TRAYECTORIAS AÑO IX, NÚM. 25 SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2007 81


ÁMBITO
¿Envejeciendo en la pobreza?

dicha dinámica productivista, especialmente como contexto en el que se desarrolla la dinámica de las
consecuencia de la reciente sobre-valorización de la explotaciones familiares nos parecieron fecundas las
moneda nacional (el Real), que provoca pérdidas de tesis del economista ruso Chayanov:
competitividad de las exportaciones brasileñas en los
mercados internacionales y un descenso drástico de La familia campesina trata de cubrir sus necesidades de la
las rentas agrarias. Dicho escenario refuerza consi- manera más fácil y, por lo tanto, pondera los medios efec-
derablemente el protagonismo de las rentas no agrí- tivos de producción y cualquier otro objeto al cual puede
colas como sostén principal de las pequeñas explo- aplicarse su fuerza de trabajo, y la distribuye de manera
taciones, en especial las que se muestran incapaces tal que puedan aprovecharse todas las oportunidades que
de hacer frente a los efectos de la globalización y de brindan una remuneración más elevada. De esta manera,
la apertura comercial. es frecuente que, al buscar la retribución más alta por uni-
dad doméstica de trabajo, la familia deje sin utilizar la tie-
EL MARCO METODOLÓGICO rra y los medios de producción de que dispone si otras
DE LA INVESTIGACIÓN formas de trabajo le proporcionan condiciones más ven-
tajosas (Chayanov, 1974: 120).
Por agricultura familiar se entiende un tipo de explo-
tación que constituye una unidad de producción Desde nuestro punto de vista, el hecho de co-
agraria, de residencia y de consumo. Se trata de un brar una pensión no subvierte los mecanismos que
colectivo que no comparte solamente procesos de sostienen la dinámica de la agricultura familiar
producción y lazos de parentesco, sino valores y ac- enunciada por Chayanov, sino que hace más fácil lo-
titudes. Las decisiones que la familia adopta y los grar el equilibrio entre las demandas de la familia y las
recursos que maneja, no dependen únicamente del oportunidades que ofrece el contexto socioeconómico.
titular de la explotación, sino del conjunto de sus El estudio se inició en 2002 y se concluye en
miembros, para asegurar su propia reproducción 2004, desarrollándose bajo el aporte financiero de la
social en el corto y largo plazo. principal agencia de investigación científica de Bra-
El objetivo central del proyecto radica en en- sil (CNPq3). El análisis de las explotaciones familia-
tender cómo las familias se ajustan a los cambios en res de Rio Grande do Sul podía llevarse a cabo en
diferentes regiones de Rio Grande do Sul, por lo cual base a una muestra al azar en todo el estado. Sin
se puso especial interés en el análisis de la dinámica embargo, optamos por privilegiar regiones en donde
de la agricultura familiar en el marco de las fuerzas la forma familiar de producción es absolutamente
económicas, sociales, políticas y culturales que la afec- dominante. Elegimos cuatro zonas de estudio: el sur,
tan y, por otra parte, en comprender cómo reaccio- nordeste, noroeste y norte, incluyendo un municipio
nan las familias en respuesta a condiciones y opor- representativo en cada una de ellas. La fase explora-
tunidades del entorno exterior. Conviene precisar que toria de la investigación había indicado el número y
este artículo se circunscribe al tema de las pensiones ubicación de las explotaciones familiares en cada una
cobradas por agricultores y agricultoras, consideran- de las localidades. A partir de esta información esta-
do el proceso de universalización de dicha política blecimos una estrategia metodológica en la que 10%
pública llevado a cabo en Brasil en el último decenio de las explotaciones existentes en cada comunidad
y que a continuación vamos a exponer. fueron seleccionadas, siguiendo un intervalo de in-
Acudimos a diversos planteamientos teóricos
en torno al tema, pero como soporte para evaluar el 3
Conselho Nacional de Pesquisa e Desenvolvimento Tecnológico.

82 TRAYECTORIAS AÑO IX, NÚM. 25 SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2007


ÁMBITO
¿Envejeciendo en la pobreza?

terpolación previamente definido. En resumen, di- blación brasileña total. Aunque la situación social es
cho procedimiento constituye la modalidad de mues- más precaria en los espacios rurales desde la pers-
treo sistemático por comunidad. Se trataba de selec- pectiva de los servicios sociales, el proceso de enve-
cionar una muestra que recogiera el amplio espectro jecimiento es incluso más intenso que en el ámbito
de situaciones en las que se desenvuelve la agricultu- urbano a raíz de muchos factores como son el des-
ra familiar en el Brasil meridional. censo en las tasas de fecundidad y el incremento en
Las cuatro zonas de estudio suman alrededor la esperanza de vida de la población. Estudios re-
de 2 500 explotaciones. De este universo obtuvimos cientes (Sacco dos Anjos y Caldas, 2003) indican
una muestra de 238 fundos familiares que fueron que en el estado de Río Grande do Sul la proporción
sometidos a la aplicación de un cuestionario de pre- de personas con más de 65 años pasó de 4.59% a
guntas cerradas, cuyas informaciones han sido in- 6.86% entre los años 1991 y 2000. Sin embargo, en
cluidas en un banco de datos (SPSS). El diseño me- el medio rural dicho incremento fue mayor, pasando
todológico estaba dirigido a recoger la información de 4.80% a 8.67%. Esos datos son importantes para
acerca de las motivaciones de los agricultores en re- avanzar en lo que se expone a continuación.
lación al futuro, y la situación actual de la agricultu- La nueva constitución consagró el principio de
ra y de su propia familia; para ello hicimos uso de la universalización de la seguridad social desde la
metodología cualitativa mediante la realización de perspectiva de las personas que trabajan en las acti-
entrevistas en profundidad con titulares de explota- vidades agrarias en Brasil. Desde entonces creció
ciones y con los familiares. notablemente el número de jubilados y pensionistas,
En el estudio se han confrontado las explota- sobre todo en Rio Grande do Sul. Asimismo, se in-
ciones que cuentan con jubilados y pensionistas de crementa el volumen de los recursos de la seguridad
la seguridad social con las que no cuentan con esas social hasta el punto que la dinámica de las activida-
personas en su seno. En ese sentido nos interesaba des comerciales y productivas, particularmente en el
saber: cuál es el destino esencial de los recursos oriun- ámbito de las pequeñas localidades, es actualmente
dos de las pensiones por parte de agricultores y agri- dependiente del ritmo dictado por esa clase de trans-
cultoras; qué actividades agrarias son financiadas a ferencia estatal. Algunos datos son suficientes para
través de los recursos de la seguridad social; cuáles ilustrar ese cuadro. La seguridad social, según infor-
han sido los cambios en la situación de la familia y ma França (2000: XI), es responsable de 50% del
de los individuos tras la implantación del proceso de gasto social en Brasil. Actualmente existen en este
universalización de la seguridad social. Antes de res- país 5 507 municipios: en 3 359 de ellos (60.97%) el
ponder a estos interrogantes es necesario examinar al- volumen de los recursos de la seguridad social es
gunos aspectos generales acerca de la importancia de superior al Fondo de Participación de los Munici-
esa política pública en el estado de Rio Grande do Sul. pios, una de las principales fuentes presupuestarias
que sostienen la economía de las pequeñas localida-
LA SEGURIDAD SOCIAL des. En el estado de Río Grande do Sul esa situación
Y SU IMPORTANCIA ocurre en 279 de los 467 municipios existentes o
aproximadamente 59.7% (França, 2000: 166).
Datos recientes de los censos de población indican Por otra parte, los datos del cuadro 3 indican
que el número de personas mayores de 65 años se ha que jubilados y pensionistas rurales representan el
duplicado en los últimos cincuenta años: aproxima- colectivo que más creció en los años noventa, co-
damente 16 millones de personas o 9.3% de la po- rrespondiendo a tasas de incremento anual equiva-

TRAYECTORIAS AÑO IX, NÚM. 25 SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2007 83


ÁMBITO
¿Envejeciendo en la pobreza?

lentes a 5.1% y 2.8% respectivamente, en los dos Es relevante que bajo el reiterado descenso de
períodos subrayados (1992-1999 y 1996-1999). Lla- las rentas agrarias y de otros factores que afectaron
ma la atención el incremento de la población no ocu- considerablemente el espacio de la producción fa-
pada, por encima del aumento de la población total. miliar en la agricultura brasileña, en 26.4% de las
La misma fuente indica que del total de jubilados y explotaciones investigadas el valor de las pensiones
pensionistas de Rio Grande do Sul (1 044 millones), sobrepasa al de las rentas agrícolas.
aproximadamente 83.5% son urbanos y 16.5% son El dato es sumamente importante si se consi-
rurales. dera que la casi totalidad de las pensiones cobradas
Hay sobradas razones que nos permiten pen- por los trabajadores rurales (titulares y ayudas fami-
sar que el incremento de los parados tiene estrechos liares) no supera el sueldo básico interprofesional
vínculos con el incremento de jubilados y pensionis- (equivalente a aproximadamente 140 dólares men-
tas dado que en muchos de los casos son ellos los suales.)4 No es que las pensiones sean altas, sino que
que sostienen a miembros de la familia en situación las rentas agrícolas son actualmente bajas, como re-
de paro o de dificultades para insertarse en el mer- sultado del desplome, en el último decenio, del nivel
cado de trabajo. de los ingresos a consecuencia de la “perversa” co-
incidencia entre el incremento de los costes de pro-
LA SEGURIDAD SOCIAL Y DESTINO ducción y la reducción del precio de los productos
DE LAS PENSIONES: agrícolas en los mercados nacionales y extranjeros.
¿ENVEJECIENDO EN LA POBREZA? El presente estudio coincide con otros traba-
jos, realizados en Brasil y que analizan los cambios
La importancia y alcance de la seguridad social en el en el sistema de pensiones rurales desde que se im-
campo brasileño puede ser constatada en el hecho de plantó el proceso de universalización, que apuntan
que en 62.2% de 238 explotaciones investigadas en- hacia el creciente nivel de protagonismo de esos re-
contramos la presencia de jubilados y/o pensionistas. cursos en garantizar la reproducción social de las fa-
milias. Para Schwartzer (2000: 72) esa clase de trans-
ferencia estatal es fundamental para
CUADRO 3 combatir la pobreza rural, mientras
que para Kreter y Bacha (2006:
EVOLUCIÓN DE LA POBLACIÓN TOTAL DE JUBILADOS Y PENSIONISTAS 499) la nueva seguridad social re-
URBANOS Y RURALES EN EL ESTADO DE RIO GRANDE DO SUL, BRASIL. dujo la desigualdad en el campo; su
'DWRVUHODWLYRV 7DVDGHLQFUHPHQWR 
DO(VWDGRGH        DODxR  estudio demuestra que en muchos
5*6   E casos los ancianos dejaron de ser
3REODFLyQWRWDO            
dependientes para convertirse en
3REODFLyQ7RWDO
          
QRRFXSDGD  sostén esencial de la renta familiar.
-XELODGRV\ Los datos del cuadro 4 ratifi-
SHQVLRQLVWDV          
XUEDQRV  can dicha afirmación si tenemos en
-XELODGRV\
SHQVLRQLVWDV          
cuenta que en 63.5% de las explo-
UXUDOHV  taciones investigadas las pensiones
7RWDOGH
MXELODGRV\           rurales son responsables de aproxi-
SHQVLRQLVWDV 

(***); (**); indican respectivamente significación al nivel de 5%, 10% y 20%.


4
Fuente: estadísticas especiales a partir de IBGE (2000). Dólares norteamericanos.

84 TRAYECTORIAS AÑO IX, NÚM. 25 SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2007


ÁMBITO
¿Envejeciendo en la pobreza?

madamente 1/3 de la renta total de los hogares, mien- Nosotros somos muy cabezotas... Sólo así se puede plan-
tras que en 16.2% de los casos la participación de las tar y vivir… Yo tenía un dinerito guardado [de mi pen-
pensiones está entre 33% y 50% del ingreso econó- sión]… Me gasté un poco en mejorar la plantación, la mía
mico familiar. Pero resulta igualmente importante y de mi hijo… Compré un poco de cal y fertilizante. No
saber que en 20.3% de los hogares donde viven jubi- ha sido mucho lo que conseguimos producir. El fertili-
lados y pensionistas la participación de esos mismos zante es caro y nuestro producto vale muy poco… Las
recursos asciende a más de 50% de la renta total. semillas, ya las tenía, no fue preciso comprar… Es que
Pero para efectos del presente estudio interesa tenemos que seguir… Pero mucha gente ya desistió (agri-
saber si los agricultores y agricultoras que cobran cultor, 69 años).
una pensión la utilizan exclusivamente para atender
sus necesidades personales; y si hay elementos que Aunque la universalización de la seguridad
permitan afirmar que estos mismos recursos están social ha sido decisiva para la reducción de las des-
igualdades, las carencias y problemas asociados a la
CUADRO 4 pobreza son considerables en el medio rural brasile-
ño. Los últimos censos de población indican proble-
DISTRIBUCIÓN DE LAS FAMILIAS ENTREVISTADAS mas como desempleo, analfabetismo, carencia genera-
SEGÚN INTERVALOS DE PARTICIPACIÓN
PORCENTUAL DE LOS RECURSOS DE LA lizada de servicios básicos y descenso generalizado en
SEGURIDAD SOCIAL EN LA RENTA FAMILIAR TOTAL los niveles de empleo agrícola en todas las regiones.
Preguntamos a los agricultores si veían pers-
3DUWLFLSDFLyQGHORVUHFXUVRVGHOD pectivas en la agricultura y si había futuro para su
1žGHIDPLOLDV  3RUFHQWXDO 
VHJXULGDGVRFLDOHQODUHQWDWRWDO 
+DVWD  
familia en el ejercicio de esa actividad. Los datos del
(QWUH\   
cuadro 6 indican que en los predios en que no hay
0iVGH    jubilados o pensionistas es donde prevalece una opi-
7RWDO    nión más negativa o escéptica con relación al futuro.
Los predios que cuentan con la presencia de
Fuente: UNICAMP (2000).
jubilados o pensionistas suelen estar en una situa-
siendo utilizados para financiar actividades agrarias ción más estable desde el punto de vista del ciclo vi-
en la propia explotación. tal debido a que disponen de un aporte de recursos
Los datos del cuadro 5 responden a estas inte- regular a través de esa política pública, comparado
rrogantes desde la perspectiva de los cuatro munici- con las incertidumbres que hoy atraviesa la agricul-
pios analizados. Entre las 238 explotaciones investi- tura. La seguridad social se impone como instrumen-
gadas la utilización de las pensiones en la agricultura to de combate al éxodo rural. Hay el reconocimiento
alcanzó casi 53%; con un mínimo de 40% en Tres de ese cuadro por los propios jubilados, pero sobre
Palmeiras, hasta un máximo de 66% en Veranópolis. todo por el conjunto de agricultores, incluyendo los
Hay importantes testimonios que nos brinda- que en un futuro más o menos próximo esperan con-
ron los entrevistados para confirmar las premisas de tar con esa política pública, como revela el argumen-
que partimos en la realización de este estudio. Sobre to de uno de los titulares de explotación al que entre-
ese aspecto uno de los entrevistados explica que a- vistamos sobre la importancia de las pensiones:
demás de hacer frente a sus propios gastos, el dinero
de la pensión ha sido utilizado para financiar la com- Hay mucha gente que depende de eso... Mire usted: si no
pra de insumos para la plantación de su hijo: fuera por las pensiones, muchos de los viejos que ahí es-

TRAYECTORIAS AÑO IX, NÚM. 25 SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2007 85


ÁMBITO
¿Envejeciendo en la pobreza?

CUADRO 5 tas son valorados por sus familia-


PORCENTUAL DE LAS EXPLOTACIONES QUE UTILIZAN LAS PENSIONES res y por los demás actores socia-
PARA FINANCIAR LAS ACTIVIDADES AGRARIAS. les (comerciantes, políticos, funcio-
0XQLFLSLR  narios públicos, etcétera.) a raíz de
 0RUUR 6DOYDGRUGDV 7UrV
9 HUDQySROLV  su privilegiada condición socioeco-
5HGRQGR  0LVV}HV  3DOPHLUDV 
3RUFHQWXDOGHH[SORWDFLRQHVHQODVTXH nómica que les hizo pasar, en mu-
KXERHOXVRHIHFWLYRGHOD V SHQVLyQ HV      chos de los casos, de una situación
SDUDILQDQFLDUODVDFWLYLGDGHVDJUDULDV 
de “dependencia a la de proveedo-
Fuente: UNICAMP (2000). res” (Brumer, 2002: 73), condición
que reiteradamente no sólo permi-
tán ya se habrían marchado de la zona... [Tché]…Pienso te hacer frente a gastos personales, sino incluso asu-
que es muy difícil haber agricultores sin una ayuda pá mir una proporción creciente de los gastos relativos
empezar cualquier cosa… (agricultor, 47 años). a la producción agrícola propiamente dicha.
Otro aspecto central tiene que ver con la impor-
En el Brasil rural, a pesar del aumento de las tancia de la nueva seguridad social en el rescate de la
familias nucleares, todavía se mantiene una estruc- autoestima de los ancianos, para quienes no solamente
tura familiar extensa en muchas zonas. Algunos es- ha cambiado el modo como la sociedad los valora, sino
tudios (Albuquerque et al., 2006) constataron situa- sobre todo en relación a su papel en el hogar. En las
ciones en las que hubo importantes cambios respecto palabras de dos de los ancianos entrevistados se pre-
al modo como los ancianos son tratados por sus fa- sentan esos elementos de una forma bastante clara:
miliares tras los cambios en el valor de las pensiones
que indicamos anteriormente. En las zonas más de- Ahora se habla de tercera edad, la gente se encuentra y se
primidas del norte y nordeste brasileño hay trabajos divierte, no es más aquella tercera edad que espera la
que describen situaciones en las que los familiares muerte… Ellos se están organizando y es algo muy boni-
disputan entre sí el derecho de cuidar a los ancianos to la organización de los ancianos… Incluso en el Parla-
mientras sigan viviendo. Cambios decisivos han sido mento, en Brasilia, la gente ya no nos llama tercera edad,
detectados en el modo como jubilados y pensionis- sino mejor edad, para cambiar aquella idea. (agricultora,
75 años).
Antes ellos no me dejaban hacer nada...
CUADRO 6 Tenían miedo de que me enfermase y hu-
DISTRIBUCIÓN DE LOS PREDIOS ENTREVISTADOS CON Y SIN JUBILADOS biese que tomar medicinas… Ahora, con
O PENSIONISTAS DE LA SEGURIDAD SOCIAL SEGÚN SU OPINIÓN SOBRE mi dinerito, ah… no hago más como ante-
PERSPECTIVAS DEL FUTURO EN LA AGRICULTURA. riormente, pero ayudo en las tareas… Or-
¢+D\ SHUVSHFWLYDV HQ &RQMXELODGRVSHQVLRQLVWDV  6LQMXELODGRVSHQVLRQLVWDV 
deño unas vacas, alimento las aves y traba-
ODDJULFXOWXUD"  1ž  1ž  jo en el huerto… Me siento gente de nue-
vo… (agricultor, 68 años).
6t     
1R     
1RVXSRUHVSRQGHU     
CONCLUSIONES
7RWDO     
Los datos de este estudio coinci-
Fuente: UNICAMP (2000). den con otros trabajos desarrolla-

86 TRAYECTORIAS AÑO IX, NÚM. 25 SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2007


ÁMBITO
¿Envejeciendo en la pobreza?

dos en Brasil y que apuntan hacia el reconocimiento BIBLIOGRAFÍA


de que la universalización de la seguridad social debe
ser considerada actualmente como la más poderosa Albuquerque, Francisco José B., Alexandre Lobo Lucena y Jorge
da Silva Raymundo (1999), “Análise das repercussões
herramienta de redistribución de la riqueza en la his- psicossociais decorrentes da concessão de benefícios rurais”,
toria republicana de este país. Aunque el valor de las en Psicologia: Reflexão e Crítica, vol.12, núm. 2, , pp.503-
pensiones es muy bajo, no cabe duda de que su im- 519, Porto Alegre.
Balsadi, Otavio Valentim (2005), “Comportamento das ocupações
portancia es fundamental bajo un contexto de crisis na agropecuária brasileira no período 1999-2003”, en
agrícola. Informações Econômicas, vol. 35, núm.9, septiembre, pp. 38-
En este trabajo resulta claro que la pobreza en 49, São Paulo.
Belik, Walter (1997), “Changing patterns of State intervention in
la que viven ancianos y ancianas ha sido considera- the Brazilian agro-industrial complex”, en Sociologia Ruralis,
blemente reducida por medio de los avances intro- vol. 37, núm. 3, diciembre, pp. 405-424, Netherlands.
Brumer, Anita (2002), “Previdência social rural e gênero”, en So-
ducidos en la seguridad social que permiten a las
ciologías, núm.7, pp. 50-81.
personas que hayan completado la edad mínima de Chayanov, Alexander V. (1974), La organización de la unidad econó-
jubilación (55 y 60 años para mujeres y hombres mica campesina. 1a. ed., Buenos Aires: Nueva Visión.
Campanhola, Clayton y José Graziano da Silva (Eds.) (2000), O
rurales respectivamente) acceder al sistema, compro- novo rural brasileiro: uma análise estadual (Sul, Sudeste, Cen-
bando mínimamente el tiempo de trabajo en la pro- tro-Oeste), vol. 4, Jaguariúna: EMBRAPA Meio Ambiente.
ducción agraria. Corrêa, Angela Maria y Jorge Cassavia (1995), Distribuição de
rendimentos e pobreza na agricultura brasileira 1981-1990,
Nuestros datos revelan que el colectivo de ju- Piracicaba, tese de doutoramento ESALQ-USP, São Paulo.
bilados sigue creciendo en las zonas rurales de la re- Delgado, Guilherme C. y José Celso Cardoso Jr. (2000), Universa-
gión sur de Brasil y todo parece apuntar en el senti- lização de direitos sociais no Brasil: a previdência rural nos
anos 90, Brasília: IPEA.
do de que la expectativa de cobrar una pensión en el França, Álvaro Sólon de ( 2000), Previdência social e a economia dos
futuro contribuye decisivamente para fijar la pobla- municípios, 2a. ed. Brasília: ANFIP.
ción en las áreas rurales. Gaiger, Luiz Inácio (1994), “A práxis coletiva dos sem-terra rumo
a unidade ou a heterogeneidade cultural?”, en Cadernos de
Las rentas agrícolas entre los hogares que cuen- Sociologia, núm. 6, pp. 177-203, Porto Alegre: IFCH/
tan y los que no cuentan con jubilados y pensionis- UFRGS.
tas en su interior, no difieren de forma acentuada. Graziano da Silva, José, Otavio Valentim Balsadi y Mauro Eduardo
del Grossi (1997), “O emprego rural e a mercantilização
No obstante, las rentas totales son considerablemen- do espaço agrário”, en São Paulo em Perspectiva, vol.11, núm.
te más altas en los hogares donde hay jubilados y 2, abril-junio, pp. 50-64, São Paulo: Fundação SEADE.
Graziano da Silva, José, Mauro Eduardo del Grossi y Clayton
todo parece apuntar hacia el entendimiento de que
Campanhola (2002), “O que há de realmente novo no ru-
en donde hay la presencia de estas personas, la re- ral brasileiro”, en Cadernos de Ciências e Tecnologia, vol. 19,
producción social se muestra como menos amena- núm. enero-abril, pp. 37-67, Brasília: EMBRAPA.
Hoffmann, Rodolfo (1998), Distribuição de renda: medidas de
zada, si se compara con familias que tienen que bus- desigualdade e pobreza, São Paulo: Edusp.
car otros rubros para sacar adelante la supervivencia ______ (2003), “Aposentadorias e pensões e a desigualdade de
de sus miembros. distribuição da renda no Brasil”, en Econômica, vol. 5, núm.1,
pp. 135-144, Rio de Janeiro: UFF.
El uso de las pensiones para financiar las acti- Instituto Brasileiro de Geografia e Estatística (IBGE) (1998), Censo
vidades agrarias ha sido detectado en las cuatro áreas agropecuario 1995/1996, núm. 22, Río de Janeiro: IBGE.
de estudio en una proporción que alcanza entre 40 y ______ (2000), Encuestas de población activa, Río de Janeiro: IBGE
______ (2001), Censo demográfico 2000, Río de Janeiro: IBGE
60 por ciento de los casos. Se ha visto confirmado el Kreter, Ana Cecilia y Carlos José Caetano Bacha (2006), “Avaliação
planteamiento esencial que orientó la investigación, así da eqüidade da Previdência no meio rural do Brasil”, en
como la importancia de la seguridad social en mitigar Revista de Economia e Sociologia Rural, vol. 44, núm. 3, ju-
lio-septiembre, pp. 467-502.
las desigualdades en el medio rural de RGS, Brasil. Sacco dos Anjos, Flavio (2001), “Agricultura familiar, pluriactividad

TRAYECTORIAS AÑO IX, NÚM. 25 SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2007 87


ÁMBITO
¿Envejeciendo en la pobreza?

y desarrollo rural en el sur de Brasil”, en Revista Internacio- Schwarzer, Helmut (2000), “Previdência rural e combate à pobre-
nal de Sociología, vol. 8, núm. enero-abril, pp. 173-205, Es- za no Brasil – Resultados de um estudo de caso no Pará”,
paña. en Estudos Sociedade e Agricultura, núm. 14, abril, pp.72-
_____ (2003), Agricultura familiar, pluriatividade e desenvolvimento 102.
rural no Sul do Brasil, Pelotas: EGUFPEL. Universidade Estadual de Campinas (UNICAMP) (2000), Projeto
Sacco dos Anjos, Flavio y Nádia Velleda Caldas (2003), “Cambios Rurbano, Sao Paulo: UNICAMP. Instituto de Economía,
demográficos en el Brasil meridional: la masculinización, el en: http://www.eco.unicamp.br/nea/rurbano/divulg/
envejecimiento y la desagrarización de la población rural”, novorural.html
en Perspectivas Sociales - Social Perspectives, vol. 5, num. 2, Recibido: diciembre de 2006
otoño/Fall, pp. 71-111, México. Aceptado: mayo de 2007

88 TRAYECTORIAS AÑO IX, NÚM. 25 SEPTIEMBRE-DICIEMBRE 2007