Вы находитесь на странице: 1из 8

I-.

PRIMERA UNIDAD:
ESPIRITUALIDAD DEL MINISTRO EXTRAORDINARIO DE LA COMUNIÓN

I-. ORÍGENES DEL MINISTERIO EXTRAORDINARIO DE LA COMUNIÓN:

Para comprender donde se encuentra el origen del ministerio extraordinario de la comunión es necesario
remontarnos en el tiempo a la noche de la Última Cena, en Donde el Señor Jesús nos dejó su gran testamento y herencia
a través de muchos signos, gestos y palabras, en los cuales se encierra todo el Misterio de la Redención. Para Tales
efectos, nos introduciremos en la escena que tan bellamente nos narra la Sagrada Escritura.

1-. ¿Por qué Jesús con sus Discípulos celebraron la Última Cena?

Muchos siglos antes de que Jesús naciera, el pueblo de Israel vivió como esclavo en Egipto. Dios escuchando el
clamor de su Pueblo Elegido suscitó de en medio de ellos a un hombre, llamado Moisés. Este hombre elegido por Dios
tuvo la misión de liberar a su pueblo. Dios en prueba de su amistad le reveló su nombre: mi nombre es YAVÉ (Yo Soy el
que soy). Cumpliendo fielmente todo lo que Dios le mandaba, hizo pidió que las familias ofrecieran en sacrificio a un
cordero. Este debía ser macho, de un año de edad, sin manchas en su piel ni defectos en su cuerpo. El cordero debía
ser desangrado, sin quebrar sus huesos. Su carne debía ser asada y comida por la familia. Si la familia era pequeña, debía
unirse a otra familia y comerlo. No debía quedar nada para el día siguiente. Su sangre debía ser puesta en una fuente y
con ella marcar las puertas de las casas de los Israelitas para que el Ángel del Señor los distinguiera de entre los egipcios.
Luego de esto, YAVË, envió sobre Egipto diez plagas: Sangre, ranas, mosquitos, bestias salvajes, peste, sarna, granizos,
langostas, oscuridad, muerte del primogénito (Primer hijo varón) de los egipcios, desde los animales hasta el faraón.
Después de esto, El faraón permitió que los israelitas salieran del país y ellos tuvieron que salir rápidamente esa misma
noche. Con la premura del tiempo, las mujeres tomaron la masa con que estaban haciendo pan y se la llevaron sin haberle
agregado levadura. Al poco andar, el faraón se arrepintió y salió en su persecución. Moisés por mandato del Señor, con
su bastón hizo que el Mar Rojo se abriera en dos, dejando un pasillo para que el pueblo pudiera cruzar a la otra orilla.
Una vez cruzado el mar, el agua volvió a su normalidad ahogando al ejercito egipcio.

Esa noche, es llamada PASCUA, que significa PASO. Y desde ese momento, todos los años el Pueblo de Israel, celebraba
este acontecimiento dando gracias a Dios por haberlos liberado, comiendo Cordero, pan sin levadura, hierbas amargas y
otras cosas. Jesús era judío y por tanto también celebraba la PASCUA.

La ÚLTIMA CENA era la Cena de PASCUA

2-. ¿Qué signos hizo Jesús esa noche?

2.1-. Consagró por primera vez el pan y el vino, transformándolos en su Cuerpo y en su Sangre. Con esto Él se puso el en
lugar del antiguo Cordero que se ofrecía pasando a ser ahora Jesús el Verdadero Cordero. Con esto comenzó una Alianza
Nueva y Eterna.

2.2-. Ordenó a los primeros sacerdotes: Jesús les dijo: “Haced esto en Conmemoración mía”. Dando así la misión a los
apóstoles a continuar con la misión de traer a la mesa su Cuerpo y su Sangre.

2.3-. Lavó los pies de sus discípulos: Dando con este ejemplo el “Mandato de la Caridad” de unos con otros.
1
3-. ¿Cómo continuó la Iglesia con esa misión encomendad por Jesús?

A partir de la última Cena, los apóstoles continuaron haciendo aquello que Jesús les había encomendado, dándole
el nombre de “Eucaristía” que significa “Acción de Gracias”.

Con el correr de los tiempos, en la medida en que los apóstoles fueron muriendo, se hizo necesario ordenar
nuevos sacerdotes que perpetuaran el encargo de Jesús. Por tanto los sacerdotes son los “MINISTROS ORDINARIOS DE
LA COMUNIÓN”.

4-. ¿Cómo surgen los ministros extraordinarios de la Comunión?

Con el pasar de los siglos, la necesidad re recibir la comunión se hizo cada vez mayor. Durante muchos siglos, los
sacerdotes llevaron en forma personal la comunión a los enfermos, los encarcelado, a los hospitales, en general a todos
aquellos que se veían imposibilitados de asistir al Templo para recibir al Señor. Como es evidente cada vez se hizo más
difícil que los sacerdotes pudiesen llegar a todos los lugares.

Poco a poco fueron surgiendo congregaciones religiosas cuyo carisma era precisamente acudir a aquellos lugares en donde
el sacerdote no podía llegar. Paralelamente fueron surgiendo Laicos comprometidos con la Iglesia que en colaboración
con el sacerdote ejercían su labor de catequesis y preparación del Pueblo de Dios Para recibir a Jesús.

Como es evidente, se hacía cada vez más necesaria una colaboración más directa con el Ministerio Ordinario del Sacerdote.

Este y muchos otros temas fueron poniéndose de relieve, hasta que en 1960 el Papa Juan XXIII convoca al Concilio
Ecuménico Vaticano II, con la finalidad de reflexionar como Iglesia los nuevos desafíos en nuestra actividad
evangelizadora. Dicho Cocilio concluye en 1964 bajo el pontificado del Papa Pablo VI. A partir de ese momento comienza
en la Iglesia una gran reforma. Como producto de esta reforma, entre muchas otras cosas comienzan a surgir Laicos
comprometidos, con testimonios de vida cristiana, preparados especialmente en diferentes áreas de la Teología y la
Pastoral que comienzan a ayudar a los sacerdotes en la distribución de la Sagrada Comunión a enfermos, encarcelados,
etc. Estos Laicos son llamados MINISTROS EXTRAORDINARIOS DE LA COMUNIÓN.

2-. ESPIRITUALIDAD PROPIA DEL MINISTRO EXTRAORDINARIO DE LA COMUNIÓN

2.1-. EL PRIVILEGIO DE LA VOCACIÓN:

El llamado del Señor es siempre un privilegio inmerecido. Dios llama a quie él quiere, no por meritos propios. De hecho,
Cristo se caracteriza por confiar sus tesoros a personas llenas de defectos (llevamos un tesoro en vasos de barro). Por
esta razón, el ministro debe siempre maravillarse de lo que le corresponde hacer en la Iglesia.

2.2-. ESPIRITUALIDAD DE COMUNIÓN

1-. Comunión con Cristo:


-. Caridad con el más necesitados, con el pobre, con el triste
2
-. Sacramento de la Eucaristía a través de:
1-. La celebración
2-. Adoración al Santísimo
3-. Comunión de los enfermos

2-. Comunión con la Iglesia y sus pastores:


Es una comunión compartida, en donde debe primar la mutua colaboración, la fidelidad y la obediencia.

3-. Comunión Ministerial:


Sentirse parte importante del “Colegio Ministerial”. Dios no llama a personas aisladas, sino que las llama para que ejerzan
su oficio en comunidad. Aquí es muy importante la asistencia y participación en las reuniones de ministros.

4-. Comunión en la liturgia:


a-. En las celebraciones habituales
b-. En las celebraciones especiales.

2.3-. ASPECTOS CLAVES DE LA ESPIRITUALIDAD MINISTERIAL:

Todo Cristiano y en forma especial el Ministro extraordinario de la Comunión debe tener como fuente y meta de su vida
la EUCARISTÍA , es decir todo debe surgir desde la Eucaristía y todo debe llegar a ella. Recordando las palabras de nuestro
querido San Alberto Hurtado: “mi vida es la misa prolongada” podemos entender que el los Ministros Extraordinarios de
la Comunión deben vivir una espiritualidad muy definida centrada en 6 aspectos:

1-. Vida sacramental


2-. Comunión Eclesial
3-. Vida Espiritual
4-. Vida Comunitaria
5-. Actitud Solidaria
6-. Caminando con María

1-. Vida sacramental:

El señor Jesús dejó como regalo de su presencia actuante en la Iglesia LOS SACRAMENTOS que son signo de la
presencia santificadora de Jesús en la Iglesia.

Para recordar, los Sacramentos son 7:


1-. Bautismo.
2-. Penitencia.
3-. Comunión.
4-. Confirmación.
5-. Matrimonio.
6-. Orden sacerdotal.
7-. Unción de los Enfermos.

3
El Ministro extraordinario de la Comunión debe por tanto ser el principal promotor y protagonista de una vida
plenamente realizada en estos sacramentos. Claro está que por su condición de Laico, no podrá acceder al Sacramento
del Orden sacerdotal, sin embargo, por su calidad de Ministro extraordinario de la Comunión, deberá colaborar fielmente
a la labor del sacerdote.

Es por tanto impensable que un Ministro extraordinario de la Comunión no sea bautizado, no se acerque frecuentemente
a la confesión, no tenga la Santa Eucaristía como centro de su vida, o que haya formado una familia sin el sacramento del
Matrimonio, etc.

2-. Comunión Eclesial

Para abordar qué debemos entender por Comunión Eclesial, debemos comprender “El Misterio de la Iglesia”: Jesús,
primer resucitado de entre los muertos es “Cabeza” de la Iglesia que es su “Cuerpo”. Esta Iglesia fundada sobre los 12
apóstoles con Pedro a la Cabeza ha continuado su misión hasta el día de hoy con los Obispos con el Papa a la cabeza. Cada
Obispo es el Pastor de una Diócesis que es una porción del rebaño de Jesús. A su vez Cada Obispo prolonga su acción
Pastoral a traves de los Presbíteros (sacerdotes) y Diáconos. Y todos ellos estan al servicio del Pueblo de Dios.

Por tanto la comunión eclesial se refiere precisamente a la comunió que debe existir entre los diferentes miembros del
Cuerpo de Cristo que es la Iglesia.

3-. Vida Espiritual

La vida interior no es posible sin la oración, y recordando las palabras de Santa Teresa de Ávila, podemos decir que: orar
es Hablar con amor con aquel que sabemos que nos ama. A partir de esta definición, podemos decir sin equivocarnos
que la oración es el motor que mueve todo el apostolado. No se puede ser Cristiano sin Cristo. Y no se puede tener a
Cristo si no se está en contacto ínterior y profundo con él y ¿Cómo se puede estar en contacto interior con Él? A través
de La Oración.

4-. Vida Comunitaria

El Señor Jesús no llamó a sus apóstoles para que estuvieran solos. Muy por el Contrario, los llamó y formó con ellos una
comunidad en que compartían sus vidas, sus anhelos, sus tristezas, su misión. Así también ahora Jesús no nos llama para
que vivamos como islas sino para que vivamos en comunidad y en ella podamos escuchar qué nos pide en cada momento.

JESÚS NOS HABLA A TRAVES DE LA COMUNIDAD. “Cuando dos se reunen en mi nombre, yo estaré en medio de ellos…”

5-. Actitud Solidaria

La Madre Teresa de Calcuta decía:

“El fruto del amor es la Oración y el fruto de la Oración es el Servicio”

No queda duda que el Ministro extraordinario de la Comunión es por excelencia un SERVIDOR, ya que su labor es
precisamente SERVIR.
4
Ser solidario es por tanto imitar la actitud de Jesús que siendo Rico, se hizo Pobre. Jesús siempre se puso en el lugar del
otro y sólo así podía comprender lo que la otra persona estaba sufriendo. El Ministro de la Comunión ha de ser solidario
no de cualquier forma, sino al Modo de Jesús. Por tanto se es solidario compartiendo los bienes materiales,
preocupándose por el que sufre, tendiendo la mano al que cae en el camino, consolando al triste, visitando al enfermo,
elevando la dignidad del que está humillado y sin duda, la más perfecta forma de solidaridad es la de llevar a Jesús a aquel
que lo necesita.

6-. Caminando con María:

Desde los orígenes de la Iglesia, María ha caminado con los discípulos de su hijo. Ella fue acogida por Juan en su casa,
cuando al pié de la Cruz el mismo Jesús se la dio por madre. A partir de es momento, María es madre de todos los
discípulos de Jesús. Entonces, ¿Cómo un ministro extraordinario de la Comunión puede ser buen discípulo si no acoge a
María como su madre y protectora?

En el día de Pentecostés, estaban los discípulos reunidos en oración y con ellos estaba María, la madre del Señor. Por
tanto, cada vez que llevamos a Jesús a un enfermo, vamos caminando con María ya que ella ve en sus ministros el rostro
de su hijo, y no cabe duda que ve en cada enfermo a su propio Hijo sufriendo en la Cruz. Ahora bien, María al pié de la
Cruz hubiera hecho cualquier cos por aliviar el sufrimiento de su hijo ¿Cómo no va a acompañar a ese enfermo que
tambien es su hijo?

Un Ministro extraordinario de la Comunión no puede llevar a Jesús si no lleva con él a María. Un ministro de la Comunión
es un hijo de María

II-. SEGUNDA UNIDAD: LA MESA EUCARÍSTICA

1-. PRESENCIA REAL DE CRISTO EN LA EUCARISTÍA

Cristo está presente en forma real en la Eucaristía de diferentes formas:


1-. En el sacerdote
2-. En la Asamblea
3-. En su Palabra
4-. En su Cuerpo y en su Sangre

1-. En el sacerdote
In Persona Christi (en la persona de Cristo). Cuando se celebra la Eucaristía, Cristo se hace presente en el sacerdote
ya que Cristo mismo es el sacerdote que se ofrece por nosostros y por tanto hace uso de la persona del sacerdote para
manifestarse realmente. El sacerdote es en ese momento “Otro Cristo”. Es por tanto instrumento del Señor. Esto
sucede aunque el sacerdote pueda estar en pecado grave. En ese momento es Cristo en medio de la asamblea es por eso
muy importante que el pueblo ore por la santidad de sus sacerdotes.

2-. En la Asamblea
Jesús está tambien presente en la Asamblea que reunida en comunión ora, canta y eleva sus suplicas a Dios. Es por eso
que el servicio del Coro es también un Ministerio: “Yo estoy en medio de ustedes”
5
3-. En su Palabra
La Palabra de Dios no es LEÍDA sino PROCLAMADA, ya que quien Lee la Palbra de Dios en la Asamblea Litúrgica no lo hace
a título personal sino ejerciendo un Ministerio.
4-. En su Cuerpo y en su Sangre
Cuando Cristo pronunció las Palabras de la Consagración, No dijo “Esto representa mi Cuerpo o mi Sangre”, sino esto ES
MI CUERPO Y ESTA ES MI SANGRE. Con estas palabras nos queda claro que Jesús quiso quedarse personalmente en la
Hostia y en el Cáliz Consagrados que aunque no pierden la apariencia de pan o de vino, en la Consagración dejan de serlo
para CONVERTIRSE en su cuerpo y sangre real.

PODEMOS ESTAR SEGUROS QUE JESÚS ESTÁ ENTERO CON SU HUMANIDAD


Y SU DIVINIDAD EN LAS ESPECIES CONSAGRADAS

2-. ESTRUCTURA DE LA MISA

La Santa Eucaristía tiene 5 grandes momentos:


1-. Rito de entrada
2-. Liturgia de la Palabra
3-. Liturgia Eucarística
4-. Rito de Comunión
5-. Bendición y envío
1-. Rito de entrada:
-. Procesión de entrada
-. Saludo inicial del Sacerdote
-. Rito Penitencial
-. Gloria
-. Oración Colecta

2-. Liturgia de la Palabra:

-. 1° Lectura
-. Salmo Responsorial
-. 2° Lectura
-. Evangelio
-. Homilía
-. Credo
-. Oración universal

3-. Liturgia Eucarística:

a-. Ofertorio
-. Preparación del Altar
-. Oración sobre las ofrendas
6
b-. Plegaria Eucarística
-. Prefacio
-. Santo
-. Epíclesis
-. Anamnesia
-. Consagración
-. Oraciones diversas
-. Doxología Final

4-. Rito de Comunión:

-. Padre Nuestro
-. Rito de la Paz
-. Aclamación al Cordero de Dios
-. Comunión

5-. Bendición y envío:

3-. ROLES DEL MINISTRO DENTRO DE LA MISA

En la Sagrada Liturgia existen varios roles que pueden ser ejercidos por Laicos. Muchos de estos son exclusivos del
Ministro extraordinario de la Comunión, en tanto otros pueden ser ejecutados por otros miembros de la comunidad: El
Sacristán, el equipo de liturgia, los monaguillos u otro equipo encargado. Todo esto Varía en cada Parroquia según la
costumbre del lugar.

Los diversos roles pueden ser asignados por turnos entre los Ministros Extraordinarios de la Comunión.

A modo de ejemplo presento el siguiente esquema:

1-. En la Sede: El ministro debe estar cerca de la sede para estar pendiente de solucionar imprevistos.

2-. En la Credencia: Comprobar que todo esté listo en la credencia: Que haya suficientes Hostias para consagrar,
Patenas suficientes, paños litúrgicos adecuados y todo lo necesario.

3-. Verificar la cantidad de Hostias reservadas

4-. Revisar que el Leccionario tenga las Lecturas correspondientes

5-. Ayudar en la preparación del altar: Si fuera necesario, el ministro debe ayudar en la preparación del altar, en la
recepción de las ofrenda o en otro servicio necesario en ese momento.

6-. Llevar la reserva desde el Sagrario al Altar y al final de la comunión, llevar la reserva al sagrario

7
7-. En el Rito de Comunión: Ayudar al sacerdote en la distribución de la Comunión a la asamblea.

8-. Purificar los vasos sagrados: Cuidando de que no quede restos de cuerpo o sangre en patenas y cáliz. Esta es una
labor muy delicada por cuanto los residuos pudieran caer al piso.