Вы находитесь на странице: 1из 9

Introducción

Dada la existencia de un derecho, es posible que el mismo se extinga o que por el


contrario, si continúa existiendo, cambie de titular. En este último caso se habla en
sentido lato de sucesión. Pero ésta es de dos especies, porque una sustituye a otra
en un determinado derecho o relación y se tiene la llamada sucesión particular o a
título particular. O bien una persona sustituye a otra en la totalidad de sus relaciones
patrimoniales consideradas como una entidad compleja y se tiene la llamada
sucesión universal o a título universal. Ahora, en el derecho vigente esta segunda
especie de sucesión no se verifica nunca por acto entre vivos sino solamente mortis
causa.
SUCESION TESTAMENTARIA
Se dice que en la romanística no existe una sistemática relacionada con el
testamento. La afirmación que antecede no quiere decir que la sucesión
testamentaria no haya sido objeto de tratamiento y estudio en la ciencia romana. El
testamento tiene importancia extraordinaria en la conciencia social; así, según
Cicerón “es el acto más grave de la vida del civil, como lo es la ley en la órbita
pública. Tanto era su importancia, que respondía en un tiempo a la exigencia no ya
de perpetuar la sacra, ya que éstos eran independiente de las disposiciones de
última voluntad, sino de mantener la unidad patrimonial de la familia bajo un nuevo
jefe de familia, el cual debía de hacerse cargo de la familia, así mismo tomar las
mismas obligaciones, responsabilidades y derechos que el anterior jefe de familia y
tenía sus profundas raíces en la tradicional inspiración individualista del derecho y
en la sociedad romana, en la cual la certeza de la eficacia de la propia voluntad ultra
morten se consideraba como solitium mortis”.
Por otra parte, la sucesión testamentaria en la doctrina romana y la confección del
testamento, respondía exclusivamente a un hecho normal de la vida, por tanto era
excepcional que no se testase. Esta forma de proceder provoca repercusión en
cuanto a importancia se refiere, y se reafirma desde la Ley de las XII Tablas, pues
este instrumento admite la apertura de la sucesión legitima al haberse fallecido una
persona no habiendo otorgado testamento o cuando existiendo éste se declarase
nulo, por encontrarse incurso en alguna causal de nulidad absoluta que lo haga
ineficaz. Incluso en la actualidad en las codificaciones modernas prevalece la
sucesión testamentaria sobre la sucesión abintestato.
El testamento
En las fuentes se encuentran dos definiciones del testamento. Según Ulpiano,
“testamento es la expresión legítima de nuestro pensamiento, hecha solemnemente
para que valga después de nuestra muerte”.
Su discípulo Modestito se expresa de este modo: “testamento es la justa declaración
de nuestra voluntad, hecha solemnemente respecto de lo que cada cual quiere que
se haga tras su muerte”.
El testamento, desde el punto de vista del derecho natural, es un acto jurídico mortis
causa, unilateral y solemne, por el cual una persona dispone de cada uno de sus
bienes, derechos y obligaciones transferibles para después de su muerte". En
cuanto a su naturaleza, el testamento es un acto jurídico sui géneris, que tiene
únicamente por objeto hacer actuar la facultad natural que el hombre tiene de
disponer con libertad de sus cosas y bienes patrimoniales, para cuando hubiere
fallecido. En lo que respecta a su fundamento, el derecho de testar es natural pero
reconocido, sancionado y amparado por los poderes públicos, ese orden dimanado
de la naturaleza.
Capacidad de testar: Testamenti factio es expresión genérica, con la que designan
los romanos la capacidad del testador, sea respecto de sí mismo y en orden a
otorgar testamento ius testamenti faciendi, sea con referencia al válido llamamiento
de una persona concreta como heredero legatario o tutor testamenti factio cum
herede, cum legatario, cum tutore o como testamenti factio cum teste. Sólo goza de
testamenti factio activa quien tiene plenamente la capacidad jurídica y la capacidad
de obrar, En consecuencia con lo primero, el testador ha de ser libre, ciudadano
romano y paterfamilias. Se hace excepción con el esclavo del Estado servus
publicus, que puede disponer por testamento de la mitad de su peculio, y con el
filiusfamilias, que puede hacerlo también respecto del peculium castrense y quasi
castrense.
Por faltarles la necesaria capacidad de obrar, no pueden otorgar testamento el que
sufra de trastorno mental, salvo en los momentos de lucidez; el pródigo, en cuanto
no tiene el commercium, y, el derecho posclásico, el apóstata, el maniqueo, el
herético.
El mudo y el sordo son incapaces, al principio, de otorgar testamento: el mudo no
podía pronunciar los verba nuncupationis; el sordo, porque no podía oírlos.
Introducidas las formas escritas, el sordo y el mudo han de impetrar autorización del
emperador para poder testar. En el Derecho justinianeo la capacidad de testar se
limita a los sordomudos de nacimiento.
La testamenti factio activa debe existir desde el momento de otorgar testamento
hasta aquel en que acaece la muerte. Si el testador tiene capacidades el instante
en que testa, pero sufre luego una capitis deminutio, el testamento se inritum, salvo
que al prisionero de guerra se aplican la fictio legis Corneliae y el ius postliminio. La
adquisición de la testamenti factio activa en momento posterior a aquel en que se
otorgó testamento, no lo convalida, pero el pretor confiere la bonorum posssesio
secundum tabulas cuando el testador muere siendo ciudadano romano y sui iuris.
Tal bonorum possesio es cum re en el caso de que no haya herederos en el Derecho
civil.

LA SUCESIÓN INTESTADA
La transmisión según normas legales, de los derechos y obligaciones del causante,
por su muerte o presunción de su fallecimiento, cuando no deja testamento o este
resulta nulo o ineficaz.
La sucesión intestada o legítima procede cuando uno muere sin testamento, o con
testamento nulo o que haya perdido después su validez. Cuando el testamento no
contiene institución de heredero en todo o en parte de los bienes, o no dispone de
todos los que le correspondan al testador. En este caso, la sucesión legítima tendrá
lugar solamente respecto de los bienes que no hubiese dispuesto.
Los casos en que tiene lugar la sucesión intestada se contienen en el artículo 1068
del Código Civil.
EL PROCESO SUCESORIO JUDICIAL Y EXTRAJUDICIAL
SUCESION INTESTADA
PROCESO SUCESORIO INTESTADO JUDICIAL
Arto. 478 promover intestado
Ante juez
Justificar interés por cualquier medio de prueba
Indicar nombre y residencia si lo supiere, de parientes en línea recta y cónyuge
supérstite y a falta de ellos del pariente colaterales dentro del cuarto grado.
De ser posible acompañar certificaciones de las partidas del Registro
Civil.
Arto. 479 Juez tiene por radicada
Citar a los interesados arto 456 publicaciones de edictos 15 días
Celebración de junta de presuntos herederos
Podrá el juez nombrar administrador, designe mayoría o tercero a su
elección
Presunto heredero que no concurre a junta, podrá por escrito presentar lo
que le convenga
Arto. 480 impugnaciones de capacidad para suceder por interesado o PGN.
VENTILA EN JUICIO ORDINARIO.
No suspende medidas de seguridad, inventario, avalúo bienes, ni
declaratoria a favor de herederos no afectados por oposición.
Arto. 481 En vista atestados Registro Civil hará declaratoria de herederos sin
perjuicio de tercero con
Mejor derecho.
Cualquier persona con igual o mejor derecho podrá pedir la ampliación o
rectificación del auto
Dentro del término de diez años a partir de la fecha de la declaración.
PROCESO SUCESORIO EXTRAJUDICIAL
TRAMITE ANTE NOTARIO
Arto. 488 Diligencias se harán constar en actas notariales, documentos arto. 455.
Certificaciones, partidas De nacimiento, de defunción, testamento.
Primera acta se declara promovido
Publicar edictos en D. of.
Arto. 489 Avalúos fijando valor de los bienes objeto de transmisión y se hará consta
en inventario.
Arto. 490 Inventario del patrimonio hereditario, constando de activo y pasivo,
obligaciones, gastos deducibles y costas que gravan la herencia.
Arto. 491 Junta de herederos ida y hora señalados, lectura testamento, herederos
o legatarios expresaran
Si aceptan la herencia o legado. Cónyuge superstite pide que se haga
constar lo relativo a
Gananciales, decisión de administrar la herencia.
Ausencia injustificada no impide celebración de junta
Herederos y legatarios consienten podrán asistir los acreedores
Arto. 492 PGN para que dictamine pronunciándose sobre los llamados a heredar o
bien que se
Subsanen errores o faltantes.
Arto. 493 Si se comparte opinión favorable de PGN se hará declaración por notario.
Arto. 494 Notario razonadamente hará declaración de herederos y legatarios.
Arto. 495 homologaciones auto dictado por el juez son apelable.
Arto. 496 liquidación fiscal
Arto. 497 Titulación y registro
Arto. 498 Archivo Remite expediente al MP.
El proceso sucesorio judicial y extrajudicial
· EL JUICIO SUCESORIO
La tramitación de la sucesión hereditaria, sea testamentaria o ab intestado debe
realizarse judicial o extrajudicialmente a través de juicio sucesorio ante un juez de
lo familiar o ante notario público.
En nuestro derecho, el juicio sucesorio consta de cuatro partes o secciones, que se
tramitan en cuadernos por separado
Sección primera de sucesión
Esta sección debe contener la denuncia de la muerte del de cuius hecha por
cualquier interesado acompañado de acta de defunción y aun de oficio por el juez,
si por cualquier medio se enterare del fallecimiento y:
1. Si hay testamento público abierto se presentará testimonio de su protocolización,
o registro en el protocolo notarial.
2. Si se trata de testamento público cerrado, se procederá a su apertura.
3. Si se trata de testamento ológrafo, también se procederá a su apertura. En todo
caso se deberá elevar petición a los directores del Archivo de Notarías, Archivo
Judicial y Registro Público de la Propiedad, para que remitan los testamentos
depositados.
4. Si se trata de los testamentos especiales —privado, militar o marítimo—el juez
procederá a declarar que es formal el testamento, luego de oír a los testigos que en
los mismos hayan participado solicitando, en su caso, la remisión de los documentos
que se hubieren otorgado a los Secretarios de Defensa y Relaciones Exteriores.
5. Además, en esta primera sección se incluirán las citaciones a los herederos y su
aceptación y la declaración de su calidad que haga el juez, el nombramiento,
aceptación y discernimiento de los cargos de albacea e interventor y su remoción,
en caso de que proceda; los nombramientos de los tutores cuando fuere pertinente,
y todos los incidentes sobre la validez del testamento, capacidad para heredar o
preferencia de derechos.
Sección segunda de inventarios
En esta sección debe concentrarse todo lo relativo a los bienes de la sucesión
comenzando por el inventario provisional en el caso de que no se hubieren
presentado interesados o albaceas y se haya nombrado un interventor judicial, los
inventarios y avalúos definitivos y todos los incidentes que al respecto se
promuevan, incluyendo los de exclusión de bienes y los resultados de los juicios en
que se demanden bienes en poder de terceros.
Sección tercera de administración
Esta sección debe contener las cuentas de la administración del albacea, los
incidentes de inconformidad promovidos por los interesados, así como las
observaciones que formule el interventor nombrado por la minoría y el comprobante
de haberse cubierto el impuesto fiscal.
Conclusión
La expresión sucesión responde a una identidad o sinonimia con el término
herencia. Desde ese punto de vista, es "la transmisión de ese acervo de bienes,
créditos y deudas a otra persona -heredero-, que continuará la personalidad del
causante".
Como titular de un patrimonio toda persona mientras vive, tiene una serie de
relaciones jurídicas, y así será sujeto activo de derechos reales y personales y
sujeto pasivo de diversas obligaciones.
La sucesión intestada es subsidiaria de la testamentaria y se abre a falta de
testamento, o que éste sea nulo, o invalido por encontrarse incurso en causas ex
post facto, o cuando el heredero testamentario no ha podido por incapacidad o no
ha querido aceptar la herencia, permite suponer, lo expuesto, que el momento en
que el heredero ab-intestato es llamado, no coincide a veces con el de la muerte del
causante.
Recomendaciones
El Congreso de la República de Guatemala debe fortalecer el marco legal
desarrollando otro trámite del proceso de sucesiones hereditarias testamentarias
para que los derechos de los interesados no se vean violentados y afectados de
cierta forma por razón de la tardanza en dicho trámite y así se pueda cumplir la
voluntad del testador.
Que el Estado expanda su visión atendiendo lo referente a la justicia pronta y
cumplida, es decir, que los derechos de los herederos sean atendidos de una forma
sin más trámites engorrosos, cumpliendo así el principio de celeridad procesal.
UNIVERSIDAD RURAL DE GUATEMALA
FACULTAD DE DERECHO
CIENCIAS JURÍDICAS Y SOCIALES
DERECHO CIVIL III
LIC. JULIO JOSÉ HAM CORZANTES

TESTAMENTARIA E INTESTADA

Estudiante:
Cesar Iván Hernández López
Carnet:
160470048

Zacapa, 28 de octubre de 2017