Вы находитесь на странице: 1из 11

I.

INTRODUCCIÓN

Dentro de una planta industrial, existen máquinas cuyo funcionamiento se acciona


por medio de la energía eléctrica, sin embargo existen otras que funcionan por
medio de energía térmica, la cual es otorgada por vapor saturado generalmente,
aunque en otros casos suele usarse vapor sobrecalentado.

Un caldero a pequeña escala, llevándolo a lo real y a lo cercano, sería una tetera


de cocina, ya que genera vapor a partir de agua. La diferencia es que el caldero
emplea algún combustible (sólido o líquido) para su funcionamiento, mientras que
la tetera precisa de gas para accionar su función.

La energía térmica entra a tallar cuando existe algún diferencial de temperatura


que hace las veces de fuerza impulsora para la transferencia de calor entre dos
cuerpos. Por otro lado, la cantidad de energía se transforma respetando el
principio de la conservación, ya que la energía que cede un cuerpo es ganada por
el otro.

En el presente taller se observa y se describe la estructura, las partes y el


funcionamiento de un caldero o generador de vapor. Además, se detallarán
elementos de su mecanismo, el cual es fundamental para entender como se
alimentan ciertas máquinas con el vapor generado por éstas

1.1 Objetivos

 Familiarizarse con el equipo y reconocer sus partes


 Conocer la importancia del equipo
II. RESULTADOS

DESCRIPCIÓN DEL TALLER:

2.1. Lugar de Ejecución:


Planta Piloto de Alimentos de la Universidad Agraria La Molina de la
Facultad de Industrias Alimentarias.

2.2. Fecha de Ejecución:

25 de Abril del 2017

2.3. Materiales:
Se utilizó el caldero

2.4. Equipo observado (nombre de la máquina):


Caldero

2.5. Especificaciones del equipo:

 Modelo: Y9-40
 Serie: 542-102
 Año de fabricación: 1982
 Potencia: 40 BHP
 Superficie de calefacción: 200 pie2
 Presión de diseño: 150 psi (11 bar)
 Producción de vapor: 1380 lbs-hr (0.63 ton/h)
 Capacidad: 1333 MBTU
 Voltaje: 110 V
 Frecuencia. 60 Hz.
 Número de pasos: 3 pasos
2.6. Discusión:

Hernández (2012) afirma que existen dos grandes tipos de calderos, los que son
pirotubulares y los aquatubulares. Por un lado, las calderas pirotubulares son
aquellas en las que los gases de la combustión circulan a través de tubos que están
rodeados por agua; muchas de las calderas pequeñas y medianas de la industria
son de este tipo.

Los gases de la combustión se enfrían a medida que circulan por los tubos,
transfiriendo su calor al agua, por tanto, es función de la conductividad del tubo, de
la diferencia de temperatura entre el agua y los gases, de la superficie de
transferencia y tiempo de contacto. Asimismo, el autor comenta que dentro de este
tipo de calderos existen los de tipo locomóvil, en los cuales se quema carbón o lignito;
además están las de retorno horizontal y las de horno interno.

Mientras que hablar de calderas aquatubulares, es hablar de tambores y de tubos.


Los tubos a través de los cuales circula el agua y en los que circula el vapor generado
están fuera de los tambores, los cuales son utilizados solo para almacenar agua y
vapor, por lo que pueden ser mucho más pequeños en diámetro que el tambor de
una caldera piro tubular y pueden soportar mayores presiones.

Debido a que funciona para pequeña escala, el caldero que alimenta a las máquinas
de vapor de la PPA (Planta Piloto de Alimentos) es de tipo pirotubular, por lo que
almacena agua alrededor de los tubos por los que fluyen los gases.

Asimismo, CEH (2013) afirma que en la actualidad, según con la tecnología con la
que cuenten las plantas industriales, se clasifican los calderos por el fluido a calentar.

 Calderas de agua caliente: El fluido caloportador es el agua, cuya temperatura


máxima es de 100° C. Puede ser aquatubular o pirotubular.
 Calderas de agua sobrecalentada: También el fluido caloportador es el agua, sin
embargo, la temperatura de servicio es al menos 110° C.
 Calderas de fluido térmico: A diferencia de las anteriores, el fluido caloportador
es distinto al agua. Evidentemente solo podrían ser aquatubulares.
 Calderas de vapor: Aquí se emplea vapor de agua, pudiendo ser de cualquiera
de los dos tipos anteriores.

Contrastando esto con lo de la práctica, el caldero utilizado en la PPA es de tipo


vapor, porque es el que alimenta a las máquinas que lo requieren. Además, resulta
ser menos costoso pero menos eficiente también debido a que la combustión se
hace mucho más lenta.

Los calderos pirotubulares pueden ser verticales u horizontales de acuerdo a la


posición de sus tubos. Generalmente el cilindro que los conforma tiene la misma
posición y el espacio donde se realiza la combustión puede ser interno o externo al
cilindro. Los tipos de caldero de hogar interno tuvieron aplicación en la industria de
locomoción como la ferrearia; sin embargo, los más comunes son del tipo hogar
externo para la industria alimentaria, mecánica, etc (Leidenger, 1997).

Para provechar la transferencia de calor de los gases de combustión, el caldero hace


pasar varias veces los gases por los tubos sumergidos en el agua, a estos se
llamadan de múltiples pases, siendo el caldero de la PPA de 3 pases. Los tubos de
los calderos pirotubulares son generalmente rectos, lo cual permite cambiarlos
cuando se corroen (Leidenger, 1997).

La cámara de vapor es aislada con amianto y 85% de magnesia para reducir la


pérdida de calor al ambiente (Nag, 2008).

El agua que se utiliza para el caletamiento es agua blanda para impedir la formación
de sarro y procurara una mayor transferencia de calor.

Los calderos piro-tubulares de usan comúnmente en la industria con este fin, producir
vapor saturado a una presión mayor que 18 bar y una capacidad de vapor de 6.2
kg/s (Nag, 2008).

Sus ventajas son: Bajo costo, confiabilidad den su operación, rápida respuesta a
grandes cambios, facilidad de operación.
Según Viessmann (2013) las calderas pirotubulares de un hogar que ellos fabrican
tienen una presión de trabajo mayor a 25 bar, comparada a la caldera del PPA que
trabaja a aproximadamente 11 bar. La generación de vapor es de 0.2 a 25 ton/h,
mientras que el caldero del PPA tiene una generación de vapor de 0.63 ton/h, dentro
del rango pero es un valor muy bajo. También existen las calderas de dos hogares.

El caldero del PPA es de 3 pasos. Según Viessmann (2013) el caldero de 3 pasos


genera menos emisiones contaminantes que el caldero de 2 pasos (100 y 250
mg/kWh de NOX respectivamente)

Según Andi (2014) en las calderas pirotubulares se debe suministrar un exceso de


aire para la combustión del petróleo, aunque este exceso debe ser mínimo. El
petróleo tiene en promedio un 85% de carbono y un 10% de hidrógeno

Figura 1: Esquema de una caldera de tres pasos en gases

Fuente: Viessmann (2013)

Figura 2: Esquema con las partes de un caldero pirotubular horizontal


2.7. Esquema de la Máquina

Alimentación a la
planta Salida de gases

Manómetro

Válvula de trabajo

Hogar Cámara de vapor


Tablero de control

Figura 3: Vista de perfil del caldero piro-tubular del PPa de la UNALM


2.8. Descripción del mecanismo de funcionamiento de la máquina

Un caldero piro-tubular típico de hogar externo es donde el hogar está fuera


de la cámara. Se abre la puerta de la entrada de la cámara y los productos de
combustión fluyen por los tubos que están inmersos en la cámara
conteniendo agua. Un fusible es instalado en el techo del hogar que permite
la salida del fuego. Hay una válvula de seguridad que contiene un resorte que
regula la presión de vapor dentro de los límites. Está puesto en tal posición
que el empuje del vapor hacia arriba contra la tapa es balanceado por el
empuje hacia abajo resorte al interior de la válvula. Si la generación de vapor
excede este valor, el empuje de vapor forzará la apertura de la tapa, por
consecuencia, el vapor será liberado con un sonido particular y la presión
interna irá disminuyendo hasta regularse (Nag, 2008).

Figura 4: Caldero típico piro-tubular. Fuente: Nag, 2008


Mientras los gases de combustión fluyen a través de los tubos, el calor es
transferido al agua en toda la longitud de la cámara. El vapor es extraído
en la cantidad requerida al abrir la válvula de cierre principal, un vapor
auxiliar puede ser también retirado para alimentar al inyector de agua
dentro de la cámara de vapor. El flujo de aire debajo del nivel es regulado
con amortiguadores.

2.9. Evaluación de la máquina

El mantenimiento del caldero se realiza con poca frecuencia, esto es cada


2 años; sin embargo se debería realizar cada año por motivos de corrosión
principalmente en la chimenea. A parte de este factor, no es una maquinaria
que requiere un riguroso servicio de mantenimiento.

III. Mantenimiento rutinario y preventivo:

Diariamente: se llevará a cabo una rutina de chequeo del funcionamiento de los


niveles de agua, de los manómetros y de los controles de ignición de la caldera; Los
cuales se consignará en el formato del programa preventivo “diario” por parte del
departamento de mantenimiento o servicios generales de la empresa. Donde se
revisan las condiciones más críticas como son:

 Nivel de agua y combustible


 Drenaje de la caldera y nivel de agua.
 Presiones, registrar
 Puesta en funcionamiento.
 Chequeo general (condiciones físicas).
 Cambio de desincrustantes, etc.
“Semanalmente” se revisaran los resultados de las rutinas y si en dado caso que
presente muestras de cualquier anormalidad, se tomaran las medidas pertinentes
para mantener la caldera en óptimas condiciones de funcionamiento y seguridad.

“Semestralmente”, se comprobará el funcionamiento de todos los controles elevando


el nivel del agua en la caldera; se observará como responden los controles de la
ignición elevando y reduciendo la presión; se comprobará el estado de las válvulas
de seguridad, accionando manualmente el dispositivo correspondiente.

Con intervalos programados (algunas referencias indican períodos de 14 a 26


meses), deberá realizarse una revisión completa y cuidadosa, tanto externa como
internamente.

El examen visual comprende la búsqueda de pequeñas fugas (goteo); coloración o


decoloración de algunas áreas; acumulación de óxidos o de otros compuestos, leves
deformaciones y/o sonidos extraños.

Deberá llevarse un registro de las inspecciones, pruebas y reparaciones en la hoja


de vida del equipo.

IV. CONCLUSIONES

 La transferencia de calor en un caldero depende de la conductividad del


tubo, de la diferencia de temperatura entre el agua y los gases, de la
superficie de transferencia y del tiempo de contacto y la calidad del agua.
 El combustible predominante en la mayoría de los calderos y que permite
su funcionamiento, es el petróleo.
 EL caldero emplear un flujo de calor de 3 pases para mejorar la
aprovechar la transferencia de calor.

V. RECOMENDACIONES
 Dar un mantenimiento más seguido al área de energía, donde se
encuentra el caldero, para evitar cualquier tipo de accidente.

VI. BIBLIOGRAFÍA

 ANDI, 2014. Calderas y sistemas de vapor: Cogeneración y trigeneración


en el sector residencial comercial. Revisado el 04/09/2016. Disponible en
http://www.andi.hn/wp-content/uploads/2014/11/3-Calderas-y-Sistemas-
de-vapor.pdf

 CEH, 2013. Guía básica: Calderas industriales eficientes. Consejo de


Economía y Hacienda. Comunidad de Madrid. Madrid, España.
 HERNANDEZ, E. 2012. Funcionamiento y mantenimiento de
generadores de vapor pirotubulares marca “Powermaster”. Reporte para
obtener el título de Ingeniero Mecánico Electricista. Universidad
Veracruzana. México.

 NAG, P. 2008. Pow Plant Engg. Tercera Edición. Editorial MacGraw-Hill


Education. New Delhi.

 LEIDENGER,O. 1997. Procesos industriales. Primera Edición. Editorial


PUCP. Perú.

 VIESSMANN, 2013. Guía de calderas industriales eficientes (en línea).


Revisado el 04/09/2016. Disponible en
http://www.fenercom.com/pages/pdf/formacion/13-01-
23_Jornada%20calderas%20industriales/02-Tipologia-de-calderas-
VIESSMANN-fenercom-2013