You are on page 1of 2

-El republicanismo es una teoría política que propone y defiende la república como el modelo de

gobierno óptimo para un Estado. En sentido estricto, la república se define en oposición a las otras
formas clásicas de gobierno: la monarquía y la aristocracia, así como a sus respectivas
corrupciones: el despotismo y la oligarquía. Por extensión, se refiere a un sistema político que
protege la libertad y especialmente se fundamenta en el derecho, en la ley como expresión de la
voluntad soberana del pueblo y a la que no puede sustraerse nunca un gobierno legítimo. Se ha
escrito mucho sobre qué tipos de valores y comportamientos deben tener los ciudadanos de una
república para su desarrollo y éxito; se suele hacer énfasis generalmente en la participación
ciudadana, valores cívicos y su oposición a la corrupción.

En principio, la noción de república en cuanto forma de gobierno no es en sí misma sinónimo de


democracia, al menos en el sentido dado al término en la Edad Contemporánea. Han existido
repúblicas autoritarias y despóticas. Pese a apoyarse en el principio hereditario para la designación
de la Jefatura del Estado, una Monarquía puede ser considerada democrática en la medida en que
los miembros de los poderes legislativo y ejecutivo sean elegidos directa o indirectamente por
voluntad popular.

-Constitucionalismo es un concepto político que se ha definido como «un complejo de ideas,


actitudes y pautas de comportamiento que establecen el principio de que la autoridad del gobierno
deriva y está limitada por la parte principal de una ley fundamental».1 Su objetivo es arbitrar la
autoridad y consagrar los derechos de los hombres y poderes .

En un régimen o sistema constitucionalista cualquier ley debe estar fundamentada en la


constitución, por lo que todas las leyes quedan reguladas y supeditadas al articulado general de la
constitución.

-El liberalismo económico es la doctrina económica desarrollada durante la ilustración —desde


finales del siglo XVII hasta el inicio de la Revolución francesa—, formulada de forma completa en
primer lugar por Adam Smith y que reclama la mínima interferencia del Estado en la economía del
siglo XIX.

Habitualmente se resume en la expresión francesa laissez faire, laissez passer («dejen hacer,
dejen pasar»), que no obstante es el lema de la fisiocracia, una teoría económica precedente.
Incluye un espectro de diferentes políticas económicas, tales como la libertad de circulación de
mercancías, pero siempre se basa en un fuerte apoyo a la economía de mercado y la propiedad
privada.

-El liberalismo es una filosofía política que defiende la libertad individual, la iniciativa privada y
limita la intervención del Estado y de los poderes públicos en la vida social, económica y cultural.1

Asimismo, se identifica como una actitud que propugna la libertad y la tolerancia en las relaciones
humanas, fundamentada en el libre albedrío (vid. Escuela de Salamanca). Promueve, en suma, las
libertades civiles y económicas y se opone al absolutismo, al despotismo ilustrado, al
conservadurismo, los sistemas autoritarios, dictatoriales y totalitarios. Constituye la corriente en la
que se fundamentan tanto el Estado de derecho como la democracia representativa y la división de
poderes.
Ideas republicanas

Ideas liberales