Вы находитесь на странице: 1из 16

Anatomía del colon

Colon, También llamado intestino grueso, es la última porción del aparato digestivo en la
mayoría de los vertebrados; extrae agua y sal de residuos sólidos antes de que sean eliminados
del cuerpo. Es un tubo largo y hueco que se encuentra al final de este sistema, en el cual el
cuerpo produce y almacena las heces. La válvula ileocecal del íleon (intestino delgado) pasa el
material al intestino grueso por el ciego, El material pasa a través de las porciones ascendentes,
descendentes, transversas, y sigmoideo del colon y finalmente al recto. Desde éste los desechos
se expulsan del organismo.

Mide unos 1,5 m de longitud y 6,5 cm de diámetro, se extiende entre el íleon y el ano, los cuales
están unidos a la pared abdominal posterior por el mesocolon (doble pared peritoneal).
Estructuralmente hablando posee las siguientes porciones: ciego, colon, recto y conducto anal.

Topográficamente comienza el intestino grueso en la papila ileal, en el ciego, que es el apéndice


primitivo. El ciego es intraperitoneal, así como el apéndice vermiforme. El colon ascendente se
adosa a la pared posterior y se hace secundariamente retroperitoneal. En la base del Hígado, el
colon cambia de dirección en la flexura cólica derecha y se hace colon transverso, unido a la
pared abdominal posterior por el mesocolón transverso. Vuelve a cambiar de dirección en la
flexura cólica izquierda, y pasa a colon descendente, que también está adherido a la pared
abdominal posterior.

Cáncer de colon

El cáncer de colon es la neoplasia maligna más frecuente del tubo digestivo se ha vinculado
desde las observaciones de Burkitt con una dieta baja en residuo vegetal.

Las poblaciones con incidencia elevada de cáncer de colon se caracterizan por un alto consumo
de grasas en sus dietas, grasas que pueden ser un factor de riesgo en ausencia de otros alimentos
que se consideran protectores como:
Cereales
Granos
Fibra vegetal.

En los países occidentales el cáncer colorectal ocupa el segundo lugar en frecuencia y


mortalidad después del pulmonar.

El cáncer de colon y recto causa alrededor de 60,000 muertes al año en EE.UU, además se
detectan más de 100,000 casos nuevos en ese mismo lapso.
Existen diferencias en la frecuencia entre la población blanca y la raza negra, también en ese
mismo país; la primera taza tiene una tasa de mortalidad de 25 descensos por cada cien mil
habitantes y la segunda de menos de 20 por cada cien mil habitantes.

La incidencia varía de un país a otro; las poblaciones más desarrolladas con excepción de Japón,
poseen la incidencia más alta de esta enfermedad.

La frecuencia aumenta con la edad después de los 40 años es más común y alcanza su mayor
impacto entre los 60-70 años de edad, de acuerdo con el Instituto Nacional de Cáncer en EE.UU
las personas mayores de 65 años poseen un riesgo 10 veces mayor de desarrollar cáncer que las
personas más jóvenes

En comparación; el cáncer de recto es más frecuente en varones que en mujeres en una porción
de 2 a 1; en cambio el cáncer de colon muestra prácticamente la misma incidencia por sexos.
Clasificación:

La clasificación del cáncer de colon va a depender de la extensión del crecimiento local,


penetración de la pared intestinal y la presencia o ausencia de diseminación linfática, esta es la
que habitualmente se conoce como clasificación de Dukes.

Dukes es un anatomopatologo ingles, fue quien ideo esta clasificacion en el 1932 como un
instrumento confiable para pronosticar los casos de carcinoma colorectal.

La supervivencia a cinco años según la clasificacion de Dukes es:

Tipo A 80%
Tipo B 60%
Tipo c 30%

La aparición de cáncer de colon puede ser resultado de factores tanto genéticos como
ambientales individuales, se ha considerado la dieta rica en fibra vegetal como un factor
protector que diluye los elementos carcinógenos que entran en contacto con la mucosa intestinal.

Se han investigado algunos macronutrientes que pueden intervenir favorablemente en la


protección contra el cáncer de colon, como la:
Genisteina
Isoflavona
Ácido fólico

Se ha sostenido también que la luz solar tiene gran desempeño en el retardo de la progresión del
cáncer al favorecer la aparición de vitamina D3 que induce la diferenciación retarda la
proliferación de algunos tipos de células neoplásicas.
Causas
Se desconocen aunque se han definido varios factores íntimamente relacionados con la
enfermedad, entre ellos la predisposición genética (bien reconocida en personas con poliposis
familiar); existe también un síndrome de cáncer familiar en el cual la tendencia a desarrollar
cáncer de intestino grueso se transmite en forma autosomica dominante. Otros factores
predisponentes son:

 Colitis ulcerosa
 Colitis esquistosomiastica
 Exposición a radiaciones
 Pólipos colorrectales
 Presencia de ureterocolostomia
 Síndrome de Garden

También los adenomas vellosos se relacionan en muchos casos con carcinoma invasor. La
impresión clínica actual es que la mayoría de los adenocarcinomas de colon tienen su origen en
pólipos adenomatosos, adenomas papilares y adenomas vellosos preexistentes.

Las pacientes que reciben radiación pélvica por cáncer de cuello uterino o los pacientes
sometidos a una ureterosigmoidostomía por cáncer de vejiga presentan mayor riesgo de
adenocarcinoma de colon. Otras situaciones clínicas asociadas a cáncer de colon son la
bacteriemia por Streptococcus del grupoD, la infección por Schistosoma haematobium y la
acromegalia.

Estudios de heces fecales demuestran que las poblaciones con alta ingesta de grasas animales,
especialmente de carnes roja, en su dieta eliminan heces con concentraciones más elevadas de
bacterias anaerobias, bacteroides y microorganismos de tipo clostridio, y que secretan con la bilis
mayores cantidades de esteroides ácidos y neutros. Se piensa que estas bacterias anaerobias son
carcinógenas; las bacterias degradan ácidos biliares conjugados hasta ácidos secundario, como el
acido desoxicolico y litocolico, que al parecer son cancerígenos. Además, el consumo frecuente
de etanol conlleva una duplicación o triplicación del cáncer de colon.

La aparición de cáncer colorrectal puede ser el resultado de factores tanto genéticos como
ambientales individuales. Por otro lado, las sociedades en que el consumo alimentario de
pescado marino es elevado tienen unas tasas notablemente inferiores de cáncer colorrectal. Unas
mayores concentraciones de folato alimentario también se relacionan con menor riesgo de cáncer
de colon.

Se ha considerado la dieta rica en fibra como un factor protector que diluye los elementos
carcinógenos que entran en contacto con la mucosa intestinal.
En fechas recientes se investigaron algunos micronutrimentos que pueden intervenir
favorablemente en la protección contra el cáncer de colon, como la genisteina, la isoflavona y el
ácido fólico, Se ha sostenido incluso que la luz solar puede desempeñar una función importante
en el retardo de la progresión del cáncer al favorecer la aparición de vitamina D3, que induce la
diferenciación y retarda la proliferación de algunos tipos de células neoplásicas.

Factores genéticos
Muchos trastornos hereditarios entrañan mayor riesgo de adenocarcinoma de colon, incluidos los
síndromes de poliposis. No obstante, los síndromes de poliposis son responsables de menos del
1% de todos los cánceres colorrectales, mientras que el cáncer colorrectal hereditario no
polipósico (CCHNP o síndrome de Lynch) representa el 2%-3% de estos cánceres. El cáncer
colorrectal aparece como consecuencia de alteraciones genéticas en locus implicados en el
control del crecimiento celular. La progresión de colonocitos normales a tejido adenomatoso y,
por último, a carcinoma de colon supone una acumulación escalonada de mutaciones, cada una
de las cuales aporta una ventaja de crecimiento a las células afectadas.
Inestabilidad cromosómica.

Parece que los acontecimientos iniciales en el desarrollo del cáncer colorrectal tienen que ver con
mutaciones somáticas en el gen APC (del inglés, adenomatous polyposis coli) de la poliposis
adenomatosa del colon (PAC). La alteración del gen APC es esencial para la formación de
cánceres colorrectales esporádicos y familiares, como la poliposis adenomatosa familiar. El gen
APC regula la muerte celular y su mutación aporta una mayor capacidad de proliferación a las
células afectadas y propicia la formación de adenomas

Anatomía Patológica
El cáncer colorrectal puede localizarse en cualquier punto del colon o del recto, aunque muestra
preferencia por el recto y la porción sigmoidea del colon. Los canceres sincrónicos múltiples de
colon, es decir dos o más tumoraciones simultaneas, se encuentran en un 3 a 4% de los pacientes;
por su parte, el cáncer metacrono, esto es, una nueva lesión primaria en un paciente que tuvo
resección previa por cáncer, tiene un frecuencia del 2%.

A nivel macroscópico el cáncer colorrectal adopta una de las cuatro formas siguientes: ulceroso,
polipoide, escirroso o coloide. El cáncer ulceroso es el más frecuente y aparece sobre la mucosa
intestinal como una ulceración con características malignas y bordes prominentes con base
necrosada; es más común en el colon izquierdo y tiende a producir obstrucción de la luz. Es
posible que en su crecimiento la ulcera ocupe toda la circunferencia del intestino en cuyo caso el
aspecto exterior del tumor es muy característico: parece como si el intestino hubiera sido
constreñido por una ligadura.

La variedad polipoide es más frecuente en el colon derecho y se distingue por una gran masa
tumoral intraluminal con escasa infiltración parietal. El cáncer escirroso se localiza
preferentemente en la unión rectosigmoidea o en el recto y se presenta como un engrosamiento
difuso de la pared intestinal cubierto en su mayor parte por mucosa intacta. Finalmente el cáncer
colide es un tumor blando y voluminoso, son aspecto gelatinoso muy característico.

Desde la perspectiva microscópica el 95% de los tumores malignos de colon y recto


corresponden a adenocarcinomas; el 5% restante incluye linfomas, sarcomas y tumores
carcinoides.

Que es un pólipo?
Un pólipo es cualquier prominencia por encima de la superficies mucosa.
Los pólipos del colon se clasifican en tres:
-Epiteliales neoplásico.
-Epiteliales no neoplásicos.
-Mucosos.

Pólipo adenomatosos.
Tres o cuartas partes delos pólipos detectados por colonoscopia está sujeta aúna amplia
variación geográficas. Que oscila entre menos del 5 % en algunas regiones de Sudamérica y más
del 50 % en loa hawaianos de ascendencia japonesa.

La prevalencia ajustada por la edad de pólipo es un 30 % mayor en loa varones que las mujeres y
la prevalencia aumenta con la edad.
-ETIOPATOGENIA.

Los pólipos adenomatoso son neoplasia benigna que surge por una alteración de la proliferación
y la diferenciación celular. En una cripta de colon normal, la proliferación se elimina a las
células ubicadas en su tercio inferior.

Factores de riesgo.
Loa factores genéticos como ambientales influyen en el riesgo de adenomas y cáncer colon retal.
Aunque los factores hereditarios desempeñan una función primordial en el desarrollo del cáncer
en paciente con pólipo adenomas familiar, estos trastornos solo explican una minoría de los
adenomas y cáncer de colon.

Manifestaciones clínicas
En generar los pólipos adenomatosos no causan síntomas a menos que esa mayores de 1cm, en
consecuencia , las mayoría de los pólipos se detectan durante estudios de cribado, cuando son
asintomáticos las manifestaciones Más habituales consisten en cambios de habito intestinal,
dolor abdominal y prolapso rectal.

Diagnostico
-Estudios analíticos; los resultados de los estudios analíticos suelen ser normales.
-Estudio endoscópicos.
-Evaluación histológica.
-Estudios radiológicos.

Tratamiento.
Quimio prevención, loa aines , incluidos el ácido acetilsalicílico, se han asociado a una
mortalidad reducida por cáncer colon retal.
Endoscopia y cirugía.

Pólipo hiperplasicos:
Pólipo hiperplasicos están constituidos por glándulas alargadas con repliegues epiteliales y
aumentos de las cantidad de moco, lo que confiere un aspecto serrado a la mucosa.

La proliferación y la diferenciación celular son normales, por tantos, los pólipo hiperplasicos no
son neoplásicos y carecen de potencial malignos.

Prevención.
Los pólipos hiperplasicos representan más del 15 % de todos los pólipo y más de las mitad de
los pólipo diminutos comunicados en serie de casos.

Diagnostico
En la endoscopia aparecen como pequeñas prominencia sésiles de epitelio y habitualmente se
encuentran en el recto.

Tratamiento
Aunque no se recomienda ningún tratamiento ni vigilancia de los pólipos hiperplasicos, se
extirpan a menudos porque resultan difíciles de distinguirlos visualmente de los pólipos
adenomatosos.

Pólipos inflamatorios:
Los procesos inflamatorios crónicos del colon pueden inducir la formación de dos tipos de
pólipo mucosos. Los pseudopolipos son islote de mucosa intacta residual del colon rodeados de
mucosa excavada o denudada.
Los pólipos inflamatorios son zonas de mucosas en regeneración y tejidos de granulación que se
forman en respuesta a unas inflamaciones crónicas.
Manifestación clínica.
Los pólipo inflamatorios pueden hacerse voluminosos y pedunculados y en ocasiones producen
síntomas de hemorragia u obstrucción.

Diagnóstico.
Diferencial.
Biopsia.

Pólipo juvenil:
Los pólipo juveniles o de retención aparecen con mayor frecuencia en niños de 1- 10 años,
aunque en ocasiones se observan en adultos.

Se ha comunicado en el 2 % de los niños asintomáticos y en el 30% de los estudios por síntomas


de hemorragia rectal. Los pólipos juveniles representan el 97% de todos los pólipos descubiertos
en niños menores de 15 años.

Manifestaciones clínicas
El síntomas inicial más frecuente es la hematoquecia, que es consecuencia de las expulsión
espontanea del pólipo. También pueden hacer un prolapso del pólipo atreves del recto.
Diagnóstico: Colonoscopia

Patogenia
La propagación del cáncer colorrectal se realiza de la siguiente forma. Puede diseminarse por
extensión directa: por vía hematógena puede invadir las venas colonicas y ser transportado por la
sangre venosa portal hacia el hígado, que es la vía más común, aunque no la única (ya que puede
embolizar a través de venas lumbares y vertebrales hacia los pulmones), de diseminación
hematógena.

Puede extenderse por vía linfática a ganglios regionales, que es la forma más común de
diseminación del tumor. Pueden también ocurrir metástasis gravitacionales cuando el tumor se
ha extendido a través de la serosa y las células transportadoras hacia la cavidad peritoneal.

Existe también la diseminación perineural que se relaciona con un mal pronóstico y, finalmente,
las metástasis intraluminales que son siembra a distancia de células tumorales, barrida junto con
la corriente fecal.

El cáncer de recto se propaga de igual forma por extensión directa, por diseminación linfática,
por vía hematógena y por extensión perineural.
CUADRO CLÍNICO
Desde un punto de vista clínico, el cáncer colorrectal se manifiesta en los pacientes de acuerdo a
la localización de la lesión. Dado que su crecimiento es lento, muchos pacientes podrían no
manifestar síntomas.

Se han apuntado diferencias entre carcinomas de colon izquierdo y colon derecho, considerando
que el límite entre el colon izquierdo y el derecho es la parte distal del colon transverso; estas
diferencias se relacionan con el origen embrionario de cada segmento, riesgo sanguíneo, función,
contenido fecal y variedad de la lesión.

En el colon derecho los datos clínicos fundamentales son: dolor abdominal, síndrome anémico y
tumor palpable. El paciente acude al médico por síntomas producidos por el síndrome anémico,
tales como astenia, fatiga y sensación de falta de aire, ocasionados estos por la pérdida de sangre
en las heces.
El colon derecho tiene un calibre grande, pared delgada y distensible y la corriente fecal es
líquida, debido a esto, y puesto que el carcinoma de colon derecho tiende a crecer en forma de
hongo, estas lesiones pueden alcanzar un gran tamaño antes de ser diagnosticadas.

En aproximadamente 10% de los pacientes la primera videncia de la enfermedad es el


descubrimiento de una masa tumoral.

El colon izquierdo tiene menor calibre que el derecho y las heces son semisólidas; los datos
clínicos fundamentales son dolor, hemorragia y alteraciones del hábito intestinal, que se
observan en más de la mitad de los casos y que se deben a la disminución del calibre de la luz
intestinal originada por el tumor. Suele existir dolor abdominal tipo cólico relacionado con el
incremento de peristaltismo proximal al tumor; la hemorragia es común pero rara vez es masiva;
las heces pueden estar marcadas con rayas sanguinolentas o mezcladas con sangre roja o de
color pardo.
Puede presentarse obstrucción completa sin síntomas previos o pueden existir antecedentes de
estreñimiento progresivo que alterna crisis diarreicas, probablemente en relación con la
licuefacción de las heces retenidas por encima del tumor.

En el cáncer de recto el signo clínico más esencial son las rectorragias que se observan en 75%
de los pacientes. Por lo regular acompañan a la defecación, aunque en ocasiones el paciente
expulsa solamente sangre.

Cada vez que ocurre hemorragia rectal, aun en presencia de alguna lesión benigna como
hemorroides, debe descartarse la posibilidad coexistente de cáncer.
Es notorio la ausencia de dolor, pero es frecuente el tenesmo rectal; la alteración del hábito
intestinal se presenta en la mitad de los casos.
La palpación del tumor es positiva en seis de cada paciente por tacto rectal.

La afectación del estado general sueles ser mayor en el cáncer de colon derecho cuando se
vincula con el síndrome de anemia crónica.

Existen también formas asintomáticas que ocurren en menos del 5% de los casos en la que el
tumor es un hallazgo casual en una exploración radiológica o endoscópica realizada con otros
fines. También se observan datos clínicos relacionados con invasión a estructuras vecinas, como
cistitis, uretritis, radiculitis y otras, y datos clínicos de metástasis peritoneales (o a otros
órganos), como hepatomegalia, ascitis e ictericia.

Diagnóstico:
Pruebas para detectar pólipos y cáncer

 Sigmoidoscopia Flexible
 Colonoscopia
 Enema de bario de doble contraste
 Colonografía por TC

 Con estas pruebas se observa el interior del colon para detectar áreas anormales
 Se realizan con un tubo que cuenta con una fuente de luz y que se inserta en el recto o
con radiografías especiales.
 Si se detectan pólipos, se pueden extirpar antes de que se convierta en cáncer, de manera
que estas pruebas pueden prevenir el cáncer.
 Se prefieren estas pruebas si están disponible y la persona está dispuesta a hacérsela.

• Colonoscopía:
Su médico puede examinar el colon entero y el recto durante la colonoscopía.
Este procedimiento se utiliza para buscar los signos tempranos de un cáncer en el
Colon y recto, en los sitios a donde no puede llegar la sigmoidoscopía. Durante la
Colonoscopía, se pueden extirpar los pólipos. Normalmente se requiere sedar al
Paciente para la colonoscopía. Actualmente, la colonoscopía es la única prueba
Recomendada, con intervalos de 10 años, para la detección del cáncer colorrectal
En las personas que tienen riesgo promedio.
El médico puede extirpar crecimientos anormales, llamados pólipos, durante la colonoscopia y
enviarlos a una prueba en el laboratorio en busca de signos de cáncer. Los pólipos son comunes en
los adultos y la mayoría son, por lo general, inofensivos. Sin embargo, la mayoría de los casos de
cáncer del colon comienzan como pólipos, así que la eliminación temprana es una forma efectiva
de prevenir el cáncer.

El médico también puede tomar muestras de tejidos de apariencia anormal durante una
colonoscopia. El procedimiento, llamado biopsia, permite que el médico pueda examinar el tejido
con un microscopio en busca de signos de la enfermedad.

• Enema de bario de doble contraste (DCBE).


El bario es un líquido blanco que ayuda a ver las imágenes internas del colon y
Recto en una radiografía. Mediante un tubo rectal, se llena el colon de bario
Líquido, y se toman varias radiografías para buscar pólipos o un cáncer. El DCBE
Es más barato que la colonoscopía, pero su eficacia es menor. Ningún estudio
Científico minucioso ha establecido que el DCBE sea una prueba confiable para
Detectar el cáncer colorrectal. Un estudio científico denominado Estudio Nacional
Sobre Pólipos, detectó tan solamente el 50% de los adenomas mayores, es decir de
Más de 1cm, y el DCBE es inferior a la colonoscopía en la detección de pólipos
colorrectales. Debido a estas limitaciones, no se usa ampliamente al DCBE como
Prueba de detección para el cáncer colorrectal. Si se emplea como medio de
Detección, debe hacerse cada 5 años. Si se encuentran pólipos, se debe realizar
Una colonoscopía. Generalmente se considera que otra prueba radiológica con
Enema de bario de contraste simple (SCBE) es inferior al DCBE para detectar
Pólipos, y por ello, no se recomienda el SCBE para la detección del cáncer
colorrectal.
• Colonografía por tomografía computarizada (CT) y colonografía por Resonancia

Magnética (RM).
A veces, a estas pruebas se les denomina “colonoscopía virtual”. Estas dos
Pruebas son métodos muy nuevos que permiten a los médicos buscar pólipos y
Cáncer colorrectal. La colonoscopía virtual es una técnica desarrollada
Recientemente que emplea un escáner de tomografía computarizada (colonografía
Por CT) o un escáner para resonancia magnética (colonografía por MR) junto con
La ayuda de un software de computadora que permite mirar dentro del cuerpo sin
Que se requiera insertar un colonoscopio largo en el colon o sin tener que llenar el
Colon de bario líquido. Los radiólogos son quienes realizan estas dos pruebas.
Puesto que todavía están en desarrollo, aún no se ha establecido su confiabilidad
Como pruebas de detección, y no han recibido aprobación como pruebas de
Detección para cáncer colorrectal.
• Sigmoidoscopía
Es un examen por el cual el médico usa un instrumento delgado y con luz,
Denominado sigmoidoscopio, para ver el interior de la parte inferior del colon y
Recto (normalmente, los 60cm inferiores) para buscar pólipos o un cáncer. Si se

Encuentra un adenoma, se debe realizar una colonoscopía. La sigmoidoscopía no examina el colon


entero y, por tanto, es menos confiable que la colonoscopía para
La detección de pólipos. Normalmente, no se usan sedantes en la sigmoidoscopía.
Debe realizarse una sigmoidoscopía cada 5 años, normalmente en combinación
Con una prueba anual para buscar sangre oculta en las heces.

Pruebas que principalmente detectan cáncer


 Prueba de sangre oculta en las heces fecales
 Prueba inmunoquimica en heces
 Exámenes de ADN en heces

 Todas estas pruebas analizan las heces para determinar si contienen sangre oculta
u otros cambios que pueden ser signos de cáncer.
 Son menos invasivas y más fáciles de hacer.
 Tienen menos probabilidades de detectar pólipos que otros tipos de exámenes.
 Si los resultados son anormales será necesario hacer una colonoscopia.
 Prueba de sangre oculta en las heces:
Una forma en la que se presenta el cáncer de colon es mediante la pérdida crónica
De sangre por las heces. A veces, tal pérdida de sangre puede ser tan mínima que
No se puede ver al inspeccionar las heces en el inodoro. Su médico le pedirá que
Recoja una muestra pequeña de heces en una tarjeta especial, que luego devolverá
Al doctor o al laboratorio médico para hacer pruebas para sangre oculta o
Escondida en las heces. Esta prueba se puede hacer anualmente. Si el resultado es
Positivo, se debe realizar una colonoscopía

 Análisis inmunoquímico de sangre oculta en la materia fecal :

Prueba para verificar si hay sangre oculta (escondida) en la materia fecal. Se


coloca una muestra pequeña de materia fecal en un tubo recolector especial o en
tarjetas especiales y se envían al médico o laboratorio para su análisis. Para
detectar sangre, se usa un anticuerpo que se une a una proteína sanguínea que se
llama hemoglobina. Es posible que la sangre en la materia fecal sea un signo de
cáncer colorrectal o de otros problemas, como pólipos, úlceras o hemorroides.
 Examenes de ADN en sangre
La prueba de ADN en heces es un método relativamente nuevo para la detección de cáncer del
colon. En lugar de buscar sangre en las heces (GFOBT o PIT), estas pruebas buscan mutaciones
en el ADN de ciertas enfermedades causadas por tumores cancerosos o pólipos precancerosos.
Las células de las lesiones precancerosas y cancerosas con estas mutaciones son eliminadas a
menudo en las heces. Esta prueba puede ser capaz de detectar esas células y por lo tanto indica la
presencia de pólipos precancerosos o cáncer del colon.
• La estrategia para reducir las muertes por cáncer colorrectal es simple.
• En los individuos con riesgo normal, se empieza a aplicar las pruebas de
Detección a la edad de 50 años y el abordaje preferido es mediante colonoscopía
Cada 10 años; y, como alternativa, exámenes anuales de heces para detectar
sangre
Y un examen de sigmoidoscopía flexible cada 3 a 5 años.
• Es necesario realizar una vigilancia mediante colonoscopía, también conocida
Como detección por colonoscopía, a intervalos más frecuentes en aquellos
Individuos con alto riesgo de cáncer de colon; por ejemplo, quienes tienen
Antecedentes personales de cáncer colorrectal o de pólipos adenomatosos,
Antecedentes familiares de cáncer colorrectal, poliposis no hereditaria, cáncer
colorrectal, o una condición que les predispone a la enfermedad inflamatoria de
Los intestinos.
• Todos los pólipos precancerosos deben extirparse tanto en los individuos
Promedio como en los de alto riesgo.

Tratamiento
El tratamiento para el cáncer de colon depende de la localización del tumor y de la etapa de la
enfermedad. El tratamiento puede incluir:

 Cirugía
 Quimioterapia
 Inmuno oncología
 Terapia biológica
 Tratamiento dirigido hepático
 Terapia de radiación

 Cirugía
La cirugía es el tratamiento más común para el cáncer de colon. Hay dos tipos principales de
cirugía: laparoscopia y cirugía abierta.

Laparoscopia
El cáncer de colon temprano se puede quitar con la ayuda de un tubo delgado, iluminado llamado
un laparoscopio. Se hacen tres o cuatro pequeños cortes en el abdomen. El cirujano mira dentro
de su abdomen y elimina los crecimientos y los tumores y parte del colon saludable. Los
ganglios linfáticos cercanos también pueden ser removidos. El cirujano también revisará el resto
de su intestino y el hígado para ver si el cáncer se ha diseminado.

Cirugía abierta
El cirujano hace un gran corte en el abdomen para eliminar el tumor y parte del colon o recto
saludable. Algunos ganglios linfáticos cercanos también se eliminan. El cirujano comprueba el
resto de los intestinos y el hígado para ver si el cáncer se ha diseminado.

 Quimioterapia
La quimioterapia se refiere al tratamiento con productos químicos para matar células que se
dividen rápidamente, como las células cancerosas dañinas. Normalmente, su médico le
administrará estos fármacos en ciclos, administrando un tratamiento durante un período de
tiempo seguido de un descanso para permitir que su cuerpo se recupere.

 La inmuno-oncología
La inmuno-oncología es un tipo de terapia biológica. Los productos biológicos incluyen una
amplia gama de sustancias de productos de origen animal y otras fuentes de vida (en
contraposición a medicamentos fabricados químicamente) para prevenir, diagnosticar o tratar
enfermedades.

La inmuno-oncología es un tipo de tratamiento contra el cáncer que ayuda a su sistema


inmunológico a combatir el cáncer. En general, el sistema inmunológico ayuda a su cuerpo a
combatir las infecciones y otras enfermedades. Se compone de glóbulos blancos y órganos y
tejidos del sistema linfático. La inmuno-oncología es la herramienta más nueva en el tratamiento
del cáncer colorrectal metastásico.

 Terapia biológica
Los productos biológicos incluyen una amplia gama de sustancias de productos de origen animal
y otras fuentes de vida (en contraposición a medicamentos fabricados químicamente) para
prevenir, diagnosticar o tratar enfermedades.

 Tratamiento dirigido hepático


Casi un tercio de los pacientes diagnosticados con cáncer de colon son metastásicos, es decir, el
cáncer ya se ha extendido más allá del colon. El hígado es el sitio más común para la metástasis.

Si la cirugía no es una opción en el momento del diagnóstico, su médico puede optar por
administrarle terapias hepáticas dirigidas o dirigidas. Muchas terapias dirigidas por hígado
incluyen ablación, embolización y radiación interna utilizando microesferas de yitrium-90. Los
tratamientos dirigidos al hígado pueden usarse solos o en combinación con quimioterapia y / o
agentes biológicos. Después de recibir estas terapias, muchos pacientes se convierten en
candidatos quirúrgicos

 Terapia de radiación
La radioterapia utiliza rayos de alta energía para matar las células cancerosas. Afecta a las
células cancerosas sólo en el área tratada.

Los médicos usan diferentes tipos de radioterapia para tratar el cáncer. A veces las personas
reciben una combinación de tipos:
Radiación externa
Radiación interna
Radioterapia intraoperatoria
Complicaciones

La obstrucción, perforación y hemorragia elevan notablemente el riesgo de morbitalidad, en


virtud de que el paciente debe de ser intervenido de urgencia para resolver la complicación. Casi
siempre sin preparación de colon y malas condiciones generales.

Obstrucción
Puede ser consecuencia de un estrechamiento mecánico del colon Distal o el ano o bien de una
obstrucción funcional del orificio de la salida. La causa mecánica más importante es el
carcinoma de colon, que aparece habitualmente en personas mayores de 50 años o en
determinados grupos de alto riesgo aunque el cáncer de colon no se manifiesta amenudeo con
hemorragia macroscópica u oculta en heces una disminución sutil de la frecuencia o el calibre de
la defecación durante semanas o meses puede ser el único síntoma inicial. Las estenosis benignas
del colon secundario a diverticulitis, Isquemia o enfermedad inflamatoria intestinal producen
síntomas semejantes. Las estenosis anales los cuerpos extraños y el espasmo secundario o fisuras
dolorosas o hemorroides también pueden interrumpir la explosión fecal.

Perforación
En esta la conducta quirúrgicamente depende básicamente de hallazgos, aunque por lo regular se
reseca el segmento afectado y se exterioriza el segmento proximal como una colostomía, si no se
puede extirpar el segmento lesionado, la recesión electiva se realiza ulteriormente.

Unas de las patologías que puede provocar la perforación es la DIVERTICULITIS que es una
inflamación sintomática de un divertículo y comienza como peridiverticulitis provocada por una
microperforacion del colon. La incidencia de diverticulitis aumenta con la edad. La mayoría de
los casos de diverticulitis en los países occidental se observan de lado izquierdo, aunque puede
surgir inflamación de los divertículos de otras localizaciones, incluidos el recto y el apéndice.

Manifestaciones clínicas
Entre las manifestaciones de la DIVIRTICULITIS figuran dolor espontaneo y con la palpación
de lugar de inflamación, nauseas y vomito, íleo, fiebre, una posible masa palpable y dolor con la
palpación o un efecto e una masa en la exploración rectal.

Tratamiento
El tratamiento inicial de la diverticulitis comprende de la reposición de líquidos, aspiración
nasogastrica por íleo u obstrucción y antibiótico de amplio espectropara tratar una posible
infección por anaerobios bacilos gramnegativos y microorganismos coliformes grampositivos.
Los pacientes debes recibir ampicilina, gentamicina y metronidazol.
Pronostico
El pronóstico del cáncer colorrectal depende de la extensión de la enfermedad al momento del
tratamiento peses a ciertas mejoras en los últimos años , los índice globales de supervivencia
para todos los pacientes con cáncer de intestino grueso han permanecido prácticamente
inalterables durante varias décadas; la razón de esto puede ser que el estudio en el que por lo
general se descubren los tumores no han cambiado ( en promedio alrededor del 50% o más de los
sujetos con carácter de intestino grueso presentan ya metástasis en ganglios linfáticos regionales
cuando se diagnostican).