Вы находитесь на странице: 1из 10

LA PULGA

Las pulgas son insectos pequeños (de 1,5 a 3,3 mm de largo) sin alas, muy ágiles, de
color generalmente oscuro (por ejemplo, la pulga de los gatos es de color rojizo-
parduzco), que cuentan con un mecanismo bucal de tubos especialmente adaptado para
poder alimentarse de la sangre de sus huéspedes. Tienen el cuerpo comprimido
lateralmente, lo que les permite desplazarse con facilidad entre los pelos o plumas del
huésped. Tienen las patas largas y las traseras están adaptadas para el salto, que
puede ser de hasta 18 cm en dirección vertical y 33 cm en dirección horizontal. Esto
representa una distancia de hasta 200 veces su propia longitud, lo que convierte a las
pulgas en el mejor saltador entre los animales en relación con su tamaño corporal. El
cuerpo de la pulga es duro, pulido, y está cubierto con muchos pelos y espinas cortas
dirigidas hacia atrás. Esta característica les asegura un tránsito fluido entre los cabellos
del huésped. La dureza de su cuerpo les permite soportar grandes presiones
(probablemente como resultado de una adaptación para sobrevivir el rascado, etc.),
incluso la ejercida por los dedos humanos.
ABEJA

Las abejas se distinguen de las avispas por las setas o pelos que cubren su cuerpo
que, en el caso de las abejas, son plumosas y ramificadas. Las hembras de la mayoría
de las abejas tienen órganos para transportar el polen, llamados escopas o corbículas,
generalmente en las patas posteriores o en la región ventral del abdomen. También hay
diferencias en la distribución de las venas de las alas posteriores. En las hembras, la
séptima lámina abdominal dorsal está subdivida en dos.

En lo que se refiere al comportamiento, la característica dominante es que


coleccionan polen y néctar para alimentar a sus larvas y tienen adaptaciones
anatómicas y fisiológicas para realizar esta función.

La abeja de la resina de Indonesia Megachile pluto es la especie de mayor tamaño. Las


hembras alcanzan 39 mm. La especie de menor tamaño debe ser una abeja sin aguijón
de la tribu Meliponini cuyas obreras son de 2 mm de longitud.

Una abeja tiene un par de ojos compuestos, que ocupan gran parte de la cabeza. Entre
ellos hay tres ocelos u ojos simples, cuya función es determinar la intensidad de la luz.
Las antenas tienen generalmente 13 segmentos en el macho y solamente 12 en la
hembra. Forman un codo, o sea que son geniculadas. Llevan un gran número de
órganos de los sentidos: quimiorreceptores, órganos del olfato y el gusto. También
pueden percibir los movimientos del aire, lo cual les permite escuchar algunos sonidos
de baja frecuencia. Las piezas bucales son chupadoras, masticadoras. La larga lengua
o proboscis (compuesta de varias partes) les permite libar el néctar y
las mandíbulas sirven para triturar.

ARAÑAS
Las arañas son el orden más numeroso de la clase Arachnida, lejanamente
emparentadas con otros grupos de artrópodos, como los insectos, con los que no deben
confundirse. El orden Araneae es el séptimo en diversidad total de especies respecto al
resto de diversidad de organismos. El grupo está abundantemente representado en
todos los continentes, excepto en la Antártida. Todas son depredadoras, generalmente
solitarias, de pequeños animales. Tienen glándulas venenosas en los quelíceros, con
las que paralizan a sus presas. Producen seda, con la que tejen telas de araña
o telarañas, que usan para construir redes de caza, tapizar refugios e incluso hacerse
llevar por el viento. Hasta la fecha se han descrito más de 46 500 especies,1 de arañas,
y 110 familias han sido recogidas por los taxónomos; sin embargo, sigue habiendo
confusión dentro de la comunidad científica, como demuestran las aproximadamente 20
clasificaciones que se han propuesto desde 1900. Sólo algunos grupos son realmente
peligrosos para los seres humanos. La especialidad que se ocupa de las arañas y el
resto de los arácnidos se llama aracnología. Hay personas que sufren de aracnofobia,
es decir miedo a las arañas.
MOSCA

Las moscas típicas (Muscidae y familias próximas), como todos los dípteros, poseen un
cuerpo dividido en tres regiones o Tagmas: cabeza, tórax y abdomen. Poseen ojos
compuestos por miles de facetas sensibles a la luz individualmente que limpian
constantemente frotando sus patas, y piezas bucales adaptadas para succionar, lamer o
perforar; ninguna mosca es capaz de morder o masticar, pero muchas especies pican y
succionan sangre. Solo tienen dos alas; las alas posteriores están reducidas a unas
estructuras llamadas halterios o balancines, que actúan como órganos estabilizadores del
desplazamiento.

Tienen el cuerpo cubierto por numerosas sedas sensoriales con las que pueden saborear,
oler y sentir. Las sedas de las piezas bucales y de las patas se usan para saborear; las
moscas saborean lo que pisan; si pisan algo sabroso, bajan la boca y lo vuelven a probar.

Las patas poseen unas almohadillas adherentes que les permiten caminar sobre superficies
lisas como el vidrio, incluso boca abajo
SALTAMONTES

Los caelíferos o celíferos (Caelifera) son un suborden del orden Orthoptera, comúnmente
conocidos como saltamontes, chapulines o langostas. Se diferencian del otro suborden
de ortópteros (Ensifera) porque las antenas son cortas y tienen casi siempre menos de
30 artejos. Se estima que la separación de los dos subórdenes se produjo en el
límite Permo-Triásico. Se trata de insectos herbívoros, algunos de los cuales son
graves plagas para la agricultura.

Las patas traseras son típicamente largas y fuertes, apropiadas para saltar. Generalmente
cuentan con alas, pero sólo las traseras son membranosas y les permiten volar, mientras
que las delanteras son coriáceas y no son útiles en el vuelo. Las hembras son de mayor
tamaño que los machos.

Algunas especies producen ruidos audibles, usualmente frotando los fémures contra las
alas o el abdomen o con el golpeteo de las alas en el vuelo. Si cuentan con órganos de
audición, este se encuentra los costados del primer segmento abdominal.

Los ortópteros cuyas antenas son tan largas o más que su propio cuerpo son en realidad
miembros de otro suborden Ensifera, de los que se diferencian también por la estructura
del ovipositor, así como la localización del órgano auditivo y la forma en que producen los
sonidos característicos.
HORMIGA

Los formícidos (Formicidae), conocidos comúnmente como hormigas, son


una familia de insectos eusociales que, como las avispas y las abejas, pertenecen
al orden de los himenópteros. Las hormigas evolucionaron de antepasados similares a una
avispa a mediados del Cretáceo, hace entre 110 y 130 millones de años, diversificándose
tras la expansión de las plantas con flor por el mundo. Son uno de los grupos zoológicos de
mayor éxito, con cerca de 14 000 especies descritas, aunque se estima que pueden ser más
de 22 000. Se identifican fácilmente por sus antenas en ángulo y su estructura en tres
secciones con una estrecha cintura. La rama de la entomología que las estudia se
denomina mirmecología.

Forman colonias de un tamaño que se extiende desde unas docenas de individuos


predadores que viven en pequeñas cavidades naturales, a colonias muy organizadas que
pueden ocupar grandes territorios compuestas por millones de individuos. Estas grandes
colonias consisten sobre todo en hembras estériles sin alas que forman castas de «obreras»,
«soldados» y otros grupos especializados. Las colonias de hormigas también cuentan con
algunos machos fértiles y una o varias hembras fértiles llamadas «reinas». Estas colonias
son descritas como superorganismos, dado que las hormigas parecen actuar como una
entidad única, trabajando colectivamente en apoyo de la colonia.

Han colonizado casi todas las zonas terrestres del planeta; los únicos lugares que carecen
de hormigas indígenas son la Antártida y algunas islas remotas o inhóspitas. Las hormigas
prosperan en la mayor parte de estos ecosistemas y se calcula que pueden formar el 15-
25 % de la biomasa de los animales terrestres. Se estima que hay entre mil billones y diez
mil billones de hormigas viviendo sobre la Tierra. Se considera que su éxito en tantos
entornos se debe a su organización social y a su capacidad para modificar hábitats, a su
aprovechamiento de los recursos y a su capacidad de defensa. Su
prolongada coevolución con otras especies las ha llevado a desarrollar
relaciones miméticas, comensales, parásitas y mutualistas.

MARIPOSA
Las mariposas poseen dos pares de alas membranosas cubiertas de escamas coloreadas,
que utilizan en la termorregulación, el cortejo y la señalización. Su aparato bucal es de tipo
probóscide (véase Insecto) provisto de una larga trompa que se enrolla
en espiral (espiritrompa) que permanece enrollada en estado de reposo y que les sirve para
libar el néctar de las flores que polinizan.

El cortejo de los machos es muy variable en las diferentes familias del orden, pero
básicamente consiste en exhibiciones y en la producción de feromonas sexuales. Con las
maniobras de vuelo los machos cubren a las hembras con el olor de estas feromonas. Tras
el apareamiento los machos pueden evitar que la hembra tenga una nueva cópula
taponando su genitalia con una secreción pegajosa.

Su desarrollo es holometábolo: del huevo sale una larva u oruga que se transformará
en pupa y ésta dará lugar al adulto. La larva, a diferencia del adulto, presenta un aparato
bucal de tipo masticador; la mayoría de las larvas son fitófagas. En menos del 1% las larvas
son carnívoras o aun caníbales. Podemos distinguir las larvas de lepidópteros de las de
otros insectos porque poseen una serie de 5 patas falsas —las de los himenópteros
sínfitos poseen 7 o más— al final del abdomen, lo que en algunos casos conlleva que su
forma de caminar sea como la de un acordeón abriéndose y cerrándose alternativamente.
Los lepidópteros son insectos terrestres y sólo ocasionalmente algunas larvas son acuáticas.
CUCARACHA

Los blatodeos (Blattodea, del latín Blatta, «cucaracha» y del griego eidés, «que tiene
aspecto de»), conocidos también como cucarachas, cutias o baratas, son
un orden de insectos hemimetábolos paurometábolos de cuerpo aplanado, que miden
del orden de 3 cm a 7,5 cm. Se conocen más de 4.500 especies.

Su cuerpo es ovalado y aplanado. La cabeza pequeña suele estar protegida por


un pronoto en forma de escudo. Sus antenas son filiformes, sus ojos compuestos son
pequeños, las patas largas, aplanadas y espinosas, y las piezas bucales masticadoras.
Tiene dos pares de alas, de ellos las alas del par posterior que son grandes y
membranosas están cubiertas y protegidas por las alas anteriores que son más
pequeñas y están esclerotizadas. Presentan un par de cercos laterales en el extremo
del abdomen.

La cucaracha común (Blatta orientalis), también conocida como cucaracha negra u


oriental, llega a medir 3,5 cm de largo. El macho tiene alas cortas y no vuela; la hembra
carece de alas. Se nutre de gran variedad de alimentos.
PIOJO

Los ftirápteros (Phthiraptera), comúnmente conocidos como piojos, son


un orden de insectos ápteros (sin alas en el adulto, en este caso perdidas
secundariamente) hemimetábolos (cuyo desarrollo consta de huevo, varios estadios de
ninfa y adulto), ectoparásitos de aves y mamíferos, que incluye unas
1
3250 especies. Sus huevos se llaman liendres, que los piojos adhieren al pelo o
plumas de su huésped.

Afectan a todas las aves y mamíferos, a excepción de


los monotremas (ornitorrinco y equidnas) y algunos órdenes de euterios, como
los quirópteros (murciélagos) y folidotos (pangolines).

Son altamente específicos de su hospedador o huésped y muchas especies incluso


prefieren lugares determinados de su cuerpo. Los piojos, a diferencia de otros
ectoparásitos como las pulgas, pasan todo su ciclo de vida sobre el huésped, desde el
huevo hasta el estado adulto y la reproducción. Se trasladan de huésped a huésped
caminando, pueden pasar unas pocas horas o hasta dos días fuera de su huésped
primario y esperando al siguiente. Las adaptaciones al parasitismo se reflejan en el
adulto en su tamaño (de 0,5 a 8 mm), y las patas que en los subórdenes más avanzados
terminan en garras fuertes para aferrarse firmemente al pelo, piel y plumas; no tienen
alas ni la posibilidad de saltar. Según la especie se alimentan de restos de piel, partes
de plumas, secreciones sebáceas o sangre; pueden tener boca masticadora o
chupadora. Su color es variable.
GRILLO

Los grillos están emparentados con las langostas (saltamontes). Sus patas están
adaptadas al salto, sin embargo saltan menos que los saltamontes, lo que los hace más
torpes. En cambio, corren por el suelo con rapidez. Excavan una madriguera en el suelo,
que consiste en una galería de más de medio metro, y que termina en una habitación
esférica. La entrada a su madriguera la mantienen limpia en una gran extensión, ya que
la utilizan para zona de canto y así atraer a las hembras (sólo los machos cantan). Para
producir el sonido tan peculiar de estos insectos, levantan ligeramente sus alas y las
frotan una contra la otra. La longitud de onda del canto de un grillo es similar a la
distancia que hay entre los dos oídos humanos, razón por la cual resulta difícil
establecer la localización de un grillo por su sonido. La hembra es capaz de captar este
sonido gracias a que, como la mayoría de los ortópteros, poseen órganos timpánicos.
Su régimen alimenticio es omnívoro: comen tanto plantas como insectos.