Вы находитесь на странице: 1из 4

La ley

Es una norma que es aprobada por el Congreso de la República de acuerdo con


el procedimiento señalado en la Constitución. Las leyes son de dos tipos:
orgánicas y ordinarias.

Cuando hablamos de ley de Decreto Legislativo y Decreto Supremo, estamos


refiriéndonos a normas, la diferencia entre ellas es el rango que tienen y el poder
del Estado que las expide. Es una norma que es aprobada por el Congreso de
la República de acuerdo con el procedimiento señalado en la Constitución.

El Decreto Legislativo

l decreto legislativo o decreto con fuerza de ley (DFL) es una norma jurídica con
rango de ley, emanada del poder ejecutivo expresa de facultades legislativas. E
s una norma qe finalmente es autorizada por el Congreso que permite al
gobierno que posea la facultad para dictarla, el decreto legislativo se ocupa de
una materia específica por un plazo determinado.

El Decreto Supremo

Es una norma del gobierno central vertical, es de carácter general y regula la


actividad sectorial o multisectorial (actividades bajo la jurisdicción de uno o más
ministerios) funcional a nivel nacional.

El Decreto o Decreto Supremo es una orden escrita del Presidente de la


República que, dictada dentro de la esfera de su competencia, lleva la firma del
o los ministros de Estado respectivos y está sujeta a una tramitación especial.

Ley de delito de peculado en la legislación peruana

En nuestra normativa penal, el antecedente más reciente del tipo penal 387º lo
constituye el artículo 346º del derogado Código Penal de 1924. El texto original
del citado tipo penal del Código de 1991 fue modificado por la polémica Ley Nº
29703 del 10 de junio de 2011, la

misma que ha sido derogada en parte por la Ley Nº 29758 del 21 de julio de
2011. Aquí se ha dado el siguiente contenido al delito de peculado:

El funcionario o servidor público que se apropia o utiliza, en cualquier forma, para


sí o para otro, caudales o efectos cuya percepción, administración o custodia le
estén confiados por razón de su cargo, será reprimido con pena privativa de
libertad no menor de cuatro años ni mayor de ocho años. Cuando el valor de lo
apropiado o utilizado sobrepase diez unidades impositivas tributarias, será
reprimido con pena privativa de libertad no menor de ocho ni mayor de doce
años. Constituye circunstancia agravante si los caudales o efectos estuvieran
destinados a fines asistenciales o a programas de apoyo social. En estos casos
la pena privativa de libertad será no menor de ocho ni mayor de doce años. Si el
agente, por culpa, da ocasión a que se efectúe por otra persona la sustracción
de caudales o efectos, será reprimido con pena privativa de libertad no mayor de
dos años o con prestación de servicios comunitarios de veinte a cuarenta
jornadas. Constituye circunstancia agravante si los caudales o efectos
estuvieran destinados a fines asistenciales o a programas de apoyo social. En
estos casos la pena privativa de libertad será no menor de tres ni mayor de cinco
años.

Conclusiones sobre el delito de peculado aplicadas al caso Belaunde Lossio

El señor Belaunde Lossio hace unos años se encuentro inmerso en un proceso


penal donde se le atribuye haber recibido dinero público a cambio vender la línea
editorial su medio de comunicación y de utilizar su empresa publicitaria (diario
“La Primera” y ILIOS S.A.C.) a favor de un funcionario público (César Álvarez,
presidente regional de Ancash) en un contexto de corrupción. Si tomamos en
cuenta su eventual participación dolosa que consistiría en el conocimiento de
que lucraba con dinero del Estado gracias a la disposición del funcionario que
tenía competencia sobre dichos caudales, su participación en el hecho punible
tendría la misma descripción y el mismo fundamento que sirve para sancionar al
funcionario público. Siendo que a nivel de individualización de la pena habría que
ajustar el quantum a imponer de acuerdo a los deberes por él desairados,
menores, por supuesto, que aquellos que vinculan y se exige cumplir cuando se
trata de un servidor público.

Ley de cohecho

En nuestro Perú con fecha seis de octubre del dos mil cuatro se ha publicado
en el Diario Oficial El Peruano la Ley 28355 que modifica diversos artículos del
Código Penal referidos a delitos de corrupción de funcionarios públicos y que se
encuentra vigente, así se ha modificado el artículo 393 ( cohecho pasivo propio
), 394 ( cohecho pasivo impropio ), 395 ( cohecho pasivo específico ), 396 (
corrupción pasiva de auxiliares jurisdiccionales ), 397 ( cohecho activo genérico
), 398 ( cohecho activo específico ), 399 ( negociación incompatible o
aprovechamiento indebido del cargo ), 400 ( tráfico de influencias ), 401 (
enriquecimiento ilícito ) y ha reubicado el artículo 394-A del Código Penal en la
sección de los delitos de abuso de autoridad, como artículo 376-A, que
consisten.

MODALIDADES DE CORRUPCIÓN

Los términos corrupción o cohecho tienen identidad de significados siendo las


modalidades de corrupción

a) cohecho propio e impropio, en función a la naturaleza contraria o conforme a


derecho de los actos del funcionario o servidor ;

b) cohecho pasivo y activo en función de la calidad del autor y la dirección de la


acción ; y

c) cohecho antecedente y subsecuente en función del momento en que se


produce el pacto y / o la recepción, solicitudes u ofrecimientos.

EL COHECHO PASIVO Y EL COHECHO ACTIVO

1.- El cohecho es pasivo en tanto el funcionario o servidor se limita a recibir o


aceptar el medio corruptor ( dádiva ventaja o promesa ) para hacer u omitir un
acto de función o servicio violando sus deberes en cuyo caso estamos frente a
cohecho propio; o para hacer un acto de función sin faltar a sus obligaciones en
cuyo caso estamos frente a cohecho impropio.
2.- El cohecho activo llamado también soborno está dirigido al extraneus, es decir
a persona indeterminada, que trata de corromper o comprometer venalmente al
funcionario o servidor público para que haga u omita algo faltando o en contra
de sus deberes ( corrupción activa con destino propio ) o en cumplimiento de sus
deberes ( corrupción activa con destino impropio ) siendo que la consumación
se da así sólo se intente o realmente se corrompa al funcionario o servidor.

EL COHECHO PROPIO Y EL COHECHO IMPROPIO

3.- El cohecho es propio cuando el comportamiento del funcionario o servidor


público está vinculado a dádiva o ventaja entregada o prometida para realizar
actos contrarios a los deberes funcionales y que pueden consistir en hacer algo
contrario a lo ordenado en leyes o reglamentos, como en omitir lo que esta
obligado a hacer por razón de su función, cargo o servicio.

4.- El cohecho es impropio cuando el comportamiento del funcionario se limita a


cumplir sus obligaciones, a actuar de conformidad con el derecho, su conducta
por acción u omisión no está prohibida, pero la ilícitud radica en el hecho de
haber solicitado o recibido dádiva o ventaja para practicar actos propios de la
función o del servicio vulnerando la ética y gratuidad del servicio público.

EL COHECHO ANTECEDENTE Y EL COHECHO SUBSECUENTE

5.- El cohecho es antecedente según se produzca la entrega o recepción del


medio corruptor antes de y para la realización de actos comisivos u omisivos por
parte del funcionario o servidor.

6.- El cohecho es subsecuente cuando la entrega o recepción del medio


corruptor se efectivice una vez ejecutado el acto u omisión atribuible al
funcionario o servidor público.