Вы находитесь на странице: 1из 435

EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Copyright © 2007 Asociación General,


Sociedad Misionera Internacional
de los Adventistas del Séptimo Día,
Movimiento de Reforma
P.O. Box 39487
Downey, CA 90239-0487
EE.UU.

Copyright © 2006 IMS Publishing Association


12631 East Imperial Highway, Bldg. B, Suite 200-202
Santa Fe Springs, CA 90670
EE.UU.
Teléfono (+1) 562-863 7188 / Fax (+1) 562-863 7559
e-Mail: imssdarmgc@yahoo.com
Internet: www.imssdarm.org

Todos los derechos reservados. No se permite repro-


ducir, almacenar en sistemas de recuperación de la
información ni transmitir alguna parte o la totalidad
de esta publicación, cualquiera que sea el medio
empleado -electrónico, mecánico, fotocopia, graba-
ción, etc.-, sin el permiso previo de los titulares de los
derechos de la propiedad intelectual.

Impreso en California, EE.UU.


Impreso por IMS Publishing Association
2877 E. Florence Avenue
Huntington Park, CA 90255-5751
EE.UU.
Índice
Prefacio .......................................................17
Introducción ...............................................19

El levantamiento y el tiempo del naci-


miento del Movimiento Adventista ......23

1843–1844 ...................................................28
El mensaje de la venida de Cristo
–Mensaje del juicio................................28
1844 ............................................................31
Señales de dirección divina
–El Espíritu de Profecía .........................31

5
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

1845 ............................................................35
La cuestión del sábado –Se introduce
la observancia del sábado .....................35
1848 ............................................................39
Un año lleno de acontecimientos .........39
La retención de los vientos ...................41
Los golpes misteriosos...........................42
1849 ............................................................46
Claridad sobre el sellamiento–la visión
de la hna. White al respecto..................46
Edición del primer número de La Verdad
Presente .................................................50
1850 ............................................................51
Tres visiones importantes .....................51
A la pequeña grey ..................................51
Las postreras plagas y el juicio .............52
Los golpes misteriosos...........................54

1850–1860 ...................................................57
Crecimiento de la iglesia a pesar de las
dificultades internas y externas ............57
1850 ............................................................59
1851 ............................................................61
1852 ............................................................63
1853 ............................................................64

6
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

1854 ............................................................65
1855 ............................................................66
Se corrige el tiempo del comienzo del
sábado ....................................................66
1856 ............................................................68
Comienzo de las advertencias con respec-
to al retroceso en la vida espiritual
–Llamado al arrepentimiento ................68
1857 ............................................................71
Visión sobre el zarandeo .......................71
1858 ............................................................73
La necesidad de una organización ........73
1859 ............................................................75
Introducción del diezmo .......................75
Un serio testimonio a la iglesia
de Laodicea ............................................76
1860 ............................................................80
El nombre de la congregación ...............80
1861 ............................................................82
Organización de la iglesia
–Resolución sobre la liga de iglesia ......82
Profecías sobre la guerra civil americana
y la posición de la Hna. White ..............84
1863 ............................................................87
Visión sobre la posición fundamental
frente a la guerra....................................87

7
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Visión sobre la sana manera de vivir ....89


El camino angosto .................................92
1869 ............................................................98
Testimonio sobre la manera de vivir ....98
1870 ..........................................................100
1871 ..........................................................102
1873 ..........................................................113
Serios testimonios a la iglesia
de Laodicea ..........................................113
1875 ..........................................................117
1876 ..........................................................118
1882 ..........................................................121
La luz del año 1882 pedirá cuenta a su
pueblo ..................................................121
1887 ..........................................................127
Los mensajes de advertencia del año
1887 .....................................................127
1888 ..........................................................131
Un año importante en la historia
del adventismo –El congreso general
de Minneápolis ....................................131
El mensaje Cristo nuestra Justicia
es presentado .......................................134
Declaración del anciano Nash ............134
Consecuencias producidas por la
diversidad de ideas..............................148

8
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

1893–1900 .................................................153
Otros llamados al arrepentimiento
dirigidos a Laodicea por el Espíritu
de Profecía ...........................................153
1893–1900 .................................................155
En 1893 escribió la hna. White: ..........155
La iglesia del remanente no es
Babilonia ..............................................156
No será posible atribuir una posición
tal al Movimiento de Reforma ............162
1894 ..........................................................166
Impresión de valiosos libros ...............166
1900 ..........................................................168
Serio llamado al arrepentimiento .......168
1901 ..........................................................170
Una importante reunión en el
Congreso General ................................170
Reorganización ....................................172
1902 ..........................................................177
Fuego en Battle Creek
–Otros llamados al arrepentimiento ...177
1903 ..........................................................185
1904 ..........................................................186
El verdadero estado de la iglesia .........186

9
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

1905 ..........................................................190
Se exige un despertamiento espiritual
y una reforma ......................................190
1906 ..........................................................192
Actitud frente al abandono de la
doctrina antigua y de los
mandamientos de Dios ........................192
1908 ..........................................................199
1909 ..........................................................200
Asamblea de la Asociación General
–Advertencias con respecto a una
reforma en la manera de vivir .............200
Reforma pro Salud...............................203
Advertencias concernientes a pruebas
que pronto sobrevendrían ...................208
1913 ..........................................................210
Serio mensaje de la hermana White a la
asamblea de la Asociación General ....210
1914 ..........................................................213
El año de la decisión–Comienzo de
la primera guerra mundial ..................213
Se manifiesta el apartamiento de los
mandamientos .....................................213
Llamado al despertamiento por el
anciano A. Stobbe ...............................218
Exclusiones de la iglesia .....................221

10
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

1915 ..........................................................223
Otro escrito dirigido al Ministerio
de Guerra .............................................223
Arresto de miembros fieles .................227
Carta a W. Richter, Bremen .................227
Diciembre de 1915 ..............................228
1916 ..........................................................232
La Asociación General de los
Adventistas del Séptimo Día
concede plena libertad ........................232
1917 ..........................................................236
El hermano Razzia en Ulm y el
hermano Rauser en Stuttgart
fueron arrestados. ................................236
1918 ..........................................................237
Justificando la participación en la
guerra ...................................................237
24 de agosto de 1918 ...........................239
1920 ..........................................................242
Resultado de las discusiones en
Friedensau ...........................................242
1922 ..........................................................244
Tentativa de parte de hermanos
fieles de hacer una nueva aclaración
en el Congreso General de
San Francisco.......................................244

11
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

1923 ..........................................................266
La resolución de Gland .......................266
¿Cuál debe ser la posición de la
iglesia de Dios? ....................................270
¿Hasta dónde llega la libertad del
hombre? ..............................................272
1924 ..........................................................275
Los frutos de la resolución de Gland ..275
1925 ..........................................................282
¿Cómo juzga la iglesia la apostasía
de los mandamientos de Dios? ...........282
1926 ..........................................................285
¿Qué posición tomaron los fieles
cristianos durante la guerra? ...............285

1933–1945 .................................................287
El tiempo del régimen nacional–
socialista ..............................................287
1933 ..........................................................289
Una nueva y terrible apostasía ...........289
1934 ..........................................................293
1936 ..........................................................294
Prohibición del Movimiento de
Reforma................................................294
Motivos ................................................295

12
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

1937 ..........................................................299
1938 ..........................................................301
1939 ..........................................................304
La segunda guerra mundial ................304
Informe sobre las actividades .............307
1940 ..........................................................310
1941 ..........................................................316
1942 ..........................................................322
Carta al presidente Roosevelt con
fecha 7 de enero de 1942 ....................322
1947 ..........................................................324
Soldados adventistas ...........................324
1952 ..........................................................327
1953 ..........................................................328
1955 ..........................................................330
1956 ..........................................................332
1958 ..........................................................334
Posición con respecto al peinado........334
¿Puede una mujer con melena ir
al cielo? ................................................336
¿Quién inició la melena?.....................337
1959 ..........................................................340
Respeto hacia el Papa ..........................340
Participación en la unión de las
iglesias .................................................340

13
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Ministros en el ejército........................343
1963 ..........................................................347
Participación en las elecciones
políticas ...............................................347
1965 ..........................................................349
Capellanes uniformados de los
Adventistas del Séptimo Día ...............349
Obispos y sacerdotes católicos
predican en templos adventistas ........350
Un obispo católico en un templo
adventista ............................................351
Otros casos...........................................355
“Ángeles en actividad en las islas
Filipinas” .............................................362
¿Qué dicen los testimonios sobre
esta particularidad? ............................366
Esfuerzos que se hacen en pro de la
unión....................................................372
1967 ..........................................................374
1970 ..........................................................376
Informes de la DDR .............................376
Un informe del Congreso Mundial de
los Adventistas del Séptimo Día .........377
1971 ..........................................................381
La República Democrática Alemana
pertenece a la ONU .............................384

14
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Suplemento ..............................................389
El primer encuentro fue en el
año 1965 ..............................................390
Es esencial una dirección pura ...........398
Nuestra propia situación .....................399

Epílogo ......................................................403

Diagrama Cronológico .............................411

Bibliografía...............................................431

15
Prefacio
E n sucesión cronológica se relatan los
datos más importantes y los aconte-
cimientos relacionados con el sur-
gimiento del Movimiento Adventista, su
apostasía de los mandamientos de Dios y el
nacimiento del Movimiento de Reforma.
Si en diversos sucesos fue necesario dar
una explicación más detallada, lo hicimos
por favorecer al lector y darle una presenta-
ción clara de los acontecimientos.
En el orden cronológico de los sucesos,
cada lector concienzudo que busca la verdad,
podrá encontrar el fundamento sólido donde
colocar sus pies. Las fechas que se destacan

17
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

en la sucesión de acontecimientos sirven para


guiarnos paso a paso en la gran trayectoria
del Movimiento Adventista y nos introducen
en el tiempo del surgimiento del Movimiento
de Reforma.
Al dar a publicidad esta pequeña obra
nos guía un sólo impulso: Ayudar a nuestros
hermanos. Por esta razón suplicamos a todos
los que la estudien, pedir a Dios sabiduría
para interpretarla correctamente y esforzarse
para que este pequeño volumen llegue a los
hogares de cada familia Adventista del Sép-
timo Día.
Si hemos recurrido a muchas citas del
Espíritu de Profecía y a publicaciones de la
Iglesia Adventista, lo hicimos con el único
fin de ayudar a todos los que buscan su salva-
ción y desean pertenecer al pueblo de Dios.
Ahora sólo nos resta pedir al Todopode-
roso que bendiga ampliamente a todo investi-
gador de la Verdad, a fin de que pueda hacer
su decisión en pro de su Salvador.

LOS EDITORES

18
Introducción

“M
nidad...
ediante la nación escogida,
Dios había querido impartir
bendiciones a toda la huma-

Para la iglesia de Dios, que custodia su


viña en la tierra hoy, resultan de un valor es-
pecial los mensajes de consejo y admonición
dados por los profetas que presentaron clara-
mente el propósito eterno del Señor en favor
de la humanidad... El tema de los mensajeros
que Dios envió a su iglesia a través de los si-
glos transcurridos fue la historia del llama-
miento dirigido a Israel, sus éxitos y fracasos,
cómo recobró el favor divino, cómo rechazó

19
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

al Señor de la viña y cómo el plan secular será


realizado por un remanente piadoso en favor
del cual se cumplirán todas las promesas del
pacto. Y hoy el mensaje de Dios a su iglesia,
a aquellos que se ocupan en su viña como
fieles labradores, no es otro que el dado por
el profeta antiguo... Espere Israel en Dios. El
Señor de la viña está ahora mismo juntando
de entre los hombres de todas las naciones y
todos los pueblos los preciosos frutos que ha
estado aguardando desde hace mucho. Pron-
to vendrá a los suyos; y en aquel alegre día se
habrá cumplido finalmente su eterno propó-
sito para la casa de Israel” (Profetas y Reyes,
págs. 12, 15, 16).
“El pueblo remanente de Dios, los que se
destacan delante del mundo como reforma-
dores, deben demostrar que la ley de Dios es
el fundamento de toda reforma permanente,
y que el sábado del cuarto mandamiento debe
subsistir como monumento de la creación y
recuerdo constante del poder de Dios. Con
argumentos claros deben presentar la necesi-
dad de obedecer todos los preceptos del De-
cálogo. Constreñidos por el amor de Cristo,
cooperarán con él para la edificación de los
lugares desiertos. Serán reparadores de por-
tillos, restauradores de calzadas para habitar
(Isaías 58:12)” (Profetas y Reyes, pág. 501).

20
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

“En la obra de reforma que debe ejecu-


tarse hoy, se necesitan hombres que, como
Esdras y Nehemías, no reconocerán paliati-
vos ni excusas para el pecado, ni rehuirán
de vindicar el honor de Dios. Aquellos sobre
quienes recae el peso de esta obra no callarán
cuando vean que se obra mal ni cubrirán a
éste con un manto de falsa caridad. Recorda-
rán que Dios no hace acepción de personas
y que la severidad hacia unos pocos puede
resultar en misericordia para muchos” (Pro-
fetas y Reyes, pág. 498).
“La obra de restauración y reforma que
hicieron los desterrados al regresar bajo la
dirección de Zorobabel, Esdras y Nehemías,
nos presenta un cuadro de la restauración es-
piritual que debe realizarse en los días finales
de la historia de esta tierra” (Profetas y Reyes,
págs. 499, 500).
“La iglesia es la fortaleza de Dios, su ciu-
dad de refugio, que él sostiene en un mundo
en rebelión. Cualquier traición a la iglesia es
traición hecha a Aquel que ha comprado a
la humanidad con la sangre de su Hijo uni-
génito. Desde el principio, las almas fieles
han constituido la iglesia en la tierra. En todo
tiempo el Señor ha tenido sus atalayas, que
han dado un testimonio fiel a la generación

21
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

en la cual vivieron. Estos centinelas daban


el mensaje de amonestación; y cuando eran
llamados a deponer su armadura, otros conti-
nuaban la labor. Dios ligó consigo a estos tes-
tigos mediante un pacto, uniendo a la iglesia
de la tierra con la iglesia del cielo. El ha en-
viado a sus ángeles para ministrar a su igle-
sia, y las puertas del infierno no han podido
prevalecer contra su pueblo.
“A través de los siglos de persecución,
lucha y tinieblas, Dios ha sostenido a su igle-
sia. Ni una nube ha caído sobre ella sin que él
hubiese hecho provisión; ni una fuerza opo-
sitora se ha levantado para contrarrestar su
obra, sin que él lo hubiese previsto. Todo ha
sucedido como él lo predijo. El no ha dejado
abandonada a su iglesia, sino que ha seña-
lado en las declaraciones proféticas lo que
ocurriría, y se ha producido aquello que su
Espíritu inspiró a los profetas a predecir. To-
dos sus propósitos se cumplirán. Su ley está
ligada a su trono, y ningún poder del malig-
no puede destruirla. La verdad está inspirada
y guardada por Dios; y triunfará contra toda
oposición” (Hechos de los Apóstoles, págs. 11,
12).

22
EL LEVANTAMIENTO
Y EL TIEMPO DEL
NACIMIENTO DEL
MOVIMIENTO
ADVENTISTA
“Y acordarte has de todo el camino
por donde te ha traído Jehová tu
Dios estos cuarenta años en el
desierto, para afligirte por probarte, para sa-
ber lo que estaba en tu corazón, si habías de
guardar o no sus mandamientos” (Deuterono-
mio 8:2).
“Fue en todos los tiempos la sabia inten-
ción de Dios que su pueblo recordase siempre
la forma maravillosa en que él manifestó por
su causa, su poder y providencia... El Señor
ha tenido verdades importantes en todas las
épocas para sacar por su gracia a un pueblo de
la servidumbre del pecado y prepararlo para
la entrada a la Canaán celestial. Es por eso de
gran provecho considerar el proceder de Dios
con los que han anunciado sus verdades...
D’Aubigné menciona en su Historia de la
Reforma del siglo XVI, como comprobación

25
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

indubitable de que la mano de Dios estaba en


su obra, el hecho de que hombres descono-
cidos entre sí y en diversos países se sentían
responsables de escudriñar la doctrina del
perdón y de la salvación mediante Jesús y de
anunciarla a sus compatriotas sin penitencias
impuestas y sin la absolución de parte de la
Iglesia Católica. Si este hecho es una compro-
bación de que la mano de Dios estuvo con la
reforma del siglo XVI, ¿por qué no ha de ser
también una comprobación de que está tam-
bién con el Movimiento Adventista del siglo
XIX? También en este tiempo, hombres de di-
versas partes del mundo, sin conocerse entre
sí, se sintieron inducidos a escudriñar en las
Escrituras y cuando aceptaron la doctrina de
la pronta venida de Cristo la anunciaron con
celo a sus compatriotas. En los años 1831-
1844, sus esfuerzos aunados llevaron a todo
el mundo civilizado el mensaje dirigido en
realidad a todos los pueblos. Si la manera en
que nació la Reforma es un sello divino para
ella, entonces podemos pretender lo mismo
para el Movimiento Adventista” (Origen y
Progreso de los Adventistas, págs. 14, 15, 7).
“El Movimiento Adventista surgió de la
misma manera como los comienzos de la Re-
forma en los tiempos de Lutero aquí mencio-
nados. Hombres que no se conocían, que no

26
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

tenían relación entre sí y que no sabían nada


unos de los otros, fueron inducidos a escudri-
ñar en más de tres veces tantos países como
en aquel entonces. Comenzaron a anunciar
las mismas verdades bíblicas no solamente
en cuatro naciones, sino en todo el mundo
civilizado” (Ídem, pág. 16).

27
1843–1844
EL MENSAJE DE LA VENIDA
DE CRISTO
–MENSAJE DEL JUICIO

“E n cuanto al mensaje que debía


anunciar la primera venida de
Cristo, el profeta dijo lo siguien-
te: ‘Voz que clama en el desierto: Preparad ca-
mino a Jehová..’. (Isaías 40:3).
Esta obra fue hecha mediante la predica-
ción de Juan el Bautista en el desierto del país
judío, diciendo: ‘Arrepentíos, que el reino de

28
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

los cielos se ha acercado’ (Mateo 3:1-2). Este


hombre solo cumplió esta profecía maravillo-
sa obrando durante medio año en el país de
Judea. Mientras que la profecía concerniente
a la obra de Juan se limitaba a cierto tiempo
y lugar, ocurre algo muy distinto con las pro-
fecías que se refieren a la segunda venida de
Cristo, pues esta obra debe ser anunciada en
la palabra profética con un ángel volando y
se introduce con las palabras siguientes: ‘Y vi
otro ángel volar por en medio del cielo, que
tenía el evangelio eterno para predicarlo a los
que moran en la tierra, y a toda nación y tribu
y lengua y pueblo, diciendo en alta voz: Te-
med a Dios, y dadle honra; porque la hora de
su juicio es venida; y adorad a aquel que ha
hecho el cielo y la tierra y el mar y las fuentes
de las aguas’ (Apocalipsis 14:6, 7).
“Así que la profecía no introduce ningún
evangelio nuevo que debía ser anunciado
propiamente por ángeles, sino que el ángel
simboliza la obra final del evangelio. Para in-
ducir a la obediencia señala que la hora del
juicio es venida...” (Ídem, págs. 34, 35).
“El mensaje adventista no fue meramente
un simple anuncio del ‘juicio venidero’ como
lo hizo Pablo ante Félix. También fue más pre-
ciso que la declaración de Lutero... También

29
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

fue distinto a la afirmación de Wesley que


opinaba que el milenio vendría más o menos
a los cien años. Fue el mensaje simbolizado
en Apocalipsis 14:6, 7: ‘La hora del juicio es
venida’ y el clamor de Apocalipsis 10:6: ‘que
el tiempo no será más’” (Ídem, págs. 38, 39).

30
1844
SEÑALES DE DIRECCIÓN
DIVINA
–EL ESPÍRITU DE PROFECÍA

“S i desde la resurrección del Salva-


dor hubo un tiempo en que sus
tristes y desilusionados discípu-
los necesitaban el consuelo de su presencia
y sus palabras animadoras, fue cuando des-
pués del clamor de medianoche de 1844 al-
gunos creyentes apesadumbrados y persegui-
dos perseveraban en viva fe. Y si Dios en su
gracia se relacionó alguna vez directamente

31
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

con almas afligidas, podía esperarse que lo


hiciese justamente en ese tiempo y con ese
pueblo.
“El que no está sujeto a medios y caminos
en su manera de obrar y que cuando ascendió
al cielo dio dones a su iglesia, según Efesios
4:8-15, prometiendo también estar con sus
discípulos ‘hasta el fin del mundo’, se rela-
cionó ahora con ellos. Eligió para tal fin su
propio instrumento, un alma completamen-
te entregada a él, pero cuya vida amenazaba
apagarse, la ‘más débil entre los débiles.’
“Dos meses después de haberse cumpli-
do el ‘tiempo’ recibió Ellen G. White, naci-
da E. G. Harmon, manifestaciones del Señor.
¿No debía esperarse que si el Señor hablase
a su pueblo en estos últimos días mediante
visiones, las manifestaciones debían tener
claras señales de lo divino? Estas señales son
reconocibles en las visiones de la hermana
White” (Ídem, pág. 88).
En diciembre de 1844, fue dada la pri-
mera visión. El 20 de diciembre de 1845, la
hermana White escribió la visión por primera
vez y el 24 de enero de 1846 fue publicada en
el “Day Star”, en Cincinnati.
“En mi segunda visión, unos ocho días
después de la primera, el Señor me mostró

32
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

las pruebas que yo iba a tener que sufrir, y


me dijo que debía ir y relatar todo cuanto él
me había revelado. Se me mostró que mis tra-
bajos tropezarían con recia hostilidad, que la
angustia me desgarraría el corazón; pero que,
sin embargo, la gracia de Dios bastaría para
sostenerme en todo ello.
Al salir de esta visión, me sentí suma-
mente conturbada, porque en ella se me seña-
laba mi deber de ir entre la gente y presentar
la verdad. Estaba yo tan delicada de salud que
siempre me aquejaban sufrimientos corpora-
les, y según las apariencias no prometía vivir
mucho tiempo. Contaba a la sazón diecisiete
años, era menudita y endeble, sin trato social
y naturalmente tan tímida y apocada que me
era muy penoso encontrarme entre personas
desconocidas.
Durante algunos días, y más aún por la
noche, rogué a Dios que me quitase de encima
aquella carga y la transfiriese a alguien más
capaz de sobrellevarla. Pero no se alteró en
mí la conciencia del deber, y continuamente
resonaban en mi oído las palabras del ángel:
‘Comunica a los demás lo que te he revelado’
resonaba constantemente en mis oídos” (Le-
ben und Wirken, pág. 76).

33
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

“El Señor ha unido el don de la profecía


con la observancia de su ley. Especialmente
ocurre esto con la obra que madura la tierra
para la cosecha. El punto esencial del triple
mensaje angélico está en las palabras: ‘Aquí
está la paciencia de los santos; aquí están los
que guardan los mandamientos de Dios y la
fe de Jesús’ Apocalipsis 14:12. Con respecto
a las luchas que ha de pasar la última iglesia
leemos lo siguiente: ‘Entonces el dragón fue
airado contra la mujer; y se fue a hacer gue-
rra contra los otros de la simiente de ella, los
cuales guardan los mandamientos de Dios, y
tienen el testimonio de Jesucristo’. Apocalip-
sis 12:17. El ángel habló en visión a Juan en
la isla de Patmos y le explicó el testimonio
de Jesús de la manera siguiente: ‘Yo soy sier-
vo contigo, y con tus hermanos que tienen el
testimonio de Jesús: adora a Dios, porque el
testimonio de Jesús es el espíritu de profecía’.
Apocalipsis 19:10” (Origen y Progreso de los
Adventistas, pág. 113).

34
1845
LA CUESTIÓN DEL SÁBADO
–SE INTRODUCE LA
OBSERVANCIA DEL SÁBADO

“D urante el clamor de media no-


che en el año 1844, el Señor
dirigió los pensamientos de su
pueblo a la observancia del séptimo día como
el verdadero sábado.
Esta doctrina surgió entre los Adventis-
tas de la manera siguiente:

35
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

R. Preston, un Bautista del Séptimo Día


se mudó a Washington, N. H., donde se en-
contraba la Iglesia Adventista. Aceptó la doc-
trina adventista y por su trabajo misionero la
iglesia de allá, que consistía de unos cuarenta
miembros, comenzó a guardar el sábado...
Muchas personas se ocupaban mucho
con la idea de si estarían obligados a guardar
el séptimo día...
Durante la última semana hemos llega-
do a la conclusión que para los cristianos no
hay tiempo especial que la ley ordena separar
como sagrado. Si esta conclusión es errónea,
entonces creemos que el día séptimo es el
único día a cuya observancia puede referirse
ley alguna...” (Ídem, pág. 114).
“Durante mi visita a Nueva Bedford,
Massachusetts, en 1846, conocí al pastor José
Bates, que había abrazado la fe adventista
desde el principio de su propagación, y que
era un activo obrero en la causa... El pastor
Bates guardaba el sábado, séptimo día de la
semana, y nos lo presentó insistentemente
como verdadero día de descanso. Por mi par-
te, no le daba a esto gran importancia, y me
parecía que el pastor Bates se equivocaba al
dedicar más consideración al cuarto manda-
miento que a los otros nueve.

36
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Pero el Señor me dio una visión del san-


tuario celestial. El templo de Dios estaba
abierto en el cielo, y se me mostró el arca de
Dios cubierta con el propiciatorio. Había dos
ángeles, uno a cada lado del arca, con las alas
extendidas sobre el propiciatorio y el rostro
vuelto hacia él...
“Jesús levantó la cubierta del arca y vi
las tablas de piedra en que estaban escritos
los diez mandamientos. Me asombré al ver el
cuarto mandamiento en el mismo centro de
los diez preceptos, con una aureola luminosa
que lo circundaba.
El ángel dijo: ‘Este es, entre los Diez Man-
damientos, el único que define al Dios vivo,
que creó los cielos y la tierra y todas las cosas
que en ellos hay’.
“Cuando Dios asentó los cimientos de la
tierra, también asentó el cimiento del sába-
do. Se me mostró que si se hubiese guardado
el verdadero día de descanso, nunca hubiera
habido incrédulos ni ateos. La observancia
del sábado hubiera preservado al mundo de
la idolatría” (Leben und Wirken, págs. 105,
106).
Desde ese tiempo fue anunciado el ter-
cer mensaje angélico en unión con los otros
dos. La verdad acerca del sábado relaciona-

37
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

da con el arca de Dios y la luz creciente con


respecto al santuario, confirmaron como ya
fue demostrado anteriormente, que el Movi-
miento Adventista era verdadero y conforme
al orden de Dios” (Origen y Progreso de los
Adventistas, pág. 15).

38
1848
UN AÑO LLENO DE
ACONTECIMIENTOS

“E l año 1848 no solamente fue de


gran importancia en la historia
de los adventistas, sino también
en la política fue ‘el año tormentoso’. Las
verdades del triple mensaje angélico esta-
ban completamente aclaradas y el camino se
abrió en distintas direcciones, prosperando
también la obra.

39
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

En ese tiempo, las circunstancias mora-


les y políticas del mundo eran tales que la
atención de los escudriñadores de la profecía
fue incitada de nuevo...
El 21 de febrero de 1848, cuando los cor-
tesanos estaban reunidos alrededor de Luis
Felipe, rey de Francia, dijo éste: ‘Nunca es-
tuve sentado más seguro sobre el trono del
reino que esta noche’. En el crepúsculo de la
tarde siguiente huyó disfrazado de cochero,
saliendo de los muros de París para poner en
seguridad su persona. Se dijo que este cam-
bio repentino se produjo porque favorecía la
tiranía del papado, lo que ofendió a sus súb-
ditos y soldados. En aquel día, había pasado
revista a las tropas de la armada francesa y
cuando las armas volvieron a ser puestas en
su lugar y él se retiró a su palacio, un niño
pequeño saltó de repente sobre un cañón agi-
tando una bandera tricolor y exclamando:
¡Abajo el papa!, ¡Abajo el papa! Los soldados
acogieron el llamado que pasó rápidamente
por las filas, creció en poder y se transformó
luego en: ¡Abajo el rey! En pocas horas París
fue escenario de feroz confusión. Los solda-
dos acompañados por el populacho y con las
armas en la mano se dirigieron hacia el pa-
lacio del rey. Cuando éste oyó de la subleva-
ción, se disfrazó y huyó.

40
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

La agitación e intranquilidad de Francia


se propagó pronto a otros países... dentro de
tres meses toda Europa estaba en movimien-
to y casi todos los estados se encontraban en
gran excitación. En las calles se quemaban si-
tiales; reyes y príncipes huían y se escondían
por temor a la pérdida de sus vidas. Los po-
líticos opinaban que se avecinaba una revo-
lución general en todo el mundo...” (Origen y
Progreso de los Adventistas, págs. 140, 141).

LA RETENCIÓN DE LOS
VIENTOS
“Después de unos tres meses se tran-
quilizaron nuevamente los pueblos, pero no
porque se hayan solucionado las dificultades
entre ellos, sino de una manera que los perio-
distas mismos no podían explicarse. Horacio
Greeley escribió sobre esto en el New York
Tribune: ‘Nos pareció a todos un gran mila-
gro cómo tan de repente se pudo levantar en-
tre los pueblos semejante confusión, pero un
milagro mayor aún es que tan pronto cesó’”
(Ídem, pág. 141).
“¿Cómo fue empero la situación entre
los pueblos cuando el mensaje iba avanzan-
do continuamente? Desde aquel tiempo, los

41
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

diarios publican muchas veces informes con


respecto a alguna guerra mundial por estallar.
Mientras que vez tras vez se producen luchas
y estallidos, la ‘gran tormenta’ es retenida y
los ‘cuatro vientos’ no son soltados de una
vez hasta que ‘los siervos de Dios sean sella-
dos’. Resalta a la vista que los elementos para
la guerra están a disposición y que solamente
se retiene la completa explosión...
“Pero la gran tempestad es retenida para
que pueda ser ejecutada la obra del sella-
miento” (Ídem, pág. 145).

LOS GOLPES MISTERIOSOS


“En Hydesville, una pequeña villa del
estado de New York, en América del Norte,
vivía la familia J. T. Fox, que en el vecinda-
rio era conocida como honrada y sincera. Las
dos hijas menores, dos niñas, Margarita y Ca-
talina, de 12 y 9 años, vivían con sus padres.
Poco tiempo después que esa gente se había
cambiado a dicho lugar, más o menos en di-
ciembre de 1847, escucharon golpes en la
casa, los que a fines de marzo se sentían muy
fuertes y frecuentes. El señor Fox se levanta-
ba cada noche, pero no encontraba nada que
motivara los golpes y así siguió hasta la últi-
ma noche de marzo de 1848.

42
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Cansada de las repetidas noches de des-


velo y de la búsqueda infructuosa del miste-
rio, la familia se acostó una noche bien tem-
prano, pero de pronto las niñas exclamaron
con fuerza: ‘Ahí, ahí están otra vez’. El ruido
se hizo cada vez más fuerte y la señora Fox
llamó a su esposo. Dirigiéndose hacia el lugar
de donde provenía el ruido, Catalina castañe-
teó los dedos y exclamó fuertemente: ‘Aquí,
haz como yo hago’, y enseguida le fue contes-
tado con golpes. Probó nuevamente juntando
con suavidad el pulgar y el índice para ver si
también ahora recibía una contestación. ¡En
efecto! El ser misterioso podía ver y oír. Dijo
entonces a su madre: ¡Oh, madre, mira! Y
juntó su pulgar e índice como anteriormente.
Tantas veces como repetía el ruidoso movi-
miento, se le contestaba con golpes. Esto lla-
mó enseguida la atención de la madre: ‘Cuen-
ta diez’ dijo ella– diez golpes. ¿Cuántos años
tiene nuestra hija Margarita?, pensó la señora
Fox. ¿Quién podía responderle? ¿Era el eco
misterioso de sus propios sentimientos?
Después de otras diversas preguntas a
las cuales el espíritu respondía con exactitud,
llamaron a la vecina, señora Regfield, quien
también recibió la respuesta exacta a sus pre-
guntas.

43
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

En ese mismo tiempo sucedían cosas


parecidas en las casa de las personas más
distinguidas de Rochester. Los espíritus par-
ticiparon entonces que estos hechos debían
ser manifestados y dieron instrucciones con
respecto a cómo, dónde y por medio de quién
debía ser hecho. El 14 de noviembre de 1848
se dio la primera conferencia pública sobre
este tema ante unos cuatrocientos oyentes,
en una sala de actos públicos en Rochester.
Los golpes se dispersaron desde enton-
ces por toda América y se les llamó los gol-
pes de los espíritus... Los adeptos de la nueva
doctrina fueron llamados espiritistas.
Así que no solamente hubo en el año
1848 gran confusión entre los pueblos de
Europa, sino que en el mismo año tuvieron
también sus comienzos las manifestaciones
espiritistas.
La hermana White escribió en Primeros
Escritos, en el artículo “Golpes Misteriosos”,
lo siguiente: “El 24 de agosto de 1850, vi que
los ‘golpes misteriosos’ eran efectos del poder
de Satanás. Algunos procedían directamente
de él, y otros indirectamente, por medio de
sus agentes; pero todos dimanaban de Sata-
nás. Eran su obra y la realizaba de distintos
modos. Sin embargo, en las iglesias y en el

44
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

mundo había muchos tan sumidos en densas


tinieblas, que se imaginaban y sostenían que
esos golpes misteriosos eran obra del poder
de Dios” (Primeros Escritos, pág. 60).

45
1849
CLARIDAD SOBRE EL
SELLAMIENTO
–LA VISIÓN DE LA
HNA. WHITE AL RESPECTO

“L os que se aferraron a la idea de


que los disturbios entre los pue-
blos en el año 1848 señalaban
la pronta venida del Señor fueron desilusio-
nados cuando la inquietud se apaciguó. En
cambio, ¿cómo se encontraban los Adventis-
tas del Séptimo Día y su fe con respecto al

46
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

punto de que había llegado el tiempo en que


‘el sello de Dios vivo’ debía ser anunciado al
mundo?
Como respuesta queremos citar algo de
un folleto del hermano Bates: “Un pequeño
número de hermanos se había citado para
una reunión... Antes de comenzar la reunión,
algunos de nosotros investigamos los pun-
tos principales del mensaje del sellamiento...
y como hacía poco que habíamos hecho el
anuncio de este mensaje objeto de oración
en nuestra reunión de Topsham y todavía
no comprendíamos claramente la manera de
anunciar este mensaje, decidimos presentar
el asunto nuevamente al Señor. Después de
haber pasado un tiempo en seria oración,
pidiendo luz e instrucción, el Señor dio a la
hermana White una visión” (Origen y Progre-
so de los Adventistas, pág. 142).
“Vi a cuatro ángeles que habían de hacer
una labor en la tierra y andaban en vías de
realizarla. Jesús estaba revestido de sus vesti-
duras sacerdotales. Miró compasivamente al
pueblo remanente, y alzando las manos ex-
clamó con voz de profunda piedad: ‘¡Mi san-
gre, Padre; mi sangre, mi sangre, mi sangre!’
Entonces vi que Dios, sentado en el gran tro-
no blanco, emitía una luz en extremo reful-

47
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

gente que derramaba sus rayos sobre Jesús.


Después vi a un ángel comisionado por Jesús
para ir rápidamente a los cuatro ángeles que
tenían determinada labor que cumplir en la
tierra, y agitando algo en su mano, clamó en
alta voz: ‘¡Deteneos! ¡Deteneos! hasta que los
siervos de Dios estén sellados en la frente’.
Le pregunté a mi ángel acompañante el
significado de lo que oía, y qué iban a hacer
los cuatro ángeles. Me respondió que Dios era
quien refrenaba todas las potestades, y que
ponía sus ángeles a cargo de lo que ocurría
en la tierra; que los cuatro ángeles tenían po-
der de Dios para retener los cuatro vientos, y
que estaban ya a punto de soltarlos; pero que
mientras estaban aflojando las manos, y cuan-
do los cuatro vientos estaban por soplar, los
misericordiosos ojos de Jesús vieron al pue-
blo remanente todavía sin sellar, y alzando
las manos hacia su Padre intercedió ante él,
recordándole que había derramado su sangre
por ellos. En consecuencia se le mandó a otro
ángel que fuera velozmente a decir a los cua-
tro ángeles que retuvieran los vientos hasta
que los siervos de Dios fuesen sellados en la
frente con el sello del Dios vivo” (Primeros
Escritos, pág. 131).

48
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

En una carta no publicada, el anciano Ja-


mes White da el siguiente informe sobre esta
reunión: “... Ellen fue arrebatada nuevamente
en visión. Describió entonces la luz sobre el
sábado que era la verdad selladora. Ella dijo:
Subió de la salida del sol. Subió allá atrás con
debilidad, pero luz tras luz resplandeció so-
bre él hasta que la verdad del sábado se hizo
clara, importante y poderosa. Cuando sale el
sol, sus rayos son fríos, pero a medida que
va subiendo, sus rayos calientan y se hacen
poderosos. Así fue en aumento la luz y el po-
der de la verdad del sábado hasta ser sus ra-
yos poderosos y santificar el alma, pero en
contraste al sol, esta verdad nunca se pondrá.
La luz del sábado habrá llegado a su mayor
claridad cuando los santos sean inmortales;
subirá más y más hasta que comience la in-
mortalidad.
Ella vio muchas cosas interesantes con
respecto al hermoso sábado del sellamien-
to...” (Leben und Wirken, págs. 130-140).

49
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

EDICIÓN DEL PRIMER


NÚMERO DE LA VERDAD
PRESENTE

“Después de esta visión, la Hna. White


instruyó a su esposo con respecto a su deber
de publicar la verdad mediante la prensa ma-
nifestando también que si avanzaba con fe el
éxito acompañaría sus esfuerzos” (Ídem, pág.
131).
“En junio de 1849 fue mostrado a la hna.
White que el deber de su esposo era escribir
y cuando le tocaban partes difíciles acostum-
braba pedir al Señor juntamente con su espo-
sa, que le manifestara el verdadero sentido de
sus palabras.
La hna. White dijo a su esposo que el
Señor le mostró que era su deber editar una
pequeña revista. Muchos la leerían, le envia-
rían medios para imprimir y tendría éxito.
Ella dijo: ‘Vi que de este pequeño comienzo
serán derramados sobre el mundo raudales
de luz... Esta se llamaba The Present Truth, o
sea La Verdad Presente’” (Origen y Progreso de
los Adventistas, págs. 147, 148).

50
1850
TRES VISIONES IMPORTANTES

E n el año 1850 fueron dadas a la iglesia


tres importantes visiones mediante la
Hna. White.

A LA PEQUEÑA GREY
“...Vi que algunos de los hijos de Dios
están amodorrados, soñolientos o despiertos
tan sólo a medias, sin advertir en qué tiempo
vivimos... Me fue tan penoso el espectáculo
de las pobres almas moribundas por falta de

51
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

la verdad presente y el de algunos que, a pe-


sar de profesar creerla, las dejaban morir por-
que no proveían los medios necesarios para
proseguir la obra de Dios, que le rogué al án-
gel que lo apartara de mi vista...
Vi después al glorioso Redentor, incom-
parablemente bello y amable, que, dejando su
reino de gloria, vino a este oscuro y desolado
mundo para dar su preciosa vida y morir, el
justo por los injustos...
Después vi de nuevo a quienes no que-
rían vender sus bienes terrenales para salvar
a las perecientes almas, enviándoles la ver-
dad mientras Jesús permanecía ante el Padre
ofreciendo por ellas su sangre...
El potente zarandeo ha comenzado y pro-
seguirá de suerte que aventará a cuantos no
estén dispuestos a declararse por la verdad
con valentía y tenacidad ni a sacrificarse por
Dios y su causa...” (Primeros Escritos, págs.
48-50).

LAS POSTRERAS PLAGAS


Y EL JUICIO
“En el congreso general... me fue mostra-
do que las siete últimas plagas serán derra-
madas después que Jesús salga del santuario.

52
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Dijo el ángel: ‘La ira de Dios y del Cordero


es lo que causa la destrucción o muerte de
los impíos. Al oír la voz de Dios, los santos
serán poderosos y terribles como un ejército
con banderas, pero no ejecutarán entonces el
juicio escrito. La ejecución del juicio se pro-
ducirá al fin de los mil años...
Los santos, al unísono con Jesús, pro-
nuncian su juicio sobre los impíos muertos.
‘He aquí dijo el ángel que los santos, unidos
con Jesús, están sentados en juicio y juzgan
a los impíos según las obras que hicieron en
el cuerpo, y frente a sus nombres se anota lo
que habrán de recibir cuando se ejecute el
juicio’.
Tal era, según vi, la obra de los santos
con Jesús durante los mil años que pasan en
la santa ciudad antes que ésta descienda a la
tierra. Luego, al fin de los mil años, Jesús, con
los ángeles y todos los santos, deja la santa
ciudad, y mientras él baja a la tierra con ellos,
los impíos muertos resucitan...
Es al fin de los mil años cuando Jesús se
para sobre el Monte de las Olivas, y éste se
parte y llega a ser una gran llanura. Los que
huyen en ese momento son los impíos, que
acaban de resucitar...

53
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

“Entonces los impíos vieron lo que ha-


bían perdido; bajó sobre ellos fuego de Dios
y los consumió. Tal fue la ejecución del jui-
cio...” (Primeros Escritos, págs. 52-54).

LOS GOLPES MISTERIOSOS


Ya hemos hablado de esta visión en pá-
ginas anteriores, pero queremos agregar algu-
nos puntos importantes.
“Vi que no tardaría en calificarse de blas-
femia todo cuanto se dijera en contra de los
golpes misteriosos, los cuales se irían exten-
diendo más y más, con incremento del po-
der de Satanás, y que algunos de sus adeptos
tendrían poder para realizar milagros, hasta
para hacer bajar fuego del cielo a la vista de
los hombres. Se me mostró que por los gol-
pes y el mesmerismo, estos magos modernos
explicarían aún todos los milagros hechos
por nuestro Señor Jesucristo, y que muchos
creerían que todas las obras poderosas que
hizo el Hijo de Dios cuando estuvo en la tie-
rra, fueron hechas por este mismo poder... y
se me mostró que, precisamente antes de la
liberación final de los santos, Dios obraría
poderosamente para su pueblo, y que a estos
magos modernos se les permitiría que imita-
sen la obra de Dios.

54
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Pronto llegará ese tiempo, y habremos


de asirnos firmemente del fuerte brazo de Je-
hová, porque todos los prodigios y las gran-
des señales del diablo tienen por finalidad
engañar y vencer al pueblo de Dios. Nuestra
mente debe estar fija en Dios, y no debemos
experimentar el temor que tienen los impíos;
es decir, no hemos de temer lo que ellos te-
men, ni reverenciar lo que ellos reverencian,
sino ser esforzados y valientes en pro de la
verdad” (Primeros Escritos, págs. 59, 60).

55
1850–1860
CRECIMIENTO DE LA
IGLESIA A PESAR DE
LAS DIFICULTADES
INTERNAS Y
EXTERNAS
1850
“E n el otoño, el hno. White se mu-
dó a París donde se editó el pri-
mer año de la revista: Second
Advent Review y Sabbath Herald, que era bi-
mensual.
El primer número apareció en noviem-
bre de 1850. Esta revista aumentada era una
comprobación favorable del crecimiento re-
lativo de la verdad, del aumento de obreros
y medios...
La revista ‘Review’ tenía por lema las
acertadas palabras: ‘Aquí está la paciencia
de los santos; aquí están los que guardan los
mandamientos de Dios, y la fe de Jesús.’

59
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Los ejemplares de ‘Advent Review’ del


primer año estaban compuestos con artículos
que trataban del movimiento adventista, del
triple mensaje angélico, del carácter impere-
cedero de la ley y del sábado y su historia...

60
1851
“E n el año 1851, el hno. White se
mudó a Saratoga Springs, N. Y. y
nuevamente instaló su casa con
muebles prestados. Allí fue editado entonces
el segundo año de ‘Advent Review’...
El nombre de la revista fue cambiado un
poco, porque en lugar de llamarse ‘Second
Advent Review’ fue llamada ‘Advent Review
and Sabbath Herald’...
El aumento de volumen demuestra que
cada cambio ha sido para bien; también
muestra en cierto grado el progreso y da la
clara comprobación de que la obra del tercer
ángel ha comenzado para permanecer...

61
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

En el número de mayo hay un artículo


de cinco páginas del anciano J. N. Andrews
sobre los tres mensajes...

62
1852
“E l primer número del tercer año
de Advent Review and Sabba-
th Herald que apareció el 3 de
mayo de 1852 en Rochester fue editado con
una prensa de imprenta y letras que eran pro-
piedad de los Adventistas del Séptimo Día...
En agosto de 1852, se comenzó con la
edición mensual del ‘Youth’s Instructor’ que
era una revista para la juventud.

63
1853
“E n el año 1853, el hno. Urías Smi-
th ingresó a nuestra casa edito-
ra... La obra fue sostenida por
contribuciones voluntarias.

64
1854
“C omenzó la venta regular de las
revistas y folletos. En ese año se
hizo primeramente un llamado a
formar fondos para la impresión de las revis-
tas para que la editorial esté en condiciones
de proveer a los pastores de folletos para la
libre repartición.

65
1855
SE CORRIGE EL TIEMPO DEL
COMIENZO DEL SÁBADO

“H asta el año 1855, se guardaba


el sábado desde el viernes a las
18:00 horas hasta el sábado a la
misma hora. Por la expresión ‘de tarde en tar-
de’ se comprendía las 18.00 horas.
Esta manera de representación era repre-
sentada por el hno. Bates quien la manifestó
ya en el año 1851.
J. N. Andrews comprobó entonces, a base
de un estudio celoso y profundo de las Es-

66
crituras, que el cálculo bíblico del día era de
puesta de sol a otra puesta de sol. Su manera
de pensar no obtuvo en principio la aproba-
ción del hno. Bates y la hna. White, pero sí la
del hno. White.
En una visión que tuvo la hna. White, se
confirmó que el sábado debía ser guardado
desde la puesta del sol hasta otra puesta de
sol” (Testimonios, tomo 1, pág. 116).

67
1856
COMIENZO DE LAS
ADVERTENCIAS CON
RESPECTO AL RETROCESO
EN LA VIDA ESPIRITUAL
–LLAMADO AL
ARREPENTIMIENTO

“E stimados hermanos y herma-


nas: El Señor me ha mostrado
en visión algo concerniente a la
tibieza actual de la iglesia, y os lo relataré.
La iglesia me fue presentada en visión. Dijo

68
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

el ángel a la iglesia: ‘Jesús te habla: ‘Sé celo-


so y arrepiéntete’ (Apocalipsis 3:19). Vi que
esta obra ha de ser emprendida con fervor.
Hay algo de qué arrepentirse. La mentalidad
mundanal, el egoísmo y la codicia han estado
carcomiendo la espiritualidad y la vida del
pueblo de Dios.
El peligro que han corrido los hijos de
Dios durante los últimos años ha sido el amor
al mundo. De éste han nacido los pecados del
egoísmo y de la codicia. Cuanto más obtienen
de este mundo, tanto más fijan sus afectos en
él; y tanto más procuran obtener...
Oíd el consejo del Testigo fiel: Comprad
oro afinado en el fuego, a fin de que seáis ri-
cos, ropas blancas para que estéis vestidos,
y colirio a fin de que veáis. Haced algún es-
fuerzo. Estos tesoros preciosos no descen-
derán sobre nosotros sin esfuerzo alguno de
nuestra parte. Debemos comprar, ser celosos
y arrepentimos de nuestro estado de tibieza.
Debemos despertarnos para ver nuestros ma-
les, buscar nuestros pecados y arrepentirnos
celosamente de ellos...
En la visión me fue mostrada cuán pre-
ciosa es la promesa: ‘Entraré a él, y cenaré
con él, y él conmigo’. ¡Oh, qué admirable es
el amor de Dios! A pesar de toda nuestra ti-

69
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

bieza y nuestros pecados nos dice: ‘Tornaos a


mí y yo me tornaré a vosotros, y sanaré todas
vuestras rebeliones’. El ángel lo repitió unas
cuantas veces: ‘Tornaos a mí y yo me tornaré
a vosotros, y sanaré todas vuestras rebelio-
nes’.
Vi que algunos volverán gozosamente. En
cambio otros no permitirán que este mensaje
dado a la iglesia de Laodicea ejerza influencia
sobre ellos. Seguirán actuando más o menos
como antes, y la boca del Señor los vomitará.
Únicamente aquellos que se arrepientan ce-
losamente recibirán el favor de Dios” (Joyas
de los Testimonios, tomo 1, págs. 41-43).

70
1857
VISIÓN SOBRE EL ZARANDEO

“E l 20 de noviembre de 1857 me
fue mostrado el pueblo de Dios y
lo vi poderosamente sacudido...
Pregunté cuál era el significado del za-
randeo que yo había visto, y se me mostró
que lo motivaría el directo testimonio que
exige el consejo del Testigo fiel a la iglesia de
Laodicea. Tendrá este consejo efecto en el co-
razón de quien lo reciba y le inducirá a ensal-
zar la norma y expresar claramente la verdad.
Algunos no soportarán este testimonio direc-

71
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

to, sino que se levantarán contra él. Esto es


lo que causará un zarandeo en el pueblo de
Dios.
El testimonio del Testigo no ha sido escu-
chado sino a medias. El solemne testimonio,
del cual depende el destino de la iglesia, se
tiene en poca estima, cuando no se lo descar-
ta por completo. Este testimonio ha de mo-
ver a profundo arrepentimiento, y todos los
que lo reciban sinceramente, le obedecerán y
quedarán purificados” (Joyas de los Testimo-
nios, tomo 1, págs. 60 y 61).

72
1858
LA NECESIDAD DE UNA
ORGANIZACIÓN

“A ntes de que los Adventistas del


Séptimo Día, unidos en la fe, en
la verdad y en el amor cristia-
nos sintieran la necesidad de formar una igle-
sia organizada pasaron diez años, o sea desde
1848 a 1858.
Aunque el Señor había hablado a su pue-
blo mediante el don de profecía con respecto
a esto, parece que hacía falta algunas tristes
experiencias para que reconocieran plena-

73
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

mente que la organización era necesaria en


las conferencias e iglesias y también la fun-
dación de asociaciones para atender las nece-
sidades temporales de la obra”.

74
1859
INTRODUCCIÓN DEL DIEZMO

“E n el año 1859, se trató con res-


pecto a un plan determinado pa-
ra sostener al ministerio. Bajo la
dirección del anciano J. H. Andrews se cele-
bró una clase bíblica.
Después de haber escudriñado cuidado-
samente la Sagrada Escritura, se redactó un
artículo, que fue publicado, en el cual se ex-
ponían los principios del diezmo. La discu-
sión sobre este punto tuvo lugar e 6 de junio
de 1859 en una asamblea general de los Ad-

75
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

ventistas del Séptimo Día y el plan fue acep-


tado por todos los presentes” (Origen y Pro-
greso de los Adventistas, pág. 196).

UN SERIO TESTIMONIO A LA
IGLESIA DE LAODICEA
En el mismo año escribió la hna. White
un testimonio muy serio a la ‘Iglesia de Lao-
dicea’. Podemos leer lo siguiente:
“El mensaje a Laodicea no ha provocado
entre el pueblo de Dios aquel verdadero arre-
pentimiento que esperaba ver y mi espíritu
quedó muy intranquilo...
Me fue mostrado que el testimonio a la
iglesia de Laodicea es dirigido al pueblo de
Dios del tiempo presente y el motivo por el
cual no puede ejecutar obra mayor es la dure-
za de sus corazones. El corazón deber ser pu-
rificado de los pecados que por tanto tiempo
han impedido la entrada a Jesús. Este terrible
mensaje hará su obra.
Cuando fue anunciado por primera vez
indujo a un examen profundo del corazón.
Los pecados fueron confesados y el pueblo
de Dios fue conmovido por doquier. Casi to-
dos creían que este mensaje terminaría con el
fuerte clamor del tercer ángel...

76
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Pero cuando no vieron terminada esta


poderosa obra en corto tiempo, se perdió
en muchos el efecto que este mensaje había
producido. Vi que este mensaje no haría su
obra en unos pocos meses. Está destinado
a despertar al pueblo de Dios, mostrarles
su apostasía e inducirlos a un verdadero
arrepentimiento para que se alegraran por
la presencia de Jesús y fuesen preparados
para el fuerte clamor del tercer ángel.
Si hubiese sido observado plenamente el
consejo del Testigo fiel, Dios habría obrado
con más poder a favor de sus pueblo... (Testi-
monios, tomo 1, págs. 185-190).

Dios probará a los suyos


“Jesús los soporta pacientemente, y no
los vomita de su boca en un momento. Dijo
el ángel: ‘Dios está pesando a su pueblo’. Si
el mensaje hubiese sido de corta duración,
como muchos de nosotros suponíamos, no
habría habido tiempo para desarrollar el ca-
rácter. Muchos actuaron por sentimientos, no
por principios y fe, y este mensaje solemne y
temible, los conmovió. Obró sobre sus senti-
mientos y excitó sus temores, pero no realizó
la obra que Dios quería que realizase. Dios lee
el corazón. Porque sus hijos no se engañen a

77
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

sí mismos, les da tiempo para que pase la ex-


citación; luego los prueba para ver si quie-
ren obedecer el consejo del Testigo fiel...
Si los que profesan ser hijos de Dios, en-
cuentran que su corazón se opone a esta obra
directa, deben convencerse de que tienen que
hacer algo para vencer, si no quieren ser vo-
mitados de la boca del Señor.
Dijo el ángel: ‘Dios irá probando cada
vez más de cerca a cada uno de sus hijos...
Los que resisten en cada punto, que soportan
cada prueba y vencen, a cualquier precio que
sea, han escuchado el consejo del Testigo fiel
y recibirán la lluvia tardía, y estarán prepara-
dos para la traslación...’” (Joyas de los Testi-
monios, tomo 1, págs. 65, 66).
“Me fue mostrado que el pueblo de Dios
no debe imitar las modas del mundo... Si el
profeso pueblo de Dios no le hubiese aban-
donado tan enteramente se vería ahora una
clara diferencia entre su forma de vestir y la
del mundo...
Los habitantes de la tierra se corrompen
cada vez más y la diferencia entre ellos y el Is-
rael de Dios debe ser más marcada si no quie-
re recibir el profeso pueblo de Dios la misma
maldición que caerá sobre los mundanos...

78
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Vi también que el Señor está afilando su


espada en el cielo para derribarlos. ¡Oh, que
cada cristiano tibio tenga siempre presente la
hora de purificación que Dios está listo para
ejecutar en su pueblo...!” (Testimonios, tomo
1, págs. 185-190).

79
1860
EL NOMBRE DE LA
CONGREGACIÓN

D esde el 28 de setiembre hasta el 1 de


octubre de 1860, se celebró en Battle
Creek una asamblea donde se “deli-
beró minuciosamente sobre una organización
legal”.
“Este grupo consultó al mismo tiempo
sobre el nombre que debía darse a la congre-
gación. Esto provocó diversidad de opinio-
nes, pues unos abogaban por un nombre y
otros por otro. Se propuso ‘la Iglesia de Dios’,

80
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

pero se rechazó luego este nombre porque no


había en él una clara distinción de nuestra fe,
mientras que ‘Adventistas del Séptimo Día’ no
solamente testificaba de nuestra fe en la pron-
ta venida de Cristo, sino también demuestra
que guardamos el séptimo día de la semana:
el sábado. Todos los congregados, con excep-
ción de una persona, estaban a favor de este
nombre, pero también él dio pronto su afir-
mación. En un testimonio se escribió:
“Solamente el nombre que está de acuer-
do con lo que profesamos, que expresa nues-
tra fe y que nos distingue como pueblo espe-
cial es el apropiado. El nombre ‘Adventistas
del Séptimo Día’ lleva en la frente la señal
de nuestra fe y convencerá a la mente escu-
driñadora. Al igual que una saeta de la aljaba
del Señor herirá a los transgresores de la ley
y llevará al arrepentimiento hacia Dios y a la
aceptación de la fe en nuestro Señor Jesucris-
to” (Origen y Progreso de los Adventistas, pág.
198. (Véase también Joyas de los Testimonios,
tomo 1, págs. 80, 81).

81
1861
ORGANIZACIÓN DE LA IGLESIA
–RESOLUCIÓN SOBRE LA
LIGA DE IGLESIA

“E l 6 de octubre de 1861, fue or-


ganizada la conferencia de Mi-
chigan” (Origen y Progreso de los
Adventistas, pág. 199).
Después de haberse puesto de acuerdo
sobre todas las cuestiones fundamentales de
la organización, se decidió asociar a todas
las iglesias de Michigan en una conferencia.

82
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Propuestas para la organización de iglesias


locales serían publicadas en el Boletín de la
iglesia.
“Según resolución de la conferencia fue
recomendado que cuando se organizaran se
aceptara el siguiente pacto de iglesia: ‘Noso-
tros, los que firmamos nos unimos bajo el
nombre de Adventistas del Séptimo Día for-
mando una iglesia y comprometiéndonos a
guardar los mandamientos de Dios y la fe
de Jesús’. La fundación de la Conferencia de
Michigan fue el paso más importante de la
organización de los Adventistas del Séptimo
Día. Los puntos de vista aceptados allí fueron
observados también en los demás estados.
“En esa conferencia fue decidido entregar
credenciales a todos los pastores de nuestra
congregación... y que debían llevar consigo
un certificado que comprobara su bendición
y también la credencial firmada por el presi-
dente y el secretario que debía ser renovada
cada año...
En dicha conferencia fue aceptado tam-
bién el plan de fijar a los pastores una cierta
suma de dinero por semana por los servicios
prestados. A los pastores se les requería en
cambio dar cuenta a la conferencia de sus ho-
ras de trabajo como también de sus entradas

83
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

y salidas. A base de esto se hacía el arreglo de


cuentas” (Origen y Progreso de los Adventis-
tas, págs. 199, 200).

PROFECÍAS SOBRE LA GUERRA


CIVIL AMERICANA
Y LA POSICIÓN DE LA
HNA. WHITE
“El sábado 12 de enero de 1861, fue inau-
gurada en Parkville, Michigan, nuestra casa
de reunión... Al final de un discurso pronun-
ciado por el anciano White sobre el sábado,
dio la Hna. White una conmovedora amones-
tación y luego se sentó en una silla. En esa
posición tuvo una visión... Al salir de la vi-
sión, se levantó, miró a su alrededor y dijo:
‘Ninguna persona presente se imagina ni
en sueños la miseria que sobrevendrá a este
país. Muchos bromean sobre el decreto de
Carolina del Sur por el cual se quiere separar
de la Unión, pero me fue mostrado que una
cantidad de estados se unirán a ese estado y
que vendrá una guerra terrible. Vi recién en
visión que ambos lados reunían en el cam-
po de batalla poderosos ejércitos. Escuché
el tronar de los cañones y vi los muertos y
moribundos a ambos lados. También vi cómo

84
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

arremetían unos contra otros y reñían cuerpo


a cuerpo. Vi el campo, después de la batalla,
cubierto de muertos y moribundos, Luego fui
llevada a las cárceles y vi la miseria de los
necesitados. Fui llevada a la casa de los que
habían perdido en la guerra esposo, hijos y
hermanos. Vi su sufrimiento y su pena...’
“En relación con la profecía de la terrible
guerra, dijo la hna. White además que los Ad-
ventistas del Séptimo Día serían puestos en
circunstancias difíciles a causa de la guerra
y que vistos los inminentes tiempos difíciles
sería el deber de cada uno pedir seriamente
sabiduría” (Ídem, págs. 219, 220).
“La larga guerra civil que duró más de tres
años y la pérdida por muerte o enfermedad
de casi más de la mitad de las tropas reunidas
en batalla, muestra en forma contundente el
cumplimiento de la profecía mencionada.

En una visión del 4 de enero de 1862, la


Hna. White vio:
‘Miles se han visto inducidos a presen-
tarse en la suposición de que esta guerra pon-
dría final a la esclavitud, pero cuando fueron
incorporados al ejército se dieron cuenta de
que habían sido engañados y que el objeto de

85
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

la guerra no era terminar con la esclavitud,


sino mantenerla tal como era” (Ídem, pág.
222).

86
1863
VISIÓN SOBRE LA POSICIÓN
FUNDAMENTAL FRENTE A
LA GUERRA

C omo un suceso importante en la his-


toria del pueblo adventista, puede
considerarse el estallar de la guerra
civil americana, especialmente con respecto
a la posición fundamental frente a la guerra
misma. La guerra suscitó en aquel tiempo di-
vergencia de opiniones con respecto a su po-
sición frente a ella. En una visión, el Señor
ha dado claridad para el futuro mostrando a

87
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

la iglesia su posición y comportamiento en la


guerra. Esta orientación está de acuerdo con
la palabra de Dios, y debería servir a la iglesia
como principio para todos los tiempos.
Este testimonio aclara toda divergencia
de opiniones y por lo tanto debemos recha-
zar todas las demás explicaciones e interpre-
taciones. La hna. White dice:
“Me fue mostrado que el pueblo de Dios,
que es su especial tesoro, no puede ocuparse
en esta guerra, porque se opone a cada prin-
cipio de su fe. En el ejército no puede obede-
cer la verdad y al mismo tiempo obedecer los
mandatos de sus oficiales. Habría una conti-
nua violación de la conciencia. Los hombres
del mundo son gobernados por los principios
del mundo y no pueden apreciar estos prin-
cipios. La política mundana y la opinión pú-
blica comprenden el principio de acción que
les gobierna y que les hace aparentar que ha-
cen bien; pero el pueblo de Dios no puede ser
gobernado por estos principios. Las palabras
y mandatos de Dios escritos en el alma, son
espíritu y son vida, y contienen poder para
subyugar y producir obediencia. Los diez pre-
ceptos de Jehová son un fundamento de toda
justicia y de toda buena ley. Los que aman los
mandamientos de Dios acatarán las buenas

88
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

leyes del país; pero si los mandatos de los go-


bernantes son tales que son contrarios a las
leyes de Dios, la única pregunta que contes-
tar es: ¿Obedeceremos a Dios, o al hombre?”
(Estudios de los Testimonios, págs. 436, 437).
Sigue a continuación una cita del libro
“El Conflicto de los Siglos”.
“Satanás se deleita en la guerra, que des-
pierta las más viles pasiones del alma, y arro-
ja luego a sus víctimas, sumidas en el vicio
y en la sangre, a la eternidad. Su objeto con-
siste en hostigar a las naciones a hacerse mu-
tuamente la guerra; pues de este modo pue-
de distraer los espíritus de los hombres de la
obra de preparación necesaria para subsistir
en el día del Señor” (El Conflicto de los Siglos,
pág. 458).
En el mismo año dirigió el Señor a sus
hijos en la sana manera de vivir.

VISIÓN SOBRE LA SANA


MANERA DE VIVIR
“El sábado 6 de junio de 1863 asistieron
los hermanos White a una reunión de cam-
paña... Allí tuvo la hna. White una visión en
la cual le fue presentada la reforma pro sa-
lud. Desde ese tiempo fueron publicados en

89
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Review and Herald, artículos sobre salud y la


sana manera de vivir y ella mima escribió lo
que le era manifestado con respecto a la sa-
lud...” (Origen y Progreso de los Adventistas,
pág. 229).
En un artículo de A. L. White, aparecido
en Adventboten podemos leer: “Recibió ins-
trucción concerniente a la indumentaria, la
alimentación, el trabajo y el descanso y los
medios curativos que deben emplearse en los
enfermos. Le fue mostrado el valor del movi-
miento, del reposo, del aire puro, de la dieta
sencilla y de la confianza en Dios.
La luz sobre la alimentación y la nocivi-
dad del consumo de carne chocó bruscamen-
te con la opinión personal de la hna. White de
que la carne es necesaria para la conservación
de la fuerza y de la salud. Obedeciendo a la
luz, ordenó a la muchacha que le ayudaba en
la cocina que presentara en la mesa solamen-
te comidas sencillas y saludables preparadas
de cereales, verduras, nueces, leche, crema y
huevos. Además se tenía abundante fruta.
Cuando la familia se reunía para co-
mer había ahora suficiente alimento bueno
y sano, pero nada de carne. La hna. White
estaba deseosa de la carne y no de las otras
comidas. Decidió por tanto levantarse de la

90
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

mesa sin comer. En la otra comida le pasó lo


mismo, pues el alimento sencillo no le agra-
daba. Cuando nuevamente se sentó a la mesa,
encontró otra vez los alimentos sencillos que
le fueron mostrados en visión, como los me-
jores para la salud, para conservar la fuerza
y para el crecimiento. Pero ella tenía hambre
de carne porque estaba acostumbrada a ella,
aunque ahora sabía que no es lo mejor. Ella
misma cuenta que puso sus manos sobre su
estómago, diciéndole: ‘Puedes esperar hasta
que estés dispuesto a aceptar lo que es bueno
para ti.’
“No pasó mucho tiempo hasta que Ellen
White encontró satisfacción en los alimentos
sencillos y con el cambio de alimentación
mejoró inmediatamente su salud de mane-
ra que en la edad madura de su vida gozaba
relativamente de bienestar. La reforma pro
salud demostró ser de gran bendición en la
familia White, como también en miles de fa-
milias adventistas en todo el mundo”.
Como la reforma pro salud es justamente
de tanta importancia, citamos a continuación
algunos testimonios que fueron dados repeti-
das veces en los años que siguieron a 1863.

91
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

EL CAMINO ANGOSTO
“Mientras estaba en Battle Creek (Michi-
gan), en agosto de 1868, soñé que me hallaba
con un gran número de gentes, dispuestas en
su mayor parte a emprender un viaje. Íbamos
en unos carros pesadamente cargados, y el
camino se extendía en subida, con un preci-
picio a un lado y al otro una pared alta, lisa
y llana.
A medida que marchábamos, el camino
se hacía más estrecho y escarpado. En algu-
nos trechos era tan angosto que nos pareció
imposible seguir con los pesados carros, así
que desenganchamos los caballos para mon-
tar en ellos con parte de la carga y proseguir
el viaje; pero cada vez era más estrecho el
camino y nos vimos obligados a arrimarnos
contra la pared para no caer en el precipicio
que se abría al otro lado del camino. Al ha-
cer esto, el equipaje que los caballos llevaban
tocaba la pared, y nos hacía desviar hacia el
precipicio. Temíamos caer en él y quedar des-
trozados contra las rocas. Entonces libramos
a los caballos del bagaje, que cayó al preci-
picio, y continuamos marchando a caballo,
con grandísimo temor de que al llegar a uno
de los trechos más angostos del camino per-
diéramos el equilibrio y cayéramos; pero en

92
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

estos casos, parecía como si una mano invi-


sible tomara las riendas y nos guiara por el
peligroso camino.
Sin embargo, llegó a ser tal la estrechez,
que comprendimos la imposibilidad de ir se-
guros a caballo, por lo que nos apeamos y se-
guimos la marcha a pie, en fila, hollando cada
cual los pasos del delantero. En este punto,
desde el borde superior de la blanca pared
nos echaron unas cuerdas a las que nos asi-
mos anhelosamente, y nos ayudaron a man-
tenernos en equilibrio en el sendero. Según
marchábamos, las cuerdas se movían al com-
pás de nuestros pasos. Finalmente se volvió
tan sumamente estrecho el camino que para
andar con mayor seguridad nos descalzamos
y continuamos la marcha sin zapatos. Luego
comprendimos que mejor todavía caminaría-
mos sin calcetines, y nos los quitamos para
seguir andando a pie completamente descal-
zo.
Entonces nos acordamos de quienes no
estaban acostumbrados a privaciones y pena-
lidades ¿En dónde se hallaban? No los veía-
mos en nuestra compañía. A cada mudanza
del camino, se rezagaban algunos y sólo que-
daban los que se habían habituado a soportar

93
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

las penalidades. Las privaciones del camino


no tenían otro efecto sino estimularlos a ma-
yor esfuerzo para llegar al fin.
Crecía nuestro peligro de caer en el pre-
cipicio, y nos arrimábamos con más presión
a la pared blanca; pero no podíamos asentar
plenamente los pies en el sendero porque era
demasiado estrecho. Entonces, suspendién-
donos casi por entero de las cuerdas, excla-
mábamos: ‘¡Nos sostienen desde arriba! ¡Nos
sostienen desde arriba!’ Y estas mismas pala-
bras pronunciaban todos cuantos recorrían el
angosto sendero.
Nos estremecíamos al oír la algazara y
las orgías que venían de abajo del precipi-
cio. Oíamos blasfemias, juramentos, burlas y
chanzas ruines y canciones obscenas. Oíamos
cantos de guerra y cantos de orgía. Oíamos el
son de instrumentos músicos y ruidosas ri-
sas entremezcladas con maldiciones y gritos
de angustia y amargos gemidos, por lo que se
avivaba nuestro deseo de mantenernos en el
angosto y áspero camino. Muchas veces nos
veíamos en la precisión de suspendernos en-
teramente de las cuerdas, cuyo tamaño iba
siendo mayor a medida que adelantábamos
en la marcha.

94
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Advertí que la hermosa pared blanca es-


taba salpicada de sangre, y causaba pena el
verla así manchada. Sin embargo, este peno-
so sentimiento duró sólo un instante, pues
al punto comprendí que eran necesarias las
cruentas salpicaduras, a fin de que cuantos
vayan por el angosto sendero sepan que otros
les precedieron y que, por lo tanto, también
ellos pueden seguirlo, de modo que, si brota
sangre de sus doloridos pies, no se desanimen
ni desfallezcan, sino que, al ver las manchas
de sangre en la pared, conozcan que otros su-
frieron el mismo dolor.
Por fin llegamos a un anchuroso barran-
co en donde terminaba nuestro sendero. No
había puente sobre el que posar los pies ni
vereda para guiarlos. Hubimos de poner en-
tonces toda nuestra confianza en las cuerdas,
cuyo tamaño era ya igual al de nuestros cuer-
pos. Durante algún tiempo permanecimos allí
perplejos y angustiados, preguntándonos con
temeroso susurro: ‘¿En dónde están prendi-
das estas cuerdas?’ Mi esposo estaba precisa-
mente delante de mí. Le chorreaba sudor de
la frente, y tenía hinchadas a doble calibre del
normal las venas del cuello y de las sienes,
y prorrumpía en entrecortados y angustio-
sos sollozos. También chorreaba el sudor de
mi rostro y sentía una angustia como nunca

95
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

hasta entonces había sentido. Nos aguardaba


una tremenda lucha y si allí sucumbíamos,
todas las dificultades sufridas en el camino
eran en vano.
Ante nosotros, al otro lado del barranco
se extendía un amenísimo campo de verde
hierba, de unas seis pulgadas de alto. Yo no
podía ver el sol, pero brillantes y suaves ra-
yos de luz, semejantes a fino polvillo de oro y
plata bañaban el campo. Nada había visto yo
en la tierra comparable a la gloria y hermosu-
ra de este campo. Pero ¿nos sería posible lle-
gar a él? Esto nos preguntábamos anhelosa-
mente. Si se rompía la cuerda, pereceríamos.
De nuevo, murmuramos con angustia: ‘¿Qué
sostiene la cuerda?’
Por un momento titubeamos; pero lue-
go dijimos: ‘NUESTRA ÚNICA CONFIANZA
ESTÁ EN CONFIAR ENTERAMENTE EN LA
CUERDA QUE HA SIDO NUESTRO SOSTÉN
EN TODO EL DIFÍCIL CAMINO. NO HA DE
FALLARNOS AHORA’. Sin embargo, toda-
vía vacilábamos con desaliento; y entonces
se oyeron estas palabras: ‘Dios sostiene la
cuerda. No hay por qué temer’. Estas mismas
palabras repitieron cuantos tras de nosotros
venían, añadiendo: ‘Dios no ha de faltarnos,
pues nos trajo hasta aquí en seguridad.’

96
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Mi esposo saltó entonces por encima del


abismal barranco, y puso los pies en el her-
moso campo que al otro lado se extendía. Yo
le seguí inmediatamente, y ¡oh, cuán profun-
do consuelo y gratitud hacia Dios sentimos!
Oí voces que en triunfo alababan a Dios. Yo
era feliz, completamente feliz.
Desperté y vi que de resultas de la ansie-
dad experimentada al cruzar el abismo, pa-
recían temblar todos mis nervios. Este sueño
no necesita comentario. Me impresionó de tal
manera que, sin duda, todas sus vicisitudes
estarán vívidamente representadas ante mí
mientras conserve la memoria” (Testimonios
Selectos, tomo 1, págs. 179-181).

97
1869
TESTIMONIO SOBRE LA
MANERA DE VIVIR

E
cosas:
l 6 de marzo de 1869, pronunció la
hna. White en Battle Creek un dis-
curso en el cual mencionó entre otras

“Cuando hemos procurado presentar la


reforma pro salud a nuestros hermanos, y les
hemos hablado de la importancia del comer y
beber, y hacer para gloria de Dios todo lo que
hacen, muchos han dicho por sus acciones:

98
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

‘A nadie le importa si como esto o aquello;


nosotros mismos hemos de soportar las con-
secuencias de lo que hacemos’
Estimados amigos, estáis muy equivoca-
dos” (Joyas de los Testimonios, tomo 1, pág.
182).

99
1870

“D ebido a que por principio des-


cartamos el uso de carne, man-
teca (mantequilla), pasteles de
carne, especias, tocino y cosas que irritan el
estómago y destruyen la salud, nunca debie-
ra inculcarse la idea de que poco importa lo
que comemos...
“Ingeridas como alimento las carnes per-
judican a la sangre. Al cocinar carnes con
muchos condimentos, y al comerlas con pas-
teles y tortas suculentas, se obtiene sangre de
mala calidad. El organismo está demasiado
recargado para asimilar esa clase de alimen-
tos. Los pasteles de carne y los encurtidos,

100
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

que nunca debieran hallar cabida en un estó-


mago humano, proporcionarán una sangre de
pésima calidad. Y un alimento de mala clase,
cocinado en forma impropia y en cantidad
insuficiente, no puede formar buena sangre.
Los alimentos suculentos a base de carne y
un régimen empobrecido producirán los mis-
mos resultados” (Joyas de los Testimonios,
tomo 1, págs. 188, 189).
Además podemos leer lo siguiente de lo
que fue dicho en aquel tiempo:
“Sin embargo, no vacilamos en decir que
la carne no es necesaria para tener salud y
fuerza. Se le usa porque el apetito depravado
la desea” (Ídem, pág. 194).

101
1871
E n el año 1871, el Espíritu de Profecía
se refirió nuevamente a la reforma
pro salud porque al Señor le pareció
necesario llamar nuevamente en visión la
atención sobre su importancia:
“El 10 de diciembre de 1871 me fue mos-
trado nuevamente que la reforma pro salud
es un ramo de la gran obra que ha de preparar
a un pueblo para la venida del Señor. Está
tan íntimamente relacionada con el mensaje
del tercer ángel como la mano lo está con el
cuerpo...
“Por lo tanto, el Señor ha permitido que
sobre nosotros resplandezca la luz de la re-

102
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

forma pro salud, para que veamos el pecado


que cometemos al violar las leyes que él esta-
bleció en nuestro ser...
“Hacer clara la ley natural e instar a que
se la obedezca es la obra que acompaña al
mensaje del tercer ángel, con el propósito de
preparar a un pueblo para la venida del Se-
ñor” (Joyas de los Testimonios, tomo 1, págs.
319, 320).
Al llegar a este tema de tanta importancia
para el pueblo de Dios, permitidnos presen-
tar diversos escritos del Espíritu de Profecía,
y con distintas fechas que manifiestan de un
modo claro cuál deber ser nuestra posición
como pueblo adventista referente al uso de
carnes de animales muertos. Nadie puede
justificar su acción incorrecta si todavía, con
la luz que Dios nos ha dado, quiere regresar
a las ollas de carne de Egipto. De estos mis-
mos escritos de la pluma inspirada, podemos
comprender plenamente cuál es el verdadero
pueblo de Dios, cuál es la iglesia que sostiene
las normas de la reforma pro salud y quiénes
están pisoteando estos principios básicos es-
tablecidos por el Señor. Cada adventista sin-
cero llegará a la conclusión de que estamos
en los últimos días de la historia del mundo
y que Egipto con las ollas de carne ya han

103
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

quedado atrás. Pero los que persisten y con-


tinúan ingiriendo alimento animal, manifies-
tan menosprecio por la luz que Dios nos ha
dado tocante a este asunto. He aquí diversas
citas de la hna. White, que nos deben desper-
tar del letargo:
“Los que usan carne desatienden todas
las advertencias que Dios ha dado concer-
niente a esta cuestión. No tienen evidencia
de que andan en sendas seguras. No tienen la
menor excusa por comer carne de animales
muertos. La maldición de Dios descansa so-
bre la creación animal. Muchas veces cuando
se come carne, ésta se descompone en el es-
tómago, y produce enfermedad. El cáncer, los
tumores y las enfermedades pulmonares son
producidos mayormente por el consumo de
carne” (Ídem, pág. 464).
“Los que comen carne y sus derivados
no saben lo que ingieren. Muchas veces si
hubieran visto los animales vivos y conocie-
ran la calidad de su carne, la rechazarían con
repugnancia. Continuamente sucede que la
gente come carne llena de gérmenes de tu-
berculosis y cáncer. Así se propagan estas
enfermedades y otras también graves” (Ídem,
pág. 464).

104
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

“Que ninguno de nuestros ministros pre-


sente un ejemplo malo en el consumo de car-
ne. Vivan ellos y sus familias a la altura de
la reforma pro salud. No animalicen nuestros
pastores su propia naturaleza y la naturaleza
de sus hijos” (Ídem, pág. 478).
“Si nuestro apetito reclama carnes de
animales muertos, se impone la necesidad
de ayunar y orar para que el Señor nos dé
su gracia para negarnos los apetitos carnales
que combaten contra el alma”.
“El ayunar es benéfico para cambiar el
régimen a base de carne y alimentos fuertes”
(Ídem, pág. 479).
Entre los adventistas hay algunos que
no prestarán oído a la luz que les fue dada
con respecto a este asunto. Hacen de la carne
parte de su régimen y son aquejados por la
enfermedad. Mientras están enfermos sufren
como resultado de su propia conducta erró-
nea, piden oraciones de parte de los siervos
de Dios. ¿Pero cómo puede el Señor actuar
a favor de ellos cuando no están dispuestos
a hacer su voluntad, cuando rehúsan prestar
atención a la instrucción divina con respecto
a la reforma pro salud?
Durante treinta años la luz sobre la refor-
ma pro salud ha estado brillando sobre el pue-

105
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

blo de Dios, pero muchos la han convertido


en un tema de diversión. Han venido usando
té, café, especias y carne. Sus cuerpos están
llenos de enfermedad. Me pregunto, ¿cómo
podemos presentar a tales personas delante
del Señor para pedir sanidad?” (Ídem, págs.
479, 480).
“Estoy encargada de dar a nuestra iglesia
entera un mensaje tocante a la reforma pro
salud; porque muchos han dejado de ser fie-
les a sus principios...
Los que han recibido instrucciones acer-
ca de los peligros del consumo de carne, té,
café y alimentos demasiado condimentados o
malsanos, y quieran hacer un pacto con Dios
por sacrificio, no continuarán satisfaciendo
sus apetitos con alimentos que saben son
malsanos. Dios pide que los apetitos sean pu-
rificados y que se renuncie a las cosas que no
son buenas. Esta obra debe ser hecha antes
que su pueblo pueda estar delante de él como
un pueblo perfecto.
El pueblo remanente de Dios debe ser un
pueblo convertido” (Ídem, págs. 41, 42).
De las citas ya mencionadas llegamos
a la conclusión de que el pueblo de Dios no
debe comer carnes y otros alimentos malsa-
nos. Debemos considerar que nuestro cuerpo

106
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

es un templo sagrado (1 Corintios 3:16, 17;


6:19, 20). Los que a pesar de la luz recibida
continúan consumiendo carne manifiestan
menosprecio a la luz divina y, como dice la
sierva de Dios, se apartarán de su pueblo.
“Muchos que están hoy solamente me-
dio convertidos con respecto al consumo de
carne abandonarán el pueblo de Dios para no
andar más con él” (Ídem, pág. 456).
¡Qué contraste entre los escritos del es-
píritu de profecía y las publicaciones de la
Iglesia Adventista! Aquí vemos cómo menos-
precia las advertencias del Señor. Citamos
para mejor orientación de nuestros aprecia-
dos lectores lo que ellos han publicado:
“En lo que se refiere a la alimentación,
un candidato a miembro de la Iglesia Adven-
tista del Séptimo Día promete abstenerse de
las carnes inmundas mencionadas en Levíti-
co 11 y Deuteronomio 14. Los Adventistas
pueden comer carnes limpias todos los días
de su vida y seguir siendo miembros respe-
tados de la iglesia” (El Mensajero Interame-
ricano, agosto, 1964).
Además, en la Revista Adventista, de se-
tiembre de 1963, dicen:

107
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

“Es cierto que en la Iglesia Adventista


esta cuestión no constituye una prueba de
discipulado. A nadie se le prohíbe comer
carne”.
En la misma revista y en el mismo artícu-
lo citan un escrito de la hna, White que dice
así: “Vez tras vez se me ha mostrado que Dios
trata de llevarnos, paso a paso, de regreso a
su propósito original: que el hombre subsista
con los productos naturales de la tierra”. “Las
verduras, las frutas y los cereales deberían
constituir nuestro alimento. Ni una onza de
carne debiera entrar en nuestro estómago.
No es natural comer carne. Hemos de volver
al propósito original de Dios al crear al hom-
bre” (Consejos sobre el Régimen Alimenticio,
pág. 380).
“El peligro de contraer una enfermedad
aumenta diez veces al comer carne. Las fa-
cultades intelectuales, morales y físicas que-
dan perjudicadas por el consumo habitual de
carne. El comer carne trastorna el organismo,
anubla el intelecto y embota las sensibilida-
des morales” (Joyas de los Testimonios, tomo
1, pág. 195).
Considerando bajo el temor de Dios to-
dos estos escritos del Espíritu de Profecía y
comparándolos con las publicaciones adven-

108
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

tistas, llegamos a la conclusión matemática


de que dicha iglesia se halla muy lejos del
sendero estrecho que nos trazó el manso Je-
sús. Si la iglesia dice una cosa y Dios otra,
no puede haber compatibilidad. La luz nunca
puede tornarse tinieblas. Si creemos sincera-
mente que estamos al umbral de la segunda
venida de Cristo y que pronto, si somos fieles,
entraremos en el paraíso celestial, no pode-
mos ni soñar con continuar comiendo carnes
todos los días de nuestra vida y ser miembros
respetados de la iglesia. No podemos pensar
que en la nueva tierra se derramará sangre
para mantener la vida. El profeta Isaías en
su capítulo 65:21, dice: “Y edificarán casas y
morarán en ellas, plantarán viñas y comerán
el fruto de ellas”.
Y ahora, una cita que debe despertar
hasta a los más dormidos. Tomando en con-
sideración que lo que vamos a transcribir es
del Espíritu de Profecía no podemos cerrar
nuestros oídos. El mensaje dice así:
“El que es cuidadosamente convertido
abandonará todo hábito y apetito corruptor.
Por medio de una abstinencia total vencerá
sus deseos de las complacencias que destru-
yen su salud. En esta época de la historia
de la tierra, el comer carne deshonra a

109
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Dios. Es el comer carne y el beber alcohol lo


que está haciendo al mundo lo que era en los
días de Noé. Estas cosas están fortaleciendo
las pasiones más bajas de los seres humanos
y están animalizando a la raza. A causa de los
hábitos erróneos en la alimentación, el mun-
do se está volviendo más y más inmoral. Los
alimentos a base de carne excitan el deseo por
las bebidas fuertes” (La Revista Adventista de
febrero de 1934, No. 4, pág. 13).
El primer mensaje angélico dice: “Temed
a Dios y dadle honra, porque la hora de su
juicio es venida...” (Apocalipsis 14:7). Y el Es-
píritu de Profecía dice: “El comer carne des-
honra a Dios”. De modo que debemos escoger
entre honrar o deshonrar a Dios. No creemos
que un adventista sincero se hará mucho
problema por esto, pues preferirá abandonar
las ollas de Egipto antes de violar la ley de la
salud. Porque el que viola la ley física, viola
también la ley de Dios. Aquí va la cita:
“Dios ha escrito su ley en todo nervio y
músculo, en toda fibra y función del cuerpo
humano. La complacencia del apetito antina-
tural, ya sea por el té, el café, el tabaco o el al-
cohol, es intemperancia, y se halla en guerra
contra las leyes de la vida y la salud. Usando
estos artículos prohibidos, se crea una condi-

110
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

ción en el organismo, que el Creador nunca


se propuso que hubiera. Esta complacencia
en cualquiera de los miembros de la familia
humana es pecado... El comer alimentos que
no producen buena sangre, es obrar en con-
tra de las leyes de nuestro organismo físico,
y en violación de la ley de Dios. La causa
produce el efecto. El sufrimiento, la enferme-
dad y la muerte, son la penalidad segura de
la complacencia” (El Evangelismo, págs. 196,
197).
Dios nos libre de violar su ley, pues no es
suficiente guardar el sábado o cualquier otro
mandamiento, pues Santiago dice: “Porque
cualquiera que hubiese guardado toda la ley,
y ofenda en un punto, es hecho culpable de
todo” (Santiago. 2:10).
Quiera Dios ayudar a cada adventista
concienzudo en la consideración de estas ver-
dades fundamentales de la palabra de Dios y
del Espíritu de Profecía y que muchos pue-
dan reconocer al Movimiento de la Reforma
como la verdadera Iglesia Adventista.
En los años subsiguientes, el Espíritu de
Profecía dirigió la atención sobre la propaga-
ción del mensaje.
La hna White recibió una visión sobre
el trabajo misionero y le fue mostrado que

111
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

“Dios haría una gran obra mediante la verdad


si hombres dispuestos y abnegados se dedi-
carán sin trabas al trabajo”. Fueron hechos
planes más amplios y fue dada mayor impor-
tancia al trabajo público. La hna. White mis-
ma visitó lugares y viajó de ciudad en ciudad.
Al comenzar a difundir más ampliamente el
mensaje adventista fue comenzando el traba-
jo también fuera de los Estados Unidos. Se
visitó Europa para que también allí se desa-
rrollara el triple mensaje angélico.
A pesar de la propagación del mensaje
adventista y de la extensión de la obra, el Se-
ñor, no descuidó de amonestar a su iglesia y
mostrarle su verdadero estado.

112
1873
SERIOS TESTIMONIOS A LA
IGLESIA DE LAODICEA

“E
Dios.
l mensaje a la iglesia de Laodicea
es una denuncia sorprendente
y se aplica al actual pueblo de

‘Y escribe al ángel de la iglesia en Lao-


dicea. He aquí dice el Amén, el testigo fiel
y verdadero, el principio de la creación de
Dios: Yo conozco tus obras, que ni eres frío,
ni caliente. ¡Ojalá fueses frío, o caliente! Mas
porque eres tibio, y no frío ni caliente, te vo-

113
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

mitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo soy


rico, y estoy enriquecido, y no tengo nece-
sidad de ninguna cosa; y no conoces que tú
eres un cuitado y miserable y pobre y ciego y
desnudo’ (Apocalipsis 3:14-17).
“El Señor nos muestra aquí que el men-
saje que deben dar a su pueblo los ministros
que él ha llamado para que amonesten a la
gente no es un mensaje de paz y seguridad.
No es meramente teórico, sino práctico
en todo detalle. En el mensaje a los laodicen-
ses, los hijos de Dios son presentados en una
posición de seguridad carnal...
“El mensaje del Testigo Fiel encuentra al
pueblo de Dios sumido en un triste engaño,
aunque crea sinceramente dicho engaño. No
sabe que su condición es deplorable a la vista
de Dios.
Aunque aquellos a quienes se dirige el
mensaje del Testigo Fiel se lisonjean que se
encuentran en una exaltada condición espi-
ritual, dicho mensaje quebranta su seguridad
con la sorprendente denuncia de su verdade-
ra condición de ceguera, pobreza y miseria
espirituales.

114
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Este testimonio tan penetrante y severo


no puede ser un error porque es el Testigo
Fiel el que habla y su testimonio debe ser co-
rrecto.
A los que se sienten seguros por causa de
sus progresos y se creen ricos en conocimien-
to espiritual, les cuesta recibir el mensaje que
declara que están engañados y necesitan toda
gracia espiritual...
El claro mensaje de reprensión enviado a
los laodicenses no es recibido. ...
Pero el mensaje del Testigo Fiel revela el
hecho de que nuestro pueblo está sumido en
un terrible engaño, que impone la necesidad
de amonestarlo para que interrumpa su sue-
ño espiritual y se levante a cumplir una ac-
ción decidida.
En mi última visión se me mostró que
este mensaje decidido del Testigo Fiel no ha
cumplido aún el designio de Dios. La gente
duerme en sus pecados. Continúa declarán-
dose rica, y sin necesidad de nada” (Testimo-
nios Selectos, tomo 3, págs. 143, 144, 145).
El Señor no valora solamente la propa-
gación del evangelio, es a saber el progreso
de la obra y su extensión a nuevos territorios
sino su preocupación fue la iglesia y su esta-
do espiritual. Por eso fueron dados mediante

115
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

la hna. White serios testimonios que deben


abrir los ojos al creyente adventista y hacer
notar el verdadero estado.
Bajo el título: “La condición de la igle-
sia”, fue escrito en el año 1875, lo que sigue
en la próxima página.

116
1875
“H ay gran necesidad de una refor-
ma entre el pueblo de Dios. La
condición actual de la iglesia
nos induce a preguntar: ¿Es ésta una repre-
sentación correcta de Aquel que dio su vida
por nosotros? ¿Son éstos quienes siguen a
Cristo, los hermanos de aquellos que no tu-
vieron por cara su vida?” (Joyas de los Testi-
monios, tomo 1, pág. 402).

117
1876
“El mensaje de Laodicea se aplica a los
hijos de Dios que profesan creer en la ver-
dad presente. La mayoría de ellos son tibios y
sólo profesan la verdad. Tienen el nombre de
cristianos, pero nada de celo. Dios indicó que
quería, en el corazón de la obra, hombres
que corrigiesen el estado de cosas que existía
allí y permaneciesen como fieles centinelas
en su puesto del deber. Les ha dado luz con
respecto a todo punto, para instruirlos, esti-
mularlos y confirmarlos, según lo requería
el caso. Pero no obstante todo esto, los que
debieran ser fieles y veraces, fervientes en el
celo cristiano y de espíritu misericordioso,

118
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

los que debieran conocer y amar ferviente-


mente a Jesús, ayudan al enemigo a debilitar
y desalentar a aquellos a quienes Dios está
empleando para fortalecer la obra.
El término ‘tibio’ se aplica a esta clase de
personas. Profesan amar la verdad, pero son
deficientes en la devoción y el fervor cristia-
no. No se atreven a abandonar del todo la ver-
dad y correr el riesgo de los incrédulos; pero
no están dispuestos a morir al yo y seguir de
cerca los principios de su fe.
La única esperanza de los laodicenses
consiste en tener una visión más clara de su
situación delante de Dios, un conocimiento
de la naturaleza de su enfermedad. No son ni
fríos ni calientes; ocupan una posición neu-
tral, y al mismo tiempo se lisonjean que no
les falta nada. El Testigo Fiel aborrece esa ti-
bieza. Abomina la indiferencia de esa clase de
personas. Dice: ‘¡Ojalá fueses frío, o caliente!’
(Apocalipsis 3:15).
Como el agua tibia, le causan náuseas.
No son ni despreocupados ni egoístamente
tercos. No se empeñan cabal y cordialmente
en la obra de Dios, identificándose con sus
intereses; sino que se mantienen apartados y
están listos para abandonar su puesto cuando

119
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

lo exigen sus intereses personales y munda-


nos. Falta en su corazón la obra interna de la
gracia” (Ídem, págs. 477, 478).
Vamos a considerar ahora un año impor-
tante y decisivo según las palabras de la hna.
White.

120
1882
LA LUZ DEL AÑO 1882 PEDIRÁ
CUENTA A SU PUEBLO

“C ercano está el día grande de Je-


hová, cercano y muy presuro-
so’ (Sofonías 1:14); pero ¿dónde
contemplamos el verdadero espíritu adven-
tista? ¿Quiénes se están preparando para
subsistir en ese tiempo de tentación que está
por sobrecogernos? El pueblo al cual Dios ha
confiado las verdades sagradas, solemnes y
escrutadoras para este tiempo, está durmien-
do en su puesto.

121
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Dice por sus acciones: Tenemos la ver-


dad, somos ricos, y estamos enriquecidos,
y no tenemos ‘necesidad de ninguna cosa;’
mientras que el Testigo Fiel declara: ‘Y no co-
noces que tú eres un cuitado y miserable y
pobre y ciego y desnudo’ (Apocalipsis 3:17).
¡Con qué fidelidad describen estas pala-
bras la condición actual de la iglesia: ‘Y no
conoces...’!
Las acciones revelan los principios y los
motivos... Una iglesia entera puede sancionar
la mala conducta de alguno de sus miembros,
pero esa sanción no prueba que el mal sea
correcto. No puede hacer uvas de las bayas
de espinillos... La iglesia ha recibido adver-
tencia tras advertencia. Han sido claramente
revelados los deberes y peligros del pueblo
de Dios. Pero han prevalecido los elemen-
tos mundanos. Durante años y en desafío a
las advertencias y súplicas del Espíritu San-
to, han estado ganando terreno las costum-
bres, prácticas y modas que desvían al alma
de Dios; hasta que al fin, esos caminos han
parecido correctos, y apenas se oye la voz del
Espíritu” (Joyas de los Testimonios, tomo 2,
págs. 13-16).
“El mismo desprecio que se manifiesta
hacia la ley de Dios es suficiente razón para

122
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

que los que observan sus mandamientos se


adelanten y muestren su estima y reveren-
cia por su ley pisoteada... Pronto los hijos de
Dios serán probados por intensas pruebas, y
muchos de aquellos que ahora parecen ser
sinceros y fieles resultarán ser vil metal. En
vez de ser fortalecidos y confirmados por la
oposición, las amenazas y los ultrajes, se pon-
drán cobardemente del lado de los oposito-
res... ¿Estaremos menos firmemente ligados
a la ley de Dios porque el mundo en general
haya tratado de anularla?...
“Ahora es cuando los hijos de Dios de-
ben mostrarse fieles a los buenos princi-
pios... Nos hemos apartado de los antiguos
hitos. Volvamos. ‘Si Jehová es Dios, seguidle;
si Baal, id en pos de él’. ¿De qué lado estare-
mos?” (Ídem, págs. 31, 32).
“La norma de la santidad es la misma
hoy que en el tiempo de los apóstoles. Ni las
promesas ni los requerimientos de Dios han
perdido su fuerza. Pero, ¿cuál es el estado de
los que profesan ser pueblo de Dios cuando
se compara con el de la iglesia primitiva?
¿Dónde están el Espíritu y el poder de Dios
que acompañaban entonces a la predicación
del Evangelio?...

123
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

El Señor plantó a su iglesia como una


viña en un campo fértil... Pero esta viña plan-
tada por Dios se inclinó a tierra, y enlazó sus
zarcillos en derredor de soportes humanos...
El Señor otorgó grandes bendiciones a su igle-
sia. La justicia exige que ella retribuya estos
talentos con creces. A medida que aumenta-
ron los tesoros de la verdad a ella confiados,
sus obligaciones aumentaron también.
Pero en vez de aprovechar esos dones y
avanzar hacia la perfección, ella apostató de
aquello que había alcanzado en su primera
condición. El cambio de su estado espiritual
se produjo gradual y casi imperceptible-
mente. A medida que empezaba a buscar la
alabanza y la amistad del mundo, su fe dis-
minuyó, su celo languideció, su ferviente de-
voción fue reemplazada por un formalismo
muerto. Cada paso hacia el mundo la fue ale-
jando de Dios. A medida que la iglesia cultivó
el orgullo y la ambición mundanal, el Espíri-
tu de Cristo se apartó de ella y la emulación y
contienda penetraron en ella para distraerla y
debilitarla” (Ídem, págs. 81, 82).
“No está lejos el tiempo cuando las prue-
bas vendrán para cada alma... Los que han ce-
dido paso a paso a las exigencias del mundo y
se han adaptado a las costumbres mundanas

124
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

no encontrarán difícil ceder a las autoridades


antes que exponerse a la burla, a la injuria y
a la amenaza de encarcelamiento y muerte.
La lucha es entre los mandamientos de Dios
y los de los hombres...
No somos el pueblo de Dios si no lo so-
mos plenamente... La luz ha brillado sobre su
senda clara y positivamente y la luz del año
1882 los llama a rendir cuenta” (Testimo-
nios, tomo 5, págs. 81-84).
Estudiemos los serios testimonios del Es-
píritu de Profecía con el honrado fin de per-
catarnos de la manera de obrar de Dios con su
iglesia, de reconocer la luz mediante la cual
el Señor quería seguir guiado a su pueblo y
comprobaremos que cuanto más nos acerca-
mos al año 1888 tanto más insistentes son
los mensajes, las advertencias y también la
luz que brilló sobre el camino del Movimien-
to Adventista. El Señor quería preparar a su
pueblo para un gran acontecimiento, para un
mensaje que los acercaría a su blanco, pero
también deseaba llevarlos al reconocimiento
de que debía hacer un cambio en la apostasía
que avanzaba cada vez más.
Los pioneros del adventismo esperaban
dicho acontecimiento pues Urías Smith es-
cribe en el libro de “Las Profecías de Daniel

125
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

y Apocalipsis”, en la pág. 344: “El ángel del


versículo uno inicia aquí su misión porque
las condiciones reinantes exigen su obra. El
llamamiento divino a salir de Babilonia se
proclama en relación con esta obra”. Esto fue
en el año 1885.

126
1887
LOS MENSAJES DE
ADVERTENCIA DEL AÑO
1887

L os testimonios del Espíritu de Profecía


que fueron recibidos durante el año
1887 advertían del peligro. Nombra-
ban siempre otra vez un mal especial, un en-
gaño bajo el cual había caído la iglesia. Este
engaño fue señalado como el error fatal de
dejarse desviar por lo exterior, aceptando for-
mas, ceremonias doctrinas, mecanismo y ac-
tividades (obras) en lugar de la experiencia

127
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

que nace del corazón y que puede ser obteni-


da únicamente en seguir a Jesucristo, nues-
tro Señor. Durante todo el año fue presentado
este peligro especial a los pastores y al pueblo
por mensajes que aparecían en “Review and
Herald”. Para que sean mejor comprendidos
queremos citar algunos párrafos con la fecha
de su publicación:
“Es posible ser exteriormente un buen
creyente, y sin embargo, ser hallado falto y
perder la vida eterna. Es posible obedecer a
algunos de los explícitos mandamientos de
la Biblia y ser mirado por los demás como
cristiano, y sin embargo, perecer por faltar
las características esenciales de un carácter
cristiano” (Review and Herald, 11 de enero de
1887).
“La observancia de formas externas no
satisfará nunca la gran necesidad de almas
humanas. No alcanza una mera confesión de
Cristo para prepararnos a resistir en la prue-
ba del juicio” (Review and Herald, 25 de ene-
ro de 1887; Cristo nuestra Justicia, pág. 20).
“Hay demasiada exterioridad en la igle-
sia. Muchas almas se pierden por falta de luz
y conocimiento. Debemos estar tan unidos
con la Fuente de la luz que podamos ser para
el mundo canales de luz... Muchos afirmarán

128
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

ser guiados por la Palabra de Dios y podrán


estar muy familiarizados con las cuestiones
teológicas de su fe, sin embargo, podrán ser
semejantes a la higuera que prometía mucho,
que ante el mundo exhibía sus hojas, pero
que resultó ser infructífera cuando el Maes-
tro se fijó en ella” (Review and Herald, 15 de
febrero de 1887).
Durante todo el año aparecieron ininte-
rrumpidos mensajes con respecto al forma-
lismo que se iba extendiendo en la iglesia.
Se llamó la atención sobre el hecho de que
se edificaba demasiado sobre lo exterior, las
ceremonias, las teorías, la organización y la
actividad continua. Los mensajes eran verda-
deros, por supuesto, y produjeron una pro-
funda impresión. El formalismo es algo muy
engañoso y destructor. Es la roca escondida,
imprevista en la cual se estrelló la iglesia ya
muchas veces en el transcurso de los siglos.
Justamente de este engaño advertía el
Espíritu de Profecía repetidas veces en el año
1887. De sus graves consecuencias debía pre-
servarlos el mensaje de la justicia por la fe.
“Un despertamiento a la verdadera pie-
dad es nuestra necesidad mayor y más urgen-
te. Procurarla ha de ser nuestro deber más
sublime...

129
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Debemos temer mucho más lo de aden-


tro que lo de afuera. Los impedimentos que
destruyen nuestra fuerza y nuestro éxito pro-
vienen con mucho más poder de la iglesia
misma que del mundo... El mayor temor de
Satanás es que el pueblo de Dios quite del
camino todo lo que moleta al Señor para de-
rramar su Espíritu sobre la iglesia tibia e im-
penitente. Si fuera por Satanás no habría más
despertamiento hasta el fin de los tiempos,
sea grande o chico. Pero conocemos sus pla-
nes...
El pueblo necesita solamente confesar
sus pecados con un corazón arrepentido y
quebrantado, abandonarlos y aferrarse con fe
a sus promesas...” (Review and Herald, 22 de
marzo de 1887).
Los serios mensajes que fueron dados y
anunciado durante todo el año 1887 no ce-
saron sino que aumentaron cada vez más en
claridad y certeza. Lo mismo ocurrió a prin-
cipios de 1888.

130
1888
UN AÑO IMPORTANTE
EN LA HISTORIA DEL
ADVENTISMO
–EL CONGRESO GENERAL
DE MINNEÁPOLIS

“Sin la presencia de Jesús en el corazón, el


culto es solamente un formalismo muerto...”
(Review and Herald, 17 de abril de 1888).
“Los hechos del profeso pueblo de Dios
hablan un lenguaje mucho más fuerte que
su confesión y comprueban que algún poder
cortó el cable que los anclaba a la Roca Eter-

131
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

na y que se fueron a la mar sin mapa ni com-


pás” (Review and Herald, 24 de julio de 1888;
Cristo nuestra Justicia, págs. 24-26).
“Justamente pocas semanas antes del
Congreso General de Minneápolis, envió el
Señor el siguiente mensaje como impresio-
nante culminación de todas las indicaciones
que de mes en mes fueron dadas casi dos
años sobre esta gran y única cuestión: Cristo
Nuestra Justicia.
¿Cuál es la obra de los predicadores del
evangelio? Es impartir bien la palabra de ver-
dad, no inventar un evangelio nuevo, sino
dar a conocer de manera correcta, el evange-
lio que ya les fue dado...
El centro primordial de nuestro mensaje
debería ser la misión y la vida de Jesucris-
to... (Review and Herald, 11 de septiembre de
1888).
“Nos parecía que estaban listos y entre-
gados de todo corazón a escuchar y aceptar
en sí este mensaje actual inspirante: ‘desper-
tamiento, reforma y restauración’ que les fue
presentado con toda claridad y tan sincera
seriedad por los mensajeros que el Señor ha-
bía despertado para anunciar este mensaje...
Era justamente lo que tanto hacía falta.
Primero se verificó: ¿Quién podría decir lo

132
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

que hubiera sucedido en la iglesia y a favor


de la causa de Dios si este mensaje de la jus-
ticia por la fe hubiese sido aceptado en aquel
tiempo por todos y de todo corazón? Y ¿quién
puede calcular la pérdida que se experimentó
por el descuido de muchos en aceptar este
mensaje? Únicamente la eternidad podrá
descubrir la verdad completa sobre esta cues-
tión” (Cristo nuestra Justicia, págs. 26-28).
En el librito Cristo nuestra Justicia, este
mensaje de 1888 es considerado como “Un
mensaje de significado especial” y se da la
explicación siguiente:
“En el año 1888 fue dada a la iglesia de
los Adventistas del Séptimo Día un muy de-
terminado mensaje de despertamiento. Fue
llamado en aquel tiempo: ‘El mensaje de la
Justicia por la Fe’.
“Ambos, el mensaje mismo y la forma en
que fue dado causó una profunda y duradera
impresión en las mentes de los pastores del
pueblo y en el transcurso del tiempo pudo
borrar de la memoria esta impresión...
Desde el comienzo estampó el Espíritu
de Profecía el sello de aprobación al mensa-
je y su presentación de aquel tiempo” (Cristo
nuestra Justicia, pág. 16).

133
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

A continuación publicamos informes


de testigos oculares y extractos del Boletín
de la Asociación General del año 1893 para
demostrar la importancia de esa conferencia
y la forma decidida del mensaje que por su
diversa aceptación influyó sobre el curso fu-
turo del Movimiento Adventista.

EL MENSAJE CRISTO NUESTRA


JUSTICIA ES PRESENTADO
DECLARACIÓN DEL
ANCIANO NASH
“El autor del pequeño folleto asistió a
la conferencia de Minneápolis del año 1888
donde vio y oyó muchas de las cosas que fue-
ron dichas y hechas. Estaban presentes la se-
ñora E. G. White, el Dr. E. J. Waggoner y el
anciano D. T. Jones de California.
Waggoner y Jones eran los encargados de
dirigir las horas de la consagración de todas
las mañanas durante la conferencia. Enseña-
ron de la manera más sencilla y afable que Je-
sús, el Cordero de Dios, tomó sobre sí mismo
la carga de todos nuestros pecados y libertó,
quitó nuestros pecados colocando en su lugar

134
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

su justicia y que cambió nuestros vestidos


sucios por su manto blanco de justicia. ¡Qué
cambio maravilloso!
“Cuando Cristo fue ensalzado así como
la única esperanza de la iglesia y de todos los
hombres, casi todos nuestros pastores más an-
cianos se opusieron a ellos en común acuer-
do. Trataron de impedir a los mensajeros se-
guir presentando y discutiendo el mensaje de
la justicia por la fe y cuando la hna. White
les comunicó que fue la providencia de Dios
que había guiado a los hermanos Waggoner
y Jones a declarar claramente este tema, los
hermanos opositores eligieron al anciano J.
H. Morrison para defender la opinión de los
contrarios.
Quedaron de acuerdo que el anciano Jo-
nes y Waggoner debían responder a su diser-
tación. El discurso del anciano Morrison se
refirió clara y abiertamente a los dos pactos,
a la representación de Pablo de la sierva y la
libre, simbolizando Ismael el pueblo del An-
tiguo Pacto e Isaac el del Nuevo. Sara, la libre
exigía: ‘Echa a esta sierva y a su hijo, que el
hijo de esta sierva no ha de heredar con mi
hijo, con Isaac’ (Génesis 21:10).
Abrahán cumplió con esta orden y Agar
se fue al desierto de Beer-seba. El anciano

135
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Morrison explicó que siempre hemos tenido


la doctrina de la justicia y que somos hijos
de la libre. El pensó que se le dio demasiada
importancia a este tema en la conferencia y
parecía temer que perdiéramos de vista la im-
portancia que correspondía a la ley.
La señora E. G. White dijo: ‘Como pueblo
hemos predicado la ley hasta que quedamos
tan áridos como los montes de Gilboa que no
recibían ni lluvia, ni rocío. Debemos predicar
a Cristo en la ley, entonces nuestros sermones
serán vitales y alimento para saciar al rebaño
hambriento. No debemos confiar en nuestros
propios méritos, sino únicamente en los mé-
ritos de Jesús de Nazareth”.
Cuando los pastores Waggoner y Jones
tuvieron la palabra para responder a sus opo-
sitores, se pusieron uno al lado del otro con
las Biblias abiertas.
El Dr. Waggoner comenzó leyendo Jere-
mías 23:5-7:
“‘Vienen días —dice el Eterno—, en que
levantaré a David un renuevo justo, un Rey
que reinará sabiamente, y ejecutará juicio y
justicia en la tierra. En sus días será salvo
Judá, e Israel habitará confiado. Y lo llama-
rán: EL ETERNO, JUSTICIA NUESTRA. Por
eso, vienen días –dice el Eterno–, en que ya

136
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

no dirán: Vive el Señor que hizo subir a los


israelitas de Egipto, sino: Vive el Señor que
hizo subir y trajo a los descendientes de Is-
rael de la tierra del norte y de todas las tierras
adonde yo los había echado; y habitarán en
su propia tierra’.
Empero, Dios, que es rico en misericor-
dia, por su mucho amor con que nos amó,
aún estando nosotros muertos en pecados,
nos dio vida juntamente con Cristo; por gra-
cia sois salvos y juntamente nos resucitó, y
asimismo nos hizo sentar en los cielos con
Cristo Jesús. Porque por gracia sois salvos
por la fe, y esto no de vosotros, pues es don
de Dios”.
El Dr. Waggoner leyó Gálatas 2:16-21.
“Sabemos que el hombre no es justifi-
cado por las obras de la Ley, sino por la fe
en Jesucristo. Así, nosotros también hemos
creído en Jesucristo, para ser justificados por
la fe en Cristo, y no por las obras de la Ley;
porque por las obras de la Ley ninguno será
justificado.
Y si buscando ser justificados en Cristo,
también nosotros hemos sido hallados peca-
dores, ¿es por eso Cristo ministro de pecado?
¡De ninguna manera! Porque si reedifico lo
que derribé, demuestro que soy transgresor.

137
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Porque por la Ley he muerto a la Ley, a fin de


vivir para Dios. Con Cristo estoy crucificado,
y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Y
lo que ahora vivo en la carne, lo vivo por la fe
en el Hijo de Dios, quien me amó, y se entre-
gó a sí mismo por mí. No desecho la gracia de
Dios; porque si la justificación se obtuviera
por la Ley, entonces por demás murió Cris-
to”.
El hermano Jones leyó Romanos 11:1-
33.
El Dr. Waggoner leyó Romanos 10:14-17:
“Ahora bien, ¿cómo invocarán a aquel
en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en
aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán
sin haber quien les predique? ¿Y cómo predi-
carán si no son enviados? Pues está escrito:
‘¡Cuán hermosos son los pies de los que anun-
cian las buenas noticias!’ Pero no todos obe-
decieron al evangelio. Pues Isaías dice: ‘Se-
ñor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio?’Así,
la fe viene por el oír, y el oír por medio de la
Palabra de Cristo”.
El anciano Jones leyó Romanos 2:12-19.
El Dr. Waggoner leyó Gálatas 3, todo el
capítulo.
El anciano Jones leyó Romanos 3, todo el
capítulo.

138
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

El Dr. Waggoner leyó Gálatas 5:1-6.


“Manteneos, pues, firmes en la libertad
con que Cristo nos libertó, y no os dejéis opri-
mir de nuevo bajo el yugo de la esclavitud.
Yo, Pablo, os digo, si os circuncidáis, de nada
os aprovechará Cristo. Otra vez declaro que
todo hombre que se circuncida, está obliga-
do a cumplir toda la ley. Los que procuráis
justificaros por la Ley, os habéis desligado de
Cristo. Habéis caído de la gracia. Pero noso-
tros por el Espíritu aguardamos la esperanza
de la justicia que viene por la fe. Porque en
Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la
incircuncisión. Lo que vale es la fe que obra
por el amor”.
El anciano Jones leyó Romanos 9:7-33.
El Dr. Waggoner leyó Gálatas 2, todo el
capítulo.
El anciano Jones leyó Romanos 4:1-11.
El Dr. Waggoner leyó Romanos 5, todo el
capítulo.
El anciano Jones leyó Romanos 4:13-25.
El Dr. Waggoner leyó Romanos 6, todo el
capítulo.
El hno. Jones leyó Romanos 1:15-17.
“Así, en cuanto a mí, estoy ansioso de
anunciaros el evangelio también a vosotros

139
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

que estáis en Roma. El justo vivirá por la fe.


‘Porque no me avergüenzo del evangelio,
porque es poder de Dios para salvación a
todo el que cree; primero al judío y tam-
bién al griego. Porque en el evangelio la
justicia que viene de Dios se revela de fe
en fe, como está escrito: ‘El justo vivirá por
la fe’.
El Dr. Waggoner leyó Romanos 8:14-39
El anciano Jones leyó 1 Juan 5:1-4:
“Todo el que cree que Jesús es el Cristo,
ha nacido de Dios. Y todo el que ama al que
da el ser, ama también al que ha nacido de él.
En esto conocemos que amamos a los hijos
de Dios, cuando amamos a Dios y guardamos
sus mandamientos. Porque en esto consiste
el amor de Dios, en que guardemos sus man-
damientos. Y sus mandamientos no son gra-
vosos. Porque todo lo que nace de Dios vence
al mundo. Y ésta es la victoria que vence al
mundo, nuestra fe”.
Estas fueron sus respuestas sin una pa-
labra de comentario y se sentaron. Durante
todo el tiempo que duró la lectura un silencio
expectante reinó en la gran asamblea. Esto
produjo sobre el escritor una impresión que
ni el tiempo podrá borrar”.

140
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

“La capilla de Minneápolis era un poco


chica para una delegación tan grande y como
de costumbre se llenó demasiado. En una
ocasión, el escritor llegó a estar al lado del
anciano R. M. Kilgore en un pasillo del local.
Fue durante la apertura de la hora de oración.
El anciano Kilgore pidió la palabra. Cuando
le fue dada dijo: ‘Quisiera decir algunas pa-
labras a los delegados reunidos en este Con-
greso y creo que serán de mucha importancia
en este tiempo. Como algunos de vosotros
sabéis, el anciano George I. Butler de Battle
Creek, fue impedido de venir por aquí por la
enfermedad de su esposa. Quisiera proponer
por lo tanto que suspendamos la discusión
sobre el tema: La Justicia por la Fe hasta que
el presidente del Congreso general pueda es-
tar presente’.
La señora E. G. White que estaba sentada
en la plataforma se levantó. Cuando se le dio
la palabra dijo: ‘Hermanos, esta es la obra del
Señor. ¿Ha de esperar el Señor con su obra al
anciano Butler? El Señor quiere que su obra
avance y no ha de esperar a ningún hombre’.
No siguió respuesta a esto. Los ancianos
Jones y Waggoner siguieron con su mensaje...
La manera de obrar y de hablar de la señora
E. G. White demostró claramente que estaba

141
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

cien por cien de parte de los ancianos Waggo-


ner y Jones en favor de presentar este mensa-
je en el Congreso de Minneápolis.
En este Congreso de Minneápolis co-
menzó la resistencia. El escritor ora y espera
sinceramente que cese la oposición, que haya
un cambio y que se trabaje ‘bajo la dirección
del Espíritu Santo’ para que la luz de aquel
otro ángel alumbre pronto toda la tierra (Apo-
calipsis 18:1, 2).
Citamos del libro: Cristo nuestra Justicia,
lo siguiente:
“El mensaje de la justicia por la fe fue
presentado con claridad y precisión al co-
mienzo del Congreso General que tuvo lugar
en Minneápolis, Minnesota, en noviembre de
1888. Únicamente él fue el objeto principal
de estudio... El mensaje no fue aceptado en
la misma forma por todos lo que estaban pre-
sentes en el congreso. Hubo realmente serias
diferencias de opinión con respecto a éstos
entre los guías...
Esta diversidad de opinión entre los
guías trajo serias consecuencias. Se produje-
ron discordias y cierto grado de alejamiento
de lamentables efectos” (Cristo nuestra Justi-
cia, págs. 29, 30).

142
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

“Pienso que nunca más seré destinada a


estar tan directamente bajo la dirección del
Espíritu Santo como lo estuve en Minneápo-
lis. Andaba en la presencia de Jesús. Todos
los que estaban presentes en las reuniones
tuvieron la oportunidad de ponerse de parte
de la verdad aceptando el Espíritu Santo que
Dios había enviado con un caudal tan rico
de amor y de gracia. Pero en las habitacio-
nes ocupadas por algunos de nuestra gente
se escuchaban burlas, mofas y risas. La ma-
nifestación del Espíritu Santo fue atribuida al
fanatismo. El Señor se avergonzaba de llamar
sus hermanos a los que participaban de las
escenas que se desarrollaron en este encuen-
tro. Todo esto fue anotado por observadores
divinos y escrito en el libro de memoria de
Dios”.
Un informe de A. T. Jones:
“El pensamiento que tuvimos noches
pasadas surge nuevamente como hace cuatro
años y desde entonces continuamente, aun-
que algunos aceptaron el mensaje tal cual fue
dado y estaban contentos de que Dios tenía
justicia que permanecería en el juicio y sería
aceptada en su presencia. Una justicia que es
mejor que cualquier cosa que puedan conse-
guir los hombres por años y años de arduos

143
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

esfuerzos. Hubo personas que casi han agota-


do sus almas en el intento de obtener un gra-
do suficiente de justicia para poder permane-
cer en el tiempo de la tribulación y recibir al
Salvador en paz cuando venga. Sin embargo,
no lo pudieron conseguir. Estos estaban tan
contentos que Dios había preparado un man-
to de justicia y que lo ofrecía a todos lo que
deseaban aceptarlo como don gratuito, que
habría ahora respuesta durante las plagas, y
el tiempo del juicio y por toda la eternidad,
que lo aceptaron de buena gana tal cual Dios
lo había dado y estaban agradecidos de todo
corazón. Otros, en cambio, no querían tener
nada que ver con esto y rechazaban todo este
asunto. Otros parecían tomar una posición
intermedia. No lo aceptaron plenamente,
pero tampoco lo rechazaron públicamente.
Pensaron tomar una posición neutral y andar
con la mayoría mientras esta seguiría por ese
camino. De esa manera pensaron obtener la
justicia de Cristo y el mensaje un cincuenta
por ciento y consideraban esto como la jus-
ticia de Dios. Desde entonces existe siempre
la elección entre la libre, voluntaria y franca
disposición y entrega y el libre, voluntario y
positivo rechazamiento– todo el camino in-
termedio”.

144
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

“Aquellos que habían tomado una posi-


ción de compromiso, tampoco están esta no-
che en situación de poder dictaminar sobre lo
que es la Justicia de Cristo, así como no lo es-
tuvieron cuatro años atrás. Desde el Congre-
so de Minneápolis, yo misma he escuchado
a algunos de estos hermanos predicar y afir-
mar citas completamente paganas pensando
que era la Justicia de Cristo. Escuché cómo
algunos de los que en aquel tiempo se opu-
sieron abiertamente, y más tarde levantaron
su mano para votar en contra del mensaje,
dijeron ‘Amén’ a las citas que son decidida-
mente papales y que la iglesia romana anun-
ciaría de la misma forma. Hay algunos aquí
presentes que podrán recordar que hace cua-
tro años había en el Congreso de Minneápo-
lis tres tentativas directas de implantar una
cierta confesión de fe que debía ser añadida
al triple mensaje angélico por votación. Por
lo tanto debía establecerse este punto de fe
oficial, como alguien opinaba y luego votar
para atenerse al referido ‘Punto de fe’. Des-
pués se quería avanzar y decidir guardar los
mandamientos de Dios y hacer muchas otras
cosas que deseabais hacer. Todo esto debía
representar la Justicia por la fe” (Boletín de la
Asociación General de 1893, págs. 243, 244).

145
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Volvamos nuevamente al librito: Cristo


nuestra Justicia para seguir más de cerca los
acontecimientos de aquel tiempo.
“Hubo realmente serias diferencias de
opinión con respecto a esto entre los guías.
La diversidad de opinión puede ser dividida
de la siguiente manera:

Grupo 1. Aquellos que vieron en él una gran


luz, aceptándola con alegría; creían que
era un grado de desarrollo del mensaje
evangélico muy esencial al cual se debía
dar gran importancia en todos los esfuer-
zos de salvar a los perdidos... Estaban
convencidos de que ser justificados por
la fe en el Hijo de Dios sería la necesidad
más urgente de la iglesia de los restantes
en la preparación para la trasformación
en el segundo advenimiento de Cristo.

Grupo 2. Había algunos que estaban indeci-


sos en cuanto a ‘la nueva doctrina’ como
ellos la llamaban. Parecían estar incapa-
citados para comprenderla y no podían
llegar a ninguna decisión. Como conse-
cuencia, su mente cayó en un estado de
perplejidad y confusión...

146
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Grupo 3. Pero había también tales que esta-


ban decididamente en contra de la pre-
sentación del mensaje” (pág. 29).
Como se ve, el mensaje ha producido
confusión por la oposición que tuvo que en-
frentar. “Esta diversidad de opinión entre los
guías trajo serias consecuencias’ (pág. 30).
“¡Cuán triste y cuán lamentable es el
hecho que el mensaje de la justicia de Cris-
to tuvo que chocar en el tiempo de su surgi-
miento contra la resistencia de personas se-
rias bien intencionadas en la causa de Dios!
El mensaje nunca fue aceptado y anunciado
y dado libre curso en su debida forma para
traer sobre al iglesia las bendiciones sin lími-
tes que él contiene. La seriedad que encierra
el ejercer tal influencia está anunciada por
los reproches que fueron hechos” (pág. 33).
“¡Qué despertamiento a verdadera pie-
dad, qué restauración de la vida espiritual,
qué limpieza del pecado, qué bautismo del
Espíritu y qué manifestación del poder divi-
no para la terminación de la obra en nuestros
propios corazones y en todo el mundo habría
tenido lugar entre el pueblo de Dios si todos
nuestros predicadores hubieran salido de esa
conferencia como esta sierva fiel y obedien-
te!” (pág. 33).

147
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

CONSECUENCIAS PRODUCIDAS
POR LA DIVERSIDAD DE
IDEAS
“La división y desavenencia que se pro-
dujo entre los hermanos dirigentes por la opo-
sición al mensaje de la justicia por la fe trajo
consecuencias desagradables. La mayoría del
pueblo fue confundido y no sabían qué ha-
cer” (Ed. Ingl. págs. 50, 51).
“Detrás de la resistencia está el astuto
entremetimiento del espíritu maestro del ma-
ligno, el enemigo de toda justicia. Su empeño
en dejar sin efecto el mensaje y sus resulta-
dos inevitables, es una comprobación de su
gran significado e importancia. ¡Cuán terri-
bles han de ser las consecuencias de cual-
quier victoria de su parte! (pág. 38).
La hna. White dice con respecto a esto:
“El enemigo de Dios y del hombre está
decididamente en contra de que esta verdad
(justificación por la fe) sea anunciada con
claridad, porque él sabe que si la gente la re-
cibe enteramente, quedará quebrantado su
poder... (Review and Herald, 3-8-1889).
“Nuestra situación presente es tensa y
peligrosa. Estamos en peligro de rechazar la
luz del cielo...” (pág. 38).

148
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

“Viajé de lugar en lugar y visité reunio-


nes en las que fue predicado el mensaje de la
justicia de Cristo. Consideré como un privi-
legio poder apoyar a mis hermanos y dar mi
testimonio con respecto al mensaje para este
tiempo. Vi que el poder de Dios acompañaba
el mensaje cuando era presentado” (Review
and Herald, 18 de marzo de 1890).

CONCLUSIÓN
Nos hemos ocupado un poco detenida-
mente con los sucesos del año 1888 porque
ellos eran decisivos para el futuro del pueblo
adventista. No solamente fue una gran pérdi-
da para la iglesia no aceptar tan importante
mensaje, sino lo lamentable era que fueron
en especial los hermanos dirigentes los que lo
rechazaron. Su rechazo produjo confusión e
inseguridad preparando el camino para otros
errores que se introdujeron con el correr del
tiempo.
Comprobamos que la hna. White estaba
de parte de los hermanos que aceptaron el
mensaje. Esto es muy importante para el cur-
so de las cosas en lo sucesivo.
“El estudio cuidadoso de las indicacio-
nes dadas por el Espíritu de Profecía nos da

149
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

la firme convicción de que el mensaje de la


justicia por la fe dado en el Congreso de Min-
neápolis fue una extraordinaria providen-
cia de Dios, una señal destinada a marcar el
comienzo de un nuevo período en la culmi-
nación de su obra. Lo que fue escrito justa-
mente cuatro años después del Congreso de
Minneápolis es una comprobación:
“Estamos en medio del tiempo de la
prueba, pues el fuerte clamor del tercer ángel
ha comenzado con la manifestación de la jus-
ticia de Cristo, el Salvador perdona los peca-
dos. Comienza a verse la luz de aquel ángel
cuya gloria iluminará toda la tierra” (Re-
view and Herald, 22 de noviembre de 1892;
Cristo nuestra Justicia, pág. 40).
Es, pues, un hecho indiscutible que en
el año 1888 tuvo su comienzo el ángel de
Apocalipsis 18:1. Su comienzo es dentro de
la iglesia.
A este movimiento que tuvo su comien-
zo dentro de la iglesia, perteneció la herma-
na White y siguió la luz juntamente con los
hermanos que aceptaron el mensaje, conti-
nuó cumpliendo su deber dentro de la Igle-
sia Adventista. Cumplió su responsabilidad
dirigiendo un llamado de arrepentimiento,
advertencias y amonestaciones a la iglesia.

150
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Podemos comprobar que en especial el Espí-


ritu de Profecía no cesó de presentar siempre
otra vez el mensaje a la iglesia de Laodicea en
palabra y por escrito haciendo ver también el
estado real de la iglesia.

151
1893–1900

OTROS
LLAMADOS AL
ARREPENTIMIENTO
DIRIGIDOS A
LAODICEA POR
EL ESPÍRITU DE
PROFECÍA
1893–1900
EN 1893 ESCRIBIÓ LA HNA.
WHITE:

“E l mensaje a los laodicenses es


aplicable a los Adventistas del
Séptimo Día que han tenido gran
luz y no han andado en la luz. Son los que
han hecho una gran confesión pero no han
andado paso a paso con su guía, los que serán
vomitados si no se arrepienten” (Review and
Herald, 19 de setiembre de 1893).

155
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

LA IGLESIA DEL REMANENTE


NO ES BABILONIA
En Joyas de los Testimonios, tomo II, se
informa sobre esto en un artículo en las pági-
nas 355-363. Como este artículo no está com-
pleto, no está tal cual lo redactó y publicó la
hna. White en el original. Queremos citar aquí
importantes partes que han sido omitidas y
declarar el objeto de este artículo para que
cada uno de los lectores llegue al convenci-
miento de que esta publicación no se refiere
nunca al Movimiento de Reforma actual.
En el año 1893, un cierto hermano Stan-
ton formuló en una revista una acusación
contra la Iglesia Adventista utilizando tes-
timonios de la hna. White para afirmar sus
declaraciones. La hna. White tomó posición
contra estas acusaciones en cuatro artículos
diversos publicados en aquel tiempo (1893)
en Review and Herald. En el libro “Testimo-
nios para los Ministros” están resumidos es-
tos cuatro artículos, en las págs. 36-62.
Para aclarar al lector este asunto quere-
mos citar partes que faltan en “Joyas de los
Testimonios”. La hna. White escribió: “Al leer
el folleto editado por el hermano Stanton y
sus partidarios me puse muy triste. Sin mi
aprobación han sacado párrafos de los Testi-

156
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

monios añadiéndolos en el folleto por ellos


publicado para dar la impresión de que mis
escritos apoyan el punto de vista por ellos
presentado y lo aprueban. Así han hecho
algo que no es correcto ni justo. Tomándose
esta libertad injustificada han presentado a la
gente algo que es engañoso y destructivo. En
lo pasado muchos otros han obrado de mane-
ra semejante dando la apariencia de que los
testimonios los apoyan, lo que sin embargo
es insostenible y falso.
Me fue dada luz con respecto a que la po-
sición tomada por el hermano Stanton y sus
adeptos no es correcta, sino que pertenece a
‘mira aquí’ y ‘mira allá’ por lo cual se carac-
terizarán los días en los cuales vivimos. Para
dar un ejemplo de cómo ha compuesto el her-
mano Stanton su folleto quiero citar el caso
siguiente: Escribí a uno de nuestros pastores
una carta confidencial y como este hermano
pensó que dicha carta podía ser de utilidad al
hermano Stanton, le envió amablemente una
copia. Pero, en lugar de considerar el asun-
to como algo para su propio provecho, pu-
blicó partes en su folleto dándole el aspecto
de testimonio no publicado, para defender su
punto de vista. ¿Es esto honroso? En el testi-
monio no había nada que apoyara la posición
del hermano Stanton. Lo aplicó mal, como

157
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

hacen muchos con las Escrituras, perjudican-


do sus propias almas y las de los demás. Dios
juzgará a los que toman una libertad injus-
tificada empleando medios respetables para
procurar prestigio e influencia a lo que ellos
consideran verdad. El hermano Stanton abu-
só de los amables intentos del que le deseaba
ayudar utilizando una carta confidencial di-
rigida a otro hermano. Los que han publicado
el folleto sobre el “Loud Cry” y la apostasía
de todas las iglesias dan prueba de que el Es-
píritu Santo no está obrando por intermedio
de ellos. ‘Por sus frutos los conoceréis’.
Los que han recibido el folleto en que se
representa esta posición errada reciben la im-
presión de que yo apoyo esta actitud y de que
me he unido con estos obreros para anunciar
‘la nueva luz’– como ellos la llaman. Sé que
su mensaje está mezclado con verdad, pero
la verdad es mal aplicada y tergiversada por
su unión con el error. Al hermano que ha
enviado a esta gente una copia de la carta
dirigida a él, quiero decir: no pienso repro-
charte y nadie podría ni en lo más mínimo
censurarte a causa de este asunto. Si yo te
juzgara mal y te reprochara, siendo tus mó-
viles y tus intenciones buenas, el desagrado
del buen Dios caería sobre mí. Si el herma-
no a quien tú procurabas ayudar se tomó

158
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

esa libertad abusando de tu confianza no


debes culparte ni tampoco preocuparte por
las consecuencias de su indiscreción.
En los testimonios hay cosas que no son
escritas para todo el mundo, sino para los hi-
jos de Dios creyentes y no es conveniente dar
a conocer al mundo instrucciones, adverten-
cias, palabras de reproche y consejos de esta
clase. El Salvador del mundo, el Enviado de
Dios, el Maestro más sublime que los hom-
bres conocieron jamás dio ciertas instruccio-
nes al mundo, sino solamente a sus discípu-
los. Mientras él tenía enseñanzas destinadas
a la multitud que seguía sus pasos concedió
también a sus seguidores luz e instrucciones
esenciales que no fueron impartidas a la gran
multitud que le escuchaba pues no hubie-
se tenido para ellas comprensión y aprecio.
Él envió a sus discípulos a predicar y cuan-
do volvieron de su primera actuación como
mensajeros enviados y contaron sus diversas
experiencias hechas en su eficaz predicación
de las alegres nuevas del reino de Dios, les
dijo: ‘Venid vosotros aparte al lugar desierto,
y reposad un poco’.
“En un lugar apartado, el Señor Jesús im-
partió a sus seguidores instrucciones, conse-
jos, amonestaciones para precaverlos y corre-

159
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

gir sus errores, según fuera necesario en su


forma de obrar, pero las instrucciones dadas
en este caso no debían ser proclamadas a la
multitud porque sus palabras eran destinadas
entonces solamente para sus discípulos.
El Señor Jesús tuvo necesidad de aclarar
a sus discípulos muchas cosas que no mani-
festaba a la multitud. Les mostró claramente
el motivo del odio que los escribas, fariseos
y sacerdotes manifestaban contra él y les
contó de sus sufrimientos, traición y muerte,
pero al mundo no manifestó tan claramen-
te este asunto. Tuvo que dar advertencias a
sus seguidores y les reveló los acontecimien-
tos dolorosos que tendrían lugar y los que
les esperaba. Dio a sus discípulos preciosas
instrucciones, que ellos no comprendieron
hasta después de su muerte, resurrección y
ascensión al cielo. Cuando el Espíritu Santo
fue derramado sobre ellos, recordaron todo lo
que les había dicho.
Era traicionar un santo legado si lo que
Jesús había destinado que permaneciera ocul-
to fuera comunicado a otros y si la causa de la
verdad sufriera daño y oprobio. El Señor ha
dado a su pueblo mensajes de advertencia
apropiados, indicaciones, consejos e ins-
trucciones, pero no está en su lugar sacar

160
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

estos mensajes del conjunto para aplicarlos


donde aparenten dar fuerza al error publi-
cado. En el folleto publicado por el hermano
Stanton y sus adeptos acusa a la iglesia de
Dios de ser Babilonia y aconseja separase de
ella con insistencia. Esta es una obra que no
es justa ni honrosa. Mientras componía esta
obra han utilizado mi nombre y mis escritos
para justificar lo que no llamo correcto y lo
que censuro como error.
Las personas que lean este folleto carga-
rán sobre mí la responsabilidad de esta posi-
ción errada a pesar de estar en contraposición
a mis escritos y a la luz que Dios me ha dado.
No vacilo en decir que aquellos que hacen
esfuerzos para continuar esa obra están muy
engañados”.
Aquí se nos aclara el motivo que impul-
só a tomar posición contra la publicación del
hermano Stanton y a dar una explicación al
respecto. Esto ocurrió en el año 1893. Sería,
sin embargo, errado emplear en nuestros días
los mismos argumentos en contra del Movi-
miento de Reforma.
Que este artículo fue escrito en contra de
las publicaciones del hermano Stanton y no
contra el Movimiento de Reforma se deduce
de lo siguiente: “Como quienes han sido de-

161
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

signados administradores de recursos y ca-


pacidades, habéis estado dando una aplica-
ción errónea a los bienes de vuestro Señor al
diseminar el error” (Joyas de los Testimonios,
tomo 2, pág. 356).
En el artículo dice, además: “Ponen en
ridículo el ministerio como si fuera una ins-
titución inventada por los hombres” (Mens.
No. 8, 1956).

NO SERÁ POSIBLE ATRIBUIR


UNA POSICIÓN TAL AL
MOVIMIENTO DE REFORMA
Para seguir manifestando su oposición
a los escritos de aquel tiempo del hermano
Stanton, la hermana White escribió: Esta clase
de malos obreros ha elegido porciones de los
Testimonios y les ha dado un marco de error,
a fin de prestar influencia a sus falsos testi-
monios. Cuando queda de manifiesto que su
mensaje es un error, entonces los Testimonios
puestos en compañía del error comparten la
misma condenación; y la gente del mundo,
que no sabe que los Testimonios citados son
extractos de cartas particulares usadas sin
consentimiento mío, presentan estos asun-
tos como evidencia de que mi obra no es de

162
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Dios, ni de la verdad, sino una mentira. Los


que desacreditan así la obra de Dios tendrán
que responder ante Dios de la obra que están
haciendo” (Joyas de los Testimonios, tomo 2,
pág. 357).
No hace falta mencionar que tales des-
víos nunca pueden ser atribuidos al Movi-
miento de Reforma.
Mencionamos otra parte que fue supri-
mida para aclarar que en el artículo referido
nunca se puede culpar al Movimiento de Re-
forma, sino que se menciona únicamente a
Stanton y su grupo.
“Los portadores de este mensaje falso que
señala a la iglesia como Babilonia descuidan
la obra que Dios les ha encomendado, toman
posición contra el orden de la iglesia, contra
el mandamiento de Dios pronunciado clara-
mente por Malaquías, según el cual todos los
diezmos deben ser llevados a la tesorería de
Dios y se imaginan que tienen que hacer una
obra y advertir a los que Dios ha elegido para
llevar adelante su mensaje de verdad. Estos
obreros no ensalzan el efecto de la causa del
reino de Dios, sino que se ocupan de una obra
que se asemeja a la del enemigo de toda jus-
ticia. Esta gente que se levanta contra la ma-
nera y los medios a emplearse, que Dios ha

163
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

destinado para el adelanto de su obra en es-


tos días peligrosos, deberían abandonar toda
posición contraria a la Biblia con respecto a
la manera de ser, al cargo que ocupan y al
poder de los que Dios ha elegido como instru-
mentos suyos” (Mens. No. 8, 1956).
Ni por palabra ni por escrito fue toma-
da ni representada hasta el día de hoy una
posición tal por el Movimiento de Reforma.
Otra comprobación de la falsa aplicación de
este testimonio es la introducción de textos
de Testimonios del conjunto de otros testimo-
nios.
En las páginas 361, 362 y 363, se intro-
duce un testimonio extraído de Testimonios,
tomo 2, pág. 16 que no pertenece a los cuatro
artículos y que es una respuesta a los cuatro
artículos del hno. Stanton. Además fue agre-
gado el párrafo 2 en la página 363 de Joyas de
los Testimonios, tomo 2.
Debemos hacer resaltar lo que es impor-
tante en este párrafo. Fue escrito recién en el
año 1905 y nada tiene que ver con los cuatro
artículos. La última frase dice: “No podemos
entrar ahora en una nueva organización...”
Esto se refiere al asunto de Kellogg en el año
1905. Era muy correcto que en aquel tiem-

164
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

po no se pudo entrar en una nueva organi-


zación, pues todavía no había culminado la
apostasía.
Esta equivocación intencional e intro-
ducción al conjunto nos dice todo. Tampoco
el último párrafo de la página 363 correspon-
de al testimonio original “La iglesia remanen-
te no es Babilonia”.

165
1894
IMPRESIÓN DE VALIOSOS
LIBROS

“N o se discernían las cosas espiri-


tuales. Lo exterior y la organi-
zación se han desarrollado po-
derosamente mientras que se dio el segundo
lugar al poder la verdadera piedad, la noble
devoción y la santificación de corazón. Lo
que tendría que haber estado en primer lugar
se dejó para el último, como lo más insignifi-
cante” (Review and Herald, 27 de febrero de
1894).

166
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Además de los muchos mensajes publi-


cados en Review and Herald, la Hna. White
ha dado otras instrucciones en sus instruc-
tivas y comprensibles obras. Fueron escritos
para la iglesia los siguientes libros de incal-
culable valor:

1892 El Camino a Cristo


1896 El Discurso Maestro de Jesucristo
1898 La Vida de Jesús
1900 Lecciones Prácticas del Gran Maestro
1903 La Educación
1905 El Ministerio de la Curación
1911 Los Hechos de los Apóstoles

La iglesia no quedó en ignorancia con


respecto al mensaje y la gran responsabilidad.
Siempre de nuevo el Espíritu de Profecía ha
dado a la trompeta un sonido claro mostran-
do el verdadero estado de la iglesia.

167
1900
SERIO LLAMADO AL
ARREPENTIMIENTO

“N uestro Redentor envía a sus


mensajeros a dar testimonio a
su pueblo. El dice: ‘He aquí yo
estoy a la puerta y llamo; si alguno oyere mi
voz y abriere la puerta, entraré a él, y cenaré
con él, y él conmigo’. Pero muchos se niegan
a recibirle. El Espíritu Santo aguarda para en-
ternecer y subyugar los corazones, pero no
están dispuestos a abrir la puerta y dejar en-
trar al Salvador, por temor de que él requiera

168
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

algo de ellos. Y así Jesús de Nazaret pasa de


largo. Él anhela concederles las ricas bendi-
ciones de su gracia, pero se niegan a aceptar-
las. ¡Qué cosa terrible es excluir a Cristo de
su propio templo! ¡Qué pérdida para la igle-
sia!” (Testimonios, tomo 4, pág. 341).

169
1901
UNA IMPORTANTE REUNIÓN
EN EL CONGRESO GENERAL

L os sucesos de este año han sido la-


mentablemente interpretados de otra
forma en los años pasados, cuando se
incitó a una reorganización de la obra. Ésta
no era con respecto a la organización, sino
que se trataba solamente del trabajo en con-
junto dentro de los departamentos y también
en la obra general. Lamentablemente se inter-
preta de una manera que hace aparentar un
cambio en la dirección de la obra. Si ese hu-

170
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

biese sido el caso, la hermana White no ha-


bría asistido como delegada a las asambleas
del Congreso General en los años sucesivos
y habría hablado siempre en contra, después
de las elecciones de 1901. Vemos, por lo tan-
to, que esta manera de pensar no es correcta
pues cada organización tiene una “cabeza”
(rey) que desempeña su cargo también en los
movimientos actuales no proféticos.
Ya en el Testimonio 33 del año 1885
dice:
“Independencia personal es un punto del
cual hay que cuidarse en especial manera.
Entre los luchadores en el ejército de Cristo
debería haber completo acuerdo en todas las
actividades en los diversos departamentos de
la obra”.
En el año 1895 escribió la hna. White:
“¡Oh, cuánta alegría tendría Satanás si
podría llegar a introducirse entre este pueblo
y producir desorden en un tiempo en que es
necesaria una organización sólida que será el
mayor poder para mantener alejados levanta-
mientos injustificados y refutar pretensiones
que no tienen base en la Palabra de Dios! De-
bemos dar los pasos necesarios para que no

171
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

se produzcan brechas en la organización y en


el orden” (Origen y Progreso de los Adventis-
tas, pág. 196).

REORGANIZACIÓN
Para que la obra de Dios pudiese progre-
sar fue necesariamente indispensable que la
administración de los asuntos de la obra fue-
se tan abarcante que permitiese el mayor de-
sarrollo en todos los ramos de la obra.
“Dios desea que su obra sea un poder
que vaya surgiendo, ampliándose y engran-
deciéndose –declaró la Sra. White duran-
te una reunión de junta un día antes que se
hiciera la apertura oficial del congreso de la
Asociación General–. Pero la dirección de la
obra se está haciendo confusa en sí misma...
Dios pide que haya un cambio”.
“Debe darse más fuerza a la administra-
ción de la Asociación... Dios no ha colocado
ningún poder monárquico en nuestras filas
para controlar esta rama o la otra rama de la
obra. La obra ha sido grandemente restringi-
da por los esfuerzos para controlarla en todos
los ramos. Aquí hay una viña que presenta
lugares desiertos en los cuales no se ha traba-
jado. Y si alguno ha de empezar a labrar estos

172
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

lugares en el nombre del Señor, a menos que


obtenga permiso de los hombres que están en
un pequeño círculo de autoridad no recibi-
rá ninguna ayuda. Pero Dios se propone que
sus obreros tengan ayuda. Si cien empezaran
en una misión a trabajar estos campos desti-
tuidos, clamando a Dios, él abriría el camino
delante de ellos... Si la obra no hubiera sido
restringida de esta forma..., habría avanzado
con majestad. Habría progresado con debili-
dad al comienzo, pero el Dios del cielo vive;
el gran Inspector vive...”
“El Señor de Israel nos unirá a todos. La
organización de nuevas asociaciones no ha de
separarnos. Ha de unirnos. Las asociaciones
que se han formado han de depender podero-
samente del Señor, de manera que por medio
de ellas Dios pueda revelar su poder, hacien-
do de los hombres excelentes ejemplos de
cómo llevar frutos” (Notas Biográficas, págs.
422, 423).
Vemos, por lo tanto, que fueron tomadas
nuevas disposiciones, se formaron nuevas
conferencias (asociaciones y uniones) pero
todo sucedió de acuerdo con la luz recibi-
da”.
Por eso el informe de los años subsi-
guientes dice:

173
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

“En años posteriores, cuando los herma-


nos responsables estaban poniendo en prác-
tica en forma más o menos completa estos
planes, la Sra. White en muchas ocasiones se
regocijó por el éxito que estaba coronando los
esfuerzos de un ejército de obreros cuya pre-
paración para el servicio había sido obtenida
en fuertes centros de preparación de Nortea-
mérica, Europa y Australasia...
A medida que Dios abría el camino en
campos donde en años anteriores había sido
difícil entrar, ella instó a los hermanos res-
ponsables a hacer todo lo que estaba a su al-
cance para cooperar con los agentes celestia-
les que se hallaban manifiestamente activos
en los lugares oscuros de la tierra.
Al mismo tiempo ella continuó animan-
do a los que tenían que ver con la obra de las
instituciones...
De esta manera, el país que servía de
base, ora estuviera en América, Europa o
Australasia, o en otros países favorecidos,
había de estar vinculado estrechamente con
las regiones lejanas; y todas las agencias esta-
blecidas para el progreso de la causa de Dios
habían de cooperar para la realización de un

174
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

solo propósito: la preparación de un pueblo


para la venida del Señor” (Notas Biográficas,
pág. 424).
Para más explicación y descripción, para
que cada uno comprenda el motivo y las ne-
cesidades de una “reorganización” en aquel
tiempo y pueda reconocer en nuestro tiempo
divulgaciones de contraria interrelación, re-
producimos algo del libro Origen y Progreso
de los Adventistas, suplemento pág. 2 (pág. 10
de la nueva edición):
“La cuestión principal del último Con-
greso General celebrado en abril de 1901
en Battle Creek y con tan numerosa concu-
rrencia que hasta en el gran tabernáculo con
cabida para cuatro mil personas muchas ve-
ces no cabían todos los oyentes, fue la reor-
ganización de la congregación para que co-
rrespondiera mejor al crecimiento de la obra
y la adelantara más en todos sus ramos. Ya
anteriormente se había reconocido la necesi-
dad... de incorporar entre las conferencias y
la asociación general otro departamento, di-
vidiendo los estados unidos en seis departa-
mentos, lo mismo Europa y Australia en dos
más y los campos restantes debían depender
de la junta de la misión. Fueron elegidos jefes
de los departamentos que debían velar sobre

175
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

ellos, juntamente con los jefes de las asocia-


ciones locales, para así facilitar el trabajo del
presidente de la Asociación General. Se dio
un paso adelante formando de estos depar-
tamentos, que tenían sus sesiones y comités
propios y adquirieron también derechos pro-
pios y corporación para tomar a su cargo y
administrar las instituciones dirigidas hasta
entonces por la Asociación General. Fueron
creados también comités especiales para la
obra de Alemania y Escandinavia en Nortea-
mérica para vigilar las mismas... De esta ma-
nera fue descargada la Asociación General de
todos los asuntos locales que había entre y
dentro de las diversas asociaciones, lo mis-
mo también de la responsabilidad financiera
y administración de las muchas instituciones
en las diversas conferencias de unión. En las
sesiones sucesivas, la Asociación General se
pudo ocupar más de la obra como gran con-
junto y dirigir su atención a los grandes cam-
pos misioneros que hasta entonces a veces
apenas fueron considerados”.
Otra explicación estaría de más porque
todo está tan claramente registrado como
para que todos lo entiendan.

176
1902
FUEGO EN BATTLE CREEK
–OTROS LLAMADOS AL
ARREPENTIMIENTO

“E l Señor aniquiló las dos mayores


de nuestras instituciones esta-
blecidas en Battle Creek, y nos
ha enviado una amonestación tras otra, así
como antaño Cristo amonestó a Betsaida y
Capernaum. Conviene prestar la mayor aten-
ción a cada palabra que sale de la boca de
Dios” (Joyas de los Testimonios, tomo 3, pág.
414).

177
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

¿Cuáles fueron los motivos? En una carta


dirigida a los hermanos de Battle Creek el 5
de enero de 1903, la hermana White escribe
lo siguiente:
“Durante el Congreso General celebrado
en Battle Creek en el año 1901, el Señor com-
probó a su pueblo que deseaba una reforma.
Las mentes estaban convictas y los corazo-
nes conmovidos, pero una obra a fondo no
fue hecha. Si en aquel tiempo, los corazones
obstinados se hubiesen doblegado ante Dios
en sincero arrepentimiento, se habría visto
una manifestación del poder de Dios como
nunca antes. Pero, Dios no fue honrado. Las
almas no se separaron de las costumbres que
estaban en contradicción directa a los princi-
pios de la verdad y de la justicia y que debían
ser mantenidos siempre en alto en la obra de
Dios...
Fue preguntado si no tenía instrucciones
que dar. Ya había participado las indicacio-
nes que Dios me dio, con la esperanza de que
la espada de fuego que pendía sobre Battle
Creek fuese detenida. Luego ocurrió lo que yo
temía: la noticia del incendio del edificio del
“Review and Herald”. Cuando me enteré de
esta noticia no me sorprendí y ya nada tenía
que decir. Lo que dije de vez en cuando no

178
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

surtió efecto con la única excepción de que


los que lo escucharon se endurecieron. Aho-
ra solamente puedo decir que estoy triste,
muy triste porque fue necesaria una prueba
tal. Suficiente luz fue dada y si la hubiesen
tomado en cuenta no habría sido necesaria
más luz.
El 7 de enero de 1903 escribió además:
“Estamos todos muy tristes por la pérdi-
da que hemos sufrido a causa del incendio de
las oficinas de Review and Herald. En el lapso
de un año fueron destruidas por fuego dos de
nuestras mayores instituciones. La noticia de
la reciente desgracia nos ha causado profun-
da tristeza, pero el Señor tiene el permiso de
visitarnos con su castigo y no debemos que-
jarnos, sino aprender la lección que el Señor
nos quiere dar. La destrucción del edificio de
Review and Herald no debería pasarse por alto
como algo sin importancia. Todo lo que está
ligado de alguna manera a este edificio de-
bería preguntarse: ¿Con qué fin empleo esta
enseñanza? ¿En qué he obrado en contradic-
ción a un ‘así dice Jehová’ para que me haya
tenido que dar esta lección? ¿He tomado en
cuenta las advertencias y pruebas que me ha
enviado o he seguido mi propio camino?...

179
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

El pueblo de Dios se ha alejado de él. No


han seguido sus indicaciones y él se mani-
festó mediante castigos, pero no ha destruido
sus vidas...”
“La intención de Dios fue hacer resplan-
decer la luz como una lámpara encendida,
mediante la fundación de la casa editora de
Battle Creek. Esto fue presentado siempre a
los dirigentes. Repetidas veces les fue parti-
cipada la santidad de la oficina de la edito-
rial como también la gran importancia de la
limpieza y aseo que debía reinar en ella. Pero
ellos han perdido esta buena comprensión y
se han unido al ejército del enemigo dando su
consentimiento para imprimir libros y folle-
tos que contenían los errores más peligrosos
que podían ser publicados. Han faltado al no
reconocer el mal influjo que tan falsos artícu-
los ejercen sobre los impresores, los correcto-
res y todos los que participan en la impresión
de tal material de lectura. Se han adormecido
espiritualmente.
Mediante la obra que ha penetrado a
esta institución desde afuera fue ofrecida a
las mentes de los obreros la ciencia de Sa-
tanás. La impresión de un material de lectu-
ra de esa índole es una deshonra para Dios.
Ha hecho su parte en la degeneración de las

180
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

almas de los obreros. Los dirigentes se han


puesto de acuerdo en imprimirlos a un bajo
precio. Aunque se hubiese cobrado el precio
más alto por este trabajo, la ganancia habría
sido pérdida.
He recibido una carta del anciano A. G.
Daniells con respecto al plan de agregar otro
edificio a ‘Review and Herald’ y sus oficinas.
La respuesta mía es: ‘No, no, no,’ En lugar de
agregar otro edificio al ya existente, limpiad
la oficina del tráfago de origen satánico y ten-
dréis lugar suficiente...
Las prensas de la institución del Señor
han impreso las teorías de Roma devastado-
ras de las almas y otras secretas injusticias de
Roma. La casa editora debe ser limpiada de
ese material de lectura impuro...
Es tiempo que comprendamos qué espí-
ritu controlaba desde hace años los asuntos
de Review and Herald. Me llena de horror el
pensar que las fases más finas del espiritua-
lismo son presentadas a nuestros obreros de
una manera calculada para confundir y hacer
perecer las almas. Podéis estar seguros que
Satanás aprovechará las ventajas obtenidas
de esa manera.
Las oficinas de Review and Herald están
tan contaminadas como el templo en los días

181
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

de Jesús, con la diferencia de que el resulta-


do en nuestros días es diez veces más devas-
tador... La impurificación de la casa editora
es mucho mayor que la del templo porque se
imprime material de lectura que nunca debe-
ría ser puesta en manos de los obreros en las
instituciones de Dios.
La ley de Dios ha sido transgredida, su
causa traicionada y su institución se convir-
tió en cueva de ladrones. Ha sido prestada
poco o ninguna atención a la obra de impri-
mir y esparcir vivificadores llamamientos a
seguir la verdad, lo que debería haberse he-
cho en primer lugar y para lo cual se tendría
que haber dedicado el tiempo y los dones de
los obreros...
Algunos han sacrificado por tanto tiem-
po sus principios hasta que no pudieron dis-
cernir ya entre lo santo y lo profano. Los que
se niegan a observar los mandatos del Señor
irán cayendo más y más en el camino hacia
la apostasía. El día de la prueba y visitación
está delante de nosotros. Que cada uno mani-
fieste su verdadero color...
Mostrad vuestro color delante de los
hombres y de los ángeles. Solamente estare-

182
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

mos seguros si nos aliamos para el bien. En-


tonces el mundo sabrá donde nos encontrare-
mos el día de la prueba y de las dificultades.
Si la obra que fue comenzada en el Con-
greso General hubiese avanzado hacia la per-
fección entonces no me vería obligada a decir
estas cosas... Si no se hace una reforma, la
casa editora será sorprendida por una desgra-
cia y el mundo conocerá el motivo” (Testimo-
nios, Vol. 8, págs. 97-103; 91-96).
La aceptación y observancia de tan im-
portante mensaje: “La justicia por la fe”, que
habría producido un cambio total, hubiese
impedido todo esto. En lugar de abrir y alla-
nar el camino a una reforma, fue permitido
al enemigo introducir en las filas del pueblo
adventista “sus devastadoras teorías de la
doctrina de Roma y otros secretos de la injus-
ticia”.
Con el ‘material de lectura de Satanás’
fueron ‘presentados a las almas sus princi-
pios’ y comprendemos muy bien por qué la
apostasía que se había introducido siguió
avanzando a pesar de todas las advertencias
y amonestaciones.
La hermana White dice: “Cuando fue
destruido el sanatorio de Battle Creek... llamó
Dios a sus hijos y volver a él. Al ser destruida

183
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

la casa editora de ‘Revierw and Herald’ y sus


oficinas... hizo un segundo llamado” (Testi-
monios, Vol. 8, pág. 103).
“Recuerda por tanto de dónde has caí-
do y arrepiéntete, y haz las primeras obras;
pues si no, vendré presto a ti, y quitaré tu
candelero de su lugar, si no te hubieres
arrepentido’. Me fue indicado decir que es-
tas palabras son aplicables a la Iglesia de los
Adventistas del Séptimo Día en su estado ac-
tual... Dios exige una reforma espiritual...
Dios pide un despertamiento y una re-
forma espiritual. Mientras no tenga lugar,
aquellos que son tibios desagradan cada vez
más al Señor, hasta que por fin se negará a re-
conocerlos como hijos suyos” (Cristo nuestra
Justicia, págs. 87, 89).

184
1903
T ambién en este año se expuso una se-
ria verdad, en el libro ‘El Rey que vie-
ne’, con la descripción de la situación
reinante en aquel tiempo. “Europa es hoy en
día un poderoso campamento y los jóvenes
de las naciones serán privados de seguir fi-
nes pacíficos porque en el campamento del
ejército recibirán una educación propiamen-
te brutal e indigna de un cristiano” (pág. 168,
edición inglesa).

185
1904
EL VERDADERO ESTADO DE LA
IGLESIA

“E n lugar de abandonar al mundo,


obedecer la ley de Dios, la igle-
sia se une cada vez más estre-
chamente con el mundo en la transgresión.
Diariamente se convierte la iglesia al mundo”
(Testimonios, Vol. 8, pág. 119).
“Cuando una iglesia se pone orgullosa y
jactanciosa no afirmándose en Dios ni ensal-
zando su poder, seguramente será abandona-
da por Dios y destruida. Si un pueblo se va-

186
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

nagloria de su riqueza, inteligencia, ciencia


o cualquier otra cosa fuera de Cristo, pron-
to será confundido” (Testimonios, Vol. 8, pág.
127).
“En los diarios de varias ciudades han
aparecido artículos en los cuales se da a en-
tender que hay una lucha entre el Dr. Kello-
gg* y la Sra. Elena G. de White en cuanto a
cuál de ellos dirigirá al pueblo Adventista
del Séptimo Día. Al leer esos artículos, me
angustia sobremanera el que haya quien en-
tienda tan mal mi obra y la del Dr. Kellogg
como para publicar tales calumnias. No ha
habido controversia entre el Dr. Kellogg y yo
en cuanto a la dirección de la obra. Nadie me
ha oído jamás pretender la dirección de la de-
nominación...”

* El Dr. Juan Harvey Kellogg a quien se alude aquí


fue al principio de su carrera un dirigente ad-
ventista de confianza, y durante muchos años
director médico del Sanatorio de Battle Creek.
En la fecha en que esto fue escrito, estaba dan-
do los primeros pasos de renuncia a su adhe-
sión leal a la doctrina de la iglesia y a su firme
confianza en la administración, conducta que
finalmente lo llevó a separarse completamente
de la denominación y de su obra. F. P. W.

187
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

En esta oportunidad fue dado otra vez


un testimonio terminante con respecto a la
dirección de la obra que vamos a citar en esta
oportunidad para complementar. Fue dado
en el año 1901.
“Dios no ha establecido realeza alguna
en la Iglesia Adventista del Séptimo Día para
controlar todo el cuerpo, o para controlar al-
gún ramo de la obra. No ha dispuesto que la
carga de la dirección descanse sobre unos
pocos hombres. Las responsabilidades están
distribuidas entre un gran número de hom-
bres competentes...
Escribo esto para que todos puedan sa-
ber que no hay controversia entre los adven-
tistas del séptimo día acerca de la dirección
de la obra. El Señor Dios del cielo es nuestro
Rey. Es un director a quien todos pueden se-
guir con seguridad; porque nunca comete un
error. Honremos a Dios y a su Hijo, por medio
del cual él se comunica con el mundo” (Joyas
de los Testimonios, tomo 3, págs. 240-242).
Simultáneamente fueron dadas a la igle-
sia amonestaciones, llamados al arrepenti-
miento y también advertencias con respecto
a acontecimientos por sobrevenir que serían
de importancia decisiva para los Adventistas
del Séptimo Día.

188
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

“Pronto habrá entre los pueblos una gran


intranquilidad que no cesará hasta que venga
Jesús... Los juicios de Dios están próximos a
realizarse. Las guerras y los rumores de gue-
rra, la destrucción por fuego y agua dicen cla-
ramente que el tiempo de la tribulación que
irá en aumento hasta el fin está muy cerca.
No tenemos tiempo que perder. El espíritu
de guerra ha puesto en movimiento al mun-
do” (Review and Herald, 24 de noviembre de
1904).
Es bien comprensible que la hna. White
después de haber hablado un lenguaje claro e
inequívoco con respecto a los acontecimien-
tos inminentes también hizo resaltar repe-
tidas veces las exigencias de Dios y dio las
amonestaciones correspondientes.

189
1905
SE EXIGE UN DESPERTAMIENTO
ESPIRITUAL Y UNA
REFORMA

“D ios exige un despertamiento


espiritual y una reforma de la
vida espiritual... Tiene que te-
ner lugar una reforma bajo la dirección del
Espíritu Santo. Despertamiento y reforma son
dos cosas muy distintas. Despertamiento sig-
nifica una renovación de la vida espiritual,
una vivificación de la fuerza, del alma y del
corazón, una resurrección de la muerte espi-

190
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

ritual. Reforma, en cambio una restauración,


un cambio con respecto a representaciones y
teorías, prácticas y costumbres... El desper-
tamiento y la reforma han de hacer ambos la
obra que les fue consignada” (Testimonios Es-
peciales, 1905).
“Ha llegado la hora de hacer una reforma
completa. Cuando ella principie, el espíritu
de oración animará a cada creyente, y el espí-
ritu de discordia y de revolución será deste-
rrado de la iglesia...
A menos que la iglesia contaminada por
la apostasía se arrepienta y se convierta, co-
merá del fruto de sus propias obras, hasta que
se aborrezca a sí misma. Si resiste el mal y
busca el bien; si busca a Dios con humildad y
responde a su vocación celestial en Jesucris-
to; si permanece sobre la plataforma de la
vida eterna, y si por fe realiza los planes que
han sido trazados a su respecto, ella será sa-
nada” (Joyas de los Testimonios, tomo 3, pág.
254).
Siempre que se pensó y se hizo un lla-
mado a la reforma se tuvo por necesario pu-
blicar un artículo que diese la aclaración ne-
cesaria.

191
1906
ACTITUD FRENTE AL
ABANDONO DE LA
DOCTRINA ANTIGUA Y DE
LOS MANDAMIENTOS DE
DIOS

E n aquel año apareció en “Christliche


Hausfreund” –revista importante de
la Iglesia Adventista en EE.UU.– un
informe sobre La Iglesia y la Palabra.
“La iglesia de Cristo debería estar ligada
de manera inseparable a la Palabra de Dios.

192
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Ella es el cuerpo de los creyentes que son


llamados, como lo designa la palabra griega
‘ecclesia’. La palabra los ha llamado y mien-
tras se dejan guiar por ella serán conducidos
por Dios y cumplirán con el objeto por el cual
Dios los ha separado del mundo. En cambio,
si descuidan la Palabra y se apartan de él para
andar en sus propios caminos, frustran sus
intentos con respecto a ellos y pronto dejarán
de permanecer en la posición en la cual Dios
los reconoce como su iglesia, a pesar de con-
servar la apariencia.
Leemos la historia de la iglesia que estaba
en el desierto, cuando el ángel habló a Moisés
sobre el Monte Sinaí (Hechos 7:38), y vemos
la continua rebeldía que caracterizaba su ca-
mino, hasta el tiempo en que llegaron al lími-
te de su maldad rechazando a Cristo, como
se nos informa por el martirio de Esteban. La
historia de la iglesia desde aquel tiempo se
diferenciaría de la antigua solamente en de-
talles y no en rasgos fundamentales. Se vería
la misma inclinación a apartarse de Dios, el
mismo odio y la misma intransigencia hacia
los justos y el rechazo del consejo de aquellos
que fueron enviados por Dios para mostrarles
su error.

193
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Cuando la iglesia avanzó más y más en


la apostasía y fueron llamados hombres para
elegir entre la iglesia y la Palabra, los que
decidieron obedecer a Dios abandonaron la
iglesia para estar y adorar a Dios en el camino
que su palabra nos señala.
Cuando esto ocurrió, se produjo una re-
forma en la congregación, no una reforma de
la iglesia, porque ninguna iglesia fue refor-
mada jamás. Reforma y conversión se aplica
solamente en forma individual, no a corpora-
ciones.
Había algunas buenas personas en los
días de Lutero, que trabajaban imaginando
que la iglesia de Roma podría ser reformada.
Sin embargo, no pasó mucho tiempo hasta
que descubrieron su error. La reforma no se
extendía a la iglesia católica romana, sino que
fue una reforma de hombres y mujeres que
estaban en su congregación y participaban en
sus falsas doctrinas.
Así pasó con todas las reformas antes y
después de aquel tiempo. La iglesia continuó
existiendo en formas y ceremonias externas
y hasta aumentó en miembros y riqueza por-
que una iglesia se hace popular en la medida
en que se adapta a las reglas de vida huma-
na de manera que la gran muchedumbre del

194
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

mundo pueda traspasar el portal de la salva-


ción dando un paso que no le cuesta mucho
esfuerzo.
Pero el amor, la verdad, la fe y todos los
elementos necesarios para ser la verdadera
iglesia de Cristo permanece en los que salen
en forma individual del cuerpo que se ha se-
parado de Dios y forman entonces la iglesia”,
12 de marzo de 1906.
Tenemos un paralelo en el tiempo de
Hus y Jerónimo. Grande fue la resistencia de
los adeptos de Hus frente a los caudillos del
papa. Luego vino el tiempo del debate. Se
hizo un arreglo que aparentemente concedía
libertad de conciencia a los bohemios. Sin
embargo, fueron traicionados y denunciados
al poder de Roma. Fueron citados cuatro pun-
tos como condición. Roma se puso de acuerdo
en aceptar los cuatro artículos de los adeptos
de Hus, pero el derecho de interpretación, la
definición de su exacto significado debía co-
rresponder al concilio. A base de esto se hizo
un convenio. Los que permanecieron fieles al
Evangelio fueron objeto de encarnizada per-
secución.
En vista de que, al transigir con Roma,
sus antiguos hermanos habían aceptado sus
errores, los que se adherían a la vieja fe se or-

195
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

ganizaron en iglesia distinta, que se llamó de


“los Hermanos Unidos”. Esta circunstancia
atrajo sobre ellos toda clase de maldiciones;
pero su firmeza era inquebrantable...” (El
Conflicto de los Siglos, pág. 127).
Consideremos el tiempo de los valden-
ses. También con respecto a ellos nos instru-
ye el Espíritu de Profecía en el libro “El Con-
flicto de los Siglos” mostrándonos cómo los
fieles lucharon contra Roma. “Determinaron
mantenerse leales a Dios y conservar la pure-
za y sencillez de su fe...”
De acuerdo con el sistema verdadera-
mente cristiano, fundaban su creencia reli-
giosa en la palabra de Dios escrita... “la igle-
sia del desierto, y no la soberbia jerarquía
que ocupaba el trono en la gran capital era la
verdadera iglesia de Cristo, la depositaria de
los tesoros de verdad que Dios confiara a su
pueblo para que los diera al mundo” (El Con-
flicto de los Siglos, págs. 69, 70).
Aquí se nos explica de manera muy com-
prensible y clara cuándo tiene lugar la apos-
tasía y cuándo debe surgir una reforma.
Tan pronto como tenga lugar una apos-
tasía de los mandamientos de Dios, de la
doctrina de Cristo, de la Palabra de Dios y de
todas sus prescripciones tiene que venir una

196
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

reforma. Esta no forma entonces un nuevo


período de la iglesia, o hablando con respec-
to a nuestro tiempo, la reforma no forma una
octava iglesia, sino que se compone de los fie-
les bajo el período de Laodicea. Son los que
defienden la pureza de la doctrina, los viejos
principios y su fundamento es la Palabra de
Dios y los Testimonios. En un artículo que
apareció en Herold der Wahrheit (Heraldo de
la Verdad, el 6 de agosto de 1906), se publicó
un antiguo punto de vista de la fe:
“Los adventistas detestan el derrama-
miento de sangre humana como pecado mor-
tal y se negarían por lo tanto a obedecer, si
como soldados se les ordenara tirar contra
alguien”.
Se consideraba pues como pecado mor-
tal abandonar este principio de fe. La posi-
ción de aquel tiempo estaba de acuerdo con
el siguiente testimonio:
“El poder de David le había sido dado por
Dios, pero para que lo ejercitara solamente
en armonía con la ley divina. Cuando ordenó
algo que era contrario a la ley de Dios, el obe-
decerle se hizo pecado. “Las [potestades] que
son, de Dios son ordenadas (Romanos 13:1),

197
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

pero no debemos obedecerlas en contradic-


ción a la ley de Dios” (Patriarcas y Profetas,
pág. 778).
Para apartar el peligro de cometer un
error, en el cual se hallaba la iglesia, escribió
la hermana White en el año 1908…

198
1908

“S i somos presumidos y pensamos


que podemos andar como quere-
mos, pero esperamos, sin embar-
go, llegar finalmente al blanco, hallaremos
luego que hemos cometido un grave error”
(Review and Herald, 9 de julio de 1908; Cristo
nuestra Justicia, pág. 87).
Un segundo y serio llamado de adverten-
cia recibió la Iglesia de los Adventistas del
Séptimo Día en el año 1909.

199
1909
ASAMBLEA DE LA ASOCIACIÓN
GENERAL
–ADVERTENCIAS CON
RESPECTO A UNA REFORMA
EN LA MANERA DE VIVIR

“L a Asociación General de 1909 fue


visitada por representantes de
muchos países... Desde el día de
la apertura de las sesiones, la hermana White
llevaba una pesada carga con respecto a los
intereses espirituales de las diversas clases

200
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

de creyentes que se encontraban en el campa-


mento. En varios de sus discursos en público
insistió a los hermanos y hermanas a asirse
a Dios, atenerse a él y pedirle seriamente su
dirección y su bendición. Los presentes fue-
ron amonestados a tener ánimo e inspiración
para llevar adelante una gran obra que se ex-
tendía a todo el mundo...”
Cada vez más hombres y mujeres salen
a anunciar el mensaje evangélico. Agrade-
cemos a Dios por esto, pero necesitamos un
gran despertamiento...” (Leben Und Wirken,
págs. 475, 476).
En el librito “Die Zeit und die Arbeit” (El
Tiempo y la Obra), editorial adventista de
Hamburgo, se nos da la seria advertencia:
“Cinco años más tarde (es a saber des-
pués del año 1904, cuando la hermana Whi-
te dio un testimonio sobre el espíritu bélico),
en el año 1909 fueron amonestados los de-
legados reunidos en la Asociación General a
preparar sus corazones para las terribles si-
tuaciones de lucha y sufrimiento que se ma-
nifestarían pronto en los pueblos de la tierra
y que sobrepasarían en mucho a lo que po-
dían figurarse.
El mensaje afirmaba: ‘Muy pronto habrá
luchas y tribulaciones tan abarcantes entre

201
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

los pueblos como no lo sospecháis ahora’.


Cinco años después de haber sido hecha esta
profecía estalló la gran guerra mundial”.
“La señora White amonestó seriamente a
los hermanos que habían llegado a la Asam-
blea General como representantes de la obra
de todas partes de Europa, Asia, África, Amé-
rica del Sur, Oceanía y de las islas del mar a
preparar sus corazones para las escenas terri-
bles de lucha y opresión que pronto debían
ser vistas entre las naciones de la tierra y que
sobrepasarían toda imaginación. ‘Muy pron-
to’ dijo ella ‘se desencadenará luchas y opre-
sión en pueblos extraños con una violencia
tal que no esperáis ahora. También hace falta
reconocer la importancia de relacionarse con
Dios en la oración... Lo que necesitamos mu-
cho es la verdad. Nada podrá ocupar el lu-
gar de la misma, de la santa, seria y solemne
verdad que debe capacitarnos a soportar las
pruebas como las soportó Cristo’” (Boletín de
la Asociación General, 1909, pág. 57; Vida y
Obras, págs. 479, 480).
En el mismo año pudo leerse en la lec-
ción bíblica de mayo de 1909 otra adverten-
cia y amonestación:
“Los jefes de Judá habían hecho amistad
con Tobías hasta que no pudieron discernir

202
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

más las cosas espirituales. La historia se repi-


te y los que siguen paso a paso las exigencias
del mundo, adaptándolas a sus costumbres,
no encontrarán difícil ceder a las autorida-
des prefiriendo esto antes que soportar las
mofas, burlas, ofensas, amenazas de encarce-
lamiento y muerte. La lucha es entre los man-
damientos de Dios y de los hombres. En este
tiempo será separado el oro de las escorias en
la iglesia.
La verdadera piedad se distinguirá de la
forma del oropel. Estrellas que hemos admi-
rado por su brillo se apagarán y convertirán
en oscuridad”.
La Asociación General del año 1909 reci-
bió además otros consejos y advertencias es-
pecialmente concernientes a la reforma pro
salud.

REFORMA PRO SALUD


“Durante la asamblea de la Asociación
General de 1909, la señora White leyó un ma-
nuscrito en el que se pedía fidelidad en los
principios de la reforma pro salud. También
habló a los delegados sobre el mismo tema”
(Vida y Obra, pág. 480).

203
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Este manuscrito fue publicado más tarde


en Testimonios, tomo 3, págs. 354, 357, 358,
359, 360, 365.
“Estoy encargada de dar a nuestra iglesia
entera un mensaje tocante a la reforma pro
salud; porque muchos han dejado de ser fie-
les a sus principios...
Los que han recibido instrucciones acer-
ca de los peligros del consumo de carne, té,
café y alimentos demasiado condimentados o
malsanos, y quieran hacer un pacto con Dios
por sacrificio, no continuarán satisfaciendo
sus apetitos con alimentos que saben son
malsanos. Dios pide que los apetitos sean pu-
rificados y que se renuncie a las cosas que no
son buenas...
“Si pudiese beneficiarnos el satisfacer
nuestro deseo de comer carne, no os dirigiría
esta súplica; pero sé que ello es imposible.
Los alimentos preparados a base de carne per-
judican a la salud física, y debemos aprender
a vivir sin ellos. Los que están en situación
de poder seguir un régimen vegetariano, pero
prefieren seguir sus propias inclinaciones
en este asunto, comiendo y bebiendo como
quieren, irán descuidando gradualmente la
instrucción que el Señor ha dado tocante a

204
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

otras fases de la verdad presente, perderán su


percepción de lo que es verdad y segarán con
toda seguridad lo que hayan sembrado...
Algunos piensan que no pueden vivir
sin comer carne; pero si quisieran ponerse de
parte del Señor, decididos a andar resuelta-
mente en la senda en que él nos ha guiado,
recibirían fuerza y sabiduría como Daniel y
sus compañeros...
Los Adventistas del Séptimo Día ma-
nejan verdades trascendentales. Hace más
de cuarenta años que el Señor nos dio luces
especiales sobre la reforma pro salud; pero,
¿cómo seguimos en esa luz? ¡Cuántos hay
que han rehusado poner su vida en armonía
con los consejos de Dios! Como pueblo, de-
biéramos realizar progresos proporcionales a
la luz que hemos recibido. Es deber nuestro
comprender y respetar los principios de la re-
forma pro salud. En el asunto de la temperan-
cia, deberíamos dejar muy atrás a todos los
demás; sin embargo, hay en nuestras iglesias
miembros a quienes las instrucciones no han
faltado, y hasta predicadores, que demues-
tran poco respeto por la luz que Dios nos ha
dado tocante a este asunto. Comen según sus
gustos y trabajan como mejor les parece.

205
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Colóquense los maestros y directores de


nuestra obra firmemente sobre el terreno bí-
blico en lo que se refiere a la reforma pro sa-
lud, y den un testimonio definido a los que
creen que vivimos en los últimos tiempos de
la historia de este mundo. Debe haber una lí-
nea de separación entre los que sirven a Dios
y los que se complacen a sí mismos.
Se me ha mostrado que los principios
que nos fueron dados en los primeros días de
este mensaje no han perdido su importancia,
y debemos tenerlos en cuenta tan concienzu-
damente como entonces...
No hacemos del consumo de la carne una
condición para la admisión de los miembros;
pero debiéramos considerar la influencia que
ejercen sobre otros los creyentes profesos que
usan carne. Como mensajeros de Dios, sino
diremos al pueblo: ‘Si, pues, coméis o bebéis
o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria
de Dios’ (1 Corintios 10:31).
¿No daremos un testimonio decidido
contra la complacencia del apetito perverti-
do? ¿Quiere cualquiera de los que son minis-
tros del Evangelio y que proclaman la verdad
más solemne que haya sido dada a los mor-
tales, dar el ejemplo de volver a las ollas de
Egipto? ¿Quieren los que son, sostenidos por

206
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

el diezmo de la tesorería de Dios permitir que


la gula envenene la corriente vital que fluye
por sus venas? ¿Harán caso omiso de la luz y
las amonestaciones que Dios les ha dado?...
Sin embargo, en José y en Daniel, en Moi-
sés y en Elías, como en otros muchos casos,
tenemos nobles ejemplos de los resultados
que pueden obtenerse viviendo conforme a
las verdaderas normas. La misma fidelidad
producirá hoy día los mismos resultados...”
Lamentablemente se trata de debilitar
todo esto, tranquilizando a los miembros di-
ciendo que la hna. White también comió car-
ne. La hna. White misma dijo con respecto a
esto:
“Algunos aseveran que no he seguido los
principios de la reforma pro salud conforme
los ha preconizado mi pluma; pero puedo
afirmar que he practicado fielmente dicha
reforma. Los miembros de mi familia saben
que ello es verdad” (Joyas de los Testimonios,
tomo 3, págs. 364-369).

207
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

ADVERTENCIAS
CONCERNIENTES A
PRUEBAS QUE PRONTO
SOBREVENDRÍAN
En el capítulo “Un tiempo de prueba está
delante de nosotros” fueron dadas en el año
1909 otras importantes instrucciones con res-
pecto a las pruebas que se avecinaban.
Nadie tendría disculpa. La hna. White
advertía sin interrupción.
Nadie debía quedar sin advertencia o ser
sorprendido por los hechos repentinamente.
“Un tiempo de grandes pruebas nos es-
pera... Cercano está el tiempo cuando los que
proclaman la verdad serán perseguidos. La
perspectiva no es halagüeña... En todas las
épocas de la historia, los mensajeros de Dios
han estado expuestos al oprobio y a las perse-
cuciones por causa de la verdad... Muy pronto
el mundo entero estará atribulado. Cada cual
debe tratar de conocer a Dios.... Sólo permite
las aflicciones que su iglesia necesita para su
purificación, para su bien presente y eterno.
Purificará su iglesia así como purificó el tem-
plo en el principio y al fin de su ministerio
terrenal...” (haciendo referencia a la muerte
de Cristo continúa diciendo la hna. White):

208
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

“Hechos similares volverán a producirse


en un porvenir cercano. Los hombres dicta-
rán y aplicarán con severidad leyes directa-
mente opuestas a la ley divina... Nadie debe
desobedecer a su mandamiento para huir de
la persecución. No es el momento de encu-
brir la verdad. Deben hacerse declaraciones
positivas. La verdad debe ser expuesta sin
disfraz en folletos y libritos, y éstos deben es-
parcirse como caen las hojas de los árboles
en el otoño” (Joyas de los Testimonios, tomo
3, págs. 391-394).

209
1913
SERIO MENSAJE DE LA
HERMANA WHITE A
LA ASAMBLEA DE LA
ASOCIACIÓN GENERAL

L a señora White escribió libremente a


los hermanos reunidos en la Asocia-
ción General de 1913 sobre las expe-
riencias que había hecho durante los cuatro
años, a saber, desde la asamblea del año 1909
cuando tuvo oportunidad de hablar a ellos.

210
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

“Durante muchos meses, después de fi-


nalizar aquella asamblea, escribió, ‘llevé una
pesada carga y dirigí la atención de los her-
manos que ocupan cargos de responsabilidad
sobre aquellas cosas que el Señor me mandó
presentar claramente... Las escenas que me
fueron presentadas recientemente en la noche
me impresionaron profundamente. Un gran
movimiento –un despertamiento– parecía es-
tar en marcha en muchos lugares. Nuestros
miembros se pusieron en fila y obedecieron
a las exigencias de Dios. Mis hermanos, Dios
nos habla. ¿Nos presentaremos como hom-
bres que esperamos la venida de su Señor?
Es un tiempo que exige llevar la luz y obrar”
(Vida y Obra, págs. 484 y 485).
El último mensaje de la hna. White a
la Asociación General reunida fue leído por
el hermano A. G. Daniells, el martes 27 de
mayo de 1913. Se titulaba: Ánimo en el Se-
ñor, (Joyas de los Testimonios, tomo 3, págs.
435, 442).
En este mensaje podemos leer entre otras
cosas lo siguiente:
“Hemos de enarbolar el estandarte sobre
el cual está escrito: ‘Los mandamientos de
Dios, y la fe en Jesús’. La obediencia a la ley
de Dios es el asunto de máxima importancia.

211
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

No lo ocultamos. Debemos esforzarnos por


despertar a los miembros de la iglesia y a los
que no profesan la fe para que vean y obedez-
can a los requerimientos de la ley del cielo.
Hemos de magnificar esta ley y hacerla hono-
rable” (pág. 435).
Eran las mismas palabras de amones-
tación que al ser fundada la organización
fueron tomadas como resolución y que de-
bían distinguir a la iglesia adventista. LA
OBEDIENCIA A LOS MANDAMIENTOS DE
DIOS fue recalcada demasiado claramente.
En el mismo sentido escribió también: “Rue-
go fervorosamente que la obra que hagamos
en este tiempo se grabe profundamente en el
corazón, la mente y el alma. Aumentarán las
perplejidades; pero animémonos unos a otros
como creyentes en Dios. NO ARRIEMOS EL
ESTANDARTE; MANTENGÁMOSLO BIEN
EN ALTO y miremos a Aquel que es el Autor
y Consumador de nuestra fe” (pág. 439).

212
1914
EL AÑO DE LA DECISIÓN
–COMIENZO DE LA
PRIMERA GUERRA MUNDIAL
SE MANIFIESTA EL
APARTAMIENTO DE LOS
MANDAMIENTOS

Este año fue el más importante y decisi-


vo del Movimiento Adventista, pero también
el más triste de toda la historia adventista.

213
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Desde el año 1914 hasta nuestros días


dura esta apostasía y todavía se defiende la
falsa posición.
Pero el Testigo fiel da al ángel (dirección
de la iglesia) el consejo: “Yo te amonesto que
de mí compres oro afinado en fuego, para que
seas hecho rico y seas vestido de vestiduras
blancas, para que no se descubra la vergüen-
za de tu desnudez; y unge tus ojos con coli-
rio, para que veas”.
Este consejo no fue aceptado y por eso se
manifestó la vergüenza. Ahora se reveló tam-
bién que en ciertos tiempos no se conservó
la fidelidad hacia la ley de Dios y su Palabra.
Tampoco fue aceptado el Testimonio: “Men-
saje de Censura de Laodicea”. Por la previ-
sión divina, el Señor dio nuevamente una úl-
tima advertencia en la lección de la Escuela
Sabática del 8 de agosto de 1914:

Lección 6
Deberes frente a las autoridades
–advertencias para los últimos días
Romanos 13:1-14
Preguntas:
1. ¿A quién debe estar sujeta cada perso-
na? Romanos 13:1 primera parte. Nota
1.

214
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Nota 1. “Sed sujetos, alegres, obedientes; no


sigáis a las sublevaciones de los gentiles,
ni aceptéis el espíritu rebelde de los ju-
díos porque toda autoridad es ordenada
o puesta por Dios. Sus prescripciones se
refieren a una autoridad ya existente, no
importa como sea. Estamos obligados a
obedecerle en todos los asuntos legales...
Cuando el poder civil nos ordena trans-
gredir la ley de Dios, debemos obede-
cer a Dios antes que a los hombres...
Esta diferencia debe ser hecha con la
sabiduría concebida al cristiano en las
diversas circunstancias de la vida; los
asuntos humanos están subordinados al
gran deber de obedecer a la ley y aun-
que una ley sea dura o absurda, el deber
del cristiano no es la desobediencia, sino
una protesta correcta”.
Si se hubiese prestado atención a la indi-
cación de estudiar la nueva lección el sábado
anterior (por la tarde) el Señor podría haber
evitado muchas cosas.
Al no prestarse atención a los consejos
y advertencias del Espíritu de Profecía, al
declararse la guerra se sintieron obligados
espontáneamente a dirigir el siguiente es-
crito al Ministerio de Guerra:

215
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Charlottenburg, 6 de agosto de 1914


Ilustrísimo señor:
Muy honrado señor General y Ministro de
Guerra:
Como se desconoce con frecuencia nues-
tro punto de vista con respecto a nuestra re-
lación con las autoridades y también nuestra
posición frente a las obligaciones del servicio
militar, especialmente como se considera el
rehusamiento del servicio en tiempo de paz
en el día sábado, me tomo la libertad de parti-
cipar humildemente a su excelencia los prin-
cipios de los Adventistas del Séptimo Día de
Alemania, especialmente en el tiempo de la
guerra presente. Mientras estamos basados
en las Sagradas Escrituras y nos esforzamos
en practicar los principios del cristianismo,
guardando por lo tanto también el sába-
do como día de descanso puesto por Dios y
negándonos a hacer cualquier trabajo en el
mismo, nos sentimos obligados en este serio
tiempo de guerra actual a defender la patria
y bajo estas circunstancias tomar también las
armas en día sábado. Nos atenemos también
en este punto a lo que dice en 1 Pedro:13-17:
“Sed pues sujetos a toda ordenación hu-
mana por respeto a Dios: ya sea al rey, como

216
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

a superior; ya a los gobernadores, como de


él enviados para venganza de los malhecho-
res... Temed a Dios. Honrad al rey”.
Hemos participado a nuestros miembros
este principio y solicitado a todas nuestras
iglesias que convoquen a reuniones especia-
les de oración para pedir a Dios la victoria de
las armas alemanas. Si a pesar de todo hu-
biera adventistas recluidos que se negaran a
prestar servicio en sábado o a tomar las armas
estaríamos muy agradecidos a Vuestra Exce-
lencia si se informara a las correspondientes
autoridades de comando subordinadas con
respecto a este principio nuestro.
En relación a esto me atrevo a participar
a vuestra Excelencia que en Friedensau, cerca
de Magdeburg, tenemos nuestro sanatorio y
escuela misionera, como también 250 carpas
con un doctor y una cantidad de enfermeras
especializadas que ponemos a disposición
para internar unos 1400 heridos. Con el de-
seo de que Dios conceda la victoria a la causa
justa tengo el honor de ser atento servidor de
su Excelencia.
Firma H. F. Schuberth”.

217
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

LLAMADO AL
DESPERTAMIENTO POR EL
ANCIANO A. STOBBE
En un folleto “Llamado al Despertamien-
to Para la Última Iglesia”, el anciano A. Stob-
be presenta claramente el proceder en los días
de agosto de 1914 y más adelante. Stobbe era
miembro de la Iglesia Adventista, pero se de-
cidió en pro de la Reforma debido a la apos-
tasía que comprobó (véase protocolo original,
pág. 27). Su descripción muestra claramente
la posición errada y la apostasía de los princi-
pios, lo que produjo confusión e inseguridad
entre los miembros fieles y firmes defensores
de la verdad y de sus principios. Citamos algo
de este llamado al despertamiento:
“...¿Cómo ocurre, mis queridos herma-
nos, que el pueblo de Dios ha caído tan
profundamente, andando con Babilonia de
la cual nos ha sacado el Señor tan maravillo-
samente? (Apocalipsis 14:6-12). Desde 1844
el Señor ha rechazado a la cristiandad como
iglesia y llama desde entonces a sus hijos a
salir de esta Babilonia espiritual. Si nosotros,
como hijos de Dios, podemos participar en
todo, podríamos haber quedado en Babi-
lonia. Leamos en Testimonios, tomo 4, págs.

218
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

272-276: “El propósito de Dios en la iglesia:


El quiere que los que obedecen a sus santos
preceptos sean un pueblo peculiar... Como
todos sabemos, hay una división entre los
Adventistas del Séptimo Día desde que esta-
lló la guerra. Una parte cree poder ir con
Babilonia, en cambio la otra parte perma-
nece en el triple mensaje angélico y bajo
cualquier circunstancia quiere permanecer
fiel a los mandamientos de Dios, lo cual es
correcto según la ley de Dios y el Testimonio.
El sábado 1 de agosto se tomó una resolución
unánime en muchos lugares de no ir con Ba-
bilonia. El domingo 2 de agosto, el hermano
Staubert (pastor consagrado) dictó una con-
ferencia pública en Bremen –Altstdadt– y al
final de la misma tuvimos una breve hora de
oración en la cual el hno. Staubert dijo, entre
otras cosas, que para nosotros los adventis-
tas el asunto era difícil ya que somos hijos de
Dios y no podemos matar. El mandamiento
dice: “Acordarte has del día de reposo”. Pero
también fue dicho que Dios estaría con noso-
tros si permanecemos fieles a su causa, guar-
dando sus mandamientos. El autor de este li-
bro cree todavía hoy en este principio y lo ha
experimentado en muchos casos. (Apocalip-
sis 22:14; Salmos 19:7-11). Pero cuando en el
transcurso de la primera semana de guerra

219
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

vino el escrito de Hamburgo, las iglesias


fueron confundidas, la santa ley de Dios
pisoteada y la verdad presente puesta bajo
el almud. (Isaías 58:12, 13; Mateo 5:15, 16;
Isaías 40:9, 10; Isaías 62:6, 7). Consideremos
el escrito de Hamburgo y probémoslo fren-
te a la ley y al Testimonio. Podremos enton-
ces rechazarlo tranquilamente porque es un
mandamiento de hombre (lleno de buena in-
tención) pero no según la piedra de toque: “a
la ley y al testimonio”. Todos los puntos de
doctrina, aunque hayan sido aceptados como
verdad, deberían ser examinados conforme a
la ley y el testimonio y si no pueden resistir
esta prueba es porque no hay luz en ellos.
Como ya fue mencionado, probar quiere
decir: juzgar con los diez mandamientos y los
preceptos.
El sexto mandamiento no permite que
un hijo de Dios lo transgreda. En el manda-
miento del sábado no encontramos ninguna
cláusula que nos permita no guardarlo. Si
consultamos a los profetas y a los testimonios
de la hna. White, hallamos que no hay com-
probación alguna de que podamos cometer
semejante abominación. En cambio encontra-
mos terrible amenazas de castigo si abandona-
mos al Señor nuestro Dios, despreciamos su

220
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

ley y hasta enseñamos a otros a transgredirla,


lo que han hecho muchos de nuestros diri-
gentes mediante muchas circulares. Recuer-
do una circular en la que dice que es locura
no participar en la guerra. La Palabra de Dios
dice: “Bienaventurados los que guardan sus
mandamientos’. (Apocalipsis 22:14) mientras
que en la circular dice que es locura per-
manecer en el tiempo de guerra fiel a los
mandamientos de Dios. El jefe del campo,
hermano M., dice entre otras cosas: “La ne-
cesidad no tiene ley y en la guerra se puede
hacer excepciones”. El pastor G. dice: “No de-
bemos matar al enemigo, sólo herirlo”.

EXCLUSIONES DE LA IGLESIA
“Se llegó a tal punto que se excluyó de
la iglesia a los miembros que no quisieron
adaptarse a los nuevos reglamentos, de ma-
nera que se disolvió la iglesia de Kray con
cuarenta miembros que no se han vuelto a
recibir. En Essen y Bremen también se ha ex-
cluido miembros. En Bremen –Neustadt– en
una iglesia de cerca de 75 miembros, fueron
excluidos dos, solamente por 13 votos; tres
semanas más tarde fueron excluidos cin-
co miembros por siete votos sin contraposi-
ción”.

221
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

“...Sin embargo, al comienzo de la gue-


rra, hubo algunos miembros tanto allí como
también en otra parte, que no querían pres-
tar servicio militar en la guerra por falta de
sentimiento de comunidad o por exaltación
de este mismo. Éstos empezaron entonces a
propagar verbalmente y por escrito, dentro
de la iglesia, sus reflexiones individuales
y sus problemas de conciencia induciendo
también a hacer lo mismo. Fueron exhorta-
dos por la congregación, pero por perseverar
obstinadamente amenazando así la paz inte-
rior y exterior, tuvieron que ser excluidos”
(Publicado en el diario Stuttgarter Neues Tag-
blatt, del 26.9.1918. E. Gugel, predicador y
presidente de la congregación Adventista en
Württemberg).

222
1915
OTRO ESCRITO DIRIGIDO AL
MINISTERIO DE GUERRA

D e este año lleno de acontecimientos


queremos informar solamente lo más
importante.
Después de haber pasado siete semanas
desde que fue dirigido el escrito del 6.8.1914
al Ministerio de Guerra de Berlín, durante el
cual los hermanos dirigentes tuvieron tiempo
para meditar y reconocer que su comporta-
miento frente a la ley de Dios y los princi-
pios de la iglesia fue una gran apostasía, el si-

223
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

guiente escrito, dirigido al Comando General


del Cuerpo del Ejército VII de Dresden, el 5
de marzo de 1915, comprueba que la direc-
ción sigue por el camino errado ya empren-
dido. “A la disposición Nº 856 III, del 22 de
febrero de 1915 referente a la prohibición de
las reuniones adventistas en Dresden, los que
suscriben se permiten dar las siguientes acla-
raciones:
Hace ya varios años, los que suscriben
han entregado a las autoridades militares,
verbalmente y por escrito, la declaración de
que es asunto de conciencia de cada uno su
comportamiento frente al servicio militar en
día sábado, en tiempo de paz.
Al declararse la guerra, la Iglesia Adven-
tista de Alemania, por iniciativa propia, im-
partió a sus miembros sujetos al servicio mi-
litar el consejo de cumplir fielmente con sus
deberes de ciudadanos en este tiempo apre-
miante para la patria, conforme a las Sagra-
das Escrituras, incluso en día sábado, como
otros lo hacen en día domingo.
Como comprobante sirve la copia ad-
junta de la solicitud al ilustre Ministerio de
Guerra de Prusia, el 6 de agosto de 1914. Esta
posición tomada ya hace años es confirmada
por los que suscriben atentamente:

224
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Por el Departamento Europeo, con sede


en Hamburgo, Grindelberg 15 a gez. L. R.
Conradi, presidente
Por la Unión Este, con sede en B. Charlo-
ttenburg, Uhlandstr. 189, gez. H. F. Schubert,
presidente
Por la Asociación Sajona, con sede en
Chemnitz, Eschestr. 9, P. Drinhaus, presiden-
te”.
En mayo fue disuelta la iglesia de Kray,
como fue explicado por el hermano Stobbe.
El 16 de julio de 1915, el Señor llamó
a la hermana E. G. White al descanso en un
tiempo cuando se despreciaba su consejo.
Encontramos un paralelo con el tiempo de
Samuel.
“Dios llamó al descanso a su anciano
siervo precisamente cuando la nación estaba
agobiada por luchas internas y parecía más
necesario que nunca el consejo sereno y pia-
doso de Samuel” (Patriarcas y Profetas, pág.
720).
El 21 de setiembre de 1915 el diario ves-
pertino de Köln escribió:
“Entre los adeptos del Adventismo sur-
gió una división después de la declaración de
la guerra. La mayoría quería dejar sin vigen-
cia la doctrina durante el tiempo de guerra

225
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

mientras que la parte restante pidió la santi-


ficación del sábado también en este tiempo
difícil. Los contrastes provocaron finalmente
la exclusión de los adeptos de la vieja fe”.
El 23 de setiembre de 1915 encontramos
publicado en “Christlichen Hausfreund”, ór-
gano principal de los adventistas alemanes
de América, lo siguiente:
“El cristiano no puede llevar al mismo
tiempo en una mano la espada carnal del
estado y en la otra la espada espiritual. Esto
solamente puede hacerlo una iglesia aposta-
tada, alguien que ha desterrado de su cora-
zón los principios del reino de Cristo y se ha
sometido al poder del estado.
El cristiano fiel a sus principios, e iner-
me, lucha pro la fe ‘que ha sido una vez
dada a los santos’ (Judas 3). Porque guarda
los mandamientos de Dios y la fe de Jesús no
puede matar a su prójimo, conforme al sexto
mandamiento, sino que obra conforme a la
orden de Jesús de meter la espada en su vai-
na y dice: ‘Es menester obedecer a Dios antes
que a los hombres’ (Hechos 5:29). El cristiano
inerme prefiere morir por el evangelio y ob-
tener la vida eterna antes que obrar en con-
tra de la voluntad de Dios y morir igualmente
perdiendo a la vez la vida eterna”.

226
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Con este escrito la Iglesia Adventista


dictó su propia sentencia, que por su par-
ticipación en la guerra se ha convertido en
una iglesia apostatada.

ARRESTO DE MIEMBROS FIELES


CARTA A W. RICHTER, BREMEN
Octubre/noviembre Arresto del hermano
Hossfeld
El escrito de protesta de Wilhelm Richter,
director de la Iglesia Adventista de Bremen,
dice lo siguiente:
“Como tenemos la convicción de nuestro
Salvador de vivir en paz con todos, hacemos
la propuesta de convocar a una conferencia
general donde ambos partidos puedan ex-
poner sus puntos de vista. Pedimos amable-
mente a todas las iglesias y pastores de los
Adventistas del Séptimo Día que apoyen esta
propuesta en tan importante asunto de fe y
en un tiempo tan serio y que asistan a una re-
unión tal donde se tratará del bienestar y de
la aflicción de la iglesia de Cristo. Si los jefes
y pastores no quieren aceptar esta propuesta,
si no se nos quiere dar y asegurar libertad de
conciencia en asuntos de fe, entonces quere-
mos vivir conforme a nuestros principios de

227
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

la Sagrada Escritura sin temer las consecuen-


cias y falsas acusaciones. Nuestra oración ha
de ser: ‘Señor danos jefes como fue Moisés
que tuvo por más estima padecer persecución
y penurias con el pueblo de Dios que estar de
parte de Egipto’.
Si se nos quiere arrastrar ante las autori-
dades, llevar a las Escuelas Sabáticas para re-
tractarnos o ser excluidos, si se nos amenaza
también con privarnos del colportaje, deci-
mos como Lutero: ‘Aquí estamos, no podemos
de otra manera. Dios nos ayude. Amén.’
En nombre de los Adventistas del Sépti-
mo Día, protestantes contra los dogmas hu-
manos mencionados, Wilhelm Richter, direc-
tor de la iglesia de Bremen”.
En el Protocolo de Friedensau, pág. 14,
podemos ver que los hermanos Adventistas
del Séptimo Día no aceptaron una entrevista
cuando era de tanta importancia tratar este
asunto seriamente.

DICIEMBRE DE 1915
En este mes fue editado el folleto “El cris-
tiano y la guerra” de J. Wintzen que lamen-
tablemente contiene muchos errores y falsas
interpretaciones que han hecho extraviar a

228
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

muchos hermanos que han participado luego


en la guerra y hasta han dejado finalmente
su vida en el campo de batalla. ¿Cómo puede
la iglesia hacerse responsable de tales cosas?
Citamos algo de este folleto de varias pági-
nas:
“Con todo lo dicho hasta ahora, hemos
demostrado que le Biblia enseña que la par-
ticipación en la guerra no es transgresión
del sexto mandamiento. En segundo lu-
gar que participar en la guerra en sábado
igualmente no es transgresión del cuarto
mandamiento. El que afirma lo contrario que
presente una sola declaración de la Sagradas
Escrituras o de los Testimonios” (pág. 18).
Estas pruebas se pueden presentar fácil-
mente tanto con la Biblia como con los Testi-
monios. Es muy lamentable que los editores
se encuentren en tal oscuridad espiritual.
Por las palabras escritas en Mateo 10:21,
22, vemos hasta dónde puede llevar el aban-
dono de los mandamientos y de la Palabra de
Dios: “Y el hermano entregará al hermano a
la muerte... Y seréis aborrecidos de todos por
mi nombre; mas el que soportare hasta el fin,
éste será salvo” Esto ha acaecido también la-
mentablemente entre los adventistas como se
informa a continuación:

229
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

“Ancianos de la iglesia recibieron la or-


den de entregar a la policía a los hermanos del
Movimiento de Reforma que llegasen y si no
se tenía el ánimo suficiente para tal actitud,
entonces retenerlos hasta que la dirección
del pastorado estuviese en conocimiento del
asunto para arreglarlo por vía telegráfica”.
En una sesión de tribunal en la que una
hermana arrestada durante la guerra por con-
sejo de un pastor adventista fue llevada ante
el juzgado militar, se obtuvo el siguiente re-
sultado:
El pastor Sch. hizo arrestar a esta herma-
na en la calle de Köln y fue llamado por lo
tanto también a la sesión del tribunal como
testigo. Fue un tribunal de guerra y el pastor
Sch. declaró entonces que en tiempo de gue-
rra era permitido matar y que estos pocos
adventistas que opinaban lo contrario eran
fanáticos exaltados, que una parte habían
sido excluidos de la iglesia y otros se habían
retirado solos. En una segunda sesión, esta
hermana fue condenada a nueve meses de
prisión.
En Berlín, en 1915, dos hermanos fueron
condenados a cinco años de cárcel. También
en este caso, cuando se hizo el examen inte-
rrogatorio, se descubrió que el pastor adven-

230
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

tista P. St. de Bremen hizo arrestar a uno de


estos hermanos en la calle. En el juicio tildó
a estos hermanos de impostores. Pero habían
sido castigados por el sábado y porque como
cristianos no querían prestar servicio en la
guerra” (Escrito en el folleto ¿Tiene que haber
una Reforma en la Iglesia Adventista?”, pág.
36).
Por un artículo titulado “Nosotros y la
Guerra” de “El Educador” Nº 4 de 1915 vemos
nuevamente que se aplica mal el texto de Ma-
teo 24:20 en el caso de tener que combatir en
día sabado. Reproducimos un resumen:
“En Mateo 24:20 el Señor nos indica orar
para que nuestra huída no sea en sábado. Nos
quiere preservar de las molestias que están
relacionadas con una perturbación tal de la
fiesta sabática. Pero si se presenta la necesi-
dad de huir en día sábado o de combatir, en-
tonces el sábado no debe ser un impedimen-
to para preservar la vida como se nos enseña
en Lucas 14:5. ¿No es el hombre más que un
buey o un asno?”

231
1916
LA ASOCIACIÓN GENERAL
DE LOS ADVENTISTAS DEL
SÉPTIMO DÍA CONCEDE
PLENA LIBERTAD

A pesar de que muchas veces se hace


la objeción de que esta posición fue
tomada solamente por los dirigentes
de Alemania durante el tiempo de guerra,
las publicaciones en Zionswächter No. 6, del
20 de marzo de 1916, pág. 90, nos dicen otra
cosa.

232
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

La Asociación General de los Adventis-


tas del Séptimo Día dio completa libertad a
todos los países para adaptarse a las disposi-
ciones respectivas por lo cual la dirección su-
prema llevó a la obra mundial a la apostasía y
sancionó también posteriormente la partici-
pación en la guerra de la división europea.
“El comité de la unión sostiene el punto
de vista bíblico con respecto al servicio mili-
tar y de las armas como una exigencia civil a
lo cual tiene derecho la autoridad puesta por
Dios, según 1 Pedro 2:13, 14 y Romanos 13:4,
5.
También el Comité de la Asociación Ge-
neral que tuvo su sesión en noviembre de
1915 tomó esta posición manifestando en ese
sentido que daba plena libertad a los diversos
países del mundo de adaptarse a las corres-
pondientes disposiciones legales como hasta
ahora.
Es muy importante saber que la triste
apostasía de la Iglesia Adventista de parte de
su dirección (Asociación General) se hizo re-
firiéndose justamente a Romanos 13:1-5 y 1
Pedro 2:13, 14 y que el don de profecía profe-
tizó esta terrible apostasía exactamente como
ocurriría.

233
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

“Una obediencia externa: Hay delante


de nosotros perspectivas de una lucha con-
tinua, a riesgo de encarcelamiento, pérdi-
da de propiedad y aún de la vida misma
en defensa de la ley de Dios que las leyes
de los hombres tratan de anular. En esta
situación la política del mundo aconsejará
una condescendencia exterior para con las
leyes del país, a fin de mantener la paz y la
armonía. Hay algunos que emplearán el si-
guiente pasaje de la Escritura para apoyar
tal curso de acción. ‘Sométase toda perso-
na a las potestades superiores... las que, or-
denadas son de Dios’ (Rom. 13:1 V. M.; Test.
5, 712:3)
Siempre que surgió una reforma, se le-
vantaron también al poco tiempo hombres
que presentaron doctrinas erróneas y exalta-
das para que la verdadera Reforma –la causa
de la verdad– sea rebajada. Con estas dificul-
tades tuvo que luchar también el doctor Mar-
tín Lutero como podemos leer en El Conflicto
de los Siglos, págs. 197-204.
Así surgió también en octubre de 1916,
por una falsa visión de una tal hermana Kers-
ting, el Movimiento Cabañista y hermanos
de Kassel la invitaron y se celebró la primera
fiesta de las cabañas. Era un asunto errado.

234
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Según la Palabra de Dios en Daniel 9:27,


primera parte, Mateo 27:51; Gálátas 4:10, 11
y Colosenses 2:16, 17 cada persona que co-
noce la Biblia puede saber que con la muerte
de Cristo han llegado a su fin todas las fiestas
del Antiguo Pacto que eran una sombra.

235
1917
EL HERMANO RAZZIA EN ULM
Y EL HERMANO RAUSER
EN STUTTGART FUERON
ARRESTADOS.

236
1918
JUSTIFICANDO LA
PARTICIPACIÓN EN LA
GUERRA

E l 12 de abril de 1918 decía en el “Dres-


dener Neuesten Nachrichten (las noti-
cias más recientes de Dresden): Pas-
tores adventistas y la patria. Al comienzo de
la guerra nuestra iglesia se dividió en dos
partidos. Mientras que el 98% de nuestros
miembros presentaron, a base de estudios
hechos con la Biblia, el punto de vista de que
es deber de conciencia defender la patria

237
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

con las armas y también en el día sábado,


participando esta posición tomada por la
dirección general inmediatamente al Minis-
terio de Guerra, el 2% no se adhirió a la reso-
lución general y finalmente fueron excluidos
por su mal comportamiento cristiano. Estos
elementos exaltados se hicieron ellos mismos
pastores y trataron de hacer propaganda con
sus ideas necias, pero tuvieron poco éxito.
Se llaman falsamente pastores y adventis-
tas, pero no lo son. Son engañadores. Si tales
elementos reciben su merecida suerte se nos
hace en realidad un favor. Nuestra dirección
ha puesto hasta hoy los diezmos sobrantes
en empréstito de guerra con la firme espe-
ranza de que Alemania saldrá, con la ayuda
de Dios, victoriosa de la dura lucha. En to-
das partes nuestros miembros participan del
deber natural de proporcionar a la patria los
medios necesarios. Los hombres adventistas
están casi todos en el campo de batalla o
en el servicio militar cumpliendo fielmen-
te con su deber y esperan como agradeci-
miento de la patria una estimación y trato
justo”.
¿Cómo actuó la iglesia en este sentido en
otros países y en EE.UU.? En aquellos luga-
res, la dirección de nuestra iglesia no sola-
mente pidió el cumplimiento fiel del deber

238
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

en todo sentido, a través de las revistas de la


iglesia, sino también la suscripción general
de los empréstitos libres, como llamaban los
norteamericanos sus empréstitos de guerra”
(del folleto “En sus bocas no fue hallado en-
gaño”, págs. 16, 17, Conradi).

24 DE AGOSTO DE 1918
Como vemos en la publicación anterior
hecha en un diario dresdense, la dirección de
la obra se dispuso a publicar en diarios del
mundo su posición frente a la participación
en la guerra, difamando así la verdad bíbli-
ca y deshonrando el nombre de Adventistas
del Séptimo Día. Se repite esto en otra pu-
blicación hecha en el “Anunciador local de
Berlín”, Nº 432, del 24 de agosto de 1918 y la
misma dirección lo confirma en una declara-
ción hecha por el hno. L. R. Conradi de Ham-
burgo, H. F. Schubert de Charlottenburg y G.
W. Schubert de Munich, de la cual extraemos
lo siguiente:
“Al estallar la lucha en la iglesia se man-
tuvo firme en sus obligaciones con respecto
al servicio militar como en el tiempo de paz
y deseaba que se le concediera los mismos
derechos que a los demás bajo las mismas
circunstancias. Miles de sus miembros del

239
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

sexo masculino están en el ejército y mu-


chos han caído ya en el campo de honor...
También en cuanto a condecoraciones y as-
censos no se quedan atrás...
Al comienzo de la guerra, muchos de
sus miembros, hombres y mujeres se ofre-
cieron para el servicio sanitario y la iglesia
ponía a disposición de la dirección del ejérci-
to sus amplias instituciones misioneras para
ser empleadas como hospitales. La Sociedad
Misionera cumplió su deber también con res-
pecto a los empréstitos de guerra. También
organizó una vasta sociedad de beneficencia
para las familias de los que participaban en
la guerra.
Sin embargo, durante el transcurso de
la guerra, se encontraban entre ellos, como
entre personas de otras ideologías, miembros
aislados que no confesaban abiertamente a
las autoridades su cargo de conciencia, se
desligaban de sus obligaciones y además de
esto viajaban de lugar en lugar para inducir,
por palabra y por escrito, también a otros a
dar el mismo paso. Cuando la iglesia les pi-
dió cuenta y ellos permanecieron en su obsti-
nada posición, ésta tuvo que excluirlos de la
congregación por amenazar la paz interna
y externa”.

240
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Es vergonzoso que justamente los defen-


sores de la verdad, comisionados una vez por
Dios, cedieron y eligieron el favor del mun-
do presentando a los miembros que tomaron
posición personal a favor de Cristo y su ley
como un peligro para la paz interna y exter-
na. Pero justamente eso fue profetizado por el
don de profecía.

241
1920
RESULTADO DE LAS
DISCUSIONES EN
FRIEDENSAU

E n las discusiones que tuvieron lugar


en Friedensau con dirigentes de la
iglesia Adventista presididas por el
presidente de la Conferencia General A G.
Daniells (el protocolo puede ser adquirido)
resalta lo siguiente: “Estamos dispuestos a
reconocer que somos hombres falibles y po-
demos cometer errores, pero ni por un mi-
nuto podemos admitir que nosotros (como

242
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

congregación) nos hemos apartado del ver-


dadero camino y que otro movimiento deba
ocupar nuestro lugar. Afirmamos que nos en-
contramos todavía sobre el camino original
de esta obra” (Protocolo, pág. 70).
La realidad del comportamiento de la
Iglesia Adventista del Séptimo Día desde la
primera guerra mundial contradice esta afir-
mación y las muchas pruebas presentadas
en este libro dan testimonio de que la Iglesia
Adventista ha abandonado sus principios an-
tiguos comprometiéndose con el mundo y no
conserva ya su posición peculiar.

243
1922
TENTATIVA DE PARTE DE
HERMANOS FIELES DE
HACER UNA NUEVA
ACLARACIÓN EN EL
CONGRESO GENERAL DE
SAN FRANCISCO

Ú ltimo intento para llegar a un acuer-


do con los principios antiguos de la
verdad conforme a la ley y al Testi-

244
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

monio en ocasión de la sesiones del Congreso


General del 11 al 31 de mayo en San Francis-
co, EE.UU.
A continuación algunas citas de los es-
critos de hermanos de la Reforma y otros su-
cesos:
“Rogamos amablemente a la Asociación
General, a causa de nuestra conciencia, dar-
nos la oportunidad de presentar nuestras
cuestiones de conciencia a todos los delega-
dos de la Conferencia General reunidos en su
asamblea del 11 al 31 de mayo en San Fran-
cisco para recibir respuesta mediante claras
resoluciones conforme a la ley y al testimo-
nio, pues la discusión anterior (se refiere a
la de Friedensau) fue muy deficiente. Para la
discusión sobre la cuestión religiosa hemos
elegido y autorizado a dos hermanos.
Es el deseo de nuestro corazón seguir
a Jesús y edificar en la causa de su reino a
la luz de ‘la verdad presente’. Estamos dis-
puestos a retractarnos en todos los puntos
doctrinarios donde se nos compruebe, con-
forme a la ley y al Testimonio, que estamos
errados. Nuestra oración en estos días es que
el Señor ayude para que esta discusión como
la de Hechos, capítulo 15, sea para adelantar
la obra de preparación para la venida de Je-

245
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

sús para que se cumpla la promesa de Apo-


calipsis 18:1, y nuestro Salvador pueda venir
pronto en las nubes. Amén.
Os saludan vuestros hermanos en Cris-
to del Movimiento de Reforma de Alemania,
Suiza, Holanda, Suecia, Dinamarca, Estonia,
Polonia, Checoslovaquia, Hungría, Rumania
y Yugoslavia.
Nuestros hermanos delegados irán con
suficiente tiempo, si Dios quiere, para poner-
se de acuerdo con vosotros en todos los de-
más asuntos.
Würzburg, 1 de marzo de 1922
I. A. H. Spanknöbel, secretario.

Cuando nuestros hermanos O. Welp y


H. Spanknöbel llegaron felizmente a Nueva
York, con la ayuda de Dios, el 21 de abril, en-
viaron la siguiente participación a Washing-
ton:

Nueva York, 24 de abril de 1922


Queridos hermanos en Cristo:
1 Juan 4:7, 8. Paz sea a vosotros. En ma-
nos del hermano A. G. Daniells. Con la pre-
sente los hermanos que aquí firmamos os
damos a conocer que con la ayuda de Dios
hemos llegado bien a la Asociación General,

246
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

como delegados de muchos hermanos euro-


peos Adventistas del Séptimo Día. Ya nos he-
mos anunciado por un escrito enviado desde
Würzburg. En nuestro viaje a San Francisco
pensamos hablar en Detroit con hermanos
que se han separado aquí en el país. La Aso-
ciación General es para nosotros la única
autoridad según el orden de la iglesia para
tomar resoluciones con respecto a los prin-
cipios de ésta y lamentamos mucho que esta
oportunidad se ofrezca recién hoy.
Estamos animados por el deseo cordial
de presentar, con el espíritu del amor de Cris-
to, nuestras cuestiones de conciencia que nos
separan hasta hoy de nuestra iglesia madre
para llegar a la unidad en la verdad.
Para evitar gastos todavía mayores, suma-
dos a los grandes sacrificios que han hecho
nuestros queridos hermanos para enviarnos
hasta aquí a la Asociación General, rogamos
a los hermanos darnos la oportunidad de dis-
cutir el asunto ya al comienzo de la conferen-
cia.
Pidiendo todavía el nombre del lugar (di-
rección) y el tiempo de nuestra entrevista en
San Francisco, os saludamos cariñosamente
como hermanos en Cristo,
O. Welp, H. Spanknöbel

247
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Nuestro primer escrito y la carta recién


citada no obtuvieron contestación alguna.
Confiando en el Señor, los hermanos llegaron
el 11 de mayo a San Francisco donde junta-
mente con hermanos de la reforma de EE.UU.
entregaron, a las 6 de la tarde, el siguiente
llamado al hermano A. G. Daniells.

San Francisco 11 de mayo de 1922


Una invitación pública a la Asociación
General de los Adventistas del Séptimo Día
reunidos en San Francisco (California) del 11
al 31 de mayo de 1922.
1 Corintios 1:9, 10 como saludo.
En vista del silencio de parte de los her-
manos dirigentes, como también de las con-
ferencias de los Adventistas del Séptimo Día
con respecto a los llamados que les fueron
dirigidos de parte de hermanos y grupos que
están interesados en una reforma que se ha
ido desarrollado en los últimos años y que
trabaja ahora con fines organizadores en éste
y otros países, nos parece necesario y justifi-
cado este llamado.
No deis importancia solamente a los de-
seos de los hermanos delegados que firman
el llamado, sino también al hecho de que nos
llegan cartas de estímulo y de consulta de

248
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

todo el mundo de parte de una gran cantidad


de hermanos dirigentes, pastores y miembros
laicos.
Hacemos este llamado a vosotros, que
en este tiempo estáis revestidos de autoridad,
con la siguiente declaración:
“Dios ordenó que tengan autoridad los
representantes de su iglesia de todas partes
de la tierra, cuando están reunidos en el con-
greso de la Asociación General. El error que
algunos se hallan en peligro de cometer estri-
ba en dar a la mente y al juicio de un hombre
o de un pequeño grupo de hombres la plena
medida de autoridad e influencia que Dios ha
investido en su iglesia, en el juicio y la voz de
la Asociación General congregada para pla-
near la prosperidad y el progreso de su obra”
(Joyas de los Testimonios, tomo 3, págs. 408,
409).
Con esta advertencia creemos que tene-
mos derecho, delante de Dios y de los hom-
bres, en nombre de los miles de hermanos
que representamos, de dirigir este llamado.
Esperamos una respuesta en público y con-
forme a la verdad a las preguntas siguientes,
la que será una demostración del derecho o
una confesión de la falta o error de que: ‘Ha

249
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

llegado la hora de hacer una reforma com-


pleta’ (Joyas de los Testimonios, tomo 3, pág.
254).

1. ¿Sostiene todavía la dirección de los


Adventistas del Séptimo Día los prin-
cipios de nuestra fe con respecto a lo
siguiente?
a) En la declaración que fue hecha de que
es deber de los Adventistas del Séptimo
Día hacer el servicio militar en tiempo de
guerra.
(Siguen a continuación las copias de los
escritos al Ministerio de Guerra, del 6 de
agosto de 1914 y del 5 de marzo a la Co-
mandancia General de Dresden)
b) Instando a los miembros a transgredir el
sábado en el servicio militar
(sigue la publicación hecha el 21 de sep-
tiembre de 1915 en el diario de Köln)
c) Proporcionando al estado para colabo-
rar en la guerra, los medios sagrados que
estaban destinados únicamente para el
adelanto del evangelio
d) Excluyendo de la iglesia a miembros so-
lamente por protestar contra estas cosas.

250
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

(Sigue la publicación de los dirigentes


del 12 de abril de 1918 en Dresdner Neu-
esten Nachrichten)
e) Justificando a los que hacían justamente
las cosas mencionadas.
Se mencionó la declaración hecha en
Friedensau por el hermano A. G. Daniells:
“Creemos que estáis completamente errados
en los puntos de vista que defendéis. Creemos
en el cuarto mandamiento como hasta ahora,
pero no estamos en condición de concordar
con vuestra interpretación al respecto. ¿Qué
hubierais dicho de Moisés si él os hubiera
mandado matar al rey de Basán juntamente
con todos los hombres, mujeres y niños des-
pués de algunos días de haber recibido la ley
en el Sinaí? ¿Lo hubierais culpado de homi-
cidio? Dios le encomendó, sin embargo, que
transgrediera el sexto mandamiento. ¿Veis
que se encuentran muchas cosas en la inter-
pretación de los mandamientos y que debe-
mos tener libertad para leer y comprender los
mandamientos y no estar obligados a aceptar
la interpretación de una pequeña corpora-
ción? (Protocolo, pág. 59).
Contestando esto: Es reprobable justifi-
car la participación en la guerra en nuestro
tiempo, en el nuevo pacto, y llevaría a la con-

251
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

fusión a muchos miembros de la iglesia. Mu-


chos textos bíblicos como ser Zacarías 9:9,
10; Mateo 5:44; 26:52 y muchos testimonios
declaran como falsa esta interpretación.

2. ¿Queréis como Asociación General


justificar el camino emprendido o es-
táis dispuestos a desecharlo e insistir
a las demás asociaciones (campos) a
hacer lo mismo?

3. ¿Mantenéis en alto los principios de


la fe en la doctrina y en la vida con-
forme lo exigen la Biblia y los Testi-
monios, o hay una diferencia entre la
enseñanza y la práctica?
a) La reforma pro salud, que es el brazo
derecho del mensaje, es menospreciada
por muchos pastores y doctores con el
resultado de que muchos hermanos no
reciben por lo tanto la verdadera instruc-
ción ni el ejemplo correspondiente.
b) Nuestras escuelas emplean textos de es-
tudio que menoscaban la fe y el desarro-
llo verdadero del carácter de los niños.

252
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

c) Nuestros sanatorios se adaptan más y


más a los principios mundanos en la
doctrina y en práctica en lugar de ate-
nerse a los principios originales.

4. Se aprueba la exclusión de miembros


de iglesia hecha bajo la presión de los
dirigentes cuando en la vida y en la
doctrina de esa gente no se encuen-
tra nada que esté en contradicción y
cuando en las iglesias no hubo deseo
alguno de separación y con más razón
cuando esta exclusión se hizo sin mo-
tivo y sin permiso de interrogatorio
público.

5. “Si no se hace una reforma cabal en-


tre el pueblo de Dios, el Señor aparta-
rá su rostro de nosotros”.
a) ¿En qué se oponen a los principios ori-
ginales de este mensaje todos o uno de
los llamados dirigidos a vosotros o hay
tendencias que estarán en oposición a
los esfuerzos particulares de la reforma
prometida en los testimonios, cuando
ella venga?
b) ¿Dónde existe en la congregación algún
movimiento que corresponde a estas as-

253
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

piraciones en todos los detalles y en el


cual podremos cifrar nuestras esperan-
zas?
Si faltara una u otra cosa entonces pode-
mos pretender aseverar que la congregación
ha dado la espalda a su cabeza –Jesucristo– y
se encuentra en el camino hacia Egipto (Tes-
timonios, Vol. 8, pág. 217).
Sabiendo que este llamado a una discu-
sión pública delante de la corporación reuni-
da sería aceptada con amable reconocimiento
por muchos de los delegados que oran since-
ramente a Dios por su dirección y la presen-
cia de su Espíritu –en el caso que nos fuera
concedido– quedamos vuestros hermanos y
representantes de la Sociedad Misionera In-
ternacional de los Adventistas del Séptimo
Día, Movimiento de Reforma de Europa y
América”. (En nuestros días estos aconteci-
mientos y declaraciones de la caída pueden
ser mucho más amplificados.)
Aunque el hermano A. G. Daniells pro-
metió darnos respuesta después del sábado,
tuvimos que dirigirnos nuevamente a la di-
rección con el siguiente escrito después de
haber transcurrido una semana:

254
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

“San Francisco, California, 18 de mayo de


1922
A los hermanos dirigentes de la Asocia-
ción General de los Adventistas del Séptimo
Día reunidos en asamblea en San Francisco,
del 11 al 31 de mayo de 1922.
Como saludo Isaías 52:1, 2.
Nos referimos al escrito dirigido al her-
mano A. G. Daniells el 11 de mayo, a las seis
de la tarde, cuya respuesta estamos esperan-
do todavía.
Como delegados de algunos miles de al-
mas de Europa y de este país, rogamos nue-
vamente mediante estas líneas no hacer caso
omiso a estas preguntas que en muchos paí-
ses han producido separación.
Más importante que todos los planes de
trabajo futuro y nuevas elecciones es la uni-
dad de la iglesia con respecto a los princi-
pios de la verdad que son el fundamento de
la misma. Creemos que el objeto del llamado
adjunto es demasiado serio para no ser consi-
derado o puesto en último término.
Por eso rogamos a los hermanos de la
dirección participarnos, antes del sábado, a
la dirección abajo mencionada, la decisión
tomada con respecto a nuestra petición, si

255
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

podemos presentar ante los delegados de la


Asociación nuestras preguntas para ser re-
sueltas y cuándo.
Basamos nuevamente nuestra petición
en la expresión del Espíritu de Profecía en
Testimonios, tomo 9, págs. 261. Además el
hermano A. G. Daniells afirmó en Friedensau,
ante los hermanos alemanes, que una mayor
cantidad de hermanos forman la instancia
más elevada para examinar las preguntas for-
muladas (Protocolo, pág. 54).
Si no se nos presta oído con respecto
a los errores que se han introducido y a la
apostasía de la iglesia porque nuestras decla-
raciones son decididas, es de lamentar mu-
cho más, pues los hermanos encuentran una
oportunidad para comprobarnos dónde esta-
mos en el error.
La reforma anhelada por muchos her-
manos hace necesaria una cuidadosa consi-
deración de estas cuestiones que causan la
separación porque solamente “una reforma
completa” producirá, según los testimonios,
un cambio en la iglesia.
Por fin creemos que el rechazo de estas
cuestiones de conciencia significa una tute-
la espiritual y un dominio sobre la iglesia.
La iglesia de Cristo, como guardiana de la

256
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

verdad, no tiene motivo para sustraerse de


discutir sobre cuestiones importantes res-
pecto a la ley de Dios.
Rogando a Dios que obréis como Jesús, si
estuviera en vuestro lugar, os saludan espe-
rando vuestra respuesta sin falta hasta maña-
na al medio día, vuestros hermanos en Cris-
to del Movimiento de Reforma de Europa y
América”.
El 24 de mayo el hermano A. G. Daniells
nos dio personalmente la siguiente contesta-
ción:
“No podemos hacer llegar esta cuestión
delante de la totalidad de los delegados”.
“Tristes por la decisión que se había to-
mado, dimos a todos los hermanos para su
despertamiento el testimonio de Jesús a Lao-
dicea, compuesto de las siguientes palabras:
Jesús llora por su pueblo (Mateo 32:37).
Muchos de los hermanos reunidos en esa
Asociación General deseaban de todo corazón
una discusión sobre cuestiones de conciencia
tan importantes. Por lo tanto, en la reunión
celebrada el 24 de mayo por la tarde, algunos
hermanos protestaron contra la unión que se
había hecho con el estado durante la guerra.
El hermano N. J. Waldorf, B.A.S.T.B.
maestro bíblico en la escuela de Loma Lin-

257
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

da, California, juntamente con 450 hermanos


más, dirigió la siguiente solicitud a la Asocia-
ción General:

Solicitud
Con la convicción de que la unidad de
la iglesia depende de la misma interpretación
de los diez mandamientos en todo el mundo,
sin mirar nacionalidad alguna, solicitamos al
Comité de planes presentar lo siguiente ante
la delegación mundial de los Adventistas del
Séptimo Día para volver a confirmar nuestra
posición de no combatientes en tiempo de
guerra.
Propuesto por el prof. N. J. Waldorf,
B.A.S.T.B., apoyado por C. P. Bollmannn, re-
dactor de “Liberty” y aceptado unánimemente
por unas cuatrocientos personas, entre ellos
pastores, delegados y miembros laicos.
Al prof. Lonacro, presidente del Departa-
mento de Libertad Religiosa de la Asociación
General.
El motivo por el cual se presenta esta so-
licitud es el siguiente: Jesús fue crucificado
por no ser combatiente. En Juan 11:47 y 48
dicen los fariseos que si se deja a este hom-
bre Jesús continuar predicando sus doctrinas
y haciendo milagros, vendrán los romanos

258
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

y quitarán el lugar y la nación. Los fariseos


confiaban en la fuerza para librarse del poder
de los romanos, pero Jesús enseñaba el amor
hacia todos los hombres.
Continuó así hasta 175 años después de
Cristo, cuando Celso, el miembro del jurado
romano, escribió que los bárbaros conquis-
tarían el imperio romano porque no querían
servir al ejército romano. Empleó pues esen-
cialmente la misma manera de los fariseos
cuando condenaron a muerte a Jesús.
El informe sobre los escritos de Celso se
encuentra en poder de Orígenes, uno de los
padres de la iglesia que se atrevió a contestar
la acusación de Celso.
Desde el año 175 hasta los años 303-323
se produjo una apostasía general y al princi-
pio del cuarto siglo, durante las guerras ci-
viles entre cuatro pretendientes al cetro ro-
mano fueron hallados cristianos en todos los
ejércitos del emperador, luchando unos con-
tra otros.
¡Qué contradicción entre esa fe una vez
tan pura y santa y la división sin esperanza
que originaron las luchas políticas del mun-
do!
Sin embargo, podemos percibir duran-
te todos los siglos desde entonces un pueblo

259
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

que permaneció firme en la fe apostólica de


no combatientes y ahora es el tiempo conve-
niente para solicitar a la delegación mundial
de los Adventistas del Séptimo Día que se
confirme nuevamente por votación nuestra
posición antigua de no combatientes en tiem-
po de guerra.
Esta resolución fue aceptada unánime-
mente por unas 450 personas.
Firma: N. J. Waldorf

Si los hermanos que ocupaban los car-


gos más elevados en la Asociación General
hubiesen estado realmente de parte de una
concienzuda defensa de la doctrina de Cristo,
no les habría resultado difícil conceder una
discusión sobre estas cuestiones importantes
delante de todos los delegados de la Asocia-
ción General, porque en verdad lo necesita-
mos. Cuando el presidente de la Asociación
General negó este pedido sabíamos que no
querían defender su nuevo punto de vista,
pues de lo contrario nos habrían manifestado
que estaban de parte de los principios anti-
guos.
Como los hermanos que protestaron en
1914-15 sentían una necesidad de cumplir

260
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

con las reglas de nuestro Señor Jesús, según


Mateo 18:15-17, dirigieron por consiguiente
sus protestas:
1. A las iglesias locales en contra de la
apostasía de la dirección por tomar parte
en la guerra y también por la libre trans-
gresión del sábado de parte de los com-
batientes.
2. En 1920 se encontraron en Friedensau
con hermanos dirigentes de la Unión
Alemana y representantes de la Asocia-
ción General para comentar nuevamente
juntos estos puntos doctrinarios tan dis-
tinguibles.
Cuando el jefe de la Asociación General
A. G. Daniells, como presidente, dijo en
forma terminante: “Ni por un minuto po-
demos consentir que nosotros (es a sa-
ber, la congregación) se ha apartado del
verdadero camino...” pudo considerarse
como fracasado el intento de establecer
la antigua doctrina.
3. Pero de acuerdo a las palabras de Jesús y
por ser también el deseo de los hermanos
de la reforma, se eligieron a dos herma-
nos para hacer el tercer y último intento
de presentarse ante la autoridad supre-
ma –la Asociación General en asam-

261
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

blea– para que se les permita exponer su


asunto ante los delegados de la misión
mundial y para llegar así a un acuerdo
en estas importantes cuestiones de doc-
trina y fe.
Cuando finalmente el presidente de la
Asociación General, A. G. Daniells respondió
en forma terminante: No podemos hacer lle-
gar esta cuestión delante de la totalidad de los
delegados” fracasó también el tercer intento
para tratar esta cuestión tan importante.
La Asociación General, dirección supre-
ma de la obra mundial, había tomado su de-
cisión definitiva. Es culpable delante de Dios
y del pueblo del hecho de no haber llegado a
un acuerdo en base a la Biblia y a los Testi-
monios. Con la declaración hecha a nuestro
delegados por el presidente de la Asociación
General, A. G. Daniels, fue rechazada la últi-
ma oportunidad que Dios ofreció a la Iglesia
Adventista.
Después de haber cumplido la regla bí-
blica de Mateo 18:15-17, había llegado el
tiempo para el Movimiento de Reforma esta-
blecido por el Señor como “pueblo de Dios”
para cumplir con su deber.
Ya el espíritu de profecía había predicho
el triste estado espiritual de la Asociación

262
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

General que en forma paulatina pero segura,


se iba apartando de los requerimientos divi-
nos de modo notable. Las palabras de la plu-
ma inspirada que citamos a continuación son
básicas y manifiestan en forma clara la triste
situación que ya reinaba en el año 1895 en la
dirección general.
“Granville, Australia, septiembre de
1895. No encuentro descanso de espíritu. Una
escena tras otra me es presentada en símbo-
los, y no hallo descanso hasta que comienzo
a escribir el asunto. En el centro de la obra
las cosas están modeladas de tal suerte que
toda nueva institución sigue la misma con-
ducta. Y la Asociación General en sí misma
está corrompiéndose con falsos sentimien-
tos y principios. En la elaboración de planes,
se manifiestan los mismos principios que han
gobernado las cosas en Battle Creek durante
un buen tiempo.
Se me ha mostrado que la nación judía
no llegó repentinamente a su condición de
pensamiento y práctica. De generación en ge-
neración estaban actuando a base de falsas
teorías, llevando a cabo principios opuestos a
la verdad, y combinando con su religión pen-
samientos y planes que eran el producto de

263
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

mentes humanas. Las invenciones humanas


eran hechas supremas” (Testimonios para Mi-
nistros, pág. 365).
Cuando la Asociación General pierde su
conexión con Cristo influye en todos los de-
partamentos de la obra y esto se nota en ma-
nera muy visible, pues el estado general de la
iglesia fue declinado de tal suerte hasta llegar
a la apostasía predicha. Dejemos que la sierva
de Dios nos siga orientando al respecto.
“Podría escribirse página tras página con
respecto a estas cosas. Asociaciones enteras
están siendo influidas por los mismos princi-
pios pervertidos. ‘Con lo cual sus ricos se hin-
chieron de rapiña, y sus moradores hablaron
mentira, y su lengua engañosa en su boca’.
El Señor obrará para purificar a su iglesia.
Os digo, en verdad, que el Señor está por
trastornar las instituciones llamadas de su
nombre.
Exactamente cuán pronto ha de comen-
zar este proceso refinador no puedo decir-
lo, pero no será diferido por mucho tiempo.
Aquel cuyo aventador está en su mano lim-
piará su templo de su contaminación moral.
Seguramente que purificará su trigo. Dios
tiene un pleito con todos los que practican
la menor injusticia; porque al hacerlo ellos

264
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

rechazan la autoridad de Dios, y ponen en


peligro los intereses que él tiene en la expia-
ción y redención de todo hijo e hija de Adán
de la cual Cristo se ha hecho cargo. ¿Valdrá la
pena seguir una conducta que Dios aborrece?
¿Valdrá la pena poner en vuestros incensa-
rios fuego extraño para ofrecer ante Dios, y
decir que no hace ninguna diferencia?” (Tes-
timonios para Ministros, pág. 379).

265
1923
LA RESOLUCIÓN DE GLAND

E sta nos muestra que en ella se hace


referencia a la resolución del Comi-
té de la Asociación General de 1915,
donde también se da plena libertad a los di-
versos países de la tierra para adaptarse a las
correspondientes disposiciones de las leyes
como hasta ahora. La dirección de la igle-
sia y cada pastor atenta contra la santa ley
de Dios si da libertad a los miembros para
interpretar los mandamientos de la mane-
ra que más le agrade. Según la palabra de

266
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Dios y los testimonios no puede darse tal


libertad. “Nuestra posición frente al estado
en tiempo de paz y guerra”.
“El comité ejecutivo de la División Eu-
ropea de la denominación de los Adventistas
del Séptimo Día, reunido en conferencia en
Gland, Suiza, habiendo deliberado cuidado-
samente en cuanto a la observancia del sá-
bado, el servicio militar, el llevar armas en
tiempo de paz y durante período de guerra,
se declara unánimemente en armonía con la
enseñanza general de los hermanos de la de-
nominación en todo el mundo, mediante lo
siguiente:
“Reconocemos los gobiernos de la tierra
como ordenados por Dios con el fin de asegu-
rar a su pueblo las bendiciones del orden, la
justicia y la tranquilidad; que en el ejercicio
de sus funciones legítimas, tales gobiernos
deberían contar con el apoyo fiel de sus ciu-
dadanos.
Defendemos la justicia de rendir tributo,
impuesto y honor a los gobiernos terrenales
según lo manda el Nuevo Testamento.
Reverenciamos la ley de Dios contenida
en el Decálogo, según lo explican las ense-
ñanzas de Cristo, y la ejemplifica su vida. Por
esta razón observamos el día de descanso del

267
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

séptimo día (sábado) como sagrado, no hace-


mos en ese día trabajo secular, pero nos ocu-
pamos gustosamente en obras de necesidad
y misericordia para aliviar a los que sufren
y elevar a la humanidad; en paz y en guerra
rehusamos tener parte en actos de violencia y
de derramamiento de sangre. Damos a todos
los miembros de nuestra iglesia absoluta
libertad para servir a su país, en todo mo-
mento y en cualquier lugar, de acuerdo con
los dictados de las convicciones personales
de su conciencia”. 2 de enero de 1923.
Firma J. E. Jacques, presidente
J. H. Schilling, secretario

Dios nunca dio libertad para transgredir


su ley. Tampoco obliga a nadie a seguir el ca-
mino de la verdad. Cada uno puede hacer la
elección a gusto, pero las consecuencias que
experimentarán los desobedientes serán fata-
les. El mensaje divino dice: “He aquí yo pon-
go hoy delante de vosotros la bendición y la
maldición: La bendición si oyereis los man-
damientos de Jehová vuestro Dios, que yo os
prescribo hoy; y la maldición, si no oyereis
los mandamientos de Jehová vuestro Dios,

268
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

y os apartareis del camino que yo os ordeno


hoy, para ir en pos de dioses ajenos que no
habéis conocido” (Deuteronomio 11:26-28).
Las iglesias llamadas cristianas, que abo-
gan por una falsa libertad de conciencia, se
verán chasqueadas si examinan también es-
tos textos: “Mira yo he puesto delante de ti
hoy la vida y el bien, la muerte y el mal:
Porque yo te mando hoy que ames a Jehová
tu Dios, y que andes en sus caminos, y guar-
des sus mandamientos y sus estatutos y sus
derechos, para que vivas y seas multiplicado.
Y Jehová tu Dios te bendiga en la tierra a la
cual entras para poseerla. Mas si tu corazón
se apartare y no oyeres, y fueres y te inclina-
res a dioses ajenos, y los sirvieres; protésto-
os hoy que de cierto pareceréis; no tendréis
largos días sobre la tierra, para ir a la cual
pasa el Jordán para poseerla. A los cielos y
a la tierra llamo por testigos hoy contra vo-
sotros, que os he puesto delante la vida y la
muerte, la bendición y la maldición: escoge
pues la vida, para que vivas tú y tu simiente”
(Deuteronomio 30:15-19).
No olvidemos que después de la caída del
hombre la conciencia se ha cauterizado, por
lo tanto no puede ser un guía seguro. Nadie
piense que Dios dejará sin castigo a los que

269
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

violen su ley. La iglesia de Dios tiene normas


y los diez mandamientos no deben ser vio-
lados con la excusa de que Dios da libertad.
En los diez mandamientos encontramos: “No
tendrás dioses ajenos delante de mí. No ma-
tarás, no cometerás adulterio, no hurtarás”,
etc. Si el hombre pisotea la ley divina tendrá
que recibir el pago estipulado en su palabra:
“Maldición y muerte”.

¿CUÁL DEBE SER LA POSICIÓN


DE LA IGLESIA DE DIOS?
El Espíritu de Profecía contesta este in-
terrogante con las palabras siguientes: “En
nuestros días debemos sostener firmemente
este principio. El estandarte de la verdad y de
la libertad religiosa sostenido en alto por los
fundadores de la iglesia evangélica y por los
testigos de Dios durante los siglos que des-
de entonces han pasado, ha sido, para este
último conflicto, confiado a nuestras manos.
La responsabilidad de este gran don descan-
sa sobre aquellos a quienes Dios ha bendeci-
do con un conocimiento de su Palabra. He-
mos de recibir esta Palabra como autoridad
suprema. Hemos de reconocer los gobiernos
humanos como instituciones ordenadas por

270
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Dios mismo, y enseñar la obediencia a ellos


como un deber sagrado, dentro de su legíti-
ma esfera. Pero cuando sus demandas estén
en pugna con las de Dios, hemos de obedecer
a Dios antes que a los hombres. La palabra
de Dios debe ser reconocida sobre toda otra
legislación humana. Un ‘Así dice Jehová’ no
ha de ser puesto a un lado por un ‘Así dice la
iglesia’ o un ‘Así dice el estado’. La corona de
Cristo ha de ser elevada por sobre las diade-
mas de los potentados terrenales” (Hechos de
los Apóstoles, págs. 56).
“En este tiempo la iglesia ha de ponerse
sus hermosas vestiduras: ‘Cristo justicia nues-
tra’. Estas son distinciones definidas, claras,
que han de ser restauradas y ejemplificadas
ante el mundo al mantener en alto los man-
damientos de Dios y la fe de Jesús. La her-
mosura de la santidad ha de aparecer con su
lustre primitivo en contraste con la deformi-
dad y las tinieblas de los desleales, aquellos
que se han rebelado contra la ley de Dios. Así
nosotros reconocemos a Dios, y aceptamos su
ley, el fundamento de su gobierno en el cielo
y en sus dominios en el cielo y sus dominios
terrenales. Su autoridad debe ser mantenida
distinta y clara delante del mundo; y no debe
reconocerse ninguna ley que se halle en con-
flicto con las leyes de Jehová. Si desafiando

271
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

las disposiciones de Dios se permite que el


mundo ejerza su influencia sobre nuestras
decisiones o nuestras acciones, el propósito
de Dios es anulado. Por especioso que sea el
pretexto, si la iglesia vacila aquí, se escribe
contra ella en los libros del cielo una traición
de las más sagradas verdades, y una desleal-
tad al reino de Cristo. La iglesia ha de sos-
tener firme y decididamente sus principios
ante todo el universo celestial y los reinos
del mundo... Los leales y fieles llevarán las
credenciales del cielo, no de los potentados
terrenales” (Testimonios para los Ministros,
págs. 12, 13).

¿HASTA DÓNDE LLEGA LA


LIBERTAD DEL HOMBRE?
“Dios no le ha dado al hombre la libertad
de apartarse de sus mandamientos. El Señor
había declarado a Israel: ‘No haréis... cada
uno lo que le parece,’ sino ‘guarda y escucha
todas estas palabras que yo te mando’ (Deute-
ronomio 12:8, 28). Al decidir sobre cualquier
camino a seguir, no hemos de preguntarnos si
es previsible que de él resultará algún daño,
sino más bien si está de acuerdo con la vo-
luntad de Dios. ‘Hay camino que al hombre

272
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

parece derecho; empero su fin son caminos


de muerte’ (Proverbios 14:12)” (Patriarcas y
Profetas, pág. 687).
“Si los hombres estuviesen en libertad
para apartarse de lo que requiere el Señor y
pudieran fijarse una norma de deberes, ha-
bría una variedad de normas que se ajusta-
rían a las diversas mentes y se quitaría el go-
bierno de las manos de Dios. La voluntad de
los hombres se haría suprema, y la voluntad
santa y altísima de Dios, sus fines de amor
hacia sus criaturas, no serían honrados ni
respetados.
Siempre que los hombres escogen su
propia senda, se oponen a Dios. No tendrán
lugar en el reino de los cielos, porque gue-
rrean contra los mismos principios del cielo.
Al despreciar la voluntad de Dios, se sitúan
en el partido de Satanás, el enemigo de Dios
y de los hombres. No por una palabra, ni por
muchas palabras, sino por toda palabra que
ha hablado Dios, vivirá el hombre. No pode-
mos despreciar una sola palabra, por peque-
ña que nos parezca, y estar libres de peligro”
(El Discurso Maestro de Jesucristo, pág. 48).
“El conocimiento no es todo lo que ne-
cesitamos; debemos seguir la luz. No se nos
deja elegir por nuestra cuenta, para obedecer

273
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

lo que nos agrada y desobedecer cuando nos


conviene más. La obediencia es mejor que el
sacrificio” (Joyas de los Testimonios, tomo 1,
pág. 313).

274
1924
LOS FRUTOS DE LA
RESOLUCIÓN DE GLAND

Y a un año más tarde se vieron los frutos


de la resolución de Gland, manifesta-
dos en la declaración de los adventis-
tas rusos.
Como se deduce también de la hoja de
calendario del 20 de abril de 1940, editado
por la Editorial Adventista de Hamburgo, se
enalteció en aquel tiempo a Adolfo Hitler
como a un gobernante que sembró en ben-

275
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

dición y que también segó en bendición. Lo


mismo ocurrió en Rusia con la República Fe-
deral Soviética.

Moscú (Kremlin)
A la Comisión Ejecutiva Central de la Repú-
blica Federal Soviética
Del 5º congreso Federal de los Adventis-
tas del Séptimo Día, del 16-23 agosto de
1924 en Moscú, en la casa del Consejo.
Declaración
Principios de fe y organización de los
Adventistas del Séptimo Día...
Su relación con la República Federal So-
viética
Al surgir el Gobierno Federal Soviético
en lugar de la Rusia anterior, los Adventis-
tas del Séptimo Día de este país no dudaron
en ningún momento de que los principios
del nuevo gobierno; “Del capitalismo al so-
cialismo”, “todo el poder del gobierno a los
consejeros obreros”, “la tierra al colono tra-
bajador” e “igualdad de derecho y autonomía
a los pueblos”, “quien no trabaja tampoco
coma”, “libertad de conciencia, propaganda
religiosa y antirreligiosa”, “separación de la
iglesia del estado y de la escuela de la igle-

276
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

sia”, “introducción del estilo nuevo y de la


nueva ortografía”, constituyen el imán para
reunir a todas las personas de buen juicio
y a las naciones en una poderosa República
Federal Soviética.
Los adventistas que fueron perseguidos
en el tiempo del Zarismo, acordándose de to-
dos estos acontecimientos, reconocieron por
las reformas y en los esfuerzos por terminar
con el proceder arbitrario y la opresión de las
naciones, que la República Federal Soviética
es el gobierno legal que tiene derecho de go-
bernar con la autoridad que Dios le concede.
Por eso, y basados en la Biblia, los Adven-
tistas del Séptimo Día pagaron hasta hoy día
todos los impuestos y derechos a la Repú-
blica Federal Soviética para consolidarla y
lo harán también en lo sucesivo. Están com-
pletamente convencidos de que la Repúbli-
ca Federal de los soviéticos será el gobier-
no más fuerte del mundo mientras actúe de
acuerdo a los principios fijados en las leyes
y la constitución y no oprima a los pueblos
ni persiga a los creyentes sinceros. Por este
motivo los Adventistas del Séptimo Día su-
plican sinceramente a Dios que también en el
futuro conceda al Gobierno Federal Soviético
la sabiduría necesaria para la dirección de los
diversos pueblos y a fin de ejecutar sus prin-

277
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

cipios de libertad y justicia. (Compárese con


esto el escrito de 6.8.1914 de H. F. Schubert al
Ministerio de Guerra alemán.)
Tomando en consideración todo lo arriba
mencionado que tiene como base la conserva-
ción de la vida y la libertad de los hombres,
los Adventistas del Séptimo Día dan la bien-
venida al desarme general de todas las nacio-
nes insinuada por el gobierno Federal soviéti-
co. Expresamos la libertad cívica y religiosa y
consideramos necesario cumplir con nuestro
deber de ciudadanos tanto en lo cívico como
también en el servicio militar.
¿Puede entonces haber sido revocado el
asunto? (Nota de la redacción). Con satisfac-
ción aplaudimos el decreto publicado el 4 de
enero de 1919 y confirmado el 14 de diciem-
bre de 1920, único en la tierra y que merece
ser imitado por todos los pueblos. Este nos
muestra que el Gobierno Federal Soviético
realmente se esfuerza por asegurarnos com-
pleta libertad de conciencia, pues nos permi-
te cumplir tanto nuestros deberes para con el
Estado como también nuestras obligaciones
frente a Dios. La doctrina de los Adventis-
tas del Séptimo Día asegura a sus miem-
bros en este asunto, libertad de conciencia,
no dándoles prescripciones en cuanto a su

278
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

manera de proceder, pues cada persona es


responsable según su propia convicción en
cuestión militar y el Congreso no prohíbe
a tales miembros servir en la guerra si su
convicción personal se lo permite. Cada
uno ha de cumplir en forma concienzuda
y fielmente el servicio comenzado como un
deber de ciudadano.

Nuestros deseos
Partiendo de los principios del gobier-
no divino del mundo, estamos convencidos
de que Dios en su previsión dirigió el cora-
zón de nuestro inolvidable W. J. Lenin, dan-
do a él y a sus colaboradores más cercanos
sabiduría para la formación de un aparato
gubernativo progresista único en el mundo.
Como delegados del quinto Congreso Federal
de los Adventistas del Séptimo Día expresa-
mos nuestro elogio al Gobierno Federal So-
cialista Soviético y a todos los colaboradores
de nuestro país, tanto en el centro como tam-
bién en las provincias, que se unen firmes
bajo el estandarte del trabajo y de la libertad,
y reconocemos agradecidos todas las con-
quistas de libertad. (Ahora siguen los diver-
sos puntos, pero queremos citar el punto 3.)

279
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

También en el futuro nos será posible


ayudar en la reedificación de la República
Federal Soviética donde sólo se pueda apro-
vechar la habilidad, energía y experiencia de
los miembros de la organización de los Ad-
ventistas del Séptimo Día.
El Congreso expresa su más alta estima
a los representantes del Gobierno Federal So-
viético, congratulándolos por el párrafo 13 de
la tesis del presidente, general Kalinin, y las
resoluciones 17 y 18 del décimo tercero Con-
greso de la R.K.P (B) en las cuales se pide la
colaboración de los sectores para la reedifica-
ción del Estado. Por este motivo también los
Adventistas del Séptimo Día quieren ser una
rosa en el ramo de los ciudadanos creyentes
de la República Federal Soviética.

La dirección del Congreso:


Presidente:
H. J. Löbsack
Presidente:
J. A. Ljwow, G. Zirat
Secretario:
W. S. Dyman, W. G. Tarasowsky.

280
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

(Nota de la redacción: Léase en “Obreros


Evangélicos” el capítulo: “Nuestra Actitud en
cuanto a la Política”, págs. 406-411.)
Lo que llama la atención en este escrito al
Gobierno Federal Socialista Soviético es que
la dirección de los Adventistas del Séptimo
Día (congreso) escribió por iniciativa propia
al gobierno y no solamente dio libertad a los
miembros para prestar servicio en el frente,
sino que también ensalzó el sistema de go-
bierno socialista como único en el mundo en
cuanto a progreso y conforme a la época.

281
1925
¿CÓMO JUZGA LA IGLESIA
LA APOSTASÍA DE LOS
MANDAMIENTOS DE DIOS?

E l pastor D. Steinlein (Ansbach) es-


cribe en “Allgemeinen evangelisch-
lutherischen Kirchenzeitung” (Diario
general de la Iglesia evangélica luterana), Nº
37 de 1925 sobre una interesante lucha en el
campamento de los adventistas.
“En el año 1915 se formó, con sede en
Würtzburg, una Sociedad Misionera Interna-
cional de los A. S. D. (Adventistas del Sépti-

282
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

mo Día) Movimiento de Reforma, que se puso


en agudo contraste con la Iglesia Adventista
oficial. Dio motivo a esto un folleto editado
por la dirección oficial de los adventistas, ti-
tulado “El Cristiano y la Guerra” que estaba
destinado solamente para los miembros de
iglesia y era mantenido en secreto para el pú-
blico. Exponía que en la guerra no es necesa-
ria la estricta observancia del mandamiento
del sábado, de manera que se puede comba-
tir el sábado y que en el mandamiento: ‘No
matarás’ tampoco es válido durante la guerra.
Considerando la manera en que en otro tiem-
po se exige la absoluta observancia del man-
damiento del sábado –según declaraciones
de la señora White, honrada como profetisa,
y del dirigente adventista alemán, Conradi–,
causa admiración que el mandamiento
principal haya sido puesto fuera de vigen-
cia. Se explica esto por el hecho de que de
lo contrario se temía un proceder desconsi-
derado de parte del Estado. Pero, como se
ve, este escrito ha llevado a una división. La
dirección de Würtzburg emplea contra el ad-
ventismo oficial las mismas expresiones que
se emplea con agrado contra la iglesia (Babi-
lonia). También otros grupos desempeñan un
papel. Los de Würtzburg son partidarios de
una estricta reforma pro salud, condenan el

283
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

comer carne, las vacunas y cosas semejantes.


En el folleto: “Despertamiento y Reforma”, se
presentan claramente las demandas formula-
das contra el adventismo bajo un gran títu-
lo: “Una Terrible Apostasía”. Para nosotros la
lucha es instructiva porque nos muestra que
los adventistas tampoco pudieron permane-
cer en pie al interpretar la Biblia literalmente
de acuerdo a la ley. Se les ha caído con esto
de la mano una poderosa arma contra la igle-
sia”.

De esta manera juzga la iglesia evangé-


lica el abandono de los principios. Es una
comprobación triste para la iglesia de los Ad-
ventistas del Séptimo Día.

284
1926
¿QUÉ POSICIÓN TOMARON
LOS FIELES CRISTIANOS
DURANTE LA GUERRA?

“E l antiguo Primer Ministro de In-


glaterra escribió sobre los “Pri-
meros Cristianos y la Guerra”
lo que sigue: “Los cristianos antiguos se ne-
garon primeramente a entrar en las legiones,
porque la guerra es contraria a las enseñan-
zas del Señor. Pero después de tres siglos, la
necesidad política los llevó al punto de aban-
donar completamente su antigua posición y

285
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

toda la Edad Media daba comprobaciones de


cuán infieles habían sido hacia la fe de sus
padres. Las interminables guerras y matanzas
de aquellos siglos y, si así puedo decir, hasta
los acontecimientos de nuestra era luminosa
son una comprobación asombrosa del aparta-
miento definitivo de las doctrinas de la igle-
sia primitiva”. (Extraído del periódico “Dres-
der Neueste Nachrichten”, del 14 de junio de
1926.)
Pero quien s e hubiera imaginado antes
que también la Iglesia de los Adventistas del
Séptimo Día emprendería una vez el mismo
camino, abandonado la fe de los primeros
cristianos, desde Jesús hasta el siglo tercero,
en cuanto a la participación en la guerra y
siguiendo los pasos de las iglesias apostata-
das.

286
1933–1945
EL TIEMPO DEL
RÉGIMEN
NACIONAL–
SOCIALISTA
1933
UNA NUEVA Y TERRIBLE
APOSTASÍA

C reo que todos conocemos el cami-


no que emprendió el pueblo alemán
cuando Hitler se convirtió en su jefe...
Como Movimiento de Reforma observamos
con gran interés el desarrollo de los aconteci-
mientos como también la posición de los ad-
ventistas frente a este hecho y con más razón
por haber sido dicho después de la primera
guerra que hermanos europeos habían come-
tido un error, pero que no se volvería a repetir

289
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

jamás. Como Europa estaba nuevamente bajo


la amenaza de una nueva guerra, les fue dada
una oportunidad para borrar la vergüenza de
la primera guerra mostrando fidelidad en la
nueva prueba. A los dirigentes fue ofrecida
una preciosa salida para ponerse de parte de
los imperecederos principios de Dios, aunque
sea sacrificando sus vidas. Pero ¡qué cuadro
triste se presenta ante nosotros! Vemos una
nueva apostasía de tan grandes dimensio-
nes que la pluma apenas puede describir-
la.
Al surgir en Alemania el cambio político
y al comenzar el dominio de la tiranía, la di-
rección de los Adventistas del Séptimo Día se
esforzó por demostrar al nuevo gobierno su
sumisión en un memorial.

“Berlín, 20 de diciembre de 1933


Al Ministerio del Interior del Reich,
Berlín
Memorial
De la Iglesia de los Adventistas del Séptimo
Día de Alemania.
... La congregación realiza mediante la
“Sociedad Misionera Adventista” incluida en
su organización, una vasta actividad misione-

290
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

ra ente los pueblos no cristianos. Considera


esta tarea como un sagrado deber cuya misión
se lleva a cabo en el ya mencionado campo
misionero de Cristo. Por la actividad de sus
misioneros en diversas partes del mundo se
practica y fomenta la cultura alemana y su
modo de pensar. En el tiempo más breve vol-
vió a emprenderse también la actividad mi-
sionera en el antiguo África oriental-alemán
(Tanganica) con la esperanza y a la expecta-
tiva de que Alemania pronto administre otra
vez esta colonia.
...Hemos enviado a todos nuestros miem-
bros un llamado al plebiscito y a las eleccio-
nes del Reich, para que las decisiones sean
hechas en forma afirmativa. En Friedensau,
distrito de Magdeburg, que es la colonia ad-
ventista, fue votado afirmativamente en su
totalidad.
Hemos contrarrestado también con éxito
las propagandas horrorosas en el extranjero
mediante nuestras relaciones de extensión
mundial, dando las aclaraciones debidas.
(Han sido enviadas las copias.)
Por la Iglesia de los Adventistas del Sép-
timo Día de Alemania,
Con el saludo alemán
XXXXX”

291
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Cuando en el año 1933, el régimen tota-


litario nacista llegó a dominar en Alemania,
dentro de poco tiempo marcharon en las uni-
dades del ejército, bajo el símbolo pagano del
arco solar, muchos adventistas. La libertad de
conciencia proclamada en Friedensau llegó a
su punto culminante porque cada miembro
tenía la completa libertad de servir al estado
en la forma que se lo permitía la conciencia.
Es cierto lo que dice el testimonio que lo que
uno está inclinado a hacer una vez se hará con
más facilidad la segunda y la tercera vez.

292
1934

A demás podemos leer en “Our Youth


in Time of War” (Nuestra Juventud en
Tiempo de Guerra), 1934, pág. 6: “La
iglesia no trata de prescribir a sus miembros
en forma individual la conducta a seguir,
pues cada uno tiene que tomar su posición
en forma personal según la convicción de su
conciencia”.
(Nota: La ley es nuestra regla, no la con-
ciencia de cada uno.) ¿Dónde está el sonido
claro de la trompeta?

293
1936
PROHIBICIÓN DEL
MOVIMIENTO DE REFORMA

A sí como en la primera guerra mundial


los fieles expusieron su vida a favor
de la ley y la verdad –algunos murie-
ron, otros fueron encarcelados– también aho-
ra fue inevitable que el gobierno de Hitler no
se enterara de que este movimiento se atie-
ne a los principios bíblicos; por consiguiente
fuimos prohibidos en abril de 1936. He aquí
el texto del documento de la disolución y
prohibición del Movimiento de Reforma:

294
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

“A base del párrafo 1 de la VO del presi-


dente del Reich para la protección del pueblo
y el estado, del 28.2.1933 (Revista de la ley
del Reich 1, pág. 83) se disuelve y prohíbe
la secta de los Adventistas del Séptimo Día,
Movimiento de Reforma, en todo el territorio
del Reich. Los bienes serán embargados. In-
fracciones a esta disposición serán castigadas
a base del párrafo 4 de la VO del 28.2.1933.

Motivos
Los Adventistas del Séptimo Día, Movi-
miento de Reforma, persiguen bajo el manto
de actividad religiosa fines que están en con-
tradicción con la ideología del nacional–so-
cialismo (Hitlerismo). Los partidarios de esta
secta se niegan a cumplir con el servicio mi-
litar y rehúsan también el saludo alemán. De-
claran abiertamente que no tiene preferencia
de patria, sino que su criterio es internacional
y que consideran a todas las personas como
hermanos. Como el comportamiento de esta
secta puede producir confusión entre la po-
blación, fue necesaria su disolución para el
bien del pueblo y del estado.
En representación: Firma Heydrich
Certifica: firma empleada de cancillería”.

295
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Después de consultar entre sí, los her-


manos dirigentes de los Adventistas del Sép-
timo Día, Movimiento de Reforma, resolvie-
ron mandar una solicitud escrita a los lugares
responsables correspondientes pidiendo una
entrevista para presentar el asunto verbal-
mente.
En la segunda entrevista en la oficina de
trabajo de Heydrich fue explicado a los tres
hermanos elegidos para dicho fin, que la so-
lución estaba en nuestras manos.
Con respecto a algunas preguntas, como
ser nuestra posición como congregación fren-
te al servicio militar y al saludo alemán, fue
declarado: “Debemos rehusar una forma po-
lítica de saludo”. Referente a matar: “Nos ba-
samos en la palabra de Cristo en Mateo 5:44
“...Amad a vuestros enemigos, bendecid a
los que os maldicen, haced bien a los que os
aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os
persiguen”.
“Estamos ligados a la palabra de Dios y
debemos rechazar las exigencias que están en
pugna con ella”.
Después de otra solicitud recibimos la
disposición definitiva con fecha 12 de agosto
de 1936: “Tampoco las explicaciones dadas
en su escrito del 27.7.1936 me dan motivo

296
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

para anular la prohibición de la secta Adven-


tista del Séptimo Día, Movimiento de Refor-
ma.
Sello: Firma Heydrich
Certifica: Kehn,
empleada de cancillería”.

Ya en el año 1936 se nos informa que el


presidente anterior de la Asociación General,
C. H. Watson, fue interrogado acerca del go-
bierno de Hitler por un importante dirigente.
Se expresó de la manera siguiente:
“Podemos agradecer a Dios que tenemos
el gobierno actual. Hitler ha recibido su po-
der de Dios”. (!)
Cuado se le preguntó: “¿Puede un ad-
ventista asociarse al movimiento de libertad
alemán?” respondió: “¿Por qué no?” (Extrac-
to y contestación de preguntas de Contem-
placiones Bíblicas del 20 y 21 de mayo de
1936). Esto está muy en contra de la palabra
de Dios.
“¿Qué hemos de hacer pues?
–Dejar a un lado las cuestiones políticas.
‘No os juntéis en yugo con los infieles. Por-
que ¿qué compañía tiene la justicia con la in-
justicia?... ¿o qué parte el fiel con el infiel?’ (2

297
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Corintios 6:14, 15). ¿Qué pueden tener en co-


mún estas dos partes? No puede haber entre
ellas compañerismo ni comunión” (Obreros
Evangélicos, pág. 407).

298
1937

E n la revista adventista del la División


Sudamericana llamada “Revista Ad-
ventista”, del mes de noviembre de
1937, se ha publicado lo siguiente: “No hay
país en nuestra división donde los niños ad-
ventistas vayan a la escuela sabática. Todos
están en las escuelas públicas, con excepción
de aquellos cuyos padres pueden pagarles sus
gastos en escuelas particulares... En un país,
Yugoslavia, para ir a la escuela un niño debe
presentar certificado de bautismo, de modo
que todos los niños adventistas son bautiza-
dos por un sacerdote católico a fin de reci-
bir su certificado. Prácticamente en todos los

299
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

países existe la ley de servicio militar obli-


gatorio. Todos los jóvenes deben pasar de un
año y medio a tres años bajo las armas. No se
puede ni soñar con el sábado...”
Según este informe las pruebas eran
grandes allí, sin embargo, únicamente me-
diante una posición decidida en pro de la
verdad y no cediendo a las exigencias del es-
tado en asuntos contrarios a nuestra sagrada
fe podemos permanecer ante Dios.

300
1938

E n la primavera de 1938, cuando Aus-


tria fue ocupada por Alemania, hubo
un interesante intercambio de telegra-
mas entre la editorial adventista de Hamburgo
y la de Viena. “Os saludamos colaboradores
en la casa y en el campo como reintegrados a
la gran patria unida. Director y personal de la
Editorial Adventista”.
Después recibimos de la casa editora ad-
ventista de Viena la siguiente respuesta por
escrito:
“Nosotros, los colaboradores de la edi-
torial y del campo os agradecemos ama-
blemente por vuestra participación en los

301
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

acontecimientos históricos que conmueven


profundamente nuestros corazones. El eterno
Dios ha hecho más de lo que alguna vez he-
mos creído y esperado... A última hora, una
mano poderosa y un brazo guiado por Dios
ha arrancado del borde del abismo a esta Ale-
mania sumida en la miseria y la esclavitud...
Nuestro decidido führer, Adolfo Hitler, fue
el libertador de Austria por la elección y el
cuidado de Dios. Nadie fuera de él debía y
podía realizar esta gran obra... para el cristia-
no consciente de su obligación nacional no
es cuestión cumplir con sus deberes cívicos y
dar en el día de la elección su voto a favor de
Alemania y de su Führer. Nuestra nacionali-
dad es un regalo de Dios y la organización po-
lítica de este pueblo una ordenanza divina”
(Der Adventbote, 15.4.1938).
No es algo extraño que se les rindiera
homenaje como ocurrió también en Austria.
¿Cómo podía ponderarse a Hitler como liber-
tador de Austria cuando incorporó a Alema-
nia, contra la voluntad de Dios, un reino que
según Daniel 2:44, primera parte, debía per-
manecer como reino propio (uno de los diez
dedos) y todavía saludarlo por telegrama?
El espíritu político se posesionó también
de la escuelas adventistas como puede verse

302
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

por el siguiente extracto de un artículo del


Adventbote del 1 de noviembre de 1938: “El
estado actual de la cuestión escolar... Como
ciudadanos estamos en una comunidad del
pueblo y la escuela tiene el deber de fomen-
tar el espíritu nacional-socialista. La mayoría
del alumnado pertenece a la Juventud Hitle-
rista, a la Liga de Señoritas Alemanas y a la
Cruz Roja.
Diariamente, entre la tercera y cuarta
hora, nos reunimos por algún tiempo, maes-
tros y alumnos, en el salón del colegio para
considerar además de los comunicados esco-
lares en curso, las circunstancias políticas y
económicas, acoger acontecimientos del día
anterior, leer ideologías nacional-socialistas
y otras, y cantar nuestros himnos alemanes.
También estos breves encuentros están al ser-
vicio de nuestra educación nacional”.

303
1939
LA SEGUNDA GUERRA
MUNDIAL

L legamos al año en que estalló la segun-


da guerra mundial y experimentamos
de parte de la Iglesia Adventista nue-
vamente el abandono de los mandamientos
de Dios y la participación en todo, como en la
primera guerra mundial, aunque después de
ella se dijo que eso no ocurriría más. A con-
tinuación algo publicado en una hoja de ca-
lendario del 30 de enero de 1939. “El Führer
encontró medios y caminos para engrandecer

304
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

nuevamente a Alemania y por lo tanto tam-


bién a nosotros. El que antes sólo veía decli-
nación y destrucción mira hacia el futuro con
esperanza y alegría. A nosotros nos llena un
pensamiento y un sentir de rebosante agrade-
cimiento a Dios y al Führer”.
El Adventbote del 1 de octubre de 1939
manifiesta nuevamente la manera de pensar
y actuar frente a la guerra y una ceguera dig-
na de lamentar. “Estamos en la tormenta de
acontecimientos mundiales conmovedores...
Un gran tiempo debe encontrar grandes hom-
bres... Por eso nos sometemos en este caso
no sólo voluntariamente, sino también con
alegría a cumplir con todo servicio que se
exija. Al que pierde su vida en el cumpli-
miento de su deber se le puede aplicar lo si-
guiente: ‘nadie tiene mayor amor que este, que
ponga alguno su vida por sus amigos’ (Juan
15:13). Recordemos a nuestros hombres com-
batientes y en especial a nuestros hermanos
que ponen su vida por la patria y por los que
están en casa. Queremos orar también por el
Führer y sus colaboradores”.
“Tan rápidamente como se desencadenó
la tormenta en el este, después de meses de
calor, también se apaciguó. Tenemos motivo
para agradecer a Dios que la tempestad de la

305
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

guerra pasó allí tan ligero... Ahora tenemos


paz en el este. Según la capacidad huma-
na se hace todo lo posible para afirmarla y
asegurarla. Las poderosas y experimentadas
fuerzas constructivas de nuestro pueblo se-
rán puestas a disposición de una obra que no
quedará detrás de las otras proezas culturales
de la gran Alemania. Mientras tanto el Führer
también ha señalado el camino a seguir para
la paz en el oeste. Cuando este Adventboten
llegue a las manos de los lectores, la suerte
estará echada. ¿Para qué se decidirá el adver-
sario? ...Seguramente que no habrá alemán
que no desee la paz como el gran Führer de
nuestro pueblo” (El Mensajero Adventista, 1
de noviembre de 1939).
“Alemania no se rendirá a ningún enemi-
go. Un pueblo se ayuda a sí mismo. Por eso
entregará tu ofrenda para WHW de la guerra”
(El Mensajero Adventista, 1 de diciembre de
1939).

Hoja de calendario del 5.3.1939 y 9.11.1939


“Si nosotros los cristianos recordamos
hoy con todo el pueblo alemán a los héroes
del movimiento que descansan en la guardia
eterna de Munich, les debemos un agradeci-
miento especial...” “Nadie tiene mayor amor

306
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

que éste, que ponga alguno su vida por sus


amigos” (Juan 15:13). “Estos hombres cum-
plieron el mandamiento. Su muerte nos ins-
ta a imitar su ejemplo cuando llegue la hora,
dar también nuestra vida por los hermanos (1
Juan 3:16) porque la fidelidad tiene que ser
pagada con fidelidad”.
Ha de ser para nosotros una advertencia
de gran importancia: “Los que dejan la ley,
alaban a los impíos; mas los que la guardan,
contenderán con ellos” (Proverbios 28:4).

INFORME SOBRE LAS


ACTIVIDADES
“Cruzada contra el frío en la guerra, 1939-
1940”
Prefacio de A. Mink, Presidente de la
Obra de Beneficencia de los Adventistas,
pág. 3: “En el tiempo que toca realizar esta
actividad tienen su comienzo los conmove-
dores acontecimientos mundiales del presen-
te: la campaña contra Polonia, la ocupación
de Noruega, de los Países Bajos y Bélgica y la
victoria sin igual sobre Francia. Mientras que
del otro lado de las fronteras nuestros herma-
nos, padres e hijos, resistieron la lucha más
grande a favor de la grandeza y del futuro de

307
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

la patria, pasando de victoria en victoria, ex-


perimentamos nosotros en los grandes acon-
tecimientos de las semanas pasadas, el paso
de Dios por la tierra. Con tranquila adoración
agradecemos a Dios que en su sabia provi-
dencia dio a nuestro pueblo el Führer. El or-
gullo es otro estímulo para hacer lo mismo
que ellos en la frontera de la patria y poner
todas nuestras fuerzas y esmero en la obten-
ción de la victoria”.

Página 9: “Por lo tanto este informe de


trabajo es una renovada confesión de fideli-
dad hacia el Führer y la patria en el tiempo
de la guerra”.
Otto Brozio, Secretario socialista

Página 16: “Las grandes victorias del


ejército y los extraordinarios hechos históri-
cos del Führer conmueven al mundo. El reino
se engrandeció por el renovado conocimien-
to del poder nacional unido, formado por el
Führer y ganado victoriosamente. También
de nosotros se posesiona la alegría porque
no hemos permanecido a un lado, inactivos,
sino que hemos colaborado para el bienestar

308
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

y el progreso de la patria. Nuevamente pu-


dimos ser colaboradores en la gran obra del
amor divino”.
La Iglesia Adventista se libró de la perse-
cución de este sistema, ensalzando y alaban-
do al Führer Hitler y al gobierno nacional–so-
cialista, pero por otra parte pecó gravemente
contra Dios, negándolo y pisoteando pública-
mente los mandamientos del Señor.

309
1940

“B ien que todos los pueblos andu-


viesen cada uno en el nombre
de sus dioses... (Miqueas 4:5).
“Estamos viviendo otro día que da a nuestro
pueblo oportunidad para conmemorar alegre-
mente. Con agradecimiento y orgullo recor-
damos el día en que un pueblo fue sacado de
la deshonra y la miseria, experimentando un
renacimiento y su liberación. Nuestro agrade-
cimiento sea en primer lugar para el Señor del
cielo que por su misericordia y gracia ayudó
a la voluntad de un hombre a abrirse camino
victoriosamente. A nuestro Führer agradece-
mos en esta hora por no haber desmayado y

310
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

desesperado en esta dura lucha sino que el


poder de su fe se elevó victorioso sobre la mi-
seria creciente. Nueva luz atravesó las oscuras
nubes de la división y hostilidades. La lucha
por el prestigio y el respeto de nuestro pueblo
se abrió paso en el mundo y rompió cada vez
más cadenas y ligaduras que estaban aprisio-
nando a nuestra nación. Mojones arbitrarios
debían ser apartados y entonces hermanos
y hermanas alemanes pudieron regresar a la
gran patria. Cuánto motivo de agradecimien-
to llena el corazón de todos los que hoy pue-
den gozar de la protección del Reich alemán.
Y bienaventurado aquel bajo cuya protección
nuestro Führer ha puesto su obra. Pensamos
que dependemos de la bendición de Dios que
debe mantener la vida y la salud del pueblo,
del Führer y de sus colaboradores” (Kalende-
randacht, 20 de enero de 1940).

Hoja de calendario del 10 de marzo de 1940


“Todos ellos, los que han dejado su vida
en el servicio por la patria y el movimiento,
son la salvación de nosotros los vivientes; su
muerte es para nosotros causa de nueva vida
y su sacrificio, comienzo de un nuevo día.
Por eso los honramos con profundo agrade-
cimiento. Su sangre ha consagrado de nuevo

311
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

la insignia de nuestra bandera, el distintivo


de nuestros antepasados que contemplan en
esto un símbolo de victorioso heroísmo”.
Las publicaciones citadas son errores tan
grandes e incomprensibles que horrorizan a
un adventista amante de la verdad. El texto
de Lamentaciones 4:1 se ha cumplido en este
caso textualmente: “¡Cómo se ha oscurecido
el oro! ¡Como el buen oro se ha demudado!
Las piedras del santuario están esparcidas
por las encrucijadas de todas las calles...”

Hoja de calendario del 15 de abril de 1940


“Por eso agradecemos a Dios por el líder
sabio y poderoso que ha regalado a nuestro
pueblo alemán. El Señor de la historia no
quería que siguiésemos resbalando hacia el
abismo, como ocurrió después de la guerra
mundial perdida.
Por lo tanto nos envió un libertador esco-
gido, después de tantas empresas afortunadas
que no costó víctimas, o sumamente pocas,
contrariamente a lo que narra la historia en
otras oportunidades, para que hiciera pasar a
nuestro pueblo por la prueba más dura de la
existencia. El año pasado fue un año de vida
del Führer coronado de éxito y ahora quere-
mos unirnos en el ruego cariñoso que Dios no

312
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

le haga faltar su bendición en su nuevo año


de vida y por consiguiente tampoco a noso-
tros”.

Hoja de calendario de 20 de abril de 1940


“¡El que siembra en bendiciones, en ben-
diciones también segará!” 2 Corintios 9:6.
Si hoy se inclinan ante Dios en profun-
do agradecimiento muchos millones de co-
razones para pedir salud y bendición para
su Führer, se cumple la palabra del apóstol:
‘...el que siembra bendiciones, en bendicio-
nes también segará’. La confianza en su pue-
blo dio una vez la fuerza al Führer para em-
prender la dura lucha en pro de la libertad y
de la honra de Alemania. La fe inquebranta-
ble de Adolfo Hitler le hizo hacer las grandes
proezas que lo destaca hoy ante todo el mun-
do. Su obra fue una siembra en bendición.
En forma desinteresada y fiel ha luchado por
su pueblo, con valentía y orgullo intercedió
por el honor de la nación. Con cristiana hu-
mildad ha dado la honra al Señor del cielo en
todos los grandes momentos que ha podido
festejar con su pueblo, también se sentía de-
pendiente de la bendición de Dios. Esta hu-
mildad lo ha engrandecido y esta grandeza
fue la fuente de bendición de la cual podía

313
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

sacar para su pueblo. Muy pocos hombres


de Estado resplandecen tanto en el sol de su
vida bendecida y reciben tantas manifesta-
ciones de regocijo de parte del pueblo como
nuestro Führer. El ha sacrificado mucho en
los años de su lucha pensando muy poco en
sí mismo, en el trabajo agotador a favor de
su pueblo. Comparamos las incontables pa-
labras que con corazón ardiente pronunció
para su pueblo con semillas que han nacido
y producen rico fruto. Será para el Führer el
galardón más grande y el regalo más valioso
en este día honorable, saber ‘que no fue en
vano’. Dios ha bendecido la obra y coronado
el esfuerzo de magníficas ventajas. Sembran-
do en bendición y segando en bendición”.

El Mensajero Adventista de 15 de julio


de 1940 (extraído en parte):
“Nunca olvidaremos el momento cuan-
do se nos anunció que fue puesto en vigencia
el armisticio con Francia y resonó entonces
la primera estrofa del coral de Leuthen, los
himnos de la nación y la oración de agradeci-
miento holandesa... ¿Quién no hubiese esta-
do dispuesto a agradecer de todo corazón por
una victoria tan grandiosa que no hubo otra
igual hasta entonces en la historia? Nos he-

314
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

mos animado, trabajamos, y cuando vimos la


necesidad, luchamos como nunca... Está con-
venido para el período final de la lucha que
no deberá traer la paz con la victoria sobre
el último enemigo.
¡Cuán hermosa es la hora de la victoria!
Nosotros que fuimos una vez engañados en
forma tan ignominiosa con la promesa de la
victoria y la merecida paz, la hemos disfruta-
do con profunda alegría y sin arrogancia al-
guna... Todavía hay que luchar y hacer sacri-
ficios. Es muy claro para qué...”
¿Qué habrán dicho los Adventistas del
Séptimo Día en los países que fueron venci-
dos?
El santo nombre de Dios fue cubierto de
ignominia en el año 1940 y el nombre “Ad-
ventistas del Séptimo Día” quedó completa-
mente desprestigiado. Pero también en ese
tiempo difícil del régimen de Hitler y de la
segunda guerra mundial quedó un pequeño
residuo que se esforzó en permanecer fiel a la
santa verdad de Dios. Gracias a Dios.
¿Cuáles son entonces los verdaderos ad-
ventistas? Creemos que para cualquier alma
sincera el asunto es muy claro.

315
1941

E n la “La Revista Adventista” de la Di-


visión Sudamericana del 17 de marzo
de 1941 leemos lo siguiente:
“En Rumania, por ejemplo, el presidente
de la unión y los presidentes de las asocia-
ciones locales, los secretarios, tesoreros, y los
directores de los departamentos, los pastores
y colportores, los dirigentes de las institucio-
nes y los empleados de las mismas, así como
los oficiales de las iglesias, han tenido que
dejar sus puestos una y otra vez para respon-
der al llamado del país. Muchos de ellos han
estado constantemente en el ejército desde
el comienzo de la guerra...

316
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Al copiar este informe recordamos es-


pontáneamente la apostasía de los primeros
cristianos en el siglo II. En el informe que se
nos da en el folleto “Los Primeros Cristianos
y la Guerra”, de la Sociedad Religiosa de los
Amigos, Filadelfia, EE. UU., se describe esta
apostasía de la manera siguiente:
“Esta apostasía de la fidelidad primitiva
no se produjo repentinamente. Poco a poco
ganó terreno esta depravación como cual-
quier otra. En los dos primeros siglos no se
menciona a ningún soldado cristiano. En el
siglo tercero, cuando el cristianismo ya es-
taba en parte contaminado, aparecen más y
más soldados cristianos.
Al aumentar los múltiples vicios, creció
el número de soldados hasta que finalmen-
te en el cuarto siglo ‘cristianos nominales’ se
incorporaban al ejército sin titubear. No obs-
tante, aquí y allá se oía la voz de un anciano
padre de la iglesia que abogaba a favor de la
paz; pero estos padres disminuyeron en nú-
mero hasta que por fin el último abandonó
este mundo y el lema: ‘La guerra es ilegal’
(injusta) dejó de ser por fin un dogma de la
iglesia profesa...” ¿Se debía repetir esto en
nuestros días?

317
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

También en América del Sur se nota la


misma debilidad y apostasía como puede
deducirse de las publicaciones hechas en la
misma revista adventista ya mencionada.
“Mientras nuestras libertades son garan-
tizadas aquí en Sudamérica, debemos traba-
jar. Debemos manifestar todo respeto por las
fiestas patrias y la bandera nacional, y por
medio de nuestra vida mostrar que somos los
mejores ciudadanos que la patria posee”. (De
la Revista Adventista de la División Sudame-
ricana del 28 de octubre de 1929.)
“Para la fecha, unos doscientos de nues-
tros miembros de iglesia, entre maestros,
evangelistas y miembros legos deben estar en
el frente de batalla. He oído que muchos otros
maestros y evangelistas han tenido que dejar
sus escuelitas de iglesia y grupos de herma-
nos para marchar al frente de las operaciones
militares. (Se refiere a la participación en la
guerra entre Bolivia y Paraguay de parte de
la gran Iglesia Adventista, según la “Revista
Adventista” de la División Sudamericana del
5 de diciembre de 1932.)
“También el juramento de la fidelidad
a la patria hallamos justo, pues el cristiano
debe estar dispuesto hasta a dar su vida por

318
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

la patria”. (Extraído de una carta de la Casa


Editorial Brasilera a una hermana; el 12 de
junio de 1962.)
En el libro “La Mano de Dios en los Gran-
des Sucesos Universales”, editado años más
tarde por la Editorial Saatkorn de Hamburgo,
comprobamos, lamentablemente, la misma
actitud y que se califica falsamente de an-
ticristo, cosa que no concuerda en absoluto
con las Sagradas Escrituras. Si bien esto se
haga por temor a este poder, lleva al lector
por un camino equivocado y niega la verdad.
Debemos dar a la trompeta un sonido claro,
no importa lo que pueda acontecer.
A continuación transcribimos lo que
dice este libro: “Muchos cristianos preguntan
hoy quién es el anticristo entre los poderes
del tiempo actual. La Escritura no nos da un
informe particular sobre esto, sin embargo,
califica claramente al anticristianismo como
el número 666, tres veces el número del hom-
bre, que se opone al número 7, que represen-
ta abundancia divina. ¿No hemos experimen-
tado ya algunas cosas que llevan claramente
el sello del anticristo? Recordemos la época
cuando decía en las blancas paredes y mu-
rallas de una pequeña ciudad italiana: ‘El
Führer siempre tiene razón’ (Il Duce ha sem-

319
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

pre ragione!). Recordemos como los ‘fieles’ no


se cansaban de ensalzar a hombres mortales
expuestos al error y que muchas veces lleva-
ban un modo de vida en ningún sentido digno
de ser imitado. A pesar de todo, se les atribu-
yó infalibilidad divina y los ‘jefes’ (Führer) lo
aceptaron. Hemos experimentado todo esto
en Alemania como un ensayo general del an-
ticristo. ¿No existen en realidad ya más los
poderes que han ayudado al ‘Führer’, con la
colaboración de la muchedumbre, a subir a
la cumbre? Aunque cambien las formas de
gobierno, las masas populares que sostienen
y apoyan permanecen y en conjunto con sus
‘jefes’ (Führer), que son solamente exponen-
tes de las masas, estampan el tiempo corres-
pondiente. ¿Ocurre de otra manera en el te-
rreno de la religión? Cristo, en cambio, es un
verdadero Jefe que espera de sus discípulos
la verdadera profesión y no el oportunismo
(adaptación al tiempo correspondiente)...”.
¿Hemos olvidado mientras tanto, que
hace pocos años se tributó homenaje justa-
mente a este Führer?
Este libro dice que las Sagradas Escri-
turas no nos dan una explicación particular
sobre esto. Si no hubiese posibilidad de com-
probar quién es el anticristo, entonces podría

320
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

decirse que Dios nos ha dejado en la incerti-


dumbre. Pero no es así. Claramente nos dice
en Apocalipsis 7:24-26 que este poder, que
es el poder papal, blasfema al Altísimo, que-
branta los santos del Altísimo, piensa cam-
biar los tiempos y la ley y lleva el número
seiscientos sesenta y seis. El título: ‘Vicarius
Filii Dei’ que significa: ‘Representante del
hijo de Dios’ contiene según el valor de los
números romanos el número 666. El papis-
mo confiesa haber cambiado el sábado, día
de descanso puesto por Dios, en domingo, el
primer día de la semana. También nosotros
sabemos que el papado fue el perseguidor de
los verdaderos cristianos y que es culpable
de la muerte de muchos millones de márti-
res. Concerniente a esto léase en Apocalipsis
17:1-11 donde el profeta Juan nos da eviden-
cias tan claras con respecto al anticristo. Lla-
mamos todavía especialmente la atención so-
bre el versículo 9 donde dice que la mujer se
sienta sobre siete montes (colinas). Sabemos
que Roma está edificada sobre siete colinas.
Aunque se puede describir todo esto con más
detalles, podría bastar esta breve comproba-
ción para demostrar quién es en realidad el
anticristo descrito en la Biblia.

321
1942
CARTA AL PRESIDENTE
ROOSEVELT CON FECHA
7 DE ENERO DE 1942

“A preciado señor presidente:


En estos serios momentos
del destino de los EE.UU., cree-
mos que es oportuno que cada ciudadano
declare su obediencia fiel a las autoridades
legalmente elegidas y exprese su disposición
para ayudar a mantener las nobles institucio-

322
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

nes de la libertad que engrandeció a este país


y motivó por doquier a hombres y mujeres a
vivir y a morir por la libertad...
Aprovechamos esta oportunidad para
asegurarle, como presidente de los EE.UU.,
que puede confiar en la obediencia y fide-
lidad de los miembros de nuestra iglesia en
todo el país. Nuestros hombres servirán con
alegría en el servicio militar en todos los de-
partamentos de no combatientes. Ocho mil
ya están en preparación para ser cadetes sa-
nitarios. Otros cuatro mil están recibiendo ya
instrucciones y continuamente se están for-
mando nuevas clases. Están dispuestos a en-
frentarse con los mismos peligros a los cua-
les están expuestos sus camaradas que están
portando armas. Conforme a una resolución
oficial, hemos aconsejado a nuestro pueblo a
presentarse voluntariamente para el servicio
de la defensa civil...
Su atento y seguro servidor,
J. L. Mc. Elhany,
Presidente de la Asociación General
de los Adventistas del Séptimo Día

323
1947
SOLDADOS ADVENTISTAS

D e la “Revista Adventista” del 27 de


enero de 1947:
“La marcha de muerte de Batán”.
“De repente, la segunda guerra mundial esta-
lló sobre las Filipinas y los jóvenes filipinos
fueron llamados a defender la patria. Natu-
ralmente muchos jóvenes adventistas iban a
quedar incluidos en este llamamiento... Miles
de jóvenes filipinos marchaban a Batán y a la
muerte. Los vi saludar valerosamente cuan-
do salían, sin comprender que la mayoría de

324
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

ellos nunca volverían. Pronto se encontraban


en aquella terrible lucha de vida o muerte en-
tre la selva y las montañas de Batán. Durante
tres meses se pudo ver y oír la lucha desde el
colegio, (seminario adventista)... Luego, du-
rante un día entero y hasta tarde en la noche
la lucha aumentó en su furor... De repente,
hacia la madrugada hubo silencio; y nuestros
corazones se preguntaron: ¿Ha terminado
todo? ¿Cómo han resistido la prueba nuestros
valientes muchachos? Luego, por la noche,
llegaron las terribles noticias de que Batán
había caído. Estas palabras todavía repercu-
ten en mis oídos: ‘Batán ha caído’. Escribe el
Dr. L. M. Stump, director del Departamento
de Educación de la División Sudamericana,
que se encontraba en aquel tiempo en las Fi-
lipinas, en la revista adventista mencionada.
“¿Qué les habría sucedido a nuestros mucha-
chos? (se refiere a los soldados adventistas).
Pero no, no se les dejó descansar. Los reunie-
ron inmediatamente y sin descanso, alimento
ni agua y los obligaron a iniciar aquella terri-
ble “marcha de Batán’... Muchos de los enfer-
mos y heridos que no podían continuar mar-
chando cayeron al lado del camino y fueron
muertos donde cayeron. Al fin de la marcha
de la muerte fueron colocados en el campo
carcelero de O’Donell, donde los guardaron

325
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

por unos 18 meses, durante los cuales más de


43.000 murieron de hambre, enfermedades
y malos tratos. Había allí jóvenes adventis-
tas, jóvenes del colegio de la Unión Filipina
que participaron en la marcha de la muerte
y estuvieron en ese campo. Todo el que lea
esto dirá: ¡Cuán terrible! Sí, era indescripti-
blemente terrible; hombres que marchaban,
cayendo al lado del camino y siendo muertos
sin misericordia allí donde caían”. En vista
de estas atrocidades de la guerra donde reina
solamente falta de consideración, crueldad y
dureza, es injustificable que la dirección de
la Iglesia Adventista deje a sus miembros la
libertad de participar en el derramamiento de
sangre, en lugar de advertirles como hace el
Señor: ‘No matarás’. ¿Quién puede hacerse
responsable de esto? ‘Te perdiste, oh Israel,
mas en mí está tu ayuda’ (Oseas 13:9)”.

326
1952
S oldados adventistas: Misioneros ves-
tidos de uniforme. “En las diversas
divisiones de las fuerzas militares de
combate norteamericanas, no importa donde
estén, si en Alemania, Japón, Corea, en los
cuarteles o trincheras o en los barcos de las
marina, por doquier encontramos adventistas
en uniforme...” (El Mensajero Adventista, del
15 de agosto de 1952).

327
1953
E xtraído de un artículo titulado: “Nues-
tros Adventistas en Corea”, por E. N.
Dick.
“Fue un privilegio poder visitar a nues-
tros soldados adventistas en Corea. El general
Maxwell D. Taylor, comandante del octavo
ejército fue muy amable y hospitalario. Me
dio oportunidad para celebrar una reunión
con nuestros jóvenes. El capellán del ejérci-
to Nº 8, coronel Luther Evans, me propuso
una excursión de tres días hasta la frontera,
de manera que pude ver a nuestros jóvenes
en el trabajo.
Una gran parte de nuestros hombres sir-
ven en la frontera. Allí viven con la Infantería,

328
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

detrás de los sacos de arena en las trincheras


y refugios. La gran mayoría de los hombres
del ejército Nº 8 que pertenecen a la Iglesia
Adventista son soldados enfermeros...
El momento culminante de mi visita fue
cuando pude reunir a los hombres del octa-
vo ejército en un culto el sábado. El general
Taylor dio una orden por la cual debía darse
licencia a todos los hombres adventistas el
sábado 7 de marzo, donde la situación militar
lo hiciera posible, para que pudieran asistir
al culto. Muchos se prepararon entonces. Un
soldado dijo: ‘Fue la primera vez que tuve la
oportunidad de asistir a una iglesia...’
Vinieron y trajeron sus cascos de acero
y toallas porque queríamos celebrar la santa
cena. Algunos se pusieron sus mejores trajes
y sus zapatos estaban lustrados, pero muchos
vinieron directamente del frente con sus uni-
formes sucios y sus botas de goma.
Para muchos fue la primera oportunidad,
después de muchos meses, de participar en
un culto. Cuando los hermanos se arrodilla-
ron, uno delante del otro, para lavarse mu-
tuamente los pies en los cascos de acero fue
manifestado un espíritu de amor fraternal ex-
traordinario” (Review and Herald, 30 de abril
de 1953).

329
1955

E n el Adventboten del 1 de noviembre


de 1955 se publicó lo siguiente:
“¿Qué diría Cristo si hoy estu-
viese entre nosotros? Cuando anduvo en este
mundo sanó a los enfermos y resucitó a los
muertos. Extendió al enemigo la mano curati-
va (Lucas 22: 50, 51) y oró por los que le cru-
cificaron (Lucas 23:33, 34). Creo que si hoy
estuviera aquí y no pudiera sanar pronun-
ciando una palabra o por el contacto, como en
aquel tiempo, se prepararía en la Cruz Roja,
como lo exige el Departamento de la Europa
Central. Creo que con una instrucción tal iría
al campo de batalla para servir allí al mismo

330
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

tiempo a los amigos y enemigos. Justamente


esto aconseja la Iglesia Adventista del Sépti-
mo Día a sus jóvenes en edad de cumplir con
el servicio militar...”.

331
1956

“P ara nuestros jóvenes que podrían


entrar en cuenta en caso de un
eventual llamamiento a filas en
el ejército federal, hay dos posibilidades se-
gún el estado de cosas: servicio sanitario o
incorporación al servicio civil. Tomando en
cuenta las experiencias pasadas, creemos
que es mejor dar la preferencia al servicio sa-
nitario” (Resolución de la División de Europa
Central, del 13.12.1956; extraído del Manual
para Sujetos al Servicio Militar, pág. 16).
Esta recomendación de la dirección de
los adventistas, hecha a los jóvenes, es fal-
sa y por ella han perdido y perderán todavía

332
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

la vida muchos jóvenes hermanos. El Señor


dice: “Satanás se deleita en la guerra, que
despierta las más viles pasiones del alma
y arroja luego a sus víctimas sumidas en
el vicio y en la sangre, a la eternidad” (El
Conflicto de los Siglos, pág. 646).
De ninguna manera podemos partici-
par en la guerra.

333
1958
POSICIÓN CON RESPECTO AL
PEINADO

E n el Adventbote del 15.9.1958 decía


lo siguiente bajo el título: “¿Llevan
nuestras hermanas cabello cortado?”
‘Porque si la mujer no se cubre, trasquí-
lese también; y si es deshonesto a la mujer
trasquilarse o raerse, cúbrase’ (1 Corintios
11:6; Lucas 7:37, 38).
Aquí se formula la pregunta si es inco-
rrecto que nuestras mujeres (hermanas) lle-
ven su cabello conforme a la moda, en forma

334
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

distinta a lo que se usaba en aquel tiempo...


Esta unión íntima con el Salvador, que de-
mostró María, no puede y no debe estar suje-
ta a un formalismo rígido como ocurre por lo
general cuando se hace alusión al peinado de
nuestras hermanas. En el informe evangelista
no se trata del cabello largo o corto, sino de la
humildad. De ninguna manera deberían los
hermanos, por su parecer, sentirse tentados a
hacer observaciones hirientes a nuestras her-
manas por los peinados existentes. Conside-
remos nuevamente la epístola a los Corintios.
Las disposiciones tomadas allí dan a enten-
der claramente que eran para las iglesias de
los países mediterráneos y nunca obligato-
rias para la cristiandad en general, en todo el
mundo y para todos los tiempos... El hecho
que hoy sea todo distinto muestra solamente
que todo está sujeto a continuos cambios que
deben atribuirse en especial a la influencia
de la civilización occidental...”
También en el terreno de la moda la Igle-
sia Adventista ha fracasado, dando lugar al
mundo. Si tales interpretaciones equivocadas
de la Biblia y falsas explicaciones son entre-
gadas a los lectores adventistas, no hay que
extrañarse que se abran las puertas para dar
entrada a la moda y a la manera de vestir e
influencia mundana. ¿Dónde queda el cum-

335
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

plimiento del texto bíblico “Porque los labios


de los sacerdotes han de guardar la sabiduría,
y de su boca buscarán la ley; porque mensaje-
ro es de Jehová de los ejércitos”? (Malaquías
2:7). “Yo te amonesto... unge tus ojos con co-
lirio, para que veas”.
¿Qué publicaron los adventistas 32 años
antes, en su revista oficial referente al corte
de pelo de la mujer? ¿Cuándo estaba mejor la
iglesia, 32 años atrás o ahora? ¿Existen con-
tradicciones en sus escritos? Veamos lo que
ellos mismos publicaron.

¿PUEDE UNA MUJER CON


MELENA IR AL CIELO?
Sí, una mujer con melena puede ir al cie-
lo. Pero este asunto de cortarse el cabello ha
causado más disensión, más reyertas de fa-
milia, más disgustos, más lágrimas que casi
cualquier otra cosa durante los últimos años.
Ello ha conducido a la separación de espo-
so y esposa. Ha allanado el camino para los
juicios de divorcio. Y siendo estas cosas in-
negables, son ciertamente dignas de discutir
desde el púlpito.
¿Por qué se cortan las mujeres el cabello?
“Oh, da menos trabajo y es más higiénico”.

336
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Es muy extraño que se hayan requerido mi-


les de años para que las mujeres llegaran a
descubrirlo. Alguien podía haberlo sugerido
ya hace años. Sinceramente hablando, esa no
fue la razón por la cual ellas se cortaron el
cabello. Se lo cortaron porque el dios de la
moda dijo: “Cortadlo”. Si el dios de la moda
no se lo hubiera ordenado ellas nunca hubie-
ran pensado en cortárselo.
“¿Qué objeción hay al cortarse el cabe-
llo?” podéis decir. “Personalmente, yo me
opongo a todo lo que sea contrario a las en-
señanzas de la Biblia, y esta moda lo es in-
dudablemente. La Biblia dice que ‘al hombre
sea deshonesto criar cabello. Por el contrario,
a la mujer criar el cabello le es honroso’. Si
es agradable al Dios del cielo que las mujeres
lleven el cabello largo, ellas han de estar dis-
puestas a usarlo así por su causa.
¿A quién queréis obedecer, al Dios del
cielo o al dios de la moda? ‘Sois siervos de
aquel a quien obedecéis’”.

¿QUIÉN INICIÓ LA MELENA?


Una joven vulgar, rústica, atrevida, de
dudosa moralidad, una a quien no le impor-
taba nada la modestia, ni la virtud, ni la justi-

337
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

cia, ni Dios. Esta fue la clase de mujer que la


inició. “Bueno” decís, “no veo que ello influ-
ya en el asunto”.
“Pero, ¿pensáis que Dios no es un ser ra-
zonable? ¿Pensáis que él nos dice de hacer o
no hacer una cosa cuando no hay razón para
ello? Hay una buena razón por la cual la mu-
jer no debe vestirse de hombre ni el hombre
vestirse de mujer. ¿Sabéis cuál es? Os diré: La
pureza y la moralidad no podrían jamás man-
tenerse a menos que haya una línea bien cla-
ra de demarcación entre los sexos. Debe ha-
ber algo que diferencia al hombre de la mujer
en todo tiempo” (La Revista Adventista, 1 de
noviembre de 1926, pág. 11).
Así como se permite ir a la guerra, hacer
el servicio militar, violar la Reforma Pro Sa-
lud, se permite también adaptarse a las mo-
das deshonestas. ¿Por qué todo esto? Porque
la iglesia ha permitido que el mundo penetre
en sus filas y las costumbres de los paganos
se han introducido en el seno de la congrega-
ción. De esta manera, Santiago 4:4 se ha cum-
plido en forma literal.
Observando todo esto, no es difícil sa-
ber cuál es la verdadera Iglesia Adventista.
No pensemos que el número, las casas edi-
toriales, los sanatorios, las muchas riquezas,

338
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

los grandes predicadores, etc. constituyen


la iglesia de Dios, pues todo lo contrario, el
remanente fiel a los principios divinos sigue
siendo el pueblo adventista. Los judíos se
quedaron con el inmenso templo, los rollos
de los pergaminos, continuaron celebrando
cultos y haciendo propaganda a favor de la
fe que profesaban, pero Cristo no estaba más
con ellos. ¿Qué sucede hoy en día? El Espí-
ritu de Profecía nos da la respuesta a la pre-
gunta.
“Como el antiguo Israel, la iglesia ha des-
honrado a Dios por apartarse de la luz dejan-
do sus deberes, y abusando del alto y exal-
tado privilegio de tener un carácter peculiar
y santo. Sus miembros han violado su pacto
de vivir sólo para Dios. Se han unido con los
egoístas y los amadores del mundo. El orgu-
llo, el amor al placer y el pecado han sido
abrigados, y Cristo se ha apartado. Su espí-
ritu ha sido contrastado en la iglesia. Satanás
obra en unión con los profesos cristianos; y
sin embargo, están tan destituidos de discer-
nimiento espiritual que no se dan cuenta ni
sienten la responsabilidad de la obra” (Estu-
dios Escogidos de los Testimonios, pág. 411).

339
1959
RESPETO HACIA EL PAPA
PARTICIPACIÓN EN LA
UNIÓN DE LAS IGLESIAS

H asta dónde se puede llegar cuando ya


no hay discernimiento entre lo justo
y lo injusto lo demuestra el artículo
siguiente.
“Si echamos una mirada retrospectiva al
tiempo en que desempeñaba su cargo Pío XII,
aunque cristianos protestantes, no podemos
rehusar de tributar nuestro respeto a la perso-

340
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

nalidad piadosa y respetable del extinto papa


Juan XXIII, cuyo lema era Obedientia et Pax
(obediencia y paz). Llevó el timón de la Igle-
sia Católica en tiempo difícil. Estoy conven-
cido de que también las oraciones del mun-
do protestante por un buen Papa tiene buen
sentido. ¡Que sus decisiones puedan subsis-
tir ante uno Mayor!” (Jugendleittester, año 21,
No. 1, enero de 1959).
El Adventbote del 15 de diciembre de
1959 contiene el siguiente informe de China:
“Unión de iglesias en China”. En el último
tiempo aumentan los anuncios de la unión
y clausuras de iglesias. Un caso típico es el
de la unión de la Iglesia de Cristo y de los
Adventistas del Séptimo Día en Chinchow,
Provincia de Siaoning, que citamos textual-
mente del ‘China Bulletin’, del Departamento
para las Misiones del Exterior de las oficinas
del Extremo Oriente en el Consejo Cristiano
Nacional de EE.UU.
1. El nombre de ambas iglesias desaparece
y la iglesia se llamará simplemente: Igle-
sia Cristiana de la ciudad de Chinchow.
2. La organización, los edificios, las propie-
dades y el personal se fusionan. Las pro-
piedades superfluas son para beneficiar
al socialismo en su reconstrucción.

341
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

3. la práctica adventista de pagar el diezmo


desaparece. Cada uno puede dar lo que
sea de su voluntad.
4. Después de la unión, se adaptarán a las
nuevas condiciones las resoluciones to-
madas anteriormente en sentido patrió-
tico. Se está preparando el cambio de
ideología de los miembros de la iglesia.
En respuesta al pedido del gobierno con
respecto a la producción de acero, la igle-
sia instalará y atenderá la marcha de una
fábrica propia nacional”.
Con respecto a esto puede decirse: “No
os juntéis en yugo con los infieles. Porque,
¿qué compañía tiene la justicia con la injus-
ticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinie-
blas? (2 Corintios 6:14).

“La iglesia entre Getsemaní y el Calvario”


Este es el título de un artículo que se pu-
blicó en “Haagse Courant” del 27 de enero de
1962. El autor describe la transformación re-
ligiosa más reciente especialmente del culto
protestante en la China Roja. Hace años que
los comunistas ejercen allí una fuerte presión
sobre los dirigentes de las diversas iglesias y
congregaciones. Algunos han resistido heroi-
camente hasta la muerte, mientras que otros

342
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

desistieron de unirse con la iglesia madre y


aceptaron la doctrina comunista... También
se informa sobre los adventistas.
“La iglesia de los Adventistas el Séptimo
Día fue una de las primeras iglesias que se
corrigieron a sí mismas y se adhirieron a la
iglesia comunista. Otras iglesias dieron luego
el mismo paso, pero no todas. Dos grandes
iglesias se mantuvieron alejadas. Fueron igle-
sias evangélicas, chino-ortodoxas, una diri-
gida por el reverendo Wang y la otra por el
reverendo Watchamn Nee”. Al seguir leyen-
do comprobamos que el reverendo Wang se
convirtió en símbolo para miles de creyen-
tes chinos por su resistencia a la opresión del
partido y que este hombre estuvo encarcelado
muchas veces. Esto nos inspira tristeza. Mu-
cha alegría nos hubiera causado comprobar
que han sido los portadores del triple men-
saje angélico los que se han arriesgado a opo-
nerse al poder de la China Roja.

MINISTROS EN EL EJÉRCITO
Jugendleitstern, Nº 2, de febrero de 1959.
El artículo se titula “Obra Mundial”.
“Washington. En este tiempo, más o me-
nos 2000 jóvenes adventistas están haciendo

343
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

el servicio militar en el ejército americano.


Están esparcidos en todo el mundo. En el
ejército americano hay nueve capellanes
adventistas. En los dos lugares donde se
realizan los servicios religiosos dentro del
ejército hay además cuatro ministros civiles
con cargos oficiales para ayudar a los jóve-
nes adventistas con sus consejos y apoyo. En
los grupos adventistas del cuerpo sanitario
(Medical Care corps) cada año 600 jóvenes
reciben una preparación adecuada. Hubo un
camino en la organización de la última So-
ciedad de Trabajos Mancomunados, en Cle-
veland, por cuanto el Departamento Militar
del cuidado por las almas fue subordinado al
Departamento de Jóvenes.
Clemens de Alejandría llama a sus con-
temporáneos cristianos los “seguidores de la
paz”... Orígenes dijo: “La guerra es injustifi-
cada”. Tertuliano, que habló de los diversos
ejércitos romanos, a saber de más de un ter-
cio de la fuerza militar de Roma, dijo clara-
mente: ‘No se encuentra entre ellos ningún
cristiano’. Sin embargo, entre los adventistas
es considerado como ‘obra mundial’ que sus
jóvenes en el ejército estén esparcidos por
todo el mundo. “¡Oh si también tú conocie-

344
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

ses, a lo menos en este tu día, lo que toca a


tu paz! Mas ahora está encubierto a tus ojos”
(Lucas 19:41).
“Después que los soldados habían esta-
do luchando por semanas y viviendo en las
zanjas de Okinawa, tuvieron un día de tre-
gua. Inmediatamente se pasó el aviso que se
celebraría un servicio en la ladera de la mon-
taña en donde una cueva ofrecía protección
en caso de que el fuego comenzara repenti-
namente. Los hombres salieron de sus escon-
drijos completamente armados, sin afeitarse,
desgreñados, cansados y cubiertos de arcilla
amarilla. Con una cueva como capilla, los
cascos como bancos, las cajas de armamen-
tos como púlpito, una roca como altar, los
hombres hambrientos, cansados y necesita-
dos adoraron a un Dios omnipresente. Para
muchos fue el último culto de sus vidas” (Pu-
blicado por el Pacific Press Publishing Asso-
ciation de los Adventistas, Cristóbal, Zona del
Canal, en Embajadores, pág. 6, 7).
Cada vez que leemos estos informes,
como hermanos de la reforma, se llena nues-
tro corazón de tristeza y compasión por estos
hermanos errados, los cuales muchos dieron
su vida por una causa terrena, injusta en lugar
de darla por Cristo. Cada verdadero adven-

345
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

tista se formula la pregunta llena de expec-


tación. ¿No habrá algún hermano dirigente
que haga todo lo posible para poner fin a este
sacrificio de los hermanos? ¿Quién se quiere
hacer responsable de este asesinato?

346
1963
PARTICIPACIÓN EN LAS
ELECCIONES POLÍTICAS

N o solamente que se participa en la


guerra o en la preparación para ella
en el servicio militar, también vemos
siempre de nuevo que, contrariamente a la
Palabra de Dios, se toma parte en las eleccio-
nes hasta en la Escuela Misionera de Frieden-
sau, como lo comprueba el informe siguiente
publicado en un diario: “Me fue encargado
manifestar, en nombre de todos los alumnos
del seminario, que el domingo se cumplirá

347
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

unánimemente con el deber de votar hasta


las 20.30 hs.” Esto fue dicho por un joven
en una organización electoral del seminario
para pastores de los Adventistas del Séptimo
Día, en Friedensau (Kr. Burg), en la que par-
ticipó todo el cuerpo docente del seminario
referido juntamente con su director suplente
Dr. Gunter Lüpke’” (Volksstimme, Organ der
Bezirksleitung Magdenburg der Sozialistis-
chen Einheitspartei Deutschlands, Schoene-
beck 30564, sábado 19 de octubre de 1963).
(La Voz del Pueblo, órgano de la dirección del
distrito de Magdeburg, partido unitario socia-
lista de Alemania, Schoenebeck 30564, sába-
do 19 de octubre de 1963.)

348
1965
CAPELLANES UNIFORMADOS
DE LOS ADVENTISTAS DEL
SÉPTIMO DÍA

“E l número de adventistas que


prestan servicio crece diaria-
mente. El gobierno ha comuni-
cado a la iglesia el nuevo envío de capellanes
para atender el número creciente de adven-
tistas que prestan servicio. Agradecemos a
Dios por el servicio que prestan nuestros ca-
pellanes en uniforme...” (Review and Herald,
23 de diciembre de 1965).

349
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

“Cristo estaba en nuestro mundo como


la Cabeza del gran reino espiritual que había
venido a establecer, –el reino de justicia–. Su
enseñanza presentaba claramente los prin-
cipios ennoblecedores y santificadores que
rigen este reino” (Obreros Evangélicos, pág.
422).

OBISPOS Y SACERDOTES
CATÓLICOS PREDICAN EN
TEMPLOS ADVENTISTAS
No cabe duda de que esta amistad y
acercamiento de la Iglesia Adventista con la
Iglesia Católica y otras iglesias evangélicas,
tienen un fin. Ya no existe esa tensión que los
alejaba los unos de los otros, pero el asunto
se agrava más cuando se sabe positivamente
cuál es la verdadera intención de los adven-
tistas al dar ese paso.
En la revista “ASI” del 18 de octubre de
1966, pág. 3, apareció el siguiente escrito:
“UN HECHO HISTÓRICO EN LA IGLE-
SIA ARGENTINA”.

350
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

UN OBISPO CATÓLICO EN UN
TEMPLO ADVENTISTA.
Por primera vez en la historia argentina
un dignatario de la Iglesia Católica Romana
se hizo presente en un templo de otra confe-
sión religiosa para pronunciar una alocución
a los fieles. Y una oración final entonada en
común selló simbólicamente el propósito pa-
pal de concretar la unión de las iglesias cris-
tianas, es decir, de los hermanos separados.
Fue éste un acontecimiento histórico y hasta,
si se quiere, sorprendente, teniendo especial-
mente en cuenta que el dignatario católico
que llegó al tempo fue un obispo. El aconte-
cimiento tuvo lugar en el templo de la Iglesia
Cristiana Adventista, cuyos dirigentes invita-
ron a concurrir a la misma al obispo dioce-
sano de Goya (Corrientes) Monseñor Alberto
Devoto. Este último fue miembro de la Co-
misión Preparatoria del Vaticano II, obispo
informante a la prensa en la 4ª Sesión Con-
ciliar, miembro de la Comisión de Reformas
Litúrgicas que introdujo distintas variantes
en el culto católico y es integrante de la lí-
nea renovadora de la jerarquía eclesiástica
argentina. La noticia de la visita de monse-
ñor Devoto al templo adventista había creado
gran expectativa. El pastor Víctor Schulz, di-

351
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

rigente local de la Iglesia Adventista, recibió


a la alta autoridad de la Iglesia Católica, a su
arribo. Luego de dársele la bienvenida, Mon-
señor Devoto, acompañado por los dirigentes
adventistas, pasaron al templo, oportunidad
en que el pastor Schulz presentó al ilustre vi-
sitante a la concurrencia.
Expresó la complacencia de la Iglesia
Cristiana Adventista por tener en la tribuna
a tan ilustre sacerdote de la Iglesia Católica y
anticipó la versación con la que desarrollaría
el tema de su conferencia por haber asistido
a todas las reuniones del Concilio, compene-
trándose en el clima del eminente congreso,
de la trascendencia histórica del pensamien-
to de sus promotores, Juan XXIII y Pablo IV.
Al referirse a los motivos por los cuales
se encontraba en el templo adventista, Mon-
señor Devoto expresó: “Hermanos, el que es-
toy aquí hay que atribuirlo a dos hechos. En
primer término, porque un viaje que hiciera
con el pastor Schultz llevó a la derivación hoy
conocida. El otro, porque hubo un concilio.
El concilio concluyó su labor y ahora depen-
de del factor humano la práctica y aplicación
del espíritu conciliar, hecho al que hay que
atribuir mi presencia en este lugar’.

352
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Concluidas sus palabras, el pastor Schulz


hizo entrega al visitante de un recordatorio
de su paso por el lugar y sugirió acto seguido
que se finalizase la ceremonia con una ora-
ción, la que fue seguida con unción por todos
los presentes”.
Tenemos en nuestras manos otras publi-
caciones adventistas en las cuales se informa
que en inauguraciones de templos han sido
invitados representantes de la Iglesia Católi-
ca y otras iglesias evangélicas. También en el
diario de Londirna, Brasil, del 14 de mayo de
1972, apareció lo siguiente:
“La presencia del obispo diocesano Jai-
me Lui Coelho y de pastores y sacerdotes de
iglesias, transformó la inauguración del tem-
plo central de la Iglesia Adventista del Sép-
timo Día en un auténtico ejemplo de ecume-
nismo. La entrega solemne del nuevo templo
fue prestigiada además por la presencia del
Prefecto Adriano Valente, del señor Paulo
Vieira de Camargo, presidente de la Cámara
Municipal, otras autoridades y por una gran-
de multitud de fieles.
La inauguración del templo central de la
Iglesia Adventista del Séptimo Día fue reali-
zada el viernes a las 20 horas, cuando el obis-
po descubrió la placa conmemorativa. En se-

353
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

guida, el prefecto Adriano Valente abrió las


puertas de la nueva iglesia, entrando las au-
toridades y el pueblo y donde se celebraron
las últimas ceremonias”.
“El templo de North End, el domingo
20 de agosto de 1967 pasó a los anales de
la Misión de las Islas Colombianas como el
día más notable desde la entrada del mensa-
je en la isla, unos 65 años atrás. Centenares
de personas, pertenecientes a distintas capas
sociales, se congregaron en el nuevo templo
adventista para presenciar la primera dedica-
ción celebrada en una iglesia adventista de
este alejado campo misionero. Los visitantes
fueron gratamente impresionados con el espí-
ritu de coexistencia pacífica de la isla. Nota-
ron con aprobación que entre los dignatarios
sentados en la plataforma había un obispo y
un sacerdote católico. El primero expresó su
satisfacción por el privilegio de poder pre-
senciar este evento tan importante... Doce re-
presentantes eclesiásticos y gubernamentales
agradecieron la invitación de asistir a estas
celebraciones. Dos ministros bautistas y otro
perteneciente a la Misión Cristiana, unieron
sus voces a los del culto... El sermón de dedi-
cación fue celebrado por el pastor B. T. Aech-
bold, secretario de la División Interamerica-
na y el pastor S. L. Folgenberg, presidente de

354
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

la Unión Colombo–Venezolana, elevó la ora-


ción dedicatoria... (De la Revista Adventista,
División Interamericana).

OTROS CASOS
“Entonces el padre Edmundo, de la Igle-
sia Católica, hizo un discurso... Como podéis
ver en la fotografía estaban varias iglesias (con
diferente creencia) juntas. A continuación, el
servicio fue dado con un mensaje apropiado,
mediante un sermón que duraba apenas 20
minutos, con el fin de presentar a Cristo de-
lante de 150 personas, representando cinco
diferentes iglesias. El segundo teniente Pixo-
to entonó entonces un himno adventista y el
pastor Joaquín Alves de la Iglesia Metodista
hizo la oración final. Como se puede ver en
la fotografía estaban reunidas varias iglesias
juntas, orando por una patria mejor. Esta re-
unión, exenta de doctrina filosófica, pero lle-
na de las doctrinas de Cristo, parecía decir a
todos que somos cristianos y por eso herma-
nos. La Iglesia Adventista será interpretada
ahora en forma muy distinta en el futuro. Los
convidados estaban contentos, un tanto más
ya que el sacerdote (padre) dijo en su sermón:
‘Me gusta la Iglesia Adventista’ (De la Revista
Adventista de Río de Janeiro de 1965).

355
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

En la Revista Adventista del mes de fe-


brero de 1964, publicada en Brasil, aparece
la fotografía con un grupo de predicadores de
los distintos lugares de Río Grande do Sul,
con sus pastores: Oscar L. Dos Reis y Samuel
F. Monnier. Junto con ellos se hallaba el pa-
dre de la parroquia católica. Fue celebrado un
Curso para Instructores Voluntarios. El texto
dice:
“Fue notorio un acontecimiento en el co-
rrer del curso: el pastor Monnier convidó al
padre local para hacer una plática, el cual se
pontificó y nos hizo una linda conferencia
sobre la historia de Torres y sobre el Concilio
Ecuménico”.

En “El Mensajero” interamericano, de


noviembre de 1967, publicado por la Iglesia
Adventista, dice así:
“A las diez de la mañana del sábado 8 de
julio de 1967, el alcalde Barbosa cortó la cinta
para inaugurar el nuevo templo adventista en
presencia de 800 miembros de iglesia... Esta-
ban sentados en la plataforma el alcalde, el
que suscribe, el secretario–tesorero de la aso-
ciación, Hno. Eduardo Weiss, tres miembros
laicos de la junta de la asociación y el padre
Cárdena, representante de la Iglesia Católica

356
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

en respuesta a la invitación de los adventis-


tas. Después del sermón predicado por el que
suscribe, el alcalde aseguró que habría liber-
tad de culto en Barbosa y expresó su apre-
cio por el edificio tan representativo. El sa-
cerdote Cárdena dijo en nombre de la Iglesia
Católica, que si bien en años anteriores los
adventistas se habían caracterizado por una
actitud polémica, ahora eran sus hermanos
espirituales. Expresó su deseo de que en ese
templo muchas almas conocieran a Cristo
como su Salvador”.

En el diario “Las Últimas Noticias” del


miércoles 21 de diciembre de 1966, en San-
tiago de Chile, apareció la siguiente publica-
ción:
“Católicos, judíos y protestantes juntos.
El idioma de la caridad. El programa cumpli-
do ayer contó con la participación de los co-
ros metodista ‘Armonía’ y ‘Anton Dvorak’ de
la Iglesia Adventista. Luego, el pastor Samuel
Vallet pronunció un mensaje de Navidad,
mientras que el monseñor Santiago Tapias
se refirió al deber de la caridad de los cris-
tianos. Después, las voces se juntaron en el
Padre Nuestro y en las Preces de Petición. El

357
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

broche lo constituyó el Aleluya. Al salir del


templo, en todos quedó grabado el idioma de
la caridad.

El diario “La Prensa”, de Santiago de


Chile, del 20 de setiembre de 1971, publicó
que en la fiesta patriótica anual del gobierno
del presidente Allende, estaba representada
también la Iglesia Adventista del Séptimo
Día. “El presidente Allende saluda desde un
automóvil descubierto, durante las celebra-
ciones realizadas el sábado en Santiago con
motivo del nuevo aniversario de la indepen-
dencia chilena... La ceremonia religiosa fue
de carácter ecuménico con participación de
todas las órdenes y congregaciones religio-
sas. El cardenal Raúl Silva Henriquez, jefe
de la Iglesia Católica, estaba acompañado
de representantes de las Iglesias Anglicanas,
Adventista, Bautista, Pentecostal, Evangélica,
Presbiteriana, Comunidad Judía y Sociedades
Bíblicas”.

En el diario “El Colombiano” del 18 de


agosto de 1968, está escrito: “Famosas agru-
paciones corales actúan desde hoy en el ‘Cei’.
Varias son protestantes.

358
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Conciertos: Una serie de agrupaciones


corales, las mejores de Colombia, y otras es-
pecialmente invitadas para el máximo certa-
men de fe católica, en el Congreso Eucarístico
Internacional, harán sus presentaciones en el
campo de “El Salitre” a partir de mañana y
luego entonarán los cantos litúrgicos durante
las ceremonias. Las masas corales de Colom-
bia, Estados Unidos, Brasil, Bolivia, México,
Ecuador, Perú y Venezuela así como las de
las iglesias protestantes, Presbiteriana, Bau-
tista, Episcopal, Anglicana, Adventista y de
la unión, entonarán sus cánticos”.
Llegando a Colombia el papa Pablo VI
besó la tierra. “Se calculan en un millón las
personas que le brindaron su saludo mientras
era aplaudido a lo largo de los 22 kilómetros
que separan el moderno aeropuerto de la ciu-
dad de Bogotá”.

El Review and Herald del 30 de mayo de


1968 publicó: “Visita de la comisión de tres
altos personajes de la Iglesia Adventista del
Séptimo Día al papa Pablo VI en la Basílica
de San Pedro en el Vaticano. En la fotografía
se puede ver, de izquierda a derecha: Pierre
Lanares, secretario de Libertad Religiosa en
la División Sur de Europa, R. R. Hegstad, edi-

359
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

tor de la revista “Libertad” y L. K. Tobiassen


de la Universidad Andrews. En la fotografía
se puede ver cómo el papa Pablo VI entrega
al doctor Tobiassen una medalla de recuer-
do con motivo de la visita que esta comisión
hizo al Vaticano.
Que nos hable aún el don de profecía:
“Ni una ventaja en mantener el primer pues-
to o sabiduría mundana, ni una posición en
el santo oficio guardarán hombres de sacrifi-
car principios si ellos quedarán entregados a
sus propios corazones engañosos... Aquellos
que son considerados como dignos y justos
se mostrarán como guías en la apostasía, tan-
to como ejemplos en la tibieza y en el abuso
de la gracia divina... Tan alto como el siervo
de Dios hubiese estado en la gracia de Dios, si
no obedece a la luz que Dios ha dado y se nie-
ga a dejarse enseñar como un pequeño niño,
entonces caerá en oscuridad y engaño satá-
nico y guiará a otros sobre el mismo camino”
(Testimonios, tomo 5, pág. 212).
“Si se anula la ley de Dios, entonces la
iglesia será zarandeada por pruebas ardien-
tes. Al mismo tiempo una gran parte, más de
lo que nos imaginamos (según Testimonios,

360
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

tomo 5, pág. 136, ‘la mayoría’) creerá a espí-


ritus seductores y a la doctrina de Satanás”
(Mensajes Selectos, tomo 2, pág. 368).
“No deberíamos visitar círculos, tampo-
co deben entrar nuestros predicadores en lu-
cha contra ellos. Ellos pertenecen a aquella
clase especial de hombres que no debemos
invitar a nuestras casas y tampoco debemos
saludarlos. Sólo tenemos que ocuparnos con
una investigación de estas apariencias espi-
ritualistas. El carácter de los espiritualistas
está tan claramente descrito, que no es nece-
sario dejarnos engañar por ellos” (Review and
Herald, EGW, Artículo Bd. 1, pág. 162).
“No hay seguridad, y nada de beneficio,
en que nuestros miembros asistan a esas po-
pulares reuniones celebradas por el pueblo
de la santidad; investiguemos en cambio las
Sagradas Escrituras con más cuidado y con
oración ferviente a fin de comprender cuáles
son los fundamentos de nuestra fe. En esta
forma no nos sentiremos tentados a mezclar-
nos con quienes se oponen a la ley de Dios
mientras hablan de elevadas pretensiones”
(Obreros Evangélicos, pág. 268).
“El último gran engaño se desplegará
pronto ante nosotros. El Anticristo va a efec-
tuar ante nuestra vista obras maravillosas. El

361
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

contrahacimiento se asemejará tanto a la rea-


lidad, que será imposible distinguirlos sin el
auxilio de las Santas Escrituras. Ellas son las
que deben atestiguar en favor o en contra de
toda declaración, de todo milagro” (El Con-
flicto de los Siglos, pág. 651).
Los testimonios arriba mencionados va-
len también con respecto a lo que sigue aquí
adelante. Existen muchos testimonios sobre
falsos despertamientos, seducciones satáni-
cas y falsos milagros.
Lo que sigue está traducido de la Revista
Adventista de septiembre de 1967, casa edito-
rial del Brasil, Santo André, Sao Paulo, Bra-
sil.

“ÁNGELES EN ACTIVIDAD EN
LAS ISLAS FILIPINAS”
R. Curtis Barger, secretario asociado del
Departamento de Escuela Sabática de la Aso-
ciación General.
La aparición de ángeles en misiones es-
peciales de salvación parece estar aumentan-
do en muchas partes del mundo.
Recientemente, en una gran concentra-
ción de creyentes para un congreso de Escue-
la Sabática en General Santos, Islas Filipi-

362
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

nas, D. A. Brion, Departamento de la Misión


Nordeste de Mindano, relató una experiencia
así:
El pastor Brion declaró en primer lugar
que aquella Misión, organizada no hace mu-
cho tiempo, ‘nació con dientes’–una figura de
lenguaje en el dialecto local– indicando que
ella no pasó por el período habitual de infan-
cia, sino que nació fuerte. Narró entonces una
historia que explica como sucedió esto.
En la región de San Patricio no teníamos
creyentes ni actividad alguna. No mucho
después de ser organizada la nueva misión,
un hombre de 65 años de edad recibió la vi-
sita de un ángel. Díjole el ángel en visitas su-
cesivas: ‘No debes fumar, no debes beber be-
bidas alcohólicas, debes observar el sábado,
séptimo día. De esta manera le fueron trans-
mitidas también otras enseñanzas de nuestra
iglesia. El hombre quedó sorprendido y un
poco abrumado, mas obedeció la instrucción
que le fue dada. Díjole el ángel un poco más
tarde:
–Ahora debes ser bautizado.
–¿Cómo? ¿Dónde?– preguntó él.
–En el río–, respondió el ángel.
–¿Por qué?

363
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

–Porque es la voluntad de Dios–, declaró


el ángel.
Espantado y un poco perplejo ante la ex-
traña orden, el hombre consintió finalmente
en ser bautizado.
Se dirigió al río que pasaba por allí cer-
ca. Algunos habitantes de la aldea lo vieron
entrar en las aguas y fueron testigos de su
bautismo por manos invisibles. Hubo pro-
funda consternación, se reunió una multitud
de personas, y cuando el hombre salió de las
aguas del bautismo por la mano de un ángel,
él habló al pueblo unido, contándole lo que
aprendió del mensaje celestial.
Después que el hombre hubo instruido
durante algún tiempo a un grupo de aldea-
nos, el ángel volvió a hablarle, ordenando
que iniciase una escuela cristiana de vacacio-
nes para niños. El nunca había oído hablar
de una cosa así, pero obedeció nuevamente,
confiando en las instrucciones de su guía ce-
lestial. Este proyecto alcanzó notable éxito,
y el ángel le recomendó enseguida: –‘Debes
organizar una Escuela Sabática–. Esto era
también enteramente extraño para él, mas la
obediencia trajo éxito, y se estableció un gru-
po de creyentes.

364
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Después de algún tiempo, dice el ángel:


–‘Debes ir a otro lugar, iré contigo’–. El hom-
bre partió por lo tanto de su aldea y se dirigió
a otra población, donde departió con un gru-
po de personas ansiosas de estudiar la Biblia.
Maravillado, él las instruyó.
Un día el ángel apareció, diciéndole:
–‘Debes ahora construir una iglesia’–. El no
tenía la mínima idea sobre cómo emprender
esa construcción, mas instruido por el ángel,
y auxiliado por los animados habitantes de
aquella localidad, erigió una capilla comple-
ta, teniendo hasta un púlpito. Los aldeanos
lo convidaron entonces a ser el predicador de
ellos. ‘¡Oh –protestó el hombre– yo no sé pre-
dicar!’
No obstante, él fue impresionado a abrir
la Biblia y encontró de algún modo los textos
que precisaba. Comenzó a predicar al pue-
blo. Como resultado de esta experiencia no
común, al organizarse la Misión Nordeste de
Mundanao y al ser enviados obreros para esta
nueva región, se descubrió un grupo de cre-
yentes debidamente instruidos en los prin-
cipios fundamentales de la verdad presente
y realizando cultos cada sábado en una atra-
yente capilla.

365
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Esto explica –dice el pastor Brion– cómo


nuestra misión nació sin dientes. Cómo los
ángeles de Dios iban de modo tan evidente
delante de ellos, los nuevos creyentes de esta
recién organizada misión han sido animados
a efectuar denodada obra de evangelización.
En el año pasado fueron dirigidas 32 escue-
las cristianas de vacaciones en este territorio
y al fin del año funcionaron allí 92 escuelas
sabáticas” (Revista Adventista de setiembre
de 1967. Casa publicadora, brasilera, Santo
André, Sao Paulo, Brasil).

¿QUÉ DICEN LOS


TESTIMONIOS SOBRE ESTA
PARTICULARIDAD?
“Dios no escogió para que fueran sus
representantes entre los hombres a ángeles
que nunca cayeron, sino a seres humanos,
a hombres de pasiones semejantes a las de
aquellos a quienes habían de tratar de sal-
var” (El Servicio Cristiano, pág. 7).
“La predicación del evangelio no ha
sido encargada a los ángeles, sino a los
hombres. En la dirección de esta obra se
han empleado ángeles santos... pero la pro-

366
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

clamación misma del evangelio es llevada


a cabo por los siervos de Cristo en la tierra”
(El Conflicto de los Siglos, pág. 357).

“El Concilio Ecuménico de las Iglesias


y los Adventistas del Séptimo Día” por el Dr.
Lucas Vischer, pág. 8, 1965-1969.
“Desde 1965 los Adventistas del Séptimo
Día sostienen conversaciones en entrevistas
regulares con el Concilio Ecuménico de las
Iglesias. Comenzó primeramente con un sin-
cero y libre intercambio de opiniones bajo la
sola responsabilidad de los presentes. Entre-
vistas sucesivas tuvieron un carácter más ofi-
cial porque los interlocutores de los Adven-
tistas del Séptimo Día habían sido aprobados
y financiados para ocupar lugares correspon-
dientes. Las conversaciones sostenidas entre
los Adventistas del Séptimo Día y el Concilio
Ecuménico de las iglesias han contribuido a
establecer nuevo contacto entre la Iglesia Ad-
ventista del Séptimo Día y otras organizacio-
nes religiosas e iglesias.
Un resultado inmediato de las conversa-
ciones fue el nombramiento de un adventista
como miembro de la comisión de confesio-
nes y constitución de iglesias del Concilio
Ecuménico de Iglesias”.

367
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

De ‘Ecuménico en Camino hacia la Igle-


sia Universal’; positivas comprobaciones de
Teófilo Rehse:
“¿Quién puede asegurar que como Iglesia
Adventista del Séptimo Día no seamos algún
día miembros plenarios del Concilio Ecumé-
nico de las Iglesias? ¿Deben mostrarnos los
no adventistas hacia dónde lleva el Concilio
Ecuménico de las Iglesias?”
Un elevado dirigente adventista que es-
tuvo presente en el II Concilio del Vaticano
dijo lo siguiente: “Hay dos motivos para dar
la explicación (declaración sobre la libertad
religiosa). Tal vez no habéis pensado en esto.
Yo también necesité tiempo para llegar a esta
conclusión. El primer motivo es que la Igle-
sia Católica es perseguida en nuestros días en
muchos países. Donde reina el comunismo,
la iglesia ha perdido todos sus derechos. ¡Me-
ditad en esto! La iglesia ejercía una vez domi-
nio sobre los grandes territorios del mundo:
China, Rusia y algunos países de la Europa
Oriental. Ahora ya no es así. Ya no tiene nin-
gún poder en aquellos lugares. Veo en esto el
motivo principal para el apoyo de la libertad
religiosa de parte de la iglesia. Es en su pro-
pio interés. Veis que la libertad religiosa tiene

368
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

que abogar por todos para recibir nuevamen-


te un poco de la propia libertad. Vale la pena
meditar sobre esto...
El segundo motivo es el hecho de que el
Evangelio de libertad ha penetrado en todos
los círculos católicos romanos, como escue-
las, seminarios, universidades donde algunos
de sus directores, sabios y literatos luchan en
pro de los principios de la libertad que han
sido defendidos por los protestantes desde
hace mucho tiempo...
Debemos considerar nuevamente nues-
tra aproximación a nuestros amigos católicos
romanos. ¿Cómo podemos ser cristianos y re-
chazar una mano extendida? ¿Cómo podemos
decir que son el anticristo si manifiestan un
comportamiento tan maravillosamente cris-
tiano? ¿Os sacude esto mucho? ¡Espero que
sea así! Espero que os produzca un shock (sa-
cudimiento) justamente porque debemos ser
empujados a un nuevo, más amable y amisto-
so comportamiento frente a este querido pue-
blo” (De la Revista Adventista Present Truth,
No. 3, 1968 pág. 12, 13).
Los que conocen la antigua doctrina ad-
ventista se expresan sobre esto de la siguiente
manera: “Es verdad que estamos sacudidos.
Estamos hondamente conmovidos porque la

369
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

capacidad de discernimiento espiritual de


los dirigentes adventistas se ha perdido.
¿Ha cambiado Roma en realidad? Si fuera
así, entonces deberíamos rechazar el segun-
do mensaje angélico que según Apocalipsis
18:2 debe ser repetido con más fuerza toda-
vía. ¡Dios nos guarde de esto! La verdad es
que Babilonia ha caído. Las personas pueden
convertirse –por esto queremos orar seria-
mente– pero el sistema es y será anticristia-
no. La iglesia de Roma persigue también hoy
con perseverancia su blanco. La Biblia dice
claramente que su poder tomará impulso y
todos los que moran en la tierra adorarán a
la bestia, con excepción de los que permane-
cen firmes y cuyos nombres están escritos en
el libro de la vida (Apocalipsis 13:7, 8). Por
eso la palabra de Jesús tiene hoy más validez
que nunca antes: ‘Velad y orad, para que no
entréis en tentación...’ (Mateo 26:41). Satanás
ya no se presenta como león rugiente, sino la-
mentablemente como ángel de luz. ‘Retén lo
que tienes, para que ninguno tome tu corona’
(Apocalipsis 3:11)”.

El diario católico “Paulinius” de Trier,


Alemania, publicó el 8 de marzo de 1953 en
la página 4, lo siguiente: “En el año 1914 fue

370
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

excluido el 2% de los miembros de la Igle-


sia Adventista por declarar que el servicio en
la guerra en día sábado no estaba de acuer-
do con la doctrina adventista. Los excluidos
se consideraban los verdaderos guardianes y
defensores del adventismo y sintieron el de-
ber de reformar toda la iglesia.
En la primavera del año 1936 fue disuel-
to y prohibido en toda Alemania este Movi-
miento de Reforma por el hecho de que bajo
el manto de actividad religiosa perseguían
fines que estaban en pugna a la ideología po-
lítica del socialismo nacional. Hubo encarce-
lamientos y otros fueron introducidos en los
campos de concentración.
Esta Sociedad Misionera Internacional
de los Adventistas del Séptimo Día, Movi-
miento de Reforma, como se llama ahora,
pero separada, puede trabajar nuevamente
sin impedimento y lo hace con todo celo...
El Movimiento de Reforma de los Adven-
tistas reprocha a la Iglesia Adventista del Sép-
timo Día, que en Alemania está reconocida
con ‘derecho público’, de buscar mejores re-
laciones con los poderes de las tinieblas con-
siderando el mandamiento del sábado como
anulado durante la guerra, de que se pusie-
ron de parte del gobierno nacional socialista

371
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

y de Hitler, de que no prohíbe el consumo de


alimentos a base de carne y que permite el
recasamiento con divorciados...
Para nosotros hay, sin embargo, algo más
importante. La antigua Iglesia Adventista
del Séptimo Día asegura con fuerte voz que
se abstendrá de toda herejía contra la Iglesia
Católica, lo que no era el caso antes del año
1945 y tampoco de parte del Movimiento de
Reforma de los Adventistas del Séptimo Día,
separado. La antigua Iglesia Adventista quie-
re limitarse a presentar su convicción de una
manera oportuna y completamente sin polé-
mica (lucha). Aceptamos esta noticia con ale-
gría y la damos a conocer con alegría a los
lectores del ‘Paulinos’”.

ESFUERZOS QUE SE HACEN EN


PRO DE LA UNIÓN
Hay en existencia dos prospectos de la
iglesia de África de los cuales se deduce la
unión de las iglesias en África. En el comité
que se ha formado en común están también
los adventistas. La lista está compuesta de la
siguiente manera:
1. Iglesia Metodista Episcopal,
2. Iglesia Reformada Africana,

372
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

3. Iglesia Anglicana; Diócesis de Zambia;


4. Misión Bautista de Zambia,
5. Unión Bautista de África Central.
6. a 13 siguen las diversas iglesias con sus
respectivos nombres.
14. Iglesia Adventista del Séptimo Día.
Luego siguen los nombres de otras igle-
sias, hasta llegar al número 22.
Lamentablemente, la dirección de la Igle-
sia Adventista hace esfuerzos para la unión
con otras iglesias. Este es el principio de un
terrible fin. Veamos con respecto a esto...

373
1967

E l diario “Tribuna Ludu” del viernes


15.12.1967, Nº 347, dice entre otras
cosas: “Los adventistas trabajan en
estrecha unión con el Concilio Ecuménico de
Polonia” Sobrepasa a esto lo que fue publica-
do en la revista ‘Biwletynach informacynich’
P. R. E. Nº 15 del 16 de mayo de 1967 y Nº
17 del 18 de junio de 1967, también en el Nº
8 del 9 de enero de 1967 y 15 de febrero del
mismo año. Allí se encuentra más material
que comprueba lo ya mencionado.
Además, se deduce claramente del in-
forme de la sesión del Comité del Concilio
Ecuménico del 23 de febrero de 1967 en

374
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Warschau, que los Adventistas del Séptimo


Día fueron la primera congregación que dio
su declaración para el acceso y también dio
a conocer su solicitud al Concilio Ecuménico
mediante el señor pastor Dombrowski, presi-
dente y el señor pastor Lyko, secretario. Con
esta contribución entraron públicamente en
el Concilio Ecuménico.
En la misma revista Nº 15 del 16 de mayo
de 1967 leemos: “El señor pastor Dombrows-
ki y el señor pastor Lyko fueron honrados con
el distintivo que se entregó en ocasión de ‘la
cristianización de mil años’. Además perte-
necen a la presidencia de la cristiandad en la
‘Conferencia de la paz’”.
Todo esto está en pronunciado contraste
con la Palabra de Dios: “Salid de ella, pueblo
mío, porque no seáis participantes de sus pe-
cados, y que no recibáis de sus plagas” (Apo-
calipsis 18:4).

375
1970
INFORMES DE LA DDR

E n el año 1970 salió otra publicación


en el diario, de la DDR (Alemania
Central) que nos muestra nueva-
mente que también allí los Adventistas del
Séptimo Día, como es sabido, colaboraron
activamente en los comités y comunidades
de trabajo del Frente Nacional como tam-
bién en otras organizaciones sociales. No es
difícil reconocer el motivo que impulsó a la
dirección de la Iglesia Adventista en la Repú-
blica Democrática Alemana a publicar en el

376
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

diario del sábado del 18 de julio de 1970 un


largo artículo titulado: “El Cristiano en Nues-
tro Tiempo”.
Puede hacerse un balance con tristes re-
sultados. Siempre otra vez la misma aposta-
sía y el mismo galanteo con los poderes de
este mundo visible, también en otros países.
Jesús es herido siempre de nuevo. Solamente
podemos reproducir una pequeña parte por
falta de espacio. El artículo está encabezado
con grandes letras: “Así cumplimos el encar-
go”.

UN INFORME DEL CONGRESO


MUNDIAL DE LOS
ADVENTISTAS DEL SÉPTIMO
DÍA
En el Congreso Mundial de los Adventis-
tas del Séptimo Día realizado recientemente
en Atlantic City (EE.UU.) participaron como
representantes de esta congregación religiosa
libre en la República Democrática Alemana,
el presidente de las iglesias de la DDR, pastor
Mafred Bötcher y su secretario pastor Egon
Hennig. Los dos delegados nos enviaron a su
regreso un informe de la primera presenta-
ción de representaciones de la República De-

377
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

mocrática Alemana en un Congreso Mundial


de los Adventistas del Séptimo Día que pu-
blicamos a continuación.

Título: “Testimonio de la vida de la iglesia”


Por primera vez después de la Segunda
Guerra Mundial, los miembros de los Adven-
tistas del Séptimo Día fueron representados
en la República Democrática Alemana por
dos delegados de la dirección general. Como
representantes de esta congregación religiosa
tomaron parte en el congreso mundial el pre-
sidente, pastor Manfred Böttcher, de Berlín
y el secretario y dirigente del departamento,
pastor Egon Hennig, también de Berlín. De
esta manera los muchos visitantes y delega-
dos de todo el mundo se enteraron de la exis-
tencia de la congregación de los Adventistas
del Séptimo Día en la República Democrática
Alemana y al mismo tiempo también la asis-
tencia de la República Democrática Alemana.
Con respecto a las actividades que desempe-
ñan las iglesias de la congregación de los Ad-
ventistas del Séptimo Día y de la extensa la-
bor de sus miembros en los diversos campos
de la vida social, como se sabe, los Adventis-
tas del Séptimo Día trabajan activamente en
comités y comunidades de trabajo del Frente

378
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Nacional, como también en otras organiza-


ciones sociales. El pastor Böttcher mencionó
en su informe también la buena cooperación
de nuestra congregación religiosa en las sec-
ciones nacionales de nuestra república.
Los dos grandes cultos festivos de ambos
sábados fueron visitados durante el congreso
por 30.000 creyentes que habían llegado de
las ciudades y países limítrofes como tam-
bién de ultramar. Al congreso mismo asistie-
ron 1700 delegados de 190 países. Entre ellos
se encontraban también los representantes
de la iglesia de los países socialistas: Polonia,
Hungría, Rumania y la CSSR. Cuando tuvo
lugar la solemne entrada de los delegados
con las banderas de sus respectivos países,
por supuesto fue traída también la bandera
de la República. Los Adventistas del Séptimo
Día no son inaccesibles a las realidades polí-
ticas. Para ellos no existe la desacreditación
de un Estado. Esto se manifestó siempre de
nuevo en el transcurso de este congreso.
Así respetó la Asociación General la in-
dependencia de la congregación de los Ad-
ventistas del Séptimo Día en la República
Democrática de Alemania y nos dio la posi-
bilidad de una exposición propia en la gran
sala de exposición... Se hizo evidente cómo

379
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

la congregación en la República Democrática


de Alemania edita, con el apoyo de puestos
nacionales, una literatura digna de ser toma-
da en cuenta por su presentación y también
por su contenido. Esto fue una sorpresa para
muchos de los que visitaron la exposición. De
esta manera pudieron ser alejados muchos
prejuicios existentes en el extranjero capita-
lista a causa de falsos informes con respecto
a la República Democrática Alemana”.
Sigue luego una fotografía con el siguien-
te texto:
Por las calles de los EE.UU., en la ciudad
Atlantic City, fue llevado el pabellón nacio-
nal de la DDR por su delegado, pastor Hennig
para la ceremonia de apertura de la Asocia-
ción General de los Adventistas del Séptimo
Día. A la izquierda, en la foto, está el pastor
Böttcher al hacer su entrada”.
También otros dos hermanos dirigentes
marcharon detrás de la bandera.

380
1971
A pareció en este tiempo otra publi-
cación en la República Democrática
Alemana, en el diario “Neue Zeit”
Nº 268, por la cual se comprueba que los Ad-
ventistas del Séptimo Día se han presentado
nuevamente como congregación en compa-
ñía de las diversas iglesias y congregaciones.
El título dice:

“Decisión necesaria”
“Hans Seigewasser en un simposio de per-
sonas que ocupan cargos en la iglesia, Berlín
(NZ). Ayer, personas que ocupan cargos en la
iglesia y teólogos de las universidades de la

381
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

capital, protestaron apasionadamente contra


la provocación fascista en Berlín occidental
en un simposio al cual fueron invitados el
magistrado y el comité del distrito del Fren-
te Nacional. ‘De nuestra responsabilidad por
el mejoramiento de la situación y la paz de
Europa’ dice en una de las declaraciones fir-
madas por los participantes, ‘nos adherimos
a la rebelión mundial contra esta acción que
atenta contra la paz y exigimos que el Sena-
do de Berlín occidental ordene por fin que se
ponga término a estas prácticas neofascistas
en su campo de predominio...’
Entre los 120 participantes del simposio,
que como cuarto en su índole se convirtió en
una buena tradición al continuar anualmente
sus reuniones, se encontraban los dirigentes
con cargos de importancia a la Iglesia Evangé-
lica de Berlín –Brandenburg–, como también
el presidente sinodal Burkhardt y el presiden-
te consistorial Kupasm, el secretario general
de la Confederación de las Iglesias Evangé-
licas en la República Democrática Alemana,
consejero superior del consistorio Stolpe ...
(siguen otros más)... El pastor Böttcher, presi-
dente de los Adventistas del Séptimo Día en
la República Democrática Alemana, Obispo
Push de la Iglesia Nueva Apostólica, muchos
teólogos, religiosos y personas que ocupan

382
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

cargos de importancia. Así lo comprueba el


secretario del Estado Seigwasser en su infor-
me de introducción: ‘Han comprendido que
su fe no puede y no debe ser para ellos, como
representantes de la iglesia, un impedimento
para participar activamente en al lucha anti-
imperialista por la paz de los pueblo’... ¿No
sería algo muy natural que también nuestras
iglesias de la República Democrática Alema-
na? En vista de la separación de las clases
entre el socialismo y el capitalismo no debe-
ría resultar difícil a los que ocupan cargos de
iglesia en la República Democrática Alemana
y también para las iglesias mismas la deci-
sión: ‘Es la decisión en pro de la paz y del
humanismo’”.
Ojalá hubiesen sido observadas las ad-
vertencias del Espíritu de Profecía por los di-
rigentes de la Iglesia Adventista del Séptimo
Día, entonces muchas cosas serían distintas
hoy en día.
A continuación presentamos un párrafo
de los testimonios de la hna White con res-
pecto a esto: “Es un error de vuestra parte unir
vuestros intereses con algún partido político,
para echar vuestro voto en su favor. Tanto los
que ocupan el puesto de educadores, como
los ministros, como colaboradores de Dios en

383
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

cualquier ramo, no tienen batallas que reñir


en el mundo político. Su ciudadanía está en
los cielos. El Señor les pide que sean un pue-
blo separado y peculiar... Dios no nos invita a
ensanchar nuestra influencia mezclándonos
con la sociedad, uniéndonos con los hombres
en las cuestiones políticas...” (Obreros Evan-
gélicos, pág. 408, 409).

LA REPÚBLICA DEMOCRÁTICA
ALEMANA PERTENECE A LA
ONU
Presidente de la Asociación General de
los Adventistas recibido por Wolfgang Heyl y
Hans Seigwasser
Berlín (NZ). El presidente reemplazante
de la CDU, Wolfgang Heyl, recibió el miér-
coles en Otto Haus al presidente de la Aso-
ciación General de los Adventistas, Robert
H. Pierson (EE.UU.) que actualmente está en
la DDR para un diálogo del cual participarán
también el presidente de la congregación de
los Adventistas del Séptimo Día en la Repú-
blica Democrática Alemana, pastor Manfred
Böttcher, su sustituto, pastor Kohannes Ma-
ger, el secretario de la congregación, pastor

384
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Egon Henning, como también el Dr. Wulf, co-


laborador en la secretaría de la junta directi-
va principal de la CDU.
El huésped americano se mostró muy
impresionado en la conversación que se sos-
tuvo en una atmósfera de amistad, por el éxito
que se obtuvo en la reedificación de nuestra
república. Su interés principal se concentró
en la colaboración llena de confianza entre
cristianos y marxistas para el levantamiento
del socialismo en la República Democrática
Alemana. Wolfgang Heyl entregó al presiden-
te Pierson la medalla Albert Schweitzer, una
ofrenda de honor de la CDU.
El mismo día recibieron también al pre-
sidente de la Asociación General de los Ad-
ventistas del Séptimo Día y al presidente de
la congregación de la República Democrática
Alemana, al secretario del Estado en cues-
tiones de iglesia, Hans Seigewasse y a su re-
emplazante Fritz Flint. En una conversación
amistosa y llena de confianza, el huésped de
los EE.UU. informó sobre la actividad de la
congregación de los Adventistas del Séptimo
en el mundo y sobre su visita a diversas aso-
ciaciones adventistas en las distintas ciuda-
des de nuestra república.

385
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

El presidente Pierson recalcó que le im-


presionó en forma especial el hecho de que en
la República Democrática Alemana no existe
problema social; también el hecho de que en
contraste con otros estados, la criminalidad
es mucho menor y lo llenó de satisfacción el
que la pornografía esté prohibida. El presi-
dente elogió explícitamente la política de paz
limpia de la República Democrática Alemana
y reconoció para esta continuidad la exigen-
cia de una colaboración con igualdad de de-
rechos en la ONU. Se convenció de que este
estado desea la paz y que sirve a todas las
personas con un espíritu humanitario”.

Neue Zeit, viernes 13 de agosto de 1971


Leamos un informe de Polonia.
“Iglesia de los Adventistas del Séptimo Día
Para el 25 aniversario de la terminación
de la segunda guerra mundial.
El 17 de mayo de este año (1970) la Aca-
demia Central Breslau celebró una reunión.
La celebración fue organizada por los Adven-
tistas del Séptimo Día en Polonia para con-
memorar el 25 aniversario de la terminación
de la Segunda Guerra Mundial y el retorno
de los territorios del norte y oeste a la madre
patria.

386
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Tomaron parte en la reunión de la Aca-


demia miembros del consistorio (del consejo
de las iglesias), la administración de la aso-
ciación (diócesis), representantes de todas
las iglesias adventistas de Polonia, religiosos,
numerosos creyentes como también huéspe-
des del extranjero.
El Consejo Nacional de la ciudad de Bres-
lau estaba representado por el director del
Departamento de Asuntos de Confesión, Dr.
A. Michalek. Después del discurso de apertu-
ra pronunciado por el director de la Asocia-
ción Oeste, pastor L. Malarka, el presidente
de la Iglesia Adventista, pastor S. Dabrowski,
se hizo cargo de la reunión. En sus palabras
de introducción recalcó la importancia del
significado del aniversario nacional después
de 25 años transcurridos en paz.
La disertación que siguió sobre el tema:
‘25 años de victoria y paz’ estuvo a cargo del
pastor Z. Lyko que es secretario de la iglesia
y jefe redactor de la revista ‘Znaki Czasu’ (Se-
ñales del Tiempo). El orador hizo recordar el
día memorable de la terminación de la Se-
gunda Guerra Mundial y comprobó que en
el lapso de 25 años se consiguió un adelanto
gigantesco en todos los aspectos de la vida”.

387
Suplemento
E n conexión con las declaraciones he-
chas hasta aquí quisiéramos agregar
lo siguiente:
En estas páginas se habló de los esfuerzos
que se hacen en pro de la unión de las igle-
sias. A continuación publicamos algo sobre
el “Significado de los diálogos entre el Con-
cilio Ecuménico y los Adventistas del Sépti-
mo Día” (1965–1969) extraído de folletos del
mismo nombre. Es una impresión especial de
‘Deutsches Pfarrerblatt’ Nº 15, 16 año 70, edi-
ción de agosto de 1970.
“El Concilio Ecuménico está en contac-
to, mediante diálogos, con una gran cantidad

389
de iglesias y congregaciones que no se han
adherido. También las conversaciones con la
Iglesia Adventista del Séptimo Día sobre las
cuales se informa aquí están en relación con
esto. En asambleas anuales a las que se asis-
tió con regularidad desde hace cuatro años se
discutieron numerosas cuestiones de impor-
tancia para ambas partes. A pesar de las dife-
rencias básicas se llegó en diversos puntos a
una aproximación...” (pág. 1).

EL PRIMER ENCUENTRO FUE


EN EL AÑO 1965
...Las conversaciones comenzaron sin
protocolo y bajo la única responsabilidad de
los presentes. Encuentros ulteriores tuvieron
un carácter más oficial ya que la participa-
ción de los interlocutores de los Adventistas
del Séptimo Día en los puestos que les fueron
asignados fue aprobada y financiada...
Se informó regularmente a la Asociación
General de los Adventistas del Séptimo Día
sobre las asambleas. No participó directa y
activamente en los diálogos a no ser por tres
sucursales europeas (pág. 2). Hubo una com-
prensión muy amplia en las discusiones so-
bre la libertad religiosa. De ambas partes fue
abogado por una cooperación creciente en
esta cuestión” (pág. 5).
Desde 1968, la Asociación General de los
Adventistas del Séptimo Día está representa-
da en las asambleas anuales de la Secretaría
de la Liga Internacional de Confesiones. Esto
es trascendentalmente el resultado de las
conversaciones y entrevistas de ORK/A.S.D.
en ocasión de la reunión plenaria en Uppsa-
la... Desde comienzos de las deliberaciones,
la iglesia de los A.S.D. acostumbra mandar
observadores a las diversas reuniones de la
ORK y a las asambleas plenarias. Estos obser-
vadores no estaban presentes ‘por pura fór-
mula’ sino que tomaron parte activa en las
respectivas asambleas. La Asociación General
dio un paso más cuando envió un observador
para representarla como iglesia o confesión
religiosa en la asamblea del comité central en
Canterbury (1969).
El resultado inmediato de las delibera-
ciones fue el nombramiento de un adven-
tista como miembro de la comisión de culto
y constitución de iglesias del Concilio Ecu-
ménico. Miembros de esta comisión no son
iglesias como tales; más bien se eligen ciertos
teólogos como miembros, por su persona. Por

391
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

lo tanto, la Iglesia de los Adventistas del Sép-


timo Día no es miembro de la Comisión de
Culto y Constitución de Iglesias. Sin embar-
go, por la calidad de miembro de un teólogo
adventista, la comisión escucha declaracio-
nes positivas de los Adventistas del Séptimo
Día y a la inversa, los A.S.D. tienen la posi-
bilidad de sacar provecho de las discusiones
de la Comisión de Culto y Constitución de
Iglesias...” (pág. 8).
...Es interesante comprobar que el con-
tacto en el plano de la ORK tiene concordan-
cia hasta cierto punto también en el plano
nacional.
Como ejemplo mencionamos el contac-
to de los ASD (Adventistas del Séptimo Día)
con el British Councel of Churches, con el
Finnish Councel of Churches y con la secre-
taría de la comunidad de trabajo de iglesias
cristianas en Alemania.
Hay muchos otros contactos, pero hemos
mencionado solamente los que hasta cierto
punto han sido deducidos de las deliberacio-
nes en Ginebra. (pág. 9).
Con respecto a la diferencia en la com-
prensión de los textos proféticos y apocalíp-
ticos “se comprobó que los Adventistas del
Séptimo Día son ahora por lo general más

392
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

cautelosos en identificar ciertos aconteci-


mientos como ocurría en generaciones pasa-
das” (pág. 14).
Además se opina sobre esta cooperación
en el folleto “Tiempo de Juicio o Juicio del
tiempo”. Extraemos lo siguiente:
“... que hubo por ejemplo desde 1965
una cantidad de contactos informales entre
representantes de su denominación (se refie-
re aquí a los Adventistas del Séptimo Día) y
miembros de la ORK, que han aparecido de-
claraciones ecuménicas de la congregación
adventista en las que han colaborado prin-
cipalmente adventistas y que los adventis-
tas colaboran con el Concilio Ecuménico de
las Iglesias. Sobre estos asuntos es evidente
que apenas se informa en la Iglesia Adven-
tista (por lo menos así ocurre en Alemania) y
menos aún se discuten seriamente. Muchos
adventistas severos se horrorizarían cier-
tamente al enterarse de la posición actual
en cuanto al conocimiento profético. ¿O ya
no se toma en serio este asunto? (pág. 38).
En el panfleto editado por la central ecu-
ménica de Frankfurt, Bockenheimer Lands-
trasse 109, titulado. “El Concilio Ecuménico,
¿qué es eso?”, dice lo siguiente:

393
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

“El Concilio Ecuménico reúne hoy en día


a más de 220 iglesias ortodoxas, protestantes,
católicas, anglicanas que reconocen y confie-
san al Señor Jesús conforme a las Sagradas
Escrituras como Dios y Salvador y tratan por
eso de cumplir unidos con su misión para
gloria de Dios, el Padre, el Hijo y el Espíritu
Santo. Con esta base del Concilio Ecuménico
concuerdan las iglesias asociadas, entre ellas
también tres iglesias pentecostales. Por diver-
sos motivos históricos, entre los asociados no
están algunas iglesias protestantes (por ejem-
plo, los luteranos de Missouri –Synode, los
bautistas del sur de EE.UU. y los adventistas)
tampoco la Iglesia Católica Apostólica Roma-
na, pero envían observadores oficiales a las
reuniones de la ORK y son miembros compe-
tentes de algunos comités”.
En el folleto “Tiempo del Juicio o Juicio del
Tiempo”, el autor opina con un ejemplo en el
párrafo “Educación y Formación del Hombre
según la Representación Adventista”. Dice:
“La revista adventista americana de ma-
yor volumen: Signs of the Times, (Señales de
los Tiempos), tiene en cada número una co-
lumna (Counsel Corner) para contestar las
preguntas de los lectores en cuanto a normas
de conducta y dar los correspondientes con-

394
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

sejos adventistas. Un joven lector expone lo


siguiente en el Nº 6 de 1968, en la página 24:
“Como ponen en duda el compromiso de su
gobierno en Vietnam, muchos jóvenes ameri-
canos han quemando en este último tiempo
sus llamamientos a filas, mientras que otros
han escapado del amenazante llamado emi-
grando. He oído que algunos ministros de
otras iglesias han apoyado este proceder pú-
blicamente por considerarlo protesta legítima
contra una guerra injustificada. ¿Qué diría
Ud. a estas protestas contrarias al gobierno?
Después de citar detalladamente Roma-
nos 13 en combinación con Hechos 5:29,
culmina el buen consejo en lo siguiente: ‘La
mejor manera de ayudar de los cristianos es
lamentar las disputas y el derramamiento de
sangre. A lo sumo pueden aceptar lo inevita-
ble en un mundo lleno de pecado y tratar de
aliviar el dolor. El problema que Ud. plantea
debe solucionarlo por sí mismo en base a la
Palabra de Dios”.
“El mensaje de salvación debe ser predi-
cado sin falsificación y la corriente del agua
viva debe fluir siempre más profunda y más
ancha”.
“Los juicios de Dios están en la tierra;
bajo la influencia del Espíritu Santo debe-

395
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

mos dar el mensaje de amonestación que nos


ha sido confiado. Este mensaje debe ser dado
con prontitud, renglón tras renglón, precepto
tras precepto” (Joyas de los Testimonios, tomo
3, pág. 345).
Para las citas mencionadas, el lector po-
drá comprobar por sí mismo cómo es la po-
sición actual y si los adventistas todavía son
reformadores según el testimonio del Espíri-
tu de Profecía.
Un ex presidente de la Asociación Gene-
ral, el pastor Watson, explicó muy claramente
el estado actual de la iglesia. A continuación
transcribimos algo de sus escritos:
“En esta última obra necesitamos estar
bien preparados contra este antiguo engaño,
contra esta mundanalidad disfrazada. Duran-
te el último cuarto de siglo he visto esfuerzos
de la misma clase entre nuestro pueblo. Pero
una razón justa aducida para una forma de
obra mundana es tan hipócrita ahora como lo
fue antes” (Watson).
“Primero que si este movimiento no es
dirigido de acuerdo con la voluntad de Dios,
está sujeto a fracasar como cualquier movi-
miento predicho desde el Edén a esta parte”
(Revista Adventista, 17.2.1936, Buenos Ai-
res).

396
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

“Si echamos una mirada retrospectiva a


las otras partes de la historia, encontramos
que las razones del fracaso son bien defini-
das. En resumen, estas razones se centrali-
zan en una cosa: ‘El amor al mundo’. Y así
es todavía hoy. El pueblo remanente, al amar
al mundo y rodearse de sus tentaciones, no
puede tener más éxito que el Israel de la anti-
güedad. El mensaje que nos ha organizado en
el pueblo remanente requiere que estemos se-
parados del mundo. ¿Por qué? Porque de otra
manera caeremos en el más rotundo fracaso
que jamás haya sobrevivido sobre pueblo al-
guno. Notamos la declaración de Dios: ‘Salid
de ella pueblo mío, porque... no recibáis de
sus plagas’ (Apocalipsis 18:4).
“Pero, veo también otras cosas que no
son buenas, que se están posesionado de la
iglesia, y están recibiendo un lugar mayor en
el gobierno de la misma y esas cosas se pa-
recen mucho a los malos que sobrevivieron
y arruinaron a la iglesia en los períodos de
la historia. Se está posesionando de nuestro
pueblo una corriente de mundanalidad a la
que nos estamos rindiendo. No quiero decir
que no resistimos esas influencias; pero creo
que la medida de la resistencia que ponemos
no nos sostiene, estamos siendo arrastrados
lentamente, y debemos alarmarnos por eso.

397
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Cuando miramos hacia atrás, a la historia de


la iglesia, vemos que ésta ha sido destruida
cada vez que se ha unido con el mundo. En
resumen la historia es ésta: Cuando la igle-
sia se ha mantenido separada del mundo;
éste ha tratado de destruirla por medio de
persecuciones; pero cuando la iglesia ha
recibido tutela del mundo y se ha unido
a él, ella misma ha usado al mundo para
destruir al pueblo de Dios por medio de la
persecución. En ninguna parte de la historia
encontramos que el verdadero cristiano se
haya unido con el mundo, haya aceptado
su tutela o se haya ataviado con la grande-
za del mundo. Y nosotros estamos en peli-
gro de seguir la senda de la ruina debido al
aumento de nuestra unión con el mundo”
(Watson).

ES ESENCIAL UNA DIRECCIÓN


PURA
“Desde el tiempo en que el Salvador en-
vió a su iglesia a predicar su evangelio, el
bienestar de la iglesia y el éxito de su misión
evangélica han dependido, después de Dios,
de la probidad de sus predicadores. Su co-
rrupción ha ocasionado siempre la caída

398
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

de la iglesia. Es esencial por lo tanto que la


iglesia sea guiada continuamente por mi-
nistros íntegros y creyentes... Debía conti-
nuar en la iglesia un ministerio exento de
mundanalidad...” (Watson).
“La sencilla enseñanza del evangelio es
que el hombre pecador puede entrar en la
vida solamente pasando por la muerte: Debe
morir al mundo para que pueda vivir para
Dios. Permitidme preguntar: ¿Cómo es po-
sible que los ministros mundanos guíen al
pueblo a una vida cristiana de acuerdo
con sus enseñanzas si ellos mismos no es-
tán muertos al mundo? Sabiendo que con
un ministerio lleno del Espíritu, nada de lo
que hay debajo del cielo podría derrotar a
la iglesia de Dios. Satanás está determina-
do a que la iglesia esté dirigida por minis-
tros altos de espiritualidad, incrédulos, que
sigan las enseñanzas del mundo y que sean
inclinados a él” (Watson).

NUESTRA PROPIA SITUACIÓN


“Podemos preguntarnos: ¿Tenemos éxito
en apartar el amor del mundo de nuestro co-
razón, y la influencia del mundo de nues-
tra obra? Creo que hay un amor creciente
en nuestras filas hacia las frivolidades del

399
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

mundo. Nuestra resistencia a las influen-


cias mundanas está disminuyendo seria-
mente. Es más notable nuestra voluntad a
rendirnos al dominio mundano en asuntos
importantes. Veo estas cosas y me turban;
estoy turbado por las sanciones que damos
a cosas perversas o dudosas; estoy turbado
por la dirección que en definitiva está to-
mando nuestra obra de educación y prepa-
ración de nuestros obreros. Buscamos más
del mundo y menos de Dios que antaño; es-
toy pesaroso porque acariciamos la creen-
cia errónea de que las normas elevadas se
alcanzan por medios mundanos antes que
por los medio de Dios...
La forma práctica que se ha predicho
para que escapemos de las plagas que caerán
sobre Babilonia es que salgamos y nos sepa-
remos de ella, y permanezcamos fuera y con-
tinuemos separados...
Nuestra preparación principal no es la
acumulación de la sabiduría y conocimien-
tos mundanales, sino más bien una relación
renovada, definida, y salvadora con Cris-
to y una vida en que cumplamos su divina
voluntad, la que nos separará del mundo,
y nos llenará con la fortaleza del Espíritu
Santo” (Watson).

400
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Lo que está declarado en esta disertación


es la pura verdad, confirmada por muchos
testimonios del don de profecía. He aquí dos
párrafos más:
“He visto a nuestro Instructor señalar
vestiduras que se daban por justicia. Al des-
garrarlas puso al descubierto la suciedad que
cubrían. Luego me dijo: ‘¿No puedes ver con
qué falsedad cubrieron su inmundicia y la
corrupción de su carácter?’ ‘¿Qué, pues, la
ciudad fiel ha venido a ser una ramera?’
¡La casa de mi Padre es hecha un lugar de
comercio, de donde se han retirado la gloria
y la presencia divinas! Por esta causa hay de-
bilidad y falta la fuerza” (Joyas de los Testimo-
nios, tomo 3, pág. 254).
“El mundo no debe introducirse en la
iglesia, y casarse con la iglesia, formando un
vínculo de unidad. Por este medio, la iglesia
llegará ciertamente a corromperse, y como se
declara en el Apocalipsis, será ‘Albergue de
todas aves sucias y aborrecibles’” (Testimo-
nios para los Ministros, pág. 269).

401
Epílogo

Q ueridos hermanos de la Iglesia Ad-


ventista: Ponemos en vuestras ma-
nos esta documentación histórica “El
Camino de los Adventistas” con el único de-
seo de que el Señor nos muestre su camino
y nos dé la fuerza para andar por él hasta el
fin. No mostramos esta documentación por
la manía de criticar ni por tener alegría por
haber encontrado “la mota en el ojo del her-
mano”. Tampoco encontramos satisfacción
en señalar siempre los errores del pasado.
Pero, como Adventistas del Séptimo Día que
vemos el camino de Dios en el triple mensaje
angélico, como fue dado al comienzo de la

403
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

historia adventista, nos sentimos obligados a


advertir a nuestros hermanos porque el cami-
no primitivo ha sido abandonado.
La hermana White vio el camino de los
adventistas ya en su primera visión trazado
muy por encima del mundo” (Primeros Escri-
tos, pág. 14).
En Testimonios Selectos, tomo 1, se des-
cribe el andar por este camino en las páginas
177-182. Entre otras cosas dice: “Crecía nues-
tro peligro de caer en el precipicio, y nos arri-
mábamos con más presión a la pared blan-
ca; pero no podíamos asentar plenamente los
pies en el sendero porque era demasiado es-
trecho. Entonces, suspendiéndonos casi por
entero de las cuerdas, exclamábamos: ‘¡Nos
sostienen desde arriba! ¡Nos sostienen desde
arriba!’ Y estas mismas palabras pronuncia-
ban todos cuantos recorrían el angosto sen-
dero.
Nos estremecíamos al oír la algazara y
las orgías que venían de abajo del precipi-
cio. Oíamos blasfemias, juramentos, burlas y
chanzas ruines y canciones obscenas. Oíamos
cantos de guerra y cantos de orgía. Oíamos
el son de instrumentos músicos y ruidosas ri-
sas entremezcladas con maldiciones y gritos
de angustia y amargos gemidos, por lo que se

404
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

avivaba nuestro deseo de mantenernos en el


angosto y áspero camino” (Primeros Escritos,
págs. 179, 180).
Para cada adventista sincero que ha leído
la documentación presentada con atención y
sin prejuicio no será difícil comprobar si la
Iglesia Adventista anda todavía sobre el ca-
mino primitivo o si se ha apartado de él. Este
camino “está trazado muy por encima del
mundo” donde no se conocen los cantos de
guerra y de orgía porque vienen del abismo
de donde provienen también la música popu-
lar, las ruidosas risas y los gritos de angustia
y amargos gemidos de los heridos.
Según la preciosa palabra de nuestro Sal-
vador, hay solamente dos caminos y uno es el
que lleva a la vida eterna (Mateo 7:13, 14).
Por eso nos sentimos responsables de llamar
vuestra atención, queridos hermanos, sobre
el hecho de que los hermanos dirigentes se
han apartado del camino original. El Señor
dice: ‘Clama a voz en cuello, no te detengas;
alza tu voz como trompeta y anuncia a mi
pueblo su rebelión, y a la casa de Jacob su
pecado’ (Isaías 58:1). Creemos, por lo tanto,
que no solamente tenemos un mensaje para
el mundo, sino también para nuestros herma-
nos y hermanas de la Iglesia Adventista.

405
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

En los Hechos de los Apóstoles, bajo el


título “El propósito de Dios para su Iglesia”,
leemos: ‘Cualquier traición a la iglesia es trai-
ción hecha a Aquel que ha comprado a la hu-
manidad con la sangre de su Hijo unigénito.
Desde el principio, las almas fieles han cons-
tituido la iglesia en la tierra. En todo tiempo
el Señor ha tenido sus atalayas, que han dado
un testimonio fiel a la generación en la cual
vivieron. Estos centinelas daban el mensaje
de amonestación; y cuando eran llamados a
deponer su armadura, otros continuaban la
labor” (pág. 10).
La hermana White escribe claramente:
“Los ministros que predican la verdad pre-
sente no deben descuidar el solemne mensa-
je dirigido a los laodicenses. El testimonio del
Testigo Fiel no es un mensaje suave. El Señor
no nos dice: ‘Estáis más o menos bien; ha-
béis soportado castigos y reproches que nun-
ca merecisteis; habéis sido innecesariamente
desalentados por la severidad; no sois culpa-
bles de los males y pecados por los cuales se
os reprendió’” (Joyas de los Testimonios, tomo
1, págs. 332, 333).
“La actitud actual de la iglesia no agrada
a Dios. Se ha apoderado de ella una confian-
za propia que ha inducido a sus miembros a

406
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

no sentir necesidad alguna de más verdad y


mayor luz. Estamos viviendo en un tiempo
en que Satanás trabaja a diestra y siniestra,
delante y detrás de nosotros; y sin embargo,
como pueblo, estamos durmiendo. Dios quie-
re que se oiga una voz que despierte a su pue-
blo y lo incite a obrar” (Obreros Evangélicos,
pág. 315).
“Nuestros hermanos deben estar dispues-
tos a investigar con sinceridad todo punto de
controversia. Si un hermano está enseñando
un error, los que ocupan puestos de respon-
sabilidad deben saberlo. Y si él enseña la ver-
dad, deben tomar posición a su lado. Todos
deberíamos saber lo que se enseña entre no-
sotros; porque si es verdad, lo necesitamos.
Nos hallamos todos bajo obligación para con
Dios de conocer lo que él nos envía. Él ha
dado indicaciones por las cuales podemos
probar toda doctrina: ‘¡A la ley y al testimo-
nio! si no dijeren conforme a esto, es porque
no les ha amanecido’. Si la luz presentada
soporta esa prueba, no debemos negarnos a
aceptarla porque no concuerde con nuestras
ideas” (Obreros Evangélicos, págs. 315, 316).
“Este mensaje debe ser dado por los sier-
vos de Dios a una iglesia tibia. Debe despertar
a su pueblo de su seguridad y engaño peligro-

407
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

sos respecto de su verdadera situación delan-


te de Dios. Este testimonio, si es recibido, lo
incitará a obrar y a humillarse y confesar sus
pecados. El Testigo Fiel dice: ‘Yo conozco tus
obras, que ni eres frío, ni caliente’. Y además:
‘Yo reprendo y castigo a todos los que amo:
sé pues celoso, y arrepiéntete’. Luego viene la
promesa: ‘He aquí, yo estoy a la puerta y lla-
mo: si alguno oyere mi voz y abriere la puer-
ta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo’.
‘Al que venciere, yo le daré que se siente con-
migo en mi trono; así como yo he vencido,
y me he sentado con mi Padre en su trono’”
(Testimonios Selectos, tomo 3, pág. 151).
Con todas estas claras comprobaciones
creemos que nuestros hermanos adventistas
que aman la verdad y desean la salvación,
podrán darse cuenta de todo y saber positiva-
mente cuál es la verdadera Iglesia Adventista
del Séptimo Día, puesto que no es suficiente
la teoría de la verdad, sino también la prácti-
ca. La reforma no es otra iglesia, sino el ver-
dadero remanente, que de acuerdo a la pro-
fecía surgió en su debido tiempo a causa de
la enorme apostasía profetizada. Dios quiera
ayudarnos a todos para que analicemos estas
verdades, podamos encaminar nuestros pasos
por el sendero de la verdad y de la justicia.

408
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

No rechacemos este importante mensaje


de gracia y salvación, no hagamos como los
contemporáneos del señor Jesús, que recha-
zándole se quedaron conformes con el tem-
plo y los rollos sagrados de las profecías que
marcaban la llegada del Mesías.
Ellos, los rabinos, no aceptaron a Cris-
to porque no llenaba los requisitos que espe-
raban según su parecer. Cuando se presentó
identificando su misión, lo rechazaron y lo
tildaron de impostor, alborotador y perturba-
dor de la marcha religiosa de aquellos días.
Lo mismo pasó en los días de Lutero, no po-
dían creer que su mensaje era divino y lo me-
nospreciaron porque condenaba la apostasía
y el desvío de los requerimientos de Dios.
No podemos esperar en nuestros días
mejores circunstancias, pues estamos al um-
bral del fin del mundo y el enemigo hará todo
lo posible para rechazar el mensaje divino y
la reforma profetizada. La hermana White es-
cribió:
“Hay un número de personas que re-
chazarán todo movimiento de reforma, por
más razonable que sea, si pone restriccio-
nes al apetito... Por parte de los tales, todos
los que se apartan del camino trillado de la
costumbre y auspician la reforma recibirán

409
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

oposición y serán considerados extremistas”


(Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág.
195). Reiteramos el deseo de que Dios ben-
diga a los investigadores de la verdad y que
cada hermano adventista estudie detenida-
mente este pequeño volumen, bajo oración y
sin ningún prejuicio, a fin de que el Espíritu
Santo lo pueda iluminar en la búsqueda de
la verdad. De este modo, algún día no lejano
podrá escuchar las dulces palabras del Salva-
dor. “Bien, buen siervo fiel... entra en el gozo
de tu Señor” (Mateo 25:21).
Este es el vivo deseo de vuestros herma-
nos del Movimiento de Reforma.

410
El levantamiento y el tiempo del
nacimiento del Movimiento Adventista

El mensaje de la venida de Cristo


–Mensaje del juicio

Señales de dirección divina


–El Espíritu de Profecía

La cuestión del sábado


–Se introduce la observancia del sábado
DIAGRAMA CRONOLÓGICO

411
1843 1844 1845
412
Un año lleno de acontecimientos
La retención de los vientos
Los golpes misteriosos

Claridad sobre el sellamiento


–la visión de la hna. White al respecto
Edición del primer número de “La Verdad
Presente” (“The Present Truth”)

Tres visiones importantes


A la pequeña grey
Las postreras plagas y el juicio
DIAGRAMA CRONOLÓGICO

1848 1849 1850


Los golpes misteriosos
Crecimiento de la iglesia a pesar de las
dificultades internas y externas

Comenzó la edición mensual del


‘Youth’s Instructor’

El hno. Urías Smith ingresó a la casa


editora. La obra fue sostenida por
contribuciones voluntarias.

Comenzó la venta regular de las revistas


DIAGRAMA CRONOLÓGICO

y folletos. Se hizo un llamado a formar

413
fondos para la impresión de las revistas.

1851 1852 1853 1854


414
Se corrige el tiempo del comienzo del
sábado

Comienzo de las advertencias con respecto


al retroceso en la vida espiritual
–Llamado al arrepentimiento

Visión sobre el zarandeo


DIAGRAMA CRONOLÓGICO

La necesidad de una organización

1855 1856 1857 1858


Introducción del diezmo
Un serio testimonio a la iglesia de
Laodicea

El nombre de la congregación

Organización de la iglesia
–Resolución sobre la liga de iglesia
DIAGRAMA CRONOLÓGICO

1859 1860 1861

415
Profecías sobre la guerra civil americana y
la posición de la Hna. White

416
Visión sobre la posición fundamental
frente a la guerra
Visión sobre la sana manera de vivir
El camino angosto

Testimonios sobre la manera de vivir

Testimonio sobre la carne


DIAGRAMA CRONOLÓGICO

Más testimonios sobre la Reforma


Pro Salud

1863 1869 1870 1871


Serios testimonios a la iglesia de Laodicea

“Hay gran necesidad de una reforma entre


el pueblo de Dios”.

Mensaje a Laodicea
DIAGRAMA CRONOLÓGICO

La luz del año 1882 pedirá cuenta a su

417
pueblo

1873 1875 1876 1882


Los mensajes de advertencia del año 1887

418
Un año importante en la historia del
adventismo
–El congreso general de Minneápolis
El mensaje Cristo nuestra Justicia es
presentado Declaración del anciano Nash

1887 1888
Consecuencias producidas por la
diversidad de ideas

Otros llamados al arrepentimiento


dirigidos a Laodicea por el Espíritu de
Profecía
Escribió la hna. White:

1893
La iglesia del remanente no es Babilonia
DIAGRAMA CRONOLÓGICO

No será posible atribuir una posición tal al


Movimiento de Reforma
Impresión de valiosos libros

Serio llamado al arrepentimiento

Una importante reunión en el Congreso


General
Reorganización
DIAGRAMA CRONOLÓGICO

Fuego en Battle Creek

419
–Otros llamados al arrepentimiento

1894 1900 1901 1902


Se expuso una seria verdad, en el libro

420
‘El Rey que viene’, con la descripción de
la situación reinante en aquel tiempo.

El verdadero estado de la iglesia

Se exige un despertamiento espiritual y


una reforma

Actitud frente al abandono de la doctrina


DIAGRAMA CRONOLÓGICO

antigua y de los mandamientos de Dios

1903 1904 1905 1906


Un segundo y serio llamado de advertencia

Asamblea de la Asociación General


–Advertencias con respecto a una reforma
en la manera de vivir
Reforma pro Salud
Advertencias concernientes a pruebas que
pronto sobrevendrían

Serio mensaje de la hermana White a la


asamblea de la Asociación General

1908 1909 1913


DIAGRAMA CRONOLÓGICO

421
422
El año de la decisión
–Comienzo de la primera guerra mundial
Se manifiesta el apartamiento de los
mandamientos. Escrito enviado al

1914
Ministerio de Guerra
Llamado al despertamiento por el anciano
A. Stobbe. Exclusiones de la iglesia

Otro escrito dirigido al Ministerio de Guerra


Arresto de miembros fieles
Carta a W. Richter, Bremen
Folleto “El Cristiano y la Guerra”

La Asociación General de los Adventistas


DIAGRAMA CRONOLÓGICO

del Séptimo Día concede plena libertad

1915 1916
El hermano Razzia en Ulm y el hermano
Rauser en Stuttgart fueron arrestados.

Justificando la participación en la guerra


Los dineros sobrantes fueron puestos
como empréstitos de guerra

Resultado de las discusiones en


Friedensau

Tentativa de parte de hermanos fieles de


DIAGRAMA CRONOLÓGICO

hacer una nueva aclaración en el Congreso

423
General de San Francisco

1917 1918 1920 1922


La resolución de Gland
¿Cuál debe ser la posición de la iglesia de

424
Dios?
¿Hasta dónde llega la libertad del hombre?

Los frutos de la resolución de Gland

¿Cómo juzga la iglesia la apostasía de los


mandamientos de Dios?

¿Qué posición tomaron los fieles cristianos


DIAGRAMA CRONOLÓGICO

durante la guerra?

1923 1924 1925 1926


El tiempo del régimen nacional–socialista
Una nueva y terrible apostasía

“...cada uno tiene que tomar su posición


en forma personal según la convicción de
su conciencia”

Prohibición del Movimiento de Reforma


Motivos

“Yugoslavia: Los niños adventistas son


DIAGRAMA CRONOLÓGICO

bautizados por un sacerdote católico. To-

425
dos los jóvenes deben pasar de un año y
medio a tres años bajo las armas”.

1933 1934 1936 1937


“Nuestro decidido führer, Adolfo Hitler,

426
fue el libertador de Austria por la elección
y el cuidado de Dios”

La segunda guerra mundial


Informe sobre las actividades

Diversas hojas de calendario rindiendo


honor a Hitler

Soldados adventistas en diversos países


DIAGRAMA CRONOLÓGICO

del mundo.

1938 1939 1940 1941


Carta al presidente Roosevelt con fecha
7 de enero de 1942

Soldados adventistas en Filipinas

Misioneros vestidos de uniforme


DIAGRAMA CRONOLÓGICO

En Corea

427
1942 1947 1952 1953
“Cristo si hoy estuviese entre nosotros...

428
iría al campo de batalla para servir allí”

Recomendación de la dirección de los


adventistas, hecha a los jóvenes, acerca
de la guerra

Posición con respecto al peinado


¿Puede una mujer con melena ir al cielo?
¿Quién inició la melena?

Respeto hacia el Papa


DIAGRAMA CRONOLÓGICO

Participación en la unión de las iglesias


Ministros en el ejército

1955 1956 1958 1959


Participación en las elecciones políticas

Capellanes uniformados de los Adventistas


del Séptimo Día
Obispos y sacerdotes católicos predican en
templos adventistas

1963 1965
Un obispo católico en un templo
adventista.
Otros casos
“Ángeles en actividad en las islas
Filipinas”
¿Qué dicen los testimonios sobre esta
DIAGRAMA CRONOLÓGICO

particularidad?

429
Esfuerzos que se hacen en pro de la unión
430
Los adventistas trabajan en estrecha unión
con el Concilio Ecuménico

Informes de la DDR
Un informe del Congreso Mundial de los
Adventistas del Séptimo Día

La República Democrática Alemana


pertenece a la ONU

1967 1970 1971


DIAGRAMA CRONOLÓGICO
Bibliografía
Allgemeinen evangelisch-lutherischen
Kirchenzeitung
Anunciador local de Berlín, Nº 432, del 24
de agosto de 1918
Biwletynach informacynich’ P. R. E.
Boletín de la Asociación General, 1893
Boletín de la Asociación General, 1909
Christliche Hausfreund
Consejos sobre el Régimen Alimenticio
Cristo nuestra Justicia
Der Adventbote, 15.4.1938
Despertamiento y Reforma
Deutsches Pfarrerblatt

431
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Diario “El Colombiano”


Diario “La Prensa”, de Santiago de Chile
Diario “Las Últimas Noticias”
Diario “Neue Zeit”
Diario “Tribuna Ludu”
Diario católico “Paulinius”, Trier, Alemania
Diario Stuttgarter Neues Tagblatt, del
26.9.1918
Die Zeit und die Arbeit
Dresder Neueste Nachrichten, del 14 de
junio de 1926
El Conflicto de los Siglos
El Cristiano y la Guerra
El Discurso Maestro de Jesucristo
El Educador No. 4 de 1915
El Evangelismo
El Mensajero Adventista
El Mensajero Interamericano
Escuela Sabática del 8 de agosto de 1914
Estudios de los Testimonios
Estudios Escogidos de los Testimonios
Folleto Tiempo de Juicio o Juicio del tiempo
Haagse Courant
Hechos de los Apóstoles
Herold der Wahrheit

432
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Joyas de los Testimonios, tomo 1


Joyas de los Testimonios, tomo 2
Joyas de los Testimonios, tomo 3
Jugendleitstern, Pacific Press Publishing
Association de los Adventistas,
Cristóbal, Zona del Canal, en
Embajadores
Jugendleittester
Kalenderandacht, 20 de enero, 10 de marzo
y 20 de abril de 1940:
La Mano de Dios en los Grandes Sucesos
Universales, Editorial Saatkorn de
Hamburgo
La Revista Adventista
Las Profecías de Daniel y Apocalipsis
Leben und Wirken
Los Primeros Cristianos y la Guerra, de
la Sociedad Religiosa de los Amigos,
Filadelfia, EE. UU.
Manual para Sujetos al Servicio Militar
Mens. No. 8
Mensajes Selectos, tomo 2
Notas Biográficas
Obreros Evangélicos
Origen y Progreso de los Adventistas
Our Youth in Time of War, 1934

433
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Panfleto “El Concilio Ecuménico, ¿qué es


eso?” editado por la central ecuménica
de Frankfurt, Bockenheimer Landstrasse
109
Patriarcas y Profetas
Primeros Escritos
Profetas y Reyes
Protocolo de Friedensau
Review and Herald
Revista Adventista de la División
Sudamericana
Revista Adventista de Río de Janeiro, Casa
publicadora, brasilera, Santo André,
Sao Paulo, Brasil
Revista Adventista Present Truth
Revista Adventista, División Interamericana
Revista ASI
Testimonios Especiales
Testimonios para Ministros
Testimonios Selectos, tomo 1
Testimonios Selectos, tomo 3
Testimonios, tomo 1
Testimonios, tomo 3
Testimonios, tomo 4
Testimonios, tomo 5

434
EL CAMINO DE LOS ADVENTISTAS

Testimonios, Vol. 8
Vida y Obras
Volksstimme, Organ der Bezirksleitung
Magdenburg der Sozialistischen
Einheitspartei Deutschlands,
Schoenebeck 30564
Zionswächter No. 6, del 20 de marzo de
1916

435