Вы находитесь на странице: 1из 7

MARÍA

INTRODUCCIÓN

1. Este Retiro está siendo algo muy especial para ti porque... ha sido una experiencia con Dios
2. Pero hay alguien que así como ha intentado que no lo vivas, que te distraigas, que seas indiferente (el diablo)...
también hay alguien que ha estado y está velando por ti para que tu retiro sea un verdadero encuentro con Dios.
Me refiero a nuestra Madre del cielo: la Virgen María.
3. Así como tenemos una Madre que cuidó de nosotras cuando éramos niñas aquí en la tierra, Dios nos ha procurado
una que desde el cielo cuide también siempre de nosotras, pero sobre todo de nuestra alma.
4. Pero Dios nos ama tanto que nos dio a su propia Madre: la Virgen María. De ella te quiero hablar hoy día.
5. Quiero contarte algo de ella para que la conozcas un poco más:

CONTEXTO HISTÓRICO

Israel fue un pueblo que estuvo en constante sometimiento (asirios, persas, griegos, etc.) y en tiempo de Jesús había
sido conquistada por los romanos.

Un deseo constante en todo Israel era la venida de un Mesías, es decir, un libertador, un personaje que les devolvería
su libertad. Y esta espera se convertía para el pueblo judío en su primordial ilusión.

En ese entonces, también, el sueño de la mayoría de mujeres en Israel, el sueño más preciado era el de ser madre del
Mesías. Por eso había surgido una desestimación completa por la virginidad y un gran terror por la esterilidad, ya que
ambas cosas impedían cumplir el sueño mesiánico. Por eso la mayor frustración de una mujer era quedar soltera, y la
mayor humillación la esterilidad. Además en una sociedad muy machista, la posibilidad de ser madre del Mesías se
convertía en una esperanza; le daba a la mujer una significación, ya que a la mujer se le daba sólo las ocupaciones de
servicio.

LA ANUNCIACIÓN

Y en medio de esas circunstancias es que se anuncia a María que este sueño tan deseado por todas las mujeres en
Israel iba a realizarse precisamente en ella.

Esto ocurrió cuando estaba cumpliendo su labor ordinaria. Un día que estaba en casa de sus padres, transcurriendo su
vida con la normalidad de siempre, el ángel entró donde ella estaba y le dijo que había ganado gracia ante Dios y que
iba a concebir a un hijo que sería el Mesías de Israel al que le pondría por nombre Jesús. Este será grande y su reino
no tendrá fin. María le dijo al ángel ¿cómo va a ser esto si no he conocido varón ? el ángel respondió : «El Espíritu Santo
descenderá sobre ti y la virtud del altísimo te cubrirá con su sombra». Le habló, además, de su prima Isabel que a su
vejez ha concebido también a un hijo... «la que fue llamada estéril, hoy cuenta ya el sexto mes, porque para Dios nada
es imposible». Entonces María dijo : «¡He aquí la esclava del Señor ! !Hágase en mi según tu palabra».
María dijo que «sí» a Dios, pero ¿qué implicaba esto ?

Según el ambiente cultural de Israel, pasados los doce años la mujer era considerada apta para el matrimonio. Era en
ese momento cuando el padre entrega a su hija.
Y según Lucas (1, 26), cuando el ángel fue enviado por Dios para que le anuncie que ella había sido elegida, María
estaba desposada y no casada.

«Con la ceremonia de los esponsales la muchacha quedaba prometida, incluso comprometida, pero no casada. Lo que
hoy se denomina noviazgo. Sin embargo, aunque los esponsales no cohabitaban, había entre ellos un vínculo de
pertenencia ante la ley, ya que se consideraba al novio, señor de la prometida»

Durante el tiempo de los esponsales los novios tenían que vivir separados. Incluso se dice que en esta fecha los novios
no podían estar solos.
Veamos los riesgos que María tenía que afrontar: una mujer que hubiese cometido adulterio, aún en este tiempo previo
al matrimonio, se exponía a dos cosas :
1° a ser lapidada en la plaza.
2° si era hija de levita, a ser quemada viva.

Realmente ¿cuánto arriesgó María ? Una mujer de doce años... una niña…sin embargo, miren lo que fue capaz de
hacer

Y a medida que fueron pasando los meses se hacía inevitable las consecuencias visibles de la encarnación... ¿Cómo
explicarle a José que ningún hombre la había tocado?¿podría el creer algo semejante? ¿qué sucedería con ella ?
¿sería lapidada? ¿a vería a su familia deshonrada? ¿sería repudiada por José ? ¿qué hacer ? ¿contarle a la gente lo
sucedido ? Nadie daría crédito.

Para comprender la posición de José, veamos el contexto: para el hombre de Palestina, una de las mayores
humillaciones ante la gente, era el hecho de que la esposa le sea infiel. Pero José, también un hombre de Dios, como
decía Mateo, un hombre justo, quiso repudiarla sólo en secreto, para no exponerla al peligro de muerte que era seguro.

Y aquí lo más impresionante es la capacidad de María de arriesgarse a todo... y es que hay una gran verdad : “cuando
el hombre ha experimentado lo que Dios es, lo que significa, lo que Dios vale y la felicidad y plenitud que causa...
después de saborear ese amor (porque Dios es amor), uno se da cuenta de que todo lo demás es tan insignificante, y
puede ver que en comparación a Él, nada vale, nada importa, todo es secundario ¿el prestigio ? ¿la fama ?¿incluso la
vida?... como decía Romanos (8, 38) “ ni la vida, ni la muerte, ni la persecución, ni la calumnia, ni la mentira... nada me
hará temblar si mi Padre está conmigo”... esto demuestra la vida espiritual de María... un gran trato con Dios...

Seguramente María se decía :”Dios es mi tesoro, mi único bien, pueden hacer de mi lo que quieran. ¡piedras ! ¡fuego!
¡insultos ! nada tiene importancia. Sólo Dios vale. Sólo Él importa.

Porque definitivamente la fama, y todo lo material se acaba... todo lo que el mundo te ofrece se acaba… por eso lo más
importante es luchar por lo que no se acaba... por conseguir ese tesoro imperecedero.

Ante la actitud de María de abandonarse en Dios, de ponerse en sus manos... ante esta fe, Dios actuó... y en sueños se
le presentó a José y le manifestó lo sucedido... le dijo que su Hijo iba a ser el Mesías... y al instante, preparó todo para el
matrimonio y la recibió como su esposa..

Para José desde aquella noche, aquella muchacha que iba a ser simplemente su esposa, pasó a ser la Madre del Hijo
de Dios... y ese hecho lo impulsó a tratarla con respeto y reverencia... porque más que una muchacha, era el santuario
de Dios...

¿Qué significado tiene para nosotros la anunciación ? ¿por qué es importante considerar esto?

1° Este hecho es aplicable a cada uno de nosotros, porque Dios quiere entrar en cada uno. El hombre tiene una misión
y está llamado a cumplirla... cada uno de nosotros tiene un papel importante en el mundo y hasta en cierto sentido, no
se puede reemplazar... somos únicos... y así como su sí cambió el rumbo de la historia, nuestro sí ¿cuánto podrá
hacer?

2° Dios es infinitamente sabio. No hay nada que escape a sus manos, nada sucede por casualidad. Dios actúa por una
finalidad, por eso tu vida es muy importante y vale mucho para Dios... por eso tienes que realizar esa misión que tienes
encomendada. Valórense, tengan en cuenta que somos importantes para Dios, y Él ha querido traerte para que
descubras cuanto te ama. Pero para poder lograrte tienes que vivir de acuerdo al plan de Dios. Sólo así tu vida tendrá
sentido. Sino, pasarás la vida entera vagando en busca de una felicidad.

3° Dios siempre exigirá algo a sus criaturas. Igual que a la virgen, claro que no es corriente que sucedan cosas así, pero
en un momento de nuestra vida, Dios nos hace llegar su voz... cada uno de nosotros tiene su anunciación... tal vez no
de manera física, pero Sí de otras maneras la voluntad de Dios se hace manifiesta a través de las criaturas. Puede ser
un suceso que impresione a través de un amigo... pero lo más importante es que hay que estar atentos y ver con ojos
muy profundos los sucesos de nuestra vida... saber lo que estos nos quieren decir... por ejemplo : en este retiro, tienen
que ser capaces de entender que Dios quiere hablarnos a cada uno de nosotros y manifestarles su querer.
Por eso debemos analizar ¿Con cuanta prontitud estamos acogiendo lo que Dios nos está pidiendo ? ¿Cuan importante
es para cada uno cumplir la voluntad de Dios? Y ver si ¿somos realmente conscientes de ello?

Por eso lo admirable es la actitud de María, es que no hubo vacilación ni siquiera un minuto de titubeo -> nosotros para
el pecado, para las diversiones banales no dudamos... sin embargo cuando hay que hacer algo por Dios, ni siquiera
somos capaces de pensarlo... nos cuesta y no lo hacemos...

Nos falta fe... el hombre solamente encuentra su grandeza con Dios ; mientras más se aferre a Dios, más va a dar y
lograr.

Vale la pena no olvidar el FIAT de la virgen : fue la respuesta de una criatura, y la docilidad de esta mujer nos abrió las
puertas para que el Hijo de Dios nos salvará. ¡ Quién sabe lo que pueda implicar el sí de cada uno ante una invitación
de Dios !

El NACIMIENTO

As, transcurrió el tiempo adecuado y la criatura estaba por nacer.


Nos dice la escritura que para entonces el emperador Augusto ordenó un censo. Todos acudían a inscribirse a su
ciudad.

José y María, que estaba en cinta, se dirigieron a Belén. Nazareth dista de Belén mas o menos 150 Km, no de camino
llano sino muy accidentado.

Por la proximidad del parto, pensemos lo siguiente : recorrer todo un tramo que aproximadamente dura entre 8 y 10
días... no sólo era José y María sino aquel hijo que llevaba en sus entrañas... tenían que andar lento y hacer muchas
paradas, porque tener a su hijo ya próximo a nacer definitivamente era dificultoso y pesado para caminar.

Hay que ponerse en el lugar de María e imaginarse el temor que tendría de que en pleno desierto, a 45° en el día, le
vinieran las molestias del parto... en aquellos tiempos todo parto eventual era peligroso...

Cuantas inquietudes le pasarían por la cabeza a la virgen ¿llegaremos a Belén antes de los acontecimientos ? y si
es que sucede antes, ¿habrá una mujer experta que pueda auxiliarnos en ese momento ?.

Pero, nuevamente vemos que, por encima de todas esas preocupaciones, la actitud que primaba en María era su
CONFIANZA ; frente a estos hechos María no quedaba irritada ; al contrario, llena de paz, con todo el corazón repetía
una y otra vez : “ hágase tu voluntad Padre mío, yo me abandono en ti”. Si me alcanza la noche y tenemos que
dormir en este lugar que es incomodo, donde hace mucho frío... si Tú permites que tengamos que pasar esto, que así
sea... que se haga tu voluntad... me abandono a tu voluntad.

Justamente esta actitud de disponibilidad y aceptación a la voluntad de Dios le daba a virgen una tremenda serenidad,
porque ella era consciente que estaba en las mejores manos. Este abandonarse en las manos de Dios le ayudaba a
superar toda angustia, le daba estabilidad emocional, le daba fuerza... pero lo más resaltante es que dentro de estos
hechos se guarda una gran enseñanza : ¿cuál es ?
En ese momento, como les dije, la virgen estaba ya en los últimos días de embarazo. Para cualquier mujer lo normal es
descansar. Pero ella fue incondicional. Aceptó con sumisión la que Dios le estaba pidiendo, como diciéndonos que cada
vez que Dios nos pide algo en concreto, van a haber dificultades, ya que es justamente allí donde se prueba la
generosidad, el amor verdadero.

Dios quiere y exige del hombre un amor meritorio, no fácil... y el cristianismo es una lucha constante por demostrarle
nuestro amor a Dios... y María es el paradigma a seguir... un ejemplo de entrega total y desinteresada...

Definitivamente lo que más deseaba ella era prepararle algo digno a su Hijo, que era Dios. Muchas cosas se le venían a
la cabeza, pero esa era su mayor preocupación.

Y así pasarán los días de intensa caminata... y cuando al fin llegaron a Belén, el Evangelio de Lucas nos dice que no
había lugar para ellos en la hospedería (LC 2, 7). Numerosos judíos invadían casas y albergues, ya que han venido de
muchas partes para cumplir la ley del emperador.
A María y a José urgía encontrar rápido un lugar, pues los dolores del parto en cualquier momento se iban a manifestar.
Por eso, los dos, llamaban a las puertas pidiendo hospitalidad, pero todos respondían que no había sitio para ellos.

En vano eran las súplicas de José, por más que decía que María estaba próxima a dar a luz... todos movían los
hombres y cerraban las puertas... imagínense la desesperación... ¿qué hacer ? era de noche, el frío... No tenían un
lugar digno para recibir al Hijo de Dios. Y por allí les dan una alternativa... una persona que pasaba por allí les dice que
si no quieren pasar la noche afuera, hay una caverna en las entrañas de una roca, donde solían guardarse los
animales.

Tuvieron que aceptar... no tenían otra alternativa... una vez allí, José arregló la cueva, hizo un poco de fuego y al fin
pueden descansar. A José se le habrá partido el alma de no tener un mejor lugar para que su esposa de a luz... pero
Dios así lo dispuso.

Dios le quiso mostrar a María que la sencillez y la pobreza eran el mejor adorno para el pesebre... y por supuesto su
fidelidad... Ella no fue como las demás personas a las que cuales les pedían albergue y les cerraban las puertas. Ella las
abrió de par en par, y Dios le dio a entender que lo más importante para Él fue su Sí.

Dentro de esa gran pobreza había una gran riqueza. Este hecho nos quiere dar a entender que la verdadera pobreza
no está en no tener cosas, sino en no tener a Dios. Cuántos ricos allá en el mundo viven esta realidad... pueden
tenerlo todo, materialmente hablando, pero su corazón está pobre y vacío.

JESÚS PERDIDO EN EL TEMPLO

Y así continuó María la crianza de su Hijo, con esa dedicación hizo de él un hombre fuerte, noble, religioso... a los 12
años ya estaba obligado a las prácticas religiosas. Por eso era costumbre que anualmente se vaya a Jerusalén en la
fiesta de la pascua. Nos narra la Sagrada Escritura, que cuando acababan los días de fiesta todos se regresaron,
excepto el niño, que se quedó sin que sus padres se enterasen.

Pasaba el tiempo y la preocupación aumentaba en ellos y lo buscaron pero nadie daba razón de ellos. Así, aquella
misma noche volvieron a Jerusalén. Al llegar le preguntaban a quienes lo conocían, ¿dónde podría estar ?¿qué le
habría ocurrido ?

Fueron 3 días de una interminable preocupación. Al 3er día lo encontraron... estaba en le templo sentado en medio de
los doctores. La primera reacción de la virgen fue de alegría, una alegría que diluyó las angustias pasadas.

Pero algo que causó una nueva impresión fue el ver a su hijo tan sereno ; con una tranquilidad... abocado a lo que
estaba haciendo. Pero ¿qué ilógico parece esta situación ? ¿ cómo explicar que Jesús, tan dócil, tan obediente, se
hubiera despreocupado de ellos ?

Tiene una pedagogía : la reacción de la virgen al encontrarlo fue de pedirle una explicación, como cualquier madre se la
pediría a su hijo ante una situación semejante. Quizá ella esperaba, como cualquier madre en su situación, que Jesús
hubiera echado llorando en sus brazos, emocionado... pero, en lugar de esta reacción tan humana encontró algo
distinto en su respuesta : ¿cómo es que me buscabais, no ves que tengo que hacer las cosas de mi Padre ?
Así fue la reacción de aquel niño que pasó inadvertido entre los demás. Lo increíble es como el Señor le pidió a la virgen
renunciar a su propio hijo, le estaba enseñando que lo más importante era que cumpla la misión que Dios le había
encomendado.

Este gesto de Jesús ubica a la madre en esta realidad, que por encima de todo los afectos humanos está ,o debe estar,
la voluntad de Dios, pero en el fondo estos gestos han permitido mantener a María en constante preparación para el
sacrificio de la cruz.

LA VIDA OCULTA

Siguieron pasando los años y junto con ellos, Jesús iba creciendo. La impresión de la anunciación ya no quedó más que
como un recuerdo apagado. María se siente un poco confundida entre la realidad presente y las promesas que le
hicieron en la anunciación, es decir : “Se vio una monotonía. Iban pasando las horas, los días, los años...
aquellos interminables 30 años... trabaja, come, siempre lo mismo, sin producirse señal alguna”.

Y en esos días comunes y corrientes se enfrentaban con la idea que María tenía : “será grande, se llamará Hijo del
altísimo y su reino no tendrá fin”. Será grande... no lo era, era igual que todos... tenía fe, pero su razón le exigía
tener una evidencia ... Fue una etapa difícil, pero su relación con Dios le permitiría mantenerse firme y serena frente a
lo que Dios le pedía. Finalmente se abandonó en Dios... sabía que Él no juega con las personas.

LAS BODAS DE CANA

Más adelante el suceso que está en medio de la vida oculta que ha llevado Jesús y la vida pública es justamente las
bodas de Caná.

Se nos dice en el Evangelio que por un error de calculo llegó un momento en que el vino comenzó a escasear. Esto era
grave por la incomodidad que iba a causar a los novios y por las habladurías que en el pueblo se iban a suscitar.
Pero de un momento a otro interviene la virgen. De esto se supone que su presencia en la fiesta no se reducía a
disfrutar pasivamente, sino por el contrario anduvo pendiente del servicio. Su bondad la llevo a compadecerse, a buscar
un remedio.

Esa es la actitud de María. Su entrega, su generosidad, su amor al prójimo... todo lo contrario al egoísmo que busca su
propia satisfacción... que vive para sí y no para los demás.

A María le caía muy bien aquel dicho del evangelio “nadie tiene más amor que aquel que da la vida por los
amigos”... ella estaba dando la vida, su tiempo... y ante esta situación decide acudir a su hijo y le dice : “ no tienen
vino”, a lo que Jesús responde cortante : “ aún no ha llegado mi hora”... todavía no tenía planeado manifestar
su poder... pero seguidamente leemos que la virgen les dice a los sirvientes : ” haced lo que Él os diga”. Con
esto nos quiere dar a entender que Jesús accedió a la petición de María.
Jesús no le negó a su madre lo que le pedía. Siendo Dios cambió sus planes para ofrecerle el primer milagro a su
madre. Aquel milagro con que convirtió esas tinajas de agua en vino... el mejor vino.

1° aquellas palabras de María se actualizan siempre. Siempre está con esa preocupación por nosotros ;
está siempre dispuesta a que le pidamos lo que necesitemos, y lo más importante es que estamos seguros
de que ella lo va a conseguir de su hijo, como madre que es de cada uno de nosotros.

2° por otro lado, nos dice “que hagamos lo que el nos diga” , ¡cuán importante es cumplir con lo que Dios
nos pide! En ese cumplir, el hombre se transformará y alcanzará la felicidad,. Lo más importante en esta
vida, lo más sabio, es cumplir aquello que viene de Dios. Él no nos va a engañar, Él quiere que nosotros
seamos felices

3° no dudes en hacerlo así, como los sirvientes... así debe ser nuestra obediencia... y se dice que “se
pusieron a disposición de Jesús” , y pudieron conseguir llenar las vasijas de vino.

La virgen también te está diciendo esta mañana que llenes las vasijas de tu corazón... que las colmes de Dios... sólo así
podrás ser feliz.... plenamente... “sed de Dios”.

AL PIE DE LA CRUZ

Lo más resaltante de María es que su perseverancia fue hasta el final. Al hablar de la cruz de Cristo no podemos
desligar la cruz de María, por eso se dice que ella fue corredentora. Estuvo a su lado hasta el final.

Imagínense, la cruz era para los ladrones, para lo peor de la sociedad y Dios quiso humillarse y permitir que la
trayectoria de su Hijo terminase ahí.

Nos dice el Evangelio que su madre estaba a los pies de su Hijo ; y yo quiero que se pongan en su lugar. Tal vez
físicamente no sufría ningún dolor, pero el dolor interno que sentía era demasiado grande, pues estaba viendo a su
HIJO sufrir algo que no merecía.
Quizá recordaba las escenas de su infancia... aquel niño tan tierno, ahora estaba desfigurado en la cruz. Burlado como
un ladrón, atravesado por los clavos por algo que nunca hizo... por nuestra salvación... sin conocernos se ofreció por
nosotros... a pesar de sabía que lo defraudaríamos....
Y estaba su madre ahí dolida, viéndolo a Él y viéndolo todo ; oyendo las burlas, viendo la sangre que le recorría por todo
el cuerpo. Ella vio como a su Hijo le hacían pasar vergüenza... como lo desnudaban sin respeto alguno.

Percibió el abandono de mucha gente que le había aclamado como si se avergonzaran de Él. Pero ella le dijo Sí en todo
momento y no lo abandonó... quiso compartir todo con Él hasta las últimas consecuencias. Fue ella quien de su propia
carne prestó a Jesús el cuerpo que desgarrado por el dolor, la sed... aquella sangre que corría por el madero era su
propia sangre... la que le había dado la vida.

Pero la fortaleza de María consistió en que estuvo a la altura de lo que Dios le pedía. No quería a Jesús a costa de la
voluntad de Dios... y no es que no tuviera corazón, sino que hacía falta un corazón muy esforzado, muy recio, para
responder adecuadamente, sin hundirse, a tal carga. Ese fue el valor de María como madre.

Dicen el evangelista San Lucas que ante cada experiencia fuerte que vivía María, ante cosas que ella no podía
entender, se ponía en manos de Dios con infinita confianza y guardaba todo aquello en su corazón. Pero ¿te imaginas lo
que pensaría María al pie de la cruz al ver a su hijo clavado? Pues ahora quiero que escuches lo que hay en el corazón
de una madre como María. Vamos a escuchar una canción donde están reflejados los sentimientos de una Madre, los
sentimientos de la madre de Dios, los sentimientos de María.

Canción  «Diario de María»

LA MADRE

Para terminar, hay un gran mensaje que Dios nos ha dado durante toda esta charla ¿sabes cual es ? pues, que tanto
vale una madre, que Dios quiso tener una. Él pudo venir de adulto, pero, prefirió venir por medio de una mujer... como
dándonos a entender cuanto vale una madre.

Y por eso Dios quiso darle una madre a cada uno de nosotros. Y viendo la vida de María, podemos ver reflejada la vida
de cada una de nuestras madres : en su entrega, en su preocupación... pónganse a pensar : cuando eran pequeños...
cuando se despertaban de noche y lloraban... nuestras madres no podían conciliar el sueño por al preocupación de que
no te pase nada... y no lo hacían con rabia, sino con una gran alegría por querer servirte, por demostrarte su amor en lo
que hacía.

Ella siempre ha estado cerca de ti, preocupada de todo los detalles de tu vida... desde que eras niño... cuando te caías...
ella estaba allí para auxiliarte... era la primera en consolarte... y aún ahora que ya eres mayor siempre está pendiente de
la hora llegas los fines de semana... o si estás mal... y siempre estará pendiente hasta cuando te cases...

Pero la mayoría de veces no nos damos cuenta de las delicadezas de nuestras madres, de ese corazón que lo da todo
por sus hijos, de ese sufrimiento que ella lleva por dentro cuando no nos ve felices... no valoramos a nuestras madre...
es más, cuando llegamos a esta edad, nos da vergüenza salir con ella... pues ya no somos niños... somos grandes para
andar de la mano con nuestras madres... tengan cuidado de esto, porque cuando no la tengan se arrepentirán de no
haber pasado más tiempo juntos... y algo más, yo les aseguro que sus mamás están orando por ustedes en este retiro
para que se acerquen a Dios, para que se sientan realizados, para que valoren lo que significa una madre y la vida que
nos han dado...

Ej : Santa Mónica... la madre de San Agustín, hizo santa justamente por estar siempre donde estaba su hijo, con su
oración, donde le pedía a Dios por su conversión... y al final lo logró y fue un gran santo...

Quiero ahora que escuchemos juntos una canción con todo el corazón, como un homenaje a ellas...

Canción : Madre

y por eso, ellas, sus madres que están pendientes de ustedes en este retiro, acompañándote con su oración, queriendo
alentarte... y con esas ansias de que te acerques a Dios y de que seas grande... te han enviado un obsequio...
(repartir las cartas)

De fondo se repite la canción : Madre