Вы находитесь на странице: 1из 9

Protección de larga duración

frente a infecciones por PCV2


Share
Circovirus Porcino tipo 2 (PCV2) ha demostrado ser uno de los patógenos de mayor
importancia económica en la industria global porcina.
Antes de la disponibilidad de vacunas frente a PCV2, las formas sistémicas de la
enfermedad (ES-PCV2) tenían un impacto enorme sobre la productividad de la mayoría de
granjas.
Actualmente, las formas clínicas de la enfermedad por Circovirus (PCVD) son las menos
comunes, y en la mayoría de casos los cerdos infectados presentan infecciones
subclínicas.

Modelos epidemiológicos han demostrado que a nivel de


granja,
el mayor impacto económico negativo se asocia a cerdos con
PCV2 en su forma subclínica.

Incluso sin signos clínicos evidentes, la evidencia en el campo indica que la vacunación
frente a PCV2, en escenarios de infecciones subclínicas de PCV2, es capaz de mejorar los
parámetros productivos:

I. Ganancia media diaria


II. Porcentaje de saldos
III. Peso de la canal
Además de ser necesaria la infección por PCV2 y el aislamiento del virus PCV2 en los
casos de ESPCV2, se requieren otros cofactores desencadenantes de la forma clínica de
PCVD.
Diversas coinfecciones se han visto asociadas con el desarrollo de ES-PCV2 como son
PRRSv, SIV, M.hyo entre otros. Principalmente se encuentran en cerdos en crecimiento.
Estudios epidemiológicos recientes han descrito varios
patrones de prevalencia en diferentes granjas o lotes de
cerdos.
El pico de positividad de PCV2 en suero o fluidos orales se puede llegar a alcanzar a
las 16-21 semanas de edad y en ciertos casos, casi el 50% de los cerdos pueden
permanecer virémicos a las 25 semanas.

Desarrollo de vacunas
Las infecciones tardías frente a PCV2, expresadas particularmente en formas subclínicas a
final de cebo, todavía representan un riesgo. Por eso cualquier prevención eficaz mediante
vacunación debe conferir una larga protección en cerdos de cebo.
La administración de la vacuna Circovac (Ceva Salud Animal) a lechones alrededor del
destete, ha demostrado repetidamente una larga duración de la inmunidad y ha protegido
frente PCVD y sus correspondientes pérdidas, tanto en condiciones experimentales como
condiciones de campo.
En un modelo experimental, se vacunaron lechones de 3 semanas de vida y se dejó otro
grupo sin vacunar.
A las 22 semanas de vida, todos los animales se infectaron de manera experimental con
PCV2b por inoculación intranasal.
Los cerdos vacunados mantenían un nivel mayor de anticuerpos específicos frente a
PCV2 en el momento del desafío, y tuvieron significativamente menos cantidad de DNA
viral en sangre, tejido linfoide y heces después de la infección (Gráficas 1, 2, 3 y 4).
La vacunación con Circovac resultó en una menor excreción del virus en heces, en
comparación con el grupo control sin vacunar.
La mayoría de los animales vacunados tuvieron una puntuación de 0 en el tejido linfático.
Fuente: Merdy, 2015

Protección duradera en condiciones de campo


La duración de la protección fue determinada también en condiciones de campo.
Esta prueba se realizó en una granja afectada por PCVD.
En total, 548 lechones se vacunaron a las 3 semanas de edad y 557 lechones se dejaron
como grupo control. Se controlaron los animales hasta las 28 semanas de vida.
Se confirmó un alto nivel de desafío natural en la granja, con alta viremia>4log10 hasta las
22 semanas de edad en el grupo control.

Los animales vacunados tuvieron significativamente menor


cantidad de DNA (PCV2) en sangre hasta las 24 semanas de
vida, comparado con el grupo control no vacunado (Gráfica
5).
El grupo vacunado presentó una carga vírica en sangre significativamente inferior que el
grupo control, tal y como reflejan los resultados de la qPCR de las muestras analizadas.
Los datos productivos confirmaron un fuerte impacto de las infecciones por PCV2 en la
ganancia de peso, más significativas en el periodo de 13 a 21 semanas de edad, cuando
las diferencias en la GMD alcanzaron casi 65 g (Tabla 1).
La mortalidad fue menor en el grupo vacunado
especialmente en el periodo de 13 a 21 semanas de vida
(Tabla 2)
En los sistemas de producción donde los cerdos alcanzan pesos superiores a 150 kg, la
necesidad por de protección duradera es todavía mayor.
Se realizó una prueba en una granja de 420 cerdas de ciclo cerrado para determinar la
eficacia de la prevención de PCV2 hasta los 220 días de edad.
Se realizaron dos grupos, vacunados o no vacunados con Circovac al destete.
Los datos productivos se recopilaron en los períodos entre los 25-105 días de vida y los
105-220 días de vida.
Infecciones de PCV2 tardías
Aunque la forma clínica de PCV2 es menos perjudicial y más infrecuente en las granjas
porcinas actuales, las infecciones tardías por PCV2, especialmente cuando aparecen de
forma subclínica en las fases finales del cebo, aún representan un gran riesgo para los
rendimientos globales.
Para prevenir las pérdidas potenciales, la vacunación frente a PCV2 debe formar parte de
los programas de control sanitario. Circovac ha demostrado ser una vacuna de gran
potencia y eficacia de larga duración.