Вы находитесь на странице: 1из 3

Nuestro Corazón se Siente hermano Policía

Este año cumpliremos ciento veintidós más, en los cuales la Misión con la que nacimos sea
mantenido, y conservamos dentro de nuestros procesos misionales, la especialidad del servicio
de policía por la que alguna vez se dio marcha a nuestra institución. Hoy más de un siglo
después, se reconoce su importancia y la necesidad de proporcionar y posicionar un servicio
de vigilancia ceñidos a altos estándares de calidad y en razón al seguimiento de nuestros
objetivos y nuestra MEGA institucional; se designó a el presente año 2013 como el año de la
vigilancia, pues es allí donde está la roca que dará sostenibilidad y sustentabilidad frente al
paso del tiempo como institución policial.

El patrullero Escobar ha llegado cada mañana desde hace cinco años, a la producción de su
servicio de policía de vigilancia, comprometido y convencido de que con su actuar cambiara su
sociedad. Él es la representación viviente de que es ser un buen policía, ayuda al enfermo, al
desvalido, trabaja por su comunidad, orienta a cada persona que no logra saber cómo dirigirse
al destino buscado, plasma las contravenciones ciudadanas al captarlas y captura delincuentes;
tiene muchos compañeros que igual que él, están comprometidos con su labor, y hay otro
tanto que sienten y comparten que en el entorno circundante muchas de estas acciones, no
son tomadas en cuenta, ni por ellos mismos, ni por los administradores policiales que tienen
sobre su cargo, por considerar que muchas de estas actividades, no son determinantes en la
construcción de una sociedad, con una seguridad ciudadana sostenible.

Los principios y valores de este patrullero no son materia de negociación; aunque es


consciente, que debe haber algo que mejore, la medida su desempeño, que genere el máximo
estimulo sobre la tarea ejecutada y por ejecutar y con ello incremente y genere medidas de
rendimiento operacional, para permitirnos diferenciar las actuaciones policiales de forma
individual, con base a un criterio correcto y constante, que permita que permita el
reconocimiento y distingo en razón a su compromiso y que evite que su labor no sea
arrastrada por el pensamiento y la acción inhibidora, que hace que muchos juzguen y crean,
que hacer lo mínimamente posible es permitirse el alcance de un objetivo, ese que para
muchos encuentra su refugio en hacer parte de un bloque de personal que día a día hacen solo
lo medianamente necesario para el cumplimiento de su deber institucional. Sin embargo es
nuestro deber preguntarnos y solucionar ¿por qué aun en medio de la vasta experiencia
institucional no se cuenta con las herramientas que permitan conocer y potenciar el
rendimiento de nuestros hombres en la misionalidad?.

Al patrullero Escobar le han notificado que ha sido incluido, para hacer parte de la
representación de su estación en el evento anual de la innovación policial, y en razón a esto
está expectante por conocer cada uno de los nuevos planteamientos que tendrán para la
policía del ahora y del mañana.

Ha llegado el día del momento esperado y el señor patrullero y se engalana con su mejor traje,
ese número tres que tiene reservado para los momentos especiales, uno de esos mismos que
hoy nos reúne.

Al llegar al lugar de facción, destinado para el desarrollo del evento se deslumbra ante las
nuevas tecnologías; encuentra nuevas armas, nuevos autos, motocicletas, nuevas dotaciones,
nuevas maneras de portar el uniforme y hasta nuevos y mejorados formatos para registrar las
actividades en muchas áreas y especialidades en nuestra institución. Pero hay algo que su
atención atrae, hay un Stan en el cual logra ver que se encuentra ubicado un Subintendente, y
quien está siendo rodeado por muchos compañeros, Escobar está considerando que este
público ha sido atraído ante una innovación interesante, y de la cual él también quiere
enterarse, por lo que se acerca, y al hacerlo se encuentra un policial que aunque en nada se
parece físicamente y ninguna relación familiar tienen, poseen un mismo apellido y esto no solo
será lo que tendrán en común estos servidores del estado y la nación.

El policial quien se encuentra ubicado en el Stan, está a mitad de la exposición de su


innovación y presenta a consideración del público ocasional, algo diferente a lo hasta ahora
visto, es una innovación que agrupa y simplifica las variables en juego, en la prestación de un
servicio de vigilancia con calidad, que potencia un rendimiento constante y actuante. Y que a
su vez responde ante las necesidades de la especialidad que le da forma a nuestra institución.
Sentía Escobar, que compartía un pensamiento con el hombre que exponía esta innovación y
que este hombre, le daba repuesta a la necesidad de como conocer y elevar el rendimiento del
personal, no pensando que toda solución esta con nuevos elementos tecnológicos (armas,
autos, cámaras y más uniformes ) no. si no con una herramienta, que permite pensar en el
hombre y la mujer policía, como los seres que están detrás de tanta indumentaria, para que de
esta forma se le valore, por lo que con cada buena acción gesta un uniformado comprometido,
para que la satisfacción este en el hacer y no en el que dejar de hacer por su sociedad,
asumiendo que resguardar el futuro, es dejar pasar por alto o por pasar desapercibido, ¡que
hay esta su futuro¡, no, pensar en el hombre y mujer policía de manera consecuente con el
servicio y teniendo satisfechos a nuestros clientes, nos harán a un más grandes. La escala
Walfred de rendimiento, permitirá que cada uno reconozca y le reconozcan su trabajo de
forma independiente y estandarizada. Nunca los servicios de policía de vigilancia, una
formación y la relación con la sociedad, será igual. Todo estará enmarcado bajo la medición
continua del alcance de objetivos, demostrando que podemos potenciar nuestro trabajo y la
especialidad que nos dio a nacer como institución, llevándola a un punto de aceptabilidad y
rendimiento que otros muchos, en otros tiempos no hubiesen podido estimar, pues quien
pensaría que una escala de rendimiento operacional para el proceder policial, que en síntesis
es una hoja con valores con códigos y delitos estratificados y un sistema que almacene los
datos sobre los procedimientos por policial, podría cambiar nuestro concepto de que es
vigilancia y como desarrollarla, ¡ el paradigma hoy puede ser cambiado!.

La escala Walfred del Desempeño Policial, operara siempre y en todo lugar, donde nuestra
especialidad de policía de vigilancia se encuentre actuante; para describir cómo lo hará,
debemos recordar una herramienta que en muchas ocasiones damos por centavo, y es la tabla
de códigos que nos permiten conocer por medio de su empleo, cuando es afectada la
seguridad ciudadana en cada una de nuestras jurisdicciones y es donde comenzaremos con el
cambio, para asumir una nueva dirección sobre esta herramienta, que esta lista hoy para
evolucionar a La escala Walfred que al igual que la tabla de códigos, será portada por cada
policía perteneciente a la especialidad de vigilancia.

Esta escala de medición del rendimiento y desempeño, recibe en gran parte su nombre, por la
estratificación que se hace sobre la acción de control de los delitos presentados y que en la
tabla recibe el nombre de DC. (Delito Control) y de los Numerales (N1, 2 y 3) que son los
niveles de afectación en sí mismos, generados por la valoración de acción que ejecutada por el
perpetrador de la acción. También hay otras siglas como las (AP) que son las acciones
preventivas, las (AC) que son las acciones de asistencia ciudadana las cuales tendrán un
reconocimiento, las (IP) que son las acciones preventivas que vayan en contra la
Institucionalidad que representa la Policial Nacional y las DCC los delitos de control ciudadano
( todos aquellos delitos que nuestros compatriotas están en las condiciones notificarnos)
teniendo en cuenta que los mismos tendrán, acceso a saber cuánto a portan para el
mantenimiento la seguridad .

Cada una de las actividades realizadas por los policiales y por las informaciones suministradas
por los ciudadanos, tendrán valores unitarios que parten de 1 a 100 con base a nuestra escala
de calificación y Serán ingresados en el momento mismo que el policial atienda cada caso
según el protocolo de operación. Cada policial usuario operara con base a este sistema
teniendo en cuenta un código personal, el cual será su identificación institucional.

EL software de rendimiento policial (SIRED) no es nada complicado, es solo un sistema que


agrupa los datos suministrados por cada usuario, permitiendo conocer cuál es su trabajo y la
posición que ocupa según el escalafón y el nivel de rendimiento proyectado por policial para
su unidad, donde además se suministra al policial el diagrama de flujo del procedimiento a
desarrollar a petición y voluntad del policial o patrulla respondiente en primer grado del caso
atendido.

Es así como la unión de estas herramienta conforman la MAXPOL (Matriz Axiológica de la


Policía Nacional) la cual forjara el camino de la institución que innova por su gente y por sus
clientes.

Lo mejor de esta innovación es que dará marcha y frutos, no con grandes cantidades de capital
o con rigurosos análisis internacionales para su despliegue e implementación, ni con
mediciones científicas, si no cuando estén a punto las voluntades, de creer que nuestro
cambio nos acercara al éxito; y que este no se encuentra a fuera, o en otros países, o con otros
modelos de servicios policiales donde las sociedades no son necesariamente lo que nosotros
enfrentamos, si no que se presenta hoy de la forma más humilde por parte de uno de los
integrantes de esta institución, que primero tiene como compromiso irrestricto de servir a Dios
y luego a la patria.

“Tenemos una visión y este uno de mis aportes por alcanzarla”

Cortésmente.

Jhonny Walfred Escobar R.