You are on page 1of 2

¿Qué es un huevo de pascua?

Ahora que salió el filme de Spielberg, basado en la novela de Cline, se


puso de moda el término. Un concepto con el que muchísimos ñoños gordos de la vieja guardia
crecimos. Claro, tanto Spielberg como Cline son ñoños de la vieja guardia, sobre todo Spielberg. El
término en inglés easter egg tiene su origen en la búsqueda de estos huevos el domingo de
resurrección, o domingo de pascua, donde los gringos acostumbran esconder huevos decorados de
chocolate o algún tipo de confitura para luego hacer que los niños los busquen. Estos huevos, por
cierto, los esconde un conejo, siendo uno de esos asuntos como el ratón de los dientes.

El término se extrapola a diversos medios como los videojuegos, los cómics, las películas y demás
parafernalia cultural popular donde el chiste es encontrar ese “huevo” que está escondido, o en
muchas ocasiones, a plena vista… ahí está el quid, el meollo del asunto ¡cuando la marranita tuerce
el rabo! Diríamos. Un huevo de pascua no necesariamente está escondido como esos niveles extras
de Mario Bros. que sólo podías jugar rompiendo ladrillos y subiendo por fuera de la pantalla para
descubrir la zona warp. El verdadero y neto huevo de pascua es… un chiste local.

Explícome. Los huevos de pascua clásicos han sido esos detalles que se muestran en un panel de
comic, en un encuadre de peli, en un diálogo de una escena, en un párrafo de una novela que hace
referencia a otro medio y que no cualquiera va a entender. El huevo de pascua clásico no es más
que un trocito de intertextualidad entre dos medios y que une a estos, encontrarlo significa
entender dicha referencia, haber visto, leído, escuchado lo que se dice en la película que hace
referencia a otra, o a un libro, o a un cómic, o a una canción.

Los primerísimos cameos de Stan Lee en los programas de TV como Hulk eran huevos de pascua
porque sólo unos cuantos reconocían a Stan Lee. Estaba “escondido” en el anonimato de haber sido
el editor de Marvel y que sólo un puñado de ñoños le conocían y podían reconocer. El señor Alfred
Hitchcock ya lo hacía en sus filmes y series de TV, aparecía entre la muchedumbre y sólo algunas
personas podían reconocerle. En la película de Spawn de 1997, el creador de Spawn Todd McFarlane
sale en la escena del callejón y en la sala de cine donde yo estaba fui el único en emocionarme.

Recientemente veía con mis alumnos el refrito de It (Eso) y cuando uno de ellos dice (la veíamos en
español, lamentablemente) “¿quién invitó a Molly Ringwald?” fui el único en reír. Esos son los
huevos de pascua. La mención del número 37 en los filmes de Kevin Smith, la aparición de figuritas
de Star Wars en filmes de Spielberg, o la aparición de E.T. en filmes de Lucas, pero ahí va un huevo
de pascua que todavía antes de que los yutubers los echaran a perder se podía ver en las películas
de George Lucas, el número 1138.

De hecho en los DVDs de las precuelas de Star Wars, uno marca en el control remoto 1138 y eso
activa videos especiales, como el de Yoda bailando rap (ahora echado a perder, lo puedes yutubear
y ahorrarte la emoción de buscar y descubrir el huevo de pascua). Algunos DVDs requerían de que
jugaras con las flechas del remoto para activar “botones” escondidos a videos y documentales
escondidos. Esa referencia viene del filme experimental de Lucas THX1138, así que sólo los fans de
Lucas teníamos la referencia para descubrir el huevo.

Los viejos VHS tenían sus huevos de pascua, porque casi nadie veía los créditos, así que aquellos
que si veíamos toda la película (porque verla toda implica ver los créditos) descubríamos los huevos
de pascua en forma de escenas post-créditos. Ahora tanto el cameo de tan Lee como las escenas
post-créditos son ya un estándar. Los verdaderos easter eggs no han desparecido. Siguen ahí,
haciéndonos reír o sorprendernos cuando un dibujante, un director, un cantante, menciona algo
que sólo un grupo de ñoños vamos a entender. Como cuando encierran a Finn y a Rose en TLJ y uno
de los oficiales que sienta a jugar sabbacc dice que violaron el reglamento 27B/6, si no captaste que
era una referencia al documento que se menciona en el filme Brazil, cuando Harry Tuttle está
arreglando el clima en el departamento de Sam Lowry.

Pero tenías que haber sido así como fancillo de The Monty Python para ser medio fancillo de Terry
Gilliam (como Rian Johnson) y haber visto (en mi caso numerosas veces) Brazil de 1985 (que tiene
múltiples huevos de pascua del libro 1984 de Orwell). Filme que no hubiera descubierto de no haber
tomado aquella clase de cine y literatura en la Uni. Así que ahí está. La próxima vez que reconozcas
a Stan Lee te puedo asegurar que NO viste el huevo de pascua porque básicamente todo mundo
conoce a Stan Lee. Ni cuando te quedes a ver la escena post-créditos de una peli de Marvel. Podrías
comenzar con alguna peli de Tarantino, que están atascadas de easter eggs, como en la escena
donde matan a Vincent Vega y lo que está leyendo es nada más y nada menos que, una pulp fiction.

Related Interests