Вы находитесь на странице: 1из 17

SANCIONES Y RESPONSABILIDADES DEL ABOGADO

DISCIPLINARIA PENAL CIVIL


Tiene función preventiva y correctiva En este caso, las partes
SANCIONES para garantizar la efectividad de los están unidades por un
principios y fines previstos en la Sentencia C-806/2002. La Corte contrato (verbal o escrito)
Constitución, la ley y los tratados Constitucional, indica que “la finalidad de y las obligaciones que de
internacionales, que se deben observar la pena, en nuestro sistema jurídico es él se derivan, la
en el ejercicio de la profesión de preventivo, que se cumple básicamente inejecución conlleva a la
abogado. en el momento del establecimiento responsabilidad profesional
legislativo de la sanción, la cual se del abogado: la celebración
Según el art. 40 de la Ley 1123/2007: presenta como la amenaza de un mal ante de un contrato de
Para los abogados que incurran en la violación de las prohibiciones; un fin prestación de servicios,
cualquiera de las faltas indicadas, retributivo, que se manifiesta en el inejecución o ejecución
serán sancionados con: momento de la imposición judicial de la tardía de las obligaciones
pena, y un fin resocializador que orienta pactadas o que emanan de
la ejecución de la misma, de conformidad su naturaleza, un daño a
- Censura: (Art. 41 Ley 1123/2007) con los principios humanistas y las normas raíz de dicho
“Consiste en la reprobación pública de derecho internacional adoptadas”. incumplimiento y la
que se hace al infractor por la falta (Negrillas fuera del texto). relación causal entre el
cometida”. incumplimiento o el
cumplimiento defectuoso
- Multa: (Art. 42 Ley 1123/2007) “Es (hecho) y el daño.
una sanción de carácter pecuniario
que no podrá ser inferior a un (1) La relación del hecho y el
smmlv ni superior a cien (100) daño es lo que constituye
smmlv, dependiendo de la gravedad la causal de la
de la falta”. indemnización
dependiendo del grado de
la perdida causada por la
- Suspensión: (Art. 43 Ley 1123/2007)
conducta negligente del
“Consiste en la prohibición de ejercer
profesional.
la profesión por el término señalado en
el fallo”

- Exclusión del ejercicio de la


profesión: (Art. 44 Ley 1123/2007)
“Consiste en la cancelación de la
tarjeta profesional y la prohibición
para ejercer la abogacía”.

Estas sanciones se impondrán


atendiendo a los siguientes criterios de
graduación (Art. 45 de la Ley
1123/2007).

A. Criterios generales

1. La trascendencia social de la
conducta.
2. La modalidad de la conducta.
3. El perjuicio causado.
4. Las modalidades y circunstancias en
que se cometió la falta, que se
apreciarán teniendo en cuenta el
cuidado empleado en su preparación.
5. Los motivos determinantes del
comportamiento.

B. Criterios de atenuación

1. La confesión de la falta antes de la


formulación de cargos. En este caso la
sanción no podrá ser la exclusión
siempre y cuando carezca de
antecedentes disciplinarios.

2. Haber procurado, por iniciativa


propia, resarcir el daño o compensar el
perjuicio causado. En este caso se
sancionará con censura siempre y
cuando carezca de antecedentes
disciplinarios.

C. Criterios de agravación

1. La afectación de Derechos
Humanos.

2. La afectación de derechos
fundamentales.

3. Atribuir la responsabilidad
disciplinaria infundadamente a un
tercero.

4. La utilización en provecho propio o


de un tercero de los dineros, bienes o
documentos que hubiere recibido en
virtud del encargo encomendado.
5. Cuando la falta se realice con la
intervención de varias personas, sean
particulares o servidores públicos.

6. Haber sido sancionado


disciplinariamente dentro de los 5 años
anteriores a la comisión de la conducta
que se investiga.

7. Cuando la conducta se realice


aprovechando las condiciones de
ignorancia, inexperiencia o necesidad
del afectado.

RESPONSABILIDADES En responsabilidad disciplinaria se La actuación perjudicial del abogado en La responsabilidad civil de


incurre cuando se comete una ejercicio de su profesión, que represente los abogados surge
conducta, activa u omisiva, una contrariedad entre el ser y el deber cuando éstos,
contemplada en la ley sancionadora ser jurídicamente previsto, puede constituir intencionalmente o con
como falta o infracción administrativa, el ilícito fundante de una sanción. Ese culpa, le causan un
contrariándose así el debido ejercicio ilícito puede corresponderse con los perjuicio a sus clientes o a
profesional16. Así como sucede a conceptos de delito e infracción terceros.
propósito de la comisión de delitos, la disciplinaria, como conceptos que cobijan
consecuencia natural de la falta es la las características de tipicidad, antijurídica El abogado centra su
imposición de una sanción, cuando se y culpabilidad respecto de la comisión de actuación en
ha verificado que la conducta determinadas conductas legalmente representación de un
perjudicial ha sido típica, antijurídica y preestablecidas (art. 9 del Código Penal, interés ajeno, bien como
culpable y que no concurre una causal arts. 3°, 4° y 5° Ley 1123/2007; Merlano, mandatario o apoderado.
que excluya la responsabilidad (art. 22 2008-2).
L.1123/2007). Esta responsabilidad se
Genéricamente, la responsabilidad penal genera ante el cliente o un
Constituye falta disciplinaria, el de abogados y administradores de justicia tercero afectado.
abogado que falta a los deberes es la misma que la del resto de
expresos en la Ley 1123/2007, art. 28 y ciudadanos15, aunque se encuentre La responsabilidad puede
siguientes. también una tipicidad especial a su ser contractual o
cualificación subjetiva: El tipo penal extracontractual (Monroy,
1. Observar la Constitución Política y característico de la conducta reprochable 2000; Feinmann, 2007).
la ley. del abogado está consagrado en el
2. Actualizar los conocimientos artículo 175 del Código Penal como El profesional del derecho
inherentes al ejercicio de la infidelidad a los deberes profesionales, siempre está obligado a
profesión. cuya descripción típica señala que el resarcir los perjuicios que
3. Conservar y defender la dignidad y apoderado o mandatario que en asunto ha causado con su
el decoro de la profesión. judicial o administrativo, por cualquier conducta.
4. Colaborar leal y legalmente en la medio fraudulento, perjudique la gestión
recta y cumplida realización de la que se le hubiere confiado o que en un
justicia y los fines del Estado. mismo asunto defienda partes con
5. Observar y exigir mesura, seriedad, intereses contrarios o incompatibles,
ponderación y respeto en sus incurrirá en pena privativa de la libertad.
relaciones con personas que
intervengan en los asuntos de su Sin embargo, el catálogo penal incluye
profesión. conductas típicas que, aunque no tienen
6. Obrar con lealtad y honradez en sus un sujeto activo cualificado en razón de la
relaciones profesionales. Es decir, profesión de abogado, puede implicar el
fijar sus honorarios con criterio tránsito penal del abogado en el ejercicio
equitativo, justificado y proporcional de su profesión. Entre ellos el fraude
frente al servicio prestado y procesal, las falsas acusaciones ante la
suscribirá recibos cada vez que autoridad, la falsedad documental, entre
perciba dineros, cualquiera sea su otros. El funcionario o empleado judicial,
concepto. como en general cualquier servidor
público, encuentra en el catálogo penal un
Asimismo, deberá acordar con amplio espectro de conductas punibles
claridad los términos del mandato alusivos a su cualificación jurídica
en lo concerniente al objeto, los subjetiva y su competencia funcional. El
costos, la contraprestación y forma desinterés, la imparcialidad, el apego a la
de pago. ley y su prevalencia sustancial definen un
camino lícito de actuación de
7. Guardar el secreto profesional, administradores de la Justicia y lo harán
incluso después de cesar la ver con celo y cautela tipos penales como
prestación de sus servicios. el cohecho, la concusión, pero ante todo la
8. Atender con celosa diligencia sus prevaricación, como tipo penal que los
encargos profesionales. vincula por antonomasia.
9. Proceder con lealtad y honradez en
sus relaciones con los colegas.
10. Que las opiniones políticas propias
o ajenas, así como las filosóficas o
religiosas no interfieran en ningún
momento en el ejercicio de la
profesión.
11. Prevenir litigios innecesarios,
inocuos o fraudulentos y facilitar los
mecanismos de solución alternativa
de conflictos.
12. Respetar y cumplir las
incompatibilidades para el ejercicio
de la profesión.
13. Tener un domicilio profesional
conocido, registrado y actualizado
ante el Registro Nacional de
Abogados.
14. Abstenerse de incurrir en
actuaciones temerarias de acuerdo
con la ley.
15. Exhortar a los testigos a declarar
con veracidad los hechos de su
conocimiento.
16. Informar con veracidad a su cliente
sobre las siguientes situaciones:

a) Las posibilidades de la gestión, sin


crear falsas expectativas, magnificar las
dificultades ni asegurar un resultado
favorable;

b) Las relaciones de parentesco,


amistad o interés con la parte contraria
o cualquier situación que pueda afectar
su independencia o configurar un
motivo determinante para la
interrupción de la relación profesional;

c) La constante evolución del asunto


encomendado y las posibilidades de
mecanismos alternos de solución de
conflictos.

17. Renunciar o sustituir los poderes,


encargos o mandatos que le hayan sido
confiados, en aquellos eventos donde
se le haya impuesto pena o sanción
que resulte incompatible con el ejercicio
de la profesión.

18. Abstenerse de aceptar poder en un


asunto hasta tanto no se haya obtenido
el correspondiente paz y salvo de
honorarios de quien venía
atendiéndolo, salvo causa justificada.

19. Aceptar y desempeñar las


designaciones como defensor de oficio.
Sólo podrá excusarse por enfermedad
grave, incompatibilidad de intereses,
ser servidor público, o tener a su cargo
tres (3) o más defensas de oficio, o que
exista una razón que a juicio del
funcionario de conocimiento pueda
incidir negativamente en la defensa del
imputado o resultar violatoria de los
derechos fundamentales de la persona
designada.

Art. 30. Constituyen faltas contra la


dignidad de la profesión:

1. Intervenir en actuación judicial o


administrativa de modo que impida,
perturbe o interfiera el normal
desarrollo de las mismas.

2. Encontrarse en estado de
embriaguez o bajo el efecto de
sustancias estupefacientes o de
aquellas que produzcan dependencia,
alteren la conciencia y la voluntad al
momento de realizar las actuaciones
judiciales o administrativas en calidad
de abogado o en el ejercicio de la
profesión.

3. Provocar o intervenir voluntariamente


en riñas o escándalo público originado
en asuntos profesionales.

4. Obrar con mala fe en las actividades


relacionadas con el ejercicio de la
profesión.

5. Utilizar intermediarios para obtener


poderes o participar honorarios con
quienes lo han recomendado.

6. Patrocinar el ejercicio ilegal de la


abogacía.

7. Obtener clientes aprovechándose de


una situación de calamidad que afecte
gravemente la libertad de elección.

Art. 34. Constituyen faltas de lealtad


con el cliente:

a) No expresar su franca y completa


opinión acerca del asunto consultado o
encomendado;

b) Garantizar que de ser encargado de


la gestión, habrá de obtener un
resultado favorable;

c) Callar, en todo o en parte, hechos,


implicaciones jurídicas o situaciones
inherentes a la gestión encomendada o
alterarle la información correcta, con
ánimo de desviar la libre decisión sobre
el manejo del asunto;

d) No informar con veracidad la


constante evolución del asunto
encomendado o las posibilidades de
mecanismos alternos de solución de
conflictos;

e) Asesorar, patrocinar o representar,


simultánea o sucesivamente, a quienes
tengan intereses contrapuestos, sin
perjuicio de que pueda realizar, con el
consentimiento de todos, gestiones que
redunden en provecho común;

En esta falta también pueden incurrir


los miembros de una misma firma o
sociedad de abogados que representen
intereses contrapuestos;

f) Revelar o utilizar los secretos que le


haya confiado el cliente, aun en virtud
de requerimiento de autoridad, a menos
que haya recibido autorización escrita
de aquel, o que tenga necesidad de
hacer revelaciones para evitar la
comisión de un delito;

g) Adquirir del cliente directa o


indirectamente todo o parte de su
interés en causa, a título distinto de la
equitativa retribución de los servicios y
gastos profesionales;

h) Callar las relaciones de parentesco,


amistad o interés con la parte contraria
o cualquiera otra situación que pueda
afectar su independencia o configurar
motivo determinante para interrumpir la
relación profesional,

i) Aceptar cualquier encargo profesional


para el cual no se encuentre
capacitado, o que no pueda atender
diligentemente en razón del exceso de
compromisos profesionales.

En esta etapa es muy importante


informar con veracidad al cliente sobre
las posibilidades de la gestión, sin crear
falsas expectativas ni asegurar un
resultado favorable, pues en este
momento es donde el cliente tomará la
decisión si otorga o no el poder, obviar
este hecho constituye una sanción
disciplinaria y una posible
responsabilidad civil pues hay casos
donde se causa un daño grave al
cliente.

Art. 35. Constituyen faltas a la


honradez del abogado:

1. Acordar, exigir u obtener del cliente o


de tercero remuneración o beneficio
desproporcionado a su trabajo, con
aprovechamiento de la necesidad, la
ignorancia o la inexperiencia de
aquellos.
2. Acordar, exigir u obtener honorarios
que superen la participación
correspondiente al cliente.

3. Exigir u obtener dinero o cualquier


otro bien para gastos o expensas
irreales o ilícitas.

4. No entregar a quien corresponda y a


la menor brevedad posible dineros,
bienes o documentos recibidos en
virtud de la gestión profesional, o
demorar la comunicación de este
recibo.

5. No rendir, a la menor brevedad


posible, a quien corresponda, las
cuentas o informes de la gestión o
manejo de los bienes cuya guarda,
disposición o administración le hayan
sido confiados por virtud del mandato, o
con ocasión del mismo.

6. No expedir recibos donde consten


los pagos de honorarios o de gastos.

Art. 36. Constituyen faltas a la lealtad


y honradez con los colegas:

1. Realizar directamente o por


interpuesta persona, gestiones
encaminadas a desplazar o sustituir a
un colega en asunto profesional de que
este se haya encargado, u ofrecer o
prestar sus servicios a menor precio
para impedir que se confiera el encargo
a otro abogado.

2. Aceptar la gestión profesional a


sabiendas de que le fue encomendada
a otro abogado, salvo que medie la
renuncia, paz y salvo o autorización del
colega reemplazado, o que se justifique
la sustitución.

3. Negociar directa o indirectamente


con la contraparte, sin la intervención o
autorización del abogado de esta.

4. Eludir o retardar el pago de los


honorarios, gastos o expensas debidos
a un colega o propiciar estas
conductas.

Art. 37. Constituyen faltas a la


debida diligencia profesional:

1. Demorar la iniciación o prosecución


de las gestiones encomendadas o dejar
de hacer oportunamente las diligencias
propias de la actuación profesional,
descuidarlas o abandonarlas.

2. Omitir o retardar la rendición escrita


de informes de la gestión en los
términos pactados en el mandato o
cuando le sean solicitados por el
cliente, y en todo caso al concluir la
gestión profesional.

3. Obrar con negligencia en la


administración de los recursos
aportados por el cliente para cubrir los
gastos del asunto encomendado.

4. Omitir o retardar el reporte a los


Juzgados de los abonos a las
obligaciones que se están cobrando
judicialmente.

Art. 38. Son faltas contra el deber de


prevenir litigios y facilitar los
mecanismos de solución alternativa
de conflictos:

1. Promover o fomentar litigios


innecesarios, inocuos o fraudulentos.

2. Entorpecer los mecanismos de


solución alternativa de conflictos con el
propósito de obtener un lucro mayor o
fomentarlos en su propio beneficio.

Art. 39. También constituye falta


disciplinaria, el ejercicio ilegal de la
profesión, y la violación de las
disposiciones legales que establecen el
régimen de incompatibilidades para el
ejercicio de la profesión o al deber de
independencia profesional.

Independencia y responsabilidad de
fiscales, jueces y magistrados es una
exigencia constitucional que la Nación
demanda a la Administración de
Justicia.

Juez, magistrado o fiscal debe ser


ajeno a cualquier interés en las resultas
del proceso. Mantener su
independencia durante el iter procesal
se expresa constitucionalmente en los
términos del sometimiento exclusivo a
las fuentes que alimentan la decisión
que le incumbe. El juez se encuentra
sometido exclusivamente al imperio de
la ley, libre de coacción (art. 230 Const.
C-083 de 1995, C-1547 de 2000).

La decisión es una consecuencia de la


aplicación de la ley, que puede exigirse
e imponerse por sus superiores, por el
ciudadano que demanda justicia, por la
presión mediática; por los requisitos
que establece la ley para pronunciarse
en un determinado sentido.
CONCLUSIONES

En el cuadro se plasmaron los deberes que deben ser guardados por los profesionales del Derecho, según la Ley 1123/2007 que establece “El Código Disciplinario del Abogado”,
en este Código se tienen por destinatarios los abogados en ejercicio de la profesión que cumplan con la misión de asesorar, patrocinar y asistir a las personas naturales o jurídicas,
tanto de derecho privado como de derecho público, en la ordenación y desenvolvimiento de sus relaciones jurídicas, aunque se encuentren excluidos o suspendidos del ejercicio de
la profesión, y quienes actúen con licencia provisional, incluyéndose como sujetos disciplinables los abogados que desempeñen funciones públicas relacionadas con dicho ejercicio,
como los curadores ad litem y los que en representación de una firma o asociación de abogados suscriban contratos de prestación de servicios profesionales a cualquier título (art.
19). (Javier, 2010).

la conducta de quienes ejercen la profesión de abogado, como profesional independiente o como miembro de la Rama Judicial, está gobernada, en primer lugar, por una serie de
cánones que la sociedad espera y exige como conducta mínima de operadores de la justicia; en adelante, se concreta el entramado normativo que se impone a su actuar profesional,
de conformidad con la naturaleza de la relación jurídica y su contenido prestacional, en el caso del ejercicio profesional particular, y de acuerdo con el ámbito de sus competencias,
en el caso de servidores públicos. (Javier, 2010).

Ahora bien, nuestro régimen sancionador permite que a determinadas faltas los abogados puedas acarrearles sanciones, penales, disciplinarias y administrativas –civiles-, pues las
mismas son concurrentes; es decir, no implica que se excluyan entre sí como se haría derivar del principio de non bis in idem.

Por la anterior razón, vemos casos de abogados que han sido sancionados disciplinariamente y juzgados también penalmente, en estos casos se tienen en cuenta la conducta o
contravención cometida.

Para concluir, el ejercicio de la profesión de abogados contempla un ámbito muy amplio en el cumplimiento todos los roles, bien sea, como empleados, como litigantes, como
asesores, etc., por lo que la relación con el entorno debe ser intachable, se debe prever incurrir en las conductas faltas de éticas y cumplir siempre el deber SER, con hechos
altamente transparentes con el fin de evitar caer y cometer errores que seguramente serán sancionados, para evitar y a la vez controlar la falta de ética y de principios en los
abogados, el legislador expidió el Código Disciplinario mediante la Ley 1123/2007, el cual reglamenta el ejercicio de la profesión e indica claramente las conductas o
responsabilidades que adquiere el abogado.

Estamos conscientes que para llegar a ser un buen abogado tenemos que tomar en cuenta cada uno de estos puntos los cuales nos llevarán a un buen camino profesional y un
excelente desenvolvimiento de la carrera para con la sociedad.
BIBLIOGRAFÍA

Álvarez P. Andrés, Responsabilidad civil del abogado y su aseguramiento, recuperado de: http://publicacionesicdp.com/index.php/Revistas-icdp/article/viewFile/54/pdf

http://www.secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/ley_1123_2007.html

Merlano S. Javier, Articulo de Investigación, Universidad del Norte. Recuperado de: http://www.scielo.org.co/pdf/dere/n33/n33a05.pdf

Tobón F. Natalia y Varela P. Eduardo. Encolombia. Recuperado de https://encolombia.com/derecho/revistajurisdiction/jurisdictio55/responsibilidad-civil/