Вы находитесь на странице: 1из 1225
EDICiÓN ACTUALIZADA Y REVISADA POR ÉLlSABETH ROUDINESCO
EDICiÓN ACTUALIZADA Y REVISADA POR ÉLlSABETH ROUDINESCO
EDICiÓN ACTUALIZADA Y REVISADA POR ÉLlSABETH ROUDINESCO
EDICiÓN ACTUALIZADA Y REVISADA POR ÉLlSABETH ROUDINESCO
EDICiÓN ACTUALIZADA Y REVISADA POR ÉLlSABETH ROUDINESCO
EDICiÓN ACTUALIZADA Y REVISADA POR ÉLlSABETH ROUDINESCO
EDICiÓN ACTUALIZADA Y REVISADA POR ÉLlSABETH ROUDINESCO

EDICiÓN ACTUALIZADA Y REVISADA POR ÉLlSABETH ROUDINESCO

EDICiÓN ACTUALIZADA Y REVISADA POR ÉLlSABETH ROUDINESCO

EUSABETH ROUDlNESCO

Historiadora, doctora en Letras, directora de investigaciones en la Universidad de París VII, vicepresidenta de la Sociedad Internacional de Historia de la Psiquiatría y el Psicoanálisis, psicoanalista. Entre sus obras se cuentan: El paciente, el

terapeuta y el estado (2005); Lacan: Esbozo de una vida, esquema de un sistema de pensa · miento (2004); Y mañana qué (2003 ); Lafami· lia en desorden (2004); Por qué el psicoanáli· sis (Paidós,' 2000); Pensar la locura: Ensayos sobre Michel Foucault (Paidós, 1997) ; La bata· lla de cien años: Historia del psicoanálisis en Francia, 1885·1939 (1988) .

MICHEL PLON

Director de investigaciones en el Centro Nacio· nal de Investigación Cientffica, psicoanalista.

Ha publicado La pulsión de muerte: entre psicoanálisis y filosofía (2006) junto a Henri Rey·Flaud; Autour du "Malaise dans la culture"

de Freud (1998), junto a J. Le Rider, G. Raulet y

H. Rey·Fiaud, y La Théorie des jeux: une politi· que imaginaire (1976).

.-

Elisabeth Roudinesco y Michel Plon

.- Elisabeth Roudinesco y Michel Plon • • • • / • • Edición revisada y

.- Elisabeth Roudinesco y Michel Plon • • • • / • • Edición revisada y

.- Elisabeth Roudinesco y Michel Plon • • • • / • • Edición revisada y
.- Elisabeth Roudinesco y Michel Plon • • • • / • • Edición revisada y

.- Elisabeth Roudinesco y Michel Plon • • • • / • • Edición revisada y
.- Elisabeth Roudinesco y Michel Plon • • • • / • • Edición revisada y

.- Elisabeth Roudinesco y Michel Plon • • • • / • • Edición revisada y
.- Elisabeth Roudinesco y Michel Plon • • • • / • • Edición revisada y
.- Elisabeth Roudinesco y Michel Plon • • • • / • • Edición revisada y
.- Elisabeth Roudinesco y Michel Plon • • • • / • • Edición revisada y
/
/
.- Elisabeth Roudinesco y Michel Plon • • • • / • • Edición revisada y
.- Elisabeth Roudinesco y Michel Plon • • • • / • • Edición revisada y
.- Elisabeth Roudinesco y Michel Plon • • • • / • • Edición revisada y

.- Elisabeth Roudinesco y Michel Plon • • • • / • • Edición revisada y

Edición revisada y actualizada

Traducción de Jorge Pia tigorsky

• / • • Edición revisada y actualizada • Traducción de Jorge Pia tigorsky Paidós •

Paidós

• Barcelona • México

TftuIo original: Dictionnaire de la Psychanalyse O Llbralrie Anh~me Fayard, 1997 FayllJ'd, Paris, 1997

TftuIo original: Dictionnaire de la Psychanalyse

O Llbralrie Anh~me Fayard, 1997

FayllJ'd, Paris, 1997

Traducción: Jorge Piatigorsky Traducción de las eOlradas de la nueva edición: GabrieJa ViJlalba

Cubierta: Gustavo Macrí

Roudincsco, Élisubeth Diccionario de psicoan:ílisis I Élisubelh Roudincsco y Michcl Plan· 20 cd. - Buenos Aires: Paid6s. 2008.

1248 p. : 24x 17 cm . (Lexicón)

Traducido por. Jorge Pi:l.ligorsky y Gabriela Villalba ISBN 978·950·12·7399·1

1. Psicoontili s is . 1. Plan, Michel 11. Jorge Pialigorsky, fI'Dd.IIJ. Villnlba, G:lbriela,lrnd.IV. Título CDD 150. 195

J" edici611, J998 2 a ediciólI revisada vac/I/alizada, 2008

Reservados toúos los derechos. Queda rigurosamente prohibida. sin la autorización escrita de los tilulares del copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes. la reproducción parcial o 10lal de esta obra por cualquier medio o procedimiento . incl uidos la rep rografía y el

tratamiento informático.

e de todas las ediciones en castellano, Editorial Paid6s SAICF, Defensa 599, Buenos Aires e-mail: difusion@areapaidos.com .ar www.paidosargentina.com.ar

el depósito que previene la Ley 11.723 Ar¡entina - Printed in Argentina

I!AJunio de 2008

el depósito que previene la Ley 11.723 Ar¡entina - Printed in Argentina I!A Junio de 2008

el depósito que previene la Ley 11.723 Ar¡entina - Printed in Argentina I!A Junio de 2008

Adv e rte nc ia

Agradecimientos

Diccion'¡rio

t

.

.

.

Cronología

Indice de nombres

fndice de entrad as

,

INDICE

···

,

,

.· ·· ······ ····· ·

,

·· ·· ··· ··· ··· ···· ·· ····· ··· ····

··· ··· ···· ·· ····· ··· ···· • , .•••••. . .••• • • • "

, .•••••.

.

.••• • • •

"

9

13

15

1157

1203

1235

····· ··· ···· • , .•••••. . .••• • • • " 9 13 1 5

ADVERTENCIA

El prime r diccionario de psicoanálisi s, titulado Handworterbucll der PsycJ¡oallalyse, fue realtzado por Richard Sterba entre 1931 y 1938. Ll eg aro n a publ ica rse ci nco fas- cículos hasta el momento en que la oc upaci ón de Austria por los nazis puso fin a la em- presa. Se trataba entonces de componer un léx ico ge neral de los térmi nos freud ianos, un vocabulario, má s bien que un inventari o de los conceptos: "Yo no ignoro -subrayó Freud e n una carta a su di scípulo- que el camin o que parte de la letra A y atraviesa todo el alfabeto es muy largo, y que recorrerlo s ignifi cará para usted una enorme carga de trabajo. No lo haga si no se s iente impul sado interio rmente a ello . ¡Sólo bajo el erecto de esa coacción, por cierto no por un a in citac ión ex terior."l Qu e un di cc ionario pu eda resp onde r a un a coacc ión interior, a un deseo. a unJ pul- sión, Freud lo sabía s in duda mej o r que nadi e. En su famoso análisis del caso "Dora" (Ida Bauer), s ubrayó que un diccion ario es siempre e l obj e to de un placer solitario e in- terdicto, en e l cua l el ni ño, sin qu e lo se pan lo s adultos, desc ubre la verdad de las pala - bras, la historia del mundo o la geografía del se x0 2 Obligado a exi li arse en los Estado s Unid os , co mo casi la total idad de los psicoana- listas europeos de lengua alema na, Sterba interrumpi ó la redacción de su HalldlVoner- bu !:h en la letra L, y la impres ión del últim o vo lum e n e n la palab ra Grossem\'Qlm: "Yo no sé -afirmó uno s vei nte años más tarde, en un a carta a Daniel Lagache- si este térmi- no se relaciona con m i megalomanía o con la de Hill er". Con todo, el Handw orlerb ll cJ¡ incompleto s ir vió de mo de lo a las obras del género que se publicaron en los años 1967 Y 1968, es decir, cu ando el mov imie nto psicoa.nalí- tico internacional, víctima de rup turas y de dud as , ex pe rime nta ba la neces id ad de hacer un balance y recompone~, a tra vés de u~ sab e r común, s u l~nidad perdi d a S e u ti lizaron diversas denominaciones: glosario, dl cc lonan o, enclclopedm , vocabulano ,

El Glossary 01 PsycllOanalytic TemlS alld Conceprs(ISO entradas , 7 03ut ore s\ úbrG

eolectiva publicada bajo la égida de la poderosa Amerlca~ Psychoanalytlc Assocl1l1lon expresaba la ortodox ia de un fr~lldlsmo pragmatlco y medlcalt zado. e,'n la

Richard Slcrba. DÍC'lhmlJ"irt' ,~é1iéral(le la psyclloGllulys('" (l936). OC.

761. SE, XXII, 253. Richard Slerba, Hau¡/

Verlag, 193ó·193~.

brterbllch

dér P.'yd",,, .

aoalyse d'hyslérie (Dora)" (1905), en Cínq Psyclumul.l·>('" Parl.,

Advertencia

-

misma óptica, la Encyc/opedia of Psychoanalysis, dirigida po r Lud wig E idelberg ( 1898- 1970), psicoanalista norteamericano nac ido en la parte polaca del a nti g uo Imperi o Au s- tro-Húngaro e instalado en Nueva York después de haber hu ido de l naz ismo, se mostró más ambiciosa , ampliando la li s ta de entrad as y s uprimi e nd o el concep to de autor indi- vidual en beneficio de un organi grama de reali zado res (640 entrada s y 40 editors as is-

tentes o asociados). Por el contrario , el Critical Dictionary of Psychoa nalysis (600 entrad as) , de l psico a- nalista inglés Charles Ryc ro f t, cl a ro , co nc iso y rac ion a l, te nía la ve ntaj a de no se r un a obra colectiva. De allí su coherencia y su legib ilid ad. Ryc roft fue tamb ién e l primero que pensó el freudi s mo sin renun ciar a to mar en cuent a la termino log ía posfreudiana (sobre todo la de Mel anie Kl e in y la de Dona ld Wood s Winn ic ott). En s us s uces ivas re- visiones, esta obra inclu yó de ma ne ra s uc int a la s co rriente s psic o a na lít icas mode rn as (Heinz Kohut, Jacqu es Lacan, Self Psych ology ) con un es píritu de ape rtu ra, lejos de to- do dogmati s mo . El diccio nario de Rycroft iba a serv ir de m ode lo a a lg un as e mpresas del mismo tipo , en Fra nc ia y otros lu gares.

Jean Lapla n-

che y Jean- Bertrand Pont al is, fue el pri mero y el úni co que es tab leció los conceptos del psico a ná li s is e nco n tra ndo las " palabras" para trad uc irl os, co n un enfoque estructur al aplicado a la obra de Freud . Co mpuesto por verdad e ro s ar tíc ul os (de 20 líneas a 15 pá- ginas ), y no por breve s notas téc nic as co mo los ant e ri o res, ina uguró un nuevo esti lo, al

abordar el an áli s is de "e l aparato nocio nal de l ps icoanál isis" -es decir, los conceptos elaborado s po r es ta di sc ip li na- par a " dar c ue nta de s us desc ubrim ie n tos específicos" . Signado s por la e nseña nz a de Laca n y por la trad ic ió n fra ncesa de la historia de las ciencia s, lo s autore s rea li zaron la hazaña de producir una esc ritu r a a dos voces con un vigor teórico que hab ía a ba nd onado a las otras obras. A est as c ualid ades debe s u éxit0 3

En cuanto al c élebre Vocabu /a ire de la psy chanalyse (417 e ntr ad as) de

Los desengaños terapéuti cos , la

in va sió n de es te reotip os y leyendas hag iográficas.

llevaron a un es tallido gene ra li zado del mov imie nto fre udi a no, deja ndo libre paso a la ofensiva de fin de sigl o de las téc ni cas co rpo ra le s. Co nfi nado e ntr e la ma g ia y e l cie nti - ficismo, entre el irracion a li s mo y la fa rm ac o log ía, e l psicoa nál isis adquiri ó pron to el as-

pecto de una anciana dama hono rabl e, pe rdi da e n sus e ns ue ño s ac adé mi cos. El univer- salismo freudiano experimentó s u c re pú scul o, hun d ie ndo a sus ade pto s e n la nos talg ia de los orígenes heroicos. En este contexto de lo s años 1985-1 99 0 aparec ió un a seg un da ge ne ració n de dicc io- oados. muy düerente de los de la décad a de 1960. Se v io e nt o nces fl orecer, po r un lado. de escuela. en las cuales los concepto s e ran in ve nt ar iados e n funció n de un dog- por 10 tanto desvinculados entre sí, y por el o tro lado m onst ru os polimorfos de en-

los ar-

autores se extendían al infinito, pre te ndi e nd o llegar al límite de todo el

o multiplicadas en exceso, en los c uales la li sta de las palabras,

Ponlalis, Vocabu/ a ire d e /11 psyc h a ll a /y s e . Pllrís. PUF. t 967. Churles Nucva York. Bosic Book s. 1968. E. Burness. M. D. Mo-

TemlS and Concep"

(APsaA). Library 01' COlIgre

Bidelborg (comp.). Nucvo York. Th e Free Ples S. y Londres.

Mo- TemlS and Concep" (APsaA). Library 01' COlIgre Bidelborg (comp.). Nucvo York. Th e Free Ples
Mo- TemlS and Concep" (APsaA). Library 01' COlIgre Bidelborg (comp.). Nucvo York. Th e Free Ples

Advertencia

saber del mundo, ' y corriendo , el'

ClOnes va]¡osas: en smtesis

r un

d

e a h oga r en un magma horrendo las contnbu- ' '

1b

ne sgo 1 a d

' d

,

po

4

"

reVlan o, y po r el otro Bo uvard el Péc uchet ,

'

,

"

o e

,

El presente DI ccIona rio va e

,

"

'

sentl o con trano a es as dos tendencia s, aunqu e S in re-

n

novar la Idea del Vocabulaire 1 o que equlva ' 1 dna ' a para fra sea rl o Inutllmente, , " No es por

lo t~to un léxIco ~I un glosar io, así como tampoco s e c entra e xclu s ivamen te e n el des- cubnmle,nto freudiano: propone un inventario y una clasificación de todos los elemen- tos del sistema de pen sam iento del psicoanálisis, y prese nta la manera en que és te ha constrUIdo, a lo largo del último siglo, un sabe r singular, a trav és de una co nstelaci ón conceptual , de una ,hi storia, una doctr in a ori ginal (la obra de Freud) sin cesar rei nterpre - tada, una genealogta de mae stros y discípulo s, una políti ca,

Desde esta perspectiva , es tambi én el primero y el úni co que toma en cue nta a la vez los conceptos , los países de implantación (veintitrés), la biog rafía de los au tores (desde el nacim iento hasta la muerte), la s entidad es psicopatológicas qu e el ps icoa nálisis ha creado o transformado, las disciplinas por las que se ha interesado o en las que se inspi -

ró (psiquiatría, antropo logía , etcétera), los casos princeps (o curas prototi po) sob re cu - ya base erigió su método clínico, las técnicas terapéuti cas y los fe nóme nos psíquicos que lo fundamentaron , que in vent ó o que se inspiraron en él, los discursos y los com -

portamientos que modifi có

l oc ura , o que s~ con s truy e r o n a partir de é l , la s in s ti t u c i o n es fundadoras, el freudismo en sí mismo, sus diferentes escu ela s y su hi storio grafí a, así co mo la inc ide ncia contra- dictoria de sus de sc ubrimiento s so bre otro s movimient os inte lec tuales, políticos o rel i- glOSOS, Finalmen te, incluye a los miembro s de la famili a de Si gmu nd Freud, a sus maestros directos , a los escritores y arti sta s con los qu e él man tuvo una co rresponde ncia impor- tante o un co nt acto personal decisivo, y los ve intitrés lib ros que publ icó entre 1891 y 1938, inclu so e l segu nd o, escri to con Josef Breuer (Es tu dios sobre la histeria ), y el últi- mo, incon c luso y de edi ción póstuma (Esqu ema del ps icoal/ ál isis) ,' A és tos se suma otra obra póstuma, El Presidente Thomas Woodrow Wi ls ol/ , de la que Fre ud sólo redac tó el prefacio, pero a la cual , co mo coautor j un to a Willi am Bullitt, aport ó un a con tri buc ión

esencial, Para aclarar cada concepto, cada entidad clínica y determinadas di sciplinas, méto- dos, objetos de estudio o comportamientos cuyas denominaciones fueron inventadas por un autor preciso o en circun stancias partl,culares que las JUStificaban , ante s del art ículo en sí presentamos una definición en neg nta , Cuand o hacerlo se Impone absolu tamente , conservamos el término en su lengua ongln al, proporcIOnando en cada caso una expli- adecuada.

respec to de l nac imiento, la fami lia, la muerte, el sexo y la

,

una excepción al notable léxico biográfico realizudo por Elke MUhlleitner pam el perrado pioneros de l. Sociedad Psicológica d~ lo s Mi érco l es y I n Sociednd Psico ,analítica Vie-

MUhUeimer. Bio,raphlsches u!XJkoll lla Psyclw<Jllalyse, Die MI/gltetla ller psy· lUId d.r WI,ner pSYChOlUtalYliscltell VereiltigulIg \'011 1902·1 9.18. Tu•

cIt AlUd 1011 mencionadas por sus tltulos en In versión de lBS Obras J;¡1I0001 Aires, (N , del T,)

Advertencia

,

Cada entrada lleva una bibliografía de los mejore s títulos, documentos o arc hi vos que permitieron redactar el artículo, o una o varias remis io ne s a otras entradas en las que se indican dichas fuentes, o bien ambas cosas. En lo que concierne a las veinticuatro obras de Freud, hemo s indicado la fecha y el lugar de la primera publicación en lengua alemana, así como las diversas traducciones al inglés y al francés, precisando los nombres de los traductores . Al final del libro he- mos afiadido una cronología. Allí se encontrarán los principales acontecimientos de la historia del psicoanálisis en el mundo, de sde sus orígenes.

,

E. R. YM. P.

ABREVIATURAS BIBLIOGRAFICAS

GW:

Sigmund Freud, Gesall1m elte Werke, 17 vols ., Francfort , Fi sc her, 1960 -1 988 .

IZP:

Intemationale iirztlische Zeitschrift für Psychoanalyse.

lJP:

Intemational Joumal of Psycho-Analysis.

oc:

Sigmund Freud, (Euvre s completes, 21 vol s., Pre sses uni ve rsita ire s de Fra nce.

PUF:

edición en curso de sde 1989. [La edición castellana citada corres ponde a Obras Completas, 24 vols., Bue nos Aires, Amorrortu Editore s, 1978 - 198 5.) Presses universitaires de France .

SE:

The Standard Edition of th e Complete P s ycholo g i ca l Wo r k s of Sigll/lI T1 d Fr e lld ,

P s ycholo g i ca l Wo r k s of Sigll/lI T1 d Fr

editada por James Strachey, 24 vols ., Londres, Hog arth Press, 19 53 -1 974.

i ca l Wo r k s of Sigll/lI T1 d Fr e lld , editada
i ca l Wo r k s of Sigll/lI T1 d Fr e lld , editada

AGRADECIMIENTOS

Este di ccio nario no hab ría pod ido reali zarse sin la co laborac ió n de nume rosos inves- tigadores , fr a nceses y extranjeros, que aceptaron ay udarn os o da rn os acceso a sus traba- jos, a menudo inéditos .

A g radecemos a Yann Diener, quie n examinó c uidad osame nte re vis tas y obras en in-

gl és, y pre paró fi c has que permitieron la redacc ió n de un a ve intena de artículos consa- grados a los ps ico anali stas norteamericanos .

A g radece mo s igualm e nte a Per Magnu s lo hansson, quie n nos di o acceso a sus tra-

baj os e n c urso so bre la h is tori a del ps icoa ná li s is e n los paíse s esca ndi navos, y redactó es pec i alm e n te p ara es te d iccionari o te xtos, co mentarios e ind icaci o nes e n los que nos

ba sa m o s ,

acerca de lo s psico anali st as nórd icos (Di na marca , Fin la nd ia, Noruega, Sue -

c ia ) . Ap o rtó as im is m o su con tri b ució n a la e nt ra da Chiste y S il re/ación con /0 incon s -

ciente (El ).

A g ra dec e mo s a J ul ia Boro ss a, q uie n nos ha aclarado co ns tanteme nte la historia del

ps icoa náli s is e n Gran Bretañ a, y los pro ble mas de l co lon iali s mo br itáni co . Ella redactó cinco te xtos qu e no s re sultaro n mu y prec iosos: Gi rlndras hekha r B ose, M as ud Khan, In-

dia, Wulf Sa ch s, Do nald Wood s Winni co tt . Damo s la s g rac ias a Fr anyoi se Verges, quien nos ha co n fiado s us artíc ul os inéditos sobre Frantz Fanon y la psiqui atría colon ial. Agradecemos a todo s los que han aportado su contribución a la hi storia de l psicoanáli - sis en Canad á: Éli sabe th Brigras, He rvé Boucherea u, l ean-Bapti ste Bou langer, Mo na

Lafortune. Grac ias ta mbién a Mo ni que Landry y Do ug Robin son, q ue le de nosotros consultar losim presos de la Biblioteca Nacional de Ottawa.

Agradecemos a Didier Cromph out, qlll e n redac tó para es te dlcclO nano textos sob re

Gauthier, Mireille pellllitieron a uno

el psicoanálisis en Bélgica y Holanda. Gracias a Mireille Cifali, quien n os e ntregó nume rosas not as in édi tas sobre e l psi - coanálisis en Suiza, y a Mario Cifali , que nos ha esclarec ido con sus archi vos, sus co -

. También agradecemos mucho a Gheorghe Bratescu, qlllen tuvo la amabil idad de re- este diccionario tres textos sobre e l pSIco an álIs Is e n Ru mama , ex tr a ídos de en rumano. a'Ibodoro Lecman, quien durante un año realizó numerosas inves tiga- la his toria del psicoanáli sis en la Arge nti na, y además avc:ri- aQJdl Giordano, que nos confi ó s u tesis sobre e l mi s-

y su documentación.

13

Agradecimientos Damos también las gracias a Hugo Vezzetti, cuyos trab¡tjos ya publi cados o en

Agradecimientos

Damos también las gracias a Hugo Vezzetti, cuyos trab¡tjos ya publi cados o en Cur~ sobre el psicoanálisis en la Argentina nos resultaron indispensables,

o

Agradecemos igualmente a todos los que nos han aportado informac io nes o doc u. mentas para la redacción de los artículos sobre el psicoanáli sis en Brasil : Durval Che. cchinato, Claudia Fernandes, Ana María Gageiro, Catarina Koltai, Leop o ld Nosek, Ma. noel Tosta Berlinck, Walter Evangelista y Lucía Valladares.

Ana

Kauin Kemper y otro sobre Hélio Pellegrino, así como a Alaberto Pinhe iro ele Freitas, que nos ayudó a escribir la entrada sob re Iracy Doyle, Agradecemos a Kao Jung-Hsi y Osear Zambrano, que buscaron para nosotros traba. jos en inglés sobre el psicoanálisis en Japón. Gracias a Tanja Sattler-Rommel por sus traducciones del alemán y su participación en la redacción del artículo sobre Alexander Mitscherlich, Gracias también a Vincent Kaufmann, quien le permitió a uno ele nosotros trabajar en la biblioteca de la Universidad de Berkeley en California. Agradecemos a Olivier Bétourné y Céline Geoffroy por su trabajo co n el manus· crito. Agradecemos fmalmente a todos los que, de cerca o ele lejos, nos ayudaron respon· diendo a nuestros interrogante s o confiá ndonos ge ne rosa mente artículos, libros, fue ntes inéditas y tesis difíciles de encontrar: Anna Maria Accerboni, Eleni Atzin a. Franco Bal · dini, Raphael Bro ssart, Michel Coddens , Marco Co nci , Raffaello Cortina, Alai n Del· rieu, Horacio Etchegoyen, Ernst Falzeder, Ignac io Garate Martínez, Toby Gelfand , Nadine Gleyen, llse Grubrich-Simitis, C laude Hal mos, André Haynal, Albrecht Hirsch· müller, Norton Godinho Leao, Jacq ues Le Rieler, Patrick Mahony, Ren é Major, Michael MoInar, Juan David Nasio, Angélique Pecheux, An to ne llo Picciau, Augus t Ruh sh, Ré· gine Robin, Emilio Rodri gué, Peter Schottler, Harry Stroeken, Pablo Troianovsky, Fer·

Agradecemos a Chaim Samuel Katz, que redactó para no so tro s un texto sobre

nando O. Ulloa, Fernando Uribarri.

Fer· Agradecemos a Chaim Samuel Katz, que redactó para no so tro s un texto sobre
Fer· Agradecemos a Chaim Samuel Katz, que redactó para no so tro s un texto sobre

• ABERASTURY Arminda (1910-1972) psicoanalista argentina Pionera de l movi miento PSI'C O l' . '.

ABERASTURY Arminda (1910-1972)

psicoanalista argentina

Pionera de l movi miento PSI'C O

l' .

'.

ana H ICO argentino, Armmd a Ab eras tur y naclO . , en

d

e comerci ' antes por el lado patern o e . intelec-

.

Buenos Aires e n e l se no de una f

,

anu '1' la

tuales po r ·e l la do m a terno . S u tí o, Max imi liano Ab era s tur y, e ra un méd ico'famoso, y

su h:rr: an o Fe denco est ud ió psiquia tría teni endo co mo co mp añero a Enrique Pichon- Rlvlere , cu yos pad re s se Instalaron e n la Argentin a* en 191 1, e iba a conve rti rse en su más querid o a mi go . Federi co padecía un a ps icos is* y varia s veces sufrió accesos deli - rantes. Me lancó li ca de sde su j uve ntud , Armind a era un a mujer de gr an belleza. A tra- vés de Fed eri co co noc ió a Pi chon-R iviere, con qui en se casó en 1937. Lo mismo que él, quería o,fr ece rl e al ps i coan ál is is una nu eva tie rr a prom e tid a, pa ra salvarlo del fascis - mo que se hab ía dese ncade nad o en Eu ropa. Se inte g ró e nto nce s al gru po for mado en Buenos Aire s por Arn aldo Rascovsky*, Angel Garma ", Marie La nger* y Celes Cá rca mo*. Ci nco añ os más ta rde recibió su for- mación did áct ica co n Gar ma, y se co nvirt ió en un a de las pri nc ipal es fig uras de la Aso- ciación Psicoa nalíti ca Arge ntina (APA ). En relaciÓn direc ta co n la e nse ñanza de Mela-

nie Klein * (a qu ien ell a fu e la pri mera en tradu c ir al caste ll ano) , e inspi rándose

métodos de Sophi e Morg e nste rn *, de sarro ll ó el psicoan áli s is de ni ños*' Entre 1948 y 1952 dirigió, en el marc o de l In stituto de Psicoan álisis de la APA, un se minario sobre este tema. FOllllÓ a un a ge nera ción* de analistas de niños. En el Con gre so de la In terna- tiOllal Psychoanalytical As soc iati on* (l PA) de 1957 , en París: present ó un a notable co- sobre la sucesión de los "es tad ios" durante los pn meros años de vida, den - una "fase genital primitiva" anteri or a la fase anal en ~Idesarroll o libi din al. A la edad de 62 años, afectada por una enfe rm edad de la pi el qu e la des figur aba, Ar-

otros en la hi stor ia

scitó relatos contradi ctori os, y fue co nSiderado un a "muerte trági -

,

en los

Aberastur

decidió darse muerte. Su sui cidi o* , co mo algunos

y

• su IttJú.storiografía* oficial.

Abe/'8IIIU

e

en

reorla y técnica del psicoanálisis de niños, Buenos Aires, Paidós, ry, 110 Haydée Faimbe rg Y Leonardo Wender, "La psychanalyse en

1

hl

ucuru,

Rolal1d Jaccard (comp .), Hlslolfe de a psyc ana yse, vol. 2, Parls, Ha- Elfrlede S. L. de Ferrer, ' Profesora Arminda Aberastury " , Revista

.

QII\l,IIIr8-dlclembre de 1972, 679-682. Jorge BaJán. Cuénta.

f,W1

argsntino. Buenos Aires. f''-nelll.

,t,braham. Karl

199 1. Elisabeth Roudinesco . conversaci6n con Emilio Rod rigué. el 12 de octubre de

1995. y con Claudia Fern ández. el 27 de marzo de 1996 .

,

c> ESTADIO . KLEINISMO. MELANCOLlA.

ABRAHAM Karl (1877-1925) psiquiatra y psicoanali sta al emán

El nombre de Karl Abr aha m es ind isociable de la hi s toria de la gran saga freud iana. Mi e mbro de la ge nerac ió n* de los discí pulo s del padre fundad o r, desempeñó un papel pionero en e l des arroll o de l ps icoaná lis is'" e n Be rlín. I mpl ant ó la cl ín ica fr eudiana en el dominio del sa ber psiqui átri co, tra nsfo r mando de tal modo el tra tam iento de las psico- s is* - esqui zofre nia * y psicos is maníac o-depre siva';' (melanco lía*)- . Elaboró también una teoría de los es tadios* de la organi zación sexual e n la que se ins piró Melanie Kl e in *, qui e n fue su d iscípula . Form ó a num erosos anal istas, entre ello s Helene Deutsc h*, Edward Glover*, Karen Horney*, Sand or Rada" , Ernst Simmel * Nac id o e n Bremen el 3 de mayo de 1877, en una fa mil ia de comerc ian tes judíos ins- talad os en e l no rt e de Ale mani a des de el sig lo XVIIl , Ab raham era un homb re afable , cálid o , in ve nti vo, elo c ue nte y políg lota (hablaba oc ho idiomas). Durante toda su vida si - gui ó sie nd o un o rt o do xo de la doc tr in a psicoa na lít ica, una "pe ña de bronce" según las palabr as de Si g mund Fre ud* . Fue e n la Clín ica de l Bur gho lz li , donde era asistente de Eugen Bl eul er* jun to con Carl Gustav Jun g*, do nd e co menzó a familiarizarse con los textos vien eses . En 1906 se cas ó co n Hedwig Bli rgner. Tu vo co n ella dos hijos y anali - zó a la hija , Hil da Abraham (190 6- 1971 ), desc ribi endo su caso en un ar tículo de 1913 titulado "La pe qu e ña Hil da, en s ueño s y s ínt o mas e n un a ni ña de 7 años". Hilda Abra- ham iba a conv ertirse en psicoa nalista y redac tó un a biogra fía inco nclusa de l padre. Como no tenía ninguna pos ibil idad de hacer carrera en Sui za*, Abra ham se instaló

en Berlín en 1907. El 15 de d ic ie mbre se dir ig ió a Vi ena * pa ra rea lizar su primera

visita

a

Freud. Ése fue el comienzo de un a be ll a ami stad y de un a lar ga cOITesponde ncia

-qui-

nientas cartas entre 1907 y 1925- qu e só lo se cono ce en parte. Pub licada en 1965 por

Ern.>t Freud* e Hilda, esa corres pond e nc ia ha s ido la menta ble me nt e ampu tada de nu me·

Hilda, so bre los con-

rosas piezas, sobre todo de interc ambi os ace rca de los sueños de

flictos con Otto Rank'" en el Comité Sec re to* , y también sobre los desac uerdos entre los

leit hombres. 1908, junto con Magnus Hirschfeld *, ¡va n Bloc h ( 1872 -1922), Heinrich Korber

• Abraham creó un prim e r cí rc ul o qu

e, e n marzo de 1910, se con·

Sociedad Psicoanalítica de Berlín , de la cual fue presidente has ta su muerte.

a I06tenerla Max Eitingon *, y de tal modo, co n la creación del Ber!I'

, se inció la historia del movimi ento psicoanalflico ale-

die~ado por el nazi smo * a partir de 1933 .

Se-

deaP\l6a de haber sido miembro del Comité p . psychoanalytical ASSOCI3UO

en 1924. De modo que se tral a de

. Se- deaP\l6a de haber sido miembro del Comité p . psychoanalytical ASSOCI3UO en 1924. De

Abraham, Nicolas

uno de los grandes militantes del m cente.

. oVlmlento, como clínico y como organizador y da-

.

La obra de este fiel se constru ó

f

.

Más clínico que teórico Abrah

ce la observación concr~ta H' am escnbló ar~ículosclaros y breves en los que preva le-

yen . unción de los progresos de la obra del mae stro .

ay que dI stin guIr tre s épocas. Entre 1907 y 1910 se inte-

*

'

.

'fi

nI IcaCI

n del traum a sex ual en la in fanc ia. Durante los .

.•

reso en una comparación entre la h' IS t ena . . y la demencia precoz (que aún no se denomi-

na a esqUlzo rema)

diez anos

I OSIS m a nI aco -d epresiva, . e l complejO . de castraClon ~ en la mUjer y l as I e l acIones de l s ueño " con l os mito s . En 19 11 public ó un i mp o rtant e

estudIO sobre e l pIntor GlOvan ni Segantin i (1859-1899 ), afectado por tr as torn os mela n- cólIcos. En 1912 redactó un artículo sob re el cul to monoteísta de Ató n que Fre ud uti li- zó en Moi~ésy la reli gi6n monoteísta " , olvidand o citar a su d iscí pul o. Fin a lme nte, en e l tercer penod o de sc rIbIó los tres estadio s" de la libi do* : ana l, oral, ge nita l. Enferm o de e nfi se ma, Kar l Ab raham muri ó a los 48 a ños, el 25 de diciem bre de 1925, como consecuencia de una septice mia con secutiva a un absceso pulmo nar sin du - da causado por un cá nc e r. Esta muerte prematura fue expe rimentada como un verdadero desastre por el movimiento freudiano, y so bre todo por Freud , quien asi stió impotente a la evoluci ón de la infección, no vaci lan do en escribirle: " Me entero por Sachs con sor- presa, pero tambi é n con di sgusto , que su enferm edad no ha concluid o. Esto no concuer - da con la imagen qu e tengo de usted . Sólo me lo imag ino trabajando s in cesar, indefec- tiblemente . Exper im ent o s u enferm e cl ad c o mo una especie de competencia de s leal, y le ruego que la interrumpa lo ante s posible. Espero nov edades suyas a tra vés de sus alle- gados directos."

.

.

f

b

.

.

yen la sig

.'

.

_

sl"U1entes estudi ó la ps' c"

o

.'

.

• Karl Abraham, CEuvres completes, 2 vol. (19 65), Par ís, Payol , 1989. Sigmund F reud y Karl Abraham , Correspondance , 1907·192 6 (Fra ncfort, 1965), París, Gallimard , 1969 red. cast.: Correspondencia , Barcelona , Gedisa, 19791 Hilda Abraha~,.Kar: Abraham.

biographie inachevée, París, PU F , 1976 . Gu y Rosola,to y Damel Wldlocne~, Ka rl Abra·

t re de son ceuvre" , La Psych analys e, 4, Pans, PU F, 1958, 153-1 / 8. Ernst Fal-

I

h amo

.

ec u

d

I

zeder, "Whose Freud is it? Sorne refle ctions on ed iting Freud s correspon ance , nter·

,

.

national Forum 01 psychoanalysis, en pren sa.

Nicolas (1919-1977) francés

olas Abraham nació en Kec ske me¡ y emigTó a París en

Husserl . , hablaba - varios rovo dos . hiJ' os . varones

'd'

húngaro

.ó'

PM

N

IC, arcado por la fenomenología de

1946 ' en el . que

·

origen , JU 10- Filósofo de formacl n

Despu

és

d

e u

a

rimer n, m matnmoll\o . . en

'

ana la

'

.,., rok también de origen hungaro. Anahzado, Igual que

,

.

.

.

1903-2005), en el redil d~ .la SoclI~[é psychanal~lIque de ~a-

Ot,wbcrger ~

lerizado como diSIdente, y su cura dldaclIca no fue

qued cara:u miembro pleno de la SPP, y sigUIÓ como afiliado. el filósofo Jaeques Derrida (1930-2004), sobre la JII1\nera de analizar los textos freudianos.

17

Abra.ccl6n

~~--------------------------

Se hizo célebre en 1976, con la publicación del Ve rbier d e I ' H o mm e a l/X loups, re. dactado conjuntamente con Maria Torok, y con prefacio de Derrida . S ig uie nd o a Muri el Gardiner*, comentaba allí el caso del Hombre de lo s Lobos, señ aland o el poliglot isll1o inherente a toda esa historia. A la lengua rusa (o lengua matern a) , la l.engua alemana (o lengua de la cura) y la lengua inglesa (o lengua de la nodn za del pac ie nte), los autores añadieron una cuarta, la francesa, lo cual les permiti ó subray ar que e l yo * clivado del paciente llevaba consigo "una cripta", lugar de todos sus secretos inco nsc ientes. Esta teoría de la cripta ponía el acento en el delirio del Hombr e de l os Lo bo s y el ca rácter neo cesariamente delirante y polisémico de la teoría clíni ca en sí.

• Nicolas Abraham y Maria T o rok , Cryplon y m i e . L e verbier de /' H omme au x IDUPS, pre .

ced ido por Fors de Jacques Derrida, Parf s, A ub ie r· Fla mm arion , 1976. René Major , L'A. gonie du jour. París , Aubier·Montaigne , 1979. Elisabeth Ro ud inesco , Hisloire de la psy.

chanalyse en France, vol. 2 (1 9 86 ), París, Fa ya rd , 1994 l e d. c ast. : La

años, Madrid, Fundamenlos. 19881·

batalla de cien

[> FRANCIA. PANKEJEFF Serguei Constantinovich.

ABREACCIÓN

Alemán: Abreag ieren. Francé s: A bréac ti oll. In glés : Abreac lio n.

par a definir

un proceso de descarga emocional que, al libera r el a fecto li gado a l recuerdo de un trauma, anula sus efectos patógenos.

Término introducido por Sigmund Freud * y J osef Br euer* en 1893

El té rmino abr e acc ió n apare ció po r primer a vez e n la "C o muni cac ió n preli mi nar" de Josef Bre uer y S ig mund Freud dedi cad a al es tu dio de l meca ni s mo psíq uico que opera

en los

fen óme nos hi stérico s.

En ese texto pionero, lo s autores anuncian des de e l co m ienzo el se ntid o de su trayee· to: partiendo de las forma s que reve stía n los sínto mas, se prop onía n ll ega r a identificar el acontecimiento que, inicialmente y a menudo lej os en el pasad o, había provocado el fenómeno histérico. El establecimiento de esa gé nes is t ropezaba co n di ve rsos obslácu· los provenientes del paciente, a los qu e más tard e Freud de nomin ó resis tencias*, Yque sólo se podfan superar recurriendo a la hipno sis*. Lo más frecuente es que un suj e to afe c tad o po r un aco ntec im ie nto rea cc ione a él. en Wminos voluntarios o no, de modo refl ejo: e l afec to vin cul ado al aco nteci miento que- entonces evacuado si dicha reacción es suficientemente intensa. En los casos en que no se produce o no es lo bastante fu erte, e l afec to s igue li gado al recuerdo

• cos

traumático, y lo que actúa com o aae nte de los tras tornoS hl slen

.

y

no el acontecimiento en sí-o Bre uer ~Freud so n mu y prec isOS a al preCI' res- sufre sobre todo de reminis cencias". Se en c ue ntra la ml sm de la reacción del sujeto: sea ésta inmediata (Volunlarto- do una psicoterapia bajo la forma de re.~e%n on relación de intensidad o propore l n

.

' 8

Abreacci6n

el acontecimiento incitador para q

I

a venganza en re s pue sta

t

e n" a un e fec to

o f

,

b

'

len" ': uaJe

"o

á'

ue

ca t rtI co *, es decir, libe rador, Por

última, deja abierta la he r ida ocas ' a udna o e nsa, SI no es proporciona l o aju stada a esta lo na a po r ell a

Desde ese momento, Breuer y Freud el acto se pudiera reemplaz

su rayaron ha sta qu é punto era im portante que

ejemplo,

el

ar por

'

abreactuado casi de l a mi s ma ma ne ra"

confesión ) só lo las pal a b '

"

"

'oracla s al c ual el afec to pu ede se r

Anade n que, e n ci ert os casos (u na queja, un a l as co ns tI tuyen "el reflejo adecuado"

El térmmo abreacc ió n s i" ui ó 1''' d

a

'ón del

m é tod

"o

e

I

Ib' ~' ca t a r t l co"

a pa a

,

I a

I

'

'

r

loa o a trab ajO e n colaboración c on Bre uer ya l a ut i-

l ít i c o y e l empleo,

e n

18 z 9 c 6 1 d

1

,

p e r o l a creac i ó n d e l mé t o d o an a '

'fi

p Sicoaná li sis" no'

slg m Icaron Sin embar"o s u des aparic ión, y esto,

como lo pr ec i sa n l os a ut o r e s de l Vi

e la psychanalyse, por dos razones: una

razón facll c a, en c uanto la cura, fuera cual fuer e el mé todo, seguía siendo , sobre todo con ciert os paCie n te s , un lugar de fu e rtes reac c io nes emoc io nales, y una razón teórica,

puesto que la co nceptuali zac ió n de la cu ra rec urría a la rememoración* y la repetición*, formas pa rale las de abre acc ió n, ¿Por qu é B re uer y Freud emple aron es te té rmino, del que Freud no renegó al el método ca tá rtico e n su autobi ografía ?

b

l

'

d

'"

'

L/ a Ire

oca

,

evocar

El té rm ino " abre ac c ión" es un neo log is mo co mpu esto por e l prefijo alemán

"ab" y

la palabra "reacción ", a s u vez co nst itu id a por e l pre fijo " re" primera razó n de esta dupli c ació n pa rec e haber sid o e l deseo

carácter dem asi ad o ge ne ral de la palab ra " reacción" , Pe ro, por otra parte, el término remite al enfo qu e f isiol ogi s t a de l sig lo XIX, un e nfo qu e e n el cual funcionó como si- nónimo d e refl ej o, d es ig nación de l el e me nt o de un a relació n con fo r ma de arco lineal (el arco refl ej o) q ue vi ncu la, té rmin o a té rmino, un es tímu lo puntual y una respuesta muscular, En los años 1892- 1895, es ta refere ncia co nstitu ía para Freud una especie de garantía de cientifi c idad, concordante con su es peranza de in scribir el abordaje de los fenómenos histé ric os en con ti n ui dad con la fi s iol og ía de los mecanismos cerebrales, Como lo subray ó l e an St aro b in s ki en 1994, la refe re ncia al modelo del arco reflejo 0- brevivió a la utilizaci ó n de esta pa labra , puesto qu e Freud se refie re explícitamente a él en su texto sobre e l d estin o de las pul s iones*, donde di s tin gue las exci taciones exterio- res, que provocan re s pue stas seg ún e l modo de l arco re fl ej o , y las exc it aciones interio-

, Freud iba a utili zar el térm1l10 reacc ión con un se ntido radic almente dls-

y el vocablo "acción", La de los autores de evitar el

cuyos efectos son del orden de un a reaCCión ,

"

,

Más tarde

en luga~de designar una des carga libe rado ra, se referi ría a un proceso de bloqueo

la formación reacti va,

S d F

Igmun

d

Jose! Breuer , " L e m éca n is ~ e psych i que des

phénomenes histéri-

77-

o re e mec ani smo pSlqulco de fenóme-

Yt' on préliminaire" (1893), e n E tudes sur /'hystérie (1895), GW

"$

b

I

'

,

.

'

I

,

re~

ques CommuOlca I

,

11

P

rf

PUF 1956, 1-13 red , cas I. :

$12, SE,

,

:' ~munl~ación preliminar" , en Estu dios sobre la histeria, A morrortu, vol.

1108 histérico,

d Slgmund Freud présen té par l ui- meme ( 192 5 ) , G W, XIV, 33-96 , SE,

G~~;';d, 1984, 7-70 red , ~ s t. : Pre se nt ac ión autobiográ fi ca , Amorr o rtu, vol,

et destina de pulalons

(191 5 ),

OC, XI!I, ~61 -1 85, GW, X, 2 0 9-232 , SE ,

oaat.' "Pulafone8 y destinos de pulsI6n ,Amorrortu, vol. 14]; Le Moi et

Mili'231.289, SE, XIX, 1·59, en Essais de psychanalys6, Parls, Pa-

61 J(f y fll filio, Amorrortu , vol. 19] , Gaorgas Canguilhem ,

,

19

(regla de)

(regla de)

(regla de)

-

"Le concept de réflexe au XIX· s i ecle ", en Él u des d 'hislo i r e el de ph ilosoph i e des SCi en - ces, Parls, Vrin, 1968. Marcel Gauchet, L'lnconscienl cérébra/, París, Seuil, 1992. Jean Laplanche y Jean-Bertrand Pontalis , Voca bulaire de la psychanalyse, Par ís, PUF, 1967 [ed . casI.: Diccionario de ps i coaná li s i s , P aidós, 19961 · Jean Starob i ns ki, " Sur l e mo l abréaction" (1994) , en André Haynal (co mp.), La Psy chanalys e: cenl ans déja , Gin ebra,

Georg, 1996, 49-62.

[> CATARSIS. ESTUDIOS SOBRE LA HI S TERI A. HIPNOSIS. HISTERI A. PULS J6 N. RESISTENCIA. SUGESTIÓN.

ABSTINENCIA (REGLA DE) Alemán: Gnmdsatz der Abstinenz. Francés : R egle d'a bstinell ce . Inglés: Rule of absti - nence.

Corolario de la regla fundamen tal*, la regla d e a bs tin enci a designa el co njunto de los medios y actitudes pues tos en ob ra por el an a li sta para que el anal iza nte no pueda recurrir a formas de satisfacción sustitutivas, cap aces de ahorrarle los sufri - mientos que constituyen el motor del t rabajo analíti co _

Sigmund Freud* habló por primera vez de la regla de abstinencia en 19 15, al inte rro-

garse sobre cuál debía ser la actitud del psicoan alista ante las manifestaciones de la trans -

ferencia amorosa. Precisó entonce s lista ante la demanda amorosa de la para que en el analizan te subsistan tuyen el motor del análisis _

engañ o qu e tendría un análisis en el cual el anal ista

respondiera a las demandas de sus pacientes, Freud evoca la anécdota del sac erdo te lla- mado a dar la extremaunción a un agente de seguros no crey ente: al télmino de la entre - vista en la habitación del moribundo, suced e que el ateo no se ha con veni do, pe ro el sa- cerdote ha suscrito una póliza de seguros.

qu e no se refiere sól o a la abstinencia fí sica del ana- paciente, sino a la qu e debe ser la actitud del analista las necesidades y los deseos insatisfechos que consti -

A fin de ilustrar el carácter de

Dice Freud que no sólo "

le está prohibido al ana lista ceder", sino que debe llevar

al paciente a derrotar el principio de placer* y a renun ciar a las satisfaccione inmedia-

Jas, en favor de otra, más lejana, de la cual sin embargo precisa que "puede ser también

menos segura",

Freud volvió sobre el tema en el marco del V Congre so de Psi coanális is (realizado en 1918), a continuación de una intervenci ó n de Sa nd o r Fe re nczi* ce nt ra-

cuales debe recurrir para pe rseguir

del analista y en los medios a los

ft!¡UUlf de satisfacción sustitutiva que el paci ente pu ede busc ar en el fuera de ese encuadre_ En lo esenc ial, Freud señaló su que 01 tratamiento psicoanalítico debe "efectuarse en

• t'nlItración* y abstinencia". Puntualiza sin elll- y que la abstinencia debe articularse

de vista, así como se olvidó

y abstinencia". Puntualiza sin elll- y que la abstinencia debe articularse de vista, así como se

Acting out

el acento que había puesto F plazo. El surgimiento de un '

tica contribu Ó.

. Y

a

I

f

d

. carácter Incierto de la sati s fa cci ó n e n e l largo

a con.c,epclón pedagógica y ortopédica de la cura psicoanalí-

a .trans ormaClOn de la regla de ab stin enci a en un co njunto de medi-

en d

reu

d as

. hsta en térmInos de autoridad y poder.

actIvas y represivas que a

b

.' .

punta an a dar una repre se ntaci ón de la pos Ición del ana-

.

En su seminario de 1959 1960

.

-,

ded Ic o a

d

o a

1 a

é Uca '

dI'

e

' l'

pSlco a na IS . IS, aSI , como en

textos antenor~s sobr.e las posibl es ~ariantesde la "c ura ti po" y la direcc ión de la c ura ,

vo lVIÓ sobre la noc ió n de l a neutralid ad an alític a, qu e é l ubi ca e n una

la posible ob ten ci ón un place r inmediat o :

Jacques ~aca¡~

perspectiva ética . Freud se habí a mo strado prudente en cu ant o a por el paciente de una s ati s facci ó n ulte ri or, frut o de su re nun ci a a

Lacan qUIso se r m ás radi ca l, cu es ti o na nd o el fa ntasma de un "bie n soberan o" cu ya rea - lización marc aría el fin del análi sis.

• Sigmund Fre u d , "O b servati o ns s ur I'amour de tran sfe rt" ( 1915), G W, X, 30 6 -3 2 1, SE,

X II, 157-171 , en La Techn iq ue psy chanalytique, Pa rí s, P UF, 1953, 116 -130 ledo casI.:

" Puntu a li z aciones sobr e el amor d e trans f e r en c i a" , Amor r o rt u , vol. 1 2 1: " L es voies nou - vell es d e la th é rap euti q ue psyc h o n aly t ique" (1919 ) , G W, XI I, 183-194, S E, XVII, 157 - 16 8, e n La technique psychanalytique, París , PUF, 1953, 13 1-141 led o cas!.: "Nuevos

ca m i n o s d e la te r a p i a psi c oanalitica " , Amorro rt u, v o l. 171 ; Y Sa ndor Ferenczi, Correspon - dan c e, 191 4 -191 9, París, Ca lmann -L évy, 1996 . Sandor Fe renczi, "La technique psycha -

nal y tique " (1 919 ) , e l1 P sychanalyse 11, (Euvres comp l éte s,

1913 - 1919, París, Payot,

1970, 327- 338 ; " Prolo nge ments de la 'tech nique act ive' en psycha na lyse" (1921) , en Psychanalyse 111, (Eu vres comp létes, 19 19- 1926, París , Pa yot, 1974. Jacques Lacan , Écrits , París , Seuil, 196 6 l ed ocas!. : Escritos 1 y 2, México, Sig lo XXI , 19851; Le Séminai-

re, livre VII, L 'Éthique de la psycha na lyse (1959- 1960), Pa rís, Seuil , 1986 ledo cas!.: El Sem inari o. Libro 7, La ética d e l ps ic oa ná lisis , B a r ce lo na , Pa id ós, 198 81 · Jean L aplanche

y Jean-Bertrand Pontalis, Vocabula ire de la p sychana lyse , París , PUF, 1967 ledo casI.:

Diccionario de psic oaná lisis, Buenos Aires , Paidós , 19971·

C> CONTRATRANSFERENCIA . REGLA FUND AMENTAL. TÉC NI C A LlTICA. TRANSFERENCIA.

ACTINGOUT

P SI COA I A -

Alemán: Agieren. Francés: Passage a ['a Cl e. Inglés: A Clillg Oll t.

Noci6n elaborada por los psicoanalistas de lengua inglesa, y después retomada CQIl el mismo nombre en francés, para traducir lo que Sigmllnd Freud* llama en acto" con el verbo alemán agierell. La palabra remite a la técnica psi-

pasa al acto inconscientemente,

o dentro del marco de la cura, para evitar la verbalización del recuerdo re- para sustraerse a la transferencia".

"

y designa el modo en que un sUjeto

.

.

Ap,.,1I (poco corriente en alemán) en 1914, para designar

actda pulsiones* '. fantasmas", deseos· , Por

otra par-

0011 1& de abrcacclón* (Abreagieren). El mecanismo y la elaboración (o reelaboración*), El

21

Actlng out

-

paciente "traduce en actos" lo que ha olvidado: "Te nem os que contar -di ce Freud- con que é l ceda al automatismo de repetición que ha reemplazado el recuerdo po r la Co m- pulsión, y esto no sólo en sus relaci o nes personales con el médico , s ino también en to- das s us otras ocupaciones y relaciones actuales, y cuando, por ejempl o , le s uce de que en

del tratamie nto se enamora". responder a es te mecanismo, Freud preconi za dos soluc iones: 1) Hacer prometer

el curso Para

al pac iente que , mientras se desarrolla el tratamiento , no lOmará ningun a decisión impor- tante (matrim onio, elección de un amor definitivo, profes ió n) an tes de es tar c urado. 2) Reemplaza r la neuros is" ordinari a por una neurosi s de tra ns fe re ncia", de la que lo cura- rá el trabajo terapéutico. En 1938, en el Esquema del ps i coa nálisis, Freud sub raya que es deseable que el paci ente manifieste su s reacciones en e l interio r de la transferenc ia*. Los psicoanalistas de len gua ingle sa di s tinguen el aCli ng in del aCling Out propia- mente dicho . El aCling in designa la sustituci ó n de la verba l izac ión por un act uar en el int erior de la ses ió n psicoanalítica (camb io de la pos ició n del cuerpo o aparición de emociones), mi e ntra s que el aCling OUI caracteriza el mi sm o fenómeno fuera de la se - sión. Lo s kleinianos in sisten en e l aspecto transferenci al del aCling in y en la necesidad de analizarlo, sobre todo e n los estados lím ite *' Por otra parte, e n 1967, el psicoanali sta francé s Michel de M'Uzan ha propuesto dis - tinguir el aCling ou l directo (acto simp le s in relaci ó n co n la transfe rencia) y el aCling OUI indirecto (ligado a una organización s imbólica re la cio n a d a c on u na neuros is de transferencia).

En

el vocabulario psiqui átri co francés, la expresión " pasaj e a l acto" apunta a la vio-

lencia de una conducta por la cual el sujeto se precipita a una acción que lo supera: sui - cidio*, delito. agresión.

Partiendo de esta definición , Jacgu es Lacan". en 1962-1 963, e n s u sem inario sobre la angustia, instaura una distinci ó n entre ac to, aCling 0 111 y pasaj e a l acto. En el ma rco de su concepción del otro* y de la relació n de obj eto *, y a partir de un come nt ario sobre dos observaciones clínicas de Freud (el caso "Do ra" y "Sobre la ps icogé nes is de un caso de homosexualidad femenina" ), Laca n, en efecto, estableci ó una je rarqu ía en tres niveles. Según él, el acto es siempre un acto significante que le permite al sujeto transformarse retroactivamente (posterioridad*). El aCling oul, por el contrari o , no es un acto, sino una demanda de simbolización que se dirige a un otro . Es un acce so de loc ura, des tinado 3 evitar la angustia. En la cura, el aClin g oul es e l s igno de que el análisi s se encuentra en un atolladero, en el cual se revela la debilidad del psicoanalista. No puede ser interp reta-

do, pero se modifica si el analista

lo entie nde y ca mbia de posición transferencia!.

~ cuanto al pasaje al acto, en Lacan se trata de un "actuar inconsciente", un actO no con el cual el sujeto cae en una situación de ruptura integral, de alienación

de todo marco
de todo marco

identifica entonces con el objeto (pequeño) a *, es decir. con un objeto ex-

simbó lico . Para Lacan , el suicidio es tá del lado del

lo atestigua el modo mismo de morir, abandonando la escena a tra-

salto en el vacío, defenestración, etcétera.

d'une analysa d'hystérle (Dora)" (1905), en Clnq Ps~ GW, V, 163-286; SE, VII, 1-122 [ed . cast. : "Fragmento

Acto fallido

análisis de un caso de hi steria"

tion" (1914) en La T<

' Am o rrortu , vol. 71 : " R e mém o ra t i o n, r épétitio n , é l abo r a-

136 [ed . ca~t.:"Reco:~a;/~uepsy chanalyt iqu e , París, P U F , 1 970, G W, X, SE, XII, 126 -

h

'

c as d ' homose xuart · fé

: .epetlr y reelaborar", Amorrortu, vol. 121: "Psychogené se d'un

1973 , GW, XII, 27~~30;lnlne"(1920) , en Névrose, psychose et perversion, París, PUF,

so de homosex

I"d

' SE, XVIII , 145- 172 [ed. cast. : "Sobre la psicogénesi s de un ca -

Par í s

PUF

nálisi~ A '

19~; I ad f em e n i n a" , A m orrortu , vol. 1 8 1 : Ab r égé de psy c hanaly s e ( 1940 ) , , GW, XVII, 67- 138, SE, XIII, 139-207 ledocas t. : Esquema del psicoa-

1963 '.

.~.~rra~u,v ol. 231 · Ja cq ues Laca n , Le Séminaire, livre X, L'Ango iss e, 19 62 -

nal

,I n;

1,0 .

e an L ap lan c h e y Jean- Bert rand Pontalis, Vocabulaire de la psyc ha -

19::r E ans , PUF, 1967 [ed . cast. : Diccionario de psicoanálisis, Ba rc elo na, Paidós, Fr . n cyc lopedla 01 Psychoanalys is, Lud wi g Eidelberg (comp.), Nuev a York, The P e~ Pr ess , y L o n d r es, Co l iler Macmillan lid , 1968 . M i che l de M ' U za n, De {'art a la mort , an s , G a lllm a rd , 1977 . R. D . Hin s he lwoo d, A Dictiona ry 01 Kle inia n Thoughl , Londres , F ree Assoc lat io n Books, 1991 led ocast.: Dicciona rio del pensamiento kleiniano, Buenos A ires , A m o rrart u, 19921.

ACTO FALLIDO

Alemán: Fehlleisl ung . Francés: Acle mal/qu é. Inglés : Parapraxis.

Acto medi a nt e el cual un sujeto "' , a pesar s uy o, reemplaza por una acción o una conducta im previstas el p royecto al que apuntaba deliberadamente,

Lo mi s mo qu e co n ell apsus* , Sigmun d Freud* fu e el primero

en atribuir, a panir de

La in le/prela c ió n d e los sLte/i os* , una ve rd ade ra signifi cación al acto fallido, mostran - do que es preci so re lac io narl o co n los motivos in con sc ie ntes de quien lo comete. El ac - to fallido, o acto ac cide ntal , se co nvierte en el equival ente de un síntoma, en la medida en que es un compro mi so entre la inte nción co nsc iente de l sujeto y su deseo * incons -

ciente,

. En 1901, en P s icop a l o logía de la vida cOlidian a*, Fre ud , co n mucho humor, propor-

ciona los mejores ejempl os de ac to s fa llid os, caron sus discípulos; por ejempl o, la narrada

utili zando numerosas historias que le acer- por Hann s Sachs* : e n un a cena con su ma-

rido, la esposa se equivoca y pone junto al asado, e n lu gar de la mos taza recl amada por

el esposo, un Los vieneses

frasco del medicamento que ell a util iza para curarse el dolor de es tómago. han tenido siempre un gu sto pro nunc iado por los II1terminables relatos de

y actos fallidos, que transforman en hi storias d ive rtidas.

Después de ellos, Jacques Lacan * se r e velar á e ~ este ~om in ~o com o un o de los m e -

Fun clón y ca mpo de la pala-

en psicoanálisis". dio la sigui e nt e de fin ic ió n: " Para la ps ico pa tolo gía colidilllla. otro campo consagrado por otra obra de Freud, está claro que todo

de Freud, En particular, en 19, 3, e n

es un discurso logrado, incluso bastante bell amente construido

.".

ds la viB quotidiBnne ( 1901 ), WG, IV, SE VI P

ds la

ida

'di

'

v

.

ans,

cot, ana, Amorrortu, vol. 6]. Jacques ,

[ad. caat.: EscrlIos 1 y 2, México, Siglo XXI, 1985].

(EL).

v . ans, cot, ana, Amorrortu, vol. 6]. Jacques , [ad. caat.: EscrlIos 1 y 2,

Adiar, Alfred

-

ADLER Alfred (1870-1937)

médico austríaco, fundador de la escuela de psico logía individu al

El que fue el primer gran disidente de la histori a de l m ov imi e nt o ps icoa nalí tico nació en Rudolfsheim, en el suburbio cercano a Vien a*, el 7 de fe brero de 1870 . De hecho nunca adhirió a las tesis de Sigmund Freud *, de qui en se separó e n 19 I1 s in haber sido'

,

a diferencia d e Carl Gu stav Jun g*, el di sc ípul o pred ilecto. Catorc e a ños me nor que el

maestro , no busc ó re c onocerlo co mo un a a ut o rid ad paterna. Le a tri buía más bi e n ell u- gar de un hermano m ay or, y no ma ntuvo co n é l nin guna re laci ó n ep is to lar ínti ma. Los dos eran judío s y vienese s , y los do s prov en ía n de fami li as de come rc iante s q ue no ha- bían conocido ve rd adera me nte el éxito soc ial. Alfred Adl er co nc urr ió al mismo Gymna- sil/lIl que Fre ud , y rea li zó estud ios méd ico s cas i idé nti cos a los de es te último . No obs- tante, como pro ve nía de un a comun idad del Burgenl and, era húngaro, lo que lo convenía en s úbdito de un p aís c u yo idi oma no hab laba . Se hi zo au s tríaco en 191 1, Y nunca tuvo la impre s ió n de perte necer a un a mino r ía ni de se r víct im a del a nt ise mi t is mo . Había sido el se gundo de se is he rma nos; e ra en fe rm izo, ra q uítico, y padecía cri sis de a hogo. Adem ás , te nía ce los del her ma no mayor, qu e se llama ba S igm un d, y esta ba con él en rivalidad perm anente , co mo más tarde con Fre ud. Proteg id o por el padre, rechaza- do por la madre y s ufr ie nd o por su lu g ar de herm ano menor, s iemp re atrib uyó más im- portancia a l os v ín c ul o s de gru po y de fra te rnidad que a la rel ació n entre pad re s e hijos. A sus ojo s, la famili a no era tanto el lu ga r de expresi ón de una situ ació n edípica como un modelo de sociedad . De allí el interés que pres tó al análisis ma rxista. En 1897 , se ca s ó c o n Rai sa Ep s tein, hi j a d e un c o me rc ia n te judío o ri gi nari o de Ru - sia* _Ella pertenecía a lo s cír cul os de la int ellig entsia y hacía alard e de opini ones de iz- quierda que la al ejaban del modo de vida de la burguesía vienesa, pa ra la cual la mujer tenía que ser en primer lu ga r madre y espos a. Por ell a, Ad ler frecuent ó a León Trotski (1879-1940) y, má s tarde, en 1908, fu e el tera peut a de Ad olf Abram ov ich Joffe (1883 - 1927), futuro colaborador de Trotski ~n el períoeli co Pravda.

En 1898 publicó su primera obra, Ma nual de higiene para la corpo ración de los sas-

tres. Allí pintó un cuadro s ombrí o ele la s itu ac ió n soc i al y e con ó mi ca de ese ofic io a fi - pes de ese siglo: condiciones de vida deplo rabl es, qu e entrañaban esco li osis y enferm e - diversas, ligadas al empleo de tinturas, los sal arios de miseria, etcé tera . Como lo subraya el escritor Manes Sperber, su not able bi óg rafo y algun a vez diSCI- nunca tuvo la misma concepción de su jueleidad* que Freud. Aunqu~n~~? como a Karl Kraus* y Otto Weininger*, un se ntimie nto de "autoodio JudlO,

a
a

su condición. En 1904 se convirti ó a l pro tes t a ntismo on sus dos ro-

al cristianismo no le impidió seguir siendo lod a su vida un librepensador. reformista. Observemos que no lo Ii oaba ningú n vínculo de '"

Aus-

Adler (1852-1918), fundador del Partido Socialdemócrata

on

es l• de

• donde trabó amistad con Wilhelm St~ke . ¡:freulo freudiano, en el cual dedicó Sil ~

.

conocido a Freud. comenzó a frecuentar las reum

t9OCí. 1l

orgwcas de las neurosis .

en el cual dedicó Sil ~ . conocido a Freud. comenzó a frecuentar las reum t9OCí.
en el cual dedicó Sil ~ . conocido a Freud. comenzó a frecuentar las reum t9OCí.
Adler, Al/red

Adler, Al/red

. ranoia* , y , en 1909 , otro a po rte ,,~ ICO, 7 n 1908, una contribución a la cuestión de la pa- ron a ponerse de mani fie d.' a un~dadde las neurosis" . En ese entonces co menza-

Ivergen~lasfundamentales entre sus posicion es y las de

e puede seguIr la descripción de ell as en las A ctas de la Soc ie-

año siguiente presentó un caso cH '

Freud y su s partid ari 't

d d

a

S sto

OOS.

t

tlo Rank* y editada

.

H ermann

N

, ranscn as por

E

f

b

.

d

n

e , re~o e

19 10

unberg *.

s por

, Ad ler dIO una conferencia en la Sociedad sob re el he rma fro ti-

.

dlsmo . pSlqUlC " O. " En ell a subrayó .

mfenor , y Sltu O la pred ispos ició n a la neuro sis" pri~ido d es d e l~ p ri me r a re l ación del niño co n la

que 1 o s ne uró t ' icos calificaban . de " fem e nIn . O" lo qu e era

en un sentimiento de infe r iorid ad re- s exua li dad *. La ap a rici ó n d e la n e u-

ros Is era a sus oJos la c? nsecue ncia de un fraca so de la "pro testa masculin a" . Asim ismo, las form ac iones neurótIcas derivaban de la lucha entre lo femen ino y lo masc ul ino.

Freud

chándole

emprendió entonces una crític a de l co njunto de las pos icio nes de Ad ler, repro - que siguiera apegad o a un punto de vista biológico, que utili zara la dife rencia

de lo s sexos * en un sen t id o estri ctam ente soc ial y, fin alme nte, q ue valorizara en exceso la noci ón de inferioridad. Observe mos que hoy en día se vue lve a encontrar la concep - ción adl eriana de la difere ncia de los sexos en los teó ri cos de l gé nero*- Ell d e febrero d e 19 11 , Ad ler vo l vió a la car ga co n u na comunicación sobre la pro- testa mas culin a, cues ti onando las nociones freudianas de represión* y libido*, que él consi derab a poco aptas para ex pli car la "psique desviada e irritada" del yo* en los pri - meros añ os de la vida. De hec ho, Adler es tab a edi fica ndo una psico logía de l yo, de la relaci ón soc ial , de la adapt ac ión, sin inco nsc ient e* ni determ inac ión por la sexualidad.

sis te ma de pe nsa mi e nt o freudian o. Estaba basándose en la s

en su obra de 1907, Es llt d ios sobre la inferioridad de los ór-

De tal mod o se alejaba de l concepciones desarrolladas

ganos.

La noc ió n de ó rga no inferior existía ya en la hi storia de la medic in a, donde numero- sos clínicos habían s ubrayado qu e un órgano de menor resis tenc ia corr ía siempre el ries - go de ser la sede de un a in fecc ión. Adler trasponía esta concepción a la psicología, pa-

ra hacer de la inferi ori dad de tal o cual órgano la cau sa de un a neuros is transmisible por predisposición hereditari a. Era así como aparecían, según él, enfermed ades de l oído en familias de músicos, o e nfermed ades de los ojo s en familia s de pint ores, etcéte ra.

La ruptura entre Freud y Adl er fue de un a vi~lencia extrel~a,co~o lo ates ti guan los que emitieron. cada un o so br e e l o tr o, t re 1l1t a y C1l1CO anos mas tarde. A un int e r - norteamericano que lo interrogaba sobre Freud, Adl er le afir mó en 1937 que ese de quien él no había "sido jamás di scípul o, era un e.stafa dor ast ut o y maqllin a- Por su lado. al enterarse de la mu erte de su co mpatrJOt.a. F~7ud escribi ó las si-

Para un muchacho

un vienés. una muerte en Aberdeen es un a carrera poco habitual en si

terribles en una célebre carta a Arn old Zwelg*:

~ su ascensO. El m.undo I~ ~e~? mp 7.n só r e:u y ~enerosamente por

al pSlcoanáhsls.

Contnbuclón a la historia del

narró de manera parcial esta ruptura. Los partida- cistos diabolizaron a los fre udianos. Hubo expe rta . e n espec ial lo s de He nri F. ElIen-

pod" hacerse una idea más exacta de

En

fre udianos. Hubo expe rta . e n espec ial lo s de He nri F.

,A~d~I.~r:,~ld~a~

-

,

En 1911 Adler renunció a la Sociedad d e los Mi é r co l e s , d e la q u e e r a pr es ide n! desde 1910, y abandonó la Zentralbla/lfür p syc h o anal yse* : qu e di r i g í a co n Stekel. E~

1912 publicó El carácter neur6tico. donde e~ pu s o ~ o ese ~ c .lal de s u d oc tn ~a y, un año

más tarde , fundó la Asociación para una PSlcolo gla In d iv id u al c on ex mi emb ros del círculo freudiano , entre ellos Carl Furtmull er (188 0-1 951 ) Y David Ern s t Op pen heilll

(1881-1943).

Después de haber combatido e n la G ra n Gu e rr a, Ad ler vo lvi ó a Vi ena , donde puso

méd ico -ps ico lógic as. Reform ista, co ndenó

en práctica sus ideas, fundando in stituciones

el bolcheviquismo, pero sin militar en favo r de l a socialdemoc racia . En 1926 su movi. miento adquirió una dimensión intern ac ional, sobre todo en los Estado s Unid os*, único país donde tuvo una verdadera impl a nt ació n. Adl e r comenz ó e nto nce s a viaj ar de mane- ra regular a es e país, donde perm a nec ía d urante lap sos pro lo ngad os y dab a co nferencias. En 1930 recibi ó el título de ciud adano de Viena , pero cuat ro años más tarde, presin- tiendo que el nazismo * iba a de se nca d e nar s e e n to da Europa, pensó en emigra r a los Es- tados Unidos. Durante una g ir a de co nfe ren c ia s e n Eu ropa, mientras se encont raba en Aberdeen , en Escocia , se derrumb ó en la ca ll e , víc tim a de una cri s is cardíaca . Murió en la ambulancia que lo llevaba al ho spi ta l, el 28 de ma yo de 1937 . Su cuerpo fue inci nerado en el cementerio de Waniston, en Edimburgo, donde se celebró un servi c io religioso.

• Allred Adler, La Compe nsa lio n psychiq u e de I'é ta t d'infériorité des o rganes ( 1898), Pa- rís , Payot , 1956; Le Temp é ra men t n erve ux : é l é m ents d'une psyc hologie individuel/e et applicalion a la thérapeuliqu'e (1907) , Par ís, Payot, 1970; Les Premiers psychanalystes. Minutes de la Société psy chana lyliqu e d e Vi enne, 1906-1918, 4 v ol. ( 1962- 1975). París, Gallimard, 1976-1983 . Man es S p er be r, A lfred Adle r e t l a p s ychologie individuel/e (1970),

Parls, Gallimard, 1972. Henri F. Ellenberge r, Histoire de la découverle de l'inconscient (Nueva York, 1970, Villeurbanne, 1974 ) , P arís, Fayard , 1994. Paul E. Stepansky, Adler dans I'ombre de Freud (1983), París, PUF , 19 92 .

l> COMUNISMO. ESCISIÓN. FREUD OMAR XIS MO. HISTORIOGRAFÍA . NEO- FREUDISMO. PSICOTERAPIA. RUSI A.

ADLER Ida

l> BAUER Ida, caso "Dora".

AFÁNISIS

Aphonisis. Inglés: Aphallisis.

derivado del griego (aphallisis: hacer desapa recer ), introducido ':

ea 1927 para designar la desaparición del deseo. Y el temor a tanto en el hombre como en In mujer.

de

reso

sobre la sexunlldad femenina. presentado en el Cong 110 de Association* (lPA), "La fase precoz del desatTO

Aichhorn, August

la sexualidad fem enina" Em es t J

bre toma en la muj er la fo rma de

ces

'

ones . ex d pl icó

un - ml I e

g

que e l miedo ' a la castración* en el hom -

o a la se

d

que segun él den va de una angust mun ia li os ada

afámsls . . a lo q ue tie nen e n ca

paracl n o el aband ono. Llam ó e nto n- s en cuanto a este nuedo . fundamental, a la abolic ión del deseo o de la capac idad de

os sexo

desear.

En 1963, Jacq ues Lac an* criticó

t

'-

un desvan ecimi e nt o (ofia'I/'

) d e 1 sUJeto*. e.s a concepclOn, para situ ar la aboli ción del lado de

,. ng

• Emest

c an, L e S é m i~aire, livre : a Ique de la psycha n alys e , Par í s, Pa yo!, 1969 . Jacques La -

Jones

Th éorie e t

r

r

(1963 -1 964) Pa '

fundamenta;

es

S

" Les Qua tre Concepts fondamentaux de la psychanalyse eUlI , 1?73 l edo casI. : El Seminario. Lib ro 11, Los cuatro conceptos

.

;IS / '

e pSlcoana/¡sls, Barcelona , Pa idós, 1986].

[> CLIVAJE (DEL YO). OBJETO (RELACIÓN DE). OBJETO (pe qu eño) a.

ÁFRICA

[> ANTROPOLOGÍA . COLLOMB Henri . ETNOPSICOANÁLISIS . FANON Frantz. HISTORI A DEL PSICOANÁLISIS . LAFORG UE René. MANNONI Ocrave. SACHS Wulf.

AICHHORN August (1878-1949) psicoanalista austríaco

Nacido e n Vie na*, August Aichhorn era hijo de un banquero cristiano y socialista. Realizó estudios de co nsuu cció n mecánica, que abandonó para ser maestro de escuela y después con sagrarse a la pedagogía y a los problema s de la delincuencia infantil y juve- nil. En 1918 fue nombra do directo r de la institución de Ob er-H ollab ru nn, situada aJ no- roeste de Viena , y despu és de otra, en 1920, antes de trabaj ar co n la mun icipa lidad de la ciudad, Analizado por Paul Federn *, adh irió a la Wiener Psychoanaly tische Verein igung (WPV) en 1922, y formó parte de un peq ueño cí rcul o de estudio sobre la delin cue ncia :::~;'. con Siegfried Bernfeld * y Wilhelm (ll amado Willi ) Hoffer (1897-1967 ). Este hombre inconformi sta, corpule nto , siempre vestido de negro y con una boquilla boca, tenía tal respeto por Sigmund Freud * que en las re un iones de la WPV no se a tomar la palabra. Durante muchos añ os nadie sospechó que estaba perdida- de Anna Freud *, la hija del maestro. Sólo en vísperas de su muerte le

a la propia Anna. En todo caso, grac ias a él, durante su juventud viene- mundo de los marginale s y los exclui dos. Aichbom publicó un libro pionero sobre los ado lesce ntes, Jllvellwd desea-

. 1

redactó un prefacio en el cual podemos leer: "El niño se h

es te modo ha rel ~

de la investigación psicoanalítica. De

dt dicha investigación," Aichhorn demostraba q

el

¡lloa síntomas neuróticos, y ubicaba sus c:s~

27

MAlmé." (caso)

MAlmé." (caso) primeras en los "vínculos libidinales anormal es" de la primera infancia . Abogaba par

primeras en los "vínculos libidinales anormal es" de la primera infancia . Abogaba par que los educadores utilizaran la técnica psicoa nalíti ca*, y defendía la idea de que el pe_ dagogo podía convertirse para el niño en un proge nitor s ustituto en el marco de una transferencia* positiva. En 1932 se jubil ó, para ej ercer privadamente. En 1938 no emi- gró de Viena, a diferencia de la mayoría de sus col egas, porqu e el hijo fue arrestado par los nazis y deportado como preso político al ca mp o de Dac hau. Por esta razón aceptó dirigir, entre 1938 y 1944, co mo " psicólogo tratante", la for- mación psicoanalítica del Instituto Alemán de Invest igaciones Psicológicas y Psicotera_ péuticas de Berlín, creado por Matthias Heinrich Gorin g* Des pu és de la Segunda Gue- rra Mundial participó, con la ayuda de Anna Freud , en la recons tr ucc ión de la WPY, y

fue nombrado director del International Joum al of Psycho-Analysis* (UP) .

• August Ai chhorn , Jeune sse a I'aban don (Viena , 1925), To ulouse, Prival , 1973 red.

cast.: Ju ventud descarriada , Madrid , Mart ín ez de MurguíaJ. Sigmund Freud , OC, vol. XVII, 161-163, GW, XIV, 565-567, SE, XIX, 273-275. Kurt Eissler, "Augusl Aichhorn: a

biographic al outline", en S ,!archlights on Delinquency, New Psychoanalytic Studies,

Nueva York, Intemational Un iversiti es Press, IX-XIII. Geoffrey Cocks, La Psychothérapie sous fe /11. Re ich (1985), París, Les Belles Lettres, 1987. Élisabeth Young-Bruehl , Anna

Freud ( 1988), París , Payot , 1991. J eanne MolI, La pédagogie psychanalytique. Origine et

histoire, París, Dun od, 1989.

l> ALEMANIA. ANNAFREUDl SMO , NAZISMO. PS ICOANÁLISIS DE NIÑOS. SOCIEDAD PSICOLÓGICA DE LOS MI ÉRCOLES .

,

"AIMEE" (CASO)

l> ANZIEU Marguerite.

AJÁS (COMPLEJO DE)

l>JAPÓN, KOSAWA Heisaku.

ALEMANIA

Si.lll Degada del nazismoOO, que la vació de casi la totalidad de sus inte lec tuales y Alemania habrra segui~osiendo en Europa el pafs de la implantación más del , Por SI fuera necesario, lo atestiguan lo s nombre s de sus convenidos en norteamericanos cuando no murieron antes de oo, Max Eitingon*, Otto Fenichel*, Ernst Simmel*, DttO Wilhelm Rcich·. Erich Fromm*, Karen Horney*. dGI mundo, las tesis freudianas fueron consideradas 011 sexual", una "epidemia psíquica", 1\'IIt'

mundo, las tesis freudianas fueron consideradas 011 sexual", una "epidemia psíquica", 1\'IIt'
Alemania do de "psiquiatría de comadres" n por os am b' lente s de la

Alemania

do de "psiquiatría de comadres"

n

por os am b' lente s de la medicina acad é mi ca . e l pSlcoa- .

d

b'

I

"

f

I

'b'd

I

ál

ISIS

recI

o por los o

.' ue ma

"ra n es nom les del s ab e r pSiquiátri . . . cO so bre todo por

' 1

l"

"

a su e S!1 o IterarlO y s u metap s lco lo ola*. . a unqu e Freud

"

.

.

.

Emll Kraepehn *. Se le reprochab

habla aSimilado en sus trabaJ'os'

una parte Importante de la nos ol og ía krae pelrm ana. S1I1 e~bargo, fu~en el terreno del saber psiquiátri co dond e termin ó por se r reconocido, gra-

cias a la acción de algunos pIOneros. A princ ipios del sigl o XX. és tos co menzaron a des-

cubnr la obra fr eudlana ,

tre ellos se contó Arthur Muthmann (1 875-1957). Al entad o por Si g mun d Freu d* y Carl Gustav Jung * a desan'ollar actividades psicoanalíticas, no se dis tanció de l método catá r-

practicando la hipnos is* o interes ándose por la sexo logía*: en-

tico y rompi ó con el freudismo " en 190 9. Por su lado, Herm an n 1918) , neurólo go judío berlin és , recibi ó fav orab lemente los trabajos

Op penheim (1858- cl ínicos del psicoa-

nálisis antes de criticarlo s con durez a, lo mi s mo q ue Th eodo r Ziehen (1862-1950), creador del concepto de complej o* y titul ar de la cátedra de psiquiatría de Berlín. En el terreno universitari o, la res istencia se mani festó de manera más decidida. Co-

mo lo subraya J acques Le Rid e r, " la psico logía alemana había erigido su reputación con la investi gación de laboratorio, basada en un método científico en el cual la física y la

química seguían siendo el modelo idea l,

especulación, para no reco noce r más que un sa ber si ntético: la bio logía". La escuela ale- mana de psicología reacci onó co ntra la Na( tllph ilosophie de l siglo XIX, esa ciencia de l alma que había florecido en la es tela del ro manti cismo, y de la que se nutrían los traba- jos freudianos. Thoma s Mann * fue un o de los pocos q ue reco noció el va lor científico de

ese freudism o juzgado dema siado litera ri o por los psicó logos univers itario s. Del lado de la filo sofía, el psi coan álisis pasaba por se r ese " psicologismo" denunciado

y cuyo es píritu positivo pretendía excluir toda

por Edmund Hu sserl desde sus primeros tr abaj os . Fu e criti cad o e n 19 13 po r Karl Jaspers (1883-1969), en un a obra monumental, Psi copatolog ía general, que dese mpeñó un papel de suma importancia en la gé nes is de una psiquiatría fenomenológ ica, sobre todo en Fran - cia*, en torno a Eugene Minkowski *, Da nie l Lagachc* y el j ove n Ja cq ues Lacan*- En 1937, Alexander Mitscherlisch * trató de convencer a Jaspers de que cam bi ara de opi nión, pero tropezó con la hostilidad del filósofo, que siguió sordo a sus argumentos. Según Ernest Jones *, el año 1907 marcó el inicio de la expansi ón intern ac ional del psicoanálisis, y el fin del "espléndido aislamiento" de Freud. Ahora bien , ese año se unieron a él dos ayudantes de Eugen Bleuler* en la Clín ica del Burghol zli : Max Eiti n- IOn. y Karl Abraham*, el futuro organizador del movimi e nt o berlinés . "Tengo la inten- ción de dejar Zurich dentro de más o menos un mes - le escri~ió Abraham ellO de oc-

·l. En Alemani a por

de 1907-. Abandono en consecuenCia nu ~cllvldad ant eno r [

en Suiza por ser na-SUIZO, no he podido llegar más allá de un puesto de asis-

Ahora voy a tratar de ejercer en Berlfn como espe<:ialista en enfermedades nervio- Siempre en búsqueda. después del 1m de su amistad con Wilhel de la fuerz.a alemana, Freud le .respondió: :'No es malo para un j:~ vlo1entamente a «la Vida al U1re libre», y su condición de tendrá, como para . todos . . nosotros, el efecto d

e poner I mi amistad con el doctor W. Fliess lamentablemente. este camino está ahora

)

S

[

29

Alemania

-

Después de Suiza*, Alemania se convirtió enton ces e n l a seg un ~a " ti erra p rome t ida" del psicoanálisis. El año siguiente le tocó el turno a los Estados Un ldos* Desde su llegada a Berlín, Abraham comenz ó a o rga ni za r e l m ov i m iento. El 27 de agosto de 1908 fundó la Asociación Psicoanalíti ca de Berl ín co n Qtto Juliusburger* , Ivan Bloch, Magnus Hirschfeld * y Heinrich Korber. El g rup o a dquiri ó de in med iato una importancia creciente. Tres congresos tuvieron lu ga r e n c iudades alemanas : en Nurem_ berg en 1910 (donde se creó la International Psy c hoan a ly tical Associat ion *), en We im ar en 1911 (donde afluyeron ciento dieci séis participantes) y e n M un ic h en 1913 (donde se consumó la partida de Jung y su s seguidores) . Un año más tarde , Freud le pidió a Abra-

ham que sucediera a Jung en la dirección de la IPA. La derrota de los imperios centrales modific ó e l d esti no del ps icoaná lisi s . Si bien la Sociedad Psicoanalítica Vienesa (WPV ) seg uía sie nd o act iva, en virtud de la presencia de Freud y del aflujo de norteameri cano s , p o r ot ro la do perd ió toda su influencia, en fa- vor del grupo berlinés. Arruinados, los psicoanalistas austríacos emigraron a Alemania para reparar sus finanzas, y los siguieron los hún garos, obligados , después del fracaso de la Comuna de Budapest, a huir del régimen dictatoria l del almirante Horthy. Vencida pero no destruida, Alemania pudo así reco brar un a fuerza intelectual que el antiguo rei- no de los Habsburgo había perdido . Berlín se co n vir ti ó entonces, como dijo Ernest Jo-

nes*, en "el corazón de todo e l m ov imi ento p s icoanalítico internacional" ,

e s decir, en un

polo de expansión de las tes is fre udi a nas tan impo rtante como lo había sido Zurich a principios del siglo. En 1918 se unió Simmel a Abrah'a m y Eit in go n, seguido dos años más tarde por Hanns Sachs * La Asociación Berlinesa se inco rp oró ento nces a la IPA con el nombre de Deutsche Psychoanalytische Ges ell sch a ft ( D PG). Es taba abierto el camino pa ra la creación de institutos que permitieran formar terapeutas ("reproducir la especie analíti- ca", como decía Eitingon), y al mismo tiempo ancl a r los tr ata m ie ntos psicoanalíticos en un terreno social. Desde los comienzos de la Sociedad Ps icolóa ica de los Miércoles', todos se habían sentido obsesionados por la idea de un psicoa náli sis de masas, capaz de curar a los pobres despertando las conciencias. Po r otra pa rte, e n e l Congreso de Buda- pest de 1918, Freud había impulsado el proyecto de cambiar s imul tá ne am e n te el mundo

o

y las almas. Soñaba con crear clínicas dirigidas por médicos qu e hu bieran recibido una

fOlluación psicoanalítica, en las que pudieran tratarse gratuitame nt e los pac ie ntes sin re-

cursos. Puesto en obra por Simmel y Eitingon, bajo la dirección de Abra ha m , es te programa el apoyo de las autoridades gubernamentale s y los ambie nt es acadé micos. Erns t F¡eud. acondicionó dos locales en la Potsdame Strasse y el famoso Policlíni ca abri ó sus el 14 de febrero de 1920, al mismo tiempo que el Berliner psychoanalytiS ches

al mismo tiempo que el Berliner psychoanalytiS c h e s (BPI). instituto no sólo permitió

(BPI).

instituto no sólo permitió poner a punto los principios del an álisis didáctico' y de los grandes terapeutas del movimiento freudiano, sino que tam- todos los institutos creados por la IPA en el mundo. En cuan- laboratorio para la elaboración de nuevas técnicas ~~ inicial sobre los diez ailos de actividad del BP¡ ,

expresado en cifras: 94 terapeutaS e

nac-

de nuevas técnicas ~~ inicial sobre los diez ailos de actividad del BP¡ , expresado en

AlemanIa

tividad, 1955 consultas, 72 1 tratami e ntos ps icoanalfticos, e ntre ellos 363 termin ados, con 111 casos curados, 205 mejorados, y sólo 47 fracasos. A este éxito se s umab an las actividades de Wilhelm Reich y Georg Groddeck, que también contribuyeron a la difu- sión del freudi smo en Alemania.

Punto central de la irradiac ión clínica, Berlín sigu ió encabezando un

c iert o co nse r-

vadurismo político y doctrin ario. El luga r de la reflexión intelectual fu e Fra nc fo rt ; all í surgió la corriente de la "izquierda freudia na" , bajo la influencia de Qtt o Feni che l*, y se creó el Frankfurter Psychoanalytisches Institut.

Creado en 192 9 por Karl Lan dauer* y Heinrich Meng *, este instituto se dis ting uía

del berlinés por su in tensa colaboración con el Ins titut für Sozialforsc hung, e n cuyos lo-

cales estaba instalado, y e n el que trabajaban bert Marcu se *, Theo dor Adorno (1903-19 69)

de modo destacado Erich Fromm* , Her- y M ax Ho rkh e im er (1895-1 973) . Núcleo

fundador de la fu tura Esc uela de Francfort, este in stitu to de in ves tigaciones sociales , fundado e n 1923, dio origen a la elaborac ión de la teoría crít ica, doctrina sociológica y

el marxismo ,

para reflexi onar sobre las co ndiciones de produc c ión de la cultu ra en el seno de una so-

filo sófi c a que se b as ab a a la vez en el psicoan áli sis, la fenomenología y

ciedad d o min a d a por la racionalidad tecn ológic a. En 1942, e n u na carta brillante a Leo Lowe nth al, Horkheimer explicó claramente la deuda de la Escuela de F rancfort con la teo ría fre udi ana : "Su pen samiento [el pensa- miento de Freud] e s un a de las Bildllllgsméichle [piedras angula res] sin las cuales nue stra propia filo sofía no sería lo que es . En estas última s sem anas he tomado de nuevo con - ciencia de su grandeza. Se ha dic ho mucho , como usted rec uerda, q ue su mé todo original correspondía esencialmente a la naturaleza de la burgue sía mu y refinada de Viena en la época en que fue concebido. Por supuesto, esto es totalment e fal so en conjunto , pero en el fondo tendría un grano de ve rdad q ue no invali da en nad a la obra de Freud . Cuanto más grande es una obra , más está e nraizada en un a s ituaci ón hi stó rica co nc reta ." Única institución alemana qu e daba cursos en la universidad, al In sti tuto Psicoanalí- tico de Francfort se le augurab a un gran fut uro. Puesto que no fo rmab a didactas, se mostró más abierto a los debate s teóricos que su homólogo berlin és .

intervención del escritor Alfons Paquet (1881 - 1944), la ciudad

En 1930, de Francfort

gracias a la

le otorgó a Freud el Pre mi o Goet he . En la ce re monia de entreg a, el d is cu r-

80 de Freud, leído por su hija Anna , rindi ó ho menaje a la Narllrphilosophie , símbolo de l

vínculo espiritual entre Alemania y Au stria , y a la be ll eza de la obra de Goethe , que veía cercana al eros platónico albergado en el co razó n del psicoanál isis. del ascenso de Hitler al poder, Matthi as Gtirin g, primo del marisca l, muy de- depurar la doctrina freudiana de su '"espíritu judío", pu so e n marcha su prO"ra- del psicoanálisis", que preveía la exclu sión de los judíos y la tr:ns- del Muy pronto atrajo u algunos fre udi anos dispuestos a lanzarse CCltUqJ'olill Boehm· y Carl MUller-Braunsc hweig*, a q uienes a continua- y Wemer Kemper*. Ninguno de estos cuatro c:cm l a causa del nazismo. Miembros de la opa y del adlcrlano, y el tercero más bien neutral 8\1S colegas judíos. La llegada del nacio~:~:

hacor calleta•

S1

Alemania

-

En 1930 la DPO tenía noventa miembros, en su mayoría judíos_ A partir de 1933,to_ maron el ca:runo del exilio. En 1935 , la tercera parte de los miembros de la DPO todavía vivían en Alemania; entre ellos había nueve judíos. Co nvertidos en dueños de ese grupo al que se habían amputado sus mejores elementos, Boehm y Müller-Braunschweig fun- daron su colaboracionismo en la tesis de qu e, para no dar a los nazis ningún pretexto que les permitiera prohibir el psicoanálisis , bas taba con adelantarse a sus órdenes y excluir a los judíos de la DPO, sin perjuicio de qu e esta exclu sión se maq uillara como re nuncia voluntaria. A esta operación se le dio el nombre de "salva mento de l psicoanálisis", Emest Jones*, presidente de la IPA, aceptó esa políti ca, y en 1935 presid ió oficial- mente la sesión de la DPO en la cual se obli gó a renunciar a los nueve miembros ju- díos, Un solo no-judío rec hazó dicha estrateg ia: se ll amaba Bernhard Kamm y abando- nó la Sociedad por solidarid ad con los exc lu idos. Or iundo de Praga, acababa de afiliarse a la DPO. Pronto tom ó el ca min o del ex il io, y se instaló en Topeka, Kansas, en la casa de Karl Menninger*. Como lo ha subrayado mu y bi en Reg in e Lockot en un artículo de 1995, Freud cali- ficó de "triste debate " a tod a esta cuestió n. Pero, en una carta a Eitingon del 21 de mar- zo de 1933, se mostró parti cularmente preocupado por los "enemigos interiores" del psicoanálisi s, en especial los adlerianos y Wilhelm Reich. De hecho, concentró todos sus alaques en Harald Schul tz-Hencke, juzgado más peligroso por sus posiciones adle- rianas que en razón de su compromiso pronaz i. Este error de aprec iación se expresó con toda libertad en el relato re ali zado por Boe hm, en agosto de 1934, de una visita a Freud:

"Antes de que nos separáramos, Freud formuló dos deseos concernientes a la dirección de la Sociedad [DPO]: en prim er lugar, que Schu ltz-Hencke nunca fuera elegido miem- bro del comité de dire cci ó n. Le d i mi palabra de no sentarme nunca junto a él. En se- gundo lugar: «Libéreme de W. Rei c h» ." En 1936, Ooring realizó finalm ente su sueño. Creó su Deutsche ln stitut für Psycho- logische Forschung (Instituto Al emán de In vest igac ión Psicológica y Ps icoterapia), que pronto pasó a ser conocido com o Oorin g Institut , en el cual se reagmparon freudianos, jungianos e independientes. Lejos de contentarse con esta form a de co laborac ión, Felix Boehm se dirigió a Vie- na en 1938 para convencer a Freud de la neces id ad de ese "sa lva me nto" de l psicoanáli- 'Bis en Alemania. Después de haber escuchado durante un lapso pro longado, el maestro, 4iv:ioso. se puso de pie y abandonó la habitación, Desaprobab a la te sis del prete ndido

• y despreciaba la bajeza de sus partidarios. No ob s tan te, se negó a hacer autoridad con Jones para evitar que la IPA s e trabara en la colabor ac ión. A su tarde: Jones había puesto en marcha su política a partir de una pO-

compartida por Freud, que consistía en privil egi ar .

la defen sa de un

)

detrimentO

y

(contra las "desviaciones" adleriana o relchlana , en toda colaboración en las condiciones ofrecidas por Boe m

.

h

l' vidadeS leII"

a doS"

de freudlanos prosiguieron sus ac I

.

.,

Instituto G(lring. contribuyendo de tal m~lOS CO' QOuvertido en maestros. Atendían a paelOO

de simplos uourosis· o de

G(lring. contribuyendo de tal m~ lOS CO' QOuvertido en maestros. Atendían a paelOO de simplos uourosis·

Alemania

mentales (psicosis, epilepsias, retraso) excep . , I h

do tratamiento y enviad

cargaba personalmente del

"

. clOn lec a de los JUdlOS, excluidos de to-

e inmediato a lo s campos de concentrac ión . Boehm se en-

omosexuales, y Kemper de la "selección" de .

expenme ntó" en este marco

d'

'

.

os

"pe n .t aje

.

"d

e,

e

J

h

h

.

los neuróticos . . de guerra. Por . su part

. los pnnclplOs de su entrenamiento autógeno.

S

"

chult z*

o annes

R' Ittmelster", . . Augu st Watermann*, Karl

, peutas, hungaros o austnacos, que no habían llegad o a exiliarse.

Landauer* y Salomea Kempner* f ueron asesll1a . d os por los naZIS, " aSI como otros tera-

Entre los miembros de la difunt

,

a DPG

J

,o

h

n

Mientras se desarrollaban lo s "tratamientos" del Instituto Gorin" la d irección del Ministerio de la Salud del Reich se e n cargaba de aplicar "medidas d~ e u ta na s i a" a lo s enfermo s mental es. Después del episod io del reempla zo de Ern st Kretschmer* por Carl GustavJung * e n la dirección de la AlIgeme ine Árztliche Gesellschaft fUr Psycho thera- pie (AAGP), la ps iqui a u'ía a lemana había sufrido la mi sma ari an ización que el psicoa- nálisis, bajo el mando de Leonardo Conti (1900-1945), pr imero presidente de los médi- cos del Reich , y despué s de todas las organizaciones de sa lud del partido y del Estado, entre ellas e l Goring In sti t ut. En octubre de 1939 proced ió a censar a los internados en ho sp icio s y as il os, que a cont inuación fueron c lasificados en tres grupos . Unos meses más tarde, en enero de 1940 , en Berlín, en la antigua cá rcel de Brandenburg-Havel, lo s especiali sta s e n "eut anasia" come nzaron a ex terminar a esos enfermos mediante un gas, el monóxido de carbono .

la vic tor ia de lo s Aliad os, el Institut o Goring y el BPI fueron reducido s pres id e nt e de la IPA , y con el apoyo de 10h n Ri ckman *, Jo nes ayudó a

a cenizas. Aún

los ex colaboracionistas a rei ntegrarse a la organización internacional. A Mliller- Braunschweig y Boehm les encargó la re co nstru cció n de la antigua DPG, y a Kemper la misión de desarrollar el freudismo en Brasil *. Como en 1933 , se mostró más preocupa - do por restaurar la ortodoxia en materi a de análisis didácti co" que por proceder a la ex- clusión de los ex colaboracionistas. De tal modo va lidó retroactivam ente la tesi s del pretendido "salvamento", actuando co mo garante de una visió n apolog ética del pasado para la generación * siguiente. Pero Alema nia ten ía que ser cast igada por sus faltas, y fue puesta en cuarentena por la IPA hasta 1985, fecha e n que los historiad o res comenza- a publicar trabajos críticos, señalando las co nsec uencias desas tro sas de la política de

Des pu és de

y revelando el pasado de los cinco prin cipal es responsab le s de la "arianización"

1950, creyendo escapar al oprobio que pesaba sobre la DPG , Mü11er-Braunsch- separó de Boehm y creó una nueva socleda~, la Deut sc he Psychoanalyti sc he (DPV), Ésta fue integrada a la IPA el ano sigUiente (la DPG nunca había mientras que Schultz-Hencke desarrollaba su propia doctrina: el J.a DPO y la DPY continuaron prop~gando la misma idealizac ión del la antigua política de colaboraCión. &610 Alexander Mitscherlich * logró salvar el honor del freudismo la revista Psyche, fundar en Francfort el Instituto Freud, y a un inmenso trabajo de rememoración y recuerdo. el psicoanálisis pudo renacer en la República Federal condenado como "ciencia burguesa".

'

y recuerdo. el psicoanálisis pudo renacer en la República Federal condenado como "ciencia burguesa". '
~~----------------------, Fue por lo tanto la ciudad de Francfort la que se puso a la

~~----------------------,

Fue por lo tanto la ciudad de Francfort la que se puso a la vanguardia de l movirn'

.

l'

1

Al

l

slg~.

len.

to psicoanalítico alemán durante la seg~nda mItad de

va v~r a da~ vi da a Su

escuela, Adorno y Horkheimer desempen~on u~ ~ran pap~I.Junto a Mltsch~rbCh e n este

desarrollo , del que surgió una nueva refleXlón clImca y pobllca s obre l a SOCI e dad alema.

na postePior aJ nazismo, así como trabajos e~llditos: los de Il s e Grllbri c h-Simiti s, POr ejemplo, la mejor especialista en los manusCrItos de Fre ud. Co~ do ce In s titu tos de foro

mación distribuidos

nia, etcétera) y unos ochocientos miembros, la DPY es hoy en día una poderosa organi.

zación freudiana. No ob stante, desde 1970, como en todo s lados, el fl orecimi e nto de múltiples escue-

en las principales ciudades (Hambllrgo, Fnburgo , Tu binga, Colo.

las de psicoterapia* contribuyó a deteriorar l as pos ici o n es de l ps i coa

náli si s . Además,

ahogado por un sistema médico que permitía a las obras soc iales reembo lsa r los trata-

mientos con la condición de un "peritaje" previo de

zó y convirtió en una práctica entre otras, prag mática, esc lerosada, ru tina ria y enfeudada a un ideal técnico de curación rápida_ En e sa fech a, M itsc herli c h pensaba que el psicoa- nálisis estaba desapareciendo de Alemania. Unos años más tarde, la obra de Lacan , impregnada de hegeli anismo y heideggeria- nismo', hizo su entrada en la escena universitaria a lemana, esenc ialm ente en los departa- mentos de filosofía. En el plano clínico, nunc a el lacani smo* pu do im plantarse más que en pequeño s grupos marginales, compu es tos po r no- mé d icos y s in relación con los grandes institutos de la IPA.

los casos, el psicoa nális is se triviali-

En 1994, la creación de la Ass oziation für di e Fre udsc hepsychoana lyse (AFP) per-

mite reunir a todos los grupos lacaniano s germanófono s de

Ale man ia, Sui za y Austria.

• Sigmund Freud, " Sur t' histoire du mouvement p syc h a na lytique" (1914) , G W, X, 44-113 .

SE, XIV, 7-66, París, Gallimard , 1991 led ocas!. : "Contribu ción a la historia del mOVimien- to psicoanalítico", Amorrortu, vol. 141; Karl Abraham, Correspondanee, 1907·1926, Pa-

rís, Gallimard, 1969 . Martin Jay, L'Imagination diale etiqu e. Histoire de /'Éeole de Fra,:,- fort, 1923-1950 (Boston, 1973) , París, Pay ot, 1977 . Hannah De cke r, Sigmund Freua JI1

Germany_ Revolution and Reaetion in Seienee

1893-1907 Nu eva Yo rk, tnternabo na

Universities Press, 1977 . Jacques Le Rider , " La ~SYChanalys~en Alle magne " , en RolanC Jaccard (comp.), Histoire de la psyehanalyse, vol. 2, Pa rís , Ha chett e. 1982, 107- ~;; Eugen Kogon, Hermann Langbein , Adalb ert Ru ke rt , Les Cham bres a gaz, secre td -"

(Fr~ncfort,1983), París, Minuit, 1984 . Les Ann ées brunes_La psyehanalyse SOUS :~~ Reich, textos tradUCidos y presentados p o r J e an-Lu c E v ar d, P arís, Co nfr on tal 1o n ,

Mt

On forme des psychanalystes. Rapport original sur les dix ans de J'lnstitut pSych~n~~1Z rn

que de Ber/ln, presentación de Fanny Colonomos París Denoé l 1985. Chal

kS

')

'.

,'

He cae'

.

dlsqUI:IP

.

" , di

,comp. , Nazismo e PSlcaná/¡se, RIo de Janeiro, Editora , Tauru s , 1985 . Geo rl~87.Re-

-'-

I,.a Psychoth6raple sous le I/i" Reieh (Oxford 1985) París Les Bell es Lettres , ~nem und Durcharbeiten Francfort Fischer 1985; MesuSag

d_I

elUl"

"'

'

e

. contm-· ,

.

' au heu d'explation' Toplque 57 1995 245 -257 . leila v/e

.

t

I

l'

••

.

ASS""""

lJ"t""

P rrs

selección de textos traducidos por Alain de MIJolla, d'hllloIra de la psychanatyse (AIHP), 1987.

a

'

HUNGRfA.

ITALIA.

JUDEIDAJ).

BSCANDINAVOS,

por Alain de MIJolla, d'hllloIra de la psychanatyse (AIHP), 1987. a ' HUNGRfA. ITALIA. JUDEIDAJ). BSCANDINAVOS,

Alexander, Franz

ALEXANDER Franz (1891-1964)

médico y psicoanalista norteamericano

De origen húnaaro "',

.

Franz Al

exan d er e lTIlgr .

ó

a Berlln ' en 1920, cuando el ré <'lmen .

del al~lranteHorthy obligó a la mayor parte de los psicoana lista s a abandonar el país.

Conocla bIen Alem~ma*-.donde se había inici ado en la filosofía siguiend o la en señanza de Hus serl. EstudIo medlclOa e n Budapest, y efect uó su análisis didáctico con Hann s

Sachs *', llegadode Viena *; fue el primer alumn o de l prestigioso In stituto Psicoanalíti co de BerilO (BerllOer Psyc hoanalyt isches In st itut*). Converti do en docente, form ó des- pués, como didacta o controlador, a numerosos representantes de la hi storia de l fre udi s-

mo *,

de la década del tre inta fue también e l ana li sta de Oliver Freud *, el hij o de Si g mun d Freud *.

Aceptó de inmediato la segu nda tópica *, así como la noci ón de pul sión de mu e rte *,

y siempre puso de manifie s to un gran interés por la cr imin ología *. Tenía e l arte de es - cenificar los conce ptos freudiano s, como lo atestigua s u comuni caci ón de 1924 e n el Congreso de la Internati ona l Psychoanalytical Ass ociation * (JPA ) de Sa lzburgo, do nde

la repres ión*

entre ellos Charles Od ier*, Raymond de Saussure*, Marianne Kri s* . A prin c ipi o

expli có el problema de la neuro sis * en términos de "frontera" . Comp aró

de la pul sió n* proveniente del ello * con una mercadería prohibida qu e se rec haza e n la fronter a de un Estado: el país del yo* . El supery ó* apare cía con los rasgos de u n ad ua- nero obtuso y corruptible, y e l sínto ma neu róti co era asimilado a un contrabandista que le pagaba al aduanero para pasar de modo fraudulento . Estas imáge nes no carece n de relac ión con e l des tino del propi o Al ex ande r, homb re en movimiento, afecto a los cambios y a at rave sar territorio s. Viajero in fati ga bl e, mu y pronto pensó en e migrar a lo s Es tado s Un id os *' Después de una primera es tada y de pa- sar por Boston, se in stal ó definitivamente en Chi cago entre 1931 y 193 2, mi e ntr as q ue Freud , con quien mantuvo un a cO ITespo nd enc ia aún no publi c ada, trat a b a de re te ne rl o en Europa, aunque desco nfiaba de él: "Me gustaría tener una confian za inquebra nt ab le en Alexander -le escribió a Max Eitingon * en julio de 1932- , pero no lo logro . Su sim- plicidad real o fingida lo aleja de mí, o bien yo mismo no he superado mi desco nfi anza

respecto de América." En Chicago, Alexander creó un in stituto (e l Chi cago !n stitute for

tan dinámico como el de Berlín, y lo impul só hasta e l fin de sus días. El ps icoan ális is*, por e! cual tenía una verdadera pasión, fue la prin cipal actividad de su vida. Todo atraía la filosofía, la física, el teatro y la lit erat ura; f ue también el iniciador de de las principales corrientes del freudi s mo nortea mericano, co nocida con el nombre

deChicago. corriente. en la que se volvía a encontrar la inspiraci ón ferenczia na de la técni- a transformar la cura clásica en una terapéutica de la personalidad el problema de la úlcera gastroduodenal, lo impresionó la frecuencia activas. A partir de allí, demostró que en el orige n de la n- de ternura originada en la infancia, necesidad que de una agresividad intensa. En suma cu' _iP lega e senllmlento infantil inconsciente. an

Psychoanaly s is)

r

I

"

'

_

A.

Alfa (función)

~==~---------------- ------~,

Éste se traduce en una demanda de comida, que arrastra a un a ex ces iva secreción gást '.

ca. seguida de una úlcera . Frente a tales smtom as,

dos terapéuticas: una se basaba en la explora c ión de l in co nsc ien te y p ri vi legia ba la pa l e

Al

d

'

1

ti

exa n e r pre co nI zo a asoc iac ión d

.

,

bra, y la otra , orgánica, curaba la úlcera. Esta pos ic ión lo Hev? a c rear un a me di cina PS~. cosomática * de msplraclón freudlana y a cuestIOnar la du racIó n canÓnica de las CUras las sesiones, lo cual le creó dificultades con la Ameri can Psychoanalytic AssoCiation; (APsaA) . En 1956 participó con Roy Grink er en la creac ión de la American AcademYOf Psychoanalysis (AAP), más abierta qu e la APsaA a todas las novedade s terapéuticas. En 1950, en el primer congres o de la Asociació n Mun dial de Psiqu iatría, organizado por He nri Ey * e n París, decl aró : " El psicoa náli sis pertenece a un pasado en el que tuvo

que luchar contra lo s prejuicios de un mund o poco prepa rado para encararlo [

J. Hoy

en día podemos permitirnos d ive rgir e ntre nosotros, porque la investigación y el progre. so só lo son po sible s en un clim a de li ber tad ."

• Franz A lex ander, The S eop e 01 Psy ehoana/ysis . Se/eeted Papers, 1921·196/, Nueva

York, Bas ic B oo ks, 19 61 ; La Mé decin e psyehosomatique, París, Payot, 1967; y Samue;

Eisenstein,

Martin Grotjahn (comp.),

Psyehoana/yties

Pioneers,

Nueva York, 8as~

Books, 1956. Léon J . Saul , "Franz A lex a nde r, 1891·1964", Psyehoana/ytic Quarterly, vol. XXX III , 1964,4 20· 423.

i> BETTELHEIM Brun o . CRIMI NO LOG ÍA. KO HUT Heinz . LANGER Marie. MITS· CHERLICH Al exander. PSI COSOM ÁTICA (MEDICINA). TÉCNICA PSICOANALÍ· TICA.

ALFA (FUNCIÓN)

i> BION Wilfred Ruprecht.

ALLENDY René (1889-1942)

médico y psicoanalista francés

La obra escrita de este médico, que fue en 1926 un o de los doce fundadores de la

lu o 01·

-

psychanalytique de Paris (SPP), es tan co nsiderabl e co mo extrano e . 111~ es el personaje. Firmó cerca de dosciento s art íc ul o s y un a v eintena de hbro> >~ nJ

.'.

I

fi

la teo

.

r '

oes

,

tan diversos como la influencia astral, los qu eru btnes y as e

.

d

\11"

'.

1 ·d d

s atmo" . · efl l.

la gran obra de lo s alquimi stas, la mo a I ne

d

e

l

a tu

bercul osls pu

de Hermes Trime sgi sto , el tratami e nt o

.

elsuefto ", etcétera .

se con

noviembre de 191 2. oc ho días antes de casar

.

. durilll te 'dió

u ~orrespOn

poeta Antonin Artaud mencIona en s Víctima del gas de combate

. como tuberculoso, Allendy decl

América

c urar se po r sí mi s m o . En 1920 se co nvi rti ó en mi e mb ro titu lar de la Soci é té fr anc;a ise

d'h o m éo p a thi e y, ~ res a ñ os m ás ta r de, c ono c ió aRen é Laf o rgue *, co n e l c ual reali s u

análi s Is d ldác tt co

el Hos pi tal Sa inte - A nne .

. Laforg ue lo Introdujo en el servic io de l pro fesor He nri C laude* e n

All e nd y pr ác ti ca me nte no formó a nali s ta s e n e l se no de la SPP, pe ro su divá n y su casa part ic ul ar de l distrito XVI de París fueron frecu ent ados por esc ritores y artistas, en- tre los qu e se destacan Re né Creve l (1900-1935) y An afs Nin ( 1903 - 1977) , de la que fu e am a nte. Es ta últi ma, en su Diario só lo re lató alg un os fragm entos de la inc reíble cu- ra ps icoa nalíti ca desa rr o ll ada dur ante un año ( 1932 - 193 3), e n co ndic io nes particula r- me nt e tr a nsg re sora s . Y só lo e n 1995 se co noc ió la ve rd ad arac ias a D e i rdre B a ir, su

'o

bi óg rafa, q ui e n reco n str udeta lladam ent e esa re lac ión. Si b ie n A ll e ndy había sido sedu c ido por esa j ove n que ex hibía sus seno s durante las ses io nes, la besó genti lmente en las mejill as cuando ell a decidió detener la cura, desen- cade na nd o su furor. Con lo cua l ell a vo lvi ó , y e l análisis se transformó entonces en se- siones de masturbación compa rtida antes de qu e, e n un hote l, Allendy se entregara a prác ticas s adoma soqui sta s e n su comp añí a. Fu e a cont in uac ió n de es te "a náli s is" cuando An a't's Nin se acostó con el padre, Joa -

qu in Nin , qu ie n , e n e l momento de l acto sex ual, exc lamó: "Trae aquí a Freud ya todos los ps icoanal is ta s . ¿Q ué di ría n de es to?" C uando e ll a le nar ró la escena a Allendy, éste se ho rro ri zó, y le c ontó todo tipo de hi sto ri as de in cesto* q ue habían conducido al de - sastre . Co nc lu yó la sesión dici éndole a su " pac iente" qu e e ll a era un "ser contra natura".

A lo cu al Nin respo ndió orgu ll osa mente qu e lo qu e exp e rimentaba por el padre era un

amor " natural" . Des pués de e sta fa rsa sinie stra, Nin co nsultó a Otto Rank* Al fin al de su v ida, A ll e ndy re lató su propia ago nía, de manera conmovedora, en su

¡ouma l d'un lIIédicin lIIa/ade, ou six /l/ ois de ¡ul/e concre la /1101'1. La obra apareció pós -

tumamente.

• Re né Alle ndy , J oumal d 'un médecin malade, ou six mois de lutle contre la mor/, París ,

psychana lyse en France,

años, Madrid, Fundamen-

Denoe l e t Steele , 1944. Élisabeth Rou dinesco, His /oire de la vol. 1 (1982), París , Fayard , 1994 led . casI. : La ba /alla de cien

tos , 19981. De irdre Bair, A nais Nin . Biograp hie (Nueva Yo rk, 1995), París , Stock, 1996.

l> FRANCIA .

(Nueva Yo rk, 1995), París , Stock, 1996. l> FRANCIA . Eduard. ALYTI C ASSOC IAT

Eduard.

ALYTI C ASSOC IAT ION . ANNAFREUDISMO. AR - BRASILEIRA DE PSICA NÁLl SE . BRASIL. ASSO- PSYCHANALYSE. C AN ADÁ. IG LES I A . EGO PSY-

37

American Psychoanalytic Association

American Psychoanalytic Association ~~~--~------------ ---------------~ CHOLOGY. ESTADOS UNIDOS. FEDERACi Ó N PSICO~N A

~~~--~------------ ---------------~

CHOLOGY. ESTADOS UNIDOS. FEDERACi Ó N PSICO~N A LÍTICA DE AMÉR.I. CA LATINA . FREUDISMO . HISTORIA DEL PSICO ANA Ll S I S. Hl STO R IOG R. A. FÍA . KLEINISMO. LACANISMO. SELF PSYCHOLOGY.

AMERICAN PSYCHOANALYTIC ASSOCIATION (A PsaA) (Asociación Psicoanalítica American a)

Fundada por Emest Jon es* en 19 11, la Ame rican Psyc hoanalyti c Associalion

(APsaA) e s la única a sociaci ó n re gi o nal ( reg iona l as s ociati on ) d e la [nt e rn atio nal Psy. choanalytical Assoc iation * (lPA). Agrup a a las soc iedad es psico analíti cas llamadas

"afiliada s" (affiliate societie s) de

la s cual es dependen lo s in stitut os de fo rm ac ión (trai.

Ilillg in s titut es). Estas sociedade s son re con oc id as po r la IPA a tra vés de s u afili acióna

la AP s aA. Hay cuarenta, entre ella s c in co grupo s de e s tudi os (stu d y g rott ps). Además existen veintinueve in stituto s distribuid os en la s pri nci pa les ciudades de los Estados

Unido s*, y cuatro sociedade s norteameri c an as

pro vis ional es, qu e no fo rm an part e de la

APsaA, pero están dire c tamente vinculad as co n la I PA : el In st itute fo r Psyc hoa nalylic Training and Research, el Lo s An ge les In stitute and So c iety fo r Psy ch oa nalyti c Stu· dies, The New York Freudian Societ y y el Psyc hoa nalyt ic Ce nt e r o f Califo rni a. Sesenta y dos año s de spués de s u f und ac ió n, la APsaA sig ue sien do la más grande potencia freudiana de la IPA, con un os tre s mil quini e nt os ps icoa nali s tas ( un poco más del te rc io de lo s efectivos global es d e la IPA) par a d o sc ie nt os sese nta y tr es mill ones de

habitantes , es decir, trece psicoanali stas por mill ón de habita nte s. A los cuales hay que sumar lo s psicoanalistas norteamericanos de todas las tende nc ias que no fo rman parte de la IPA: son de ocho a nueve mil. Además de la APsaA, exi sten otras do s grandes asociac iones qu e no tie nen e tatulO de asociacione s regional es: [a Fedé rati on europée nn e de psyc han alyse* (FEP). en pf(¡'

greso gracias a la reconstrucción del ps ico an á li s i s después de 1989, Y la Federación Psicoanalíti ca de

e n lo s a nti g uos pa ís es co mu nis tas Amé ri ca Latina (FEPAL), siempre

en expansión, compuestas por apro ximadamente tres mil mie mb ros cad a un a.

• Ros/er. The /n/erna/ional Psychoana/ytica / A ssoci ation Tru st, 1996·

1997.

1> ASSOCIAC;ÁO BRASILEIRA DE PSICAN Á LlSE. ASSOC IATI ON MONDIAL~ DE PSYCHANALYSE. AUSTRALIA . CANADÁ . FR EU DIS MO . HI STOR [A DE PSICOANÁLISIS. INDIA. JAPÓN. KLEINISMO.

TllANSFERENCIA

AUSTRALIA . CANADÁ . FR EU DIS MO . HI STOR [A DE PSICOANÁLISIS. INDIA. JAPÓN.

Análisis didáctico

,

,

ANACLITICA (DEPRESION)

Alemán : Alllelllzullgsdepress ion. Franc és : Dép ress ioll wwclitiq ue . In g lés: All aclit ic de- press/On.

Término creado por René Spitz* en 1945 para designar un síndrome depresivo que sobr~viene en el niño privado de su madre despu és de haber t enid o con ell a una relación normal durante los primeros meses de vida.

La de pre s ió n anac líti c a se di s tin gue de l hos pita lis mo *, otro término fo rj ad o po r Spitz para des ignar la se pa rac ió n duradera de la madre y e l ni ño, pro vocad a po r un a es- tada prolongada de es te últim o en un med io hos pi talari o, y qu e entraña tra sto rn os pro- fundo s , a veces irrev e rs ib les o de natur ale z a ps icó ti ca. La de p res ió n an aclí ti ca puede de saparec e r cuando e l niñ o vue lve a enco ntrar a la madre . En la literatura ps ic oanalíti ca in gle sa y norteame ric an a, "a nac l is is", voz de la qu e

deriva el adjetivo "anaclítico", es e l

1> APUNTALAMIENT O .

equ ivalente de "apunt alami e nto* ".

ANÁLISIS DIDÁCTICO

Alemán: Lehranalyse o didaktische Analyse . Francé s: Analyse didactiq ue . Ing lés : Trai - nillg analysis.

Expresión empleada a partir de 1922, y adoptada en 1925 por la International Psychoanalytical Association* (IPA), para designar el ps icoa n á li sis * de qu iene s se forman para la pl'ofesión de psicoanalistas, Se trata de una form ación obligatoria.

Carl Gustav Jun g*, trabajando co n Euge n Bl e ul er* e n la Clínica de l Bu rg hó lz li, fue quien tuvo primero la ide a de "tratar a los estudi ante s com o paci e nt es " , y fu e tambi é n él, como subrayó Sigmundo Freud * e n un ar tícul o de 19 12, qu ien "de stacó la neces idad de que toda persona que quiera prac ti ca r e l an áli sis se so me ta antes ell a mi s ma a esa prueba con un analista calificado". A principios de siglo, Freud tomó la costumbre de tratar co n ps icoan á lis is alguno s

de sus discípulos que presentaban tra s to rn os ps íqui cos: Wi Ih el m St e ke l * , por ejemplo,

de spués

hizo lo mismo en la clínica de Z uri ch, donde c iert os inte rn ados adoptaba n

que los había "curado", con la inqui etud de ayuda r a sus se meja ntes. Por otra

de los pioneros del psic oan áli s is , desde Po ul Bj erre * hasta Viktor

Herllline van Hug-Hellmut * e inclu so Me lani e Kle in *, padecía n las mi s- psíquicas que sus pac ienle s y, al igu a l qu e Fre ud con s u autoanáli- con los principios de la investigac ión del inconsc iente*' En este tiene razón al señalar que el análisis didáctico deri va a la que le otorga al chamán su poder curativo, y de la

Tausk *,

vivieron y describieron los grandes pioneros del descu-

Anéllsls didáctico • - El principio del análisis did áctico enraizó espontán e am e

Anéllsls didáctico

Anéllsls didáctico • - El principio del análisis did áctico enraizó espontán e am e nt

-

El principio del análisis did áctico enraizó espontán e am e nt e e n e l co razó n de la

Sociedad Psicológica de los Miércoles ' , y después fue elab o rá nd ose e n vIrt ud de los re- flexiones del movimiento sobre la co ntratran sferen cia *. Como no hab ía nin guna regla establecida, Freud y sus discípulo s no vacilaron en tomar e n a ná lis is a a ll egados (ami- gos, amantes de uno u otro sexo) o a los miembros de s us p ro pi as fa mil i as (es po s os, hi - jos, sobrinos), ni en mezcJor estrec hamente las relacion es amorosas y profe s ionales. Fue así como Jung se convirtió en amante de Sabina Spielre in *, Fre ud a na lizó a su propia hija y se encontró implicado en un in c reíbl e e mbroll o co n Ru th Mack - Brun s wi c k*, San· dar Ferenczi * fue el anali s ta de su mujer y de la hi ja de ell a, de la q ue se e nam oró, y

Erich Fromm ':' se convirtió en el terapeuta compañero de esta última.

Congre so de la IPA e n

En

19 I 9, en el

ele la hija de Kar e n Horne y* , habi e ndo sido

Budap es t, He r mann Nunb e rg"

pro puso por

primera vez que una de la s condici one s ex igid as para se r psic oan alis ta fu era haberse analizado. Pero Qtto Rank * , apoyad o po r Fe re ncz i , se op uso a l vo ta rse la moció n. No obstante, la idea se abri ó camino , y la creaci ón en 1920 de l famo so Berliner Psychoa- nalytisches Institut * (In stituto Psicoan alític o de Berlín , o BP I), integ rado al Policlínico

del mismo nombre, desempeñó un papel dec isivo en e l establec imi e nt o de la cura didác- tica en e l seno de la IPA. En 1925, en el Co ng reso de Bad-H o mbourg , po r inic iat iva de Max Eitingon *, se hizo obli gatorio e l an áli si s d idá ctico pa ra tod as las soc iedades ps i· coanalíticas, junto con el análi sis de co ntrol".

con side ra r co mo tra nsg res ion es las cos tum-

bres anárquicas de la época anteri o r. A los oj os de los diri gente s de la IPA , el est ableci-

tre maes tro y dis -

cípulo, y alejar las prácticas idolátrica s y de imita c ió n a F re ud . Ahora bi e n, co n el transcurso de lo s años la ¡PA se tran sformó en un vasto apar ato obses ionado po r el culto de la personalidad. En 1948, MichaeI Balint * co mparó e l siste ma de la formac ión analí- tica con la s ceremonias ini ciáti cas : "Sabemo s que el obj e tivo ge ne ra l de [Odos los ri lO' de iniciación es forzar al candidato a identificarse con su ini ciad or, introyec tar al inicia· dor y sus ideales, y construir, a partir de su s identific ac io ncs *, un s upe ryó * fuene que lo dominará durante toda la vida" .

A partir de esa

fe cha se comenzaron a

miento de norma s debía permitir la soc iali zac ión de la s re lac iones en

De tal modo se volvía a encontrar en el análi s is didá cti co e a fue rza de la suge stión'

que Freud, sin embargo, había desterrado de la prácti ca del psico an á li sis. En consecuen-

oia. sus herederos corrían el riesgo de tran sformar se de tomarse por nuevos profetas, o inclu so

e n di sc ípul os devo tos de pequeñ~s de ace pt ar en sil encio la esclerOSIS

crisis de la formación psicoanalítica marcó todo s lo s debat es de la seg un da mi-

Xx. y originó numerosos confli ctos en el movimi ento freudi ano, desde las • en el curso de las cuales se opu s ie ro n kl e ini anos Yanna freu- francesa de 1963, que llev ó a Jacque s Lacu n* a aband on ar la

freudiana, tanto en los Estados Unidos ' comO en

'd z bu-

IUIQlCrosos psicoanalistas cuestionaron la ngl e $0 contaron entre ellos Siegrried Bernfel d ,

.

~ger·. etcétera.

Análisis directo

• Slg mund Fre u d , " Pe rsp e c ti v e s d ' av e n ir d e la th é rap e utique ana lytiqu e" (1 91 0), GW, ~III,104- 11 5 ' "SE, XI, 139- 151 , en La Techniquepsychanalylique, Pa rís , PUF, 1953,23-

,,2 led . casI

l as perspe c ti vas futur as d e la t e r a p i a p sic oanalit ica" , Am o rrortu, vol. 1 1 J;

Co n se lls a u x m édeci ns sur le tra item ent psyc h analy ti q ue" ( 19 12), GW, VIII , 376-387,

SE,

X II ,

.lO,~- 1 20 , ib l d . , 61 - 7 1 l

e d . cas I. : "C o n se

j os al m é di co s obre e l tr a t amie n to psi-

c oana lft lco , Amo rr o r tu, vol. 12 ]; " An a lyse te rm l n ée, anal yse i nt e rm inable" ( 1937), G W, X VI , 59-99, SE, XX II I, 209 -253 , tradu ci do al fr ancés con el títu lo " l' an alyse avec l in et I ' a n a l yse sa n s fin", e n R és u l t a t s, id ées, probl e m e s, 11 , P a rí s , P UF , 1985,23 1- 269 led. ca sI. : "A n álí sis te rmin abl e e interm inabl e" , Am o rr ort u , vol. 23]. On forme des psycha-

na ly s tes. Rapport original sur les dix ans de l'lnstitut p sychanalytique de Berlín, presen-

taci ó n d e Fa n ny COlo n o mos , Pa rí s, De noe l, 1985. M ax E iti ngo n , "Allocution au IX' con-

g rés

psyc ha na lytiq ue" (1925), en Mousta ph a Safouan,

H o ff ma n ~ , Malais e dan s I ' in s tituti o n , E s tr asb u rgo, Arcanes,

Philippe Julien

y Christian

1995, 105 - 113. Sandor Fe-

renczi, "E lasti cité de la techni que p syc hanalytique" (1928), en Psychanalyse IV, (Euvres comple tes, 192 7-1 933, Parí s, Payo t, 198 2, 53-66; "Le processus de la format ion psycha- n alyti qu e" (1928) , ibíd ., 239-245 ; "l e prob léme de la fin de I'analyse" (1928), ibíd" 43-53. Mí c ha e l Ba lin t , pro pos du systéme de fo rmatíon psychanalytique" (1 948), en Amour primaire et t echniqu e psycl1an alytique, Parls , Payot, 1972 , 285-308 . Siegfr ied Bernf eld, "On psych oanaly tic training", The Psychoanalytic Ouarter/y, 31, 1962, 453-482. Edward D . J os eph y Dan ie l Widl 6c h er (comp .), L'ldentité du psychanalyste, Par ís, PUF, 1979 S e rg e l eb ov íci y A lbe rt J. So ln it (comp .), L'Formation du psychanalyste, París, PUF, 1982 . Élisa beth Ro udinesco , Histoire de la psychanalyse en Fran ce, vol. 1 (1982), vol 2 ( 1986), Par ís , Fayard, 1994 l ed . casI. : La ba talla de cien años, Madrid, Fundam entos,

1988]; Ja cques Laca n. Esquisse d'une vie, histoire d'un systeme de pensée, París, Fa - ya rd , 199 3 l ed . cas I. : Lacan. Esbozo de una vida, historia de un sistema de pensamien-

to, Bueno s Aires , Fo nd o de Cu ll ura Econó mica, 1994J, Mo uslapha Safouan, Jacques