You are on page 1of 5

Arrendamiento financiero – Leasing financiero

Se denomina leasing o arrendamiento financiero al alquiler de un bien con derecho a


compra al final del contrato.

También, puede denominarse arrendamiento financiero, renting, leasing financiero o


leasing operativo, y es un contrato entre dos partes por la cual una pone a disposición de
otra un determinado bien a cambio de unas cuotas (rentas) pactadas de antemano durante un
tiempo determinado, y en el que el arrendatario tiene el derecho a:

adquirir la propiedad del bien a un precio establecido a la finalización del contrato,

devolver el bien y rescindir el contrato,

o renovarlo negociando las nuevas condiciones.

Por su parte, el arrendador pone a disposición del arrendatario un bien de su propiedad por
el cual recibirá rentas por el usufructo del mismo, teniendo la obligación de vender el bien a
final del contrato si el arrendatario ejerciera su derecho.

Ventajas del leasing

Las empresas por ejemplo utilizan este sistema por dos razones fundamentales:

no necesitan realizar grandes inversiones de compras de activos, pueden renovar los activos
periódicamente al termino del contrato (realizar otro contrato de leasing con un nuevo
activo)

y además, el leasing tiene la consideración de gasto (pagos por alquiler) por lo que pueden
deducirse estos costes.

¿Cuáles son las principales desventajas del leasing?

Las principales desventajas del leasing serían:


Se accede a la propiedad del bien, a veces al final del contrato, al ejercer la opción de
compra.

No permite entregar el bien hasta la finalización del contrato.

existencia de cláusulas penales previstas por incumplimiento de obligaciones contractuales.

coste a veces mayor que el de otras formas de financiación, en particular cuando se


producen descensos en los tipo de interés.

Uso del leasing y características

El uso de este sistema ha crecido exponencialmente en la sociedad, debido en buena parte a


que cualquier persona puede acceder a un bien mediante un alquiler, que de otra forma no
podría hacerlo, por el volumen de la inversión o el coste de mantenimiento.

Este tipo de arrendamiento financiero se emplea principalmente para el leasing de coches,


de edificios y de máquinas de producción en algunos sectores. En este caso, y salvo que se
pacte lo contrario, todos los gastos de mantenimiento corren por cuenta del arrendador
(propietario) mientras que el arrendatario tan solo debe hacerse cargo del pago de una cuota
anual, incurriendo el propietario en el buen estado del bien, los servicios y costes
imprevistos.

Dentro del contrato de arrendamiento financiero o leasing podemos distinguir diferentes


tipos. Entre los tipos de contratos de leasing más frecuentes podemos distinguir los
siguientes:

Tipos de contratos de Leasing

Leasing mobiliario o inmobiliario: Según su objeto se trate de un bien de equipo mueble o


inmueble.

Leasing back: La empresa propietaria de un bien de equipo lo vende a la sociedad de


leasing, quien a su vez le cede el uso en virtud de un contrato de leasing, con lo cual
estamos ante una figura muy similar al préstamo.
Leasing back of fabrication: A veces se le asocia a una serie de operaciones de sociedades
llamadas vulgarmente sociedades tontas (dummy corporation), que emiten obligaciones
para realizar operaciones de leasing.

Leasing operativo: Se cede el uso durante un período de tiempo irrevocable pero no hay
opción de compra final. Es un puro arrendamiento financiero.

Reanting: Donde la financiadota suele ser intermediario de bienes y después los vende con
financiación.

Forma del contrato de arrendamiento financiero

Por lo general, este tipo de contrato se celebra de ordinario y por escrito.

Asimismo, se debe otorgar una escritura pública cuando el arrendamiento tenga un plazo
mayor a seis años.

Existen tres elementos básicos para que se desarrolle un contrato de arrendamiento


financiero, los cuales son:

El objeto. Referido al bien que se otorgará en arrendamiento.

El precio. Que sea determinable al hacerse exigible.

El tiempo. En el arrendamiento, como lo indica su carácter temporal en la definición, el


tiempo es un elemento esencial.

Duración del contrato de arrendamiento financiero

En efecto, al pactar un contrato de arrendamiento financiero, inmediatamente prevalece lo


acordado en el tratado. Así:
La duración mínima del contrato de leasing es de dos años si el bien objeto del contrato es
un bien mueble (maquinaria, mobiliario, ordenadores).

Cuando el objeto del contrato sea un bien de tipo inmobiliario (terrenos, construcciones) la
duración mínima, según la regulación legal, es de 10 años.

Por el contrato de arrendamiento financiero, el arrendatario se obliga a pagar unas cuotas al


arrendador, que están destinadas a:

Pagar el precio del bien objeto del contrato.

Pagar los gastos financieros de la operación.

Pagar el IVA.

Formas de terminación de un leasing

Al finalizar un contrato de arrendamiento financiero, el arrendador puede decidir entre las


siguientes opciones:

Realizar la opción de compra. Pagando por el bien un porcentaje del valor original, que
desde el inicio se puede convenir, siempre y cuando la cantidad que resulte sea inferior al
valor del mercado del bien, al momento de ejercerla.

Participar en el producto de la venta del bien arrendado. La Arrendadora pondrá a la venta


el bien objeto del arrendamiento y le entregará al arrendatario un porcentaje (que fijarán las
partes de común acuerdo) de la cantidad que se obtenga.

Renovar el contrato con un monto menor de rentas. Es decir, prolongar el tiempo del
contrato, disminuyendo el importe de las rentas que hasta esa fecha el arrendador venía
pagando.