Вы находитесь на странице: 1из 18

Objetivos de la unidad.

Esta unidad didáctica tiene como objetivo adquirir el conocimiento de las siguientes materias:

Las diferentes técnicas de revisión de los actos administrativos por la Administración autora de los
1
mismos.

2 Los recursos administrativos a disposición de los interesados.

1. Introducción.

La Administración pública posee la capacidad de  revisar sus propios actos pudiendo,
en su caso, declarar su invalidez.

La  LPAC,  en  su  regulación  de  la  revisión  de  los  actos  (Título  V  (https://boe.es/buscar/act.php?
id=BOE­A­2015­10565&p=20151002&tn=1#tv) ), diferencia entre:

La revisión de oficio.

Los recursos administrativos.

2. La revisión de oficio.

La revisión de oficio consiste en la capacidad de la Administración para  hacer
desaparecer un acto administrativo contrario al ordenamiento jurídico.

Página 1 de 18
La  revisión  de  oficio  de  los  actos  administrativos  se  regula  en  los  artículos  106  a  111  LPAC
(https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­2015­10565&p=20151002&tn=1#ci­5)  y  se  estructura
conforme a dos criterios fundamentales:

a Actos favorables y no favorables al interesado,

b Actos afectados por una causa de nulidad absoluta o por un vicio de anulabilidad.

De la combinación de ambos criterios resulta el régimen jurídico expuesto a continuación.
El  artículo  110  LPAC  (https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­2015­
10565&p=20151002&tn=1#a110)  establece,  no  obstante,  un  conjunto  de  límites
aplicables a todos los supuestos de revisión.

"Las  facultades  de  revisión  nunca  podrán  ser  ejercidas  cuando  por  la  prescripción  de
acciones,  por  el  tiempo  transcurrido  o  por  otras  circunstancias,  su  ejercicio
resulte contrario a la equidad, la buena fe, al derecho de los particulares o a las
leyes."

Página 2 de 18
2.1. La revisión de actos administrativos favorables.

En este apartado vamos a ver:

2.1.a. Actos nulos de pleno derecho.

2.1.b. Actos anulables.

2.1.a. Actos nulos de pleno derecho.

Todas  las  Administraciones  públicas  podrán  declarar,  de  oficio  o  a  instancia  de  parte,  la
invalidez de actos administrativos favorables para el interesado cuando estén incursos en una
causa  de  nulidad  absoluta  (art.  47.1  LPAC  (https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­2015­
10565&p=20151002&tn=1#a47) ).

Por  ejemplo,  el  acto  de  nombramiento  de  una  persona  como  funcionaria  tras  ser
condenada  por  haber  falsificado  el  título  necesario  para  el  ingreso  en  la  función
pública o la orden de demolición de un edificio inexistente.

Pueden hacerlo en cualquier momento (no hay plazo para ello).

La declaración de invalidez ha de declararla el órgano concreto que, en cada Administración,
tenga atribuida la competencia para ello.

En  la  Administración  de  la  Junta  de  Andalucía,  los  órganos  competentes  son  los
determinados  en  el  artículo  116.1  de  la  Ley  9/2007,  de  22  de  octubre,  de  la
Administración de la Junta de Andalucía .

Página 3 de 18
El procedimiento de nulidad se instruye conforme a las  disposiciones generales de la LPAC, a
la que se añade una exigencia muy importante: el dictamen preceptivo y favorable del Consejo
de Estado u órgano consultivo de la Comunidad Autónoma.

En el caso de Andalucía, del Consejo Consultivo de esta Comunidad Autónoma.

El plazo para resolver este procedimiento es de  seis meses. Si el procedimiento se inició de
oficio,  el  transcurso  de  este  plazo  sin  que  la  Administración  haya  resuelto  determina  la
caducidad  del  procedimiento,  esto  es,  su  conclusión  sin  haberse  adoptado  ninguna
resolución.  Si  se  inició  a  solicitud  del  interesado,  se  considerará  desestimado  por  silencio
administrativo. Durante la tramitación del procedimiento el órgano competente para resolver
podrá  suspender  la ejecución del acto cuando ésta pudiera causar perjuicios de  imposible  o
difícil  reparación.  La  resolución  que  declare  la  nulidad  del  acto  administrativo  deberá  estar
motivada.

La declaración de invalidez tiene efectos  ex tunc. Esto significa que se han de eliminar  todos


los  efectos  que  produjo  el  acto  administrativo  desde  que  se  dictó  hasta  que  se  declara  su
nulidad, dada la gravedad de los vicios en los que ha incurrido. La nulidad de un acto favorable
supone generalmente un perjuicio para el interesado, por ello, la LPAC prevé la posibilidad de
que la propia resolución que declare la invalidez establezca las indemnizaciones a las que, en
su caso, tenga derecho el interesado (sin necesidad de iniciar un nuevo procedimiento a este
respecto).

Página 4 de 18
La resolución que declara la nulidad de un acto administrativo es  susceptible de impugnación
por los interesados, como cualquier acto administrativo.

2.1.b. Actos anulables.

La Administración  no puede revisar los actos favorables para los interesados aquejados de un
vicio de anulabilidad  (previstos  en  el  art.  48  LPAC  (https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­
2015­10565&p=20151002&tn=1#a48)  ).  En  estos  casos  debe  solicitar  a  los  Tribunales
contencioso­administrativos que declaren su invalidez .

Con carácter previo a la solicitud ante el Tribunal, la Administración debe emitir la declaración
de lesividad del acto para el interés público. En esta declaración, la Administración justifica las
razones que, a su juicio, determinan la invalidez del acto.

Esta declaración debe producirse en el  plazo de cuatro años (desde la fecha en que se dictó
el acto).

El  procedimiento  se  rige  por  las  normas  generales  establecidas  en  la  LPAC.  El  artículo  107
(https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­2015­10565&p=20151002&tn=1#a107)  especifica,
no  obstante,  que  debe  darse  audiencia previa  a  cuantos  aparezcan  como  interesados  en  el
procedimiento. Durante su tramitación, el órgano competente para resolver podrá  suspender
la ejecución del acto cuando ésta pudiera causar perjuicios de  imposible  o difícil  reparación
(art.  108  LPAC  (https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­2015­
10565&p=20151002&tn=1#a108) ).  La  declaración  de  lesividad  ha  de  motivarse  (incluyendo
tanto la fundamentación de las causas por las que el acto de considera ilegal, como el  interés
general que justifica su desaparición) y es  irrecurrible por los interesados, que podrán alegar
lo  que  a  su  derecho  convenga  en  el  curso  del  correspondiente  proceso  contencioso
administrativo.

El  plazo  para  dictar  resolución  es  de  seis  meses  (pasado  este  tiempo,  el  procedimiento
caduca).

Página 5 de 18
2.2. La revisión de actos administrativos desfavorables.

La anulación de los actos desfavorables produce naturalmente efectos beneficiosos para el interesado,
por lo que resulta lógico que el ordenamiento ponga menos trabas  a la Administración para hacerlos
desaparecer.

Así,  el  artículo  109  LPAC  (https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­2015­


10565&p=20151002&tn=1#a109)  permite  a  las  Administraciones  Públicas  revisar  sus  actos  de
gravamen  o  desfavorables,  tanto  si  incurren  en  una  causa  de  nulidad  absoluta  como  en  un  vicio  de
anulabilidad,  siempre  que  demuestren  la  existencia  de  esa  causa,  no  haya  transcurrido  el  plazo  de
prescripción  y  su  declaración  no  constituya  dispensa  o  exención  no  permitida  por  las  leyes,  ni  sea
contraria al principio de igualdad, al interés público o al ordenamiento jurídico.

En relación a la revisión de actos desfavorables:

Se sigue el procedimiento general previsto en la LPAC.

No se establece un plazo específico para que la Administración dicte la resolución que finaliza
el procedimiento y la notifique, por lo que se aplicará el plazo  supletorio de tres meses  (art.
21.3 LPAC (https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­2015­10565&p=20151002&tn=1#a21) ).

Página 6 de 18
3. La revocación de actos válidos.

Frente  a  la  revisión  por  motivos  de  legalidad,  la  revocación  supone  la  desaparición  del  acto
administrativo,  que  es  respetuoso  con  el  ordenamiento  jurídico,  por  razones  de  oportunidad  o
conveniencia, es decir, por haberse convertido con el paso del tiempo en contrario al interés público.

Por  ejemplo,  la  licencia  concedida  conforme  a  Derecho  y  que  con  posterioridad  la
Corporación municipal considera que es contraria al interés público.

Puede afectar a:

Actos  desfavorables,  en  cuyo  caso  se  podrán  revocar  de  acuerdo  con  lo  establecido  en  la
LPAC  (art.  109  (https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­2015­
10565&p=20151002&tn=1#a109) ).

Actos  favorables. La revocación de actos favorables no está prevista en la LPAC pero sí en
leyes  sectoriales.  Estas  Leyes  suelen  exigir  a  la  Administración  que  motive  cuáles  son  las
razones que justifican la revocación del acto, e igualmente, le imponen el deber de indemnizar
al interesado los perjuicios que le pueda causar la desaparición del acto.

Página 7 de 18
4. Rectificación de errores.

La  Administración  puede  en  cualquier  momento,  tanto  de  oficio  como  a  instancia  de  parte,
rectificar los errores materiales, de hecho o aritméticos existentes en sus actos.

Por  ejemplo,  cuando  una  resolución  aplica  erróneamente  una  fórmula  matemática  en
relación  al  cálculo  del  tiempo  cotizado  a  la  Seguridad  Social  a  los  efectos  de
determinar el cálculo de una pensión. O cuando refleja incorrectamente la edad de una
persona o se confunde al indicar su número de DNI.

En  estos  casos  no  existe  una  revisión  del  acto  administrativo  dado  que  no  se  altera  la
declaración  de  voluntad  contenida  en  el  mismo  (pues  no existe ningún vicio de invalidez ),
sino que se adecua lo expresado por el acto a su contenido.

Para  evitar  el  riesgo  de  revisar  el  contenido  del  acto,  la  jurisprudencia  ha  establecido  unos
requisitos  para  su  ejercicio:  que  el  error  consista  en  simples  equivocaciones  elementales  de
nombres,  fechas,  operaciones  aritméticas  o  transcripciones  de  documentos;  que  el  error  sea
ostensible  y  manifiesto,  pudiendo  apreciarse  sin  necesidad  de  acudir  a  interpretaciones  de
normas  jurídicas  aplicables  y  con  sólo  los  datos  del  expediente  administrativo  en  el  que  se
advierte;  que  la  rectificación  no  produzca  alteración  fundamental  en  el  sentido  del  acto,  no
generando anulación o revocación; y que se aplique siempre de forma restrictiva.

No  hay  plazo  específico  para  que  la  Administración,  una  vez  iniciado  el  procedimiento  de
corrección de errores, lo finalice, por lo que se aplica el  plazo supletorio de 3 meses (art. 21.3
LPAC (https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­2015­10565&p=20151002&tn=1#a21) ).

Página 8 de 18
5. Los recursos administrativos (I).

El  recurso  administrativo  es  el  medio  de  impugnación  a  disposición  de  los
interesados  mediante  el  cual  solicitan  a  la  Administración  la
modificación  o  anulación  de  los  actos  administrativos  que  consideran
contrarios al ordenamiento jurídico.

En  algunos  casos,  el  recurso  administrativo  constituye  una  mera  posibilidad  para  el  interesado  que
puede  elegir  entre  interponerlo  o  acudir  directamente  a  los  Tribunales  (recursos  facultativos  o
potestativos),  pero  en  otros  casos  (recursos  obligatorios  o  preceptivos),  el  recurso  administrativo
constituye un verdadero  presupuesto procesal, en el sentido de que no se puede interponer recurso
contencioso­administrativo,  es  decir,  acudir  a  los  Tribunales,  si  previamente  no  se  ha  hecho  uso  del
recurso administrativo.

Los  recursos  administrativos  se  clasifican  en  ordinarios  (frente  a  cualquier  acto  y  por  cualquier
infracción  del  ordenamiento  jurídico),  especiales  (por  cualquier  motivo  de  impugnación,  pero  sólo
frente a ciertos tipos de actos: por ejemplo, los previstos en materia tributaria, contratación pública o
en  materia  de  transparencia  pública  respecto  de  las  denegaciones  de  solicitudes  de  acceso  a
información  pública)  y  extraordinarios  (contra  actos  administrativos  firmes  ­que  ya  no  admiten  un
recurso  ordinario­  y  por  motivos  excepcionales  que  determina  la  LPAC  en  su  art.  125.1
(https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­2015­10565&p=20151002&tn=1#a125) ).

Página 9 de 18
5. Los recursos administrativos (II).

Como  se  estudió  en  la  Unidad  didáctica  I,  la  regla  general  es  que  son
susceptibles  de  revisión  los  actos  que  deciden  sobre  el  fondo  del  asunto
(resoluciones),  y  no  los  actos  de  trámite  (cuyos  vicios  únicamente  podrán
ser  alegados  con  ocasión  del  recurso  planteado  contra  la  resolución  del
procedimiento administrativo).

Sin  embargo,  el  artículo  112.1  LPAC  (https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­2015­


10565&p=20151002&tn=1#a112)  permite  recurrir  de  forma  independiente  los  actos
de trámite cuando decidan directa o indirectamente el fondo del asunto, determinen
la  imposibilidad  de  continuar  el  procedimiento,  produzcan  indefensión  o  generen
un perjuicio irreparable a derechos e intereses legítimos.

A continuación se examinan los recursos ordinarios previstos en la LPAC.

El recurso de alzada.

Recurso que hay que interponer frente a los actos que no agotan o no ponen fin a la vía administrativa

El recurso potestativo de reposición.

El  recurso  de  reposición  es  el  que  procede  frente  a  los  actos  que,  por  el  contrario,  sí  ponen  fin  o
agotan la vía administrativa.

Las Leyes establecen expresamente, para cada Administración, los actos que
ponen  fin  a  la  vía  administrativa,  determinándose  los  actos  que  no  agotan  la
vía  administrativa  por  exclusión,  siendo  así  cualquier  otro  acto  de  la
Administración  que  no  aparezca  en  la  lista  de  actos  que  ponen  fin  a  la  vía
administrativa.

Página 10 de 18
Hay que tener también en cuenta que la LPAC (art. 112.2 (https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­
2015­10565&p=20151002&tn=1#a112)  )  permite  sustituir  tanto  el  recurso  de  alzada  como  el
potestativo de reposición, en supuestos o ámbitos sectoriales determinados, y cuando la especificidad
de  la  materia  así  lo  justifique,  por  otros  procedimientos  de  impugnación,  reclamación,  conciliación,
mediación y arbitraje, ante órganos colegiados o comisiones específicas no sometidas a instrucciones
jerárquicas,  respetando  en  todo  momento  los  principios,  garantías  y  plazos  que  la  LPAC  reconoce  a
ciudadanos e interesados en el procedimiento administrativo.

5.1. Recurso de alzada.

Recurso ordinario: procedente frente a cualquier acto que no agote la vía administrativa (vid.
epígrafe  siguiente)  y  por  cualquier  motivo  de  nulidad  o  anulabilidad  prevista  en  los  artículos
47 y 48 LPAC (https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­2015­10565&p=20151002&tn=1#ciii) .

Obligatorio: constituye un paso previo que necesariamente hay que seguir para poder acudir
a la vía judicial contencioso­administrativa.

Plazo para su interposición:

a. Resoluciones  expresas:  1  mes  cuyo  plazo  se  inicia  cuando  la  resolución  sea
notificada al interesado o, en su caso, publicada (en cuanto a su cómputo, ha
de estarse a lo indicado en la Unidad didáctica III).
b. Actos  presuntos:  sin  plazo  (art.  122.1  párrafo  segundo  LPAC
(https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­2015­
10565&p=20151002&tn=1#a122) ). Es decir, una vez transcurrido el plazo con
el  que  cuenta  la  Administración  para  resolver  y  notificar  las  peticiones
formuladas  por  los  interesados,  y  mientras  no  lo  haga,  el  interesado  podrá
recurrir a partir de la atribución de un determinado significado a ese silencio.
Presentación: el recurso puede presentarse tanto ante el órgano que dictó el acto impugnado
como ante su superior jerárquico (art. 121.2 LPAC  (https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­
2015­10565&p=20151002&tn=1#a121) ). En el primer caso, el órgano que lo recibe tiene un
plazo  de  10  días  para  remitirlo  al  órgano  encargado  de  su  resolución,  acompañado  de  su
informe y de una copia completa y ordenada del expediente.

Página 11 de 18
Órgano  competente  para  resolver:  el  superior  jerárquico  (art.  121.1  LPAC
(https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­2015­10565&p=20151002&tn=1#a121) ).
Plazo de resolución y notificación: 3 meses.

Si pasado este plazo el interesado no ha recibido la notificación de la resolución el recurso se
entiende  desestimado  (silencio  administrativo  negativo),  salvo  que  entre  en  juego  el
mecanismo  del  "doble  silencio",  consistente  en  que  si  se  recurrió  un  acto  desestimatorio
presunto  (esto  es,  ya  producido  por  silencio),  este  segundo  silencio  administrativo  será
positivo,  considerándose,  por  tanto,  estimado  el  recurso.  Esta  regla  tiene,  no  obstante,
importantes  excepciones  (las  establecidas  en  el  art.  24.1  párrafo  tercero  LPAC
(https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­2015­10565&p=20151002&tn=1#a24) ).

Contra  la  resolución  de  un  recurso  de  alzada  no  cabe  ningún  recurso  en  vía  administrativa,
salvo el extraordinario de revisión  (art. 122.3 LPAC (https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­
2015­10565&p=20151002&tn=1#a122) ). El interesado podrá ya, si lo desea, impugnar el acto
ante los tribunales.

5.2. Recurso potestativo de reposición.

Es, como el recurso de alzada, un recurso ordinario.

Por el contrario, es un recurso  facultativo. No constituye un presupuesto procesal para acudir
a la vía contencioso­administrativa, por lo que el interesado puede  optar  entre  plantear  este
recurso  administrativo  o  directamente  el  recurso  en  vía  judicial.  Ahora  bien,  si  el  interesado
opta por interponer el recurso potestativo de reposición, no podrá plantear el recurso judicial
hasta  que  el  primero  no  se  haya  resuelto  expresamente  o  se  haya  producido  su
desestimación  por  silencio  administrativo  (art.  123.2  LPAC  (https://boe.es/buscar/act.php?
id=BOE­A­2015­10565&p=20151002&tn=1#a123) ).

Página 12 de 18
Es  el  recurso  procedente  frente  a  actos  que  agotan  la  vía  administrativa,  que  son  los
siguientes  (art.  114.1  LPAC  (https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­2015­
10565&p=20151002&tn=1#a114) ):

a. Las resoluciones de los recursos de alzada (si bien contra esta resolución no es
posible  interponer  ningún  recurso  ordinario,  incluido  el  potestativo  de
reposición,  como  se  ha  visto  en  el  epígrafe  anterior,  art.  122.3  LPAC
(https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­2015­
10565&p=20151002&tn=1#a122) ).
b. Las resoluciones de los procedimientos que  sustituyan a los recursos de alzada
(art. 112.2  LPAC  (https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­2015­
10565&p=20151002&tn=1#a112) ).
c. Las  resoluciones  de  los  órganos  administrativos  que  carezcan  de  superior
jerárquico, salvo que una Ley establezca lo contrario.
d. Los  acuerdos,  pactos,  convenios  o  contratos  que  tengan  la  consideración  de
finalizadores del procedimiento.
e. La  resolución  administrativa  de  los  procedimientos  de  responsabilidad
patrimonial  de  la  Administración  pública,  cualquiera  que  fuese  el  tipo  de
relación, pública o privada, de que derive.
f. La resolución de los  procedimientos complementarios en materia sancionadora
(art. 90.4  LPAC  (https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­2015­
10565&p=20151002&tn=1#a90) ).
g. Cuando una disposición legal o reglamentaria así lo establezca.

La  Ley  reguladora  de  cada  Administración  establece  cuales  son,  en


su  propio  ámbito,  los  actos  que  ponen  fin  a  la  vía  administrativa.  En
Andalucía  son  los  previstos  en  el  artículo  112
(https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­2007­
19819&p=20151223&tn=1#a112)  de  la  Ley  9/2007,  de  22  de
octubre, de la Administración de la Junta de Andalucía.

Plazo para su interposición (igual al recurso de alzada):

a. Resoluciones expresas:  1 mes  (a contar desde la notificación o publicación del


acto)
b. Actos presuntos: sin plazo.

Página 13 de 18
Plazo de resolución y notificación: 1 mes.

Si  el  plazo  anterior  se  agota  sin  que  se  haya  dictado  y  notificado  la  resolución  del  recurso,
éste se entiende desestimado (silencio administrativo negativo), pero a diferencia del recurso
de alzada, no existe "doble silencio".

Órgano  ante  el  que  se  interpone  y  competente  para  resolver:  el  mismo  órgano  que  dictó  la
resolución recurrida.

5.3. Recurso extraordinario de revisión.

Es un recurso procedente frente a actos firmes en vía administrativa (es decir, no susceptibles
de los recursos ordinarios de alzada o potestativo de reposición al haberse hecho ya uso de
éstos o agotado el plazo para interponerlos).

Es un recurso extraordinario, por lo que únicamente permitirá impugnar el acto administrativo
por  las  causas  tasadas  previstas  en  el  artículo  125.1  LPAC  (https://boe.es/buscar/act.php?
id=BOE­A­2015­10565&p=20151002&tn=1#a125) , que son las siguientes:

a. Error de hecho (que resulte de los documentos incorporados al expediente).
b. Que aparezcan o se aporten documentos de valor esencial para la resolución del
mismo  (es  decir,  existan  "documentos  nuevos",  que  son  aquellos  que  no
estuvieran  al  alcance  del  interesado  en  el  momento  de  dictar  la  resolución
recurrida).
c. Que en la resolución hubiesen influido decisivamente documentos o testimonios
declarados falsos por sentencia judicial firme anterior o posterior.
d. Que  la  resolución  se  hubiese  dictado  como  consecuencia  de  prevaricación,
cohecho, violencia, maquinación fraudulenta u otra conducta punible declarada
en sentencia judicial firme.

Página 14 de 18
Plazo  de  interposición:  cuatro  años  si  se  recurre  por  el  motivo  establecido  en  la  letra  a)  (a
contar desde la notificación o publicación de la resolución impugnada) y  3 meses en el resto
de causas (a contar desde que el interesado conozca los "nuevos" documentos o desde que
la sentencia judicial que lo justifique adquiera firmeza).

Órgano ante el que se plantea y resuelve: el órgano que dictó la resolución.

Se exige informe preceptivo pero no vinculante del Consejo de Estado u órgano consultivo de
la  Comunidad  Autónoma;  es  decir,  el  órgano  que  resuelve  ha  de  solicitarlo  aunque  en  la
resolución pueda separarse de su opinión.

Plazo de resolución y notificación: tres meses (silencio administrativo negativo).

Resumen.

En esta unidad didáctica se han estudiado las técnicas de revisión de los actos administrativos por la
propia Administración, tanto desde la perspectiva de la propia Administración que reacciona, de oficio
o a  instancia  de  parte,  frente  a  actos  viciados  de  nulidad  o  anulabilidad  (revisión  de  actos  nulos  o
anulables),  o  que,  siendo  válidos,  han  devenido  contrarios  al  interés  público  (revocación);  como
desde  la  perspectiva  de  los  interesados  que  reaccionan  ante  la  posible  invalidez  de  un  acto
interponiendo el correspondiente recurso administrativo.

Página 15 de 18
Referencia normativa.

Constitución  Española  de  1978  (https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­1978­


31229&p=20110927&tn=2) .
Ley  39/2015,  de  1  de  octubre,  de  Procedimiento  Administrativo  Común  de  las
Administraciones  Públicas  (https://boe.es/buscar/act.php?id=BOE­A­2015­
10565&p=20151002&tn=2) (LPAC).
Ley  40/2015,  de  1  de  octubre,  de  Régimen  Jurídico  del  Sector  Público
(https://boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE­A­2015­10566) (LRJSP).

Bibliografía.

Barrero  Rodríguez,  C.  (coord.)  et  al.:  Lecciones  de  Derecho  Administrativo,  Vol.  I,  Tecnos,  3ª
edición, 2016.
Bermejo  Vera,  J.:  Derecho  administrativo  básico.  Parte  general,  11ª  ed.;  Derecho  administrativo
básico. Parte especial, 7ª ed., Civitas, Madrid, 2013 y 2009, respectivamente.
Blanquer Criado, D.: Derecho Administrativo, Tirant Lo Blanch, Valencia, 2010.
Cano Campos, T. (coord.): Lecciones y materiales para el estudio del Derecho administrativo I, II, III,
IV, V, VI y VII, Iustel, Madrid, 2009.
Cosculluela  Montaner,  L.:  Manual  de  Derecho  Administrativo.  Parte  General,  26ª  ed.,  Civitas,
Madrid, 2015.
Estrena Cuesta, R.: Curso de Derecho administrativo I y II, 13ª ed., Tecnos, Madrid, 2003.
Escuín  Palop,  C.:  Curso  de  Derecho  administrativo.  Parte  General,  2ª  ed.,  Tirant  Lo  Banch,
Valencia, 2011.
Esteve Pardo, J.: Lecciones de Derecho administrativo, 5ª ed., Marcial Pons, Madrid, 2015.
Fernández Farreres, G.: Sistema de Derecho administrativo, 2ª ed., Civitas, Madrid, 2014.
Gamero  Casado,  E.  y  Fernández  Ramos,  S.:  Manual  básico  de  Derecho  administrativo,  11ª
ed., Tecnos, Madrid, 2014.
García de Enterría, E. y Fernández Rodríguez, T. R.: Curso de Derecho administrativo I, 17ª ed.,
y Curso de Derecho administrativo II, 13ª ed., Civitas, Madrid, 2015 y 2013, respectivamente.
Garrido Falla, F., Palomar Olmeda, A. y Losada González, H.:Tratado de Derecho administrativo,
15ª ed., Tecnos, Madrid, 2010.
González  Navarro,  F.:  Derecho  administrativo  español  I,  2ª  ed.,  EUNSA,  Pamplona,  1995;
Derecho  administrativo  español  II,  2ª  ed.,  EUNSA,  Pamplona,  1994;  Derecho  administrativo
español III, EUNSA, Pamplona, 1997.

Página 16 de 18
González­Varas  Ibáñez,  S.:  Tratado  de  Derecho  administrativo,  6  tomos,  2ª  ed.,  Civitas,  Cizur
Menor, 2012.
Martín  Mateo,  R.  y  Díez  Sánchez,  J.J.:  Manual  de  Derecho  administrativo,  29ª  ed.,  Aranzadi,
Cizur Menor, 2012.
Martín­Retortillo Baquer, S.: Instituciones de Derecho administrativo, Civitas, Madrid, 2007.
Morell Ocaña, L.: Curso de Derecho Administrativo I y II; 3ª ed., Aranzadi, Pamplona, 2003.
Muñoz Machado, S.: Tratado de Derecho administrativo y Derecho público general I, 3ª ed.; II, III y
IV, Iustel, Madrid, 2011, 2006, 2009 y 2011, respectivamente.
Parada  Vázquez,  J.  R.,  Derecho  administrativo  I,  24ª  ed.;  II,  21ª  ed.;  y  III,  23ª  ed.;  Open
Ediciones Universitarias, Madrid, 2014 y 2013.
Parejo  Alfonso,  L.:  Lecciones  de  Derecho  administrativo,  8ª  ed.,  Tirant  Lo  Blanch,  Valencia,
2016.
Recuerda  Girela,  M.  A.  (coord.):Lecciones  de  Derecho  administrativo  con  ejemplos,  Tecnos,
Madrid, 2014
Sánchez Morón, M.: Derecho administrativo. Parte general, 11ª ed., Tecnos, Madrid, 2015.
Santamaría  Pastor,  J.  A.:  Principios  de  Derecho  administrativo  General  I  y  II,  2ª  ed.,  Iustel,
Madrid, 2009.
Torres López, M. A. (coord.):  Conceptos para el estudio del Derecho administrativo I, II y III en el
grado, 2ª ed., Tecnos, Madrid, 2014.
Trayter Jiménez, J. M.: Derecho administrativo. Parte general, Atelier, Barcelona, 2013.
VVAA: Las instituciones de Derecho administrativo en la jurisprudencia, Bosch, Barcelona, 2011.

Página 17 de 18
Créditos

©  Instituto  Andaluz  de  Administración  Pública.  Consejería  de  Hacienda  y  Administración  Pública.
Todos los derechos reservados.

El  lenguaje  de  este  curso  ha  sido  adaptado  atendiendo  a  las  indicaciones  que  la  Junta  de  Andalucía
establece al respecto.

Instituto Andaluz de Administración Pública
Consejería de Hacienda y Administración Pública

A utor Prof. Dr. Alejandro Román Márquez.

Ayesa Advanced Technologies S.A. 
https://www.ayesa.com/ (https://www.ayesa.com/)

Página 18 de 18