Вы находитесь на странице: 1из 1

COMO VALORAMOS NUESTROS HIJOS

Cada día en la mañana, me levanto corriendo para prepárame y organizarme para un lindo día. En
la mañana sueno el celular de mi esposo primero, mi esposo se levanta y comienza a prepararse
para el nuevo día de trabajo. Luego de 10 minutos, suena mi lindo celular con un sonido distinto,
pero, es un indicador de que me toca a mí levantarme.

Mi esposo me dice, Gi, te sientes bien mi amor.

Levántate porque se nos va hacer tarde. He inmediatamente él va a donde están los niños y los
levanta de esta manera.

- Sili (Joseph), levántate


- Nao y Bache (Nahomy y Gabriela), vamos al baño.
Y de esta manera comienza el corre, corre de cada día.

Los niños no caben en el baño, claro, claro!, no es suficiente para ellos, ya que yo estoy en el otro,
y hay que hacer todo muy rápido.

Mi esposo que es el líder de la manada, comienza a dar órdenes de rapidez;

Pero, los niños no responden de la manera esperada, ya que es muy temprano y su cuerpecito no
responde en la rapidez esperada.